Issuu on Google+

FAUNA TRAS LAS REJAS

Hollman Ortiz Buitrago


FAUNA TRAS LAS REJAS

Al principio de este proyecto pensé en dos posibilidades para el desarrollo de un ejercicio fotográfico con miras a tener una base documental para posibles trabajos en ilustración, los retratos familiares y la captura fotográfica de animales. Empecé con la toma de los retratos de amigos y de mi familia, sin embargo, errores en el manejo de la cámara y en el proceso de revelado estropearon el rollo. En el mes de octubre de 2010 en el marco de la Asamblea distrital de consejeros de juventud, asistí como miembro del Consejo local de juventud de Ciudad Bolívar al municipio de Melgar en el Tolima. En una visita al Zoológico del centro Cafam Melgar me encontré con las imágenes que necesitaba para replantear el proyecto de fotografía, esta vez con la que sería mi segunda opción, la captura fotográfica de animales. La fotografía es una importante fuente de consulta para la labor del ilustrador. En la ilustración fantástica es frecuente que el dibujante tome inspiración en las texturas, morfologías y colores de los animales y demás seres vivos. La captura de estas imágenes requiere por lo general de arduos trabajos de investigación en entornos naturales, sin embargo a veces resulta más fácil que el dibujante vaya a lugares como zoológicos o museos de historia natural para la recolección de estas referencias. En el proceso de revelado la imagen empezó a evocar en mi, reflexiones acerca de las condiciones en que se encontraban los animales que había fotografiado. Las rejas pueden distanciar al visitante del estado natural en que deberían habitar las especies vistas, el cautiverio puede hacer que los animales desarrollen en el peor de los casos conductas autodestructivas. Los animales ven a los transeúntes que les observan unos pocos segundos antes de pasar a la siguiente jaula. Sin embargo, es de anotar que en los zoológicos también hacen esfuerzos para la conservación de especies en vía de extinción y la fascinación que puede inyectar al observador los colores de los plumajes o la agilidad de los animales puede trascender en reflexiones acerca de la relación que tenemos los seres humanos con el planeta y demás seres que lo habitan. Desafortunadamente, la mayoría de los visitantes se van de los zoológicos sin aprender mucho de nada; de hecho, la mayor parte del público de los zoológicos es incapaz de identificar tan siquiera la especie de fauna más común que haya observado. De este modo el tema del cautiverio empezó a inquietarme y me topé con datos escalofriantes como el siguiente: Según cifras de la interpol el tráfico de especies genera diez y siete mil millones de dólares anuales, para el mes de mayo del 2010 se habían incautado 1581 especies en Bogotá1. Sin embargo, la cifra de animales que son traficados de manera ilegal es mucho mayor, pues en diferentes ocasiones los traficantes se las ingenian para burlar las autoridades ambientales y distribuir estos animales dentro y fuera del país, sometiéndolos a pésimas condiciones. La cadena de tráfico hace del negocio lucrativo, por ejemplo, por una guacamaya en la selva colombiana se pagan 10.000 pesos al campesino que la cazó. En Bogotá su precio aumenta a 150.000 pesos y en Europa puede llegar a valer hasta 20 mil dólares (40 millones). 1

SDA, Edgar Rojas Subdirector. 2010. Tráfico de especies genera inmensas ganancias en el mundo. [entrev.] City TV. Mayo 28 de 2010.

Hollman Ortiz Buitrago. http://hollmanob.blogspot.com/ Derechos de Autor reservados


Babilla con doble reja 9 cm X 12 cm

Pato en su pedestal 9 cm X 12 cm


Pava mo単uda con patita lastimada 12 cm X 9 cm

Conejo olfatea la tierra 9 cm X 12 cm


Pumas en juego 9 cm X 12 cm

Pavo real se pasea 9 cm X 12 cm


Cacatúas con doble reja 9 cm X 12 cm

Alcaraván sintiéndose observado 12 cm X 9 cm


CacatĂşas con doble reja 24,5 cm X 19 cm


Ganso con crĂ­as en el getto 19 cm X 24,5 cm


Tortugas y pared blanca 24,5 cm X 19 cm


Pavo real se pasea 24,5 cm X 19 cm


Reja y Mono toc贸n 24,5 cm X 19 cm


www.hollmanob.blogspot.com


FAUNA TRAS LAS REJAS