Issuu on Google+

Vo

C

eS

Antonio Porchia


Q Quien perdona todo ha debido perdonarse todo. Quien hace un paraíso de su pan, de su hambre hace un infierno Quien va de fuego en fuego, muere de frío. Quien se queda mucho consigo mismo, se envilece Antonio Porchia (Italia, 1885 - Argentina, 1968) Nació en Italia, pero, luego de la muerte de su padre en 1900, se muda a la Argentina. Escribió en castellano Voces, su única obra, un libro de aforismos. Ha sido traducido al inglés, al francés, y al alemán. Fue un escritor admirado por renombradas figuras de la literatura contemporánea como André Breton, Jorge Luis Borges, Roberto Juarroz y Henry Miller.

1


V

la verdad

Quien dice

la verdad

casi no dice

nada

La verdad tiene muy pocos amigos y los muy pocos amigos que tiene son suicidas No descubras, que puede no haber nada. Y nada no se vuelve a cubrir. La verdad, que debiera ser lo eterno, siempre, es siempre lo recién nacido o lo recién muerto. Cuántos, cansados de mentir, se suicidan en cualquier verdad. Comprendo que la mentira es engaño y la verdad no. Pero a mí me han engañado las dos.

2


M el mal

Si el hombre tuviese alas,

bajaría

más

La confesión de uno humilla a todos. Lleve cada uno su culpa y no habrá culpables.

El mal

no lo hacen todos

pero acusa

3

a todos


T tristeza

Más llanto

llorar que

es ver llorar

Entra una nueva pena y las viejas penas de la casa la reciben calladas, no muertas. Mis ojos, por haber sido puentes, son abismos. No ves el río de llanto porque le falta una lágrima tuya. Para que tu tristeza muda no oyese mis palabras, te hablé bajito

4


S

soledad

otros; nadie Uno es uno con solo no es

Quien no llena su mundo de fantasmas, se queda solo. Comencé mi comedia siendo yo su único actor y la termino siendo yo su único espectador. Y si no pudiera alejarme de mí, no podría acercarme a nadie, a nada. Ni a mí. Quien recoge su soledad, para quedarse solo con ella, nunca termina de recogerla. Cuando me parece que todo está sin mí, Qué extraordinario me parece todo!

5

Ser alguien es ser alguien solo. Ser alguien es soledad.


H hombre

solo es mucho Un hombre

para un hombre solo El hombre, cuando es solamente lo que parece ser el hombre, casi no es nada. Dios le ha dado mucho al hombre; pero el hombre quisiera algo del hombre. No parece ser una necesidad del hombre, el hombre mismo. Toda persona an贸nima es perfecta. Ha sido correcto conmigo todo el universo, menos el hombre, mi semejante. El hombre vive midiendo, y no es medida de nada. Ni de s铆 mismo.

6


Si amas al sol que te alumbra, tal vez amas y si amas al insecto que te muerde, amas. No me hables. Quiero estar contigo.

No tien

y me darías

Te debo u

Quien ama sabiendo por qué ama, no ama.

Un corazón

grande se llena

con poco

Sabes tanto de mí y no me comprendes. Saber no es comprender. Podríamos saberlo todo y no comprender nada. Cuando tú y la verdad me hablan, no escucho a la verdad. Te escucho a ti. El amor que no es todo dolor, no es todo amor.

7

Sí, me a

ausen que d

Prefiero lament


nes nada

s un mundo.

un mundo

apartaré.

ncia de ti

tarme de tu

Te quiero como eres, pero no me digas como eres Estar en compañía no es estar con alguien, sino estar en alguien. Y si el amor es el amor perdido, ¿cómo encontrar el amor?

Quien me tiene de un hilo

no es fuerte; lo fuerte es el hilo

Te llevaré flores donde ellos saben que estás y donde yo sé que estás; en ambos lugares distintos. Tú crees que me matas. Yo creo que te suicidas. El amor nace de dos amores y muere en uno.

8


V vida

Se vive con la

esperanza

de llegar a ser un

recuerdo

Todos pueden matarme, pero no todos pueden herirme. Un alma santa no nace de un paraíso; nace de un infierno. Los que se levantan para levantarse y no para levantar, no comprendo por qué se levantan. El no ser feliz es lo único que pagan todos, y es lo único que podría obtenerse por nada. Cuando comienzan a vernos como esto, como aquello, comienzan a no vernos. La vida es tan poco, que todo está bien en ella.

9


Quien conserva su cabeza de niño, conserva su cabeza. Las dificultades también pasan como todo pasa, sin dificultad. Mi primer mundo lo hallé todo en mi escaso pan. Un poco de ingenuidad nunca se aparta de mí. Y es ella la que me protege. Vengo de morirme, no de haber nacido. De haber nacido me voy. Cuando me conformo con nada es cuando me conformo de todo. La tierra tiene lo que tú levantas de la tierra. Nada más tiene.

El mundo perdona

tus defectos, no tus virtudes

10


Del vivir conozco el vivir de nada, del morir, el morir de todo. La primavera del espíritu florece en invierno. A veces es tan largo el morir que me siento ser inmortal. En el último instante toda mi vida durará un instante No hallé como quien ser, en ninguno. Y me quedé, así: como ninguno. Nadie entiende que lo has dado todo. Debes dar más. Y si crees que eres como cualquier ser, como cualquier cosa, eres todos los seres, todas las cosas. Eres el universo.

Dirán que andas por un camino equivocado, si andas por

11

tu camino


El sueño

que no se alimenta de sueño

desaparece Durmiendo sueño lo que despierto sueño. Y mi soñar es continuo. Antes de recorrer mi camino yo era mi camino. La razón, cuando alguna vez ha sido mía, me ha hecho daño. Casi no he tocado el barro y soy de barro. En plena luz no somos ni una sombra. El dolor no nos sigue: camina adelante. La estrella y el insecto. Nada más. Para la estrella el insecto y para el insecto la estrella. Y nadie quiere ser el insecto. ¡Qué extraordinario! Nadie es luz de sí mismo: ni el sol.

12


Si no levantas

los ojos,

creerás que eres

el punto más alto

A veces de noche, enciendo la luz para no ver mi propia oscuridad. Hay caídos que no se levantan para no volver a caer. Saber morir cuesta la vida. El recuerdo es un poco de eternidad. Hallé lo más bello de las flores en las flores caídas. Por lo que doy la vida, a veces no daría nada, pero siempre doy la vida. Herir al corazón es crearlo.

13


La razón se pierde razonando. Una luz que alumbra muchos caminos, no alumbra un camino. Debieras extinguir tus ojos antes que se extinga el sol, para dejarlo encendido. Algunas cosas se hacen tan nuestras que las olvidamos. Trátame como debes tratarme, no como merezco ser tratado. Las alturas guían, pero en las alturas. He sido para mí discípulo y maestro. Y he sido un buen discípulo, pero un mal maestro.

Sí, ya he oído todo.

Ahora sólo

me

falta

callarme

14


mención honorífica

Premio Fomento a la Lectura

México Lee 2012

Es una iniciativa independiente realizada por escritores y ciudadanos con el afán de difundir la literatura y fomentar la lectura en la ciudad Para mayor información sobre nuestras actividades o si desea integrarse a nuestra agrupación escríbanos al correo electrónico hojaderutajrz@hotmail.com o conri@hotmail.com


Vocesbook