Issuu on Google+

COMUNICADO DE LAS JORNADAS DE PASTORAL OBRERA DE ZARAGOZA 

15 de febrero de 2012 

Organizadas por la Delegación Diocesana de Pastoral Obrera de Zaragoza han tenido lugar, los días 13 y 15 de febrero de  2012, las Jornadas de Pastoral Obrera bajo el lema La Nueva Cuestión Social. De la civilización del capital a la civilización  del trabajo. Su  objetivo, teniendo presente el treinta aniversario de Laborem Exercens, ha sido reflexionar acerca de la  situación  sangrante  del  mundo  obrero  y  el  modo  en  que  la  Iglesia  se  debe  de  hacer  presente  y  dar  testimonio  de  Jesucristo en esa realidad.  

Nos  han  ayudado  Antonio  Algora,  Obispo  de  Ciudad  Real  y  Responsable  del  Departamento  de  Pastoral  Obrera de la CEAS y Enrique Tordesillas, ex Secretario General de Comisiones Obreras de Aragón que nos  han recordado esa realidad del mundo obrero con más de cinco millones de parados y alarmantes niveles  de  precariedad,  que  lo  convierte  en  principal  víctima  de  la  crisis,  especialmente    a  los  jóvenes  y  emigrantes,  y  la  crisis  globalizada,  producto  de  una  economía  que  olvida  su  función  de  servicio  a  las  personas, dando lugar a una nueva cuestión social que somete a la política a los dictados de los mercados,  y que propicia medidas que no favorecen a los más necesitados, sino a los que más tienen.   Ese  predominio  neoliberal  está  logrando  imponer  su  cultura,  su  moral  y  su  fe,  dando  lugar  a  una  civilización  del  capital  y  la  riqueza,  legitimada  en  un  desarrollo  basado  en  la  acumulación  privada  del  capital, y en una felicidad que consiste en acumular la mayor riqueza posible como base de una seguridad  individual  y  de  un  consumismo  creciente.  Una  civilización  profundamente  inhumana,  como  ponen  de  manifiesto  los  actuales  niveles  de  paro  y  precariedad,  resultado  de  la  explotación  creciente  de  los  trabajadores,  reducidos  a  mercancía,  y  que  constituyen  un  ataque  sin  precedentes  a  la  dignidad  de  las  personas.   Ahí encontramos las raíces del drama social que padecemos, y que se agrava con unas políticas que tratan  de salvaguardar el dinero y sus intereses, devaluando el papel del trabajo (excepto para pagar impuestos)  y  laminando  los  servicios  esenciales  y  los  sistemas  de  protección  social,  y  que  no  tienen  en  cuenta  el  sentido  profundo  de  la  crisis,  su  ataque  a  la  dignidad  humana,  y  sin  plantearse  sus  causas  y  sus  responsables. Medidas que encuentran apoyo en amplios sectores sociales, volcados en la defensa de sus  intereses  y  su  seguridad,  lo  que  nos  recuerda  que  se  trata  de  un  civilización  basada  en  el  egoísmo  y  el  individualismo, que produce ceguera ante el sufrimiento de los pobres, que abandona a las víctimas de la  crisis  a  su  suerte  y  que  cambia  nuestras  prioridades  y  formas  de  actuar,  volviéndonos  más  pasivos  y  resignados.   Ante  esta  nueva  cuestión  social  nuestro  quehacer,  como  trabajadores  y  como  cristianos,  requiere  un  cambio de paradigma: rechazar  la explotación del trabajo y la acumulación del capital como motores de  la historia,  y situar la satisfacción universal de las necesidades básicas y la prioridad del trabajo sobre el  capital como principios orientadores. Esto es, una civilización del trabajo y de la pobreza, expresión de la  “civilización  de  amor”  frente  a  la  actual  cultura  de  muerte.  Nueva  cultura  de  la  que  ya  encontramos  importantes signos de esperanza y solidaridad: en las familias, verdadero colchón contra la exclusión y la  marginación;  en  medidas  solidarias  de  reparto  del  trabajo,  en  los  jóvenes  que  han  demostrado  no  resignarse; en plataformas que unen a trabajadores y ciudadanos en la defensa del trabajo y los derechos  sociales, en muchas personas que  comparten su tiempo y su dinero, desinteresadamente, a favor de los  otros…  En ese sentido, hacemos un llamamiento para dialogar y caminar juntos, haciendo nuestras estas  palabras de Benedicto XVI:     La  falta  de  trabajo  y  la  precariedad  del  mismo  atentan  contra  la  dignidad  del  hombre,  creando  no  sólo  situaciones  de  injusticia  y  de  pobreza,  que  frecuentemente  degeneran  en  desesperación,  criminalidad  y  violencia,  sino  también  crisis  de  identidad  en  las  personas.  Es  urgente,  pues,  que  surjan  por  doquier  medidas eficaces, planteamientos serios y atinados, así como una voluntad inquebrantable y franca que  lleve a encontrar caminos para que todos tengan acceso a un trabajo digno, estable y bien remunerado”.  Benedicto XVI (Mensaje al II Congreso Nacional de la Familia en el Ecuador 9‐12 noviembre 2011). 

DELEGACIÓN DIOCESANA DE PASTORAL OBRERA DE ZARAGOZA   


Comunicado Jornadas PO Zaragoza