Page 1

0

La Innovaciรณn en el marco de una Gestiรณn Sustentable


1


2


3


4


5

SUMARIO 01 ESPECIALES La Sustentabilidad como Motor de la Innovación Por Raquel Ariza, Directora del Centro de Diseño Industrial del Instituto Nacional de Tecnología Industrial

Innovación Sustentable: ¿Un espacio para el UpGrading productivo y tecnológico de las mipymes de América Latina? Por Sebastián Rovira, Oficial de Asuntos Económicos de la CEPAL en la Unidad de Innovación y Nuevas Tecnologías de la División de Desarrollo Productivo y Empresarial

02 GESTIÓN “Innovamos para ser Sustentables”

Por Andrea Dala, Gerente de Comunicación Externa y Responsabilidad Corporativa de Acindar Grupo ArcelorMittal

Créditos Especiales para Proyectos de Alto Impacto Social y Ambiental Por Constanza Gorleri, Gerente de Sustentabilidad de Banco Galicia

“Promoviendo la Educación Financiera”

Por José Pages, Presidente de Fundación Itaú Argentina


6

La Producción Orgánica como Valor Diferencial

Por Ariel Embiglio, Gerente General de Domaine Bousquet S.A.

La Responsabilidad de Innovar para dejar una Huella Positiva Por Fernando Hofmann, Director de Asuntos Legales y Corporativos de Kimberly-Clark Región LAO – región Austral

Camino hacia una Gestión Responsable Por Nicolás Pérez Aguila, Responsable del área de Gestión de la Información y Coordinador del Proyecto Oulton Sustentable, Centro Privado Tomografía Computada Córdoba S.A. Por Patricio Mina, Responsable del área de Marketing y Comunicación y Coordinador del Proyecto Oulton Sustentable, Centro Privado Tomografía Computada Córdoba S.A., Computada Córdoba S.A.

03 DESTACADOS “Un Negocio Sustentable es aquel que está a la Vanguardia de la Innovación” Por Giselle Della Mea, Presidenta y cofundadora de Sistema B Uruguay


7

04 DOCUMENTOS RECOMENDADOS 05 SITIOS DE INTERÉS

COMITÉ EDITORIAL Alejandro Roca Director Ejecutivo IARSE

Luis Ulla Director de Investigación + Desarrollo IARSE

Jimena Mercado Directora Editorial IARSE

Débora Villecco Relaciones Institucionales IARSE

Alicia Rolando Colaboradora Externa – Experta en Reportes y Fundadora del IARSE

Los artículos y opiniones vertidas en esta publicación son de absoluta y exclusiva responsabilidad de los autores. Las opiniones expresadas no reflejan necesariamente la visión y el espíritu del IARSE.


8


9

01 ESPECIALES LA SUSTENTABILIDAD COMO MOTOR DE LA INNOVACIÓN Por Raquel Ariza, Directora del Centro de Diseño Industrial del Instituto Nacional de Tecnología Industrial www.inti.gov.ar

Hace un tiempo nos tocó compartir una charla en el INTI junto a una empresa que había trabajado con nosotros para medir su huella de carbono en uno de sus productos, y nos contaban que a través de este análisis, habían tomado conciencia de dónde tenían que empezar a trabajar para prestar atención a toda la integralidad del producto y su cadena de valor. Sobretodo detectando que había una cantidad de oportunidades de mercado en función de las necesidades de las personas y su entorno y las posibilidades que les brindaba el diseño de productos para resolver problemas ambientales y sociales que son los dos grandes problemas que nos van a ocupar por mucho tiempo. Este comentario nos remite a una mirada del diseño sobre la sustentabilidad y cómo ésta permite la innovación, o bien cómo pensar nuevos modelos de negocios en función de los cambios y cómo esto impacta en las empresas. Esta afirmación, que parece una mirada teórica, nos desafía a pensar cómo balancear lo económico, lo ambiental y lo social en proyectos concretos, donde podamos integrar confort y respeto por el ambiente, potenciando el negocio de las empresas. Para lograr esto debemos tener muy en claro dónde poner el eje. Nosotros creemos que debemos partir desde las necesidades del usuario, revisando un problema que es complejo y donde interactúan


10 distintas cuestiones que hay que tener en cuenta para generar una solución que no sea perjudicial para la sustentabilidad de la sociedad. Contemplar lo tecnológico-productivo, tener presente los temas de responsabilidad, de comunicación, los materiales empleados, la comercialización y logística del producto, entre otros, nos permite entender que todo está dentro de un sistema más amplio que el producto y el servicio. Es así que ya no se habla de producto o servicio, sino de la infraestructura que tiene que estar pensada y armada para que funcione el sistema. Desde este lugar, podemos afirmar que pensar las necesidades desde el sistema permite encontrar soluciones distintas. Esto no es algo que las empresas puedan resolver de manera simple, hay que investigar el contexto donde me desempeño. No se empieza de cero, el proceso tiene mucha observación de lo que hacen y piensan las personas, pero también todo lo que hay en ese entorno y contexto. Si voy a hacer un producto tengo que fijarme, por ejemplo, si hay patentes para, por un lado, no infringirlas y, por el otro, no inventar la rueda.

“…YA NO SE HABLA DE PRODUCTO O SERVICIO, SINO DE LA INFRAESTRUCTURA QUE TIENE QUE ESTAR PENSADA Y ARMADA PARA QUE FUNCIONE EL SISTEMA”. Esto muestra la importancia de pensar qué cultura de empresa prima cuando se ponen en juego las necesidades de cambio e innovación relacionadas con la sustentabilidad de la sociedad. Creemos que allí primarán sobre todo aquellas empresas que estén cerca de las necesidades de los usuarios, pudiendo entenderlos, no desde una visión superficial, sino desde conocerlos y ofrecerles productos y servicios que resuelvan problemas y no generen otros nuevos. En algún sentido lo que proponemos es poner en crisis la idea de desarrollo como idea de prosperidad, la que no siempre es cierta. De hecho, que un producto o servicio sea nuevo no necesariamente es que sea mejor. Porque si sólo lo pensamos desde el consumo, todo se resume a vender más, entonces genero bienes que no son necesarios. Hay que pensarlo en el mediano y largo plazo y no sólo en el impacto inmediato de cuánto vende mi empresa. Cada vez se piensa más pero todavía es un tema incipiente. A las empresas también las perjudica si, por ejemplo, desechan basura en depósitos con los cuales no saben qué hacer a largo plazo. Algunos productos ya están pensados para ser desarmados pero no son todos los casos. El tema de los autos es particular porque ya están pensados una vez fabricados como materia prima para utilizar en otra cosa, una vez que entran en desuso. De a


11 poco tendremos que tener en cuenta acciones que respondan por ejemplo a la responsabilidad extendida del productor, sobre todo el ciclo de vida de su producto. En los últimos tiempos lo que pasa es que las tecnologías permiten la desmaterialización del producto. Con el tiempo, quizás se pueda tener el mismo soporte y un montón de servicios que puedan actualizarse, es decir, el software, la parte intangible, sin necesitar un cambio en la materialidad. Eso ayuda a tener menos productos que sean intrínsecamente desechables.

“…QUE UN PRODUCTO O SERVICIO SEA NUEVO NO NECESARIAMENTE SIGNIFICA QUE SEA MEJOR”. Es necesario entender cuál es la utilidad que aporta el producto y darle al usuario la mejor respuesta. Cuando decimos “usuario” no nos referimos sólo al que lo compra y lo usa, sino al que lo va a mantener, distribuir, etc., de algo que pasa por distintos eslabones para llegar y ser usado y desechado. Si ese proceso fuera pensado por la empresa, la respuesta sería más adecuada y sostenible y que, si hay que cambiar algo del producto, el software por ejemplo, pueda hacerlo. Lo que es importante sobre todo es entender que éstos son enfoques dinámicos que impactan en los modelos de negocios de las empresas. Afectando a todos los actores involucrados, decisores, proveedores, usuarios, trabajadores, donde lo competitivo empieza a dejar paso a un esquema más colaborativo. Esto que en sí mismo puede percibirse como una amenaza o riesgo para las empresas, tomado a tiempo es una oportunidad de negocio. En definitiva, para nosotros hablar de innovación sustentable no es solo una máxima teórica sobre un conjunto de metodologías y prácticas que buscan modificar los procesos productivos de una organización para aumentar su capacidad de perdurar en su relación con el espacio medioambiental, social y económico; sino una forma de hacer proyectos concretos con las empresas para mejorar la calidad de vida y potenciar los negocios.


12

Raquel Ariza Diseñadora Industrial de la Universidad de Buenos Aires. Directora del Centro de Diseño Industrial del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI-Diseño Industrial). Máster Oficial en Dirección de Comunicación de la Universidad Católica de San Antonio de Murcia (UCAM). Doctoranda en “Gestión del diseño como herramienta para el desarrollo sostenible” de la FADU UBA. Ha dirigido numerosos proyectos a gestión, sustentabilidad, usabilidad, ergonomía y cadenas de valor.


13

INNOVACIÓN SUSTENTABLE: ¿UN ESPACIO PARA EL UP-GRADING PRODUCTIVO Y TECNOLÓGICO DE LAS MIPYMES DE AMÉRICA LATINA? 1

Por Sebastián Rovira, Oficial de Asuntos Económicos de la CEPAL, en la Unidad de Innovación y Nuevas Tecnologías de la División de Desarrollo Productivo y Empresarial

Los drásticos cambios climáticos y ambientales que se han venido experimentando en los años recientes han llevado a que los conceptos de crecimiento verde y desarrollo sustentable hayan ganado relevancia, enfatizando la importancia de cambiar los actuales patrones de consumo y producción de los países. Esto ha quedado plasmado en diferentes iniciativas multilaterales como lo es la Agenda para el Desarrollo post-2015 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que instituyen la urgencia de conciliar crecimiento económico con inclusión social y sustentabilidad ambiental, para poder responder a los nuevos desafíos del mundo. Pero más allá de grandes slogans y acuerdo globales es importante comprender cómo los países intentan responder a estos desafíos, y cuáles son las nuevas instituciones, políticas, programas e instrumentos que los gobiernos y hacedores de política de la región deben implementar para aterrizar estos compromisos a nivel del sector productivo. Las empresas de América Latina y el Caribe enfrentan importantes retos en cuanto a incrementar sus magros niveles de productividad, pagar mejores salarios, insertarse en cadenas globales de valor y mejorar las capacidades de sus recursos humanos. Cuando los elementos Con base en Rovira y Scotto (2015) “Innovación sostenible y desarrollo productivo: una nota introductoria” en “Innovación sustentable: espacios para mejorar la competitividad de las pymes argentinas” (CEPAL, 2014). 1


14 relacionados con la sustentabilidad ambiental se incorporen a sus ya importantes desafíos, dichos retos se pueden volver muchos más complejos y difíciles de soslayar, sobre todo para las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes). La región cuenta con una estructura productiva poco diversificada y heterogénea, caracterizada por una alta participación de mipymes de muy baja productividad y escasamente vinculadas con otras empresas del aparato productivo, lo que dificulta más aún el desarrollo de innovaciones propias así como la incorporación de nuevas tecnologías a sus productos y procesos. Dicha heterogeneidad y las restricciones para vincularse con empresas de mayor tamaño se evidencia, por ejemplo, a través de las relaciones de productividad. Así mientras que la productividad de las microempresas argentinas representa aproximadamente el 24% de la productividad de las empresas grandes, en el caso de Alemania este ratio de productividad alcanza el 70%. Las mypymes constituyen hoy la base productiva de la economía en Latinoamérica y el mundo. Si bien las emisiones de las empresas de menor tamaño en forma individual no generan un gran impacto en la atmósfera, su impacto a nivel agregado se vuelve muy relevante considerando que, por lo general, éstas representan más del 95% de las unidades productivas. La mitigación del impacto medioambiental es vista por muchas empresas pequeñas como una carga adicional a su ya complicada situación logística y financiera, por lo que es importante aclarar que la innovación sustentable puede tener en el mediano y largo plazo un impacto positivo en cuanto a la capacidad innovadora de las firmas así como en su competitividad en los mercados. Sin embargo, este efecto positivo en el corto plazo puede tener el signo contrario ya que el proceso de ajuste puede significar altos costos para las empresas o puede ser muy traumático desde el punto de vista de la gestión y organización de las mismas.

“…LA INNOVACIÓN SUSTENTABLE PUEDE TENER EN EL MEDIANO Y LARGO PLAZO UN IMPACTO POSITIVO EN CUANTO A LA CAPACIDAD INNOVADORA DE LAS FIRMAS ASÍ COMO EN SU COMPETITIVIDAD EN LOS MERCADOS”. Existen muchos desafíos que hoy enfrentan las empresas de menor tamaño para desarrollar un compromiso con la sustentabilidad de sus procesos productivos. Entre los cuales se destacan: mayor conciencia dentro de las pymes sobre el impacto medioambiental, acceso al financiamiento e inversión, mayor incertidumbre, la necesidad de capacitar adecuadamente a su personal, un limitado acceso a la información, el conocimiento y la tecnología, la necesidad de cumplir


15 con los requisitos reglamentarios, y el surgimiento de mercados de bienes verdes. La innovación sustentable (entendida ésta como las diferentes acciones que buscan nuevas formas de reducir el impacto medioambiental del desarrollo productivo, de manera que la economía se desarrolle hoy sin comprometer el desarrollo de las generaciones futuras) es una respuesta posible a los desafíos que plantea el desarrollo sustentable para las empresas, sobre todo para las de menor tamaño, pero para que ello sea factible hay una serie de elementos a considerar. Para avanzar en dicha dirección, resulta clave modificar la estrategia de desarrollo tecnológico hacia las pymes. Este cambio de enfoque, que implica un acompañamiento mucho más permanente y coordinado en diversas áreas productivas, entre otras cosas, implica una mayor interacción entre las instituciones públicas que operan en distintas áreas de acción; así como también son necesarias estrategias, agendas y actividades concretas que fijen objetivos y metas de corto, mediano y largo plazo en torno a la innovación sustentable.

“LA INNOVACIÓN SUSTENTABLE (…) ES UNA RESPUESTA POSIBLE A LOS DESAFÍOS QUE PLANTEA EL DESARROLLO SUSTENTABLE PARA LAS EMPRESAS, SOBRE TODO PARA LAS DE MENOR TAMAÑO…” A la hora de diseñar e implementar las políticas e instrumentos para impulsar la adopción de la innovación sustentable es necesario no solamente contar con la información relativa a la empresa para, a partir de ella, aplicar los incentivos y regulaciones que permitan avanzar en dicha dirección. También es fundamental entender cuáles son los otros factores internos o precondiciones que hacen que las empresas no consideren a la innovación sustentable como un factor de diferenciación y competitividad para sus productos y/o servicios. Esto es particularmente relevante a la luz de la realidad de los países de la región, que cuentan con un sistema de innovación desarticulado, escasa información sobre tecnologías o procesos de producción alternativos y recursos humanos poco calificados en el ámbito ambiental. A esto debemos incorporar otro elemento clave: la alta incertidumbre que muchas veces implica para las empresas estos procesos de adaptación y up-grading tecnológico y/o organizacional. Dada la complejidad de la innovación sustentable y la cantidad de dimensiones que ella abarca, poder avanzar en el desarrollo de nuevas tecnologías no solamente requiere del vínculo permanente entre los sectores público, privado, técnico y la sociedad civil, sino que también


16 es necesario, y se abren importantes espacios para, un vínculo más fuerte al interior de las propias instituciones públicas y entre las privadas. Por último, dada la relevancia que tiene el acceso al conocimiento y tecnología para el desarrollo sustentable, para poder prosperar en este terreno es clave mejorar las capacidades de acceso a la misma por parte del mundo en desarrollo. Para ello se hace necesaria y urgente una discusión profunda y a nivel global sobre los derechos de propiedad intelectual del conocimiento y cómo la gestión de los mismos podría ayudar a cumplir con los objetivos de la Agenda de Desarrollo post-2015. Los retos y amenazas del cambio climático son vistos como un problema mundial y como tales deberían ser abordadas. Es decir, no solamente se requiere de un esfuerzo a nivel de los países en la materia sino que también es fundamental que haya una respuesta por parte del mundo en su conjunto, facilitando el acceso a la tecnología y el conocimiento, permitiendo así ajustar los patrones de producción a los nuevos requerimientos del desarrollo.

Sebastián Rovira Oficial de Asuntos Económicos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en la Unidad de Innovación y Nuevas Tecnologías de la División de Desarrollo Productivo y Empresarial desde el 2006. Experto en los temas de innovación y cambio tecnológico, siendo sus principales líneas de análisis las áreas de desarrollo económico, innovación, dinámica industrial, infraestructura de la calidad y tecnologías de la información y las comunicaciones, campos donde ha realizado diversas investigaciones y publicaciones. Es egresado de la Universidad de le República Oriental del Uruguay y posee un Magister de la Universidad de Siena, Italia.


17


18

02 GESTIÓN “INNOVAMOS PARA SER SUSTENTABLES” Por Andrea Dala, Gerente de Comunicación Externa y Responsabilidad Corporativa de Acindar Grupo ArcelorMittal www.arcelormittal.com.ar

En la actualidad, y desde hace ya varios años, las políticas medioambientales y la sostenibilidad son valores que demandan de las empresas productos y servicios innovadores que puedan satisfacer necesidades cada día más exigentes, con una oferta comprometida con el entorno. Desde Acindar Grupo ArcelorMittal, tenemos como constante desafío liderar la evolución de la industria siderúrgica, tomando en cuenta los factores sociales, medioambientales y económicos para hacer un negocio amigable con el entorno e involucrado con la comunidad. Nuestra inversión en instalaciones seguras, el manejo responsable de emisiones de carbono, y la reducción de consumo de agua en los procesos dan cuenta del compromiso por hacer del acero un material cada día más sustentable. Buscando la consistencia de esa visión sobre la industria, queremos que nuestros productos acompañen estilos de vida sustentables con soluciones competitivas e innovadoras. Por ejemplo, en la generación de energías renovables, que hoy tienen un rol protagónico en la agenda política global y local. En este sentido, cabe destacar que, para 2025 se espera que el 20% de la generación de energía provenga de fuentes de tipo renovable. Teniendo en cuenta la importancia de dichas energías, en Acindar Grupo ArcelorMittal, hemos tomado iniciativas en el desarrollo de novedades para la generación de electricidad eólica y solar.


19

“…QUEREMOS QUE NUESTROS PRODUCTOS ACOMPAÑEN ESTILOS DE VIDA SUSTENTABLES CON SOLUCIONES COMPETITIVAS E INNOVADORAS”. En el caso de la energía eólica, entendemos que estos revolucionarios “molinos de energía” han aparecido como respuesta a la necesidad de contar con energía económica y limpia, disponible también en lugares remotos. Ya habiendo probado su eficacia, el desafío es poder construirlos de manera más rápida, duradera y resistente. Dentro de este mercado comenzamos a trabajar con un desarrollo sumamente innovador. Se trata de un sistema industrializado que ofrece precisión y rapidez en el pre armado de las armaduras que conforman las bases de generadores eólicos. De esta manera se simplifica el preparado de las mismas, se optimizan los tiempos y la mano de obra. Pero lo esencial es que el diseño a medida resulta en cero desperdicios. El sistema, desarrollado en conjunto con el estudio de Ingeniería Orengo y Asociados, se basó en el análisis comparativo entre el sistema tradicional y el industrializado. En cuanto a la energía solar, que ha ido ganando presencia en la vida cotidiana, ya podemos verla en uso en áreas rurales y modernos edificios, en sistemas de tránsito, colegios e inclusive en algunas plazas y parques. El reto aquí es mejorarla aún más, para hacer sus paneles más duraderos y competitivos en el mercado. Para contribuir con esta idea, desde Acindar se desarrollaron perfiles con acero resistente a la corrosión atmosférica. Se trata de perfiles usados para las estructuras de paneles fotovoltaicas, que resultan tener una resistencia mecánica del doble que las estándar. Además fueron desarrolladas con acerco Arcorox®, de baja aleación y alta elasticidad, lo que aumenta la resistencia a la corrosión y la durabilidad, al tiempo que reduce significantemente los costos de mantenimiento. En alianza con uno de nuestros socios industriales, TDL/IDERO, se comenzaron a fabricar las estructuras que soporten los paneles solares fotovoltaicos con esas características. Innovar puede usualmente confundirse con un descubrimiento que se da en una única oportunidad, o en lapsos de tiempo distantes. Sin embargo, la innovación debe formar parte de un comportamiento constante que atraviese a las organizaciones como un todo. Para Acindar Grupo ArcelorMittal, la sustentabilidad es una herramienta para la innovación, y la gestionamos desde nuestros recursos y


20 productos, pasando por nuestra infraestructura y cadenas de suministros, hasta llegar a la comunidad, con quienes nuestro desafío es una contribución medida, compartida y valorada. Con esos desafíos concretos y exigentes, innovamos para ser sustentables, y somos sustentables para continuar innovando.

Andrea Dala Gerente de Comunicación Externa y Responsabilidad Corporativa de Acindar Grupo ArcelorMittal. Licenciada en Economía (UBA), con más de 20 años de experiencia en Acindar Grupo ArcelorMittal, y a cargo del área de Responsabilidad Corporativa desde 2012. Previamente se desarrolló en áreas financieras de la compañía, donde fue adquiriendo mayores responsabilidades hasta ser Gerente de Tesorería. Posee un Máster en Finanzas Corporativas y ha realizado estudios de posgrado en Gestión de Asuntos Corporativos en la UCA, Programa de Desarrollo Directivo y Programa de Responsabilidad Social y Sustentabilidad Empresaria de la Universidad de San Andrés, entre otros.


21

CRÉDITOS ESPECIALES PARA PROYECTOS DE ALTO IMPACTO SOCIAL Y AMBIENTAL Por Constanza Gorleri, Gerente de Sustentabilidad de Banco Galicia www.bancogalicia.com.ar

En la Argentina, de acuerdo con datos oficiales, el segmento constituido por lo que se conoce como PyMES aporta el 30% del PBI, es responsable por el 60% del empleo y representa el 95% de las empresas nacionales. En él están contemplados desde empresas ya constituidas, start-up, emprendedores y empresas sociales. Conscientes de esta particularidad del ecosistema productivo y en el marco de nuestra estrategia de sustentabilidad, desarrollamos una línea de créditos para proyectos sustentables, una respuesta a la escasa oferta crediticia existente para el segmento compuesto entre los destinatarios de los microcréditos y las Pymes ya consolidadas. Los beneficiarios de esta línea son aquellos proyectos innovadores, económicamente viables y con vocación de escala, que busquen generar un alto impacto social o ambiental a través de los productos que comercializan o servicios que ofrecen. Los destinatarios pueden ser personas físicas, jurídicas u Organizaciones de la Sociedad Civil (OSCs); y pueden acceder a un monto máximo de financiación por proyecto de 1.000.000 de pesos para destinarlo a inversión productiva o capital de trabajo. Tiene una tasa nominal anual (TNA) del 17% y un período de hasta 60 meses con 12 meses de gracia sobre el capital.

“…DESARROLLAMOS UNA LÍNEA DE CRÉDITOS PARA PROYECTOS SUSTENTABLES, UNA RESPUESTA A LA ESCASA OFERTA CREDITICIA EXISTENTE PARA EL SEGMENTO COMPUESTO ENTRE LOS DESTINATARIOS DE LOS MICROCRÉDITOS Y LAS PYMES YA CONSOLIDADAS”.


22 En primera instancia, cada uno de los casos se presenta en un Comité de Evaluación de Impacto, donde se evalúa de acuerdo a ciertos criterios de sustentabilidad establecidos por el banco. Una vez cumplida y aprobada esta instancia, se realiza el análisis de riesgo crediticio correspondiente, iniciándose así el circuito normal para el otorgamiento del crédito. Entre los criterios bajo los cuales son analizados los proyectos se encuentran que: los emprendimientos generen puestos de trabajo en zonas de baja oferta de empleo, contrate personas o proveedores con foco en la inclusión, que contribuya a la disminución de la pobreza, que promueva valores de honestidad, cooperación y ética del trabajo. También se considera que mejore la educación, capacitación y jerarquización del mercado laboral actual, que favorezca el recupero de oficios, valores y culturas locales. En cuanto a los criterios ambientales, por ejemplo, se considera que ofrezca servicios o productos que promuevan las 3R (reducir, reutilizar y reciclar), que incorpore el concepto de producción limpia utilizando insumos y procesos de menor huella de carbono o hídrica. Asimismo se considera si el proyecto ofrece servicios, tecnologías o productos que promueven la restauración de ecosistemas, de cauces de agua, bosques o pastizales. Durante el último año, acompañamos a 11 proyectos por un total de 4.870.000 pesos y es nuestro objetivo seguir fortaleciendo esta línea que busca contribuir con el bienestar de la sociedad desde una óptica de mercado.

Constanza Gorleri Gerente de Sustentabilidad de Banco Galicia.


23

“PROMOVEMOS LA EDUCACIÓN FINANCIERA” Por José Pages, Presidente de Fundación Itaú Argentina

Un concepto esencial para cualquier proyecto es que sea financieramente sustentable. Lo mismo ocurre con las familias: si no tienen en orden sus finanzas, se afectará seriamente la posibilidad de cumplir con los proyectos personales de cada integrante de la misma. Sin embargo, no son muchos los padres que saben cómo transmitir conceptos útiles tales como ingresos, ahorro, inversión y consumo responsable a sus hijos. Y aún menos los que efectivamente lo hacen. Y así es que muchos jóvenes ingresan al mercado laboral y recién ahí empiezan a familiarizarse con la acreditación de sueldo en una cuenta, el uso de home banking, pagar la propia tarjeta de crédito (en vez de que mamá o papá paguen la adicional de sus hijos), ahorrar para las vacaciones, tomar un préstamo en cuotas para comprar un auto, etc., etc. Y ni hablar si tienen un proyecto de negocio propio. Así es como muchas personas no tienen un plan de ahorro para llevar adelante sus proyectos, o un fondo de reserva ante contingencias, o no saben si van a poder pagar la deuda que están contrayendo. En este contexto, Itaú ofrece a los padres la posibilidad de formar a sus hijos en los principales conceptos que los guiarán luego hacia una vida financieramente sana: “Cuenta Vínculo”. Cuenta Vínculo es un conjunto de servicios que se asocia a la cuenta principal de la madre o padre, siendo el hijo o hija el segundo titular. De esta forma, ellos pueden tener una caja de ahorros en pesos, una en dólares y una tarjeta de débito (en breve obligatoria en todos los comercios), administrando sus gastos en forma independiente. Pueden


24 también operar por internet y aprovechar todas las funciones disponibles en homebanking (pago de servicios, plazos fijos, compraventa de moneda, etc). Al generar su usuario de internet, los hijos sólo podrán visualizar su propia cuenta, mientras que los padres podrán monitorear sus movimientos y hacerles transferencias. Con una transferencia automática mínima de 500 pesos todos los meses (que programan los padres), la Cuenta Vínculo no tiene cargos. De esta forma los adolescentes a partir de los 14 años tienen acceso al uso de cuentas, esencial para una temprana educación financiera. Aprenderán a gestionar su dinero, priorizar gastos, y comenzarán a desarrollar la cultura del ahorro. Algo esencial para su futuro progreso como adultos.

José Pages Presidente de Fundación Itaú Argentina. MBA (Northwestern). Profesor de posgrados de negocios. Conferencista en congresos internacionales. Fue Director de Marketing de Itaú y Telecom, y director estatutario de Visa, Banelco y Multibrand. Presidió la Asociación de Marketing Bancario Argentino.


25

LA PRODUCCIÓN ORGÁNICA COMO VALOR DIFERENCIAL Por Ariel Embiglio, Gerente General de Domaine Bousquet S.A. www.domainebousquet.com

Domaine Bousquet S.A. es una empresa dedicada al cultivo de vid y su posterior elaboración de vinos premium de alta calidad enológica. Jean Bousquet, el fundador de la bodega, es originario de una familia vitivinícola de Carcassone, en Francia. Cuando visitó Argentina en 1990, quedó inmediatamente impresionado por las condiciones naturales del suelo tan favorables de la región de Mendoza, en términos de composición del suelo, altitud y terroir. Supo inmediatamente que era la ubicación ideal para producir vinos orgánicos de alta calidad. ¿Por qué orgánicos? Tal como indica su CEO, Labid Al Ameri: “Desde un principio, supimos que nuestro compromiso con la agricultura orgánica nos impulsaría a mejorar la biodiversidad de nuestras tierras. Por ello, consideramos que mientras más saludable sea el viñedo, mejor será la calidad de la uva y, por lo tanto, del vino. En otras palabras, creemos que si cuidamos de la tierra sin adicionar productos químicos y la tratamos con respeto, nos retribuirá con sus frutos más finos”. Anne Bousquet siempre recuerda cuando todo empezó: ¿por qué agregar químicos y productos industriales a una tierra virgen? ¿por qué seríamos los primeros en hacer algo así sobre una tierra que ofrecía por el contrario todo su potencial natural? No concebían hacer algo así. Por suerte, se decidió desde un principio trabajar de la manera más natural posible, preservando las características naturales del suelo, aprovechando todo lo que el lugar, el clima y la gente del lugar ofrecía. De acuerdo a nuestra experiencia acumulada, podemos afirmar que las raíces de los viñedos cultivados de forma orgánica penetran más profundamente en el suelo y le permiten a la planta absorber y distribuir minerales, logrando que nuestros viñedos desarrollen un auténtico sabor regional. Por esta razón, las uvas cultivadas de forma orgánica logran


26 expresar la pureza, la intensidad y el carácter del torroir de donde provienen. El cultivo orgánico nos provee de frutas de la más alta calidad, cuya intensidad de sabores es inigualable en el mundo de los vinos convencionales. Esta mayor concentración de sabores se debe a que el rendimiento de un cultivo orgánico tiende a ser más bajo en comparación al de un viñedo convencional.

“…LAS RAÍCES DE LOS VIÑEDOS CULTIVADOS DE FORMA ORGÁNICA PENETRAN MÁS PROFUNDAMENTE EN EL SUELO Y LE PERMITEN A LA PLANTA ABSORBER Y DISTRIBUIR MINERALES, LOGRANDO QUE NUESTROS VIÑEDOS DESARROLLEN UN AUTÉNTICO SABOR REGIONAL”. Los viñedos orgánicos son cultivados en perfecta armonía con la naturaleza, sin necesidad del uso de productos químicos tales como pesticidas, herbicidas o fertilizantes. En la agricultura orgánica se utilizan fertilizantes naturales como el compost. De este modo, logramos preservar el suelo y el medio ambiente de forma sustentable para las futuras generaciones. Como se dijo anteriormente, esta fue la visión que llevó a Jean comprar estas tierras. Es por este potencial inigualable que en 1997 adquirió 240 hectáreas de tierra virgen en Tupungato, Mendoza, y cinco años después Domaine Bousquet obtuvo su primer cosecha y lanzó al mercado la etiqueta Domaine Jean Bousquet Malbec 2002. En 2005, Domaine Bousquet comenzó a orientar su producción hacia los mercados. Actualmente, Domaine Bousquet S.A. es el principal elaborador de vino orgánico de la República Argentina, con exportaciones que representan el 95% de su producción. Su principal fortaleza está en diferenciarse del resto por ser productor y elaborador de vinos orgánicos y por tener entre su cartera de clientes a los principales monopolios del norte del globo (Canadá, EE.UU. y Países Nórdicos). Tiene una amplia línea de productos divididos en tres líneas según su calidad, Premium, reserva y grande reserva, y dentro de cada línea están todos los varietales clásicos como malbec, merlot, cabernet sauvignon, chardonnay, rose, sauvignon blanc, pinot noir, syrah, torrontés y viognier. Jean Bousquet, su fundador, dirigió la empresa hasta el año 2011, año en el cual se retira de la misma, dejando a cargo de la dirección a su hija Anne y su esposo Labid, quienes a su vez han tomado la posta que Jean les dejó, imprimiéndole a la empresa su propia impronta. Es por ello


27 que desde el año 2014, la bodega se encuentra trabajando en las áreas de Responsabilidad Social Empresaria y Calidad, porque entienden que sin estos dos pilares, en conjunto con un adecuado equilibrio económico y financiero, sumado a las características orgánicas de toda la producción, hacen viable la sustentabilidad a largo plazo de la organización. En función a esto, la empresa ha certificado por cuarto año consecutivo la política Fair Trade, y se encuentra trabajando también para obtener el certificado BSCI e ISO 9001 y 22000. En la actualidad, la bodega tiene 110 empleados y el 99% de los mismos viven en zonas cercanas a la misma. Por lo tanto, esto nos da un claro indicador del impacto que este vínculo laboral y económico tiene en la vida cotidiana de sus integrantes.

Ariel Embiglio Contador Público Nacional, egresado de la Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza. También cuenta con una Maestría en Administración de Negocios de la Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza. Trabajó como Director Financiero para una importante empresa minera. Luego, se apartó de la industria minera para trabajar como Director Financiero en una bodega de zona. En el año 2012, se unió al equipo de Domaine Bousquet como Director financiero. En la actualidad es el Gerente General de la bodega y está a cargo de todos los sectores, incluidos producción, finanzas y logística. Él es el encargado de todas las operaciones diarias de la bodega.


28

LA RESPONSABILIDAD DE INNOVAR PARA DEJAR UNA HUELLA POSITIVA Por Fernando Hofmann, Director de Asuntos Legales y Corporativos de Kimberly-Clark Región LAO – región Austral www.kimberly-clark.com.ar

La innovación y la sustentabilidad son inseparables. Como una tendencia en ascenso, comienzan a darse la mano y a caminar juntas para revolucionar las formas de producir y distribuir, y sobre todo, de crear y promocionar productos que ya desde su nacimiento sean más sustentables. En este nuevo estadio, la política de sustentabilidad se va a ir acercando, cada vez más, a los Departamentos de Innovación y Desarrollo de las compañías para hacerse presente, sobre todo en las empresas de consumo masivo, en la concepción del producto y en todo su proceso posterior de producción hasta llegar a la góndola. Este nuevo desafío convive con la responsabilidad de seguir alineando el ser, con el hacer y con el decir, en un claro compromiso de mantener la coherencia interna y externa. Como compañía, además, nuestro reto está también mucho más allá: debemos estar atentos a los cambios y problemas en la sociedad, aquellos que enfrentamos los seres humanos, para conectarnos profundamente con la comunidad: sensibilizarnos y actuar rápido, en colaboración, desde una mirada integral que aborden las diferentes problemáticas. Desde Kimberly-Clark entendemos que el desarrollo de la compañía sólo es posible junto al avance, la adquisición de nuevas tecnologías y alianzas estratégicas que permiten diseñar soluciones novedosas que sobrepasen los beneficios de la productividad y favorezcan el crecimiento de las comunidades en las que operamos, en nuestro caso, con el propósito de brindar productos para la higiene y el cuidado personal que mejoren la calidad de vida de las personas. Nuestra Visión hacia 2022


29 Creemos en un proceso de mejora continua, de aprendizaje y crecimiento, que reflejamos en nuestra misión, visión y objetivos. Por eso, con vista a 2022, en la compañía establecimos un conjunto prioridades para una gestión sostenible, con objetivos claros y a largo plazo, donde la protección y cuidado del medio ambiente es una constante en nuestra forma de trabajar.

“… EL DESARROLLO DE LA COMPAÑÍA SÓLO ES POSIBLE JUNTO AL AVANCE, LA ADQUISICIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y ALIANZAS ESTRATÉGICAS QUE PERMITEN DISEÑAR SOLUCIONES NOVEDOSAS QUE SOBREPASEN LOS BENEFICIOS DE LA PRODUCTIVIDAD Y FAVOREZCAN EL CRECIMIENTO DE LAS COMUNIDADES EN LAS QUE OPERAMOS…” Año a año buscamos mejorar nuestras métricas. Así, extendemos a 2022 nuestro objetivo de no enviar residuos productivos a relleno sanitario (reciclamos en la actualidad hasta un 94% de nuestros residuos productivos), reducir el consumo de agua en nuestras plantas (San Luis, Pilar y Bernal), que en la actualidad es de 19 m3/tn producida, hasta llegar a los 10 m3/tn para 2022; y reducir la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI). Por otra parte, actualmente toda nuestra fibra virgen hoy ya está certificada en la Argentina, en un100%, por FSC (Forest Stewarship Council), que garantiza la trazabilidad de la fibra de nuestros productos. Bajo estos parámetros, buscamos llegar a estas metas en el marco de un desarrollo transparente y de compliance ambiental, con las mejores prácticas ambientales en materia de gestión de recursos. Identificamos, evaluamos y mitigamos los posibles riesgos ambientales para que nuestras operaciones cumplan con las regulaciones locales y, en lo posible, las excedan. Residuos Cero Si bien todas nuestras metas son importantes por igual, en los últimos años hemos alcanzado un gran desarrollo hacia el objetivo de enviar 0% de residuos productivos a relleno sanitario. En este sentido, la implementación y perfección de soluciones innovadoras interna y externamente favorecieron el proceso de recuperación de residuos en las tres plantas de producción en el país; además del reciclaje de la casi totalidad de sus desechos, que reingresan al proceso productivo o son destinados a otros procedimientos. Igualmente, tiene un impacto directo en la eficiencia de la producción: se elaboran productos más rentables, con una mayor productividad y ahorro de costos de energía eléctrica, combustibles, agua, materias


30 primas, así como costos de logística, almacenamiento y recursos humanos. Por otra parte, y con el objetivo de garantizar este tratamiento, desde el área de Medio Ambiente, Salud y Seguridad (EHS, por sus siglas en inglés de Environmental Health and Safety), realizamos auditorías en todo el circuito, tanto interno como externo, para garantizar la sustentabilidad. Más allá de la innovación tecnológica, para nosotros es trascendental la prosperidad “humana”, trabajando con equipos comprometidos, capacitados, conscientes de repercusiones positivas que se generan y abiertos a oportunidades de desarrollo y mejora. La sustentabilidad forma parte de un cambio cultural y nosotros vamos hacia ello.

Fernando Hofmann Director de Asuntos Legales y Corporativos de Kimberly-Clark Región LAO – región Austral.


31

CAMINO HACIA UNA GESTIÓN RESPONSABLE Por Nicolás Pérez Aguila, Responsable del área de Gestión de la Información y Coordinador del Proyecto Oulton Sustentable, Centro Privado Tomografía Computada Córdoba S.A. www.institutoulton.com.ar Por Patricio Mina, Responsable del área de Marketing y Comunicación y Coordinador del Proyecto Oulton Sustentable, Centro Privado Tomografía Computada Córdoba S.A. www.institutoulton.com.ar

Oulton Sustentable es un proyecto interdepartamental que involucra distintas áreas del Centro Privado Tomografía Computada Córdoba S.A., más conocido como Instituto Oulton. El objetivo principal del proyecto es redefinir las tareas realizadas por las distintas áreas que conforman la organización bajo un enfoque de sustentabilidad económica, ambiental y social. Actualmente, el proyecto cuenta con la participación de la mayoría de los representantes de área de la institución: Sistemas, Administración y Finanzas, Gestión Interna, Marketing, Bioingeniería, Mantenimiento, Auditoría Médica y del área de Capital Humano. No obstante, tiene el desafío de expandir la participación y compromiso de todos sus integrantes para que, de esta forma, se pueda alcanzar la responsabilidad social empresaria de forma genuina y no caer en lo que muchas empresas denominan una moda, tendencia o estrategia para alcanzar nuevos mercados. Haciendo un repaso histórico, el Instituto Oulton se ha caracterizado por realizar distintas actividades que reflejaban su compromiso con la sociedad. De hecho, en 1987 ya se creaba la Fundación Carlos Oulton con una activa participación comunitaria, no solo atendiendo necesidades asistenciales sino también proyectos socio-médicos y de autogestión de impacto local y regional. Participando también activamente en campañas de concientización, prevención de


32 enfermedades y atención médica, el Instituto nunca se ha desentendido de su rol como centro asistencial dentro de la sociedad. Más allá de las distintas actividades realizadas por la institución en los últimos años, fue recién a partir de mediados de 2016 que se decidió dar origen a lo que sería Oulton Sustentable, desde un enfoque global abarcando las dimensiones sociales, ambientales y económicas de las actividades desempeñadas por la organización. Desde un principio, el proceso no fue nada fácil, ya que consistía en replantearse cada una de las tareas desarrolladas por las distintas áreas y el rol de sus integrantes bajo una visión sustentable. Dicho lo anterior, el Instituto Argentino de Responsabilidad Social Empresaria (IARSE) nos brindó las herramientas necesarias para poder realizar un diagnóstico interno de la institución. Sorprendentemente, se llegó a la conclusión de que había muchas tareas desarrolladas por la organización que respondían al enfoque sustentable pero que estaban totalmente desvinculadas entre sí; surgían y se realizaban pura y exclusivamente por parte de los responsables de área, pero no se enmarcaban en un proyecto común institucional. Considerando que la innovación y el cambio tecnológico surgen como resultado del intento de resolver problemas (OCDE, 2013), el Instituto incorpora esta visión teniendo en cuenta que es fundamental para alcanzar los objetivos del proyecto. En este sentido, la innovación no sólo involucra la creación de nuevos productos, sino que también se asocia a la implementación de nuevos procesos, tareas de marketing y estructuras de la organización.

“…LA INNOVACIÓN NO SÓLO INVOLUCRA LA CREACIÓN DE NUEVOS PRODUCTOS, SINO QUE TAMBIÉN SE ASOCIA A LA IMPLEMENTACIÓN DE NUEVOS PROCESOS, TAREAS DE MARKETING Y ESTRUCTURAS DE LA ORGANIZACIÓN”. De esta manera, en 2017 se decidió conformar el Proyecto Oulton Sustentable con el principal objetivo de vincular y comprometer a todos los representantes de área de la organización para trabajar conjuntamente y definir los ejes principales de acción del proyecto, sobre los cuales todos los miembros de la organización debían verse comprometidos a trabajar en el largo plazo.


33

Actualmente el proyecto cuenta con una marca que la identifica y representa sus cuatro ejes principales de acción. A continuación, se los enumera y se presentan las principales actividades realizadas a fin de alcanzar sus objetivos:  Cuidado y control del uso de papel: como empresa líder en la realización de estudios médicos, el Instituto se ha caracterizado por ser un gran generador de informes. Estos informes tradicionalmente se imprimían en papel pero a partir de noviembre de 2015 se innovó en la creación de un sistema de entrega digital que permitió reducir sustancialmente el nivel de consumo de papel. Otra tarea que se ha realizado en paralelo fue garantizar la sustentabilidad del papel utilizado, los cuales provienen de bosques controlados según sello FSC. 

Campañas y Comunicación Social: el rol de la Fundación Carlos Oulton sigue siendo fundamental en este eje, becando anualmente a distintos profesionales de la medicina y realizando distintos aportes a la sociedad. Por su parte, las caminatas anuales de concientización para la prevención del cáncer de mama o las campañas de realización de estudios a pacientes en condiciones de vulnerabilidad social, también se pueden asociar a este eje. No obstante, cabe resaltar que se ha innovado en el desarrollo de herramientas de comunicación interna y externa que apuntan a informar e integrar a los miembros de la organización y pacientes en las tareas de sustentabilidad que se vienen realizando.


34 

Uso responsable de recursos: éste ha sido uno de los ejes más difíciles de trabajar, pero se considera que es el que mayor incidencia tiene la Institución para poder desarrollar acciones en materia de sustentabilidad. El uso responsable de recursos ha significado modificar las prácticas habituales por parte de las distintas áreas de la organización a fin de poder garantizar el objetivo. La revisión y redefinición de los procedimientos habituales ha posibilitado reducir el consumo de energía eléctrica en la provisión de servicios médicos, ahorrar costos mediante el pedido de documentación archivada digitalmente, reducir desperdicios en el consumo de insumos médicos, entre otras tareas.

Gestión de residuos: el Instituto como prestador de servicios médicos, es un gran generador de residuos patógenos, y como tal asume la responsabilidad para su recolección y disposición final. También es generador de distintos tipos de residuos sólidos urbanos, residuos electrónicos, pilas y papeles. De esta manera, se ha decidido impulsar la diferenciación de residuos en origen a fin de poder llevar un registro del nivel de residuos generados y atenuar los daños que pueden llegar a generar en el medio ambiente.

Como se mencionó anteriormente, el proyecto es relativamente nuevo. Estamos transitando el camino necesario para alcanzar el objetivo de convertirnos en una empresa genuinamente sustentable y responsable. La diferencia entre saber hacer y hacer es más que significativa en la práctica, pero estamos convencidos que los resultados positivos que generan estas actividades en términos sociales, económicos y ambientales justifican los esfuerzos realizados y los que nos comprometemos realizar en el largo plazo.

Nicolás Pérez Aguila Licenciado en Economía de la Facultad de Ciencias Económicas, Universidad Nacional de Córdoba. Responsable del área de Gestión de la Información y Coordinador de Proyecto Oulton Sustentable, Centro Privado Tomografía Computada Córdoba S.A. Investigador con Cargo Profesor Ayudante B en el Instituto de Economía y Finanzas (IEF) de la Facultad de Ciencias Económicas, Universidad Nacional de Córdoba.


35

Patricio Mina Diplomado en Gestión Gerencial y FOE en Marketing y Dirección Comercial, Universidad Católica de Córdoba. Responsable del área de Marketing y Comunicación, y Coordinador de Proyecto Oulton Sustentable, Centro Privado Tomografía Computada Córdoba S.A.


36


37

04 DESTACADOS “UN NEGOCIO SUSTENTABLE ES AQUEL QUE ESTÁ A LA VANGUARDIA DE LA INNOVACIÓN” Por Giselle Della Mea, Presidenta y cofundadora de Sistema B Uruguay

Para comenzar a hablar de innovación es importante remitirnos a una serie de conceptos que considero son relevantes y que a la vez no pueden pensarse de manera separada. Pues bien, si definimos qué es un negocio sustentable, tenemos que decir que es aquel que está a la vanguardia de la innovación, el que sabe hacia dónde va el futuro, el que se adelanta a un problema y pone en el mercado la solución, minimizando las externalidades. Un negocio sustentable es “un negocio que cura”, que sana el consumo tóxico, que hace feliz a sus empleados, a sus consumidores y cuida su entorno; que tiene una visión sistémica y que regenera los daños que hemos causado al mundo por vivir fragmentados. Un negocio sustentable debe trabajar en tres dimensiones, es decir, debe pararse en el mercado no sólo buscando lucro, sino con una mirada profunda y holística de los problemas que enfrentamos los seres humanos; y esos problemas son básicamente dos: sociales y ambientales, tan simple como eso, todos los demás son sub‐ categóricos. Hoy en día, a través de las empresas B (son un tipo de empresas que utilizan el poder del mercado para dar soluciones concretas a problemas sociales y ambientales) podemos ver ejemplos muy inspiradores y cada vez más cercanos. Empresas que nos demuestran


38 que el triple impacto es posible. Viendo a los negocios como el motor de la solución a los retos actuales. En resumen, sería hacer dinero para poder dejar el mundo en un mejor estado del que lo encontré. El propósito de un negocio sustentable es algo muy personal. Siempre digo que detrás de una empresa B, por ejemplo, hay una persona o un grupo de amigos que vieron una historia muy fuerte.

“…UN NEGOCIO SUSTENTABLE (…) ES AQUEL QUE ESTÁ A LA VANGUARDIA DE LA INNOVACIÓN, EL QUE SABE HACIA DÓNDE VA EL FUTURO, EL QUE SE ADELANTA A UN PROBLEMA Y PONE EN EL MERCADO LA SOLUCIÓN, MINIMIZANDO LAS EXTERNALIDADES”. Cuando me preguntan por dónde comenzar a buscar un propósito, digo que la respuesta viene desde el propio autoconocimiento, de sensibilizarse con los problemas. ¿Cuál es el problema que más me conmueve?, ¿para qué quiero levantarme todos los días?, ¿cuál es el punto de conexión entre lo que me conmueve y el mercado? Ese propósito debe de ser el que guíe, inspire e ilumine todos los días a los gerentes y trabajadores de la empresa. Debe ser el foco principal. Hay un ejemplo que me encanta, que es el de Method (que también es una B corporation), basada en la Economía Circular y la primera en tener una certificación Cradle to Cradle (De la cuna a la cuna). Su propósito es “People against dirty” (Gente contra la suciedad). Ellos reciclan plástico del océano y lo utilizan para el packaging de productos de cuidado personal y de limpieza, no tóxicos y biodegradables, que fabrican. El propósito les alinea todo, ya sea para sus procesos –sacar la basura del mar– como para su productos– limpieza y su cuidado personal–. Y el sentido de pertenencia de los empleados y la captación de nuevos talentos que logran a través de este mensaje son muy fuertes. Pero a su vez pueden medir y poner en evidencia métricas reales de impacto ambiental. La clave de estos modelos de negocios se resumen en tres “P”: Problema, Propósito, Propuesta de valor (productos o servicios). En definitiva, una vez que me apasiono por resolver un problema, puedo tener mi propósito más claro. Innovación y Sustentabilidad


39 Cuando intercambio en mi entorno conceptos de innovación, no logro comprender a aquellos que separan “innovación” de “sustentabilidad”, como si esta última fuese un tema de RSE. El concepto de innovación pensando solamente desde el mercado, o desde el tecno‐fetichismo, no sólo es cortoplacista sino que es de la era industrial y nosotros estamos en otra era, donde todo es finito. Tenemos que aplicar la innovación y la tecnología en pos de mejorar nuestras propias vidas y el estado del mundo y no al servicio de la escala económica y el consumo. En este sentido, debemos trabajar más en la evidencia de los problemas más urgentes, entenderlos, analizarlos, visualizarlos y aprender a conectarlos con el mercado para lograr escalar las soluciones. Debemos trabajar en la sensibilización de emprendedores. Si realmente no somos capaces de visualizar y entender que nos estamos jugando nuestro propio futuro, estamos perdidos. Creo que debemos dejar de echarnos la culpa unos a otros y empezar a actuar más unidos, porque la división es la que ha provocado todos nuestros problemas, el motor de la vida es el vínculo y la interdependencia.

“TENEMOS QUE APLICAR LA INNOVACIÓN Y LA TECNOLOGÍA EN POS DE MEJORAR NUESTRAS PROPIAS VIDAS Y EL ESTADO DEL MUNDO Y NO PONERLO AL SERVICIO DE LA ESCALA ECONÓMICA Y EL CONSUMO”. El éxito no puede estar en la trampa, nuestro sistema de valores y méritos debe cambiar. En ese sentido, desde Sistema B estamos intentando una nueva fórmula, conformando un gran movimiento de más de 1.400 empresas Ben el mundo, que culturalmente estamos evolucionando, y ahora lo que pretendemos es evolucionar la economía para que el éxito se mida por el bienestar de las personas, las sociedades y la naturaleza. En este marco, es preciso no perder de vista que nunca una empresa que quiera focalizarse seriamente en ser sustentable descuidará su rentabilidad. Si eso sucediera sería porque todavía no está lista o, en el fondo, no quiere ser sustentable. Es decir, le faltaría convicción, maduración, ya que lo ve sólo como una estrategia de marketing, como una “parte” y no como un “todo”. Entonces desdobla sus esfuerzos y se sigue fragmentando. No hace convergencia sino que se pierde en la divergencia. Antes de rediseñar procesos les diría que piensen en su empresa y en su constelación de valor (clientes, proveedores y comunidades de


40 impacto) como un sistema, y en la sustentabilidad como el software de ese sistema. El diseño como motor de cambio El rol del diseño para provocar cambios concretos es fundamental. Con esto me refiero no al rol de los diseñadores, sino al del diseño como herramienta metodológica que está al alcance de todos. Es muy egoísta pensar que el diseño sólo lo podemos conducir los profesionales del diseño. Como diseñadora de alma, oficio y profesión me motiva que todos podamos experimentar el proceso creativo del diseño y utilizarlo como el principal camino hacia la innovación, la mejora de procesos, la creación de nuevos modelos de negocios y la co‐creación. La mayoría de las personas creen que el diseño se limita a lo tangible o visible, pero en realidad esta es una visión reduccionista del diseño. El diseño está cambiando los cimientos de la gestión tradicional; la práctica del diseño, es decir, cómo abordar un problema desde este enfoque, puede ayudarnos realmente a encontrar soluciones innovadoras, ampliando el horizonte de los negocios sustentables. Por eso creo que el rol del diseñador debe ser muy holístico, pudiendo conectar aquello que está desconectado, pensando y creando de forma abierta y articulada, poniendo su talento al servicio de las soluciones y no sólo del mercado.

Giselle Della Mea Diseñadora, profesora experta en Design Thinking y master en Business Design. Fundadora de 3vectores y cofundadora de Innodriven, ambas empresas de triple impacto vinculadas con la comunicación, la innovación y el diseño sustentable. Es la actual presidenta y cofundadora de Sistema B Uruguay.


41


42


43

04 DOCUMENTOS RECOMENDADOS Innovación Sustentable: Espacios para mejorar la competitividad de las pymes argentinas. Rovira, Sebastián; Iriart, Cecilia. CEPAL, UNIÓN INDUSTRIAL, COOPERACIÓN ALEMANA. Año 2014. Chile.

05 SITIOS DE INTERÉS Socialab Argentina Comisión Asesora de Ciencia, Tecnología e Innovación para el Desarrollo Sustentable Instituto Nacional de Tecnología Industrial Comisión Económica para América Latina y el Caribe


44

Evolución IARSE N 52 - Edición Abril 2017  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you