__MAIN_TEXT__

Page 1

El Estado del Arte*de la RS&S** en

La Gestión de las PYMES (*) Su origen se le atribuye a Aristóteles en su primer libro de Metafísica. Hace referencia al nivel más alto de desarrollo conseguido en un momento determinado sobre cualquier aparato, técnica o campo científico plural. (*) Responsabilidad Social y Sustentabilidad.

Año 3 – Número 24 – Edición 2014

JUNIO


SUMARIO 01 ESPECIALES La Responsabilidad Social Empresaria en el Mundo PYME

Por Paula García Comas, Comunicación y Desarrollo Institucional de la Fundación Observatorio PyME

02 GESTIÓN “Cambiar el enfoque de cómo se hacen las cosas”

Por Gladys Sarrible, Gerente de Recursos Humanos de Arcángel Maggio, Industria Gráfica

“Ser Sostenibles y perdurar en el Tiempo”

Por Alejandra Vergara y Marisel Gattino, Socias de COMTEX SRL

“Ampliar el campo de acción de las PYMES y su impacto en la Sociedad” Por Martín Pastor Roca, Socio Gerente de RODE

“Alentar el Desarrollo Sustentable y potenciar el crecimiento de las PYMES” Por Vanesa Marignan, Gerente de Sostenibilidad de Santander Río


03 ESCENARIOS Y TENDENCIAS Cómo las PYMES pueden integrar la RSE en su Gestión y Estrategia de Negocio Por Estrella Peinado-Vara, Especialista Senior del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

Oportunidades y Desafíos de la RSE para las PYMES

Por Antonio Corral, Socio-Director de IKEI Research & Consultancy de España

PYMES en un Mundo Global: El Pasaporte de la Responsabilidad Social Empresarial Por Carmen Vallejo Garcelán, Docente de Escuelas de Negocios. Consultora senior en RSE y Sostenibilidad

04 DESTACADOS “Pensar en términos de PYMES”

Por Josep Maria Canyelles, Promotor del Think Tank Responsabilitat Global

05 TEMAS TRANSVERSALES Sistemas de Gobernanza Híbrida: Un nuevo giro a la gestión sustentable de la Cadena de Valor Por Fernando Casado Cañeque, Director del Centro de Alianzas para el Desarrollo


06 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Publicaciones Recomendadas, desarrolladas por el IARSE: Indicadores de RSE para PyMES + Paso a paso para PyMES. Desarrollado por el IARSE. Alicia Rolando de Serra, Luis Ulla, Jimena Mercado, Lucas Utrera, Alejandro Roca, Cecilia Sánchez, Edgar Serra. Córdoba, Argentina. Año 2008.

Referencias bibliográficas sobre RSE & Sustentabilidad identificadas por el Programa de Capacitación Ejecutiva en Responsabilidad Social y Sustentabilidad Empresaria de la Universidad de San Andrés: La RSE en la Cadena de Suministro de las Grandes Empresas Españolas. Estado actual, tendencias y su impacto en las PyMEs españolas. Ecología y Desarrollo (ECODES). Colección la empresa de mañana: La transición hacia una economía sostenible. Madrid. España. Año 2011.


07 DOCUMENTOS RECOMENDADOS 08 SITIOS DE INTERÉS

COMITÉ EDITORIAL Luis Ulla Director Ejecutivo IARSE Jimena Mercado Directora Editorial IARSE Laura Massari Directora de Relaciones Institucionales IARSE Alicia Rolando Colaboradora Externa – Experta en Reportes y Fundadora del IARSE Los artículos y opiniones vertidas en esta publicación son de absoluta y exclusiva responsabilidad de los autores. Las opiniones expresadas no reflejan necesariamente la visión y el espíritu del IARSE.


ESPECIALES LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA EN EL MUNDO PYME Por Paula García Comas, Comunicación y Desarrollo Institucional de la Fundación Observatorio PyME www.observatoriopyme.org.ar

El objetivo de este informe es dar luz sobre en qué medida y de qué manera las empresas efectivamente toman en cuenta la responsabilidad como actor social al momento de la toma de decisiones operativas. Creemos que, desafortunadamente, y en particular en el ámbito de las PyME, existe escasa información para poder brindar un aporte significativo. Es por esto que la meta de la Fundación Observatorio PyME (FOP) es promover en este segmento de empresas la necesidad de reforzar una cultura empresarial a favor de una mayor sustentabilidad en las acciones de negocios. Para poder llevar adelante este fin, creemos indispensable conocer el comportamiento de las empresas y el sistema de creencias que las rige. Si bien la Responsabilidad Social Empresaria (RSE) es relativamente nueva como concepto, las acciones vinculadas a ésta no lo son, ya que las empresas y, en particular, las PyMEs, siempre han tenido un rol importante y un estrecho vínculo con la comunidad en donde se desarrollan. Hay conciencia acerca del impacto positivo en el nivel de desempeño que acarrea un comportamiento socialmente correcto y responsable en el desarrollo de las actividades. Pero también debemos tener en consideración que en los últimos años han surgido nuevas demandas desde el mercado y la sociedad, ideas que solicitan que todos los actores sociales (individuos, empresas, gobiernos) se ocupen y preocupen por las consecuencias que sus acciones tienen sobre su entorno.


Entonces, si bien es difícil encontrar una definición unívoca y universal de RSE, en general podemos decir que el concepto se refiere a la preocupación desde la empresa sobre el impacto que sus actividades pueden ocasionar en la sociedad y en el medio ambiente. De aquí se desprende que las acciones de RSE llevadas a cabo por las empresas suelen estar dirigidas a cuidar el medio ambiente, promover mejoras en la calidad de vida de la población de su propia comunidad, mejorar el nivel de formación y el ambiente laboral de sus trabajadores, promover mejoras en la educación o la salud, etc.

“…LAS PYMES SIEMPRE HAN TENIDO UN ROL IMPORTANTE Y UN ESTRECHO VÍNCULO CON LA COMUNIDAD EN DONDE SE DESARROLLAN”. Teniendo lo anterior presente, aclaramos que los resultados presentados aquí, derivan de los datos relevados por la Encuesta Estructural Anual 2012 de la Fundación Observatorio PyME, que mide el grado de difusión de RSE en el segmento PyME industriales argentinas. Dicha encuesta fue llevada a cabo por encuestadores de la FOP y completada por empresas de una muestra probabilística elaborada también por FOP. La muestra incluyó a 1.024 empresas, las cuales tienen entre 10 y 200 trabajadores. A continuación veremos los principales resultados de la misma. Para empezar, creemos que las acciones de RSE no están hoy en día completamente difundidas en el mundo empresarial. Podemos decir que sólo el 23% de las PyME industriales argentinas realiza acciones o iniciativas de responsabilidad social empresaria. Éstas se realizan principalmente a través de donaciones a fundaciones, ONG y otras instituciones sociales o ambientales, o bien con la implementación de acciones para el cuidado del medio ambiente (tratamiento de residuos, uso reducido de energía y agua, entre otros). También son mencionadas, aunque en menor medida, actividades de capacitación de personal, mejoras en el clima laboral, etc.

“…SÓLO EL 23% DE LAS PYMES INDUSTRIALES ARGENTINAS REALIZA ACCIONES O INICIATIVAS DE RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA”.


Gráfico 1 – ¿La empresa desarrolla acciones o iniciativas de Responsabilidad Social Empresaria (RSE)? , ¿qué iniciativas lleva a cabo? (% de empresas)

Fuente: Encuesta Estructural a PyME industriales, 2012 Fundación Observatorio PyME

El grado de implementación de iniciativas de RSE no es uniforme al interior del segmento de las PyME industriales. Si bien no se puede hablar de relaciones causales, son las empresas de mayor tamaño y las más dinámicas las que presentan una mayor propensión a comprometerse con su entorno con la realización de este tipo de acciones. Como se muestra en el Gráfico 2, entre las empresas medianas la proporción que desarrolla RSE asciende al 35%, mientras que para las pequeñas es del 22%. Gráfico 2 – ¿La empresa desarrolla acciones o iniciativas de Responsabilidad Social Empresaria (RSE)? (% de empresas, por tamaño)

Fuente: Encuesta Estructural a PyME industriales, 2012 Fundación Observatorio PyME


Por otro lado, el 31% de las PyME inversoras realiza RSE, y entre las que no invierten es sólo el 17%, por lo que identificamos una asociación positiva entre la realización de inversiones y la competitividad internacional de las PyME y la realización de RSE. Y, a su vez, las PyME exportadores (21% del total) presentan una tendencia mayor a realizar acciones de RSE que aquellas PyME que concentran la totalidad de sus ventas en el mercado interno. Por último, se encontraron dos asociaciones positivas más en relación a la implementación de actividades de RSE. La primera evidencia que aquellas firmas que desarrollan acciones de RSE, son también las que lideran la búsqueda de trabajadores en todos los niveles de calificación y, la segunda resalta la relación positiva entre demanda de crédito y RSE. Son las empresas que más solicitan y reciben créditos bancarios las que llevan adelante más acciones socialmente responsables. Gráfico 3 – ¿Busca contratar personal para las siguientes categorías? (% de empresas, de acuerdo a si realizan RSE)

Fuente: Encuesta Estructural a PyME industriales, 2012 Fundación Observatorio PyME

En resumen, creemos que la RSE no sólo favorece a la sociedad en su conjunto, sino que también deriva en beneficios directos para la empresa que la lleva a cabo, mejorando su imagen corporativa y reputación entre sus clientes y proveedores, aumentando el compromiso de sus trabajadores como también la fidelidad de los mismos, o bien reduciendo los costos de producción. Sin embargo, todavía queda un largo camino por delante en cuanto a la difusión de estas actividades.


Creemos que la ausencia de prácticas de RSE en las PyME no está tan asociada a los costos que puedan producir si no a la necesidad de un cambio cultural y actitudinal en las empresas. Estamos empezando a ver este cambio y las consecuencias positivas que genera y, es por ello, que debemos comprometernos en brindar más y mejor información a los empresarios respecto de las formas o vías en que pueden llevar adelante estás prácticas y asesorarlos estratégicamente para que las mismas se plasmen en resultados positivos, no sólo en el entorno si no para las empresas en sí mismas.

Paula García Comas Maestranda en Ciencia Política, Universidad Nacional de San Martín. Lic. en Ciencia Política y Gobierno, Universidad Torcuato Di Tella


GESTIÓN “CAMBIAR EL ENFOQUE DE CÓMO SE HACEN LAS COSAS” Por Gladys Sarrible, Gerente de Recursos Humanos de Arcángel Maggio, Industria Gráfica www.arcangelmaggio.com.ar

Consideramos que la principal inspiración para adoptar un modelo sustentable de gestión es buscar devolver a la sociedad parte de lo que nos brinda a diario, contribuyendo a mejorar la calidad de vida del entorno en el que la empresa está inserta, tanto en su dimensión social como ambiental. En Arcángel Maggio, puntualmente en la dimensión medioambiental, fuimos unas de las primeras industrias gráficas del país en obtener la certificación “Cadena de Custodia” otorgada por el Forest Stewardship Council® (FSC®), que certifica que la madera utilizada para la producción de papel procede de bosques gestionados para tal fin en forma sustentable y contribuye a combatir la explotación forestal indiscriminada. Recientemente, también obtuvimos la certificación PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification – Programa de reconocimiento de Sistemas de Certificación Forestal) que busca promover la gestión sostenible de los bosques para conseguir un equilibrio social, económico y medioambiental de los mismos. En base a las certificaciones logradas, fuimos concientizando a nuestros clientes para que utilicen estos tipos de papeles en sus trabajos, logrando un importante éxito. También, a nivel industrial, fuimos incorporando diversas acciones para reducir considerablemente las emisiones generadas por nuestro proceso productivo, teniendo en cuenta como eje central los aspectos medioambientales. En este sentido, creamos además la iniciativa


“Paper Trash”, que ofrece a nuestros clientes de manera gratuita la posibilidad de reciclar el papel en desuso de manera sustentable, obteniendo a cambio un certificado que así lo acredita. A nivel social, continuamos desarrollando nuestra Escuela de Jóvenes Técnicos, que permite a egresados de colegios técnicos estatales cercanos a la empresa, sin experiencia o sin un trabajo formal, ingresar a la organización participando durante dos años del “Plan Dual de Aprendizaje”, tanto teórico como práctico. Los alumnos que logran completar el proceso, son promocionados y luego de tres años de práctica pueden cubrir posiciones de más responsabilidad. Desde el inicio del plan, el aspirante mantiene una relación laboral y obtiene una remuneración acorde por su trabajo. Recientemente, llevamos adelante el programa “En verano junto a nuestros hijos”, que invitó a familiares directos de nuestro personal a participar de una experiencia laboral rentada durante tres meses. El objetivo del programa fue acercar a las familias (y en particular a los jóvenes sin experiencia laboral previa), a conocer la actividad de la compañía y adquirir una valiosa experiencia en las áreas de interés de cada uno. También seguimos desarrollando nuestro “Módulo Gráfico”, llegando a más alumnos universitarios de todo el país a través de nuevos convenios con diversas instituciones educativas. El “Módulo Gráfico” es un emprendimiento gratuito que tiene como propósito fundamental difundir activamente los conocimientos de la disciplina del Offset a futuros profesionales de las carreras de diseño gráfico, comunicación, relaciones públicas y marketing de todo el país. Desde su creación en 2007, más de 10.000 alumnos tomaron el seminario.

“LAS ACCIONES DE RSE NO DEPENDEN EXCLUSIVAMENTE DE UN PRESUPUESTO O ÁREA: SE PUEDE GESTIONAR DE MANERA RESPONSABLE APROVECHANDO LOS RECURSOS PROPIOS…”. La revista PRESENTE, que edita nuestra Editorial Acción, también sigue creciendo como espacio de comunicación para mostrar a la sociedad los planes, iniciativas y acciones de Responsabilidad Social Empresaria (RSE) de las empresas de Argentina y del mundo. Con este espacio buscamos contribuir en la generación de conciencia sobre estos temas en las organizaciones que todavía no desarrollan este tipo de acciones. Hacer saber Consideramos que la comunicación es uno de los pilares básicos de una adecuada gestión en RSE. Desde que se decidió la implementación de


una política de sustentabilidad en la empresa se fueron organizando diversas iniciativas de comunicación hacia todos los públicos, utilizando herramientas de todo tipo. Por ejemplo, además del contacto personal entre los clientes y nuestro equipo comercial, se realizaron piezas gráficas creativas de alto impacto para facilitar la comunicación de la certificación de cadena de custodia otorgada por el Forest Stewardship Council® (FSC®). También comunicamos nuestras acciones directamente con los medios masivos de comunicación y a través de nuestra revista PRESENTE RSE. Para con la comunidad, lo hacemos a través de visitas de alumnos de colegios secundarios y la realización de las capacitaciones en el marco de “Módulo Gráfico”. Para la comunicación interna, utilizamos el canal “Conectados”, tanto en su suporte digital a través de monitores LED de gran tamaño, ubicados en diversos sectores de la planta; y en formato de papel tradicional, en carteleras distribuidas en todas las instalaciones, además de e-mail institucional. Consideramos que hay cuatro pasos fundamentales para desarrollar una estrategia exitosa en materia de sustentabilidad y RSE para una PYME: 

Concientización y compromiso de la Dirección de la empresa. Informarse de las prácticas de otras organizaciones y permitirse dar un espacio y tiempo al tema.

Analizar la situación actual y cómo se pueden alinear los procesos de gestión productiva y de apoyo al enfoque que propone la RSE.

Identificar referentes dentro de la organización para que funcionen como agentes del cambio.

Realizar seguimiento y actualización de las iniciativas en forma permanente y sistemática en el tiempo. Difundir estas acciones a todos los públicos interesados mediante los distintos canales de comunicación.

Creemos que el impacto de la aplicación de una gestión sustentable en la empresa es muy positivo en todos los públicos de interés. Nuestros clientes ven muy bien que les ofrezcamos alternativas de impresión con papeles certificados y vayamos incorporando nuevos métodos de gestión del remanente de nuestro proceso productivo. A nivel interno, también consideramos que el impacto es positivo ya que fomenta el sentido de pertenencia hacia una organización preocupada por el


medio ambiente y que desarrolla diversas acciones de Responsabilidad Social hacia la comunidad en la que está inserta. Pensamos que uno de los principales desafíos en materia de RSE para el sector PYMES es el concepto de que una pequeña o mediana empresa no puede incorporar una gestión de RSE por temas de presupuesto o recursos especializados. Las acciones de RSE no dependen exclusivamente de un presupuesto o área: se puede gestionar de manera responsable aprovechando los recursos propios, al cambiar el enfoque de cómo se hacen las cosas. También observamos que sigue existiendo, a pesar del advenimiento de nuevas tecnologías de información, una mayor dificultad para difundir las acciones de RSE de empresas pequeñas y medianas en comparación con las grandes. De todas maneras, con pocos recursos y creatividad se puede comunicar a los públicos interesados las acciones RSE que se llevan a cabo.

Gladys Sarrible Licenciada en Administración (UBA). Realizó distintas carreras de posgrado en Dirección Estratégica de RRHH (UBA), Negociación (UCA) y la Maestría en Coaching Organizacional (USAL). Hace 7 años que se desempeña como Gerente de RR.HH de Arcángel Maggio y el grupo de empresas vinculadas. Su gestión en Arcángel Maggio fue reconocida en el 2008 con el Premio Carlos Pellegrini de la UIA a las prácticas de RRHH y en el 2009 con el Premio Ciudadanía Empresaria de AMCHAM hacia las prácticas de RSE. Anteriormente, durante más de 10 años, trabajó en distintas posiciones de liderazgo en áreas de RRHH del Grupo Telefónica. En la actividad docente se desempeñó en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA y ha disertado en conferencias, cursos y seminarios sobre temáticas vinculadas al capital humano.


“SER SOSTENIBLES Y PERDURAR EN EL TIEMPO” Por Alejandra Vergara, Socia de COMTEX SRL www.comtex.com.ar

Por Marisel Gattino, Socia de COMTEX SRL www.comtex.com.ar

Cuando nació COMTEX y en sus dos primeros años de vida, comenzamos a ver que la marcha que emprendíamos como microemprendimiento, recorría una ruta que luego conocimos como Responsabilidad Social Empresaria (RSE). Intuitivamente nos estábamos manejando con esa filosofía. Fue así que comprendimos y adoptamos de manera convincente la premisa de que la RSE es un valor compartido entre empresa y sociedad. No es filantropía, ya que genera valor en la empresa y eso es lo que la hace sostenible en el tiempo. Este valor es el que hoy nos inspira a adoptar un modelo sustentable en la gestión de nuestro emprendimiento, aún pequeño. Entre las acciones que impulsamos, en el marco del compromiso de COMTEX con la comunidad, la compañía incorporó una persona con discapacidad a su planta de personal. De esta manera seguimos trabajando en la inclusión social y aportando al cuidado del medio ambiente, tal como imaginamos en los comienzos de nuestra empresa. Con el objetivo de colaborar y desarrollar iniciativas en pos de la protección del medio ambiente, decidimos cambiar el packaging de los productos por el empleo de materiales con menor impacto. Se optó, en este sentido, por la utilización de papel reciclado en cajas, etiquetas, y fajas de presentación de los productos; además de la implementación de bolsas biodegradables. Como política de sustentabilidad a lo largo de nuestra cadena de valor, estuvimos siempre seguros de lo necesario que es no perder de vista a las personas, ya que son el capital más importante de una empresa. Son un valioso activo que hace posible que una organización siga adelante. Por ello, nos preocupamos por cuidar el equipo que trabaja en COMTEX, así como buscar nuevas formas de retener el talento, crear un


ambiente laboral agradable, implementar medidas para la mejor conciliación del tiempo laboral y personal, entre otros aspectos. Conocer profundamente a quienes conforman el motor principal de la empresa y ofrecerles condiciones que resulten atractivas y saludables, no sólo será un beneficio para los colaboradores y nosotros, sino que convertirá a la empresa en un lugar de trabajo respetado y admirado. Si tuviéramos que enumerar pasos para desarrollar una estrategia en materia de RSE en un emprendimiento como el nuestro, deberíamos resaltar la estrecha relación entre la decisión de llevar a cabo una política de RSE y la necesidad de comunicar dicha decisión con habilidad, procurando que exista una clara consistencia entre aquello que nos proponemos comunicar y lo que finalmente transmitimos. El conocimiento de dicha política crea un fuerte impacto positivo en el mercado, creando ventaja competitiva que genera beneficios para la compañía. La responsabilidad de las empresas no se puede limitar a los beneficios económicos, tiene que centrarse, además, en la calidad de productos que venden a sus clientes o los que reciben de sus proveedores. Estar atentos al público de interés, requiere de tiempo y esfuerzo, pero sabemos que es una inversión que crea valor para ser sostenibles y perdurar en el tiempo. Somos conscientes de que adoptar una política de RSE es un desafío complejo, que implica la adopción de prácticas que muchas veces son difíciles de aplicar y que involucran cambios importantes para la empresa. Por eso, nuestro desafío es avanzar paso a paso en el esfuerzo de incorporar a la RSE, definiendo prioridades, estableciendo un plan de acción y fijando metas concretas. Sabemos que incorporar un modelo de gestión sustentable en la empresa significa comenzar a manejar conceptos nuevos y complejos. No obstante, es un lenguaje que construye, compromete y genera iniciativas novedosas que traen beneficios para todos, dentro y fuera de la organización. Construir la RSE es replantearse, analizarse y cambiar viejas prácticas. Por eso, creemos que es un proceso lento y difícil, pero muy fructífero.

“SOMOS CONSCIENTES DE QUE ADOPTAR UNA POLÍTICA DE RSE ES UN DESAFÍO COMPLEJO…”. Estamos convencidos de que, al constituirse como un camino ético y de buenas prácticas, la RSE corresponde a todo tipo de empresas: grandes, medianas y pequeñas. No significa tener que incurrir en costos mayores para operar. No es una amenaza, sino una oportunidad, a la que se puede acceder con iniciativa y creatividad, más que con recursos. Las PyMEs constituyen un sector fundamental de nuestra


economía y nuestra labor en materia de responsabilidad social no sólo generará beneficios para la gestión, sino que constituirá también un aporte para toda la sociedad.

Alejandra Vergara - Marisel Gattino Socias de COMTEX SRL


“AMPLIAR EL CAMPO DE ACCIÓN DE LAS PYMES Y SU IMPACTO EN LA SOCIEDAD” Por Martín Pastor Roca, Socio Gerente de RODE www.rode.com.ar

Uno de los aspectos principales que nos llevan desde RODE a implementar un modelo de gestión sustentable en el negocio, es el hecho de pensar que debemos realizar un aporte concreto y necesario para la comunidad; y como seres sociales que somos, preservar la relación recíproca que mantenemos con nuestro entorno. En este marco, venimos trabajando desde hace varios años en la mejora continua y la seguridad sobre los trabajos que se desempeñan. Este trabajo ha dado sus frutos que se ven reflejados en una mejora sustancial en los indicadores de seguridad y salud ocupacional y en la motivación de nuestros colaboradores. Para integrar la sustentabilidad a lo largo de toda la cadena de valor de la empresa, tenemos una comunicación continua y fluida con nuestros clientes, proveedores y subcontratistas. Ellos son los primeros a quienes informamos de los resultados de nuestra gestión sustentable y los beneficios que obtenemos.

“PARA INTEGRAR LA SUSTENTABILIDAD A LO LARGO DE TODA LA CADENA DE VALOR DE LA EMPRESA, TENEMOS UNA COMUNICACIÓN CONTINUA Y FLUIDA CON NUESTROS CLIENTES, PROVEEDORES Y SUBCONTRATISTAS”. Para desarrollar una estrategia exitosa en materia de sustentabilidad y RSE en una PYME es importante tener en cuenta cinco aspectos:  Identificar temas de interés, (en nuestro caso definimos como temática de abordaje la familia como base de la sociedad y a través de la educación de sus miembros brindarles herramientas para su desarrollo integral);  Transformar esos temas de interés en objetivos concretos;


  

Involucrar a los colaboradores para el logro de los objetivos propuestos; Delegar responsabilidades; y Evaluar el cumplimiento de las metas establecidas.

La evaluación del impacto de todas las acciones que impulsamos es muy positiva. La empresa se ha acercado a las familias de sus colaboradores por implementar una gestión sustentable y como consecuencia ha sido reconocida externamente. Creemos que los principales desafíos en materia de Responsabilidad Social y Sustentabilidad para el sector de las PyMES es, en primer lugar, asociarse con clientes y proveedores en el desarrollo de proyectos conjuntos ampliando el campo de acción de las PYMES y su impacto en la sociedad. Por otra parte, consideramos que es primordial que la sociedad adquiera un nivel de educación adecuado para que se desarrolle en forma armónica y con alegría. Es así que decidimos apuntar nuestros esfuerzos para aportar un grano de arena a ese objetivo.

Martín Pastor Roca Ingeniero Civil, UCC, año 1971. Profesor Titular en la Facultad de Arquitectura, UNC. Profesor invitado en la Facultad de Ingeniería, Escuela de Ingeniería Civil, UCC. Profesor Titular en la Facultad de Arquitectura, UCC, 1993-1998. Miembro de la Sociedad Internacional de control de calidad y restauración de edificios Q + Pareco. Fue Miembro del Consejo Directivo de la FAUDI. Miembro de la Junta Directiva del Colegio de Ingenieros Civiles de Córdoba, 1996-2000. Miembro del Tribunal de Ética Profesional, 1992-1994. Su trayectoria y perfil, lo convierten en un profesional hiperactivo que ha cimentado su empresa en valores sólidos, como la calidad, la responsabilidad, la ética empresaria y el permanente crecimiento personal en pos de afianzar la firma.


“ALENTAR EL DESARROLLO SUSTENTABLE Y POTENCIAR EL CRECIMIENTO DE LAS PYMES” Por Vanesa Marignan, Gerente de Sostenibilidad de Santander Río www.santanderrio.com.ar

Santander Río entiende a la sostenibilidad como una palanca estratégica transversal a todas las áreas del Banco. Por ello, hace foco en una visión integral de la sostenibilidad, que atraviesa a todos los públicos de interés y a través de la cual ofrece a los clientes productos y servicios de calidad, al mismo tiempo que contribuye al desarrollo de la comunidad y al cuidado del medio ambiente. Al representar el 99% de las empresas, el 45% del PBI y el 60% del empleo registrado, las PyMES son unos de los pilares de la estrategia de sostenibilidad del Banco. Santander Río busca poner en valor el vínculo que tiene con las universidades y generar una actividad que apoye un segmento clave para el crecimiento económico del país. En este sentido, “PyMEs en Transformación”, un programa que promueve el intercambio de experiencias entre las PyMES, el Banco y las Universidades, tiene como objetivo alentar el desarrollo sustentable y potenciar el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas a través de la profesionalización de su gestión, brindándoles conocimientos y herramientas para su desarrollo. Se trata de un trabajo en conjunto entre Santander Río (y todas las áreas involucradas), los centros de altos estudios (públicos y privados) y cuenta con la colaboración de la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa (Sepyme). De acuerdo con la experiencia de Santander Río, existen tres factores claves para desarrollar una estrategia exitosa en materia de sostenibilidad en el caso de una PyME, previo a la generación del vínculo entre el triángulo Empresa-Estado-Universidad: saber educar, entender lo que la sociedad necesita, y gestionar en función de esa necesidad. De esta manera, Santander Río brinda educación


financiera, apalancando el crecimiento y acceso al crédito de las PyMEs. En el desarrollo del programa, se incluyen módulos sobre el rol de la gestión, marketing, financiamiento, gestión de personas y empresas familiares -entre otros- distribuidos en un régimen de cursada de 50 horas. Los cursos no tienen costo para los participantes. Además de formarse, los empresarios encuentran un espacio para salir de la rutina y pensar en sus empresas de manera estratégica. En el diseño de los distintos programas, en cada una de las provincias, Santander Río busca el apoyo de las universidades locales para atender a las problemáticas y necesidades de cada región. Los empresarios PyMEs de cada lugar consideran muy importante que las clases se dicten en su universidad local. La iniciativa ya cuenta con cuatro ediciones anteriores, organizadas junto a distintas universidades públicas y privadas de Argentina. Durante el año 2010 y 2011 participaron 280 empresarios PyMES y en el año 2012 ascendió a 1.000 el número de participantes que cursaron en Córdoba, Rosario, Tucumán, Mar del Plata, Salta, Tartagal, Neuquén, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la localidad de Pilar.

“…ALENTAR EL DESARROLLO SUSTENTABLE Y POTENCIAR EL CRECIMIENTO DE LAS PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS A TRAVÉS DE LA PROFESIONALIZACIÓN DE SU GESTIÓN, BRINDÁNDOLES CONOCIMIENTOS Y HERRAMIENTAS PARA SU DESARROLLO”. En 2013, y a través de una alianza estratégica con la Universidad de Buenos Aires, universidades regionales y la Secretaría PyME del Ministerio de Industria de la Nación, el programa “PyMEs en Transformación” capacitó a más de 1.000 empresarios, y se espera que en 2014 participen otros 1.000. Así, desde el comienzo del programa, más de 2.300 empresarios se han graduado en todo el país. También se trabajó con las cadenas de valor de algunos de los clientes corporativos del Banco. En el caso de Acindar PyMES, con los socios de la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR), se pensó en un programa diseñado a medida. Más negocios, más inversión y mayor empleo son los beneficios indirectos de esta iniciativa que alienta el relacionamiento entre y con los clientes, y el conocimiento mutuo. De cara al futuro, el desafío consiste en desarrollar nuevas tecnologías que le permitan a Santander


Río llegar a más empresarios dentro del universo PyME, buscar los sectores más estratégicos para generar crecimiento y potenciarlos mediante la capacitación. Así, Santander Río busca continuar promoviendo espacios colaborativos y complementarios con el sector público, apalancando el crecimiento de la rentabilidad del segmento PYME en una relación a largo plazo y reforzando el vínculo con las universidades. El objetivo es claro: seguir creciendo junto a las PyMES e impulsando al país.

Vanesa Marignan Licenciada en Relaciones Públicas de la UADE. Graduada del Programa Ejecutivo Gestión de Proyectos y Diseño de Experiencias de la Universidad de San Andrés y del Programa Ejecutivo de Desarrollo Gerencial de la UADE.


ESCENARIOS Y TENDENCIAS CÓMO LAS PYMES PUEDEN INTEGRAR LA RSE EN SU GESTIÓN Y ESTRATEGIA DE NEGOCIO Por Estrella Peinado-Vara, Especialista Senior del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

Desafíos y tendencias Al examinar la responsabilidad social y ambiental de las empresas, y particularmente de las PYMES en Latinoamérica, primero hay que tener en cuenta que los 35 países de esta región son diversos y variopintos, con un grado de desarrollo socioeconómico muy dispar. El sector público enfrenta dificultades para satisfacer las necesidades sociales que hace necesario contar con un tejido empresarial responsable en lo social y ambiental. A pesar de que el sector privado no puede, ni debe reemplazar al Estado en la provisión de servicios básicos e infraestructura, sí que puede contribuir a mejorar las sociedades latinoamericanas. Particularmente en una región del mundo donde alrededor de 128 millones de personas, o un cuarto de su población vive con menos de 2 dólares al día y unos 50 millones se consideran extremadamente pobres, sobreviviendo con menos de 1 dólar al día1. Si consideramos el impacto de las PYMES en las economías, su contribución es significativa en empleo y la producción: más del 60 por ciento de las empresas son PYMES que generan el 40-50 por ciento del empleo2. Un argumento de peso para trabajar por un sector privado 1 Datos de los Indicadores de Desarrollo Mundial. Banco Mundial. 2 La Responsabilidad Social de la Empresa en América Latina: Manual de Gestión. Ed. Antonio Vives y Estrella Peinado-Vara http://www.fomin.org/Knowledge/tabid/426/language/enUS/Default.aspx?idPublication=46858


más responsable es que la RSE puede convertirse en un instrumento de competitividad y también en un instrumento de desarrollo. Y para ello es necesario incluir a las PYMES. Los estudios publicados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)3 y la experiencia de su Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) muestran que, a pesar de que la RSE no es un concepto totalmente asumido, las PYMES están llevando a cabo actividades social y ambientalmente responsables4. Particularmente las actividades con los recursos humanos y la mejora de las condiciones laborales parecen ser las más comunes. Las motivaciones tienden a ser inicialmente de carácter ético o moral, influidas en gran parte por el convencimiento de los propietarios o la gerencia. Ésta parece ser la puerta de entrada, pero van evolucionando hacia razones empresariales cuando perciben los resultados de una mayor motivación y productividad de los empleados y el fortalecimiento del capital de relaciones con el resto de actores (incluyendo la comunidad, gobiernos locales, clientes y proveedores, etc.).

“…LA RSE PUEDE CONVERTIRSE EN UN INSTRUMENTO DE COMPETITIVIDAD Y TAMBIÉN EN UN INSTRUMENTO DE DESARROLLO. Y PARA ELLO ES NECESARIO INCLUIR A LAS PYMES”. Cuáles son los beneficios y cómo conseguirlos El argumento empresarial de la RSE se refleja en numerosos estudios, en su mayoría relacionados con empresas de mayor tamaño5. Las PYMES también pueden y deben ser empresas responsables. Cualquier empresa que se plantee una gestión más responsable, lo que debería hacer (como todo en la vida) es buscar la solución más apropiada a sus características de tamaño, sector, cultura empresarial y entorno, junto con las peculiaridades y potencial del grupo con el que se quiere trabajar.

3 http://publications.iadb.org/handle/11319/4711?scope=123456789/1&thumbnail=false&order=de sc&rpp=5&sort_by=score&page=1&query=vives+isusi+corral&group_by=none&etal=0 4 Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) (2009): PYME y responsabilidad social empresarial en América Latina y el Caribe: hacia una competitividad responsable. Experiencias aprendidas: Washington DC. 5 Para casos de Latinoamérica y El Caribe ver Flores, J.; Ogliastri, E.; Peinado-Vara, E. y Petry, I. (eds.) (2007): El argumento empresarial de la RSE: 9 casos de América Latina y el Caribe. Banco Interamericano de Desarrollo e INCAE: Washington, D.C. p. 16. http://idbdocs.iadb.org/wsdocs/getdocument.aspx?docnum=1337282


El FOMIN apoya proyectos de implementación de RSE, especialmente en PYMES desde 2004, con una visión estratégica de la RSE. En Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay y Uruguay los proyectos se han basado en la RSE como un instrumento de competitividad y la cadena de valor de una empresa “ancla” como impulsor predominante. A lo largo de los años se han trabajado con un total aproximado de 30 grandes empresas y más de 800 PYMES que han mejorado su desempeño económico, social y ambiental. En 2014 están en ejecución los proyectos en Centroamérica (IntegraRSE) y en Argentina (Valor, ejecutado por la AMIA)6. El proyecto Valor tiene el mismo enfoque, persiguiendo mejorar la competitividad e incrementar las oportunidades de mercado de las PYMES. La metodología se basa en el asesoramiento a una empresa ancla para la gestión de su cadena de valor y la selección de las empresas PYMES participantes. Una vez que las PYMES están seleccionadas, se realizan capacitaciones grupales y consultorías individuales para que cada una de ellas elabore e implemente un plan de acción en las dimensiones de la RSE que mejor se adapten a su realidad 7 . Dentro de las dimensiones trabajadas, destacan las de Gobierno Empresarial y Prácticas Laborales como las más recurrentes, seguidas de Inversión Social, Gestión Ambiental y Comercialización.

“LAS PYMES TAMBIÉN PUEDEN Y DEBEN SER EMPRESAS RESPONSABLES. CUALQUIER EMPRESA QUE SE PLANTEE UNA GESTIÓN MÁS RESPONSABLE, LO QUE DEBERÍA HACER (COMO TODO EN LA VIDA) ES BUSCAR LA SOLUCIÓN MÁS APROPIADA A SUS CARACTERÍSTICAS DE TAMAÑO, SECTOR, CULTURA EMPRESARIAL Y ENTORNO…” En el caso de las PYMES, del análisis de las empresas que han recibido apoyo para la implementación de RSE a través de los proyecto FOMIN en 12 países y en sectores muy variados, se desprende que el impacto sobre la competitividad de la PYME se materializa en incrementos en los ingresos, reducción de costos operativos o financieros y/o acceso al capital; unido a mejora de la reputación y de la licencia para operar. Las empresas reconocen estas mejoras y perciben rápidamente una mayor capacidad de planificación estratégica. Esta mejor planificación 6 http://www.valor.amia.org.ar/ 7 Las grandes empresas participantes son Loma Negra, Novartis, IRSA, Banco Galicia, INVAP, Santander Río, Monsanto, Toyota y Pan American Energy (PAE). Las Pymes están localizadas en Azul, Cañuelas y Olavarría (Buenos Aires); Castelli, Quitilipi, Saenz Peña y San Bernardo (Chaco); Córdoba (Córdoba); Laguna Blanca, Riacho Hehe, Siete Palmas, Villa Dos Trece (Formosa); Bariloche (Río Negro); Santa Fe (Santa Fe); y Villa Mercedes (San Luis).


facilita una mejor gestión de los recursos humanos y las condiciones laborales y el uso más eficiente de otros recursos (agua, energía, materias primas). La mejora de la capacidad de planeación estratégica y de autorregulación aparece como uno de los aspectos más influyentes, al permitir clarificar y comunicar los objetivos. Retos La RSE se enfrenta a algunos retos que no son ajenos al caso de las PYMES. En la medida en que se desarrollen algunos aspectos, el mercado ofrecerá mayores incentivos para que las empresas sean responsables. Por ejemplo, los mercados financieros todavía no ofrecen, de forma generalizada, mejores condiciones a las empresas responsables a pesar de que las empresas responsables son mejores clientes para los bancos e inversores porque, en principio, tienen una mejor gestión de riesgos ambientales o laborales y podrían ser más rentables. Otro gran reto -aunque se aprecia una evolución en los últimos años- es el Reporte, verificación y seguimiento de responsabilidad empresarial. En la medida que existan instituciones que puedan asegurar la veracidad de los informes de sostenibilidad de la empresa y sea posible apreciar tanto el comportamiento responsable como el irresponsable, mayor serán los incentivos para tener un comportamiento empresarial responsable. Hay que tener en cuenta que estos procesos pueden ser muy complicados y costosos para las PYMES. Es posible encontrar casos de impacto positivo tanto en la cuenta de resultados de las compañías como en las comunidades que las rodean. Sin embargo, la información disponible sobre la puesta en práctica de la responsabilidad social empresaria en Latinoamérica, y particularmente en las PYMES, parece aún escasa y hasta cierto punto anecdótica. Aún se requieren mayores esfuerzos para conseguir una puesta en práctica real y que la RSE forme parte de la gestión y la toma de decisiones empresariales, y asumir totalmente que la responsabilidad y la rentabilidad son compatibles y complementarias. Las empresas responsables pueden hacer una contribución significativa al desarrollo de Latinoamérica. Los objetivos y preocupaciones comunes sobre la conservación del medio ambiente, la creación de empleo de calidad y el fortalecimiento de la solidaridad y la transparencia pueden verse mejorados a través de un sector empresarial responsable. Es una oportunidad que el sector privado en Latinoamérica no puede ni debe dejar pasar, incluyendo muy especialmente a sus PYMES.


Estrella Peinado-Vara Especialista Senior del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Trabaja en el BID desde 2002 en temas relacionados con el desarrollo del sector privado y en cómo las empresas pueden contribuir al desarrollo equitativo en Latinoamérica y el Caribe con especial atención a las micro y pequeñas empresas. Su actual enfoque de trabajo es cómo vincular a las poblaciones de bajos ingresos y vulnerables en cadenas de valor facilitando el acceso al mercado. Ha publicado numerosos artículos sobre responsabilidad social empresarial y ha participado en multitud de eventos compartiendo las experiencias del FOMIN/BID en estos temas. Tiene un MBA de Georgetown University (Washington, DC).


OPORTUNIDADES Y DESAFÍOS DE LA RSE PARA LAS PYMES Por Antonio Corral, Socio-Director de IKEI Research & Consultancy de España

La mayoría de los conceptos e instrumentos relacionados con la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) han sido desarrollados por y para grandes empresas, en muchos casos multinacionales. Sin embargo, la RSE entre las PYMEs requiere de una visión distinta en la medida en que las PYMEs en general y las más pequeñas empresas en particular, tienen unas características especiales que así lo requieren: una baja intensidad de capital, poder centralizado, presencia de propietarios/socios/familiares como mano de obra directa, estructura administrativa y de gestión reducida, recursos limitados y dificultades para el acceso a la financiación, etc. En muchas de las empresas pequeñas, la propiedad y la gestión de la empresa se concentran en la figura del propietario-gerente, quien es el líder en la organización y concentra las decisiones estratégicas. La cercanía del propietario a los trabajadores y al entorno social de la empresa (mayor que en las grandes compañías) influye positivamente en el desarrollo de actividades ligadas con la RSE. De hecho, en muchos casos las PYMEs implementan en sus organizaciones modos de gestión y acciones que enlazan directamente con la RSE, a pesar de desconocer el propio concepto y sin tener un enfoque formalizado al respecto. En ese sentido, las PYMEs juegan un importante papel de carácter social, tanto como creadoras de empleo (siendo además particularmente intensivas en este factor) como por ser un instrumento de cohesión y estabilidad social en su ámbito local y regional. Y ello porque las PYMEs aparecen fuertemente ligadas con la realidad social y económica de su comunidad más próxima, habida cuenta que la mayor parte de sus clientes, proveedores y trabajadores provienen de la misma. De esta forma, la reputación de la empresa y su imagen


como empleador, productor o actor en el ámbito local son ciertamente importantes. De este modo, el supuesto de que la maximización de beneficios es el objetivo principal de toda empresa, puede que no sea del todo cierto en el caso de muchas PYMEs, que en numerosos casos persiguen una rentabilidad “satisfactoria” que les garantice su viabilidad, pero lo hacen en un marco local/regional en el que otros objetivos de tipo social, altruista y comunitario son igualmente importantes.

“…LAS PYMES JUEGAN UN IMPORTANTE PAPEL DE CARÁCTER SOCIAL, TANTO COMO CREADORAS DE EMPLEO (…) COMO POR SER UN INSTRUMENTO DE COHESIÓN Y ESTABILIDAD SOCIAL EN SU ÁMBITO LOCAL Y REGIONAL”. No obstante, como ya se ha indicado, las PYMEs en general cuentan con importantes limitaciones en términos de recursos financieros, humanos y de todo tipo, lo que afecta negativamente su capacidad de implicación en actividades de RSE, especialmente en aquellas que requieren un planteamiento a medio y largo plazo o que no son percibidas como “estratégicas” o “básicas” para el negocio. A pesar de estas limitaciones, la RSE puede ser para las PYMEs una herramienta estratégica para aumentar su competitividad a medio y largo plazo. De hecho, la vinculación de la RSE con la estrategia del negocio es un elemento clave a la hora de valorizar y extender estas prácticas entre las PYMEs: la consideración sistemática de los intereses de los diferentes stakeholders, tanto internos (especialmente los propios trabajadores) como externos (proveedores, clientes,…), de la sociedad en su conjunto y el medio ambiente, como parte integrante de la estrategia de negocio, puede contribuir positivamente al desarrollo y la supervivencia económica de la empresa a largo plazo y a la generación de ventajas competitivas. Sin ánimo de exhaustividad, la RSE puede influenciar positivamente la competitividad de las PYMEs de las siguientes formas:


     

Mayor motivación y fidelidad de los trabajadores, lo que aumenta su creatividad e innovación. Mejor imagen pública, debido a premios y/o a un mayor conocimiento de la empresa en la comunidad. Mejor posición en el mercado laboral y mejor interrelación con otros socios empresariales y autoridades, mejor acceso a las ayudas públicas gracias a la mejor imagen de la empresa. Mejora de la calidad de los productos y/o procesos de producción, lo que resulta en una mayor satisfacción y lealtad del cliente Ahorro en costes e incremento de la rentabilidad, debido a la mayor eficiencia en el uso de los recursos humanos y productivos. Incremento de la facturación/ventas como consecuencia de los elementos citados. En una perspectiva de futuro y de cara a fomentar el desarrollo de la RSE entre las PYMEs, hay que señalar que el primer escalón de la responsabilidad social empresarial es el cumplimiento de la legislación vigente. Solamente el incremento en el grado de cumplimiento de la normativa laboral y medioambiental (y en su caso, la ampliación y desarrollo de la misma) permitiría un punto de apoyo clave para el impulso de las actividades de RSE. Así mismo, es necesario el fortalecimiento institucional de las PYMEs (mejoras en la gestión y administración, sistemas de calidad, planificación y control, etc.), sin las cuales las empresas no serán capaces de emprender con éxito iniciativas de RSE, ni integrar e internalizar el concepto de responsabilidad social en su modelo de gestión, especialmente en el nivel directivo. Las autoridades públicas deberían adoptar un papel más activo en el diseño e implementación de programas con este fin, dirigidos a las PYMEs, especialmente en aquellos campos en los que se observa una menor implicación empresarial:  Formas de reconocimiento destinadas a distinguir y favorecer a aquellas empresas que se muestren especialmente activas.  Acciones de difusión de buenas prácticas en PYMEs y los efectos positivos derivados de las mismas. Desarrollo de indicadores.  Fomento de la transferencia de “know-how” desde las empresas grandes hacia las pequeñas y de la creación de redes empresariales.  Minimización de las barreras que impiden la involucración de las PYMEs, especialmente en cuestiones de carácter financiero (incentivos fiscales, bonificaciones en cotizaciones sociales).


La creación de entidades públicas que se dediquen de manera específica a impulsar la temática de la RSE podría permitir lograr la elaboración de una agenda coordinada que integre las diversas actividades que se realizan desde la iniciativa pública y que, por otra parte, aglutine y coordine formalmente el trabajo tanto de los actores privados y las organizaciones sin ánimo de lucro. Estos actores sociales tienen un papel protagonista de “interfaces” entre el gobierno, la sociedad en general y las empresas, fundamentalmente a través de actividades de difusión, divulgación y diseminación continua en el campo de la RSE (asociaciones gremiales, sectoriales y camerales; medios de comunicación que contribuyan a la comprensión del concepto de RSE y de las ventajas derivadas para la empresa de su aplicación. Finalmente, los centros de investigación y las universidades deben generar conocimiento básico sobre la RSE que sirva tanto para guiar el debate y la elaboración de las políticas económicas como para difundir el concepto en todo el tejido económico.

Antonio CORRAL Socio-Director de IKEI Research & Consultancy (España). Tiene más de 25 años de experiencia en estudios socioeconómicos y consultoría institucional. Su trabajo ha cubierto tanto el análisis de las necesidades sociales y los servicios públicos (vivienda, educación, integración social, etc.) como temas económicos y empresariales (empleo y condiciones de trabajo, formación RSE, PYMEs, innovación, etc.). En el ámbito de la RSE, participó en el estudio CSR in European SMEs para la DG Empresa de la Comisión Europea y ha dirigido varios proyectos sobre RSE, PYMES y microempresas en Latinoamérica para el Banco Interamericano de Desarrollo. Ha dirigido numerosos estudios para gobiernos nacionales y regionales, organizaciones sectoriales y organismos internacionales (Comisión Europea, European Foundation, Cedefop, OCDE, BID, etc.). Actúa como corresponsal nacional del Observatorio Europeo de Condiciones de Trabajo de Eurofound (Comisión Europea). Es miembro del Comité Ejecutivo de la ENSR (Red Europea de Investigación Social y Económica), con presencia en 32 países europeos.


PYMES EN UN MUNDO GLOBAL: EL PASAPORTE DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL Por Carmen Vallejo Garcelán, Docente y Consultora senior en Responsabilidad Social Empresarial y Sostenibilidad para PYMES y Grandes Empresas carmenvallejo@eoi.es

En las últimas décadas, las PyMES están en el punto de mira. Son múltiples los estudios, que analizan cuál es el papel que tienen que desarrollar ante los desafíos del siglo XXI. Éste está caracterizado por un mundo global, interconectado y tecnológico, de rápido consumo, con repercusiones en el medio ambiente, etc. En este contexto, se ha puesto el foco de atención en promover que las PyMES incluyan en su estrategia empresarial la Responsabilidad Social Empresarial, pues será el mejor pasaporte ante los retos del actual y futuro escenario socioeconómico. Pero cuando nos aproximamos a las pequeñas y medianas empresas, no podemos olvidar que éstas son extremadamente variadas, y que cada una de ellas necesitará contar con su propio pasaporte, que les permita generar un valor añadido a sus negocios. En un intento de fijar las principales etapas del viaje hacia la RSE, las PyMES tienen que tener presente las siguientes fases. La primera, al comenzar un viaje, tendrán que estar preparadas y analizar qué deben incluir en su equipaje. En el caso de las PyMES es recomendable realizar un diagnóstico a través de un DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) de su triple cuenta de resultados: ético-económica, responsabilidad medioambiental y compromiso social. Los resultados obtenidos serán de gran utilidad, puesto que les permitirá disponer de una valiosa información y sobre todo obtener ventajas competitivas frente a sus competidores. Ello se debe a que las PyMES, a través de la RSE, alcanzan una mayor fidelidad de los clientes esencial para el “core del negocio”, fomentan una mayor flexibilidad y conocimiento de su plantilla y aprovechan el talento fuente de creatividad. Asimismo, la apuesta por la sustentabilidad ambiental permite diseñar productos


menos contaminantes y lograr procesos ecoeficientes, reduciendo costes. Finalmente, su compromiso con la sociedad les aporta una mejora en su reputación. Todo ello debe formar parte de la estrategia y cultura empresarial. Y por supuesto llevar a cabo un seguimiento de los resultados en RSE a través de indicadores. En la segunda fase, como en todo viaje, es fundamental establecer una comunicación con otros viajeros. En el caso del camino de las PyMES, para incorporar la RSE es esencial el diálogo con sus stakeholders (clientes, proveedores, medio ambiente, empleados, sociedad,…). Actualmente, los grupos de interés, al vincularse con una PyME no sólo tienen en cuentan criterios de precio y calidad, sino la reputación y transparencia de la empresa. Si se diseña una comunicación fluida con las partes interesadas, se lograrán innovaciones y mejoras de productos y servicios. También permitirá responder a la complejidad del contexto empresarial, posibilitando la apertura a nuevos mercados y la identificación de nuevas oportunidades de negocios. Asimismo, permite mejorar la eficiencia a nivel medioambiental (consumos, reciclaje, o ecodiseño). Por otro lado, a través de actuaciones para la plantilla como seguridad en el trabajo, conciliación de la vida profesional y personal, igualdad de oportunidades, se favorece el buen clima laboral, generador de ideas creativas.

“…SE HA PUESTO EL FOCO DE ATENCIÓN EN PROMOVER QUE LAS PYMES INCLUYAN EN SU ESTRATEGIA EMPRESARIAL LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL, PUES SERÁ EL MEJOR PASAPORTE ANTE LOS RETOS DEL ACTUAL Y FUTURO ESCENARIO SOCIOECONÓMICO”. Muchas personas elaboran su Cuaderno de Viaje que permitirá recordar las experiencias en otros lugares y que serán útiles para nuevos trayectos. En lo que nos ocupa, en la ruta hacia la RSE, a través de sus Memorias de Responsabilidad Social Empresarial y sustentabilidad (sostenibilidad) se reflejan y comunican los resultados empresariales conseguidos. Anteriormente se indicaba la diversidad de las PyMES, por ello me centraré en dos empresas de ámbitos económicos muy distintos, que realizan Memorias de RSE. Una en el sector agrario, se trata de Fruits de Ponent: Cooperativa de frutas Lérida (Cataluña, España) de unos 200 socios. Desde el pilar económico: ha sabido conjugar las aportaciones de sus socios que son al mismo tiempo los productores, y tienen un buen conocimiento de sus clientes distribuidos por toda Europa para fidelizarlos. Desde el ángulo medioambiental: su compromiso le ha llevado a la utilización de fitosanitarios de forma responsable, con el programa Dosafruit para un uso eficiente de agua, respetando además la flora y fauna autóctona a través de un control biológico de plagas. Han conseguido reducción de consumos de agua,


kw/h, disminución de las cantidades de fitosanitarios químicos que le ha hecho merecedora del Premios CSR Spain 2013. También muestran su compromiso con la sociedad: con su aporte a la Asociación Española contra el Cáncer, o participando con colegios de educación primaria, promoviendo el consumo de 5 frutas al día. La otra PyME es una Constructora Excavaciones Javierre S.L Huesca (Aragón, España) que a través de su Memoria de RSE y sostenibilidad integra aspectos económicos: aumento de ventas, incremento de compras a proveedores locales y han reducido el tiempo de pago a éstos. En el ámbito ambiental: destacan la reutilización de materiales sobrantes, disminución de consumo de combustibles y reducción de generación de residuos peligrosos. En el pilar social: formación de los trabajadores en áreas de control de riesgos laborales, seguridad y salud entre otras. Esta empresa forma parte de la Red del Pacto Mundial de España. Todo viajero sabe muy bien que cuando finaliza un viaje y en el pasaporte queda recogido el sello del lugar visitado, deseamos iniciar otro. Las PyMES que apuestan por la RSE y la Sustentabilidad saben muy bien que es un camino que se construye cada día, mejorando las rutas, y tienen que ser conscientes que la comunicación con todos los stakeholders aprovechando las redes sociales es clave. En resumen, para el éxito de la RSE en las PyMES, es necesario que ésta forme parte de su ADN empresarial, solo así, se lograrán las ventajas competitivas sostenibles y un valor añadido innovador, que son fundamentales para el mundo global y policéntrico que les rodea.

Carmen Vallejo Garcelán Licenciada en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid (España). Doctorado en Cambio Climático y Desarrollo Sostenible por la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid). Inició su desarrollo laboral en empresas multinacionales, continuando con la gestión de Programas de I+D+i en Sostenibilidad de la Unión Europea para empresas. Es profesora de RSC-Sostenibilidad y Planes de Igualdad en distintas Escuelas de Negocios, Instituciones Públicas y Privadas. Autora de diversos artículos en materia de RSE y Sustentabilidad. Gestiona dos blogs, orientados a la reflexión y a los avances innovadores en responsabilidad social empresarial y sostenibilidad. http://www.madrimasd.org/blogs/sostenibilidad_responsabili dad_social/author/sostenibilidadyresponsabilidad y http://www.eoi.es/blogs/sostenibilidad/author/sostenibilidad/


DESTACADOS “PENSAR EN TÉRMINOS DE PYMES” Por Josep Maria Canyelles, Promotor del Think Tank Responsabilitat Global jmcanyelles@vector5.cat www.responsabilitatglobal.com

Una previa. Cuando se habla de Responsabilidad Social Empresaria (RSE) parece que hay un momento en que se debe hacer un espacio para sacar la existencia también de las PYMES y matizar que el enfoque de RSE se debe de adecuar a su realidad. Con mayor atrevimiento, a veces articulamos un discurso según el cual lo que deberíamos hacer es ni más ni menos que pensar en términos de PYMES, dado que son la inmensa mayoría, y después hacer la excepción o el matiz para las grandes. Me sitúo en esta segunda opción, más cuando observo cómo muchas PYMES desarrollan con gran naturalidad el enfoque RSE. Hay algo... En la parte de mi día a día que me dedico a hacer consultoría, tengo la fortuna de poder trabajar con organizaciones de tamaños muy distintos. En general, se puede apreciar una diferencia en el trabajo con la gran empresa y con la PYME hay algo... Cuando en la gran empresa se aborda este enfoque de gestión es porque se ha decido, hay razones y cálculos. En la PYME también, pero el factor cultural e incluso intuitivo afecta más. En esa PYME comprometida se da una alineación entre los valores de la propiedad y los valores de la empresa, y eso provoca que haya algo... Ya lo tengo! Autenticidad! Efectivamente se huele un sentido del compromiso más integral. No debe ser entendido como una crítica a nadie sino lo contrario, un factor positivo y distintivo para muchas PYMES. El descubrimiento. De hecho, la forma en que sus propietarios/as y directivos/as gestionan las PYMES ya suele ir acompañado de una gran dosis de responsabilidad: tratan bien a sus clientes y sus socios comerciales, se preocupan del equipo, procuran que su empresa se comporte como un “buen ciudadano” dentro de la comunidad local y,


de manera creciente, tienen un respeto por el medio ambiente. El gran salto se produce cuando este empresario/a descubre que este comportamiento responsable puede ser una gran estrategia de creación de valor y de posicionamiento, y que, más allá del necesario cumplimiento de las normas legales y la minimización de riesgos y litigios de futuro, le aporta la oportunidad de crear lazos de confianza con sus grupos de interés. La actitud. Cuanto más pequeña es una empresa -podemos llegar a las microempresas o incluso a los autónomos- vemos que ese sentido de compromiso hacia la sociedad, se basa en una actitud, una manera de estar, una manera de relacionarse. Las empresas más grandes deberían hoy aprender mucho de esa actitud y recuperar la capacidad de dialogar, de convertir cada interacción comercial en un diálogo y éste en una fuente de conocimiento, mejora e innovación. La RSE necesita una actitud, no sólo una declaración de valores corporativos en la web. No podemos pasar de los valores corporativos a la memoria corporativa sin una actitud corporativa. Con menos aspavientos, ahí la PYME suele ser mejor. Gestión. Pero la actitud -absolutamente fundamental- no nos basta para hablar de RSE. Hace falta pasar de la actitud a la gestión, porque sólo una gestión sistematizada nos permitirá asegurar el paso de los compromisos a los resultados, y ahí a veces la empresa pequeña falla porque deja este espacio de planificación a la intuición e improvisación. Ahí se ve cómo las empresas bien gestionadas, sean pequeñas o grandes, con sistemas de gestión estructurados, son las que pueden integrar la RSE en su gestión sin que les sea un esfuerzo desmesurado. Las PYMES bien gestionadas van integrando la RSE, las empresas que han buscado durante años la excelencia de gestión ahora también buscan la excelencia social, y no es relevante la dimensión de la empresa. Si sólo hay actitud sin gestión no podemos hablar de RSE. A menudo el reto no es que gestionen la RSE sino que mejoren su gestión en general: la RSE ya llegará con la buena gestión cuando hay actitud. Algunas empresas grandes tienen una RSE integrada pero poco integral, mientras algunas PYMES tienen una RSE integral pero poco integrada.

“HACE FALTA PASAR DE LA ACTITUD A LA GESTIÓN, PORQUE SÓLO UNA GESTIÓN SISTEMATIZADA NOS PERMITIRÁ ASEGURAR EL PASO DE LOS COMPROMISOS A LOS RESULTADOS”. Valor compartido. Por ello, la PYME necesita una metodología que le sea próxima, que la pueda integrar con facilidad, y que sirva para asegurar unos resultados a partir de unos valores y un modelo de gestión, aportando herramientas para el desarrollo organizacional que


permita mejorar la capacidad de respuesta a un entorno cambiante. La metodología les debe permitir equilibrar la integración de los cinco vectores de la sostenibilidad en un modelo de gestión de la complejidad, apto para crear valor; no como meramente una imposición del entorno sino como una nueva capacidad para formular el modelo estratégico a partir de nuevas capacidades, nueva generación de confianzas, nuevos modelos de producción e innovación, nuevas propuestas de valor. A menudo, la PYME, que no suele tener una gran presión de los stakeholders, incorpora la RSE con una orientación estrechamente vinculada al modelo de empresa. Emprendeduría. El concepto de sostenibilidad definitivamente se incorpora al mundo de la gestión empresarial y en la forma en que se concibe el papel de la empresa en el siglo XXI, y se relaciona no sólo con los impactos en el entorno sino también con la sostenibilidad del mismo proyecto empresarial. Más allá del legítimo interés particular de generar ventaja competitiva, el compromiso por parte de las PYMES, aporta externalidades muy positivas como la cohesión de la sociedad, el fortalecimiento del tejido empresarial local y la creación de riqueza para el conjunto de la comunidad. Y un detalle nada despreciable en según qué contexto: la dignificación de la figura empresarial, los emprendedores, empresarios y empresas. Los nuevos emprendedores/as ya deben hacer nacer empresas con el ADN de la RSE inserto en su propia misión, valores y visión. Permítanme que les invite a mi perspectiva con tres ejemplos donde he estado involucrado: 1. El programa tRanSparÈncia (Consell de Cambres de Comerç de Catalunya), pionero en el mundo, orientado a la gestión de la cadena de provisión, con el apoyo de GRI. En este programa, 11 empresas grandes invitaron a 64 PYMES catalanas de sus cadenas para empezar a gestionar su RSE. ---> A veces las PYMES necesitan un impulso y un reconocimiento desde su cadena de valor. 2. La iniciativa Penedès · Destino Turístico Responsable, aplicando el modelo de Territorio Socialmente Responsable al sector turístico, ha permitido que 20 microempresas y PYMES de subsectores turísticos (alojamiento, bodegas, transporte, deporte, comercio, eventos, museos...) hayan empezado a gestionar la RSE con un orientación al territorio, a las alianzas, al sector... --> A veces las PYMES necesitan un impulso y un reconocimiento desde su sector y territorio. 3. La iniciativa respon.cat, iniciativa empresarial para el desarrollo de la RSE en Cataluña, una organización como hay en muchos países, pero que tiene una membresía casualmente al 50% para PYME y grandes. -->


A veces las PYMES tienen que tomar la conciencia de que no tienen que sentirse menores ante las grandes cuando nos referimos a RSE. En la nueva sociedad, la responsabilidad se ha convertido en un activo central de las competencias esenciales y muchos empresarios pequeños y medianos pueden sentirse muy cómodos y bien posicionados. Pero debemos encontrar la manera de apoyarlos con sentido. Por ejemplo -y relacionándolo con los ejemplos que he anotado- a menudo se encuentran más cómodos en modelos de gestión vinculados a una cadena, a un sector o bajo un modelo de territorio socialmente responsable. Y dándoles oportunidad de liderar por ellos mismos, con poco paternalismo y poniendo el foco en los liderazgos existentes en PYMES reales y de éxito.

Josep Maria Canyelles Experto en Responsabilidad Social de las Empresas y Organizaciones. Promotor de Responsabilitat Global, socioconsultor de “Vector 5 Excelencia y Sostenibilidad”. Coordinador de respon.cat, iniciativa empresarial para el desarrollo de la RSE en Cataluña. Asesor de la Cambra de Comerç de Barcelona y del Consell de Cambres de Comerç de Catalunya. Coordinador Comisión RSE Ass.Cat.de Contabilidad y Dirección. Colaborador docente en diferentes universidades y programas formativos de alta dirección.


TEMAS TRANSVERSALES SISTEMAS DE GOBERNANZA HÍBRIDA: UN NUEVO GIRO A LA GESTIÓN SUSTENTABLE DE LA CADENA DE VALOR Por Fernando Casado Cañeque, Director del Centro de Alianzas para el Desarrollo www.globalcad.org

Muchos han visto en la integración de cadenas de valor la solución a las carencias de la Responsabilidad Social Empresaria (RSE). Efectivamente, integrar a grupos de interés en la cadena de valor promoviendo los mismos sistemas de gestión, transmitiendo compromisos sociales empresariales y códigos éticos, fomentando buenas prácticas laborales y medioambientales, tiene sentido, sobretodo a proveedores y de manera especial, si son proveedores de pequeñas y medianas empresas o comunidades de bajos ingresos que aportan insumos a los sistemas de producción. Pero uno debería ir más allá de las buenas prácticas escritas en informes sociales corporativos y replantear hasta qué punto es viable aplicar políticas de sustentabilidad en las cadenas de valor. La idea de la cadena de valor, tal y como definió en su momento el Institute for Manufacturing de la Universidad de Cambridge, es el proceso por el cual las organizaciones perciben su producción (o servicio) a través de un sistema, como un ciclo de vida compuesto por subsistemas, cada uno con insumos, procesos de transformación y outputs específicos. La manera en que se llevan a cabo estas actividades y flujos de insumos y outputs a través de la cadena de


valor, es lo que acaba determinando y afectando tanto a los costes del proceso, los beneficios, y los impactos sociales y medioambientales del proceso. Años más tarde, Ashoka propuso el concepto de Cadenas Híbridas de Valor, haciendo referencia al proceso de emprendimiento colaborativo diseñado para combinar las fortalezas de las empresas y las organizaciones sociales en sus cadenas de valor. En principio, las presentan como alianzas “ganar-ganar”, donde las empresas consiguen acceso a nuevos mercados y los emprendedores sociales logran incrementar y acelerar el impacto social que buscan. A pesar de que sugieren que se gestionen de manera disruptiva y que se ponga en cuestión de manera crítica las formas tradicionales de relacionarse para generar una adicionalidad y un cambio significativo en el entorno, los ejemplos predominan por su ausencia y no sería exagerado decir que el concepto todavía tiene que demostrar su capacidad de convencer a las empresas sobre su viabilidad y la efectividad que puede aportar a la cuenta de resultados. Quizás, una de las principales carencias para que las cadenas de valor sean realmente inclusivas y generen el impacto que pretenden, sería precisamente proponer modelos de gobernanza híbridos, sistemas de gestión participativa entre los gerentes de la empresa y los responsables de grupos de interés que participan con las fases de la cadena de valor.

“…UNA DE LAS PRINCIPALES CARENCIAS PARA QUE LAS CADENAS DE VALOR SEAN REALMENTE INCLUSIVAS Y GENEREN EL IMPACTO QUE PRETENDEN, SERÍA PRECISAMENTE PROPONER MODELOS DE GOBERNANZA HÍBRIDOS…”. La gobernanza de la organización define el sistema por el cual una organización toma e implementa decisiones con el fin de lograr sus objetivos, y por lo general, suele incluir tanto mecanismos de gobernanza formal basados en estructuras y procesos definidos, como informales que surgen en conexión con la cultura y los valores de la organización y el ecosistema en el que trabaja, incluyendo las comunidades y grupos de interés con los que interactúa. Tal y como define la propia ISO 26.000, en materia de gobernanza es necesario supervisar y poner en práctica los principios de la responsabilidad social sobre rendición de cuentas, transparencia, comportamiento ético, respeto a los intereses de las partes interesadas, respeto al principio de legalidad, respeto a la normativa internacional de comportamiento y respeto a los derechos humanos.


Para establecer un sistema coherente de gobernanza en este contexto, es preciso establecer un plan estratégico de la organización que establezca un marco de actuación con una serie de prioridades y procesos. Entre ellos, las prioridades que se han documentado más son las siguientes:

     

Definición de la visión y el compromiso (llegar a un consenso sobre el objetivo general y la estrategia para lograrlo y comprometerse con el cambio). Asignación de los recursos necesarios (tiempo, personal, económicos, incentivos, etcétera). Definición del equipo de trabajo (responsabilidades del grupo de trabajo, funcionamiento, comunicación entre los involucrados). Análisis del estado actual y establecimiento de una brecha (verificar si existen prácticas ya establecidas o documentos existentes). Formulación de los objetivos (los cuales aportan expectativas realistas de logro a partir de los recursos de la empresa). Analizar posibles medidas (costo-beneficio, tiempo necesario para su aplicación). Sin embargo, uno de los aspectos mas relevantes tanto para cadenas de valor efectivas como para sistemas de gobernanza en sistemas sustentables es establecer e implementar procesos y estructuras para la toma de decisiones participativa, en los que la gestión del poder sea representativa por todos los grupos de interés relacionados y se consideren sus intereses como parte integral de los resultados del proyecto y lograr satisfacerlos parte esencial del modelo de negocio. Hasta hace poco, una empresa responsable se caracterizaba por responsabilizare de su gestión económica para continuar generando valor a la sociedad y asumir debidamente sus impactos a nivel social y ambiental. Hoy en día no es suficiente. Debido a la interconectividad de los procesos y las partes implicadas a través de las cadenas de valor, hace falta crear nuevos sistemas de gobernanza más abiertos y participativos que identifiquen de manera conjunta el interés común y el valor que se puede generar de manera compartida. Sólo eso pertimirá proponer modelos de negocio resilientes a lo largo de la cadena de valor. La propuesta, tal y como estamos viendo, es pasar de este estado de “soledad” empresarial en la que la empresa se enfrentaba sola a los retos sociales, a un modelo de gestión híbrido donde los problemas y riesgos son compartidos. Ello implica asimismo pasar de un modelo de estructura jerárquico-vertical a una plataforma de toma de decisiones


horizontal; de decisiones unilaterales comunicadas en foros de grupos de interes a decisiones participativas; de lidiar con proveedores o distriubidores subcontratados a trabajar con aliados y socios estratégicos. Algo parecido sucedió a nivel político y acabó con eventos como la primavera árabe, el 15M o el Occupy Wall Street. Muchos señalan ahora a las juntas de administración corporativas.

Fernando Casado Cañeque Doctor en economía y periodista relacionado con temas de desarrollo global. Ha trabajado como asesor de diversas organizaciones internacionales, como el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la División de Asuntos Sociales y Económicos de Naciones Unidas, el Banco Mundial, la Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, y ha sido el Coordinador General de la Campaña del Milenio de Naciones Unidas en España. Asimismo, ha trabajado como consultor senior en el departamento de desarrollo sostenible y responsabilidad social de PricewaterhouseCoopers en Nueva York. Es autor de varios libros y de artículos sobre desarrollo económico, globalización y sostenibilidad. Es realizador de documentales sociales y participa activamente con centros de educación y universidades promoviendo programas de formación. Posee un doctorado de la Universidad Central de Barcelona en Ciencias Económicas y Sociales, un Master de la Universidad de Columbia de Nueva York especializado en Economía del Desarrollo y Periodismo, y un post-grado de gestión ambiental a través del Instituto de Economía Pública de la Universidad de Barcelona. Es formador certificado del SME Toolkit del Banco Mundial, formador acreditado del Partnership Brokers Accreditation Scheme (PBAS) y certificado con el marco de proyectos del GIZ Capacity Works framework. Es Director y Fundador del Centro de Alianzas para el Desarrollo y el Director Asociado de la Red Global para la Base de la Pirámide.


DOCUMENTOS RECOMENDADOS Responsabilidad Social Empresarial: Guía de Implementación para PYMES. Asociación de Empresarios Cristianos (ADEC). Paraguay. Año 2009.

Gestión de la responsabilidad social de la empresa (RSE) en las PYMES. Modelo de indicadores de RSE para PYMES. Manual de uso. Red para la Responsabilidad Social en las PYMES (RScat). España. Año 2009.

Manual de RSE para PYMES. Confederación de la Producción y del Comercio y Fundación PROhumana. Año 2006. Chile.

La Responsabilidad Social Empresarial en la pequeña y mediana empresa. Guía de Buenas Prácticas. Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, Gobierno de España. Asociación Empresa-Mujer (ASEM). Año 2011.

SITIOS DE INTERÉS Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa (SEPYME) Servicio Brasilero de Apoyo a Micro y Pequeñas Empresas (SEBRAE) ISO 26000


Organizaci贸n Europea del Artesanado y de las Peque帽as y Medianas Empresas para la Normalizaci贸n (NORMAPME) Instituto Ethos Red Argentina de RSE (RARSE) Valos Moverse Nuevos Aires Consejo Empresario de Entre R铆os FUNDES


Profile for IARSE

Evolución IARSE Nº 24 - Edición Junio 2014  

Evolución IARSE Nº 24 - Edición Junio 2014  

Advertisement