Page 1

C. Permanente HOAC

Orar en el mundo obrero

21º domingo T.O.

ORAR EN EL MUNDO OBRERO 21ª SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO (21 agosto 2011) Creemos en Jesús Mesías Hijo de Dios, en un proceso de identificación con Él en su ser y vivir, en su sentir, pensar y actuar. Es Jesús mismo quien nos va formando y haciendo como Él.

VER La brecha salarial (Amanda Mars, El País 23/6/2011) …Mientras el sueldo medio de los directivos creció una media del 4,5 en 2009, hasta los 63.150€ -el mayor incremento de todas las categorías-, el del empleado medio mejoró menos, un 2,9% (22.511€). Y el de los peones, el puesto peor remunerado, prácticamente se estancó en los 15.343€ (un 0,1% más). La brecha salarial entre los españoles, en definitiva, ha crecido con la crisis. La brecha ha crecido alrededor de 38 puntos desde 1995… En aquel año, el sueldo de la categoría de directivos era el 142% de la media y ahora es el 181%. La desigualdad se palpa en España a través de otros datos, como la proporción de trabajadores con la ganancia más magra (no llega a 12.545€, dos tercios de la media), que son el 18% del total… En este grupo peor pagado hay un 64% de mujeres. Porque la distancia entre lo que ganan hombres y mujeres no ha retrocedido en España. Ellos obtienen una media de 25.001€ y ellas 19.502. Es decir, que el salario medio femenino es el 78% del masculino… El 15,2% de las mujeres tuvo ingresos salariales menores o iguales que el salario mínimo interprofesional en 2009, frente al 5,6% de los hombres. El salario más común entre los españoles, en cualquier caso, queda en 15.500€, el del mileurista. Y el malestar de los jóvenes… : el único grupo con edad de trabajar en el que

1


C. Permanente HOAC

Orar en el mundo obrero

21º domingo T.O.

hubo una bajada media de los salarios fue entre los empleados menores de 25 años: mermó un 3,4% para los de menos de 20 años y un 3,8% de 25 a 29 años” (Según la encuesta de estructura salarial del Instituto Nacional de Estadística).

TESTIMONIO ¡Cristo ha resucitado: todo es comunión! (Fefi Valerón, militante de Canarias) En el mes de Julio de 2010 comenzamos a realizar un gesto de solidaridad con las personas desempleadas en la parroquia de Arguineguín. Los jueves, sobre las 19.30, después de la Eucaristía, un grupito de personas nos reuníamos en la plaza para expresar nuestra cercanía y apoyo a las personas que se han visto despojadas de su derecho al empleo, unas 2.170 aproximadamente, solo en el municipio de Mogán… Un momento antes del gesto celebramos la Eucaristía. Nos encontramos con los hermanos y con Jesús para dar gracias al Padre Bueno por la vida de su Hijo y por la vida de todos los hijos, por ser hermanos. Nos encontramos para celebrar el regalo de la vida, para compartir los gozos y los sufrimientos de los hermanos. Jesús nos ha acogido en comunidad. Hemos escuchado su Palabra, sus palabras: Tomad y comed … Me he entregado por ustedes … Hagan esto en memoria mía. Hemos rezado juntos la oración del Padrenuestro. La oración que Jesús nos enseñó. Hemos llamado a Dios Padre y pedimos el pan de cada día que se haga Su voluntad… Es Jesús, en este gesto de su vida entregada, cumpliendo la voluntad del Padre, quien nos devuelve y descubre el sentido de la vida, de nuestra vida y la de nuestros hermanos. Él se ha entregado para darnos vida en abundancia, para que su gozo sea nuestro gozo. Él nos descubre que ¡TODO ES COMUNIÓN! La Eucaristía, misterio de Amor entregado que nos compromete en la construcción de la historia, espacio concreto del Reino de justicia, solidaridad y paz soñado por Dios para la humanidad que el Hijo instaura con su Presencia y el Espíritu continúa… Y he comulgado con Él y con mis hermanos. Me ha regalado su vida. Y caigo en la cuenta de que mi vida se encuentra indefectiblemente unida, por la comunión, a la vida de mis hermanos. Me remite a la vida, a la realidad de mis hermanos. ¡Y a la voluntad del Padre: que sus hijos vivan!... Y entonces, mi corazón agradecido por tanta vida regalada, no puede quedarse quieto ante las injusticias y el sufrimiento de mis hermanos. Y surge mi compromiso. Mi compromiso con mis hermanos que sufren, aquí y ahora, en este momento y lugar concreto. Me doy cuenta de que la gloria del Padre es la vida de sus hijos: ¡que sus hijos vivan con dignidad! Y cerca de mí hay miles de hermanos que no tienen trabajo. Hermanos que se suman a otros millones de hermanos que mueren excluidos de la mesa común. Despojados del trabajo, un derecho que les posibilita hacer frente a las necesidades vitales y colaborar en la obra creadora del Padre, que les hace dignos constructores de la historia… Su dignidad de hijos e hijas clama al Padre y nos hace corresponsables. … Quiero estar a su lado, solidarizarme con sus esperanzas, con sus luchas y sus sufrimientos. Con ellos quiero despertar la conciencia de ser humanos, de humanizarnos, buscando juntos alternativas que generen esperanza y vida, al estilo de Jesús. Acompañada por mi comunidad, la HOAC, donde queremos aprender a vivir la Vida Nueva en Jesucristo y la Triple Comunión y sobre todo poner en el centro de nuestra vida a los trabajadores y trabajadoras que sufren las injusticias; por mi comunidad parroquial y por la Iglesia. Con Jesucristo…, me pongo en camino con mis hermanos más empobrecidos.

2


C. Permanente HOAC

Orar en el mundo obrero

21º domingo T.O.

En el mes de diciembre se presentaron los Estatutos de la Asociación de Parados denominada “Bregando Esperanzas”. Desde enero de 2011 es ya una asociación legalizada. Todos los viernes, en el salón parroquial, nos reunimos un grupo de personas procedentes de diversos países del mundo (Paraguay, Argelia, México, Chile, España…) y a través de pequeños proyectos en los que queremos ir involucrando a las distintas administraciones públicas ( tierras de cultivo para plantar; taller de costura…), la formación ( participación ciudadana, desarrollo sostenible, huertos urbanos, banco de saberes…) y la denuncia de nuestra situación con gestos concretos (marchas, concentraciones…), vamos compartiendo la vida y la esperanza. Como dice Mary Carmen Garrido, su presidenta: “Estamos parados, pero no queremos pararnos. Luchamos por nuestra dignidad y nuestra vida”. El Dios de la Vida les acompaña. Solidaridad contra insolidaridad. Solidaridad en una situación social de creciente insolidaridad. ¡Cómo la eucaristía se convierte en experiencia y fuente de comunión con los hermanos despojados del trabajo! ¡Rezar el Padrenuestro, orar con y para los privados de dignidad!

Poema-oración (P. Loidi, Mar adentro, 280) LOCOS Jesús, envíanos locos que se comprometan a fondo, que amen con algo más que con palabras, que entreguen la vida hasta el fin. Hazme loco, apasionado, imprudente, capaz de riesgo, ilusionado para empezar algo nuevo, preparado para el salto a la inseguridad, entregado a la causa de los pobres, dispuesto a seguirte sin cálculos ni medidas… Dame tu Espíritu.

en el combate no-violento de la paz. Defender los derechos humanos de todos desde la opción partidista por los pobres. Ser amigo de la alegría, la fiesta, el entusiasmo, desde la decisión de renuncia y sacrificio. Dame tu Espíritu. Hazme loco de la vida evangélica, acostumbrado a contentarse con poco, amante de la pobreza solidaria, dispuesto a cualquier tarea, capaz de fraternidad y equipo, preparado para romper moldes, libre y disponible, obediente y agresivo, tierno y fuerte, llevado por tu Espíritu sin leyes ni fronteras. Dame tu Espíritu, Señor, hazme loco…

Tus locuras son grandes paradojas, Señor. Comprometerme en presente, por un futuro que no veré en esta vida. Ser aliado del Dios parcial de los pobres por una causa que es universal. Luchar por la justicia

PALABRA DE DIOS Mateo 16, 13-20 Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que es este Hombre?”

3


C. Permanente HOAC

Orar en el mundo obrero

21º domingo T.O.

Contestaron ellos: “Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas”. Él les preguntó: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?” Simón Pedro tomó la palabra y dijo: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. Jesús le respondió: “¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás! Porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre del cielo. Ahora te digo yo: Tú eres Piedra, y sobre esta roca voy a edificar mi Iglesia, y el poder del abismo no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; así, lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo”.

PARA ENTENDER EL TEXTO Parece que, en esta escena, la intención de Jesús era provocar la definición de los discípulos respecto a Él en el marco de una situación de confusión y cuestionamiento de Jesús por parte de las autoridades y del mismo pueblo. Jesús tiene muy claro su mesianismo liberador desde la entrega de su vida, con la conciencia de que deberá afrontar el rechazo, la condena y la muerte. Y ahí quiere hacer arribar a los discípulos. No le será fácil lograrlo. A la pregunta dirigida a los discípulos por Jesús, Pedro contesta en nombre de todos confesando a Jesús como Mesías Hijo de Dios: - Hijo de Dios: esa es su identidad esencial, lo que le constituye radicalmente; - Mesías, “que viene con un proyecto de transformación del mundo… como portador del sueño de Dios para la humanidad… como defensor de parte de su Padre Dios de pobres, viudas y extranjeros”. Creer que Jesús es el Hijo de Dios Mesías “supone aceptarle así y vincularnos a su proyecto” (Juan F. Herrero, Homilética 4/2011, 399). Jesús ensalza y bendice a Pedro como agraciado, en esa confesión de fe, por la revelación del Padre. Una confesión de fe verdadera en Jesús no procede de la capacidad humana sino de la acción del mismo Dios. La fe es don, gracia. Es encuentro personal con Jesucristo vivo, no una idea o creencia. Es un don del Espíritu. Nadie puede decir “¡Jesús es Señor!” si no es impulsado por el Espíritu Santo (1Cor 12,3). Nadie puede acercarse a mí si el Padre que me envió no tira de él (Jn 6,44). “No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva” (Deus caritas est, 1). Jesús asigna a Simón un nombre nuevo, Piedra, como signo de una nueva identidad y misión: disponer de las llaves del Reino como mayordomo o supervisor de la Iglesia, con la facultad de atar y desatar –interpretar y discernir la acogida del Reino-. Lo que aquí Jesús encomienda a Pedro, es encomendado a toda la comunidad en Mt 18, 17-18. La práctica de atar y desatar no ha de cerrar a nadie la entrada al Reino, como hacían los letrados y fariseos (Mt 23,13). En realidad, es la Iglesia a la que Jesús interroga, es la Iglesia la que le responde con su fe en Él como mesías divino, es la Iglesia la que se fundamenta en Jesús, es la Iglesia la que recibe de Jesús la misión de servir el Reino a la humanidad desde la fidelidad a su iden-

4


C. Permanente HOAC

Orar en el mundo obrero

21º domingo T.O.

tidad originaria. Pedro –el Papa- es el ministerio eclesial al servicio de la identidad y unidad en la fe, la vida y la misión de toda la Iglesia. La Iglesia es apostólica, a través del ministerio de los obispos, sucesores de los apóstoles. Pedro es el paradigma de la Iglesia y del cristiano en sus luces y en sus sombras. Agraciado por la revelación del Padre y bendecido por Jesús, acto seguido se resistirá a asumir el camino mesiánico de Jesús a través de la cruz y la muerte. Entonces, la bienaventuranza de Jesús se trueca en maldición del mismo Jesús y la piedra cimiento de la Iglesia en piedra de tropezar (escándalo). Son las dos caras de Pedro y de la Iglesia –santa al mismo tiempo que necesitada de purificación constante (LG 8)-. El interrogatorio de Jesús a los discípulos tiene su correlato en el interrogatorio a Jesús por el sanedrín (Mt 26, 62-68). Jesús va a anunciar desde ya el desenlace final de su itinerario evangelizador. Los discípulos, Pedro, eran personas “de buena pasta”, aunque, desde su precariedad existencial, nada dispuestas a arriesgar sus vidas. Jesús se comunica y se amista con ellos tal como son, sienten y piensan. Lo mismo hace con nosotros. Nos pregunta también: ¿quién soy yo, qué significo yo para vosotros, para ti? Como preguntarnos: ¿me quieres de verdad como lo más importante para ti y para todos? –la misma pregunta que a Pedro en Jn 21,15-18-. Actualicemos este diálogo con Jesús.

ACTUALIZACIÓN DE LA PALABRA ¿Cómo imaginar a Dios, a un Hijo de Dios en un hombre como Jesús, aparentemente tan poco divino por ser tan humano, sencillo, servidor, desarmado, pobre y libre, víctima de los poderes del mundo? Mucha gente le escuchaba y veía sus acciones y su modo de ser y de vivir pero no le podía reconocer como Hijo de Dios Mesías. Los representantes religiosos y políticos terminan rechazándole y condenándole. Desde valoraciones meramente humanas resulta difícil, si no imposible, reconocer a Jesús como Hijo de Dios y Mesías. Solamente por revelación del Padre, desde la luz y los sorprendentes criterios de Dios, es posible el acceso y el encuentro con Jesús. La locura de la cruz es sabiduría de Dios (1Cor 1, 18.24) ¿Cómo llegó Rovirosa a la fe en Jesús como Hijo de Dios? “…Toda la dificultad, para mí estaba en aceptar a Jesús como verdadero Dios, pues ya le aceptaba plenamente como verdadero hombre… Fue el descubrimiento de la humildad, la pobreza y el sacrificio encarnados en la vida de Jesucristo y fundamento de su mensaje de Amor, lo que me hizo ver la originalidad del cristianismo… Com-

5


C. Permanente HOAC

Orar en el mundo obrero

21º domingo T.O.

prendí entonces que ese mensaje no podía ser ´pensado` ni dado por un hombre, ni siquiera por un hombre (ni un ángel) enviado por Dios, pues hubiera adolecido de falta de fuerza moral, y con toda razón yo hubiera podido burlarme de él. . Ese mensaje no podía venir más que de Dios. Y no hubiera tenido valor para los hombres si no lo hubiera puesto en un Dios Encarnado” (G. Rovirosa, Rasgos autobiográficos, MCC, 8-9). Es Jesús quien sigue preguntando a la Iglesia y a cada cristiano: Tú, ¿quién dices que soy yo? Reproduciremos el proceso mismo de Pedro: confesamos convencidos a Jesús como Mesías Hijo de Dios, pero nos cuesta mucho entender y sobre todo vivir su entrega radical de amor hasta la muerte en la pobreza, la humildad y el sacrificio. El correlato de estas tres actitudes básicas es la comunión de vida, bienes y acción. Practicar esta forma integral de vida en la HOAC y en la encarnación en el mundo obrero es toda nuestra vocación y misión. Para ello, es fundamental la mística del encuentro personal y comunitario con Jesucristo en la oración y la eucaristía.

Una Iglesia pequeña De la Iglesia de hoy saldrá también esta vez una Iglesia que ha perdido mucho. Se hará pequeña, deberá empezar completamente de nuevo. No podrá ya llenar muchos de los edificios construidos en la coyuntura más propicia. Al disminuir el número de sus adeptos, perderá muchos de sus privilegios en la sociedad. Se habrá de presentar a sí misma, de forma mucho más acentuada que hasta ahora, como comunidad voluntaria, a la que solo se llega por una decisión libre. Como comunidad pequeña, habrá de necesitar de modo mucho más acentuado la iniciativa de sus miembros particulares. Conocerá también, sin duda, formas ministeriales nuevas y consagrará sacerdotes a cristianos probados que permanezcan en su profesión: en muchas comunidades pequeñas, por ejemplo en los grupos sociales homogéneos, la pastoral normal se realizará de esta forma. Junto a esto, el sacerdote plenamente dedicado al ministerio como hasta ahora, seguirá siendo indispensable. Volverá a encontrar su auténtico núcleo en la fe y en la plegaria y volverá a experimentar los sacramentos como culto divino, no como problema de estructuración litúrgica. Será una Iglesia interiorizada, sin reclamar su mandato político y coqueteando tan poco con la izquierda como con la derecha. Será una situación difícil. Porque este proceso de cristalización y aclaración le costará muchas fuerzas valiosas. La empobrecerá, la transformará en una Iglesia de los pequeños. El proceso será tanto más difícil porque habrán de suprimirse tanto la cerrada parcialidad sectaria como la obstinación jactanciosa. Se puede predecir que todo esto necesitará tiempo. El proceso habrá de ser largo y penoso (J. Ratzinger, Fe y futuro. Sígueme. 1973, 76-77). “Quizá haya llegado el momento de despedirnos de una Iglesia clerical. Posiblemente estemos ante una nueva época de la historia de la Iglesia muy diferente, en la que volvamos a ver una cristiandad semejante a aquel grano de mostaza, que ya está surgiendo en grupos pequeños, aparentemente poco significativos, pero que gastan su vida en luchar intensamente contra el Mal, y en tratar de devolver el Bien al mundo; están dando entrada a Dios en el mundo (J. Ratzinger, Sal de la Tierra, 1990, 18). Veamos ante el Señor nuestro amor efectivo y afectivo a la Iglesia. Aunque sea un amor dolorido: nos duele la Iglesia porque la amamos y más la amamos cuanto más nos duele. Pero la Iglesia no es un ente abstracto: somos los laicos, las asociaciones laicales, las parroquias y las diócesis, los curas y los obispos, el Papa.

6


C. Permanente HOAC

Orar en el mundo obrero

21º domingo T.O.

Un amor a la vez responsable, corresponsable: proponiendo, discerniendo juntos, dialogando, corrigiéndonos evangélicamente... Oremos con confianza, agradecimiento y mucha humildad y amor.

La Iglesia es una misteriosa extensión de la Trinidad en el tiempo, que no sólo nos prepara para la vida unitiva, sino que nos hace participar ya de ella. Viene de la Trinidad y está llena de la Trinidad. Es para nosotros –según la fórmula de Bossuet- “Jesucristo extendido y comunicado… la encarnación continuada”. D. Bonhoeffer dice que es “la presencia de Cristo en la tierra, el Christus praesens”, y por eso habla “con la autoridad de Cristo presente y viviente en ella”… San Pablo le aplica la misma palabra de mysterium que le aplicaba en primer lugar a Cristo. Es que es la esposa de Cristo y su cuerpo… Por eso es santa y santificadora. Y como Dios es nuestro Padre, ella es nuestra Madre. Lo mismo pasa con el símbolo de la luna: también ella es un símbolo de deficiencia perpetua y de mortalidad; si brilla por su parte espiritual, es oscura por su parte carnal; está siempre cambiando… y si las persecuciones la hacen disminuir por fuera, las tentaciones la hacen muchas veces sucumbir por dentro; aunque normalmente debería reflejar a los ojos de los hombres la luz de su sol, a veces se interpone entre ellos y Cristo, viniendo un eclipse que sumerge a la tierra en las tinieblas. La Iglesia oculta su gloria prestada bajo un vestido oscuro; de este modo lleva consigo la contradicción y se necesita una mirada penetrante para saber descubrir la belleza de su rostro. “Esta inmaculada es pura porque a todas las horas es lavada con la sangre de Cristo” (Orígenes) (H.de Lubac, Paradoja y misterio de la Iglesia, Sígueme, 54-55).

La eclesialidad: el laico no sólo pertenece a la Iglesia, sino que es la Iglesia, de modo que su hacerse presente en el mundo es la forma de hacerse presente la Iglesia en el mundo. Sin los laicos no existiría la Iglesia, tal como nos recuerda el decreto AG 21: “La Iglesia no está verdaderamente formada, ni vive plenamente, ni es representación perfecta de Cristo entre las gentes, mientras no exista y trabaje con la jerarquía un laicado propiamente dicho”. … Toda ella (la Iglesia) es comunidad ministerial, profética, carismática, apostólica. … Sin olvidar la corresponsabilidad que les compete (a los laicos) en la animación de la vida de la comunidad eclesial, resulta urgente y necesario acentuar su compromiso evangelizador en la sociedad civil (I Congreso D. de Laicos, Orihuela-Alicante 2010, Doc. de trabajo).

El secreto de Jesús Su secreto es la fuerza, la acción y el poder de su palabra, pero este hombre es justamente el Hombre al que los hombres (ciertos hombres) no pueden soportar. Encarna en sí mismo la libertad del ser. Él es la Palabra. Si el lenguaje es el espejo del poder, el Jesús de san Juan es un escándalo. Pero sus adversarios no le entienden, le rechazan. Los viejos sacerdotes aferrados a las tradiciones temen el misterio (¡actual!). La novedad radical del mensaje de Jesús, su libertad de expresión, choca brutalmente contra la inercia opaca del poder (Rafael Álvarez, “El Brujo”, VN 2.754-11).

7


C. Permanente HOAC

Orar en el mundo obrero

21º domingo T.O.

Oración (Fl. Ulibarri, 342) ¿QUIÉN ERES, SEÑOR? Cualquier día, en cualquier momento, a tiempo o a destiempo, sin previo aviso, lanzas tu pregunta: Y tú, ¿quién dices que soy yo?

Enséñame como tú sabes. Llévame a tu ritmo por los caminos del Padre y por esas sendas marginales que tanto te atraen. Corrígeme, cánsame y vuelve a explicarme tus proyectos y quereres y quién eres.

Y yo me quedo a medio camino entre lo correcto y lo que siento, porque no me atrevo a correr riesgos cuando tú me preguntas así.

Cuando en tu vida toda encuentre el sentido para los trozos de mi vida rota; cuando en tu sufrimiento y en tu cruz descubra el valor de todas las cruces; cuando haga de tu causa mi causa; cuando ya no busque salvarme sino perderme en tus quereres… Entonces, Jesús, vuelve a preguntarme: Y tú, ¿quién dices que soy yo?

Nuevamente me equivoco, y me impones silencio para que escuche tu latir y siga tu camino. Y al poco, vuelves a la carga. Y tú, ¿quién dices que soy yo?

“No hay otro oficio ni empleo que aquel que enseña al hombre a ser un Hombre”. El Hombre es lo que importa. … ¿Quién soy yo? Y el viento no responde… Y no responde nadie. ¿Quién es el Hombre?... Tal vez sea Cristo… Porque el Cristo no ha muerto… …. El Cristo es el Hombre… La sangre del Hombre… de cualquier Hombre… Esto lo afirmo. No lo pregunto. ¿No puedo yo afirmar?...

(León Felipe)

8

21ª Semana de T.O.  

Creemos en Jesús Mesías Hijo de Dios, en un proceso de identificación con Él en su ser y vivir, en su sentir, pensar y actuar. Es Je...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you