Issuu on Google+


EL TIROFIJO Vocero Político del Buen Gobierno Indio

DIRECTOR general: Yawar Copana Mamani

Responsable de información digital: Henry Condorcanqui

EQUIPO DE REDACCION: Felipe Quispe Huanca Efraín Quenta Ticona Ayar Quispe (+) Orlando Callisaya Mateo Mamani Salla Oleiva Mayta Callisaya Celso Anaya Quispe

Colaboran EN ESTE NÚMERO: Boris Bernal Mansilla 1

EL CURTEL: EL ALMA MATER DE LA REPUBLICA COLONIAL

Depósito legal 4-3-49-16 e-mail: eltirofijo2000.blogspot.com Correo electrónico: wilsonorigin87@hotmail.com Teléfonos Cel.: 6016562672075429-60636993 Av. Macario Escobari, frente a la Terminal. Achacachi, Qullasuyu

EL RETORNO DEL TIROFIJO: DESDE LA CLANDESTINIDAD

No es casual, la lenta descomposición del MAS y su futuro incierto; tres develaciones de las Organizaciones sociales afines al Movimiento al Socialismo, han motivado, que este mensuario pueda seguir diluyendo su pensamiento, ideas y aires de libertad en nuestro territorio ancestral. En uno de los números de nuestra humilde revista, anunciábamos sobre la intención del grupo duro del MAS, a la cabeza del seudo-ideólogo Álvaro García Linera, el de controlar, faccionar y descabezar a nuestros dirigentes de los movimientos sociales e indígenas. Los resultados de los análisis de nuestros hermanos dirigentes de los movimientos sociales a propósito de la última derrota electoral, dan indicios de que claramente existe un intencionado pongueaje político del Gobierno de Cambio, para con los movimientos sociales, populares e indígenas, algo así al estilo de la ex—Unión Soviética, donde el partido sustituyo a los Soviets, o en nuestro caso estamos contemplando nuevamente una etapa tragicómica de hacer revolución similar a los tiempos del MNR en el 52, donde nuestros eternos opresores de siempre se han constituido en nuestros jefes Nacionales, y a nosotros nos tocó jugar el papel de milicias armadas que garantizan el empoderamiento de las nuevas clases aristocráticas de los blancos, criollos y mestizos. Para corroborar esta nuestra afirmación, he aquí alguna de las delaciones de nuestros dirigentes más acentuados de la Coordinadora Nacional por el Cambio (CONALCAM), que en palabra, nos apunta: "Ha habido alguna soberbia de algunos ministros que apoyan a nuestro Presidente, tal vez pueda ser esa duda y desconfianza que se ha creado", dijo Concepción Ortiz, vicepresidenta del MAS sobre la derrota del SI. Aún más: “en la evaluación nacional vemos que las organizaciones sociales nos hemos sentido relegadas, por el rol que teníamos (que) jugar (en la campaña) y en ese momento se formó las comisiones especiales encabezadas por ministros y senadores y eso ha dificultado el trabajo", declaró a ANF Juan Alfaro, secretario de Tierra y Territorio de los Interculturales. Pero no es todo: "Quizás a nivel del MAS, (con) las autoridades políticas no se ha trabajado con humildad ni de manera orgánica; quizás algunos temas internos o ambiciones de grupo o la mezquindad, eso ha perjudicado al interior de la administración política", dijo Rodolfo Machaca, de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) sobre esta disociación en el interior del Instrumento Político. Entonces en lugar de un partido de bases movilizadas, el MAS se transfiguró en un partido de hombres de Estado y electores; donde lo indígena e indígenas han sido desplazados de las instancias decisivas de poder, y en este proceso su lugar indudablemente estaría en función de soldados o guardianes del llamado ―PROCESO DE CAMBIO‖ Entonces existe la necesidad histórica de reconducir la lucha de nuestros pueblos y etno— naciones más empobrecidas, hacia la construcción de un nuevo y emergente movimiento historizante, que hegemonice lo indígena o indio, como una nueva forma actualizada de hacer política y de Buen Gobierno Comunitarista, en donde dictaminemos nuestras propias leyes naturales del ayllu, que no serán para excluir ni discriminar a todo quienes aman esta Pachamama morena, y para que fundamentalmente nuestros acomplejados colonos quepan en este mundo y puedan vivir en respeto reciproco con la Indianitud Plena. El TIROFIJO, se adjudica ser el portador del mensaje, del nuevo hombre, que expresa sin temor alguno la llegada y el sendero hacia ese Pachakuti radical, revolucionario e indio.

NUESTRA PALABRA DEL COLOR DE LA TIERRA

NOTA: El TIROFIJO, es un espacio abierto de todos y

para todos nuestros hermanos(as) de la Marka de Achakachi, de nuestro Qullasuyu Ancestral y de las demás Etnonaciones oprimidas pero no derrotadas y por supuesto para la de nuestros amables lectores, Los artículos y ensayos que se publican, son de producción intelectual propia, y en algunos casos son recopilaciones de temas que consideramos pertinentes en el debate ideológico-político-cultural, por sobre todo en la formación de la conciencia histórica tawantinsuyana y la conciencia guerrera. Además se extiende la invitación a quienes tengan el deleite de participar en los próximos números y conformar el equipo de redacción’. Los artículos enviados son exclusivamente de responsabilidad personal. No necesariamente expresan el pensamiento y la posición política de este mensuario, ni de sus objetivos revolucionarios.

EL TIROFIJO, es un seudónimo que se ganó el guerrillero más viejo del mundo: Pedro Antonio Marín o Manuel Marulanda Vélez como se lo conocía dentro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC−EP). <<TIROFIJO>>, por demostrar su precisión con las armas en la escena guerrillera, quien carga con más de cincuenta años de conflicto armado sobre sus espaldas. El TIROFIJO, de hoy en adelante se constituye en un órgano y un vocero, del ESTADO MAYOR de las luchas político—ideológico—militar, de una de las fuerzas más categórico de la historia anticolonial, como es el INDIANISMO—TUPAKATARISTA, apuntara y dará con exactitud, veracidad y razón histórica en el blanco de nuestra reflexión, nuestro objetivo el de organizar un núcleo director indio o indígena que se agigante en el campo político local y subsiguientemente nacional. Dinamizara fundamentalmente el pensamiento, romper con los esquemas mentales establecidas por el occidentalismo y el eurocentrismo, es tan solo una tarea inicial; nuestra arma es nuestra palabra y pensamiento que resurge como las pajas bravas del altiplano; combatirá tanto al imperialismo como fase superior del capitalismo, al socialismo como alternativa a la crisis de la civilización europea y definitivamente como un ―q’urawasu‖ de roca ígnea al colonialismo. EL TIROFIJO, es el boletín subversivo y digno de leer y releer, no ocultara la verdad y dirá en voz alta la verdad oculta. Esta es nuestra expresión, del color de la tierra, del sistema comunitarista de ayllus, del laq’a pacha chachan arupa... A m e n


El arte de la guerra india:

Los aymaras en la Batalla de Ingavi (1841-42) “Deja que duerman los queswas y aymaras, porque cuando despierte mañana será el inicio del cataclismo humano, avanzara canteras de Ayllu Runa Comuneros y Proletarios, hontanares de ríos profundos, las tempestades ardiendo de rojo vivo y la chispa en llamas por los cuatro costados, entonces vendrá el veredicto final de la consumación” Roberto B. Mamani Mendoza. La amarga verdad. Entre 1841-42, tras la disolución de la Confederación PerúBoliviana el entonces presidente del Perú, el General Agustín Gamarra tomo la decisión de invadir y anexar Bolivia por segunda vez al Perú. Ya en 1828, había ocupado La Paz, Oruro, avanzando con sus tropas hasta llegar a Cochabamba. Los gobernantes de aquel entonces, tenían una actitud pro-peruana; ante la inocuidad del ejército boliviano. El General asaltante, para fines de junio de 1828 ya había concentrado sus fuerzas hasta las mismas puertas de la Casa de la Libertad, en Chuquisaca. Si bien, con la firma del Tratado de Piquiza, en julio de 1828, se dio por finalizado tal invasión, aquel arreglo fue negativo y anticonstitucional a la soberanía de la reciente republica colonial; la fuerte influencia del General cuzqueño era evidente en los gobiernos militares de por entonces, que respondían sin consideración a los intereses peruanos. Para 1841, el horizonte republicano no cambio; se halló sumida y cercenada, bajo intereses oligárquicos de las castas dominantes. La Republica, ciertamente se hallaba por

entonces en medio de una turbulencia política, en uno de los periodos de mayor inestabilidad de nuestra historia colonial republicana, con tres gobiernos: 1) uno legitimo en la ciudad de Sucre, presidido por José María Serrano, que suplía a José Miguel Velasco que estaba preso; 2) el de la regeneración en Cochabamba dirigido por Sebastián Agreda durante 29 días, y 3) el de José Ballivian en La Paz, que había reunido todos los complejos rebeldes y logro hacerse proclamar presidente. El ejército peruano por entonces era superior en armas y en cuantía de soldados. Al comienzo tenían la logística militar muy bien estructurado, ocupando un enorme territorio desde la frontera, atravesando Desaguadero, Guaqui y Achacachi; combates que fueron resistidos en las pampas de Laja, de allí el ejército boliviano se replegó hasta las mediaciones de Cucüta, allí permanecieron el tiempo suficiente, para contener al hostil ejercito incaico. El ejército peruano estaba concentrado en Masucruz, a 30 km de La Paz —actual sede de gobierno— de donde aprovechando el caos político

que se había generado en Bolivia, intento incorporar nuestro territorio bajo el dominio del gobierno del Perú. El pueblo Boliviano no sabía casi nada de lo que sucedía, solo por algunos rumores inciertos se enteraron de la invasión de los peruanos, muchos campesinos e indígenas ignoraban sobre la situación, ya que en esa época no había radioemisoras u otros medios de comunicación, eran aun los chasquis o postillones, que informaban de persona a persona o de comunidad en comunidad a los patrones de las haciendas, a lo mucho existía la telegrafía en los pueblos, que funcionaba en clave morse. El ejército boliviano comandado por el militar José Ballivian, no contaba con una logística militar bien formada, con armamento arcaico y con escasa cantidad de infantería, era un ejército endeble y necesitado. A esto se le debe adjuntar, la felonía de los latifundistas q’aras, que no disponían a la gente de su servidumbre, anteponían sus intereses económicos patronales, antes que la defensa de la integridad territorial. La milicia boliviana se encontraba en una situación

crítica, en cuanto a combatientes y material bélico, acaecía cierto nerviosismo en casi todos. Las huestes de Ballivian, se habían concentrado en Villa Remedios a donde se plegaron todo el contingente, se incorporaron héroes de todas partes del altiplano y de los valles. Mientras en el mando de Ballivian giraban vagas ideas por encontrar una táctica adecuada para vencer en la guerra de las estrategias militares; el enemigo ya había rendido bastante terreno, aproximadamente como siete provincias estaban ya bajo el dominio de las huestes peruanas. En todos había la intranquilidad para vencer la guerra, por lo menos rescatar los territorios ya tomados. En los soldados, en los oficiales, en las clases, emergían reyertas de ideas, pero nadie se animaba a exponer su pensamiento, ya que los planteamientos militares de los subordinados, eran considerados sin importancia, aunque estos puedan definir el momento; la superioridad racial de la oficialidad blanca, deshecha toda

2


posibilidad de pensamiento medular de los indios autóctonos. Hubo una casualidad en esta contienda, aunque paradójico para la historiografía militar de nuestras FF.AA.: un día se le ocurre la insolencia al soldado tropero, de apellido ―Huallpa‖— un indio de pura cepa— decir a uno de sus superiores en aymara: ―Si yo comandara esta guerra,

rápidamente puedo ganar a estos peruanos, con una buena idea y plan‖.

¿Cómo puedes ganar la guerra?, ¿qué puedes hacer para ganar tú?, —desconcertado— le increpo uno de los oficiales de Ballivian. A lo que el genial soldado le expuso: ―Yo reuniría

una gran cantidad de llamas y alpacas de las pampas del altiplano y con eso puedo hacer que parezca nuestro ejército, con más soldados y puedo intimidar y anular al enemigo‖.

Mientras tanto otro soldado de apelativo ―Llaxuta‖ responde: ―Si

3

yo comandara esta guerra, puedo hacer que estos peruanos se mueran con diarrea‖.

Ciertamente, en el arte de la guerra el arma más eficaz esta en las cosas insignificantes. Dependiendo de la inteligencia y de la astucia de quien la conduce. Esta vez el conocimiento de los dos indios aymaras, en la estrategia funciono acertadamente. Nadie podía comprender, que comiendo frutas uno puede enfermarse. La pera (fruta que se

produce en los valles de La Paz), cuando se come verde —antes de que madure— tiene la

propiedad de aflojar el estómago, los intestinos y provoca incontenible diarrea. La época de la pera generalmente es el fin de año, aparece para el mes de diciembre, pero en otros años se adelanta y para noviembre ya está madura. Ese año de la incursión peruana, estaba ya por madurar para el fin de noviembre. Las ideas de los dos soldados aymaras, no era tan irracional; trascendió a los oídos de los inmediatos superiores y llego hasta el tímpano de Ballivian. Su comando pronto se interesó y convocó a los dos

soldados. Sus comandantes le preguntaron. ¿Cuáles eran las

ideas maestras que tenían para derrotar a los ocupantes?

Cada uno de ellos lo han expuesto claramente con categoría y con toda sapiencia aymara. Sobre esas dos ideas, el alto mando militar de Ballivian, planificaron y desplazaron comisiones: 1) a recolectar los animales indicados en el altiplano, 2) al valle a recolectar las peras verdes, 3) las instruyeron a tomar contacto con los desplazados de Gamarra, y 4) los campesinos deben repartir las peras a los soldados peruanos, en cuantiosas canastas; simulando que ellos están solidarizándose con la tropa peruana. Llegado el día indicado, los campesinos del valle se trasladaron a dónde estaban acampando el ejército del presidente Gamarra, el plan se echa a andar. Los troperos de Gamarra, que se hallaban hambrientos, recibieron con tanta satisfacción, hasta que se consideraban halagados por los campesinos bolivianos. Mientras tanto a los camélidos se los concentro, en las proximidades de Qhala Marka. Ahí, a los animales les colocaron en la frente, en los parietales y en las orejas, ―vidrios colgandos‖, para que brille y refleje, aparentando a las bayonetas de los fusiles, de incontables soldados bolivianos. Se organizaron los escuadrones de marcha, cada diez animales comandados por un soldado en fila horizontal. Con lo que la cantidad de bestias aparentaba ser miles de soldados avanzando. Arreado en una marcha dinámica, comandado por los oficiales y clases designados, por delante, inicio la batalla de las llamas y alpacas. Los peruanos virtualmente al segundo día de haber comido las peras estarían relajados, al tercer día estarían

convalecientes, frágiles; ese era el día propicio para contraatacar y sacar la ventaja. Aquel 17 de noviembre, una vez definido el plan de ataque; Ballivian manifestó a su contingente lleno de ideas de aniquilación y pronuncio: Compatriotas, "Los enemigos

que veis al frente pronto desaparecerán como las nubes cuando las bate el viento, dependerá de nuestra audacia el triunfo de esta batalla, gracias al pensamiento de dos aymaras (Huallpa y Llaxuta), que nos dio la idea de dotarnos de un ejército simbólico, con una buena iluminación y excelente inspiración (refiriéndose al día siguiente) ahora venceremos al enemigo más fuerte, que está en el frente, pero en realidad son iguales hombres que nosotros, no invencibles, adelante compatriotas ¡hoy es nuestro triunfo!‖

En tanto, los soldados simbólicos avanzaron hasta las proximidades de Pucüta y luego hasta la loma de Waraquni, juntamente con el ejército de Ballivian. En la mañana del 18 de noviembre, en el alba los desplazaron en toda la loma, donde era visible impresionar como ejército. Ballivian lanzo su ataque decisivo desde Pucüta en posición de asalto sobre los de Gamarra que estaba acampado en Mazucruz, como a diez kilómetros. Sorprendidos por la ofensiva, los peruanos retrocedieron, y cuando desde la distancia vieron el avance aparente de un enorme ejército de miles de soldados, la impresión los derroto moralmente a los troperos peruanos convalecientes. Gamarra ordeno la retirada, porque su ejército no pudo avanzar con destreza, estando en un estado inconveniente, entonces perseguidos por aquel ejército ―aymaraqueswa‖ fueron alcanzados y hundidos en el lodo, en las pampas de paja brava, de la provincia Ingavi.

A la muerte de Gamarra las tropas bolivianas tuvieron la oportunidad de invadir una parte del territorio peruano acercándose hasta Puno, Cuzco y Arica. Con lo que finaliza todo proyecto de unificar Perú y Bolivia, en una sola Republica. Es esta batalla, la que se conoce como la batalla de Ingavi, que ciertamente es la única batalla ganada por el ejército boliviano, gracias a la astucia y sabiduría de los indios… CONSIDERACIONES FINALES

La tarea estratégica de la descolonización de las FF.AA. es uno de los desafíos de mayor audacia, en el actual Estado Plurinacional. Para el Ministro de Defensa, Reymi Ferreira, el modelo que se habría de desarrollar en la llamada ―Escuela Antiimperialista‖, sería el de: German Busch Becerra, considerado como el primer presidente antiimperialista militar; el de los presidentes Gualberto Villarroel, Juan José Torres, y Alfredo Ovando Candia, también vistos como antiimperialistas y anticolonialistas‖. Frente a todo esto, el INDIANISMO, se propone, como diría REINAGA: ―…convertir al ejercito de Bolivia en Ejército Indio. Es necesario indianizar a los generales, jefes y oficiales blancos…Ellos que manejan indios jóvenes, en vez de asimilarse al indio, hablando en indio, sintiendo en indio, pensando en indio;…hacen lo contrario…La sustancia ideológica del Estado Mayor General no se halla en Bolívar y menos en los generales Challcuchimac, Quizquiz, Manco II, Tupaj Amaru, Tupaj Katari, Cnl. Willka; se halla en Napoleon, Jacques Sever, Hans Kundt, Eisenhawer, Hitler, Stalin, De Gaulle o Chian-Kai-Shek‖, entonces existe la necesidad histórica de que nuestras FF.AA sean vuelvan plenamente indio. Historia basada en el relato del hermano Eusebio Tapia Aruni


Nuestro legado colonial y republicano:

El cuartel: “el alma mater de la republica” “Este artículo, publicado por el circulo Achocalla; analiza en cierta medida con toda sencillez, a esta institución importante del legado colonial y republicano, para así entender la urgente necesidad de un proceso de descolonización, en esta institución castrense. Para el coordinador de este articulo; debemos analizar con seriedad en este estado plurinacional, al cuartel del viejo Estado Republicano, como la institución que aseguraba el poder de dominación imperante, con un sello indeleble impreso por un sistema ajeno al ser amerindio”. INTRODUCCIÓN. La construcción y consolidación del Estado Plurinacional, es una tarea en la que todos los bolivianos debemos trabajar; en este sentido veamos cómo el cuartel, legado colonial y republicano, avanza en el proceso de la descolonización. Analicemos al cuartel del viejo Estado Republicano, como la institución que aseguraba el poder de dominación imperante, con un sello indeleble impreso por un sistema ajeno al ser amerindio. 1. "OLVÍDATE DE TU CULTURA. ESTE ES TU SÍMBOLO: LA TRICOLOR" El cuartel tenía el rol de educar a los indios, de occidentalizarlos. Se sobreentendía, en el cuartel, que la cultura occidental era superior. Los retratos e imágenes que se exponen sólo eran de héroes militares europeos, criollos y uno que otro mestizo, como Napoleón, Alejandro Magno,

Bolívar, Sucre, Eduardo Abaroa, Andrés de Santa Cruz, Mariscal de Zepita y otros.). La Wiphala, la vestimenta, el idioma y todos los símbolos de la cultura amerindia eran mal vistos y hasta subversivos. Muchas veces fueron ridiculizados. No había ni el más mínimo intento de formar una institución intercultural. No! La cultura que valía era la occidental. La otra es la inferior, la atrasada, la que se debe superar. Por esa razón los soldados aprendían modales de mesa y de comportamiento: cómo agarrar la cuchara y el tenedor, cómo amarrar los cordeles (watos) de los zapatos, cómo "comportarse", hablar en castellano, etc. La primera lección del cuartel era: la cultura occidental es superior a la cultura amerindia. Muchos indígenas se quedan sellados con esta lección. A partir de esta enseñanza, en toda su vida desprecian el modo de vivir indígena.

Siempre se quedan soñando cómo llegar a ser como un blanco, como uno de la ciudad, haciendo todo para adaptarse a los occidentales, como presos de estos pensamientos. Pocos se atrevían a romper este sello, a cuestionar el cuartel y a cuestionar sus enseñanzas y los que se atrevían solo lo hacían en silencio. El rechazo a su origen y cultura, muchas veces se manifestaba, cuando los jóvenes no querían interpretar la música que desde niños la escucharon, bailaron y cantaron, o vestir su ropa típica. Por otra parte la comunidad, inconscientemente y debido a ese reiterado y permanente mensaje que viene desde la colonia, reforzaba esto, puesto que los reservistas volvían a la comunidad con corbata y los símbolos del cuartel, siendo recibidos con aplausos y fiesta. A pesar de este gran recibimiento, en el interior, quedaba esta inseguridad y miedo de ser inferior, de ser indígena, pasando a ser una

constante en Bolivia, puesto que la enseñanza mostraba que un indígena nunca podía ser como un blanco. Y aunque el soldado indígena rechazaba formalmente y expresamente a su cultura y además se proponía ser igual, la discriminación le enseñaba lo contrario. De hecho, esta inseguridad y ese sentimiento de inferioridad le acompañaba al indígena hasta la muerte. 2. "OLVÍDATE DE TU MADRE Y DE TU PADRE, ACÁ ESTÁS PARA SER HOMBRE Y SERVIR A LA PATRIA". Ir al cuartel era una especie de iniciación. Y ese "rito" estaba fomentado por los padres de los postulantes a soldados. La iniciación debía erradicar los vínculos con la familia y con la comunidad. El joven debía aprender a vivir solo, conocer y vencer el temor y el miedo. El método se fundamentaba en soportar maltratos de parte de los superiores, de los más antiguos en el cuartel y de los soldados de igual rango, pero con más prestigio. El no aguantar, el desertar significaba una vergüenza para el soldado, pero también para la familia y la comunidad. "Cuidado con desertar..." era la advertencia del padre a su hijo en las visitas. El romper los vínculos familiares y de la comunidad se realizaba a

4


5

través de ciertas prácticas, tales como comer carne de perro o tomar sopa con querosene. Todo esto era bien conocido por todos, pero en la clandestinidad: "Ayer hemos comido perro..." decían los antiguos. Como práctica establecida para lograr algún equilibrio y mitigación de penas, se recurría a formas propias de la cultura amerindia, tal como el compartir. El soldado traía siempre consigo, pan, pito y plátano. Pero si no tenía, los otros le regalaban. Por otra parte, los días jueves, como día de visitas y el domingo como día de franco, se los tomaban como momentos para superar los dolores y tormentos. Dentro de la lógica de todos los ejércitos del mundo, se debe individualizar a las personas, romper los lazos con la familia, con la comunidad, etc. Luego, se debe crear un nuevo grupo al que se pertenece, un batallón. Uno de los métodos que utiliza el cuartel para lograr este objetivo, se llama las yuntas, que consiste en unir dos soldados, para que permanezcan juntos todo el año, ayudándose y siendo cómplices en todo. A partir de estas unidades mínimas, se formaba la escuadra, la sección, la compañía y el batallón. La segunda lección en el cuartel consistía en "aprender a vivir solos, ser valientes ante las penas y aguantarlas sin cuestionarse nada". 3. "ESTE CABO ES UNA MADRE" En el cuartel se inculcaba valores y principios de forma violenta y brusca: "El destete era a la mala". Los encargados de proporcionar esta "enseñanza" eran los antiguos, los cabos, los suboficiales y oficiales, pero también se practicaba el sufrimiento obligado entre iguales. Frecuentemente los soldados entre sí se aumentaban a ocultas, querosene en la sopa. El Jaripe era otro ritual clásico

impartido por los superiores para hacer sufrir a los soldados. Consistía en hacer levantar de cama a toda la tropa, a media noche, para desvestirse completamente y salir al exterior para realizar ejercicios físicos. Esto de desvestirse tenía claramente un tinte sexualista, puesto que en uno de los ejercicios los soldados, debían agarrarse del pene uno del otro y, de esta manera, marchar en fila. Elefantito se denominaba a este 'juego'. Si un superior no era cruel con sus soldados, se decía

"Este cabo es una madre".

Un método común, para ser malo, era dar a algún soldado unas piedritas diciendo: "Anda a

comprarme una salteña y me vas a traer cambio".

Al soldado no le quedaba otra alternativa que comprar con su propio dinero o, en último caso robar puesto que era obligación cumplir la orden, es decir dar a su superior una o dos monedas de "cambio". Y a los soldados que llegaban de áreas rurales les pedían: un cordero, una gallina, para su regreso del día de franco. Pero no solamente los Cabos y otros superiores debían ser malos. "Para eso hemos

venido al cuartel, para que nos maltraten", decían

muchos camaradas. Ser malo aumentaba el prestigio entre los soldados. Era un honor ser castigado muchas veces. "¡He sido más veces

chocolateado que vos y –por eso tengo más moral!‖ Se

escuchaba. La tercera lección que se trasmitía: "Ser malo es bueno". Esta "enseñanza" ahora se repite en la vida cotidiana. Veamos algunos ejemplos: Cuando un padre de familia no reprende a sus hijos es considerado sin capacidad de dirigir; cuando un dirigente es blando de

carácter no es buen líder; cuando el Presidente no tiene mano dura con su pueblo es un mal presidente. Pero aún va más allá y tiene otras consecuencias. Si ser malo es bueno, no hay consideración, no hay compasión. Por eso los cobradores en el minibús, te tratan como a sus camaradas en el cuartel. Brusco, feo y además con una sonrisa burlesca. No hay colaboración! El mensaje de 'Ser malo es bueno', tiene el fin de romper con ayudas mutuas. Uno se debe volver duro ante el sufrimiento del otro. 4. ¡"HAY QUE SER PENDEJO, ASTUTO Y SAGAZ!" La regla más difundida en el cuartel era: "Puedes hacer

todo, pero no debes hacerte pescar". En el cuartel no se practicaba ninguna moral, sino solamente el arte de no ser pillado. Todo lo asociado a malo era bueno. El buen soldado huele a pólvora, alcohol y tabaco. Si robas en el cuartel no eras considerado un ladrón, más al contrario lo hacías por un instinto de sobrevivencia. Los pobladores y familiares en la comunidad esperaban que el conscripto lleve algún trofeo del cuartel (desde un fusil hasta el plato dotado por el ejército). El engaño y la mentira eran considerados elementos de un individuo astuto, que se podía desenvolver fácilmente en la vida castrense. "Si eres pendejo

no sufres en el cuartel",

decían algunos conscriptos. La cuarta lección que se aprendía era: Las leyes se aplican para los que se hacen pescar. Para los pendejos, no hay leyes. La lógica se repite nuevamente en las instituciones y en la sociedad. Si se sabe que

alguien está cometiendo algún delito pero de alguna forma nos beneficia, entonces se dice: "mientras no lo

pillen todo está bien".

En todas las sociedades hay pendejos y picaros, pero la situación en la antigua República de Bolivia era diferente, porque en esa época a los pendejos casi nunca se los enjuiciaba y menos condenaba. ¿Cuántas

personas condenadas por corrupción hubo en Bolivia? Por esta razón los pendejos se mueven en la sociedad como sin nada y muestran públicamente que ser pendejo vale la pena. 5. "TE COMPORTAS COMO UNA CHOLA" El machismo se señalaba de manera muy marcada en el cuartel: "Te

comportas como una madre" era un insulto

común para los que hacían la mínima señal de sensibilidad. Por lo tanto se tenía que aprender a vivir sin sentimientos. Por ejemplo, uno de los castigos consistía en vestir a un soldado con una pollera y hacerle caminar ante toda la sección. De esta manera se mostraba un símbolo de doble desprestigio: de ser mujer y de ser indígena. Un ex conscripto relata: mi sargento nos preguntaba gritando:

"¿Alguien está pariendo?"

cuándo u n soldado estaba sufriendo y se quejaba bajo u n castigo colectivo. En todos los insultos, había una referencia y comparación con una mujer. Toda denominación ligada a cualidades femeninas (delicadeza, ternura,


sutilidad, etc.) eran consideradas como desprestigio e inadecuado dentro el cuartel. En el cuartel había la posibilidad de iniciarse sexualmente y eso formaba parte de los ritos y costumbres.

"Cada comandante de compañía tenía su contacto con una trabajadora sexual, que venía al cuartel para ofrecer sus servicios, siempre un día después de haber recibido el socorro, es decir de haber recibido 30- Bs. Esas mujeres se llamaban las troperas. Ser cartucho (quiere decir sin experiencia sexual) era una vergüenza".

El quinto aprendizaje era: la mujer es inferior. Esta es una de las lecciones más aprendidas. El machismo es un producto de la colonización. En las culturas amerindias hay reglas bien establecidas que norman la relación entre hombre y mujer. No hay igualdad, como la buscan algunas sociedades occidentales, pero sí hay un respeto mutuo que se muestra en la institución de la pareja. En las ciudades estas reglas se están perdiendo y han sido reemplazadas por el machismo, que se aprendió en el cuartel, impidiendo una relación armoniosa que busque la felicidad de hombre y mujer. 6. "SOY OFICIAL DEL EJÉRCITO" El prestigio de ser el representante del orden y fuerza de coerción del Estado, traía consigo ciertos privilegios en la sociedad. Muchas veces se escuchaba decir a algún familiar de militar:

"No sabes con quién te estás metiendo. Mi tío es coronel". Los soldados sabían que los oficiales hacían sus negocios turbios e ilegales. En algunos casos salían a la luz pero, seguramente, la mayoría se quedaban escondidos. Impunes quedaban todos esos "negocios", si salían a la luz. Los soldados, en una posición de lealtad, subordinación y

complicidad, aprobaron esos comportamientos delictivos. Un ejemplo es el contrabando. Al parecer, ser oficial del ejército autorizaba a hacer contrabando. "A mí

muchas variables. Pero no todos podían. La séptima lección era: "Para

ocasión un oficial. La impunidad era, de alguna manera, sancionada por la Constitución Política del Estado, por la existencia de la jurisdicción militar. Se trataba, en realidad, de una justicia paralela, en la cual acusador, acusado, juez y defensor pertenecían a la misma casta. Que no se muerdan entre sí, era fácil de entender. Para los soldados existía esta impunidad en otro nivel. Por ejemplo, si un joven embarazaba a su amiga o a cualquier mujer, podía ir al cuartel y de esta manera eludir sus responsabilidades. La mujer tenía que arreglarse con el hijo a solas. El abandono de su hijo es una de las expresiones del machismo. Lo mismo pasaba con deudas. Si tenía deudas en la comunidad, podía entrar al cuartel y estaba a salvo de ser perseguido. La justicia ordinaria no tenía posibilidad de acusar a un soldado. El sexto mensaje daba razón al dicho popular: 'El vivo

serán licenciados de la Universidad, yo soy licenciado del ejército". El

no me tocan en la aduana, porque soy oficial del ejército", decía en una

vive del sonso y el sonso de su trabajo'. Ahora este

mensaje está reforzado por los políticos corruptos, que viven del trabajo de los ciudadanos. Si tienes poder puedes cagarte en las leyes. 7. SOLDADOS DEL DESARROLLO. En el cuartel hay la posibilidad de aprender oficios. Esa buena iniciativa, sin embargo, no llegaba a todos los soldados. La selección sobre quién podía asistir a estudiar en un instituto, dependía de

avanzar en la vida hay que aprender algo".

8. SOY RESERVISTA. El cuartel daba un prestigio a los jóvenes licenciados. Alguno dijo: "Bueno, otros

cuartel, definitivamente aumentaba la autoestima. En las comunidades o ayllus la llegada de un reservista era considerado un hecho de alegría y orgullo; se preparaba toda una fiesta. La condición de reservista o licenciado del cuartel, en la práctica de las comunidades, es el inicio y la visa que habilita al individuo como ciudadano: desde ese momento se puede acceder a las responsabilidades como ser autoridad, casarse, tener tierra, etc. Hasta para enamorar a una chica era ventajoso haber ido al cuartel. La octava lección era: Para los pueblos el cuartel era un tabú, que no se debía cuestionar. En la apreciación del pueblo a los reservistas, se puede ver el patrón de los vencidos. Los pueblos han sido tantas veces reprimidos y masacrados por el ejército y, sin embargo, lo veneran. ¿Cómo se puede entender eso? Solamente por la experiencia hecha en muchos lugares del mundo, que el vencido tiende a querer ser como el vencedor. Eso es como se dijo arriba. Sellar la mente de los indígenas para que no puedan pensar por sí mismos, sino solamente en la forma del vencedor. 9. EL 'CHOCO' PARA ESTAFETA, EL INDIO PARA LA COCINA. En el cuartel el racismo era muy fuerte.

Se lo nota en cualquier momento. El color de piel estaba anotado claramente como importante. Más blanco, más consideración, más privilegios. El Estafeta siempre era el soldado que tenía más rasgos occidentales o europeos (más alto que los demás o más blanco que los demás). También era tradición, que solamente los blancos eran Oficiales. Para los Mamanis, los Quispes, etc. había la Escuela de Sargentos y sólo podían acceder a un grado de Suboficial. El fenicio militar, en realidad, era para los indios. Si un blancón necesitaba su libreta militar, compraba una libreta de redención y listo. La novena lección: El color de la piel es determinante. 10. EL TATUAJE DE MI REGIMIENTO. ¿MARCADOS COMO GANADO? Para terminar y consolidar, como muestra de haber cumplido y aprendido todo lo transmitido en el cuartel, era deber de todo buen soldado hacerse un tatuaje con el símbolo de su regimiento. Este hecho terminaba dando el sello indeleble a los indígenas, quienes mostraban con orgullo la marca dejada. Como si fuesen ganado, todos los soldaditos hacían fila para hacerse tatuar. No hay caso, el cuartel fue el Alma Mater de la República, pero también la institución para asegurar el poder de dominación.

¡Menos mal que se acabó la República! Indianizacion de las FF.AA…Ya

6


Los «guerreros del tiempo»:

Indianismo - Katarismo «Si no cambiamos esta Bolivia fundada por los extranjeros como Bolívar y Sucre, con el sagrado nombre de Qullasuyu original, para nosotros los pobres y miserables no habrá nuestra verdadera y auténtica liberación, seguiremos viviendo con hambre, miseria, opresión, explotación y humillación». 7

Felipe Quispe Huanca, Tupak Katari Vive y Vuelve... Carajo. Contribuciones ideológicas de los indios o indianistas que ayudan grandemente a la liberación india, por supuesto que hay. Rescatarlos y hacerlos conocer tiene que ser la tarea de siempre o permanente. En este sentido, nos daremos a la labor de auscultar algunos aspectos del indianismokatarismo o tupakatarismo-

revolucionario.

Si bien recordamos, esta tendencia fue establecida por Felipe Quispe Huanca y mediante ella, ha planteado que la guerra comunitaria de ayllus es el camino correcto, seguro y beneficioso para lograr las aspiraciones políticas de los indios o para conseguir plenamente la pachatijración

histórica.

EL INDIO Y LA GUERRA La búsqueda incansable de los indios de su propia liberación, ha sido una tarea permanente, insistente y de nunca acabar. En nuestra historia se hallan varios ejemplos sobre este hecho. Ella, en muchas de las veces o mayormente, siempre

se ha manifestado por la vía violenta o por la guerra; porque estaban convencidos de que era el único recurso inequívoco, indiscutible y confiable para lograr la

reconstitución del Qullasuyu y del Tawantinsuyu. Estas

concep ciones tampoco han sido desechadas o descartadas por la corriente ideológi ca del indianismo, pues sus ideólogos como Guillermo Carnero Hoke (Perú) y Fausto Reinaga Chavarría (Bolivia), han considerado sin tapujos a la guerra como herramienta útil para la descolonización. Por este motivo, Reinaga ha instituido el Partido Indio de Bolivia (PIB) en 1962, como un «instrumento ideológico, político y bélico»1. Asimismo,

formulaba que: «A los indios

de Bolivia, no nos queda otro camino que ir a la violencia organizada, para arrojar de nuestra tierra a nuestro opresor»2. A este respecto, Felipe Quispe Huanca unió la teoría con la práctica en el proceso de liberación indio, no podemos dejar de lado a Virgilio Roel, hermano de ideas de Carnero, quien expresaba lo siguiente:

«Tenemos que luchar por el establecimiento de un socialismo, basado en las comunidades y los ayllus fraternales, para cuyo efecto deben emplearse todos los medios pasivos e insurreccionales'»3. Siendo así, entonces, la guerra será inevitable, inexcusable e

ineluctable en una situación colonial o en una relación colonial. En el pasado, aunque algunos líderes o dirigentes indios no estaban directamente influenciados por estas ideas, consideraban a la guerra como única expresión saludable para la liberación india. De esta forma, se estaba produciendo un cambio importante en la tendencia política indianista, esto es, la sustitución de la concepción electorera por una visión más radical. Conforme a esto, Sebastián Mamani Nina, fundador del Partido Indio (PI) en 1979, saca


un comunicado a la opinión pública en 1985, anunciando la guerra anticolonial; así hace conocer la existencia de una organización político-militar llamada Ejército de Liberación India (ELI). Además, en este documento nos clarifica sobre los propósitos de este grupo revolucionario y la misma se expresa bajo estos términos:

«Conseguir la real y verdadera liberación de la nación Quechua Aymara y para que nosotros mismos nos gobernemos y hagamos hondear nuestra sagrada bandera cual es la Wiphala»4. Por parte de Mamani, si bien ha existido una viva y emotiva manifestación de la lucha armada, lo que no ha habido es su decisión plena en plasmar las ideas de lucha armada en los hechos. Todo debido a que «en

la práctica no existía dicho 'Ejército Indio'; él era el único que se despojaba toda su rabia escribiendo en las paredes con pintura azul; porque científicamente una persona no puede estructurar una organización político-militar. Se requiere toda una estructura y una disciplina militar, sumidas a las reglas clandestinas y conspirativas»5. Cabe recordar que Sebastián Mamani no era el único en plantear el recurso de la lucha armada, sino también la tuvieron los indianistas provenientes del Movimiento Indio Tupak Katari (MITKA), como Felipe Quispe Huanca. Lo que podemos decir de él, es que desde 1984 ha tomado parte directa en el impulso de conformación de un brazo armado para los indios; el cual logra hacerse efectivo con la emergencia del Ejército Guerrillero Tupak Katari (EGTK), en 1991. No se hubiera conseguido ello, si Quispe y otros no hubieran invertido energía, atención y tiempo en la concienciación con el tupakatarismo— revolucionario o el indianismo—katarismo, a los

oprimidos, colonizados, explotados... Por tanto, el indio no solamente necesita de valor y un arma para conquistar la liberación india, sino necesita del sostén de una ideología. No es evidente cuándo Ramiro Reynaga expresa que: «Los indios para saber

dónde ir no necesitamos ideologías. Toda ideología congela la mente, desprecia el poder creativo de toda persona, de todo pueblo, de todo tiempo»6. Esta postura no es correcta, más bien va en contra del indio y su liberación india. Una ideología libertaria nos ayuda a saber para qué y porqué se va a luchar. El indio sin esta idea directora de su acción, no será otra cosa que un indio sin causa. Por eso, el tupakatarismo— revolucionario ha llevado al indio a la maduración de voluntad de guerra; también lo ha señalado luchar contra la opresión secular y por la

re−constitución Qullasuyu.

del

Por otro lado, ha enseñado que la liberación de nosotros mismos se dará por nosotros mismos; con una ideología de nosotros mismos y elaborada por nosotros mismos. En resumen: ha producido una obediencia que no sea ciega, sino una devoción a un ideal, al indianismo—

katarismo.

EL TUPAKATARISMO REVOLUCIONARIO La utilización de la guerra comunitaria de ayllus forma parte importante de los indios. Esta preferencia ha sido porque lo han considerado como el único recurso válido para la liberación india; cuya tradición se remonta a 1536, desde Inka Manco II. Es de ahí que, Felipe Quispe Huanca no desecha estas formas de luchas empleadas

por nuestros antepasados; más bien, lo considerará como ejemplo útil a seguir para el presente o como lecciones más hermosas y esplendorosas que se pueden rescatar y propalar. Pero, contrariamente en esa época, el pensamiento de nuestros héroes, principalmente de Tupak Katari había sido tergiversado y adulterado por quienes decían ser «kataristas»; ellos planteaban que «lo que hay que rescatar

de ellos [de Tupak Katari y Tupaj Amaru] no son los métodos de lucha, sino los objetivos a los que habían apuntado y que no lograron cristalizar; en el caso de Túpac Katari, por ejemplo, destruir toda forma de opresión y explotación colonial»7. A partir de estas aseveraciones existentes, Quispe se ha sentido obligado «a sacar a la luz

pública en su verdadera dimensión ese pensamiento de Tupak Katari, que lleva los embriones de la nueva lucha armada del pueblo indio de este siglo »8. Logrando así trazar o idear el tupakatarismo— revolucionario a partir del pensamiento político-militar de Tupak Katari y del influjo de la ideología indianista de Fausto Reinaga Chavarría. Por este motivo, también se lo llama indistintamente al

tupakatarismorevolucionario como indianismo—katarismo.

Pero, esta labor realizada por Felipe Quispe ha sido negada por Jorge Soza Soruco, al plantear que es Alvaro García Linera el

«ideólogo del 'indianismo— katarismo '»9. Es una forma de falsear la historia; es una forma de rechazar la capacidad del indio como ideólogo. Pero, ¿qué es el tupakatarismo— revolucionario? Es una

expresión de la continuación del pensamiento de la lucha armada de Tupak Katari; sobre todo, sin duda alguna, es guía y horizonte para el verdadero camino libertario que buscan los indios: la reconstitución

del Qullasuyu.

Este planteamiento ideológico por su radicalidad, ha sido desconocido e ignorado en el pasado, por aquellos que se consideraban ser los más leales seguidores de Tupak Katari; me refiero a los partidarios del katarismo—amarillo. Se los calificaba así, porque no rescataban el verdadero pensamiento de Tupak Katari y a la vez, era porque tenían una posición reformista y conciliadora, que postulaba como único recurso para la liberación india las elecciones presidenciales. Sus representantes más preclaros fueron Genaro Flores Santos y Víctor Hugo Cárdenas. Por eso, Cárdenas cuestionaba el año de 1991, al Ejército Guerrillero Tupak Katari (EGTK), por la utilización de esta organización guerrillera del nombre de «Tupak Katari»:

«Pero también hay mucha gente que pretende ser katarista sin serlo. El EGTK levanta el nombre de Tupac Katari para dar un poco de toque nacional a una concepción marxista lucha armadista. ¿Qué tienen de kataristas? Absolutamente nada»10. Además, Cárdenas como queriendo sustentar estas afirmaciones, ha expresado que el EGTK como organización no

«tienen

nada

de

8


indigenismo o de indianismo, menos aún de katarismo»11.

9

Es una versión que no desea mayormente presentar al EGTK bajo su verdadera faz y trata más bien de hacer fracasar toda pretensión o intento revolucionario de los indios. La utilización del nombre de «Tupak Katari» por el EGTK no se la puede desmerecer así por así, porque tanto sus fundadores como sus miembros que han sido mayormente de extracción aymara, vinieron de las organizaciones políticas indianistas, principalmente del Movimiento Indio Tupak Katari (MITKA). Pero además, en ellos existía otra razón política en beneficio del indio, pues han contribuido a querer alcanzar la liberación india bajo la bandera de sus propios héroes y mártires. No solo eso, han rescatado el significado cabal de Tupak Katari para direccionarlo en su verdadera orientación: la lucha armada. A la vez, son elementos determinantes que le han servido para considerarse como verdaderos herederos de Tupak Katari. LA PACHATIJRACIÓN HISTÓRICA La restauración del Qullasuyu se ha convertido en una de las consignas estratégicas de lucha india del tupakatarismorevolucionario. Esta reivindicación política, ha salido manifiestamente a la luz pública cuando la Ofensiva Roja de Ayllus Tupakataristas ha presentado su Tesis Política al IV Congreso de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesino de Bolivia (CSUTCB), llevado a cabo en Tarija, el año 198912. Veamos:

«Lucha por restaurar nuestra Nación Comunitaria QULLASUYU— TAWANTINSUYU »13.

La lucha será el elemento principal que actuará en nuestros asuntos humanos y sociales. Una lucha de liberación es una lucha por

la pachatijración histórica. Ella es el momento de hechura de la hechura, donde puede existir manifiestamente el restablecimiento, la reposición y el renacimiento del mundo y las cosas. En otras palabras, es el paso inevitable de una situación a otra y bajo esta suerte triunfa lo que nace, emerge y hace sobre lo que decae, perece y deshace. Su llegada es después del tiempo de guerra (AWQA-PACHA). Por tanto, para que exista pachatijración histórica tiene que existir el tiempo de guerra. Sabedor de esto, Felipe Quispe nos expresaba: «Nosotros, como

seguidores y continuadores de Tupak Katari tenemos que poner en su lugar las cosas y esto ha de ser solamente con las armas, ya no hay otra salida para los pobres y miserables de estas tierras»14.

Cerrar y abrir el tiempo, no es una labor designada a cualquier individuo, sino es la faena de los que han sido escogidos o seleccionados como guerreros del tiempo y estos son quienes quieren «poner en su lugar las cosas»; son los aceleradores de la pachatijración histórica. Motivo por el cual, Quispe planteaba que: «Los

hombres y mujeres escogidos por la providencia de nuestra madre naturaleza y por el padre sol, la luna y las estrellas, estamos obligados a iniciar la guerra indio-campesina y obrera y justamente por eso tenemos que construir un nuevo Ejército Guerrillero Tupak Katari»15. Los guerreros del tiempo tienen una causa sagrada y es la batalla por la

reconstitución del Qullasuyu. El logro de esto, significa una pachatijración histórica que desplaza o destruye al estado de la

nación dominante en aras de que surja un estado y nación propios: el Qullasuyu. De ahí que Quispe exponía: «Los

trabajadores Aymarás y Qhiswas como dueños y originarios de esta tierra, no podemos ni debemos renunciar al papel de ser el abanderado de nuestra lucha como naciones originarias y el derecho a la Autodeterminación Estatal del Pueblo Indio»16.

Explica que en estos propósitos, la única herramienta útil que podría ayudar grandiosamente es el AWQA-PACHA (tiempo de guerra); es decir, la lucha por la reconstitución del Qullasuyu marcha mano a mano con el tiempo de guerra; así lo ha demostrado Tupak Katari con la guerra comunitaria de ayllus de 1781-1783. A todo esto, se puede subrayar que la guerra puede ayudar a los indios a la realización de su propia pachatijración histórica; vale decir, la guerra logra «obtener a que las cosas estén en su justo lugar» o consigue «poner en su lugar las cosas». BIBLIOGRAFIA 1

REINAGA, Fausto. La revolución india. Bolivia: PIB, 1969, p. 482. Las negrillas son mías. 2 Ibídem., p. 86. 3 ROEL PINEDA, Virgilio. Indianidady revolución. Perú: s/ed., p. 4. 4 QUISPE HUANCA, Felipe. El indio en escena. La Paz: PACHAKUTI, 1999, p. 52. 5 Ibídem., p. 52. 6 REYNAGA, Ramiro (Wankar). Blokeo 2000. La Paz: ARUMANTI CHACHANAKA, 2000, p. 54. 7 VALVERDE B, Ludwing A. Terrorismo en Bolivia. Opina Víctor Hugo Cárdenas. En: TecnoPoder. Revista de Análisis Político. Año N° 1, N° 2, Septiembre-Noviembre 1991, p. 22. Las negrillas son mías. 8 QUISPE HUANCA, Felipe. Tupak Katari vive y vuelve... carajo. La Paz: OFENSIVA ROJA, 1990, p. 307. Las negrillas son mías. 9 SOZA SORUCO, Jorge y CHAMÁN PORTUGAL, Alex Alberto. La cuestión nacional e indígena en Bolivia. La Paz: BANDERA ROJA, 2006, p. 66.

10

SANJINÉS AVILA, Ricardo. Sin limite. (Del Putsch Nazi al Neoliberalismo), Bolivia: s/ed., 1996, p. 362. 11 VALVERDE B, Ludwing A. Op. Cit, p. 21. 12 Esta tesis ha sido elaborado por Felipe Quispe Huanca. 13 Cfr. QUISPE, Ayar. Los Tupakataristas revolucionarios. La Paz: WILLKA, 2005, p. 126. 14 QUISPE HUANCA, Felipe. Tupak Katari vive y vuelve... carajo, p. 109. Las negritas son mías. 15 Ibídem., p. 310. 16 Cfr. QUISPE, Ayar. Op. Cit., p. 88.

Frases y dichos ideológicos del <<mallku>> “Nosotros teníamos nuestros planes desde el 2003. Primero el Plan Pulga, picar y saltar, con los bloqueos. Después son las hormigas coloradas, es el Plan Siquitití. Que avanzan en fila, invaden. Marchas de la comunidad a la ciudad y hacer cerco. Eso es lo que hacen las hormigas coloradas, que hasta pueden matar víboras cuando te emboscan. A lo que no hemos llegado es al Plan Taraxchi, que está vigente. Algún día llegará; En octubre nos faltó dar un paso, el paso final. Está pendiente. El Plan Taraxchi es la toma del poder. Como dirigentes conocíamos todos los planos de la ciudad. Eso lo tengo desde la época de la dictadura y las guerrillas. Sabíamos los pasos a la ciudad, como invadir. También conocíamos dónde estaban las casas de los ministros. De toditos. Sabíamos todo de la Zona Sur, porque ahí tenemos a nuestra gente trabajando. Conocíamos sus secretos. Lo que pasa es que nosotros somos nada para ellos. Pero,

¿quién lava los platos?, ¿quién es el cocinero? Nosotros sabíamos a donde se escapaban, con quién se perdían. Nosotros teníamos nuestros informantes. Somos especialistas en ese aspecto”.


Mensaje de la Pachamama al mundo:

Carta escrita en el ano 2070

Si la humanidad aspira a sobrevivir necesita cambiar totalmente su pensamiento (Su manera de pensar); porque el mundo en el cual vive es totalmente distinto del mundo que presencio el nacimiento de los hombres de hoy. La desintegración atómica marca un límite de edades: la de antes de la Bomba Atómica, y la de después de ella. Ya no es posible pensar como antes, ni hacer lo que antes se hacía”. Albert Einstein ESTAMOS EN EL AÑO 2070. Acabo de cumplir los 50, pero mi apariencia es de alguien de 85. Tengo serios problemas renales porque bebo muy poca agua. Creo que me resta poco tiempo. Hoy soy una de las persona más viejas en esta sociedad. Recuerdo cuando tenía cinco años. Todo era muy diferente. Había muchos árboles en los parques, las casas tenían bonitos jardines y yo podía disfrutar de un baño quedándome debajo de la ducha por una hora. Ahora usamos toallas humedecidas en aceite mineral para limpiar la piel. Antes todas las mujeres mostraban sus bonitas cabelleras. Ahora debemos raparnos la cabeza para mantenerla limpia sin usar agua. Antes mi padre lavaba el coche con el agua que salía de una manguera. Hoy los niños no creen que el agua se utilizaba de esa manera. Recuerdo que había muchos anuncios que decían: "CUIDA EL AGUA ", sólo que nadie les hacía caso; pensaban que el agua jamás se podía terminar.

Ahora, todos los ríos, presas, lagunas y mantos acuíferos están irreversiblemente contaminados o agotados. Inmensos desiertos constituyen el paisaje que nos rodea por todos lados. Las infecciones gastrointestinales, enfermedades de la piel y de las vías urinarias, son las principales causas de muerte. La industria está paralizada y el desempleo es dramático. Las fábricas desanilizadoras son la principal fuente de empleo y te pagan con agua potable en lugar de salario. Los asaltos por un bidón de agua son comunes en las calles desiertas. La comida es 80% sintética. Antes la cantidad de agua indicada como ideal para beber eran ocho vasos por día para una persona adulta. Hoy sólo puedo beber medio vaso. La ropa es descartable, lo que aumenta la cantidad de basura; tuvimos que volver a los pozos ciegos (cámara séptica) como en el siglo pasado porque las redes de cloacas no se pueden usar por falta de agua. La apariencia de la población es horrorosa, cuerpos desfallecidos, arrugados por la deshidratación, llenos de llagas

en la piel por los rayos ultravioletas que no tienen la capa de ozono que los filtraban en la atmósfera. Por la sequedad de la piel una joven de 20 años está como si tuviera 40. Los científicos investigan, pero no hay solución posible. No se puede fabricar agua, el oxígeno también está degradado por falta de árboles lo que disminuyó el coeficiente intelectual de las nuevas generaciones. Se alteró la morfología de los espermatozoides de muchos individuos. Como consecuencia hay muchos chicos con insuficiencias, mutaciones y deformaciones. El gobierno hasta nos cobra por el aire que respiramos, 137 m3 por día por habitante y adulto. La gente que no puede pagar es retirada de las "zonas ventiladas", que están dotadas de gigantescos pulmones mecánicos que funcionan con energía solar. No son de buena calidad, pero se puede respirar. LA EDAD MEDIA ES DE 35 AÑOS. En algunos países quedaron manchas de vegetación con su respectivo río, que es fuertemente vigilado por el

ejército. El agua se volvió un tesoro muy codiciado, más que el oro o los diamantes. Aquí en cambio, no hay árboles porque casi nunca llueve, y cuando llega a registrarse una precipitación, es de lluvia acida. Las estaciones del año están severamente transformadas por las pruebas atómicas y de las industrias contaminantes del siglo XX. Se advertía de que había que cuidar el medio ambiente y nadie hizo caso. Cuando mi hija me pide que le hable de cuando era joven, describo lo bonito que eran los bosques. Le hablo de la lluvia, de las flores, de lo agradable que era darse un baño y poder pescar en los ríos y en las represas, beber toda el agua que quisiese. Y lo saludable que era la gente. ELLA ME PREGUNTA: - ¡Papá! ¿Porque se acabó el agua? Entonces, siento un nudo en la garganta. No puedo dejar de sentirme culpable, porque pertenezco a la generación que terminó destruyendo el medio ambiente o simplemente no tomamos en cuenta tantos avisos. Ahora nuestros hijos pagan un precio alto... Sinceramente creo que la vida en la tierra ya no será posible dentro de muy poco porque la destrucción del medio ambiente llegó a un punto irreversible. Como me gustaría volver atrás y hacer que toda la humanidad hubiera comprendido esto... ¡…cuando todavía podíamos hacer algo para salvar nuestro planeta Tierra!


La decisión histórica:

El Indianismo: nuestra palabra india “La revolución india será la sustitución de la ‘naturaleza humana’ del occidente por la ‘naturaleza humana’ del incanato…La revolución india antes que nada será una revolución de conciencias. Ardera en el cerebro antes de descender a las manos. Primero será idea antes de ser colmillo y garra. Idea fija y obsesiva, antes de ser acto. Primero será convicción antes de ser golpe”. Fausto Reinaga. La Revolución India A nombre de los achachilas y las awichas, a nombre de las wak`as e illas y de más uywiris de nuestra nación Qullasuyu— tawantinsuyano, quiero manifestar que yo no soy un escritor ni literato de talla como los q’arisos advenedizos, soy un Aymara descendiente de la estirpe de los antiguos amerindios, y pretendo como todo comunario, hablar con mi pueblo en nuestro propio idioma natural del ayllu, pero en esta lucha contracolonial, debemos hablarle a nuestros eternos opresores de siempre, en la misma tonalidad de voz alta y feroz. Para los Aymaras, Quechuas, y demás nacionalidades empobrecidas en este actual Estado Plurinacional, hoy se está iniciando una lucha sosegada y tranquila, vale decir, el combate de cerebro a cerebro, (DE P`IQI A P`IQI), de ―general a general, de militar a militar‖, de cura a cura, con

nuestros amos que se han creído superiores a nuestro pensamiento y forma de vida. Este acto se inicia con el ardor del sentimiento y pensamiento de los aymaras jaya jaqis, por eso la lucha emprendida por nuestros valerosos héroes nunca se acabará, hasta encontrar la verdadera liberación que anhelamos los mal llamados indios en este nuestro territorio ancestral. Desde principios de los años setenta, nace, crece y día que pasa se está reproduciendo un pensamiento ideológico muy desigual que al de los q`aras, tiene el volumen de la BOMBA atómica, que nos hace sentir y reaccionar desde lo más profundo de nuestros corazones; es desde ahí que cuestiona nuestro cotidiano vivir en esta república colonial. Se trata de una Ideología milenaria, que es hijo de nuestra

querida madre Tierra; pretende sacudir la opresión que está dentro de nuestro SER, asimismo, anhela restaurar nuestra nación comunitaria del QullasuyuTawantinsuyu, concretamente nos estamos refiriéndonos al pensamiento modular de los indios, cual es el INDIANISMO−KATARISMO El cual para su objetivo final, arderá en el cerebro y la conciencia del hombre y la mujer del Tawantinsuyu. Para ello es necesario, que todos los oprimidos pasemos por la formación de nuestra conciencia histórica, que nunca hemos adquirido en las escuelas, colegios, en las Universidades, en las Escuelas Superiores de Formación de Maestras y Maestros; luego si es que este episodio no funciona por la lucha pacífica, se procederá a la fuerza de las manos o guarras. La presencia del pensamiento

creador de los hermanos: ―Guillermo Carnero Hoke, Virgilio Roel Pineda, Fausto Reinaga Chavarría, Ramiro Reynaga Burgoa, Felipe Quispe Huanca‖, Ayar Quispe Quispe y de otros hermanos combatientes, hoy para el indio es como si se estuviera destapando las altas montañas ocultas al que debemos ascender, entonces nuestra tarea inicial es desentrañar de los ojos, las gruesas vendas de la opresión, en nuestro cotidiano vivir. La historia siempre se ha repetido en más de quinientos años que vivimos en un manto negro de la dominación terrenal, como por ejemplo: llegaron los españoles a nuestras tierras vírgenes, estos divididos en dos bandos opresoras, una que encabezaba el chupa


sangre Pizarro; y la otra al mando y encargo del señorial Almagro, estas dos pandillas nunca han luchado para fortalecer el TAWANTINSUYU ni para el engrandecimiento del continente del AWYA-YALA, más bien batallaron para sentarse en las sillas de oro del ATAWALLPA. Aquí cabe destacar, con mayor precisión, señalando que nuestra historia verdadera como una nación del Continente AWYA-YALA, no emprende ni se agiganta con la llegada de los bandidos españoles: jach´a sunkhanis. Más al contrario, se quebrantó y se tapó nuestra historia con la violencia sistemática. Nuestra tradición se creó, fortaleció en el ejercicio comunitario de los Naciones Andinas—Amazónicas ancestrales. El impacto agresivo de la colonia, eliminó nuestros cuadros ejemplares, mataron a guillotinazos a nuestros amautas, que en efecto eran las bibliotecas caminantes, taparon nuestros signos jeroglíficos, enteraron nuestras WAK`AS, ILLAS, UYWIRIS, sobre ella instauraron las iglesias q`aratisantes, donde nos cambiaron mediante un chip foránea de pensamiento, ajeno a nuestra realidad; trajeron: mala fe sobre mala fe, calumnia sobre calumnia, difamación sobre difamación, ignorancia sobre ignorancia, error sobre error, racismo sobre racismo, Europa ha descargado al nuevo mundo una realidad falsa, sucia podredumbre criminal, como indica Fausto Reinaga. Esta historia falsa es la que tenemos que saber los niños, adolescentes, jóvenes, padres y ancianos en general. Asimismo, en la república sucede casi lo mismo con los liberales y los conservadores, pasando a nuestra coyuntura actual que convivimos, está presente el pizarrismo y el almagrismo, es decir la derecha y la izquierda de la Bolivia q`ara que nunca

van a luchar para liberarnos de la opresión terrenal que nos tienen. Si antes nos sometieron físicamente, ahora la Bolivia pluricolonial se atreve y se pone la tarea de someternos psicológicamente y mentalmente, que el Alvarito esta maquinando día a día, noche a noche con su séquito de t`uxpas. Ante todo esto, la maduración del proceso combativo será la tarea de los nuevos planteamientos de lucha en el momento actual; por eso no debemos dejar de revisar las lecturas indianistas, que nos hablan sobre el: Segundo Tawantinsuyu, el Décimo Pachakuti, la Revolución India, el Tupakatarismo Revolucionario, el Indianismo−Katarismo e Indianismo y Marxismo, entre otros; ya que ―no hay acción revolucionaria sin teoría revolucionaria‖. En estas obras se enaltecen claramente los planteamientos teóricos y políticos sobre el Indianismo y el Katarismo como métodos de lucha contra el sistema colonial, en ellas podemos encontrar la solución final para nuestro pueblo, y contra los movimientos blancoides mestizos, amestizados que nos están chupando la sangre como unos vampiros parasitarios, me refiero a los de la derecha e izquierda que son ideologías ajenas de nuestra realidad vivida, que no desató, ni desata, ni desatará el nudo opresor que está metido en nuestros corazones y pensamientos de los indios. Con sus pensamientos cochambrosos de los colonialistas, incrustados en nuestras cabezas, hemos navegado sin rumbo en el espacio estelar, nos han inculcado mediante su filosofía de que el pasado es

pisado, para que no reivindiquemos nuestro glorioso Tawantinsuyu, pero haciendo una analogía, entonces por qué ellos no han pisado a sus grandes hombres como: Sócrates, Platón, Aristóteles, René Descartes, Jhon Locke, Voltaire, Rousseau, Karl Marx, Lenin, a su padre de la patria Simón Bolívar, a su ―protomártir q`ara Murillo‖ y otros no mencionados. Sin embargo, para nosotros el presente y el futuro cíclico será la obra del pasado que nos han desconectado. La brutal invasión europea occidental, impidió el desarrollo del pensamiento ideológico político, filosófico, cosmogónico y la organización social comunitaria de ayllus, en esta lógica, las tendencias ideológicas euro-extranjeras, nos mantienen con una mentalidad de la dependencia del colonialismo, los cuales, impiden el desarrollo pleno de las culturas milenarias, planteándonos pensamientos con una mentalidad podredumbre criminal que es ajena a nuestra convivencia mutua con nuestra bella naturaleza. Por lo tanto, la agresión del hombre blanco es la causante de la desconexión del pensamiento indio. El Indianismo−Katarismo quiere mandar a punta pies de nuestras tierras a Europa abusiva, para luego volverlo a nuestro estilo de la convivencia armónica, ya que ―volver al comunitarismo indio es volver a vivir en continuidad con nuestro pasado‖. Así que sabemos muy bien que no puede haber un levantamiento puro si esta no es india. Ayar Quispe Quispe, ese hermano ideólogo del INDIANISMO KATARISMO, hizo el sacrificio de hacernos

conocer en el error que vivíamos, es por eso que a este cholaje blanco mestizo de q’aras, no les importa que los indios tengamos nuestros idiologos, más aun quieren extirparlo como en los tiempos de la colonia. Por eso creo sinceramente que a nuestro hermano Ayar Quispe Quispe, lo han golpeado en la nuca hasta matarlo, por pensador indio e ideólogo del indianismo originario, puesto que sus libros no solo nos sirven en nuestra lucha, sino que eran un q`urawasu y relampagueó de la llamarada de la revolución India, para luego tomar el poder absoluto de los oprimidos, por eso digo apenas el INDIO crece y florece, inmediatamente es perseguida, filmado por las cámaras ocultas, asimismo, taladas como a un árbol inservible. A los Indianistas y Kataristas no nos atemorizan, más al contrario nos fortalecen para no caer en guarras de los chupasangres coloniales, por eso y por otras razones el Indianismo—Katarismo, la del presente, es para desguañangarlo, para darle su a Dios. ―Si la guerra fue para los q`aras lap`araras un arma de dominación colonial, justo es que también la guerra sea para los INDIOS qala üñaqas un instrumento de descolonización profunda‖, así no más se hacen las cosas en este tiempo y espacio, para restaurar de una vez por todo, nuestro estado propio del Qullasuyu. ¡PODER O MUERTE! La lucha continua…


El Tirofijo Nº 15 septiembre 2016