Issuu on Google+

C. Permanente HOAC

Orar en el mundo obrero

22º domingo T.O.

ORAR EN EL MUNDO OBRERO 22ª SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO (28 agosto 2011) La propuesta de Jesús de dar la vida gratuitamente por amor no parece fácil. O sí lo es, porque es el único camino auténtico de realización humana, y porque no tenemos más que asirnos a Jesús y seguir sus huellas. Jesús camina con nosotros, a nuestro lado, delante.

VER Las farmacéuticas bloquean las medicinas que curan porque no son rentables (Entrevista a Richard J. Roberts, Nobel de Medicina 1993)(Redes cristianas, 24/6/2011) He comprobado como en algunos casos los investigadores dependientes de fondos privados hubieran descubierto medicinas muy eficaces que hubieran acabado por completo con una enfermedad… ¿Y por qué dejan de investigar?... Pues es habitual que las farmacéuticas estén interesadas en líneas de investigación no para curar sino sólo para convertir en crónicas dolencias con medicamentos cronificadores mucho más rentables que los que curan del todo y de una vez para siempre… ¿Un ejemplo de esos abusos? Se han dejado de investigar antibióticos porque son demasiado efectivos y curaban del todo. Como no se han desarrollado nuevos antibióticos, los microorganismos infecciosos se han vuelto resistentes y hoy la tuberculosis, que en mi niñez había sido derrotada, está resurgiendo y ha matado este año pasado a un millón de personas. ¿No me habla usted del Tercer Mundo? Ése es otro triste capítulo: apenas se investigan las enfermedades tercermundistas, porque los medicamentos que las combatirían no serían rentables. Pero yo le estoy hablando de nuestro Primer Mundo: la medicina que cura del todo no es rentable y por eso no investigan en ella. ¿Los políticos no intervienen? No se haga ilusiones: en nuestro sistema, los políticos son meros empleados de los grandes capitales, que invierten lo necesario para que salgan elegidos sus chicos, y si no salen, compran a los que son elegidos.

1


C. Permanente HOAC

Orar en el mundo obrero

22º domingo T.O.

TESTIMONIO (J. Luis Gómez, militante HOAC de León) El compromiso por la justicia fue clarificándose en mí con las reuniones de equipo, la lectura de libros y materiales, los Cursillos de Historia del Movimiento Obrero con Jacinto, de Política con Teófilo; el conocimiento y la difusión de la Cultura Obrera, valores, organizaciones, luchas, aspiraciones del mundo obrero; el valor del trabajo bien hecho como vocación de servicio a las personas, a los compañeros; la solidaridad con los trabajadores de otros sectores; el entusiasmo por la participación de los obreros cristianos, con sus aportaciones de la “prioridad de la persona”, “la dignidad de hijos de Dios”; el ir conociendo la vida de la HOAC y de sus militantes, mayores y nuevos: hombres y mujeres de oración, de entrega generosa en su vida, testigos de Jesús, que provocaban en mí la unión de oración y vida. Y esta lucha por la justicia la he ido concretando en el trabajo profesional, el movimiento vecinal, el movimiento sindical, unido a la HOAC, a la Acción Católica y a la Pastoral Obrera. Participé en iniciar asociaciones de vecinos, en mi barrio y en otros, en centros culturales, en las luchas por mejorar las condiciones de los barrios. Me incorporé, desde el Movimiento Asambleario, al Movimiento Sindical (CCOO Sector Ferroviario). En la empresa fui representante en el Pleno General Nacional; más tarde delegado de Sección Sindical, representante de los trabajadores en el Comité Provincial (por dos veces, no seguidas), delegado de Salud Laboral y representante en la Asamblea General de Talleres. Participé en las luchas, convenios de la empresa y de otros sectores provinciales. En toda esta actividad nunca fui liberado. Y de las 40 horas mensuales, a las que tenía derecho para la actividad sindical, cedía la mayoría para otros compañeros; utilizaba entre 8 y 16 horas mensuales. La oración me orientaba y alimentaba (también la oración comunitaria) a que la lucha por la justicia estuviera presidida por la “dignidad del trabajo y de cada trabajador”, “mejorar las relaciones de amistad, convivencia, solidaridad”, “mejorar las condiciones de trabajo, salariales, formativas”, “promover la participación de todos en el trabajo profesional, sindical, etc.”, “la lucha contra las horas extras, por el empleo para todos”, “la unidad sindical”. Para ello, cada mañana expresaba (expreso) mi deseo de vivir el día “en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”. Dos caminos: promover la dignidad y la vida o desentenderse de la salud de los demás.. Los dos caminos son transitados simultáneamente por los correspondientes caminantes. Demos gracias al Señor porque Él nos ha apuntado a la carrera de la vida. Es larga, inacabable, con metas sucesivas que vamos alcanzando… hasta la gran meta final en la que estallaremos todos en un abrazo de universal fraternidad.

Poema-oración (Luis Espinal) GASTAR LA VIDA Tú, Señor, dijiste: “Quien quiera guardar su vida la perderá; y quien la gaste y dé por mí, la recobrará”. A pesar de todo, tenemos miedo a gastar la vida y entregarla sin reservas. Un terrible instinto de conservación nos lleva al egoísmo, y nos atormenta cuando hemos de jugarnos la vida. Pagamos seguros por todas partes para evitar los riesgos. Y, además de todo eso, está la cobardía.

2


C. Permanente HOAC

Orar en el mundo obrero

22º domingo T.O.

Señor, nos da miedo gastar la vida. Sin embargo, Tú nos diste la vida para gastarla. No podemos reservárnosla en un estéril egoísmo. Gastar la vida es trabajar por los demás, aunque no nos paguen; hacer un favor a quien nada puede darnos a cambio; gastar la vida es arriesgarse incluso al inevitable fracaso, sin falsas prudencias; es quemas las naves en bien del prójimo. Somos antorchas, y sólo tenemos sentido cuando nos quemamos; sólo entonces seremos luz. Líbranos de la prudencia cobarde, la que nos hace eludir el sacrificio y buscar seguridad. Gastar la vida no es algo que se haga con gestos extravagantes y falsa teatralidad. La vida se entrega sencillamente, sin publicidad, como el agua de la fuente, como la madre que da el pecho a su hijito, como el sudor humilde del sembrador. Enséñanos, Señor, a lanzarnos a lo imposible, porque detrás de lo imposible están tu gracia y tu presencia, y no podemos caer en el vacío. El futuro es un enigma, nuestro camino se pierde en la niebla; con todo, queremos seguir dándonos, porque Tú estás esperándonos en la noche con mil ojos humanos que nos deshacen en lágrimas.

PALABRA DE DIOS Mateo 16, 21-27 Desde entonces empezó Jesús a manifestar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén, padecer mucho a manos de los senadores, sumos sacerdotes y letrados, ser ejecutado y resucitar al tercer día. Entonces Pedro lo tomó aparte y empezó a increparlo: - ¡Líbrete Dios, Señor! ¡No te pasará a ti eso! Jesús se volvió y dijo a Pedro: - ¡Quítate de mi vista, Satanás! Eres un peligro para mí, porque tu idea no es de Dios, sino la humana. Entonces dijo a los discípulos: -El que quiera venirse conmigo, que reniegue de sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Porque si uno quiere salvar su vida, la perderá; en cambio, el que pierda su vida por mí la conservará. A ver, ¿de qué le sirve a uno ganar el mundo entero si malogra su vida? ¿Y qué podrá dar para recobrarla? Porque este Hombre va a venir entre sus ángeles con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta.

3


C. Permanente HOAC

Orar en el mundo obrero

22º domingo T.O.

PARA ENTENDER EL TEXTO A partir de la confesión de Pedro y los discípulos de Jesús como Mesías Hijo de Dios, Jesús se dedica a exponerles claramente el tipo de mesianismo que iba a realizar y cuál sería el desenlace de su acción mesiánica: tenía que ir a Jerusalén, padecer mucho… ser ejecutado… El tenía que indica la total necesidad de ese modelo mesiánico a través del sufrimiento y la muerte –era necesario que el mesías padeciera todo esto (Lc 24,26)Lo que Jesús decía y vaticinaba no era de recibo para los discípulos. Era totalmente incomprensible e inaceptable para ellos, que concebían solamente al Mesías como el Ungido, Rey y/o Sacerdote, revestido de poder y grandeza, una verdadera realeza humana. Por eso, Pedro, en nombre de los discípulos, se enfrenta a Jesús para disuadirle de ese camino mesiánico: tomó aparte a Jesús y le increpó. Invoca incluso a Dios -¡líbrete Dios!-. En realidad, Pedro propone a Jesús el mismo camino de triunfo espectacular que le propuso el diablo en Mt 4,10. Los discípulos reconocían a Jesús como Mesías, pero sin aceptar el camino mesiánico del sufrimiento. Confesaban a Jesús como Hijo de Dios, sin ser conscientes de que se trataba de un Dios diferente al que se imaginaban. La situación era crítica. Jesús vio que estaba en juego la comprensión y aceptación por parte de los discípulos de su auténtica misión mesiánica. Lo que se dirimía, pues, era el verdadero discipulado y seguimiento de Jesús. Por ello, Jesús reacciona y responde con una total claridad y contundencia, con dureza, sin contemplaciones: ¡Ponte detrás de mí, Satanás! Eres un peligro para mí… tu idea no es de Dios, sino humana. [La traducción correcta no es ¡quítate de mi vista!, sino ¡ponte detrás de mí!, equivalente a veníos conmigo-lo siguieron de la vocación de los cuatro primeros discípulos en Mt 4,18-22]. Jesús, pues, no rechaza a Pedro y a los discípulos, sino que les emplaza a asumir definitivamente el auténtico seguimiento, renunciando a su mentalidad y a su proyecto satánico, que respondía a criterios humanos mentirosos, contrarios al proyecto de Dios de verdadera liberación humana. Jesús muestra claramente cuál es el camino del seguimiento: negarse a sí mismo, renunciar a vivir para sí y arriesgarlo todo por Jesús y el evangelio; cargar con la cruz del sufrimiento y la condena por realizar la causa de Jesús; seguir a Jesús en su camino y en su destino histórico de muerte y resurrección. Resume su proyecto en el enunciado de la más auténtica realización humana: si uno quiere salvar su vida, la perderá; el que pierda su vida por mí la conservará. Vivir, pues, es dar vida dando la propia vida. Es vivir para los demás. Es la comunión como la verdadera vocación y destino humanos. Donación de vida por Jesús y a través de Jesús, pues, de otro modo no es realizable. Donación de vida que, en las actuales condiciones de una humanidad dominada por la injusticia y la opresión, revestirá un carácter martirial, de entrega hasta la muerte. El Hombre Jesús, al final de la historia culminará y validará definitivamente su proyecto de liberación y humanización y rehabilitará a todas las víctimas y a los testigos que le siguieron y prosiguieron su causa de libertad, justicia y fraternidad. Oremos desde nuestros sufrimientos indebidos causados por nuestra insensatez y desde los sufrimientos debidos a la causa del evangelio. Identifiquémonos con Jesús en su fidelidad a costa de todo, incluso de su propia vida. Su seguridad y firmeza la recibía del Abbá. Oremos desde el amor real a los demás, que muchas veces conlleva sufrimiento,

4


C. Permanente HOAC

Orar en el mundo obrero

22º domingo T.O.

porque quien ama de verdad comparte los problemas y sufrimientos del otro. ¿Cómo compartimos las angustias y sufrimientos de nuestros hermanos del mundo obrero? La comunión de vida en nuestro equipo se hace también comunión de dolor; una comunión fecunda para el otro, para los demás. La oración sazonada de dolor y regada con lágrimas toca aún más el corazón del Padre. El clamor de los israelitas ha llegado hasta mí (Ex 3,9). Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha (Salmo 33, 7). Los gritos de los segadores han llegado a los oídos del Señor de los ejércitos (Santiago 5,4).

ACTUALIZACIÓN DE LA PALABRA El evangelio no canoniza el sufrimiento, no es masoquista. Hay un sufrimiento que hemos de procurar eliminar: el sufrimiento que nosotros mismos generamos para nosotros y para los demás (quizás el 90% del sufrimiento total). Pero, por otra parte, el sufrimiento forma parte de la vida y realidad humanas: enfermedad, muerte, limitaciones, búsquedas, insatisfacción profunda y permanente. Una de las primeras lecciones de la vida es reconocer y aceptar este sufrimiento connatural a la persona y amarnos a nosotros mismos tal como somos. Es necesario pasar del “principio-placer” al “principio-realidad”. Un niño y un adulto no se desarrollan como personas cuando satisfacen sistemáticamente sus deseos egocéntricos y narcisistas. La persona madura cuando, en función de unos valores y un proyecto de vida, es capaz de renunciar a la satisfacción inmediata de sus deseos. El sufrimiento en sí mismo no es positivo ni salvador. Sí lo es la actitud de fidelidad en el sufrimiento, una fidelidad probada y aquilatada. El sufrimiento tiene pleno sentido cuando dimana de la implicación a favor de la justicia, del compromiso a favor de los demás, de los empobrecidos. Hay sufrimientos que miden la calidad de una vida humana, especialmente cuando provienen de un proyecto de vida embarcada en promover más vida para los demás, para los que carecen de ella. En la sociedad y la cultura actual se vive un profundo individualismo egoísta y se rehúye con total normalidad el sufrimiento que conlleva la práctica de la justicia y del verdadero amor. Se saca de casa a enfermos, ancianos, muertos. Se suprime el diálogo incluso en la familia para evitar conflictos. Se normaliza el aborto incluso por motivos fútiles. Campa cada vez más a sus anchas el liberalismo económico generador de injusticia, paro, precariedad. Se ha generalizado el consumismo en un mundo mayoritariamente pobre y hambriento… La cruz del evangelio es: - a nivel personal: renunciar a uno mismo, dejar de ser el centro; - a nivel social: luchar contra las estructuras injustas, denunciar la injusticia y anunciar-proponer una forma alternativa de vida personal y social; - a nivel eclesial: corresponsabilidad, corrección fraterna, libertad de palabra…

5


C. Permanente HOAC

Orar en el mundo obrero

22º domingo T.O.

La cruz cristiana es muchas veces la noche oscura de la soledad, la incomprensión y el ostracismo, la fidelidad en la adversidad y la contradicción o el escándalo, la sequedad, la depresión, la des-esperación ante uno mismo, ante la sociedad, ante la Iglesia… Una cruz que abrazada en fe desnuda, purifica y prepara a la persona para el verdadero amor de Dios y de los hermanos/as. ¿Cuáles son nuestras cruces? ¿Son las del evangelio? “La salvación no consiste en ´sacrificios religiosos` que aplacan a un Dios sádico. La salvación viene de quienes se juegan su nombre, su prestigio, su comodidad, sus intereses y hasta su vida, por hacer que este mundo resulte menos inhumano y más solidario” (J. Ma. Castillo, La religión de Jesús A, DDB, 459). Como Pedro y los discípulos, Jesús nos insta hoy a renovar nuestra vocación a su seguimiento, a ponernos detrás de él, a poner a Jesús en el centro de nuestra vida. Estamos llamados a celebrar la eucaristía, la acción de gracias con Jesús de la entrega de la vida, la suya y la nuestra. Mi modo de disponer de la vida es entregarla.

Guillermo Rovirosa “¿Cuál es el new look cristiano? Nada más, ni nada menos, que esta tremenda afirmación: Dios se me hace presente en este mundo en la persona de los demás. … Esta (y no otra) es la esencia del ´new look` evangélico; que transfigura el mundo egoísta en el Reino de Dios. El centro de interés se ha desplazado del ´yo` al ´otro`… porque en el otro está Cristo palpitante para recibir todo lo que yo quiera darle, hasta la propia vida”. “Por el Amor de Cristo reconozco que no puedo ser otra cosa que el seguro servidor de los demás, en lo grande y en lo pequeño. El derecho de ´los otros` (que jamás podrá figurar en ningún código) es que yo los ame y les sirva como Cristo me sirvió y me amó a mí” (Bol 170, OC V, 466-67).

Día de la Caridad (A. Ceballos, obispo de Cádiz-Ceuta) Cuando comulgamos, la sangre de Cristo derramada y su cuerpo entregado por nosotros hace de nosotros un solo cuerpo, una comunidad de hermanos cuya ley y fuerza de cohesión es el amor alumbrado, la entrega de Jesús por nosotros. … Hay que ponerse en el lugar de los pobres, ofendidos y humillados; que nos acerquemos a los pobres y marginados. Nos exige no solo que nos preocupemos por los muchos pobres de nuestras comunidades cristianas, sino también que con corazón orientemos nuestros esfuerzos hacia la construcción de una sociedad más fraterna, más justa, más favorecedora de los débiles e indefensos y más solidaria con ellos, y adquirir un mayor compromiso evangélico.

Profetas del 15-M (J. Arregi, Redes Cristianas, 8/6/2011) Pues no hay gloria de Dios sin democracia real. Y no hay democracia real. No hay democracia real cuando el 40 % de la juventud no tiene trabajo ni casa; cuando en las listas de las últimas elecciones españolas había tantos candidatos corruptos que nos seguirán mandando si han sido elegidos, y si no lo han sido también; cuando la eliminación del fraude

6


C. Permanente HOAC

Orar en el mundo obrero

22º domingo T.O.

fiscal en el Estado español permitiría dar 20.000 euros a cada uno de los 4 millones de parados; cuando 300 multinacionales gobiernan a todos los gobiernos; cuando unas pocas empresas controlan y manipulan a todos los medios de comunicación y hacen que la libertad de expresión e incluso de opinión sea mera ficción; cuando los países ricos imponen los precios y aranceles que les interesan; cuando el dinero sirve ante todo para ganar dinero; cuando están aplicando como remedio para la crisis las mismas medidas que la han provocado; cuando, solo en África, mueren 2 niños por minuto a causa de la malaria, y mueren 10 niños por minuto en el mundo por beber agua contaminada, y 21 niños por minuto por falta de medicinas (los matamos tú y yo, pero nunca habrá para ellos ninguna ley de víctimas); cuando el 40% de la humanidad vive con menos de 2 dólares por día; cuando los países ricos destinan a la ayuda del desarrollo menos que en los años 90; cuando lo que hemos dado a los bancos en crisis bastaría para resolver el hambre en el mundo durante los próximo 54 años por lo menos. No hay democracia real cuando se deja libre a un zorro en un corral, como se ha escrito. “No falta dinero. Sobran ladrones”, como dice un cartel en la plaza Arriaga.

SALMO 61 Solo en Dios descansa mi alma, porque de él viene mi salvación: solo él es mi roca y mi salvación, mi alcázar: no vacilaré. ¿Hasta cuándo arremeteréis contra un hombre todos juntos, para derribarlo como a una pared que cede o a una tapia ruinosa? Solo piensan en derribarme de mi altura, y se complacen en la mentira: con la boca bendicen, con el corazón maldicen. Descansa solo en Dios, alma mía, porque él es mi esperanza; solo él es mi roca y mi salvación, mi alcázar: no vacilaré. De Dios viene mi salvación y mi gloria, él es mi roca firme, Dios es mi refugio. Pueblo suyo, confiad siempre en él, desahogad ante él vuestro corazón, que Dios es nuestro refugio. Los hombres no son más que un soplo, los nobles son apariencia: todos juntos en la balanza subirían más leves que un soplo. No confiéis en la opresión, no pongáis ilusiones en el robo; y aunque crezcan vuestras riquezas, no les deis el corazón. Dios ha dicho una cosa, y dos cosas que he escuchado: “Que tú, Dios, tienes el poder; tú, Señor, la lealtad, que tú pagas a cada uno según sus obras”. Pongamos nuestra vida presente y futura, nuestro trabajo evangelizador, nuestro destino en las manos del Padre. Apoyémonos en Jesús frente a los poderes mundanos en la sociedad y en la propia Iglesia, para hablar y actuar desde su evangelio liberador y movidos por su Espíritu. Optemos realmente por los empobrecidos del mundo obrero, en una encarnación gratuita de amor. Entonces experimentaremos la felicidad que solo Él nos puede dar.

7


C. Permanente HOAC

Orar en el mundo obrero

22º domingo T.O.

Comentario (Shökel-Carniti) El salmo es una profesión de confianza en Dios, en un momento dramático de amenaza, que hace entrar en el horizonte un grupo anónimo de agresores; los mismos que más adelante darán ejemplo de confianzas vanas. Si tenemos que estimularnos a la confianza, es porque el problema fundamental de nuestro ser es la consistencia del mismo. Vivimos en la contingencia. A ella se añade la mentira del desacuerdo entre sentir y decir, bendecir y maldecir. La mentira vacía la convivencia social, es un instrumento de explotación del prójimo, socava la comunicación interpersonal. La persona se apoya en la opresión, utilizando a los demás para afianzarse. Se apoya en el robo, sobre todo del pobre y desvalido. Se apoya en la riqueza. ¿Dónde apoyarse? La última palabra del salmo es sus obras. El hombre, antológicamente soplo, es éticamente artífice de su destino. La persona no es, se hace, por la libertad y la responsabilidad. Sus obras pesan en la balanza. Pero, al fin, toca a Dios señalar el peso de cada uno, pagarle el peso de sus acciones. Pablo hablará de un peso eterno de gloria a cambio de la liviana tribulación (2Cor 4,17). Dios es el final porque es el comienzo. Dios es el único punto de apoyo de nuestra contingencia: es roca, alcázar, refugio. En él podemos confiar, para él hay que reservar el corazón. No acumuléis tesoros en la tierra… Donde está tu tesoro allí está tu corazón (Mt 6, 19. 21). A los ricos de este mundo insísteles en que no sean soberbios ni pongan su confianza en riqueza tan incierta, sino en Dios que nos procura todo en abundancia para que lo disfrutemos (1 Timoteo 6,17) (Cf. Santiago 5, 1-6)

Oración-poema (P. Casaldaliga, en Cuando los días dan que pensar, PPC, 112) Kénosis

que el Verbo aventuró desnudamente, de abismo en abismo, hasta el foso fecundo de la muerte.

No optes por los pobres, ¡hazte pobre!, entra en picado por aquella kénosis

“Solo acierta en amor quien se equivoca y entrega mucho más de lo que entrega. Después toda esperanza será poca”

(Rafael Guillén)

8


22ª Semana de Tiempo Ordinario