Page 1


Imágenes: Jesús Granada/Arquitectos Hombre de Piedra

Monte Málaga

Arquitectos: Juan Manuel Rojas y Juan Ramón Montoya

Hotel y viviendas frente al puerto de Málaga

Hotel and housing in front of the Malaga port

En el año 2005 abre sus puertas el Hotel Monte Málaga, buque insignia de la cadena Hoteles Monte. Situado en pleno centro de la capital de la Costa del Sol, es un edificio moderno y emblemático no sólo por su innovador diseño, sino por las características que hacen de este un ejemplo de construcción sostenible.

The hotel chain Hoteles Monte has opened its flagship, Hotel Monte Malaga, in 2005. Located in the centre of Malaga, capital of the Costa del Sol, Monte Malaga is a modern and emblematic building due not only to its innovative design but also because it is an example of sustainable construction.

Obra de los arquitectos Juan Manuel Rojas y Juan Ramón Montoya, el edificio ocupa el solar de antiguas instalaciones industriales frente al puerto de Málaga y el hotel, urbano, responde a esta localización con una lógica industrial. La adaptación al entorno es un principio sostenible.

Designed by the architects Juan Manuel Rojas and Juan Ramon Montoya, the building occupies the site of a former industrial plant in front of the Malaga port and the hotel, though urban, responds to this location with industrial logic. Adaptation to the surroundings is a sustainable principle.

Enero2007

1


Monte Mรกlaga

2

Enero2007


Monte Málaga

S

e trata de dos promociones distintas, en las que 28 viviendas y un hotel conviven en un mismo proyecto, relacionándose de forma sinérgica. Comparten un patio que da coherencia al conjunto pero sin homogeneizarlo. Este espacio es el resultado de la suma jerárquica y articulada de patios menores, que responden a distintas necesidades interiores. También comparten garaje. Las fachadas del hotel y las viviendas dialogan entre sí atendiendo a sus distintas necesidades. Se propone una nueva relación, no depredadora, del edificio con su entorno, la Costa del Sol. Los flujos energéticos, el espacio excavado y la potencia del lugar son objeto del proyecto. No se distingue entre arquitectura e instalaciones. Se proyectan espacios teniendo en cuenta su comportamiento como instalación (patios como pozos de aire y luz, torres como chimeneas…) y se proyectan instalaciones como elementos de arquitectura (parasoles fotovoltaicos). Los volúmenes del hotel se muestran y articulan con naturalidad, de dentro hacia fuera según su carácter y función. Contenedores acopiados de habitaciones sobre basamento pétreo agrietado de zonas comunes. Grietas profundas por las que se penetra en el interior o húmedas (acristaladas) por la que el habitante se desliza en el recorrido vertical del ascensor. Composición dinámica para gente en movimiento, clientela de congresos y exposiciones, empresarios, hombres y mujeres de negocio… Gente que vive en estado dinámico.

Enero2007

Utiliza sin complejos energías renovables como la solar térmica y la fotovoltaica, pero con vocación integradora en su arquitectura. Estrategias activas y otras pasivas como el estudio pormenorizado de la circulación del aire definen el concepto sostenible de este edificio, que desarrollamos en profundidad a continuación.

La apuesta sostenible La calidad de un edificio depende de distintos factores, que se pueden relacionar con una tradición de arquitectura responsable. Adecuación urbana, calidad espacial, adecuación funcional, económica, ambiental y en definitiva, el conjunto de cualidades que hacen que la experiencia de habitar y mantener el edificio sea satisfactoria. En un hotel y en general en cualquier edificio, esa experiencia satisfactoria pasa por cuidar los aspectos medioambientales. Esta ha sido la apuesta de la cadena Hoteles Monte en su nuevo hotel en Málaga. Se cumple así con un compromiso social, más allá de lo obligado por la normativa, y se mejora al tiempo en aspectos como ahorro, bienestar y confort, objetivos principales de un buen edificio. Para entender la naturaleza de este proyecto, remitámonos al argumentario que sus autores defienden sobre el concepto de sostenibilidad: “Curiosamente, hay quien relaciona de forma errónea “edificio enfermo” con edificio tecnológico, inteligente o domótico, bajo el precepto de que lo sostenible sólo puede ser

erigido a base de construcción tradicional o rural. La imaginería ecologista tiende a texturas rugosas. La madera, la piedra, la tierra de las arquitecturas autoconstruidas y casi de subsistencia. Se olvida que en la sociedad occidental, la “construcción tradicional” y la “vivienda tradicional” desaparecieron junto con la cultura oral y rural y que lo que se llama “vivienda tradicional”, no se puede construir ya de forma realmente tradicional, en coherencia con los medios de producción actuales. Es sólo marketing para vender viviendas. Tan sólo la tecnología sensata nos puede ayudar a salir de este callejón al que el mal uso de la tecnología nos ha llevado”. Por tanto en este edificio, criterios arquitectónicos y tecnológicos de carácter bioclimático que contemplan el soleamiento, aislamiento y la ventilación (ahorro energético), junto a técnicas limpias de producción de energía (paneles fotovoltaicos y térmicos), configuran una decidida apuesta global por una nueva y más respetuosa relación del edificio hotelero con su medio. El empeño ha sido, además, la consideración de estos factores no como molestos condicionantes, sino como auténticas oportunidades de investigación formal y de proyecto. Se entiende, por ejemplo, que la integración arquitectónica de instalaciones solares no es siempre su ocultación en cubierta, sino la exploración de la belleza potencial que hay en ellas. Se cuida, por tanto, la integración en el paisaje de estas tecnologías, que es otra forma de respeto al medio al introducir el concepto de ecología del espacio.

3


Monte Málaga

Eficiencia energética. Sistemas activos y pasivos

Iluminación natural

El sistema intemper TF está compuesto por tres elementos que se colocan, en seco, sobre el forjado previamente regularizado: la losa Filtrón, pavimento aislante y drenante; una membrana impermeabilizante formada con lámina Rhenofol CG, y una capa auxiliar antipunzonante de fieltro sintético Feltemper 300 P. De sus múltiples ventajas destacan la flexibilidad, estabilidad dimensional, una mejor evacuación de agua, tránsito fácil, antideslizante, rapidez de ejecución, ligereza y amortiguación de los ruidos.

4

El edificio es penetrado horizontal y verticalmente por la luz natural en sus plantas inferiores. Horizontalmente a través de los grandes ventanales de la fachada, que desde la calle iluminan el profundo interior de manzana. Verticalmente, gracias a un patio clave en la estrategia bioclimática del edificio, que lleva luz natural a las plantas baja y sótano.

Enero2007


Monte Málaga

A juicio de Rojas, “solemos oponer naturaleza a tecnología. Pero la tecnología es la forma natural del hombre de relacionarse con el medio para conseguir su bienestar, el mejor uso de los recursos disponibles y, en definitiva, el éxito como especie. Es la expresión material de la ciencia, la razón, el sentido común, lo que nos hace humanos. El cambio de las herramientas de piedra a las de metal o de la recolección a la agricultura fueron cambios tecnológicos. No hay nada más natural que la tecnología ni más humano que la máquina. Y la tecnología nos rodea completamente en nuestra vida cotidiana, queramos o no ser conscientes de ello”. Entender la tecnología de esta forma tan natural es conocer sus límites, que están precisamente en el sentido común. “La utilización, a veces ligera, de la tecnología por la tecnología como lujo sin otro fin, o su uso arrogante como todopoderosa solución a cualquier problema sin atender a su coste no nos debe hacer perder esta perspectiva. La tecnología bien utilizada no es cara pues es útil y se amortiza en el tiempo”, afirma el arquitecto. El edificio sostenible utiliza los recursos naturales disponibles de forma racional para el mejor bienestar de sus habitantes. Es esencialmente un edificio tecnológico, aunque esté realizado hace mil años en barro y madera. Debido a la limitada disponibilidad de recursos, la sostenibilidad era, casi siempre, una característica de la vivienda tradicional que evitaba el despilfarro de los mismos. “Por tanto para nosotros, sostenibilidad, tecnología y tradición son términos estrechamente relacionados”, sentencia Rojas, cuya línea de pensamiento ayuda a resumir las medidas de respeto al medio, que han sido tomadas para la ejecución de este edificio.

Diseño global La primera y más eficaz medida sostenible consiste en el diseño global del edificio, teniendo en cuenta el clima, el lugar concreto en el que se va a construir y los medios materiales de que se dispone para aprovechar sus cualidades y paliar sus inconvenientes en la medida de lo posible. En realidad, se trata de medidas sencillas, que no conllevan tecnologías costosas. Y esto es la esencia de la arquitectura bioclimática, la utilización de medidas pasivas como el estudio del soleamiento, el aislamiento y la ventilación para conseguir un gran ahorro de energía. Además, se mejoran las condiciones de habitabilidad, pues el cuerpo reacciona mejor a ambientes controlados naturalmente y se reducen el tamaño, número y tiempo de funcionamiento de instalaciones, por lo que el ahorro económico es importante.

Enero2007

Soleamiento y luz natural El edificio es penetrado horizontal y verticalmente por la luz natural en sus plantas inferiores. Horizontalmente a través de los grandes ventanales de la fachada, que desde la calle iluminan el profundo interior de manzana. Verticalmente, gracias a un patio clave en la estrategia bioclimática del edificio, que lleva luz natural a las plantas baja y sótano. Aunque las ordenanzas permiten una ocupación total del solar en plantas baja y sótanos, el compromiso de sostenibilidad y bienestar hizo a los arquitectos excavar ese patio para añadir calidad y valor a los espacios a los que sirve. La arquitectura mediterránea conoce estas técnicas desde siempre. No sólo la planta baja se beneficia de él, sino que como pozo de luz, profundiza en la arquitectura excavada para iluminar distintos espacios de la forma más natural. Los lucernarios complementan esta tarea de crear espacios mágicos y habitables que si no, serían tenebrosos subterráneos. La luz natural es insustituible. No sólo porque es la verdadera materia con la que el arquitecto modela un buen espacio ni por el evidente ahorro económico, energético y bondad medioambiental que supone su aprovechamiento. Pero la luz natural va variando según la hora del día, con las estaciones, con el tiempo, pues una nube tormentosa puede oscurecer considerablemente un día luminoso. Si queremos aprovechar energéticamente la luz natural, sólo deberíamos encender la artificial cuando realmente fuera necesario. Esto en una vivienda puede funcionar, pero en un gran edificio no se puede encargar a alguien que encienda y apague luces según la necesidad. Entra en juego el valioso complemento de medidas no pasivas y algo más tecnológicas como la domótica. Sensores en distintos espacios registran la luz natural, regulando subsidiariamente el nivel de intensidad de la luz artificial para conseguir siempre, de forma automática, un nivel lumínico determinado para cada espacio. En las plantas de habitaciones se mantiene el protagonismo de la luz natural. “Los pasillos de los hoteles suelen ser una especie de túneles más o menos claustrofóbicos. Nosotros hemos creado “luz al final del túnel”, abriendo estratégicas entradas de luces y vistas. Estas aperturas, a partir de cierta planta, iluminan naturalmente los pasillos cuyas luces sólo se encienden si se da la doble condición, detectada por sensores, de presencia humana y escasez de luz natural. Otra vez, el uso de la tecnología domótica permite el mejor aprovechamiento de estrategias bioclimáticas”, afirma el arquitecto.

5


Monte Málaga

La implantación de grandes viseras es una solución que al proyectar un agradable sombreado, sin interferir con las vistas, permite además el uso de vidrios más transparentes (sin color en masa). Gracias a la tradicional estrategia de la sombra no se desvirtúa la luz ni los colores del Mediterráneo, como sí ocurre en tantos edificios de vidrio, en los que parece que siempre es invierno. Estas viseras aprovechan la radiación solar que retiran de la fachada para generar electricidad demostrando, otra vez, las sinergias posibles entre medidas pasivas y activas.

6

Enero2007


Monte Málaga

Las habitaciones están completamente abiertas a la luz del espectacular paisaje mediterráneo gracias a una piel de vidrio compleja por la que la habitación respira e interactúa con el exterior. El estudio del soleamiento aconseja medidas de protección compatibles con estas vistas, que palien el seguro deslumbramiento que la radiación directa va a producir sobre estas fachadas (suroeste y sureste).

Soleamiento y radiación solar El sol puede ser un magnífico aliado o un terrible enemigo y su radiación es tan poderosa que no es posible pasarla por alto en el diseño responsable o sostenible de cualquier edificio. Lo primero es calcular cómo y por dónde abrimos ventanas en un edificio, sobre todo si se quiere abrir completamente una fachada con una piel de vidrio. Imaginemos un hotel en el que esta fachada se encuentre orientada al Oeste. Un metro cuadrado de vidrio sin protección solar orientada al Oeste, en estas latitudes, puede permitir el paso de 444 Kcal./hora. Por habitación tendremos unos 10 m2 de fachada de vidrio, lo que multiplica por diez la captación energética. Si se suman los aportes producidos por los propios usuarios, luminarias, aparatos y el sobrecalentamiento debido al efecto invernadero, se puede llegar a las 7.000 Kcal./h. “Esto es tremendo –advierte Rojas-. Incluso muchos arquitectos e ingenieros inconscientes piensan que bastará con inyectar en ese local las frigorías necesarias. Pero surgen problemas de varios tipos: desequilibrios zonales, las altas renovaciones provocarían velocidades del aire molestas, ruidos”. Lo que al final ocurre es que estas habitaciones, sencillamente no se climatizan adecuadamente y en su interior, gran parte del tiempo no se alcanzan las condiciones de confort. Las fachadas más adecuadas para abrir ventanas serían las orientadas a Sur, pues la radiación transmitida es mínima en verano (los rayos del sol alto inciden muy oblicuamente) y máxima en invierno, cuando más se necesita. La peor orientación sería la Este/Oeste por razones opuestas. Pero no podemos rediseñar las

Enero2007

ciudades o hacer siempre edificios contorsionistas para que las fachadas se adapten a ésto. Los solares urbanos son los que son y obligan a alineaciones que conforman un paisaje urbano coherente. Y a veces, las mejores vistas están justo en la peor fachada, en la que probablemente habrá que abrir huecos si realmente se está haciendo arquitectura. Es más, una actitud radical que desfigurara el paisaje urbano persiguiendo la óptima orientación podría ser poco “ecológica”, al no respetar lo que algunos denominan “ecología del paisaje”.

reflexión. De todas formas, el sol de la mañana no es comparable al de la tarde.

Esto es aplicable a todo lo relativo a soleamiento y orientaciones. Sabemos que en huecos al Sur, las mejores protecciones deben ser planos horizontales. Hacia el Este y el Oeste, planos verticales. Pero hacia el Suroeste habría que utilizar una combinación de ambos o costosos parasoles móviles. También se obtienen buenos resultados incrementando el parasol horizontal (hasta 0,8 la altura del hueco) y ampliándolo lateralmente, con lo que además se obtiene un resultado que interfiere menos en la visión del paisaje. Las fachadas de vidrio de las habitaciones son sombreadas por estas viseras horizontales de paneles fotovoltaicos.

En el caso del proyecto que nos ocupa, la fachada Suroeste, perpendicular al paseo marítimo, queda protegida en su componente Oeste por la sombra, a partir de cierta hora de la tarde, de los edificios próximos. Lo anterior se complementa con medidas de protección desde el interior como cortinas con tratamientos reflectantes que, sin poder evitar algo de efecto invernadero gracias a la transparencia del vidrio, consiguen devolver al exterior gran parte de la radiación entrante.

En verano, la perjudicial radiación solar es detenida por las viseras gracias a la gran altura en que se desplaza el sol la mayor parte del día. Por la mañana y por la tarde la exposición es mayor, pero el ángulo de incidencia horizontal de la radiación sobre el vidrio es tan oblicuo que su capacidad de transmisión se reduce radicalmente gracias a la mejor

Por la mañana, incluso en verano, los edificios suelen tener una cierta necesidad de calentamiento tras una noche donde, normalmente, han radiado al cielo nocturno gran parte del calor acumulado durante el día. Suele ser agradable recibir los rayos de sol de la mañana. Sin embargo, por la tarde, cuando el edificio está ya recalentado, recibir por la ventana más calor en forma de radiación es un verdadero problema.

En invierno, cuando más se necesita, se consigue un calentamiento gratuito al incidir los rayos del sol sobre la ventanas con un ángulo bajo y no ser interrumpido por las viseras. Según el estudio del soleamiento se ahorran en estas habitaciones 900 frig/h día (1,05 kW/h día frío). Si se considera que la demanda máxima de la habitación se va a producir en una franja de 4 horas al día, tenemos 1,05 x 4 = 4,2 kWh/día de ahorro de producción de frío. En base al rendimiento de los equipos de producción de frío se estima un ahorro eléctrico medio de 1,55 kWh/día por habitación. Las habitaciones que dan a las fachadas Sureste y Suroeste son 117. Si se supone una ocupación media moderada del 50 por 100, implica 117 x 0,5 = 58,5 habitaciones ocupadas al día. Por tanto, el ahorro anual sería 365 días x 58,5 habitaciones x 1,55 kWh/día.habitación = 33.096,37 kWh. Es decir, gracias sólo a los parasoles de paneles fotovoltaicos de las fachadas, se ahorra una energía equivalente al 33 por 100 de la energía total necesaria para climatización del edificio.

7


Monte Mรกlaga

8

Enero2007


Monte Málaga

Ventilación El adecuado estudio de la ventilación natural de los espacios permite colaborar de forma ecológica en la climatización, evitando el sobrecalentamiento y mejorando la calidad del aire al permitir su renovación. El patio abierto en las plantas baja y sótano es también aquí el auténtico protagonista en la estrategia bioclimática, pues es el pulmón por el que estas plantas respiran. Un patio profundo como el de este edificio, protegido de los vientos dominantes, es un pozo dónde se almacena, debido a su mayor densidad, el aire fresco de la noche. La planta sótano, dónde se sitúan los salones principales, se puede abrir a este patio, creándose una ventilación natural cruzada al comunicarse también estos espacios con una de las fachadas mediante un lucernario que permite la apertura domótica 9 metros más arriba. La diferencia de presión del aire debido a la distinta orientación y cota de las aperturas asegura la ventilación. En caso de incendios, la apertura del lucernario sirve de exutorio para evacuación de humos. En el caso de las plantas enterradas, la ventilación persigue sobre todo la renovación del aire, pues la climatización está asegurada de forma natural por su condición de espacios enterrados. El aprovechamiento de la inercia térmica del terreno es una estrategia bioclimática que ha de ir acompañada de una correcta iluminación y ventilación que evite sensaciones claustrofóbicas y ambiente enrarecido. Para mejorar aún más estas sensaciones, los arquitectos añadieron una cierta escala proporcional al tamaño de los salones. Así, el salón principal, con una altura que oscila entre los 4 y los 5,20 m, cuenta con 500 m2 de superficie exenta de pilares, para lo cual se han apeado las siete plantas del volumen de edificio bajo el que se encuentra mediante unas cerchas de hormigón postesado de 7 m de canto y 16,55 de luz. Esta viga aligerada es invisible, pues se encuentra en las medianeras entre habitaciones. Pero las excelentes condiciones del patio se han aprovechado más allá de la servidumbre que supone la apertura manual de huecos al mismo. Una entreplanta técnica estratégicamente situada junto al patio, toma aire de él para climatizar las plantas bajas y sótano. Este aire será mucho más templado que si se tomara de la cubierta o de una de las fachadas. En muchas ocasiones, las unidades de tratamiento de aire se limitarán a extraer aire del patio, inyectándolo en los espacios a climatizar directamente sin necesidad de enfriarlo, con el consiguiente ahorro energéti-

Enero2007

co. Otra vez, medidas activas complementan a las pasivas para su mejor aprovechamiento.

éste, con la consecuente subpresión, obligando al aire del patio a entrar en el garaje.

El garaje, a 9 m por debajo de la calle, también se beneficia del patio para conseguir una ventilación natural, generándose un circuito de aire que recorre toda la altura del edificio. Esto es posible gracias a la chimenea solar, una estrategia bioclimática que aquí adquiere una escala y presencia importante al tratarse de la torre acristalada que aparece en la esquina, por donde circulan los ascensores panorámicos.

¿Es esta torre tan sólo una instalación del garaje? Sí y no. La realidad es más compleja, pues se buscaba un foco frío que permitiese climatizar de forma natural el sofocante hueco de los ascensores panorámicos por medio del aire del sótano, con una temperatura constante de unos 18 ºC.

Los autores del proyecto la han bautizado como “Torre Cálida” en contraposición a la “Torre Fría”, que es el volumen de piedra que está justo al lado y que explota la estrategia de la inercia térmica. ¿Cómo funciona esta Torre Cálida? El gran volumen de aire calentado en este espacio por efecto invernadero tiende a ascender y sale al exterior por el extremo superior de la torre. Este tiro, conectado con el espacio del garaje 38 m más abajo, succiona el aire de

“Las acciones bioclimáticas son oportunistas, atentas siempre a posibles sinergias entre distintas estrategias y condiciones naturales”, recalca Rojas. En las plantas de habitaciones, los pasillos pueden ventilarse naturalmente a través de las ventanas situadas en los extremos de cada ala de pasillo. En las habitaciones se ha estudiado la ventilación con cuidado y para luchar contra el sobrecalentamiento, lo mejor es ventilar de forma natural, poniendo en contacto el aire exterior frío con el interior sobrecalentado para climatizarlo de forma gratuita.

9


Monte Mรกlaga

10

Enero2007


Monte Málaga

Pero esto presenta algunas dificultades en el caso de una habitación de hotel. La primera es que son espacios con una sola fachada, lo cual dificulta la renovación del aire ante la imposibilidad de ventilación cruzada. En este caso, el aire pasa tangente a la ventana pero no llega a entrar profundamente en la habitación por no haber diferencia de presiones. Sólo un obstáculo que sobresaliera verticalmente de la fachada podría generar una diferencia aprovechable de presiones delante y detrás de él. Las amplias ventanas que permiten abrir la fachada para convertir la habitación en un auténtico balcón en contacto con el paisaje poseen una apertura pivotante vertical, que proyecta la mitad de la misma fuera del plano de fachada. Más que suficiente para inducir una buena renovación de la habitación, incluso aunque se abra sólo un poco. En el hotel Monte Málaga, la fachada no es una urna de cristal estanca que separa al cliente del paisaje. Se han puesto todos los medios para que el cliente interactúe con la fachada y con el privilegiado entorno climático y natural.

Aislamiento Ante la posibilidad de que a los huéspedes no se les ocurra abrir la ventana al sentir calor y simplemente conecten el aire acondicionado, el edificio actúa de forma inteligente para aprovechar, aún en este caso, las condiciones naturales que en Málaga son especialmente buenas en lo tocante a temperaturas. Carpinterías diseñadas especialmente para este edificio permiten que las habitaciones respiren por la fachada aún con las ventanas cerradas, evitándose además el puente acústico y térmico. Toman aire exterior filtrándolo e introduciéndolo en el sistema de aire acondicionado inteligente para que aproveche su buena temperatura y sirva para la renovación del aire de la habitación. El fancoil está situado e integrado en fachada para conectarse a las carpinterías formando un conjunto inteligente y sostenible de relación con el medio. Esto no es común, pues los fancoil suelen situarse en los techos de pasillos de entrada o baños desde donde intentan alcanzar, a veces con dificultad, la fachada. Pero éste suele ser el espacio con mayor necesidad de climatización al contener las ventanas. Como consecuencia, se logra un incómodo gradiente térmico. Sin embargo, la climatización se produce en las habitaciones del Montemálaga desde la fachada, con lo que el equilibrio de temperaturas en el espacio es mejor.

Enero2007

El ahorro energético en los edificios supone no perder energía de climatización a través de los cerramientos. Es decir, sostenibilidad supone aislamiento. El edificio posee distintos tipos de fachada según los requerimientos, pero en todas se cuida este aspecto. En la fachada de vidrio, por ejemplo, el acristalamiento con cámara y las carpinterías con rotura de puente térmico aseguran el adecuado aislamiento térmico y acústico. El color claro o reflectante de los cerramientos reduce el coeficiente de absorción, consiguiéndose con el aluminio una reflectividad del 90 por 100. Esto supone que sólo el 10 por 100 de la radiación recibida es absorbida por el aluminio, aunque no pasa al interior al estar ventilado. La fachada aplacada de piedra merece especial atención. Se trata también de una fachada ventilada en la que el calor provocado por la radiación que incide sobre las losas de Sierra Elvira abujardado, es retirado por una corriente de aire que circula en la cámara existente entre esta piel y el muro de cerramiento propiamente dicho. Exteriormente, sobre este muro, se proyecta el aislamiento, por lo que a partir de aquí hacia el interior, todo su espesor está dentro del espacio climatizado sirviendo, gracias a su inercia térmica, de acumulador de energía de climatización del espacio interior. En la zona

de la esquina se ha aumentado esta cualidad al construir dicho muro interior muy grueso (45 cm), con lo que la inercia del conjunto es muy grande. Sombra, ventilación, aislamiento e inercia térmica se combinan en este cerramiento bioclimático. El espacio alto y en penumbra que estos muros forman en la entrada es un almacén de aire climatizado que sus autores denominan “Torre Fría” y que sirve de esclusa amortiguadora entre el ambiente exterior y el interior. Un lucernario de apertura motorizada permite, en determinadas circunstancias, ventilar el espacio sirviendo de exutorio para evacuación de humos en caso de incendios. En la cubierta de la Torre Fría, una lámina de agua se encarga, gracias a su evaporación y renovación, de mantener unas excelentes condiciones de aislamiento. Se trata de un sistema dinámico y ecológico denominado cubierta inundada. Pero una de las estrategias más bioclimáticas y sostenibles es aprovechar la gran inercia térmica del terreno. Piénsese que a una profundidad entre 0,5 y 1,5 m. la temperatura no varía a lo largo de un día y coincide con la media diaria. Y que a partir de 10 m. la temperatura no varía a lo largo del año y coincide con la media anual, que en Málaga es de 18,1º. Habría que intentar, siempre que se pueda, aprovechar ésto. Y así se ha hecho en este edificio, al situar la entreplanta técnica para climatización a 2 m de profundidad, con la planta de salones y el patio que aprovechan su situación a 6 m, e incluso con el aire del garaje a 9 m.

11


Monte Mรกlaga

12

Enero2007


Monte Málaga

Energía solar fotovoltaica Como complemento a las medidas pasivas, se ha dotado al edificio de una instalación de 1.075 paneles fotovoltaicos de 50 Wp para electricidad y de 165 colectores térmicos para la producción de agua caliente. La integración de estas instalaciones en la arquitectura como materiales permite la definición de la imagen del edificio, muestra claramente a quien se acerque a este hotel las intenciones y los valores sostenibles que persigue la marca. Para el estudio Hombre de Piedra, la integración arquitectónica de instalaciones solares no consiste siempre en situarlas lo más discretamente posible en la cubierta, sino la exploración de la belleza potencial que hay en ellas. El edificio debe reconocer esta instalación y “sentirse orgulloso”. Por ello, los paneles se han colocado en sus respectivas fachadas Sureste y Suroeste, casi totalmente horizontales, cumpliendo su misión de “visera” sin molestar desde el interior y formando una unidad, integrados coherentemente con el módulo de fachada, cuidando el aspecto final del conjunto (ménsulas, anclajes, cables…). Por otro lado, su impacto en el paisaje urbano es mucho menor, pues su presencia es más discreta al alejarse un poco del edificio y sólo el que se acerque al hotel percibe la potencia del elemento tal y como pretendían sus autores. Pero ¿cuál es el rendimiento objetivo? En este caso, sorprendentemente, la disposición de los paneles fotovoltaicos es más óptima a nivel energético que orientados perfectamente al sur e inclinados con el plano horizontal 37 grados. Los estudios de Isofotón, ratificados por el sistema de monitorización en tiempo real diseñado por esta empresa con la colaboración de la E.T.S.I. de Málaga y la Universidad Internacional de Andalucía, permiten conocer muy bien la producción energética de la instalación, cuya información está expuesta en el hall del hotel para que el cliente sea consciente en el interior de lo que ocurre en la piel del edificio. Por tanto, una disposición horizontal con rendimientos en torno al 80 por 100 no es tan grave como el factor de sombra que representa la situación de los paneles en las fachadas Suroeste y Sureste, lo que implica que durante un tercio del día, una de estas fachadas no produzca (la Suroeste por la mañana y la Sureste por la tarde). El rendimiento está alrededor de un 60 por 100 del óptimo para la generación de energía foto-

Enero2007

voltaica. Aún así, la producción anual media es de 34.709 kWh. Pero falta un dato. El panel solar de fachada, además de una medida activa, lo es pasiva en la estrategia medioambiental, ya que lo que se ahorra en energía de climatización gracias a la sombra que estos paneles proyectan sobre las fachadas asciende a 33.096 kWh. Por tanto, en realidad se está ahorrando al medio con este elemento la producción de 34.709 KWh + 33.096 KWh = 67.805 KWh anuales. Si tenemos en cuenta que la producción máxima teórica de una instalación de 55 kW de potencia nominal perfectamente orientada (un huerto solar fotovoltaico) puede rondar los 55.000 kWh anuales, la instalación del Monte Málaga, desde una perspectiva global, es energéticamente más eficiente.

Energía solar térmica Para la integración de los colectores solares térmicos se ha seguido similar filosofía. La orientación ideal Sur obligaría a ocupar totalmente la cubierta con baterías diagonales de colectores solares, algo complicado teniendo en cuenta la necesaria superficie para el resto de las instalaciones de un hotel. Los rendimientos obtenidos en el Montemálaga están entre el 90 y el 95 por 100 en estos

colectores y su posición, coherente con las fachadas Sureste y Suroeste, permite utilizar el vital espacio de la cubierta para múltiples instalaciones. Además, funcionan como pantallas que protegen del impacto acústico y visual del de esta maquinaria. Otro argumento favorable a la decisión de los arquitectos en la colocación de los colectores es una comparativa real de dos simulaciones de rendimientos según dos orientaciones distintas. Mientras que la real (los colectores térmicos orientados a azimut 45º y desviados 45º del sur) presenta ahorros de energía para la producción de ACS del 82,3 por 100, en la que simula una orientación al sur (azimut 0º) ocupando toda la cubierta consigue un ahorro del 86,9 por 100, tan sólo un 4,6 por 100 de diferencia.

13


Monte Mรกlaga

14

Enero2007


Monte Málaga

Iluminación Como corresponde a un hotel de congresos, el programa incluye garajes, cafetería, restaurantes y salones de 500m2. El diseño luminotécnico de estos espacios y del resto del edificio, a cargo de Iguzzini Illuminazione España, busca ofrecer confort y ahorro energético. Se prioriza de este modo el uso de luminarias empotrables, con un elevado control de luminancias que equipan respectivamente lámparas halógenas de bajo voltaje o lámparas fluorescentes compactas. En la zona de acceso y recepción se combinan luminarias empotrables Optica, equipadas con lámparas fluorescentes compactas que permiten disponer de un encendido prácticamente continuo durante toda la jornada, garantizando para las zonas de tránsito una iluminación constante y uniforme con iluminancias medias alrededor de 200 lux, que en el caso del ámbito concreto de recepción superan los 300 lux mediante el uso de lámparas halógenas instaladas en luminarias empotrables The Reflex, que crean un ambiente diferenciado, más intenso y cálido. En el perímetro de la planta de acceso se han creado zonas de estar que posibilitan el encuentro entre los clientes, la realización de actividades o disponer de ambientes de relax. Para ello, se utiliza una iluminación general cenital con luminarias empotrables que remarcan las estructuras elevadas que configuran el techo. Estas luminarias, equipadas con lámparas halógenas, permiten realzar la calidez de los materiales utilizados y el uso de reguladores de intensidad permite adaptar los valores de iluminancia a las diferentes horas del día, con sus cambiantes circunstancias. Esta luz general se combina con elementos de luz ambiental de sobremesa que facilitan, mediante su emisión difusa y vertical, el reconocimiento entre las personas. Finalmente, las luminarias de pared con una emisión de efecto (haces lineales de luz) posibilitan el conocimiento del ritmo arquitectónico de los espacios. Este planteamiento se hace extensivo a los espacios adjuntos, favoreciendo la transición entre ellos, tanto de forma visual como estética. Por ejemplo, en la cafetería se plantea la posibilidad de disponer de diferentes ambientaciones utilizando luminarias con emisión exclusivamente indirecta y con lámparas de halogenuros metálicos para las horas en las que buscamos una luz general y uniforme, o luminarias de sobremesa con lámparas incandescentes para ambientes recogidos y circunscritos a cada uno de los grupos de mobiliario.

Enero2007

En cualquier caso, las luminarias empotrables equipadas con lámparas halógenas indican las circulaciones preferentes o realzan zonas concretas como la barra.

trables con lámparas fluorescentes compactas y emisión darklight, que permiten un ambiente uniforme con iluminancias medias alrededor de 100 lux.

En los salones se dispone de un sistema de iluminación flexible, tanto en el techo como en el perímetro de las salas, que permite disponer las mismas creando las escenas más adecuadas al carácter del evento que allí se celebra.

El patio central permite disponer de un espacio sutil en planta sótano, que contrasta con el ajetreo de las salas de congresos.

Las luminarias equipan casi en su totalidad lámparas halógenas para aprovechar la facilidad de regulación, su encendido instantáneo y sus características cualitativas; una cálida temperatura de color con excelente reproducción cromática. Estas características se han priorizado frente a la obtención de elevados niveles de iluminancia que el tipo de actos a celebrar no requiere. Las luminarias, según el carácter del acto, se pueden situar alrededor de 400 lux y permiten distinguir (con diferentes niveles y encendidos) el exclusivamente cenital del lateral (fácilmente cambiable gracias al uso de raíl electrificado y proyectores) y del de las zonas centrales o de presidencia. Todos los ambientes de circulación que rodean los salones se han solucionado con una distribución homogénea de luminarias empo-

Por ello, el protagonismo de la vegetación, que refuerza su carácter ecológico, se complementa con líneas de luz que realzan el ritmo y la verticalidad de los pilares y generan un ambiente íntimo y relajado sin intrusión para ver el cielo y percibiendo la totalidad de plantas del establecimiento, invirtiéndose en horario nocturno el concepto de pozo de luz.

Para permitir la visión concreta del acceso al establecimiento desde una posición media y cercana se crea una cortina de luz en la cornisa de acceso con luminarias empotrables equipadas con lámparas de halogenuros metálicos, que en el interior del hotel da paso a una iluminación contraria (hacia el hemisferio superior), realzándose los parámetros verticales que configuran el patio. Se utiliza, en definitiva, la luz como un elemento constructivo más que contribuye a reforzar el carácter del establecimiento y a una lectura de sus espacios acorde con sus usos y el planteamiento arquitectural.

15


Monte Málaga

Ficha técnica Arquitectos: Juan Manuel Rojas Fernández (Arquitectos Hombre de Piedra); Juan Ramón Montoya Molina (Arquitectos Montoya Molina) Colaboradores: Laura Domínguez Hernández (Arquitectos Hombre de Piedra); Alberto Martín-Loeches Sánchez Aparejador: César Salvatierra Villada Cálculos Hotel: -Estructuras: -Instalaciones:

H.P. Ingenieros Ineco-98, S.L.

Cálculos Viviendas: -Instalaciones: Salvador Muñoz Samuel Domínguez Propietario: Hoteles Monte Promotor: Gabriel Rojas, S.L. Constructora: Dragados Superficie: 23.094m2

16

Principales Suministros: Fachadas muros cortina, fachada aluminio ventilado, pérgolas: Estrumaher Ventanas pivotantes: Technal Paneles solares: Isofotón Lamas móviles: Gradhermetic Fachada de piedra ventilada: Gramarfi de Pavimentos Domótica y mecanismos: Berker Tabiquería seca: Fermacell Tabiques móviles: Reiter Luminotecnia: iGuzzini Illuminazione España, S.A. Iluminación de emergencia: Daisalux y Legrand Ascensores: Schindler SPA: System-Pool Revestimientos cerámicos: Porcelanosa Revestimiento vinílico: Vescom Techos acústicos de madera: Móstoles Industrial, S.A. Puertas RF: Puertas Cubells Puerta RF garaje: Puertas Torres Puertas acero inoxidable: Grupsa Cubiertas: Intemper Sanitarios: Roca Griferías: Noken

Enero2007

Hotel Montemalaga. Infodomus 5  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you