Issuu on Google+

Si no paga, cuidado con el Registro de  Morosos “Funciona como un cuco. Los abogados dicen: ‘Si no pagás, te anoto en el registro’”.  Así describe el Registro de Deudores Alimentarios Morosos de Córdoba –un  instrumento de presión para anotar a los padres que no cumplan con la cuota  alimentaria– Liliana Bruna, la funcionaria encargada de llevar esos libros.  A seis años de su creación, el registro funciona como una herramienta de coerción pues  hoy sólo tiene inscriptos a 40 deudores (39 hombres), a pesar de que la morosidad  abunda.  El registro es una especie de Seven o Veraz, es decir, como un listado de deudores que  afecta a quien debe presentar una certificación ante órganos para demostrar que no es  moroso. Lo que sí anda bien es el otro extremo: los pedidos de certificación “libre  deuda” que en Córdoba deben hacerlo el Consejo de la Magistratura, la administración  pública y sus proveedores cuando incorporan a un empleado, y deben presentarlo los  postulantes a cargos electivos . En lo que va de 2009, ya se pidieron más de seis mil  certificados.  ¿Cómo podría mejorar? Si los abogados lo utilizaran más o se obligara a empleadores  del sector privado a pedirlo o se hiciera obligatorio para realizar otros trámites (como  sacar una cuenta en el banco).  ¿A quién se inscribe? A los morosos de tres o más cuotas alimentarias consecutivas o  cinco alternadas. La inscripción es gratuita pero sólo se puede solicitar a través de un  juez.  Información. En el Registro Civil Provincial (Caseros 356). 

Hay padres que no quieren y otros que no  pueden No hay leyes, registros, ni jueces que puedan solucionar por sí mismos la situación de  los padres que no pueden pagar la cuota alimentaria. Laura Leonelli Morey. 


Laura Leonelli Morey  lleonelli@lavozdelinterior.com.ar  E n el universo de las cuotas alimentarias, los jueces y los padres que se quedan a cargo  de los hijos deben enfrentarse con dos problemáticas bien diferentes: la de los padres no  convivientes que no quieren pagar y la de los que no pueden hacerlo.  En el primer caso, hoy hay jueces, como Gabriel Prémoli de Cosquín, que comienzan a  tomar el incumplimiento como un delito, algo que así lo considera la ley 13.944 pero  que no muchos magistrados y fiscales aplican pues, por razones de política criminal,  existen delitos considerados más graves y más urgentes y, por lo tanto, más prioritarios  para perseguir, juzgar y penar.  De esta manera, la Justicia poco a poco comienza a ver –como ya lo hizo la ley– que los  problemas de familia no son problemas privados sino que exceden ese ámbito, en  especial si se afecta la situación de los más pequeños.  Además, hay una herramienta de presión, el Registro de Morosos Alimentarios, que  puede coercionar a los padres incumplidores a abonar lo debido. Sin embargo, este  mecanismo se puede mejorar –los 40 inscriptos están lejos de ser una cifra que  representa la cantidad de padres que se niegan a pagar–. Por ejemplo, en otras  provincias es obligatorio pedir el “libre deuda” de ese registro para obtener una licencia  de conducir.  Así, existen instrumentos legales que el Estado puede comenzar a aplicar o mejorar para  contrarrestar la renuencia de tantos padres que no se hacen cargo de la obligación  económica para con sus hijos.  Sin embargo, las soluciones parecen mucho más difíciles en el caso de los padres que  no pueden afrontar la cuota alimentaria. Allí, no hay leyes, registros ni jueces que, por  su propia cuenta, puedan encontrar la salida. 

Todos le piden a la Justicia que suba la  cuota alimentaria Cada vez más. Representan el 70% de los juicios en los juzgados de Familia / Sin  dinero. El 90% de los padres no puede afrontar el monto mínimo por niño debido a su  situación de precariedad laboral.  Las separaciones y divorcios ya no sorprenden a nadie. Y cuando la pareja deja de serlo  pero tiene hijos en común, la obligación legal manda al padre no conviviente a hacer su  aporte económico para que los pequeños coman, se vistan, vayan al cole... es que no  sólo de afecto viven los chicos. Pero hay algo que sí sorprende en los Juzgados de  Familia: se disparó la cantidad de causas por aumentos de las cuotas alimentarias.  “El 70 por ciento de incidentes nuevos o juicios nuevos es por aumento de cuota 


alimentaria o por fijación de la cuota alimentaria pero lo que ha crecido  vertiginosamente son los pedidos de aumento de cuotas”, aseguró a este diario Silvia  Morcillo, jueza de Familia.  Los dichos son fácilmente contrastables: basta ir una mañana al fuero de Familia de la  ciudad de Córdoba, en Tucumán 356, y preguntar a las personas en la cola el motivo de  su presencia en el lugar. Las respuestas tanto de abogados como “partes” se repite una y  otra vez: cuota alimentaria.  ¿Por qué son tan abundantes esos casos en comparación a otros años? Según Morcillo,  antes el porcentaje de conciliación en esos temas –los dos padres acuerdan el monto y  sólo homologan esa decisión ante el juez– era muy superior al de hoy. “Si años atrás era  del 80 por ciento hoy es del 48”, asegura la magistrada. Por lo tanto, entran más casos  para que el juez decida.  No alcanza. ¿Por qué hay más casos contenciosos? Ahí radica la penosa novedad: “No  es porque los padres se nieguen a pagar, como sucedía antes porque formaron una nueva  familia o deben pagar el auto nuevo. Ahora no se logra la conciliación pues se niegan a  pagar una cuota alta en relación a su precariedad laboral o la situación de desempleo”,  dice.  Así, calcula que un 90 por ciento de los alimentantes no puede pagar la cuota fijada. Es  que la Justicia cordobesa fijó un piso mínimo por chico de 300 pesos. “Hay una gran  imposibilidad porque no ponemos cualquier cuota sino una que alcance para afrontar el  sustento digno del hijo. Y si los ingresos no son suficientes, privilegiamos al hijo sobre  el padre”, agregó la jueza.  Marche preso. En Cosquín, el Juzgado de Control, Menores y Faltas de Cosquín dictó  en los últimos días dos sentencias condenatorias a sendos hombres que no cumplían con  su obligación de abonar la cuota alimentaria a sus hijos.  Por incumplimiento de los deberes de asistencia familiar, el juez Gabriel Prémoli  condenó, respectivamente, a Marcos Ariel Duarte y Cristian Luis De Vaux, a ocho y  cuatro meses de prisión condicional. El juez fijó además los montos mensuales  obligatorios, y precisó que “en ambos casos, de no cumplir con lo pactado, de inmediato  se ejecuta la pena de prisión”.  Prémoli consideró que los imputados eran personas con edad óptima para el trabajo y  que de hecho trabajaban. Además reprochó que los casos “conciernen al cumplimiento  de su deber primario, de carácter constitucional a partir de la Convención sobre los  Derechos del Niño”.  Esta sede judicial, que abarca desde Villa Parque Siquiman a Charbonier, en el centro­ norte de Punilla, luce abarrotada de causas por reclamos de cuota alimentaria. En sólo  10 meses (de febrero a octubre de este año) ingresaron 410 expedientes, atendidos por la  Asesoría Letrada de estos tribunales, a la que acuden personas de bajos recursos y que  se benefician por la asistencia gratuita. Si se contabilizan días hábiles, se trata de cinco  denuncias diarias. 


Puntos de vista  María  Mamá de una nena de 9 años  “Mi hija es alérgica y el padre sólo paga una cuota de $ 150 por mes. Vine para que le  fijen un aumento”.  Desde los juzgados de Familia, María se queja por la ínfima cuota –no alcanza para la  enfermedad de su hija– y porque, además, no siempre la recibe a tiempo. 


registro de morosos alimentacion