Issuu on Google+

Así es mi Padre

Henry Padilla Londoño


Amo tu mirada, cuando miras mi alma, cuando acaricias mis sueños, despiertas mis anhelos, juguetean entre tus manos. Vuelan más allá de lo posible, en mundos que solo tú y yo vemos. Se levantan valerosos, miran los gigantes a su cara, haciéndolos desaparecer. Amo estar en medio de la paz, resguardado en tu corazón, la muerte quedó atrás, vencida a las puertas de la vida.


Paseo en medio de la verdad y la justicia; donde la sabiduría y la paz habitan. Allí, en medio de todo esta mi Señor, me sonríe y me levanta en sus brazos, jugando conmigo mirándome a los ojos, me dice te amo hijo, te amo. Su sonrisa es como el sol que acaricia tus mejillas, su mirada como la brisa de la mañana, sus palabras son como fuego y viento a la vez; como copos de nieve y el acero afilado. De su alegría esta lleno el cielo, Sale como el sol cada mañana y llena cada rincón; Así es mi Señor, mi Padre, y aun más, cuando me dice: Te amo hijo, te amo con todo mi corazón. Henry Padilla Londoño


Asi es mi Padre