Page 1

Año 1 • Número 1

Entrevista con

Romualdo Vega Arciniega ex director de Gayosso

La unión hace la fuerza Reflexión:

Historia funeraria de

Juan Manuel Bravo, de Funerales Carrasco

Modelo

SER+

para la industria funeraria


Detrás de cada Proveedor de Servicios Funerarios Exitoso está Matthews con múltiples soluciones.

Matthews Cremation: El estándar de excelencia en soluciones para la cremación Durante más de 50 años, Matthews ha estado a la vanguardia de la tecnología, innovación y amplitud de productos y soluciones de cremación para nuestros miles de apreciados clientes. Cuando se trata del éxito de sus servicios de cremación, no haga concesiones y asóciese con una empresa que ha demostrado, proyecto a proyecto, por qué somos los líderes de la industria. Para saber más acerca de cómo puede ayudarle Matthews con su negocio de cremación, lo invitamos a visitarnos en www.matthewscremation.com o hablar directamente con nuestro representante en México. www.matthewscremation.com • USA Fax: 407 886 5990 Lucas del Palacio – Representacion Mexico Tel.: (55) 8996 9155 • E-mail: matthews-mexico@lpointernacional.com

A P R O V E C H E

L A

O P O R T U N I D A D ATAÚDES PARA CREMACIÓN


Contenido Directorio Grupo Sowilo S.A. de C.V. PRESIDENTE DIRECTORA DE DESARROLLO COLABORADORES

Carlos Lozano O´Reilly Teresa Rodriguez Fragoso Ángel E. Ángeles Elsa Villatoro Agustín Laura Guerrero Mora Lizbet Fuentes Duarte Mario Toribio Aragón Samantha Paz Peláez Willy Toribio Aragón

Calz. Ticoman NO 1333-C Tel. 5752.8370, 5752.2176 01 800 888 9999 revista@alternativas.biz

Editorial Paralelo 21 S.A. de C.V. DIRECTOR GENERAL DIRECTOR EDITORIAL ASISTENTE EDITORIAL EDITORA GRÁFICA COEDITOR GRÁFICO ASISTENTE GRÁFICO PORTADA

Luis Jorge Arnau Ávila Alejandro Toussaint Miledi Rodríguez Ramos Karina Flores Bruno Pérez Chávez Alonso de la Serna Pichardo Bruno Pérez Chávez

Tel. 56 16 07 71 www.mexicanisimo.com.mx contactanos@mexicanisimo.com.mx

Guardían de los Muertos, revista trimestral , enero 2010. Editor responsable: Teresa Rodríguez Fragoso © La revista Guardian de los muertos es una marca registrada. Derechos Reservados. Número de Certificado de Reserva Pendiente. Certificado de Licitud de Título en trámite y Certificado de Licitud de Contenido en trámite, ante la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Domicilio de la Publicación: Benito Juárez No. 2, Colonia San Ángel, C.P. 01000 Del. Álvaro Obregón, México, D.F.

Editorial

4

La voz del guardián

La voz del guardián de los muertos

6

La reflexión del guardián

La unión hace la fuerza

8

Conversando con... Romualdo Vega Arciniega

Un experto del sector

10

Imprenta: Preprensa Digital S.A. de C.V. Tanto las fotografías como los artículos que aparecen en Guardián de los Muertos reflejan la opinión personal de los autores y son responsabilidad de los mismos. Prohibida la reproducción parcial o total en cualquier medio. Guardían de los Muertos es publicado por Editorial Paralelo 21 S.A. de C.V. ISSN En trámite. La reproducción, uso y aprovechamiento por cualquier medio de las imágenes pertenecientes al patrimonio cultural de la nación mexicana, contenidas en esta obra, está limitada conforme a la Ley de Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos, y la Ley Federal del Derecho de Autor; su reproducción debe ser aprobada previamente por las autoridades pertinentes y la editorial.

Historia Funeraria

La experiencia de Juan Manuel Bravo

16

La Industria Funeraria

2

¿Cómo vive la industria de la muerte?

20

Clasificados

24


Editorial

L

a muerte es un gran misterio y un destino común. Todos, queramos o no, nos encontramos con ella, porque la vida y el tiempo no perdonan y la muerte llega, se impone y termina con nuestros sueños, planes y deseos. Quizás, es la razón por la que la muerte no goza de gran prestigio; pensar en ella nos despierta sentimientos de angustia y miedo. La muerte se presenta entre infinitas posibilidades y circunstancias. Hay quien muere de viejo o sorpresivamente, sin haberlo sospechado. Al final, todos morimos: jóvenes y viejos, ricos y pobres, famosos y personas comunes, bellos y feos, los que fueron felices y los que no, los que se preparan y despiden y los que se resisten. Pero no hay muerte sin vida; no existe la una sin la otra. Cuando nacemos, hay que prevenir y atender tantos detalles, condiciones especiales y trámites. Un bebé nace y necesita de un lugar especial y adecuado, se registra fecha y hora de su nacimiento, se hacen papeleos, se levantan actas; hay ropa, comida y cuidado especial, también un grupo de personas que trabajan, se especializan y dedican su vida a atender y cuidar del nacimiento de alguien. Y casi no notamos que igual pasa con la muerte. Un cadáver necesita de cuidado, espacio y condiciones especiales; se registra la fecha y hora de la muerte, se hacen tramites y papeleo, y también se necesita de personas que dedican su vida a la atención y cuidado de los muertos. Y es que en el tránsito de morir a descansar en paz, se atienden y cuidan muchos detalles. Podemos empezar, sin la intención de un orden preciso por quien se encuentra con el cadáver para empezar los preparativos y cuidados, el carrocero quien lo transporta, unas veces en un viaje corto pero también hay muchos que mueren lejos, así que el viaje y la compañía se hacen más largos; cuando es necesario hay que embalsamar, conservar y cuidar el cuerpo de la mejor manera para cumplir el deseo de familiares y amigos que esperan verlo antes de su destino final; también hay que vestir y maquillar al cadáver, ofrecer y lograr su mejor cara para su último encuentro y despedida; se preparan las capillas bien conservadas y limpias para hospedar el cadáver y recibir a todos aquéllos que llegan a este última despedida; se adorna con flores y se prenden velas y cirios; el fabricante de ataúdes crea lo que será el último lecho que recibirá y acogerá el cadáver; el sepulturero prepara el terreno que será su última morada; se puede cremar y entonces hay que encontrar entre la variedad y deseo de quienes fabrican urnas, la más adecuada para conservar las cenizas de quienes han muerto. En el mundo de los muertos se participa de muchas maneras, que nos convierten en protectores y guías. Cuando nacemos todos nos hallamos desvalidos e impotentes. Sin el cuidado y el afecto que recibimos no hubiéramos sobrevivido. De la misma manera, en la muerte nos encontramos incapaces de valernos por nosotros mismos, necesitamos de quien, con su trabajo y dedicación, cuide y acompañe ese instante que es la muerte, que nos pone en una situación de cambio y nos lleva por el inevitable camino de la metamorfosis de nuestro cuerpo y alma. Por lo que todos quienes trabajan, participan y viven en el mundo de los muertos, comparten un camino, una misión: la de acompañar, cuidar y guiar en este trance de la muerte. Todos ellos somos El guardián de los muertos.

Teresa Rodríguez Fragoso


g

La voz del

La voz del guardián

E

6

uardián de los muertos

Por Carlos Lozano O’Reilly

l guardián de los muertos somos todos. Y ésta es la voz que nombra nuestra conciencia. La voz del guardián expresa reflexiones, quejas, reconocimientos y dudas. Puede convocar, regañar, proponer y respaldar, buscando con orden y congruencia el bien común de nuestro gremio, deseando el éxito y la abundancia para todos los que participan en el sector funerario. ¡Incongruencia! El presidente Calderón, en abril de 2009, declaró estado de contingencia sanitaria, debido a la influenza A H1N1. En mayo, decretó suspensión de labores en todos los centros de trabajo (empresas, fábricas, negocios y demás establecimientos), salvo labores indispensables, para hacer frente a la situación de emergencia. Estas labores se referían a hospitales, clínicas, farmacias, laboratorios, servicios médicos, gasolineras, mercados, supermercados, distribución de gas y energía eléctrica, servicios de limpieza y seguridad pública. Además de transportes públicos, puertos, aeropuertos, carreteras y telecomunicaciones. Y ¿las funerarias?, ¿no somos de primera necesidad? En estados de contingencia, por un terremoto o pandemia mortal, si el gobierno no permite que laboren las funerarias, entonces, ¿qué vamos a hacer con nuestros muertos? Espero que a Felipe Calderón no se lo ocurra copiar el modelo funerario haitiano. Cajas pecadoras. Tú eres fabricante de ataúdes, tal vez diriges un negocio generacional y te la rifas a diario con los problemas y amenazas que implica tener una empresa en nuestro país. Los ataúdes usados se revenden en algunos crematorios por el 10% de su valor. Has calculado ¿cuánto pierdes al año por los ataúdes que dejas de vender? Y tus clientes (los funerarios bien establecidos), ¿cuántos pierdes por esta competencia desleal que se genera con quienes comercian con estos ataúdes? ¿Con quién te quejas? ¿Has hecho algo? O te vale.

Embalsamada Express. Tú que te has preparado y tienes el conocimiento del arte de embalsamar, sabes lo importante que es para los dolientes que su difunto esté bien presentado, para que el proceso de duelo sea menos doloroso. ¿Qué opinas de quienes ofrecen sus servicios por 300 pesos y lo tienen listo en 40 minutos? ¿Podrías hacerlo más rápido y más barato? Por qué no definimos qué implica un procedimiento adecuado de embalsamamiento y acordamos una tarifa mínima. Guerra de precios. ¿A dónde nos lleva la guerra de precios de los servicios funerarios? Los hoteles están catalogados con estrellas, que se asignan en relación a ciertas características y requerimientos acordados por la Asociación de Hoteleros. Cuando uno contrata una habitación, sabe qué esperar en cuanto a la categoría, servicio y precio del hotel. Por qué no hacemos lo mismo con las funerarias y establecemos categorías y precios mínimos. En lugar de estrellas, podrían ser coronas. La única forma de ser más fuertes, de regular, conciliar y proponer, es siendo más participativos y unidos. La voz del guardián de los muertos te invita a que formes parte de las organizaciones gremiales que existen. Si en tu localidad no hay una, investiga quién ha formado alguna, o si tienes capacidad y te gusta, forma una asociación. Si ya estás en una, paga tus cuotas puntualmente y participa. El Guardián de los Muertos te invita a que opines y participes en el foro www.guardiandelosmuertos.com.mx. De esta forma podrás contactar con líderes de asociaciones, funerarios y fabricantes, interesados en mejorar su condición económica, su imagen y su país.


fuerza

La

uniónhace la

Por El Guardián

Los primeros hombres y mujeres debieron tener una forma de organizarse que los llevó a formar los primeros grupos sociales: las tribus, que son las raíces de las naciones y culturas de hoy en día. Estas tribus tuvieron que agruparse y organizarse con un fin y un propósito común. Sin este principio de grupo no hubiera sido posible el desarrollo tecnológico y económico, ni la transformación del hombre y su desarrollo.

La reflexión del guardián

T

8

odos pertenecemos e interactuamos en diferentes grupos: familiar, vecinal, escolar, social, laboral, etcétera. Una característica común de los grupos es la relación e interacción constante entre quienes lo conforman, lo cual crea una interdependencia en la que cualquier cambio, cualquier acción, para bien o para mal, repercute y afecta, en todos los que participan y conforman al grupo. Los efectos del trabajo en equipo son más positivos que el trabajo individual, porque los logros alcanzados son la suma del trabajo y participación de todo el grupo. El sector, la familia o gremio funerario (no importa cómo lo llames), es el grupo al que pertenecemos, en donde nos relacionamos e interactuamos. Si participamos en nuestro grupo manteniéndonos aislados, centrados en nuestro propósito y fin individual, el grupo se debilita, pierde su propósito y no logra llegar a la meta. Por ejemplo, cuando vendo un servicio pensando en un beneficio inmediato y, para esto, bajo mis precios pensando que “gano”, obtengo dos resultados. Uno, a corto plazo: abarato mi servicio, tengo trabajo, cobro por éste y, además, le “gano” a los otros. A largo plazo, bajar mis precios hoy significa devaluar y empobrecer


mi trabajo y el de todo el grupo en el futuro cercano, obligándonos a tener mala calidad en nuestros servicios, fomentando la salida fácil de trampas, corrupción y competencia desleal, que nos mete a todos en una trampa que nos pierde y nos atrapa. La industria funeraria enfrenta cambios constantes, como el aumento de cremaciones y, con esto, la disminución de demanda en el mercado de ataúdes. Presionan las tendencias para introducir ataúdes de cartón y materiales reciclables, con los que se ven afectados los funerarios cuando venden sus servicios, pues su precio está sujeto al precio del ataúd. A todos nos perjudica la competencia desleal y venta de ataúdes usados. El mercado de urnas está saturado: entran y salen fabricantes y, en esta competencia, los márgenes de utilidad resultan muy bajos. Empresas ajenas a la industria funeraria (bancos y aseguradoras),se perfilan para vender servicios a futuro y, con esto, ¿cómo se verán afectados los funerarios? Frente al gobierno, nos encontramos con trámites en diferentes instituciones que no están unificados y que tienen procesos burocráticos y complicados, que promueven la corrupción

• Telésforo García Carrera, propietario de Funerales Olimpia, quien es presidente de la Asociacion de Propietarios de Funerarias y Embalsamadores del D.F. A.C., que se fundó en 1957, en la cual participan 200 agremiados y actualmente trabajan en una iniciativa que busca tener registro civil las 24 horas en el Distrito Federal. • Karla Castillo Alba, propietaria de Funerales Eternal, en Dolores, Hidalgo, quien es presidenta de la Asociación Nacional de Directores Funerarios A.C., fundada en agosto de 2009, la cual cuenta, actualmente, con la participación de 15 socios activos de diferentes estados. Algunos de sus objetivos son promover el desarrollo y crecimiento del gremio, unificar la calidad de los servicios entre sus agremiados, capacitación, así como apoyo y representación de sus agremiados, ante instituciones gubernamentales y particulares. • Antonio Martínez García, dueño de Funerales San Rafael del Centro, en Celaya, Guanajuato, quien es presidente de ATEMBAL, la cual se fundó en 1981, cuenta con 58 agremiados. Ellos imparten cursos y diplomados de embalsamamiento, están avalados por la Secretaria

Si todos participamos y estamos unidos, seremos más fuertes y podremos lograr nuestro propósito y fin común. haciendo lentos e ineficientes a nuestros servicios. Sin una conciencia de comunidad y de grupo, el sector funerario se encuentra débil para enfrentar y resolver sus problemas, para avanzar hacia mejores resultados que beneficien a la industria funeraria. Parece que el ciclo de las asociaciones es corto y rápido. Se une un grupo con mucho entusiasmo, se pagan las primeras cuotas, se habla de lo que se puede hacer, se tienen convivencias e iniciativas y, pronto, se pierde el entusiasmo, con lo cual, se pierde asistencia, pago de cuotas, el grupo se debilita y quienes continúan no cuentan con la fuerza para alcanzar la meta. Sin embargo, hay muchas asociaciones que se mantienen trabajando, buscando beneficios y soluciones. Contactamos y colaboraron con nosotros: • Cristian Ureña, propietario de Funerales Ureña, presidente de la asociación Unión de Propietarios de Funerarias y Servicios Conexos de León, Gto., A.C., fundada en 1989, cuenta con 20 agremiados y, entre sus logros, resolvieron quitar el uso de placas y permisos de servicio público para carrozas y vehículos fúnebres. También, en el Hospital General de León, establecieron un rol evitando el coyotaje entre funerarias.

de Salud a nivel regional y trabajan para promover el arte de embalsamamiento de los cadáveres. • Martell Zapian, de Funerales Zapian, compartió con nosotros información y documentación de la negociación exitosa entre funerarios importantes y autoridades de salud del estado de Nuevo León, para simplificar los trámites de traslado. Así se cree en la honestidad del funerario, dando las autoridades cinco días hábiles, posteriores al traslado del cuerpo, para presentar en papel membretado de la empresa funeraria con los datos solicitados, evitando así la corrupción en este trámite, haciendo más eficiente el trabajo del funerario y beneficiando al doliente que puede resolver en menos tiempo la situación de su difunto. El Guardián de los muertos pone a su disposición esta valiosa información para que se pueda implementar esta medida en todo el territorio mexicano. “La unión hace la fuerza” y valdría la pena participar y sumar nuestro esfuerzo y trabajo en beneficio de nuestro grupo. Si todos participamos, trabajamos con una sólida visión de equipo y estamos unidos, seremos más fuertes y podremos lograr nuestros propósitos y fines comunes.

9


U

n experto

Por Teresa Rodríguez Fragoso

del sector R

Conversando con... Romualdo Vega Arciniega

“Gayosso comenzó en un local muy chiquito, entre las calles 5 de mayo e Isabel la Católica”.

10

Romualdo Vega Arciniega nació en la Ciudad de México el 20 de noviembre de 1938, contrajo matrimonio religioso y civil en 1967 con Azucena Carranza Rubio; tuvieron dos hijos: Héctor y Javier. Estudió Administración de Empresas en la Universidad Iberoamericana, en la generación 58-62. Inició su vida laboral en el despacho de Asesoría Administrativa del Lic. Agustín Reyes Ponce; fue secretario del departamento de Ciencias Económicas y Administrativas en la Universidad Iberoamérica, donde también fue maestro de materias como: Principios de Organización Industrial, Administración de Sueldos y Salarios, Administración de personal, entre otras. Se desempeñó como director general en empresas del ramo funerario como Grupo Gayosso, por 33 años; Asociación Franco Mexicana Suiza y Belga I.A.P., por dos años; seis años en Mausoleos del Ángel; y en Servicios Funerarios Lomas, durante año y medio. En los últimos dos años ha prestado servicios de asesoría a diferentes empresas como Aeternum, en Querétaro; Luz Eterna, en Chihuahua; Mausoleos y Funeraria, en Veracruz; y Valle de los Ángeles, en Puebla. Recibió la distinción del premio Agustín Reyes Ponce, en reconocimiento a su trabajo como mejor administrador, el 15 de noviembre de 1992.

Su historia “Mi familia no tuvo nada que ver con el ramo funerario. Mi papá tenía un restaurante y siempre estuvo en el ramo de servicios. Gracias a él, conocí algunos sindicatos y cómo operaban. Así empezó mi interés y preocupación por los trabajadores. Desde niño tuve inclinación y preocupación por la gente, esto hizo que en mi vida, desde la primaria,


secundaria, preparatoria e, incluso, en los scouts (que nada tienen que ver en esto), así como en todos los medios que me desempeñé, fuera siempre una persona muy conocida. Empecé a trabajar desde muy chico ayudando a mi papá en el restaurante. Desde entonces, he creído en la idea del servicio. Lo interesante fue que empecé a trabajar en el despacho del licenciado Agustín Reyes Ponce, dando asesorías. Trabajamos para infinidad de empresas, en las que participé activamente. Asesorábamos compañías de aviación, bancos, comercio e industria. Entre todas estas empresas estaba Grupo Gayosso. Esta fue una experiencia enriquecedora e interesante. En esa época, me invitaron a ser secretario en la Universidad Iberoamericana. Acepté el puesto y, un año más tarde, el señor Jaime Arrangoiz, dueño del grupo Gayosso, me buscó y llamó al grupo para fungir como director general de Recursos Humanos y asesor de la Dirección”.

Gayosso: de quién, cómo y cuándo ¿Cómo fue que empezó Gayosso? “Bueno, cuando murió la mamá de Eusebio Gayosso, tuvo que hacer todos los trámites, como ver quién le hacía un ataúd, contratar un trenecito que, en ese

entonces, iba desde el Centro hasta el panteón de Dolores, y hacer la contratación y los trámites ante el registro civil y las autoridades. Así que, después de eso, se le ocurrió poner una oficina que se dedicara a hacer dichos trámites. Esto fue en 1875. De esta manera comenzó el negocio, con el asunto de los trámites. Después empezó con los servicios funerarios; los

11


ataúdes eran traídos de fuera o los mandaba a hacer aquí; más tarde, se le ocurrió hacer capillas. ‘Gayosso comenzó en un local muy chiquito, entre las calles 5 de mayo e Isabel la Católica, debajo del Hotel Gilow, que todavía existe y ahora es una librería. Hicieron las primeras capillas cuando compró una casa que estaba atrás del Palacio de Bellas Artes. Ahí mismo empezó la fabrica Argos, en el último piso, casi en la azotea. Eusebio Gayosso empezó a contratar carpinteros para que hicieran ataúdes. Más adelante, la fábrica se cambió a la Industrial Vallejo, era una empresa metalmecánica, porque en ese entonces se usaba mucho el metal para hacer ataúdes. Esa fábrica fue la más grande de Latinoamérica, hasta que se vendió, en 1992. Teníamos maquinaria de sobra, podíamos hacer muchas cosas, llegamos a hacer piezas para coches y también hacíamos los herrajes para los ataúdes”. ‘Eusebio Gayosso se casó y sólo tuvo una hija, Alicia, que contrajo matrimonio con un señor de apellido Arrangoiz y tuvo cuatro hijos: Jaime, Gonzalo, Laura y Alicia Arrangoiz Gayosso.

El inicio de su vida en el mundo funerario ¿Cómo fue su vida en Gayosso? “Empecé mi trabajo como director general y asesor de la Dirección de Grupo Gayosso en 1964. Me tuvieron confianza, me dieron a estudiar las escrituras de todas las empresas. El contador general citó a todos los contadores a junta; estaba ahí cuando el contador indicó que trataba de encontrar una medida para poder hacer ahorros de tipo fiscal, yo acababa de leer todas las escrituras, tenía mucha información y se me ocurrió una medida muy sencilla y, por lo

12

mismo, aplicable y fácil, por lo que esta medida funcionó con mucho éxito. Mi trabajo principal fue reclutar y seleccionar al personal para la apertura de la Agencia Gayosso de Félix Cuevas. ‘Después, me pidieron que fuera a Industrias Arga, para atender algunos problemas, y me tomó nueve meses el dejarla ordenada y funcionando bien. Por esas fechas, me nombraron director general del grupo; constituí y formé una empresa controladora, que tenía como objeto fundamental la reinversión. Las condiciones del mercado nos obligaron a pensar en vender a futuro para obtener un mercado cautivo y seguir ocupando el primer lugar en el ramo. Las ventas a futuro, con una infinidad de tropiezos, empezaron a funcionar muy bien. Yo me hice cargo de la empresa, que en ese entonces se llamaba Previsión General, y fue así como se iniciaron las ventas a futuro, con gran éxito a través del tiempo”.

Urnas y cremación en México “Bueno, las primeras urnas que se trajeron a México eran pocas. Al inicio, se compraban cajas para restos áridos, que se usaban al exhumar el cuerpo después de siete años y, a veces, estos restos tenían huesos y se metían en estas cajas. Eso era lo que, por ejemplo, hacía la Catedral Metropolitana, que tenía lugares para restos áridos; no había lugar para cenizas, porque la cremación estaba prohibida por la Iglesia. Después, la Iglesia accedió a que hubiera cremaciones, sobre todo porque en Europa había cierto problema con el espacio y, entonces, lo permitieron. Tuvo un crecimiento muy fuerte, de tal suerte que, en la actualidad, la gente, en un 70%, cuando contrata un servicio funerario, compra cremación”.


Servicios a futuro “Por ejemplo, el Sr. Medleg inició las ventas a futuro, tanto de panteón, como de servicios funerarios. José Medleg empezó a vender servicios a futuro y vendía el terreno, nada más. Él compró una superficie de cuatro millones de metros cuadrados y, a la fecha, tiene vendidos un millón de metros en un periodo de 40 años. Inició con 11 capillas y, posteriormente, construyó un edificio con 40 capillas. ‘En Gayosso, las ventas a futuro fueron una idea del Sr. Jaime Arrangois. Su hermano no estuvo de acuerdo, le parecía que no era algo bueno y que íbamos a quebrar. Los hermanos Arrangois valuaron la empresa en un millón de dólares. Don Jaime le pagó a su hermano, por su parte, medio millón de dólares y se separaron. Empezamos las ventas a futuro, hicimos estudios y notamos que lo importante era crecer el volumen. Esto hizo que, después de diez años de iniciadas las ventas a futuro, se pudiera vender la empresa en 37 millones de dólares a Stewart, donde yo continúe mi trabajo como director general. Seis años después, Stewart revendió en 73 millones de dólares a Jardines del Tiempo. Y, una vez más, seis años después, venden Gayosso y Jardines del Tiempo a una empresa Americano Canadiense, en 317 millones de dólares”.


Funerarias pequeñas y servicios a futuro “Las ventas a futuro tienen varios aspectos: el mercado es uno, y crece lentamente. El que vende a futuro está asegurando un mercado cautivo y, al mismo tiempo, está adquiriendo un pasivo contingente. Si otros empiezan a vender servicios a futuro y el funerario pequeño no vende, reduce su mercado; si se mete a ventas a futuro, está previniendo y asegurando un mercado cautivo. En segundo lugar, puede ser una buena fuente de financiamiento. Si están bien manejados los fondos, pueden ser una fuente de financiamiento que ayude a crecer y reinvertir en el mismo negocio; si se negocia bien, pueden no pagar intereses por ese dinero, siempre y cando se pague en el tiempo establecido”.

Su opinión y recomendaciones al sector funerario “Los funerarios pequeños, aquí y en toda la República, se asustan de que empresas grandes, como Gayosso, lleguen y compren. Yo les he dicho que no se deben asustar, que todo esto es temporal. Estas empresas han cambiado de manos tres o cuatro veces, no sería extraño que vuelva a cambiar de manos y, entonces, los servicios de estas empresas dejan mucho que desear, comparado con el servicio que dan los funerarios locales, que son de años y años, manejadas por el dueño y, a veces, atendidas directamente por él. Todo esto de la globalización no sabemos a dónde va a llegar, es difícil opinar, y sabemos que los grupos fuertes van a ir comiendo a los más pequeños. Sin embargo, yo pienso que las funerarias deben volver a

14

lo anterior, es decir, los funerarios locales son los que van a volver a tener el mercado cuando los clientes se den cuenta de que las empresas grandes van y vienen, y de que el servicio es muy malo, porque a ellos no les importa el servicio, ni las personas como tal, a ellos les interesa el último renglón de sus estados financieros. Creo que los funerarios tienen que destacar mucho la parte humana. La idea de los funerarios tradicionales es prestar el servicio y entender la situación en la que se encuentran los familiares más cercanos, además de procurar no molestarlos de más. Se trata de atender todo el problema y atenderlo bien para que los familiares puedan estar en el servicio y la velación. Creo que con una propaganda de este tipo y haciéndolo de una manera global, sería estupendo. Ésta ha sido mi recomendación a varios de manera individual. ‘También les he dicho que no tengan tanto miedo a los ‘grandotes’. Los funerarios pequeños tienen un elemento muy distintivo, y es que comprenden, atienden y entienden la situación, dando su servicio. Además, son personas conocidas en sus ciudades y localidades esto, sobre todo, fuera de la ciudad de México”.

La necesidad de unirse y organizarse en el sector Creo que podría hacerse una buena labor para obtener más éxito si hubiera más unión entre el gremio. Convendría formar una asociación fuerte reiniciando exposiciones, lo cual ya se hizo en otro tiempo, así como reuniones entre fábricas y funerarios, para así lograr beneficios tanto para los del ramo como para los usuarios.


La experiencia de

Bravo Juan Manuel

Por Teresa Rodriguez Fragoso

Historia funeraria

E

16

n la mitología griega, las moiras tenían la misión de asignar un destino a los mortales y hacer que éste se cumpliera. Su función era regular la vida de inicio a fin. Aparecían en el nacimiento de cada niño y le asignaban una cuota de vida, de felicidad y de tristeza. Metafóricamente, este destino se representa con un hilo dorado que significa la vida; un hilo blanco, que representa la felicidad, la suerte y la buenaventura; un hilo negro, que representa la tristeza, las desgracias y los momentos amargos. Las moiras son tres, visten de blanco, y son viejas y solemnes: Cloto, con un ovillo y su rueca, hila la vida y el destino de los hombres. Laquesis, en su huso, enreda el hilo marcando el tiempo y curso de la vida. Átropos, con sus tijeras, corta el hilo, poniéndole fin a la vida y eligiendo la forma de muerte. Se dice que incluso los dioses temían a las moiras porque, al igual que los mortales, los dioses estaban sujetos a su poder. Ellas eran, a la vez, diosas de la vida y la muerte, y las dueñas del destino. Todos tenemos una historia que contar y, a veces, parece que la vida se va tejiendo de pequeñas experiencias diarias, encuentros y desencuentros, alegrías y tristezas. Todos, alguna vez, nos hemos preguntado: “¿si no hubiera estado ahí?, ¿si hubiera hecho o no hecho?”. Y por más que lo intentemos, no somos tan precisos para planear la vida, y pareciera que las moiras siguen hilando, enredando y tejiendo nuestras vidas. Cuando llegué, antes de entrar a Velatorios y Funerales Carrasco, para encontrarme con Juan Manuel

Las moiras tenían la misión de asignar un destino a los mortales y hacer que éste se cumpliera. Su función era regular la vida de inicio a fin.


Bravo y escuchar su historia, me pregunté: ¿se escoge la vida en el mundo de los muertos o es el mundo de los muertos que nos escoge? Sin hacer mi pregunta en voz alta, Juan Manuel Bravo, al empezar su historia, me contestó: “Yo empecé a los 9 años. Uno en el transcurso de la vida ve muchas cosas. Fui un niño de la calle, no tenía ni papá ni mamá. En el barrio donde nací había una funeraria; no sé cómo, un chofer me tuvo lástima y me subió a una carroza a cocos y patadas. Me llevó a trabajar y a hacer un servicio en el Hospital Juárez. En esa época no había médico forense y tenían todos los cuerpos apilados. Yo era muy chamaco, cargué la caja, iba cargando y caminando hacia atrás, no podía ver lo que había detrás de mí; cuando bajé el ataúd y volteé, me encontré con el cadáver de una señora, sin pierna, con el tórax abierto y sin cara. Me impresioné muchísimo. De un brinco, salí corriendo, esperando escapar, pero este señor me volvió a encontrar. Yo no quería irme con él pero, otra vez, me subió a la carroza, a cocos, patadas y majaderías. ‘Llegamos a la agencia y me pusieron a lavar una camioneta. Ya en la tarde, me dieron cinco pesos. Así que dije: ‘De aquí soy’. Ya tenía un sueldo, dónde comer

y dónde dormir. Era una funeraria en el barrio de San Joaquín de Peralvillo. El dueño era el señor Miguel Romero, esto hace 50 años. Antes no había tantas funerarias como ahora. ‘Como empecé chamaco, a los 13 años ya andaba manejando, tenía mi permiso, en esa época se podía; trabajé para muchos funerarios, los dueños de las funerarias se peleaban porque trabajara con ellos. Me decían: ‘Güerito ven para acá. Ve para allá’. ‘Un día fuimos a hacer un servicio a una casa que nunca he vuelto a encontrar. Llegamos a entregar el muerto. Me acuerdo que la casa tenía muchas bancas, como de iglesia. Acomodamos la caja, pusimos el equipo y prendimos las velas. Antes, en los velorios, las personas ofrecían café. Mientras instalábamos y acomodábamos el muerto, había una señora repartiendo jarritos de café y pan. En eso, el muerto, que era un hombre, se sentó, vomitó y se volvió acostar, de sopetón. No he vuelto a ver algo así. Yo me acuerdo que corrí y me metí por entre las piernas de las personas, que no podían salir, porque la puerta era muy chiquita. ‘Después, cuando tenía como 40 años, trabajaba en una funeraria pequeña que se llamaba Funerales Santa María; fuimos hacer un servicio, era por la tarde, antes no se embalsamaba tanto, había quien no quería


Historia funeraria

El sentir miedo ante la muerte desde esta perspectiva es difícil, ya que la muerte forma parte de la vida y se transforma en vida.

18

embalsamar a sus muertos. Y, bueno, llegamos a la sala y dejamos la caja con una señora ya muy grande. Nos despedimos y todo fue normal. Al otro día, cuando iba a salir el cortejo al panteón, nos presentamos, pero ya habían movido la caja y había quedado esquinada. Lo primero que sacamos fue el equipo, los candeleros y el cirio. Mis compañeros salieron y yo me metí detrás de la caja para sacar el Cristo, que estaba arrinconado entre la pared y la caja. En eso, la caja se abrió y que se sienta la señora. Igual, todos se echaron a correr. Pero yo me quedé inmóvil, la señora decía de groserías y gritaba: ‘¡Sáquenme de aquí!’, ‘¡Sáquenme!’. La señora me decía de todo, sólo que yo no podía moverme, estaba como una estatua. No podía pensar; no podía correr ni salir de ahí. ‘Trajeron a una enfermera y a un doctor que había a unas cuadras. Sacaron a la señora y la pusieron en un sillón. Yo seguía parado en el mismo lugar. Y nada, pues que la señora estaba viva. No sé cuánto tiempo pasó, hasta fueron por mí, me echaron agua en la cara, me preguntaron cómo me sentía (me seguía sintiendo muy mal), nos pagaron, recogimos todo y nos fuimos.


‘Cuando llegamos a la funeraria le platicaron al dueño, que me preguntó: ‘¿Cómo te sientes?’ Y, pues, yo me sentía muy mal. Me fui para mi casa. Tenía como tres meses de casado y, cuando llegué, mi suegra me preguntó que si todo estaba bien, porque era muy temprano para que estuviera ahí. ‘Me sentía muy mal. Pasaron como tres o cuatro meses, y me hicieron de todo, me pusieron ungüentos, flores y hierbas. Hasta me hicieron exorcismos. Me vieron como tres sacerdotes. Un sacerdote brasileño me decía que como la muerte no se había podido llevar el espíritu de la señora, pues yo era el que estaba más cerca, y me tocó. Y es que yo estaba como tonto, no reaccionaba. Me gritaban y yo también gritaba. Pero no me encontraba. Estaba como en un túnel del tiempo que no tenía fondo. Llegaba a un lado y luego me regresaba. ‘Esa fue la experiencia más dura que he tenido; ahora los cuerpos se embalsaman y nos preocupamos, no de que estén vivos, sino de presentar bien el cuerpo”.

¿Qué piensa de la muerte? “No sé muy bien, pero son dos cosas: el nacer y el morir. Ahorita estamos y mañana quién sabe. Yo tenía mucho miedo de la muerte, pero es una faceta que tenemos que pasar. Sabemos cómo nacimos, pero no sabemos cómo vamos a morir. ‘Lo que a mí me da miedo es llegar con el forense. Ya le pedí a mi esposa que no me vele y eso es un trato. Porque he visto mucho en este negocio”.

19


¿muerte? vive Cómo la industria

de la

El ciclo de vida de una empresa funeraria, desde la óptica del modelo SER+

Edgar A. Sánchez G. MAE / Autor del libro SER+

E

l método SER+ dice que la empresa nace de un proceso creativo que transita por tres etapas: sueña, ejecuta y revisa. La empresa funeraria, como otras, es un fenómeno humano antes que financiero o de mercado, donde el fundador resume en sí mismo el germen de la creación de la empresa, porque en su voluntad encontramos todos los ingredientes indispensables para esta génesis.

La industria funeraria

Génesis de la empresa funeraria

20

Las empresas funerarias nacen, como cualquier proyecto, del sueño de su fundador. Un sueño que al principio es tan vago como un deseo de independencia y prosperidad, pero que toma forma como un plan de negocio, se materializa con la ejecución, y escala hacia la mejora continua cada vez que revisamos los resultados y los comparamos contra el sueño que nos animo en un principio. La voluntad del empresario es crear una empresa y verla crecer, dejando prosperidad e independencia. Este proceso creativo tiene una estructura cíclica que se puede describir en tres pasos: planeación, ejecución y seguimiento, o bien: sueña, ejecuta y revisa. Un ciclo creativo que a cada vuelta nos deja la experiencia que se acumula hasta llevarnos a nuestro sueño, por un camino en espiral. Bajo estas premisas, el primer ingrediente del éxito sería la voluntad del empresario nacida de su pasión por el negocio, por sus


ideas e ideales, porque es, amando el negocio, como encontramos la voluntad para avanzar en el camino enfrentando los retos naturales de una empresa. Si hoy te encuentras en el génesis de tu empresa funeraria, es momento de comprender las razones fundamentales que te han traído por este camino, de comprender si tu empresa te apasiona lo suficiente para avanzar contra viento y marea. Porque esta pasión es la que usarás para enfrentar los retos de la industria que, hoy por hoy, se presentan de tantas formas novedosas, como el aumento en la cremación, la reducción de la demanda de ataúdes, los ataúdes de cartón y hasta los reciclados. Si estas ideas te parecen demasiado oníricas es porque apenas comenzamos a aterrizarlas. En verdad es indispensable convertir el sueño en un plan formal y ejecutarlo con precisión. Para este fin te propongo que mires la empresa como un ser vivo, orgánico y consciente. Un organismo semejante a un árbol, con la filosofía personal del fundador en sus raíces, la filosofía empresarial en un tronco que emana de la raíz, las políticas, procedimientos y diagnósticos como ramas grandes, medianas y pequeñas que emanan una de la otra hasta conectarse con el tronco. Este planteamiento fractal, del tronco que se ramifica, es el “truco” que necesitamos para conectar los sueños con las realidades cotidianas, un truco que consiste en aterrizar paso a paso el mundo onírico hasta llegar a la medición de resultados materiales tangibles y que consiste en los siguientes pasos: 1. Sueña. Regálate un tiempo de silencio alejado del bullicio cotidiano. Si vas a emprender un negocio, bien vale la pena dedicarle un fin de semana a imaginar tu futuro, a indagar tus motivaciones más profundas y entender hacia donde va tu vida. 2. Define tu propósito. Comprendiendo tu vida podrás darle un propósito, un sentido. Este propósito es la fuente de automotivación que necesitarás para perseguir tus metas apasionadamente. Escribe este propósito de forma que te inspire a seguir siempre adelante. 3. Define una idea de negocio. De tu mismo propósito deberá nacer la idea que fundamente tu negocio, una que sea compatible con aquello que más te apasiona. Se trata de dedicar tu vida a vivir tu propósito, llevándolo incluso al corazón de tu empresa. Así, trabajar es un privilegio. 4. Escribe tu filosofía personal. Ésta se compone de varias partes: tu propósito, tus principios y tus metas de largo plazo. En otras palabras: lo que te anima a

21


trabajar y crear, lo que te ayuda a tomar decisiones y lo que te recuerda hasta donde quieres llegar. 5. Escribe la filosofía de la empresa. Se trata de la versión empresarial de tu propia filosofía personal, como un tronco que emana de las raíces de un árbol. De esta manera aseguras que exista alineación entre la empresa y tu vida, que sean coherentes. 6. Escribe políticas operativas. Son las decisiones de cómo manejarás tu negocio, una para cada área principal y deben estar perfectamente alineadas con la filosofía, como las ramas grandes que emanan del tronco. Aquí es donde conviertes el sueño en decisiones operativas. 7. Diseña procedimientos operativos. Se trata de los instructivos, paso a paso, para cada uno de los principales procesos operativos. También deben estar perfectamente alineados con su política respectiva, como una rama mediana que emana de la grande. Aquí es donde conviertes el sueño en actividades cotidianas. 8. Diseña diagnósticos para medir tus resultados. Para asegurar que logres los resultados esperados debes definir variables, medirlas y compararlas con los objetivos soñados. Los diagnósticos deben estar perfectamente alineados, al menos uno para cada procedimiento, como los frutos que nacen de las ramas. Aquí es donde conviertes el sueño en resultados tangibles.

22

9. Vuelve a soñar. El proceso creativo nunca termina, la empresa debe mejorar continuamente y para eso el director debe seguir soñando, ejecutando y revisando, una y otra vez. Los pasos relatados son una guía para construir tu empresa desde las raíces hasta los frutos, como el organismo vivo que es, con el fenómeno humano en el centro. Es comprendiendo la manera de cuidar este arbolito como comprender comprenderemos los retos de la empresa funeraria en los próximos capítulos. Por lo pronto te comparto que este artículo es el primero en una serie de cuatro, que te llevará por las etapas de la vida de una empresa fu-neraria: 1. El Génesis de la empresa funeraria. 2. Éxodo de la empresa funeraria. 3. Consolidación de la empresa funeraria. 4. Apocalipsis o renacimiento de la empresa funeraria.


Clasificados CHAROLAS

a tratar. Sr. Pedro Alfaro Ramos. Tel. (595) 9 54 44 60.

VENDO charola para cremar niños, CREMATION PAN 30”, MATTHEWS, nueva; $5,000.00. TERMOCOPLE nuevo de 18”, completo, $1,900.00. Precio más gastos de envió. Cel. 55 22 49 59 24. alexgarcia.71@hotmail.com

VENDO Carroza clásica, modelo 1960, en muy buen estado, motor original, precio negociable, papeles al día y carroza OLD MOVILE, modelo 1964, a tratar. Envía datos al correo tgc726@hotmail.com. Enviamos fotos. Cel. 045 66 21 40 37 49.

CARROZAS

VENDO dos carrozas clásicas para funerarias. CADILAC 55 y PONTIAC 60, todo original y en perfecto estado. Precio a tratar. Nextel. (81) 15 23 03 56.

VENDO carroza Grand Marquis 1995, convertida 2002. Color gris (vacamiter). Plataforma seminueva, $130,000.00. Tel (01 722) 214 28 68 y 215 33 92. Sr. Federico López. VENDO Carroza Ford Mercury, negra, modelo 1979. 110,000 km. Rodillos “S”, convertida de agencia. $30,000.00

CAMIONES CAMION PULLMAN, Ford, gris, año 1978, convertido a 1998, 42 pasajeros. $50,000.00. Sr. Pedro Alfaro Ramos. Texcoco. Tel (595) 954 44 60.

HORNOS Hornos crematorios para mascotas y humanos. Jorge González. Cel. 55 36 26 00 72.

En este espacio puedes comprar y vender Contáctanos 01 800 888 9999 57 52 21 76 • 57 52 83 70 www.guardiandelosmuertos.com.mx

Marzo

CALENdARIO

Asociación Nacional de Directores de Funerarias, A.C. 26 y 27 Actopan, Hidalgo Informes al 01 418 182 40 61

Mayo NFDA Asia Funeral Expo & Conference Del 13 al 15 Hong Kong

agosto Cremation Association of North America Convención anual de cremación Del 4 al 7 Honolulu, Hawaii

octubre

24

NFDA International Convention & Expo Del 10 al 13 Nueva Orleans


Revista Guardián de los Muertos Ed.1  

Enero 2010

Revista Guardián de los Muertos Ed.1  

Enero 2010