Page 1

COMUNICADO DE LAS JORNADAS DE PASTORAL OBRERA DE ZARAGOZA 

15 de febrero de 2012 

Organizadas por la Delegación Diocesana de Pastoral Obrera de Zaragoza han tenido lugar, los días 13 y 15 de febrero de  2012, las Jornadas de Pastoral Obrera bajo el lema La Nueva Cuestión Social. De la civilización del capital a la civilización  del trabajo. Su  objetivo, teniendo presente el treinta aniversario de Laborem Exercens, ha sido reflexionar acerca de la  situación  sangrante  del  mundo  obrero  y  el  modo  en  que  la  Iglesia  se  debe  de  hacer  presente  y  dar  testimonio  de  Jesucristo en esa realidad.  

Nos han  ayudado  Antonio  Algora,  Obispo  de  Ciudad  Real  y  Responsable  del  Departamento  de  Pastoral  Obrera de la CEAS y Enrique Tordesillas, ex Secretario General de Comisiones Obreras de Aragón que nos  han recordado esa realidad del mundo obrero con más de cinco millones de parados y alarmantes niveles  de  precariedad,  que  lo  convierte  en  principal  víctima  de  la  crisis,  especialmente    a  los  jóvenes  y  emigrantes,  y  la  crisis  globalizada,  producto  de  una  economía  que  olvida  su  función  de  servicio  a  las  personas, dando lugar a una nueva cuestión social que somete a la política a los dictados de los mercados,  y que propicia medidas que no favorecen a los más necesitados, sino a los que más tienen.   Ese  predominio  neoliberal  está  logrando  imponer  su  cultura,  su  moral  y  su  fe,  dando  lugar  a  una  civilización  del  capital  y  la  riqueza,  legitimada  en  un  desarrollo  basado  en  la  acumulación  privada  del  capital, y en una felicidad que consiste en acumular la mayor riqueza posible como base de una seguridad  individual  y  de  un  consumismo  creciente.  Una  civilización  profundamente  inhumana,  como  ponen  de  manifiesto  los  actuales  niveles  de  paro  y  precariedad,  resultado  de  la  explotación  creciente  de  los  trabajadores,  reducidos  a  mercancía,  y  que  constituyen  un  ataque  sin  precedentes  a  la  dignidad  de  las  personas.   Ahí encontramos las raíces del drama social que padecemos, y que se agrava con unas políticas que tratan  de salvaguardar el dinero y sus intereses, devaluando el papel del trabajo (excepto para pagar impuestos)  y  laminando  los  servicios  esenciales  y  los  sistemas  de  protección  social,  y  que  no  tienen  en  cuenta  el  sentido  profundo  de  la  crisis,  su  ataque  a  la  dignidad  humana,  y  sin  plantearse  sus  causas  y  sus  responsables. Medidas que encuentran apoyo en amplios sectores sociales, volcados en la defensa de sus  intereses  y  su  seguridad,  lo  que  nos  recuerda  que  se  trata  de  un  civilización  basada  en  el  egoísmo  y  el  individualismo, que produce ceguera ante el sufrimiento de los pobres, que abandona a las víctimas de la  crisis  a  su  suerte  y  que  cambia  nuestras  prioridades  y  formas  de  actuar,  volviéndonos  más  pasivos  y  resignados.   Ante  esta  nueva  cuestión  social  nuestro  quehacer,  como  trabajadores  y  como  cristianos,  requiere  un  cambio de paradigma: rechazar  la explotación del trabajo y la acumulación del capital como motores de  la historia,  y situar la satisfacción universal de las necesidades básicas y la prioridad del trabajo sobre el  capital como principios orientadores. Esto es, una civilización del trabajo y de la pobreza, expresión de la  “civilización  de  amor”  frente  a  la  actual  cultura  de  muerte.  Nueva  cultura  de  la  que  ya  encontramos  importantes signos de esperanza y solidaridad: en las familias, verdadero colchón contra la exclusión y la  marginación;  en  medidas  solidarias  de  reparto  del  trabajo,  en  los  jóvenes  que  han  demostrado  no  resignarse; en plataformas que unen a trabajadores y ciudadanos en la defensa del trabajo y los derechos  sociales, en muchas personas que  comparten su tiempo y su dinero, desinteresadamente, a favor de los  otros…  En ese sentido, hacemos un llamamiento para dialogar y caminar juntos, haciendo nuestras estas  palabras de Benedicto XVI:     La  falta  de  trabajo  y  la  precariedad  del  mismo  atentan  contra  la  dignidad  del  hombre,  creando  no  sólo  situaciones  de  injusticia  y  de  pobreza,  que  frecuentemente  degeneran  en  desesperación,  criminalidad  y  violencia,  sino  también  crisis  de  identidad  en  las  personas.  Es  urgente,  pues,  que  surjan  por  doquier  medidas eficaces, planteamientos serios y atinados, así como una voluntad inquebrantable y franca que  lleve a encontrar caminos para que todos tengan acceso a un trabajo digno, estable y bien remunerado”.  Benedicto XVI (Mensaje al II Congreso Nacional de la Familia en el Ecuador 9‐12 noviembre 2011). 

DELEGACIÓN DIOCESANA DE PASTORAL OBRERA DE ZARAGOZA   

Comunicado Jornadas PO Zaragoza  

Comunicado de las jornadas celebradas en febrero de 2012