Page 1

Congelado el SMI La lucha contra los desahucios Edita HOAC - Nº 135 - Febrero 2012 - III ª Época - 0,60 € - Suscripción anual: 6 €

Familia, trabajo y descanso

así lo vemos

E

n la sociedad en la que vivimos se hace cada día más cierto aquella vieja canción que decía «me matan si no trabajo, y si trabajo me matan». Los parados no encuentran empleo, mientras que aquellos que conservan uno se ven obligados a aceptar condiciones indecentes, ritmos frenéticos y largas jornadas. Las relaciones laborales se han configurado de un modo que debilitan la relación entre personas, familia y sociedad. No encontramos momentos para tareas como visitar a los amigos, dedicar tiempo a los hijos, cuidar a los dependientes, compartir el ocio, participar en iniciativas colectivas, celebrar la fe...

«Hay que fomentar una reflexión y un empeño encaminado a conciliar las exigencias y los tiempos de trabajo con los de la familia y a recuperar el verdadero sentido de la fiesta», ha pedido recientemente Benedicto XVI. Es imprescindible combinar el trabajo asalariado con el desarrollo integral de las personas, fomentar estilos de familia que vivan en comunión y reconciliar trabajo y descanso. Como dice el magisterio social de la Iglesia, «es necesario también que las empresas, las organizaciones empresariales, los sindicatos y el Estado se hagan promotores de políticas laborales que no perjudiquen, sino favorezcan el núcleo familiar» (Compendio de la DSI, 294).


la calle

La congelación del Salario Mínimo, castigo a los pobres El primer Consejo de Ministros de la era Rajoy se saldó con la congelación del Salario Mínimo Interprofesional para 2012, que no pasará de 641,40 euros mensuales (5,02 euros por hora). La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, lo justificó porque es lo «acertado» para que llegue «cuanto antes» la recuperación de la economía y el empleo.

E

s la primera vez desde 1966 que se deja sin subida el SMI. Según las encuestas, el 1,3% de los asalariados y asalariadas (unas 180.000) personas de España dicen cobrar un salario inferior o igual al mínimo interprofesional. Otras estimaciones, que incluyen a los trabajadores que no están cubiertos por un convenio colectivo (empleados de la limpieza de residuos urbanos, jornaleros del campo...), o tienen uno que apenas mejora la retribución mínima, como los porteros de fincas urbanas, o perciben un salario directamente referido al SMI, como las empleadas de hogar, indican que el número de trabajadores a los que se les congelan sus bajos sueldos podría llegar a dos millones. Otros cientos de miles de personas más (jubilados y jubiladas con pensiones no contributivas, trabajadores y trabajadoras con incapacidad reconocida para el trabajo por enfermedad o accidente, personas perceptoras de pensiones de orfandad o viudedad, etc...) también verán congelados sus ya parcos ingresos, calculados según el

llamado IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples), que también ha quedado congelado. Al vicepresidente de la CEOE y líder de los empre-

por el mensaje que traslada al resto de trabajadores y a los inversores. La filosofía de fondo es que abaratando la mano de obra seremos más competitivos, habrá más

sarios madrileños, Arturo Fernández, le parece que se trata de algo que «es necesario, porque eso marca muchos puntos en la negociación salarial». De hecho, quienes más a favor se muestran de esta medida lo hacen

oportunidades de negocio... No se tienen en cuenta las dificultades de millones de familias que a duras penas llegan a fin de mes, ni que la congelación (que supone menos poder adquisitivo dado que la inflación sube) castiga

a los trabajadores más pobres. El SMI español es uno de los más bajos de Europa. Incluso Grecia, a pesar de sus problemas, mantiene un SMI de mayor cuantía, por no hablar de países como Bélgica, Holanda y otros, cuyos salarios mínimos prácticamente duplican el SMI español. Irlanda, a pesar de que su situación económica es mucho peor que la española, y de que está sometida a un durísimo plan de ajuste, mantiene un salario mínimo mensual de 1.461 euros. La Iglesia, desde el siglo XIX, por boca del Papa León XIII viene defendiendo que «el salario no debe ser en manera alguna insuficiente para alimentar a un obrero frugal y morigerado». También Juan Pablo II, en su encíclica «Laborem Exercens», decía que «el problema clave de la ética social es el de la justa remuneración por el trabajo realizado. No existe en el contexto actual otro modo mejor para cumplir la justicia en las relaciones trabajador-empresario que el constituido precisamente por la remuneración del trabajo». El que tenga oídos que oiga. José Luis Palacios

Quiénes hacemos el ¡Tú! Coordina: Mª Dolores Medina

Colaboran: José Ignacio Gámez, A. Berges, Roger Torres, A. A. Maestre, Chipola, Francisco Porcar, José Luis Palacios, Cristina López, Gregorio Burgos y Antonio Hernández. El ¡Tú! se imprime en papel couché de 100 gr/m2, ecológico, 100% libre de cloro y de otros compuestos sulfurosos. Nuestra dirección: Periódico ¡Tú!, Alfonso XI, 4 -4º, 28014 Madrid, y nuestros teléfonos son: 91 701 40 80, y 91 522 74 03 (fax) Edita: Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC). Depósito legal: M.40919–1996 La tirada de este número ha sido de 12.000 ejemplares.

2


política en zapatillas

Examen de conciencia

H

ace tiempo que los partidos políticos buscan salidas a la crisis que padecen ante un cambio de civilización que está planteando una contradicción de fondo: O Estado, o mercado. El mercado necesita productores y consumidores, y especuladores que medien entre los dos, pero no políticos. Los partidos buscan respuestas Con toda la humildad y queriendo ayudar en esta búsqueda me atrevo a ofrecerles el método que la Iglesia utilizamos para tal fin. Tiene cinco pasos: Examen de conciencia. No basta valorar el error cometido en esta o en aquella decisión. Es preciso volver a las fuentes para ver qué queda de la conciencia socialista, obrera o liberal, y de los ideales de justicia, igualdad, libertad y fraternidad que los alumbraron.

Dolor de Corazón. El dolor de corazón surge cuando se pasa a la contemplación de las victimas que las decisiones y el abandono del ideal han provocado. Implica el arrepentimiento. Propósito de Enmienda. El propósito de enmienda es una llamada a la fidelidad. Esto es lo más difícil porque se tiende a creer que cuando la posición

personal mejora el ideal se está realizando. Para evitar esto hay un remedio que se llama encarnación. Sin encarnación no hay propósito de enmienda. Decirle los Pecados al Confesor. El confesor en este caso es el pueblo, un concepto ya olvidado. Al pueblo hay que decirle el examen de conciencia realizado, el dolor de corazón experimentado y el propósito de enmienda adoptado. Cumplir la Penitencia. La penitencia busca restituir la humanidad perdida, volver a los caminos de la ética y la moral que nos unen a los otros y nos hacen servidores de ellos. Es el momento de concretar la encarnación que nos hemos propuesto en el propósito de enmienda compartiendo la vida de las víctimas, sus penas y alegrías. A. A. Maestre

cultura

Recortes: ¿personas o beneficios?

S

i hacemos la pregunta: «¿qué es primero, las personas o los beneficios económicos?», seguramente responderemos sin dudarlo: «las personas, por supuesto». Sin embargo, si hacemos esta otra pregunta. «¿qué es primero, los derechos sociales de las personas o el buen funcionamiento de la economía?», muchos comenzaremos a tener dudas y diremos cosas como ésta: «si no funciona bien la economía no podremos atender los derechos sociales de las personas». Y tendremos razón, pero también un problema, porque la primera y la segunda pregunta, en nuestra sociedad, son en realidad la misma pregunta. Tendremos razón porque es verdad que hay una estrecha relación entre los derechos sociales y el buen funcionamiento de la economía. Tendremos un problema por responder de forma distinta dos preguntas que son la misma pregunta. Tenemos esa confusión porque se nos ha metido muy dentro una concepción pervertida y perversa de la economía, que nos hace acabar respondiendo a la primera pregunta como a la segunda; es decir, afirmando en la práctica que las personas no son lo primero cuando hablamos de eco-

nomía. Esa concepción pervertida de la economía es aquella que cree que una economía funciona bien cuando produce muchos beneficios y que, por tanto, el objetivo social debe ser aumentar siempre esos beneficios. Lo demás, como los derechos sociales, será una consecuencia, un derivado, de ese «buen funcionamiento» de la economía. Los recortes de los derechos sociales que se están imponiendo en nuestra sociedad son el resultado de esa perversión de la economía. Pero, en verdad, la economía sólo funciona bien cuando es un instrumento al servicio de las necesidades de las personas.Y entre esas necesidades están los derechos sociales. Por eso, su reconocimiento práctico es un criterio fundamental para el buen funcionamiento de la economía. Es la defensa y la extensión de los derechos sociales lo que hará funcionar bien la economía y no al revés: los recortes en derechos sociales no harán funcionar bien la economía. Al contrario, sólo sirven para que sigan imponiéndose sobre el bien común los intereses particulares de los más poderosos económicamente, para que continúen incrementando sus beneficios a costa de la sociedad. Francisco Porcar

3


la ventana del mes

La lucha contra los des Ramiro Vega y Joaquín Sánchez pertenecen a la HOAC. El primero es enfermero prejubilado y vive en Sant Boi (Barcelona). El segundo es sacerdote y ejerce en la pedanía murciana de El Palmar. Ambos están implicados en la Plataforma de Afectados por las Hipotecas de sus respectivas zonas.

«C

uando un padre de familia te cuenta que van a perder su casa y quedarse con una deuda que no pueden pagar, cuesta mucho conciliar el sueño por la noche», admite Joaquín Sánchez, cura en la pedanía murciana de El Palmar y miembro de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH). «Hay parejas que no aguantan y se separan, conocemos un suicidio en l’Hospitalet por verse impotente ante el problema que se le venía encima», comenta Ramiro Vega, militante de la HOAC en Sant Boi (Barcelona) y miembro de la PAH de su localidad. El drama de los desahucios ya ha golpeado a más de 150.000 familias y amenaza a un número todavía mayor, hay casi 200.000 ejecuciones hipotecarias pendientes de efectuarse. Un grupo de personas decidieron crear en 2009 en Cataluña la Plataforma de Afectados por las Hipotecas para intentar parar los desalojos de familias que de pronto no podían hacer frente a los préstamos, denunciar la actual legislación que permite a las entidades bancarias quedarse con los pisos de los desahucios por la mitad de su valor y seguir cobrando la deuda a los afectados y buscar soluciones colectivas al problema de las hipotecas.

4

El «bautismo de fuego» de este colectivo se produjo el 3 de noviembre de 2010, cuando una treintena de personas se desplazaron hasta Bisbal del Penedés, un pueblo a las afueras de Barcelona, para aplazar el desahu-

formas por todo el territorio español y se ha logrado aplazar unos 115 desalojos. Recuperar la dignidad Joaquín Sánchez, consiliario de la HOAC de la diócesis de Cartagena-Murcia, desde el

«Han pasado de ser alguien porque tenían un piso y un coche a verse amenazados con quedarse en la calle» cio de Lluis y de su hijo de 13 años. Desde entonces, se han creado una treintena de plata-

principio se ha involucrado en la plataforma que intentar paralizar los desahucios en la co-

munidad en la que más se han incrementado porcentualmente las ejecuciones hipotecarias. «Cuando contactan con nosotros, lo primero que intentamos es recuperar su dignidad humana y su autoestima. Han pasado de ser alguien porque tenían un piso y un coche a verse amenazados con quedarse en la calle», relata este cura que pronto cumplirá los 25 años de ejercicio. «El deterioro y los trastornos psicológicos que se producen son muy graves, algunos dicen que la vida ya no tiene sentido y que si siguen es solo por sus hijos», describe Joaquín Sánchez, quien subraya la importancia del proceso con las familias.


sahucios «Como cristianos, nuestro lugar es estar con la gente; Jesús de Nazaret fue crucificado por estar al lado de los más pobres» «Les escuchamos, dialogamos para ver qué respuesta se puede dar, si se puede llegar a un acuerdo con el banco..., si hay que ir a la vía judicial les derivamos a «CONSUMUR» (asociación de Consumidores de Murcia) donde hay un buen servicio jurídico. Si hay señalamiento de la ejecución hipotecaria, acudimos para evitar que la comisión judicial eche a la familia de su casa. Pero lo importante es el acompañamiento personal tanto al banco y al juzgado, como en lo humano, para regenerar su dignidad como personas y sostenerles humanamente. Además, procuramos que entiendan que no se trata solo de responder a su situación puntual sino que es una lucha por su futuro y el de la sociedad». Soluciones compartidas Ramiro Vega, de la plataforma de Sant Boi, creada hace unos meses, destaca que «son los propios afectados y afectadas los que deciden solucionar sus problemas comunitariamente, asesorados por juristas solidarios». También subraya la llamada a implicarse en soluciones colectivas: «en estas plataformas se parte de los afectados y afectadas, son ellas y ellos el motor de las reuniones donde se trabaja de modo asambleario. Se pide a los afectados que sigan en la plataforma cuando su caso esté en vías de solución,

se haya o no resuelto. Por ahora, los afectados y afectadas que más están respondiendo son los emigrantes y la gente de las asociaciones de vecinos». Lo mismo está pasando en la organización de Murcia. Joaquín Sánchez explica su participación directa en la PAH –durante el último desahucio fue arrastrado por policías antidisturbios que abrían paso a los representantes del juzgado–, como fruto de la lógica de la «encarnación»: «Como cristianos, nuestro lugar es estar con la gente; Jesús de Nazaret fue crucificado por estar al lado de los más pobres e indefensos, en oposición a los poderosos». También Ramiro Vega apela a su fe, como impulsora de su lucha, que es, a todas luces «justa y muy clara». No en vano denuncia que «la ley hipotecaria actual protege a los bancos» ante una eventualidad que «le puede pasar a cualquiera». Acompañar a las familias Ramiro Vega lamenta que en las parroquias no haya mucha más gente dispuesta a unirse a estas plataformas y a defender a los miembros de sus comunidades que de pronto se ven en la calle. También Joaquín Sánchez desearía una postura clara de la Iglesia, ante un problema real y urgente de las familias: «Ojalá en los comunicados oficiales y en las respuestas de la parroquias, las

Arriba, afectados por la Hipoteca de Murcia intentan paralizar un desahucio. Abajo, familia amenazada por una ejecución hipotecaria en Sant Boi (Barcelona).

comunidades y los grupos de Cáritas se acompañara más a estas familias y se buscaran alternativas, como alquileres baratos». Después de todo, el divino obrero de Nazaret pasó por este mundo anunciando la Buena Noticia a todos los hombres, especialmente a los más desfavorecidos. En el ca-

pítulo 4 del Evangelio de Lucas, versículo 18, Jesucristo explicó la misión encomendada por el Padre: «Él me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la libertad a los oprimidos...». José Luis Palacios

5


¿quién es? Begoña Baños, Plataforma contra la Pobreza, la Exclusión y la Desigualdad Social en Alicante

«Queremos una ciudad donde todos tengan una vida digna» Begoña Baños Martorell, desempleada de 35 años de edad, desarrolla su compromiso como militante de la HOAC en la Plataforma contra la Pobreza, la Exclusión y la Desigualdad de Alicante, que acaba de recibir un premio de la Universidad de la ciudad. –¿Cuándo nació la plataforma, por qué, con qué objetivos? –Surge en 1998 con el fin de abordar de una manera colectiva y en red la lucha contra la pobreza en la ciudad. Fue una apuesta de más de veinte asociaciones por superar las diferencias para crear una red social efectiva en la ciudad que conozca y denuncie las realidades de pobreza, exclusión y desigualdad social. Entre ellas encontramos organizaciones religiosas, sindicatos, personas particulares, partidos políticos, ONGs, asociaciones vecinales… –¿A qué se dedica? –A sensibilizar y poner de manifiesto las realidades de exclusión social que se dan en nuestra ciudad; y todo esto se concreta a través de jornadas, talleres, publicaciones… Al principio, nuestra tarea estuvo más centrada en el tema de la vivienda precaria y los núcleos chabolistas; también en temas de feminización de la pobreza, de acceso al empleo…, poco a poco hemos ido ampliando nuestras acciones a muchos más campos de actuación: inmigración, Pobreza Cero, dependencias, defensa de los servicios públicos… En los últimos años, la Plataforma

6

se ha implicado en la red «Aquí cabemos tod@s» y la asamblea Zona Norte. Solemos sumarnos a las iniciativas que abordan la lucha contra la exclusión social de otras entidades del tejido asociativo de la ciudad. –¿Qué logros y qué fracasos destacarías en sus 14 años de existencia? –Para mí, uno de los mayores logros es la heterogeneidad de las entidades que forman la Plataforma. Además, hemos optado por un modelo de trabajo en red muy interesante en el que se ha querido dar verdadero protagonismo a las personas que sufren las realidades de pobreza y exclusión en nuestra ciudad. –¿Qué ha supuesto y cómo se valora desde la Plataforma el Premio Maisonnave de la Universidad de Alicante? –Con agradecimiento y me atrevería a decir que

hasta con cierto rubor. En realidad, más que a nosotros, se ha premiado a la labor cotidiana de tantas personas, colectivos, entidades de la ciudad. Y en especial, a todas esas personas que sufren las consecuencias de la pobreza y de la exclusión. Ha sido un refuerzo e impulso para seguir en el camino de la lucha. –¿Es fácil coordinar a entidades tan diferentes como las 17 que integran la plataforma? –Es un grupo heterogéneo y con matices ideológicos diferenciados, pero prevalece el objetivo común. Es enriquecedor contrastar opiniones, trabajar coordinadamente y llegar a acuerdos. Cada cual aporta su visión específica para construir una mirada global sobre los problemas de la ciudad. –¿Cuáles son los retos a

corto y largo plazo de la Plataforma? –Seguir atentos a la realidad social que repercute de manera directa en la vida de las personas y les dificulta vivir de manera digna. A día de hoy, nos preocupan seriamente las nuevas medidas anunciadas por el Gobierno, los nuevos recortes sociales y cómo se ven afectados los más débiles, la creciente privatización de los servicios públicos y en este sentido, irán encaminadas las acciones de este curso. –¿Por qué una militante de la HOAC como tú participa en esta plataforma? –Los cristianos tenemos que estar ahí. Quizás como miembro de la HOAC, nuestra aportación más interesante sea conseguir que las acciones que emprendemos en la plataforma dignifiquen la vida de las personas que más sufren. Es verdad que esto conjuga muy bien con otras sensibilidades que podríamos llamar de solidaridad cívica. Más allá de los conceptos, lo interesante es que podemos luchar por una ciudad distinta para todos donde sus habitantes puedan llevar una vida digna. José Luis Palacios


Aparato crítico

¿Sabías que.. ?

Menores, solos ante la televisión

L

os niños españoles de 4 a 14 años están entre los menores europeos que más horas pasan ante el televisor. Solo los italianos, con dos horas y 46 minutos al día, consumen más televisión que los nuestros, que lo hacen durante dos horas y 38 minutos. Aunque se intentó excluir contenidos inapropiados para ellos en el llamado horario infantil, con el tiempo, las cadenas se han ido relajando y vulneran con frecuencia las prohibiciones que se habían marcado. Pero quizás el dato más alarmante provenga de un estudio realizado en Andalucía, que muy bien se puede elevar a escala nacional, que revela que solo en la mitad de los hogares los padres intentan «regular» lo que ven sus hijos. Los expertos defienden una «dieta audiovisual» equilibrada que ayude a los menores en su crecimiento armónico e integral. Una cuestión de oferta y demanda. Como dice el profesor de la Universidad de Cádiz Víctor Marí

E

Saez, «si en nuestra ciudad solo encontramos establecimientos de comida rápida, difícilmente vamos a conseguir esta dieta deseable, por muy buena que sea la intención del espectador». También hace falta «una alfabetización audiovisual», que es responsabilidad de las familias y de las escuelas. De lo contrario, la obesidad y el raquitismo mentales avanzarán sin freno en nuestras sociedades.

E

Cristina López

E

La mirada justa

Bajo el peso del año y la crisis

Y

a hemos recorrido un trazo del nuevo año con sensación de rapidez, pero envueltos bajo el peso negro de la crisis. Todos quieren poder salir de ella. El problema está siempre en el cómo. Desde el todopoderoso poder económico se nos impone la solución: los recortes en todo, gastar menos en las instituciones, menos costes sociales y laborales, etc. De esta manera, se dice, podremos quedar limpios y libres de todo ataque de los mercados, pero quedaremos sin un duro. Unos ven estas políticas restrictivas como un sacrificio necesario para ganar el futuro. Hay que aguantar con resignación los sacrificios y con la esperanza de un mañana más prometedor. Otros las ven como un alargar el sufrimiento de buena parte de la población, a costa de los de siempre. Es la salida tradicional de los fuertes sobre los débiles, salida que indigna. Surgen preguntas: ¿no se puede construir la historia sin víctimas? ¿Se puede construir una sociedad sana atropellando la dig-

l 23% de los españoles afirma que en los últimos cinco años ha dado dinero a familiares con los que no conviven para ayudarles a sufragar gastos corrientes, según un estudio del catedrático de Sociología Gerardo Meil. l 56% de los entrevistados consideran que esta institución es la que debe asumir las ayudas económicas y de cuidados, frente al 32% de los alemanes o al 30% de los franceses, que apelan más a las prestaciones sociales. l 67% de los españoles de entre 18 y 29 años viven con sus padres, lo que supone que el porcentaje es más del doble del registrado en los países escandinavos (30%). a mayoría de jóvenes que se van de casa lo hacen a menos de 5 km de distancia y la mitad de ellos recibe ayuda por parte de sus familiares.. l porcentaje de abuelos que contribuyen al cuidado de sus nietos ha pasado del 15% al 25% en los últimos años. Un 14% de la población reconoce sentirse superada por las demandas que recibe de su red social.

nidad y los derechos de las personas y de los trabajadores? Una miranda profunda y acertada es la que nos muestra la enseñanza social de la Iglesia. Hay tres pilares, entre otros, con los se debe edificar una convivencia social más humana y humanizadora. Son el respeto de la dignidad de la persona y de sus derechos, la promoción de la justicia social para que todos tengan una vida digna y feliz, la práctica de la solidaridad que nos lleva a todos a hacernos responsables de todos, sobre todo, de los más débiles. Sin estos caminos, no se logra una sociedad justa y sana. Sin estos valores, la solución meramente económica mercantilista no hace avanzar a la humanidad. Como dice el Papa, «la actividad económica no puede resolver todos los problemas sociales ampliando sin más la lógica mercantil» («Caritas in Veritate», 36). Exijamos respeto a la dignidad, justicia social y solidaridad, y ganaremos todos.

L

E

Gregorio Burgos

7


evangelio en la calle

Así va el mundo

Elogio a la hospitalidad

V

ivimos rodeados de buena gente que no pierden ocasión para hacer el bien en las diferentes formas de acogida y hospitalidad que se nos presentan en la vida. Recuerdo las comidas que algunos matrimonios nos hacen tan cariñosamente en sus casas a muchos de sus amigos y cómo, lejos de todo protocolo, disfrutan viendo la mesa llena de comensales que comparten conversación y amistad. Recuerdo también la llegada de amigos y amigas para visitar la ciudad y para pasar unos días de descanso: la mejor habitación es para los forasteros, el plan de visitas a los monumentos y calles está perfectamente planteado, la sencilla comida se planifica y realiza a su tiempo y…, diplomacias, ninguna. ¿Y qué puedo decir de los abuelos y abuelas que hacen comida para los hijos y familia que se encuentran parados y todos los días los tienen de invitados o se llevan la comida a sus domicilios? «Mientras yo viva y tenga la paguilla, a los nietos no les va a faltar un plato de comida», me decía una abuela. La tradición más genuinamente cristiana y la hospitalidad se dan la mano.Veamos Mateo 10, 4042: «El que os recibe a vosotros me recibe a mí, y quien me recibe a mí recibe a quien me ha enviado… El que dé de beber a uno de estos pequeñuelos tan sólo un vaso de agua fresca porque es mi discípulo, os aseguro que no perderá su recompensa». Veamos también Hebreos 13, 1-2: «Perseverad en el amor fraterno. No olvidéis la hospitalidad, pues gracias a ella algunos hospedaron, sin saberlo, a ángeles». Hospedar al otro es acoger a los ángeles y al mismo Cristo. ¡Qué grande es la hospitalidad! Por eso, se recomienda continuamente a los seguidores del Evangelio (Romanos 12,13 y 1ª Pedro 4,9). ¡Y qué grandes somos cuando acogemos y qué ridículos cuando…! Antonio Hernández-Carrillo

www.ituc-csi.org Los trabajadores y las trabajadoras del servicio doméstico cuentan con leyes internacionales que protegen sus derechos, desde que, en junio de 2011, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) adoptara el Convenio 189 y la Recomendación 201. Son 100 millones de personas en todo el mundo las que trabajan en el hogar de otra persona. La mayoría son mujeres –muchas veces migrantes o menores de edad–. En algunos casos, sufren malos tratos, explotación, violencia y abuso físico y sexual... Hace falta que la ley entre en vigor y se cumpla. Para ello, la Confederación Sindical Internacional (CSI), junto con otras organizaciones, ha lanzado la campaña mundial «12 para 12» que pretende lograr que 12 países ratifiquen el Convenio 189 para finales de 2012 y así pueda entrar en vigor.

Conocer la realidad es el primer paso para disponerse a cambiarla Pedidos: Ediciones HOAC. Calle Alfonso XI, 4, 4º 28014 Madrid 91 701 40 83 www.hoac.es - www.edicioneshoac.org

2ª Edición

%

Dirección, redacción y administración: Alfonso XI, 4 - 4º. 28014 Madrid. Telf.: 917 014 080. Fax: 915 227 403

TU febreri 12 num. 135  

Revista Mensual de la HOAC sobre el mundo del trabajo, la Iglesia, la justicia social y los empobrecidos

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you