Issuu on Google+

Selección de casos clínicos

6 casos clínicos examinados con lupa

Dr. Emmanuel Bensignor Diplomado ECVD (European College Vet Dermatology)


Contenido 01

CASO DE PÉNFIGO FOLIÁCEO LOCALIZADO EN UN GATO, TRATADO CON CORTAVANCE.

Pág. 4

02

CASO DE CELULITIS JUVENIL, TRATADO CON CORTAVANCE.

Pág. 8

03

CASO DE GRANULOMA EOSINOFÍLICO EN UN GATO, TRATADO CON CORTAVANCE.

Pág. 12

04

CASO DE VASCULITIS EN UN GATO, TRATADO CON CORTAVANCE.

Pág. 16

05

CASO DE DAPP EN UN PERRO, TRATADO CON Pág. 20 CORTAVANCE.

06

CASO DE DERMATITIS ATÓPICA, TRATADO CON CORTAVANCE.

Pág. 24


01

CASO DE PÉNFIGO FOLIÁCEO LOCALIZADO E

INTRODUCCIÓN

Las dermatitis autoinmunes son raras entre los carnívoros domésticos. Entre ellas, el pénfigo foliáceo es la más frecuente de las dermatitis autoinmunes con auto-anticuerpos específicos de la piel en el caso del gato. Su tratamiento requiere una terapia de inmunosupresión. Este caso clínico describe un gato con pénfigo foliáceo localizado en los pabellones auriculares, tratado exitosamente con un spray a base de aceponato de hidrocortisona.

MOTIVO DE CONSULTA

Un gato, Europeo, macho de 4 años, se presenta en la consulta de dermatología a causa de lesiones localizadas en los pabellones auriculares.

ANAMNESIS

Este animal vive en un recinto con libre acceso al exterior. Vacunado y desparasitado regularmente. Los tratamientos contra parásitos externos están al día. La historia clínica no revela ninguna anomalía notable. Las lesiones han aparecido hace algunos meses. El propietario comentó inicialmente sacudidas de cabeza y rascados. Se realizó un diagnóstico de sarna auricular y se aplicó tratamiento tópico con lindano, antibiótico y corticoides durante varias semanas, sin una mejoría notable. Una inyección con corticoides de acción prolongada finalmente permite un control puntual de la dermatosis, pero rápidamente aparece una recaída

EXAMEN CLÍNICO

En el examen clínico, el gato está en buen estado general. Las lesiones se localizan exclusivamente en la cara interna y externa de los pabellones auriculares. Se trata de erosiones costrosas y supurativas de gran tamaño. Las costras son amarillentas y no adherentes (foto 1). Se acompañan de pústulas papulosas de pequeño tamaño. Se presentan algunas erosiones en los conductos auditivos, asociados a la presencia de cerumen poco abundante. Foto 1

4


EN UN GATO, TRATADO CON CORTAVANCE HIPÓTESIS DE DIAGNÓSTICO

Las posibles hipótesis incluyen una ectoparasitosis (principalmente una otocariosis por Otodectes cynotis), una dermatitis alérgica y una dermatitis autoinmune (sobre todo un pénfigo superficial).

EXÁMENES COMPLEMENTARIOS

Los raspados cutáneos y un examen directo del cerumen no indican la presencia de parásitos. Se practican múltiples exámenes citológicos subcostrales. Muestran una población inflamatoria de agrupaciones de polinucleares eosinófilos y polinucleares neutrófilos. Se observan numerosas células redondas basófilas, se trata de queratinocitos acantolíticos que sugieren una acantolisis (foto 2).

Se realizan biopsias cutáneas. El examen histopatológico muestra la Foto 2 presencia de pústulas intraepidérmicas cuyo contenido (polinucleares neutrófilos, eosinófilos y queratinocitos acantolíticos) sugiere un pénfigo foliáceo (fotos 3 y 4). El cultivo fúngico da resultado negativo.

Foto 3

Foto 4

DIAGNÓSTICO

Dermatitis autoinmunitaria de tipo pénfigo foliáceo.

5


01 TRATAMIENTO

Tras una conversación con los propietarios y por el aspecto localizado de las lesiones, se opta por un tratamiento tópico. Se aplica aceponato de hidrocortisona una vez al día, después de un lavado delicado de las lesiones con Epiotic®.

SEGUIMIENTO

El propietario describe una clara mejoría después de una semana de tratamiento: las lesiones se secan y el prurito disminuye notablemente. Durante la visita de seguimiento, después de un mes, se observa una desaparición casi completa de las lesiones (foto 5). Progresivamente se pasa a realizar el tratamiento una vez cada dos días. No se observa ninguna recaída después de 6 meses de seguimiento.

COMENTARIOS

Las dermatitis autoinmunes son raras entre los carnívoros domésticos. El pénfigo foliáceo es la más frecuente de las DAI. El tratamiento requiere el uso de inmunosupresores a largo plazo. La mayoría de estos tratamientos presentan el inconveniente de tener efectos adversos. La utilización de un corticoide de uso tópico de gran actividad, sin efectos secundarios o adversos, en este caso, es particularmente interesante.

6


Foto 5

BIBLIOGRAFÍA

Scott DW, Griffin Ce, Miller WH. Small Animal Dermatology, 6th Ed, WB Saunders, Philadelphia, 2001. Guaguère E. y Bensignor E. Thérapeutique dermatologique du chien. Masson/PMCAC Edrs, París, 2001.

7


02

CASO DE CELULITIS JUVENIL, TRATADO CO

INTRODUCCIÓN

Las dermatosis específicas de perros jóvenes son raras. Entre ellas, la celulitis juvenil todavía es muy desconocida. Esta entidad probablemente es el resultado de un desequilibrio inmunológico. Su tratamiento requiere el uso de inmunosupresores. Lo normal es recurrir a la terapia con corticoides. Los corticoides tienen efectos adversos muy conocidos en animales jóvenes cuando se utilizan en grandes dosis por vía sistémica. En este contexto, parece interesante disponer de alternativas terapéuticas. El aceponato de hidrocortisona, recientemente empleado, podría constituir una alternativa terapéutica interesante, como se ilustra en este caso clínico.

ANAMNESIS

Un perro, cruce de Bichón, de 6 meses, se presenta en urgencias por una dermatosis de aparición repentina. Las lesiones inicialmente aparecieron en la cara, pero con una rápida tendencia a extenderse. El tratamiento antibiótico administrado por vía oral no ha permitido ninguna mejoría.

EXAMEN CLÍNICO

El perro está cansado y anoréxico desde hace 3 días. Se describen episodios aislados de vómitos y diarrea. En el examen clínico, el perro está abatido e hipertérmico. Las lesiones cutáneas están localizadas a nivel facial y sobre la zona caudal de los muslos. En la cara, presenta un engrosamiento difuso, lo que le da un aspecto de hipopótamo. (foto 1)

Foto 1

8


ON CORTAVANCE

Foto 2

Foto 3

Viene acompañado de una supuración. Se observa una adenomegalia mandibular. También se aprecia supuración del oído externo (foto 2).

En los muslos, apreciamos unas fístulas hemorrágicas muy marcadas (foto 3).

HIPÓTESIS DE DIAGNÓSTICO

La hipótesis diagnóstica principal, de acuerdo con la edad del animal y de la tipología de las lesiones, es que se trata de una celulitis juvenil. También es posible una piodemodicosis. Es menos probable que se trate de una urticaria de origen alérgico.

EXÁMENES COMPLEMENTARIOS

Múltiples raspados cutáneos no muestran presencia de parásitos. Un examen citológico pone en evidencia una inflamación piogranulomatosa, no microbiana. El examen bacteriológico es estéril.

DIAGNÓSTICO Celulitis juvenil.

9


02 TRATAMIENTO

Se comentan con el propietario las posibles opciones terapéuticas. Éste inicialmente prefiere recurrir a un tratamiento eficaz que no sea peligroso para el animal. Se realiza una aplicación diaria de aceponato de hidrocortisona sobre las lesiones. También se recurre a una terapia antibiótica de cobertura (Rilexine®). Se raspan las lesiones de los muslos y se recomienda una limpieza regular con un champú antiséptico (Hexadene®).

SEGUIMIENTO

Se describe una clara mejoría después de una semana de tratamiento. Las lesiones se secan. El dolor y el prurito se reducen. Se continúa con el tratamiento durante 15 días más. En esa fecha se observa una mejoría muy evidente (fotos 4,5 y 6).

Foto 4

COMENTARIOS

Foto 5

La celulitis juvenil, cuya etiología todavía es desconocida, se caracteriza en el caso del perro joven por un hinchamiento facial, asociado a una otitis externa. La piel es el foco de una infiltración piogranulomatosa profunda. El tratamiento de esta enfermedad necesita una terapia con corticoides agresiva, por lo general por vía sistémica. Este caso clínico ilustra el interés de la utilización de un dermocorticoide de gran actividad, el aceponato de hidrocortisona, en el tratamiento de la celulitis juvenil del perro. No se observó ningún efecto secundario en el animal tratado.

10


Foto 6

BIBLIOGRAFÍA

Scott DW, Griffin Ce, Miller WH. Small Animal Dermatology, 6th Ed, WB Saunders, Philadelphia, 2001. Guaguère E. y Bensignor E. Thérapeutique dermatologique du chien. Masson/PMCAC Edrs, París, 2001.

11


03

CASO DE GRANULOMA EOSINOFÍLICO EN

INTRODUCCIÓN

Las lesiones del complejo granuloma eosinofílico sugieren varias entidades distintas, cuyo origen más frecuente es el alérgico (pero no exclusivamente). Los granulomas eosinófilos por lo general son asintomáticos, pero a veces pueden provocar prurito. Su tratamiento requiere la identificación y la corrección de la causa responsable de su aparición, así como una terapia antiinflamatoria. Cuando no se puede identificar ninguna causa, se aconseja un tratamiento a largo plazo. En este contexto, está justificado recurrir a las moléculas menos tóxicas para evitar el inexorable riesgo de aparición de efectos adversos.

ANAMNESIS

Un gato de raza Europea, de 2 años se presenta en la consulta por un prurito localizado en los miembros anteriores. La dermatosis apareció varios meses antes. Se han utilizado varios tratamientos con corticoides exitosamente, pero las recidivas aparecen sistemáticamente. Se practicó una búsqueda alergológica (se realizó un correcto tratamiento insecticida periódico del gato y de su entorno, durante más de 3 meses se realizó correctamente un régimen de exclusión hipoalergénica) sin evidencia de alguna causa que explicara las lesiones. Se efectuaron tratamientos acaricidas sin éxito. Se receta al gato un tratamiento eficaz a largo plazo.

Foto 1

12


N UN GATO, TRATADO CON CORTAVANCE EXAMEN CLÍNICO

En el examen clínico, el animal está en buen estado general. Las lesiones dermatológicas están localizadas en la cara interna de los miembros anteriores. Se trata de lesiones en relieve, lineales, eritematosas y en cordón (foto 1).

HIPÓTESIS DE DIAGNÓSTICO

La principal hipótesis de diagnóstico es la de una lesión de complejo granuloma eosinofílico felino. Con menor probabilidad, pueden considerarse una neoplasia o una criptococosis.

EXÁMENES COMPLEMENTARIOS

Se realizan exámenes citológicos por punción con una aguja fina en las lesiones. Todas muestran una población inflamatoria bastante homogénea, con una clara predominancia de polimorfo nucleares eosinófilos (foto 2). Igualmente se observan algunos mastocitos. No se observa ningún corpúsculo sanguíneo. Se realizan biopsias cutáneas. El examen histopatológico confirma la hipótesis de granuloma eosinofílico felino (foto 3).

Foto 2

Foto 3

DIAGNÓSTICO

Granuloma eosinofílico felino.

13


03 TRATAMIENTO

Se raspan las lesiones. Se inicia un tratamiento con aceponato de hidrocortisona a razón de una aplicación local sobre las lesiones una vez al día.

SEGUIMIENTO

Se realiza una revisión del gato a las 3 semanas. Se observa una clara disminución de las lesiones (foto 4). El tratamiento sigue de forma idéntica. El propietario informa de una desaparición total de las lesiones después de 2 meses de tratamiento. El pulverizador de aceponato de hidrocortisona se utiliza dos veces por semana a nivel local para evitar recaídas. Después de un año de seguimiento, no se describe ninguna recidiva.

COMENTARIOS

Las lesiones del complejo granuloma eosinofílico son fáciles de diagnosticar. Su tratamiento a largo plazo es siempre complejo cuando no hay ninguna causa que explique su aparición. En efecto, la terapia sistémica con corticoides es a menudo la más eficaz, pero con frecuencia va acompañada de efectos secundarios. Por lo tanto, en la mayoría de los casos se justifica el uso de terapias alternativas. Para las lesiones localizadas, como en este caso, recurrir a un tratamiento tópico es particularmente interesante. El aceponato de hidrocortisona que se utiliza en este caso, presenta la ventaja de poder utilizarse a largo plazo, sin efectos secundarios, siendo además muy eficaz.

14


Foto 4

BIBLIOGRAFÍA

Scott DW, Griffin Ce, Miller WH. Small Animal Dermatology, 6th Ed, WB Saunders, Philadelphia, 2001. Guaguère E. y Bensignor E. Thérapeutique dermatologique du chien. Masson/PMCAC Edrs, París, 2001.

15


04

CASO DE VASCULITIS EN UN GATO, TRATA

INTRODUCCIÓN

Las vasculitis rara vez son motivo de consulta. Estas afecciones inflamatorias de los vasos cutáneos pueden ser primarias pero en la mayoría de los casos son secundarias a una enfermedad subyacente (causas infecciosas, asociadas a una medicación, inmunológicas o físicas). Su tratamiento radica en el uso de antiinflamatorios. Para los casos localizados, es interesante recurrir a un tratamiento tópico.

ANAMNESIA

Un gato hembra de 6 años y de raza Europea se presenta en la consulta por una lesión necrótica en el flanco derecho. Esta lesión apareció algunos días después de una intervención quirúrgica (amputación del miembro posterior izquierdo por ablación de un fibrosarcoma).

EXAMEN CLÍNICO

Foto 1

El gato está abatido y anoréxico. En el examen dermatológico, la lesión se localiza en el flanco derecho. Se trata de una gran úlcera de 20 centímetros de diámetro, está recubierta por una costra gruesa de color negruzco (fotos 1 y 2). Alrededor de la lesión se aprecia una necrosis cutánea, con un surco disyuntor (foto 3).

Foto 2

16


ADO CON CORTAVANCE

Foto 3

HIPÓTESIS DE DIAGNÓSTICO

Las dos hipótesis principales son una necrosis causada por un mal contacto eléctrico con la placa del bisturí eléctrico (quemadura cutánea) o una vasculitis cutánea provocada por la placa del bisturí eléctrico.

EXÁMENES COMPLEMENTARIOS

Se realizan biopsias cutáneas. El examen histopatológico muestra una necrosis completa de la epidermis, y numerosas imágenes de vasculitis.

DIAGNÓSTICO Vasculitis cutánea.

17


04 TRATAMIENTO

Se opta por curas locales. La lesión se limpia delicadamente todos los días con un producto antiséptico y un tratamiento antibiótico tópico diario. Para disminuir la inflamación se asocia con una aplicación diaria de aceponato de hidrocortisona.

SEGUIMIENTO

Se realiza una revisión del gato todos los meses. La epitelización es lenta, aunque progresa de forma regular (fotos 4 y 5). La propietaria continua el tratamiento escrupulosamente. Se observa una recuperación total después de tres meses de tratamiento (foto 6).

Foto 1

COMENTARIOS

Foto 2

Las vasculitis son poco frecuentes. En nuestro caso, la utilización de un spray de aceponato de hidrocortisona ha permitido una recuperación total de la lesión única, pero de gran importancia en este gato. No se observó ningún efecto adverso, principalmente hemos evitado el riesgo importante de atrofia que se habría podido producir por el uso de un corticoide de gran actividad sin margen de seguridad. Un spray a base de aceponato de hidrocortisona era en este caso particularmente interesante gracias a sus pocos efectos adversos respecto a su potencia de acción.

18


Foto 3

BIBLIOGRAFÍA

Scott DW, Griffin Ce, Miller WH. Small Animal Dermatology, 6th Ed, WB Saunders, Philadelphia, 2001. Guaguère E. y Bensignor E. Thérapeutique dermatologique du chien. Masson/PMCAC Edrs, París, 2001.

19


05

CASO DE DAPP EN UN PERRO, TRATADO C

INTRODUCCIÓN

Hay numerosas enfermedades que van acompañadas de prurito. En el perro, las principales dermatosis pruriginosas, junto con las dermatosis infecciosas, son las dermatitis alérgicas, principalmente la dermatitis por alergia a las picaduras de las pulgas (DAPP). El tratamiento de las dermatitis alérgicas, precisa, en caso de aparición, de una terapia con corticoides. Este caso clínico ilustra el interés de un nuevo dermocorticoide, el aceponato de hidrocortisona, para el tratamiento de la DAPP canina.

ANAMNESIS

Un Cavalier King Charles, de 7 años de edad, se presenta en la consulta por un prurito que se ha ido desarrollando desde hace varios años. Los propietarios describen prurito dorsolumbar y abdominal, sobre todo más intenso en primavera y verano. Los tratamientos con corticoides inyectables han permitido, con varios ciclos de tratamiento, tratar la dermatosis, pero las recaídas son sistemáticas.

EXAMEN CLÍNICO

El animal está en buen estado general. En la auscultación se aprecia un soplo holosistólico izquierdo poco marcado. El examen dermatológico muestra lesiones dorsales y abdominales. Se trata de excoriaciones costrosas localizadas a nivel del triángulo dorsolumbar, con supuración y alopecia eritematosa (fotos 1 y 2).

Foto 1

20

Foto 2


CON CORTAVANCE

Foto 3

Foto 4

En el abdomen, la piel está liquenificada, eritematosa y existen numerosas excoriaciones (fotos 3 y 4).

HIPÓTESIS DE DIAGNÓSTICO

Las hipótesis son: ectoparasitosis (sarna sarcóptica o cheyletielosis), dermatosis infecciosa (síndrome de proliferación bacteriana o de Malassezia) y dermatitis alérgica (DAPP o dermatitis atópica).

EXÁMENES COMPLEMENTARIOS

Los raspados cutáneos no muestran presencia de parásitos. La prueba con celofán adhesivo practicada en la espalda también es negativa. Los múltiples exámenes citológicos no demuestran ninguna proliferación bacteriana o de Malassezia. Se realiza una prueba intradérmica, que muestra una sensibilización al extracto de pulga.

DIAGNÓSTICO

Se trata de una DAPP, no complicada.

21


05 TRATAMIENTO

Junto con el propietario se revisa el tratamiento insecticida. Se recomienda un tratamiento tópico del animal con un pulverizador insecticida/acaricida, después de un lavado con champú cada 15 días. El entorno se trata igualmente (paso de la aspiradora, después pulverización con un insecticida y un regulador del crecimiento de insectos). Para controlar el brote, se aplica aceponato de hidrocortisona una vez al día (tres pulverizaciones en la espalda y tres en el abdomen).

SEGUIMIENTO

Se realiza una revisión del perro a las tres semanas. Se observa una clara mejoría. El propietario sólo pone de manifiesto un prurito residual. Las lesiones disminuyen con una desaparición del eritema y una reaparición del pelo (fotos 5 y 6). Se continúa el tratamiento recomendando separar progresivamente las aplicaciones. Un seguimiento telefónico un mes más tarde, permite conocer la curación total.

COMENTARIOS

El tratamiento de las dermatitis alérgicas debe ser en primer lugar etiológico: exclusión alergénica cuando sea posible (lo cual es el caso de la DAPP), desensibilización, etc. El tratamiento antiinflamatorio sintomático sigue estando de actualidad en el caso de brote para mejorar rápidamente las lesiones. La elección terapéutica antipruriginosa debería estar razonada, para minimizar el riesgo de efectos adversos, permitiendo siempre una efectividad óptima. La aplicación de un spray con un dermocorticoide de gran actividad, con efectos adversos moderados, fácil de usar incluso en zonas vellosas, es muy interesante en este tipo de indicación, como se ilustra en este caso clínico: la presentación en spray es en este caso particularmente adecuada, porque permite tratar una superficie cutánea más amplia.

22


Foto 5

Foto 6

BIBLIOGRAFÍA

Scott DW, Griffin Ce, Miller WH. Small Animal Dermatology, 6th Ed, WB Saunders, Philadelphia, 2001. Guaguère E. y Bensignor E. Thérapeutique dermatologique du chien. Masson/PMCAC Edrs, París, 2001.

23


06

CASO DE DERMATITIS ATÓPICA, TRATADO

INTRODUCCIÓN

La dermatitis atópica canina (DAC) es probablemente una de las causas principales de prurito en la especie canina. Su tratamiento es combinado: determinación de la causa alérgica y exclusión del alérgeno o desensibilización específica, lucha contra la xerosis, identificación y tratamiento de infecciones bacterianas o fúngicas, tratamiento sintomático antiinflamatorio. El control de los brotes se realiza clásicamente mediante una terapia con corticoides por vía oral. Sin embargo, los corticoides sistémicos presentan efectos adversos bien descritos. La reciente comercialización de un spray con un dermocorticoide de gran actividad, sin efectos secundarios, permite al facultativo ofrecer una alternativa terapéutica interesante para el tratamiento de este caso.

ANAMNESIS

Un perro Bull terrier, de 3 años de edad, se presenta en la consulta como consecuencia de la evolución de una dermatosis pruriginosa después de varios meses. Las lesiones, inicialmente localizadas a nivel facial y podal, tienen tendencia a extenderse por toda la superficie ventral. El prurito es importante. La dieta de exclusión hipoalergénica no ha permitido mejorar los síntomas. Los diferentes tratamientos antibióticos, antifúngicos y corticoides sistémicos, mejoran la dermatosis pero se observan recaídas.

EXAMEN CLÍNICO

El examen general es normal. El examen dermatológico muestra una queilitis moderada, una pododermatitis cuadripodal y sobre todo lesiones eritematosas, con excoriaciones, alopécicas, sobre el abdomen (fotos 1 y 2).

HIPÓTESIS DE DIAGNÓSTICO

La hipótesis principal es la de una dermatitis atópica, complicada al final por una infección bacteriana o fúngica. No se puede excluir una sarna demodécica.

EXÁMENES COMPLEMENTARIOS

Los raspados cutáneos no muestran presencia de parásitos. Los exámenes citológicos no muestran contaminación microbiana. Las reacciones intradérmicas muestran una sensibilización a los ácaros del polvo (Dermatophagoides farinae y Dermatophagoides pteronyssinus).

24


O CON CORTAVANCE

Foto 1

Foto 2

DIAGNÓSTICO Dermatitis atópica.

25


06 Tratamiento

Se prescribe una desensibilización específica. A la espera de los resultados esperados con esta terapia (70% de efectividad después de 9 meses de tratamiento), se opta por un tratamiento tópico con dermocorticoides. Se aplica una vez al día un spray a base de aceponato de hidrocortisona sobre los pies y el abdomen.

SEGUIMIENTO

Después de 4 semanas, los propietarios describen una clara mejoría. El prurito es prácticamente nulo. El eritema ha disminuido claramente (foto 3). Se continúa con el tratamiento “según la necesidad” a la espera que la desensibilización haga su efecto.

COMENTARIOS

La desensibilización sigue siendo la piedra angular del tratamiento de la dermatitis atópica canina. Sin embargo, se trata de tratamiento de eficacia lenta: se necesitan varios meses antes de obtener unos resultados satisfactorios. Durante este período, es preciso el uso regular de tratamientos antiinflamatorios para curar los brotes. El spray a base de aceponato de hidrocortisona se inscribe como una terapia global lógica: alta efectividad y efectos adversos mínimos a largo plazo. Este nuevo tratamiento tópico debería estar a total disposición dentro del arsenal terapéutico de los veterinarios expertos en dermatología.

26


Foto 3

BIBLIOGRAFÍA

Scott DW, Griffin Ce, Miller WH. Small Animal Dermatology, 6th Ed, WB Saunders, Philadelphia, 2001. Guaguère E. y Bensignor E. Thérapeutique dermatologique du chien. Masson/PMCAC Edrs, París, 2001.

27


Virbac México S.A. de C.V. Lote 30, Manzana 1, Parque Industrial Guadalajara, C.P. 45690 El Salto Jalisco México. LÍNEA Virbac 01800 024 7575 e-mail: clientes@virbac.com.mx www.virbac.com.mx


casos coratavance