Page 1

De tijeras y mareas Solidaridad con las trabajadoras de Marie Claire Edita HOAC - Nº 136 - MARZO 2012 - III ª Época - 0,60 € - Suscripción anual: 6 €

Brutal ataque al Derecho del Trabajo así lo vemos La nueva reforma laboral, como las anteriores, generará más precariedad en el trabajo y mayor empobrecimiento de las familias que dependen de un salario. Con el argumento de combatir el desempleo y reducir la temporalidad, en el marco de una oleada de recortes y servicios sociales sin precedentes, los derechos laborales han recibido un golpe mortal. El Derecho del Trabajo, recogido en la Constitución española, ha sido reducido a pieza de museo. La herencia para nuestros hijos será menos derechos y menos bienestar.

El verdadero conflicto no está entre pequeños empresarios, autónomos y trabajadores fijos temporales o desempleados, sino entre los dueños del dinero y su desmedido afán de lucro y el conjunto de los ciudadanos. Es preciso, como ha pedido Benedicto XVI, una reforma del sistema financiero internacional para avanzar en justicia social y comunión de bienes; controlar la economía especulativa, en lugar de eliminar derechos. ¿Para cuándo una economía productiva que responda a las verdaderas necesidades de todas las personas?


la calle

De tijeras y mareas No hay milagros. Cumplir con Europa y contentar a los mercados nos va a costar el futuro. Las tijeras en Educación, Sanidad y Servicios Sociales tendrán un grave efecto, que ya empieza a notarse, en la vida de los ciudadanos. Por no hablar de la conflictividad que provoca, los recortes indiscriminados suponen menos atención y más discriminaciones.

E

l Gobierno quiere reducir el gasto público en 16.500 millones de euros para cumplir los objetivos de déficit público impuestos por Europa. Nuevos recortes que se vienen a sumar a los ya emprendidos en 2011 por el ejecutivo de Zapatero. El Gobierno actual quiere que todos los presupuestos públicos sean reducidos en un 10%. Si en 2011 los funcionarios perdieron un 5% de su sueldo y en 2012 se les han congelado las retribuciones, a partir de ahora por cada diez funcionarios que se jubilen, sólo se incorporarán tres y el número de interinos y personal laboral sufrirá un drástico recorte. Habrá menos profesores para más alumnos, pero también menos planes de apoyo y compensación, menos horas de biblioteca y de laboratorio y apenas nada para mantener las infraestructuras de los centros. En Cataluña, se ha suprimido la sexta hora lectiva, en Madrid, Galicia o Valencia habrá menos personal (efecto del aumento de las horas lectivas), en Castilla-La Mancha no habrá centro de recursos para el profesorado.

La marea verde por la educación pública que nació en Madrid se ha extendido a otras comunidades, especialmente a la valenciana que, además, tiene dificultades para sufragar los gastos de funcionamiento diario de muchos centros. En Sanidad, Cataluña abandera de nuevo el tijeretazo con el cierre de quirófanos, la supresión de turnos, la reducción de camas y hablan de imponer el copago. En el resto de comunidades no andan mucho mejor, con la retirada de la financiación pública para algunos fármacos y tratamientos. De nuevo, la partida de personal, sobre todo, aquellos sin plaza en propiedad, es la que más sufre. Crece la espera en urgen-

cias, en consulta y en las especialidades... De la investigación para dar con nuevos tratamientos y combatir enfermedades, mejor ni hablar. Los trabajadores sanitarios han sido los primeros en movilizarse contra los recortes, pero según crece el malestar entre los pacientes y sus familias, éstos van sumándose también. La marea blanca está en marcha. En Servicios Sociales han sido las partidas relacionadas con la igualdad (centros de orientación a mujeres, casas de acogida para víctimas de la violencia) las que se han llevado la palma. Pero si se mira un poco más allá, se comprueba cómo se han suprimido ayudas sociales de todas las administraciones

(becas de comedor y de libros, centros para los sin hogar, proyectos sociales y hasta bibliotecas públicas). Ya hay quien habla de la marea violeta contra los recortes en igualdad. No parece que haya mucho margen de maniobra para combatir el déficit. No hay dinero en caja y a nuestro país le cuesta encontrar financiación. Pero aún así, hay quien habla de otras alternativas, empezando por racionalizar el gasto público (reducir salarios de los altos cargos de la administración y su número, suprimir partidas ostentosas...), que pasan por exigir un mayor esfuerzo a quien más tiene (subir impuestos a los ricos y grandes empresas, gravar más las actividades especulativas, combatir el fraude fiscal). Si los sacrificios no son compartidos, ni justos, ni debidamente explicados, la legitimidad del propio sistema se va a ver seriamente comprometida. Las distintas mareas son una muestra de que lo público, lo de todos, importa. Movilizarse y defender los servicios estatales, contra lo que muchos pueden pensar, supone preocuparse, implicarse y participar en la búsqueda de soluciones compartidas que minimicen el daño que se hace a todos aquellos que no pueden acudir al mercado para encontrar soluciones a sus necesidades vitales. Y que cada vez son más. Mucho pueden aprender los dirigentes si saben interpretar el clamor de la calle. José Luis Palacios

Fe de erratas: En la cabecera de la portada del anterior número decía «Nº 135 ENERO 2012» y debía decir «Nº 135 FEBRERO 2012».

Quiénes hacemos el ¡Tú! Coordina: Mª Dolores Medina

Colaboran: José Ignacio Gámez, A. Berges, Roger Torres, A. A. Maestre, Chipola, Francisco Porcar, José Luis Palacios, Cristina López, Gregorio Burgos y Antonio Hernández. El ¡Tú! se imprime en papel couché de 100 gr/m2, ecológico, 100% libre de cloro y de otros compuestos sulfurosos. Nuestra dirección: Periódico ¡Tú!, Alfonso XI, 4 -4º, 28014 Madrid, y nuestros teléfonos son: 91 701 40 80, y 91 522 74 03 (fax) Edita: Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC). Depósito legal: M.40919–1996 La tirada de este número ha sido de 12.000 ejemplares.

2


política en zapatillas

¡¡¡Está despedido!!! T

enemos una economía paralizada por dos razones: porque las empresas, las pequeñas y medianas empresas que son la mayoría, no reciben crédito (los bancos prefieren especular en el casino de la bolsa) y porque los trabajadores no tenemos dinero para consumir. Luego, hace falta crédito para las empresas; salarios decentes y contratos para los cinco millones de parados. En lugar de ello, el Gobierno crea el «¡Está despedido!» que hemos visto en las películas americanas. Despedido sin más juicio, sin más defensa, sin más derechos que cobrar el finiquito y largarse. Es el modelo americano de relaciones laborales que Aznar inició, Zapatero continuó y Rajoy ha terminado de implantar. El modelo americano produce 14 millones de parados; más 2,6 millones de

parados que no se contabilizan, más 9 millones que tienen un trabajo basura porque no encuentran uno mejor. Esto nos da una tasa del 18% de paro real muy superior al 10% oficial. En cuanto a la pobreza, Estados Unidos tiene 50 millones de pobres, 50 millones ¡en la primera economía del mundo!

Una sociedad moral, ante un problema inmoral, como lo es el desempleo y la pobreza, buscaría restablecer la moral, no legalizar el expolio. Pediría a ciudadanos y a instituciones las acciones y renuncias necesarias para restablecer la humanidad perdida. Si los trabajadores ponemos renuncias y sacrificios concretos valorados en miles de millones de euros, los banqueros deben facilitar el crédito y los empresarios deben poner tres millones de empleos, concretando cuántos se van a crear en cada provincia y qué empresas los van a crear. Desbaratar el empleo es desbaratar a la persona y a la familia. Y no se puede construir una sociedad moral cuando a unos se les da la potestad de tratar a otros como marionetas. A.A. Maestre

cultura

8 de marzo y cultura de la igualdad

E

l 8 de marzo como expresión de la lucha por la igualdad para combatir las injustas desigualdades que empobrecen a muchas mujeres trabajadoras, es hoy más necesario que nunca. Las medidas que se están imponiendo con el pretexto de la crisis están empobreciendo a los sectores más débiles y vulnerables del mundo obrero y del trabajo, entre los que se encuentran muchas mujeres. Son medidas que aumentan las desigualdades, porque se toman de espaldas a la igualdad y no tienen en cuenta que cuando no se ponen en primer lugar las necesidades y derechos de los empobrecidos se les empobrece más. Muchas mujeres de familias trabajadoras están en esa situación. La congelación de plantillas y los recortes de personal en la administración pública, afectan más a las mujeres, dejando a más en el paro; porque, sobre todo en sanidad y educación, se ocupan más mujeres que hombres y ellas sufren más la no incorporación de personal; porque las mujeres ocupan los puestos más precarios en la administración pública, los más afectados por los recortes. La congelación del salario mínimo también les perjudica más, porque son más las mujeres (el 16%) las que cobran

menos del salario mínimo y las que tienen los empleos peor pagados; porque para las trabajadoras del servicio doméstico el salario mínimo se toma directamente como referencia. La reforma del sistema de pensiones y la pérdida del poder adquisitivo de las pensiones, también perjudica más a las mujeres, que tendrán aún más difícil acceder a una pensión digna; que tienen pensiones más bajas (de media el 61% que los hombres); porque el 70% de las pensiones no contributivas más bajas son de mujeres; porque las pensiones de viudedad (en su mayoría de mujeres) son muy bajas. La congelación de la Ley de Dependencia y los recortes en los gastos sociales perjudican mucho más a las mujeres, porque ellas, en casi un 90% de los casos, son las que se ocupan de las personas dependientes; porque los recortes sociales suponen una sobrecarga especialmente para las mujeres y menos recursos para responder a sus necesidades. La reforma laboral, que supone extender muchísimo la precarización del empleo, perjudica más a las mujeres que son las que tienen empleos más precarios, que ahora serán más y más precarios aún, empeorando las condiciones laborales y salariales de las mujeres, en particular jóvenes. Francisco Porcar

3


la ventana del mes

La HOAC de Castellón, en el conflicto d

Cercanía y solidaridad con la La empresa Marie Claire ha sido un sustento básico de las comarcas de Els Ports y El Maestrat, en el interior de Castellón, desde hace más de cien años. Hoy la empresa fundada por Celestino Aznar Tena, entre despidos más o menos constantes y la búsqueda desesperada de pedidos, se encuentra en situación de crisis. Los cerca de 600 trabajadores que quedan, la mayoría mujeres, miran con angustia hacia el futuro.

L

a firma que popularizó los pantys de nailon en España, después de abandonar su nombre comercial de «Eugenia de Montijo», ha llegado a dar trabajo directamente a más de 1.000 empleados. En 1982, se inauguró la actual fábrica con 57.000 metros cuadrados en Vilafranca del Cid. A finales de la década de los 80 hubo una reorganización del grupo empresarial y la familia Aznar vendió todas sus acciones a la empresa británica Harston, aunque mantuvo la dirección. En 1998, la multinacional inglesa vendió a un fondo de inversión compuesto por Dinamia, Bridgepoint y Espiga (en el que participaban directivos de la empresa) el 67% de las acciones y el resto fue recuperado por la familia Aznar, mediante su firma de capital Calpe Invest. En 2004, la familia de los fundadores –que ha llegado a ser el segundo accio-

nista del Banco de Valencia– perdió el control de la marca y se han sucedido las sociedades de capital riesgo que han entrado en el accionariado. Lo cierto es que la empresa ha pasado por varios periodos convulsos. La crisis accionarial, la económica y, finalmente, la de consumo. «La compañía es viable y funcionará si el consumo remonta», sentenciaba su gerente, Vicente Tejero, a un periódico en 2010. Las turbulencias de la propiedad alcanzaron a la plantilla, en plena crisis económica. En 2010 la dirección presentó un Expediente de Regulación de Empleo para 221 trabajadores, que se venía a sumar al realizado en 2009 y que había afectado a 92 personas. El pasado verano, de nuevo, sonaron las alarmas. Nuevos despidos y recortes salariales llegaron incluso a levantar la sospecha de un cierre inminente.

«Se sentían escuchadas, que su conflicto era importante para otros y que no estaban tan solas, al ver cómo nos habíamos recorrido los 90 kilómetros que separan la capital de Vilafranca» 4

Proximidad a las trabajadoras Fue entonces cuando varios miembros de la HOAC de Castellón integrados en el sector de «Paro y Precariedad», uno de los ámbitos en los que los militantes de esta organización apostólica y obrera están comprometidos, se acercaron a hablar con varias trabajadoras de Marie Claire, próximas a la HOAC. Gracias a este acercamiento, fueron informados, por ejemplo, de que la empresa no había respetado, en el último Expediente de Regulación de Empleo, la propuesta de los

trabajadores de evitar más de un despido por familia, a madres embarazadas o al personal de baja médica. Fueron despedidos tres matrimonios, madres o padres y su hijo o hija, mujeres embarazadas, los que estaban de baja laboral, familiares de sindicalistas… En toda esta negociación, y a pesar de diferencias y problemas internos, los sindicatos presentes en el comité (UGT y CC.OO.) han ido unidos para defender los intereses de las empleadas y empleados. Y eso que la plantilla había sido generosa en los sacrificios al renunciar a la paga extra o aplazar el cobro de nóminas


de Marie Claire

as trabajadoras atrasadas. Muchas de las personas llevan trabajando para la empresa 30 años. Era frecuente que las chicas de la zona al acabar los estudios obligatorios entraran en los talleres. Ahora se preguntan qué harán si se cierra la empresa. Las sombras afectan a toda la comarca de Els Ports, el Maestrat y a numerosas poblaciones de la provincia de Teruel. Marie Claire es la principal empresa de todo el interior castellonense y una de la primeras en volumen de trabajadores en la provincia de Castellón. Anna Arayo, de la HOAC de Castellón, explica que desde hacía tiempo en sus reuniones, oían hablar de los problemas de Marie Claire. Había una buena y antigua relación de la HOAC con algunas de estas trabajadoras, pues son simpatizantes y amigas y suelen acudir a celebraciones y actividades a pesar de la distancia y las malas carreteras…, pensamos que deberíamos expresarles nuestro apoyo y cercanía, y ser nosotros los que fuéramos por una vez a Vilafranca. También les propusimos dar a conocer su situación a través de nuestros medios de difusión, Cinco militantes del Sector de la precariedad pasaron un día con tres trabajadoras de la empresa Marie Claire. Dos de ellas ya no trabajan en la fábrica, una por baja médica (está tramitando el reconocimiento de una minusvalía, a causa de los más de 20 años de trabajo a pie de máquina), y la otra ha sido despedida en un reciente

ERE. «Ellas se mostraron receptivas y agradecidas por nuestro interés, sabiendo que su problema lo hacíamos nuestro», rememora Anna. «Se sentían escuchadas, que su conflicto era importante para otros y que no estaban tan solas, al ver cómo nos habíamos recorrido los 90 kilómetros que separan la capital de Vilafranca», comenta Anna Arayo quien confiesa haber sentido «rabia e impotencia» por no poder hacer mucho más para solucionar la situación. «Nos ofrecimos a echar una mano en lo que pu-

diéramos, a difundir su lucha y sus movilizaciones, a hacer gestiones en la capital..., a implicar a otros colectivos que puedan ayudar», admite. Para Anna Arayo, comprometida con el sector de «Paro y Precariedad», la HOAC debe acoger la vivencia de estas personas con respeto y admiración por su lucha. Deben sentir que no están solas, que las animamos y sostenemos, que su problema nos importa y en la medida de lo posible queremos poner a su servicio la amistad personal y los medios que tenemos para hacernos eco de su situación. Por ahora, se ha parado el golpe definitivo, con la llegada de pedidos inesperados y se ha llegado incluso a contratar a trabajadoras que habían sido incluidas en los ERE anteriores. Las nóminas se pagan puntualmente, a pesar de que los

«Por ahora, se ha parado el golpe definitivo, con la llegada de pedidos inesperados»

atrasos siguen ahí. Pero nadie puede asegurar que vaya a continuar la actividad mucho más tiempo. La HOAC de Castellón sigue en contacto con las trabajadoras y aunque no es mucho lo que se puede hacer por ellas, al menos, se mantienen los vínculos , la relación, además de las oraciones, por la continuidad del empleo y la fábrica. José Luis Palacios

5


¿quién es? Arabella Lozada, trabajadora del hogar:

«Los empleadores tienen que cumplir, ahora todo tiene que ser legal» Arabella Lozada tiene 57 años de edad, es madre de siete hijos. Llegó a España hace siete años desde su Colombia natal, con un trabajo bajo el brazo de costurera de trajes de fallera. Cobraba por horas y aún así le pagaron mal. Enseguida comenzó a trabajar como empleada de hogar, aunque los cinco primeros años lo hizo sin contrato y sin cotizar a la Seguridad Social. Ahora es delegada del sector de las trabajadoras domésticas en CC.OO. de Valencia y lucha porque la nueva legislación no sea papel mojado. –¿En qué condiciones trabajas en la actualidad? –Llevo tres años cuidando de un abuelo. El año pasado ya me pagaron la Seguridad Social. Se puede decir que estoy bien, aunque la paga es poca y todavía no me reconocen las vacaciones y cosas así. Duermo en la casa, salgo a las cuatro de la tarde y regreso de ocho y media a nueve, para preparar la cena, acostar al anciano y quedarme por la noche. Así, de lunes a sábado. Los domingos libro, por la noche vuelvo y empieza la semana. –¿Ya tienes contrato de trabajo? –No tengo contrato todavía, pero espero que ahora que nos han pasado al régimen general de la Seguridad Social me lo hagan. Me pagan el salario mínimo, no más. El señor me ha incluido todo ahí, vacaciones, festivos..., y con el cuento de la crisis dice que no puede subir más. –¿Qué esperas de la nueva regulación de las condiciones de las trabajadoras domésticas? –Esperamos que los empleadores cumplan, que las empleadas del hogar nos unamos para hacer que nuestros derechos sean respetados. Esperamos que vaya para adelante

6

el derecho al paro, porque todavía no lo tenemos. Todos tenemos los mismos derechos, es una cuestión de igualdad. –¿Cómo reaccionan los empleadores cuando les decís que tiene que haber un contrato escrito? –Reaccionan mal, dicen que son tiempos difíciles y que hay mucha gente que querría trabajar por menos dinero del que nos dan. Es complicado. Pero si no se cumple, habrá que denunciar. Ahora todo tiene que ser legal. –¿Crees que los sindicatos apoyan a estas trabajadoras? –Estoy muy agradecida y creo que apoyan a todos los trabajadores. He hablado con varias compañeras y siempre les han ayudado... Les asesoran, van a sus lugares de trabajo, hacen de mediadores con sus empleadores y eso es un gran empujón. –¿Cómo están los ánimos entre las compañeras? –El otro día tuvimos una asamblea en CC.OO., hay ganas de marcha, de ir a Madrid para el Día de la Trabajadora del Hogar (31 de marzo) y que seamos muchas. También queremos salir el 1 de Mayo. –Y la Iglesia, ¿hace todo lo que puede por las empleadas de hogar?

Arabella Lozada es la primera por la derecha

–En algunos sitios nos están apoyando, pero deberían hacer mucho más. Hay todavía parroquias que tienen bolsas de trabajo donde se permite la explotación, donde se recomienda el salario mínimo como retribución, cuando es muy mísero o directamente por debajo. Funcionan como agencias de empleo... –¿Cómo te gustaría que fuera el trabajo en el sector doméstico? –Queremos que esté bien remunerado, que sea reconocido, que se dignifique la tarea. Este año nos han congelado el sueldo, pero yo ya llevo tres años con el sueldo congelado. Trabajamos con

personas, damos cariño y lo hacemos lo mejor posible porque es como si fuera de nuestra familia. Cuando una persona a la que cuidamos muere, lo sentimos también, porque les llegamos a considerar como si fueran nuestros padres o madres, nuestros abuelitos. –¿Qué le dirías a tus compañeras en estos momentos? –No podemos desfallecer, podemos conseguir más logros y más derechos, pero debemos estar unidas y seguir adelante. La unión hace la fuerza y no estamos solas, para eso está el sindicato que nos apoya y nos orienta. José Luis Palacios


Aparato crítico ¿Qué hacer con TVE?

E

n época de recortes, también la TVE tiene que ajustarse el cinturón. El Gobierno ha anunciado un descenso de su presupuesto de 200 millones de euros. La cuestión está en saber cómo se gestionará ahora el presupuesto menguante. ¿Se bajará la calidad de la realización y de los contenidos hasta conseguir que nadie la vea y así entregar la audiencia a las privadas? ¿Se eliminarán los suculentos contratos con empresas privadas y presentadores estrella? ¿Se acabará con el pluralismo y la independencia? ¿Se preparará la privatización total o la disminución de su función hasta quedar en un medio residual? Después de todo, el canal público estatal ha sido un espacio en el que han podido expresarse otras voces y otros puntos de vista que no salen en los medios privados. Con menos fre-

L cuencia de lo deseable y, sobre todo, con menos respaldo que en sí merecen, se han llegado a emitir programas de interés social, cultural y solidario que tampoco se ven en otros canales. También ha sido pionera en el uso de las nuevas tecnologías y ahí está el servicio a la carta por internet en el que se pueden ver todos los programas emitidos. De hecho, recomiendo que, si pueden, acudan a su página web para ver aquellos documentales y programas de interés social que les pueden aportar algo, por si el recorte se lleva por delante este estupendo archivo digital. Por lo que pueda pasar. Cristina López

La mirada justa

Reforma laboral, ¿para bien o para mal?

L

levamos muchas reformas laborales en estos últimos 30 años, y cada vez vamos peor, en caso contrario no habrían hecho falta tantas reformas. ¿O sí? Tele y prensa nos bombardean con las noticias de la última reforma laboral de febrero –el mes de febrero ha tenido siempre fama de loquillo–. Veamos titulares de la prensa: «Bajadas de salarios y despidos baratos, lo más polémico de la reforma». «Sueldos más bajos». «La reforma abarata el despido y da más flexibilidad a la empresa, más facilidad para los despidos». «Refuerza el poder empresarial y precariza el empleo». «La empresa pasa a tener un poder omnímodo sobre los trabajadores». «Un tercio de las empresas de la Bolsa ya puede despedir barato». «A partir de hoy, será más fácil que seas despedido; la empresa podrá modificar tu función, tu jornada y tu salario». Veamos también las reacciones de la sociedad civil. Hay opiniones antagónicas. «Los empresarios aplauden la reforma». «Una reforma positiva en una dirección necesaria». «Moderniza las relaciones laborales anquilosadas». «La reforma nos dará una buena imagen ante los mercados, la Unión Europea y Alemania. Dará un respiro a España». «La reforma impulsará los contratos en las PYMES».

¿Sabías que.. ?

«Los sindicatos en contra, rechazo frontal a la reforma». «Se da una demolición de los derechos de los trabajadores». «Es un camino erróneo, injusto y muy peligroso». «Está llamada a destruir mucho empleo a corto plazo». ¡Qué lío! ¿Cómo podemos cada uno construir nuestra opinión? Una mirada profunda la podemos recabar de unas orientaciones del episcopado norteamericano. Nos dice: «Cualquier perspectiva humana, moral y cristiana sobre la vida económica necesariamente se configura a partir de tres preguntas: 1) ¿Qué hace la economía por el pueblo? 2) ¿Cómo afecta la economía al pueblo? 3) ¿Cómo participa el pueblo en ella?». Bajando a lo concreto, hay que preguntarse qué hace esta reforma laboral por los trabajadores y por la sociedad. ¿Favorece una sociedad más justa y más humana? ¿La dignidad humana queda promovida y realzada? ¿Se trata a los trabajadores como personas dignas o como mercancías? ¿A quiénes perjudica y a quiénes favorece? ¿Los perjuicios son graves? ¿Son éstos inevitables? ¿Han participado los trabajadores en la búsqueda de soluciones a los problemas? ¿Quiénes han tenido más influencia? Formémonos una opinión y seamos coherentes en nuestras prácticas. Gregorio Burgos

a situación de las mujeres en el mercado laboral, independientemente de la crisis, es como media peor que la de los varones: menor actividad, mayor temporalidad, trabajo a tiempo parcial no elegido, subempleo y paro, menores salarios a igual trabajo, además de la doble jornada para la inmensa mayoría de las mujeres trabajadoras, es decir, una mayor precariedad laboral que la crisis no ha hecho más que reforzar. as mujeres son solamente el 45% de la población activa. En los demás indicadores que revelan peores condiciones ganan a los hombres, especialmente en el trabajo a tiempo parcial no elegido: más de tres de cada cuatro trabajadores con ese tipo de empleo son mujeres y más de uno de cada dos subempleos (trabajos precarios de por sí) son para ellas.

L

E

l cuidado familiar sigue estando feminizado, pues son las mujeres las que hacen uso mayoritario de los derechos correspondientes. Los permisos de maternidad y las excedencias por cuidado familiar han sido solicitados por mujeres en nueve de cada diez casos.

7


evangelio en la calle

Así va el mundo

El ayuno que Dios quiere es éste

E

l capítulo 58 del libro de Isaías no tiene desperdicio y, junto con Mateo 6, 16-18, contiene un mensaje cargado de una fuerza profética y humana capaz de transformar las personas y los pueblos. Este capítulo, después de que el profeta grita en nombre de Dios contra el ayuno basado en formas externas y no en la construcción de la fraternidad, dice así (versículos 6 y 7): «El ayuno que yo quiero es éste: que abras las prisiones injustas, que desates las correas del yugo, que dejes libres a los oprimidos, que acabes con todas las tiranías, que compartas tu pan con el hambriento, que albergues a los pobres sin techo, que proporciones vestido al desnudo y que no te desentiendas de tus semejantes». Lógicamente, estas acciones liberadoras tienen hoy una traducción concreta que entre todos debemos buscar, pero no cabe duda que iría por estos caminos: que nadie se aproveche de la situación de paro tan alarmante para contratar a nadie con menos salario y en peores condiciones, que los bancos no puedan echar a nadie de sus casas por las hipotecas, que los que están en el poder tengan en cuenta a las víctimas de la sociedad, que no escurramos el hombro echando la culpa a los demás, que la fraternidad nos lleve a la austeridad… Entonces, sigue diciendo el profeta, la presencia de Dios envolverá nuestra vida, su fecundidad y su bendición nos acompañarán (8-12). Todas estas actuaciones no necesitan que andemos cariacontecidos o tristes, ni que desfiguremos nuestro rostro, ni que les hagamos propaganda…, porque el Padre que ve en lo escondido, te premiará (Mateo 6,1618). El ayuno, así entendido, se convierte en una fuerza transformadora con capacidad de poner patas arriba al mundo e ir construyendo otro en donde Dios sea verdaderamente nuestro Padre y nosotros seamos hermanos. ¡Dejemos ya de hacer ayunos para entretenernos en cuatro cositas sin importancia y pongamos nuestra vida en la gran tarea que Dios quiere! Antonio Hernández-Carrillo

En la mayor parte del mundo las mujeres salen perdiendo por el hecho de serlo. Los índices de pobreza son más altos entre la población femenina que, además, ha de hacer frente a múltiples discriminaciones. Todo ello tiene consecuencias nefastas para su salud, para su integridad física y para su acceso a la educación. La preferencia por el hijo varón se traduce en el infanticidio femenino y el aborto selectivo en bastantes países. La mortalidad femenina está muy asociada a la ausencia de atención sanitaria en la maternidad y a la violencia de género. Cada año más de un millón de niñas mueren sólo por el hecho de haber nacido mujer.

Conocer la realidad es el primer paso para disponerse a cambiarla Pedidos: Ediciones HOAC. Calle Alfonso XI, 4, 4º 28014 Madrid 2ª Edición 91 701 40 83 www.hoac.es - www.edicioneshoac.org

Dirección, redacción y administración: Alfonso XI, 4 - 4º. 28014 Madrid. Telf.: 917 014 080. Fax: 915 227 403

TU 136 Marzo  

Revista TÚsobre mundo del trabajo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you