Issuu on Google+

De Kerea y Sofia para Meca

Duelo de Pasiones Christina Dodd (Escaneado por Sofia, corregido por Kerea)

1


De Kerea y Sofia para Meca

Capitulo Uno

Suffolk, 1806 —Bueno, Madeline, ya sé que acabas de volver a casa después de haber estado recorriendo el extranjero y te mereces un descanso, pero me temo que no será posible. Madeline de Lacy, marquesa de Sheridan y futura duquesa de Magnus, dio un bocado al primer bistec de buey inglés del que disfrutaba en casi cuatro años, masticó, tragó y le sonrió beatíficamente a aquel inglés de mejillas enrojecidas y aspecto de bulldog. —¿A qué se debe eso, papá? —Te aposté en una partida de séptimo y perdí. Madeline miró a su padre, sentado al otro lado de la mesa del desayuno bañada por el sol. Dejando con cuidado su cuchillo y su tenedor al lado del plato, miró al atónito sirviente, que acababa de quedarse paralizado mientras se inclinaba para servirle su café de la mañana a Magnus. —Ya es suficiente, Heaton. Deja la jarra en la mesa auxiliar. Te llamaremos si te necesitamos. —Cuando se hubo marchado, Madeline miró a su padre y repitió, porque no quería que hubiese ningún malentendido—: Así que me apostaste en un juego de azar y perdiste. Su padre siguió comiendo sin inmutarse, sus cubiertos de plata tintineando y emitiendo destellos. —Tratar de suavizar el golpe no serviría de nada, creo yo. Contigo no, querida mía. Siempre he dicho que eres una chica muy sensata y que tienes mucho aguante. Me alegro de ello. Recurriendo a aquella sensatez que la distinguía, Madeline dijo: —Quizá podrías proporcionarme los detalles de esa extraordinaria apuesta. —Tuve la mala suerte de jugar sin saber que él había ganado un séptimo, lo cual me dejó reducido a... Madeline hizo acopio de fuerzas con una rápida inspiración. —No, papá. Lo que quiero decir es por qué me pusiste encima de la mesa en calidad de apuesta durante una partida de cartas.

2


De Kerea y Sofia para Meca —Bueno, él lo sugirió. —¿Con él siendo...? —El señor Knight. —¿Y tú te mostraste de acuerdo porque...? —Acababa de perder nuestra fortuna y todas nuestras propiedades. Tú eras lo único que quedaba. Era realmente asombroso lo racionales que él hacía que sonaran sus acciones. —Así que durante una racha de mala suerte, apostaste todo lo que tenemos... y a tu única hija. —Sí. En ese momento me pareció una decisión muy sensata. Las cejas de ella se enarcaron. Después de que su madre muriera hacía diecisiete años, cuando Madeline sólo tenía cinco, su vida había cambiado pasando de ser una hija protegida del mundo a una muchacha que debía vérselas con los frecuentes desastres orquestados por su querido papá. Cuando tenía doce años, Madeline ya sabía cómo llevar una casa, organizar una fiesta y hacer frente a cualquier clase de catástrofe social. Aun así, no estaba preparada para aquello. Pero su pulso no se altero, su frente permaneció despejada y sus manos siguieron tranquilamente posadas en su regazo. Ya se había enfrentado anteriormente a catástrofes de proporciones olímpicas, casi todas resultado de las descabelladas negligencias de su padre. Su compostura no flaquearía ahora. —¿De qué manera? —Al menos, si él te ganaba, seguirías teniendo nuestras propiedades bajo tu control, o al menos bajo el control de tu esposo. —Magnus masticó pensativamente—. Es casi lo mismo que ofrecer las propiedades como dote para tu matrimonio. —Con la única diferencia de que si las propiedades hubieran sido ofrecidas en concepto de dote, entonces yo habría tenido la ventaja de conocer a mi futuro esposo y haber estado de acuerdo en el compromiso. Aquélla parecía una observación incuestionable, aunque Madeline no tenía demasiadas esperanzas de que su padre lo admitiese. —Siempre está eso, pero ¿en qué habría cambiado las cosas el hecho de que conocieras al hombre? Ya estuviste comprometida en una ocasión. Lo amabas. ¡Pero acabó en desastre! ¿Cómo se llamaba? Aquel joven de cabello castaño y ojos tan confinadamente inquietantes. —Alzando la mirada hacia el techo dorado decorado con querubines, Magnus se acarició la barbilla—. Era cien veces más apropiado para ti que este señor Knight, pero tú lo rechazaste . Dejaste sin habla a todo Londres durante al menos... —soltó una risita— ocho segundos. Hasta ese momento, nadie había imaginado que pudieras llegar a perder los estribos a tal

3


De Kerea y Sofia para Meca extremo. ¿Cómo se llamaba? Una grieta apareció en la tranquilidad de Madeline y sus manos se convirtieron en dos apretados puños. —Gabriel Ansell, conde de Campion. —Eso es. Por Dios, nunca lo olvidaré. ¡Estabas realmente espléndida en tu ira! Me recordaste a tu madre cuando le daba uno de sus arrebatos. Madeline no quería oír aquello. No le gustaba nada que le recordara su rabia, o cómo había perdido el control de sí misma, o aquella noche y lo que siguió a ella . Después, por primera vez en su vida, había dejado a un lado el decoro. Se había ido al extranjero para olvidar, y no regresó a Inglaterra hasta que lo hubo conseguido. Ahora ya nunca pensaba en Gabriel. Apenas si se acordaba de su nombre. —Tu madre era igual que tú. Siempre se mostraba tranquila y juiciosa excepto cuando le daba uno de sus prontos, y entonces hasta los mismos océanos se encogían de miedo. —Volviéndose hacia la puerta cerrada, Magnus gritó—: ¡Más arenques ahumados! Cogiendo la campanilla que había junto a su codo, Madeline la hizo sonar. El mayordomo respondió a la llamada. Peatón indudablemente había corrido a la cocina para compartir la extraordinaria nueva con la servidumbre de la casa. Madeline se dirigió a Uppington sin perder la compostura. —A su excelencia le gustaría que le sirvieran más arenques ahumados. —Cualquier cosa que le llenara la boca y le impidiese hablar de Gabriel. De lord Campion. Uppington se inclinó. En su prisa por afrontar otra de las extravagancias de Magnus, no se había abotonado bien la levita. —Sí, mi señora —dijo, y volvió a llenarles los platos. Madeline dirigió su atención hacia la comida. Una mujer de menos entereza habría visto cómo su apetito era destruido por Magnus, pero si ella permitiera que su padre le destruyera el apetito cada vez que sembraba el caos, a aquellas alturas Madeline habría sido un espectro. Ella no veía ningún sentido en eso. —¿Alguna cosa más, mi señora? —preguntó Uppington. —No... por el momento. —Aunque, reflexionó, quizá debería pedir que le trajeran un palo de criquet o cualquier objeto similar con el cual poder introducir algo de sentido común en la cabeza de su padre. De hecho, ya era demasiado tarde para ello. Madeline lo sabía... o de lo contrario podría haberlo intentado. Todo el mundo decía que tenía un buen golpe de brazo—. Papá, ¿perdiste la tiara de la reina? —¡No! Esa tiara no es mía y no podía permitirme perderla. —Magnus llegó al extremo de parecer alarmado—. La tiara te pertenece a ti, que algún día serás duquesa por derecho la propio cuando le hicieron su retrato de bodas. El espectro de Isabel volvería del otro mundo para perseguirme si la hubiese apostado.

4


De Kerea y Sofia para Meca La tiara de la reina había sido dada a una de las antepasadas de Madeline, una dama de compañía de la reina Isabel 1, por haber salvado la vida de ésta. De oro macizo e incrustada de joyas, la tiara valía una fortuna en efectivo y en sentimientos, y la reina decretó que, sin importar cuál fuera su sexo, el primer vástago de la familia heredaría el título. De ese modo, durante los últimos doscientos veintidós años, había habido duques de Magnus, naturalmente, pero también tres duquesas de Magnus, niñas que habían sido primera descendencia y por tanto duquesas por derecho propio. Madeline no pudo evitarlo. Tenía que preguntarlo. —¿Juras que la tiara está en la caja fuerte? Su padre soltó un bufido. —Juro que la tiara está en la caja fuerte, y los duques (y duquesas) de Magnus siempre mantienen su palabra. Ella no lo había hecho. —Todavía no sé cómo conseguí arreglármelas sin ti mientras estabas fuera del país, querida mía. —Magnus le sonrió—. ¿Qué haremos hoy? Hace un buen día para ir de caza. O quizá te gustaría cabalgar hasta el pueblo y visitar a tu antigua gobernanta, la señora Watting. —Watling —lo corrigió Madeline—. Me gustaría saber algo más acerca de esa apuesta. Perplejo, su padre preguntó: —¿Qué más hay que saber? —¿Quizás el nombre de mi nuevo... esposo? ¿O es que voy a ser una amante? —¿Amante? —Magnus resopló con indignación—. ¡Por Dios, hija mía! ¿Acaso piensas que carezco totalmente de prudencia y sensibilidad? Madeline se abstuvo de responder. —¡Por supuesto que no vas a ser su amante! ¡O se casa contigo, o nada! —Menudo alivio –dijo Madeline, asombrándose ante la ecuanimidad de que daba muestra su padre ante aquel desastre económico y social—. ¿Lo conozco? —No. Es americano, o al menos proviene de las colonias. —Creo que ya han conseguido su independencia —repuso ella secamente. Magnus quitó importancia a aquel hecho con un airoso ademán. —No durará. La familia de Knight es originaria de aquí y él llegó a Londres el año pasado. Se ha ganado cierto renombre en los clubes. No es un hombre muy popular, pero tenía que jugar con él. No pude resistir la tentación. Ahí estaba el problema. Su padre no podía resistirse a ninguna clase de desafío relacionado con el juego. Magnus frunció el entrecejo.

5


De Kerea y Sofia para Meca —Knight tiene la suerte del mismísimo diablo con las cartas —añadió, como si eso dejara definitivamente aclarada cualquier duda que pudiera sentir su hija. Si no se conocía a Magnus, se lo podía considerar un auténtico paladín del desinterés paternal. Pero Madeline sabía que no se trataba de eso. Su padre la quería a su manera., la de una persona regida por lo superficial, pero carecía tanto del sentido de la responsabilidad como de la capacidad de mantener centrada su atención en algo durante más de unos instantes. Afortunadamente, ella estaba dotada de una gran fuerza de voluntad y una inusual prudencia. —¿Es viejo, joven, un jugador profesional, un comerciante? —Bueno, Knight no es digno de la hija de un duque y una duquesa por derecho propio, pero resulta confinadamente difícil encontrar a alguien digno de nosotros, ¿no crees? Tu misma madre, que en paz descanse, sólo era la hija de un marqués. —¿Así que es un... caballero? O al menos todo lo caballero que puede ser un americano. —Oh, Knight no tiene nada de excepcional. Sabe vestir bien y lleva chaquetas confeccionadas por Worth, usa una caja de rapé esmaltada, tiene una casa en Berkeley Square, es guapo y goza de popularidad entre las damas. — Se limpió del bigote un poco de yema de huevo—. Tiene ese maldito acento, claro, pero los hombres lo respetan. Madeline supo interpretar correctamente aquel último comentario —Te refieres a que es capaz de usar sus puños. —Boxea. Tiene una izquierda devastadora y una defensa excelente. Le dio una paliza terrible a Olfield, y Olfield sabe pelear. Madeline terminó de desayunar en silencio, sin dejar de pensar ni un instante. No tenía ninguna intención de casarse con nadie. Su único intento de aventurarse en el romance había terminado desastrosamente. Cuando alzó la mirada, vio que Magnus la observaba con un ceño de preocupación. —Verás, Mas, si tienes alguna objeción seria a casarte con ese tipo no tienes por qué hacerlo. Tengo un plan que... Habituada a los planes de su padre, los cuales solían llevar aparejada alguna partida de cartas y el subsiguiente desastre, Madeline clamó: —¡Cielos, no! —Dándose cuenta de que no había mostrado nada de tacto, y que probablemente había agitado el trapo rojo delante del toro que tenía por padre, añadió—: Yo también tengo un plan. Iré a Londres y le explicaré al señor Knight que sería ridículo casarnos en estas circunstancias.

6


De Kerea y Sofia para Meca

Capitulo Dos

—Parece como si el Red Robín se hubiera desintegrado desde la última vez que nos alojamos aquí —dijo la señorita Elevaron de Lacy, la acompañante, y además prima, de Madeline mientras miraba por la ventanilla del lujoso y cómodo carruaje. Su voz había temblado levemente. La promesa de claridad diurna del mes de marzo se había desvanecido con la llegada de la niebla procedente del mar, y la luz que emanaba de las ventanas de la posada se volvía borrosa entre la niebla. Voces ruidosas salían por la puerta abierta. Por lo que pudo ver Madeline, el patio estaba lleno de desperdicios. Sin embargo su cochero no les estaba gritando imprecaciones a los muchachos de la posta, así que al menos sabían ocuparse adecuadamente de los Caballos. En realidad aquello era lo único que importaba. Que sus caballos estuvieran debidamente atendidos para que pudieran seguir camino de Londres la mañana siguiente. —Podríamos haber hecho el viaje en un día si no hubiéramos tardando tanto en salir. —Teníamos que llevarnos la ropa apropiada —respondió Eleanor, serena en su convicción— El señor Knight escuchará con más favor q una hermosa dama que a una tunantea, y ése es el aspecto que tendrás si no prestamos atención a los detalles. —Supongo que sí —admitió Madeline de mala gana. Elevaron era la experta en lo tocante a todas las cuestiones femeninas. A la edad de veinticuatro años, Elevaron era bonita, mucho más que Madeline. Con su reluciente cabello negro, una complexión de porcelana y Ianguidecientes ojos azules, Eleanor parecía una princesa salida de un cuento de hadas. Madeline tenía el mismo cabello que su prima, pero no así su piel, bronceada a causa de la escasa atención que prestaba a su sombrero, y sus ojos azules no languidecían sino que danzaban. Sin embargo se consideraba que las primas tenían el mismo aspecto, especialmente cuando ambas iban ataviadas con oscuros vestidos de viaje como aquella noche. Desgraciadamente, una infancia pasada en la más terrible pobreza, combinada

7


De Kerea y Sofia para Meca con la pérdida de su madre y el infortunado nuevo matrimonio de su padre, habían vuelto a Elevaron tímida e insegura de sí misma. Pero Madeline la quería mucho. Palmeándole el hombro, le dijo: —¡Arriba esos ánimos, querida! Compara esto con aquella posada de contrabandistas en Portugal. —Madeline le dio la mano a su lacayo y bajó del carruaje. —Oh, por supuesto. —Elevaron la siguió —. Pero no teníamos ninguna expectativa acerca de aquella posada. —Y nuestra falta de expectativas se vio confirmada. Las dos primas intercambiaron una sonrisa contemplando la ruinosa posada. ¿Qué otra cosa se podía hacer, cuando una recordaba aquella espantosa noche pasada con un montón de chinches y sabiendo que los soldados franceses del piso de abajo podían decidir en cualquier momento tomar prisioneras inglesas? Aunque las primas tenían personalidades muy diferentes, se comprendían a la perfección. Después de haber pasado cuatro años casi constantemente la una en compañía de la otra en algunas de las condiciones más peligrosas jamás conocidas por una persona inglesa de cualquier sexo, Eleanor y Madeline habían visto reforzados sus ya muy sólidos Vínculos. Dickie Driscoll, mozo de cuadra de Madeline y el hombre que As había escoltado por toda Europa, se apresuró hacia ella. —Esto no tiene muy buen aspecto, señorita Madeline. —Sí, pero nos queda demasiado camino por recorrer y además ya ha anochecido. —Madeline volvió la mirada hacia el carruaje. Se había puesto en camino con todo el esplendor ducal, yendo provisto de un carruaje dotado de buena suspensión, escolta, dos lacayos, el mejor cochero de su padre y, además, Dickie. Eso garantizaría su seguridad. Eso, y la pistola que llevaba en su retículo de terciopelo rojo. Le dio una palmaria en el hombro a Dickie. —Coge a los muchachos, id a la cocina y conseguid una cena cate. Quedan cuatro horas de viaje hasta Londres. Nos iremos temprano Las mujeres entraron en el salón. Un estruendo de cánticos y hedor a cuerpos hizo titubear a Elevaron, pero Madeline la cogió brazo y tiró de ella hacia el interior de la estancia. Forsyth, el posadero, se dirigió hacia ellas a través de una nube I de humo de tabaco. —Milady.

—Se

inclinó

con

una

precipitada

reverencia

y

habló

rápidamente, ocultándolas a los ojos de la sala—. ¡Qué alegría volver a veros después de tantos años! —¿Puedo instaras a que vayáis a nuestra sala privada?

8


De Kerea y Sofia para Meca —Sí, por favor. —Madeline estiró el cuello y paseó la mirada por mesas, llenas de la clase de hombres a los que había llegado a conocer durante sus viajes. Hombres duros, mercenarios, a los que les encantaba luchar, pelear e ir con rameras. —Por aquí. —Forsyth cogió una vela y las llevó por el estrecho pasillo. El posadero no quería que pasaran ni un solo instante más en la sala y, en opinión de Madeline, eso era una muestra de buen juicio por su parte —¿Os ocupáis de mi gente? —Desde luego, milady. Podéis contar conmigo y con la señora, igual que siempre. — Echó un vistazo—. Han prometido irse por la mañana, y os aseguro que me alegraré mucho de verlos partir. Tengo a mi hija escondida en nuestro dormitorio con el cerrojo echado, y os pido que me perdonéis, milady, porque no es que quiera decirle cómo ha de comportarse una dama de vuestra alcurnia, pero os pediré que no salgáis de la sala privada. Y cuando hayáis terminado de cenar, id directamente a vuestra habitación por la escalera de atrás y aseguraos de cerrar bien la puerta. —¿Se trata quizá de huéspedes no demasiado bienvenidos? —osó preguntar Eleanor. —Lo cierto es que no podía negarme a darles alojamiento y además pagan muy bien, pero llevan cuatro días aquí y ya lo han dejado todo hecho una porquería. —Abriendo la puerta, Forsyth se hizo a un lado para que las mujeres lo precedieran. Un alegre fuego ardía en el hogar, con un cómodo sillón y un banco puestos delante de él. Si la señora Forsyth conseguía servirles una buena cena, todo estaría perfecto. —¿Qué queréis decir con que no podíais negaras? —preguntó Madeline, yendo hacia el fuego seguida por Eleanor. —Llegaron hace algún tiempo para trabajar a las órdenes del señor Thrusting Rumbles, el caballero que ha alquilado Chalice Hall para este año. Su misión es asegurarse de que la Partida del Siglo discurra con normalidad. Madeline se volvió hacia Forsyth. —¿La Partida del Siglo? ¿A qué os referís? —¿No habéis oído hablar de ello, milady? —Muy complacido ante la ocasión de poder transmitir tan jugosos cotilleos, Forsyth dijo—: Me han dicho que está en boca de todos. —He estado fuera del país —respondió Madeline. —¡Cartas! Una magnífica partida de séptimo. Es muy exclusiva. Los jugadores sólo pueden participar mediante invitación, y tienen que depositar diez mil libras antes de sentarse a la mesa. Todo aquel que es grande y juega a las cartas va a asistir. Embajadores, comerciantes, nobles franceses exiliados... ¡Los rumores dicen que incluso la más encumbrada nobleza inglesa! Sospecho que el mismísimo príncipe participará en ella, pero hay quienes dicen lo contrario. ¿La más encumbrada nobleza inglesa? El príncipe pertenecía a la realeza, no a la

9


De Kerea y Sofia para Meca nobleza. El título más alto a que podía aspirar un noble inglés era el de duque, y no había demasiados. Estaban los hermanos Pricey, y unos cuantos antiguos títulos esparcidos por el país; y el padre de Madeline, el duque de Magnus. Madeline sintió que se le caía el alma a los pies. Peor aún, su padre había dicho que tenía un plan para rescatarla del señor Knight... Dándose cuenta de la consternación de Madeline, Eleanor la ayudó a despojarse de la capa, el sombrero y los guantes y dijo: —Señor Forsyth, no sé demasiado sobre ese señor Rumbles. El posadero encendió un haz de velas mientras seguía parlotean alegremente. —Es un caballero muy rico... bueno, ya sabéis que para alquilar atice Hall hay que tener una gran fortuna. ¡Chalice Hall es la casa más grande del distrito! —Pero ¿quiénes son sus gentes? —Madeline se sentó—. ¿De donde viene? —Ah, el señor Rumbles es todo un misterio —dijo Forsyth, vivando el fuego—. Pero no cabe duda de que es un caballero de lo generoso. No ha escatimado gastos para esta fiesta, comprando muchos barriles de cerveza y vino a los comerciantes locales en vez hacerlos traer de Londres. Ha contratado a varias mozas del pueblo para que ayuden a la servidumbre residente a limpiar la casa, ya que habían transcurrido dos años desde la última vez en que fue alquilada, y aunque no estoy nada contento con esos hombres a los que ha alojado aquí, lo cierto es que el señor Rumbles me compensa con creces los daños que causan. Un caballero enigmático cobra diez mil libras por tomar parte en una partida de cartas a celebrar en su casa, y, sin saber quién es, los jugadores están dispuestos a pagarle lo que pide, y confían en que sabrá mantener a salvo esa suma. Madeline sonrió con superioridad. —Nunca entenderé la fe en el honor por parte de un jugador. Forsyth pareció desconcertado. Como cualquier hombre, quería que la fábula del dinero fácil fuese cierta. —Bueno... pero el señor Rumbelow también ha invitado a las familias. —¿De veras? —exclamó Madeline, sorprendida. —Sí, ha invitado a las esposas y los hijos e hijas de los jugadores. Les ha prometido entretenimientos, caza y baile. La orquesta llegará en el coche de punto de mañana. Será una auténtica fiesta de gran mansión, una como llevamos demasiados años sin ver por aquí. —Esbozó una sonrisa vacilante. Madeline había hecho que se preocupara, pero después de todo a él no se lo podía culpar de nada. —Eso es una buena cosa, entonces. ¿Qué ha preparado la señora Forsyth para la cena? Aliviado, el posadero dijo:

10


De Kerea y Sofia para Meca —Nada digno de mención, porque estamos teniendo que dar de comer a toda esa muchedumbre de ahí fuera, pero aun así habrá un excelente estofado de cordero con pan blanco y una rueda de queso Stilton. ¿Tomaréis vino caliente? —Sí, gracias. —Madeline esperó a que Forsyth se hubiera marchado con una última reverencia antes de levantarse y empezar a pasearse por la habitación—. ¡Papá va a participar! Recurriendo a su tono más tranquilizador, Eleanor dijo: —Vamos, Madre, tú eso no lo sabes. Además, ¿de dónde iba a sacar Magnus diez mil libras? —Papá me dijo que tenía un plan para arreglar las cosas. Y lo único que sabe hacer es jugar a las cartas. —Y romperte el corazón —dijo Eleanor en voz baja. Madeline alzó las cejas. Eleanor rara vez llegaba a decir en voz alta lo que le pasaba por la cabeza, y nunca había mostrado nada que no fuese el mayor de los respetos por Magnus. En tono humorístico, Madeline dijo: —Ese último comentario me ha sonado un poco melodramático. —Quizá, pero lo digo únicamente por el mucho daño que tu padre te ha hecho en el pasado con su indiferencia. Tú eres como una tortuga, que sólo saca la cabeza cuando no hay peligro. —¿Me estás llamando cobarde? —preguntó Madeline, dudando entre el asombro y la perplejidad. —Sólo acerca del amor, querida prima. —Eleanor se mordió el labio—. Pero te ruego me perdones. No tengo ningún derecho a hablar así de tu padre. Ha sido muy amable al permitir que me tuvieras junto a ti durante tantos años. —Su indignación volvió a aflorar Pero... ¡mira que apostarte! ¡Oh, eso es vergonzoso! —No le dijiste eso a él, ¿verdad? —Al ver la expresión de culpabilidad que apareció en el rostro de Eleanor, añadió—: Oh, no. ¡Él también consideraría eso como un reto! Por supuesto que estará presente en la Partida del Siglo. En realidad no sabía qué pensar acerca de la acusación de cobarde que acababa de hacerle Eleanor. Madeline nunca se había considerado protegida contra el amor. ¡Cielos, pero si sólo cuatro años antes se había entregado con todo su corazón a un hombre que tela reputación de ser un cazafortunas! Sin duda eso podía calificarse como un acto de valor. Sin embargo experimentó una breve punzada de incomodidad, y se preguntó por qué iba a sentirse así a nos que la acusación de Eleanor fuese cierta. —Olvida lo que he dicho —le suplicó Eleanor—. No tenía ningún derecho a hablar así de ti. —Ya lo he olvidado. —O lo hubiese hecho, si no supiera que Eleanor había hablado impulsada por un cariño que iba más allá de vínculos del mero parentesco. Estaban más

11


De Kerea y Sofia para Meca unidas que si fueran hermanas, porque sólo podían depender la una de la otra. En ese momento Madeline se dio cuenta de que no podía abarcar todas las profundidades de la mente de Eleanor. Se oía tenuemente la algarabía del salón. —¿Quién es ese señor Rumbelow, y porqué tiene que contratar a semejantes rufianes para que vigilen su fiesta? —preguntó Madeline. No lo sé, pero quizás es un hombre respetable —dijo Eleanor mientras extendía ante el fuego las capas de ambas. Muchos jugadores lo son... hasta que lo pierden todo y tienen que huir de sus acreedores. —Madeline se mesó el cabello con una mano nerviosa—. Me pregunto si también terminaré huyendo. Con las manos en las caderas, Eleanor dijo: —Lord Campion podría ayudarnos. Madeline contuvo la respiración al oír aquel nombre pronunciado en voz alta. —No —dijo. Con una tozudez rara en Eleanor, ésta dijo: —Yo siempre pensé que te seguiría. —No lo hizo. —No podía hacerlo. El bloqueo de Napoleón nos aisló de... —A ti siempre te gustó. —Aquello sonaba como una acusación. —Sí, me gustaba. Era amable y bueno. —Los ojos de Eleanor destellaron en una rara muestra de temperamento—. ¡Pero tú lo amabas! —Ya no. ¿Por qué estamos hablando de Gabriel? —Asumiendo una falsa jovialidad, añadió—: Que yo sepa, ahora podría estar casado y tener tres hijos y otro en camino. —No —dijo Eleanor, pareciendo muy segura de ello. No. Madeline tampoco lo creía, quizás únicamente porque no podía soportar imaginar tal cosa. Con una franqueza inusual en ella, Eleanor dijo: —Cada vez que me tropezaba con vosotros, os estabais besando y... ¡Maddie, yo temía por tu virtud! —Madeline torció el gesto—. Deseabas tanto a lord Campion que dondequiera que estuvierais juntos yo casi podía oler... —Eleanor agitó una mano— la pasión flotando en el aire. Madeline trató de responder con una débil chanza. —¿Qué sabes tú acerca de la pasión? —Ya sé que soy una pacata y una tímida, pero durante aquella época terminé detestando ser tu acompañante. Porque en realidad era tu carabina, y tú siempre me estabas mandando lejos en algún ridículo encargo para así poder salir sigilosamente a los jardines y... besarte con él. —Eleanor alzó una barbilla desafiante—.Y llevar a cabo otras actividades, me temo.

12


De Kerea y Sofia para Meca Sintiendo remordimiento, porque antes Eleanor nunca había expresado semejantes reservas, Madeline dijo: —Te ruego me perdones. Hice muy mal al tratarte con semejante falta de consideración. —No estoy buscando tus disculpas. Te estoy diciendo por qué pienso que deberías ir en busca de lord Campion y pedirle ayuda. —Te equivocas. —Eleanor no se hallaba al corriente de toda la verdad, o de lo contrario no la estaría instando a eso—. No puedo pedirle nada a lord Campion. Sólo debemos desear que todo le vaya lo mejor posible. —Yo se lo deseo. —Y hacer frente a la situación nosotras mismas. —Pensar en Gabriel no le serviría de nada. Poniendo las manos encima de la mesa. Madeline clavó la mirada en el fuego—. Papá tiene que depositar previamente diez mil libras o su equivalente, y sólo ha conservado una cosa. La compostura de Eleanor flaqueó. —La tiara de la reina. —Mi madre le hizo jurar que siempre la conservaría. —Madeline se llevó la mano a su corazón acongojado—. No puedo permitir que mi padre se juegue eso. —No, por supuesto que no puedes. —El apoyo de Eleanor fue rápido y decidido. Sentándose en el banco, declaró—: Haremos lo que sea para impedírselo. —Sí. —La mente de Madeline ya estaba saltando velozmente de plan a otro—. Pero Remington Knight está esperando y organizará un escándalo si no comparezco ante él. —¿Serás capaz de convencerlo de la insensatez de este matrimonio? — Soy muy persuasiva y el no intentarlo sería una cobardía. — Yo pudría ir en tu lugar y encargarme de excusarte. Madeline sabía lo mucho que Eleanor detestaba viajar sola, así como conocer gente. Por encima de todo, detestaba las diatribas, y tenia conciencia de lo muy probable que era que el señor Knight le organizara una escena. Con sincera admiración, dijo: —Eso es muy valeroso por tu parte, pero puede que yo tenga que... —La inspiración se inflamó de pronto, y Madeline se irguió tan deprisa que poco faltó para que rompiera las cintas de su corsé—. ¡No! ¡No, eso no tiene nada que ver con lo que harás! —Pienso que he de hacerlo. —Eleanor irguió los hombros—. Te prometo que haré cuanto esté en mi mano por ti. Tú has hecho muchísimo por mí a lo largo de los años. —Y me dispongo a hacer más. —Madeline apenas podía respirar de pura excitación—. Me dispongo a hacer de ti una duquesa.

13


De Kerea y Sofia para Meca

Capitulo Tres

Lentamente, Eleanor se levantó. —¿Q—qué? —Irás a Londres en mi lugar... haciéndote pasar por mí. —Eleanor retrocedió tambaleándose y casi se cayó encima del banco. —¿Suplantar a Madeline delante del hombre que está dispuesto a casarse contigo? ¡Eso es imposible! ¿Qué se conseguiría con ¡Yo nunca podría hacerlo! —Sí que podrás. —Madeline la abrazó entusiásticamente—. Tenemos el mismo aspecto, y yo llevo casi cuatro años sin moverme en sociedad. —Y yo nunca me he movido en sociedad, y además carezco coraje necesario para representar semejante mascarada —replicó Eleanor. — Lo único que tendrás que hacer será mantener a raya al señor Knight durante unos días hasta que yo pueda disuadir a papá de ese descabellado plan suyo. —Madeline vio que no estaba convenciendo a su prima, pero necesitaba persuadirla—. Serías una duquesa maravillosa. Tus maneras son impecables, mucho mejores que las mías. —Soy espantosamente cobarde. No sé hablarles a los hombres. —Tonterías. Lo único que te falta es un poco de práctica. —¿Práctica? Cuando he de dirigirle la palabra a un hombre, enseguida empiezo a balbucear y tartamudear. Y dado que el señor Knight piensa que vais a casaras, podría... flirtear. —Podrías hacer muchísimo más que eso. —Madeline la agarró de la muñeca cuando Eleanor intentó apartarse de ella—. ¡Estaba bromeando! Lo único que tienes que hacer es aletear un poco esas grandes pestañas tuyas y lo tendrás comiendo de tu mano. —¿Y ahora quién está siendo ridícula? —Suspiró Eleanor—. Cuando llegues a Londres, ¿anunciarás que todo ha sido una comedia? El señor Knight se sentirá insultado y se pondrá furioso. —No tan insultado y tan furioso como si no hago acto de presencia. Tener una aventura será bueno para ti. Eleanor se retorció las manos. —No sabré qué hacer. Tratando de darle ánimos, Madeline dijo: —Cuando dudes, piensa: « ¿Qué haría Madeline en esta situación?» Y hazlo. —No podré... ¿Y si alguien de la mesa de juego te conociera y luego se fuese de la

14


De Kerea y Sofia para Meca partida, llegara a Londres y me identificara como una impostora? —Me identificara a mí como una impostora, querrás decir. Té enviaré en el carruaje con Dickie Driscoll y los sirvientes. ¡Estarás espléndida! —Dickie Driscoll no querrá hacer eso. —Dickie Driscoll hará lo que yo le diga. —Mi ropa no es apropiada. En eso Eleanor tenía razón. Ella llevaba vestidos de tela y corte modesto, en los colores oscuros propios de una matrona. ¡No porque Madeline exigiera semejante humildad de su acompañante, oh no! Sino porque Eleanor insistía en que ese tipo de atuendo era «apropiado». Viendo la vacilación de Madeline, Eleanor intentó dejárselo un poco más claro. —Debes admitir que semejante acción es imposible —le dijo—. Será mejor que entraras sigilosamente en Chamice Hall y disuadieras a tu padre de su loca apuesta, mientras que yo voy a Londres para explicar al señor Knight por qué llegarás con retraso. —Tienes razón. Es imprudente correr el riesgo de que alguien informe de mi presencia en dos sitios a la vez. Hay más probabilidad de que el señor Knight perdone nuestro engaño si no lo hacemos quedar en ridículo a ojos de todo el mundo. Tenemos la misma estatura. — Las dos medían un metro setenta, eran esbeltas y estaban bien formadas—. Tú cogerás mi ropa y yo cogeré la tuya. Iré a Chalice Hall y haré que me contraten como criada. Es un disfraz perfecto, que nadie mira nunca a los sirvientes. Con tono de paciente exasperación, Eleanor dijo: —Llevo cinco años siendo tu acompañante, y en ese tiempo me hecho participar en un montón de planes insensatos, pero éste el más descabellado. Yo no puedo ser una duquesa, y no cabe dude que tú no puedes ser una sirvienta. —¿Qué? —Madeline, sintiéndose decididamente herida en lo más vivo, preguntó—: ¿Tan duro puede resultar ser una criada? —No tiene nada de duro, si una ha adquirido el hábito de ser modesta y pasar inadvertida. —Eleanor tomó asiento en el banco—. Una no se siente obligada a dar su opinión acerca de cada tema. ¡Si no se siente impulsada a disponer de las cosas y las personas, si una no es dada a tener el hábito de mandar! Madeline arrugó la frente. —¿Estás diciendo que siempre me gusta organizarlo todo? —¡Querida prima, por fin me has entendido! Lo peor era que Eleanor no estaba siendo mala. Sólo estaba dando una honesta opinión sobre el carácter de Madeline, y esperaba que ésta la aceptara. Pero Madeline no haría tal cosa. Puedo ser una sirvienta. Eleanor comprendió su error. —¡Yo no intentaba retarte!' —¡Pero lo has hecho! Ya sé que a veces tengo unos modales un tanto imperiosos... Eleanor bajó la cabeza para ocultar —sin éxito— su sonrisa de genuina diversión.

15


De Kerea y Sofia para Meca —Pero no soy odiosa —añadió su prima. —¡No pretendía decir que lo fueses! Es sólo que... por la más bondadosa de las razones, a veces te gusta mandar. Madeline se envaró. Gabriel había dicho exactamente lo mismo. Lo había dicho en un tono bajo y terrible. Le había dicho a Madeline que necesitaba aprender a sentir respeto por las opiniones y las capacidades de los demás. Le había dicho que pisoteaba los sentimientos de las personas sin la menor consideración. Pero eso no era cierto. ¡No lo era! —Sospecho que, con los medios apropiados, podrías reorganizar el mundo. —Viendo la cara que puso Madeline, exclamó—: ¿Qué ocurre? —Nada. No ocurre nada. —Excepto que Madeline había creído que su corazón ya había sanado, pero ahora se encontraba con que estar en Inglaterra, sabiendo que Gabriel se hallaba a sólo un día de viaje, la hacía súbitamente sensible al dolor. La hacía recordar. —Estás pálida y... —Eleanor le puso la palma de la mano en Ia frente—. No tienes fiebre. Estás cansada. Deberíamos haber descansado un día más. —No me atosigues, Elle. Me encuentro perfectamente. —Durante aquellos tres últimos años habían hecho viajes muy duros, pero el hecho de que al regresar a Inglaterra su estancia en el hogar hubiera sido tan breve las había alterado de algún modo. Sí, tenía que tratarse de eso. Por ninguna otra razón hubiese tenido durante su primera noche en casa un sueño en el que aparecía Gabriel—. Bien, pues ya está decidido. Yo seré una criada y tú serás la duquesa. —No —dijo Eleanor en agónico rechazo—. ¡No, Madeline, por favor! Entonces oyeron sonido de voces procedente del pasillo. Eran una mujer y el posadero, hablando los dos a la vez. Alegrándose de aquella oportunidad de poner fin a la discusión, Madeline se levantó. —Al parecer, otros huéspedes son demasiado distinguidos para al salón común. Se nos va a pedir que compartamos nuestro alojamiento —dijo—. ¿Permitirás que me ocupe de organizar esto, prima? —bromeó. —Por favor. —Eleanor se puso de pie. Forsyth abrió la puerta y una mujer de mediana edad elegantemente vestida entró en tromba. Con una voz al mismo tiempo aguda e imperiosa, dijo: Soy lady Tabard, la esposa del conde de Tabard. Les pido disculpas por entrometerme en su intimidad, pero el salón común es demasiado común. Confío en que no les importará que mi hija y yo partamos su alojamiento. Madeline le hizo una reverencia. —Ésta es la marquesa de Sheridan y futura duquesa de Magnus —dijo —Oh... vaya. —Lady Tabard abrió mucho los ojos y se llevó una mano al pecho. Madeline notó con satisfacción que lady Tabard estaba muy impresionada y trataría a

16


De Kerea y Sofia para Meca Eleanor con el debido respeto. —Su señoría se sentirá muy complacida de contar con vuestra compañía —Dirigió una mirada excesivamente inocente hacia Eleanor—. ¿No es así, lady Eleanor? Eleanor la miró con ojos llenos de reproche. Lady Tabard se volvió hacia el pasillo y, haciendo un gesto y hablando con aquella voz tan penetrante, ordenó: —¡Entra, hija, entra y deja que te veamos! La hija entró en la sala. Un genuino diamante, la habría llamado lord Magnus, y hubiese acertado. Rubia y delicada, no tendría más de dieciocho años y había sido agraciada con una fragante belleza que ponía en un segundo plano a Madeline y Eleanor. Sin embargo sus hombros se hallaban encorvados y su rostro mostraba la palidez del cansancio. Eleanor volvió a mirar a su prima, cuyos labios esbozaron un silencioso “¿Qué querías que hiciera?” Mientras Madeline la observaba, Eleanor se debatió consigo misma antes de que al final, como siempre, terminara cediendo a la voluntad más fuerte de su prima. —El señor Forsyth va a traernos la cena. —Eleanor señaló la mesa—. Podéis acompañarnos. ¡Señor Forsyth! —llamó Madeline. Entrando en la sala, el posadero se inclinó rígidamente ante Madeline. —Os pido disculpas, milady. —No son necesarias —dijo Madeline afablemente—. ¿Tendríais la bondad de poner dos cubiertos más? —Como vos ordenéis. —Con una fugaz mirada irritada a la espalda de lady Tabard, el posadero se apresuró a salir para terminar de preparar la cena. —Qué hombre tan vulgar. ¡Y mira que no esperar y ayudarme con mis prendas! — Arrojando su capa encima de una silla, lady Tabard reveló una bien provista figura ataviada con un vestido de muselina salpicado de hilos dorados. Sus cabellos estaban cortados a la última moda alrededor de su rostro, y Madeline pensó que aquel pelo demasiado negro era un tanto sospechoso. «¿Hollín —se preguntó—, o lustre para los zapatos?» ¿O se trataría de alguna espantosa sustancia química que apestaba y corroía la piel? La delgada y muy recta nariz de lady Tabard se estremeció mientras paseaba la mirada por la sala, y los orificios se dilataron en un delicado desdén. Sus labios eran tan diminutos que rayaban en lo inexistente, y la abertura de su boca era pequeña y apretada, lo que le confería una expresión de presuntuosa satisfacción. Lady Tabard señaló con la mano a la joven dama que estaba quitándose lentamente el sombrero. —Lady Eleanor... ¿o debería llamaras excelencia? Madeline intervino rápidamente. —A la duquesa se la llama por ambos nombres.

17


De Kerea y Sofia para Meca Era cierto. Debido a la excepcional posición de duquesa por derecho propio que ostentaba Madeline, los miembros del ton solían dirigirse a ella como su excelencia. A veces lo hacían así para lisonjearla, a veces por respeto y a veces por sarcasmo, aunque Madeline se juró que hoy no volvería a pensar en Gabriel. —Bien, en ese caso, excelencia... —lady Tabard claramente pertenecía al grupo de los lisonjeros—, ¿puedo presentaras a mi hijastra, lady Thomasin Charlaron? Eleanor dio un respingo y luego encarnó su papel. —Es un placer conocerás, lady Thomasin, y me complace poder presentaras a mi acompañante y prima... —Madeline de Laca. —Madeline no veía razón para abandonar su nombre propio. Ya durante su primera temporada social había dejado de cometer semejante error, pero el ton, naturalmente, siempre te había dirigido a ella llamándola por su título. Además, habría apostado a que ni uno solo de ellos la reconocería ahora con su corte de pelo a la moda y el bronceado adquirido durante los viajes. Lady Tabard inclinó la cabeza en un breve asentimiento que reconocía su presencia al mismo tiempo que le quitaba toda importancia. —Hoy en día resulta muy difícil conseguir una buena ayuda—dijo. Madeline necesitó un momento para comprender que lady Tabard estaba hablando de ella, y en su presencia. ¿Qué pretendía decir aquella mujer? ¿Cómo se atrevía a hablar de ella de aquella manera? Cierto, Madeline se había hecho cargo de todo, pero lady Tabard ignoraba cuáles eran las circunstancias. En una flagrante imitación de la voz y las maneras de Madeline, Eleanor se mostró de acuerdo con ella. —Ha imposible, desde luego —dijo—. Pero Madeline es mi prima así que naturalmente he de tenerla a mi lado. He descubierto que el tener a alguien de mi propia familia atendiéndome me concede una cierta relevancia social. Madeline se mordió el labio para contener la risa. ¡Como si ella hubiera necesitado alguna vez de alguien para que le confiriese relevancia! Sí, estaba claro que ahora Eleanor iba a castigarla por haberla puesto en una situación tan incómoda. —Verá, el caso es que los De Lacy son increíblemente nobles— añadió su prima —¿De verás? —Lady Tabard se adentró en la habitación y se apropió del asiento más cómodo y más próximo al fuego—. No recuerdo a la familia. Si aquella mujer no conocía a los De Laca, entonces ya no cabía ninguna duda de que el título que ostentaba lo había ganado a través del matrimonio. Todo el mundo conocía a los De Lacy, de la misma manera que sabían que no debían sentarse ante una marquesa y futura duquesa. Lady Thomasin Charlaron ciertamente lo sabía, y torció el gesto ante el faux pas de su madrastra.

18


De Kerea y Sofia para Meca Acercándose al fuego, Madeline quitó el polvo al otro asiento con su pañuelo. En un tono servicial nada propio de ella, preguntó: —¿No queréis sentaras, lady Eleanor? Eleanor avanzó majestuosamente y se sentó con una flirtear que no tenía nada que envidiar a la de lady Tabard. —La familia De Laca llegó aquí con Guillermo el Conquistador. Picada en lo más vivo, lady Tabard respondió: —La familia de mi esposo sirvió como canciller a no sé qué rey. —Como encargados de los caballos —dijo Thomasin—. Al rey Carlos II. Hinchándose como un sapo, lady Tabard se volvió hacia su hija, quien seguía de pie junto a la puerta. —¿Te he preguntado acaso, muchacha? A lady Eleanor le da igual lo que hizo nuestra familia. Thomasin no se movió ni levantó la vista. Tampoco se disculpó. Madeline pensó que ahora ya le había tomado la medida a lady Tabard, y quizá también a su hija. Madeline también sabía lo mucho que Eleanor detestaba la falta de educación, y no se sorprendió cuando su prima dijo altivamente: —Madeline es un verdadero prodigio con los peinados. —¿De veras? —Lady Tabard dirigió una rápida mirada al pulcro peinado de Eleanor, con aquellos discretos rizos alrededor de su cara y la elegante elevación de cabello en la parte de atrás—. Sí, ya veo. Madeline siempre sabe cuál será el estilo del próximo año tres meses antes de que se haya puesto au courant. Lady Tabard resopló mientras examinaba el vestido de Eleanor. —¿Están de moda los tonos oscuros, pues, para las jóvenes damas solteras? —Para viajar. —Aprovechando aquella ocasión, Eleanor decidió adornar la historia—. Me temo que siempre se lo hago pasar bastante mal a mi querida Madeline. Ella desea vestirme según los estilos mis nuevos, pero yo prefiero las vestimentas cómodas. El que Madeline prefiriera la comodidad al estilo era una continua fuente de disensión entre las primas, y Eleanor la miró con traviesa malicia. —Lady Tabard no puede estar de acuerdo con vos —dijo Madeline—, porque ella va vestida a la última moda. Lady Tabard se alisó la falda y sus diminutos labios se curvaron una sonrisa condescendiente. —Sí, es cierto. —Examinó a Madeline como a un caballo que tuviera pensando en comprar—. También selecciono todos los vestidos de Thomasin, pero los mantengo sencillos. La pobre niña carece del donaire requerido para lucir la verdadera elegancia. Aquella

19


De Kerea y Sofia para Meca afirmación era tan patentemente falsa que ambas primas se volvieron hacia Thomasin. La joven tenía la piel clara como el cristal y las mejillas suavemente redondeadas de un bebé. Su boca era a delicada línea rosa, sus ojos tan enormes y castaños como los una criatura de los bosques. Su rubio cabello había sido peinado siguiendo el mismo estilo que el de su madre, pero en ella el resultado era una apariencia etérea. Madeline no pudo leer nada en su mirada inexpresiva, y comprendió que Thomasin sabía mantener a buen recaudo sus pensamientos. Con su pesada mano puesta en el brazo del asiento, lady Tabard se removió incómodamente. —Bueno, bueno, muchacha, no te quedes ahí mirando como una boba. Siéntate. —Sí, madre. — Thomasin avanzó sin apresurarse y tomó asiento en el banco. Lady Tabard pasó a hacerles una confidencia. —Sólo hace tres años que me casé con su padre, el conde de Tabard, y Thomasin todavía se muestra muy impertinente. —Asintió, obviamente complacida por haber podido incluir el título de su esposo en la conversación—. Lord Tabard hizo que partiéramos un poco antes que él para así tener ocasión de descansar antes de que empiece la fiesta. Madeline se inclinó hacia delante. —¿La fiesta? — ¿Iban a asistir a la partida? Lady Tabard la miró con cara de pocos amigos, pero le habló a Eleanor. —Sois joven, excelencia, así que quizá me permitiréis que os dé un pequeño consejo. Las acompañantes, sin importar lo muy estrecho que pueda ser el parentesco, deberían ser vistas pero nunca oídas. Madeline se sonrojó. Empezaba a ver por qué Eleanor le había dicho que ella no serviría como criada, ya que de pronto se encontró anhelando atizar a lady Tabard. Eleanor la miró fijamente. —¿Qué fiesta es ésa, lady Tabard? —¡Oh, es una fiesta ofrecida por el señor Rumbelow! —Chasqueó sus estrechos labios—. Es un caballero muy rico, ¿sabéis? —He estado fuera del país —dijo Eleanor. —Es de lo más guapo y desprendido, y está muy soltero. —Los ojitos de lady Tabard se empequeñecieron al volverse hacia su hijastra—. Organiza las mejores fiestas de todo Londres, y ha alquilado especialmente Chamice Hall para un evento que causará sensación. Madeline anhelaba dirigir el interrogatorio, y casi se estremecía de expectación ante las lánguidas indagaciones de Eleanor. —¿De dónde ha venido? El señor Rumbelow no frecuentaba los ambientes sociales cuando me fui. —Llegó a principios de año, procedente de Sudáfrica, creo. O de la India. Nunca

20


De Kerea y Sofia para Meca consigo distinguirlas. ¡Pero olvidémonos de eso! ¡Ah, la de acontecimientos sociales que hemos tenido desde su llegada! ¡Las fiestas, los bailes! —Lady Tabard entrelazó las manos sobre su amplio seno—. El señor Rumbelow ha escogido a mi pequeña Thomasin para hacerla objeto de sus atenciones, y vamos a ir a la fiesta para conseguir centrarlas definitivamente en ella. Thomasin miraba la puerta como esperando algún milagro que la liberase de la voz de su madrastra. Y lo cierto fue que entonces unos nudillos llamaron secamente a ella. Thomasin se levantó. La puerta se abrió para revelar a la señora Forsyth y la moza de la cocina, ambas cargadas con la cena y todos sus avíos. En cuestión de momentos ya habían puesto la mesa, colocando en su centro la fuente del estofado, la robusta hogaza de pan, la rueda de queso Stilton y el vino caliente. Lady Tabard inspeccionó la mesa desde su asiento. —He de protestar. Esto es una colación muy pobre para la nobleza, muy pobre en verdad. —Pero tan buena como un banquete en circunstancias como las actuales —medió Eleanor—. Os damos las gracias, señora Forsyth. Ya os llamaremos si necesitamos alguna cosa más. La posadera le hizo una reverencia de gratitud a Madeline y media reverencia a lady Tabard y, mientras se apresuraba a batirse en retirada, lanzó una mirada de simpatía a Thomasin. Lady Tabard se levantó pesadamente. Las dos primas intercambiaron una mirada divertida mientras lady Tabard intentaba decidir dónde estaría la cabecera de la mesa redonda. Finalmente se acomodó en el sitio más próximo a la fuente. Thomasin tomó asiento a la izquierda de lady Tabard, cosa que sorprendió un poco a Madeline. Había pensado que la joven se sentaría lo más lejos posible de su madrastra. Pero quizás era mejor que no tuviesen que mirarse. Madeline se acordó de apartarle la silla a Eleanor, y ocupó el asiento más alejado del fuego. —El señor Forsyth nos dio a entender que el entretenimiento principal de la fiesta iba a consistir en una gran partida de séptimo. —Y así es, lady Eleanor. Diez mil libras por cabeza como apuesta inicial, únicamente por invitación. Sólo unos pocos podrán llegar a jugar. Oh, es un honor que nosotros hayamos sido seleccionados. Un honor ciertamente. Uno del que sabremos sacar provecho, ¿eh Thomasin? —Lady Tabard le palmeó la mano a Thomasin, pero pareció más una reprimenda que un gesto de afecto—. No hemos tenido suerte con nuestras acompañantes, pero, después de todo, ellas no provenían de una familia tan buena como la vuestra, lady Eleanor.

21


De Kerea y Sofia para Meca —Yo he sido afortunada. —Eleanor miré significativamente a Madeline—. Pocas acompañantes habrían permanecido a mi lado mientras yo erraba por toda Europa, siendo perseguida por el ejército de Napoleón, durmiendo en posadas infestadas de pulgas, bebiendo agua estancada y casi muriendo en Italia a causa de unas fiebres. Madeline la observó con un respetuoso asombro mientras Eleanor tomaba las riendas de la conversación. —Sí —prosiguió Eleanor—, la duquesa de Magnus se considera afortunada de tener una acompañante tan maravillosa. Por la mañana, Madeline descubriría exactamente cuán persuasiva había sido Eleanor.

—¿Qué quieres decir con que lady Tabard te ha contratado como acompañante de Thomasin? —El tono de Eleanor contenía el pánico más absoluto, y estaba hablando bastante alto. —Chist. —Madeline paseó la mirada por el estrecho pasillo del piso de arriba, y en voz baja dijo—: Tú la convenciste de que necesitaba contar con mis servicios. Dijiste que hago maravillas con el pelo. —La única vez que intentaste utilizar unos hierros calientes para el pelo —susurró Eleanor—, te chamuscaste la frente. —Dijiste que yo lo sabía todo acerca de la moda. —No prestas ninguna atención al estilo. Dependes totalmente de mi consejo. —Eso ya lo sé. ¡Pero ella no! —¡Pero si han traído una doncella! —Pero lady Tabard no desea compartir su doncella, no cuando puede contratar a una acompañante que proviene de una familia importante y es la prima de la duquesa de Magnus. —Madeline sonrió ante la consternación de Eleanor—. ¡Imagínate lo impresionadas que se sentirán sus amistades! —¡Estás condenada a fracasar! —predijo Eleanor. —Lo único que he de hacer es ingeniármelas durante un día o dos, hasta que aparezca papá. Quiero evitar que lo pierda todo en el juego. —Eso, como bien sabía ella, Eleanor lo entendería. Madeline la condujo escalera abajo—. Cuando se te obliga a relacionarte socialmente, sabes hacer un papel admirable. Anoche, mientras observaba tu comportamiento después de tu proclamación como duquesa, me di cuenta de que quizá te había hecho un flaco servicio haciéndote permanecer siempre a mi sombra. Eleanor liberó el brazo de un brusco tirón. —¡No me obligaste, yo lo prefiero así! Madeline siguió argumentando implacablemente. —Este giro de los acontecimientos tiene que ser obra del destino. Voy a ser la

22


De Kerea y Sofia para Meca acompañante de Thomasin. Leyendo entre líneas de constante vanidad y la increíble descortesía de lady Tabard, conseguí recopilar la historia de Thomasin. —Pobre muchacha —musitó Eleanor. —Sí. Pese a que Thomasin es hermosa, procede de buena cuna (aparentemente su madre era hija de los Greville de Yorkshire) y dispone de una dote impresionante, está siendo el florero más grande de esta temporada social. No moverá ni un dedo para hacerse con el interés de ningún hombre. El delicado corazón de Eleanor siempre resultaba fácil de conmover —Naturalmente que no, pobrecita! Si consigue hacerse con, el interés de alguien, entonces tendrán que vérselas con lady Tabard. —Cierto. Y el padre de lady Tabard era comerciante. Eso no es ninguna excusa. Las dos primas salieron a la niebla matinal. Allí las esperaba el quito de los Magnus, con los Iacayos en su sitio, los cocheros controlando a los inquietos caballos y Dickie con una mueca de desaprobación. —La madrastra de Thomasin está desesperada, y ésa es la verdadera razón por la que han venido a tomar parte en el juego. Tienen grandes esperanzas de hacerse con el mayor trofeo, el señor Rumbelow. —Estoy empezando a detestar su nombre. —Se lo he explicado todo a Dickie Driscoll. Eleanor apeló a Dickie. —Estoy segura de que tú no apruebas esto —le dijo. —Desde luego que no, señorita, pero milady es tan obstinada como una mula en lo que a esto respecto. —Exacto —dijo Madeline, dirigiéndose a ambos—. Dickie sabe que si hay algún problema con el señor Knight, tiene que sacarte de allí inmediatamente. —Madeline empujó a Eleanor hacia el interior del carruaje—. Yo asistiré a la partida en calidad de acompañante de lady Thomasin, tú irás a Londres para reunirte con el señor Knight. No te preocupes, querida. ¡Vas a vivir una gran aventura! ¿Qué puede salir mal?

Capitulo Cuatro

23


De Kerea y Sofia para Meca —¡Señorita De Lacy! Madeline cayó en la cuenta de que se estaban dirigiendo a ella, y de que lo hacían con tono de desaprobación y reprimenda. Lady Tabard se había asomado al interior del carruaje, su nariz de conejo estremeciéndose de indignación. —Señorita De Lacy, no sé qué clase de tretas ha empleado usted con la duquesa en nombre de la familia, pero a mí no se me engañará tan fácilmente. Thomasin y yo subiremos primero. Madeline paseó la mirada por el lujoso carruaje, con sus cortinas de terciopelo y sus asientos de cuero, y dijo: «0h.» Naturalmente. Por primera vez en su vida, la duquesa de Magnus ocuparía el segundo puesto. —Mis disculpas, lady Tabard —dijo, apresurándose a bajar para que lady Tabard subiese. Thomasin la siguió, y luego Madeline. La puerta fue cerrada y Madeline se vio impulsada hacia delante cuando el cochero puso en movimientos los caballos. Lady Tabard la observó con expresión malévola. —En el futuro, haga el favor de recordar que yo he de subir primero al carruaje. —Por supuesto. —Madeline se sentía como una estúpida, y ése era un sentimiento casi desconocido para ella. —Y acerca de ese vestido... Madeline bajó la mirada hacia la falda de muselina azul celeste. El vestido era de Eleanor, y había sido confeccionado siguiendo el estilo modesto y sencillo que ella prefería, por lo que Madeline imaginó cuál podía ser la objeción de lady Tabard. —¿Sí? —Hace que sus ojos parezcan tan excesivamente azules que el efecto resulta casi vulgar. Cuando acompañe a lady Thomasin, llevará otra cosa. —Cuando esté con lady Thomasin, nadie se fijará en mí. Ella es muy hermosa —repuso Madeline, sonriéndole a Thomasin. Visto a la acuosa luz de la mañana y enmarcado por un sencillo sombrero de paja, el rostro de Thomasin parecía todavía más hermoso que antes. Pero la joven no le devolvió la sonrisa y, volviendo la cabeza, se dedicó a contemplar los bosques que desfilaban por la ventanilla. Así que Thomasin no era vanidosa. Pero era, obviamente, muy desgraciada... y nada sociable. Madeline decidió trabar amistad con ella. —No obstante, señorita De Lacy, usted hará lo que yo le diga. Madeline se preguntó si lady Tabard sería la raíz de todo el descontento de Thomasin, o si alguna tristeza más profunda pesaba sobre ella. —Lo intentaré, milady, pero mi guardarropa no es muy amplio —había enviado la

24


De Kerea y Sofia para Meca mayor parte de la ropa de su prima de camino a Londres junto con Eleanor—, y de vez en cuando me veré obligada a confiar en este vestido. —Cuando volvamos a Londres, lo sustituiré por algo más apropiado para una acompañante. —Lady Tabard estudió a Madeline—. Algo marrón, me parece, o de color óxido. Ambos colores garantizaban que la piel de Madeline adquiriría un tono cetrino. —¡Mire! —Exclamó de pronto Iady Tabard, señalando con el dedo—. Ahí está el lago. Debemos de estar acercándonos a Chamice Hall. El parque era grande, no muy bien atendido, pero con esa escabrosidad que uno esperaba de una propiedad próxima al canal, expuesta a los vientos y las tempestades que azotaban la costa. Alquilar semejante lugar ciertamente costaría mucho dinero, y Madeline preguntó quién era el señor Rumbelow. Cuando lady Tabard volvió su mirada desaprobadora hacia ella, Madeline comprendió que debía de considerarla una impertinente, así que añadió: —Su excelencia no reconoció el nombre. —La mención de la duquesa convirtió su pregunta en aceptable. —El señor Rumbelow... —Lady Tabard entrelazó las manos sobre su regazo y sonrió—. Es un hombre muy rico con unos orígenes nada excepcionales. —¿De veras? ¿Y qué orígenes son ésos? —Procede del Distrito del Lago, donde su familia ha vivido durante años. Un buen linaje, descendientes de uno de los caballeros del difunto rey. —Dio un codazo a Thomasin—. ¿Qué rey era ése? —Enrique VII —dijo la joven con voz átona. Madeline no quedó nada convencida. El Distrito del Lago era —había sido— un lugar salvaje repleto de montañas y ríos, y las familias que vivían allí se habían visto aisladas del resto del mundo por las barreras naturales que dificultaban el viajar. No resultaría difícil para un hombre atribuirse un pasado familiar que no poseía, y si disponía de riqueza, o de la apariencia de ella, nadie se molestaría nunca en comprobarlo. —Desgraciadamente —prosiguió lady Tabard—, la fortuna familiar empezó a sufrir reveses, y fue el señor Rumbelow quien tuvo que rescatarlos. Ha hecho un trabajo incomparable. Mientras doblaban un recodo del camino, Madeline tuvo una vislumbre de la gran mansión. —Eso parece. Tanto Madeline como Thomasin estiraron el cuello para ver y se quedaron asombradas. El arquitecto de Chalice Hall había estado borracho mientras hacía los planos y de pronto, en un atisbo de sobriedad, se había esforzado frenéticamente por enmendar sus errores. Los tres pisos de la mansión edificada en piedra de un rosa pálido relucían al sol

25


De Kerea y Sofia para Meca como un monumento al despropósito, con una torre redondeada en cada esquina y balconadas ocasionales colocadas como al azar para eliminar cualquier clase de simetría. Una asombrosa combinación de minaretes y cúpulas remataba la estructura. Por alguna razón inexplicable —pretensión, tal vez—, las gárgolas sonreían burlonamente desde cada rincón y fisura. Madeline rió ante aquel grotesco desaguisado, con lo que se ganó una hosca mirada de lady Tabard. —Es absolutamente ridículo —trató de justificarse Madeline—. Un monumento al mal gusto. Lady Tabard se irguió en el asiento. —No me parece que esté en situación de juzgar a aquellos que son mejores que usted. —Madre, acaba de regresar a Inglaterra después de haber pasado cuatro años en el continente —se atrevió a decir Thomasin—. Y es una De Lacy. Así que Thomasin hablaba sin necesidad de que se la alentara a hacerlo. Y para defenderla, además. Qué encantador. Madeline volvió a sonreírle. La joven volvió nuevamente la cara para mirar hacia fuera. —Es obvio que su excelencia salió beneficiada de la experiencia. Tiene ese aire de majestuosidad que distingue a quienes poseen un gusto superior. —Lady Tabard lanzó un fruncimiento de entrecejo a Madeline—. Pero dudo que los miembros inferiores de la familia hayan sido bendecidos con su capacidad para la cultura. —Su excelencia está muy bien cultivada —convino Madeline, afablemente y con leve ironía. —¿Está sugiriendo que yo no lo estoy? —replicó lady Tabard, volviendo a erguirse en su asiento. Madeline parpadeó ante aquella inesperada réplica. Nunca se me hubiese ocurrido sugerir tal cosa. Lady Tabard no cejó en su acometida. —Hace mucho tiempo que soy de la opinión de que la cultura no resulta apropiada en una mujer. Por lo general, una mujer empieza leer, a razonar y a imaginarse que es igual que un hombre, pero hay nada menos atractivo que una mujer con pretensiones de inteligencia Madeline la miró en silencio, haciendo un desesperado esfuerzo r conservar la compostura. Al final consiguió decir: —Me parece que puede usted sentirse razonablemente segura en que a eso concierne, milady. —¡Así lo espero! —El súbito acceso de resoplidos y toses de Thomasin hizo que lady Tabard se volviera hacia su hijastra—. No te pongas mala, querida, porque tienes una fiesta a la que asistir. —Thomasin asintió mientras se tapaba la boca con una mano enguantada y sus ojos se encontraban por primera vez con los de Madeline, que también contenía la

26


De Kerea y Sofia para Meca risa. Así que Thomasin sabía percibir el ingenio, al menos mientras o ingenio fuese contra su madrastra. Cuando la tos se hubo disipado, lady Tabard volvió el rostro del joven hacia el suyo y, mientras Thomasin permanecía dócilmente móvil, le pellizcó las mejillas hasta que éstas relucieron. —Parece que somos las primeras en llegar, Thomasin, así que líbrate de esa eterna melancolía tuya y atrapa inmediatamente el interés del señor Rumbelow. Cuando bajaron del carruaje, los hombres de tosco aspecto procedentes de la posada se hicieron visibles por todas partes, sujetando los caballos, quitando el equipaje de la trasera y pareciendo hasta más amenazadores que la peor servidumbre que Madeline hiera visto nunca. Miró al hombre que dirigía las operaciones, grabándose sus facciones en la memoria. Cabellos oscuros y grasientos colgaban laicamente alrededor de su estrecha cara y su nariz la roja y curiosamente roma, como si se hubiera aplastado la punta contra una pared. El hombre le devolvió la mirada, examinándola libertad que rayaba en la insolencia. Pero, después de todo, la tenía por una sirvienta. Mientras Madeline lo miraba, el hombre lanzó un escupitajo de tabaco marrón que salpicó a dos de los lacayos que tenía a sus órdenes. Ambos maldijeron, y uno de ellos alzó un puño amenazador. El que mandaba lo miró. Sólo lo miró. El puño cayó, y su malcarado propietario volvió al trabajo. —Hablaré con el señor Rumbelow acerca de sus palafreneros —dijo lady Tabard con un carraspeo—. ¡Semejante lenguaje no es apropiado para los oídos de una dama! Mientras el coche del equipaje que llevaba a la doncella de lady Tabard llegaba ruidosamente por el camino, la gran puerta pintada de rojo de Chalice Hall fue abierta y un caballero de excelente porte y facciones inusualmente apuestas salió por ella. —¡Lady Tabard! Cuánto me alegro de que haya venido. Su rubio cabello relucía al sol, confiriéndole un halo dorado. Oscuras pestañas rodeaban sus ojos azules, resaltando el color y haciendo que refulgiesen como zafiros sobre terciopelo negro. Sus dientes eran muy blancos, y un bien recortado bigote rubio adornaba su labio superior. Tomando la mano enguatada de Lady Tabard, el hombre se inclinó y le besó los nudillos, observándola con suma atención. Sólo cuando lado Tabard se hubo sonrojado le soltó la mano y se volvió hacia Thomasin. —Querida lady Thomasin, abrigaba la esperanza de que llegarían temprano. Dependo de su gentileza para hacer que las otras muchachas se sientan a gusto. Thomasin también se sonrojó, y le devolvió la sonrisa. —Me encantará ayudar en todo lo posible, claro está —farfulló. Tan pronto él se volvió hacia Madeline, el rubor de Thomasin se desvaneció y pasó a contemplar al señor

27


De Kerea y Sofia para Meca Rumbelow con lo que Madeline supuso resentimiento, o quizá desdén. Pero no tuvo tiempo para seguir pensando en la reacción de Thomasin, porque Rumbelow le cogió la mano. No era tan alto como había esperado Madeline. En realidad no era más alto que ella, pero tenía una constitución muy robusta de anchos hombros y brazos gruesos. —Por favor, lady Tabard, presénteme a mi inesperada invitada —dijo, dirigiéndole a Madeline una sonrisa tan llena de encanto que ésta sintió un escalofrío completamente inesperado. —Esta joven dama es Madeline de Lacy, de los De Lacy de Suffolk. Es la acompañante y doncella de Thomasin —dijo lady Tabard lanzando a Madeline una rápida mirada destinada a aplastar cualquier pretensión que ella pudiese albergar. Pero en ese momento Madeline no podía prestarle atención, pues seguía absorta en la hechizan sonrisa del señor Rumbelow. —Bienvenida, señorita De Lacy. Estoy seguro de que su presencia contribuirá a que lady Thomasin disfrute de nuestra pequeña reunión. No le besó la mano, pues no necesitaba hacerlo. Madeline se deleitó en su interés, ahora tan centrado en ella como antes en lady Tabard y Thomasin. La atención de aquel hombre era realmente muy seductora. La mayoría de las mujeres nunca llegaban a recibir más que una pequeña fracción de ella, y sin embargo Rumbelow la dispensaba tan generosamente como si fuera un gigoló italiano. Los ojos del anfitrión de Chalice Hall se abrieron un poco más, como si viese algo en la cara de Madeline que lo sorprendía, y sonrió a la manera de un hombre que encuentra divertido el curso inesperado de los acontecimientos. Madeline hubiese preferido no divertirlo, porque no veía acerca de qué tenía que sentirse divertido. Volviéndose hacia lady Tabard, Rumbelow le ofreció el brazo. —Entrad en mi morada temporal. No es tan magnífica como aquella a la que está acostumbrada usted. Madeline alzó la mirada hacia el horrible edificio. En cualquier caso, ella sí que no estaba acostumbrada a algo como Chalice Hall. La casa no mejoraba en nada cuando se la examinaba de cerca. —Pero confío en que disfrutarán de su estancia aquí —dijo Rumbelow mientras llevaba hacia la casa a lady Tabard—. ¿Su esposo tardará mucho en llegar? Thomasin echó a andar detrás de su madrastra. Madeline echó a andar detrás de ella, y observó al señor Rumbelow con una aguda mirada. Mientras se hallaba cautiva de su atractivo, Madeline había tenido que hacer un esfuerzo para recordar que un hombre limpio y apuesto no necesariamente era bueno. Ello no quería decir que cuatro años antes ella hubiera sido engañada por una fachada

28


De Kerea y Sofia para Meca caballeresca. No, Madeline había sido engañada por algo mucho más primigenio. Gabriel no había sido ni apuesto ni encantador, sino más bien un oscuro hombre— bestia al que no le importaba nada la apariencia y muy poco la cortesía. Y sin embargo había cautivado a Madeline desde el momento en que le puso los ojos encima. Había cautivado a muchas mujeres. Había algo en él que reclamaba la atención de una mujer, un aroma que la hacía aproximarse, mudables ojos verdes que atraían la mirada de una mujer y la retenían hasta que él decidía liberarla. Cuando Gabriel caminaba... oh, cielos. Iba y venía a su antojo con un andar ágil y depredador. Sus manos: de palmas anchas, con dedos largos y diestros que denotaban una gran habilidad en el manejo de las cartas, el combate y el amor. Sus hombros anchos proporcionaban la ilusión del cobijo. No, Gabriel no había tenido que molestarse en recurrir al encanto refinado. Le había bastado con inclinar su barbilla hacia ella, y Madeline lo había seguido igual que un perrito faldero. Cómo la humillaba el recuerdo de aquello. Anoche había vuelto a soñar con él, y en su sueño no se había acordado de la humillación. En su sueño había reconocido a Gabriel y su cuerpo se había humedecido de anhelo. En su sueño, él le había hecho todas aquellas cosas que le había hecho en una ocasión, jugando con ella, llevándola casi hasta el borde... y luego más allá. Madeline sólo despertó cuando su cuerpo se estremeció en un espasmo orgánico. Había contemplado la oscuridad con amargura mientras se pro gustaba si alguna vez llegaría a librarse realmente de él. Desde su re greco a Inglaterra, el espíritu de Gabriel rondaba cerca de ella, aguar dando la ocasión de abalanzarse para llevársela a aquel lugar lleno de callados susurros e irresistible prisión. Pero no de amor. El nunca había amado, porque de lo contrario jamás la habría traicionado. —¡Señorita De Lacy, haga el favor de escucharme! La voz estridente de lady Tabard devolvió a Madeline al presente. —¿Milady? —Acompañe a nuestro equipaje al piso de arriba y ocúpese de e nuestras cosas sean tratadas como es debido. —Sí, milady. —Madeline se acordó de hacer una reverencia, preguntándose por qué la doncella de lady Tabard no podía encargarse de llevar a cabo todas las funciones necesarias. Rumbelow intervino. —¡Por favor, lady Tabard! Mis hombres llevarán su equipaje a aposentos sin que sufra ningún percance. A la señorita De Lacy debería permitírsele que se refrescara un poco después de tan arduo viaje. Aquello no le gustó nada a lady Tabard, pero Thomasin tomó brazo de Madeline en el primer gesto de amistad que le ofrecía, ten Madeline estuvo segura de que no se trataba

29


De Kerea y Sofia para Meca tanto de amistad como de un desafío a lady Tabard. —Eso sería muy apropiado, señor Rumbelow —dijo Thomasin, y es muy amable por su parte pensar en el bienestar de mi acompañante. —Muy apropiado —repitió lady Tabard, nada complacida de le llevaran la contraria—. Naturalmente puede usted quedarse, señorita De Lacy. Mientras cruzaban el gran vestíbulo con sus armaduras y sus armas amontadas en la pared, lady Tabard dijo: Supongo que somos las primeras en llegar. — No.

Rumbelow pareció levemente sorprendido—. No, he hecho tres grupos de

invitados ya se encuentran aquí. Lord y Achard y sus dos preciosas hijas llegaron a las diez de esta mañana. —¿De veras? ¿Tan pronto? —dijo lady Tabard con evidente disgusto. Con una leve sonrisa, Thomasin bajó la mirada hacia el suelo. —El señor y la señora Greene llegaron a tiempo para el almuerzo con tres de sus preciosas hijas. —¡Cielo santo! ¡Nunca me lo hubiese imaginado! —Exclamó lady Tabard—. ¡Tantas jóvenes damas! —Pues sí. No cabe duda de que soy el más afortunado de los caballeros, porque monsieur y madame Vavasseur y sus cuatro hijas las precedieron por apenas media hora. Ese último nombre inquietó a Madeline. Había conocido al ex embajador francés en Viena hacía dos años. Vavasseur era un hombre elegante, bajito y con bigote, dotado de los agudos ojos y la impecable memoria del diplomático experimentado, y Madeline tendría que evitar encontrarse con él. —¿Tomarán un refrigerio con nosotros? —preguntó. Lady Tabard volvió bruscamente la cabeza y la fulminó con la mirada. Rumbelow respondió sin inmutarse. —Están arriba descansando de su largo viaje. Antes de llegar aquí tuvieron contratiempos para eludir al ejército de Napoleón. —Ya lo imagino. Madeline se asombró de la compulsión por el juego de monsieur Vavasseur, porque era uno de los hombres de Napoleón y si el gobierno descubría que se encontraba en suelo inglés, él y su familia serían detenidos. Rumbelow añadió por encima del hombro, aparentemente dirigiéndose a ella. —Para mi deleite y placer, mi invitación a una partida de cartas amistosa me ha traído a un invitado cuya presencia apenas si me atrevía vía a esperar. ¿El duque de Magnus? ¿Se disponía a alardear Rumbelow de cómo había conseguido atraer a la partida al padre de Madeline, cuando éste nunca había intentado resistirse a la tentación?

30


De Kerea y Sofia para Meca —Aunque últimamente ha llevado una existencia bastante recluida —prosiguió Rumbelow, estoy seguro de que habrán oído hablar de él. Es más famoso en los círculos del juego como el hombre más sereno y juicioso que jamás haya ganado una fortuna. Madeline contuvo la respiración. Entonces no se trataba de su padre. Otro jugador, alguno que era famoso por su suerte. Pero sin duda Rumbelow no se estaría refiriendo a... No, el destino no podía ser tan cruel. Citando entraron en la sala, un caballero alto y de aspecto saturnino dejó su taza encima de la mesa y se levantó de un sillón. Con una flirtear triunfal, Rumbelow anunció: — Os presento a Gabriel Ansell, conde de Campion.

Capitulo Cinco La mirada de Gabriel pasó de lado Tabard a Thomasin, y luego Madeline... Horrorizada y sin aliento, ésta esperó a que la reconociese. Las explicaciones serían imposibles, y durante todo ese tiempo Gabriel esta observando y sonriendo, y esperaría su ocasión de vengarse. En lugar de eso, lo que hizo fue volver a mirar a Rumbelow inexpresivamente. Luego se inclinó sin ninguna gracia. —Rumbelow, presénteme —pidió. ¡No la había reconocido! El hombre que había turbado los sueños de Madeline, que la había obligado a huir de Inglaterra, que había tomado su orgullo y su virginidad, no se acordaba de ella. Madeline intentó decidir si se sentía insultada o aliviada. —Será un placer para mí —dijo Rumbelow—. Campion, ésta es lady Tabard, su hija Thomasin... y su acompañante, la señorita De Lacy Aquello atrajo la atención de Gabriel. Yendo hacia ella, la miró desde lo alto. —Señorita De Lacy, creo, que en una ocasión estuve prometido con su prima. Lady Tabardo dejó escapar una exclamación ahogada. —Creo que sí —respondió Madeline, y se sintió orgullosa de su indiferencia. —¿Todavía se esconde en el continente para evitar una confrontación conmigo? —Ella nunca se ha escondido. Estaba viajando. —Sonrió sin humor—. Y ha regresado. Sin mostrar la menor curiosidad, él volvió a decir:

31


De Kerea y Sofia para Meca —Escondiéndose como una niña. Si la veis, decidle que no necesita tener miedo. Ya no siento ningún interés por ella. El temperamento de Madeline, habitualmente muy tranquilo, se encendió. —Nunca tuvo miedo, y menos ahora, dado que está prometida. —Ya me he enterado. —La mirada de Gabriel se encontró con la de Madeline—. Su padre la perdió en una apuesta. En ese momento Madeline se dio cuenta de que él lo sabía. La había reconocido y le había lanzado el insulto a la cara, sintiéndose seguro ya que ella no podría responder. Gabriel había cambiado. Antes era un demonio que reía y bromeaba y la hacía feliz. Ahora se mostraba increíblemente grosero y dominador... y abrumador en su masculinidad. Vestía sarga marrón y lino blanco, un atuendo muy conservador y apropiado para una fiesta en una casa de campo. Estando tan cerca de él, Madeline podía oler su aroma único e inconfundible: viento y lluvia y puro instinto carente de inhibiciones. Gabriel poseía una estatura de la cual no podía presumir Rumbelow, alzándose sobre una mujer de un modo que podía hacerla sentirse protegida o amenazada, dependiendo de cuál fuese el humor de él. Sujetaba su liso pelo castaño en la base del cuello con una cinta marrón. Con su piel morena, Gabriel Ansell era un hombre oscuro. Excepto por sus ojos, que eran verdes o grises, cambiantes según su estado de ánimo, su vestimenta y la luz. En ese momento eran casi negros a causa del desprecio que sentía y los labios que a Madeline tanto le había encantado besar formaban una apretada línea. ¡Y pensar que ella había imaginado que podría someter a su voluntad a aquel hombre! Si alguna vez había necesitado Madeline una confirmación de que había sido una estúpida, ahora la tenía. —Una apuesta siempre tiene que ganarla alguien —respondió Madeline suavemente.— . El señor Knight goza de la reputación de ser tan apuesto como rico, por lo que parecería que la duquesa ha ganado esta apuesta. Gabriel esbozó una sonrisa genuina, y Madeline contuvo la respiración ante semejante pausa en su implacable hostilidad. —Entonces le deseo buena suerte —dijo Gabriel. La sonrisa cambió, o quizá fue que Madeline la leyó correctamente porque de pronto pareció más dientes que verdadero buen humor. Lady Tabard tenía que haber decidido que la acompañante ya llevaba suficiente tiempo siendo el centro de la atención, porque en ese momento preguntó con voz taimada: —¿Y qué me dice de usted, lord Campion? ¿Sigue en el mercado matrimonial? Gabriel se volvió, un giro tan lento como el movimiento de un esgrimista, y se encaró con lady Tabard. —No estoy casado, si a eso se refiere.

32


De Kerea y Sofia para Meca —¿De veras? Ha invitado usted a tantos buenos partidos, señor Rumbelow, que le aseguro que Thomasin está hecha un auténtico manojo de nervios. —Lady Tabard pestañeó rápidamente—. ¡Cualquier hombre que quiera tener a mi hija deberá apresurarse a presentar su solicitud! Thomasin se encogió visiblemente ante la descarada labor de casamentera de su madrastra. —¡Casado! —resopló suavemente Madeline. No creía que Gabriel la hubiera oído, pero éste le respondió con dulzura — Hay hombres que desean estar casados, señorita De Lacy. También los hay que se consideran afortunados por haber escapado a la trampa con sólo unos rasguños. — Y vos figuráis entre esos últimos, supongo —repuso ella con idéntica suavidad. —Os enseñaría mis cicatrices, pero no pueden ser contempladas en público —dijo él, volviendo a esbozar aquella sonrisa inquietante. Y ella se acordó de cómo lo había mordido en su ancho hombro desnudo durante un encuentro apasionado. El rubor subió a su rostro, y le pareció que Rumbelow escrutaba aquel breve intercambio de frases con la atención de un halcón que se dispone a precipitarse sobre su presa. Maldito fuese Gabriel. ¿Cómo se atrevía a mofarse de ella allí, delante de todos? Lado Tabardo reclamó una vez más la atención de Gabriel. —Lord Campion, mi esposo se sentirá encantado de que os halléis aquí. —¿De veras? —preguntó Gabriel. —Os vio ganar vuestra fortuna, y habla de vuestra proeza con un gran respeto. —Lady Tabard entrelazó las manos con un gesto extasiado—. Cómo lo apostasteis todo a una carta. Cómo lord Jourdais sudaba y vos permanecíais impasible. Cuando las cartas fueron puestas encima de la mesa, vos asentisteis como si nunca hubierais albergado duda alguna, le dijisteis a lord Jourdain que iríais a verlo por la mañana para que os pagara y os marchasteis. Gabriel escuchó el relato como si no hubiera participado en los hechos. Aunque no quería hacerlo, Madeline prestó atención. Nunca había llegado a enterarse de los detalles, limitándose a gritar de rabia y dolor para luego correr a Almack's hecha una furia. Allí había puesto fin a su compromiso en una escena tan escandalosa que había humillado a Gabriel, y posteriormente ella había padecido todo el peso de su pasión y su furia. Aunque padecido no era la palabra apropiada. Gabriel le había mostrado, con exquisito detalle, lo mucho que su cuerpo tenía necesidad de él. Por mucho que lo intentó, ella nunca había llegado a olvidarlo. —Eso fue hace mucho tiempo —le dijo Gabriel a lady Tabard. —¿Y no es cierto que lord Jourdain trató de escapar al continente sin haber pagado? — preguntó Thomasin.

33


De Kerea y Sofia para Meca —Así fue, si la memoria no me engaña— confirmó mando asiento y ajustándose la raya de los pantalones. —Vos sabéis que lo hizo —dijo Rumbelow—. Lo detuvisteis en los muelles, lo aliviasteis de todas sus posesiones y lo dejasteis seguir su camino. —Hacia una vida de deudas e infelicidad —dijo Madeline. Gabriel inclinó la cabeza con los ojos relucientes. —Señorita De Lacy, no sé de qué estáis hablando. —La penetrante voz de lady Tabard sonó más seca—. Ese caballero no se merecía nada mejor. Sé con toda certeza que era un hombre perverso y malvado, capaz de llegar al asesinato si eso convenía a sus propósitos. El tono y las palabras de su madrastra hicieron que Thomasin la mirase fijamente. Madeline no sabía por qué lady Tabard estaba tan segura de la iniquidad de Jourdain, pero lo que sí sabía era que con ella más vano abrir la boca. Fingiendo mansedumbre, bajó la vista hacia sus dos entrelazados y se limitó a decir «Sí, milady». En aquel momento, hacía cuatro años, Gabriel había intentado explicarle que lord Jourdain era un sucio canalla. A Madeline eso le dio igual; sólo había visto la cruel traición de Gabriel, la prueba de que era un jugador como su padre, y ahora no deseaba pensar de otro modo. No atrevía a pensar que hubiera cometido un error. Con una prolongada inspiración que elevó su seno hasta una temblorosa prominencia, lady Tabard llevó nuevamente la conversación hacia la frivolidad. —Pero es la historia de cómo lord Campion ganó aquella mano de cartas que ha pasado a los anales de la historia del juego. —Lo gané todo —admitió Gabriel—, pero perdí a mi prometida. Ella me rechazó, y luego se fue de Inglaterra antes de que pudiera recuperarla. —Ya he oído hablar de eso, pero mi esposo, el conde, sólo encontró interesante el juego. —Lady Tabard se inclinó hacia delante, el brillo de la curiosidad en sus ojos—. ¿Por qué os rechazó? —No aprobaba el juego, y se tomó como una afrenta personal el que yo hubiera osado ganar una fortuna a las cartas sin contar con su aprobación. —¡Qué chica tan tonta! ¿Pensaba acaso que os podría controlar? —Por curioso que parezca, lo cierto es que podía hacerlo. Del mismo modo en que yo la controlaba a ella. Era un choque de voluntades muy fuertes que batallaban por ver cuál de las dos terminaba ganando. Probablemente ha sido una suerte que pusiéramos fin al compromiso antes de que nos hiciéramos un daño mutuo. Madeline miró el suelo. Ella también había pensado eso, en los raros momentos en que había pensado en Gabriel con cierta objetividad. Pero bajo aquella certeza había una dolorosa consciencia de que nunca encontraría a otro hombre que pudiera ver por debajo de su sensibilidad hasta llegar a su pasión, y alimentarla... y saciarla. —Me parece que la señorita De Lacy tiene la reputación de parecerse a su prima —dijo

34


De Kerea y Sofia para Meca Rumbelow. Gabriel se inclinó y, empezando por los pies de Madeline, dio inicio a un largo y lento examen que hizo acudir un intenso rubor a las mejillas de ésta. Cuando ambas miradas se encontraron, él ya había examinado la forma de las piernas de Madeline a través de la delgada falda, las profundidades de su seno, la textura de su piel y todos los detalles de sus facciones. Madeline se puso tensa. El calor afluyó a su piel... por todas partes. Un dolor surgió en el fondo de su vientre, creció y se difundió. La mirada de Gabriel la envolvía y la hacía recordar... «Nadie más tiene lo que tenemos nosotros, Madeline.» Y tomándola por los hombros, la había mirado a los ojos mientras la penetraba lentamente. El dolor hizo que Madeline se retorciera en un intento de apartarse, pero él la dominaba de un modo que ella no había creído posible. «Esta clase de pasión ocurre una vez cada cien años —había dicho él en un tono bajo y lleno de sensualidad y ahora tú quieres estropearla. —Ella volvió a tratar de escapar, pero él la zarandeó—. Mírame. ¡Mírame!» Los ojos de él habían adquirido un gris plúmbeo nacido de la furia o... o de una violenta pasión. Ella quería que aquello parase. El dolor, ahora ya desvaneciéndose, el placer, creciendo inconteniblemente con cada nueva, embestida. Si él no paraba, ella perdería el control... de nuevo. En un acceso de cólera, aquel día se había traicionado a si misma. Pero aquello no era un acceso de cólera, aquello era... Madeline no sabía lo que era, pero fuera lo que fuese él era dueño de ello, lo dirigía, y era implacable. —La dama que contraerá matrimonio con el señor Knight es mucho más hermosa que esta joven —dijo Gabriel, y sonrió ante la pena de Madeline mientras su mirada volvía a resbalar hacia el suelo. Durante el examen al que la había sometido, los pezones de Madeline se habían erguido contra su corpiño, y había tenido que apretar los muslos para contener el derretimiento interior de su cuerpo. Gabriel se recostó en su asiento como si se sintiera muy satisfecho n los resultados de la descarada apreciación que acababa de llevar cabo. —Eso es exactamente lo que pensaba yo —asintió lady Tabard—. Su aspecto deja muy claro cuál es la más noble de las dos jóvenes. La señorita De Lacy tiene un descaro en sus modales y una tosquedad en su porte que revela una nobleza menor. Madeline pensó en propinarle un puñetazo; después de haber do primeramente a Gabriel, claro está. —Yo opino que es encantadora. —Rumbelow se inclinó ante Madeline con una sonrisa que hubiera podido ganar su corazón, si no fuera un jugador y ella no fuera, en realidad, una duquesa. —Os lo agradezco —le dijo con cierta sequedad. Thomasin se levantó. —Deseo ir a mi aposento. Señorita De Lacy, haga el favor de acompañarme. Gabriel y Rumbelow se levantaron, y éste hizo sonar una campanilla

35


De Kerea y Sofia para Meca —El ama de llaves las conducirá hasta su habitación. Thomasin salió de la sala sin mirar atrás. Madeline se apresuró a dejar su taza de té, hizo una reverencia en dirección al anfitrión y la siguió. Thomasin se detuvo en el centro del dormitorio, los brazos juntos a los costados y los puños apretados. —Detesto a es hombre «Yo también», pensó Madeline, pero sabía que no estaban hablando del mismo varón. —¿Te refieres al señor Rumbelow? —Mi padre y esa mujer quieren que me case con él, pero no Io haré. No lo haré. Voy a casarme con Jeffy, y ellos no podrán impedírmelo. ¿Jeffy? Madeline apartó su atención de los vestidos de Thomasin, extendidos sobre la cama y arrugados por haber sido metidos en los baúles, y la dirigió nuevamente hacia Thomasin. —¿Quién es Jeffy? Thomasin suspiró con aire trágico. —Jeffy es mi verdadero amor. Madeline tendría más cosas que hacer de lo que había imagina do. Tenía que planchar ropa, y tenía que planchar las dificultades de la vida de Thomasin. Y cuando su padre llegara allí, tendría que vérselas con él. —Cuéntamelo todo. —Ya sabía yo que podía hablar contigo. —Los grandes ojos de Thomasin se fijaron en Madeline—. Tan pronto vi el modo en que a esa mujer, supe que eras una fuerza a tener en cuenta. —Desde luego que lo soy. —Una fuerza a tener en cuenta, y una mujer que nunca había tenido que planchar una prenda en toda Su vida. Madeline no creía que Thomasin pudiera ayudarla, pero aquella doncella tan pagada de sí misma había dejado la tabla de planchar extendida entre dos sillas, y dos planchas esperaban encima del calentador de carbón. ¿Cuánta dificultad podía haber en planchar? —Jeffy es el único hombre al que he amado nunca —dijo Thomasin, dejando que su mirada se perdiese en algún dulce recuerdo—. ¡Es muy alto, y es tan guapo! Es el caballero más popular del condado y ha puesto sus ojos en mí. —Hummm. ¿Es agradable? ¿Honesto? ¿Amable? —Mejor que todo eso. ¡Es deslumbrante! —¿Le gusta hablar contigo? —preguntó Madeline mientras extendía encima de la tabla de planchar uno de los vestidos de Thomasin. —Le gusta bailar conmigo.

36


De Kerea y Sofia para Meca Madeline todavía no había oído nada acerca de Jeffy que tuviera un mínimo de sustancia, y la adoración que iluminaba el rostro Thomasin sólo podía ser descrita como amartelamiento. Aquello no presagiaba nada bueno para su romance. Madeline arrugó la frente mientras contemplaba las dos negras planchas. Necesitaba un mitón para agarrar las asas de aquellos objetos de hierro forjado... cogió la tela acolchada llena de señales negras dejadas por las chamuscaduras. —¿Cuáles son sus orígenes familiares? El rostro resplandeciente de Thomasin se ensombreció súbitamente. —Bueno... —Se quitó una pelusa imaginaria de su falda. —No los mejores posibles, ya veo. —Pero si Jeffy realmente era buen hombre, ¿qué más daba? Gabriel era el conde de Campion, una familia todavía más antigua que la de Madeline, y cuando la conoció era un cazafortunas. A Madeline no le había importado, después de todo, pocos hombres tenían una fortuna mayor que la suya. Luego Gabriel se había convertido en un jugador y en un be, y aquí estaba ahora, para complicarle la vida una vez más. —¡No es pobre! —le aseguró Thomasin—. Su padre es un hado y su madre es la hija de un barón. Madeline recordaba vagamente haber visto a la doncella comprobó el estado de la plancha. Lamiéndose el dedo, tocó la superficie. —¡Merde! —¡Son

unos

orígenes

de

lo

más

respetables!

—Protestó

Thomasin—.

Perdóname. No repitas eso. —Thomasin no había reconocido juramento que ella había aprendido de un soldado francés. Eleanor la había informado de que nunca debía utilizarlo. Dejando la plancha en el suelo, Madeline puso el dedo encima de la jofaina y Ie vertió agua de la jarra. — No te hablaba a ti, querida. La plancha está demasiado caliente. Al menos, demasiado como para poner el dedo en ella. ¿Estaría también demasiado caliente para planchar el vestido? Madeline no lo sabía. Con más cautela que antes, llevó la plancha a la tabla, la pasó por el fino algodón y la levantó. La tela parecía seguir perfectamente, un poco más plana, tal vez. Bien. —Háblame de las circunstancias personales de Jeffy —pidió Madeline, e hizo desaparecer una arruga de la falda. ¡Caramba, aquí lo no era tan difícil! —Es hijo único. —Thomasin se abrazó a sí misma, una lánguida sonrisa en sus labios— . Sus padres tienen una preciosa propiedad junto a la nuestra, y una fortuna muy respetable. —¿Qué edad tiene tu Jeffy? —Diecinueve. «Demasiado joven.»

37


De Kerea y Sofia para Meca —Se le dan muy bien los caballos. Ayuda a su padre a los criarlos, y está tan guapo en mangas de camisa cuando cabalga sobre esas hermosas y nobles bestias... — Evitando el montón de vestidos, Thomasin se dejó caer de espaldas sobre la cama y alzó la mirada hacia el dosel—. Son unos criadores muy conocidos. —¿De veras? ¿Los conozco quizá? —Los Radley. —Sí, sé quiénes son. Elevaron dice que figuran entre los mejores criadores de caballos del país. —Y Elevaron tenía que entender de aquello, porque era una caballista excelente.. —¿La duquesa dice eso? —Sentándose en la cama, Thomasin se golpeó la palma con el puño—. Pues entonces se lo diré a mi padre Hasta que se casó con esa mujer, a él le gustaba Jeffy. Pero esa mujer tiene aspiraciones. —Haces que suenen como una enfermedad. —Madeline siguió planchando con creciente confianza. Las arrugas iban alisándose hasta desaparecer. Como para todo, para planchar sólo se requería un poco de sentido común. —Es que lo son. A causa de ella, Jeffy y yo nos hemos visto apartado el uno del otro y yo me he visto obligada soportar una temporada social. El tono dramático que empleaba Thomasin estaba empezando a sacar de sus casillas a Madeline. La joven demostraba carecer de sentido común, ese sentido común que distinguía a Madeline, al menos hasta aquella horrible escena en Almack's. Oh, ¿por qué estaba pensando en eso? Ella sabía por qué. Porque había visto a Gabriel, y los viejos recuerdos estaban minando su compostura. Con una profunda inspiración, decidió hacer frente a aquella situación con madurez y gracia. Después de todo, ella ya había sabido que tarde o temprano vería a Gabriel. El encuentro simplemente había tenido lugar... antes de o previsto. —Una temporada social no es algo tan terrible —dijo con tono jovial. —Pero me veo empujada hacia alguien tan aborrecible como el señor Rumbelow. —Sí, esas circunstancias familiares no son nada agradables. Supongo que el interés radica en su gran fortuna, ¿verdad? —Sí, mi querida mamá tiene muy buen ojo para el vil lucro. —Thomasin se recostó sobre los cojines—. Pero al ton también le gusta mucho toda la historia romántica de sus orígenes. Yo pienso que alguien debería investigarlos, pero nadie me escucha. —Me parece que tienes razón. Thomasin se incorporó de golpe. —¿Sí? —Aunque te agradecería que no lo mencionases a nadie —se apresuró a añadir Madeline, impulsada por la cautela. Puso la primera plancha encima del calentador, y

38


De Kerea y Sofia para Meca colgó con orgullo la primera prenda planchada—. No era tan difícil, ciertamente — murmuró. Escogió otro vestido de la cama, éste de seda verde—. ¿Qué dice tu padre acerca del compromiso con Jeffy? —A mi padre le da igual. Madeline alzó una ceja inquisitiva. —iOh, está bien! Thomasin se dejó caer hacia atrás en un exceso de infelicidad. Él dice que puedo casarme con Jeffy después de mi temporada social si todavía queremos hacerlo, pero me temo que al final mi padre terminará doblegándose ante la voluntad de esa mujer. Madeline dispuso cuidadosamente el vestido encima de la tabla, cogió la otra plancha, la agitó para enfriarla ligeramente y luego, con más cautela que antes, se humedeció el dedo y la probó. Esta vez apartó el dedo a tiempo de evitar una quemadura, y sonrió triunfalmente. —Lo único que tienes que hacer es demostrar que has experimentado todos los placeres de la temporada social, y entonces podrás tener a tu Jeffy. Basta con usar la lógica. —¡Pensaba que tú lo entenderías! —Y lo entiendo. Tu padre piensa que, si realmente amas a Jeffy vuestro amor sobrevivirá. Así que... sólo tienes que convertirle en la gran sensación de la temporada social, bailar, sonreír y flirtear y, al final, decirle a tu padre que amas a Jeffy y deseas casarte con él. —Aplicó la plancha, pero esta vez no se deslizó con tanta facilidad y cuando la levantó, la seda tenía un aspecto arrugado y algo rígido. Mientras Madeline contemplaba la seda con ceño, Thomasin dijo: —Pero yo no quiero convertirme en eso. —Por supuesto que no —dijo Madeline distraídamente—. Ser admirada y cortejada en todo momento tiene que resultar muy difícil, pero para demostrarle a tu padre que le diste una oportunidad, me temo que tendrás que hacer el esfuerzo. —Hizo un nuevo intento de planchar, y esta vez la seda se puso ligeramente marrón—. Es un sacrificio por tu Jeffy. —Sí, supongo que sí. Pero ya tengo cierta reputación de ser... —¿Difícil? No te preocupes, querida. Yo tengo la reputación de saber organizarlo todo a la perfección. Haz lo que te diga y antes de que te des cuenta, serás la gran sensación de la temporada. —¿De veras? —Thomasin la miró con expresión dubitativa—. ¿Cómo? —No tiene mayor misterio. Tendrás que flirtear con el señor Rumbelow, pero también con los demás caballeros, así que no importará —Madeline siguió contemplando la seda con ceño y se atrevió a hacer una pregunta—. ¿Tú entiendes algo de planchar?

39


De Kerea y Sofia para Meca —¿Qué pasa? —Thomasin se levantó de la cama—. ¿Por qué estás...? —Viendo la seda, soltó una exclamación ahogada y dio un paso atrás—. Mi vestido nuevo. ¡Lo has estropeado! Thomasin se lo estaba tomando demasiado a la tremenda. —Sólo este trocito. —Forma parte de la falda. ¡Va delante! ¿Qué más da si sólo es un trocito? —Se llevó las manos al pecho—. —Esa mujer quiere que lo lleve esta noche. Madeline la miró a los ojos. —Si sabes cómo planchar el resto del vestido sin echarlo a peder, yo sé cómo salvarlo y hacer de ti una de las mujeres que dictan moda. Créeme. Thomasin la miró, la boca ligeramente abierta y los ojos llenos de incredulidad. —¿Tienes una cinta? —Madeline se proponía reproducir el ingenio del que había dado muestra Eleanor ante una emergencia similar en el pasado—. ¿Un trozo largo? —Sí, por supuesto. —Dámelo. No te preocupes, querida. Cuando anochezca, ya te habré dado tu primera lección acerca de cómo convertir los limones en limonada.

Capitulo Seis

Madeline fue por el pasillo en busca de algo para colocar en el de la cinta rosa que había creado para el vestido de Thomasin. Una auténtica flor, o tal vez... Madeline se preguntó si algún la estaría dispuesto a sacrificar uno de los botones dorados de su El arreglo había requerido toda la tarde y aquel tipo de cosas le daba tan bien como a Eleanor, pero aun así creía haber hecho un trabajo excelente en lo que hacía referencia a salvar el vestido y asimismo a la hora de convencer a Thomasin de que ocupara el lugar que le correspondía dentro de la sociedad. Eso no quería decir que lady Tabard lo comprendiera y se lo agradeciese, pero... Su mano surgió de una puerta abierta, agarró del brazo a Madeline y la metió dentro de la habitación. Lo permitió únicamente porque sabía que era él. Lo supo por la manera de tocarla. Lo supo por su atrevimiento.

40


De Kerea y Sofia para Meca Gabriel

—dijo,

dirigiéndole

una

gélida

sonrisa—.

Qué

sorpresa

más

desagradable. —Para ambos. Gabriel cerró la puerta suavemente y Madeline pasó la mirad por los avíos masculinos. Indudablemente era su dormitorio. Había una gran cómoda, un tocador y un espejo de cuerpo entero. La cama era grande, lo bastante ancha para acoger a dos personas en el caso de que Gabriel se procurase una amante. Madeline se apresuro a apartar la mirada. Una puerta daba a uno de los balcones de la mansión, y otra a un vestidor. Por las dimensiones de las habitaciones, y todas las comodidades de que disponía, Madeline enseguida supo, que a Gabriel se lo consideraba un invitado de honor. —¿Qué demonios estás haciendo aquí? —le preguntó él, zarandeándola ligeramente. Madeline observó la mano de él en su brazo y, como Gabriel no la apartó, la tomó entre dos dedos y se la quitó de encima como si fuera un insecto particularmente desagradable. —Me has obligado a entrar —dijo a continuación. Él parecía estar preparándose para la cena, ya que llevaba pantalones negros y calcetines, pero su camisa tenía el cuello abierto y un corbatín arrugado colgaba alrededor de su cuello. Gabriel se alzaba sobre ella al igual que lo hubiese hecho Dickie Driscoll en sus momentos más admonitorios. —No juegues conmigo, Madeline. ¿Por qué estás en Chalice Hall? —Te podría preguntar exactamente lo mismo. Después de todo ya has arruinado la vida de un hombre quedándote con su fortuna. —No obstante, prefirió no seguir por aquella línea de razonamiento después de la inesperada y vehemente defensa de Gabriel que lady Tabard había hecho aquella mañana—. ¿Es que ya te la has gastado toda? —añadió con sarcasmo. Gabriel la examinó tal como había hecho en la sala, pero la atención que antes había dedicado a su figura ahora pasó a concentrarla en su rostro. —No has respondido a mi pregunta, así que formularé otra. ¿Por qué finges ser la acompañante de esa boba? Ella lo miró a los ojos, algo que no le resultó nada fácil. Gabriel siempre había sabido ver las cosas muy claras, pero antes su agudeza visual se hallaba atemperada por el afecto. Despojada de todo calor, ahora su mirada veía demasiado, profundizando hasta la desdichada incertidumbre que tan raras veces llegaba a experimentar Madeline... y que la estaba afectando en aquel preciso instante. Se apartó nerviosamente de él. —No te he respondido porque no he de responder ante ti —dijo.

41


De Kerea y Sofia para Meca —Así que andas tramando alguna travesura. —Con los ojos entornados la vio dirigirse hacia el balcón y contemplar el sendero por que estaban llegando unos carruajes—. Esperaba que el tiempo que pasaste lejos de Inglaterra te haría madurar, pero ya veo que eso fue optimismo desperdiciado. La acusación la dejó casi sin habla. —Soy muy madura —replicó—. Nací siendo madura. —Huiste. Una acusación a la cual no se podía responder, porque realmente había huido. Herida en lo más vivo, dijo: —Pero no de mis responsabilidades. Huí de ti. —Maldición. Una admisión de lo más imprudente. ¿Por qué una mujer madura iba a huir de un mero hombre? No huí del hombre. Madeline hizo una profunda inspiración.

Gabriel siempre

absorbía todo el aire que hubiera en una habitación—. Huí de las murmuraciones. Quería que las murmuraciones muriesen. —Cuatro años... Sí, todo está muy, muy muerto. Está completamente muerto y los cuervos le han limpiado los huesos. Madeline lo miró tratando de leer sus pensamientos. Eso siempre resultaba muy difícil con él, porque sus palabras tenían más de un significado. Con Gabriel, había capas dentro de capas, y cuando presentaba aquél aspecto —como si estuviese dos pasos por delante de ella. —Madeline apenas podía llegara a atisbar su sutileza. ¿Pretendía decir acaso que aquella pasión desatada que había habido entre ellos había muerto? Muy bien. De acuerdo, porque así era como tenía que ser. Madeline solo sintió alivio, única y exclusivamente alivio. —¡Exacto! —dijo alentadoramente—. Sabía que podríamos llegar a un entendimiento. Admito que no debería haber montado aquella escena. Estuvo muy mal por mi parte. —Era una admisión realmente enorme, pero estaba segura de que Gabriel sabría apreciarla. No lo hizo. —Sí, estuvo muy mal. Madeline esperó oír cómo él se disculpaba también. —Faltaste a la palabra dada —dijo Gabriel. —¿Qué? —Prometiste que serías mi esposa. La fecha fue fijada. La comunicación apareció en el Times. Faltaste a tu palabra. El enfado que empezaba a sentir Madeline creció un grado, un enfado particularmente fácil de alimentar debido a su propia culpa. Una duquesa de Magnus nunca faltaba a su palabra. Eso era un credo familiar, y sin embargo ella

42


De Kerea y Sofia para Meca lo había hecho. —No deberías haber jugado a las cartas cuando conocías mis sentimientos al respecto —le dijo. —Lo que estaba realmente en juego era el poder, querida. Si yo no hubiera ganado esa fortuna habrías dirigido nuestro matrimonio con mano implacable, del mismo modo en que diriges la vida de todos los que te rodean. —Pues

ahora

no

tenemos

ningún

matrimonio

—le

espetó

Madeline,

profundamente ofendida por su acusación—, y no dirijo la vida de nadie. Cuando algo no va como es debido, simplemente tomo las medidas que otros son demasiado perezosos para tomar. —¿De veras? —Replicó Gabriel, ridiculizándola con su tono—. ¿Dónde está Eleanor? Ella fue a explicarse pero de pronto cerró la boca. —Deja que lo adivine —dijo él. Siguió observándola mientras Madeline se acercaba al tocador y acariciaba los cepillos con mango de de plata y el cuenco para afeitarse—. Enviaste a tu prima a casa del señor Knight para presentar tus excusas. Y lo hiciste porque siempre has dicho que es demasiado tímida, así que ahora la has arrojado a unas aguas profundas para que nade o se hunda. —No le pasará nada— dijo ella. No, a Eleanor no le pasaría nada. —A menos que se ahogue. El señor Knight no es un caballero en ningún sentido. Por un instante, la duda asaltó a Madeline. Luego recordó la bravura de que había dado muestra Eleanor ante el fuego enemigo de los franceses y se tranquilizó. —Sabrá arreglárselas —dijo—. Es igual que Jerry. Tiene capacidades ocultas, y lo único que ha de hacer es sacarlas a la superficie. Gabriel hizo una mueca. —Jerry —repitió. —Jerry. Tu medio hermano. —Madeline sonrió al recordar el afecto que había sentido por aquel muchacho tímido y encantador que tenía la misma edad que ella y parecía mucho más joven—. ¿Qué tal está? —Ha muerto. —¡Muerto! —Madeline dio un tambaleante paso atrás, perpleja—. ¿Cómo? ¿Por qué? —Lo mataron en Trafalgar. —Los labios de Gabriel apenas se movieron, y sus ojos eran tan verdes y fríos como el mar del Norte. —Entonces murió como un héroe. Un comentario realmente estúpido, y que no le aportaba ningún consuelo

43


De Kerea y Sofia para Meca a un hermano afligido por la pena. A pesar de la aparente falta de emoción de Gabriel, Madeline sabía que estaba llorando la perdida de su medio hermano. Hijo de una segunda esposa de su padre, Jerry había adorado y emulado a Gabriel. Éste lo había protegido de los males de la sociedad. No tenían más familia, sólo el uno al otro. —Un buen hombre perdido de la peor manera —dijo Gabriel. Finalmente Madeline encontró las palabras que hubiese debido decir primero. —Siento tu pérdida. Yo también lo lloro. —Y espontáneamente le tendió la mano a Gabriel. Él la miró y no movió ni un músculo. Dejando caer la mano, Madeline se preguntó qué más podía decir, cómo podía hacer que todo volviera a estar bien. Pero eso quedaba más allá incluso de sus poderes; tenía ante ella a un hombre ofendido y lleno de cinismo, y podría considerarse afortunada si escapaba ilesa de su castigo. —Lo siento —reiteró. La retirada se imponía, así que echó a andar hacia la puerta, hacia la libertad—. Nuestra reunión ha terminado. Gabriel se movió con esa peculiar y ágil gracia que hacía que las mujeres se lo quedaran mirando y los hombres vacilaran a la hora de retarlo. Colocándose entre ella y la puerta, insistió: —Dime qué estás haciendo aquí, fingiendo ser una acompañante. Madeline quedaría atrapada para siempre si no cedía. Pero ¿qué más daba? Gabriel no podría hacerle nada. —Quiero impedir que mi padre tome parte en esta partida de cartas. —Tu padre no está aquí. —Lo estará. ¿O acaso piensas que tiene suficiente voluntad como para mantenerse alejado de semejante evento? —Quizá sí. Jugó muy poco durante todo el tiempo que pasaste fuera. —Excepto para perderme a manos de un desconocido —repuso ella con amargura. —Fue tentado. El mal genio y las sospechas de Madeline se removieron. —Sabes mucho acerca de ello. ¿Estuviste allí? ¿Ayudaste a tentarlo? Dando un paso hacia ella, Gabriel respondió: —Yo no juego. Aquello era tan falso que Madeline casi se quedó sin habla. —La última vez que te vi, acababas de cobrar una presa. Ahora vas de

44


De Kerea y Sofia para Meca camino hacia otra. —A diferencia del resto de quienes dependen de vos, excelencia... —No me llames así —lo interrumpió ella. —¿Así cómo? —Preguntó él, fingiendo sorpresa—. ¿Excelencia? Pero otras personas te lo llaman, y tú respondes cortésmente. Eres la duquesa de Magnus. Gabriel sabía realmente cómo irritarla, y estaba en plena forma —Futura duquesa, y nadie más me llama excelencia en ese tono. —Me esforzaré por complacer a su excelencia con mi tono de voz. Madeline apretó los labios. No iba a salir vencedora. No contra Gabriel. —Como os estaba diciendo, excelencia, a diferencia del resto de quienes dependen de vos, yo no vivo para complaceros. —Le pasó suavemente un dedo por la mejilla—. Excepto de una y muy importante manera. Madeline apartó la cara. —No hagas eso. —¿No? ¿Por qué no? Nadie sabe lo que hicimos aquella noche. Las murmuraciones han muerto, ya te lo he dicho. —Volvió a acariciarle la mejilla—. Pero mi derecho no. Madeline le apartó la mano de un golpe, y muy enérgicamente. —¿Qué derecho es ése? —Como si ella no lo supiera. —El que tengo sobre ti. ¿Es que ya no te acuerdas, querida? —Se inclinó sobre ella e inspiró profundamente, como si estuviera volviendo a reconocer su aroma— . Me gané ese derecho aquella noche, después de tu magnífica escena en Almack's. Naturalmente que se acordaba. Incluso ahora, su corazón empezó a latir más deprisa. —No reconozco la existencia de ningún derecho. Acercándose todavía más, él dijo: —Obviamente, o nunca te habrías atrevido a dejarme después de haberte entregado. —¡Tú me tomaste! —Con que nos mentimos a nosotros mismos, ¿verdad?

Qué cobarde eres.

Siempre fuiste una cobarde, pero lo disimulas muy bien. Su voz se convirtió en un susurro—. Me engañaste incluso a mí. —¡No soy una cobarde! —Eres una miedica que se asusta de todo —¿Cómo puedes decir eso? —¿Y tú cómo puedes decir que te tomé? En un momento te debatías contra

45


De Kerea y Sofia para Meca mí. Y al siguiente me agarraste y me mordiste el labio. — Se tocó la esquina de la boca—. Lo bastante fuerte para hacerme sangre. El pecho de Madeline subió y bajó mientras recordaba. Había querido hacerle daño del mismo modo en que él se lo había hecho a ella. Lo había llamado bellaco. Jugador. Y sujetándole la cabeza con ambas manos, había hundido los dedos entre sus cabellos y lo había mordido. Gabriel se convulsionó y maldijo, y trató de volver a asumir el control. Pero Madeline lo sujetó con más fuerza y lamió el hilillo de sangre, y de pronto estaban revolcándose en la cama de ella, arrancándose la ropa el uno al otro. Había sido un momento de locura. Su mirada terminó deteniéndose en el cuello de Gabriel, y en el vello de la parte superior de su pecho. —Uno de los atributos que admiro en ti, aparte de tu magnífica figura —dijo él—, es el modo en que ignoras los hechos que tienes delante de los ojos. Madeline alzó bruscamente la mirada hacia su cara. ¿Se estaba burlando de ella? Pero no. Reconoció las señales de su ira. —¿Tuviste a mi bebé? —inquirió Gabriel. —¡No! —No me mientas, Madeline. —No. Antes de que me fuera de Inglaterra, ya sabía que no estaba esperando un hijo. Él la escrutó sombríamente. —Qué agradable para ti. Pero en realidad no había tenido nada de agradable. En una situación en que la mayoría de las mujeres hubiese rezado a Dios para que les llegara la regla, ella había llorado ante la primera pérdida... y se había dicho que la congoja que sentía sólo era típica emoción femenina. No amor frustrado. No desesperación y pena. —Estuve dudando durante mucho tiempo —dijo él—. Como un idiota, pensaba que ibas a volver. Cuando por fin comprendí que no ibas a hacerlo, ya era demasiado tarde. Estabas más allá de mi alcance, y yo había... —Se interrumpió abruptamente, y la obligó a retroceder un poco más—. ¿ Qué habrías hecho si te hubieras encontrado enceinte? ¿O no pensaste en ello? ¿Eso es un signo de madurez que te cubre igual que una bóveda? —Hubiese regresado a Inglaterra y me habría casado contigo —respondió con voz firme y serena, porque naturalmente había pensado en ello. ¿Qué mujer no lo habría hecho? Y aunque detestaba la idea, hubiese regresado y se habría casado con aquel hombre... y habría sido desdichada para el resto de su vida.

46


De Kerea y Sofia para Meca —Es la primera respuesta correcta que me das. —No te respondo a ti. Gabriel la contempló en silencio, una comisura de su boca elevada, hasta que ella temió echarse a temblar. Intentó pasar junto a él. La detuvo antes de que hubiera dado dos pasos. Agarrándola por los hombros, la llevó hacia el espejo y, quedándose inmóvil detrás de ella, la obligó a mirarse. —Mírate. —Pero ella lo miró a él. —Mírate —insistió Gabriel. —Madeline cedió y se encontró con sus propios ojos en el cristal. —Nunca olvidaré la primera vez que te vi —dijo él—. Eras tan en... Alta, orgullosa, segura de ti misma cuando las otras debutantes sólo fingían estarlo. En ese momento te deseé. Madeline recordó el baile de lady Unwin. Él estaba apoyado contra la pared, examinando

la

última

cosecha

de

debutantes

mientras

estas

entraban

apresuradamente, todas vestidas de blanco, rosa y azul claro. El susurro había corrido

entre

las

muchachas:

«Allí

está

el

conde

Campion

un

famoso

cazafortunas. Famoso, perverso y atractivo.» Los rumores aseguraban que el conde de Campion sólo tenía que mover un dedo para que las damas corriesen a sus brazos. Arruinaba reputaciones, pero cada mujer a la que honraba con su atención se consideraba afortunada. Cuando las murmuraciones llegaron a oídos de Madeline, ya era demasiado tarde. Él se había apartado de pared y extendido la mano, y ella había ido hacia él. Estaba enamorada .Y había pensado que él estaba enamorado de ella. Ahora en el espejo, se vio a sí misma... y lo vio a él. Ellos. Juntos, como en un retrato pintado para celebrar su boda. Y alguna cruel verdad hizo que eso le pareciera apropiado. El pelo de Gabriel se alejaba de su frente, dándole una apariencia demoníaca. Sus ojos eran de un verde burlón y apasionado. Bajó sus labios hacia el cuello de Madeline y los detuvo allí, justo encima de la piel. Su aliento la acarició, y ella quiso cerrar los ojos y entregarse a aquella exquisita y casi olvidada sensación. En cambio, lo que hizo fue alzar la mano para apartarlo de sí. La voz de Gabriel la detuvo. —¿Lo has olvidado? ¿Has olvidado cómo fue aquella noche? —No se refería a la noche en que se conocieron, sino a la noche en que hicieron el amor. —En tu propia cama, querida. Te tomé entre los volantes y los encajes de tu delicada y virginal cama de muchacha. ¿Te acuerdas? Tú te paseabas por tu dormitorio con ansiedad, todavía furiosa conmigo por haber echado a perder tu sueño de sir Galahad, y furiosa contigo misma por haber hecho una escena. Y yo entré por la ventana.

47


De Kerea y Sofia para Meca —Intenté echarte de allí empujándote. —Con una caída de dos pisos por debajo de mí, por cierto. Me encanta cuando te pones hecha una fierecilla, querida. Cuando muerdes y arañas... Todavía tengo cicatrices en mi hombro allí donde me clavaste las uñas. —Su voz hacía que los recuerdos aflorasen—. Toda esa fiereza, y tú pensabas que era rabia. —¡Lo era! —Era pasión. Madeline no saldría vencedora de aquel combate. En el torbellino de sensaciones que la había poseído aquella noche, no había reconocido ninguna emoción. Todas habían sido nuevas y frescas, ásperas como vino recién salido del lagar e igual de embriagadoras. Madeline no había sido ella misma... o quizá no era la mujer que creía ser. —Tú también estabas furioso. —Lívido. No admitía que pudieses tirar por la borda lo nuestro... —No tiré nada por la borda. —¿Por qué se obstinaba en dar tanta importancia a un pasado que ya había quedado muy atrás—. No teníamos nada. Nada que fuese real. —Pues cuando ceñiste tus piernas alrededor de mis caderas y respondiste a cada una de mis embestidas, todo pareció muy real. —Basta —dijo ella e intentó taparse los oídos. Agarrándola por las muñecas, Gabriel la obligó a bajar los brazos. Su aliento le acarició la oreja, su voz ronca y demasiado profunda. —Cuando te corriste, tu interior me aferró y me acarició como ninguna otra mujer lo había hecho jamás. Madeline intentó librarse de su presa. —¡No me hables de otras mujeres! —¿Celosa, querida? No tienes por qué estarlo. ¡Cómo odiaba Madeline esa sonrisa suya! —Tu pasión hace que sea imposible superarte. —Sin soltarle las muñecas, la envolvió con sus brazos para mantenerla inmóvil dentro de su abrazo—. Nunca olvidaré aquellos sonidos que emitías... no los tenues sonidos propios de una dama, sino auténticos alaridos de placer. Pensé que tu padre irrumpiría en la habitación y nos obligaría a casarnos a punta de pistola. —Mi padre no estaba en casa. —No, por supuesto que no. Nunca se podía contar con él. Y con una amargura que sonó tan profunda como un pozo, añadió—: Como de costumbre, ese bellaco lo estropeó todo.

48


De Kerea y Sofia para Meca —Él no estropeó nada. Fuiste tú quien lo hizo. —Vuelves a mentirte a ti misma. Tu padre nos separó. Intentas afirmar que fui yo el culpable, pero es él quien te ha llenado de cicatrices. Aquella astilla de verdad se clavó tan hondo que el dolor la obligó contene r la respiración. —¡Eso que dices es atroz! —¿Lo es? —Como un gato inmóvil ante el agujero de un ratón, Gabriel la observó en el espejo. Madeline intentó soltarse. —¡De acuerdo, lo admito! A causa de mi padre aborrezco el juego. Pero eso es puro sentido común. He visto el daño que puede causar el juego. —Sólo cuando lo dejas de controlar. ¿Me has visto perder el control alguna vez? —Gabriel rió suavemente, y respondió a su propia pregunta —: Sí, lo viste en una ocasión. Traicionero, ávido de caricias, deseoso de volver a encontrarse entre los brazos de Gabriel, el cuerpo de Madeline reaccionó... mientras ella miraba. Gabriel era demasiado listo. Mientras la mantuviese abrazada de aquella manera, ella veía lo mismo que él y no podía negar el rubor que había teñido sus mejillas, cómo sus senos

se

hinchaban

por

encima

del

escote

de

su

vestido

azul,

o

el

estremecimiento que iba descendiendo a lo largo de su espalda. Gabriel la atrajo inexorablemente hacia sí. Su calor la calentó como el sol de Italia. Madeline sentía el pecho de él contra su espalda. Contra su trasero, sentía la fortaleza de su deseo. Y en lo más profundo de su corazón, quería, deseaba, más allá del sentido común y la autodisciplina. —Maddie... Ella había soñado con esa voz, con esa respiración abrasadora en su oído, y por un instante cerró los ojos y fingió que el tiempo no existía, y que Gabriel era el amor de su vida. Pero entonces él dijo: —Maddie, abre los ojos. Cuando lo hizo, Gabriel la estaba observando con aquella intensidad felina. Deslizó las manos hacia abajo hasta ponerlas sobre el dorso de las suyas. Las levantó, las guió... y Madeline se encontró sosteniendo sus propios pechos. Atónita, se debatió tratando de zafarse. —No. Espera. Mira. —Aquella voz condenadamente seductora, su aliento acariciándole el oído... Y ella se quedó inmóvil, su mirada paralizada y cada uno de sus sentidos en alerta.

49


De Kerea y Sofia para Meca Él la guió delicadamente. Con la punta de sus propios dedos, Madeline trazó círculos alrededor de sus pezones. Con las palmas frotó la curva inferior. Y cuando él hizo que sus manos apretaran su propia carne dolorida, Madeline gimió. Una vez. Con un sonido corto y seco. No había manera de negar aquel gemido. Gabriel tenía su triunfo. Po día reírse de ella si quería. Pero él mantuvo los ojos entornados por la concentración y colocó los brazos de Madeline alrededor de su propia cintura. Entonces las manos de él se alzaron para darle placer. Las palmas de Gabriel le rodearon los pechos, sopesando su forma y su peso... Tomándole los pezones entre el índice y el pulgar, se los pellizcó ligeramente, apretándose contra

ella

para

acrecentar el

anhelo. Medio

desfalleciente de deseo, Madeline se debatía por girarse entre sus brazos, pero él la mantuvo inmóvil, lamiendo su oreja para morderle levemente el lóbulo después. La cabeza de Madeline se apoyó en el hombro de él. Cada inspiración que hacía estaba impregnada por su propio deseo y la abrumadora pasión de él. Las caderas de Gabriel se movieron en un lento contoneo, lascivo y sugerente. —¿Te acuerdas de aquella primera vez? Tú eras virgen, Maddie, yo te hice estremecer y suspirar. Ahora tu cuerpo está abierto a mí. Piensa... piensa en lo que podría hacerte esta noche. —No. —Gracias al cielo, Madeline todavía conservaba una pizca de sensatez—. No. Gabriel le dio la vuelta para ponerla de cara a él. —¿No? —Esbozó una de aquellas sonrisas con demasiados dientes y sin suficiente encanto—. ¿Durante cuánto tiempo piensas que podrías seguir negándote si te besara? —No. —¿Si te besara así? Acariciándole los labios con los suyos, Gabriel inflamó recuerdos de minutos furtivos en el jardín bañado por el sol, de encuentros a medianoche fuera de una sala de baile atestada. Madeline había besado a otros hombres durante su periplo europeo: italianos, españoles, incluso un soldado francés que había desertado de su unidad. Porque otros hombres seguramente podrían borrar de su mente el recuerdo de los besos de Gabriel. Pero no fue así. Ninguno de ellos besaba como él. Ninguno de ellos se tomaba el tiempo necesario para reseguir la forma de la boca de Madeline, para susurrarle ardientes palabras de amor, para abrir sus labios y...

50


De Kerea y Sofia para Meca —Deja de pensar en ellos —murmuró Gabriel—. Piensa en esto. Sosteniéndole la cabeza con un brazo, la inclinó hacia atrás y poseyó su boca con una firme presión. Sus labios abrieron los de Madeline. Su aliento se deslizó garganta abajo, llenando los pulmones de Madeline con su vitalidad. Ella lo paladeó ávidamente, saboreó el regreso de una pasión que se había escabullido, dejando un fuego que ardía como la cola de un cometa. Aquello le recordó la primera vez que habían hecho el amor. Gabriel cuidaba de no ha cerle daño, pero no consentía oposición alguna. Usaba su lengua para obligarla a recordar los ritmos viscerales que habían experimentado antes. Y que volvían a experimentar ahora. Como el redoble de un tambor, Gabriel la exploraba con ardor. Cuando ella intentó permanecer pasiva, la buscó e hizo que le siguiera en una danza cambiante de dientes, lenguas y labios. Obtenía placer de ella, y lo daba en igual medida, y esa sensatez de la que Madeline se había enorgullecido hacía tan sólo un instante se desvaneció entre una oleada de anhelo. Sus brazos rodearon el cuello de Gabriel. Se pegó a él, su corazón palpitando contra el de él, buscando aliviar el dolor que sentía en los senos. Quería restregarse contra él igual que una gata, marcándolo como suyo. Su mente sabía que Gabriel no le pertenecía, pero su alma reconocía a su pareja. Madeline lo deseaba. Quería decirle que sí. Gabriel le subió la falda con un ágil movimiento. El aire acarició sus piernas desnudas. Madeline deslizó su pantorrilla a lo largo de la de él. Gabriel rió suavemente sin dejar de besarla. Por un instante la decepción hizo presa en Madeline. Gabriel se estaba riendo de ella. No podía soportar eso. Entonces él volvió a introducirle la lengua y sus manos descendieron para desnudar su trasero y rodearlo, levantándola para que recibiera su acometida. Madeline sintió contra su vientre la larga y dura prueba del deseo de Gabriel... Era irresistible. Era aquello con lo que ella había soñado, las embestidas de él contra su cuerpo, la promesa de un placer pleno. Madeline fue engullida por una ola de pasión. Apartando la cabeza, Gabriel la miró a los ojos. Sus dedos le acariciaron los muslos y Madeline supo sin la menor duda que él estaba totalmente entregado en ese momento. Y entonces, firmemente empujada por una mano severa, la puerta se abrió de golpe.

51


De Kerea y Sofia para Meca

Capitulo Siete

Madeline dio un respingo. Gabriel dejó caer su falda y soltó un juramento. El ayuda de cámara de Gabriel estaba inmóvil en el vano de la puerta, mirándolos fijamente. Gabriel le sostuvo la mirada, negándose a apartar las manos de Madeline, negándose a sentirse culpable por lo que para él era tan natural como respirar: hacerle el amor a Madeline. Orgullosa y erguida como la duquesa que era, Madeline dijo: —Buenas tardes, MacAllister. Espero que haya gozado de buena salud últimamente. —Estupenda, excelencia, gracias. —La boca de MacAllister se movió como si masticase las palabras, y su rostro, que siempre parecía una manzana de otoño durante la primavera, se volvió todavía más arrugado cuando frunció el entrecejo. No muy alto, de piernas arqueadas y escocés hasta la médula, McAllister había desaprobado a Madeline desde el primer momento. Había precedido el desastre. Y nunca se lo había permitido olvidar a su amo. Gabriel lo miró fijamente, desafiándolo a hacer algún comentario. Pero antes de que el criado pudiera hablar, Madeline empezó a apartarse de Gabriel, que se tensó por un instante, pero luego la soltó. Grácil, Madeline fue hacia la puerta. MacAllister, maldito viejo cobarde, se apresuró a hacerse a un lado. Madeline era más alta que él y eso explicaba al menos en parte la deferencia de MacAllister. Antes de que Madeline saliese al pasillo, Gabriel dijo: —¡Una pregunta, excelencia! Ella titubeó. No quería tener que mirarlo a la cara, pero aun así lo miró por encima del hombro en un gesto de coquetería involuntaria. —¿Qué? —¿Rumbelow sabe quién eres? Ella parpadeó.

52


De Kerea y Sofia para Meca —No. —¿Nunca lo habías visto antes? ¿Estás segura? —Nunca. Gabriel asintió. —Adelante, pues. Madeline le hizo una reverencia tan sarcástica que Gabriel bajó la cabeza como un toro que se dispone a embestir y fue hacia ella. Madeline se apresuró a alejarse pasillo abajo. Gabriel la siguió con la mirada, tratando de encontrar alguna satisfacción en su huida aun sabiendo que no hallaría ninguna hasta que Madeline volviese a su cama. Ella todavía no se había dado cuenta, pero, desde el momento en que puso los pies en suelo inglés, su etapa como mujer independiente había llegado a su fin. Gabriel no se asombraba ante la buena suerte que los había reunido allí. Había intuido que Madeline podría asistir a la partida organizada por Rumbelow, y Gabriel siempre tenía buena suerte. Con expresión de disgusto, MacAllister dijo: —Deberíais haberme advertido de que volvíais a correr detrás de esas faldas. Gabriel no se había esperado la punzada de deseo que sintió al ver a Madeline. Nada podía haberlo preparado para eso. —¿Qué hubieses hecho tú? Metiendo dentro a Gabriel de un empujón, MacAllister cerró la puerta. —Os dejaré para ir a trabajar en el manicomio de Bedlam, donde no son tan insensatos como vos. —Tú odias a las mujeres —observó Gabriel—. Nunca has aprobado a ninguna de mis mujeres, y si has de tener a una mujer cerca, quieres que sea mansa y callada. —¿Qué hay de malo en eso? —Nada, excepto que Dios no las hizo de esa manera. —Sí las hizo así, pero no a vuestra duquesa. —Vale, no a mi duquesa MacAllister había despotricado como un basilisco a raíz de la huida de Madeline, citándola como un claro ejemplo de que las mures no valían nada. Gabriel no estaba de acuerdo con su ayuda de cámara, pero por aquel entonces tenía otras cosas en la cabeza. Los franceses habían declarado la guerra a Inglaterra. Gabriel había tomado parte en la organización de la defensa de la costa. Y mientras estaba fuera, su hermano había sido víctima de los sucios ardides de un canalla y Jerry se había alistado en la armada inglesa.

53


De Kerea y Sofia para Meca Cuando Gabriel se enteró de los problemas que había tenido Jerry, el muchacho ya estaba en alta mar. Aquella época espantosa había culminado con la muerte de Jerry y la pena eterna de Gabriel, porque era él quien tenía la responsabilidad de cuidar de su querido hermano menor, y en su obsesión por Madeline no había sabido hacerlo. . Además, y a pesar de toda la pasión que había entre ambos, Madeline lo había humillado huyendo de Inglaterra. La furia abrasadora de Gabriel fue enfriándose con el tiempo hasta convertirse en una gélida e implacable rabia. Gabriel sabía que algún día ella volvería a estar al alcance de su mano, y había jurado vengarse de aquella mujer que había cautivado su alma para luego abandonarlo a causa de... oh, no a causa del juego, sino por miedo. Madeline temía a cualquier hombre al que no pudiese dirigir y controlar. Despojándose del corbatín, Gabriel lo dejó caer encima del montón de ropa blanca para lavar. —Pues entonces quitaos la camisa y daos prisa. La primera llamada para la cena no tardará en sonar, y queremos estar allí para ver a los jugadores. — MacAllister recogió la ropa sucia y fue hacia el vestidor, para volver de él con una camisa recién planchada—. Debí saber que al final permitiríais que esa mujer apartara vuestra mente de la venganza. —¿Porque soy un debilucho, quieres decir? —Sonriendo burlonamente, Gabriel se puso la camisa. —Más flojo que el agua, si permitís que esa joven vuelva a clavaros las garras. —Estaba intentando hacerla marchar. —La sonrisa de Gabriel se aplanó—. Éste no es lugar para una mujer. En eso MacAllister estuvo de acuerdo. —¡Están por todas partes! Doncellas y damas que corretean de aquí para allá, preguntándome con sus voces chillonas dónde hay una plancha y cómo se hace para avivar el fuego. ¡No sé por qué Rumbelow ha permitido que las mujeres vengan a una partida de cartas! —Querrás decir que no sabes por qué ha insistido tanto en que vengan. —No me gusta —dijo MacAllister, pasando la camisa por encima de la cabeza de Gabriel. Gabriel entrevió el cuero cabelludo de su ayuda de cámara a través de los escasos mechones pelirrojos que apenas le cubrían la parte superior de la cabeza. —A mí tampoco. —Rumbelow era un auténtico canalla de pies a cabeza, pero ni MacAllister ni Gabriel entendían por qué las familias de los jugadores se hallaban presentes en una partida tan importante—. ¿Piensa valerse de la

54


De Kerea y Sofia para Meca confusión creada por las mujeres para hacer trampas en la partida? ¿Piensa raptar a alguna muchacha...? —He conocido a la joven lady Thomasin, muy hermosa y muy inocente. Justo el tipo de chica que le gusta a Rumbelow. —Y sin duda también es lo bastante estúpida como para que le guste Rumbelow. —No lo creo. Pareció fugazmente deslumbrada por su encanto, pero tan pronto Rumbelow desvió su atención, lady Thomasin empezó a mirarlo con muy malos ojos. —Gabriel se había sentido bastante complacido ante el rencor que Thomasin parecía albergar—. Es su madre la que quiere a Rumbelow para su hija. —Mujeres —resopló MacAllister—. Nunca son lo bastante listas para ver el fraude. —Jerry tampoco lo vio —dijo Gabriel sombríamente. La voz de MacAllister sonó todavía más hosca que de costumbre mientras le abrochaba el cuello de la camisa. —No; es cierto. —Como no le gustaba explayarse sobre la insensatez de un hombre, especialmente la del querido hermano menor de Gabriel, añadió—: Razón de más para que mantengáis vuestra cabeza a salvo de los ardides femeninos y concentrada en vuestra misión. —¿Ya vuelves a quejarte de Madeline? —Suspiró Gabriel—. Primero intenté hacerla marchar asustándola con amenazas, y luego lo intenté con mi seducción. —Es el plan más necio que he oído jamás —dijo MacAllister, señalando la cama con la barbilla—. ¿Pensabais quizá que iba a marcharse después de haberla hecho enloquecer de placer? —La última vez funcionó. MacAllister lo miró, las manos en jarras. —Está bien —admitió Gabriel—. Hoy perdí la cabeza. —Como os ocurre siempre con ella. ¿Qué os hizo pensar que esta vez sería diferente? Gabriel lo miró sin verlo. Estaba viendo aquella lejana noche en Almack´s... Se apoyó contra la pared con indolencia para esperar a Madeline. Había conseguido lo que se proponía: adueñarse de una fortuna. Y eso le permitiría ser económicamente independiente de su futura esposa. Para él era una cuestión de orgullo. Gabriel podía ser un cazafortunas, pero no con Madeline. No viviría como su esposo-juguete, para ser tomado y dejado a voluntad, nunca el señor de su propio hogar, ni siquiera un socio en el matrimonio. Ahora la esperaba para anunciarle su triunfo. Durante el tiempo que había tardado en conocer a Madeline y enamorarse de ella, Gabriel la había evaluado.

55


De Kerea y Sofia para Meca Ella vivía para dirigir las vidas de quienes la rodeaban. Ahora se imaginaba que también dirigiría la de Gabriel, por lo que aquella noticia no l e gustaría nada. Pero el anillo de compromiso estaba en el dedo de ella, el anuncio de los esponsales había sido publicado en el Times y la fecha de la boda había sido fijada. Tres semanas después ella sería suya. Pronto, pero no lo suficiente. Cuando llegó, Madeline había entrado con toda la dignidad y deseabilidad de una reina egipcia. Llevaba un magnífico vestido de seda rosa que reseguía perfectamente su figura. Su negro cabello iba recogido en lo alto de la cabeza y plumas rosa se mecían todavía más arriba. Llevaba la barbilla levemente elevada y los hombros erguidos, su paso era largo y lento y... un tanto desacompasado. Gabriel se apartó de la pared. Ella lo sabía. Ya lo sabía. Estaba furiosa. Lívida. Él no había previsto aquello. Al principio ella no lo había visto, y él centró su mirada en ella, jugando a lo que jugaba siempre: conseguir que Madeline le mirase. La cabeza coronada de plumas describió un cuarto de círculo v lo localizó junto a la pared. Lo miró fijamente, sin sonreír. Luego se volvió y le habló a Eleanor. La pobrecita Eleanor, que había intentado detener a su prima poniéndole una mano en el brazo. Madeline se zafó y fue hacia Gabriel. Gabriel también empezaba a enfadarse. Se preparó para la batalla, pero pensó que la batalla tendría lugar en una sala vacía o en los jardines oscurecidos. Nunca imaginó que empezaría allí, donde todos los presentes podían verlos, con Madeline abofeteándole la mejilla, y que terminaría cuando ella huyera corriendo de él, su compromiso roto. El recuerdo de aquella escena lo llenó de una furia fría y tonificante, y dijo: —Tengo una cuenta pendiente con ella. —Cada cosa a su tiempo —dijo McAllister, entregándole un corbatín pulcramente almidonado. Sin replicar, Gabriel intentó hacer el nudo conocido como «ca scada». El primer intento fracasó. Probó con otro. Era persistente, tanto en el atarse los corbatines como en el vengarse. Vengarse de Rumbelow. Vengarse de Madeline. —¿Has averiguado dónde tendrá lugar la partida? —En la Casa de la Viuda, que queda separada de la mansión principal. Aquello tenía sentido. Fuera cual fuese la estafa que había planeado Rumbelow, querría que sus víctimas se encontraran muy lejos de cualquier posible ayuda. Satisfecho al fin con el nudo, inspeccionó su corbatín en el espejo. —Esta noche irás allí y echarás un vistazo —le dijo a MacAllister. —Lo intentaré,

56


De Kerea y Sofia para Meca pero os advierto de que Rumbelow ha contratado un ejército de mercenarios para que vigilen la propiedad. Mirar por la ventana bastó para que casi me descubrieran. Cogiendo su chaqueta azul oscuro adornada con ribetes dorados, Gabriel preguntó: —Así que Rumbelow espera problemas, ¿eh? —O quiere crearlos. —MacAllister le sostuvo la chaqueta y le ayudó a ponerse aquella prenda tan ceñida al cuerpo—. Sólo por curiosidad... ¿por qué le preguntasteis a la moza si conocía a Rumbelow? —Juraría que Rumbelow la reconoció. —Pero ¿negó conocerla? Más engaños. Mal asunto, mal asunto. MacAllister meditó—. Se parece mucho a su prima. Quizás él conoce a la otra moza. —Maddie está fingiendo ser su prima —le informó Gabriel, regocijándose del horror que apareció en el rostro de MacAllister—. Finge ser la acompañante de lady Thomasin para así poder impedir que su padre participe en la partida. —Eso no tiene ningún sentido. —En realidad sí que lo tiene. Lord Magnus ya la ha arruinado con esa apuesta que perdió contra Knight. Ahora ella cree que intentará recuperarse con más apuestas, y su padre depende de la suerte, no de las probabilidades. —Pues entonces ella debería hacer acto de presencia como duquesa y decirle... —Incluso MacAllister, beligerante como era, comprendió el apuro en que se hallaba Madeline. —Si apareciese como ella misma, sería objeto de mucha atención y, si le rogara a su padre que no tomase parte en la partida, el orgullo lo obligaría a quedarse. Después de todo, él no querrá tener que cargar con la etiqueta de estar atado a unas enaguas. —Eso era algo que no gustaba a ningún hombre, especialmente a un padre que había sido lo bastante insensato como para apostar la mano de su hija. Gabriel no entendía la devoción que Madeline sentía por su padre. Había visto una y otra vez los nefastos resultados de ella. Lord Magnus prometía ir a visitarla, pero luego no aparecía, sin acordarse siquiera de enviar una nota diciendo que lamentaba no poder ir. Prometía ocuparse de alguna tarea en sus propiedades, pero luego no movía un dedo. Madeline nunca se quejaba. Siempre sonreía valerosamente. Pero Gabriel sabía cuánto la hería el abandono del que la hacía objeto su padre, y no se lo perdonaba. Si alguien iba a hacerle daño a Madeline, Gabriel quería que ese alguien fuese él. Como un muchacho codicioso, quería para sí toda la atención de ella. —¿Y entonces qué piensa hacer? —preguntó MacAllister.

57


De Kerea y Sofia para Meca —Sospecho que planea acercársele sigilosamente, darle un susto de muerte y obligarle a que se vaya de aquí sin que nadie sepa el motivo. Su abandono parecerá fruto de su propia excentricidad. MacAllister no deseaba admitir que Madeline había sabido urdido un buen plan. —Humm. Gabriel volvió a inspeccionarse en el espejo. Se veía apuesto y a la moda, como un hombre al que sus ropas le importan más que ninguna otra cosa. Eso era lo que quería que viese Rumbelow. Volvió a preguntarse a qué clase de juego estaría jugando el anfitrión. Temía que no fuese un juego de azar, sino un plan cuidadosamente concebido para desplumar a todo el mundo, y acaso acabar con sus vidas. —Me pregunto por qué lord Magnus no ha llegado todavía. —No lo sé. —McAllister pasó un cepillo por los hombros de Gabriel —. Pero que ella os distraerá. —¿Madeline? —Pensó en la escena que acababa de tener lugar, cuando la había estrechado entre sus brazos y le había demostrado que todavía lo deseaba. Al mismo tiempo había demostrado que él también la deseaba, pero eso Gabriel siempre lo había sabido—. Oh, te aseguro que lo hará. Disfrutaré de cada momento de esa distracción. Dando un paso atrás, MacAllister lo observó escépticamente. —¿Qué pretendéis de la moza? —Quiero que pague por lo que me hizo. Que pague la humillación y los años de soledad en que hubiese debido estar a mi lado. Madeline volvería a ser suya. Se entregaría totalmente a él, y cuando lo hubiese hecho... Metiendo la mano en su valija, Gabriel sacó un guante de mujer, amarilleado por los años y gastado por haberlo llevado consigo a todas partes. MacAllister lo reconoció; sabía muy bien lo que significaba. —Vuestro hermano... Gabriel se volvió hacia su ayuda de cámara. —¿Realmente crees que dejaré de vengar la muerte de mi hermano? MacAllister se aclaró la garganta. —Por supuesto que no. —Me vengaré de Rumbelow. Y también tendré a Madeline de todas las maneras posibles. —Con una sonrisa que habría asustado a Madeline en caso de haberla visto, añadió—: Mi vida será mucho más dulce gracias a eso.

58


De Kerea y Sofia para Meca

Capitulo Ocho

Madeline entrelazó las manos en un gesto de orgullo mientras examinaba su obra. La luz de las velas destellaba sobre el vestido en tonos color cerceta de Thomasin, confiriéndole una riqueza de textura y matices superada únicamente por el brillo de la cinta plateada que se prolongaba por debajo del dobladillo, recogiendo la falda justo por encima de la rodilla. Madeline había cosido la cinta de flor plateada encima de la seda estropeada, y luego había colocado en el centro un solitario capullo de un intenso rojo. Debajo del vestido, Thomasin llevaba sus mejores enaguas de lino blanco, adornadas con satén y encaje blanco y tan finas que su pálida piel relucía a través de la tela cada vez que se movía. 'I'homasin se miró en el espejo de cuerpo entero y acarició nerviosamente la cinta. —¿Qué opinas? —¿Del vestido? Es perfecto —contestó Madeline—. Es tan distinto que nadie sabrá nunca que fue un arreglo de emergencia. El efecto es sutil... la mayoría de las muchachas llevarán vestidos que permiten ver a través de la tela, o se habrán humedecido las faldas. —Con tu belleza y ese vislumbre de rodilla, las avergonzarás a todas. —¿De veras? —Thomasin sonrió de oreja a oreja—. ¿Eso piensas? —Predecir el éxito social se me da muy bien, y predigo el tuyo muy alegremente. —Y muy esperanzadamente, también. Madeline necesitaba algo que le impidiera pensar en el desastre que la esperaba. Un desastre que llevaba por nombre Gabriel. Thomasin se había ocupado de hacerse el peinado, y ahora sacudió la cabeza, haciendo que los rizos rubios danzaran alrededor de, sus redondas mejillas. —Pero... Madeline podía leer las transparentes emociones que pasaban por el rostro de la joven. —Pero ¿qué pasa con tu verdadero amor? ¿Es justo que salgas y lo pases bien si él no se encuentra aquí?

59


De Kerea y Sofia para Meca Volviéndose hacia Madeline, Thomasin le cogió las manos. —Sabía

que

comprenderías

mis

sentimientos.

Estás

dotada

de

un

entendimiento excepcional. Sí, Madeline estaba dotada de un entendimiento excepcional para ser una mujer completamente loca. Porque tenía que serlo. Después de casi cuatro años de exilio y aventura, había sucumbido a la misma trampa de la que había huido, y con apenas un murmullo de protesta. Había creído que sería capaz de ver a Gabriel, hablarle y comportarse con él de una manera cortés y distante. Después de todo, había dispuesto de cuatro años para distanciarse de aquella loca pasión, aquel exceso de amor. Pero en cambio había permitido que él la... la tocara. ¿Qué consejo podía darle realmente a Thomasin? ¿Huye del amor todo lo deprisa que puedan correr tus pies? ¿No permitas que el amor llegue a clavar sus garras en ti, porque en ese caso sufrirás una angustia eterna? Pero no. Madeline tenía que ser sensata. Su sufrimiento no tenía por qué transferirse a Thomasin. No si Madeline podía impedirlo, ciertamente lo impediría. —Bailarás cada baile, tomarás parte en las charadas, irás a montar y pasearás con las damiselas y los jóvenes, pero tú y yo sabemos que no encontrarás ninguna auténtica satisfacción en dichas actividades. Nada que importe. Son las conversaciones del corazón las que realmente importan, y las largas y tranquilas veladas con los seres amados. —Madeline no podía creer que estuviera soltando tales cursiladas. Pero no se sorprendió cuando Thomasin asintió vigorosamente. —Exacto, eso es lo que pienso. —Del mismo modo, la riqueza y el título de un hombre no le confieren ninguna importancia. Sólo un corazón bondadoso y una naturaleza auténtica pueden conferírsela. —¡Sí! ¡Exactamente! —El entusiasmo de Thomasin era contagioso. —Aun así, durante esta fiesta deseo que flirtees con caballeros adinerados y de buena posición social. Thomasin adelantó la barbilla obstinado. —Con el señor Rumbelow no. —Desde luego que no —dijo Madeline—. Pero habrá otros caballeros. Pretendientes apropiados, hijos de los jugadores. Tú ya sabes quiénes son: lores y caballeros ricos. —Sí —asintió Thomasin. —Escoge uno y utiliza tu encanto sobre él. Verás lo fácil que es. Cuanto dejes bien claro que has pasado de la hosquedad a la vivacidad todos acudirán para hacer

corro

alrededor

de

ti.

—La

60

expresión

de

Thomasin

empezó

a


De Kerea y Sofia para Meca ensombrecerse nuevamente, y Madeline se apresuró a añadir—: En realidad no lo pasarás muy bien, pero ofrecerás una imitación tan buena que nadie se dará cuenta. Thomasin volvió a animarse. —Es cierto. —Ahora ponte los guantes y vayamos con tu madrastra. Las dos fueron por el pasillo hasta el dormitorio de lord y lady Tabard, para encontrarse allí a la doncella de la dama muy ocupada introduciendo la abundancia de lady Tabard en un vestido. El estampado era de rosas tan abrumadoramente grandes que recordaron a Madeline el tapizado de una silla de la sala de Rumbelow. Discretamente, desvió los ojos. Lady Tabard le echó una mirada a Thomasin y chilló: —Thomasin Evelyn Mary Charlford, ¿qué le ha sucedido a tu vestido nuevo? El bonito color que había aparecido en las mejillas de Thomasin se desvaneció mientras bajaba la mirada hacia su vestido. —¿No os gusta? La señorita De Lacy quiso añadirle un toque continental. —¿Un toque continental? —El rojo subió por el robusto cuello, y los mofletes de lady Tabard—. ¡Señorita De Lacy, yo difícilmente llamaría un toque continental a eso! Asumiendo un aire sumiso, Madeline dijo: —Encontré tanta cinta plateada entre los avíos de lady Thomasin que enseguida comprendí qué era lo que usted deseaba. Los ojos de lady Tabard se desorbitaron mientras contemplaba la flor colocada en la cinta sobre la rodilla de Thomasin. —¿Qué dice...? —Tenía usted razón, naturalmente. Este tipo de realce está haciendo verdadero furor en Europa, pero desde mi regreso no he visto a ninguna joven que luzca dicho estilo. —¿Qué opinas tú, Zipporah? —preguntó lady Tabard. Zipporah se encogió de hombros. —Yo nunca sugeriría tal cosa —dijo. —Por supuesto que no —coincidió Madeline con tono respetuoso—. Una doncella de gran señora que conoce sus obligaciones tan bien como usted sabe que semejante innovación sólo es para una joven debutante, no para una dama que ya ha establecido su propio, estilo, como lady Tabard. Y por cierto que es un estilo muy elegante. —Brevemente Madeline se preguntó si la fulminaría un rayo por mentir tanto—. Lady Thomasin será la nueva sensación del ton —le aseguró a lady Tabard. Al fin había dicho lo apropiado, porque lady Tabard dio un paso atrás, volvió a

61


De Kerea y Sofia para Meca examinar el vestido y emitió una especie de siseo. —Sí, ya veo a qué se refiere. Es bastante atrevido. —¿Verdad que si? —terció Thomasin, dirigiendo una sonrisa a su madrastra. Las cejas de lady Tabard se elevaron bruscamente y su boca esbozó fugazmente

lo

que

pareció

una

sorprendida

sonrisa.

Después

sus

cejas

descendieron, y dijo: —No te pases de la raya, hija mía. Ser la sensación del ton es una gran responsabilidad para alguien tan joven como tú. —Sí, señora —respondió Thomasin con apropiada sumisión. Iady Tabart inspeccionó el atuendo de Madeline, un vestido de noche verde oscuro y sólo adornado con un poco de trenzado verde alrededor del púdico escote. Madeline había reñido a Eleanor por hacérselo llevar; pero ésta había replicado que era un vestido muy apropiado para la acompañante de una dama. Aparentemente lady Tabard estaba de acuerdo con ella, ya que asintió. —Eso está mejor —dijo—. Muy aceptable, señorita De Lacy parece que si se ocupa de mantener la compostura y la vestimenta apropiada estará con lady Thomasin durante mucho tiempo. Ninguna fuerza en la Tierra habría conseguido persuadir a Madeline de que se quedara allí más tiempo del necesario para ver a su padre y hacerlo regresar a casa. No después de su propio comportamiento en el dormitorio de Gabriel. Desgraciadamente, aquella noche tendría que verlo. Pidió a Dios que su padre se diera prisa en llegar. Pero nada en su porte apropiadamente dócil reveló ningún indicio sobre el torbellino de sus pensamientos. Le agradezco su generosidad, lady Tabard . —Bien —dijo ésta cogiendo su abanico—, y ahora bajemos a cenar. Rumbelow, como se llamaba a sí mismo ahora, casi pudo paladear el dulce sabor de la gratificación mientras contemplaba su sala de estar. La estancia, grande y cómoda, se hallaba iluminada con velas. En ella, Rumbelow había reunido a nueve hombres tan devotos del juego que estaban ciegos a cualquier posible peligro que pudieran correr sus familias. A la orden de Rumbelow, habían traído consigo a sus esposas e hijas de edad casadera para que disfrutaran de un poco de diversión campesina en aquella «fiesta hogareña». Rumbelow se asombraba constantemente ante los ricos y su credulidad. El ya anciano lord Achard estaba sentado en un sillón, su pierna aquejada de gota puesta encima de una otomana y su bastón firme mente sujeto entre sus nudosos dedos. Él y lord Haseltine, que eran muy buenos amigos, estaban debatiendo vehementemente una mano de whist jugada treinta años atrás en Hampton Court. El heredero de Haseltine, un joven de diecisiete años de rostro

62


De Kerea y Sofia para Meca granujiento y muy poco dado a relacionarse socialmente, los escuchaba con suma atención. Las dos hijas de lord y lady Achard permanecían de pie junto a la pared, abriendo mucho los ojos mientras contemplaban cómo el apuesto y muy bien educado señor Dartel conversaba con la mayor de las señoritas Vavasseur. Aparentemente las jóvenes de la familia Achard habían desarrollado un intenso anhelo por Dartel, anhelo que se hallaba destinado a verse frustrado, porque Dartel sólo estaba interesado en el juego y en su querido ayuda de cámara, Norgrove. Dartel estaba completamente enamorado de Norgrove, lo cual habría sido un escándalo si alguien más estuviera al corriente del asunto. Nadie lo estaba excepto Rumbelow, quien siempre se aseguraba de conocer los secretos de todo el mundo. El marqués de Margerison y su imperiosa esposa contemplaban con cariño a su único hijo y heredero, lord Hurth, mientras éste hablaba de sus caballos a una de las aburridas señoritas Vavasseur La mirada desdeñosa de Rumbelow se entretuvo en el atuendo de Hurth. Un joven cuyo estómago no paraba de crecer nunca debería llevar una chaqueta plateada con la cintura ceñida y relleno en los hombros. Todos los integrantes de la familia eran unos pesados y unos estúpidos, pero no había ninguno en el que dichas características fueran más visibles que en el joven Hurth. El hijo mayor del barón Whirtard, Bernard, estaba haciendo caso omiso de las argucias de la señorita Jennifer Payborn, la única hija del señor Fred Payborn, un comerciante en carbones conocido por su escasa habilidad con las cartas y su capacidad para recuperar inmediatamente sus pérdidas en su negocio. El señor Payborn podía tener una suerte pésima en las cartas, pero poseía el toque del rey Midas en lo referente a ganar dinero, y además estaba muy encariñado con su querida hija. Le compraría a Bernard si ella así lo deseara. Le compraría su vida cuando tuviera que hacerlo. En lo que a Rumbelow concernía, los Greene eran un simpático par de bobos que sólo servían para producir hijas, sonreír vacuamente y jugar a las cartas. Esta vez, sólo el señor Greene iba a jugar— Rumbelow no quería que hubiese distracciones románticas en la mesa de juego, así que sólo había invitado a hombres a la partida—, pero sabía que la señora Greene había llegado a apostar una propiedad entera a una carta. Los jóvenes conversaban y flirteaban, haciendo cuanto podían para encontrar una pareja rica y con título entre sus pares. Las damas mayor edad, madres y matronas, permanecían sentadas juntas, tazas de té en sus manos mientras

63


De Kerea y Sofia para Meca evaluaban con aguda mirada descendencia y discutían sus perspectivas. Lord Tabard había llegado durante la cena, y en aquel momento estaba sentado escuchando a su vulgar esposa de baja cuna mientras esta le reprochaba la ingratitud de su hija. Al parecer lady Thomasin Charlford, aquella rubia insípida, no deseaba perseguir a Rumbelow tal como se lo exigía su madrastra. La mirada de Rumbelow se detuvo en la joven. Cuando escapara de allí, se la llevaría consigo si así lo deseaba, pero no la deseaba. No cuando podía tener —sonrió— a la futura duquesa de Magnus. Ah, sí, su excelencia, Madeline de Lacy, se hallaba sentada en un rincón, vestida de manera muy sencilla y esforzándose por mostrar dócil y callada... una acompañante como era debido. Asistir a su débil intento por encajar en el papel suponía una deliciosa diversión a Rumbelow. Se preguntó por qué estaba ella allí. ¿Sería una travesura, un atrevimiento? ¿O andaba persiguiendo a lord Campion, su amor perdido? Perdido, a juzgar por todas las fuentes, debido a su pro pía culpa. Rumbelow lo pasaría en grande descubriéndolo, y no le preocupaba que ella lo reconociera. ¿Por qué iba a hacerlo? Una duquesa inglesa por derecho propio no prestaba la menor atención a un sirviente en un balneario belga. Y el de sirviente en un balneario belga sólo había sido uno de los muchos papeles que Rumbelow había interpretado en su época. Había descubierto que después de una gran estafa siempre era mejor pasar a un papel servil, porque quienes eran muy ricos ignoraban a los sirvientes con una serenidad rayana en la estupidez. A menudo, los criminales vivían bajo sus mismas narices. Raro era el noble que observaba lo que ocurría debajo de su nariz. Eso dirigió la atención de Rumbelow hacia lord Campion. Campion mantenía apoyado un codo en la repisa de la chimenea mientras contemplaba el fuego y bebía una copa de coñac, pareciendo un hombre al cual le importaba un comino que su antigua prometida se encontrase sentada a menos de cinco metros de él. La mirada de Rumbelow se centró en él. Le había alegrado mucho que Campion aceptase su invitación. Durante los últimos cuatro años nadie había conseguido atraer al reservado jugador a una partida, y la presencia de Campion aseguraba que todos aquellos que habían recibido una invitación la aceptarían. Ahora estaba allí, y su apuesta inicial de diez mil libras se hallaba a buen recaudo en Ia caja fuerte; pero Rumbelow no podía quitarse la molesta sensación de que había pasado algo por alto. Tal como con el resto de los presentes, había hecho que Campion fuera concienzudamente investigado.

64


De Kerea y Sofia para Meca Campion no tenía familia. Su medio hermano había muerto en Trafalgar. Su prometida lo había abandonado. Ahora vivía solo en su propiedad, utilizando su fortuna para acumular una fortuna aún más grande. El plan de Rumbelow no tardaría en dar fruto. Había tomado todas las medidas necesarias para no correr ningún riesgo cuando aquello hubiese terminado se embarcaría rumbo a Francia y se presentaría ante Bonaparte con unos cuantos secretos de primera categoría obtenidos durante su breve etapa en el Home Office. Era bueno disponer de una miríada de habilidades a las que recurrir, ha bilidades que le asegurarían un lugar seguro donde vivir y mucho honor. El reloj dio las nueve. Poniéndose en pie, Rumbelow dio un par de palmadas. —¡Atención! ¡Atención, por favor! Todos callaron y se volvieron hacia él con expresiones expectante s. Lo trataban como si fuera uno de ellos y, para un hombre que había nacido en los miserables barrios bajos de Liverpool, el respeto de aquellas personas era un triunfo particularmente raro. —Deseo hablarles de los distintos acontecimientos que he organizado para nuestra fiesta. —Rumbelow recorrió la habitación con la mirada posándola brevemente en cada una de las mujeres y proporcionándoles con ello una ilusión de interés que más tarde, pensó halagándose a sí mismo, debatirían entre ellas —. El desayuno será servido en el comedor, y les aconsejaría que estuvieran presentes allí a las once, porque no querrán perderse nuestra excursión. Por la tarde he preparado juegos y frivolidades... ¡en los acantilados que dan al mar! — Hizo una pausa para los oohs y los ahs—. Jugaremos al tenis y al croquet. En este mismo instante, mi cocinera está preparando una fabulosa cena que será repartida en cestas y servida bajo las tiendas. Yo iré andando hasta los acantilados. Les invito a todos a que me acompañen, pero he preparado carruajes para aquellos que no quieran ir andando. Les prometo una ta rde de lo más festiva, que será seguida por... ¡un baile por la noche! Más oohs y ahs. —El baile tendrá lugar en el magnífico salón Azul de Chalice Hall. Todavía no me atrevo a enseñarles la estancia, pero les prometo que está decorada de un modo que seguramente les complacerá. Ardo en deseos de ver a nuestras hermosas damas vestidas con sus mejores galas. Darnel alzó su monóculo y examinó a las jóvenes damas con un interés fingido y levemente ridículo. Así que no quería que nadie reconociera su predilección. Demasiado tarde, Rumbelow ya lo sabía. —Y al día siguiente nos prepararemos... —Rumbelow hizo un ademán

65


De Kerea y Sofia para Meca ostentoso— para la Partida del Siglo. Todo el mundo aplaudió. —La partida dará comienzo a las nueve de la noche en la Casa de la Viuda, no muy lejos de Chalice Hall. Quienes se encuentran alojados en el ala Sur pueden divisarla desde sus ventanas. He hecho preparar dormitorios para los que necesiten descansar. —Yo no lo necesitaré —dijo Darnel alegremente—. ¡En una ocasión estuve jugando a las cartas durante tres días seguidos! —No todo el mundo tiene su aguante, señor Darnel. Natural mente habrá refrigerios disponibles en todo momento. Jugaremos hasta que tengamos a nuestro ganador. Preveo que eso requerirá de un día, así que... —volvió a hacer un gesto con la mano y todo el mundo se inclinó hacia delante— mientras jugamos habrá carruajes para que lleven a las familias a Crinkle Downs. El pueblo es pintoresco y hay una iglesia realmente preciosa, así como un salón de té que sirve los mejores pasteles que he tenido el placer de probar jamás. ¡A decir verdad, son los pasteles del salón de té Two Friends los que me convencieron de que alquilara Chalice Hall para la ocasión! Las damas asintieron, especialmente la bastante entrada en carnes lady Tabard, que disfrutaba de la comida con más entusiasmo de lo que se consideraba decoroso. Rumbelow adoptó una expresión de malicia juvenil. —Ya sé que no está nada bien, pero admito que espero ganar. Todos rieron, y monsieur Vavasseur lo amenazó con el dedo. —¡Non, non, está muy mal que el anfitrión abrigue semejantes anhelos! —Un hombre tiene que estar loco, o ser un mentiroso, para no desear ganar cien mil libras. —Rumbelow observó cómo los jugadores contenían la respiración con un jadeo colectivo, cómo sus ojos, se iluminaban y les temblaban los dedo s. Sí, estaba haciendo lo correcto al obligarlos a esperar, al acrecentar la excitación. Estarían tan concentrados en el juego que Rumbelow podría robarles la ropa que llevaban puesta y ellos no se darían cuenta .Todos pueden conservar su apuesta previa hasta el mediodía del día en que se empezará a jugar. En ese momento podrán colocarla personalmente en la caja fuerte que hay en la Casa de la Viuda, y allí permanecerá hasta que alguien lo gane todo al final de la partida. Campion cruzó las piernas con aparente aburrimiento. Rumbelow sabía cómo despertar su interés. —Todavía nos falta un jugador. Como todos saben, las reglas dejaban muy claro que si había probabilidades de que fuesen a llegar tarde podían reservar su sitio enviando por anticipado su apuesta previa, y ese caballero así lo ha hecho.

66


De Kerea y Sofia para Meca Pero la partida empezará dentro de dos días a contar desde ahora mismo... — señaló el reloj de péndulo— y si el caballero no ha llegado para el mediodía del día de la partida, que será cuando todo el mundo deposite sus diez mil libras en la caja fuerte, entonces perderá su apuesta. Un suspiro colectivo recorrió a la multitud de invitados. La duquesa de Magnus se irguió un poco más en su asiento, y su patética ilusión de mansedumbre se desvaneció. —Así que si ese jugador no ha hecho acto de presencia en el momento fijado, declaro que los jugadores celebrarán una ronda preliminar para hacerse con esa apuesta. —Un murmullo de excitación y placer llenó la sala, pero Rumbelow le puso fin con una mano levantada—. La apuesta inicial de la que estoy hablando no son diez mil libras. En realidad es un objeto que vale más de diez mil libras, de hecho, ha sido valorado en más de trece mil libras. Las mujeres dejaron escapar exclamaciones ahogadas. Los hombres murmuraron ávidamente. —Así que esperamos que este jugador desconocido no llegue a tiempo —dijo lady Tabard. —Un pensamiento nada caritativo... pero sí. —Rumbelow se alisó el bigote. Desde luego, a las damas les encantaría ser propietarias de ese objeto. —Por favor, señor Rumbelow, ¿no nos dirá qué es? –preguntó la segunda hija de los Vavasseur, mirándolo mientras sacudía sus magnificas pestañas. —No debería hacerlo. Un coro de súplicas se elevó de entre las jóvenes. Rumbelow alzó las manos. —¡De acuerdo, de acuerdo! No puedo responder a tanto encanto femenino con una negativa. —Titubeó, incrementando la tensión—. Es una tiara. —Mirando con el rabillo del ojo, vio que lady Magnus daba un respingo en su asiento. Ciertamente ella estaba muy interesada—. ¿Una tiara? No me he expresado bien. Es una corona, una corona de inusual belleza y antigüedad. Cualquier mujer que la llevara podría imaginarse a sí misma siendo una reina. —¡Oh, papá! —La señorita Payborn se llevó las manos al pecho—. ¿Querrás ganarla para mí? —Por supuesto que la ganaré, mi pequeña —dijo el señor Payborn, sonriéndole afectuosamente a su hija y asegurándole que podía llevar a cabo una hazaña que no tenía la menor posibilidad de con seguir. —¡No lo creo! —repuso lord Achard con tono seco—. La ganaré yo para mis hijas. Las dos tímidas jóvenes juntaron las cabezas y rieron. Su padre les sonrió benevolentemente.

67


De Kerea y Sofia para Meca —Basta.

¡Basta!

���Rumbelow

rió

con

indulgencia,

como

si

encontrara

encantadoras aquellas exhibiciones de afecto. De hecho, la conocida devoción que aquellos hombres sentían por sus familias había sido el motivo de su invitación. El amor, esgrimido por las manos apropiadas, podía llegar a ser toda un arma—. He invitado a Ios mejores jugadores del mundo, pero sólo uno de ustedes podrá tener la corona... es decir, si su propietario no aparece a tiempo. Campion habló. —Ha dicho que la corona ya está aquí. ¿Dónde y cómo se encuentra guardada? Interesante. ¿Por qué querría saber eso? ¿Y a que juego estaba jugando, que permitía que Rumbelow viera por debajo de su interés? Pero si Campion esperaba robar la corona, se le debería alentar a que lo intentara. Eso contribuiría a hacer que la fiesta resultara más emocionante, y confundiría las cosas cuando llegara el momento del gran final. —Ya está en la caja fuerte de la Casa de la Viuda. Les prometo que la corona se encuentra perfectamente a salvo. Mis hombres patrullan los alrededores. Campion ni siquiera pestañeó. ¿Qué estaba haciendo allí? ¿Tendría un motivo oculto? La mirada de Rumbelow fue hacia lady Magnus. ¿Aparte de ella? Campion merecía ser observado. De hecho, Rumbelow se aseguraría de que se lo observara con muchísima atención.

Capitulo Nueve

El plan de Madeline había sido demasiado simple. Ahora se daba cuenta de ello. A la tarde siguiente iba por el sendero que atravesaba el bosque dirigiéndose hacia los acantilados. El viento soplaba. La hierba se agitaba. El sol brillaba. Y Madeline cavilaba en las dificultades que habían complicado su vida. Al urdir el

68


De Kerea y Sofia para Meca plan para recuperar a su padre no había tomado en consideración los factores aleatorios: el gran número de personas que asistirían a la fiesta, el programa organizado por Rumbelow... y la incapacidad de su padre para hacer lo que se esperaba de él. ¿Por qué todavía no había comparecido? ¿Dejaría escapar la tiara tan fácilmente? ¿Tendría Madeline que estar siempre enmendando las meteduras de pata de su padre? Los aristócratas iban al frente de la comitiva, y Madeline casi se alegraba de que la dejaran atrás con la servidumbre y las acompañantes. Aquello le permitía mirar a Gabriel con ojos llenos de resentimiento Gabriel, que caminaba entre los invitados, le hablaba a todo el mundo y no se quedaba mucho rato con nadie. Llevaba un sombrero de piel de castor de ala ancha, un traje de tela verde surca do por hebras negras y un bastón de paseo con empuñadura de oro. Parecía indiferente al polvo que iba cubriendo sus relucientes botas y, del mismo modo, indiferente a ella. Aquella mañana no la había mirado una sola vez, loados fueran los cielos. Madeline caminaba sola, sin encajar en ninguna parte. Incluso después de que Gabriel la hubiera traicionado ayer, todavía lo tenía por un hombre inteligente. Ahora sabía que él había dejado alegremente diez mil libras en manos de otro hombre. Qué estúpido había sido. Aquello le importaba únicamente porque el lapsus de él indicaba otro en el buen juicio de la misma Madeline. Un lapsus que ayer se había visto agravado por su visita al dormitorio de Gabriel. En pocos instantes, él había disipado toda su resolución de hacerle frente con dignidad y sentido común. Bajo el flagelo de su lengua, todos los viejos resentimientos de Madeline habían vuelto rugiendo, arrastrándola como un súbito oleaje hacia aguas más profundas. Se estremeció al pensar en lo que hubiese ocurrido si MacAllister no hubiera llegado en el momento justo. Había salido de aquella habitación firmemente decidida a no permitir que Campion volviera a acercársele nunca... hasta que oyó lo que Rumbelow había dicho la noche anterior. La tiara. Madeline tenía que recuperar la tiara de la reina. ¿Por qué, oh, por qué había confiado en su padre cuando le dijo que nunca la apostaría? ¿Cómo había podido enviar una tiara preciosa, una herencia familiar regalo de la reina Isabel I, precediéndolo a una fiesta en la que se jugaría a las cartas sin ninguna garantía de que se pudiera confiar en su anfitrión? Confiar alegremente parecía

69


De Kerea y Sofia para Meca un error en el que caían todos aquellos jugadores. ¿Y por qué ella no había ido a asegurarse de que la tiara seguía a buen recaudo en la caja fuerte en Casa de la Viuda, la había sacado de allí y la había escondido? Ahora si su padre no aparecía al día siguiente al mediodía, tendría que pedir —no, suplicar—a Gabriel que la ganara para ella jugando a las cartas. Madeline nunca había deseado tan fervientemente que le fuese posible volver la espalda al deber. Una áspera voz masculina la llamó. —¡Señorita De Lacy! Espere, señorita. Madeline se volvió. Era el hombre al que había visto ayer en el sendero de acceso a la casa, aquel hombre que la había mirado de un modo tan grosero. Él se detuvo a su lado. Asombrada y un poco inquieta al verse escogida de aquella manera, Madeline preguntó: —¿Sí? ¿Qué ocurre? —Nada, señorita, sólo que he pensado que usted y yo podrías caminar juntos un trecho. —Sus anchos labios sonrieron y sus azules se entornaron. Sus dientes tenían manchas marrones, y de pronto, por la comisura de la boca lanzó un escupitajo de tabaco sobre la hierba a un lado del sendero. Asqueada, Madeline se preguntó si aquélla sería su versión de los modales a observar cuando se hallaba en compañía de personas: escupir hacia tus subordinados, escupir lejos de las damas. Recordaba demasiado bien la fijeza con que la había mirado el día anterior, y hoy lo había visto observar a los invitados con la mirada evaluadora de un carterista; y no le cupo duda de que aquel hombre se habría dedicado a tales prácticas en algún momento de su vida. —¿Le gusta lo que ve, señorita? —sonrió él, con un aliento carde ginebra. Madeline estaba a punto de decirle que se fuera, pero entonces la larga comitiva de invitados que avanzaba por el camino en pequeños grupos. Vio a Thomasin, flirteando animadamente con uno de los jóvenes. Vio a Gabriel caminando, las manos entrelazadas a Ia espalda en su postura habitual mientras escuchaba al señor Payborn. Más adelante, vio el dorado cabello del señor Rumbelow brillando al sol. Pero no había nadie cerca. No había nadie para rescatarla. Pero aquel hombre no representaba un auténtico peligro y Madeline de Lacy se enorgullecía de ser una mujer que sabía reconocer la oportunidad cuando ésta se le presentaba, y aquélla era una oportunidad Aquel patán estaba un poco borracho. Caminaba bien y hablaba sin farfullar, pero quizá se encontraba

70


De Kerea y Sofia para Meca aturdido por el licor. Si ella lo interrogaba con suficiente habilidad, tal vez podría averiguar algo acerca del pasado y los planes de Rumbelow. —Puede caminar conmigo si lo desea. Aquel patán ensanchó su sonrisa, mostrando un hueco allí donde había perdido un diente. —¿Sabe que tiene usted un aire majestuoso? Como si fuera una princesa o algo por el estilo. Por eso la he escogido de entre las otras chicas. Y, pensó Madeline, se suponía que ella debía sentirse halagada. —Gracias. El que una joven como yo atraiga a un hombre como usted no es algo que ocurra todos los días —dijo, optando por expresarse de una manera delicada—. ¿Cómo ha sabido mi nombre? —Estuve preguntando por ahí. Algunos de los chicos ya se habían fijado en usted, pero enseguida los puse en su sitio. —Su larga chaqueta negra oscilaba con cada paso que daba, revelando unos, pantalones visibles hasta las rodillas, ya que las altas botas terminaban en ellas, y una no muy limpia camisa azul. —Comprendo —dijo Madeline, ardiendo en deseos de contarle a Eleanor lo que se había perdido. —Y de todas maneras hoy tenía que caminar. He de seguir a ese tipo. —El hombre señaló hacia delante, en dirección a Gabriel. —¿Por qué? —preguntó Madeline, sorprendida. —Tenemos ciertas sospechas acerca de él —dijo el patán, asintiendo como si fuese depositario de un oscuro secreto. —¿Por qué? —insistió ella. —Es usted un poco metomentodo, ¿eh? —Su nariz llena de venitas rojizas se frunció y una expresión aviesa apareció en sus ojos—. ¿Siente algún interés por él? Porque no sacará nada de ello. Es un noble, y lo único que quieren todos los nobles de una chica como usted es meterle un bollo en el horno y luego arrojarla a un lado. Evidentemente, ya Iba siendo hora de que dejara de preguntar acerca de Gabriel y se centrase en aquel hombre que caminaba a su Iado. Pero ¿cómo se le hablaba a un hombre así? Una pregunta de lo más estúpida, naturalmente. Igual que una le hablaba a un hombre del ton, con una generosa dosis de halagos. —¿Cómo se llama usted? Metiendo el pulgar en la cinturilla de los pantalones, el hombre se los subió, arqueó las cejas y con una voz afectadamente profunda dijo: —Gran Bill. —Bien, Gran Bill... ¿tiene un apellido? —La perplejidad llenó arrugas la frente

71


De Kerea y Sofia para Meca de él, así que añadió—: Un nombre de familia, no que sea el mismo que el de su padre. —Mi padre no se quedó rondando por ahí el tiempo suficiente para darme un nombre. —Ya veo. —Madeline no era ninguna esnob y de hecho una de amistades había heredado dinero de tres nobles distintos, uno los cuales se había casado con su madre. Pero sospechaba que las circunstancias familiares de Gran Bill eran muy diferentes—. Suena como si hubiera tenido una vida difícil, y sin embargo ha sabido salir adelante. —Cierto, he sabido hacerlo. —Frunció el entrecejo aparatosamente —. Algunas personas, y no quiero dar nombres pero me mire a ese caballero rubio de ahí delante que tan encantados tiene a todos los peces gordos, piensan que han hecho todo el trabajo para llevarnos hasta donde hemos llegado. Pero no es así. Nada de eso —Gran Bill estaba hablando de Rumbelow. —¡Qué fascinante! Ya veo que es usted un hombre inteligente. —Gran Bill encajó los pulgares en sus tirantes y se le acercó un poco más. —Y tú eres una chica muy lista —repuso, tuteándola sin más. Madeline esperaba que así fuera. Quería sonsacarle información a Gran Bill sin que eso terminara

llevándola

a

una

olla

de

agua

hirviendo.

Apartándose

unos

centímetros, dijo: —Así que lleva usted mucho tiempo con el señor Rumbelow. —Rumbelow. — Gran Bill soltó una risita—. Rumbelow. — Volvió a reír. —¿Por qué se ríe? —Rumbelow suena un poco como el nombre de una ciudad ¿verdad? —dijo él, y le guiñó un ojo. —Oh. —Madeline había sospechado de Rumbelow, y al parecer sus sospechas eran correctas—. Quiere decir que ése no es su verdadero nombre. —Tú nunca me has oído decir eso. —No. No se lo he oído decir —dijo Madeline, aunque estaba escuchando con tanta concentración que le ardían las orejas—. ¿Lleva mucho tiempo con él? —Pues sí. Nos conocemos desde hace mucho. Cuidado, no estoy diciendo que no sea listo. —La frente de Gran Bill se frunció y clavó los ojos en sus pies—. Lo es. Pero si él es los sesos, yo soy el músculo. ¿Y qué es un cerebro sin su músculo, eh? —Es usted muy inteligente. —Madeline se apartó el cabello de la cara. A pesar de sus esfuerzos por evitarlo, los mechones insistían en escurrirse de su sombrero de paja. —Lo soy. —¿Cuánto hace que conoce al señor Rumbelow?

72


De Kerea y Sofia para Meca —Desde que éramos niños. De toda la vida, supongo que podrías decir tú. Madeline apenas podía respirar de pura excitación. ¡Aquello era auténtica información! —¿Crecieron juntos? ¿Dónde? —En Liverpool. —¿En Liverpool? ¿No en el Distrito del Lago? —¿De dónde has sacado esa idea? —Era una impresión que tenía. —Una que Rumbelow se había asegurado de fomentar. —Somos de Liverpool. No somos un par de paletos del campo salidos de ningún Distrito del Lago.

— Otro

escupitajo de tabaco cayó en la hierba junto al

camino. Curvando el pulgar en dirección a Rumbelow, cuya dorada cabeza era claramente visible por encima de las damas que se aglutinaban a su alrededor, Gran Bill añadió—: Él ya era listo incluso entonces. No podía evitar alardear de ello, al menos hasta que lo pilló el magistrado. Entonces conseguí llevármelo de allí justo a tiempo. Tiene una quemadura de soga a causa de eso, el señor Rumbelow —¿Una quemadura de soga? ¿Dónde? —La revelación llegó de pronto, y Madeline susurró—: ¿Quiere decir que fue ahorcado? Gran Bill la miró taimadamente. —Supongo que no. Todavía está ahí, ¿verdad? Madeline había tenido sus dudas acerca del pasado de Rumbelow pero el saber de sus problemas con la ley y con la horca daba un diferente al asunto. Aquello ya no era una partida normal de al tenía que rescatar a su padre, al igual que a la tiara de la reina. Aquella partida podía terminar en... asesinato. El sol calentaba, per o a Madeline la recorrió un escalofrío. Tengo que contárselo a Gabriel. No. Espera. Podía manejar la situación por sí sola. Con un suspiro, Madeline terminó admitiendo que aquello sólo era un deseo. Necesitaba a Gabriel para recuperar la tiara de la reina lo necesitaba para que actuara con vistas a detener la así llamada Partida del Siglo antes de que ocurriese algo nefasto. No se preguntó por qué pensaba que Gabriel podía hacerse cargo de todo, puesto que Gabriel siempre demostraba un aire de capacidad que la hacía confiar en él. Para ayudarlo, antes le sonsacaría la mayor información posible a Gran Bill. Pero no pudo evitar sentir un momentáneo deleite cuando pensó en señalarle a Gabriel la imprudencia de haber depositado su confianza y la apuesta inicial, en un personaje de tan oscuro pasado como Rumbelow.

73


De Kerea y Sofia para Meca Gran Bill, obviamente es usted un hombre de grandes recursos. Él volvió a sonreír. —¿Dónde has aprendido a hablar así? —¿Así? ¿Así cómo? —Como si fueses más grande que la más grande de las duquesas —dijo él, contemplándola con franca admiración. —La imperiosidad es un rasgo familiar —dio Madeline, y luego prosiguió sin darle tiempo a que lo entendiera—. ¿El señor Rumbelow suele organizar partidas como ésta? ¿Partidas con semejantes apuestas? —Siempre se le han dado muy bien las grandes apuestas, pero ésta es la mayor que ha habido nunca. Y se saldrá con la suya, ya lo verás. Ha pasado años perfeccionando su plan. Aquellas palabras pusieron la carne de gallina a Madeline. —¿Su plan? —Sí, y cuando todo haya terminado habrá mucho para repartir. —Hizo chasquear sus tirantes—. Dentro de unos días, yo podría permitirme disfrutar de una buena pieza como tú. A Madeline nunca se la había descrito como una «buena pieza y no supo si sentirse divertida u ofendida. Sabía que hubiese debido poner coto a las pretensiones de Gran Bill, pero él le estaba dando una valiosa información, una información que podía salvar fortunas. E incluso vidas. —¿Cómo sabe que el señor Rumbelow va a ganar la partida? Las cartas son un juego de azar. Gran Bill soltó una carcajada. —Te aseguro que nosotros no dejamos nada al azar. Nada. Madeline contuvo la respiración. —No después de aquella vez en Scoffield cuando nos encontramos con un cadáver en las manos —añadió Gran Bill—. No es que yo no me librara de él enseguida, claro está, pero Rumbelow dijo que eso complicaba mucho las cosas. Un cadáver. ¿O sea que Gran Bill había matado a alguien Madeline miró sus dedos manchados, sus anchos labios, su pelo grasiento y supo que no podría controlar a un hombre como aquel Le gustara o no, había llegado el momento de batirse en retirada. Con alivio, vio que Rumbelow se había separado de las jóvenes damas y estaba gesticulando en su dirección. —Creo que el señor Rumbelow requiere su presencia. —¿Qué quiere ahora? —Gran Bill escupió todo el taco de tabaco, sacó de su bolsillo una petaca y bebió un largo trago—. Parece como si se hubiera tragado

74


De Kerea y Sofia para Meca un atizador al rojo vivo. «Apuesto a que se preocupa acerca de tu discreción... y tu manera de beber.» Gran Bill le ofreció la petaca, pero ella rehusó con un estremecimiento de repugnancia. No podía sonreírle a aquel hombre. No después de su comentario acerca de un cadáver. —Ha sido muy agradable hablar con usted —dijo envaradamente. Gran Bill le cogió la mano. —¿Entonces te veré esta noche después de que hayas terminado atender a tu señora? «Menudo caradura», pensó ella, y dijo: —No, lo siento. —Tienes genio, ¿eh? Eso me gusta. Cuidado —dijo, llevándola al lado del camino. Los carruajes que transportaban las cestas de comida y a los invitados demasiado indolentes para caminar pasaron a su lado. En de ellos iban los Tabard. —Mira, tu señora te está acuchillando con la mirada. Será mejor que me vaya antes de que te meta en un lío. —Sí, supongo que sí. —Madeline podría manejar sin problemas a lady Tabard cuando llegara el momento, pero ese momento todavía había llegado. Otro gesto de Rumbelow hizo que Gran Bill se alejara al trote. Lady Tabard en efecto la estaba mirando con cara de muy pocos amigos, pero Madeline la saludó agitando la mano, señaló con la cabeza a Thomasin e indicó que lo estaba haciendo muy bien. Como realmente así era. La joven dama se había tomado muy a o las instrucciones de Madeline y flirteaba como una mujer que hubiera nacido para ello. Para los hombres más jóvenes, no había hecho falta más que una mirada invitadora de sus límpidos ojos. Todas sus transgresiones pasadas quedaron inmediatamente olvidadas y ahora los tenía a sus pies. Los calaveras habían requerido un poco más de atención, pero en aquel momento, Thomasin caminaba junto al señor Darnel. Lady Tabard dejo de fulminarla con la mirada y se repantigó en el asiento, hablándole volublemente a lord Tabard y señalando a Thomasin. Lord Tabard asintió con aprobación mientras los carruajes seguían adelante. Escrutando la larga hilera de figuras que se extendía por el camino, Madeline consiguió localizar a Gabriel no muy lejos por delante de ella. Tenía que hablar con él para que interviniese en su favor durante aquella partida tan atroz y...

75


De Kerea y Sofia para Meca Con una risita, Thomasin volvió, cogió del brazo a Madeline y se lo apretó. —Madeline, les gusto a todos los caballeros, y apenas si he de hacer algo más que sonreír y comportarme como si ellos fueran interesantes. —¿Qué? —Madeline se obligó a apartar su atención de Gabriel—. Oh, Sí, naturalmente. Eres justo lo que quieren. —Hermosa, joven y bendecida con una fortuna —recitó Thomasin. Con un último y coqueto gesto de la mano dirigido a Darnel, observó—: El señor Darnel es muy agradable, y dijo que mí vestido de anoche era la cosa más elegante que hubiera visto jamás. Yo le dije que lo habías diseñado tú y quedó muy impresionado. ¡Quizá podrías ganarte su interés y casarte con él! —No estoy aquí para ganarme el interés de un hombre. Estoy aquí para ayudarte. —Madeline sabía que Darnel no estaba interesado en las mujeres: aquella mañana había conocido a su ayuda de cámara, y enseguida habían sentido un afecto mutuo basado en una mutua afinidad por las prendas delicadas. —Pero estabas hablando con ese sirviente tan tosco de Rumbelow. —La exquisita boca de Thomasin se frunció con reprobación—. Tú puedes aspirar a algo mejor. Madeline no dio crédito a la desfachatez de la joven. Recurriendo a su mejor tono de superioridad, le dijo: —Creo que soy yo la que te aconseja sobre lo apropiado acerca de tus pretendientes. —Pero si estás dispuesta a caer tan bajo como para conversar con ese tipo grosero y repugnante, creo que eres tú la que necesita consejo acerca de sus pretendientes. Madeline parpadeó ante la opinión tan claramente expresada de Thomasin. —No le hablé con la intención de ganarme su interés. —Tal vez no, pero cuando una mujer le habla a un hombre, este siempre piensa que ella está fascinada por él. Sintiéndose atónita ante aquella muestra de sabiduría impropia de su edad, Madeline preguntó: — ¿ Quién te ha contado eso? Con obvio orgullo, Thomasin dijo: —Jeffy. Es de lo más sabio. Madeline no tuvo más remedio que estar de acuerdo. En ese caso al menos, Jeffy era decididamente sabio. Jeffy tiene razón... y tú tie nes razón. —¿La tengo? —Thomasin puso cara de perplejidad—. Sí, la tengo No volveré a hablar con Gran Bill. —A menos que necesitara información.

76


De Kerea y Sofia para Meca —Bien. Mira. —Thomasin señaló con la mano—. El señor Rumbelow lo está riñendo por haber hablado contigo. Estoy segura de que así es. Gran Bill caminaba junto a Rumbelow arrastrando los pies y con expresión entre levantisca y disgustada, pero Madeline había percibido en su voz la admiración que sentía por su jefe. Gran Bill no se rebelaría contra los dictados de Rumbelow. Lástima, porque había averiguado muchas cosas en unos minutos gracias a Gran Bill .Y los años pasados en el continente le habían enseñado que existían situaciones que requerían la intervención de un especialista. Su mirada fue hacia Gabriel. Tenía que hablar con él lo antes posible. Pero Thomasin necesitaba consejo. —Olvídate de Gran Bill –le dijo—. Lo estás haciendo muy bien para alguien que nunca ha flirteado antes. Tus padres están que no caben en sí de gozo. Thomasin sonrió con satisfacción y dijo: —Se quedarán muy sorprendidos cuando, después de todo esto, ratifique mi intención de casarme con mi verdadero amor. —Desde luego que sí. Madeline también se sorprendería mucho. Oyéndola hablar, parecía como si Thomasin amara a Jeffy debido a su aspecto y porque él la consideraba hermosa. Madeline no estaba en condiciones de formarse una opinión al respecto porque no conocía a Jeffy, pensaba que Thomasin podía aspirar a algo mejor. Ella era muy hábil a la hora de organizar compromisos, así que echaría un vistazo por ahí y... Su mirada se desvió hacia Gabriel y, por un fugaz instante, cerró los ojos. ¿Hábil a la hora de organizar compromisos? Sí, pero no el suyo. Volvió la cabeza para que él ya no estuviera allí cuando abrió los ojos. —¿Tú y Jeffy nunca estáis en desacuerdo? Thomasin rió, un alegre tintineo de diversión. —Absolutamente nunca. Estamos de acuerdo en todos los temas —¿En todos los temas? Thomasin dejó escapar un suspiro y puso los ojos en blanco. —Bueno... él quiere casarse y no moverse de la comarca para así poder ayudar a su padre. Yo pienso que su madre y mi madrastra me harían enloquecer de tanto darme consejos, pero quiero que sea feliz, así que viviremos allí. Primero lo discutiré con Jeffy, y él hará concesiones. —Con una sonrisa, le dirigió un aleteo de pestañas. No soy tan frágil como parezco, sabes. —No, no lo eres. La mirada de Madeline volvió a verse irresistiblemente atraída hacia Gabriel. ¿Era eso lo que ella hubiese debido hacer? ¿Llegar a un acuerdo con él? Pero no.

77


De Kerea y Sofia para Meca Gabriel ya sabía cuál era la opinión de Madeline acerca del juego. Él la había traicionado. Volvió a mirar a Thomasin, las cintas de su sombrero agitadas por la brisa marina. La delicada belleza de la chica y sus ojos azules que parecían derretirte con la mirada ocultaban una mezcla de madurez e infantilismo. Thomasin amaba a un hombre que no podía ser menos adecuado para ella, y sin embargo preparaba inteligentes planes para hacer que su matrimonio funcionara. Su listeza hacía que el amor de Madeline pareciese superficial, su reacción infantil. —Sólo me quedan unos pocos hombres más a los que hechizar. —Cogiendo del brazo a Madeline, añadió—: Para complacer a mis padres, ahora debería abordar a los lores con título que tienen mucho dinero. —Desde luego que sí. —Me sentiré más a salvo estando con los caballeros de mayor edad. —Dio un saltito y tiró de Madeline, llevándola hacia Gabriel—. Vamos, Madeline. Estoy lista para un desafío. ¡Hablemos con lord Campion!

Capitulo Diez —Se os ve muy solo, milord. —Lady Thomasin le mostró sus hoyuelos a Gabriel mientras se acercaba a él, remolcando a Madeline Él alzó las cejas. Ya había reparado en la afición a flirtear de la dama, pero no había imaginado que lo intentaría con él. Entonces observó la expresión de Madeline. Ella tampoco había imaginado que lady Thomasin lo intentaría con él, y estaba claro que aquello no le gustaba nada. Eso era razón más que suficiente para que Gabriel alentara a lady Thomasin. —Para mí sería un deleite poder contar con vuestra compañía, lady Thomasin—dijo haciéndole una reverencia. En una muy conspicua ocurrencia de último momento, añadió—: Y con la vuestra también, señorita De Lacy. Madeline le dirigió una seca sonrisa de labios apretados. Excelente. Que probase un poco de la frustración que él había padecido durante tanto tiempo. Gabriel esperó a que lady Thomasin estuviese caminando a su derecha y Madeline se hubiese colocado detrás de ella, para volverse

78


De Kerea y Sofia para Meca rápidamente hacia Madeline. —No, por favor, señorita De Lacy, camine junto a mí —le dijo—. He descubierto que el hecho de que una mujer como usted siga mis pasos me pone nervioso. —Sí, Madeline, únete a nosotros —dijo Thomasin. Pareció que Madeline iba a negarse, pero Gabriel la cogió del codo y la hizo andar junto a Thomasin. —Por favor, señorita De Lacy. No sea tímida. Tímida era una cosa que Madeline nunca había sido, y le lanzó una mirada despectiva a Gabriel mientras él ocupaba su sitio al otro lado de Thomasin. —Lo pasaremos muy bien mientras vamos de camino a los acantilados —dijo Thomasin, sin percatarse de todas aquellas corrientes ocultas—. Madeline, tú puedes contarnos acerca de tus aventuras el extranjero con la duquesa de Magnus. —Eso sería muy divertido —dijo Gabriel con un interés forzado—. Su excelencia es toda una mujer, y podríais regalarnos con historias sobre su voluntariosa obstinación. Vio alzarse la mano de Madeline convertida en un puño. Si hubieran estado solos, no le cabía duda de que le hubiese soltado un puñetazo. Maldición, era bueno volver a ver a Maddie... volver a cobrar vida. Cuando ella lo dejó, Gabriel había quedado totalmente perdido para nada que no fuesen las obligaciones concerniente a sus propiedades y su país, y su hermano había pagado el precio de ello. Entonces Jerry había muerto, y el corazón de Gabrie l se había marchitado, No había sentido nada: ni placer, ni felicidad, ni ira, ni dolor. Su alma había pasado a ser un erial, abandonada por el amor y liberada del deber. Había estado solo de una manera en la ningún hombre debería estarlo jamás. Ahora era consciente de cada latido de su corazón, cada inspiración de aire. No había nada que deseara tanto como dirigir toda la potencia de su concentración contra Madeline. Pero aquel asunto con Rumbelow tenía prioridad. No obstante, cuando hubiera terminado , Madeline podría contar con los dedos de una mano los días de libertad que le quedaban. Gabriel miró a Rumbelow mientras éste iba y venía entre sus invitados. Tantos invitados, tantos incautos. El montaje organizado por Rumbelow le gustaba cada vez menos. La noche anterior MacAllister había intentado entrar en la Casa de la Viuda, y no había descubierto nada aparte de que los perdigones escocían mucho cuando se encontraban con el trasero de uno. Aquella noche Gabriel llevaría a cabo su propia investigación.

79


De Kerea y Sofia para Meca Mientras tanto, tenía a Madeline para que lo entretuviera. El puño de ella bajó. —Su excelencia es toda amabilidad. —Sí, señor, cuando la conocí en la posada me pareció deliciosa —dijo Thomasin—. Casi parecía tímida, y muy cariñosa, lo cual hizo concebir la esperanza de que algún día podré llegar a ser una dama tan amable y delicada como ella. —Thomasin se tapó la boca con la mano y sus enormes ojos se hicieron todavía más grandes—. ¡Pero lord Campion, lo había olvidado! Dijisteis que hubo un tiempo en el que estuvisteis prometido con ella, y el tema de su excelencia tiene que resultar doloroso para vos. Os ruego que me perdonéis. ¡Cielos, aquella niña era una criatura de lo más agradable! —No hay nada que perdonar —le dijo Gabriel—. El tema de la duquesa tiene muy escaso interés para mí. Faltó a su palabra de contraer matrimonio conmigo, y yo nunca me había esperado tal cosa. Porque veréis, el caso es que su familia se enorgullece de que ellos siempre hacen lo que prometen y espero que ahora la duquesa esté sufriendo el tormento de la culpa por haber puesto fin a una tradición de siglos, así como por haber cambiado de parecer acerca de nuestro matrimonio en el último momento. —Y haberos roto el corazón. —La voz de Thomasin sonó llena de simpatía, y también de asombro—. He conocido a la duquesa. Parecía tan agradable... Nunca me hubiese imaginado que podía faltar al honor de esa manera, y ser tan cruel, además. Madeline resopló. —Pero la señorita De Lacy no es la duquesa, y creo que sería delicioso oír algo acerca de sus viajes —dijo Gabriel, y su mirada fue de la de Thomasin de ojos enormes a la única mujer que era capaz de hacer hervir su sangre con la fiebre de la pasión—. ¿Adónde fuisteis cuando abandonasteis Inglaterra, señorita De Lacy? La respuesta de Madeline fue lo bastante seca como para rayar en lo grosero. —A Turquía. —Lo más lejos posible —dijo él, en un tono de aprobación que, estaba seguro llenaría de enfado a Madeline—. Buena idea. —Estoy segura de que vuestros conocimientos de geografía tienen que ser mejores —replicó Madeline—. Turquía difícilmente queda al otro extremo del mundo. —Pero está en los más lejanos confines del Mediterráneo, y no es lugar para dos damas que viajan solas. Me temo que la terquedad de la duquesa os puso en serio peligro. —Aquella verdad todavía tenía el poder suficiente como para

80


De Kerea y Sofia para Meca sumirlo en un frenesí de vana preocupación. —En absoluto. Su excelencia es una mujer llena de recursos, cuando salimos de Turquía lo hicimos bajo escolta turca. Thomasin aplaudió. —¡Impresionante! Tienen que haber admirado enormemente a su excelencia. Gabriel sabía que no se había tratado de eso. —Dios mío, ¿qué clase de problemas causasteis? —Alzó una mano—. No, no me lo contéis ahora. Podría experimentar un arrebato de mal genio. Thomasin rió. —Seguro que no, lord Campion. Madeline apretó los labios como la santurrona que desde luego no era. —Lord Campion es un hombre muy dado a sufrir arrebatos de mal genio. —No tenéis ni idea. Como si él pudiese hacerle daño alguna vez a un solo pelo de su bonita cabeza. La distancia a recorrer era larga, y dos carruajes acudieron a recoger a las damas y los caballeros a quienes les hacían daño las botas. El número de caminantes se fue reduciendo. Cuando estuvieron cerca de la costa, el camino se volvió más aisla do. —¿Y adónde fuisteis después de Turquía? —preguntó Thomasin. —A Italia. —Madeline volvió a poner en su sitio un mechón escapado del sombrero—. La Toscana, especialmente, es preciosa. Después fuimos a Grecia. La comida de allí me pareció exquisita. —Sospecho que os encantó la comida en todas partes. —Hacía mucho, Gabriel solía tornarle el pelo acerca de su apetito y su disposición a probar cualquier plato con tal que éste no intentara escapar la mesa. Ahora sonrió ante el recuerdo, y al pensar en Madeline haciendo su recorrido gastronómico de Europa. —En Alemania no tanto. No tienen esa elegancia con las salsas que poseen los europeos del sur. Los franceses, especialmente... —Se calló poniendo cara de culpabilidad. —¿Estuvisteis en Francia? —preguntó Gabriel, con una fachada de afabilidad que apenas disimulaba la exasperación que sentía. —Sólo brevemente —respondió Madeline, mirando a todas es menos a él—. Pensé que podríamos llegar hasta Marsella y, de allí, regresar a casa. —¿Tanto depende la duquesa de Magnus de vuestro consejo? —terció Thomasin, que parecía impresionada y también un poco consternada—. Los consejos que me habéis dado hasta el momento sido maravillosos, pero entrar en la Francia de Napoleón cuando él ha ordenado que arresten a todos los

81


De Kerea y Sofia para Meca ciudadanos ingleses parece una temeridad. —Eso es lo que pensaría cualquiera —convino Gabriel—. ¿Qué, si tenéis la bondad de decírmelo, hizo creer a la duquesa que podía cruzar territorio hostil sin ser arrestada? Madeline empezaba a parecer un lobo acorralado, con la cabeza baja, el vello erizado y los brazos inmóviles a sus costados. —Toda Europa era territorio hostil. Napoleón avanzaba a iba tomando cada ciudad, y la flota francesa se estaba preparando para la batalla. No encontramos puertos seguros o caminos fiables. Thomasin juntó las manos como si estuviera rezando. —Madeline, tú y su excelencia fuisteis enormemente valientes. —Imprudentes, más bien —dijo Gabriel. —Si tanta importancia tenía eso para vos, podríais haber ido en pos de su excelencia. —Esa observación delatora hizo que Madeline se mordiera el labio. Así que ella había tomado nota de su ausencia, ¿eh? Bien. Si Gabriel había sufrido la agonía de preguntarse si Madeline estaría bien, ella había estado mirando constantemente por encima de su hombro, preguntándose cuándo aparecería él. —Podría haberlo hecho. —Eso es injusto, Madeline. Él tenía la obligación de organizar la defensa costera —dijo Thomasin—. Le oí hablar de ello a papá, Lord Campion organizó toda la costa norte, ¿verdad, milord? Sorprendida ante el apoyo de Thomasin, Gabriel bajó la mirada hacia la chica. Si estaba dispuesta a reñir a Madeline, entonces no era la mera polluela que parecía. —Lo hice. —Había hecho más que eso. En su velero, Gabriel había llevado espías a Francia y sacado clandestinamente a ingleses de Francia, pero la tarea aún no había terminado, y nunca habla ría de ella. Haciendo caso omiso tanto de la mirada perpleja de Madeline como del tajante asentimiento de cabeza de Thomasin, Gabriel miró alrededor. Allí el terreno estaba libre de los efectos de la civilización e, incitado por la brisa marina, se volvía salvaje e indómito. La hierba era más gruesa, los árboles crecían torcidos. Las botas de Gabriel se hundieron en la arena y la grava del camino, y luego mino desapareció. Los caminantes salieron de entre los árboles para entrar en un claro cubierto de juncia. Una serie de tiendas rojas y azules habían sido levantadas allí, proporcionando cobijo a Ias mesas y las sillas ahora ocupadas por los jugadores y sus esposas. Algunos integrantes de la generación más joven se habían sentado en mantas extendidas sobre el suelo, y otros caminaban a lo de los acantilados

82


De Kerea y Sofia para Meca donde, justo debajo de ellos, las olas rompían, el horizonte se convertía en una delgada línea azul y el océano se encontraba con el cielo. Gabriel tardó un minuto en percatarse de que habían perdido a Madeline. Volviéndose, la vio inmóvil y con el rostro iluminado por el gozo. Sus ojos danzaban mientras seguía con la mirada hacia las aves que surcaban el cie lo, y sus brazos se elevaron ligeramente como si fuera a volar con ellas. El viento tiraba de sus cabellos haciendo que asomaran por debajo de su sombrero, y hacía que su grueso vestido verde se pegara a cada curva de su figura. Los relucientes mechones negros ondeaban tras ella, y en aquel momento era más magnifica que cualquier figura de senos desnudos en la proa de un navío que surcase los mares. Se glorificaba abandonándose a la naturaleza, y naturaleza se glorificaba en ella. El corazón y la mente de Gabriel vibraron ante la alegría de Madeline. Quería abrazarla, tenderla sobre el abrupto suelo y cubrirla con su cuerpo. Quería dejar que la brisa los acariciara mientras él la acariciaba a ella. Emitió una carcajada corta y áspera. Thomasin no lo entendería, como tampoco ninguna de las otras mujeres que paseaban o estaban sentadas, los parasoles alzados para proteger sus blancas pieles. Pero los hombres sí que lo entenderían. Una rápida mirada alrededor le demostró que él no era el único que había reparado en el éxtasis de Madeline. Si Gabriel no tenía cuidado, Madeline descubriría lo fácil que era escapar a su influencia en los brazos de otro hombre. Apresurándose a volver con ella, le cogió la mano y dijo: —Venga conmigo, señorita De Lacy. No tengo intención de perderla. Ella lo miró con ojos inexpresivos, absorta en el júbilo de hallarse cerca del borde de la eternidad. Gabriel vio el momento en que Madeline lo reconoció. Su mirada se agudizó, su barbilla subió. El pasado de ambos, con todo el dolor y la disensión, tomó posesión de la mente de Madeline. Nunca me has tenido. —Te tuve —dijo él suavemente. —No realmente. No de la manera que de verdad importa. Eso era cierto. Pero él no volvería a cometer ese error. Poniendo la mano en su espalda, la hizo avanzar de regreso hacia lady Thomasin, quien permanecía inmóvil contemplándolos con asombro. —Señorita De Lacy —dijo Gabriel—, he de hacerle una advertencia. Madeline echó a andar junto a Thomasin por la sencilla razón de que no podía rezagarse de una manera elegante, y porque sabía que él volvería a ponerla en su sitio en caso de que se rezagase de nuevo

83


De Kerea y Sofia para Meca —¿Una advertencia? ¿Procedente de vos, milord? —Madeline rió, pero Gabriel reconoció el sarcasmo subyacente—. ¿Y cuál puede ser? —He descubierto que los sirvientes del señor Rumbelow no son gente tan recomendable como cabría esperar. Supongo que se debe a que ahora él está llevando una existencia de hombre soltero pero estoy seguro de que la cuestión será remediada cuando escoja una joven dama para casarse. —Gabriel no imaginaba tal cosa, pero la sonrisa que dirigió a lady Thomasin sugería que tenía la más absoluta confianza en su anfitrión. Alarmar a los invitados no serviría de nada. Todavía no Mientras tanto, señorita De Lacy, le sugiero que limite sus flirteos a los caballeros del grupo. Al fin había conseguido ponerla realmente furiosa. La vio echar a andar con largas zancadas. Su seno subía y bajaba furiosamente. Gabriel deseó que llevara un vestido con un escote menos modesto pero, después de todo, él era una bestia masculina de pésima reputación con tendencias lascivas. Tendencias dirigidas únicamente hacia Madeline. Thomasin apretó el paso para no rezagarse. —Yo también le dije eso, porque... Madeline interrumpió a la joven. —Lord Campion, no creo que una recomendación de usted, un conocido jugador, pueda influir sobre mi elección de las personas con que me relaciono. —Pero Madeline, lord Campion sólo piensa en lo mejor para ti —dijo lady Thomasin. Adaptando su zancada a la de Madeline, Gabriel asest ó otro golpe a su compostura. —Por mucho que su estancia en el extranjero pueda haberla hecho más tolerante con los personajes de dudosa reputación, aquí esperamos que nuestras jóvenes damas se relacionen con caballeros de su propia clase. Madeline lo fulminó con la mirada por encima de la cabeza de Thomasin. —Y sin embargo ¿sobre cuál de los caballeros aquí presentes no pesa la maldición del jugar indisciplinadamente, algo que siempre termina aparejando el desastre? —Pero Madeline —repuso Thomasin con su dulce voz—, muchos de los caballeros que hay aquí no van a jugar. Han venido como padres, siguiendo la invitación del señor Rumbelow, acompañando a sus madres o hermanas para un acontecimiento social que... —Gabriel la interrumpió, sin que su mirada se apartara de Madeline. —No se moleste en recurrir a la lógica, lady Thomasin. La señorita De Lacy es famosa, o quizá debería decir tristemente famosa, por lo poco razonable que

84


De Kerea y Sofia para Meca puede mostrarse en ciertas ocasiones. —¡Lord Campion! —Los ojos de Iady Thomasin fueron rápidamente del uno al otro mientras seguían acercándose los acantilados—. ¡Eso no ha estado nada bien! Él apenas la oyó. Sólo veía a Madeline. —Mi querida señorita De Lacy —dijo sin perder la calma—, no todos los hombres que juegan carecen de disciplina. Algunos hombres juegan teniendo en mente una meta precisa, y una vez la han alcanzado, dejan de jugar. —Hasta que vuelven a verse arrastrados al juego por su propia debilidad— replicó Madeline. —Me estáis poniendo nerviosa con vuestras acusaciones —protestó lady Thomasin. —Algunas mujeres quizá deberían tener suficiente sentido común como para no juzgar a un hombre al que no han visto durante cuatro años y del que ignoran sus circunstancias o motivaciones. —Me detendré aquí y dejaré que sigáis adelante –dijo Thomasin, quedándose inmóvil con un pequeño traspié. Madeline siguió andando, al igual que Gabriel. Echando chispas, Madeline dijo: —A ese hombre en particular le importaba tan poco mi persona que empleó justo los métodos que yo más desprecio para hacerse una fortuna. —Ah, pero no es eso lo que te enfurece, querida mía, sino que al poseer una fortuna ya no dependo de ti y entonces me convierto en un hombre al cual no puedes controlar. —Como mi padre. Él la cogió del brazo y la obligó a detenerse. —Yo no soy tu padre. Llegaron al borde del acantilado, ambos todavía hirviendo de furia. —Eso no hace falta que me lo digas. Sé muy bien quién eres. —No, no lo sabes. —Sujetándola con firmeza, Gabriel se acercó un poco más y la miró a los ojos—. Nunca me diste una oportunidad de demostrar la clase de esposo que podía llegar a ser. Estabas demasiado asustada. —¿Asustada? ¿Asustada yo? ¿Cómo te atreves? Yo nunca estuve asustada. —Temías que yo fuera igual que él. Superficial e incapaz de tratarte con un mínimo de consideración, dejando en tus manos el tomar cada decisión y satisfacer cada requisitoria de pago. Ella balbució incoherentemente. —Querida mía, ¿realmente pensabas que podrías manejarme con una

85


De Kerea y Sofia para Meca asignación? Yo soy como un corcel salvaje. Permitiré que una mujer me ponga las riendas y la llevaré a dar la galopada de su vida, pero sólo con mi consentimiento. —Finalmente permitió se apartara de él—. Tú nunca entendiste eso. Madeline lo miró con sus ojos azules muy abiertos. Ahora recelaba de él. Si hubieran estado solos, él le habría dado razones incluso para que lo temiera. Pero

había

personas

mirándolos,

los

dos

ya

habían

dado

suficiente

espectáculo y Gabriel no quería que Rumbelow supiera lo mucho que aquella mujer significaba para él. —Vete, Maddie —susurró suavemente—. Tienes una dama a la cual hacer de carabina. Madeline miró en torno, comprobó que Thomasin se había marchado y, con un jadeo de consternación, echó a correr por donde habían venido, alejándose del borde del acantilado. Demasiado tarde. Antes de que todo aquello hubiera terminado, Gabriel se juró que ella se precipitaría al vacío... y aterrizaría en sus brazos.

Capitulo Once

Thomasin iba dejando escurrir distraídamente la arena entre sus dedos y miraba cómo los sirvientes se llevaban los restos de comida y las damas sacaban sus cuadernos de dibujo. —¿Tengo que dibujar? Es aburridísimo. —No si se te da bien —dijo Madeline mientras le entregaba la cesta del almuerzo campestre al lacayo. Ambas estaban sentadas en la manta—.¿Cosa que puedo adivinar no ocurre en tu caso? Thomasin le lanzó una mirada de soslayo. —Para alguien que lleva toda su vida siendo una acompañante, eres bastante animada. Madeline se puso recta. —¿Animada? ¿En qué sentido? — Bueno... en ése. Tu tono no es comparable al de una sirvienta. —La nariz de

86


De Kerea y Sofia para Meca Thomasin se arrugó mientras pensaba—. No actúas como una sirvienta. Oh,

cielos.

¿Qué

le

había

dicho

Eleanor?

“Una

sólo

puede

ser

una

acompañante si no se siente obligada a dar su opinión acerca de cada tema. Si se siente impulsada a disponer de las cosas y las personas, si no es dada a tener el hábito de mandar”. —Mientras veníamos hacia aquí —prosiguió Thomasin le hablaste con mucha franqueza a lord Campion. Bien, así que la joven no era tan poco observadora como hubiera podido desear Madeline. —Somos viejos conocidos. La duquesa y él... —Estuvieron prometidos. Lo sé. Ya lo habías dicho. Pero al parecer te sientes muy libre cuando estás con él... y él contigo. Madeline sintió un súbito hormigueo en la nuca. Gabriel había tomado asiento cerca de ellas, y ella sabía que la había estado observando durante todo el almuerzo. ¡Merde! Cómo conseguía sacarla de quicio con su constante observación. ¿Qué esperaba conseguir con aquel acoso? Madeline frunció el entrecejo. —En el futuro tendré más cuidado de comportarme de la manera apropiada. —Oh, no hace falta que te molestes por mí —respondió Thomasin—. Oír cómo los dos os peleabais tan vehementemente me pareció fascinante. —No nos peleábamos, y no lo hicimos con vehemencia. Simple mente hablamos de ciertas cuestiones de manera enfática. —Demasiado tarde, supo que no debía corregir a Thomasin de aquella manera. Ése era exactamente el tipo de comportamiento acerca del que la había prevenido Eleanor. Tenía que poner fin a aquella conversación para evitar delatarse así misma. Así pues, con tono muy educado, prosiguió: Si no te gusta dibujar, veo que algunas damas y los caballeros jóvenes están practicando la arquería, y algunos están jugando al criquet. A Thomasin le dio un ataque de risa. —¿Ves? Incluso cuando intentas sonar como una acompañante, dices lo que no debes. Si yo deseo interrogarte acerca de algo, se supone que no has de cambiar de tema. —Eso ya lo sé. —Ciertamente Eleanor nunca cambiaba ningún tema que Madeline sacara a relucir. De pronto, Thomasin gimió. —Lord Hurth viene hacia aquí. Madeline nunca se había sentido más feliz de ver interrumpida una conversación.. —¡Sonríe! Va a preguntarte si quieres dar un paseo con él o ver cómo juega a la pelota. Thomasin no sonrió, sino que habló por la comisura de los labios.

87


De Kerea y Sofia para Meca —Es guapo, pero demasiado pagado de sí mismo. —Es muy buen partido. El que lord Hurth te cortejara dejaría extasiada a tu madrastra. Thomasin observó disimuladamente a sus padres, que estaban descansando a la sombra de la tienda. Su padre charlaba con otros jugadores, pero su madrastra la observaba con mirada de halcón. —Hice una parte del camino hasta aquí andando con lord Hurth, y es un pesado de mucho cuidado. —Quienes viven en Hurth Manor tienen esa reputación. —Lord Hurth utiliza cien palabras cuando bastaría con diez y, ando no está hablando de sí mismo, está hablando de sus actividades o de sus ropas o de su familia, que al parecer es la más antigua, recta y respetable de toda Gran Bretaña. —Thomasin lo inspeccionó mientras se les acercaba—. ¿Y no encuentras muy vulgar ese atuendo? Las botas cortas de cuero dorado que calzaba Hurth hacían juego con su chaqueta a listas doradas, y su chaleco acolchado de color cobalto lucía un ribete dorado de tal contraste que a Madeline le entró dolor de cabeza nada más verlo. Las puntas de su cuello alto estaban tan rígidamente almidonadas que Hurth apenas podía volver cabeza, y la manera en que se movía sugería que llevaba un corsé alrededor de la cintura para que le confiriese ese aspecto entallado que estaba tan de moda. En resumidas cuentas, lord Hurth era un dandy con un gusto realmente execrable. —Pienso que cuando un hombre hereda el título de marqués, una gran fortuna y algunos de los mejores caballos de carreras del país, puede crear su propio estilo —dijo Madeline. —Así que piensas que él es vulgar —dedujo Thomasin. — No soy ningún árbitro de la sofisticación. —Pues a mí me parece que sí lo eres —repuso Thomasin astutamente.— Madeline contempló cómo las golondrinas se quedaban inmóviles en el aire para luego lanzarse hacia las olas en un súbito picado, y fingió no saber a qué se refería Thomasin.— Hurth me habló de sus caballos. —¿De veras? —Eso era una buena noticia—. Tienes que haberIo impresionado. La familia de Hurth está loca por los caballos, y sólo se, dignan a discutir de sus pedrigrís con las amistades más íntimas. —Seguí las instrucciones que me habías dado. Aleteé mucho las pestañas, hice preguntas como si estuviera muy interesada y en una ocasión le rocé ligeramente el brazo. —Al parecer, todo eso dio resultado. Y seguramente estás interesada en los caballos. La familia de Jeffy se dedica a criarlos, ¿verdad? —Thomasin puso cara contrita.

88


De Kerea y Sofia para Meca —Sí, pero no es que adore oír hablar de ellos. Madeline consiguió parecer sorprendida. —Pero eso hará que tu vida de casada sea más bien aburrida. —Normalmente Jeffy no me habla de caballos. Lo habitual es que me hable de mi pelo y mi sonrisa. —Qué encantador. —«Qué insípido.» —Sí. Aquí está lord Hurth. Te recompensaré por tus bueno, consejos. —Extendiendo la mano, Thomasin dirigió a Hurth una sonrisa que era toda hoyuelos mientras éste se inclinaba ante ella—. Qué alegría volver a veros, milord. —Abrigaba la esperanza de que a vos y, naturalmente, a vuestra acompañante os apetecería dar un paseo a lo largo de los acantila dos. —Hurt se peinó las patillas con los dedos—. Estabais tan interesada en la evolución del caballo medieval hasta su moderno, más delicado y rápido descendiente, que pensé que podría clarificaros el tema para vuestra edificación. —Qué maravilloso por vuestra parte que hayáis pensado en mí. Sin pizca de modestia, él se mostró de acuerdo. —Sí, ¿verdad? Thomasin miró a Madeline poniendo los ojos en blanco y permitió que él la ayudase a levantarse. Madeline se levantó por sus propios medios. Hurth era todo lo pesado que podía llegar a serlo un Hurth, siempre dándose aires de suficiencia que excedían en mucho a su encanto. Pero nada podría convencer jamás a un Hurth de que no era la mejor criatura de la Creación, y si decidía cortejar a Thomasin sería difícil, si no imposible, quitárselo de encima. Bueno. Thomasin podía pasarlo mal durante un tiempo, pero las atenciones de Hurth podían ser explotadas en beneficio de ambas. Sin embargo la compasión que Madeline sentía por la joven sólo duró hasta que Thomasin se acercó al árbol que daba cobijo al recostado Gabriel. —Lord Campion, vamos a dar un paseo y mi dama de compañía carece de escolta, así que... Thomasin ni siquiera tuvo que terminar su sugerencia, porque Gabriel se levantó sin titubear y se inclinó ante ella. —Hace un día delicioso para dar un paseo. Con su permiso, lady Thomasin, os acompañaré. —¡Maravilloso! —Aplaudiendo, Thomasin lanzó una mirada traviesa a la cada vez más enfurecida Madeline. —Yo he reclamado a lady Thomasin, Campion —dijo Hurth, agitando el dedo con un bobo aire socarrón—, pero si usted quiere a la acompañante, adelante.

89


De Kerea y Sofia para Meca Una sonrisa de lo más exasperante cobró forma en los labios de Gabriel. —Me encanta pasear con las damas de compañía. Hurth nunca llegó a comprender su falta de educación, aunque Thomasin puso cara de estar pensando en dejarlo plantado. Madeline la miró y sacudió la cabeza. Ella podía cuidar de sí misma y, a decir verdad, algún día Hurth sentiría los efectos de su ira; aunque probablemente nunca comprendería qué había hecho para merecerla. Madeline sabía que los aristócratas no prestaban ninguna atención a los sirvientes, y pensaba que, para el propósito de su mascarada, la indiferencia obraría en su favor. Pero un insulto tan flagrante Ia ofendía y el contraste con Gabriel hizo que apretara los dientes. No le estaría agradecida a Gabriel por su consideración. Pero no podía expresar en voz alta lo que pensaba, o ignorarlo, responder con un desaire, sin importar lo mucho que deseara hacerlo. Necesitaba aquella oportunidad para hablar con él sobre la información obtenida de Gran Bill, así como acerca de recuperar la tiara de la reina. Por eso siguió a Hurth y Thomasin por el sendero serpenteante desde el que se divisaba la playa. Con las manos a la espalda, Gabriel echó a andar a su lado. —Tienes una expresión muy interesante en la cara. Pareces estar masticando una ternilla. ¿Qué te pasa? Se alejaron de las tiendas por una suave ladera. Pequeños retazos de hinojo marino cubrían el suelo y las mariposas revoloteaban de un brote a otro. Allí nadie podía oír lo que Madeline tenía que decir. Nadie excepto la pareja que los precedía. La monótona voz de Hurth llegaba hasta ellos con cada ráfaga de brisa, por lo que Madeline fue aflojando el paso para dejar que la pareja se adelantase. —No me pasa nada —contestó al cabo. Obviamente, Gabriel no la creyó. —Olvídate de Hurth. Haz como si no estuviera aquí. Es la clase de hombre que le da una patada al perro de su abuela cuando la anciana no está mirando. ¿Sabías que en una ocasión Jerry le dio una buena paliza? —Una tenue sonrisa pasó por los labios de Gabriel—. El muy arrogante lo tuvo bien merecido. Cuando Madeline conoció a Jerry, éste se había mostrado encantado con el compromiso de su hermano y, al menor atisbo de invitación, los seguía a todas partes. Durante la mayor parte del tiempo, ella y Gabriel se habían asegurado de no hacer ninguna clase de invitaciones. Querían estar solos, o al menos todo lo solos que pueden estar dos personas que se están cortejando, y la presencia de un inquieto, si bien muy querido, hermano resultaba fastidiosa. —Me alegro de que Jerry le bajase los humos a Hurth. Sólo deseo... —Desear que Jerry siguiese vivo habría sido Una frase muy estúpida, por lo que se limitó a desear

90


De Kerea y Sofia para Meca haber sido más amable con él. Aun así, Gabriel lo entendió. —Igual que yo. También lo echo de menos. Allí estaba otra vez. Un pasado compartido, y una empatía que no necesitaba de palabras. Madeline no quería aquello, pero un vínculo semejante no podía ser disuelto fácilmente. De hecho ese vínculo era la razón por la que Madeline tenía la sensación de que debía confiar a Gabriel la conversación mantenida con Gran Bill. Gabriel no quitaría importancia a sus temores, y podría actuar basándose en aquella información. Hablando en un tono más bajo, dijo: —Te ruego me perdones los comentarios que hice durante nuestro paseo anterior. No sabía que tomaste parte en la organización de la defensa costera. Es obvio que supiste hacer un buen uso del tiempo mientras yo estaba fuera del país. —¿Te estás disculpando por haber llevado a cabo aquella vivisección de mi carácter, Maddie? —Repuso él con un gesto de odiosa diversión—. Quieres algo de mí, ¿verdad? Así era, naturalmente, y el modo en que él acababa de recordárselo le planteaba un nuevo obstáculo. —¡No! Más bien tengo algo que contarte. Mientras veníamos hacia aquí, Gran Bill... —¿Gran Bill? —El sirviente del señor Rumbelow —explicó ella. —Ah. Ese con el que estabas hablando. El que siempre está fanfarroneando y oculta una pistola en su cinturón. —Madeline se quedó inmóvil. —¿De veras? ¿Una pistola? —¿Pensabas que era un buen hombre y un humilde sirviente? —No, y si me haces el favor de estarte callado unos instantes, te explicaré por qué. Gabriel se quedó callado. Muy callado. Madeline se dio cuenta de que él volvía a inducirla a reflexionar. ¿Cómo lo hacía? Gabriel siempre estaba hurgando dentro de ella, Pinchándola y examinando los resultados como si se tratase de un experimento. Ella respondía demasiado a menudo a esa manera de obrar suya —en ese mismo instante su temperamento ya estaba empezando a agitarle la sangre—, y además tenía ese maldito favor que pedirle. Reprimiendo su irritación, dijo: —Gran Bill me contó algo que creo es un indicio de que va a haber problemas. —Los problemas te siguen allá donde vas, querida Maddie. Ella apretó los dientes. —Me dijo que el señor Rumbelow no proviene del Distrito del Lago, sino de Liverpool. —Esperó a que Gabriel mostrara asombro, pero éste no hizo más que mirarla con expresión altiva. Decidida a hacer vacilar su compostura, añadió—: Dijo que

91


De Kerea y Sofia para Meca habían crecido juntos, pero que al señor Rumbelow habían estado a punto de ahorcarlo. Gabriel siguió caminando como si no tuviera ningún motivo de preocupación. —¿Se lo has contado a alguien más? —Acabo de descubrirlo. —Entonces comprendió su aparente desinterés—. ¿Ya lo sabías? —Digamos que no me sorprende. Intentando recuperar su ecuanimidad, Madeline miró el mar y luego volvió los ojos hacia el hombre que ella había imaginado... había imaginado que rescataría de cualquier posible peligro a los invitados de Rumbelow. —Tenemos que hacer algo. —¿Tenemos? —Es muy posible que esos hombres sean unos criminales. —No cabe duda de que lo son. —Unos criminales capaces de llegar al asesinato. Gran Bill dijo que en una ocasión se libró de un cadáver. Gabriel asintió tranquilamente. —Corremos peligro —le aclaró ella—. Tú corres peligro. —Puedo cuidar de mí mismo. Eres tú la que representa la carta imprevisible. La súbita revelación hizo que Madeline tropezara con una piedra en el camino. Cogiéndola del brazo, Gabriel la sostuvo, pero al punto se apartó y volvió a caminar junto a ella, las manos a la espalda como el caballero que ciertamente no era. Madeline cayó en la cuenta de que él lo entendía muy bien. Gabriel siempre había sabido acerca de Rumbelow. —Por eso viniste a la partida, ¿verdad? Estás planeando algo. —Creía que habías dicho que vine a la partida porque soy un jugador irracional. Ella descartó aquella réplica con un rápido ademán. —Olvídate de lo que dije. ¡Ahora entiendo por qué Gran Bill ha recibido la orden de vigilarte! —Sí, y no se le da muy bien. —¿También sabías eso? —Puedo decir sin faltar a la verdad que me he estado aburriendo horrores — aseguró Gabriel. Ella se dispuso a mirar atrás, pero Gabriel sacudió la cabeza. —Ahora Rumbelow lo tendrá bien sujeto. Después de todo, ¿qué podría hacer cuando me encuentro acompañado por dos damas y otro noble? Anoche Gran Bill debería haber vigilado a MacAllister, pero no le diré eso.

92


De Kerea y Sofia para Meca Madeline apenas podía contener su excitación. —¿MacAllister te está ayudando? Deja que te ayude yo también. —Esto requiere una vista muy aguda y un buen conocimiento del juego —dijo él, sonriendo burlonamente—. De hecho requiere a una de esas horrendas criaturas, un jugador. Madeline simuló no haberlo oído. Gabriel simplemente estaba volviendo a pincharla. —Podría ayudar de otra manera. Soy una buena tiradora. —Eso es cierto. Te he visto disparar. Pero espero que no habrá que llegar a eso. Madeline conocía bien aquella expresión obstinada. Gabriel no iba a ceder, lo cual quería decir que ella tendría que observar y ayudar subrepticiamente en cuanto le llegara la ocasión. —¿Qué piensas hacer? —Frustrar el atroz plan de Rumbelow, cualquiera que pueda ser éste. —Sabes que el señor Rumbelow tiene un plan atroz, pero no sabes en qué consiste – dedujo ella. —Los planes atroces son su especialidad. –Gabriel cruzó los brazos y tuvo el descaro de parecer divertido—. Déjalo, Maddie. No te lo voy a contar, y tú no vas a ayudar. Entonces a ella se le ocurrió una idea. —No consigo imaginarte salvando a las personas de su propia estupidez. En el sendero por delante de ellos, Thomasin se volvió y preguntó: —¿Va todo bien? ¿Verdad que este paseo es precioso? —Y le lanzó una mirada de desesperación a Madeline. Hurth los miró a su vez como si la interrupción lo hubiera disgustado, y luego reanudó su monótono parloteo. Madeline no sintió ninguna compasión. Después de haber invitado a Gabriel a que los acompañara en su paseo, Thomasin se tenía más que merecido hasta el último momento de espantoso aburrimiento que pudiera llegar a sufrir. Aun así, no merecía ser injuriada por un terrible criminal. —Deberíamos decirle a todo el mundo que el señor Rumbelow representa un peligro para ellos. Gabriel la agarró del codo y la detuvo. —No, no deberíamos hacerlo y tú no lo harás —le dijo—. Te lo prohíbo. No vas a estropearlo todo. He dedicado la mayor parte del último año a meterle la idea en la cabeza a Rumbelow, y si ahora empiezas a sacudir el bote, morirá gente. Confía en mí. Y vete a casa. —¿Irme? —Aquella brusca orden la dejó atónita. Madeline nunca habría imaginado que Gabriel la dejaría marchar tan fácilmente una vez la tuviera en su

93


De Kerea y Sofia para Meca poder—. ¿Cómo puedo dejar a Thomasin Y a los demás? Corren peligro. —No. Tengo la situación bajo control. —¿Qué clase de control? —¿Me harías el favor de confiar en mí? —Por supuesto —contestó ella. Si Gabriel tenía un plan, podía estar segura de que era bueno. Él titubeó por un instante. —Entonces vete —dijo finalmente. —No mientras la tiara corra peligro. —Hurth y Thomasin continuaban su paseo, por lo que Madeline estaba cumpliendo con sus deberes como acompañante. Haciendo una profunda inspiración para armarse de valor, añadió—: Papá todavía no está aquí. —No va a venir, así que vete. —¿Por qué debería hacerlo? —Replicó Madeline—. Me aseguraré de permanecer alejada del peligro, y también mantendré a salvo a Thomasin. Además, tengo todas las razones del mundo para creer que papá aparecerá por aquí. Incluso ha enviado la tiara de la reina para que lo preceda en calidad de apuesta previa. —Esperó a que Gabriel dijera algo, a que le diera una posibilidad de suplicarle su ayuda. Las pestañas de él apenas se movieron. —Muy estúpido por su parte pero, conociéndolo, no me sorprende. —No deberías hablar así de mi padre. —No porque lo que acababa de decir Gabriel no fuese cierto, naturalmente. Ésa era la razón por la que Madeline no se atrevía a hacer lo más sensato y abandonar Chalice Hall. Si había algo que se pudiese esperar de su padre era que se metería en problemas incluso cuando ella estaba con él, y no había más que ver el lío en que la había metido durante su ausencia. —Te ruego me perdones. —Las cejas de Gabriel se unieron en un súbito ceño—. Tú no insultas a mi familia, así que yo no debería insultar a la tuya. —Yo nunca podría insultar a Jerry. —Sonrió, recordándolo con cariño—. Era encantador. —Y joven. Muy joven. Muy inocente. —Gabriel cambió de tema con tanta rapidez que resultó evidente que todavía no podía hablar de su hermano sin sentir un agudo dolor—. Creo que querías pedirme mi ayuda. Hurth y Thomasin seguían paseando tranquilamente mientras Hurth introducía a Thomasin en algo que parecía de suma importancia. Madeline aflojó el paso para aumentar la distancia entre las parejas. —Necesito que recuperes esa tiara. Gabriel se detuvo. —Vaya. ¿Era a eso a lo que venía toda esta apariencia de afecto? —No es afecto, sólo tolerancia —replicó ella secamente. Entonces pensó que un

94


De Kerea y Sofia para Meca poco de adulación tampoco estaría de más, y añadió—: No quiero verte muerto. —Sólo un poco apaleado. —Su mano subió acariciando el brazo de Madeline hasta su hombro, y luego se inclinó para mirarla a los ojos—. Tú no apruebas a los jugadores, y sin embargo ahora me necesitas. Pobre Maddie, tiene que haberte costado mucho pedírmelo. Así que no iba a mostrarse nada agradable. Un mechón de Madeline escapó y se agitó alrededor de su rostro. Gabriel volvió a colocárselo debajo del sombrero. —Quieres tu tiara, ¿no? ¿Qué estás dispuesta a pagar por ella? Madeline se sintió muy incómoda. —¿Pagar? —No pensarás que voy a ganar algo tan valioso como la tiara de la reina para luego entregártela así como así, ¿verdad? ¿Un jugador sin principios como yo? La desilusión la atravesó con súbito dolor, aunque hubiese tenido que prever aquello. Madeline echó a andar, los brazos inmóviles a sus costados. —No, supongo que no lo harías —le dijo—. Puedo darte mi juramento. —¿Y qué vale tu juramento? Has perdido tu misma persona a manos del señor Knight. Ahora tú y todo lo que poseías le pertenece. No tienes nada. Madeline lo miró con una especie de horror impotente. Era cierto, naturalmente. En algún rincón lógico de su mente, sabía que así era. Pero ella era una duquesa por derecho propio. Siempre había poseído más tierras y más riqueza que ninguna de las personas a las que conocía. Ni siquiera las pérdidas sufridas por su incorregible padre habían conseguido hacer mella en la fortuna familiar. Pero de pronto papá lo había tirado todo por la ventana en una sola mano de cartas. Incluso entonces, Madeline había pensado que iría a ver a Knight, razonaría con él y todo volvería a la normalidad. No había pensado que para eso iba a necesitar disponer de recursos y que los necesitaría inmediatamente. Cogiendo del brazo a Gabriel, dijo: —Tienes que confiar en mí cuando te aseguro que... —Sólo un idiota confía en una mesa de juego —respondió él con voz átona. Madeline no hubiese debido sentirse sorprendida por su rechazo. No hubiese debido, pero lo estaba. Su mano se apartó de él. —¿Entonces no me ayudarás? —No he dicho eso. Pero exijo... una promesa. Una promesa a la que luego no faltarás. —No falté... Él levantó un dedo. —No mientas. Era cierto que Madeline faltaba a sus promesas. Había faltado a la de casarse con

95


De Kerea y Sofia para Meca él. —Lo que quiero de ti es una noche en tu cama. Madeline se quedó sin respiración. Gabriel no podía estar hablando en serio. —¿Qué? ¡No! —Sí. —Hablaba en serio. Sus ojos estaban llenos de algo que hubiera debido ser triunfo, y en vez de eso se parecía mucho a la rabia. —Tú mismo lo has dicho —repuso ella con una voz áspera que no se parecía en nada a la suya—. Fui ganada por el señor Knight, y eso hace que no me halle disponible para la clase de trato que propones. —El señor Knight no debería haber esperado a que tú fueras a él. La posesión representa nueve décimas partes de la propiedad. —Miró alrededor. Hurth y Thomasin habían desaparecido detrás del promontorio. Estaban solos en el valle. Llevó a Madeline hacia un bosquecillo, la tomó entre sus brazos y bajó el rostro hacia el suyo— . Vete a casa —susurró. Quitándole el sombrero de modo que le quedara colgando de sus cintas, la besó. Madeline no hubiese debido dejar que lo hiciera. Ya había tenido ocasión de probar la seducción de Gabriel, y había demostrado ser excesivamente susceptible a ella. ¡Pero Gabriel besaba tan bien! Y la vida se había vuelto tan complicada que las cosas ya no podían ser vistas en blanco y negro. Madeline ya no sabía qué debía pensar a cerca de cada cuestión. Ya no sabía en quién confiar y a quién temer. Pero lo que sí sabía era que nunca había temido a Gabriel. Él la estrechó contra su cuerpo, dándole calor y dejando que sintiera su fuerza. Las manos de Madeline descansaban en los hombros protectores de Gabriel. Sus ojos se cerraron, dejándola aislada en un oscuro mundo de sensaciones. La brisa soplaba, fresca e impregnada por el olor de la sal marina. Las ramas crujían por encima de ellos, las hojas susurraban y, en la lejanía, las olas rompían contra la orilla. El sol punteaba a Madeline con manchitas de calor. Los labios de Gabriel se mecían sobre los suyos como si esa leve presión le hiciera sentir el mayor placer que podía existir en el mundo. Madeline abrió apenas los labios sólo para paladear ligeramente el sabor de él. Sólo un rápido vaivén de su lengua... Pero Gabriel la succionó hacia el interior de su boca. Ambas lenguas se tocaron y saborearon. Madeline descendió hacia las profundidades de un estanque de colores que giraban velozmente, rojo y negro y estallidos de oro. El pulso le latía en las sienes y las muñecas, y su respiración se fundía con la de Gabriel, y los dos se volvieron uno con el viento, los árboles, la tierra. Pasaron a ser la encarnación de lo visceral, de la naturaleza... de la más indómita y gloriosa pasión. Apartándose, Gabriel esperó a que Madeline parpadease y entonces susurró: —Vete a casa como una buena chica, y si la tiara es apostada, yo la ganaré para

96


De Kerea y Sofia para Meca ti. Ella lo miró a la cara y comprobó su excitación, la leve hinchazón de los labios, la pesadez de sus párpados. Las caderas de Gabriel w apretaban rígidamente contra ella; estaba excitado y listo, y ella que ría dárselo todo, cualquier cosa, con tal de hacerlo feliz. —Prométemelo, Maddie —pidió él. Afortunadamente, su primer instinto con Gabriel siempre era el de desconfiar. Guardando silencio, Madeline esperó a que su mente volviese a funcionar. Cuando lo hizo y regresó a la normalidad, comprendió que él la había besado con la expresa intención de obligarla a hacer su voluntad. Inspiró profundamente el aire fresco, tratando de recuperar el equilibrio; como Gabriel la había hecho sentir mareada. Madeline le puso las manos en el pecho y se liberó de su abrazo. —No puedo ir a casa. Como tú mismo acabas de señalar de una manera tan cruel, ahora ya no tengo casa. —¿No ser Madeline de Lacy, de Lacy Manor? No soportaba pensar en ello—. Ahora tengo que seguir a Thomasin antes de que se dé cuenta de que se encuentra en una situación comprometida. Se apresuró a alejarse, la mente sumida en un tumulto de confusión por todo lo que había averiguado y todo lo que debía hacer para que las cosas volvieran a estar en su sitio. Gabriel la siguió, las manos nuevamente a la espalda. —Aquí corres peligro. Madeline volvió a ponerse el sombrero y luego alzó la cara hacia el viento con la esperanza de que el aire fresco hiciera desaparecer de sus facciones las señales de la pasión. —Si yo me voy y mi padre llega aquí, no habrá nadie para hacerlo desistir de esta insensata partida. Los dientes de Gabriel entrechocaron con un audible chasquido. El color afluyó a su rostro mientras la miraba, el entrecejo fruncido y la mandíbula apretada. —Tu padre no va a venir. Ella le devolvió la mirada. —No podemos volver la espalda a la realidad. Mi padre estará aquí. Adora jugar, y lo único que me extraña es que tarde tanto en llegar. —Si aparece, yo podría hablar con él —admitió Gabriel con voz enronquecida. El sarcasmo de Madeline se desbordó. —Eso debería bastar para alcanzar la meta deseada. Estoy segura de que él te escuchará, siendo el jugador consumado que eres. —La exasperación la impulsó a añadir—: Supondrá que quieres que se vaya porque deseas evitar un reto, y se sentirá más decidido que nunca a jugar.

97


De Kerea y Sofia para Meca —Bien, lo he intentado —musitó Gabriel como si hablara consigo mismo. Luego, elevando la voz, dijo—: Entonces pagarás mi precio por tu tiara.

Capitulo Doce

—¿Que le dijisteis qué? —MacAllister estrujó entre sus manos el corbatín recién lavado y rígidamente almidonado—. ¡No podéis estar hablando en serio! —Por supuesto que hablo en serio. —Gabriel le arrebató el corbatín, sacudió la cabeza con incredulidad y arrojó a un lado la prenda estropeada. —¿Le dijisteis a la señorita yo—soy— la—duquesa— y—no—lo—olvides que ganaréis la tiara de la reina y se la entregaréis sin haberle dado un solo beso...? Esperad un momento. —MacAllister lo contempló con los ojos entornados—. Apostaría a que aquí ha habido algunos besos. Por parte de ella, claro está. —Me conoces demasiado bien. —Extendiendo la mano, Gabriel esperó a que MacAllister le diese un corbatín en condiciones. —¿Así que ahora vais a utilizar un tiempo precioso, que deberíais dedicar a descansar antes de la partida, para poneros romántico con una duquesa que ya os ha tratado muy mal en el pasado? —Yo no lo expresaría de una manera tan desalentadora, pero... sí. Me parece que eso resume la cuestión —Me gustaría saber qué tiene esa moza para anular vuestro sentido común con sólo chascar los dedos. Siempre ha sido de las que crean problemas y siempre va a crearlos. Pero vos no necesitáis mis problemas. ¡Especialmente ahora, cuando os encontráis tan cerca de echar mano al cuello de Rumbelow y retorcérselo bien retorcido! ¿Problemas? En eso MacAllister tenía razón. Madeline significaba problemas. —Libraos de ella —aconsejó su ayuda de cámara—. Enviadla bien lejos de aquí y poneos romántico con ella en otro momento. Gabriel se puso el corbatín alrededor del cuello y dio inicio al intrincado proceso de anudárselo correctamente.

98


De Kerea y Sofia para Meca —Pues no quiere marcharse. —¿Por qué no, maldita sea? —Porque su padre todavía podría aparecer por aquí —dijo Gabriel, encontrando la mirada de MacAllister en el espejo. MacAllister torció el gesto. Sabía muy bien qué opinaba Gabriel del padre de Madeline. Poco después de que ella hubiera partido hacia el continente, en un ataque de rabia resultado de la embriaguez, Gabriel había expresado con vehemente elocuencia lo poco que le gusta ha Magnus. MacAllister, al que nunca se le habían dado muy bien las relaciones humanas, no lo entendió. —¿Le dijisteis que podían matarla? —Eso ya se le ocurrió a ella sola. A MacAllister se le aflojó la mandíbula. Cuando consiguió recuperarse, preguntó: —¿Y aún así no se irá? No puedo evitar dar un respingo cada vez que veo a uno de esos villanos con sus pistolas remetidas en la cinturilla. Yo me largaría. Gabriel sonrió ante aquella declaración de fingida cobardía. MacAllister nunca había huido de una pelea en toda su vida. —No puedes hacerlo. Te necesitaré antes de que todo esto haya terminado. MacAllister gruñó. —Por mucho que la tengáis delante de las narices todo el tiempo, no tenéis por qué echar a correr babeando detrás de ella. —He de hacerlo. —No sé por qué. Gabriel tampoco lo sabía. Lo que existía entre él y Madeline no se parecía a nada de cuanto hubiese experimentado o pudiera volver a experimentar. Cuatro años antes, cuando estuvieron juntos por primera vez, ella ni siquiera había intuido la extraordinaria naturaleza del vínculo que los unía. Era un vínculo carnal, cierto. Se deseaban enloquecidamente y ardían en ansias de consumar el acto amoroso. Pero había algo más, porque también eran amigos, con la misma imaginación, el mismo sentido del humor y los mismos ideales, aunque ahora ella dudaba de ello. Si Gabriel hubiera sido la clase de hombre capaz de doblegarse y ser un esposo—marioneta, habrían tenido un buen matrimonio. Pero no lo era, y no lo tuvieron. En lugar de eso Madeline había organizado aquella espantosa escena en Almack's, y mientras ella se lo echaba todo en cara él no había dicho una sola palabra. Había soportado estoicamente las invectivas de Madeline, temiéndose que iba a dejarlo. Cuando ella regresó a casa, Gabriel hizo lo que ya había dedicado muchas horas a imaginar: trepó por el árbol que crecía delante de la ventana de Madeline y entró en su dormitorio para hacer de ella su mujer. Había pensado que eso lo arreglaría todo,

99


De Kerea y Sofia para Meca que Madeline reconocería su derecho a reclamarla y se inclinaría ante él. En cambio, cuando ella se marchó de Inglaterra y él se quedó solo, se vio acosado por los recuerdos. Y aquellos recuerdos eran peores que sus temores anteriores, porque eran reales. Sabía qué aspecto tenían los pechos de Madeline, pesados y opulentos, con aquellos pezones de color melocotón que respondían al tacto de él. Sabía que la piel de Madeline era suave y cálida, especialmente entre los muslos... especialmente en aquel punto. Sabía que Madeline respondía a las caricias de él con sus propias exigencias y con roncos gemidos que le otorgaban su bendición aunque él le hiciese daño. Y cuando la penetró, Gabriel le había hecho daño. Porque para ser una mujer tan alta, tan atrevida y segura de sí misma, en su intimidad era pequeña, envolviendo el miembro de Gabriel en un calor tan apretado que él todavía despertaba soñando con ella, estremeciéndose de deseo. Pero sin importar lo estrecha que fuese ella, él no le había dado cuartel porque no podía —simplemente no podía detenerse. Madeline le había pagado con la misma moneda, mordiéndolo e hincándole las uñas en la espalda. Ella lo había marcado y él la había marcado a ella. Luego lo había dejado. —¡Maldición! —masculló, lanzando al suelo el corbatín. MacAllister le tendió otro. —Si no prestáis atención, vais a acabar con todos. Durante el acto amoroso, Madeline le había pertenecido por completo. Su ternura interior lo había acariciado, sus caderas se habían elevado para recibirlo, sus piernas le habían ceñido. Cada uno de los movimientos de Madeline hubiese podido estar orquestado para darle placer, porque cada movimiento lo había acercado un poco más al clímax de su vida. Su simiente se había derramado dentro de ella con una fuerza tal que Gabriel había muerto de puro éxtasis. Y entonces había resucitado sin siquiera retirarse de ella, para volver a hacerlo. ¡Santo Dios, menuda noche había sido aquélla! MacAllister no paraba de mascullar mientras cepillaba la ele gante chaqueta azul oscuro de su amo. Gabriel no le prestó ninguna atención. Entonces había visto a Madeline en Chalice Hall, orgullosa como siempre, alta, hermosa, quizás un poco más delgada, y había empezado a padecer una erección tan permanente que más de una dama casada se había percatado de ella y generosamente se había ofrecido a satisfacerla. Pero Gabriel no sentía ningún deseo de llegar a satisfacerla. Él sólo quería a Madeline, aunque poseerla era práctica mente imposible. A menos que —sonrió lobunamente en el espejo— ella cediera a su chantaje. MacAllister observó aquella sonrisa y no la aprobó.

100


De Kerea y Sofia para Meca —No podréis tener a la moza permanentemente. Su padre la perdió a manos de ese americano. —Knight se equivocó al suponer que ella irá a él. Sé muy bien cuál es su juego: hacer que ella vaya a él es una manera de establecer el poder, sí, pero si su trofeo se dedica a recorrer el país corre el riesgo de que alguien se lo arrebate. —Al diablo con la ética del juego. Gabriel siempre había sabido que terminaría reclamando a Madeline, y ningún otro hombre se le iba a adelantar. —¿Cuándo perdisteis vuestros principios? —No los he perdido. Simplemente he optado por no aplicarlos con Knight. Ganar una esposa a las cartas es un modo condenadamente penoso de iniciar un cortejo. —Los principios son los principios. No podéis descartarlos a voluntad, o no seréis mejor que Rumbelow. Gabriel torció el gesto. —Eso ha sido un golpe bajo, MacAllister. Gabriel había hecho sus indagaciones. Rumbelow nunca llevaba a cabo la misma estafa dos veces. Parecía deleitarse en sorprender a sus víctimas y a los magistrados. Los bajos fondos de Londres y Liverpool obtenían una especie de orgullo de sus logros, pero también lo despreciaban. El «honor entre ladrones» no significaba absolutamente nada para Rumbelow. Había dado inicio a su carrera con un selecto grupo de bribones lo bastante inteligentes para desplumar a los viejos e indefensos. Pero transcurridos unos años, cuando tuvo a su gente bien colocada, Rumbelow llevó a cabo un fraude fantásticamente ambicioso, que dejó pelados a varios nobles y comerciantes. En vez de repartir las ganancias, Rumbelow estafó a sus compinches y, cuando la ley empezó a acercarse, desapareció llevándose los bienes robados y dejando allí a sus hombres para que los ahorcaran o deportasen. MacAllister sabía todo eso. Había seguido la pista de los pocos que sobrevivieron, hablado con ellos y averiguado todo lo que se podía saber acerca del hombre al cual habían llamado jefe. Pero nada de lo que dijera MacAllister podría hacer que Gabriel cambiara de parecer acerca de Madeline. —Aún así, me quedaré con ella. Es su palabra de que se casaría conmigo contra la del duque de que se casaría con Knight. Mi título de propiedad es anterior al suyo. —Deberíais avergonzaros de vos mismo —repuso MacAllister con su voz lúgubre—. Vais a sacar provecho del desesperado intento de una joven por preservar la única herencia familiar que le queda. —Pensabas que me sentiría así, ¿verdad? —Gabriel no estaba avergonzado, sino que se alegraba de aquella oportunidad—. El padre de Madeline ha convertido su vida en un infierno durante todos estos años. Si ahora ella va a arriesgar su vida por él,

101


De Kerea y Sofia para Meca y yo he de permitir que lo haga, entonces Madeline pagará por mi preocupación... y por mi protección. —Eso es una estupidez. —Probablemente. Gabriel nunca había sido un caballero correcto. Hasta que conoció a Madeline, siempre había sido un calavera, un cazafortunas y un mujeriego. Entonces todas las ambiciones que hibernaban dentro de él se habían fusionado en una sola: la de ser su pareja. Desde que ella lo abandonara, Gabriel no había vuelto a experimentar un solo instante de aquella desenfrenada energía que tanto había atraído a Madeline. Al parecer lo único que se necesitaba era una sola mirada desdeñosa de sus magníficos ojos, porque ahora el calavera había vuelto en todo su esplendor. Madeline iba a ser suya, y Gabriel quería que ella lo supiera, que pensara todo el tiempo en ello. Quería que la erección que hinchaba su entrepierna fuera acompañada por un suave derretirse entre los muslos de ella. Quería saber que si le deslizaba la mano dentro de la falda y tocaba los pelitos rizados, éstos se hallarían humedecidos por el deseo. Aquella tarde, cuando la había besado, Gabriel tuvo que apelar a todas sus reservas de voluntad para no apretarla contra el tronco del árbol y tomarla allí mismo. Y al infierno con todos los demás. No lo había hecho porque era demasiado pronto y el lugar demasiado público. —Eso está mejor. Gabriel necesitó un instante para comprender que su ayuda de cámara hablaba de su corbatín y luego dedicó otro instante a examinarlo en el espejo. —Sí, ahora ha quedado bien. Pásame mi chaqueta y el cuchillo para llevar dentro de la bota. —Cogiendo el guante amarilleado de encima del tocador, se lo llevó a la nariz, aspiró el tenue aroma a cuero y a Madeline que todavía perduraba en él y sonrió—. Y ahora, vamos allá.

Capitulo Trece

Thomasin le arrebató el cepillo para el pelo. —Esto se te da fatal. Madeline detestaba admitirlo, pero era cierto. Thomasin hacía que Madeline, con

102


De Kerea y Sofia para Meca su sencillo vestido de muselina oscura, se sintiera muy poco elegante. El vestido de zangalete blanco de Thomasin iba acompañado por una corta túnica de crespón rosa pálido, con las mangas cortas y un corpiño escotado que revelaba admirablemente su seno. Sólo la cabellera rubia suelta empañaba la auténtica visión que era Thomasin, y Madeline no conseguiría arreglarlo. Si nunca conseguía que sus propias trenzas se comportaran de una manera ordenada, mucho menos podría domar la melena de Thomasin. Tu pelo no quiere cooperar. Quizá debería probar con los hierros para... Madeline lanzó una mirada de inquietud a las dos varas metálicas que reposaban encima del calentador. —¡No! Vi lo que le hiciste a mi vestido de seda nuevo. No te acercarás a mí con unos hierros para rizar el pelo. —Con un profundo suspiro se levantó y señaló el asiento colocado delante del espejo—. Siéntate. Te mostraré lo que quiero. Madeline obedeció con un aparatoso contoneo. —Detesto el fracaso. —Como el fracaso de aquella tarde, cuando había intentado sin éxito convencer a Gabriel de que recuperase la tiara para ella. —Y sin embargo pareces coleccionarlos. Madeline se mordió el labio para reprimir la réplica que ya había acudido a su boca. ¿Cómo era posible que resultara tan difícil hacer aquello que Eleanor siempre había hecho parecer tan fácil? Aquella mañana Madeline había pasado quince minutos tratando de encender un fuego en el hogar, y finalmente tuvo que llamar a Zipporah. La flaca doncella de lady Tabard no se había creído la historia sobre el pedernal y el acero húmedos que contó Madeline, y procedió a encender el fuego al primer intento. También se había mostrado insolente acerca de ello. Cepillo y peine en mano, Thomasin empezó a cepillar la larga y oscura cabellera de Madeline. —Tengo ciertas sospechas acerca de ti —dijo mientras lo hacía. —¿Sospechas? —La voz de Madeline sonó demasiado aguda, Y la bajó una octava—. ¿Qué clase de sospechas? —Pienso que quizá no siempre fuiste una acompañante. Que antes eras una dama, y tus padres murieron y te dejaron sin ningún sustento. Una historia probable, y Madeline deseó se le hubiera ocurrido a ella misma. —¡Sí, ciertamente! ¡Has acertado! La expresión con que Thomasin la contempló en el espejo no podía ser más extraña. —Quiero decir... sí. Me siento como si todavía estuviera aprendiendo a ser una acompañante. —Sin demasiado éxito —Tiró de las trenzas de Madeline—, he visto. Esta tarde no

103


De Kerea y Sofia para Meca conseguiste mantenerme a la vista en todo momento. Me quedé a solas con lord Hurth. —¿Intentó algo? —No soportaría haber permitido la ruina de una muchacha tan inocente. Thomasin soltó un bufido. —Ni siquiera se dio cuenta de que tú habías desaparecido. Estaba absorto discurseando sobre los nuevos sillones que su madre va a comprar para el comedor de los invitados en Hurth. Es un chico de mamá. Madeline sonrió. —Hubiese podido ser peor. Podrían haber sido caballos. —Ya habíamos agotado el tema hípico —dijo Thomasin con voz gélida. —Cuando os alcanzamos, le dije a Hurth que ya era hora de regresar. —Deberías habérselo dicho durante los primeros quince minutos. Pero estabas demasiado ocupada hablando con lord Campion. —Poniendo las manos en los hombros de Madeline, la hizo girar hasta dejarla de cara y se enroscó los rizos de Madeline alrededor de los dedos—. No parasteis de discutir durante todo el camino hasta la playa. ¿Hay algo que quieras contarme? —¿Que es un patán? —sugirió Madeline. —No, no lo es. Tiene la reputación de ser todo un caballero, pero más bien distante. Pero contigo es cualquier cosa salvo distante. De hecho, incluso en público no mira a nadie más que a ti, y de una manera muy poco apropiada. —Thomasin se aclaró la garganta—. ¿Fuiste la causa de que su excelencia rompiese su compromiso con él? —¡No! Lord Campion apostó y ganó una fortuna, y su propensión a jugar a las cartas ofendió tanto a su excelencia... —¡Qué tontería! Como mucho se lo podría considerar una pequeña falta, y además ni siquiera es cierto. Mi madrastra dice que lord Campion lleva mucho tiempo sin jugar. Si eso era cierto, ¿qué significaba? ¿Que Gabriel había acudido a aquella partida no por su ansia de jugar sino porque consideraba a Rumbelow una amenaza a la cual era necesario eliminar? Eso hacía de él un héroe. Lo cual resultaría imposible de soportar, ya que requeriría... una disculpa. Madeline se estremeció. Escogiendo sus palabras con cuidado, Thomasin dijo: —Así que pienso que quizá te amaba a ti y no a ella. Madeline se quedó sin habla. Cuando una no se hallaba en posesión de todos los hechos, la teoría tenía sentido. —Pero, a juzgar por la manera en que te comportas cuando estás con él, he de suponer que tú no lo amabas. —No —dijo Madeline con un hilo de voz.

104


De Kerea y Sofia para Meca —Eso es bueno, porque una dama de compañía no puede casar se con un conde. —Volviéndola una vez más para dejarla nuevamente de cara al espejo, Thomasin cogió el pelo de Madeline y empezó a sujetárselo con horquillas—. Pero eso tú ya lo sabes. —Sí —dijo Madeline con una voz todavía más tenue que antes. —Naturalmente, su excelencia es más atractiva que tú, pero a juzgar por lo que dijo hoy lord Campion acerca de cómo ella rompió su juramento, no es tan hermosa de espíritu. —Thomasin sacudió la cabeza tristemente—. A mí también me había gustado. Pero no se puede juzgar basándose en lo que se ve la primera vez, ¿verdad? —La duquesa tuvo buenas razones para romper su compromiso —dijo Madeline con sequedad, volviendo a sentirse irritada con Gabriel. —No sé si llegó a haber una razón suficientemente buena. Mi madrastra me ha dicho que debo pensármelo muy bien antes de dar mi palabra, porque faltar a ella es una terrible maldad. Madeline quiso volver a replicarle con la misma sequedad de antes, pero no pudo hacerlo. A ella le habían enseñado lo mismo y, por mucho que intentara justificar sus propias acciones, seguía sintiendo una vasta desazón y, sí, culpa. Si Gabriel lo supiera, se pondría muy contento. —Pero no te preocupes acerca de la comparación con la duquesa —decía Thomasin—. Tú eres muy atractiva, sobre todo con este peinado. Sólo te aconsejaría que mantuvieras un poco más distancia cuando hables con lord Campion. —Si pudiera hacer las cosas a mi manera, no volvería a hablarle nunca. —Si Madeline pudiera hacer las cosas a su manera, no paga ría el precio que él exigía por la tiara. —¿Lo ves? Ya vuelves a empezar. Te ofrezco un pequeño consejo desinteresado, y tú me sales con una respuesta hostil. Si deseas que las personas no se den cuenta y, lo más importante, que no murmuren acerca de ti y lord Campion, has de aprender a presentar una fachada de indiferencia. Ni siquiera Eleanor se había atrevido a sermonear a Madeline de esa manera. Thomasin cambió de posición y le colocó unas horquillas más. —No creo ser la única capaz de adivinar que tú fuiste la causa de la escena que la duquesa organizó en Almack's. Madeline no supo si negarlo o fingir que no la había oído. Después de todo, si su padre no había aparecido para cuando diera comienzo la partida —y el que todavía no hubiese aparecido ya empezaba a ponerla nerviosa—, se iría de allí y lo que pensara Thomasin carecería de importancia. Pero se encontraría con Thomasin en los círculos sociales, al igual que con lord y lady Tabard. La reconocerían. Caerían en la cuenta de que los había engañado y,

105


De Kerea y Sofia para Meca especialmente Thomasin, se sentirían dolidos. Madeline le frunció el ceño a su reflejo. Eleanor la había advertido acerca de aquello, pero ella no la había escuchado. Muy bien. A su debido momento, buscaría a Thomasin y se lo explicaría todo. No, lo primero que haría sería confirmarle que Jeffy no era un esposo apropiado. Se las ingeniaría para que Thomasin recibiese una propuesta de lord Hurth, cosa que no sería demasiado difícil teniendo en cuenta que él estaba todo lo encaprichado de ella que podía llegar a estarlo un Hurth. La joven lo rechazaría, y eso abriría la puerta a más propuestas y más rechazos. Entonces Madeline le encontraría a Thomasin una pareja apropiada y los empujaría hacia el matrimonio. Thomasin olvidaría cualquier clase de animosidad que pudiera sentir hacia Madeline y todo iría bien. Sí, Madeline tenía el futuro de Thomasin en sus manos. Ojalá tuviera tan controlado su propio futuro. Lo había tenido... antes de acudir a aquella fiesta. Ahora necesitaba un plan distinto pira recuperar la tiara aparte del de entregarse al pecado con Gabriel. Otra vez. —¿Tienes frío? —Preguntó Thomasin—. Se te ha puesto carne de gallina. —Qué curioso —respondió, y pensó todavía más desesperada mente que antes que necesitaba un plan. Pero tras haber vuelto a la casa, traerle el agua del baño a Thomasin y planchar temerosamente el vestido que la joven llevaría en el baile, no había dispuesto ni de un solo instante para sí misma. ¿Descansarían las acompañantes alguna vez? Eleanor no tenía tanta resistencia como Madeline, ni sabía ser tan franca como ella. El ceño que había oscurecido su frente se acentuó. Cuando volviera a hablar con Eleanor, le soltaría un largo sermón sobre la importancia de no excederse en sus obligaciones al servicio de Madeline. —¿Quieres dejar de fruncir el entrecejo? —Pidió Thomasin—. No podré terminar esto si no paras de estirar la cara... Desde la puerta, lady Tabard exclamó: —Thomasin Evelyn Mary Charlford, ¿qué estás haciendo? Madeline cerró los ojos para no tener que ver el turbante emplumado y el vestido a juego que conferían a lady Tabard la apariencia de una gran porción de mantequilla. Sin embargo, si entornaba los ojos, la visión era soportable. Eso la animó y, sin darse cuenta, recuperó su condición de duquesa: —Lady Tabard, acérquese y vea la obra de Thomasin. El más maravilloso... ¡Ay! — Una horquilla había sido colocada con bastante más fuerza de la necesaria—. ¡Eso ha dolido! —Viendo en el espejo los ojos entornados de Thomasin, Madeline comprendió abrupta mente que lady Tabard no vería con buenos ojos el servicio que le es taba prestando Thomasin. Ésta terminó rápidamente e indicó a Madeline que ya podía levantarse. —Y ahora enséñame el estilo que tú prefieres. —Mientras Madeline se levantaba del

106


De Kerea y Sofia para Meca asiento, Thomasin pasó a ocuparlo, explicando—: Perdona que me haya entretenido, mamá, pero tenía un estilo de peinado que deseaba mostrarle a la señorita De Lacy, y ella tiene un estilo que desea mostrarme. —¿Entretenerte? —La voz de lady Tabard casi alcanzó el do de pecho—. Desde luego que te estás entreteniendo. Oh, desde luego que sí. —Y arrebató el cepillo de la mano de Madeline—. La señorita De Lacy no tiene ningún estilo de peinado que mostrarnos, porque ni siquiera es capaz de peinar su propio pelo. —Cepilló vigorosamente el cabello de Thomasin, y luego lo sujetó de una manera tan rígida que Thomasin arrugó la frente. —La señorita De Lacy lleva el pelo al estilo italiano, despeinado y revuelto por el viento. Madeline no podía creer que Thomasin fuera capaz de inventarse semejantes historias. —¿Estilo italiano? —Para asombro de Madeline, lady Tabard llevó a cabo milagros con horquillas y una cinta—. Eso es un eufemismo para ineptitud. —Yo lo encuentro atractivo —dijo Thomasin. Cogiendo uno de los hierros para rizar el pelo, lady Tabard fue curvando con asombrosa eficiencia los cabellos alrededor del rostro de Thomasin. —Si no hubiera sido por su sombrero, hoy el pelo de la señorita De Lacy se habría estado cayendo todo el rato sobre sus hombros. Madeline admitió la justicia de esa observación, pero consideró apropiado guardar silencio al respecto. —Ya está. —Lady Tabard le pellizcó las mejillas a Thomasin y la hizo ponerse en pie. Llevándola hacia la puerta, dijo—: Date prisa, recoge tus guantes y tu abanico. ¡Ya llegamos tarde! —¡Alto ahí! —Tanto lady Tabard como Thomasin quedaron perplejas ante la osadía de Madeline, pero ésta se sentía muy segura en lo tocante a aquella cuestión, y explicó con voz autoritaria—: Seréis la última en llegar al baile, lady Thomasin, y haréis toda una entrada. —Pero... —farfulló lady Tabard—. ¡Las otras jóvenes damas ya han captado la atención del señor Rumbelow! —Exactamente. Todas han ido corriendo como si no tuvieran nada mejor que hacer que estar pendientes de él. Pero un hombre no valora a una mujer fácil. —Madeline contempló a la boquiabierta lady Tabard—. No me diréis que vos no tuvisteis que jugar duro para pescar a lord Tabard. Lady Tabard cerró la boca. —Oh. Bueno... —dijo, pasando a ocuparse de los pliegues de su falda—. Siempre está eso, claro.

107


De Kerea y Sofia para Meca Satisfecha, Madeline se volvió hacia lady Thomasin. —Os quedaréis de pie en la entrada hasta que la gente se fije en vos, y entonces sonreiréis (tenéis una sonrisa maravillosa, por cierto) y entraréis con paso lento y majestuoso. —No podré entrar con paso lento y majestuoso —objetó Thomasin— si me quedo esperando de pie en la entrada hasta que fijen en mí. Estaré muy nerviosa. —Fingiréis estar tranquila. —Madeline hizo un movimiento ondulante con su mano—. Pensad en un cisne que se desliza por un estanque mientras debajo del agua sus pies se mueven furiosamente. Con la frente fruncida, Thomasin pensó en ello y terminó asintiendo. —Creo que podré hacerlo. —Por supuesto que sí. Cuando hagáis vuestra entrada saludareis a las otras damas, pero sólo con una leve agitación de los dedos, y miraréis tímidamente a los caballeros. Thomasin practicó el movimiento de los dedos y la mirada. —Muy bien —aprobó Madeline—. Enseguida os veréis desbordada de invitaciones para bailar, y entonces tendréis que elegir sabiamente. —Antes nunca se ha visto desbordada de invitaciones —dijo lady Tabard con amargura. —Antes nunca me había tenido a mí aconsejándola —replicó Madeline tajante—. Puede que yo no conozca los estilos de peina do, lady Tabard, pero conozco la alta sociedad.

Capitulo Catorce

—¡Tenía usted razón, querida señorita De Lacy! —Lady Tabard se detuvo junto al asiento de Madeline, colocado detrás de las jóvenes a las que ningún caballero prestaba atención y de las matronas, junto a la pared del fondo del salón de baile—. Thomasin es la estrella del baile. Madeline no subestimó la concesión que acababa de hacerle lady Tabard. Hubiese apostado que lady Tabard decía «¡Tiene usted razón!» Con muy poca

108


De Kerea y Sofia para Meca frecuencia. Con lo que esperaba fuese la humildad adecuada, replicó: Gracias, milady. Para mí ha sido un placer poder ayudaros. Lady Tabard señaló la pista de baile, donde las parejas evolucionaban en una divertida danza campesina. —Me parece que el señor Rumbelow la está mirando muy favorablemente dijo— Ésta es la segunda vez que baila con mi hija. —Lord Hurth también la está mirando favorablemente, y proviene de una familia antigua y muy respetada. —La animada música hacia que el pie de Madeline siguiera el compás debajo de la falda—. Lady Thomasin parece muy interesada en un joven... no consigo acordarme de su nombre...—Fingió ignorancia —Jeff Radley —dijo lady Tabard en un tono que presagiaba catástrofe—. Un joven Lotario. —Thomasin sólo tiene palabras de elogio para él. —Por supuesto. —Lady Tabard bajó la voz—. Es apuesto y baila bien. También flirtea con cualquier joven que se cruce en su camino, y este año ya le ha declarado su amor a tres muchachas distintas. Ese enlace nunca saldría bien. Tal como había sospechado Madeline. —Entonces naturalmente tiene usted razón —dijo. —Es muy generoso por su parte decirlo —replico lady Tabard acerbamente. Madeline tenía que dejar de comportarse como la duquesa que era. Eso le estaba produciendo acidez de estómago a lady Tabard. —El señor Rumbelow es inmensamente rico. —Lady Tabard señaló el salón de baile, lleno de flores y animado por la charla de treinta y cinco invitados y las melodías tocadas por un violín, una flauta dulce y un violonchelo—. Se rumorea que sus ingresos ascienden a veinte mil libras al año Madeline apretó los labios. —¿De veras? —Prolongó las palabras, y su duda con ellas, hasta que lady Tabard repuso: —¿No lo cree así? —Nunca había oído hablar de él antes, y soy una De Lacy. —Bueno... sí, pero... —Lady Tabard se llevó la mano al seno como una gallina clueca alisándose las plumas—. ¡Ha organizado una auténtica exhibición de riqueza, y es el anfitrión de esta fiesta! —Ciertamente, pero ¿cuántos hombres han hecho exhibición semejantes y ahora están completamente arruinados? —Antes de que lady Tabard pudiera responder, Madeline alzó la mano— . Podría equivocarme, pero me gustaría conocer su linaje. —Bueno... sí, eso estaría bien. No obstante, estoy segura de que es una de las figuras más respetadas del ton. Pero lady Tabard arrugó el entrecejo mientras veía cómo 'I'homasin evolucionaba

109


De Kerea y Sofia para Meca entre los brazos del señor Rumbelow. A continuación se alejó, la mirada resueltamente posada en su marido. Madeline se relajó y se dedicó a contemplar a los bailarines. Lady Tabard no era exactamente la mujer horrible que había pensado en un principio. Su vulgaridad no había disminuido en lo más mínimo, pero tenía buen ojo para los candidatos a esposo y quizá sentía un oculto cariño por Thomasin. Eso era bueno. Madeline no sentía ningún deseo de vérselas con una madrastra malvada. Habiendo sembrado la duda en lady Tabard, ya había cumplido con su responsabilidad hacia Thomasin. Ahora podía ocuparse de sus cosas. Contempló con expresión sombría cómo Gabriel atravesaba el salón de baile en dirección a ella, plato en mano. Madeline todavía no había podido pensar en otro modo de recuperar la tiara que no fuera conseguir que Gabriel se encargase del asunto, y tampoco tenía otra cosa que ofrecerle —hizo una profunda inspiración— que ella misma. —Señorita De Lacy, he pensado que quizá le gustaría disfrutar de algunas de las exquisiteces que nuestro anfitrión ha tenido la gentileza de ofrecernos. —Con una reverencia, Gabriel le tendió una servilleta y un plato con una selección de preparados culinarios específicamente escogidos para tentar el apetito de Madeline. Al parecer Gabriel se acordaba de todas sus preferencias y, obrando con un diabólico sentido de la oportunidad, había aparecido en el preciso instante en que el hambre empezaba a dejarse sentir. Aquélla era una cuestión que no preocupaba a los miembros de la alta sociedad. A las acompañantes no se les permitía asistir a la cena ni tomar una copa de ponche, ni siquiera visitar la sala reservada a las damas. Su misión consistía en estar sentadas sin decir nada y observar a sus pupilas, acudir solícitas si necesitaban ayuda con su vestido y asegurarse de que ningún varón que anduviese de caza llevase a cabo avances no deseados. Era una tarea aburrida, especialmente dado que la reunión era reducida y, en su caso, Thomasin se estaba comportando mejor que nunca. Por eso fue un gran infortunio que Gabriel, con un aspecto tan apuesto, la tentara de aquella manera. Pero sin hacer caso de las miradas escandalizadas de las matronas, aceptó el plato. —Gracias, lord Campion —dijo. La respuesta de él fue sardónicamente ceremoniosa. —No hay de qué, señorita De Lacy. ¿Puedo disfrutar del placer de vuestra compañía mientras cenáis? —añadió, señalando el asiento contiguo al de ella. Madeline vio cómo las matronas se volvían para observarlos. Bajando la voz, siseó: —Sí, siéntate, siéntate de una vez y deja de rondar a mi alrededor. Estás llamando la atención. Gabriel sonrió mientras lo hacía.

110


De Kerea y Sofia para Meca —Cuando tienes hambre, siempre te pones de muy mal humor. —No tengo hambre —dijo Madeline, y mordió un pastelillo de limón. Contuvo la respiración al sentir el intenso sabor y exhaló un suspiro de placer. —Ya veo —ironizó Gabriel, y la contempló lamerse del dedo la clara de huevo y el azúcar. Había una razón obvia por la cual las mujeres nunca lamían nada en presencia de un hombre, pero Madeline simplemente no había caído en la cuenta antes. —Tu ignominiosa proposición me ha hecho sentir muy desgraciada —dijo. Alzando una ceja, Gabriel señaló con la cabeza a las damas llenas de curiosidad que tenían sentadas delante de ellos. —¿Quieres hablar de ello precisamente ahora? Madeline detestó tanto que Gabriel tuviese razón como tener que guardar discreción. Con una suave inspiración, preguntó: —¿Estás disfrutando del baile? —Es un aburrimiento. Madeline sonrió. Había visto cómo Gabriel llevaba a la pista de baile a cada joven dama presente. Había bailado con las dos jóvenes de lady Achard, con las tres señoritas Greene y con las cuatro hijas de los Vavasseur. La lista pareció interminable, ya que la fiesta estaba llena de jóvenes damas luciendo vestidos de tonos pálidos que relucían y se pegaban al cuerpo. Madeline se alegraba de que Gabriel se aburriese. Con todo, si se enamoraba de otra ya no estaría interesado en ella. Gabriel la contempló masticar un macarrón con tanta concentración como la que había dedicado antes al pastelillo de limón. —Por cierto, monsieur Vavasseur dice que te conoce, y te identifica como la duquesa. Madeline se atragantó y tosió. Cuando se hubo recuperado, dijo: —Creía que no me había visto. —Al parecer se fijó en ti esta tarde, cuando me estabas mandando al infierno y luego durante el trayecto hacia el acantilado. —¡No te estaba mandando al infierno! —Gabriel no debería utilizar semejante lenguaje—. ¿Hasta dónde se ha extendido la voz? —Le oí asegurar que te conocía cuando devolví a su hermosa hija después de nuestro baile. —¿De qué hermosa hija me hablas? —repuso Madeline con malvado deleite. — ¿Qué? —Monsieur Vavasseur tiene cuatro hermosas hijas. ¿De cuál estás hablando? —Pues no tengo ni idea. No estoy interesado en esas memas, sólo estoy interesado en ti.

111


De Kerea y Sofia para Meca —Oh. —Los labios de Madeline formaron la palabra, pero no dispuso del aliento necesario para hablar. Había querido burlarse de él, pero Gabriel había respondido con su franqueza habitual. Satisfecho al ver que la había reducido al silencio, él añadió: —Creo que he conseguido atajar el rumor. Le aseguré a monsieur Vavasseur que había estado prometido con la duquesa y que ciertamente la reconocería. —Alzó la vista y pareció observar a los bailarines, pero Madeline sabía muy bien que había centrado su atención en ella—. Naturalmente, no dije que tú eras la duquesa, me limité a decir que la reconocería. Hay que esperar que monsieur Vavasseur no repare en la contradicción. —Porque no podemos consentir que tú vayas por ahí mintiendo —dijo Madeline sarcásticamente. Gabriel se volvió hacia ella. —No. No podemos. Cualesquiera que fuesen sus provocaciones, ella tenía que mostrarse amable con él. Aparentemente Gabriel le leyó la mente, porque preguntó: —¿A cuántos hombres besaste mientras estabas en el extranjero? —¡Chist! —Madeline miró a las matronas y las jóvenes que se habían quedado sin pareja de baile y siseó—: ¿Estás buscando mi ruina? —En absoluto. Es una pregunta de lo más razonable. La indignación se impuso al sentido común, y Madeline repuso: —¿Qué te hace pensar que besé a algún hombre? —Te conozco —dijo Gabriel—. Venga, ¿a cuántos hombres besaste intentando quitarte mi sabor de tus labios? ¡Qué engreído podía llegar a ser! —A montones. Tuve un hombre en cada población. —Oh, Madeline... La incredulidad de él la hizo resoplar. —De veras. Lo hice. No eres el único hombre al que le gusta besarme. —La mayoría de los hombres te temen demasiado para atreverse a intentarlo. Venga, dime, ¿a cuántos hombres besaste? —A docenas. Gabriel agitó un dedo reprobatorio delante de su nariz, lo cual quería decir que Madeline había excedido el límite de su credulidad. —A una docena —corrigió ella. —Eso está mejor. Madeline no sabía por qué se empeñaba en mentir, excepto... bueno, despreciaba esa seguridad en sí mismo tan propia de Gabriel. Necesitaba poner fin a aquella

112


De Kerea y Sofia para Meca conversación pero, como un bulldog, él no la soltaría hasta obtener la verdad. Comió una tartaleta de manzana, se quitó las migajas de los dedos y alzó la barbilla hacia Gabriel. —Besé a cinco hombres. —¿Cinco? ¿Nada más? Por un instante, su tono burlón la devolvió al tiempo en que habían estado desesperadamente enamorados el uno del otro y, como una colegiala, Madeline deseó volver a estar allí. —Cuatro y medio. Con una risa que sonó un poco oxidada por la falta de uso, él preguntó: —Entre ellos había un enano, ¿es eso? —Sí. Le di medio beso. No me gustaba. Tenía unos dientes horribles y fumaba puros. —Lo lamento —repuso Gabriel. Sus anchos y lisos labios sonreían, sus ojos eran tan verdes como los árboles y el modo en que la miraba la hacía sentir débil y mareada. ¿Cómo se las arreglaba para conseguir todo aquello y distraerla de su sentido común?—. ¿Y con cuántos hombres te acostaste? —¡Insolente! —¿Cuántos? Con esa palabra, Gabriel le propinaba una bofetada de celos que la hizo ruborizar. Dejó el plato en el suelo y, cuando se incorporó, fingió que su rubor era resultado de haberse agachado. —Las matronas nos están observando y murmuran. —Responde y te dejaré en paz. ¿Cómo podía haber creído que estaba enamorada de un hombre tan insoportable? Las damas no le quitaban ojo. —Con ninguno. Eleanor nunca me lo hubiese permitido. —Madeline no deseaba a ningún otro hombre, pero no se lo diría a Gabriel. —¿Fueron tus ridículas exigencias las que no te permitieron acostarte con ellos? Madeline tenía que descubrir otra manera de hacerse con aquella tiara. Un plan muy audaz cobró forma en su mente. Quizá podría... pero no. Eso sería peligroso. Volvió a mirarlo. Él era peligroso, desde luego. Vuelto hacia ella en su asiento, con aquellos hombros tan anchos y aquella cintura tan delgada, Gabriel se veía apuesto, atrevido e increíblemente deseable. Sí, tenía que recuperar la tiara sin la ayuda de Gabriel, y si la única manera de hacerlo era robándola, entonces la robaría. —Después de la experiencia que tuve contigo, la verdad es que me he vuelto de lo más exigente. —Su devastadora réplica no pareció hacer mella en Gabriel. —Así que besaste a cuatro hombres y medio y no te gustó, y no te acostaste con

113


De Kerea y Sofia para Meca ninguno. Se podría suponer que sigues prendada de mí. —Se podría suponer que, debido a ti, he quedado lo bastante harta de los hombres para el resto de mi vida —repuso ella—. Eres infantil, impulsivo, irresponsable... Gabriel apretó los labios en una delgada y sombría línea. —Es a tu padre a quien estás describiendo, no a mí. —¿Existe alguna diferencia? —Sí. La seca réplica de él hizo que Madeline empezara a formularse preguntas, como le ocurría siempre. ¿Por qué su padre le gustaba tan poco a Gabriel? Su padre solía caerle bien a los hombres. Era un tipo muy alegre que bebía, jugaba a las cartas y hacía locuras. ¿Qué era entonces lo que había en lord Magnus que tanto desagradaba a Gabriel? Él la observó centrarse en su padre, el hombre al que ella le importaba tan poco que la había perdido jugando a las cartas con un americano de las colonias. —Mi padre aún no ha llegado —murmuró Madeline, y recorrió el salón con la mirada como si esperase ver entrar de pronto a aquel hombre de rostro enrojecido y aspecto de toro, para empezar a palmear a los caballeros, besar en la mejilla a las damas y, finalmente, reparar en su única progenie, su única familia. —Lo único de lo que puedes estar segura es de que no se puede confiar en él — dijo Gabriel. —Sus instintos de jugador nunca le fallarán. En todo lo demás, él es... —Alguien en quien no se puede confiar, como acabo de decir. Cuando Madeline se había marchado, Gabriel había jurado que volvería a ser suya. Había dedicado mucho tiempo a reflexionar en qué se había equivocado, y llegó a la conclusión de que había sido demasiado generoso con sus declaraciones de devoción. Si ahora quería hacer las cosas correctamente, necesitaba mantenerla insegura acerca de su afecto y sin que supiera qué iba a hacer él a continuación. Después de todo, su padre hacía precisamente eso y Madeline le había consagrado su vida. El que ahora se mostrara de acuerdo con él acerca de lord Magnus indicaba hasta qué extremos había llegado su preocupación. —Lo sé. Me acuerdo de todas las cartas que no fue capaz de enviarle a nuestro administrador para comunicarle que yo me encargaría de llevar las propiedades. De todas las veces que prometió estar en casa durante las Navidades y no llegó a aparecer. —Madeline calló, se llevó la mano a la boca y volvió a recorrer la sala con la mirada como si estuviera interesada en el flirteo que madame Vavasseur estaba manteniendo con lord Whittard. Por primera vez había admitido la zozobra que le causaba su padre. Gabriel no subestimó la importancia de sus palabras, ni el hecho de que había acudido a él para

114


De Kerea y Sofia para Meca recuperar la tiara de la reina. Todo estaba yendo muy bien. —En su momento sobredimensioné los descuidos de papá—dijo Madeline con fingida despreocupación—. Pero luego comprendí que lo único que necesitaba hacer era organizar las cosas para que él pudiera atender sus responsabilidades hacia mí y hacia quienes dependían de nosotros. —Con lo cual demostraste ser una mujer de recursos. —Gabriel anhelaba tocarle la mano y asegurarle que había hecho un trabajo excelente. Pero quería que Madeline pensara en ello, imaginara, temiese y anticipara el destino antes de que éste la alcanzara—. Has estado fuera del país cuatro años. ¿Cómo se las arregló lord Magnus sin ti? —Contraté a un buen mayordomo. Demostró ser muy adecuado para el puesto, y honesto. Siempre he sabido juzgar a las personas —cerró la boca tan bruscamente como si acabara de comprender que a él no había sabido juzgarlo muy bien, o que había cometido un error al rechazarlo. Gabriel sonrió. Madeline era una chica muy lista. Ya lo sabía. —¡Menuda dama de compañía!—. —Es una descarada que no sabe comportarse. —¡Deberían mantenerla bien vigilada! Gabriel la miró con ceño. —Debes irte, Gabriel, pero antes... —Madeline lo miró con los ojos muy abiertos y llenos de solemnidad—. Hace un rato, cuando estabas hablando del besar... y.., y... —¿Del acto sexual? —¿Por qué me haces preguntas tan insolentes? Poniéndose en pie, él se inclinó y se dispuso a retirarse. De momento. —Sólo quiero saber si estás a la altura del valor de la tiara—dijo.

Rumbelow apartó por un instante su atención del baile, la conversación y las muchachas a la espera de ser cortejadas para recorrer la sala con la mirada. Todo iba según lo planeado. Los invitados se habían relajado en el entorno familiar de una fiesta hogareña. Las damas jóvenes flirteaban con los caballeros más ricos y más próximos a ellas, exactamente como las rameras a las que Rumbelow había conocido en las calles. Todas excepto la pequeña lady Thomasin, quien iba de un extremo a otro del salón intentando huir de lord Hurth. Rumbelow acudiría en su rescate. Él tampoco era del agrado de la joven, y sería divertido ver cómo reaccionaba cuando se viera atrapada entre la espada y la

115


De Kerea y Sofia para Meca pared. Los jugadores se mostraban tranquilos y relajados, prestando atención a sus queridas esposas e hijas para compensar el hecho de que al día siguiente permanecerían encerrados en la Casa de la Viuda, jugando como si sus almas dependieran de una carta, cuando, de hecho, sólo sus carteras dependerían de ella. Sus almas ya llevaban mucho tiempo perdidas. Diez mil libras por cabeza, diez jugadores: cien mil libras. Los gastos ascendían a veinte mil libras, y los jugadores no podrían mandar a la cárcel a alguien que había huido del país. Rumbelow nunca tendría que volver a organizar un trabajo. No obstante, quizá lo hiciese, sólo para no perderle el gusto al oficio. Sonrió mientras paseaba la mirada por las ovejas que balaban a la espera de ser trasquiladas. La acompañante de Thomasin estaba sentada junto a la pared con una expresión que sólo podía ser calificada de desafiante. Bueno, Campion la había estado acosando como un sabueso tras una perra en celo. Ella planeaba algo, y Rumbelow habría dado un brazo por saber qué se ocultaba detrás de aquella púdica fachada. Quizá sólo estaba pensando en el rumor que monsieur Vavasseur había hecho circular por el salón de baile: que ella era la duquesa y no una acompañante. Rumbelow sonrió. Tal como había previsto, las cosas empezaban a ponerse interesantes. Habría pagado por saber qué le había dicho Gran Bill a la chica hacía unas horas. Él negaba haber hecho nada que no fuese cortejarla. Gran Bill siempre había sido un estúpido, y además un estúpido que bebía demasiado, si bien nunca vacilaba ante el robo o el asesinato. Por eso Rumbelow lo mantenía cerca de él y lo utilizaba frecuentemente. Antes nunca había pensado en Gran Bill como la clase de estúpido que pudiera llegar a resultar peligroso, pero si él le había contado a la señorita De Lacy cualquier cosa que hubiera hecho vacilar su confianza en la fiesta o en Rumbelow, ésta no daba ninguna muestra de ello. Así que quizá sólo eran imaginaciones suyas. Y quizá Gran Bill tendría que ser eliminado en cuanto aquel golpe hubiera concluido. Rumbelow suspiró. Siempre costaba decir adiós a los viejos amigos, pero el dinero mitigaría el dolor de la despedida. El alto, elegante y tranquilo lord Campion estaba charlando con monsieur Vavasseur. Campion tenía toda una reputación de implacable, y además era uña y carne con el Home Office inglés, organizando defensas costeras y haciendo Dios sabía qué otras cosas por su país, pero el Home Office nunca se interesaría por un simple estafador. Así pues, ¿qué pretendía realmente Campion? Fuera lo que fuese, la duquesa había conseguido distraerlo. Campion sabía la verdad acerca de lady Madeline. ¿La delataría ante los invitados? Rumbelow no lo creía. No hasta que consiguiese hacer realidad su objetivo de llevársela a la cama.

116


De Kerea y Sofia para Meca Entonces, y de eso Rumbelow estaba seguro, Campion se cobraría una pequeña y placentera venganza. Eso ciertamente era lo que habría hecho Rumbelow. Su mirada se entretuvo en la magnífica figura de la duquesa. Acostarse con ella sería muy agradable, y si los rumores eran ciertos, además ya tenía experiencia. No habría ningún gimoteo inocente por parte de ella, aunque a veces a Rumbelow le gustaba esa parte. En cambio, encontraría el placer de estar poseyendo a una duquesa. Y eso era algo que merecía la pena.

Capitulo Quince

Cuando los ojos de Madeline se abrieron de golpe, ya era de noche. Enseguida se acordó de lo que tenía que hacer. Robar la tiara. Levantándose de la cama sin hacer ruido, fue a mirar a Thomasin. La joven dormía profundamente, agotada por su triunfo en el baile, donde había sido agasajada y disputada por los caballeros y envidiada por las demás jóvenes. Yendo a la ventana, Madeline separó las gruesas cortinas. Fuera la oscuridad era casi total, iluminada sólo por la tenue claridad de las estrellas. Las nubes desfilaban velozmente en el cielo, desgarradas por el viento, y todo parecía silencioso y desierto. Madeline hizo una satisfecha inspiración. Desde allí podía ver los contornos de la Casa de la Viuda, una casa de dos pisos que se alzaba detrás de Chalice Hall, un poco hacia la derecha. Ni una sola luz brillaba en sus ventanas. La casa esperaba la partida del día siguiente por la noche... y a Madeline esa misma noche. Sacó su pistola de su baúl y la cargó con pólvora y una bala de plomo. Luego la deslizó en la funda especial que había hecho con terciopelo negro y se la ciñó en la cintura. No pensaba utilizarla, pero cuando tenías intención de volver a robar tu propio tesoro, un tesoro que sin duda estaría protegido por algún que otro bergante, debías estar preparada para cualquier eventualidad. Con un trocito de papel hizo un cono, lo llenó de pólvora y dobló hacia abajo la parte de arriba. Uno de los soldados franceses que había conocido le había enseñado el truco de cómo volar una

117


De Kerea y Sofia para Meca cerradura. Madeline siempre había pensado que algún día le sería de utilidad y ese día había llegado. Finalmente, se guardó el pedernal en el bolsillo junto con el resto de una vela, se puso el sombrero más oscuro de Eleanor, uno con un ala bastante ancha que dejaba su rostro sumido en la sombra, salió sigilosamente de la habitación. Mientras iba por el pasillo, oyó cómo el reloj daba las tres y se tuvo por afortunada al no toparse con ningún caballero encaminándose de puntillas hacia el adulterio. Extremó la precaución al pasar por delante del dormitorio de Gabriel. Aquel hombre poseía un sexto sentido en lo referente a Ias intenciones de ella, y Madeline dudaba mucho que fuera a aprobar las ahora. Tampoco le importaría que él mismo no le hubiera deja do elección. Se enfurecería, exigiéndole que desistiera de sus propósitos y probablemente querría recibir el pago por un trabajo que no había llegado a realizar. Apretó el paso, huyendo de la tentación. La exigencia de Gabriel de que le pagara sus servicios con su cuerpo había indignado a Madeline, y la leve sensación de júbilo que ella había experimentado cuando él presentó su demanda aún la llenaba de mortificación. Madeline negaba esa sensación, y lo haría hasta el día de su muerte. Secretamente podía admitir que deseaba a Gabriel, pero no se dejaría reducir a la impotencia. Una amarga experiencia le había enseñado la miseria de la vulnerabilidad, y el tiempo le había dado sabiduría. Por consiguiente, cuando recuperase la tiara no malgastaría un tiempo precioso en alardear de su hazaña ante Gabriel. En lugar de eso, y por una vez, Madeline haría lo que le hubiese aconsejado Leonor si se encontrara allí y se apresuraría a huir trofeo en mano. Con un poco de suerte, cuando saliera el sol ya estaría lejos de Chalice Hall. Salió de la casa por la puerta principal, dejada convenientemente abierta por un lacayo que sin duda había acudido a una cita amorosa. El vestido azul oscuro de Eleanor podía no ser del agrado de lady Tabard, pero funcionó admirablemente a la hora de ocultarla mientras avanzaba sigilosamente, pegada a las sombras de los árboles y las largas espalderas. El viento tenía un aroma fresco y limpio. Tiraba de las faldas de Madeline juguetonamente, o se colocaba detrás y la impulsaba hacia delante. Las ramas gemían. Las hojas se agitaban. Madeline distinguía las formas oscuras recortándose en la oscuridad. Un árbol, un mirador, la Casa de la Viuda alzándose ante ella. Experimentó una súbita e incontrolable oleada de júbilo. Si conseguía llevar a cabo su plan, volvería a tener el control de su vida. Pero su entusiasmo se esfumó cuando dobló la esquina y olió una arada de tabaco. Se quedó inmóvil y escrutó la oscuridad. Un puro brilló cuando uno de los guardias de Rumbelow dio una calada. Madeline retrocedió y caviló. Rumbelow guardaba la tiara en la caja fuerte de la Casa de la

118


De Kerea y Sofia para Meca Viuda. Disponía de guardias, pero quizá todos se encontraban fuera de la casa. Al amparo de las sombras más oscuras, fue avanzando a lo largo de la pared lateral, deteniéndose a escuchar cada par de metros. La experiencia le había enseñado que las personas se acobardaban ante los problemas y desistían de intentar nada, mientras que ella hacía el intento y superaba los problemas a medida que iban surgiendo. La mayoría de las dificultades podía ser vencida con un poco de osadía y determinación, y de esas cualidades Madeline poseía suficientes. Eso, y una pistola en su bolsillo. Pero primero tenía que entrar en la casa. Volar la cerradura o romper el cristal de una ventana sería demasiado ruidoso, así que... Encontró una puerta lateral e hizo girar el pomo. La puerta se abrió fácilmente y sin un solo chirrido. Madeline frunció el ceño. La puerta de Chalice Hall estaba abierta y ahora ésa también. ¿Alguien habría ido de Chalice Hall a la Casa de la Viuda? ¿Y por qué? ¿Por la misma razón que lo había hecho ella? ¿O por otra más tenebrosa? Bueno, pues a quienquiera que fuese le esperaba una buena sorpresa, porque la duquesa de Magnus era una formidable oponente y aquella tiara le pertenecía. Entró en la casa de puntillas y sin hacer ningún ruido, esperan do ser sujetada en cualquier momento. No había nadie. Por el suave eco de sus pasos supo que la habitación era grande y de techo alto, un estudio quizá, pero había cortinas cubriendo las ventanas y todo estaba oscuro. Tras cerrar la puerta, Madeline avanzó, rogando no chocar con ningún mueble. Tomándose su tiempo, cruzó madera y alfombra, cuando sus ojos se habituaron a una oscuridad todavía más densa, divisó el camino hacia el interior de la casa. Se preguntó si tendría que utilizar el trozo de vela para localizar la caja fuerte. Sin duda tenía que estar en la sala de juego, pero ¿dónde estaría la sala de juego? En la biblioteca o la sala de estar, algún lugar amplio y suntuoso donde los hombres pudieran apostar enormes sumas creyéndose invulnerables. Madeline entró en la siguiente habitación, lo bastante grande pero desprovista de mobiliario, y la atravesó sin ninguna dificultad. Comprendió que había llegado a su objetivo en la habitación contigua. El olor del tabaco impregnaba la atmósfera. Madeline encontró cinco mesitas, sillas de respaldo recto y asientos más grandes pro vistos de cojines. Buscó la caja fuerte. Sus pantorrillas chocaron con la otomana. «¡Merde!», susurró, e incluso eso pareció sonar demasiado alto en el silencio de la casa. Finalmente sus manos tocaron el frío metal de la gran caja fuerte. Le llegaba a la altura del muslo y era de acero macizo. Madeline pasó los dedos por la parte delantera, resiguiendo el contorno de la puerta hasta que encontró el mecanismo de

119


De Kerea y Sofia para Meca cierre. Metió la mano en su bolsillo y cogió el trozo de vela... Una puerta se cerró en algún sitio detrás de ella. Madeline dejó caer la vela, buscó rápidamente en el suelo la encontró y se la guardó en el bolsillo. Oyó voces de hombre, una discusión, y se apresuró a empuñar la pistola. Una luz brilló a través del vano de la puerta, acercándose cada vez más. Madeline se acurrucó junto a la mesa. Contuvo la respiración y esperó que nadie oyera el palpitar de su corazón. —Le digo que sus invitados llevan todo el día husmeando, mirando por las ventanas y probando a abrir las puertas. Y he visto entrar a alguien en la casa. Gran Bill. Madeline reconoció aquella voz, aunque su tono había cambiado de la jactancia al servilismo. —La puerta estaba cerrada. Todo está tal como debería estar. —La voz de Rumbelow sonaba seca y fría. Las cejas de Madeline se elevaron. ¿La puerta estaba cerrada? Ella no la había atrancado después de entrar. ¿Cómo había ocurrido eso? —Le estoy diciendo que... —Te creo. —Las voces se acercaron un poco, y su tono dejó muy claro que Rumbelow estaba bastante disgustado—. Pero ¿cómo que no sabes quién es? Vigilar la caja fuerte es cosa tuya. —¡Y lo he estado haciendo! Mis hombres están ahí fuera noche y día, pero se supone que no debemos dejarnos ver por todos esos distinguidos invitados suyos. —Así que tú preferiste relacionarte con ellos. —Rumbelow no contuvo su impaciencia—. Si supieran quiénes sois, todos abandonarían la casa y la partida, y además exigirían que se les devolviera su apuesta inicial. —Hatajo de estúpidos —masculló Gran Bill. Los hombres entraron en la habitación. La luz de la vela de Rumbelow parecía demasiado intensa, y Madeline bajó la cabeza. —Las excusas no me interesan. Si esperas recibir tu parte del botín, tendrás que hacerlo un poco mejor. ¿Era hombre o mujer? —En la oscuridad, Rumbelow sonaba menos aristocrático y más como... Gran Bill. —Hombre —gruñó Gran Bill. —¿Un hombre? ¿Había un hombre allí dentro, también? Eso tenía sentido visto que las puertas estaban abiertas, pero el hombre añadía un elemento de mayor peligro. Rumbelow sin duda torció el gesto, porque Gran Bill se apresuró a decir: —No pude ver nada más. Por si no se ha dado cuenta, ahí fuera está más oscuro que boca de lobo. —Tendremos que registrar toda la casa. Despliega a los hombres alrededor del perímetro. Yo miraré en el piso de arriba e iré bajando poco a poco. Haz que alguien

120


De Kerea y Sofia para Meca vigile las puertas y lo coja cuando in tente escapar. —¿Le pegamos un tiro? —preguntó Gran Bill. —Antes hablaré con él. Podría no ser más que uno de esos nobles idiotas intentando amañar la partida. Gran Bill soltó una ronca carcajada. —Como si eso pudiera importar. Rumbelow rió suavemente y asintió con jovialidad. Luego Madeline oyó un golpe sordo y un sonido de atragantarse, y Rumbelow gruñó: —O podría estar preparando alguna travesura realmente seria. Madeline atisbó por encima del borde de la mesa. Rumbelow tenía agarrado por el cuello a Gran Bill y lo mantenía contra la pared, su brazo como una barra de hierro en la garganta de Gran Bill. La luz de la vela daba al apuesto rostro de Rumbelow un aire demoníaco... ¿o ese aspecto era resultado de su expresión o su intención? —Nunca subestimes a esos bastardos. Algunos son listos. Otros son gente de honor. Y otros incluso son ambas cosas, pero la mayoría me robaría y luego alardearía de ello en cuanto hubiera conseguido escapar. Gran Bill estaba empezando a tener arcadas. Rumbelow lo soltó, y Gran Bill resbaló pared abajo. Rumbelow no había bajado su pistola. Apuntó con ella a la nariz de Gran Bill. —No olvides nunca quién manda aquí. —No —jadeó Gran Bill—. No lo olvidaré. —Aunque empuñaba una carabina, parecía un simple matón. Madeline se las había visto con muchos de ellos en sus viajes. Eran peligrosos, hasta cierto punto, pero se los podía manejar. Sin embargo, eran los hombres dotados de inteligencia, los depravados como Rumbelow, los realmente peligrosos. ¿Quién era el señor Rumbelow? ¿Qué había planeado? Esas preguntas nunca habían parecido más importantes que en ese momento. Mientras los dos hombres salían al pasillo y la luz de la vela se desvanecía, Madeline se incorporó lentamente. Necesitaba descubrir qué estaba ocurriendo allí. Pero primero debía salir de aquella casa, y con hombres vigilando las puertas sería... Alguien la agarró del brazo. Madeline fue a soltar una exclamación ahogada, pero la mano de un hombre le cubrió la boca antes de que el sonido escapase de ella. Madeline recurrió a su codo, hundiéndolo en las costillas del hombre. Él gruñó. Luego, en un apremiante susurro, Gabriel inquirió: —¿Qué diablos estás haciendo aquí?

121


De Kerea y Sofia para Meca

Capitulo Dieciseis

Mientras contenía la respiración, un pensamiento le cruzó la mente como una exhalación: casi prefería a Rumbelow y su pistola. Apartando la mano de Gabriel, murmuró: —Vine a... a... —Pero no le debía una explicación a Gabriel—. ¿Qué estás haciendo tú aquí? Todavía cogiéndola del brazo, Gabriel la llevó a través del pasillo hasta otra habitación, todavía más oscura que la sala de juego. Madeline oyó el leve chasquido de su pedernal, vio saltar las chispas y finalmente se encendió una vela. Sólo tuvo tiempo para un instante de resentimiento antes de ver el rostro de Gabriel. Estaba furioso. Llevaba una camisa negra, pantalones negros y botas negras. Sus labios eran una línea delgada y dura, sus ojos entornados relucían hoscamente. Madeline experimentó un leve espasmo de piedad por Rumbelow; si pensaba que podía derrotar a Gabriel, le esperaba una triste sorpresa. —¿Qué estás haciendo aquí? —repitió Gabriel. Madeline pensó que debía dejar de compadecerse de Rumbelow y preocuparse por sí misma. Sólo había visto a Gabriel con aquel aspecto en una ocasión anteriormente, y fue durante la lamentable escena que ella había organizado en Almack's; y los resulta dos no pudieron ser más desastrosos. Para el cuerpo de Madeline, que había aprendido tanto y tan rápidamente. Para su mente, que apenas había vuelto a conocer un momento de paz desde aquella noche. Por un instante, Madeline jugueteó con la idea de mentir. Pero... no. Ella era la futura duquesa de Magnus. Sí, había faltado a su palabra. No añadiría otra mentira a eso. —He venido a robar la tiara. Por cierto, ¿te parece una buena idea encender una vela con el señor Rumbelow registrando la casa Y sus hombres fuera? —¡Maldita sea, mujer! —Gabriel cogió la vela y encendió tres candelabros distintos, en cada uno de los cuales había cuatro velas. Después de la oscuridad absoluta, tanta luz hizo que Madeline se sintiera nerviosa y muy al descubierto. Se hallaban en un dormitorio, pequeño pero suntuoso; probablemente el de la viuda, quienquiera que pudiera haber sido ésta. Pese a todo el lujo barato del resto de la propiedad, aquella estancia se hallaba muy bien provista, con rico y elegante

122


De Kerea y Sofia para Meca mobiliario antiguo. Las paredes estaban pintadas de dorado, y gruesos cortinajes verde esmeralda cubrían las ventanas. Botellas de cristal tallado ocupaban las relucientes superficies, y la cama de cuatro postes estaba hecha Y lista para acoger a un ocupante. Gabriel asintió como si estuviera satisfecho, y luego cogió a Madeline y la apoyó de espaldas contra un poste de la cama. Después la atrajo hacia sí. —¿Qué estás haciendo? —preguntó ella, empujándole los brazos. —No hay escapatoria. Vamos a ser capturados. El truco consiste en hacerles creer que nos han sorprendido haciendo algo indecoroso. Algo que ellos podrán utilizar para hacernos chantaje. Madeline sabía muy bien a qué se refería Gabriel. No era la clase de mujer dispuesta a fingir ingenuidad, e incluso sabía que daba igual quién tuviese la culpa de que ella y Gabriel se encontrasen en aquella apurada situación. Lo único que importaba era escapar de allí sin ser capturados, sin tener que explicarle a todo el mundo quién era ella y por qué había asumido aquella falsa identidad; escapar de allí sin haber llegado a convertirse en una víctima más de Gran Bill. Con movimientos rápidos y decididos, se quitó el sombrero y lanzó en una silla. —Muy bien. Bésame y haz que parezca real. Gabriel sonrió, no con aquella mueca cortante llena de arrogancia y desdén, sino con una sonrisa que parecía casi tierna, casi admirativa. —Lo haré. Pero aún no. Rumbelow todavía no está cerca. ¿Significaba eso que Gabriel no la besaría hasta que tuviera que hacerlo? —¿Llegaste a la caja fuerte? —murmuró él. —Acababa de tocar la cerradura cuando vi la luz del señor Rumbelow. —Madeline estaba dispuesta a responder a las preguntas de Gabriel, pero exigiría que él también respondiera a las suyas—. ¿Me seguiste? —No. ¿Te ha visto alguien? —No, pero aparentemente a ti sí te vieron. —Todos estamos expuestos a tener un poco de mala suerte. Alzó la cabeza como si escuchara. Unos pies iban y venían ruidosamente en la planta superior. Volviendo a bajar la mirada hacia Madeline, preguntó—: ¿Te acuerdas de la noche en que nos conocimos? Me concediste dos bailes seguidos y tu audacia causó una conmoción, pero cuando la velada llegó a su fin todos sabían que estábamos destinados a casarnos. ¿Por qué le hablaba de aquella manera? Ese tono grave y sensual la ponía nerviosa; y Madeline no quería estar nerviosa. No cuando Gabriel podía sentir cada aliento y cada temblor de su cuerpo. —Obviamente, se equivocaban.

123


De Kerea y Sofia para Meca Él le rodeaba la cintura con delicadeza, pero tan firme que Madeline sabía que no podría apartarse. ¿Y adónde iría en caso de que lo consiguiese? Estaba apoyada contra el poste de la cama, la puerta quedaba a kilómetros de distancia, Gabriel se movía con celeridad felina y un hombre armado con una pistola recorría los pasillos. Estaba completamente impotente. Pero... —Si no vamos a besarnos ahora, ¿por qué tenemos que estar tan cerca el uno del otro? —Porque yo quiero que lo estemos. —La voz de Gabriel sonó tan cálida y reconfortante como los chasquidos de un fuego en un día de invierno, e igual de traicionera. Porque los fuegos queman al igual que dan calor, y, en aquel estado de ánimo, Gabriel poseía una indómita ferocidad que no auguraba nada bueno para sus perseguidores... ni para ella—. Maddie, ¿te acuerdas de cuando nos escapamos al jardín durante la fiesta de lady Crest? —¿Entregándote a las reminiscencias, Gabriel? —se burló, pero lo recordaba—. Creía que habías desdeñado todo recuerdo de mí. —¿Desdeñado? Ningún hombre que todavía respire desdeñaría tu recuerdo. Entonces cobraste vida en mis brazos. —Aquella sonrisa todavía danzaba alrededor de su boca, haciendo que Madeline sintiera escalofríos de inquietud—. A pesar de toda tu juventud eras osada y hermosa, y estabas tan segura de ti misma que hasta creí que otro hombre te había enseñado a amar. Ella se removió nerviosamente. —¡No! —Y se maldijo a sí misma por admitir la verdad cuando nunca lo había hecho antes. —Lo supe. Así que no importaba. —Lo supe cuando te besé. Estabas tan impaciente y eras tan torpe... Ella también se acordaba. Madeline había querido demostrarle inmediatamente que era suya, pero no comprendía ni siquiera aspectos más básicos de la cuestión. Besaba con los labios apretada— mente fruncidos, y había estado temblorosa de la cabeza a los pies. Ahora sabía que él había reconocido su ineptitud. —Qué idiota fui. —No. Sólo muy joven, y la juventud se cura por el tiempo. Pero nada cura la idiotez. —Apoyando la cabeza de Madeline en su hombro, le ofreció un momento de consuelo—. Cuando pienso en aquellos instantes, recuerdo una inmensa y arrogante sensación de triunfo al saber que yo sería el primero. Madeline se apartó de Gabriel, rechazando su consuelo. Rechazándolo a él. —Qué estúpido eras. Eres.

124


De Kerea y Sofia para Meca —Sí. —Lo admitió sin vacilar. Aquél era un juego para dos. —¿Con quién fue tu primera vez, Gabriel? —le preguntó Madeline, burlona. —Eso no importa. —Subiendo el dorso de sus dedos por la mejilla de Madeline en una lenta caricia, Gabriel los enredó en sus cabellos y alzó su rostro hacia el suyo—. Tú fuiste mi última vez. A ella le dio un vuelco el corazón. Entonces él la besó, y ella no tuvo tiempo para pensar en el orgullo la dignidad. Gabriel tomó posesión de su mente mientras tomaba sesión de sus labios, ávidamente, saboreando con impaciencia, mordiendo ligeramente, tratando su boca como un banquete dispuesto especialmente para él. Por un instante. Como ella no respondió, él se apartó. Quizás en realidad no quería besarla. Quizá todo aquel entregarse a los recuerdos era su manera de prepararse para hacer algo que resultaba muy desagradable. Madeline sonrió. No, él todavía la deseaba. Y quería que ella lo desease lo suficiente para poder cernirse sobre ella como un gran lobo que corteja a su compañera en celo. Los ojos de Gabriel relucían, pero su voz sonó muy suave cuando preguntó: —¿Recuerdas aquella vez en la biblioteca de lord Newcastle, cuando nos estábamos besando y tú me empujaste hasta dejarme tendido encima del escritorio? Sí, ella se acordaba, y ahora él parecía distinto y sin embargo el mismo: firme, fuerte, con un calor que rielaba debajo de su piel. Los dedos de Madeline se deslizaron a lo largo de los hombros de Gabriel, buscando el contorno del músculo... buscando al hombre que había llegado a conocer con tal intimidad. Ese hombre se encontraba allí, pero distinto, más grande y curtido, con un filo de crueldad que no había percibido antes. En ese preciso instante —quizá nunca— su crueldad no se hallaba dirigida hacia ella. Pero a veces, con una sola mirada, con una mueca burlona, aquel hombre la asustaba. Hubo un tiempo en que Madeline hubiese dicho que nada la asustaba. Ahora ya no era tan estúpida. Los hombres con armas, los hombres con pasados violentos, los hombres acostumbrados a la muerte y el sufrimiento —Rumbelow y Gran Bill— la asustaban. Madeline no subestimaba el peligro de su situación actual. Sólo Gabriel, el hombre al cual había rechazado, se interponía entre ella y la muerte. Gabriel la salvaría. Pero él tenía razones para querer vengarse de ella. Contempló su rostro, iluminado por la suave luz de las vela, pero todavía anguloso y lleno de dureza. —¿Nos dispararán? Los brazos de él se tensaron.

125


De Kerea y Sofia para Meca —Ojalá lo hubieras pensado antes y te hubieras quedado en tu cama. —Lo habría hecho si tú hubieses prometido ganar la tiara sin exigir un pago tan malvado. —¿Malvado? ¿Pedir que te acuestes conmigo a cambio de la tiara de la reina? — Las manos de él descendieron sin prisa por su columna vertebral—. En absoluto. Un trabajador bien merece que se le pague por su labor. —Tú no eres un trabajador. Eres un... —Titubeó. —¿Un jugador? —Acercándose para hablarle al oído, añadió— O quizás un conde de una antigua y muy respetada familia...O quizá tu antiguo prometido... —Su voz iba volviéndose más grave con cada palabra—. O incluso... tu amante. Madeline le empujó el pecho con la mano. —Sólo una vez. —Sólo una noche —la corrigió él—. Me ofrecí a ganar tu tiara si te ibas de aquí, pero te negaste. Ahora es demasiado tarde. —Entonces, de pronto su expresión se llenó de asombro—. Dios mío, Maddie, ¿qué es esto?— preguntó, sopesando la pistola en una funda. —Un arma. —Eso ya lo sé —repuso él irritadamente—. ¿Qué pensabas hacer con ella? —La he traído para mi protección. —¿Una pistola? ¿Un disparo? ¿Contra esos hombres? —Si llevara conmigo diez pistolas, mi ridículo pesaría demasiado para cargar con él. —Hombre absurdo—. Además, ¿qué tienes tú para defenderte? —Un cuchillo en mi bota y otro en mi manga. —Gabriel examinó el forro que proporcionaba resistencia y grosor a la funda, el modo en que se había dado forma al interior para que mantuviera bien guardada el arma y al exterior para que disimulara su contenido—. Muy elegante. Muy práctica. A ella no le gustó admitirlo, pero se regodeó en su elogio. —Gracias. —Nadie sabría jamás que llevas una pistola encima. —Nadie espera que una dama la lleve —repuso Madeline, permitiendo que él cogiera la pistola y la funda. —¿Por qué no en tu retículo? ¿O dentro de tu manguito para las manos? —Metió la funda debajo de la cama. —He usado las dos cosas, pero a veces quiero tener ambas manos libres, como esta noche. Ahora Rumbelow se encontraba justo encima de sus cabezas. Ambos alzaron la mirada hacia el techo como si pudieran verlo, o él pudiera verlos a ellos. Estaban metidos en un buen lío, lo sabían. Sólo ignoraban cuán grave terminaría siendo.

126


De Kerea y Sofia para Meca Gabriel volvió a tomarla en sus brazos. El pulso de Madeline se aceleró, probablemente porque los pasos de Rumbelow la llenaban de miedo. —¿Siempre llevas encima los cuchillos? —le preguntó a Gabriel. —Siempre, al menos uno. Fascinada por aquella nueva faceta de él, preguntó: —¿Lo hacías antes, en Londres? —Siempre. Por si había algún problema. —¿Qué clase de problema? —Salteadores. Y luego los franceses. ¿Tú siempre llevas encima tu pistola? —Si siento la necesidad, y si puedo llevarla sin que nadie se dé cuenta. —Sería muy bueno que la llevases encima durante el resto de la fiesta. Cuando ella se disponía a hacer más preguntas, Gabriel le puso el dedo en los labios. —Necesitamos concentrarnos en nuestra actuación. Tendremos que convencer a Rumbelow y sus cohortes de que somos amantes. El corazón de Madeline se saltó un latido. —Yo no puedo hacer eso. Él volvió a sonreír, y esta vez ella vio aquella desagradable sonrisa con la que había llegado a familiarizarse durante los dos últimos días. Aquella sonrisa llena de dientes, aquella sonrisa salvaje. ¿Ni siquiera si la alternativa es la muerte? —Sabes emplear bien las palabras. —Sí, él sabía cómo sacar provecho del miedo. —Los engañaremos. ¿Te acuerdas de los escándalos que casi llegamos a causar? Yo temía que la pobre Eleanor fuera a desmayarse tratando de que no la dejáramos atrás. —Por una buena razón. —Madeline se revolvió, tratando de aflojar la presa con que él la sujetaba. —Estate quieta. —En voz baja y apremiante, Gabriel preguntó—: ¿Recuerdas lo que te dije cuando te dejé aquella mañana? Recordar. Madeline odiaba aquella palabra. Recordó, y Gabriel se la llevó consigo sobre una oleada de recuerdos. Inclinándose sobre la cama, Gabriel la miró a los ojos. —La próxima vez tú vendrás a mí. Mientras la luz del día empezaba a entrar en el dormitorio de Madeline, una súbita sensación de derrota la dejó sin respiración. —No, no lo haré. La voz grave y ronca de él vibró con súbita intensidad. —Vendrás porque no tienes elección. Porque yo soy parte de tu cuerpo y de tu

127


De Kerea y Sofia para Meca alma, y me necesitas igual que necesitas el aire que respiras y el viento en tu cabello. Él le daba miedo, no porque pensase que fuese a hacerle daño, sino porque temía que estuviera en lo cierto. ¡No! —Cree lo que quieras. Vendrás a mí. Así que Madeline había tenido que apartarse del camino de la tentación, huyendo al continente en un acto de cobardía —o de sabiduría— que carecía de precedentes. Gabriel alzó la cabeza y escuchó. Luego se inclinó sobre ella como un macho que intenta proteger a su hembra. Como un amante que intenta proteger a su pareja. —Rumbelow está en lo alto de la escalera. —La expresión que acababa de aparecer en el rostro de Gabriel no podía ser más extraña. Ya no era aquella reluciente sonrisa de tiburón ni la sonrisita llena de afecto, sino una sonrisa de anticipación que hizo que Madeline intentara dar un paso atrás—. Esta noche te protegeré. Pero acerca del trato... tienes que elegir. Madeline no podía apartarse. Volvía a estar atrapada contra el poste de la cama. —¿Qué? —Escoge. Paga el precio que quiero, ahora mismo, y mañana ganaré la tiara y te la devolveré. Niégame lo que te pido, y perderás la tiara para siempre.

Capitulo Diecisiete

—¿Es que te has vuelto loco? —preguntó Madeline, empujándole los hombros—. Todavía no es seguro que vaya a necesitar tu ayuda. Mi padre podría llegar mañana. —Podría —admitió él—. Entonces depositará la tiara como apuesta previa y la herencia de tu familia desaparecerá. —Yo lo convenceré de que no lo haga. —Siempre que puedas. —Estaba claro que Gabriel no tenía ninguna fe en los poderes de persuasión de Madeline. —Si cedo ahora y luego convenzo a mi padre de que no juegue, te habrás salido con la tuya a cambio de nada. Intentas hacer trampas, Gabriel. ¡Y lo sé muy bien! —Tienes razón —dijo él, moviendo el pulgar alrededor de un pezón en un lento y

128


De Kerea y Sofia para Meca delicado círculo. —No hagas eso —dijo ella apartándole la mano. Pero aquel familiar escalofrío ya estaba subiendo por su columna vertebral, y aquella debilidad ya empezaba a aflojarle las rodillas. Él era Gabriel, y como siempre, el mero hecho de tenerlo cerca hacía que Madeline deseara más de lo que era correcto. Su presencia la hacía necesitar... demasiado. —Como cualquier buen jugador —dijo Gabriel mientras daba masaje al músculo tenso por encima de la clavícula de Madeline debes sopesar las probabilidades y hacer tu jugada. El pecho de Madeline subía y bajaba rápidamente mientras lo miraba, sopesando las probabilidades. ¿Llegaría a tiempo su padre? Quizá. Probablemente. Pero si no lo hacía... entonces ella podría salvar la tiara de la reina con un solo y simple acto de entregar. —Tramposo —volvió a murmurar. Podía oír a Rumbelow descendiendo por la escalera, y casi deseó que él apareciese y la rescatara... pegándole un tiro a Gabriel. Pero eso no sería un rescate. Madeline todavía no había llegado a estar tan desesperada como para creer tal cosa. Y necesitaban aclarar aquello antes de que apareciera Rumbelow—. ¿Vamos a besarnos? Porque en ese caso debemos proceder ahora. Gabriel se inclinó sobre ella aparentando absoluta calma. —Primero tienes que hacer una elección. ¡Aquel hombre estaba loco! —Nos van a atrapar. —Elige. Madeline mantuvo la voz baja, pero la indignación vibraba en Io más profundo de su ser. —Podrías perder. —Incluso los mejores jugadores tienen mala suerte —concedió él. Pero no Gabriel. Él tenía algo más que suerte. Madeline conocía de sobras sus argucias y aquella mente suya tan afilada como una navaja de afeitar. Intentó ser sensata. En más de un sentido, poco a poco él la había obligado a retroceder hasta acorralarla en un rincón. Pero ¿qué importaba, realmente? Ya se había acostado con Gabriel antes. Ya había visto su cuerpo desnudo, ya lo había tomado y sido tornada por él. No era como si fuese una virgen. Sólo... casi una virgen. Ladeó la cabeza apartándola de él y contempló la puerta parcialmente entreabierta. Una puerta que parecería estar a kilómetros y años de ella. Pero acostarse con... no, había que llamarlo como lo que era en realidad, fornicar con Gabriel después de haber pasado cuatro largos años tratando de olvidarse de

129


De Kerea y Sofia para Meca él... Cuatro largos años recordando el modo en que Gabriel la había sujetado, besado, ignorado sus protestas hasta que ella se había entregado completamente. Aquella ira que se había convertido en pasión. Aquella pasión que se había convertido en una ardorosa exigencia de satisfacción, y que él había estado más que dispuesto a proporcionarle. El dolor de su penetración había sido intenso pero breve. El placer

que

Gabriel

le

había

proporcionado

la

había

marcado

a

fuego,

obsesionándola a lo largo del tiempo. ¿Y ahora Gabriel quería que ella volviese a experimentar aquel placer? ¿Tendrían que transcurrir otros cuatro años antes de que ella olvidara esta noche? —Elige. —Gabriel exigía una respuesta, implacable en expresión y postura. Madeline podía elegir... pero en realidad no era así. Porque él tenía razón. El único rasgo fiable que exhibía su padre era su falta de fiabilidad. —De acuerdo —dijo secamente. —¿De acuerdo qué? Pasillo abajo, Madeline oyó a Rumbelow abrir la primera puerta. —¡Gabriel, ya viene! Imperturbable, él insistió: —Dime a qué estás accediendo. Quería que ella le demostrase que comprendía todas las Implicaciones de su decisión. A su pesar, Madeline tuvo que ceder: —Me acostaré contigo, de acuerdo, y si mi padre no llega entonces recuperarás esa tiara por medios lícitos o ilícitos. —¿Seguirás acostándote conmigo durante tanto tiempo como yo quiera? ¿Vendrás a mi cama por voluntad propia ahora, antes de que haya ganado la tiara para ti, y después, durante tanto tiempo como yo desee tenerte entre mis brazos? Ella se irguió tan deprisa que casi le golpeó la barbilla con su cabeza. —Ése no era el trato. —No es el trato original, querida. —Sus manos subieron por la espalda de Madeline—. Pero tú no aceptaste sus términos. Madeline quiso pisotearle el pie, pero eso sería una muestra inmadurez y además Rumbelow estaba muy cerca. —¡Esto no es justo! —La vida no es justa, y quien tiene la carta ganadora establece las condiciones. — Amablemente, Gabriel pasó a explicárselo—: En este caso soy yo. —¡Ya sé quién tiene la carta ganadora! Pero ¿qué hay de mi posición en la alta sociedad? ¿Qué hay del señor Knight? ¡Si accedo a esto, nunca podré casarme por miedo a que luego tú invoques tu maldita condición! Y ese hombre tiene una pistola — le recordó, señalando la puerta.

130


De Kerea y Sofia para Meca —Prometo ser discreto y mantener a salvo tu posición social. Prometo que, si tú no te ocupas del señor Knight, yo me encargaré de hacerlo. Y prometo que cuando pronuncies tus votos nupciales nuestro trato habrá llegado a su fin. Gabriel escondía una trampa entre sus promesas, pero Madeline no la advirtió. Sopesó las probabilidades, terminó decidiendo que no tenía opción y se preguntó por qué ahora le molestaba tanto que él quisiera más de lo que ella imaginaba. Existían maneras de no tener que encontrarse con Gabriel. Naturalmente, ella ya había huido al continente en una ocasión, y él se mantendría alerta ante sus trucos. Madeline lo miró), moreno, fuerte, sombrío y vigilante. Gabriel tenía una cuenta pendiente que saldar con ella, y además la deseaba. Una combinación fatal. Por eso ahora tendría que pensar en algún otro ardid para es capar de él. —Todo será tal como tú ordenes —dijo finalmente. Gabriel se negó a percibir su sarcasmo. —¿Prometes que todo será tal como yo ordene? —¿Dudas de mi palabra? —Tengo buenas razones para hacerlo. —¿Y entonces, qué sentido tiene arrancarme una promesa? —Quiero averiguar qué te han enseñado esos cuatro años en el exilio. Quiero saber quien eres. —Aquello sonaba como una amenaza. —Ya sabes quién soy. —Sé quién eras: una mujer llena de pasión y fuego, pero demasiado asustada para entregarte a mí sin reservas. ¿Es ésa la mujer que sigues siendo, Madeline? ¿O has crecido para convertirte en la mujer que puedes ser? —Eso es una estupidez. —«Eso es aterrador»—. Yo podría decir lo mismo acerca de ti. —Sería cierto. No gané aquella fortuna por amor a ti. La gané para salvar mi orgullo, para que así no tuviera que depender de ti. ¡Menuda pareja de cobardes éramos! Aquello no le gustó nada a Madeline. Gabriel parecía haber mirado más allá de los acontecimientos de hacía cuatro años para descubrir las razones que los motivaron. Guardar rencor resultaba más fácil. Atesorar su ira mantenía fuerte a Madeline. Concentrarse en los pecados de Gabriel bastaba para asegurarle que ella no volvería a cometer otro error. Nunca intentaba ver las cosas desde la perspectiva de él. Madeline quería que aquella conversación terminara de una vez. —¡Por el amor de Dios, Gabriel, Rumbelow ya casi está aquí! —Así es. Desesperada, Madeline cedió y dijo lo que él quería escuchar:

131


De Kerea y Sofia para Meca —Prometo hacer todo lo que tú ordenes... en la cama. —En la cama no es el término correcto —replicó él, contemplándola con los ojos entornados—. Sexualmente. ¿Prometes hacer todo lo que yo te ordene sexualmente? Ella asintió. —Dilo. Estaba obligándola a pronunciar palabras que ninguna dama debería decir jamás. Y aquello sólo era el principio. Pero ella pasaría por aquella terrible prueba con su dignidad intacta. No se traicionaría a sí misma. Sus incertidumbres sin duda estaban enterradas a una profundidad suficiente para seguir sin ser descubiertas. —Prometo hacer todo lo que tú ordenes... sexualmente. El vestido de Madeline se deslizó por sus hombros. Gabriel había estado desabrochándolo desde antes de que ella accediese a sus términos. Antes de que Madeline pudiera hacer algo más que soltar una exclamación ahogada y tratar de llevarse las manos al escote, él ya le había pasado el brazo por la cintura, levantado la falda con una mano y besado con la pasión de un amante largamente rechazado A pesar de su aparatosa premura, el ardor de Gabriel era real y, cuando le metió la lengua en la boca, ella experimentó una abrumadora sensación de intrusión. Agarrándolo del pelo, tiró con fuerza. Gabriel gruñó y, cogiéndole un muslo, le subió la pierna para colocarla alrededor de su cintura. Madeline oyó una risita procedente de la puerta. ¡Rumbelow se estaba riendo de ellos! Terriblemente mortificada, empujó a Gabriel en un desesperado intento de apartarlo de ella. Los hombros encorvados de él ocultaban el rostro de Madeline a la mirada de Rumbelow. Los ojos de Gabriel ardieron mientras volvía la cabeza hacia la puerta. —Salga de aquí. —Su voz sonó gutural y amenazadora. Aparentemente convencido, Rumbelow volvió a reír y Madeline oyó la rápida retirada de sus pasos. Gabriel volvió a dejarla apoyada contra el poste de la cama. Madeline se sujetó el vestido cuando éste amenazó con deslizar se hasta sus pies. Yendo hacia la puerta, Gabriel la cerró con tal fuerza que la pared tembló. —Gabriel... —dijo ella con un hilo de voz. —Ahora saben que estamos aquí y por qué. —Su pecho subía y bajaba rápidamente cuando se volvió hacia ella; la boca ligera mente entreabierta mientras respiraba con profundas inspiraciones. Sus manos se flexionaban junto a sus costados. Todo él exudaba una difusa sensación de amenaza y excitación. Más vale que esos bribones sepan que me importan un comino ellos, sus pistolas y sus amenazas. Madeline casi podía ver el rielar del calor que ondulaba alrededor de él, y hubiese

132


De Kerea y Sofia para Meca jurado que Gabriel estaba listo para atacar. A ellos... o a ella. Bueno, a ella no, si Madeline podía evitarlo. Sin la menor sombra de inflexión en su voz, dijo: —¿Cómo me deseas? El arranque de temeraria agresividad que se había adueñado de Gabriel se desvaneció, pero no su excitación. Todavía respirando profundamente, cruzó los brazos y alzó la barbilla. —¿Te refieres a... que te cuente cómo de largo, cómo de duro, cómo de rápido... cuántas veces? —Sí. —De ese modo ella esperaba armarse de indiferencia y resignación. Con una lenta sonrisa de satisfacción muy masculina, él empezó por las puntas de los pies de Madeline e hizo que su mirada fuera subiendo hasta encontrarse con la suya. —Te deseo de todas las maneras posibles. Madeline sintió que el corazón se le desbocaba. ¿Cómo lo conseguía Gabriel? ¿Cómo lograba convertir el desprecio que sentía hacia Rumbelow en un ardor que a ella la hacía pensar en oscuros, profundos e impetuosos besos que le recorrían todo el cuerpo? Debería armarse de valor, estar preparada para cumplir con su deber y pensar en Inglaterra. En lugar de eso, de pronto Madeline se sintió mojada entre las piernas y apretó su corpiño en una presa que dejó al descubierto su camisola. Volviendo a la puerta, Gabriel giró la llave, encajó una silla debajo de la manija e introdujo su pañuelo en el agujero de la cerradura. —Estarnos atrapados aquí dentro. Si conozco bien a Rumbelow, dispondrá hombres armados en el pasillo. No podemos irnos. Atrapada, y por algo más que un hombre y una promesa. Atrapada por la mala suerte, por el destino, por un anfitrión carente de toda moralidad y con un pasado criminal. Gabriel se acercó a ella. —Así que lo que ocurra esta noche será privado, entre tú y yo. Nunca se lo contaré a nadie. —Sus ojos brillaban de anticipación—. Eres libre de hacer, decir y ser todo lo que quieras. —Quiero estar lejos de aquí. Él rió, un ronco sonido gutural. —No, tú no quieres eso. Gabriel tenía razón. Madeline no hubiese podido marcharse de allí si la puerta hubiera estado abierta de par en par y el camino cubierto por una alfombra roja. Sentía el cuerpo extrañamente pesado, sobrecargado por un deseo tan intenso

133


De Kerea y Sofia para Meca que su peso tiraba de cada uno de sus movimientos. Se llevó la mano a la cabeza con un movimiento lento, sensual, demasiado consciente de sí mismo y, sin embargo, lejos del sentido común. —¿Por qué haces esto? —musitó—. ¿Piensas que me gustarás por ello? —Me da igual que te guste o no —repuso él—. Estoy haciendo esto por mí. Para mi satisfacción. —Su sonrisa era un oscuro tajo de diversión—. Lo único que tienes que hacer es acostarte ahí. —De acuerdo —dijo ella con un susurro. —Pero ¿lo conseguirás? —Gabriel se alzaba sobre ella, obligándola a pegarse al poste de la cama—. ¿Podrás hacerlo? ¿Acostarte ahí y dejar que te haga lo que me venga en gana, y luego levantarte y marcharte como si no hubiese pasado nada? Madeline hizo una larga y temblorosa inspiración mientras pensaba en lo mucho que lo odiaba. Aquél era el hombre con el que había soñado, el hombre al que había anhelado y por el cual había llorado. Ahora él estaba allí, obligándola a inclinarse ante su voluntad, y Madeline quería alegrarse Quería sentirse alegre, porque así después podría mentirse a sí misma recordando cómo había soportado que él la tocara por el bien de su familia. Pero él la conocía demasiado bien. Sabía exactamente como minar sus defensas y obligarla a afrontar la verdad. Con un solo dedo, Gabriel le acarició la línea del cuello, partiendo de la barbilla y pasando por encima del punto donde latía el pulso para terminar en la punta de su seno. —Eres más exquisita de lo que recordaba. El brillo satinado de tu piel, tu magnífica figura... —Deslizó los dedos entre un mechón de cabello—. El recelo con que me observas... Disfrutaré mucho venciendo tus aprensiones. Te disfrutaré.

Capitulo Dieciocho

—No soy un plato servido para tu delectación. —Palabras valerosas que no

134


De Kerea y Sofia para Meca significaban nada. —Lo eres, y te has puesto a ti misma en mi bandeja por voluntad propia. Madeline no quería mirarlo o reconocer su presencia de ninguna manera, pero de algún modo su mirada se encontró súbitamente con la suya. Él llegaba a su mente con la misma inexorabilidad con que tocaba su cuerpo, y ella sabía muy bien que la estaba poniendo a prueba, esperando oír cómo le negaba lo que pedía. Madeline quería hacerlo para protegerse a sí misma, para proteger su posición moral y su serenidad ganada a tan alto precio. Pero todo aquello lo decía su mente. Su cuerpo carecía de moral y de sentido común. Sin que le importaran en absoluto la futura paz de su conciencia o su posición en la alta sociedad, su cuerpo deseaba a Gabriel. En aquel momento, Madeline sólo podía prestar oídos a su propio cuerpo. Gabriel retiró el dedo con que la había acariciado suavemente. —Qué silenciosa estás –dijo—. Habitualmente tienes mucho que decir. —Soy una dama. No utilizo cierta clase de lenguaje, ni siquiera con un canalla que se lo tiene tan merecido. —Ya lo has hecho. —Yendo al tocador, cogió las botellas de cristal que había allí y las fue oliendo una por una—. Me refiero a lo de utilizar un lenguaje impropio de una dama. Así que ahora es un poco tarde para darse aires de grandeza, ¿verdad? Di lo que quieras, por que te aseguro que puedo soportarlo. —Vertió un poco del contenido de una botella en su mano, luego asintió y puso la reluciente botella verde encima de la mesilla que había junto a la cama. Apartó a un lado el cobertor, revelando las sábanas, limpias, planchada, y remetidas bajo el colchón. —No podría haber encontrado un lugar mejor para seducirte si Io hubiera intentado. Pero incluso tú tienes que absolverme de premeditación. —Su voz, ya muy baja, descendió hasta convertirse en un susurro—. Ni siquiera yo imaginé que intentarías una locura como robar la tiara de manos de unos ladrones profesionales. —Si no lo hubiese hecho, te habrían sorprendido aquí estando solo. ¿Qué hubiese ocurrido entonces? —Me habrían matado —contestó él sin inmutarse. Madeline odiaba a Gabriel, pero lo quería vivo para poder seguir odiándolo. Pensar en su resplandeciente virilidad inmóvil y fría Ie provocó un profundo escalofrío. Él lo advirtió. —Habrías tenido que marcharte mientras tenías ocasión de hacerlo —le dijo—. Esos hombres son timadores, chantajistas, ladrones que han matado y volverán a matar para protegerse. Ahora Rumbelow no te dejará marchar. No ahora que te ha visto conmigo. Porque ahora sabe, o cree saber, que tú y yo estamos enamorados. —O que somos presa del deseo —repuso ella.

135


De Kerea y Sofia para Meca —Sí, por supuesto que somos presa del deseo. —Gabriel se sacó de la manga un estilete estrecho y reluciente y luego el cuchillo más largo, provisto de empuñadura, de su bota y los puso encima de la mesilla al lado de la cama. Los dos eran malévolamente brillantes pero Gabriel los había manipulado con desenvoltura. Tomando asiento en Ia silla, se quitó las botas. Madeline no sabía qué se suponía que debía hacer. ¿Desnudarse? ¿Mirar a Gabriel? ¿Contemplar su propia vida y preguntarse cómo había llegado hasta aquella encrucijada? Cielos, esto último no. Eso sería demasiado horrible y termina llevándola a la autorrecriminación, una actividad que siempre se había esforzado por evitar. La última vez que habían estado solos en un dormitorio no había sido de aquella manera. Entonces la posición había sido frenética y Madeline no había tenido que cuidar sus palabras. Habían manado de su boca a un ritmo y un volumen que todavía la asombraba cuando pensaba en ello. Gabriel tenía razón. Entonces ella había utilizado un lenguaje soez contra él. En cambio, ahora Madeline disponía de tiempo para pensar, para avergonzarse, para sentirse incómoda. Por su parte, Gabriel no parecía sentir la menor incomodidad, porque se despojó de su camisa negra con una despreocupación que sonrojó a Madeline. Sin embargo no dejó de mirarlo. Hacía cuatro años que no veía aquel pecho, y enseguida notó los cambios. Allí donde antes había una fortaleza fibrosa ahora había músculos más gruesos, más marcadamente delineados en su pecho, músculos abultados en sus brazos. Parecía como si hubiera estado trabajando en los campos o construyendo casas... quizá la defensa costera le había exigido una dura labor física, y, conociéndolo como lo conocía, sabía que Gabriel se habría entregado a ella en cuerpo alma. Los últimos vestigios de la adolescencia se habían desvanecido, y ahora Gabriel era... demasiado. Demasiado fuerte, demasiado masculino, demasiado velludo... El vello pectoral le cubría la parte superior del pecho, para luego adelgazarse en una línea que descendía hacia sus pantalones. La mirada de Madeline se detuvo allí, esperando con nerviosa anticipación a que él se los desabotonase. Se lo veía tranquilo y a sus anchas; obviamente, no le cohibía en lo más mínimo que se dispusieran a hacer el amor. Gabriel tenía el aspecto de un hombre acostumbrado a la pasión. Entonces se bajó los pantalones, y ella vio que se había equivocado. Gabriel podía comportarse fríamente, pero su virilidad estaba tiesa y erguida. Aun que llevaba cuatro años sin ver sus partes viriles, y en aquel entonces no había tenido tiempo para examinarlas, Madeline pensó que el tamaño de aquella tumescencia indicaba un gran interés en ella... y en su próxima unión.

136


De Kerea y Sofia para Meca Sus muslos mostraban músculos muy parecidos a los de sus brazos, y eso le hizo pensar que Gabriel la cabalgaría implacable e incansablemente... Oh, Dios, lo deseaba tanto que le estaban temblando los dedos. Quería que el pasado quedase olvidado, para así poder ir hacia él... y lamerlo, morderlo, exigirle todo lo que podía exigir una mujer con derecho a ello. Como su esposa. Librándose de la última prenda, Gabriel tomó asiento en la silla y pidió: —Desnúdate para mí. —Volvió a mirarla a los ojos—. No debería resultarte demasiado difícil. He hecho la mayor parte del trabajo por ti. Era cierto. Todos los botones estaban desabrochados, todos Ios lazos desatados. Madeline sólo tenía que dejar de sujetar el vestido todo caería. —Adelante —la animó él, moviendo la mano en un gesto tan grandilocuente como burlón—. A menos que hayas cambiado de parecer. Madeline pensó en su madre, en aquel retrato de la ceremonia donde de iba ataviada con un magnífico vestido dorado y llevaba la tiara de la reina. Después pensó en su propia hija, la hija que esperaba tener algún día, y en cómo la pequeña no tendría nada si ella no empezaba a actuar ahora mismo. Gabriel sabía lo que estaba pensando, y se burló de ella. —Los sacrificios que una llega a hacer por la familia... —Eres un asno. Aquella sonrisa dura y sarcástica se esfumó del rostro de él. —Eso como mínimo —murmuró. Ella también podía subyugarlo, así que, coquetamente, bajó un brazo y luego el otro. El vestido se deslizó hacia abajo, se detuvo brevemente en las caderas y luego terminó de resbalar hasta los tobillos para quedar encima de las enaguas. Madeline no llevaba los nuevos pantaloncillos para mujeres que habían causado conmoción entre los círculos elegantes, así que, excepto por las medias y las ligas que las sujetaban ahora estaba desnuda. Madeline no sabía por qué Gabriel estaba haciendo aquello. No le dejaba elección y parecía dispuesto a obtener su placer como fuera. Quizá buscaba vengarse de que ella lo hubiera rechazado. Quizá motivaba alguna razón más profunda. Pero Madeline sabía que en ese instante no había otro pensamiento en la cabeza de Gabriel que fuese ella, y ésa sería su propia venganza por haber hecho que ella lo deseara. El rostro de él permanecía fruncido en una mueca llena de resolución. Cuando habló sus labios apenas se movieron, y su tono apremiante sonó gutural: —Tu pelo. Madeline alzó los brazos lánguidamente, revelándole así la totalidad de su cuerpo a Gabriel. Fue quitándose lentamente las horquillas de su peinado y arrojándolas al

137


De Kerea y Sofia para Meca suelo, con indiferencia. Luego liberó las largas trenzas oscuras con una brusca sacudida de la cabeza. Éstas barrieron sus hombros. Un mechón cayó sobre su seno, rodeándolo igual que la mano de un amante. Gabriel se levantó como si ya no pudiera resistir más. Su mirada se posó en los muslos de Madeline, luego contempló sus espléndidos pechos, admiró sus hombros y finalmente, una vez más, la miró a los ojos. Fue hacia ella. El corazón de Madeline palpitó mientras él se aproximaba, grande y desnudo y siendo todo lo que ella hubiera podido desear jamás. Tomando su mano, Gabriel la llevó hacia la cama. —Siéntate —le dijo, sin dejar de mirarla, escrutando las profundidades de sus ojos. Ella se sentó en el borde de la cama, observando a Gabriel y preguntándose qué locura la había llevado hasta aquel lugar. Estaba desnuda; bueno, casi. Él sí estaba completamente desnudo. Las velas ardían, las sábanas estaban frías debajo del trasero de Madeline, y tenía una deuda que pagar. Una deuda que todavía no se había generado Gabriel le frotó el cuello y le sonrió como si simpatizara con su apuro, cuando de hecho era la causa de él. —Ponte boca abajo —le ordenó. —¿Qué? —Quiero que te acuestes boca abajo. — Ella lo miró sin entender. —Pero... yo pensaba que ibas a... —Acostada boca abajo, si es posible. Madeline trató de imaginarse qué pretendía él, cómo encajarían sus cuerpos. Gabriel cogió la botella que había dejado junto a la cama y vertió un poco de líquido viscoso en la palma de su mano. Madeline lo observó con una especie de horrorizada fascinación aún sin entender. Pero Gabriel parecía entenderlo todo muy bien. Gabriel le pasó la mano por debajo de la nariz. —¿Te gusta? El delicado aroma de la gardenia. El reconfortante olor del romero. —Mucho. —Túmbate —repitió él—. Boca abajo. El que ella obedeciera o no tampoco iba a cambiar nada ¿verdad? Madeline haría todo lo que pudiese para distanciarse del acto, para mostrarse indiferente y mundana. Se movió con cuidado, tratando de no mostrar demasiado de su cuerpo mientras se volvía para tumbarse en el colchón. —Perfecto —murmuró él admirativamente.

138


De Kerea y Sofia para Meca Madeline no sabía qué debía esperar, pero ciertamente no ciertamente que las manos de Gabriel se posaran en sus hombros suavemente y sus dedos le presionaran los músculos. El aroma de la gardenia y el romero había quedado en el aceite que embadurnaba sus manos. Gabriel le masajeó el cuello. Madeline se incorporó sobre los codos. —¿No deberíamos ponernos a ello? Él sonrió —¿Tanta prisa tienes por llegar a la posesión, cariño? —Volvió a empujarla hacia abajo—. Esta vez lo haremos a mi manera. —Ya. —De acuerdo, pero a ella no le gustaría. Y sin embargo le gustó. Los dedos de Gabriel, delicadamente primero y con mayor firmeza después, le dieron masaje e hicieron desaparecer la tensión de sus hombros. Madeline se esforzó por permanecer rígida, pero él no parecía tener ninguna prisa mientras le frotaba los brazos, descendiendo gradualmente hacia las manos y, una vez allí, le masajeaba la muñeca, la palma, los dedos. Cuando la mano de ella quedó fláccida en la suya, Gabriel besó la punta de cada dedo y luego pasó a ocuparse del otro brazo. Madeline no sabía qué pensar... ni siquiera si su cerebro recordaba cómo se hacía para pensar. Sus inspiraciones eran profundas relajadas absorbiendo el aroma de las hierbas y las flores. Gabriel fue tratando con delicadeza cada hueso y tendón. Encontró un nudo de tensión en la parte posterior del cráneo, y ella gimió mientras él desplazaba las manos en movimientos milagrosos, haciéndole olvidar todo lo que no fuera el aquí y el ahora. Gabriel se inclinó sobre ella, tan cerca que sus labios le rozaron la oreja. —¿Te gusta? —Mmm... —Madeline trató de abrir los párpados, de estar alerta pero las manos de Gabriel siguieron frotándola. Bajaban por su espina dorsal, buscaban cada vértebra, encontraban cada músculo, aliviaban cada entumecimiento. Cuando le pasó la pierna por encima del cuerpo, Madeline hubiese debido protestar pero Gabriel la había llevado a tal estado de relajación que sólo pudo suspirar. A medida que él iba descendiendo por su cuerpo con las manos suavizadas por el aceite, deslizó una rodilla entre sus piernas, separándolas, al mismo tiempo que los dedos le rodeaban la cintura y los pulgares empezaban a trabajar su región lumbar. Volviendo la cabeza Madeline hizo una profunda inspiración... y se quedó paralizada cuando un pulgar se deslizó entre sus nalgas. El aceite allanó el camino, pero nada podía mitigar la conmoción del ser tocada de una manera tan íntima e indecorosa. Aquella exquisita relajación se convirtió en una lucha por mantener la calma y no

139


De Kerea y Sofia para Meca sentirse amenazada. —Precioso —murmuró él. Poniendo una mano en cada nalga, las apretó haciendo que se juntaran. Una vez. Dos. Lentamente, una y otra vez. Madeline no sabía por qué, pero la sensación que le provocó aquello la hizo desear recular, para restregarse contra algo... contra él. Sus labios se abrieron y se oyó gemir conforme la excitación iba creciendo. Con una mano, él mantuvo el ritmo, y con la otra, encontró orificio anal y describió círculos con un dedo a su alrededor. Madeline abrió mucho los ojos y se incorporó soltando un gritito incoherente. Gabriel volvió a tumbarla y siguió describiendo círculos alrededor del pequeño orificio, excitando las terminaciones nerviosas y creando deseo en cada rincón de su cuerpo. Deseo allí donde Madeline nunca había pensado que pudiera llegar a crecer el deseo. Justo cuando se estaba preparando, temblorosa y llegando al climax... entonces las manos de él se apartaron y empezaron a masajearle los muslos. Madeline apenas podía respirar, no podía moverse. La frustración se había vuelto tan aguda que casi resultaba dolorosa. Y sin embargo ¿qué podía decir? El orgullo no le permitiría admitirlo cerca del es éxtasis que había conseguido llevarla él. Gabriel probablemente bueno, por supuesto que lo sabía. Pero si ella le exigía que Ia llevara hasta la plenitud del clímax, eso supondría una victoria para él. Nunca. Nunca. Mientras tanto, las manos de él seguían frotándole los Luego le quitó las medias y pasó a darle masaje en las pantorrillas. Madeline volvió a relajarse. Tontamente, porque era consciente de que él podía ver entre sus piernas. Debería ser más púdica. Debería ser más púdica. Debería serlo… pero él le había cogido el pie y estaba manipulándolo. Al principio le hizo cosquillas, pero poco a poco Gabriel fue haciendo desaparecer el cansancio del largo paseo y, para cuando hubo terminado con el segundo pie, Madeline ya se había olvidado completamente del pudor. Hasta tal punto que cuando él la hizo girar para dejarla de espaldas, ella no pensó ni por un instante en el panorama que estaba ofreciendo. —Precioso —repitió él. Madeline sintió una intensa satisfacción ante el calor de su tono... y su tacto. Gabriel le dio masaje en las piernas con la misma exquisita atención de antes. Pero aunque la relajación impregnaba el cuerpo de Madeline, también experimentó una sensación adicional mientras él iba dirigiendo el masaje hacia arriba. Expectación. Gabriel ya la había tocado entre las piernas antes. ¿Volvería a hacerlo? Ella no debería querer que lo hiciese, naturalmente. Se quejaría en caso de que

140


De Kerea y Sofia para Meca intentara darle el mismo placer incompleto. Pero no podía hacerlo. Eso sería una traición a sí misma. Madeline observó cómo Gabriel volvía a untarse aceite en las manos. Nunca le había parecido tan apuesto: la luz reflejándose en su oscuro cabello castaño, sus ojos concentrados mientras calentaba el aceite frotándose las palmas. Permanecía a horcajadas con una rodilla a cada lado del cuerpo de ella, todo él músculo esculpido bañado en el dorado resplandor de las velas. Madeline no vio amenaza ni peligro. Sólo vio promesa de placer. Qué insensatez, como mirar a un lobo y ver, no los colmillos relucientes o las afiladas garras, sino únicamente al lustroso y magnífico depredador... e imaginar que ella podía llegar a domarlo. Madeline se había metido en un buen lío. Él la miró. Ella cerró los ojos y fingió no haber estado mirándolo. Tomándola por las caderas, Gabriel fue esparciendo el aceite por su estómago y su cintura. Madeline se estremeció con una mezcla de alivio y desilusión. Entonces la palma de él se aproximó al punto que ella quería le tocase. El corazón de Madeline latió más deprisa. Los dedos de Gabriel se deslizaron a través del triángulo de vello rizado. La impaciencia crepitó a lo largo de los nervios de Madeline. Tiernamente, él abrió la hendidura de su sexo y le acarició los labios con dos dedos que fueron descendiendo lentamente. Madeline se aferró a las sábanas y trató de no suplicar. Suplicar que se... se moviera más deprisa; que la tocara más íntimamente. Que la dejara en paz de una vez. Cielo santo, eso no. Trató de borrar el pensamiento de su mente, temiendo que Gabriel lo percibiese de algún modo y obedeciera. Pero él no hizo ninguna de las dos cosas, ni percibir ni obedecer. Lo que hizo fue lo mismo de antes, describir círculos alrededor de su intimidad como preparándose para entrar. Muy dentro de ella, en su útero, Madeline sentía un lento acumularse, una creciente tensión, a medida que su cuerpo iba encendiéndose. Sin embargo ella quería más, quería algo diferente. Se debatió consigo misma, obligándose a no mostrarle exactamente dónde tenía que tocarla... y entonces él tocó el punto apropiado. Madeline gimió, un sonido agudo y desfalleciente. Sus caderas subieron y bajaron. Lo deseaba... ¡Dios mío, cómo lo deseaba! Y entonces él le dio lo que ella quería... casi. La acarició con un largo y lento movimiento, recorriendo los labios pero sin llegar a tocar el terso botón. Todavía no. Madeline se retorció sobre las sábanas, tratando de alejarse... tratando de acercarse más. Pero él se había puesto encima de uno de sus muslos y controlaba los movimientos de ella con su peso. Con su mano.

141


De Kerea y Sofia para Meca Todo el deseo acumulado de Madeline afloró a la superficie y, sin poderse contener, extendió la mano hacia la turgente polla de Gabriel, que sobresalía entre el matojo de vello púbico. —Maldito seas. Deja que... —No. Déjame a mí. —Cogiéndole las manos, se las puso por encima de la cabeza y se inclinó sobre ella. Su nariz quedó a escasos centímetros de la de Madeline. La miró a los ojos—. Esto es para mí ¿recuerdas? Estamos haciendo lo que yo quiero hacer. Tú lo haces únicamente para pagarme el que yo recupere la tiara. La niebla del placer se disipó rápidamente. Madeline apenas podía respirar y sentía un hormigueo en la piel. Había oído lo que él acababa de decirle. Oh, cuánto lo odiaba. Sí, lo odiaba. Madeline odiaba aquellos ojos verdes, ahora grises y penetrantes. Odiaba el modo en que él utilizaba su cuerpo, encima de ella, para someterla. Odiaba aquella fuerza que la retenía allí cuando en realidad quería levantarse de la cama e irse, enfrentarse a los matones y las armas con tal de escapar de aquel hombre demoníaco. Había estado seduciéndola. Antes nunca la había seducido, ni siquiera cuando estaban prometidos. Su pasión de antaño había sido frenética y mutua. Ahora Gabriel se obstinaba en obligarla a admitir que lo deseaba—Y lo cierto era que ella lo deseaba. Desesperadamente. Pero Madeline tenía su orgullo. No se entregaría a un jugador. Madeline conocía muy bien el dolor que seguiría a eso. Con los ojos clavados en los suyos, declaró enfáticamente: —Sí, sólo lo hago por la tiara.

Capitulo Diecinueve

—Pues entonces estate quieta y déjame hacer lo que quiero —ordenó Gabriel. Madeline tragó aire, tratando de reunir fuerzas para soportar aquella humillación. No pudo, así que se limitó a asentir abruptamente—Él asintió a su vez y levantó las manos, apartándolas del cuerpo de ella. Madeline no volvería a cerrar los ojos. No volvería a relajarse. No colaboraría en su propia seducción... otra vez.

142


De Kerea y Sofia para Meca Una tenue sonrisa curvó los labios de Gabriel mientras la miraba tendida bajo él como una ofrenda pagana. No era justo y no estaba nada bien, pero Madeline se tensó mientras él le contemplaba los pechos con lascivo descanso. Alargó el brazo hacia uno. Su mano quedó suspendida encima del pezón. Madeline se fijó en las manos de Gabriel, anchas y sólidas, con largos dedos de punta roma y limpias uñas que llevaba muy cortas. Se fijó en sus brazos y su pecho, en los largos y gruesos músculos esculpidos por la luz. Quería estar furiosa con él. Quería que él la tocara. ¿Por qué era tan difícil estar furiosa? Gabriel sacudió la cabeza. Cogió la botella de aceite y volvió a verterse en la palma. Levantando la mano, dejó que un hilo de aceite cayera a la otra mano. Repitió el movimiento una y otra vez, y finalmente Madeline comprendió que lo hacía para aumentar la expectación. Lenta, tortuosamente, Gabriel fue derramando el aceite por el centro de su cuerpo y entre sus pechos. Mientras el líquido corría lentamente en ambas direcciones, Madeline esperó a que él lo extendiera. Pero Gabriel se limitó a ver resbalar el aceite, aquella sonrisa enigmática haciendo que Madeline sintiera que su desafío era inútil. Pero ella no lo había desafiado. Al menos... no recientemente. Gabriel nunca olvidaba, y aquello era su venganza. Tenía que serlo. Finalmente, justo cuando parecía que el aceite terminaría derramándose sobre las sábanas, Gabriel puso las manos en las caderas de Madeline y lo recogió... y luego fue subiendo las manos hacia sus pechos, recogiendo cada gota, esparciendo aceite por toda ella e imponiéndole el placer. En realidad él no estaba haciendo nada aparte de tocarla de una manera suave pero firme, resiguiendo su cuerpo, alisando delicadamente la piel de su vientre, acariciando... acariciando la parte inferior de sus pechos. Madeline juntó los muslos, tratando de aliviar el pálpito que sentía entre ellos, aunque no le sirvió de nada. De hecho pensó que lo empeoraba, pero lo que en realidad estaba poniendo a prueba resistencia era la caricia de los dedos de él, suavizados por el aceite, girando alrededor de sus pezones. Sus pechos iban hinchándose poco a poco bajo la mano de Gabriel, traicionando esa verdad que ella hubiese preferido que él no supiera. Pero una mujer desnuda y tendida en una cama poco podía esconder de las reacciones de su cuerpo. Sólo su desafío importaba, o eso quiso creer Madeline. Tomando un pezón entre el índice y el pulgar, Gabriel lo hizo girar ligeramente, provocándole un escalofrío que le recorrió todo el cuerpo y le hizo desear que él

143


De Kerea y Sofia para Meca hubiera pasado más tiempo entre sus piernas, tocándola allí. Pero no. Ella había intentado resistirse y él había insistido en doblegarla. Si Madeline hubiera mantenido la boca cerrada, ahora hubiese podido estar sumida en un oasis de satisfacción. O quizá debatiéndose debajo de Gabriel. Y en ese preciso instante, cualquiera de las dos cosas parecía mejor que... «Santo cielo», gimió. Apartó la mirada hacia un rincón de la habitación. Aquello tampoco sirvió de nada. El no ver a Gabriel no disminuía el efecto de sus dedos acariciándole los pezones, ni el peso y el calor de su cuerpo encima del suyo, ni la certeza de que muy pronto estaría dentro de ella. El modo en que él la tocaba cambió, convirtiéndose en una serie de suaves movimientos circulares. —Tienes un cuerpo maravilloso, pero a fin de cuentas sólo es un cuerpo. Es tu mente lo que realmente me fascina, cariño. Tus pensamientos, tus sensaciones... tu alma. Madeline no quería fascinarlo de ninguna manera, y menos con su alma. Las manos de Gabriel subieron por sus pechos y a lo largo del cuello hasta sujetarle la barbilla. Hizo que le mirase y, sin apartar su mirada de ella, se inclinó y le frotó los senos con el pecho, su piel resbaladiza por el aceite. El vello de su pecho creaba una deliciosa fricción que puso erectos los pezones de Madeline, que empezó a gimotear mientras él describía lentos círculos. Bajando su vientre sobre el de ella, Gabriel pasó a hacer lo mismo en esa parte de su cuerpo. Aquello era mejor, más íntimo, más cerca del lugar en que ella lo anhelaba. Tenía la polla tan dura que Madeline no pudo evitar estremecerse al pensar en la invasión que padecería, pero aun así anheló ser empalada. Gabriel estaba caliente como una estufa encendida y le transmitió su fuego a ella. Madeline quería restregarse contra él hasta encontrar la satisfacción que Gabriel postergaba. No lo hizo. Madeline tenía su orgullo y se aferró a él. Con la boca muy cerca de su oído, Gabriel preguntó: —¿Estás preparada para pagar el precio? Ella detestó el modo en que hizo la pregunta, reduciendo aquel acto de pasión a una mera transacción. Pero Gabriel no esperó la respuesta. En lugar de eso, se colocó entre sus piernas y Madeline sintió la presencia de la caliente vara. Lo miró. Él la miró. La penetró lentamente, el aceite allanando el camino. Pero no lo suficiente. Cuatro años antes, Madeline había sido virgen. Ahora cada centímetro de miembro que Gabriel le introducía la hacía ser consciente de su escasa experiencia y de su prolongada abstinencia. Tembló mientras la intrusión se convertía casi en dolor. La

144


De Kerea y Sofia para Meca sensación era intensa, profunda. Madeline quería llorar, pero Gabriel la observaba con una intensidad que la retaba y la asustaba. En su rostro había el placer de la posesión. Las manos de Madeline se tensaron sobre sus brazos como si aferrarse a él fuese a ayudarla de alguna manera, cuando de hecho Gabriel era la causa de su incomodidad. El silencio entre ellos se hizo muy profundo, creando un momento en que lo único que existía en el mundo eran Gabriel y Madeline. Finalmente él la llenó por completo, y el tomar pasó a ser una unión. Madeline alzó la rodilla tratando de encontrar una posición más cómoda. Movió las caderas hacia un lado y Gabriel llegó toda vía más adentro, cuando Madeline había creído que ya no había más profundidad que alcanzar. Con una sonrisa radiante, él se retiró unos centímetros. Luego volvió a avanzar hacia dentro. La carne de Madeline ardió y se tensó, pero sólo un poco, y en realidad no se dio cuenta de ello, absorta en la manera en que la hacía sentir Gabriel mientras la rodeaba con sus brazos. Como si la amara. Los movimientos que iban sucediéndose se volvieron coordinados, una danza ejecutada al compás de una música que sólo ellos podían oír. Madeline adelantó las caderas para recibir cada una de las acometidas. Pasó un pie alrededor de su cadera. El otro lo mantuvo apoyado en la cama. La sensación era... agradable. Sentirlo a él era agradable. El masaje que acababa de darle había calmado a Madeline, haciendo que su contacto volviera a resultarle familiar. Ahora ambos estaban moviéndose al unísono, tan estrechamente unidos como deberían estarlo un hombre y una mujer. Madeline quería gemir y jadear. Pero no. Una parte de su mente que todavía conservaba algo de cordura le dijo que no lo hiciese. De lo contrario, Gabriel sabría que ella había perdido el control. Era un triunfo que Madeline no quería otorgarle. Como si se hubiera percatado de que ella seguía resistiéndosele, Gabriel la hizo cambiar de postura, abriéndola de tal manera que ahora se restregaba íntimamente dentro de ella con cada nueva embestida. De pronto, un gemido escapó de los labios de Madeline. Había perdido la batalla. La última, seguramente. —Eso es —dijo él, cegado por la lujuria—. Cuéntamelo, amada mía. Dime lo mucho que te gusta esto... —Un súbito rubor tiñó las mejillas de Madeline. En lo más profundo de su ser, su propia lujuria se desató al oír aquellas palabras y una corriente oculta de salvaje frenesí recorrió todo su cuerpo. Madeline empezó a moverse más rápidamente, recibiendo con mayor avidez las embestidas de Gabriel. Sus ojos permanecían medio cerrados. Sus uñas se hincaban en la piel de él. Se concentró en las acometidas de

145


De Kerea y Sofia para Meca Gabriel, cada vez más potentes, haciendo que su cuerpo temblara y obligándola a avanzar hacia la satisfacción definitiva... casi... ya casi podía... Inexplicablemente, de pronto él aminoró el ritmo. Madeline trató de apremiarlo a que siguiera adelante. Él se detuvo. ¡Se detuvo! Atónita, Madeline gimió. —No...¡No pares ahora! Él permaneció tercamente inmóvil. —No tienes por qué hacer esto. —¿Qué? Madeline apenas podía verlo, casi no podía oírlo. Sólo quería alcanzar el momento de plenitud, una plenitud ya casi a su alcance. Sólo con que él se moviera... Madeline describió un círculo incitan te con su pelvis. —No tienes por qué hacer esto —repitió él, su rostro muy cerca del de ella, mirándola a los ojos y con voz grave y seria—. Decidas lo que decidas, yo ganaré la tiara para ti. Si quieres que pare, lo haré. En su estado de excitación, Madeline tardó unos instantes, en comprender aquellas palabras. Él la había manipulado. ¿Se detendría? ¿Ahora? ¿Ganaría la tiara para ella tanto si ella le entregaba su cuerpo como si no? Pero la tiara ya no importaba. Lo que importaba era lo que ella quería y necesitaba. Ahora. —Bastardo. —Su voz vibró de rabia. A él le daba igual que lo insultase, porque lo único que le importaba era ganar. —Dime qué he de hacer. ¿Debo parar.., o debo seguir adelante. ¿Cómo podía preguntar eso? ¿Acaso no estaba tan involucrado en aquello como lo estaba ella? Oh, sí, claro que estaba involucrado en aquello. Gabriel la deseaba, pero según sus propios términos. La deseaba no como una adquisición, no como un trato, sino sabiendo que ella sentía el mismo anhelo que él. Si ella no admitía la existencia de la pasión que la consumía, entonces él se retiraría. Y Madeline sabía que Gabriel contaba con suficiente fuerza de voluntad como para negarse su propio deseo, después de lo cual seguiría viviendo para volver a atormentarla otro día. Gabriel nunca admitiría la derrota. —¿Maddie? —Poco a poco, Gabriel se echó hacia atrás retirándose de ella. La sensación de plenitud se desvaneció, pero Madeline necesitaba recuperarla. Ya. Así pues, se entregó completa e incondicionalmente Agarrándolo por las caderas, tiró de él. —Te deseo. Por favor, Gabriel, te deseo.

146


De Kerea y Sofia para Meca Cuando volvió a alzarle la barbilla esta vez, él fue un poco brusco Un poco apresurado. Pero lo que vio allí sin duda lo complació porque emitió su odiosa risita y volvió a penetrarla, esta vez hasta la empuñadura. La impetuosidad de aquella invasión hizo temblar a Madeline, pero le daba igual. Elevando las caderas, rodeó a Gabriel con las piernas y susurró: —Por favor... ¡Por favor! —Te tengo, Maddie. Ven conmigo. Su voz, grave y sensual, acariciaba la mente de Madeline. Su virilidad acariciaba su cuerpo. Gabriel se movió con rápida precisión, manteniéndola apretada contra el colchón mientras la poseía con vehemencia. La búsqueda del clímax se convirtió en una carrera. Ambos se movían acompasadamente con ritmo frenético. El corazón de Madeline palpitaba conforme respondía a cada acometida. Cada vez, él alcanzaba el punto más profundo dentro de ella, y el paroxismo de Madeline se aproximaba un poco más al punto de no retorno. Gemía una y otra vez, sin importarle nada que no fuera la plena consumación del deseo. Cuando por fin llegó, un fuego intenso y palpitante hizo presa todos sus sentidos y los borró por completo. Durante un largo espléndido momento no hubo pasado ni futuro, sólo su cuerpo agitándose en el espasmo de un grandísimo clímax, sólo su cuerpo, seducido y complacido por Gabriel. Cuando Madeline se quedó inmóvil, él siguió moviéndose sobre observándola con una especie de horrible rictus triunfal. Entonces Gabriel echó la cabeza atrás, los músculos de su cuello tan tensos como cables, y su embestida final aplastó a Madeline contra el colchón mientras él alcanzaba su propio orgasmo. El frenesí de Gabriel la arrastró consigo, llevándola de nuevo al éxtasis. Las oleadas de placer fluyeron entre ellos y se extendieron a su alrededor hasta que finalmente, de manera gradual, fueron calmándose. Gabriel la mantuvo bajo su cuerpo mientras iba relajándose. Se miraron sin moverse. Lujuria, pasión consumada, ira que hervía a fuego lento, viejas traiciones en sus miradas... Y como una vela consumida, Madeline se durmió.

Capitulo Veinte 147


De Kerea y Sofia para Meca

El pecho de Gabriel tembló mientras contemplaba a Madeline yaciendo inmóvil debajo de él. Todavía se hallaban unidos. Ella aún lo acunaba dentro de su cuerpo. Y estaba dormida. ¿Cómo lo hacía? ¿Cómo se las ingeniaba Madeline para escurrirse cada vez que él conseguía aproximarse a ella? Pero en esta ocasión no había llegado muy lejos, y para ser justo —cosa que ahora deseaba—, debía admitir que Madeline había dormido muy poco y que él la había dejado completamente agotada. Había trabajado muy duro para dejarla sin fuerzas y obligarla a que se rindiera. Porque tenía que ser una rendición. Lamentablemente, ahora sabía que por parte de Maddie una rendición completa sólo equivalía al inicio de una guerra. Por su propia seguridad, Gabriel había querido que se fuera de aquel lugar, pero ella había insistido en quedarse. Y aquella noche... qué mala suerte que lo hubieran sorprendido con ella. Rumbelow habría podido decidir con la misma facilidad matarlos a ambos. En cambio había reído, imaginando el apuro en que los pondría cuando lo contase a los demás invitados. Por eso Gabriel había convertido la mala suerte en buena. Había sacado provecho de su proximidad forzada para demostrarle a Madeline que él todavía era dueño de su cuerpo. Por eso la había masajeado suavemente, para acostumbrarla a su tacto, y la había llevado una y otra vez a las puertas del orgasmo. Por eso había apretado los dientes y le había propuesto conseguirle la tiara sin llegar a poseerla del todo, y había estado preparado para retirarse en el caso de que ella se hubiese mostrado de acuerdo. Madeline necesitaba comprender que él era el único hombre para ella. Y Gabriel se lo haría comprender. Mientras se retiraba, su miembro deslizándose por la lubricada mucosa, ella gimió en su sueño. Él también deseó gemir. Madeline poseía el cielo entre sus piernas, un cielo que él había hecho suyo. ¿Se acordaría Madeline al día siguiente de que ese cielo pertenecía a Gabriel? No. Por supuesto que no. Con su anterior huida al continente, su indómita Madeline había demostrado cuánto necesitaba que se le recordara con firmeza que ella le pertenecía. Y aquella noche... Dios mío, cuando la vio yendo cautelosamente hacia la Casa de la Viuda, Gabriel se había sentido furioso con ella, y consigo mismo. Nunca se le hubiera ocurrido que Madeline intentaría adelantársele robando la tiara. Pero en realidad debería haberlo pensado. Gabriel debería haber sabido que ella nunca se sometería mansamente a su chantaje. Madeline, maldita fuese su estampa, nunca se sometía mansamente a nada.

148


De Kerea y Sofia para Meca Levantándose de la cama, Gabriel la cubrió con el cobertor y luego fue hacia la puerta. Todavía estaba cerrada, con la silla encajada y el pañuelo embutido en la cerradura. Mientras se ponía los pantalones, consideró su situación. Ambos permanecerían allí hasta que Rumbelow optara por dejarlos salir. Gabriel esperaba que eso fuera antes de que los otros invitados se levantasen, pero Rumbelow elegiría el momento más adecuado a sus planes. Al día siguiente, daría comienzo la Partida del Siglo. Durante el día, Rumbelow había hecho cuanto estaba en su mano para asegurarse de que sus invitados se sintieran lo más a gusto posible y no sospecharan nada. Había mostrado a los jugadores la sala donde tendría lugar la partida, la caja fuerte y el joyero de madera que contenía la tiara. Había sacado la llave de su bolsillo, para abrir el joyero y enseñarles su contenido. Gabriel había sostenido la tiara de la reina y sentido el peso del oro y las joyas. Cosas muy seductoras, el oro y las joyas. Distraían a un hombre de los asuntos oficiales. Asuntos de vida o muerte. Rumbelow había invitado a los jugadores a examinar las mesas, a cerciorarse de que habían sido hechas pensando en un juego honesto y limpio. Después de unas protestas de cortesía acompañadas de risas, todo el mundo así lo había hecho, y nadie con más interés que Gabriel. Todo parecía estar en orden, y Rumbelow había dicho que podrían volver a inspeccionarlas antes de que se sentaran para cada mano. Al mediodía, todos cogerían su apuesta inicial y la depositarían en la caja fuerte. Luego jugarían por la tiara. Y después de haber cenado con las familias, la partida empezaría a las nueve de la noche. ¿Cuál era entonces el plan de Rumbelow? Quizás había escondido algo en aquellos muebles, algo que lo ayudaría a ganar la partida. Gabriel fue examinando cada pieza del mobiliario. La cama, el armario de la ropa blanca, el escritorio, la mesilla de noche... todos eran muebles de excelente calidad, sin marcas sospechosas ni agujeros para espiar. Debajo de la cama no había nada aparte de la pistola de Madeline en su funda de terciopelo negro y Gabriel se sonrió mientras la dejaba encima de la mesilla de noche al lado de sus cuchillos. Volvió a pasear la mirada por la habitación, tratando de pensar con la mente de un tramposo, un estafador. Levantó las alfombras, examinó los forros y los suelos que había debajo. Nada. Recorrió el perímetro. Las paredes tenían aspecto de recién pintadas, Con un efecto marmóreo que deslumbraba la vista. Rumbelow había contratado a un experto, y todo para una estancia que no era suya en una casa que no era el edificio principal. Sólo una dama, y quizá Darnel, apreciarían aquella clase de trabajo artesanal, pero ninguna dama contemplaría aquellas paredes. ¿O era que Rumbelow planeaba una seducción? Quizás él también deseaba ganar una esposa a la manera

149


De Kerea y Sofia para Meca de Knight... Gabriel sacudió la cabeza. No. Rumbelow siempre se vanagloriaba de su originalidad. Y Gabriel abrigaba la esperanza de que la creciente temeridad de Rumbelow contribuyera a causar su caída. Volvió a recorrer el recinto, fijándose en las paredes, tratando de ver... Ahí. Se acercó a la pared que separaba aquella habitación, de la siguiente, o que debería separar aquella habitación de la siguiente. Sólo allí el amarmolado adquiría una uniformidad que no mareaba, y el escritorio había sido colocado precisamente delante de de esa pared. Cogiendo un candelabro, Gabriel resiguió un ligero y largo abultamiento en la pared. Había sido empapelada y luego el efecto de amarmolado creado encima, pero —pasó la mano por la línea— detrás había una puerta. Una puerta que llevaba... ¿adónde? ¿Qué antigüedad tenía aquella casa? ¿Doscientos años? En los tiempos de Cromwell se habían construido muchos escondites para los sacerdotes, así que aquello quizá no fuese más que un sitio para ocultarse. O quizá conducía a un pasaje secreto. Un pasaje secreto para escapar de la casa. Tal vez llegaba a los establos. O a la costa. Hacia la escapatoria. No era de extrañar que Rumbelow hubiese alquilado aquella monstruosidad de casa. Era perfecta para su plan. Rumbelow no iba a llevar a cabo esa gran estafa y luego seguir frecuentando los círculos sociales. No esta vez. Lo que iba a hacer era garantizarse un futuro acomodado. Iba a robar todas las apuestas previas, para luego escapar por el pasaje secreto y subir a bordo de un barco que le permitiría huir con cien mil libras. La audacia del plan dejó sin respiración a Gabriel. Hasta ese momento Gabriel había dado por sentado que Rumbelow quería permanecer en Inglaterra, organizar más partidas como aquella y disfrutar de sus triunfos hasta que ya no le quedasen tantos para esquilmar. Pero a Rumbelow le daba igual marcharse de Inglaterra. Con cien mil libras podía ir a cualquier lugar del mundo y vivir como un rey durante años. Para siempre si era cauto. ¿Y entonces por qué aún no lo había hecho? ¿Por qué no había cogido el dinero a punta de pistola y desaparecido? Porque quería regodearse, dar la puntilla a su leyenda. Satisfecho con su explicación de Rumbelow y sus motivaciones, Gabriel volvió a la cama y contempló a Madeline. Él no podía hacer nada para que ambos saliesen de allí. Se encontraba atado de manos. Así que optó por quitarse los pantalones y meterse en la cama con ella. Antes de que todo aquello hubiese terminado, haría que Madeline se enamorase profundamente de él sin importar lo mucho él la retara. Sin importar lo mucho que ella odiara lo que él hiciese.

150


De Kerea y Sofia para Meca Pasara lo que pasase.

Unos instantes antes del amanecer, Gabriel despertó a Madeline susurrándole al oído. —Una vez más. Ella se había acurrucado junto a su cuerpo desnudo, la espalda contra su pecho. Gabriel era cálido y fuerte y, en el estado de somnolencia de Madeline, completamente irresistible. La virilidad de él le apretaba el trasero, y Madeline extendió la mano hacia atrás y le acarició el miembro tumescente. —Así no —dijo él—. Cara a cara. —Volviéndola sobre la espalda se inclinó sobre ella. A la luz de las velas, despeinado y con los ojos cargados por el sopor y la pasión, a Madeline le bastó con verlo para desearlo. Un instante antes de besarla, Gabriel le dijo: —Quiero que sepas a quién te estás entregando. Quiero que veas mi cara.

Atándole la cinta del sombrero debajo de la barbilla, Gabriel explicó: —Ya ha amanecido. Entraremos en la casa principal y nadie sabrá nunca lo que ha pasado. Llena de resentimiento, ella lo recorrió con la mirada. Estaba completamente vestido y se lo veía muy seguro de sí mismo. —Excepto el señor Rumbelow. —Ni en sus más insensatas fantasías podría imaginarse Rumbelow lo que ocurrió realmente. —Gabriel la miró y le pasó el pulgar por la frente—. No frunzas el entrecejo, Maddie. Nunca contaré lo ocurrido esta noche. —El señor Rumbelow lo sabrá. —Cogiendo la funda de terciopelo negro, Madeline ató las cintas e hizo que pareciese un ridículo. —Rumbelow no será un problema. No hay nadie en el pasillo. Podemos irnos. —Pero tú sí lo sabes. —Y ella tendría que cargar con el terrible peso de saber que él lo sabía. —Eso es verdad. —Como siempre, Gabriel se le acercó demasiado y la miró a los ojos significativamente, cuando no había nada que ella deseara tanto como estar lejos de él—. No soy ningún jugador compulsivo. Sólo juego por una causa en la que creo, y siempre juego para ganar. Madeline estaba desolada y el agotamiento la había dejado sin fuerzas. Había dormido muy poco y había tenido demasiadas conmociones intensas.

151


De Kerea y Sofia para Meca —¿Qué intentas decirme? —Tú decides. —Metiendo la mano en el bolsillo de su chaqueta, Gabriel sacó un guante de dama—. ¿Reconoces esto? Con una súbita conmoción, Madeline lo reconoció. Flácido, amarilleado por el tiempo, un símbolo de un momento exquisito del pasado. —Es tu guante. Tú me lo diste. Dijiste que, hasta que pudieras darme tu mano, yo debía conservar el guante como una muestra de tu amor. —Lo sopesó en la palma—. Lo he guardado desde entonces. Madeline soltó un silencioso gemido de angustia. Gabriel le recordaba una perfidia que ella hubiese preferido olvidar, un juramento al que había faltado. —Aquella noche, cuando tomé tu virginidad, te dije que no volvería a ir a ti y que serías tú la que vendrías a mí. ¿Qué le estaba diciendo Gabriel? ¿A qué se refería? —Esta noche ha sido... ha sido un feliz resultado del azar. No cuenta a favor ni en contra. Pero a partir de ahora estaré esperando que tú vengas a mí. —¿Para pagar mi deuda? —No finjas que anoche no me oíste. No hay ninguna deuda —Apretándole suavemente la barbilla con el dedo, añadió—: Quiero que vengas a mí porque quieres hacerlo, porque necesitas hacerlo porque me amas. —Y, tras hacerle una lenta caricia en la mejilla, se apartó de ella—. Ven a mí.

Capitulo Veintiuno

A la tarde siguiente, bandeja en mano, MacAllister se detuvo y observó a Madeline. —Ya veo por qué no sois una jugadora —dijo. Ella interrumpió su nervioso deambular. —No sé a qué te refieres. —Incapaz de permanecer inmóvil, reanudó sus paseos. Iba y venía por la sala de estar, trazando un sendero en la alfombra mientras su mente pasaba continuamente de lo que estaría ocurriendo en esos instantes en la sala de juego de la Casa de la Viuda a lo que había sucedido en aquel dormitorio de esa

152


De Kerea y Sofia para Meca misma casa la noche pasada. —No tenéis lo que suele llamarse cara de jugador —dijo MacAllister. Ella siguió hablando consigo misma, desesperada y llena de dudas. Miró la bandeja y vio que los platos estaban sucios y que la cubertería de plata había sido utilizada Luego miró por la ventana hacia la Casa de la Viuda, claramente visible. —Has estado allí, ¿verdad? ¿Está ganando? —No lo sé. Él no me habló. Madeline fue hacia él dando zancadas. El ayuda de cámara se apresuró a retroceder como un cangrejo, pero era más bajo y tenía más años que ella, y a Madeline no le costó arrinconarlo contra la pared. —Tú sabes cómo se juega al séptimo. ¿Te parece que hubiera esperanza? MacAllister la miró con los ojos entornados. —Sí, creo que sí. —Demos gracias al cielo —jadeó Madeline, llevándose la mano al corazón. Por supuesto que Gabriel ganaría. Porque ¿qué había di cho?: «Sólo juego por una causa en la que creo, y siempre juego pa ra ganar.» Pero no se refería a las cartas. Sino a ella. «Ven a mí...» Mirándola fijamente, MacAllister añadió: —Aunque por qué está malgastando su suerte con vos y vues tra tiara cuando la necesita para la verdadera partid a, eso sí que no lo sé. Entonces a Madeline se le ocurrió que MacAllister lo sabría to do acerca del plan urdido por Gabriel para desacreditar a Rumbe low. Ya fuese con la astucia o mediante la fuerza, ella le sacaría la in formación. Hablando en voz más baja, le preguntó: —¿Y qué ocurrirá si pierde la verdadera partida? La mirada de MacAllister se desvió hacia un rincón. —No lo sé. Madeline se acercó lo suficiente para que el ayuda de cámara em pezase a sudar. —Sí que lo sabes. ¿Por qué vino aquí Gabriel ? No entiendo qué lo motiva. Aparentemente había dado en el blanco, porque MacAllister se ir guió, el miedo que le inspiraba ella súbitamente esfumado. Dejando la bandeja encima de una mesa, fulminó con la mirada a Madeline. —¿No lo entendéis? No, naturalm ente que no. Vos no entendéis nada. Nunca lo habéis hecho.

153


De Kerea y Sofia para Meca Madeline ya sabía que no le caía bien, pero MacAlliste r nunca se lo había dejado tan claro. —Cuéntamelo. —¿Que os cuente qué? ¿Cómo va a conseguir su venganza su se ñoría? No, excelencia, no os lo contaré. Yo nunca confiaría en una hembra para que mantenga la boca cerrada por siempre jamás. Madeline saltó sobre aquella pista. —¿venganza? ¿Venganza de qué? Acariciándose una barbilla que ya empezaba a necesitar un afei tado, MacAllister la miró con ai re pensativo. —Sí, eso quizá sí os lo contaré. No los planes, desde luego, pero merecéis saber lo que le habéis hecho a la familia de Gabriel. —¿Qué le he hecho? —¿Acaso no fue el amor que sentía por vos lo que hizo que su señoría ganara una fortuna? —No lo sé. ¿Fue eso? MacAllister fingió no haber oído aquella seca pregunta. —¿Acaso no fuisteis vos la que lo abandonó y lo dejó solo para que llorara y se llenara de pena, y no viese que su hermano necesita ba que lo guiaran un poco? Madeline también quiso objetar a eso, pero se contuvo. Mac Allister era muy tacaño con la información. Había que dejarlo hablar. —¿Acaso no fuisteis vos la que se había ido cuando Jerry cayó en la desesperación y se alistó en la armada, para que lo mataran allí? Madeline le prestó toda su atención. —¿Cayó en la desesperación? ¿Quién? ¿Jerry? —Siempre había sido un muchacho alegre y despreocupado, todo lo contrario de su vehemente hermano. —Sí, cayó en la desesperación —confirmó MacAllister. —¿Qué ocurrió para que Jerry...? MacAllister apenas pareció oírla, tan absorto estaba en la indig nación. —Su señoría se ha estado culpando desde entonces, y buscando a l responsable, y dándole una ocasión tras otra de que siga con sus maldades hasta poder atraparlo pero yo sé a quién hay que c ulpar. —La miró aviesamente. Madeline quería agarrarlo por la pechera y zarandearlo hasta sacarle toda la verdad. —¿Qué hizo Jerry? MacAllister la apuntó con un dedo.

154


De Kerea y Sofia para Meca —Fuisteis vos, dignísima excelencia, y deberíais avergonzaros de vos misma. Cogiéndole el dedo, Madeline se lo dobló hacia atrás. En cuan to MacAllister aulló a causa del dolor, Madeline inquirió: —¿Qué hizo Jerry? —Le soltó el dedo, pero se mantuvo lo bas tante cerca para resultar amenazadora. Para su sorpresa, MacAllister dejó de censurarla. —Pobre chico. Jerry adoraba a su señoría. —Lo sé, sí. —Jerry también la había adorado a ella, y ahora, des pués de saber que había muerto a una edad tan temprana, Madeli ne sufría una culpa similar a la que padecía Gabriel. Por el modo en que la miraba MacAllister, estaba claro que éste opinaba que ella te nía una buena razón para sufrirla. —Jerry quería ser como su hermano, y cuando su señoría fue y ganó una fortuna, vio el respeto que su señoría se ganó con ello. —MacAllister observó el estupor de Madeli ne y dijo brutalmente—: Sí, a pesar de vos y de vuestro rechazo y vuestra escena llena de ren cor, su señoría se había ganado

el

respeto

de

todos

los

caballeros

con

su

serenidad

y

su

inteligencia. Rígida de furia, Madeline dijo: —¡Yo no hice lo que hice por rencor! —¿No? Habríais podido romper vuestro compromiso con una nota. Habríais podido decírselo en privado. No teníais por qué po neros a chillar como una pescatera allí delante de todo el ton. Si hay algo de justicia en vuestra patética mentalidad fe menina, admitiréis eso. Madeline inspiró profundamente dispuesta a defenderse, pero dejó escapar el aliento sin decir na da. Nunca lo admitiría ante Mac Allister, pero era cierto. El recuer do de aquella escena la había oca sionado, no sólo debido a lo embarazos o de la situación y a su s nefastos resultados, sino también a la vergüenza que sentía al pensar en ello. Madeline había intentado arruinar a Gabriel. No había ningu na excusa para ello, excepto la de que no había sabido controlar aquel estallido de ira. Y ella ya sabía que no debía dejarse dominar por su temperamento, que de semejante exceso nunca salía nada bueno. Desplazando su peso de un pie al otro, recordó aquella noche; y la noche anterior, y todas las noches de solitaria tortura habidas en tre ambas. «Ven a mí.» MacAllister juzgó que ya estaba lo suficientemente amedrentada.

155


De Kerea y Sofia para Meca —Sí, ni siquiera podéis afirmar que contarais con alguna jus tificación. Tratar de esa manera a un hombre... ¡un hombre al que decíais amar! Ella lo había amado, sí. ¿Lo amaba toda vía? —De

acuerdo.

¡De

acuerdo!

—Con

un

ademán

tajante,

pidió—:

Cuéntame la historia de Jerry. Aquel pequeño arranque cargado de tensión satisfizo a Mac Allister, y después de escrutarla con la mirada continuó: —Jerry intentó ganar una fortuna igual que hab ía hecho su her mano. Dicho sea con todo el respeto, quizás incluso quería conse guir que su señoría no lamentara tanto el haberos perdido. Su señoría no sabía nada acerca de los planes de su hermano. Estaba demasia do ocupado con las defensas de la costa. —Lo que seguramente no fue una tarea tan ardua. —¿No tan ardua...? —MacAllister soltó un bufido de indig nación—. Su señoría trabajó día y noche, estableciendo turnos de guardia, y cuando hubo terminado con eso... —bajó la voz como si alguien pudiera oírl os, cuando de hecho los otros invitados estaban en la biblioteca — también transportó a hombres y mujeres a través del canal en su velero, yendo y viniendo. Si sabéis lo que quiero decir. — ¿ Quieres decir... que ayudaba a escapar a emigrantes y enviaba espías a Francia? —Aquello explicaba los músculos que había de sarrollado Gabriel, con todos esos viajes en los que izaba la vela y su bía el anda. Semejante labor haría que la fuerza de un hombre cre ciese hasta alcanzar proporciones impresionantes. —Chissst — MacAllister miró alrededor —. No debería haberos contando eso. ¡Maldición, es que sacáis de sus casillas a cualquiera! —Gracias. Lo intento. MacAllister la miró fijamente. —Para vos es tan fácil como respirar. Madeline conocía a gente así, personas a las que nunca se podía complacer. Pero nunca había pensado que ella fuese una de esas per sonas. Se había esforzado mucho por ser la clase de duquesa que se relacionaba con los miembros inferiores de la sociedad y era queri da por sus sirvientes. Sus ojos se e ntornaron sobre MacAllister. —Eres un misógino. —¡No lo soy! —Protestó él, golpeándose el pecho con el puño —. Soy presbiteriano. —No. Quiero decir... un misógino es un hombre que no siente ningún

156


De Kerea y Sofia para Meca aprecio por las mujeres. —Oh. —MacAllister rumió unos instan tes, su boca apretada moviéndose silenciosamente—. Bueno, a mí me gustan las mujeres. Tumbadas en la cama y con la boca cerrada. —Discúlpame. Ahora veo mi error. —El sarcasmo goteaba de cada palabra—. Bien, ¿qué me dices de Jerry... y de Gabriel? MacAllister volvió a centrarse en su historia. —Gabriel hizo todo ese trabajo en la costa, y se preocupaba mu cho por vos, estando en el extranjero durante unos tiempos tan pe ligrosos. Madeline cruzó los brazos. —Continúa. —Así que un maldito canalla le hincó las garras a Jerry. Jugó a las cartas con él. El pobre Jerry fue como un títere en sus manos, y al final ese canalla se quedó con todo. Madeline sintió que se mareaba. —¿La fortuna de su madre? —Que su señoría siempre se había esforzado por mantener in tacta para él. El pobre muchacho se sintió incapaz de dar la cara ante su hermano. Se unió a la flota de Nelson y lo enterraron en el mar después de Trafalgar. Que Dios lo tenga en su seno. Aquel joven alegre y jovial que siempre estaba sonriendo había muerto sin volver a ver a Gabriel. Cubriéndose la boca, Madeline trató de contener las lágrimas. Los brazos en jarras, MacAllister se puso de puntillas para mi rarla a la cara. —Sí, deberíais llorar. Le dijeron a su señoría que Jerry había te nido una muerte de héroe. Su señoría todavía tiene pesadillas. Madeline se secó las mejillas humedecidas por el llanto. —Y ese canalla era el señor Rumbelow. —¡Lo habéis adivinado! Qué lista sois. —MacAllister observó con ceño la congoja de Madeline, y le tendió un pañuelo blanc o—. Bueno, pues ahora ya lo sabéis. Marchaos de aquí. Estáis distrayen do de su deber a su señoría. Le debe venganza a su hermano. Jerry podría descansar en paz sin ella, pero su señoría nunca se sentirá sa tisfecho hasta que Rumbelow haya pagado lo que hi zo. —Lo sé. «Ven a mí.» —Vuestro padre no va a aparecer por aquí. Mientras vos estéis aquí, su

157


De Kerea y Sofia para Meca señoría estará más preocupado por vuestra seguridad que por hacer salir a la luz cualquiera que sea la maldad organizada por Rumbelow. Yo os llevaré la tiara a vuestro dormitorio tan pronto él me la dé. Entonces, lo más deprisa que podáis, os iréis a casa. —Cogió la bandeja y contempló el desorden de platos que contenía. Lue go volvió a dejarla en la mesa y miró a Madeline. Por primera vez, le habló con absoluta sinceridad—: Rumbelow es un mal bicho, exce lencia, y todo esto es una vil artimaña. —Yo podría ayudar a Gabriel. —No dejaría que afrontara el pe ligro solo. —¡No! —Ya sé que no te caigo bien, pero soy una persona sensata, pienso con la cabeza, y soy una b uena tiradora.

— No es eso. O más bien se trata de otra cosa. Tengo una desagra dable corazonada acerca de todo este asunto: alguien va a morir.

Cuando la partida llegó a su fin, todas las damas que había en Chalice Hall estaban expectantes, esperando ver cuál de los hombres había cumplido su promesa de ganar la tiara. Estaban de pie en la te traza, junto a las ventanas, incluso en el jardín. Lady Tabard no le dijo nada a Madeline mientras ésta seguía dando nerviosos paseos por la sala de estar. Miraba la casa

como

si

pudiera

ver

a

través

de

las

paredes,

como

si

su

concentración pudiera ayudar a Gabriel a ganar la partida. Finalmente, a las cuatro, la puerta de la Casa de la Viuda se abrió y Madeline observó a los hombres salir tambaleándose y dando traspiés, en mangas de camisa y los corbatines torcidos. Gabriel salió el último, con Rumbelow a su lado, y parecía tan sereno y distante como cuando había entrado allí. En su mano llevaba una caja de madera. No la sencilla caja en la que solía residir la tiara de la reina, sino un estuche para joyas rica mente tallado, con una elegante taracea de plata y una cerradura pla teada. Las damas que esperaban alrededor de la casa gimieron. Madeline fue hasta un asiento y se dejó caer en él. Inclinando la cabeza, dijo una plegaria de agradecimiento. La tiara de la reina estaba a salvo. Su madre lo hubiese aprobado. Y Gabriel... «Ven a mí.» En la ventana, lady Tabard declaró: —Lord Campion ha ganado la tiara. Todos sabemos lo afortu nado que es. —Sí, no quiera el cielo q ue mi marido llegue a ganar nunca na da —dijo

158


De Kerea y Sofia para Meca lady Achard con voz malhumorada —. Con la suerte exe crable que tiene, debería abandonar el juego para siempre. —Mamá dice que como no deje de jugar no tardaremos mucho en vernos

en

la

ruina

—dijo

una

de

las

jóv enes

Achard

a

modo

de

confidencia. Su madre se apresuró a hacerla callar, y luego les sonrió nervio samente a las damas allí reunidas. —Ya saben cómo son estas cosas —dijo—. Los acreedores no nos dejan en paz. Puede que tengamos que pasar una temporada en el campo. Las otras damas asintieron. Sus esposos eran jugadores. Sabían lo que significaba pasar una temporada en el campo: pedir prestado dinero para subsistir, esquivar a los acreedores. —Pero lord Campion está teniendo una racha de suerte, eso no augur a nada bueno para la gran partida —dijo lady Greene. Alzando la cabeza, Madeline se dispuso a levantarse y se percató de que Thomasin la estaba observando. Se dio cuenta de que Tho masin había estado siguiendo sus movimientos con gran atención y durante ba stante tiempo. ¿Por qué? ¿Qué le provocaba tal curiosi dad? ¿Qué era lo que sabía Thomasin? Madeline

hubiese

debido

hablarle,

pero

no

ahora.

No

cuando

necesitaba irse, sostener en sus manos la tiara de la reina. Mirar a Gabriel a los ojos, darle las gracia s y decirle... ¿decirle qué? No lo sa bía. Se sentía nerviosa, disgustada consigo misma. Había acusado a Gabriel de ir allí para alimentar una frívola y destructiva obsesión. Pero él había obrado impulsado por el dolor, por la oscura necesidad de vengar a su hermano. Madeline tenía que decir algo, hacer algo. Tenía que haber algu na manera de que todo volviese a estar bien para Gabriel. Ella en contraría esa manera. «Ven a mí.»

Capitulo Veintidos

159


De Kerea y Sofia para Meca Madeline apretaba el joyero de madera entre sus manos. No podía abrir la cerradura porque no disponía de la llave, pero recordaba muy bien la tiara: dorada, hermosa y reluciente. Su madre la había llevado cuando fue presentada a la corte, y cuando le hicieron el re trato de etiqueta que colgaba en la galería . La tiara era el único víncu lo con su madre que Madeline conservaba, y Gabriel la había gana do para ella. Ahora Madeline pensó... pensó que tenía que haber perdido el juicio. Había pagado a Gabriel con su cuerpo. Naturalmente, él se había asegurado de q ue accediese a ello por sí misma y por su propia necesidad, así que en realidad no le debía nada. Nada. Pero Gabriel le había dado tanto placer como ella le había dado a él. Más, porque había centrado toda su mente en la seducción, y él sabía cómo dar placer a una mujer. Madeline no había sido más que una mujer que de pronto tenía que hacer ¡rente al renacer (le una pasión que ella esperaba haber vencido hacía mucho tiempo. Y ahora se sentía... ¿agradecida? No ¿Asombrada? Absolutamente. ¿Llena de dudas? Madeline era la futura duquesa de Magnus, y no conocía las dudas. Miró por la ventana. No, no sentía ninguna duda. Por p rimera vez en días, sabía con toda exactitud lo que quería. Metiendo Ia tiara debajo de la cama, se preparó para ir a él.

Silencioso y sombrío, Gabriel sacó de su manga el estilete caren te de empuñadura y lo dejó en la mesa al lado de la jofaina. Quitán dose los zapatos de un par de puntapiés, se despojó de las medias. Luego se quitó la chaqueta, el corbatín y la camisa. Igual de silencioso y sombrío que su señor, MacAllister llenó de agua la jofaina y dejó junto a ella un paño para lavarse, una pastilla de jabón de limón y una toalla. Mientras se echaba agua en la cara, Gabriel reflexionó sobre la acción que no tardaría en iniciarse. La par tida por la tiara le ha bía dado ocasión de descifrar las estrategias de juego de sus adversa rios. Lord Achard era impulsivo, siempre esperando que la suerte Ir sonriese por mucho que tuviera todo en su contra. Greene era mi nucioso, examinando sus cartas y

160


De Kerea y Sofia para Meca disponiéndolas de izquierda a de recha, del valor más alto al más bajo. Payborn era un buen jugador afligido por una continua mala suer te, pero ésta siempre podía cambiar. Payborn era alguien a quien habría que vigilar. Y Rumbelow... Rumbelow era bu eno, el mejor. Quizás eso se debiese a que le daba igual ganar o perder. Tendría el dinero de todos modos. Mojando el paño en el agua, Gabri el lo enjabonó y se lavó el cue llo, la cara y las axilas y luego se restregó ligeramente el pecho. Cien mil libras. Los in gresos anuales de Gabriel ascendían a una décima parte de esa suma, y él era un hombre rico. Gabriel enjuagó el paño y se quitó el jabón. El agua sobre su piel acalorada resultaba muy agradable, y su mente volvió inevitable mente a Madeline. —MacAllister, ¿le diste la tiara a Maddie? —Sí, la llevé al dormitorio que comparte con esa joven. —¿La joven estaba allí? MacAllister cogió la jofaina, la vació de agua sucia por la venta na y volvió a llenarla con agua limpia. Mientras la depositaba nue vamente ante Gabriel, dijo: —Sólo estaba su excelencia. ¿Vais a querer un afeitado? Gabriel se pasó los dedos por su áspera barbilla. —Probablemente

debería.

Transcurrirá

bastante

tiempo

antes

del

próximo. —Supongo que preferiréis agua caliente. Claro que sí, pero MacAl lister nunca conseguiría traerla de la co cina a tiempo. —Olvídate del agua. ¿Qué dijo Maddie cuando le diste la tiara? —Os da las gracias. Gabriel asintió, y se preguntó si no podría encontrar la llave y dejar encerrada a Madeline en aquella habitación pa ra así mantenerla a salvo. Pero no. Madeline era lista. Encontraría algún modo de escapar. Mientras ponía la navaja de afeitar delante de Gabriel, Mac Allister anunció: —La moza ha madurado un poquito desde la última vez que os dedicasteis a perseguirla. Asombrado ante aquella concesión por parte de su ayuda de cá mara, Gabriel se volvió hacia él. —¿La apruebas?

161


De Kerea y Sofia para Meca MacAllister frunció el rostro en su expresión de mayor disgusto. —Yo no he dicho eso. Pero para ser una mujer, es valiente. Sen sata no, pero sí valiente. —Hmmm La noche anterior Gabriel le había dado un ultimátum a Made line ¿Iría a él, o intentaría huir tal como había hecho antes? Él no volvería a permitirlo. Se había jurado que iría tras ella y la traería de vuelta arrastrándola por los pelos, aunque eso excluyese su petición de que Madeline fuera a él. Sonrió salvajemente. Aquello había sido un farol, por supuesto. Iba a pescarla de cualquier modo, pero si Madeline se dejaba de falsos org ullos y mandaba al diablo la independencia para acudir a él , entonces Gabriel podría estar seguro de que se quedaría a su lado. MacAllister dispuso la ropa de su señor y colocó el cuchillo bien a la vista. —Con un poco de adiestramient o y una disciplina firme, su ex celencia podría ser una esposa aceptable. Gabriel rió y la carcajada le resultó extraña, como si nunca hubiese reído antes. —Tú serías el experto en esa materia, viejo solterón. —Tanto como vos, joven insensato. —Pero MacAllister sonaba alegre, o todo lo alegre que podía sonar aquel adusto escocés. Volviéndose hacia la jofaina, Gabriel se echó un poco de agua en la cara. Mirando en el pequeño espejo encima de la mesa, se en jabonó la barbilla y cogió la navaja de afeitar. —Si Rumbelow nos deja encerrados en la Casa de la Viuda, Y sospecho que ése es su plan, te haré señales con el espejo. El breve coqueteo de MacAlli ster con el buen humor se desvaneció . —Estaré atento. —Coge mi caballo. —Estirándose la piel, Gabriel se pasó la na vaja por la mejilla y la mandíbula. Luego, mientras la limpiaba en el agua, d ijo—: Hay casi cuarenta kilómetros hasta Renatehead, que es donde están alojados los hombres del rey. —Los traeré, y a vuestros hombres también. Gabriel le sostuvo la mirada en el espejo. —Ya casi ha terminado, amigo mío. Casi lo tenemos. —«Casi» es la pal abra más traicionera que existe en nuestro idioma — observó MacAllister lúgubremente. Una llamada vacilante resonó sobre la puerta.

162


De Kerea y Sofia para Meca Los dos hombres se miraron, cautela en sus miradas, la navaja como si fuera un arma, Gabriel indicó a MacAllister que abriese la puerta. Éste la abrió unos centímetros. —Oh. Sois vos. —La abrió más—. Es la moza —dijo con disgusto. Madeline entró. Gabriel dejó la navaja encima de la mesa. Era como si sus pen samientos hubieran llamado a Madeline. —Iré por agua caliente —dijo Mac Allister, saliendo al pasillo y cerrando con un ruidoso portazo. Gabriel apenas se enteró de que se había ido. Maldición, Madeline era una mujer esplendorosa. Alta, llena de curvas, y una piel que el sol había bronceado magníficamente. Hoy llevaba el cabello

elegantemente

recogido,

pero

Gabriel

lo

había

vis to

caer

alrededor de sus hombros durante aquellos dos últimos días, y la noche anterior había salpicado la blancura de las sábanas con hebras azabache. Sus ojos, grandes y azules, estaban ribeteados por ojeras. Su rostro, anguloso y de marcadas facciones, nunca podría ser llamado hermoso; Madeline era demasiado directa y estaba llena de vida. Pero sus labios hacían que un hombre pensara en muchas cosas, todas traviesas y exuberantes. Llevaba un vestido a zul oscuro que se adaptaba a la forma de sus piernas cuando caminaba, acaricián dola como los dedos de un amante. Gabriel podía ver la unión de los muslos y la forma de su monte debajo de la delgada seda. Sus largos guantes blancos rielaban con los intensos destellos del satén, pero su cremosidad no era nada comparada con la piel encima de ellos. Mientras la mirada de ella se deslizaba sobre su pecho desnudo, Ga briel experimentó una súbita debilidad en las rodillas y un envaramiento en la ingle. Ambas era n sensaciones muy agradables que sólo padecía en presencia de Madeline. ¿Para qué había venido? ¿Para darle las gracias en persona? Ga briel no necesitaba pensar demasiado para que se le ocurriese un mo do muy sencillo de que ella se lo agradeciese. ¿Para insistir en que permitiera que ella lo ayudase a hundir a Rumbelow? Pues en ese caso no iba a tener mucha suerte. Madeline recorrió la habitación con la mirada como si quisiera evitar sus ojos, y Gabriel no pudo resistir aquel reto. —Bienvenida —dijo—. Nunca pensé que vendrías tan pronto. La mirada de Madeline voló hacia él, y pareció sentirse vaga mente culpable. Con ella nada era fácil.

163


De Kerea y Sofia para Meca —Quizás has venido a decirme que sigues mi consejo y te marchas. —¡No! ¿Por qué iba a hacerlo después de tu no ble gesto al devolverme la tiara? —¿Quizá para estar a salvo cuando las balas empiecen a zum bar? —Su lógica era aplastante, y se volvió nuevamente hacia el espejo para evitar el impulso de zarandearla hasta que lo entendiera. Las cejas de ella subieron en un ges to de sorpresa, y luego se unie ron en un fruncimiento de entrecejo. —¿Se llegará hasta ese extremo? Enjabonándose la otra mejilla, Gabriel aplicó la navaja. —Dudo que Rumbelow acceda a ir mansamente a prisión y al tribunal, para allí ser sentenciado a que lo cuelguen del cuello. —Entonces ciertamente no puedo dejarte solo. ¿Por qué había venido a verlo a su habitación? —Tengo la situación bien controlada —dijo él. —Entonces no importa que me quede, ¿verdad? Ah. Ella tenía su propia clase de lógica. Antes de replicar secamente, Gabriel oyó el ruido de la llave en la cerradura. Volviéndose en redondo, vio cómo Madeline sacaba la llave y la ponía encima de la mesa del tocador. El asombro lo mantuvo inmóvil. —¿Acabas de dejarnos encerrados con llave? —Qué

deducción

tan

astuta.

—Dio

un

paso

hacia

él —.Te

estás

afeitando. —Oh, qué deducción tan astuta. —Dándose la vuelta, Gabriel la observó en el espejo y volvió a preguntarse qué pretendía. Los había encerrado con llave. ¿Por qué iba a querer una cosa así? Sólo ha bía unas pocas opciones. O iba a matarlo, o se pondría a chillarle... o le haría el amor. Con Maddie, naturalmente, siempre podía tratarse de algún descabellado

que

la

mente

masculina

de

Gabriel

era

plan

incapaz

de

entender... y probablemente se tratara de eso. Madeline

lo

contempló

con

aparente

fascinación

mientras

él

se

recortaba las patillas, y cuando se hubo limpiado la cara, se acercó a él y le pasó los dedos por su ahora lisa mejilla. Maldición. Volvía a desearla. Quería algo más que sentir el roce de ella en su cara. Quería la mano de Madeline acariciando su pe cho. Su boca en su polla. Su cuerpo restregándose contra el suyo... Ella había cerrado la puerta con llave y, si volvía a tocarlo, Gabriel la tendería en la cama... y al diablo con sus principi os.

164


De Kerea y Sofia para Meca —¿Para qué has venido entonces? —le preguntó con voz ronca. —Para decirte... para darte esto. —Sin prisa, desabrochó el pri mer botón de aquel guante que le llegaba hasta el codo. Incrédulo, Gabriel permaneció inmóvil con la toalla apretada entre sus dedos, y contempló cómo cada diminuto botón forrado de satén blanco iba saliendo de su ojal. ¿Le estaba diciendo que...? ¿Ha blaba en serio? Pero los dedos de Madeline temblaban lo suficiente para hacer que la tarea le resultase dificultosa, y sus labios ta mbién temblaban. No paraba de mirarlo para luego volver a bajar la vista, como teme rosa de presenciar la reacción de él, y su seno subía y bajaba en un movimiento maravilloso e hipnótico. Por un instante Gabriel se vio transportado a aquel día de hacía cu atro años en el que ella se había quitado el guante lenta y sensual mente. Entonces no había estado nerviosa, sino provocadora, ofre ciéndole su cuerpo, excitándolo. Madeline era inocente, joven y disci plinada en todos los aspectos excepto con él. El salv aje deseo que los consumía fue inflamándose rápidamente a medida que ella revelaba su tersa muñeca y sus largos dedos. Entonces Madeline lo devolvió a la realidad exclamando: «¡Merde!» Había estado luchando con un botón de una manera tan enérgica que lo arrancó, y éste rodó por el suelo hasta detenerse ante los pies de Gabriel. Aquello rompió el hechizo y le permitió comprender qué buscaba ella, qué pretendía sugerir. Madeline lo había declarado vencedor en la batalla que libraban. Había ido a él, tal como Gabriel le había pedido. Dando un paso adelante, él le apartó la mano. —Déjame. Unos cuantos botones estaban desabrochados en el antebrazo de ella. Alzándola hacia sus labios, Gabriel le besó la muñeca. Fue un beso muy lento y él paladeó... el sabor del miedo, de la temeridad, de la pasión recordada y las esperanzas de todavía más pasión por llegar. —¿Cuántos botones más he de soltar? —murmuró con los labios sobre la piel de ella, y luego la miró a los ojos. El aroma de Madeline rezumaba en oleadas, flore s recién corta das y calidez de mujer. —Depende de si deseas ser dueño del guante. —Oh, lo deseo. —Entonces cógelo... —dijo Madeline, alzando la barbilla hacia él —.

165


De Kerea y Sofia para Meca Estoy aquí a tus órdenes. —¿Lo estás? —He venido a ti. La tenía. La había ganado. Gabriel le sonrió, pero sin bondad. Sin clemencia. Abrió el resto del guante y, quitándoselo, volvió a be sarle la muñeca y luego aplicó sus dientes a la sensible piel. —Llevo demasiado tiempo esperando este momento para ser delicado. —No tienes por qué ser nada. —Poniéndole la mano en el pe cho, Madeline lo empujó hacia atrás —. Siéntate. Yo lo haré todo.

Capitulo Veintitres

Gabriel obedeció de buena gana, fascinado por la firme inten ción de Madeline y la determinación que había en su mirada. Ella hizo que se detuviera delante del asiento sin brazos que ha bía delante del tocador. Fugazmente, sus senos se apretaron contra el pecho de él. Madeline no pareció disfrutar del contacto del modo en que lo hizo Gabriel, porque se apartó sin titubear. Entonces él vi o el aleteo de sus pestañas, y se dio cuenta de que estaba jugando con él, dándole un breve atisbo de futuros placeres para retirarse acto seguido. —¿Piensas que voy a consentir que sigas adelante con eso? —siseó. Las pestañas volvieron a aletear, y Gabriel vio las rápidas y tímidas miradas que le lanzaron sus ojos azules. —Sí, pienso que lo harás. Estaba en lo cierto. —No te muevas —dijo ella, y su mano bajó lentamente hasta llegar a la bragueta de los pantalones. Allí jugueteó con los botones, o tal vez era que estaba tan nerviosa como lo había estado cuando intentaba quitarse el

166


De Kerea y Sofia para Meca guante. Como fuese, los dorsos de sus dedos rozaron suavemente la piel de Gabriel mientras iba haciendo bajar len tamente los pantalones por sus caderas, y cada contacto, sin imp ortar lo muy accidental que pudiera ser, trajo consigo una agonía de deleite. La tiesa polla de Gabriel quedó súbitamente liberada. Los ojos de Madeline se agrandaron mientras la contemplaba como asom brada por el tamaño de aquel sexo. Gabriel quiso exhibi rse como un pavo real, pero no podía moverse. Estaba tan hechizado por Madeline como concentrada lo estaba ella en seducirlo. Y él estaba más que dispuesto a ser seducido. —Adoro tu... —dijo Madeline, deslizando la mano a lo largo de su muslo— estómago. La s ondulaciones del músculo me fascinan. —¿Mi estómago? —repitió él, deleitándose con la sensación de estar siendo tocado por ella. —Y tus... —Madeline subió la mano por su cadera — hombros. Son tan anchos que cuando te tengo encima siempre me siento protegi da. —¿Mis hombros? Alzando la mirada hacia él, Madeline lo provocó con fingida inocencia. —Y tus manos... —Le cogió una y entrelazó sus dedos con los de él —. ¿Qué más debería admirar? La provocación de Madeline hizo que la polla se le pusiera tan dura que empezó a pulsarle dolorosamente. Madeline bajó la mirada. —Naturalmente, está esto. Gabriel contempló impávido cómo ella le rodeaba el miembro con los dedos. —Esto me gusta mucho. —Se relamió levemente el labio inferior —. La piel es tan... suave al tacto, y sin embargo por debajo es firme y fuerte. —La piel debería estar encallecida por el uso que he hecho de ella — repuso él con cierta vulgaridad. Sobresaltándose,

Madeline

intentó

apartar

la

mano.

Él

la

detuvo

cogiéndole la muñeca y dijo: —Pero en vez de ahí, los callos están en mis manos. —Le enseñó la palma. Ella observó las callosidades que había en su mano, causadas más por el trabajo a bordo de su velero que por el abuso del placer soli tario. Cuando Madeline lo comprendió, se le iluminaron los ojos y r ió suavemente. Era un sonido que Gabriel no oía desde hacía cuatro años, aque lla delicada mezcla de diversión y sorpresa. Eso le dio esperanza: de que

167


De Kerea y Sofia para Meca podría capturar a Rumbelow, de que la venganza aliviaría la pena que sentía por la muerte de su hermano, de que él y Madeline vivirían felices para siempre... Ella le hizo una última y delicada caricia y luego lo instó a sen tarse. Sonriéndole, le revolvió el pelo. —Eres demasiado apuesto para que pueda sentirme tranquila. — A él le gustó oír aquello. —¿He echado a perder tu sueño? —Y mi despertar. Durante cuatro años, todas mis energías han estado centradas en olvidarte... pero nada dio resultado. A él eso le gustó todavía más. —¿Ni siquiera el besar a otros hombres? —Especialmente no el besar a otros hombres . —Pasándole los labios por la mejilla, Madeline murmuró —: Me gusta mucho la sen sación de tu cara recién afeitada. —Me afeitaré dos veces al día. —Pero esto también me gusta —dijo ella, enredando los dedos en su vello pectoral—. Es castaño y rizado; cuand o estás encima de mí, me frota los pezones. Eso me gusta. Su seno quedaba a la altura del rostro de Gabriel y sus pezones tensaban la sedosa tela. Así que estaba excitada. Por sus jugueteos. Por el cuerpo de él. Rodeándole suavemente ambos pezones con sus pulgares, Gabriel sugirió: —Puedo estar encima de ti, y dentro de ti, en un par de segundos. —Pero entonces yo no podré estar encima de ti... Él todavía no estaba preparado para semejante

postura.

Todavía

necesitaba

permitir que ella ser

dominante ,

adoptase imponerle

claramente su posesión. Pero Madeline era una mujer fuerte y decidida, y estaría sintiendo la misma necesidad. Gabriel se debatió consigo mismo, queriendo hacer lo correcto y permitirle que se complaciera con él, si eso era lo que deseaba. Con un suspiro en el que había tanto expectación como resignación, decidió consentir en que gozase del libre uso de su cuerpo. Sólo hoy. Sólo en esta ocasión. Madeline se arrodilló ante él, un gesto de sumisión que lo esti muló todavía más a pesar de que no significaba nada. Estaba tan ex citado que pensó que debía de tener los ojos hinchados. Ciertamente apenas podía ver.

168


De Kerea y Sofia para Meca —¿No te gustaría que yo estuviera encima de ti? —rumoreó Madeline mientras le pasaba suavemente las uñas por el abdomen. El aliento de Gabriel siseó entre sus dientes. —¿Dónde aprendiste esto? ¿Lo de las mujeres encima o arrodi lladas ante el hombre? Inclinándose, ella le besó el muslo. —Lo aprendí de todos mis amantes continentales. Él sabía que estaba mintiendo, pero la furia que rugió en t odo su ser no aceptó tal certeza. Agarrándola del pelo, la obligó a alzar la cabeza. Madeline estaba sonriendo, una sonrisa que se burlaba de la alar ma de él y lo seducía todavía más, y confesó: —Cuando estuvimos en Turquía, nos encontramos momentáneament e dentro de un harén. Gabriel tembló de rabia y miedo. Ella no le prestó atención. —Las mujeres de allí nos enseñaron cómo se lleva al éxtasis a un hombre. Aquella hembra le provocaba en dosis iguales inquietud y un delicioso cosquilleo. —Santo Dios, Maddi e, ¿cómo conseguisteis salir de allí? —¿Realmente quieres saberlo? —Los dedos de Madeline se movieron lentamente por la parte exterior del muslo, abriendo el camino para sus labios mientras ella iba subiendo a besos por el muslo... cada vez más arriba... hasta llegar a la base de la polla. Él se quedó sin habla, y no se atrevió a moverse por miedo a que ella parase. —¿Quieres? —Madeline tomó sus testículos en la mano, sope sándolos y apretándolos suavemente hasta que Gabriel pensó que iba a enloquecer. —Luego... —graznó él. Ella rió. Su aliento fluyó sobre las partes íntimas de Gabriel, e incluso ese ligero roce casi fue demasiado para él. Intentó levan tarse del asiento. Madeline lo hizo sentar empujándole el estómago. —Eleanor y yo quedamos fascinadas por todas las cosas que nos contaron aquellas mujeres. Dijeron que a un hombre le gusta mu cho que se le dé un beso precisamente aquí —Puso los labios sobre la punta del pene, y se apartó. Sus oscuras pestañas volvieron a ale tear, sus ojos azules llenos de delicada provocación —. ¿Es cierto? Desgarrado entre la frustración y el deleite, Gabriel gruñó: —No lo sé. Vuelve a intentarlo.

169


De Kerea y Sofia para Meca Con los labios entreabiertos, su lengua le tocó el glande. Moja da, caliente... Gabriel quería ponerle la mano en la nuca, para m ostrarle qué debía hacer exactamente, pero también quería aprender, experimentar. —Eso está mejor. —¿Esto? —La boca de Madeline se deslizó a lo largo de él, engu llendo todo su sexo. Su lengua lo lamió, girando alrededor de él. Los dedos de los pies de Gabriel se curvaron con el esfuerzo de permane cer inmóvil, de no perder el control. —Piedad, Maddie… Ten un poco de compasión. Alzando la cabeza, ella preguntó: —¿Qué clase de compasión estás pidiendo? ¿Te gustaría que te chupase de esta manera? Cerrando los ojos, Gabriel se agarró a los lados del asiento mientras torbellinos de destellos rojos y negros giraban vertiginosamente detrás de sus párpados. —¿Te

gustaría

que

te

sujetase

así?

—Las

manos

de

Madeline

se

deslizaron para sostenerle las nalgas. Su voz b ajó de tono hasta convertirse en un hechizante susurro —. Dime lo que quieres y yo lo haré. Gabriel bajó la mirada hacia ella. Madeline estaba flirteando, Y sin embargo lo decía en serio. Cuando se daba a sí misma, entregándose por entero, era tan irresisti ble como una ninfa del bosque que sedujera a un hombre hasta hacerlo enloquecer. —Te deseo —dijo él, y apenas reconoció su propia voz —. Quiero que me tomes. Madeline se puso en pie con una lentitud que fue revelando toda su figura a Gabriel. El corazón de él latió con un violento palpitar mientras ella se llevaba las manos a la falda y se la recogía, re velando sus tobillos enfundados en medias blancas, sus robustas pantorrillas, la liga oscura que le ceñía. Después le llegó el turno a sus torneados muslos.. . Madeline se detuvo y suspiró con deleite cuando él pasó los dedos por su sedosa piel, radiante de saber que ella le pertenecía. Esta vez, Madeline era completamente suya. Impaciente, Gabriel ascendió en busca de la intimidad situada entre las piernas y Madeline dejó escapar un suave murmullo, la falda reanudó su viaje hacia arriba. El primer atisbo de rizado vello os curo ocultó sus pliegues femeninos al mismo tiempo que señalaba la unión de su cuerpo, y Gabriel sintió un súbito anhelo que le oprimió las entrañas. Rodeándole las caderas con las manos, la acercó un poco más a él.

170


De Kerea y Sofia para Meca —Pon las piernas a cada lado de las mías —la instruyó. Madeline titubeó. Quizá todavía hubiera en ella una sombra de pudor de la cual no conseguía liberarse del todo. Quizás estaba volviendo a jugar con él. A Gabriel le daba igual tanto una cosa como la otra. La deseaba, ahora. La guió con delicadeza pero sin que Madeline pudiera escapar de él. Sus nalgas se apoyaron en las manos de Gabriel mientras la atraía hacia sí.

Apartando

su

falda,

besó

su

estómago,

sus

costillas.

Ella

gimió

suavemente, y el sintió una jubilosa exultación ante aquella prueba de que Madeline se había excitado a sí misma mientras lo excitaba a él. Entonces Madeline le cubrió la cabeza con su falda. En la súbi ta oscuridad, Gabriel se deleitó con aquel mundo secreto compuesto de mujer, calor y deseo. Las manos de Madeline se curvaron delica damente alrededor de su cabeza, apretándolo contra ella. Deslizando suavemente las manos por su estómago, Gabriel en redó los dedos entre el vello púbico, acordándose de lo sensible que era Madeline al más ligero contacto. Ella no se movió y no dijo na da, pero Gabriel no cometió el error de pensar que eso se debía a la indiferencia, porque cuando hizo que su dedo avanzara encon tró el vello humedecido por el deseo. Volvió a tocarla delicadamente, de jando que la expectación fuera creciendo, y esta vez Madeline dejó escapar un leve jadeo seguido de un débil gemido. Todavía atrapado en la oscuridad y el éxtasis, Gabriel le abrió los labios y fue explorando poco a poco sus pliegues. La sedosa piel, el sensible brote y, finalmente, la entrada a la intimidad de Madeline. Con plácida concentración, la penetró con el dedo, permitiendo que ella fuera ajustándose a la intrusión y percibie ndo cómo en un primer mo mento se relajaba para luego tensarse súbitamente. Sintió el pulso, el calor, el movimiento entrecortado de su cuerpo, y no pudo pensar en nada que no fuese sentir a Madeline apretándolo en su interior. Gabriel quería penetrarla ya . Pero Madeline le retiró lentamen te el dedo, disfrutando con la ansiedad de él y el hecho de saber que Gabriel ya le había dado placer a ella. Con un último beso en su estómago, Gabriel se quitó la falda de la cabeza.

El

rostro

de

Madeline

mostraba

una

e xpresión

distante,

concentrada en alguna alegría interior que lo hizo anhelar unirse a ella. —Maddie. Vuelve a mí. Bajando la mirada hacia él, ella sonrió. Inclinándose, lo besó, deslizando la lengua en su boca. El tomó su lengua y, chupándose la, la animó mientras las manos de Madeline descendían a lo largo de su cuerpo y

171


De Kerea y Sofia para Meca volvían a rodearle el miembro. Moviéndose tan lentamente que la espera se volvió agónica para Gabriel, Madeline fue bajando sobre la entumecida polla. Al principio el vello entre sus pier nas le hizo cosquillas pero después Madeline se aplicó con esmero, absorta en el prodigio. El pene de Gabriel iba y venía a lo largo de su raja, buscando la entrada Echando la cabeza atrás, Gabriel la contempló, sintiéndose desgarrado entre el deleite que estaba sintiendo su cuerpo y el deleite que le producía verla. Madeline se apoyó en él abriendo mucho los ojos. —Gabriel... —dijo con voz temblorosa, como si la sensación fuera excesiva. Como así era. Sin embargo no era suficiente. Gabriel se movió para ay udarla, adelantando las caderas para facilitar la penetración mientras Madeline apretaba y volvía a apretar. Por dentro estaba caliente y tensa. Gabriel quería lanzarse hacia arriba, correr desesperadamente hacia la satisfacción. Pero no lo haría. Permitir ía que Madeline disfrutara de su momento. Ella lo recompensó con un pequeño movimiento hacia arriba y luego resbalando hacia abajo, tomando una parte más grande de él. Gabriel respiraba entrecortadamente, jadeando en busca de aire. Madeline repitió el movi miento, arriba y abajo, arriba y abajo, y el «abajo»

fue

progresando

para

llegar

cada

vez

un

poco

más

lejos.

Finalmente, y después de lo que pareció mucho tiempo, Madeline se encontró reposando en los muslos de Gabriel. Hundiéndole los dedos en la piel, lo agarró por los hombros y luego lo miró con tal ex presión de adoración que Gabriel quiso extasiarse eternamente con esa mirada. Pero lo que quería aún más era moverse dentro de ella. —Cabálgame —ordenó. —No monto muy bien —susurró ella. —Tu técnica es impecable. —Rodeándole las nalgas con las manos, Gabriel la levantó —. Cabálgame. Ella así lo hizo, subiendo y bajando como en una silla de montar. Sus piernas le rodeaban las caderas, su pelo le hacía cosquillas en el estómago. Cada vez que bajaba sobre él, su pelvis se apretaba contra la de Gabriel y él veía cómo su expresión iba volviéndose más apasionada. Madeline hacía una mueca al sentir la proximidad del placer, pero lo mantenía a raya para prolongarlo. Gabriel también quería prolongar el acto amoroso. Quería que aquel

172


De Kerea y Sofia para Meca éxtasis continuara eternamente. Pero sus testículos se tensaban con cada movimiento

de

la

pelvis

de

Madeline

y

el

clímax

se

acerca ba

inexorablemente. Gabriel sabía que no podría seguir contenién dose mucho más. Y sin embargo cada vez lo l ograba. Tenía que continuar por ella, pero su ascensión iba cobrando fuerza con los movimientos. El sudor le perlaba la frente y el pecho. Los pechos de Madeline subían y bajaban ante sus ojos, magnífi cos y cubiertos de seda. Su cabeza oscilaba adelante y atrás conforme la pasión luchaba por alcanzar su apogeo. Finalmente, cuando él pensaba que ya no podría seguir sopor tándolo por más tiempo, Madeline llegó a su clímax. Se pegó a él, retorciéndose y chillando, la cabeza echada hacia atrás y su largo y esb elto cuello tensado por la liberación del placer. Dentro, el orgasmo se burlaba de Gabriel mientras lo apremiaba, ha ciéndole desear su llegada más de lo que nunca había anhelado nada en su vida. Dejó que Madeline lo golpease con los puños, una y otra vez, hasta que llegó un momento en que él perdió la cabeza y la pacien cia. Sujetándola firmemente, empezó a embestirla deprisa y con ím petu, hasta que su simiente brotó a borbotones, materializando aquel derecho que quería ejercer sobre ella. Esta vez Madeline había hecho una promesa. Esta vez hablaba en serio. Esta vez nunca dejaría a Gabriel.

Gabriel apretaba contra su pecho a una Madeline exhausta. Su mano pasó lentamente por su espalda, frotándola con ternura. No le había gustado que ella tomara la inic iativa, pero el contenerse ha bía hecho que la recompensa fuera todavía más dulce. Oyó cómo ella hacía una prolongada inspiración. Sin alzar la cabeza, Madeline le besó el cuello. —Te amo. Te amo tanto... Aquello era justo lo que él necesitaba escuchar. La abrazó con más fuerza. —Te juro que soy tuya. Da igual lo que ocurra en el futuro, por que siempre seré tuya. —Extendió los brazos —. Soy la duquesa de Magnus, y una duquesa de Magnus nunca falta a su juramento. Soy tuya para todo lo que desees mandar.

173


De Kerea y Sofia para Meca —¿Lo juras? —Lo juro solemnemente —contestó ella, llevándose la mano al pecho. La terrible tensión que Gabriel había sentido hasta ese momen to se relajó un poco. Madeline por fin lo había entendido de verdad. Ahora comprendía qué era lo que él necesitaba, lo que ambos nece sitaban. —¿Te casarás conmigo? —preguntó ella. Él se envaró. No era correcto que ella le propusiese matrimonio. Pero al punto comprendió que sufría de masculinidad ofendida, y rió suavemente ante aquella súbita inversión de los papeles. La anterior vez él se lo había pedido a ella, y quizá fuese mera justicia que ella se lo pidiese ahora. Levantándole la cara, la miró a los ojos. —Me sentiría muy honrado de ser tu esposo. Es un papel que llevo cuatro largos años esperando desempeñar. Algo la hizo titubear. —Podemos dejar el pasado a un lado, ¿verdad? —Lo haremos. —Tenían que hacerlo. Moviéndose con vacilante dignidad, Madeline se levantó y luego retrocedió para que él también pudiera ponerse en pie. —Yo lo haré todo por ti. Vivirás como un rey, con sirvientes para que hagan tu voluntad, uno o dos castillos, Londres en la prima vera, cacerías en el otoño... —Suena delicioso. ¿Y qué tendría que hacer yo? —Disfrutar de la esposa que te adora y cumple cada uno de tus deseos. —Estás yendo demasiado lejos. —Se levantó, también, se puso los pantalones—. Quiero casarme contigo, Madeline, no con una des conocida que resida en tu cuerpo y satisfaga cada uno de mis deseos. Ella se inclinó ante él como las doncellas del harén ante sus amos y señores. —Pues muy bien. ¿Ves? Me has dicho lo que deseas y yo te obe dezco. No satisfaceré cada uno de tus deseos. —Eso está mejor —repuso él con un poco de humor. Sin em bargo había algo que no estaba del todo bien. Se puso la camisa y contempló a Madeline mientras é sta se repantigaba en el asiento que él acababa de abandonar—. Maddie. Ella apoyó la cabeza en el respaldo y le sonrió, ofreciendo todo el aspecto de una mujer saciada y feliz. —¿Sí, amor mío? Tomándole la cara entre las manos, Gabriel se inclinó hacia ell a. —Ahora

174


De Kerea y Sofia para Meca es más necesario que nunca que te vayas. —No puedo hacerlo. —Su sonrisa siguió allí como si la preocu pación de él careciese de importancia, como si estuviera exagerando el peligro —. No puedo dejarte solo. La vaga inquietud que Gabriel ya había s entido antes volvió a hacer presa en él. —Me distraerás. —Te ayudaré. Lo cierto es que soy formidable, sobre todo cuando sé que te tengo detrás de mí. —Yo te tengo a ti detrás de mí —respondió él suavemente. Madeline puso las manos encima de las suyas. —Estamos cada uno detrás del otro. Cuando hayamos aclarado esta situación, iré a Londres, rescataré a Eleanor y se lo ex plicaré todo al señor Knight… —¿Lo harás? —Entonces enviaremos nuestro anuncio al

Times. Creo que puedo

organizar la boda en menos de seis semanas. Ahora él supo qué iba mal. Ahora lo entendía. Madeline, aquella mujer llena de fuego v pasión oculta, seguía pendiente de todas las cosas y de todos aquellos que le rodeaban, porque no confiaba en nadie. Se incorporó. —¿Lo he entendido correctamen te?—preguntó—. Lo que quieres es un hombre que esté allí cuando él dice que estará allí, que haga lo que dice que va a hacer y que honre sus votos nupciales hasta que la muerte los disuelva. —Sí —dijo ella, casi sin poder respirar de pura alegría. —Un hombre en el que puedas confiar. —Pues ya tienes uno. Yo. Madeline ladeó la cabeza, sin entender el nerviosismo de él y sin imaginar el ultimátum que él se disponía a darle. —Pero temes que si intentas apoyarte en mí, entonces yo me apartaré y te caerás de bruces —añadió Gabriel —. Es lo que ha ocurrido con tu padre, una y otra vez. Ante la mención de su padre, la expresión de Madeline pasó de despreocupada satisfacción a una inquietud apenas disimulada. —No, no confío en papá. —Pero todavía llevas encima las cicatrices de las veces que lo in tentaste.

175


De Kerea y Sofia para Meca Madeline se levantó, se arregló el vestido y alisó las arrugas. —No sé de qué me estás hablando. Gabriel sabía muy bien que ella lo entendía. Simplemente no quería hacer frente a la verdad. —Así que huiste de mí en vez de quedarte para ver si yo termi naría aprendiendo a ser un buen marido, y ahora... ahora dices que eres mía, pero sigues reservándote ciertas cosas. Ella respondió demasiado deprisa. —¡No me estoy reservando nada! Él no cejó, cuando hubiera sido m ucho más fácil dejarlo así. —Dime qué tareas me confiarás en tu propiedad, Madeline. —¿A qué te refieres? —¿Querrás que asuma la responsabilidad de pagar a los sirvientes? —Bueno... no, eso lo haré yo. Dispongo de un sistema muy eficaz. — Intentó esbozar una sonrisa, pero fue incapaz de mirarlo a los ojos —. No hay ninguna necesidad de que te tomes esa molestia. Él siguió acosándola. —¿Quieres que me encargue de comprar los regalos de Reyes para todo el mundo? Haré una lista y me ocuparé del asunto. —Eso siempre lo tengo planeado con meses de adelanto. No hay razón para que... —Me tome esa molestia. Lo sé. Madeline retrocedió como si él fuera un lobo y ella una oveja in defensa. —Mírate —dijo él suavemente—. Todos tus sentidos se han puesto en estado de alerta. Tienes los brazos cruzados y tu frente se ha fruncido. Apostaría a que te duele el estómago. —Yo... es sólo que... Él casi la creyó. Por un breve y resplandeciente momento, había creído que acababa de hacer realidad su sueño; y la desilusión lo vol vió brusco. Lo volvió honesto. —Todo el mundo piensa que eres una mujer fuerte y segura, pe ro por dentro eres una niña asustada que teme volver a sufrir la traición por parte de aquellos a los que más debería querer. —¡Yo no soy así! —Lo quiero todo, Madelin e. Tu corazón, tu alma, tus pensa mientos, tus sueños... quiero llegar a conocerte. Quiero estar conti go. Quiero que confíes en mí. —Se acercó y le besó la frente —. Vuelve cuando puedas darme no sólo tu guante, sino tu mano.

176


De Kerea y Sofia para Meca

Capitulo Veinticuatro

Lo único que tenía que hacer Madeline era regresar a su dormi torio. Poniendo un pie delante del otro, se concentró en no pensar en nada. Se encontró con una de las señoritas Greene y le sonrió, olvi dando que, en tanto que acompañante, debía hacer una re verencia. La muchacha la miró fijamente pero no dijo nada. La expresión de Madeline quizá fuese peculiar. Quizá se tambaleaba mientras cami naba. No lo sabía, y le daba igual. Se encontró con lady Tabard, quien le dijo que Thomasin había ido a su habitación después de recibir la buena noticia. —Esta misma tarde, antes de que lord Tabard acudiese a la par tida, lord Hurth le pidió permiso para solicitar la mano de Thoma sin. ¿Qué le parece eso? Madeline la contempló con ojos inexpresivos, pero al punto ca yó en la cuenta de que debía ofrecerle sus congratulaciones. Pero lady Tabard se le adelantó. —Lord Tabard se lo dijo a Thomasin, y ella no se comportó nada mal. Creo que lo aceptará. Sí, sin duda lo hará. Se da cuenta del gran honor que le ha hecho lord Hurth, y lord Tabard dice que él es in creíblemente rico y que, a la muerte de su suegro, Thomasin será una marquesa. Sí, estoy segura de que eso hará que se olvide de ese tonto amorío con Jeffy. Es lo que yo siempre he querido para ella. —Lady Tabard le cogi ó una mano—. Lord Tabard y yo somos perfectamente conscientes de la deuda que hemos contraído con usted, mi querida señorita De Lacy. Es gracias a sus esfuerzos que ha surgido esta ma ravillosa oportunidad. Le he dicho a lord Tabard que el próximo mes le c oncederemos un día libre extra. Madeline no entendía por qué aquella mujer le estaba contando todo aquello, ya que apenas si se acordaba de Hurth y de Thomasin y de todo el

177


De Kerea y Sofia para Meca lamentable enredo del compromiso matrimonial. —Y un incremento en sus emolumentos, naturalmente —se apresuró a añadir lady Tabard—. ¡No queremos perder a la nueva acompañante de Thomasin! Madeline se apartó de ella con un seco sollozo. —Excusadme. Fue hasta su dormitorio, cerró la puerta tras ella y dejó resbalar la espalda a lo largo de la pared. Entonces oyó un llanto que procedía de la cama, y se quedó in móvil. Lady Tabard había dicho que Thomasin estaba allí. Madeline contempló el cuerpo sollozante extendido sobre la colcha. Al parecer, el que acabase de recibir una propuesta de mat rimonio no había he cho nada feliz a Thomasin. O quizá tenía algún otro de esos ridícu los problemas que afligen a las jóvenes de dieciocho años. Se esperaría de Madeline que le proporcionara consuelo, pero ella no se creía capaz de hacerlo. Levantando la cabeza, Thomasin la miró y, con voz enronquecida por el llanto, preguntó: —¿Qué... pasa? El aspecto de Thomasin, desdichado pero aun así preocupada por ella, pilló desprevenida a Madeline. —Tengo que salir de aquí. Lord Campion acaba... acaba de ... —¿Te ha hecho daño? Madeline sacudió la cabeza. —¿Te gritó? No, eso a ti te daría igual. —La verdad se hizo súbitamente visible ante ella y Thomasin se incorporó, los ojos enro jecidos e hinchados, las manos convertidas en puños sobre su costa do—. ¿Te rechazó? Madeline asintió. —Ese canalla. —Cómo se ha atrevido a hacer tal cosa? La frágil compostura de Madeline dio paso a un acceso de llanto. Nunca en su vida había llorado tan patéticamente, ni siquiera cuando tenía ocho años y su padre se la dejó olvidada en u na posada. Mordiéndose un puño, Madeline trató de contener su desolación. —¡Pobrecita mía! —Thomasin saltó de la cama y corrió hacia ella. Rodeándole los hombros, dijo—: Ven. En la cama hay sitio su ficiente para dos. Todavía inconsolable, Madeline avanzó con paso tambaleante y se arrojó sobre la cama. Por primera vez, aceptó la verdad.

178


De Kerea y Sofia para Meca Gabriel no la quería. Ella le había entregado todo su ser, pero él no la quería. Estrujando la colcha entre sus manos, lloró, doblada sobre sí misma en un acceso de dolor. Thomasin le frotó el hombro. —Los hombres son todos unos sucios y asquerosos cerdos ca rentes de escrúpulos. Madeline asintió sin dejar de llorar. —Tú.. tú en realidad eres la duquesa, ¿verdad? Madeline contuvo la respiración, levantó la cabeza y miró a la joven. —O más bien... la marquesa de Sheridan y la futura duquesa. — Thomasin le dio un pañuelo —. Al principio pensé que habías sido la razón por la que su excelencia y lord Campion rompieron su compromiso, pero cuando oí el rumor de que en realidad eras la duquesa, entonces comprendí que eso explicaba por qué se te daba tan mal lo de ser una acompañante y tan bien lo de dirigir... todo lo demás. — Los ojos de Thomasin volvieron a llenarse de lágrimas —. Debido a ti, ahora yo soy un éxito. Un enorme éxito. — Con un gemido, volvió a dejarse caer de espaldas sobre la cama —. ¡Pero me siento avergonzada! Incorporándose sobre los codos, Madeline le dio palmaditas en el hombro. —No tienes nada de lo que avergonzarte. —Pero me siento así. Yo lo estoy pasando bien, bailando y flirteando, mientras que el pobre Jeffy está en casa, solo y desgraciado. —Oh. Te sientes culpable. —S—s—í. —Thomasin sollozó en la almohada —. Y... y lord Hurth le pidió mi mano a papá, y yo disfruté de la atención que me prestaba. —Naturalmente que lo hiciste. Lord Hurth es rico, y aunque tenga un gusto execrable en lo que respecta al vestir, nunca se había declarado a ninguna joven. Es todo un triunfo. —Pero Jeffy... La paciencia de Madeline se había consumido en la hoguera de su propia crisis. —¿De verdad piensas que Jeffy está en su casa echándote de me nos? O ahora mismo estará en algún baile de campesinos cortejan do a alguna hermosa joven? El llanto de Thomasin cesó abruptamente. Sentándose en la ca ma, miró a Madeline con sus ojos enroj ecidos. —Has estado hablando con mi madrastra. Ella nunca ha apro bado a

179


De Kerea y Sofia para Meca Jeffy. —¿Por esa razón te enamoraste de él? ¿Para fastidiar a tu madrastra? Thomasin dio rienda suelta a su indignación. —Oye, el mero hecho de que seas la duquesa... —No significa que no tenga un poco de sentido común. Ma deline miró alrededor en busca de otro pañuelo, y termino ofreciéndole a Thomasin el extremo de la sábana—. Jeffy no es el hombre apropiado para ti. Tú lo sabes. Si realmente lo amaras, entonces te daría igual quién t e hubiera pedido en matrimonio. Bailarías y lo pasarías bien, sintiéndote a salvo de todo porque sabrías que habías encontrado tu verdadero amor y que él estaba esperando tu regreso. Todavía no lo has encontrado, y Jeffy no es más que un chico al que tus padres desaprueban. Se miraron. —¿Tú has encontrado tu verdadero amor? —preguntó Thomasin. El labio inferior de Madeline tembló. —Sí, lo he encontrado. —Bueno, si eso es el verdadero amor, no lo quiero —repuso Thomasin categóricamente. Madeline volvió a apo yarse en la almohada. Las lágrimas mana ban de sus ojos, pero no aliviaban el dolor que sentía. —Eres sabia. —Puede que no sea una duquesa, y puede que no tenga ni piz ca de sentido común... —Thomasin inspiró hondo —, pero cuando os vi juntos, hubiese jurado que él también te amaba. Madeline se esforzó por responder sin llorar amargamente. —Él dice que me ama, pero cree que no confío en él. —¿Confías en él? —¡Sí! —Pero Gabriel había estado muy seguro de lo que decía. Y no había parecido sentirse nada feliz d e tener que rechazarla, sino más bien cansado y triste. Una vez más, Madeline hundió la cara en la colcha—. No lo sé. Creo que sí, pero cuando él quiere que le per mita asumir la responsabilidad de... —agitó una mano—, de cualquier cosa, como el contratar a los jardineros, eso me pone enferma. Thomasin volvió a frotarle el hombro. —Así que lord Campion no te rechazó. No de verdad. Pero para vivir contigo, para casarse contigo, insiste en que te entregues por completo a él. Quiere que confíes en él con todo tu corazón.

180


De Kerea y Sofia para Meca Aquella aclaración, totalmente innecesaria y que ella no había solicitado, hizo que Madeline volviera a llorar. —Tú me dijiste la verdad —dijo Thomasin con voz desafian te —¿Por qué no puedo decírtela yo a ti? ¡Qué pregunta tan estúpida! —Porque no qui —quiero… oírla. —Bueno, yo tampoco quería oírla. Con los ojos llenos de lágrimas, Madeline paseó la mirada por el pequeño dormitorio y pensó en la velada de esa noche, que pasaría en compañía de esposas, hijos e hijas mientras los esposos jugaban a las cartas. Pensó en el día de mañana, tan aburrido y vacío. Pensó en la espera, hasta volver a ver a Gabriel. No podía soportarlo. —Deberíamos irnos. Thomasin tragó saliva. —¿Qué? —Deberíamos irnos de aquí. Ahora. Esta noche. Tengo la tiara de la reina. Mi padre no está aquí. Tú no quieres seguir aquí por más tiempo. — Aunque Madeline no podía rescatar a todo el mundo del vil plan de Rumbelow, le había cogido cariño a Thomasin. Podía res catarla. Quería rescatarla—. Venga, vayámonos. Thomasin se levantó y la miró con una mezcla de confusión y esperanza. —¿Adónde? —A Londres, para liberar a mi prima Eleanor. Thomasin dio un respingo al oír aquel nombre. —La conocimos en la posada. Ella es la auténtica acompañante. —Sí, y lo hace muy bien. —Madeline se levantó de la cama por el otro lado—. Dejaremos una nota diciéndoles a tus padres quien soy y dónde pueden encontrarte cuando la fiesta haya terminado. —Se pondrán furiosos contigo. —Para

cuando

esta

fiesta

haya

terminado,

tus

padres

me

lo

agradecerán. —Madeline no podía decir más—. Te presentaré a las mejores anfitrionas como mi protegida especial. Lady Tabard estará en cantada. Con las manos entrelazadas, Thomasin clavó los ojos en la lejanía. —En realidad Jeffy no me ama, ¿verdad? —No lo sé, querida. Tú c onoces esa respuesta mejor que nadie. —Tal como están las cosas, supongo que tanto da que me quede o me vaya.

181


De Kerea y Sofia para Meca —Gabriel quiere que me marche — añadió Madeline con amargura —, así que eso lo hará feliz. Humedeciendo su pañuelo, Thomasin se limpió el rostro man chado por las lágrimas. —¿Piensas que te rechazó por esa razón? ¿Para que te fueras de aquí? —Humedeció otro pañuelo y se lo ofreció a Madeline. Ésta sintió que el corazón le daba un vuelco de alegría mientras se apretaba las mejillas acaloradas con la tel a fresca. —Podría ser. —Pensó en la expresión absorta y apenada que ha bía visto en el rostro de él, y la esperanza la abandonó —. No. Él no me quiere tal como soy, y yo no puedo ser otra. Thomasin la contempló críticamente. —No creo que él quiera que seas otra. Creo que quiere que seas... mejor. —Estoy perfectamente tal como soy ahora. No quiero hablar de ello. — Cogió su valija de viaje y metió dentro un puñado de pren das—. Haz tu valija. Nos vamos. —No sé cómo se hace una valija —replicó Thomasin secament e. —Yo tampoco. Las sirvientas ya nos enviarán todo lo que no puedas meter en ella. Sacando de debajo de la cama el joyero con la tiara, lo colocó entre la ropa. Puso la funda de la pistola encima y cerró la valija. Thomasin llenó hasta tal punto su valija con ropa y joyas que Madeline tuvo que ayudarle a cerrarla. Sopesaron las valijas, y Tho masin dejó escapar un leve gemido ante el peso de la suya. Luego, en silencio, fueron por el pasillo, bajaron la escalera y salieron por la puerta principal. Se cruzaron con algunos sirvientes, pero no vieron a ningún in vitado. Todo el mundo estaba en su habitación haciendo sus prepa rativos para la velada. El crepúsculo había convertido el paisaje en un pálido y confuso enredo de árboles y césped, y cambiado aquella monstruosidad de casa haciendo que pasara de ser un dechado de mal gusto a una imponente amenaza. La decisión ya había sido tomada, y Madeline quería irse allí inmediatamente. MacAllister tenía razón. Rumbelow era peligroso y alguien iba a morir. Madeline temía que fuera algún inocente y... y Gabriel no se vería distraído por su presencia si se marchaba. Eso era verdad. Madeline lo sabía. Simplemente detestaba tener que dejarlo allí para que afrontara el peligro solo. Deteniéndose al inicio de la escalera, Thomasin miró en torno como si

182


De Kerea y Sofia para Meca esperase ver el carruaje. —¿Y ahora qué hacemos? —Vamos a los establos... —¿Los establos? —Pediremos al caballerizo mayor que prepare uno de los ca rruajes del señor Rumbelow para que nos lleve a Londres. Thomasin la miró con escepticismo. —¿Recorrer toda la distancia que hay hasta los establos, cargan do con esta valija? —No te preocupes —la tranquilizó Madeline—. Tienes más fuerza de lo que crees, y yo he viajado por todo el continente. Los caballerizos siempre hacen lo que se les pide. Pero se equivocaba. En los establos, los faroles habían sido encendidos y los caballos estaban cepillados y se hallaban en sus apriscos, pero cuando Made line anunció que quería un carruaje, el caballerizo de Rumbelow sa cudió la cabeza. —No puede ser. —¿Cómo ha dicho? —Madeline no dio crédito al descaro de aquel hombre. Dejando su valija a sus pies, se frotó el brazo dolori do—. Lady Thomasin Charlford desea irse. —No puede ser —repitió él. Madeline habló en un tono firme destinado a tranquili zar a Thomasin. —¡Pero hombre de Dios! Usted es el caballerizo mayor, ¿verdad? Usted es el que dispone que lleven los caballos de un lado a otro, ¿verdad? ¡Pues entonces hágalo inmediatamente! El caballerizo chasqueó los dedos, y cuando el mozo de cuadras llegó corriendo, le dijo: —Ve a llamar al jefe. —¿El jefe? —El señor Rumbelow —No. Mi jefe—aclaró el hombre. A Madeline aquello empezó a darle muy mala espina. Thomasin también dejó su valija en el suelo y se colocó nerviosamente junto a Madeline, mirando alrededor como si nunca hubiera estado en un establo , lo cual era ciertamente posible. —Hablaré

con

su

supervisor

—le

dijo

Madeline

al

caballerizo.

Aclararemos todo esto lo más pronto posible. —Entonces vas a hablar conmigo, ¿verdad? —Gran Bill salió de las sombras con sus andares contoneantes —. ¿Qué quieres decirme, señorita

183


De Kerea y Sofia para Meca Dulce Curva? A Madeline se le cayó el alma a los pies. A la tenue luz del establo, el rostro delgado de Gran Bill parecía el de un cadáver, con las mejillas chupadas y los ojos hundi dos. Su boca sonreía burlonamente, una incipiente barba cubría su barbilla, y su olor corporal indicaba que no se había bañado desde su primer encuentro. Encajando los pulgares en sus tirantes, Gran Bill lanzó un escu pitajo de tabaco lo bastante cerca de Madeline para que unas gotas salpicaran su falda. Durante algún momento entre su paseo de ayer y la escapada de aquella noche, Gran Bill parecía haber perdido todo su afecto hacia Madeline. Thomasin se puso delante de Madeline. —Tenga mucho cuidado con lo que hace, so... so criado! Gran Bill la miró de arriba abajo. — Vaya, mire que es usted guapa. ¿Está huyendo de sus padres, quizá? Thomasin se encogió ante su insolencia, pero aun así se atrevió a replicarle: — Eso no es asunto de su incumbencia. Limí tese a ocupar el sitio que le corresponde. Madeline le tocó el brazo para hacerla callar. Thomasin lo consideraba un sirviente insolente, pero Madeline sabía que era un asesino. —Soy la acompañante de lady Thomasin — dijo—. Voy a escoltara hasta Londres. —No podéis hacerlo, porque no vais a ninguna parte. No os mo veréis de aquí. —Gran Bill parecía haber optado por mostrarse claro y cortante. —A dónde vayan los invitados no es algo que dependa de ti —dijo Madeline. Gran Bill hizo chasquear sus tirantes. —Pues me parece que sí depende. Las órdenes son que nadie se moverá de aquí hasta que Rumbelow así lo diga, y de momento todavía no lo ha dicho. Aquello era peor de lo que hubiera podido imaginar Madeline. Miró alrededor. El caballerizo los observaba con ceño, y detrás de él un círculo de matones sonrientes aguardaba las órdenes de Gran BiIl. Madeline había retrasado demasiado el momento de escapar. O quizá todos habían estado atrapados desde el momento en que lle garon allí. —Esto es ridículo —dijo Thomasin—. El señor Rumbelow nunca nos

184


De Kerea y Sofia para Meca obligaría a permanecer aquí en contra de nuestros deseos. —Oh, pero es que de todos modos más vale que no vaya a nin guna parte con esta buena pieza —dijo Gran Bill, taladrando a Ma deline con la mirada—. No es una acompañante apro piada para una joven inocente como

usted.

Se

le

han

subido

los

humos

a

la

cabeza,

queriendo

beneficiarse a un lord cuando podría tener a alguien como yo. Obviamente Thomasin no sabía qué significaba querer beneficiarse a alguien, o se hubiese horrorizado. Sin llegar a tanto, intentó soltarse de la mano de Madeline. —Ella nunca se relacionaría con alguien como usted. ¡En realidad es una duquesa! —¡Thomasin, no! —Oh, no. Aquello era lo último que Gran Bill necesitaba saber. Gran Bill... y Rumbelow. —¿Una duquesa? ¿Eso ha dicho ella? —Gran Bill echó la cabeza atrás y rió, y los demás lo imitaron. La mirada de Thomasin fue nerviosamente de Gran Bill a Madeline, una y otra vez, y de pronto espeto: —Está usted siendo muy insolente. No es más que un sirviente. No puede mantenernos aquí. Eso sería una detención ilegal, y en tonces se convertiría en un criminal. Uno de los párpados de Gran Bill tembló convulsivamente. —Sí, un criminal —dijo Madeline suavemente sin apartar la mi rada de él. —Son las órdenes de Rumbelow —repitió Gran Bill. —Pero Madeline, eso es imposible —dijo Thomasin, que todavía no se lo podía creer—. Esta persona tiene que estar confundida. El señor Rumbelow tendría que estar loco para dar semejante orden. —O ser también un criminal —dijo Madeline —O ambas cosas —añadió Gran Bill servicialmente. —Pero... ¡oh! —Thomasin se llevó la mano a la boca y sus grandes ojos miraron fijamente a Gran Bill. —Ahora volved a la casa, y tú... —dijo éste señalando a Madeli ne—, asegúrate de que la jovencita mantiene la boca cerrada. O ten dré que ir a por vosotras, y eso no os gustará nada. —Volvió a escupir, esta vez casi encima de los zapatos de Madeline. Thomasin chilló y saltó hacia atrás. Madeline no se movió pero, tras un instante de tensión, fue hacia Gran Bil l. Para gran diversión de sus compinches, éste sonrió e hizo ruidos de beso. Con un solo y rápido gesto, Madeline lo golpeó debajo de la bar billa

185


De Kerea y Sofia para Meca con el canto de la mano. La cabeza de Gran Bill se vio bruscamente impulsada hacia atrás, con lo que se tragó la repugnante bola de tabaco. Madeline retrocedió de un salto. Gran Bill se llevó las manos al estómago y empezó a tener arcadas. Cogiendo las valijas, Madeline le entregó una a Thomasin y dijo: —Vamos, querida. Hemos de volver a la casa antes de que nos echen de menos.

Capitulo Veinticinco

Mientras los hombres se reían de Bill, Madeline y Thomasin se alejaron a toda prisa, andando hombro con hombro. Tan pronto como hubieron salido del establo, Madeline dijo: —¡Merde! No debí hacer eso. Gran Bill se pondrá... insoportable. Todavía más insoportable, quiero decir. —No te preocupes. Es un hombre horrible. Habló mal de ti, e imaginaba estar a tu nivel y... ¿qué quería decir? ¿Qué quiso decir cuando dijo que vendría a por nosotras? Thomasin apretó el paso —¡Se lo contaré a papá ahora mismo! —No. —Madeline miró atrás sin aflojar el paso —. No puedes hacerlo. Eso lo echaría a perder todo. —¿El qué echaría a perder? ¿La fiesta del señor Rumbelow? Siento tener que decírtelo, pero para mí ya se ha echado a perde r. —De pronto Thomasin parecía provista de una sorprendente determinación —. ¿Se supone que he de pasar los dos próximos días riendo y bailando cuando ese hombre prácticamente ha declarado que soy una cautiva? Soy una aristócrata. Él no puede hacerme eso. —Sin embargo parece haberlo hecho. Por el oeste el cielo se había puesto de un gris plateado, dejando el paisaje envuelto en sombras. Un fuerte viento había empezado a soplar desde el mar, y el gemir de los árboles ocultaba cualquier sonido que

186


De Kerea y Sofia para Meca proviniera de detrás de ellas. Thomasin tropezó con un matojo de hierba; Madeline la cogió del brazo y la ayudó a recuperar el equilibrio, pero no aflojaron el paso. El peligro acechaba a sus espaldas. —¿Y por qué deberías asegurarte de que yo mantengo cerrada la boca ? —Thomasin respiraba entrecortadamente, a causa de la in dignación y del ejercicio—. ¿Es que ahora mandas tú? —Gran Bill quería decir que si tú o yo damos la alarma, entonces él me hará mucho daño. —No puede hacer eso. Súbitamente exasperada, Madeline dij o: —Thomasin, ¿miraste a tu alrededor cuando estábamos ahí dentro? Había muchos hombres empuñando pistolas, y ninguno de ellos era un cazador que hubiera perdido de vista al zorro. —Esperó a que Thomasin asimilase sus palabras—. Estamos aisladas. La partid a ya ha empezado. Ninguna dama ni sus hijos van a creernos si les contamos lo que ha sucedido. Querrán saber por qué pretendíamos irnos. La lógica de aquel razonamiento dejó perpleja a Thomasin. —Pero no podemos permitir que el señor Rumbelow nos retenga aquí. Tiene que estar planeando alguna maldad. —Se golpeó la palma con el puño—. ¡Nunca confié en él! Madeline quiso reír, pero la situación era demasiado seria. —Si confías en mí, se lo contaré a alguien que sabrá qué hacer. —Al menos, eso esperaba ella. —¿Quién? Todos los caballeros están en la partida. —El ayuda de cámara de lord Campion. Él me creerá. Aunque tuviera que meterle la verdad en la cabeza a puñetazos. Subieron los escalones y abrieron la puerta principal. —Mientras tanto... —Mientras tanto, tú y yo iremos a disfrutar de la velada que el señor Rumbelow ha organizado para las esposas y los hijos. Thomasin bajó la mirada hacia su vestido lleno de arrugas, y lue go alzó los ojos hacia Madeline. —Antes se solía llegar elegantemente tarde —dijo ésta. Se apresuraron a subir a su dormitorio y metieron sus valijas de bajo de la cama. —Esta noche, llegaremos muy elegantemente tarde —añadió Madeline.

Armado únicamente con un cepillo para la ropa, MacAllister estaba de

187


De Kerea y Sofia para Meca pie en el dormitorio de Gabriel y parecía haber quedado atónito por las noticias que acababa de comunicarle Madeline. —¡Por todos los diablos! ¿Y cómo habéis descubierto eso? —Seguí las instrucciones de Gabriel e intenté irme de aquí. —¿Y no podríais haberlo intentado un poquito más pron to, antes de que su señoría entrara en la Casa de la Viuda? —MacAllister se golpeó la palma de la mano con el cepillo —. ¿Estáis segura de que hablaban en serio? ¿Rumbelow no dejará marchar a nadie sin su permiso? —Los hombres tenían pistolas —le dijo Madeline con exasperación. —Sí, yo mismo he querido pegaros un tiro en una o dos ocasiones. —No es momento para bromas. —No es ninguna broma. Ojal á pudiera contárselo a su señorí a, pero ahora no hay manera de detener la partida. —¿Puedes hacerle llegar un mensa je? —Si MacAllister no hacía algo, entonces lo haría ella. —Rumbelow no permite que los sirvientes de los caballeros se ocupen de atenderlos . Dice que de esa manera no habrá trampas, pero nosotros sabemos que no lo hace por eso. —MacAllister se acarició la barbilla .Así que supongo que más vale que empiece a galopar ahora mismo al pueblo donde están esperando los hombres de su señoría. —¿Gabriel

tiene

hombres

esperando?

–Por

primera

vez

en

horas,

Madeline se sintió un poco más tranquila —. Demos gracias al c ielo. —No pensaríais que su señoría iba a tratar de capturar a semejante canalla por sí solo, ¿verdad? ¿A un canalla que cuenta con su propio ejército privado? —MacAllister resopló —. Su señoría no es tan estúpido. —Eso es opinable —repuso Madeline ácidamen te. —Sí, señorita, su señoría no está nada contento con vos. ¿Qué habéis hecho ahora? Herida por la injusticia, Madeline replicó: —Él no desea casarse conmigo. —No, eso no es cierto. —Te aseguro que es muy cierto. —Cuatro años de lamentarse y pensar en vos, y hoy mismo le he dado mi bendición...

¿y

ahora

no

os

quiere?

—MacAllister

puso

cara

de

incredulidad——. Tenéis que haber hecho mal algo. —Al parecer hice mal un montón de cosas, incluyendo... De pronto el dolor volvió a hacer presa en ella. Por unos inst antes, en su prisa

por

informar

a

MacAllister

de

aquel

nuevo

curso

de

los

acontecimientos, había olvidado el rechazo de Gabriel. Ahora el recuerdo

188


De Kerea y Sofia para Meca volvió y Madeline ladeó la cabeza. —Vamos, vamos... No estaréis llorando, ¿verdad? —MacAllister se acercó a ella para contemplar la evidencia. Madeline lo miró con ojos desafiantes y se secó las mejillas. —Sólo estoy perdiendo un poco de líquido. —Así que al final os ha crecido un corazón de mujer. —¿Qué pensabas? —replicó ella secamente—. ¿Que tenía el corazón de un perro? —No, los perros nunca mienten. Pensaba que vuestro corazón sería más probablemente el de un tejón. Nadie se atrevía a hablarle de aquella manera a Madeline excepto MacAllister. El viejo ayuda de cámara era incorregible, entrometido, cascarrabia s... y, en aquellos instantes, la única esperanza de todos los presentes en la fiesta. MacAllister la examinó como si Madeline fuera una extraña cla se de hongo y él un botánico. —Me pregunto qué locura se habrá adueñado de su señoría ahora. —No lo sé, per o no voy a discutir ese asunto con su ayuda de cá mara. — Puso a MacAllister en su lugar, por mucho que él no pare ciese notarlo—. ¿Tienes algún modo de protegerte a ti mismo si te encuentras con los hombres de Rumbelow? —Tengo mis cuchillos. —Gabriel también tiene cuchillos. —¿Y quién pensáis que le enseñó a utilizarlos? —MacAllister sacudió la cabeza—. Qué hembra más boba. No sabéis nada de nada.

Cinco mesas, colocadas muy cerca las unas de las otras. Diez sillas de respaldo rígido. Cuatro dudosos lacayos. Paredes de color claro. Cortinajes verde botella, cerrados sobre altas ventanas. Estanterías vacías. Diez caballeros, jugadores todos, que no reparaban en el aislamiento ni en el hecho de que los lacayos permanecieran inmóviles Delante de las puertas c omo los guardias de una prisión. Una alfombra turca verde y negra. Humo elevándose del puro fumado ocasionalmente. La sala de juego silenciosa, el aire inmóvil. El reloj dando

189


De Kerea y Sofia para Meca la medianoche. Gabriel podía oír las ráfagas de viento que arreciaban fuera conforme una tormenta se aproximaba desde el mar. En la sala, los caballeros estaban sentados, inclinados sobre sus cartas y concentrándose como si sus vidas dependieran de ello. Sólo un juramento o una exclamación de triunfo ocasionales rompían el silencio . Incluso

Rumbelow

concentraba

toda

su

atención

en

su

mano,

permaneciendo inmóvil y no hablando nunca innecesariamente. Así que Gabriel hablaba. Tenía que hacerlo. Él jugaba para ganar, y el ganar aparejaba una estrategia. No sólo estrategia con las cartas, s ino la clase

de

estrategia

que

interrumpía

la

concentración

de

los

otros

jugadores. De hecho, el hacer que se retorcieran de disgusto resultaba más bien divertido. Aportaba una pausa en las intensas reflexiones necesarias para ganar la partida. Y Gabriel t enía que ganarla. O no. Lo decidiría a medida que las sumas en juego, y las circunstancias, fueran quedando claras. Al final de su mano con Payborn —Gabriel ganó, naturalmente, y le sorprendería que por la mañana Payborn no lo hubiera perdido ya todo —, dijo: —Deberíamos abrir la ventana. El viento aligerará la atmósfera cargada. Nadie respondió. Unos cuantos hombres cambiaron de posición las cartas que sostenían en abanico. Lord Tabard dio una calada a su puro. —Rumbelow, ¿le parece bien que haga abrir la v entana? —insistió Gabriel. Sentado a una mesa cercana, Rumbelow agitó una mano negligente. —Sí, sí, haga lo que desee. Oh. A Rumbelow no le gustaba que se lo interrumpiera cuando estaba jugando a las cartas. —No me atrevo a dar órdenes a su sirviente. ¿Pue do hacer tal cosa? — insistió Gabriel. —¡Sí! ¡Por el amor de Dios, haga lo que quiera! —Alzando la cabeza, Rumbelow lo fulminó con la mirada. Gabriel lo escrutó; el color subido, los labios apretados y las aletas de la nariz dilatadas, todo ello prueba de q ue a Rumbelow se lo podía impulsar a que revelara sus sentimientos, y posiblemente sus cartas. Entonces Rumbelow se contuvo. Tranquilizándose, sonrió y utilizó todo su encanto. —Es usted muy astuto, Campion, pero no volverá a distraerme.

190


De Kerea y Sofia para Meca La mesa en que est aban sentados lord Tabard y monsieur Vavasseur ignoró el alboroto, y los dos siguieron poniendo las cartas sobre ella con claro disgusto por aquella interrupción. —Sí, lo haré. Gabriel retó con la mirada a Rumbelow, y volvió a preguntarse qué lo impulsaba a jugar aquellas manos cuando planeaba huir con apuestas previas. ¿Buscaba un desafío? Rumbelow siempre había sabido ser más listo que los mejores hombres de leyes de Inglaterra. ¿Quería alardear de que también sabía jugar sus cartas más astutamente que lo s mejores jugadores de Inglaterra? Rumbelow bajó los ojos hacia sus cartas y luego miró a Gabriel. —Nadie pilla desprevenido a Thurston Rumbelow —añadió. Si andaba buscando un desafío, Gabriel estaba dispuesto a dárselo . Con una mano, Gabriel barajó expertamente las cartas con un gesto concebido para lucirse, pero que también servía a su propósito. —Hasta hoy —dijo. Rumbelow observó la experta precisión de Gabriel con las cartas Vio que los demás lo miraban. —Hablar no cuesta nada—dijo—. Cuando juguemos, veremos quién pilla desprevenido a quién... si no soy eliminado por alguno de estos magníficos jugadores antes de tener ocasión de jugar con usted . Con indolencia, Gabriel cruzó la bota encima de su rodilla y contempló cómo su propia mano movía las cartas. —O si no huye para escapar a la humillación. —Un reto. Pen saba que Rumbelow lo aceptaría. —Quizás hay una manera de hacer que esto resulte más interesante dijo Rumbelow —. Una apuesta complementaria, entre usted y yo. La mirada de Gabriel fue hacia la caj a fuerte, negra, metálica, gruesa y sellada con un candado. —¿Una apuesta complementaria? Pero todavía no he visto ninguna prueba de que su parte de la apuesta exista. —¿Cómo?

–exclamó

Rumbelow

secamente—.

¿Me

está

llamando

tramposo? ¿Está diciendo que no he depositado mis diez mil libras en esa caja fuerte junto con las demás? A esas alturas todo el mundo los observaba con interés, y algunos mostraron la suficiente falta de tacto como para asentir. Poniéndose de pie, Rumbelow fue hacia la caja fuerte. Les enseñó la llave que colgaba de su cinturón.

191


De Kerea y Sofia para Meca —Hay otra llave, pero se encuentra en mi banco de Londres. —Se arrodilló junto a la caja fuerte, la abrió y dentro Gabriel vio nueve fajos, cada uno atado con un cordel. Rumbelow sacó uno y le mostró el billete de mil libras que había en cada extremo —. ¿Satisfecho? —le preguntó a Gabriel. —¿Falsificados, quizá? ¿O un billete auténtico para camuflar hojas de papel en blanco, cuidadosamente recortadas imitando el tamaño de un billete de mil libras? —Me doy por satisfecho. —Y si sus hombres estaban aquí, y el barco que aguardaba para llevarse lejos a Rumbelow es taba esperan do, él lo retaría ahora—. Una apuesta complementaria es una excelente idea. —Señaló los fajos de billetes con un movimiento de la cabeza —. Me gusta el aspecto que tienen. Así que... apostamos diez mil libras más. —Eso es lo que quiere usted. Yo quiero algo diferente. Algo único. —La mirada de Rumbelow hablaba demasiado elocuentemente —. Algo que usted... posee. Gabriel no debió sentirse sorprendido, pero lo estaba. ¿Algo que él poseía? Oh. Sabía lo que quería Rumbelow. Sin embargo no titubeó. —Lo que usted nombre será suyo. Pondré mi posesión en sus manos, a pesar de toda la angustia que supondrá para improbable.

—Necesitaba

reflexionar

sobre

aquel

mí una perdida tan nuevo

giro

de

los

acontecimientos. ¿Le proporcionaría una ventaja? ¿O no? La sonrisa de Rumbelow era encantadora y, oh, tan cruel. —Tenemos una apuesta. Todos los aquí presentes son testigos Si Campion y yo jugamos la partida final, lo qu e estará en juego serán diez mil libras por mi parte, y cualquiera de las posesiones de Campion que yo desee. —Una apuesta condenadamente estúpida, Campion —dijo Greene—. Ahora él podría quedarse con la propiedad de Campion Court. —Antes tiene que ganar. —Gabriel paseó la mirada por los otros jugadores—. ¿Qué hombre ha podido presumir jamás de que me ha ya vencido? —Llamando con un chasquido de los dedos a uno de los lacayos—rufianes de Rumbelow, ordenó —: Abre la ventana. Ten gamos un poco de aire fresco. —¿Vamos a charlar o vamos a jugar? —preguntó lord Achard, mirando a Gabriel con cara de pocos amigos. —Por supuesto, juguemos. —Gabriel repartió otra mano.

192


De Kerea y Sofia para Meca

Capitulo Veintiseis

La medianoche ya había quedado atrás cuando las señoritas Vavasseur terminaron su canción, hicieron una reverencia y recibieron aplausos. Lady Tabard le habló despacio y en voz muy alta a madame Vavasseur, segura de que, a pesar de todas las pruebas en contra, sólo de esa manera madame entendía el idioma de Gran Bretaña. —Qué talento tan inmenso poseen sus hijas. Los ojos de madame Vavasseur destellaron alegremente y, con un poco de acento pero mostrando un excelente dominio del idioma, replicó: —Gracias, milady. Su hija, la encantadora lady Thomasin, ha sabido tocar de una manera realmente magnífica el pianoforte para ellas. —Lady Thomasin se encuentra dotada con grandes dones, y debería usted saber... —lady Tabard se inclinó hacia madame Vavasseur, pero Madeline distinguió cada una de sus palabras— que hoy ha recibido una proposición de lord Hurth. Madeline quiso gemir en voz alta. Recorriendo con la mirada el muy concurrido salón de música, vio que más de una persona había llegado a oír el anuncio hecho por lady Tabard. Tampoco se trataba de que no quisieran que la sociedad supiera que Thomasin había hecho una conquista importante, pero el asunto requería ser llevado con sutileza, más después de que Thomasin rechazase a lord Hurth; algo que, a pesar de las esperanzas de lady Tabard, Madeline sabía ocurriría inevitablemente. Lady Tabard no conocía el significado de la palabra sutileza. Lady Achard dio palmas con sus manos enguantadas para atraer la atención de todos. —¿A qué hermosa joven escucharemos a continuación? —Josephine, tú tocas el arpa maravillosamente —dijo la señora Greene—. Obséquianos con una melodía. Lady Achard se sonrojó adecuadamente, hizo las protestas apropiadas y, al continuar rogándosele que tocara, se quitó los guantes v ordenó a los sirvientes que colocaran el arpa delante de la enorme chimenea de mármol negro. Madeline se mordió el labio inferior y escuchó el viento que hacía vibrar las ventanas. ¿Cuánto tardaría MacAllister en regresar con los hombres? Aunque se sentía muy dolida por el rechazo de

193


De Kerea y Sofia para Meca Gabriel, temía por él, solo en la Casa de la Viuda con Rumbelow y los otros jugadores. ¿Permitiría Rumbelow que se llegara a jugar la partida ¿Estaría en aquel mismo instante robando a los hombres, golpean dolos... dándoles muerte? Pero no. Aquello no tenía ningún sentido. Rumbelow hubiera podido hacerlo en cualquier momento durante los últimos días. Su plan era más intrincado que eso, y Madeline creía que Gabriel era un rival más que apropiado para Rumbelow... pero Gabriel necesitaba refuerzos. Sin embargo, mirara donde mirase Madeline siempre veía a Ios dudosos lacayos de Rumbelow acechando alrededor del salón de música, vestidos con elegantes libreas pero con aspecto tosco y fuera de lugar. Nadie más se daba cuenta de ello, excepto Thomasin; y a juzgar por el modo en que observaba al villano que permanecía apostado junto a la puerta, Madeline temía que la joven estuviera a punto de contar lo mal que las había tratado Gran Bill. Madeline pensaba que lo único que le había impedido hacerlo hasta ahora era aquella velada de alegres entretenimientos, organizada por Rumbelow para que las jóvenes damas exhibiesen sus talentos musicales. Pero incluso entre los otros invitados, una corriente oculta de súbita atención había empezado a circular por debajo de su jovial animación. Todo el mundo esperaba noticias acerca de cómo estaba yendo la partida. Mientras se alejaba del pianoforte, Thomasin recibió congratulaciones y elogios por su talento. Thomasin había recibido la educación apropiada para una joven dama y se sonrojaba diciendo que no había hecho gran cosa, pero Madeline vio la expresión de rabia que había en sus ojos y se levantó para interceptarla, la advertencia de Gran Bill resonando en sus oídos. Lord Hurth se le adelantó. Resplandeciente con un chaleco acolchado de seda lavanda y una chaqueta de terciopelo azul, se inclinó y sonrió, e indicó que le gustaría hablar con Thomasin en privado. Ella sacudió la cabeza, pero lady Tabard intervino con voz de trueno. —¡Ve con él, muchacha! Tienes mi permiso —dijo, dirigiendo una pícara sonrisa a las otras damas. Mientras lady Achard se sentaba para tocar, Hurth ofreció su brazo a Thomasin y la llevó al pasillo, no sin antes dirigir una mira angustiada a Madeline. Ésta se apresuró a ir tras ellos y entró en la biblioteca antes de que lord Hurth pudiera cerrar la puerta. Él la Fulminó con la mirada. Madeline le hizo tina reverencia y fue a sentarse en un rincón donde no había mucha luz. Tenía tanto el derecho como el deber de estar allí. Después de todo, era la acompañante. Con un gesto de su rizada y pulcramente peinada cabeza, Hurth señaló un sofá bajo. —Por favor, lady Thomasin, si tenéis la bondad de tomar asiento. —Preferiría estar de pie, gracias —dijo ella truculentamente. Absorto en su propia importancia, Hurth no se percató de ello, ni del modo en que lo miraba Thomasin, como si él fuera un dentista y ella una paciente con dolor de muelas.

194


De Kerea y Sofia para Meca —Por favor, insisto —dijo, volviendo a señalar el sofá. Suspirando, Thomasin se sentó aparatosamente. Madeline se mordió el labio para reprimir la sonrisa. Si no estuviera tan preocupada por Gabriel y MacAllister, y la muerte y el desastre, aquél habría sido uno de los grandes momentos cómicos de su vida. Hurth hincó una rodilla en el suelo. Se ajustó los pantalones de tal modo que la tela quedara correctamente extendida sobre su rodilla, y luego intentó tomar una mano de Thomasin, pero ésta se sentó encima de las dos. Sin dejarse amilanar por ello, Hurth empezó a hablar. —En primer lugar, deseo aseguraros que hoy he hablado con vuestro padre y cuento con su permiso para deciros esto, que de otro modo aparecería como el mayor de los atrevimientos a vuestros ojos. Thomasin se apresuró a hablar a su vez. —Lord Hurth, me han hablado de vuestra petición, y deseo ahorrarnos a ambos el mal momento que... Él la interrumpió como si Thomasin no hubiera hablado. —A pesar de que vuestra madrastra no provenga de una familia de categoría, me encuentro muy atraído hacia vos. Thomasin se envaró. Madeline se preguntó cómo era posible que un hombre pudiera cortejar tan mal. Era como si lord Hurth hubiera asistido a clase, sobre cómo resultar repulsivo y enfurecer a una mujer. —Las atenciones que os he deparado, marcadas como son, in dudablemente os habrán halagado y habrán hecho que fuerais consciente de la profunda consideración que siento hacia vos. —¿Halagado? Lord Hurth, no soy... —Me gustaría haceros mi esposa. —Lord Hurth parpadeó rápidamente y luego esperó en silencio, aguardando las exclamaciones extasiadas de Thomasin. Pero Thomasin no habló. Apenas parecía respirar. Madeline sospechó que estaba apretando los dientes. Finalmente, cuando lord Hurth ya empezaba a mostrar señales de incomodidad, Thomasin consiguió decir: —Vuestras atenciones son ciertamente halagadoras, milord, y es con la más profunda pena como debo rechazar vuestra gratific ante proposición. Hurth sacudió ligeramente la cabeza como si no diese crédito a sus oídos. —Lady Thomasin, quizás os sentís abrumada ante la posibilidad de entrar en mi familia a través del matrimonio, pero os aseguro que vuestras maneras son impecables bueno, excepto por esa exuberancia ocasional, pero el trato cotidiano con mi madre no tardará en limarla y tenéis un linaje realmente magnífico. En resumen, que sois digna de

195


De Kerea y Sofia para Meca dar a luz al próximo heredero de los Hurth. —¿Deseáis comprobar el estado de mis dientes? —preguntó Thomasin con voz gélida. Madeline resopló. Cuando ambos pares de ojos se volvieron en su dirección, uno para mirarla con reproche y el otro con desaprobación, Madeline bajó el rostro. Reír en un momento tan importante quizá fuese un faux pas. —Lady Thomasin —dijo Hurth, empezando a fruncir el entrecejo—, también sufrís accesos ocasionales de ligereza. Precisamente dichos accesos hicieron que mi madre cuestionara mi elección, pero yo le aseguré que poseéis un entendimiento realmente superior y que enseguida aprenderíais a comportaros apropiadamente. Thomasin se levantó del sofá. —¿Y que, de hecho, también aprendería a dejarme guiar por las riendas? Aquella referencia a los caballos fue excesiva para la compostura de Madeline, que tuvo que ahogar la risa en su pañuelo. Hurth también se levantó, pero gimió un poco al enderezar la rodilla. —Sospecho que volvéis a valeros de vuestro humor para hacer frente a una decisión crucial —dijo—. Recordando que vuestro padre ha otorgado su bendición a mi petición y, lo que quizá sea todavía más importante, que mis padres también han estado de acuerdo, ¿seréis mi esposa?

—Ya os he dado mi respuesta, lord Hurth —replicó Thomasin en un tono bastante seco—. No, gracias. No seré vuestra esposa.

La indignación hizo aparecer manchitas de color en las mejillas de Hurth. —¿Es que no merezco mayor explicación que una simple negativa? Los ojos de Thomasin se entornaron y sus puños se apretaron. Madeline reconoció las señales. Thomasin estaba a punto de perder los estribos. —iLady Thomasin! —le advirtió. Con una mirada a Madeline, Thomasin recuperó el control y se volvió nuevamente hacia Hurth. —No hemos sido hechos el uno para el otro, milord. No tenemos nada en común. Él se quedó perplejo. —No necesitamos tener nada en común —objetó—. Qué idea tan vulgar. ¡Nos vamos a casar! Madeline volvió a llevarse el pañuelo a la boca.

196


De Kerea y Sofia para Meca Esta vez, las mejillas de Thomasin también mostraron los hoyuelos, resultado de la diversión. —No os amo —dijo de manera concluyente. —La culpa de que tengáis semejantes Ideas sin duda es demuestra madrastra — replicó Hurth—. ¡El amor es para los campesinos! —Pues en ese caso soy una campesina, porque tendré amor cuando me case o de lo contrario no me casaré—replicó Thomasin. «Gratitud», articuló en silencio Madeline mirándola fijamente. Thomasin asintió y se volvió hacia Hurth. —Si nos excusáis a mi acompañante y a mí, iremos al salón de retiro de las damas, donde intentaré afrontar el golpe de haber hecho algo que sé es lo correcto. —Llevándose el dorso de la mano a la frente, añadió en tono melodramático—: Algún día, milord, cuan do estéis casado con la dama apropiada, me agradeceréis todo esto. Una mueca de irritación torció los labios de Hurth. —¡Menudo disparate! Dándole a entender que lo había entendido, Thomasin le dirigió un leve encogimiento de hombros a Madeline y fue hacia la puerta. Con otra rápida reverencia al colérico Hurth, Madeline se apresuró a seguirla. Entraron en el salón de retiro, se miraron la una a la otra y se echaron a reír. Cuando Thomasin hubo conseguido serenarse, se sentó delante del espejo y ocultó la cara entre las manos. —Ha sido horrible. Y mi madrastra se pondrá lívida conmigo por haberlo rechazado. Acordándose del modo en que lady Tabard había revelado el afecto que sentía por Thomasin, Madeline dijo: —Oh, lady Tabard no es tan espantosa como te imaginas. Thomasin la miró. —Es

hija

de

un

comerciante.

—Tiene

buen

corazón. —Y unas maneras muy insolentes y descaradas. —Hay cosas peores. He visto madrastras que convierten a sus hijastras en sirvientas esclavizadas, que las golpean con una vara y las alimentan a pan y agua... que intentan obligarlas a contraer matrimonio con el primero que pide su mano. —Te lo estás inventando. —Thomasin medio rió—. Eso es un cuento. —No lo es, te lo aseguro. Lady Tabard sólo quiere lo mejor para ti. Lo que pasa es que no sabe expresarse muy bien.

197


De Kerea y Sofia para Meca —Desde luego que no. —Pienso que, si lo intentas, descubrirás que puedes hablar con ella. Lady Tabard tiene mucho carácter. Te ayudará a conseguir lo que quieras. 'I'homasin la contempló con expresión pensativa. —Sí, tiene mucho carácter. Una vaga inquietud agitó a Madeline. ¿En qué estaba pensando Thomasin? —¿Por qué a las jóvenes les gusta recibir propuestas de matrimonio? —preguntó la joven. —La mayoría de las propuestas de matrimonio no son tan espantosas — Madeline se sentó junto a ella y le palmeó la mano—. Lo habitual es que el caballero hable de lo mucho que te adora y no de lo privilegiada que deberías sentirte por poder adorarlo a él. —¿Fue ése el tipo de propuesta que recibiste de lord Campion? Intentó recordar aquella primera propuesta de matrimonio, cuatro años antes, pero los acontecimientos de hacía unas horas seguían ocupando su mente. Madeline le había pedido que se casara con ella, y él la había rechazado. La había rechazado, y ahora ella padecía un ininterrumpido dolor profundamente enraizado en su corazón. ¿Conseguiría superarlo alguna vez? —Lo siento. No debería habértelo recordado. —Humedeciendo una toalla, Thomasin se la tendió—. Eres tan desgraciada... ¿No puedes cambiar para ser lo que él quiere? Después de todo, parece querer muy poco. Encargarse de ciertas tareas para ti, una esposa que se entregue por completo a él. Sintiéndose llena de desesperación, Madeline se enjugó la cara. —Él no debería esperar que yo cambie. —O sea que tú esperas que él cambie. —Sí, bueno, pero... pero para mejor. Quiero que abandone el juego. Thomasin siguió por el mismo derrotero, sin prestar atención a la débil protesta de Madeline. —Esperas que él nunca acepte ninguna responsabilidad en Io que concierne a tus propiedades, pero a mí me parece que es un hombre que se toma muy en serio sus responsabilidades. —Miró fijamente a Madeline—. ¿Verdad que sí? —Sí, pero... —Thomasin esperó a que terminara la frase, pero Madeline no supo hacerlo. —Quizá podrías cambiar para él, porque sabes que realmente puedes confiar en él —insistió Thomasin. —Eso cuesta demasiado. —Pero con qué facilidad había confiado en que Gabriel obtendría justicia para Jerry, atraparía a Rumbelow y mantendría a salvo a

198


De Kerea y Sofia para Meca los invitados. —Ser una acompañante tampoco resulta nada fácil, pero tú has hecho un auténtico triunfo de ello —dijo Thomasin taimadamente. Madeline parpadeó. —Es cierto. Ha sido todo un triunfo, verdad? —Conmigo has hecho prodigios. —Quizá... Pero antes de que Madeline completase su pensamiento, lady Tabard entró en el salón como un gran carruaje cubierto de adornos. Fijando su mirada en Thomasin, dijo: —Conque estabas aquí, jovencita. Thomasin se levantó. —Mamá, necesito contarte algo. —Lanzando una mirada desafiante a Madeline, añadió—: Acerca de lo que ha ocurrido hace un rato. ¿Qué le había dicho Madeline a Thomasin? « Lady Tabard tiene mucho carácter. Té ayudará a conseguir lo que quieras.» Thomasin se disponía a hablarle de Gran Bill, pero Madeline exclamó: —¡Thomasin, no! La joven no le hizo caso. —Mamá, hace un rato Madeline y yo salimos de la casa... —Fue entonces cuando decidiste rechazar la propuesta de lord Hurth? —Lady Tabard agitó las manos delante de su hijastra como si ya no le quedase paciencia—. Estoy muy dolida contigo, Thomasin. Sí, muy dolida. Cualquier otra joven no habría dejado pasar la ocasión de convertirse en una gran dama. —Mamá, ahora eso carece de importancia. Lo que sí es importante... —¡No es importante! ¿Qué puede ser importante, comparado con una ocasión de casarse con un hombre rico que tiene un título y además sabe vestir bien? Pero no, tú no eres de ésas. Tú amas a tu Jeffy. — Lady Tabard pronunció el nombre con tal desdén que incluso Madeline se encogió y deseó estar en otro lugar—. Jeffy. Nunca podrías encontrar un joven más inútil, bobo e incapaz de ser fiel. Por él renuncias a un hombre que algún día será marqués. Toda la firme determinación de Thomasin agonizó bajo la vehemente desaprobación de lady Tabard, y la ira ocupó su lugar. —No he renunciado a lord Hurth por Jeffy. He renunciado a él porque no me gusta, y no me casaré con un hombre que no me gusta. Lady Tabard hervía de impaciencia. —¿Por qué no, muchacha? —Porque mi madre lo hizo, y luego ella y mi padre fueron desgraciados durante

199


De Kerea y Sofia para Meca cada día de sus vidas. —Thomasin la miró a los ojos—. Por esa razón papá la tomó a usted por amante y, cuando mi madre murió, como esposa. ¿No fue así? Madeline vio con fascinación cómo lady Tabard se encogía hasta quedar convertida en una mujer de mediana edad y rostro pálido carente de todo atractivo, con una expresión avergonzada. —Jovencita, eso no es algo que tú... —Haciendo una trémula inspiración, lady Tabard buscó, y encontró, su dignidad—. ¿Qué pretendes decirme? —Nada, señora —dijo Thomasin sin la menor expresión—. Absolutamente nada. Aliviada, Madeline se dejó caer en el asiento y vio cómo lady Tabard se marchaba. Tras el tenso silencio subsiguiente, dijo: —Has sido muy dura con ella. —Se lo merece. —El pecho de Thomasin subía y bajaba rápi damente—. Usurpó el lugar de mi madre y se supone que yo he de fingir que no lo sé. —Tu padre es igualmente culpable. Frotándose la frente, Thomasin dijo: —Lo sé. Pero no está tan encima de mí. —Y gracias a eso no puedes reprochárselo, porque él no está dispuesto a oír tus reproches. —Madeline entendía eso. Su propio padre era así, ¿y dónde se encontraba ahora? Tampoco se trataba de que ella quisiera que participase en aquella partida, pero le preocupaba que su padre dejase que una partida tuviera lugar sin él. ¿Dónde estaba? —Esa mujer es una estúpida —dijo Thomasin. —Sí, lo es. —Y Madeline agradecía que lo fuese, porque ahora Thomasin nunca le contaría a su madrastra lo ocurrido en los establos—. ¿Regresamos a la fiesta? Thomasin reaccionó con una clara hostilidad. —¿Tenemos que hacerlo? —preguntó. Madeline pensó en convencerla apelando a su autoridad, pero la joven ya se había enfrentado a suficientes retos por hoy. —Te ruego que vengas conmigo. El señor Rumbelow prometió informarnos sobre la partida, y me gustaría saber cómo está yendo. —Quieres decir... si lord Campion está ganando. —Sí. A eso me refería. Con un asentimiento, Thomasin encabezó la marcha hacia el salón de música. Ya era muy tarde. La reunión estaba a punto de disgregarse. Todo el mundo había estado esperando hasta aquel momento sólo por una cosa, la misma que Madeline deseaba oír noticias sobre la partida. Al fin, Gran Bill entró en el salón de música dándose aires de importancia. Se aclaró la garganta y esperó a que se hiciese el silencio. Luego, con una solemne seriedad que no casaba nada con su acento vulgar y su cara de boxeador, dijo:

200


De Kerea y Sofia para Meca —El señor Rumbelow les envía sus respetos, y he aquí la primera comunicación de la noche. El señor Payborn perdió su primera partida. Lord Achard perdió. El señor Rumbelow ganó. Lord Campion ganó. El señor Greene ganó. El señor Darnel ganó. Monsieur Vavasseur perdió. —Un silencio sepulcral se hizo en el salón mientras Gran Bill iba recitando los nombres y sus respectivas posiciones en la lista. Cuando hubo terminado sonrió, enseñando unos repulsivos

dientes

manchados

que

recordaron

a

Madeline lo ocurrido el día anterior, y aquella misma noche—. El señor Rumbelow me ha rogado que les diga que ha habido una apuesta complementaria entre él y lord Campion. Si lord Campion gana la ronda final, el señor Rumbelow le pagará diez mil libras adicionales. En caso contrario, lord Campion le dará cualquiera de sus posesiones que desee el señor Rumbelow. Un murmullo de asombro rompió el silencio. Gran Bill alzó la mano. —Una cosa más. El entretenimiento que debía tener lugar mañana en el pueblo ha sido cancelado debido a que el señor Rumbelow piensa que tendremos mal tiempo, y no quiere que ninguno de sus invitados pille un resfriado. Así que hasta que el señor Rumbelow diga otra cosa, nadie debe salir de Chalice Hall. Ninguno de ustedes. Después de todo... —sus negros ojillos entornados se clavaron en Madeline— no queremos que se pongan enfermos. No queremos que haya ninguna desgracia...

Capitulo Veintisiete

—Después de haber reflexionado en ello, soy de la opinión de que lord Campion ha confiado excesivamente en sí mismo con esa atroz apuesta —anunció lady Tabard mientras subía resoplando por el camino que llevaba a la Casa de la Viuda. Los otros invitados la acompañaban y casi todos mostraron su acuerdo—. Diez mil libras contra cualquiera de sus propiedades. No sé en qué podía estar pensando. Madeline creía saberlo. Gabriel quería que Rumbelow estuviera nervioso, impaciente por ganar, y presente en la partida. Porque MacAllister todavía no había llegado con los refuerzos, y ya hacía más de treinta y seis horas que se había ido.

201


De Kerea y Sofia para Meca Treinta y seis horas de fuertes ráfagas de viento, de lluvia intermitente... de constante preocupación. Madeline se había dedicado a escuchar a los sirvientes murmurar entre ellos, con la esperanza de enterarse de si MacAllister había sido capturado, pero nadie habló de él. Nadie había reparado que el ayuda de cámara de Gabriel ya no se encontraba allí. El día anterior, durante las largas horas diurnas, todos habían lamentado el hecho de que no pudieran ir al pueblo y comer en el salón de té Two Friends. Unos cuantos caballeros jóvenes deseaban arriesgarse a hacer frente al posible mal tiempo, pero fueron disuadidos de manera bastante brusca por los lacayos. Eso llenó de inquietud a los invitados, una inquietud que no comprendían pero que proyectó una negra sombra sobre la casa. Rumbelow había hecho que una compañía teatral ambulante representara El rey Lear, con lo que en opinión de Madeline no había sabido escoger un entretenimiento demasiado apropiado. En conjunto, la última noche había sido muy poco alegre y, después de que Gran Bill hubiera llegado con su comunicado sobre la partida, todo el mundo se había ido a acostar. —¿Papá realmente ha quedado eliminado del juego? —preguntó una de las señoritas Achard con voz quejumbrosa—. Porque si es así, entonces no entiendo a qué viene eso de que no podemos irnos. Este sitio ya no me gusta. Volviendo la mirada hacia Thomasin, Madeline vio que la joven la estaba observando. Le dio ánimos con una inclinación de la cabeza y Thomasin, sin sonreír, se la devolvió. Thomasin había madurado durante los últimos días. Madeline se preguntó si alguien no podría decir que ella también lo había hecho. —Supongo que tu padre quiere que veamos cómo termina el juego para así luego poder contar la historia de la Partida del Siglo. Pero la frente de lady Achard permaneció ensombrecida por un fruncimiento de perplejidad mientras se ceñía el chal alrededor del pelo y luchaba contra el viento. Madeline quiso correr a la Casa de la Viuda para cerciorarse con sus propios ojos de que Gabriel estaba sano y salvo. Un extraño anhelo la consumía. ¿Cómo había sido capaz de dejarlo allí, solo y haciendo frente a un ejército de malhechores? Sólo porque él la había rechazado... Pero Thomasin le había dicho que Gabriel no hizo tal cosa. Y había sugerido que Madeline podía cambiar y convertirse en lo que él deseaba, una mujer que fuera completamente suya. —Pero ¿por qué tenemos que ir todos? Gimoteó una de las señoritas Vavasseur—. Y tan temprano. Yo hubiera podido dormir dos horas más. Era cierto. La llamada para que acudieran a la Casa de la Viuda había llegado a las nueve de la mañana, un momento en que la mayor parte de los invitados todavía

202


De Kerea y Sofia para Meca no había abierto los ojos. Pero la petición había sido bastante imperiosa, y muy clara. Todas las familias tenían que ir a la Casa de la Viuda para presenciar el final de la partida. —Bien, así que la cosa ha quedado entre el señor Rumbelow y lord Campion. — Hurth resopló y utilizó su pañuelo para sonarse la nariz goteante—. El señor Rumbelow no tiene ninguna posibilidad contra lord Campion. Todo el mundo sabe que lord Campion tiene la suerte del mismísimo demonio, y la habilidad que ha de acompañarla. No sé por qué no nos limitamos a darle el dinero y nos olvidamos de la partida. —Habéis hablado como un hombre al que no le interesa el juego —observó Thomasin. Hurth la miró como si ella fuera alguna especie de alimaña indigna de que él le prestara atención, pero nunca dejaba pasar por alto una ocasión de ponerse a discursear. —En lo que a las cartas respecta, por supuesto que no. —Volvió a sorberse la nariz. —Y en lo que a mí concierne —dijo su madre altivamente—, no hay nada que pueda compararse a una apuesta en una buena carrera de caballos. —Por supuesto que no —dijo Thomasin con un hilo de voz. Haciendo una profunda inspiración, Madeline se dijo que confiar en Gabriel no era tanto una cuestión de independencia como de coraje. El suyo. Gabriel la había llamado cobarde. Madeline quizá lo hubiese sido en el pasado, pero ya no. Él siempre daba generosamente de sí mismo, y ella tenía que aprender a hacer lo mismo. Quizá no fuese justo para él que se le permitiera correr con todos los riesgos en aquella relación amorosa. —Henos aquí. — Lady Tabard entró en el vestíbulo de la casa y se quitó el chal. Mirando en torno, dijo con sorpresa—: Un lugar de lo más agradable, después de toda la opresiva ornamentación de Chalice Hall. –Miró de soslayo a Madeline, como esperando que ella revelase que, cuando llegaron allí por primera vez, lady Tabard había declarado que Chalice Hall era espléndida. Madeline estaba demasiado ocupada quitándose la pelliza y entregándosela a uno de aquellos lacayos de aspecto tan tosco. Quería ver a Gabriel. Quería verlo ya. Otro lacayo mantenía abierta la puerta e indicó la sala de juego con una inclinación de la cabeza. La última vez que Madeline había estado allí todo se hallaba oscuro, y no reconoció nada. Había entrado en la casa por una puerta lateral. Y cuando se fue a primera hora del amanecer, se encontraba aturdida por la resaca de la pasión. —Las familias, señor Rumbelow —anunció un lacayo de mayor estatura. —Gracias, Lorne —repuso Rumbelow. Las damas y sus hijos e hijas fueron entrando en la habitación y vieron los rostros

203


De Kerea y Sofia para Meca grisáceos y cansados de los jugadores. Madeline sospechó que la mayoría había pasado todo aquel tiempo sin dormir, sobreviviendo a base de coñac y excitación. Ahora estaban sentados en los sillones esparcidos por la sala, observando en silencio el centro de ésta, donde se había colocado la única mesa superviviente. Allí, en el centro de la atención, Gabriel y Rumbelow se hallaban sentados el uno frente al otro, cartas en mano. Madeline absorbió ávidamente la visión de Gabriel, reparando en la postura relajada, la expresión tranquila y la mano firme. Debía de haberse tomado un descanso en algún momento, porque su corbatín blanco parecía almidonado y su chaqueta negra planchada. So lo llevaba un anillo, su anillo de sello, y eso hizo que la atención de Madeline se centrara en sus manos: precisas, firmes y de largos dedos Gabriel jugaba por cien mil libras del mismo modo en que por diez chelines, fríamente y sin mostrar ninguna señal visible de esfuerzo o tensión. Él no la miró. No miró a nadie. Pero Madeline sabía que Gabriel era consciente de su presencia, de la de todos los que iban entrando en la sala. Mirarlo y estar en la misma habitación que él le provocó tal oleada de amor que apenas si pudo abstenerse de correr hacia Gabriel, rodearlo con los brazos y declararle que le pertenecía. Una docena de lacayos siguió a los invitados al interior de la sala, y se repartió por ella como guardias en la prisión de Newgate. La inquietud de Madeline se acrecentó. Aquel momento, aquel final, era la razón por la que Rumbelow había insistido en que nadie saliera de la propiedad, pero ¿qué era lo que tenía planeado? ¿Un simple robo? ¿O un horrendo asesinato? En la sala, los cortinajes y las alfombras ahogaban cada sonido. Los jugadores no hablaban. Los apostantes permanecían callados. Cuando las familias fueron hacia sus hombres, se hizo un profundo silencio. Las esposas se inclinaron sobre sus maridos y los besaron, murmurándoles que no importaba que hubieran apostado un año o más de sus ingresos en una sola partida. Los hijos y las hijas se dispusieron alrededor de las sillas, guardando silencio y con la mirada puesta en los jugadores. La atmósfera en la sala estaba cargada de tensión. Los espectadores se inclinaban hacia delante con cada jugada, observando, contando. Madeline vio cómo las manos de los otros jugadores se estremecían cada vez que una carta era arrojada a la mesa, cómo se movían sus labios cada vez que se añadían un punto. Madeline detestaba que su padre jugara, aquellos momentos en que él abandonaba el mundo real para ir a un lugar donde la gloria y las riquezas flotaban en el aire manteniéndose escurridizamente fuera de su alcance. Magnus no se encontraba allí, pero Madeline observó la misma codicia y desesperación en cada

204


De Kerea y Sofia para Meca uno de aquellos hombres, y supo sin lugar a dudas que el peligro acechaba delante de sus narices, pero que ellos se hallaban demasiado absortos en el juego para percatarse de ello o para que pudiera importarles. Madeline pensó que ahora tendría que otorgar su confianza a Gabriel, porque no sabía si podía vivir sin él. Lo cual sonaba melodramático pero, en este caso, ella ya había probado la alternativa. Había descubierto que aquello no era vivir, sino meramente sobrevivir. Esperó que Gabriel le enviase una señal, indicándole que fuese a él. Pero no la miró, sino que permaneció tranquilamente en su asiento, como si fuera indiferente a la presencia de Madeline. Gran Bill no era indiferente a su presencia. Ocupando el último lugar en la comitiva, cerró la puerta una vez todos hubieron entrado y se quedó allí de pie, con los brazos cruzados, custodiando la entrada. Observaba a Madeline con una hostilidad que hizo que ella quisiera extender la mano hacia su pistola, pero ésta se encontraba en su valija. Madeline había alentado a Gran Bill durante su Paseo .v luego lo había rechazado de la manera más evidente posible, tomando otro amante. Lo había golpeado debajo de la barbilla y le había convertido en blanco de las burlas entre sus iguales. Satisfactorio, pero decididamente muy poco sensato. En su mirada hostil, Madeline vio cuál sería su destino si Gran Bill conseguía ponerle las manos encima. Le haría daño. Disfrutaría haciéndole daño. —¡Madeline! —la llamó Thomasin en voz baja y tensa—. Ven aquí con nosotras. Madeline obedeció y Thomasin la puso deliberadamente detrás de la corpulenta lady Tabard, fuera de la vista de Gran Bill. Mirando alrededor, Madeline se dio cuenta de que no era la única persona que pertenecía al servicio de una familia presente en la sala. A ella nunca se le había ocurrido que quizá no debía venir, y nadie se lo había prohibido. Pero ¿por qué estaba allí el ayuda de cámara del señor Darnel? El joven parecía nervioso e incómodo, y pronto le habló a su amo en voz baja y apremiante. Darnel miró a Rumbelow con los ojos entornados, como si se sintiera disgustado por algo. Rumbelow no se dio por enterado. ¿Por qué hubiese debido hacerlo? Allí nadie podía tocarlo. El chasquido regular de las cartas se reanudó. A diferencia de Gabriel, Rumbelow sí mostraba el cansancio causado por aquella prolongada partida. Sus rubios cabellos se habían humedecido encima de la frente. Una fina capa de sudor perlaba su rostro. Su chaqueta azul mostraba anillos de transpiración en las axilas. Madeline se alegró de ello. Esperaba que Rumbelow sufriera por cada punto que perdía. Esperaba que cada jugada fuera una agonía para él. Esperaba... Miró a los

205


De Kerea y Sofia para Meca lacayos. A Lorne, imponente y ominoso. A Gran Bill, que se había movido de su sitio lo suficiente para observarla. La realidad la abofeteó en la cara. Daba igual cuáles fueran sus esperanzas. Daba igual que Rumbelow realmente perdiera. Él ya había urdido su plan para ganarlo todo de alguna manera, y Madeline temía imaginarse cómo. Gabriel tenía un plan, pero ese plan había incluido el que un destacamento de hombres mandado por MacAllister entrara allí para hacer prisioneros. ¿Qué iba a hacer Gabriel ahora? ¿Qué podía hacer ella para ayudar? Gabriel mostró sus cartas encima de la mesa. Rumbelow hizo lo mismo. Greene contó la puntuación, y luego sumó el total. Con un temblor de excitación, anunció: —¡Sólo nos queda por jugar la última mano, y están empatados! «Increíble», «Insólito», «asombroso», Los murmullos barrieron la sala: —Condenadamente imposible —masculló lord Tabard—. Campion ha ido por delante todo el tiempo. O su suerte ha cambiado, o... Madeline no sabía lo que significaba ese o, pero un aire de expectación se extendió por la sala. Los jugadores se inclinaron hacia adelante y no le quitaron los ojos de encima a Gabriel mientras barajaba las cartas. —¿Este es el momento en que se juega la apuesta complementaria? —le preguntó Thomasin a su padre. Él asintió —Diez mil libras extra por parte de Rumbelow, o cualquier cosa que sea propiedad de Campion. Poniendo boca abajo el mazo de cartas, Gabriel lo empujó para que Rumbelow cortase, y dijo: —Ha llegado el momento de que declare cuál va a ser su ganancia. Rumbelow lo miró y, por un brevísimo instante, Madeline vio al lobo hambriento que acechaba bajo su fachada civilizada. Luego su encantadora sonrisa destelló. Era la sonrisa que la había seducido a su llegada, y Rumbelow la derramó sobre cada una de las damas presentes. Pero ahora la sonrisa ya no seducía. Cada una de las damas retrocedió como si percibiera algo peligroso debajo de la afabilidad. Finalmente, la mirada de Rumbelow llegó a Madeline y se quedó posada en ella. —Campion, usted ya sabe lo que quiero. —Desde luego que lo sé. Veré sus diez mil, y le subo una duquesa. —Mientras Madeline lo miraba con incredulidad, Gabriel sacó el guante de ella del bolsillo de su

206


De Kerea y Sofia para Meca chaqueta y lo arrojó sobre la mesa entre él y Rumbelow—. Si la gana, es suya.

Capitulo Veintiocho

Madeline sintió que le fallaban las rodillas y buscó apoyo en el brazo de Thomasin. Igual que su padre. Gabriel era igual que su padre. La arrojaba encima de la mesa donde se estaba jugando una partida como si Madeline no fuera más que una moneda o una joya. Cuando Gabriel rechazó su propuesta de matrimonio y con ello desgarró el carácter de Madeline, no mediante la maldad sino a través de la pena y el dolor, ella pensó que perecería a causa del tormento. Pero aquel dolor no era nada comparado con esto. Lo de ahora era lo peor que podría ocurrirle jamás. Su amante la había traicionado. Thomasin la rodeó con el brazo. —¿Qué está sucediendo? —susurró—. No lo entiendo. Un murmullo de confusión recorrió la sala. En la mesa, Gabriel esperaba, con la espalda muy erguida y expresión indiferente. Estaba esperando a Madeline. Pero Gabriel había dicho que él no era su padre. Le había pedido a Madeline que confiara en él. Y ella le había prometido que era suya para hacer lo que él deseara con ella. ¿Confiaba en él? ¿Haría honor a su promesa? ¿Cómo podía no hacerlo? Tanto si Gabriel realmente la deseaba como si no, ella era la duquesa de Magnus. Había dado su palabra. No podía volver a romperla. No lo haría. —Ese guante es mío. —Madeline a duras penas consiguió que las palabras salieran de sus labios, y Thomasin tuvo que inclinarse sobre ella para oírla. Hablando en voz más alta, Madeline repitió —Ese guante es mío. Lord Campion me ha apostado contra diez mil libras. Un murmullo de sorpresa recorrió la sala.

207


De Kerea y Sofia para Meca —¿Qué pretende insinuar con eso? —preguntó lady Tabard—. Señorita De Lacy, lo que dice es absurdo. ¿Por qué iba a estar interesado en usted ninguno de ellos? Thomasin miró a Gabriel con indignación. —Él no puede hacer eso. —Puede si yo se lo permito. —Madeline recurrió a todas sus reservas de voluntad para mantener la calma, pero le temblaban Ias manos, y también la voz. La mirada de Rumbelow seguía posada en ella, y su sonrisa de suficiencia hizo que Madeline sintiera un súbito hormigueo en la nuca. Con la aparatosa solemnidad de un mago que acabara de subir al escenario, Rumbelow anunció: —Llevo mucho tiempo sabiendo que teníamos a una impostora entre nosotros, y he observado

con

mucha

diversión

cómo

intentaba

adaptarse

al

papel

de

acompañante de lady Thomasin. Sí, amigos míos, es cierto. La señorita De Lacy es una De Lacy, pero además es la marquesa de Sheridan y la futura duquesa de Magnus. Todos los ojos que había en la sala se volvieron hacia ella. Los susurros empezaron, tenues sonidos siseantes que Madeline reconoció de la primera vez en que había creado un escándalo. Esta vez era peor. Esta vez Madeline no disponía de la furia que le hubiese permitido soportar la vergüenza. La piel se le calentó v pasó a inflamarse, y sintió que las mejillas se le teñían de púrpura. —¡Lo sabía! —Monsieur Vavasseur se volvió hacia su esposa—. ¿No te había dicho que era la duquesa de Magnus? Madame Vavasseur respondió con un murmullo de asentimiento. Madeline no podía apartar la mirada del perfil de Gabriel. Casi podía oír su voz dando la orden: «Ven a mí.» Lady Tabard estiró el cuello para mirar a Madeline. —¡Ella no es la duquesa de Magnus! Es la prima de... Algo acudió súbitamente a su mente: los acontecimientos de los últimos días, el comportamiento de Madeline, el absoluto silencio de Gabriel. Sus ojos se desorbitaron cuando comprendió de quién había estado abusando tan vehementemente. ¿Confiaba Madeline en Gabriel para que cuidara de ella, para que fuese su amante, su esposo... su pareja en todas las cosas? Porque si lo hacía, entonces tendría que confiar en que él obraba impulsado por un propósito más elevado que el mero deseo de hacerle daño. Tendría que confiar en que aquello no era un acto de venganza peor aún, mera precipitación nacida del atolondramiento, sino una estrategia bien razonada. Por qué razón, eso no podía adivinarlo Pero la confianza prescindía de la razón y la lógica. Gran Bill se apartó de la puerta. —¿Qué estás haciendo, Thurnston? Juega por las diez mil libras no por ella. No es ninguna duquesa.

208


De Kerea y Sofia para Meca Las damas y los caballeros contemplaron con ojos muy abiertos al sirviente que se atrevía a reñir a su señor, y Madeline vio las oleadas de nerviosa inquietud que circularon entre ellos. ¿Confiaba en Gabriel? Porque si no confiaba ahora en él nunca volvería a tener otra oportunidad de hacerlo. Rumbelow alzó las manos como un sacerdote impartiendo una bendición. —Os aseguro que es la duquesa de Magnus —dijo—. La reconocí de inmediato. Si ella me hubiese reconocido les habría ahorrado muchas molestias y disgustos a todos los aquí presentes. Las familias murmuraron y se acercaron las unas a las otras, mirando a Madeline con sospecha o compasión... o con horror. El señor Darnel habló —Veamos, veamos. Si realmente es la duquesa de Magnus, no pueden jugar por ella como si fuera una... moneda de una guinea. —¿Por qué no? —Preguntó Rumbelow—. Su padre lo hizo. Otra cuchillada de dolor, casi tan grande como la del momento en que Gabriel la había apostado... pero se desvaneció rápidamente. Ahora sólo importaba Gabriel. ¿Confiaba en él? —Sí, aparte también hay eso. Está prometida con ese americano —dijo el señor Payborn, indignado como sólo podía llegar a estarlo un auténtico jugador—. Si estamos de acuerdo en que su excelencia es una propiedad, Campion no... no la posee, porque ahora es propiedad de Knight. Y si Knight renunciara a su derecho sobre ella, entonces volvería a hacerse efectivo el derecho de su padre. —Ahora ella está aquí, y Campion estableció su derecho sobre ella hace dos noches en ese dormitorio donde algunos de ustedes los caballeros se lavaban y se cambiaban de ropa. —Rumbelow Ie sonrió a Madeline con todo el encanto del coleccionista que con templa una cajita de rapé particularmente delicada. Los dientes de Madeline entrechocaron con un seco chasquido. ¡Qué amabilidad por parte de Rumbelow contarle precisamente aquello a todo el mundo! Las señoritas Vavasseur empezaron a reír y luego ya no pudieron parar, a pesar del intento de acallarlas que hizo su madre. Sus risitas no podían ser más nerviosas. —¡Espero que eso no sea verdad, excelencia, porque teníais a vuestro cargo a mi hija! —dijo lady Tabard con sequedad. Lord y lady Achard estaban hablando el uno con el otro en furiosos susurros, y los murmullos de indignación se esparcieron por la sala. Finalmente Gabriel volvió la cabeza hacia Madeline. Sus facciones seguían mostrando indiferencia, su mirada permanecía medio escondida por los párpados

209


De Kerea y Sofia para Meca entornados. Sin el más ligero tono de afecto en su voz, dijo: —Madeline, ven a mí. «Ven a mí.» —¿Gabriel? —susurró ella. Le había dado lo que quería ¿Por qué parecía tan triste? Tomándole la mano, Gabriel se la llevó a los labios y besó el centro exacto de su palma. La pureza del gesto alivió los temores de Madeline y renovó su fe. Gabriel podía estar utilizándola, pero sólo para obtener justicia para su hermano. No la sacrificaría también. No, él no haría tal cosa. Cogiéndole la mano, Gabriel se la puso encima del hombro y se volvió hacia Rumbelow. —Muy bien. Juguemos la última mano. Gabriel repartió las cartas, doce para cada uno, y colocó el resto en el centro de la mesa. Rumbelow cambió primero y luego, mientras Gabriel cambiaba, dijo: —Dígame qué tiene intención de hacer cuando la haya ganado, excelencia. Madeline le lanzó una mirada con tanto desprecio que él enrojeció. —En su lugar, yo me preocuparía más por reunir diez mil libras. —Ella es tan leal a usted, Campion... —se maravilló Rumbelow—. Punto de cinco. —No es bueno —replicó Gabriel a la jugada. —Trío de ases. Muy pocos hombres son dueños de las almas de sus mujeres al mismo tiempo que de sus cuerpos. Será un gran placer arrebatarle a esa mujer. Gabriel respondía únicamente al séptimo. —Bueno. —Tres. —Rumbelow mostró el rey de corazones—. Cuatro. Madeline clavó la mirada en la pared del fondo, sintiéndose humillada por los comentarios de Rumbelow y la indiferencia de Gabriel. Aun así, sabría pasar por todo aquello. Gabriel la ganaría. Se Casaría con ella. Y Madeline pasaría el resto de sus vidas recordándole lo que él le debía. La humillación era temporal, se recordó a sí misma. La justicia sería muy dulce. Justicia para Jerry. Justicia para todos los allí presentes, que habían sido engañados por aquel timador que se hacía llamar señor Rumbelow. La partida continuó. El círculo formado por las damas y los caballeros fue cerrándose lentamente alrededor de los jugadores, con el suspense del resultado final manteniéndolos en vilo. Madeline intentaba no mirar. Intentaba poner toda su fe en la habilidad de Gabriel. Pero ¿cómo podía no ver cada una de las jugadas cuando permanecía de pie junto al hombro de Gabriel? ¿Cómo podía no saber que las cosas estaban yendo mal para

210


De Kerea y Sofia para Meca Gabriel? Cuando la última carta fue arrojada sobre la mesa, un tenso silencio se adueñó de la sala. Rumbelow había ganado. Gabriel había perdido la mano final, la partida... y a Madeline

Capitulo Veintinueve

—He ganado. ¡He ganado! —Echando la cabeza hacia atrás, Rumbelow rió alegremente. Madeline se esforzó por respirar. —La verdad es que he ganado, justa y limpiamente. ¿Quién lo hubiese pensado? Tengo las cien mil libras sin haberlas robado. —Rumbelow volvió a reír, y aquel sonido enloquecido hizo que todos se pusieran rígidos. —¿Robarlas? —Lord Achard se levantó de su asiento—. ¿Por qué iba a robarlas? Usted organizó esta partida. La boca del señor Greene se había quedado abierta de una manera nada atractiva. —No pretenderá decirnos que planeaba alguna clase de atraco... La mano de Madeline seguía encima del hombro de Gabriel. Ella sentía su calor, su firmeza. Y no podía creer que él hubiera hecho aquello. Gabriel le cogió Ia mano y se la llevó a los labios. Una vez más, le besó la palma. La ternura de aquel gesto hizo que su traición pareciese un mero espejismo. Después le ofreció la mano de Madeline a Rumbelow. —Es suya. El mundo se había vuelto loco. Gabriel se había vuelto loco. —Ella no puede ir con ese hombre —declaró lady Tabard en su tono imperioso—. No sabemos de qué familia proviene. Madeline miró a Rumbelow y se estremeció de incredulidad. De repugnancia. Trató de apartar la mano, pero Gabriel la mantuvo firmemente sujeta por la muñeca. —Es la futura duquesa de Magnus, no un caballo de carreras —dijo lord Hurth. ¿Cómo había podido llegar a ocurrir? Madeline no podía entenderlo. Gabriel

211


De Kerea y Sofia para Meca nunca había perdido, nunca, y ahora había fallado en la partida más importante de su vida. De la vida de Madeline. —¡Escandaloso! —Monsieur Vavasseur acarició su abundante bigote—. Impensable. Thomasin fue hacia la mesa y, en un tono que no podía ser vehemente, dijo: —No puede hacer esto. Oh, ustedes... los hombres... Gabriel se levantó tan súbitamente que volcó su asiento. —He perdido. —Se inclinó hacia Rumbelow por encima de la mesa—. La he perdido, así que será mejor que cuide de ella. ¿Confiaba Madeline en Gabriel? O confiaba o no confiaba. Había tomado la decisión de depender de él. Nada había cambiado con respecto a unos momentos antes. Si Gabriel la había perdido, entonces debía tener un plan. Si Gabriel había hecho aquello, entonces necesitaba su ayuda. —Oh, lo haré. —Rumbelow extendió el brazo por encima de la mesa para coger la mano de Madeline—. Lo haré, créame. ¿Cómo podía ayudar ella a Gabriel? Sin perder la calma, recogió el guante de la mesa y se lo tendió a Rumbelow. No la mano, si no el guante. Él entendió que ella había admitido que le pertenecía y, al mismo tiempo, le insultaba, y Madeline vio la fiera salvaje bajo máscara de cortesía. Inclinándose nuevamente hacia delante, Gabriel le ocultó su visión de Rumbelow. —Permitirá que ella haga una valija de viaje. En un tono altivo que no casaba nada con la furia que había hecho enrojecer sus ojos, Rumbelow dijo: —Por supuesto. Soy un hombre educado. —Lady Thomasin, prepárele una valija a Madeline —dijo Gabriel—. Asegúrese de que cuenta con todo lo necesario para un largo viaje, e incluya todas aquellas cosas de las que necesita disponer una dama para un viaje peligroso. En ese momento todo encajó dentro de la mente de Madeline. Sabía qué pretendía Gabriel. Ahora comprendía —al menos un poco— lo que planeaba. Los ojos de Thomasin destellaron. —¡No haré tal cosa! El pandemonio hizo erupción en la sala cuando todos empezaron a hablar a la vez. —Usted no puede... —Ella no puede... —¡Esto es horroroso! —¡Deplorable! Madeline los hizo callar con un gesto. —Mi valija ya está preparada —dijo—. Thomasin y yo intentamos marcharnos antes

212


De Kerea y Sofia para Meca de ayer, pero nos fue prohibido por los hombres del señor Rumbelow. Las voces empezaron a sonar de nuevo, graves y agudas, masculinas y femeninas, algunas dirigidas a Rumbelow, otras a Madeline, otras a Gabriel. Madeline miró a Thomasin y le dijo muy seriamente: —Tráeme la valija que preparé, por favor. La joven la miró como si Madeline se hubiera vuelto loca de atar. —No pretenderás seguir adelante con esto, ¿verdad? La algarabía se desvaneció cuando todos aguzaron el oído para enterarse de lo que estaban diciendo. —Estuve de acuerdo en que se me apostara. Cumpliré mi parte. —Poniendo una mano en el hombro de Thomasin, lo apretó firmemente—. Y ahora, amiga mía, tienes que traerme mi valija. Thomasin se había quedado boquiabierta de pura perplejidad. —Por favor, Madeline, no puedes... él es... —Miró a Rumbelow—. Es horrible. Siempre ha sido horrible, y ahora es... ¡No puedes hacerlo! —Thomasin, si eres mi amiga, haz lo que te pido. Thomasin asintió de mala gana y fue hacia la puerta. Uno de los lacayos se interpuso en su camino. —Déjala pasar —ordenó Rumbelow—. Y una cosa, lady Thomasin... Ella se volvió hacia él. —Los sirvientes son míos —dijo Rumbelow—. Si intenta cualquier cosa, mataré a sus padres. Los ojos de Thomasin se hicieron todavía más grandes de lo que ya eran, y apretó los puños. —¿Qué quiere decir con eso de que nos matará? —El rostro habitualmente rubicundo de Iord Tabard adquirió una alarmante brillantez. —Por favor, Thomasin, date prisa —rogó Madeline. La joven salió corriendo de la sala. —¿Estamos prisioneros? —le preguntó Payborn con su voy de trueno. —¿A qué se refería su excelencia cuando dijo que ayer no pudieron irse de aquí? — inquirió Darnel. Lady Tabard se encaró con Madeline. —¿Por qué intentó marcharse de aquí con mi hija? —Sí, Rumbelow, ¿y qué significan todos esos hombres? —quiso saber Payborn. Ahora se percataban de los hombres y el peligro, pensó Madeline con disgusto. ¿Por qué no habían reparado en ellos cuando Rumbelow los hizo acudir allí como reses conducidas al matadero Metiendo la mano debajo de la mesa, Rumbelow sacó una pistola y apuntó a

213


De Kerea y Sofia para Meca Payborn. —¿Prisioneros? —dijo—. Peor aún. A menos que hagan Io que se les ordena, no tardarán en verse ante el pelotón de ejecución. Una de las señoritas Achard gritó.. —Papá... —dijo la señorita Payborn, pegándose a su padre. La pistola de Rumbelow se movió para apuntarla. —Si quiere que su hija siga con vida, Payborn, entregará esas perlas que ella lleva alrededor de su flaco cuello. Payborn y su hija parecían haber quedado paralizados, y ambos contemplaban la boca de la pistola como si estuvieran hechizados. Lady Tabard intervino, su seno estremeciéndose con el aliento contenido. —¡Señor... Rumbelow! ¿A santo de qué se le ocurre apuntar con una pistola a esa joven? Como poseído por un demonio, los labios de Rumbelow se contrajeron y sus ojos se entornaron. —¡Démelas ahora mismo! La señorita Payborn dejó escapar una exclamación ahogada y se llevó las manos a la nuca en busca del cierre del collar. Su padre la protegió con su cuerpo. —Mire, Rumbelow, no sé qué pretende usted, pero... Rumbelow lo apuntó con la pistola. —Los anillos. La caja de rapé. Ahora. —¡Le ruego me disculpe! —La doble papada del señor Payborn osciló de un lado a otro mientras tragaba saliva con indignación. —Hace muy bien pidiéndome tal cosa. —Rumbelow les hizo una seña a sus hombres, y una docena de pistolas apareció alrededor de la sala. Monsieur Vavasseur abrazó a su familia como si pudiera protegerlos a todos con su flaco cuerpo. Esto es el acto de un villano. —Sí. Soy un ladrón y un impostor... y ustedes nunca lo han sabido. — El desprecio de Rumbelow rebosó y los quemó a todos igual que el ácido. Condenada pandilla de imbéciles... Lady Tabard todavía conservaba la suficiente presencia de ánimo como para escandalizarse. —¡Vigile su lengua, señor Rumbelow! —Cierre su bocaza, vejestorio. — La pistola giró a lo largo del círculo que rodeaba a Rumbelow—. Todos pensabais que yo era maravilloso, ¿verdad, idiotas? Creíais que era igual que vosotros. Ahora lo vais a pagar. —Con una sonrisa, señaló a la multitud con el cañón del arma—. Limpiadlos, muchachos. Esto va a ser coser y cantar.

214


De Kerea y Sofia para Meca Con un gruñido, los lacayos avanzaron para exigir hasta la última joya. Las jóvenes damas estaban llorando. Hurth levantó un puño para proteger a su madre, y recibió un culatazo en la cabeza como recompensa a sus desvelos. Cayó al suelo, inconsciente. Arrodillándose junto a él, lady Margerison gimoteó mientras se quitaba los anillos, al mismo tiempo que lord Margerison trataba de sobornar al lacayo para que los dejara en paz. El lacayo aceptaba el dinero, pero no se iba. En cada rincón de la sala, los lacayos se dieron al pillaje y los aristócratas les entregaban el botín. En el centro de aquella horrible escena, Gabriel se colocó detrás de Madeline. —¿Y MacAllister? —murmuró en su oído. —Se fue hace dos noches. No hay ni rastro de él. —Maldición. Thomasin llegó respirando entrecortadamente, la valija de Madeline chocando contra su rodilla. Se detuvo en la entrada, petrificada por la visión de tanta violencia, hasta que Rumbelow la llamó con un ademán. —Déjame ver qué hay dentro —ordenó. Thomasin le entregó la valija. Madeline hizo una lenta y profunda inspiración y vio cómo Rumbelow la depositaba encima de la mesa. Con mofa, preguntó: —¿Va a aprobar mis medias, señor Rumbelow? —Si me viene en gana, lo haré. —Abriendo la valija, Rumbelow miró dentro de ella—. Ah. —Rebuscando, sacó el joyero que contenía la tiara—. Campion se la dio a usted. Bien. Puso el joyero encima de la mesa y sacó una llave de su bolsillo —¡La ha tenido todo el tiempo en su poder!— dijo Madeline —Sí, así es. —Rumbelow giró la llave y levantó la tapa.. Madeline contempló la increíble creación de oro y rubíes y esmeraldas. Una tiara que pesaba mucho. Una tiara real. Una tiara que no le resultaba nada familiar. —¿Qué es eso? —graznó. Gabriel dio un respingo y miró a Madeline. Los largos dedos de Rumbelow acariciaron las joyas. —Es la corona de Reynard. La sorpresa que acababa de llevarse Madeline no tenía nada que envidiar a las de ninguno de los momentos anteriores de la velada. —¡Ésa no es mi tiara! —Por el amor de Dios —musitó Gabriel. Rumbelow volvió a soltar una de aquellas carcajadas que empezaban lentamente e iban creciendo en intensidad.

215


De Kerea y Sofia para Meca —¿Pensaba que la tiara era suya? ¿Pensaba que su padre la había enviado? ¿Es eso lo que pretendía con su patética falsa identidad? La corona fue enviada por el príncipe de Reynard, y supongo que el bloqueo inglés habrá impedido su llegada. Madeline sabía que Rumbelow era peligroso. Sabía que era cruel, que carecía de principios y probablemente estaba loco. Pero nadie se burlaba de la duquesa de Magnus. Alzó las manos para taparse los oídos. Gabriel la agarró por las muñecas. Madeline volvió la cabeza hacia él y lo miró fijamente. —Suéltame —exigió. —Te necesito viva —murmuró él, en un tono lo bastante alto para oírse por encima de la cacofonía de mujeres que chillaban y hombres que gritaban. Naturalmente que la necesitaba. Pero Madeline todavía estaba furiosa, y empezó a dar tirones intentando liberarse de la presa de Gabriel. —¡Suéltela! —El señor Rumbelow apartó bruscamente a Gabriel— Es mía. En ese instante Madeline vio contorsionarse el rostro de Gabriel al mismo tiempo que todos los músculos se preparaban para entrar en acción, y pensó que iba a tener que impedir que atacara a Rumbelow. Pero Gabriel dio un paso atrás. —Ya he dicho que le pertenecía. Rumbelow pasó el brazo por los hombros de Madeline. —No vuelva a tocarla. Gabriel asintió. —iLord Campion! —Thomasin temblaba de indignación—. ¿Cómo puede permitir que ocurra esto? Madeline tragó saliva penosamente. Decidir confiar en Gabriel era una cosa, pero permitir que Rumbelow la tocara otra muy distinta. Esto era mucho peor que cuando la habían besado aquellos hombres. Podía sentir la desesperación, la maldad y la victoria que impulsaban a Rumbelow. Aquel hombre había sido la causa de tanta muerte y tanto desastre que Madeline lo temía casi tanto como lo despreciaba. Gabriel señaló su valija. —¿Ya tiene suficiente equipaje, excelencia? Supongo que ahora se irá del país. Rumbelow volvió a guardar la corona en la valija. —A bordo de un navío francés. Qué aventura para usted, mi querida duquesa. —Hum. Sí. —Hurgando en la valija, Madeline buscó la funda de terciopelo negro. Por un horrible momento, pensó que se había esfumado, y el corazón empezó a latirle tan deprisa que temió que Rumbelow lo oyera. Entonces su mano tocó el terciopelo negro, dejó escapar un suspiro de alivio.

216


De Kerea y Sofia para Meca —¿Qué tiene ahí? —preguntó Rumbelow, su tono agudo, por la sospecha. —Mi retículo. —Madeline lo levantó y se lo enseñó—. Confío en que no le importará que lo lleve conmigo, ¿verdad?— La pregunta se mofaba de la preocupación de Rumbelow.— ¿O pensaba quizá que dentro llevo algo que podría hacerle daño? Rumbelow no respondió a aquella pregunta, pero Madeline captó el tenue olor a sudor y miedo que rezumaba. Ahora que había llegado tan lejos, Rumbelow quería largarse antes de que aquello se convirtiera en una trampa. —¿Y para qué necesita usted uno de esos bolsos? —preguntó. Madeline lo miró a los ojos. —Soy una mujer. Una vez al mes, yo... —De acuerdo. —Rumbelow palideció—. ¡De acuerdo! Quédeselo. En ocasiones, sólo que muy pocas, el ser mujer tenía sus ventajas. —Me parece que acabáis de mostraros demasiado franca, excelencia —objetó lady Tabard con un hilo de voz mientras entregaba sus diamantes. Madeline se colgó la funda de la muñeca, sosteniéndola como si fuera un ridículo normal y corriente. Pero el peso de la pistola la reconfortó; por fin tenía su arma. Miró a Gabriel, quien inclinó lentamente la cabeza para tranquilizarla. Mientras hacía frente al desastre y posiblemente la muerte, Madeline comprendió que no quería ser tranquilizada. No quería que Gabriel se sintiera culpable por el modo en que la había traicionado. Ella sólo quería una cosa de Gabriel: su amor. Y no sabía si lo tenía. —Espere un momento —dijo Lorne, apuntando con su pistola a Rumbelow—. Esa corona tiene que ser dividida junto con el resto del botín. Con un gesto a la vez vulgar y expresivo, Rumbelow dijo: —Primero voy a llevar a la duquesa al dormitorio para un revolcón rápido. Madeline miró desesperadamente a Gabriel, quien tuvo el descaro de parecer aliviado. —No lo mire. —Rumbelow le sacudió el brazo—. Él no puede salvarla. «Entonces —pensó Madeline— tendré que salvarme a mí misma.»

Capitulo Treinta

217


De Kerea y Sofia para Meca

¿La amaba Gabriel? Ésa era la pregunta que debería estar haciéndose Madeline. Lorne seguía apuntando a Rumbelow. —Quiero mi parte de la corona. —¿Piensas que puedo romperla en pedazos con mis manos? Haz lo que se supone que debes hacer, y apunta esa cosa hacia ellos. —El señor Rumbelow señaló a los desesperados aristócratas—. Porque tampoco puedo salir del dormitorio sin que se me vea, ¿verdad? No tardaré en regresar. Tome. —Le tendió la valija a Madeline, y le dijo a Lorne—: Sólo por si se te ocurre la idea de largarte con los despojos. —¡No puede llevarse la corona! —protestó Lorne. Gran Bill se puso detrás de él y lo golpeó en la nuca. Lorne se volvió hacia él, pero Gran Bill le dio un puñetazo en la cara y, cuando se desplomó, Gran Bill apartó la pistola de una patada. —Rumbelow va a ir al dormitorio a pasar un buen rato. —Miró aviesamente a Madeline—. Luego todos tendremos ocasión de darnos un revolcón con ella. La mano de Madeline se crispó. Frotándose la nariz ensangrentada, Lorne farfulló: —Yo no quiero ningún revolcón. Quiero mi dinero. —Volveré pronto para abrir la caja fuerte y dividir el efectivo. El tono de Rumbelow pasó de lo informativo a lo sarcástico—. Si queréis, podéis poner un guardia en la puerta. Observado por Gabriel, Rumbelow llevó a Madeline hacia la puerta. El paso de ella era largo y relajado. Se movía como lo hacía siempre, con una profunda sensualidad y la confianza en sí misma de una mujer que ha nacido en una posición de riqueza y privilegio. Parecía no ser consciente del peligro en que se hallaba o, en todo caso, no sentirse nada preocupada por él. Pero Gabriel la conocía. Sabía que Madeline comprendía muy bien el peligro que Rumbelow representaba para ella. Para todos. Y también sabía que ella haría lo que fuese preciso para salvar vidas y llevar a Rumbelow ante la justicia. Madeline era la mujer, y la persona, más valiente que Gabriel hubiera conocido jamás. Mientras la veía desaparecer por la entrada, quiso correr tras ella, apartarla de Rumbelow y matar a aquel hombre por haber osado poner las manos sobre su mujer. Lo único que lo detuvo fue un inmenso deseo de venganza por Jerry, la necesidad de capturar al navío francés que merodeaba impunemente junto a sus costas, y el saber que Maddie le hincharía las orejas a bofetadas por haber desfallecido en aquel momento. Le había dicho que confiara en él. Ahora él tenía que confiar en que ella haría su parte para capturar a Rumbelow. Madeline era Ia única ayuda de que disponía.

218


De Kerea y Sofia para Meca La sala era una confusión de damas que lloraban, lores indignados y ladrones exultantes. Gabriel vio que un lacayo de aspecto brutal mantenía acorrala da en un rincón apartado a una llorosa señorita Greene mientras iba despojándola de sus joyas de la manera más lasciva posible. Sus manos recorrían el cuerpo de la señorita Green con una libertad que la hacía encogerse y sollozar. Ver aquello sabiendo que Madeline podía estar ocurriéndole lo mismo mientras él se preguntaba si oiría un disparo, y si sería ella quien empuñaría la pistola o si se encontraría delante de ella, fue demasiado para Gabriel. Sabía que tenía que dar el tiempo suficiente a Rumbelow para que pudiera escapar a través del túnel. No demasiado tiempo, sólo una ventaja inicial que le permitiera llegar al navío francés. Mientras tanto, Gabriel ya no podía seguir soportando la inactividad. Sacando su estilete de la manga de la chaqueta, se colocó detrás del abusivo lacayo y se lo puso en la garganta. —Suéltala —murmuró—, y dame tu pistola. El corpulento lacayo rió. —¿A quién estás intentando asustar con ese pincho? —A nadie. —Gabriel incrustó los nudillos en el bocado de Adán del esbirro, y cuando el hombre se dobló sobre sí mismo, tosiendo y jadeando, Gabriel cogió una mesita y la descargó en su cabeza. La pistola salió volando por los aires. El esbirro cayó de bruces sobre el suelo. Gabriel oyó el ruido que hizo su nariz al romperse y vio manar la sangre. Uno de los lacayos se abalanzó sobre Gabriel, que se encaró con él, estilete en mano. —Vamos —lo apremió—. Estoy impaciente por tener una buena pelea. El lacayo retrocedió. Robar a las mujeres era fácil, pero no eso. ÉI sólo quería botines que no costaran demasiado de obtener. Cogiendo la pistola, Gabriel se la metió en el cinturón y fue hacia la puerta. Pasó junto a Gran Bill, quien permanecía con la pistola amartillada mientras observaba lo que ocurría en la sala al mismo tiempo que no le quitaba ojo a la puerta del dormitorio. Vaya, así que Gran Bill estaba empezando a perder la fe en su señor. Gran Bill podía ser utilizado. Podía ser valioso. —De acuerdo, vamos –le dijo. Gran Bill dio un respingo y luego apuntó a Gabriel con su pistola. —Eh, ¿adónde vas? Vuelve aquí. Os estamos robando. —En

realidad

Rumbelow

no

está

ahí

desconcertar a Gran Bill. —Sí que está.

219

dentro.

Gabriel

había

conseguido


De Kerea y Sofia para Meca —No, no está ahí. —Gabriel echó a andar por el pasillo y consideró a Gran Bill como un aliado. Boquiabierto, Gran Bill vaciló uno instante y luego siguió a Gabriel. —¿Por qué demonios te he de escuchar? Me robaste a mi mujer. —Ella es una duquesa —dijo Gabriel sin apartar la mirada de aquella pistola—. Nunca ha sido tu mujer. Gran Bill enseñó unos dientes cariados. —Yo sé qué quiere una mujer, y ella me deseaba. Pegando la oreja a la puerta, Gabriel no oyó nada. Ni rastro de sonido. Ni un grito. Ni un disparo. —¿Cuánto hace que han entrado? —preguntó. —No lo sé —balbució Gran Bill—. Diez minutos. —Eso parece. En aquellos diez minutos, Rumbelow había utilizado su cuchillo para cortar el papel de pared y abrir el pasaje. Madeline no le estaba creando ninguna dificultad y eso quería decir que, dependiendo de cuál fuera el estado del pasaje subterráneo, se moverían rápidamente. Saldrían por el establo, harían que les llevaran los caballos y partirían hacia el navío. Incorporándose mientras se apartaba de la puerta, Gabriel le preguntó a Gran Bill: —¿Oyes algo? Mirando a Gabriel como si éste se hubiera vuelto loco, Gran Bill pegó la oreja a la puerta. —No. —¿Rumbelow siempre es tan silencioso cuando disfruta del placer? Gran Bill levantó la cabeza. —No. Suele haber gritos y lloros, y aquí no los hay. —Se han ido. —Gabriel vio cómo la perplejidad y la sospecha de de Gran Bill luchaban entre sí —. Ha escapado por el pasaje. —¿Pasaje? No hay ningún... —Rumbelow encontró una manera de mantener ocupado a todo el mundo mientras se largaba. Gran Bill lanzó un escupitajo de tabaco sobre el reluciente suelo de madera. —Él no se iría dejando cien mil libras. Ese dinero todavía está en la caja fuerte. —¿De veras? —repuso Gabriel lánguidamente—. ¿Eso crees? Gran Bill había confiado en el hombre equivocado, pero no era estúpido. Apuntó la pistola hacia la manija de la puerta. Gabriel se tapó los oídos. Gran Bill hizo saltar la cerradura de un disparo. La detonación creó ecos que

220


De Kerea y Sofia para Meca resonaron por todo el pasillo. Abriendo la puerta de un puntapié, Gran Bill entró en el dormitorio. Se detuvo. Soltó una exclamación ahogada. Un agujero del tamaño de un hombre se abría en la pared, conduciendo a las oscuras profundidades del corredor subterráneo. Madeline ya no estaba allí. Se había esfumado bajo la custodia de un ladrón sin ley ni moral alguna. Exactamente tal como había expuesto Gabriel. La culpabilidad, la preocupación y el miedo corrieron por sus venas. ¿Había obrado mal? ¿Valía la venganza por Jerry la vida de Madeline? Pero ¿cómo podía echarse atrás Gabriel, cuando Rumbelow había hecho tanto mal y se tenía tan merecido que se lo hiciera desaparecer de la faz de la Tierra? Hecho una furia, Gran Bill se dirigió hacia la sala de juego mascullando feroces juramentos. Gabriel lo siguió, pisándole los talones. La escena había cambiado bastante. Lord Achard había usado su temible bastón—estoque con dos de los lacayos, dejándolos ensangrentados y gimientes. Lady Tabard protegía a Thomasin con su corpulencia y su atacante se sentía tan amedrentado por el flagelo de su lengua que había empezado a retroceder mientras alzaba su arma. El ayuda de cámara de Darnel yacía ensangrentado en el suelo, derribado por un puñetazo en la cara. El señor Darnel permanecía de pie junto a él, protegiéndolo con la clase de pugilismo que normalmente sólo se ve durante los auspicios que preceden a la subida al ring. —Le dije a Rumbelow que esto no funcionaría —murmuro Gran Bill—. Le dije que lucharían si sus seres queridos eran amenazados. Mientras un lacayo se disponía a dispararle a lord Achard, Gran Bill cogió una pistola de manos de un compinche y le disparó en la espalda. El lacayo cayó hacia delante para quedar tendido en la agonía de la muerte. La detonación hizo que la sala quedara sumida en un perplejo silencio. El humo de la pistola rodeó la cabeza de Gran Bill. —No se le dispara a un noble, idiotas —dijo—. Os seguirían el rastro hasta dar con vosotros y podéis estar seguros de que os ahorcarían. Los ladrones se removieron nerviosamente y bajaron las cabezas. En cuanto estuvo convencido de que habían quedado adecuadamente intimidados, Gran Bill se apresuró hacia la caja fuerte y se arrodilló junto a ella. Sacó una llave de su bolsillo, desmintiendo con ello la afirmación anterior de Rumbelow de que sólo había dos llaves. Abrió la puerta. Tiró al suelo los fajos de dinero, arrancó las sujeciones... y encontró hojas en blanco. Todos los presentes se las quedaron mirando.

221


De Kerea y Sofia para Meca —¿Dónde está el dinero? —preguntó Payborn. Uno de los lacayos dio un paso adelante. —Eso es lo que quiero saber yo. ¿Dónde está el maldito dinero? —Bastardo —masculló Gran Bill. —El dinero se ha ido. Ya hace un buen rato que desapareció. —Clavando en ellos una fría mirada que los amenazaba con la soga del verdugo, Gabriel añadió—: Quizá también queráis desaparecer Uno de los lacayos dejó caer las joyas que tenía en la mano. —Lo sabía. Era demasiado fácil. Encaramándose a la ventana, saltó al exterior. El combate entre caballeros y ladrones volvió a iniciarse, pero el equilibrio había cambiado. Los caballeros sabían que los lacayos no se atreverían a disparar contra ellos. Los lacayos sabían que estaban superados en número. —Bastardo —volvió a decir Gran Bill. Con una última mirada de disgusto a su alrededor, fue hacia la puerta. Gabriel se apresuró a seguirlo. Gran Bill sabía adónde ir. Con tal que pudieran llegar allí a tiempo...

Capitulo Treinta y Uno ¿La amaba Gabriel? Madeline y Rumbelow salieron del oscuro túnel cubiertos de polvo y telarañas. Madeline tosió mientras hacía su primera inspiración de aire fresco, pero él no le dio tiempo para sacudirse el polvo de encima. Haciéndola caminar a buen paso, se la llevó consigo hacia los establos. Gabriel iría tras ella, de eso a Madeline no le cabía ninguna duda. Era un hombre honorable que le había pedido su confianza, y se la había ganado. Madeline confiaba en que Gabriel iría tras ella, pero ¿por qué?¿Porque era lo que exigía el honor? ¿Porque quería atrapar a Rumbelow y obtener venganza por Jerry? ¿O porque no Podía soportar la idea de dejarla en manos de Rumbelow? ¿La amaba Gabriel? ¿Llegaría a saberlo ella alguna vez? Porque uno de ellos podía morir. La valija chocaba con su pantorrilla. Una fina lluvia caía de las bajas nubes y el cielo nublado armonizaba con el estado de ánimo de Madeline. Sabía todo lo que quería Gabriel tan claramente como si él se lo hubiera contado.

222


De Kerea y Sofia para Meca Quería que ella fuera con Rumbelow hasta el lugar de la cita para que de esa manera los hombres de Gabriel pudieran atraparlo, entregarlo a la justicia y, además, capturar el navío que lo aguardaba. Madeline entendía todo eso, pero si algo iba mal —y se acordó de demasiadas cosas que ya habían ido mal— y la mataban, ¿lloraría Gabriel? ¿La recordaría con afecto, o como la mayor calamidad que jamás había pasado por su vida? Madeline quería, necesitaba la certeza de que aquella necesidad de estar cerca de él, aquel anhelo que le desgarraba las entrañas, aquel deseo, era algo recíproco. El todo que Gabriel exigía de ella, Madeline lo quería de él. Cuando llegaron a los establos, Rumbelow despertó al caballerizo sacudiéndolo bruscamente. —¡Eh! Engancha el cabriolé. Utiliza la pareja de grises de Campion. ¡Vamos, vamos! El caballerizo contempló la lluvia y luego volvió a mirar a Rumbelow como si éste se hubiera vuelto loco. Pero se puso de pie. —Sí, señor. Lo que usted diga. Mientras el hombre sacaba los caballos de sus apriscos, Rumbelow se apoyó contra la pared y le sonrió a Madeline. —He sido muy listo, ¿verdad? Te reconocí la primera vez que te vi. Madeline dejó la pesada valija en el suelo y se frotó el brazo dolorido. —Muy listo, sí. —Sabía que podía utilizarte de alguna manera, pero nunca imaginé ganarte a las cartas. —Se alzó sobre ella tan bruscamente que Madeline dio un respingo—. Dame un beso. Con el tono enérgico que utilizaba para disuadir a su padre de sus planes más descabellados, Madeline dijo: —Antes pongámonos en camino. Gabriel no es ningún idiota No tardará en perseguirnos. —Tendrá que derribar la puerta del dormitorio, y todavía tardará un buen rato en hacer eso. Mis lacayos lo mantendrán ocupado. Poniendo la mano en el pecho de Rumbelow, Madeline alzó la mirada hacia él con fingida admiración. —Lo has planeado todo muy bien. Un golpe de genio, lo llamaría yo. —¿Genio? —le repitió Rumbelow, rozándole el cuello con los labios. —Me refiero a lo de distraer a los lacayos con la promesa de las joyas proporcionadas por las familias de los mismos jugadores a los que estabas robando. — Madeline tuvo que contenerse para no atizarle debajo de la barbilla, tal como había hecho con Gran Bill. En lugar de eso, siguió hablando—: Los jugadores están tan preocupados por la seguridad de sus familias que no se atreven a ofrecer resistencia, y los

223


De Kerea y Sofia para Meca lacayos lo están pasando tan bien robando a un montón de ricos que ni siquiera sospechan que tú has robado las apuestas previas. Levantando la cabeza, Rumbelow se apoyó contra la pared y la sonrisa de alguien que se siente muy halagado aleteó en sus labios. —Eres muy lista —le dijo—. ¿Cómo supiste que yo tenía las apuestas previas? Madeline no lo había sabido hasta que él confirmó sus sospechas. —'I'ú también eres muy listo. Nunca tuviste intención de dejarlas allí. El caballerizo regresó. —Su cabriolé está listo, señor, pero incluso con la cubierta extendida se van a mojar. —Estiró el cuello para mirar el cielo—. Si entiendo algo del tiempo, y entiendo bastante, va a hacer algo más que lloviznar. —No importa. Vamos. —Rumbelow agarró del brazo a Madeline y la empujó hacia la puerta. Madeline se resistió. Mi valija. La corona está dentro. —Tráela. Madeline cogió la valija —después de todo podría utilizar un ceñidor para atar a Rumbelow, si se presentaba la ocasión —y se apresuró a seguirlo hacia el carruaje de dos ruedas. Rumbelow la ayudó a subir. —¿Va a conducirlo usted mismo, señor? —preguntó el caballerizo. —Por supuesto. Rumbelow subió al carruaje y, quedándose de pie, cogió firmemente las riendas. Con un rápido chasquido del látigo, se pusieron en movimiento. Fueron rápidamente camino abajo, rodando a través de los charcos. Mientras dejaban atrás Chalice Hall, el señor Rumbelow miró hacia la Casa de la Viuda como si temiera que los viesen. Bien. Le preocupaba que alguien los siguiera, y el conducir le mantendría ocupadas las manos. —¿Adónde vamos? —Madeline no prestó atención a la lluvia que se colaba bajo la cubierta de cuero, y miró en torno. —A Adrian's Cove. Mi barco está esperando allí donde no puede ser visto, y la chalupa está en la playa. Al caer la noche ya estaremos en Francia. Llevaba una pistola remetida en el cinturón y un fusil en una larga funda cerca de su mano derecha, donde se hallaba protegido de la lluvia. En un tono particularmente desagradable, dijo: —Ese ridículo es bastante horrible. Si sabes complacerme, quizá te compre un guardarropa nuevo en París.

224


De Kerea y Sofia para Meca ¿París? No, París no. —En París me meterán en la cárcel. Rumbelow se secó una falsa lágrima del ojo. —Cada vida tiene que llegar a conocer su poquito de lluvia. Así que Rumbelow planeaba utilizarla y librarse de ella en cuestión de días. ¿Planearía venderla a las autoridades francesas? Éstas probablemente pagarían una buena suma por hacerse con una duquesa inglesa y luego obtener un suculento rescate de su padre, quien la había prometido al señor Knight. —Has planeado esto muy bien. Rumbelow no llevaba ninguna otra arma que Madeline pudiera ver. Disponía de dos disparos, y ella contaba con uno. Pero Rumbelow no sospechaba nada. Una ventaja, pensaba ella, pero que apenas podía compensar su corpulencia y esa astuta brutalidad suya nacida de las calles. Fuera cual fuese el plan urdido por Gabriel, más valía que lo pusiera en práctica pronto. —Hay una cosa que no entiendo —dijo Madeline—. ¿Por qué no robaste las apuestas previas la primera noche? ¿Por qué molestarse con tantos fingimientos? —Lo pasé muy bien haciéndolo. Encantar a todo el mundo, hacerles pensar que me caían bien, que yo había organizado una partida limpia. —Rumbelow usaba las riendas con una especie de orgullo, como si su propia habilidad le pareciese fascinante y lo llenara de júbilo—. Fue divertido. —Sí, ya veo que sí. ¡Pero esperar hasta el último minuto para irse! Eso parece muy arriesgado. —Mientras doblaban una curva, las ruedas se hundieron en el barro. El cabriolé se inclinó hacia un lado. Madeline se tensó, preparándose para saltar si volcaban. Azotando a los caballos, Rumbelow gritó: —¡No aflojéis la marcha, gandules! Madeline torció el gesto, queriendo arrancarle el látigo de las manos. Con un brusco tirón, los grises liberaron el carruaje del fango. —Eso está mejor —les dijo Rumbelow. Luego, en un tono normal, le dijo a ella—: No tuvo nada de arriesgado. Gran Bill es el único de mis hombres que me conoce lo bastante bien para llegar a sospechar una treta, pero el muy imbécil piensa en mí como un hermano. La brisa que olía a sal soplaba sobre el rostro de Madeline. —Antes nunca lo habías traicionado. —Nunca. Pero cuando empezó a cortejarte, supe que le estaban entrando aires de grandeza. —Y tú eres el único al que le está permitido darse aires. —Vio el destello de ira que

225


De Kerea y Sofia para Meca iluminó sus ojos y tuvo un instante de miedo, seguido por un instante de triunfo. Madeline quería que Rumbelow estuviera a la defensiva. Quería que se concentrara en cualquier cosa que no fuese la persecución y la captura. Sacudiéndose la rabia, él la obsequió con una de aquellas sonrisas. —Sí, soy el único al que le está permitido darse aires. —Le acarició la mejilla—. No te preocupes, pequeña duquesa. Llegaré a gustarte. Su engreimiento había ido creciendo hasta adquirir proporciones aterradoras. Ladeando la cara, Madeline contempló los árboles sacudidos por el viento y escrutó la espesura con la esperanza de tener un atisbo de MacAllister y sus hombres. ¿Dónde estaban? ¿Qué le había ocurrido a MacAllister? Ya se encontraban muy cerca de la costa. No tardarían en llegar a Adrian's Cove. Madeline no podía subir a ese navío francés. Tenía que hacer que Rumbelow siguiera hablando hasta que... hasta que Gabriel apareciese. «Date prisa, Gabriel. Date prisa.» —Jugaste toda la partida hasta el final sólo para demostrar que podías vencerlos a todos, ¿verdad? Rumbelow rió, esa misma carcajada enloquecida. Madeline encontró el sonido tan aterrador como antes. —Especialmente a Campion. Vencí a tu antiguo amante, el mejor jugador de cartas de toda Inglaterra, y me llevé a su mujer. —Le apretó el hombro y le acarició la mejilla—. Ahora seré una leyenda. Ganar fue bueno, y el llevarte conmigo será casi igual de bueno. Una duquesa sólo para mí. Las náuseas hicieron presa en Madeline, pero se recompuso con valentía. —¡Y no eres fea! —dijo él. —Tus cumplidos terminarán subiéndoseme a la cabeza repuso Madeline, pensando que necesitaba cambiar de tema—. ¿Dónde están las apuestas previas? —Las saqué de la caja fuerte casi tan pronto fueron depositadas en su interior. — Rumbelow señaló detrás de ellos. Están a buen recaudo dentro del maletero. Madeline se volvió, pero lo único que vio fue el oscuro cuero de la cubierta. —No me extraña que no dejaras marchar a nadie. Podrían haber utilizado el cabriolé, ¿y en qué situación te habría dejado eso? —Desde luego. —En un tono condescendiente, añadió—: Eres bastante lista para ser una aristócrata. El tono y las palabras enfurecieron a Madeline. Sonrió con todo el gélido peso de la familia, la nobleza y la historia que la precedía. —Y tú eres más bien impertinente para ser un ladrón. La mano de él voló hacia el rostro de Madeline. Ella detuvo el golpe con su brazo. Los caballos medio resbalaron, haciendo que el

226


De Kerea y Sofia para Meca cabriolé oscilara bruscamente. El ridículo de terciopelo negro golpeó a Rumbelow en el codo con todo el peso de la pistola que contenía. —¡Conduce con más cuidado! —exclamó Madeline, pero demasiado tarde. Nada distraería a Rumbelow. Detuvo los caballos con un súbito y cruel tirón de riendas y las sujetó alrededor de la guía. —¿Qué hay ahí dentro? —preguntó, disponiéndose a cogerlo— el retículo—. Dámelo. Haciendo girar el bolso de terciopelo negro con todas sus fuerzas, Madeline tuvo el deleite de sentir cómo la pesada pistola se estrellaba contra las costillas de Rumbelow, que cayó hacia atrás con un sonoro «Uf». Con el corazón en la garganta, Madeline saltó hacia el peldaño. Rumbelow la agarró por la falda. Los cierres de la cintura se soltaron. Súbitamente desequilibrada, Madeline perdió pie y cayó fuera del carruaje. Extendió las manos para amortiguar el golpe y su estómago chocó violentamente con el suelo. El barro suavizó el impacto, pero Madeline jadeó, tratando de recuperar el aliento. Cerca, demasiado cerca, los caballos hacían corvetas, sus cascos salpicándola de barro v tierra mojada. Las ruedas se movían atrás y adelante. De pronto, Madeline oyó el galopar de otros caballos. O quizá fuese que la caída le había ablandado los sesos. Rodó sobre la espalda y consiguió levantarse. Metiendo la mano en el ridículo, empuñó la pistola y la alzó. Rumbelow estaba de pie en el carruaje, intentando desenfundar el rifle. El viento sacudía los árboles. La lluvia resbalaba por el rostro de Madeline. —¡Tíralo! —ordenó—. Levanta las manos. No había liberado la pistola de su elegante funda. Rumbelow Ia miró y rió. —¿Qué vas a hacer, dispararme con tu ridículo? Con un solo movimiento, se llevó el rifle al hombro. Santo cielo, iba a tener que matarlo. Echando el percutor hacia atrás, Madeline apuntó a su corazón. Por la curva del camino, Gran Bill apareció cabalgando un gran corcel ruano. —¡Bastardo! —le gritó a Rumbelow mientras agitaba una pis tola—. ¡Condenado bastardo ladrón! El rifle giró rápidamente. Rumbelow le disparó en el estómago. Una mancha carmesí floreció debajo de las costillas de Gran Bill. Gritó, un chillido incoherente de dolor y rabia. Extendió los brazos, como para dar la bienvenida a la muerte, y se desplomó del caballo sobre la hierba al lado del camino. El corcel se encabritó, saltó sobre el cuerpo y galopó directa mente hacia

227


De Kerea y Sofia para Meca Madeline. Ella saltó hacia la maleza para esquivarlo y el corcel pasó atronando junto a ella, tan cerca que el vaho de su cuerpo le rozó la cara. Madeline se tambaleó, pero se recuperó. Había perdido la pistola. Rumbelow volvió a reír, y esta vez no paró de hacerlo. Aquel sonido de espantosa diversión siguió y siguió hasta que Madeline quiso taparse los oídos con las manos. Rumbelow empuñó su pistola. Madeline buscó frenéticamente. Vio el terciopelo negro arbusto. Vio la pistola fuera de la funda. Corrió hacia ella, pero sabía que iba a llegar demasiado tarde. Rumbelow seguía riendo. La apuntó con su pistola y rió más fuerte. Madeline iba a morir. «¡Gabriel!» Se oyó un disparo. Pero Madeline no sintió nada. Ningún dolor desgarrador, ninguna súbita parálisis. La risa de Rumbelow cesó. Se bamboleó. Empuñando su pistola, Madeline la amartilló y tomó puntería... y vio caer a Rumbelow, una herida en su pecho y una expresión de sorpresa en su apuesto rostro. Madeline no lo entendió. Entonces Gabriel llegó al trote por el centro del camino, y Madeline comprendió. Gabriel arrojó lejos su pistola humeante y se quedó inmóvil encima de la grupa de un corcel gris sin ensillar, su pecho subiendo y bajando rápidamente. Gabriel había matado a Rumbelow. Lo había matado y le había salvado la vida a Madeline. Ahora la miraba como si ella fuese la encarnación de todos sus sueños. —Gabriel... —Los músculos de Madeline, envarados por la tensión, le dolieron cuando bajó la pistola. Fue tambaleándose hacia él—. Gabriel... Él desmontó y fue hacia ella. Se encontraron en el centro del camino embarrado. El viento silbaba y la lluvia caía en torrentes que no paraban de crecer, pero ellos no se enteraron. Habían vengado a Jerry. Habían librado al mundo de un villano de negro corazón. Estaban vivos. Y se tenían el uno al otro. Gabriel la tomó entre sus brazos, estrechándola con tanta fuerza que ella apenas si podía respirar. No necesitaba respirar. Sólo necesitaba a Gabriel. Madeline fue depositando frenéticos besos a lo largo de su mandíbula. La lluvia le entraba en la boca. Hubiera podido ahogarse, pero eso le daba igual con tal de que estuvieran juntos. Gabriel tomó sus labios con los suyos y la besó como si ella fuera su corazón, su alma, como si no pudiera vivir sin ella. Madeline quería hablar, contarle cómo se sentía. Pero en cambio Se dedicó a disfrutar del sabor de Gabriel, el aroma de Gabriel, el espléndido calor y la maravillosa proximidad de Gabriel. Finalmente, él bajó la mirada hacia ella. —Me sentiría un poco más a gusto si apartaras esa pistola.

228


De Kerea y Sofia para Meca —¿Qué? Oh. —Madeline miró el arma, todavía aferrada entre unos dedos cuyos nudillos se habían puesto muy blancos. Apenas podía creer que todo hubiera terminado—. No me atrevía a soltarla. —Maddie —dijo él en voz baja y llena de vehemencia—, me da igual lo buena tiradora que seas, me da igual que seas una duquesa y la mujer más capaz que he conocido jamás. La próxima vez que nos encontremos enfrentándonos a un villano, cualquier clase de villano, quiero que grites y te desmayes. Madeline rió. Él no estaba sonriendo. No estaba bromeando. —Al menos entonces sabré dónde estás. Al menos entonces sabré que puedo protegerte. Poniéndose seria, Madeline le acarició la mejilla mojada. —¿Estabas preocupado? —¿Preocupado? —Rió ásperamente—. ¿Te habías dado cuenta de que perdí la partida a propósito? —Lo sospechaba. Estaba de pie detrás de ti, ¿recuerdas? —Sacudió la cabeza—. Nunca sabrás lo mucho que me costó no gritarte por lo mal que estabas jugando. —Me lo puedo imaginar. —Seguía sin sonreír—. Me dejé vencer sabiendo que tú mantendrías la palabra que me diste e irías con él. Ella se envaró, dejando de sentirse divertida. —¿Tan seguro estabas? —Juraste que eras mía para todo lo que quisiera ordenar. Juraste eso hace cuatro años. Y eres la duquesa de Magnus. —Gabriel desvió la mirada como si no pudiera soportar ver lo que había en el rostro de Madeline—. Sabía que no faltarías a tu palabra. Con delicadeza, Madeline le hizo volver nuevamente los hacia ella. —Del mismo modo en que yo sabía que tú tenías un plan. —¡Un plan! Supongo que podrías llamarlo así. Necesitaba ayuda, y con MacAllister desaparecido tú eras mi única esperanza. —¿Tu única esperanza? —preguntó Madeline, y sonrió—. Eso me gusta. —A mí no me gustaba nada. ¡Depender de mi mujer y enviarla al peligro sólo porque sabía que tenías una pistola y sabías utilizarla! —Gabriel sacudió la cabeza, el horror y la desesperación confundiéndose en sus facciones. —De veras, no me importó. —Ahora que todo había terminado bien, Madeline descubrió que realmente no le importaba—. Querías que yo fuera con Rumbelow al navío francés y lo mantuviera allí hasta que tú y tus hombres llegaseis. Podría haberlo hecho perfectamente. —Demos gracias a Dios de que no tuvieras que hacerlo.

229


De Kerea y Sofia para Meca —Lo digo de verdad, Gabriel. Sabía que no me apostarías y me perderías, a menos que fuera necesario para detener a Rumbelow, tenía fe en ti. —Cuando te perdí, tenías tus dudas. Madeline titubeó, pero la honestidad la obligó a responder: —Me dijiste que no eras como mi padre. Y no lo eres. Eres completamente distinto. Tú eres alguien en quien se puede confiar, y todo lo que yo siempre he soñado. Gabriel bajó la mirada hacia ella y luego asintió abruptamente, aceptando su afirmación. —Se puede confiar en mí, pero ¿sabes lo asustado que estaba? —Cabalgando a pelo sobre un ruano castrado como un caballero empobrecido que acude al rescate—. ¿Preguntándome si llegaría a tiempo? ¿Si te encontraría herida o muerta? —Apretándole la mano, le besó los dedos—. ¿Preguntándome si me perdonarías por haberte apostado, por haberte perdido, por haberte enviado al peligro armada únicamente con una pequeña pistola? Dios mío, Maddie, ¿cómo podré llegar a explicarte alguna vez...? Un leve ruido resonó detrás de ellos. Gabriel se envaró y miró por encima del hombro de Madeline. —¿Qué...? —Ella también miró. Gran Bill había rodado, reptado por el suelo y logrado ponerse de pie y ahora estaba apuntando a Madeline con su pistola. —Perra —murmuró. Alzando su pistola, Madeline apretó el gatillo al mismo tiempo que Gran Bill apretaba el de su arma. Las dos pistolas rugieron al unísono. El cuerpo de Gabriel chocó con el de Madeline. Cogiéndolo en sus brazos, ella fue inclinándose lentamente hasta quedar de rodillas, el peso de él arrastrándola hacia el suelo. Le habían dado. Santo Dios, Gabriel estaba herido.

Capitulo Treinta y Dos

230


De Kerea y Sofia para Meca

—¡Gabriel! —Madeline se arrodilló y sostuvo a Gabriel en su regazo mientras trataba de levantarlo del barro—. ¡Gabriel! —Poniéndole la mano en el pecho, lo sintió subir y bajar. Estaba vivo. Pasando las manos por su espalda, Madeline encontró la herida en su hombro derecho, pequeña y horrible. La sangre le manchó la mano, sangre que fue rápidamente lavada por la lluvia—. Por favor, Gabriel... Los labios de él se movieron. Inclinándose, Madeline acercó el oído a sus labios. —¿Qué? Dímelo. —Deja... de gritar —murmuró él—. Me encuentro... bien. Ella se incorporó —No estaba gritando. Y no te encuentras bien. —Podría ser peor. —Abriendo los ojos, Gabriel alzó la mirada hacia el cielo encapotado—. Podría estar lloviendo. Madeline le quitó el corbatín con mucho cuidado. —No estás siendo nada gracioso. —Pero al menos hablaba. Iba a vivir, con tal que ella consiguiera que la herida dejase de sangrar. —Y tú no tienes ningún sentido del humor. —Tragó aire con dificultad— ¿Lo has matado? Madeline ni siquiera tuvo que mirar el cuerpo que yacía entre la maleza. —Claro. —Ésa es mi chica. —Otra inspiración de aire hizo estremecer todo su cuerpo—. Yo también mataría por ti. —Ya lo hiciste. —Moriría por ti. —Ni... se... te... ocurra. —Madeline envolvió con el corbatín la herida de Gabriel y lo ató con un nudo bien apretado—. Ni se te ocurra, ¿de acuerdo? —Miró en torno. Necesitaba ayuda. No había ninguna disponible—. ¡Maldito MacAllister! ¿Por qué no puede estar aquí la única vez que necesito su presencia? Gabriel rió entrecortadamente. —Si te ayudo, ¿podrás subir al carruaje? —preguntó ella. —Si me ayudas. —Los ojos de Gabriel eran rendijas de dolor—. Quédate conmigo. —Pues claro que me quedaré contigo. —Para siempre. —Para siempre. —Lágrimas que no podían ser más ridículas brotaron en los ojos de Madeline—. Y para siempre es un montón de tiempo, así que más vale que sobrevivas para verlo. —Ésa es mi chica. —Sonrió y alzó lentamente la mano izquierda para apartar los

231


De Kerea y Sofia para Meca cabellos empapados del rostro de Madeline—. ¿Así que me perdonas por haberte apostado? ¿Y por haberte perdido? —Entendí lo que pretendías. —Qué cosa tan estúpida por la que preocuparse ahora, cuando ambos habían hecho frente a la muerte y él yacía tendido en el barro con una herida de pistola en el hombro. —La comprensión me importa un comino. Lo que quiero es el perdón. —¡Te perdono! Tirándole del pelo, él la hizo acercar la cabeza y miró en sus ojos —Maddie, te amo. Ella vio que el rojo de la sangre empezaba a manchar la blancura del lino y soltó una maldición. Gabriel abrió mucho los ojos. —¿Eso significa que no me amas? —Te adoro. Te amo. —Se quitó el ceñidor y lo ató encima del corbatín—. Incluso me sentiré emocionadísima al saber que tú me amas... cuando te tengamos acostado en una cama y un médico esté sacando esa bala de tu hombro. —Así que me amas. Madeline quería decirle que se callara, que reservase su aliento para vivir, pero en aquel momento había cosas que necesitaban ser dichas. —Siempre te he amado. ¿O acaso pensabas que haría esas cosas... contigo... si no te amara? Cuando volvió a hablar la voz de él sonó un poco pastosa, pero sonreía de nuevo. —¿A qué cosas te refieres? —Ya te lo mostraré cuando estés mejor. —Me curo muy deprisa. —Más te vale. —Se inclinó y le besó los labios. Ambos estaban empapados y cubiertos de barro. Y los labios de él eran cálidos y generosos... y estaban vivos—.Te amo—murmuró ella—.Te amo. Te amo. —¿Te casarás conmigo? —Sí. —Pero ella ya había dicho que sí antes, y luego no lo ha bía hecho. Esperó para ver si Gabriel dudaba de ella. En vez de eso, él sonrió. —Hoy. Al parecer pensaba vivir lo suficiente para llegar a la iglesia, y una pequeña parte de la tensión que sentía Madeline se disipó. Si Gabriel había decidido que viviría, entonces viviría. —Antes deberán publicar las capitulaciones. Como mínimo tendrán que transcurrir cuatro semanas.

232


De Kerea y Sofia para Meca Él la miró con aquella intensidad que la dejaba sin respiración. —Tengo una licencia especial —dijo después. —¿Una licencia especial? —Madeline lo miró sin entender—. ¿Cuando la has obtenido? —Hace cuatro años, y la he llevado conmigo a todas partes esperando el día en que volverías a casa conmigo. —Debía de estar padeciendo mucho dolor, pero no parecía pensar en eso mientras la miraba, sus hermosos ojos circundados por los oscuros ribetes de sus pestañas—. Cásate conmigo hoy. Madeline quería decirle muchas cosas. Quería acusarlo de exceso de confianza en sí mismo. Quería decirle que no había vuelto a casa con él. Quería rescatar aquel orgullo que Gabriel había hecho añicos con su arrogante apuesta. Pero lo que hizo fue entrelazar sus dedos helados entre los de él. —Hoy.

Fuera de Chalice Hall destellaba el relámpago y rugía el trueno. El viento aullaba alrededor de las gárgolas y hacía que el humo volviera a bajar por las chimeneas, y la lluvia caía en torrentes que desbordaban los arroyos y convertían los caminos en un cenagal. El reloj dio la medianoche en el pasillo. Madeline estaba sentada en una silla al lado de la cama, haciendo girar el anillo de sello de Gabriel en su dedo y contemplando a su esposo mientras éste dormía. La luz de la vela temblaba sobre su rostro macilento. La herida le dolía y seguiría doliéndole durante días, pero —Madeline tocó su fresca frente— no mostraba señales de infección. Sin apartar la mirada de él ni por un solo instante, volvió a sentarse. Colocando las piernas debajo de su cuerpo, se envolvió los pies con el camisón blanco y ciñó el chal de cachemira alrededor de sus hombros. Madeline se alegraba de estar bajo techo en una noche semejan te. Ya había tenido viento y lluvia más que suficientes unas horas antes, cuando sostenía la cabeza de Gabriel en su regazo y los dos su juraban su amor. Habían sido bruscamente interrumpidos por MacAllister, quien cojeaba a causa del accidente que lo había hecho llegar con tanto retraso. Tan cascarrabias como siempre, el ayuda de cámara no paró de protestar y quejarse ni un solo instante mientras ayudaba a Gabriel a levantarse y subir al carruaje. Había estado recorriendo

233


De Kerea y Sofia para Meca los alrededores en busca de ellos, les dijo. Los hombres del rey ya tenían bajo su custodia al navío francés. Excepto por los cadáveres de unos cuantos delincuentes y algunas mujeres histéricas, en Chalice Hall todo iba bien. Mientras ponía en movimiento a los caballos, MacAllister gruñó: —Pero evidentemente, no puedo dejaros solos sin que os metáis en líos. La extracción de la bala había sido relativamente sencilla. Con reposo absoluto en la cama durante un par de semanas y mucho caldo de buey y vino tinto, el médico había diagnosticado una recuperación completa para Gabriel. Al principio el anciano clérigo no se había mostrado nada complacido al tener que celebrar un matrimonio acatando la autoridad de un documento que databa de cuatro años atrás, pero una amplia donación a su orfanato lo había convencido de oficiar la ceremonia. MacAllister había hecho de padrino para Gabriel. Thomasin había hecho de madrina para Madeline. Y todos los invitados llenos de moretones y todavía bastante conmocionados que cupieron en el dormitorio habían actuado en calidad de testigos. Tan pronto la tormenta amainase, se irían de allí, con sus apuestas previas a buen recaudo, para difundir la historia de la maravillosa partida y de cómo lord Campion había perdido una mano de cartas a fin de derrotar a un canalla, capturar un navío francés... y contraer matrimonio, por fin, con la duquesa de Magnus. Una sonrisa danzó en el rostro de Madeline. Casada. Con Gabriel. Aquella ridícula apuesta de su padre había quedado completamente anulada y carente de efecto. El señor Knight se enfadaría muchísimo, naturalmente, pero ella se encargaría de explicárselo todo y... No. Gabriel insistiría en que era a él a quien le correspondía explicarle a Knight cómo estaban las cosas, y Madeline estaría encantada de que asumiera esa responsabilidad. Confiaba en él para que supiera salir bien librado de aquella ardua empresa. Una súbita conmoción en el pasillo hizo aparecer un fruncimiento en su frente. ¿Acaso no sabían todos que Gabriel necesitaba descansar? El sonido se aproximó. Poniéndose la bata, Madeline se apresuró a ir a la puerta para acallarlo. MacAllister fue cojeando hacia ella, tendiéndole una hoja sellada de papel. —Excelencia —le dijo—, esto llegó hace un momento para vos, entregado por vuestro sirviente. El pobre Dickie venía calado hasta los huesos, y no quiso escucharme cuando le dije que estabais durmiendo. El carruaje se quedó atascado en el barro y después él hizo la mayor parte del camino andando, y ahora dice que no quiere irse de aquí hasta que hayáis leído esto.

234


De Kerea y Sofia para Meca Madeline reconoció la letra de la hoja. —E lean o r . ¿Estaría enferma? ¿Muerta? ¿Le habría hecho algún daño Knight? El pánico hizo presa en Madeline mientras rasgaba el sello que cerraba la hoja. Cuando hubo leído la breve nota, levantó la cabeza para ver a Gabriel despierto y mirándola con preocupación. —¿Qué sucede, cariño? —preguntó. —Es Eleanor. Dice que a menos que yo vaya allí inmediata mente, mañana al mediodía se casará con el señor Knight.

235


Places 01