Page 1


Editorial P

ara diversos grupos humanos, los

al respecto existen dos tipos de lecturas

deros sistemas migratorios construidos

rituales de renovación se cumplen a

globalizantes: sobre quienes visualizan

históricamente a partir de esas lógicas

cabalidad con la idea siempre firme

fragmentación, otros miran complejidad.

indescifrables en que se han convertido

de superar el pasado, sobre todo si hubo

El nuevo orden exige visiones oxigenan-

los desprendimientos del origen y su pre-

calamidades, pero también en espera de

tes y complementarias. En ese tenor, la

sente inaceptable. Los nuevos destinos

nuevos horizontes en el destino de sus

riqueza de experiencias se halla presente

y sus modos de vida, los vistos e imagi-

pueblos. Al preparar este número de Eco-

en lo cotidiano; esta parte mexicana tie-

nados por individuos, familias y comuni-

fronteras dedicado a las migraciones y las

ne un rostro singular frente al norte del

dades, componen el mapa de un nuevo

dinámicas transfronterizas desde y en los

país en las tendencias hacia la diversifi-

orden que sorprende y desafía no sólo el

estados del sur de México que limitan con

cación migratoria en términos de actores

pensamiento, sino las viejas inercias po-

Centroamérica, cerraba la primera déca-

sociales y de lugares, tiempos y espacios

líticas y culturales de personas, grupos e

da del siglo XXI y con ella la infeliz noticia

enganchados en las fuerzas económicas,

instituciones.

de actos de violencia contra migrantes

culturales y políticas que mueven al pla-

“de paso” en Tamaulipas y más adelante

neta.

Sobre tales referentes presentamos en esta revista varias colaboraciones de un

con otro grupo de extranjeros sin pape-

Antes de la caracterización simple de

grupo de investigación dedicado a estu-

les en Oaxaca. Antes de despedir los 10

los procesos sureños dentro de la emer-

diar los procesos migratorios y transfron-

primeros años del tercer milenio, la lista

gencia migratoria internacional –desde

terizos en la amplia zona de la frontera

de pendientes era enorme en materia mi-

las interpretaciones dominantes respecto

sur. El objetivo fue abordar, desde diver-

gratoria y sus rubros indisociables: dere-

a las migraciones México-Estados Uni-

sas geografías, algún aspecto relevante

chos humanos, seguridad y desarrollo. Al

dos–, la región dibujaba su propio perfil

de los tópicos urgentes de las moviliza-

cambio de este año la agenda quedó des-

lleno de conexiones múltiples: junto a las

ciones humanas hoy día. Se revelan, ade-

bordada. En eso se está y no hay conjuro

rutas de personas migrantes provenientes

más, puntos poco explorados y conocidos

cultural para trascender el desorden, ni

de muchas partes del mundo que ingre-

hacia otras latitudes; uno de los fines es

persona sabia capaz de invocar las fuen-

san por los aeropuertos, costas, selvas y

deschiapanizar la frontera sur, cuya di-

tes de poder para ir más allá de la retóri-

ríos de Quintana Roo, Tabasco, Campeche

mensión localista tiene una aplastante in-

ca pública ociosa de la “voluntad política”.

y Chiapas, se empata una historia de mo-

fluencia en la perspectiva regional. Espe-

Al explorar el mundo de las migra-

vilidad entre los grupos indígenas y cam-

ramos motivar a los lectores a repensar

ciones o las migraciones en el mundo, y

pesinos de estos estados, en su escalas

esta era –en la ya segunda década del

la exigencia de un nuevo estado de co-

y enlaces en el resto de las entidades de

siglo XXI– en un mundo que siempre se

sas, se puede afirmar sin temor a equí-

la tremenda región de influencia llamada

ha movido.

vocos que México contiene la migración

a secas “sureste” con Oaxaca, Guerrero,

del orbe. Su sello es la heterogeneidad y

Veracruz y Yucatán. Se reconocen verda-

Martha García Ortega, Sociedad, Cultura y Salud

1


Crónica transfronteriza

México-Belice:

MARTHA GARCÍA

2


Martha García Ortega

la diversidad de sus meandros N

adie sabe si para bien o para mal,

mezclas extremas más que en el origen

márgenes de esta frontera dividida por el

pero el límite entre México y Beli-

y la autenticidad. Con esos referentes, la

río Hondo se pueblan por una treintena

ce ha permanecido alejado de los

experiencia de las identidades se vive al

de localidades pobres. La excepción: los

grandes titulares de la prensa nacional,

límite. Otros marcadores emergentes es-

menonitas y sus grandes proles. Apenas

las estadísticas de relumbre y las imáge-

tán a tono con el mundo actual. Aunque

unas cuantas comunidades están cara a

nes clásicas de frontera. Poco o nada se

algunos pobladores lo cuestionen, porque

cara: San Francisco Botes-Santa Cruz,

menciona sobre esta parte del país donde

“faltan creencias en la gente”, la aplas-

La Unión-Blue Creek. En Santa Cruz se

el aire, en realidad, da vuelta. Su “esca-

tante fragmentación religiosa presume un

degusta comida criolla en el restaurante

sa representación” numérica carece de

supermercado para una fe a gusto: ad-

Riverside, perteneciente a un grupo de

importancia frente a las cifras elevadas

ventistas, pentecosteses, presbiterianos,

mujeres cooperativistas, lo mismo sirven

de cruces y migrantes internacionales, in-

testigos de Jehová, mormones… Hay más

chilmole que rice and beans.

tercambios comerciales y del trasiego de

templos que escuelas. Es tierra de reno-

diversos objetos y personas reportadas

vación, tierra de convertidos.

para otras latitudes, mas tiene lo suyo: de

A orillas del río Hondo… Aun cuando la división natural del río

ningún modo se trata de una frontera de

Lo nuevo, lo viejo y lo mezclado

Hondo cuenta con meandros poco pro-

baja intensidad.

El sur de la frontera, apenas resguarda-

fundos y estrechos –menores a 15 me-

Un dato pone el acento sobre cual-

da por las instancias migratorias, tiene su

tros de ancho–, es raro ver gente nadan-

quier duda, la presencia de la Marina des-

sello en la composición plural, diversa,

do para cruzar; los cocodrilos habitantes

de hace un año en sus puntos recónditos

segmentada, de su población producto de

de esta zona tropical salen de noche.

revela la atención sobre la vox populi en

desencuentros históricos todavía latentes

Las distancias para atravesar la frontera

torno al tráfico de personas, drogas y ar-

en la memoria social. Desde esta coor-

varían: en Santa Cruz el paso es largo

mas. Esto se ha publicado, cierto. Nadie

denada se proyectan prácticas culturales

y bastan 10 minutos por una entrada de

comenta ni precisa, tampoco se pregun-

trasplantadas, como aquella danza bai-

canal artificial cada vez más sucio y ma-

ta… Fin de la conversación. Aquí se vive

lada entre mayas: “Cabeza de cochino”,

loliente; para Blue Creek son cinco mi-

día a día una dinámica transfronteriza a

aletargada del lado mexicano pero viva

nutos reloj en mano. Aquí se “lanchea” a

la altura de los íconos de la globalización

en Belice por mera fuerza de la costum-

remo o motor. A la vez, los carontes ha-

(igual se ignora si para bien o para mal).

bre de los de allá que alguna vez fueron

cen mandados, llevan y traen pasajeros

Escenarios de mestizaje y criollismos va-

de acá.

con mil cargas (seis pesos por persona,

rios, composiciones de trozos de relatos

A su modo, la gente entiende la tra-

un dólar beliceño). Los visitantes literal-

de matrias chicas, de varios lugares del

dición en sus idiomas criollos, su inglés,

mente navegan para comprar alimentos

pasado agitado, del presente diverso, del

español o maya singular. Los léxicos y

básicos convertidos en mercancías de

futuro complejo del mundo.

códigos en espanglish son inexistentes.

lujo, blanco del decomiso de “la custom”.

Son abundantes los signos emergen-

La influencia mediática se asienta en el

“Tráfico”, “contrabando”, son términos

tes donde la contemporaneidad arraiga

sur con embajadores emblemáticos: Los

fuera de proporción para productos de

en la frontera México-Belice, una zona

tigres del norte a todo volumen en ca-

primera necesidad.

producto de colonizaciones masivas de

miones por las brechas de los laberintos

En el espacio fronterizo beliceño cuel-

apenas hace medio siglo, centrada en las

verdes de la selva. De uno y otro lado, los

gan letreros sobre lo prohibido. En Blue

3


Los visitantes literalmente navegan para comprar alimentos básicos convertidos en mercancías de lujo, blanco del decomiso de “la custom”. “Tráfico”, “contrabando”, son términos fuera de proporción para productos de primera necesidad.

algunos sedientos llegados de Chetumal… a comprar, beber y comer. La fiesta revienta cada fin de semana en las tiendas de abarrotes que no se llaman “Oasis”, pero lo son literalmente (un contrasenti-

Creek la advertencia reza: “Mercancías

de la judicial mexicana: autos levantan-

do entre tanta agua y humedad). El alco-

que requieren licencia antes de importa-

do polvo, rechinando llantas, vidrios po-

holímetro no es regla de tránsito peatonal

ción”. La lista es medio larga: arroz, hue-

larizados… agazapados en la oscuridad,

en la aduana.

vo, frijoles, harina, blanqueador, frutas

esperando el botín. Para evitar el hurto,

y verduras, comida para animales, com-

los compradores han tendido una red

bustible, gasolina, cacahuates, papel hi-

de alerta a pulmón y celulares: “¡cooos-

giénico, jabón… Y claro, cerveza. Por eso

tuuummmm!, ¡cooostuuummmm!”. Ése

en apariencia desapegadas del patrón:

en los márgenes del río Hondo se amon-

es el grito más famoso en esta selva.

muchachos sin overoles ni sombreros,

Empleos de azúcar Aquí llegan las nuevas modas menonitas

Una de las mercancías más codicia-

cargando bolsas de “six” lejos del patriar-

sas de frituras, botellas, cartones, hua-

das es la cerveza: “también de primera

ca. Mientras, las jóvenes estrenan más

cales y unicel. Las familias-consumidoras

necesidad… oiga, pus hace reteharto ca-

seguido su pelo recién pintado de negro-

apuestan al aburrimiento de “la custom”

lor”. Por esas urgencias llegan hasta la

negro, pantalones cortos, lentes oscuros.

para retornar a su país; estos agentes

frontera desde Blue Creek, Santa Cruz,

Otros engrosan la interculturalidad en las

recuerdan las no tan célebres estampas

San Antonio, San Román, San Víctor… y

cascaritas de voleibol, y los más exage-

MARTHA GARCÍA

tona la basura de comida chatarra: bol-

Servicio de comida para los trabajadores agrícolas en los cañales.

4


En ambos lados hay caña y otros cultivos. La gente se ocupa a toda hora, y nadie se explica el porqué de tanta pobreza si en las familias trabajan desde niños hasta ancianos. rados llegan al matrimonio mixto, algo visto de reojo pero tolerado, ya qué. Los empresarios agrícolas, esos sí de overol, emplean mexicanos y mexicanas como trabajadores indocumentados en horarios de semana inglesa. En ambos lados hay caña y otros cultivos. La gente se ocupa a toda hora, y nadie se explica el porqué de tanta pobreza si en las familias trabajan desde niños hasta ancianos. El pequeño comercio se convierte en el recurso inmediato en el reino de la informalidad en canastos, bicicletas, triciclos, motos y camionetas improvisadas como fondas. Son imágenes de un contrasentido: prácticas clandestinas a plena luz, frente a mediomundo. MARTHA GARCÍA

Del lado mexicano se localiza una docena de ejidos a lo largo de cien kilómetros en la ruta Chetumal –capital de Quintana Roo– hacia La Unión, última localidad del sur quintanarroense. Es la gran región de río Hondo, de recorridos

Manta colocada en la carretera rumbo a la frontera con Belice. Río Hondo, Quintana Roo, abril, 2010.

verdes, no de bosque sino de caña, cuya

Interacciones

producción se coloca como segundo sec-

Aquí “el monte” es el refugio de desampa-

La dinámica transfronteriza en esta es-

rados y fugitivos como lo ha sido siempre.

quina de suelo mexicano es intensa y

Los frondosos árboles y su vegetación son

está marcada por las inercias históricas

resguardos naturales para quienes hacen

subidas de tono al cambio del siglo XXI.

una parada más en sus itinerarios nóma-

Intercambios comerciales, familiares, edu-

das, donde el punto internacional México-

cativos, deportivos, laborales y hasta reli-

Belice es escala u horizonte de destinos

giosos se encadenan a una serie de prác-

inciertos. No sólo la dinámica migratoria

ticas hechas ya costumbre. Los trajines

hace de esta geografía un referente de

cotidianos son de beliceños y mexicanos.

las fuerzas globales; la intensidad de los

Como ruta de internación, esta frontera

intercambios a escalas familiares y co-

Campeche, Puebla y Guerrero, además

no es desconocida para los experimen-

munitarias, y otros dentro y fuera de ley,

de beliceños y otros centroamericanos.

tados guatemaltecos. Y para los no tan

trascienden el mero hecho de cruzar a

Decenas se han quedado a vivir aquí en

novatos centroamericanos, los puntos de

cada segundo los límites.

las galeras desde hace más de 20 años,

cruce se convirtieron en una opción en

además de los huéspedes de ocasión.

sus caminos clandestinos para pasar por

Cuando se pasa por sus campamentos

México, poco se sabe si también es una

“temporales” no se evitan las compara-

alternativa a la violencia y las extorsiones

ciones con el pasado porfirista ni los cam-

padecidas en los trayectos al norte en eso

pos agroindustriales del norte del país.

que se ha llamado la frontera vertical.

tor económico estatal, después y a distancia del turismo. De ahí la fama del ingenio San Rafael Pucté; sus necesidades agroindustriales atraen a trabajadores locales, regionales y transfronterizos. Entre los empleos creados por la producción de azúcar, según estadísticas, están cerca de 1,500 vacantes para jornaleros agrícolas ocupados cada zafra por migrantes de Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Tabasco,

Martha García es investigadora del Área de Sociedad, Cultura y Salud, ECOSUR Chetumal (mgarciao@ecosur.mx).

5


La tenebrosa ruta del golfo: sureste tabasqueño

E

Luis Alfredo Arriola Vega

migración en tránsito por el

sta nota da cuenta de la peligrosa realidad que enfrentan los migrantes que en su afán por llegar a la fronte-

ra México-Estados Unidos transitan por el sureste de Tabasco. La ruta se encuentra activa desde la mitad de la década de 1980; no es un trayecto nuevo. El paso del ferrocarril por esta parte de la entidad –la vía férrea está situada a 15 kilómetros, en su punto más cercano, del límite internacional con Guatemala– le confirió

relevancia temporal a este trayecto en la segunda mitad de la década recién con1

cluida, concretamente después de 2005.

El auge fue pasajero porque en agosto de 2007 el ferrocarril que cubría el tramo entre Mérida y Veracruz, pasando por Campeche y Tabasco, cesó operaciones. Aunque el servicio se reanudó pocos meses después, su horario se tornó errático, situación que empeoró posteriormente. En 2010 resultaba impredecible saber cuándo volvería a pasar, pudiendo transcurrir hasta tres días antes de su aparición.

1

La destrucción de la red ferroviaria en la región del Soconusco, Chiapas, derivada del impacto causado por el huracán Stan en octubre de 2005, fue otro factor que indujo a los migrantes centroamericanos a buscar la ruta tabasqueña para trasladarse por territorio mexicano.

6


Elemento desencadenante

La progresiva importancia de la ruta

Si bien los migrantes se inclinan por

del golfo también se encuentra vinculada

viajar con compatriotas, también es posi-

a la migración desde Honduras. Por una

ble encontrar grupos mixtos, es decir, de

de un nuevo abordaje sobre el fenóme-

parte, está el incremento de la migración

diversos orígenes nacionales. Invariable-

no, específicamente en lo que concierne

hondureña, fenómeno de reciente apari-

mente todos encuentran múltiples ame-

a la emigración centroamericana. Resulta

ción en el contexto histórico de la migra-

nazas durante su transitar. Además de las

conceptualmente limitado considerar que

ción centroamericana, y por otra parte, el

vejaciones físicas y morales de las que

las difíciles condiciones económicas cons-

hecho de que Tabasco constituye el acce-

son objeto por parte de algunos sectores

tituyen el factor más determinante para

so más inmediato a México para los ciu-

de la población local y ciertos represen-

que la gente emigre. Las causas (razón

dadanos de ese país. No sorprende, por

tantes de la autoridad, los migrantes de

de ser), las condiciones en que ocurre el

ello, que un alto porcentaje de migrantes

paso deben hacer frente a otros peligros,

desplazamiento (el tránsito) y los efectos

de dicha nacionalidad ingresen vía Tabas-

el más temido se personifica en los Zetas.

derivados de este tipo de movilidad hu-

co. Según datos compilados a lo largo de

En las siguientes líneas centro mi aten-

mana sugieren que hoy en día opera otro

los últimos cinco años por la Liga Mexica-

ción en este último asunto porque la en-

elemento que desencadena la emigración

trada de dicho grupo en escena ha dado

de un alto porcentaje de centroamerica-

lugar a un cambio cualitativo radical en

nos. A falta de un mejor término, denomi-

la migración de paso, haciendo indispen-

no a ese factor violencia para-estructural.

sable re-pensar el fenómeno desde una

En entrevistas realizadas en Tabas-

na por la Defensa de los Derechos Humanos (LIMEDDH), en la Casa del Migrante de Tenosique, el 80% de los transeúntes que hacen uso de ese albergue provienen de Honduras. El resto son originarios de Guatemala, El Salvador y Nicaragua, en orden de importancia. Ocasionalmente transitan por aquí sudamericanos (sobre todo ecuatorianos, peruanos, brasileños) y también se ha detectado esporádicamente la presencia de cubanos. Las características de esa población transmigrante o de paso son muy similares a las de otras que se internan a México por diferentes puntos. Está compuesta mayoritariamente por hombres –menos del 15% de los migrantes son mujeres según los datos de LIMEDDH–, en especial jóvenes en edades que van de los 17 a los 30 años. Durante dos años de trabajo en la zona he visto incrementarse el

perspectiva, igualmente, renovada.

Lo anterior me hace plantear la necesidad

co con mujeres migrantes de Honduras

Con la aparición de los Zetas, ex si-

y El Salvador surge con frecuencia cómo

carios de los carteles de la droga, hacia

el haber sido víctimas de extorsiones o

2005 en esta parte de Tabasco, ser un

amenazas de secuestros, el flagelo de

migrante no-autorizado en la ruta del gol-

la delincuencia común por parte de las

fo conlleva una alta probabilidad de enca-

maras, incluso la violencia doméstica,

rar la muerte debido a la despiadada brutalidad de la agrupación. La experiencia migratoria de los que se dirigen a Estados Unidos nunca había estado marcada por tal grado de violencia. En el mejor de los casos, los migrantes que caen en sus manos deben erogar una onerosa cantidad de dinero para poder seguir su camino; en el peor de ellos pagan con la vida misma, tal como ocurrió a las víctimas

número de menores de edad que utilizan

encontradas en el Rancho La Victoria,

esta ruta, una situación preocupante si

cerca de la población de Arena de Hidal-

se considera que son parte de los grupos

go, Tenosique, Tabasco (julio de 2009).

más vulnerables dentro del grueso de la

Aunque este suceso y el del Rancho San

población en movimiento.

Fernando, Tamaulipas (agosto de 2010),

Casi todos viajan en grupo y común-

son los únicos que adquirieron notoriedad

mente les acompaña un guía. Esa per-

pública, es razonable asumir que se han

sona no es necesariamente el coyote o

perpetrado otros similares, de los cuales

pollero sino un individuo que trabaja para

nunca tendremos noticia. Todo apunta a

el coyote. También puede ser alguien que

que esta forma de operar es parte de una

viene custodiándolos desde el lugar de

tétrica estrategia mayor por parte de po-

origen, o en ocasiones, un repatriado o

deres fácticos, subterráneos, para hacer-

deportado que intenta de nuevo la trave-

se del control total del jugoso negocio del

sía y que conoce el trayecto.

tráfico de migrantes y otros más.

influyeron de manera contundente en la decisión de desplazarse. El clima de inseguridad en que se debaten países como Honduras, El Salvador y Guatemala está signado por el creciente impacto de grupos del crimen organizado que marcan la experiencia cotidiana, el tejido social y la psique colectiva, situación que va de la mano con un serio deterioro de las instituciones del estado (entre otros males vía la corrupción). Desde esa perspectiva, resulta sumamente preocupante la hegemonía actual de los Zetas en territorio tabasqueño y su progresiva influencia en Guatemala. Con fundamento en lo aquí señalado quizás sea tiempo de acuñar una categoría que describa la nueva situación de los migrantes centroamericanos en tránsito, acorde con estos aciagos tiempos: refugiados que huyen de la violencia paraestructural extrema.

Luis Arriola es investigador del Área de Sociedad, Cultura y Salud, ECOSUR Campeche (larriola@ecosur.mx).

7


Hugo Ángeles Cruz

Flujos laborales L

a diversidad cultural, económica y ecológica que guarda la frontera sur de México permite a las poblaciones

fronterizas mantener vínculos estrechos con sus contrapartes en Guatemala y Belice. Existen regiones en las entidades fronterizas que forman parte de áreas binacionales con Guatemala o Belice; tal es el caso del Soconusco, en el estado de Chiapas, cuya dinámica está anclada a una tradición antigua, que ha llegado a conformar un mercado laboral binacional de cuya existencia depende la producción agrícola del Soconusco. Entre Chiapas y Guatemala se ha conformado un área binacional de regiones fronterizas, integrada por el sur-occidente de Guatemala, y el Soconusco y la Sierra Madre de Chiapas. Esta área binacional cuenta con dos ciudades nodales: Tapachula en la costa del Soconusco y Quetzaltenango en el altiplano guatemalteco. Ambas ciudades son principalmente cen-

SERGIO LAY

de Guatemala 8


tros de comercio y servicios con una am-

cuesta sobre Migración en la Frontera

joven. Cerca de la mitad (50.7% en 2004

plia zona de influencia. Adicionalmente,

Guatemala-México (EMIFGUAMEX) es po-

y 50.3% en 2007) de los migrantes tie-

otras ciudades de menor tamaño inte-

sible avanzar en los esfuerzos por cuan-

ne menos de 30 años. Asimismo, alre-

gran un sistema de ciudades pequeñas y

tificar y caracterizar el flujo de migrantes

dedor de 10% habla alguna lengua indí-

pueblos. Esta área binacional, en la que

guatemaltecos que cruzan la frontera con

gena. Aproximadamente la cuarta parte

predomina aún el patrón primario expor-

la intención de trabajar en el estado de

(30.9% en 2004 y 21.6% en 2007) de los

tador de desarrollo capitalista (sector de

Chiapas.

trabajadores guatemaltecos no sabe leer ni escribir. De la misma manera, una pro-

la economía dedicado a la agricultura y la das del siglo XX la más dinámica de las

Características de los trabajadores guatemaltecos

regiones en la frontera de México con Gua-

De las principales características sociode-

Respecto al estado civil, alrededor de

temala y con Belice.

ganadería), resultó ser por muchas déca-

porción semejante (32% en 2004 y 22% en 2007) no cuenta con escolaridad.

mográficas de los trabajadores guatemalte-

60% de los migrantes guatemaltecos se

En cuanto a la migración temporal,

cos,1 se puede señalar que este flujo está

declara unido (casado o en unión libre) y

Chiapas ha sido la principal entidad re-

compuesto mayoritariamente por hombres.

el restante 40% se encuentra no unido

ceptora de trabajadores estacionales pro-

De cada cinco migrantes, cuatro son varo-

(soltero, separado, viudo y divorciado).

cedentes de Guatemala. Sin embargo,

nes y una es mujer (78% eran hombres

De acuerdo con la relación de parentesco

en los últimos años estos migrantes han

en 2004 y 73% en 2007). Esta migración

que los migrantes tienen en su hogar, más

diversificado los tipos de trabajo donde

temporal la integra sobre todo población

de la mitad (57.6% en 2004 y 51.4% en 2007) son jefes o jefas. Los hijos e hijas

se emplean. Además de las actividades agrícolas y el servicio doméstico, también laboran en distintas ramas del sector terciario, como el comercio y los servicios, empleos que se ubican especialmente en las localidades urbanas de la región fronteriza. Con los resultados de la En-

1 El periodo de análisis va de 2004 a 2007 y los datos están tomados de: INM, CONAPO, COLEF, SRE y STPS (2009), Encuesta sobre Migración en la Frontera Guatemala-México, 2007. Serie histórica 20042007, México, Instituto Nacional de Migración/ Consejo Nacional de Población/ El Colegio de la Frontera Norte/ Secretaría de Relaciones Exteriores/ Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

conforman otro grupo numeroso (31.7% en 2004 y 34.9% en 2007), y en menor proporción (10% en 2004 y 13.5% en 2007) están los esposos o esposas. Los resultados de la EMIFGUAMEX muestran que los migrantes guatemaltecos que llegan a laborar al estado de Chiapas proceden fundamentalmente del fronterizo departamento de San Marcos, pues para el año 2007 cerca de dos tercios (64%) de esta mano de obra residía ahí. Otra proporción importante (21%) vive en Huehuetenango y el resto se distribuye en otros departamentos fronterizos o cercanos a la frontera, como Quetzaltenango (7.5%) y Retalhuleu (4.1%), y no fronterizos, como Suchitepéquez (2.5%), dentro de los más importantes. Una de las variables principales para conocer las diferencias socioeconómicas y demográficas de los migrantes guatemaltecos tiene que ver con el tiempo de permanencia en territorio mexicano. Es

a la frontera de Chiapas 9


posible distinguir flujos laborales de ca-

al proceso migratorio a México. Así, más

Al agrupar los oficios y profesiones

rácter transfronterizo con una duración

de la mitad de los migrantes guatemalte-

en sectores de actividad, encontramos

menor a un día de aquellos cuya tempo-

cos cuentan con experiencia migratoria a

que el agropecuario concentra la mayor

ralidad es mayor. Así, cerca de la mitad

México practicada diariamente (55% en

participación en México de los migrantes

(48% en 2004 y 43.3% en 2007) de los

2004 y 54% en 2007). Otra proporción

guatemaltecos (39.1% en 2004 y 38.4%

migrantes permanecen en México hasta

importante (36% en 2004) ha realizado

en 2007), seguido del comercio (24% en

24 horas; en cambio, los trabajadores

entre uno y tres cruces previos y el resto

que permanecen más tiempo se distri-

ha migrado temporalmente en cuatro o

buyen aproximadamente en las mismas

más ocasiones.

2004 y 22.3% en 2007), la construcción (15.4% en 2004 y 18.9% en 2007) y los servicios domésticos (10% en 2004 y 11.7% en 2007). Con proporciones

proporciones en los periodos de más de

Respecto a la participación laboral

un día y hasta 15 días, de 16 días a un

de los migrantes guatemaltecos, casi la

mes, y de más de un mes y hasta un año.

totalidad (97.4% en 2004 y 99.5% en

En otros términos, de cada diez tra-

el transporte (0.9% en 2004 y 2.6% en

2007) de ellos sí trabajaron en territorio

2007) y la manufactura (2.5% en 2004

mexicano. De esta población, cerca de

y 1.9% en 2007). Es decir, de cada 10

40% se ocupa como trabajadores agro-

migrantes guatemaltecos, cuatro traba-

pecuarios. Los vendedores ambulantes

jan en el sector agropecuario, dos en el

representan alrededor de la cuarta parte;

comercio, dos en la construcción, uno en

bajadores migrantes guatemaltecos a México, cuatro vienen y regresan el mismo día, dos duran hasta una quincena, dos tardan hasta un mes y los otros dos, un año.

le siguen los trabajadores de la construc-

¿En qué se emplean los migrantes? Si bien la falta de empleo en Guatemala

ción, trabajadores en servicios domésticos, empleados en ocupaciones diversas,

más reducidas están los servicios diversos (8.1% en 2004 y 4.1% en 2007),

los servicios domésticos y uno en otros sectores (servicios diversos, transporte y manufactura). Es posible constatar, entonces, que

es la principal causa que obliga a migrar a

trabajadores industriales, comerciantes

los trabajadores guatemaltecos, su con-

y los profesionistas, técnicos y personal

participan los migrantes guatemaltecos

dición laboral se asocia con su inserción

administrativo.

se ha diversificado y expandido hacia

el mercado laboral chiapaneco en el que

espacios urbanos. Los resultados de la EMIFGUAMEX muestran que el comercio y la construcción son los sectores que en conjunto concentran el grueso de la participación de trabajadores guatemaltecos. Sin embargo, los flujos tradicionales, como los trabajadores agrícolas y las trabajadoras en servicios domésticos, siguen teniendo una participación importante en la estructura productiva de Chiapas, especialmente en la región fronteriza, la cual forma parte del mercado laboral binacional con Guatemala.

Hugo Ángeles es investigador visitante en El Colegio de la Frontera Sur (hangeles@ecosur.mx).

La Encuesta sobre Migración en la Frontera Guatemala-México EMIFGUAMEX (denominada EMIFSUR a partir del año 2008, dado que se amplió hacia Honduras y El Salvador) se aplica desde 2004 en la frontera Guatemala-México. El levantamiento de la encuesta está a cargo de El Colegio de la Frontera Norte, el Instituto Nacional de Migración, la Secretaría

SERGIO LAY

del Trabajo y Previsión Social, el Consejo Nacional de Población y la Secretaría de Relaciones Exteriores. En el diseño y las distintas fases de aplicación de la encuesta han colaborado El Colegio de México, El Colegio de la Frontera Sur, la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales-Sede Guatemala y el Instituto Centroamericano de Estudios Sociales y Desarrollo.

10


¿Buscas libros acerca de migración o dinámicas poblacionales?

Migraciones contemporáneas en la región sur-sureste de México Una aproximación a las migraciones internacionales en la frontera sur de México Identidades, migraciones y género en la frontera sur de México La población en el sureste de México La integración de los ex refugiados guatemaltecos en México: una experiencia con rostros múltiples Mujeres en las fronteras: trabajo, salud y migración www.ecosur.mx Contacto: Laura López. Correo: llopez@ecosur.mx / Teléfono: (967) 674.9000, ext. 1784

11


LEONARDO TOLEDO

Haciendo

12

distinciones


Martha Luz Rojas Wiesner

D

esde hace algún tiempo, en El Cole-

destacar es que en cuanto a la movilidad

De acuerdo con los relatos de las mu-

gio de la Frontera Sur (ECOSUR) he-

internacional se identifican: 1) personas

jeres que hemos entrevistado en distin-

mos llamado la atención sobre la ne-

inmigrantes, es decir, quienes ya se han

tos momentos, pero en especial para el

cesidad de considerar los distintos tipos

establecido en los llamados lugares de

proyecto arriba referido,1 se puede de-

de migrantes en la frontera sur de México

llegada, 2) migrantes temporales, quie-

cir que en la experiencia migratoria de

y, en particular, de migrantes provenien-

nes después de una temporada regresan

mujeres guatemaltecas a México 1) hay

tes de Centroamérica. Ésta es una de las

a sus comunidades de origen y 3) resi-

distintos tipos de irregularidad, 2) la irre-

razones por las cuales me he enfocado al

dentes fronterizos con movilidad trans-

gularidad puede ser vivida y percibida de

estudio de migrantes originarios de Gua-

fronteriza (es decir, residentes de regio-

distinta manera según el contexto en el

temala, en especial de mujeres. Uno de

nes fronterizas internacionales que se

que se produce y según el contexto del

los aspectos que he enfatizado es el de

movilizan en los territorios adyacentes o

que la persona migrante es originaria, y

la complejidad de la dinámica migratoria

contiguos a la demarcación internacional

3) la irregularidad puede tener diferentes

y las dificultades que su análisis puede

de dos o más países), quienes se trasla-

implicaciones.

significar al pensar en políticas públicas

dan diariamente o cada dos o tres días, o

o simplemente al diseñar programas o

bien, durante los días hábiles de la sema-

Los tipos de irregularidad migratoria

acciones institucionales más acotados en

na para trabajar o realizar otra actividad

Por las implicaciones en el tema de los

sus fines y cobertura. Es necesario escu-

en alguna localidad fronteriza en México.

derechos humanos, analizamos casos de

driñar en los datos, sean cuantitativos o

Estas distinciones son importantes por-

mujeres con y sin documentos migrato-

cualitativos, en especial cuando trata de

que, de acuerdo con la investigadora Ana

rios. Algunas de las mujeres que cuentan

analizar condiciones de vida y de trabajo,

María López Sala, las políticas de los es-

con un documento migratorio o la carta

de vulnerabilidades y de derechos humanos.

tados nacionales han generado varias ca-

de naturalización, ingresaron al país sin

Con base en los resultados de un pro-

tegorías de extranjeros y no una sola. Al

documentos y después se acogieron a los

yecto de investigación que estamos rea-

realizar cualquier diagnóstico para el di-

programas de regularización migratoria

lizando en ECOSUR, denominado “Avanzando en los derechos de las mujeres migrantes en América Latina y el Caribe” (Capítulo México), y del conocimiento que tenemos por estudios previos, me referiré aquí a esa complejidad que caracteriza la dinámica migratoria, en particular a la relacionada con la migración de mujeres de Guatemala a México, con énfasis en el estado de Chiapas, destacando el tema de la irregularidad migratoria. Dada la vecindad y las relaciones his-

seño de políticas o de programas relacionados con la migración, no debe perderse de vista que las personas migrantes no

mismo, entrevistamos a mujeres en situación irregular, bien sea porque desde

forman un colectivo monolítico y unívoco, y menos si hacemos referencia a ellas como sujetos de derechos. Estas mismas políticas nacionales producen situaciones de irregularidad migratoria; razón por la que no debe ser vista como algo natural e independiente del contexto social, político y legal en el que se produce. La situación

tóricas entre ambos países, el análisis de

debe ser analizada con detenimiento, por-

la migración de guatemaltecos a México

que desde una perspectiva de derechos

tiene su propia complejidad que es nece-

puede tener serias implicaciones en los

sario considerar, pues en la región no sólo

procesos de inclusión o de integración de

se registra migración en sentido estric-

las personas migrantes en los lugares de

to, sino una intensa movilidad poblacio-

llegada, donde viven o trabajan. Aquí sólo

nal transfronteriza. Un primer aspecto a

haré una breve alusión al tema.

en la

del Instituto Nacional de Migración. Asi-

1

Parte de la información se deriva del análisis de los relatos de 55 mujeres entrevistadas en Chiapas (33), Campeche (9), Quintana Roo (8) y la Ciudad de México (5). La mayor parte son inmigrantes (41), luego trabajadoras temporales (8), seguidas por las trabajadoras transfronterizas (6). Las mujeres provienen fundamentalmente de departamentos fronterizos de Guatemala: San Marcos, Huehuetenango, El Petén y Quiché. En Chiapas se registra el mayor número de mujeres procedentes de San Marcos, mientras que en Campeche y Quintana Roo provienen de El Petén, Huehuetenango y Quiché. Por el tipo de estudio, los resultados no pueden ser extrapolados a los distintos flujos migratorios que desde Centroamérica se registran hacia México. Sin embargo, para el caso de la migración guatemalteca sí podemos hablar de algunas características comunes.

dinámica migratoria 13


que ingresaron no tuvieron algún docu-

no están autorizadas por las autoridades

de que ingresaron a México, momento en

mento migratorio, o bien, porque esta-

migratorias. En ese sentido, una situación

el que no se vieron cuestionadas por no

ban insuficientemente documentadas.

irregular no necesariamente es lo opues-

contar con algún documento. Ni siquiera

Esta última situación puede presentarse

to a una situación migratoria regular. Se

pensaban que lo necesitaban para poder

al expirar la vigencia del documento mi-

puede contar con una forma migratoria y

cruzar la frontera. Más recientemente,

gratorio y no hacer la renovación; pero

trabajar sin que se cuente con el permiso

han percibido un aumento de problemas

también cuando el documento no auto-

para hacerlo, pero esto puede significarle

asociados a una situación irregular, pues

riza el desempeño de actividades remu-

a la persona migrante exponerse a limi-

después de la intensificación de las me-

neradas. Aquí importa hacer este tipo de

taciones o negativas en el acceso a servi-

didas de control y verificación migratoria

distinciones, pues hay diferencias en la

cios y a derechos.

en la frontera sur de México, registrada en la última década y que ha ocasionado un

percepción de las mujeres respecto a uno

Las percepciones sobre la irregularidad migratoria

aumento en las deportaciones, evidencia-

Hay al menos tres tipos de situaciones de irregularidad: 1) la que se produce

Las mujeres migrantes entrevistadas tie-

expuestas a una posible deportación;

por ingresar a un país sin documentos;

nen distintas percepciones respecto a su

también manifiestan un temor infundado

2) la que se produce por la pérdida de la

estatus migratorio. Hasta hace poco, para

a que les quiten a los hijos.

vigencia de un permiso migratorio; y 3)

algunas de ellas, la falta de documentos

Por otra parte, las medidas mucho

la que se genera por usar un documento

migratorios no había sido un problema y

más recientes de ordenamiento de flujos

migratorio para realizar actividades que

habían subsistido con esa condición des-

migratorios considerados por las auto-

y otro estatus.

ron que eran vulnerables o que estaban

ridades migratorias en la modalidad de “visitantes”, ha subrayado el problema de la irregularidad también para los migrantes ya establecidos. Tanto trabajadores/as agrícolas, como trabajadoras domésticas, empleados en otros servicios y trabajadores en el comercio, deben registrarse con la Forma Migratoria de Trabajador Fronterizo (FMTF); mientras que los residentes fronterizos deben hacerlo con la Forma Migratoria de Visitante Local (FMVL). Con esta medida, de facto se produjo una restricción para las personas que ya están establecidas en México y no tienen documentación migratoria, dado que no pueden ir a Guatemala de visita o al médico. Necesitan acogerse al programa de regularización migratoria, pero muchas veces no cuentan con la información ni con los mecanismos para ello. El problema también se relaciona con la falta de documentos de identidad y de formas expeditas para obtenerlos, incluyendo la falta de recursos. Las mujeres que nunca han tenido

LEONARDO TOLEDO

un documento migratorio reconocen su

14

vulnerabilidad por no contar con él. Suponen que al no tenerlo tampoco tienen derechos. En cambio, las mujeres que ingresan con un documento aunque éste


no las autorice a trabajar, perciben que

de un estatus migratorio regular, por lo

licitar apoyo en la tramitación de docu-

sí tienen permiso para estar en México y

que muchas mujeres prefieren no hacer

mentos de identidad.

para trabajar, aunque no tengan todos los

visible su condición de migrantes o su na-

derechos, tal como lo expresan algunas

cionalidad.

Comentarios finales

de las trabajadoras fronterizas que cuen-

Hay una vivencia de soledad y aisla-

Aunque el gobierno federal y el de Chia-

tan con la Forma Migratoria para Visitante

miento en algunas de estas mujeres, que

pas han hecho esfuerzos por mejorar la

Local (FMVL): reconocen que les pueden

se refleja en su dinámica familiar. En una

atención de las personas migrantes y sus

imponer una multa o quitarles los pro-

proporción importante, las redes sociales

familias, aún hay conflictos por atender.

ductos que venden, pero que sí pueden

son muy débiles o inexistentes y ellas

Existe un problema de difusión de infor-

trabajar.

tienen que resolver sus problemas como

mación sobre el programa de regulari-

mejor puedan. Esto incluye también la

zación migratoria y hace falta fomentar

Las implicaciones de la irregularidad migratoria

interacción con otras personas u orga-

una cultura en favor de la migración.

nizaciones. A pesar de los esfuerzos de

Esto implica la necesidad de una mayor

En la práctica, la irregularidad en la si-

ciertos centros que atienden a migrantes,

o mejor coordinación entre distintas de-

tuación migratoria de las mujeres ha te-

por ejemplo, hay un problema muy fuer-

pendencias e instituciones, pero también

nido efectos en sus condiciones de vida

te de desinformación. Muy pocas de las

insistir en indagar por las especificidades

y de trabajo, pero también en su ámbi-

mujeres en situación irregular que entre-

de la dinámica migratoria, sin perder de

to familiar, en particular para quienes ya

vistamos conocen el programa de regula-

vista los contextos más estructurales en

están establecidas en México, aunque

rización migratoria del Instituto Nacional

los que se producen y las posibles inte-

también sucede en casos de mujeres mi-

de Migración, y por el temor a una depor-

rrelaciones entre los distintos flujos, en

grantes temporales y, en menor medida,

tación no se acercan a pedir informes. El

particular cuando se trata del diseño de

de trabajadoras fronterizas. Por ejemplo,

papel de los propios consulados de Gua-

política pública en la materia.

al momento de solicitar atención médica,

temala es muy limitado, o inexistente. En

denunciar violencia intrafamiliar, registrar

Quintana Roo y en Campeche, por decir

el nacimiento de sus hijos o pedir para

algo, no hay oficinas del consulado gua-

ellos certificados de estudio, las autori-

temalteco y las personas no saben cómo

dades locales han antepuesto exigencias

comunicarse con el más cercano para so-

Martha Rojas es investigadora del Área de Sociedad, Cultura y Salud, ECOSUR Tapachula (mrojas@ecosur.mx).

Las vecinas vendedoras o compañeras negociantes de locales y puestos nos han tratado bien remal. Unas que nos dicen cachucas, unas nos dicen muertas de hambre, otras nos dicen ¿qué madres buscamos aquí? Yo de mi parte he contestado: “Disculpe señora, pero yo no en su espalda estoy viviendo. Vivo de Dios y de la bendición de él, no de la suya, y discúlpeme que yo la esté ofendiendo de esa forma”. Beatriz, 37 años, separada, 5 hijos. Viaja todos los días desde Malacatán, Guatemala, a Tapachula. Tiene un puesto en el pasillo del mercado San Juan y cuenta con Forma Migratoria de Visitante Local. Motivo de la migración: en México se vende más.

Yo quiero aprender corte de cabello, pero me dicen que no porque tengo que tener documento de acá... Igual en el IEA [Instituto de Educación para Adultos] he querido estudiar, pero dicen que me enseñan a leer y todo, pero que también tengo que llevar un documento de aquí que sea mexicano, pues. HUGO ÁNGELES

Matilde, 35 años, casada con mexicano, vive en Chiapas; es de los pocos casos que sin documentos migratorios ha podido registrar a sus hijos. Motivo de la migración: huir de violencia de parientes y buscar trabajo después de quedar huérfana y perder a sus hermanas.

Yo hubiera querido esconder eso, ocultarlo [el ser guatemalteca], porque no se podía, porque siempre hay veces que yo ni lo decía y la gente siempre me preguntaba “Tú no eres de aquí ¿tú de dónde eres?” Al principio decía que era de Chiapas, no, “si tú no eres de Chiapas, tú eres de Guatemala”. Margarita, 40 años, separada, 1 hijo, 20 años viviendo en México, de los cuales 18 los pasó en Campeche, naturalizada mexicana. Motivo de la migración: huir de la violencia política en su país.

15


Interacciones de

rostroenala investigación rostro Seres humanos, como todos

Cristina Robledo Cossio

A

partir de 1999 he participado en diversas actividades de apoyo y recopilación de información en proyectos

de investigación relacionados con el tema del fenómeno migratorio en la frontera sur de México. Generalmente recolecto información por medio de varios métodos, como entrevistas a profundidad y encuestas a migrantes centroamericanos que laboran en diferentes sectores de la región, así como a instituciones gubernamentales y organizaciones civiles cuyo trabajo se vincula con el tema migratorio. También obtengo datos de fuentes secundarias, por ejemplo, ponencias, artículos, informes y diagnósticos. La información sirve para el proceso de contextualización, sistematización y análisis de los proyectos de investigación. He tenido la oportunidad de interactuar con distintos grupos de personas originarias de Centroamérica, que van de paso, que vienen de manera temporal o que están establecidas en algún estado de la frontera sur de México, particular-

CÁRMEN FERNÁNDEZ-CASANUEVA

mente las que cruzan o llegan a Chiapas.

16

Esta interacción me ha permitido conocer más de cerca la diversidad de actividades que desempeñan y las condiciones de vida y de trabajo que les ofrece esta región, y en muchas ocasiones, me


ha permitido ser medio para que las per-

entrevistas o encuestas que les hacemos,

rán en contacto con los individuos rela-

sonas puedan descargar sus emociones

abramos heridas o causemos que afloren

cionados con el objeto de estudio, deben

en momentos críticos de su viaje o de su

sentimientos que de alguna manera han

estar sensibilizados con el tema, ser muy

estancia en la zona, y compartir con ellas

querido borrar.

respetuosos y tener la mínima instrucción

En ese sentido he sido consciente y

para ser capaces de dar algún tipo de

Desde mi disciplina, la psicología, he

cuidadosa durante las entrevistas. Una

orientación o canalización hacia organi-

identificado que cada uno de estos gru-

de las formas en que he tratado de cola-

zaciones civiles o instituciones guberna-

pos –documentados o indocumentados–

borar con los migrantes y al mismo tiem-

mentales que puedan apoyar problemá-

tiene sus particularidades, pero el punto

po ha sido de utilidad para disminuir el

ticas particulares cuando sea el caso. Por

de unión con la población no migrante es

sentimiento de impotencia que me gene-

ejemplo, al momento de la entrevista,

que, como todo ser humano, manifiestan

ra el no poder hacer nada ante las mu-

muchos migrantes cuentan situaciones

estrés, presentan de alguna forma, pérdi-

chas injusticias que ellas y ellos me com-

delicadas e incomodas, y las reacciones

da o duelo por los familiares que se que-

parten, es proporcionarles algún tipo de

de sorpresa, admiración o movimientos

dan en sus países de origen, somatizan,

apoyo psicológico durante el desarrollo

corporales del entrevistador juegan un

se deprimen, y en términos generales,

del trabajo, así como asistencia o acom-

papel importante. Además, por ética, se

tienen distintas necesidades que deman-

pañamiento para legalizar su estancia

debe contar con la aprobación verbal o

dan ser atendidas.

en México. Aunque mi función principal

escrita de la persona antes de grabar su

dentro de la investigación no sea ésta,

testimonio o hacer uso de la información

cuando me ha sido posible he tratado de

que se recolectará.

alegrías, éxitos, tristezas y fracasos.

Experiencia como habitante de la región Independientemente de mi quehacer institucional, como habitante de esta región

apoyarlos, aunque sea mínimamente.

En tercer lugar, es importante para la salud mental del investigador, relatar o

del Soconusco, Chiapas, ha habido retos

Consideraciones fundamentales

compartir con el equipo de trabajo o con

a los que me he enfrentado y uno de ellos,

Como parte de la experiencia obtenida a

un profesional, las experiencias vividas.

creo que el mayor, que implica una tarea

través de los años, he podido identificar

Esto permite tener la claridad necesaria

ardua y permanente, es el querer borrar

algunos puntos clave que han facilitado

para continuar con la labor.

el estigma, rechazo y la discriminación

mi labor dentro del trabajo de campo y

Finalmente, es necesario estructurar

que existe dentro de la sociedad local ha-

que me gustaría destacar, aclarando que

la logística para contactar tanto a los in-

cia la población migrante. Me ha resulta-

no son los únicos. Estos puntos están re-

formantes clave y al grupo de estudio, así

do difícil, y la estrategia que he utilizado

lacionados con los objetivos de la inves-

como portar identificación que acredite la

es de concientización, empezando con mi

tigación, con la ética y salud mental del

institución que se está representando al

propia familia, amigos y conocidos, para

investigador y con acciones prácticas en

llevar a cabo el trabajo de campo.

intentar que comprendan mi quehacer y

el campo.

A pesar de que en ocasiones el desem-

la razón por la cual desarrollo este traba-

En primer lugar, para disminuir difi-

peño diario en el rubro académico no

jo. Se me ha complicado comprender a

cultades es importante conocer y com-

nos permite apoyar más directamente a

personas que me cuestionan: “¿Por qué

prender la temática de estudio, así como

personas con situaciones muy difíciles, y

estudiar a los extranjeros si hay mexica-

los instrumentos de medición, sean cuan-

aunque los resultados de las investigacio-

nos que también requieren ser estudia-

titativos (aplicación de encuestas a través

nes muchas veces no puedan traducirse

dos y atendidos?”. El aprendizaje que me

de entrevistas estructuradas o cuestiona-

en acciones inmediatas, sí contribuimos

deja este tipo de actitudes xenófobas es

rios) o cualitativos (entrevistas, historias

con información de primera mano y con

que mi compromiso con los migrantes no

de vida, observación participante). Es ne-

análisis sobre el tema, lo cual sirve de

termina cuando concluye un proyecto.

cesario también tener claros los objetivos

herramienta a instituciones cuya labor

de la investigación para no ofrecer algo

se relaciona con el fenómeno migratorio.

que no podamos brindar y no despertar

Además, nuestros resultados pueden te-

Cuando me preguntan sobre cuáles son

falsas expectativas, es decir, que los en-

ner algún tipo de incidencia en políticas

las dificultades de trabajar con migran-

trevistados no piensen que al participar

públicas para mejorar las condiciones de

tes, he respondido que el momento más

en la entrevista van a obtener beneficios

vida y de trabajo de las y los migrantes.

complejo es cuando los y las migrantes

de manera inmediata.

Dificultades o retos

caen en crisis de llanto y quieren una

En segundo lugar, es sustancial tener

solución inmediata a sus problemas. Sin

presente que se trabaja con seres hu-

embargo, también me he cuestionado

manos y no con objetos que se pueden

quiénes somos nosotros para que, con las

manipular. Es por ello que quienes esta-

Cristina Robledo es técnica del Área de Sociedad, Cultura y Salud, ECOSUR Tapachula (crobledo@ecosur.mx).

17


sur

La irrupción del

en la escena Laura López Argoytia

L

as personas nunca dejan de tener movilidad y eso hace de la migración un fenómeno complejo, de múltiples

aristas. Incluso se puede señalar que en la movilidad se reflejan los vínculos socioeconómicos entre los lugares. “Mediante la migración se pueden advertir todos los procesos de cambio que ocurren en un espacio, es decir, en la medida en que migran las personas y la manera en que lo hacen, revela sus condiciones sociales. Los sitios de origen y destino también señalan cuáles son los polos de desarrollo en un momento determinado, además de evidenciar aspectos históricos y cómo se vincula un espacio con otro”, destaca el investigador Germán Martínez Velasco, pionero de los estudios de migración en El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), quien en entrevista nos relata cómo se ha abordado el tema en esta institución. En un centro académico que busca contribuir a la sustentabilidad en la frontera sur, los estudios de migración son obligados. Esta frontera ha sido escenario de dinámicas poblacionales trascendentales al ser sitio de destino y, por su-

GLORIA MARVIC

puesto, de tránsito hacia Estados Unidos.

18

ECOSUR y El Colegio de México son las instituciones que iniciaron el estudio de


migratoria la migración en la frontera sur a finales

cola o de mujeres guatemaltecas que se

sociales y económicos que se generan en

de la década de 1980, asegura el doctor

insertan a esas labores, por ejemplo. Una

contextos de frontera, es decir, cómo la

Martínez. Antes de eso, sólo había algu-

cuestión importante es que comenzaron

migración de Centroamérica a México ge-

nas referencias históricas al respecto en

a vincularse con el Instituto Nacional de

nera una serie de interacciones sociales y

obras de autores de renombre, como Da-

Migración, a fin de que dicha institución

económicas recíprocas. A su vez, Martha

niel Cosío Villegas o Moisés Navarro, pero

pudiera sistematizar sus recursos y ser

García ha desarrollado un estudio sobre

como complemento de otras cuestiones,

fuente de información para el análisis.

redes, clandestinidad y violencia en el

no como temática de investigación pro-

Actualmente Martha también se ha invo-

tránsito de las mujeres migrantes en la

piamente. Los estudios de Germán Mar-

lucrado en investigación relacionada con

frontera México-Belice, lo que es el inicio

tínez –realizados a partir de su tesis de

las condiciones necesarias para que las

en ECOSUR de investigaciones propias de

maestría en sociología– buscaban com-

mujeres centroamericanas que migran a

la relación entre Belice y Quintana Roo;

prender el componente de la mano de

México puedan tener un cruce y una es-

también ha incursionado en otro asunto

obra guatemalteca que acudía a las plan-

tancia más dignos en nuestro país.

relacionado con jornaleros agrícolas en

taciones de café en Chiapas, y cómo eso

Otras personas se incorporaron a

se articulaba con otra migración de traba-

ECOSUR y siguió ampliándose la dimen-

ingenios azucareros de la frontera sur. Finalmente, para profundizar de ma-

jadores chiapanecos de la región Altos a

sión de estudios de migración. Javier Se-

nera más contundente en el tema y di-

la misma región del Soconusco, también

rrano se dedicó al análisis de la migra-

fundir convenientemente los resultados,

a las plantaciones de café.

en 2007 se creó la Red de Estudios Mi-

Carmen Fernández se ha enfocado a la

gratorios de la Frontera Sur, en el seno

personal académico dedicado al estudio

manera en que los migrantes hondureños

de ECOSUR y en una sinergia generada

de la migración, se abarcaron otras temá-

se insertan socialmente en las activida-

con El Colegio de México, a través de Ma-

ticas. A mediados de la década de 1990,

des urbanas de la ciudad de Tapachula,

nuel Ángel Castillo. Se trata de un grupo

Martha Rojas y Hugo Ángeles contribuye-

Chiapas, cómo interactúan con las pobla-

académico que busca reforzar las capaci-

ron significativamente al conocimiento de

ciones locales y cuáles son sus aportes

dades de investigación de sus miembros,

la migración centroamericana a México,

culturales y económicos. Por su parte, a

formar recursos humanos y vincularse

al desarrollar estudios sobre trabajo agrí-

Luis Arriola le interesa abordar los efectos

con agentes e instituciones dedicadas a

Investigación ineludible

GLORIA MARVIC

ción de tabasqueños a Estados Unidos.

Posteriormente, con la ampliación del

19


la atención y estudio del fenómeno mi-

des sociales que han ido desarrollando

en el sexenio pasado se generó la Unidad

gratorio.

los migrantes chiapanecos. Incluso, no es

de Atención a Migrantes y en el actual,

común que acudan a “coyotes” descono-

se amplió el espectro de política pública

cidos que se contratan en la frontera nor-

a través de la Secretaría para la Frontera

A finales de la década de 1990, como

te, sino que los “facilitadores”, como se

Sur.

parte de la tesis de doctorado de Ger-

les llama ahora a los coyotes, suelen ser

Además, a raíz del asesinato de 72

mán Martínez, en ECOSUR se comenza-

personas conocidas suyas que han apren-

migrantes en la frontera norte, el gobier-

ron a estudiar las migraciones internas

dido a conocer el desierto.

no chiapaneco se ha declarado a favor de

Explosión migratoria

de la población indígena de los Altos de Chiapas. En ese momento, la migración

El sur en el escenario

de chiapanecos a Estados Unidos era in-

En temas de frontera, los ojos estaban

nera documentada y sin riesgos por el te-

cipiente. La movilidad se circunscribía

puestos en el norte, pero “definitiva-

rritorio nacional. “Es una forma en la que

al propio estado y a otras entidades del

mente el sur ha irrumpido en la escena

se facilita ya no andar entre las sombras,

sureste: Veracruz, Tabasco y Quintana

nacional tanto en la academia como en

y eso ya no te vuelve tan vulnerable, por-

Roo. Algunos grupos migraban no sólo

la política pública; por su magnitud ha

que ya no necesariamente vas a estar ca-

para emplearse en trabajos a través de

demandado la atención de todas las ins-

minando en las vías del tren en la noche,

la contratación, sino también para rentar

tancias. Estamos hablando de que en la

ni te vas a estar subiendo a los vagones

tierras en otras zonas de Chiapas.

historia reciente, el sur comenzó a notar-

con los riesgos que eso implica, ni vas a

Actualmente, la migración de chiapa-

se a partir de la presencia de refugiados

ser presa tan fácil de las bandas delin-

necos a Estados Unidos constituye una

a inicios de 1980. Después vino la gran

cuenciales, ni tampoco vas a ser presa de

dinámica tan importante, que no puede

migración indocumentada con sus graves

la extorsión por parte de las autoridades,

pasarse por alto desde ningún punto de

implicaciones, con una serie de riesgos y

porque eres documentado”.

vista. Germán Martínez describe este fe-

peligros, extorsiones, violencias y viola-

Ahora bien, la otra parte de la política

nómeno como “una explosión migrato-

ciones… Por la fuerza de los hechos, el sur

pública corresponde al gobierno federal;

ria”, en la que de los 118 municipios del

ya está presente. Antes, cuando se decía

al respecto, un problema importante es

estado, 115 están vinculados con la mi-

frontera se asociaba a la frontera norte,

que la Ley General de Población es obso-

gración. “Tal situación está modificando

ahora ya cada vez más se tiene que es-

leta aun cuando ha tenido modificaciones

la geografía chiapaneca; participa tanto

pecificar a qué frontera nos estamos re-

que suavizan el trato a los centroameri-

población rural como urbana, tanto pobla-

firiendo”.

canos, comenta Germán Martínez. Lo po-

Con todo, aún hay muchas temáti-

sitivo es que este momento se cuenta ya con un anteproyecto de Ley de Migración

En el contexto mexicano, Chiapas ha

se. Como asegura el doctor Martínez, se

que se supone estará más acorde con las

sorprendido por esta dinámica migratoria

tiene que construir una agenda de inves-

necesidades de los flujos centroamerica-

tan intensa, desarrollada en muy pocos

tigación como la que se ha desarrollado

nos y con nuestra realidad nacional.

años. Sin embargo, al ser nuevo este flujo

en el norte a lo largo de los últimos 30

En síntesis, la frontera sur de México

en la migración internacional, tiene ma-

años. Una agenda que no sólo ataque los

se constituye en un espacio de alta inten-

yor vulnerabilidad, dado que aún existe

puntos sensibles, sino todas las expre-

sidad migratoria, tanto por los flujos de

un poco de inexperiencia en el cruce y la

siones de la interacción fronteriza. Cabe

entrada provenientes de Centroamérica,

estancia en Estados Unidos. Los últimos

mencionar que ECOSUR, en articulación

y que llegan a la región con propósitos la-

registros de la patrulla fronteriza de ese

con El Colegio de la Frontera Norte, están

borales, como los que la atraviesan para

país, muestran a los chiapanecos como

llevando a cabo un estudio sobre migra-

llegar a la frontera norte. Se añade tam-

los que sufren más accidentes, decesos,

ción, seguridad y derechos humanos en

bién el otro gran flujo de población nacio-

deportaciones. A la par, ha destacado su

la frontera sur de México, lo cual definiti-

nal que ante la falta de oportunidades la-

“capacidad de buscar nuevos mercados

vamente es ya un tema nacional.

borales en el sur, se encamina de manera

como hombres”.

GLORIA MARVIC

para que esta población transite de ma-

cas y procesos que tienen que atender-

ción indígena como mestiza, tanto mujeres

20

que se otorguen visas a los migrantes,

de trabajo, de tal suerte que si bien los

También hay que señalar que los fe-

inexorable a la Unión Americana. En ese

principales destinos de los chiapanecos

nómenos sociales, en este caso la migra-

sentido, “la frontera sur es el laboratorio

están en la Florida, Texas, California y

ción, siempre están delante de las polí-

por excelencia, por el análisis de las dis-

Carolina del Norte, no deja de sorpren-

ticas públicas; por lo general, éstas se

tintas dinámicas migratorias y su comple-

der que tienen presencia en casi toda la

construyen a raíz de los sucesos mismos,

ja red de aristas que en ello conlleva.”

Unión Americana, hasta muy al norte, por

de la magnitud de los fenómenos, afirma

ejemplo, en Vermont”.

Germán Martínez. En Chiapas, las instan-

Otro señalamiento importante que

cias gubernamentales se han sensibiliza-

hace Germán Martínez es la capacidad

do para visibilizar la problemática y ge-

de organización y de generación de re-

nerar iniciativas de acción. Por ejemplo,

Laura López es técnica del Departamento de Difusión y Comunicación (llopez@ecosur.mx).


GLORIA MARVIC

La zona fronteriza del sur de México abarca 23 municipios de cuatro estados: 18 de Chiapas, 2 de Campeche, 2 de Tabasco y 1 de Quintana Roo.

Los tramos terrestres de la frontera sur de México con Guatemala y Belice fueron definidos mediante trazos imaginarios sobre un territorio de montañas y selva. Se han ido construyendo “monumentos limítrofes”, mejor conocidos como “mojones” o “mojoneras” para señalar la división entre países.

La vulnerabilidad de los niños ante desastres naturales quedó evidenciada desde 1998, cuando el huracán Mitch azotó varios países centroamericanos. En la región fronteriza del Soconusco hubo un incremento de niños, niñas y adolescentes que migraban con algún familiar, pero en muchos casos no iban acompañados.

Según informes del Instituto Nacional de Migración, desde 2007 se han emitido más de 430 visas humanitarias a extranjeros que dejaron sus países por diversas razones e ingresaron de forma indocumentada a México.

La “frontera fluvial” en el sur de México constituye cerca de la mitad del total de kilómetros de la frontera. Los límites con Guatemala los demarcan el río Suchiate (81.2 kms) y un tramo del caudaloso río Usumacinta (305.5 km); con Belice: el Arroyo Azul (53 km) y el río Hondo (119 km).

Fuentes: Javier Serrano, Germán Martínez (coords.), Una aproximación a las migraciones internacionales en la frontera sur de México, ECOSUR, 2009; http://www.eluniversal.com.mx/notas/708310.html

21


Voces RAMĂ“N MARIACA

de mujeres rurales

22


Araceli Calderón, Gerdi Seidl y María Luisa Martínez

E

l sistema alimentario mundial está

de los alimentos básicos, principalmente

(RedPAR)1 realizó un diagnóstico a escala

caracterizado por una alta concentra-

cereales y oleaginosas, se elevaron drás-

nacional, en el cual se ponen de mani-

ción de la producción en unos cuantos

ticamente, propiciando una crisis agroa-

fiesto los efectos negativos que la crisis

países exportadores, mientras más de un

limentaria global. Se considera que esto

agroalimentaria y las políticas públicas

70% de naciones han perdido su sobe-

no correspondió a una verdadera caída

implementadas para contrarrestarla tu-

ranía alimentaria y requieren importar

en la producción mundial, sino que ante

vieron sobre la calidad de vida de las

alimentos para abastecer a su población.

la crisis financiera de Estados Unidos, los

mujeres rurales y sus formas de organi-

Este sistema fue posible a través de la

grandes capitales aprovecharon el alza

zación.

implementación de la “explotación por

estructural de los precios de los alimentos

El diagnostico se realizó con los gru-

despojo”, en la cual los países agroexpor-

para ubicarlos como escasos y suscepti-

pos de base con los que la red tiene in-

tadores, por medio de tratados comercia-

bles de especulación, a través de meca-

cidencia; esto permitió realizar una in-

les y condiciones políticas, obligaron pau-

nismos financieros que permiten negociar

vestigación de envergadura nacional con

latinamente a los productores del tercer

y obtener ganancias con la perspectiva de

recursos escasos y en un tiempo muy bre-

mundo a vender sus productos agrícolas

un posible desabasto.

ve (julio de 2008 a febrero de 2009). Se

por debajo no sólo de su valor comercial,

La crisis agroalimentaria afectó a un

trata de mujeres organizadas, indígenas

sino del precio de costo de producción.

amplio grupo de países, que se vieron

y mestizas, que en todo el país trabajan

También se sustentó en un modelo de

obligados a importar alimentos encareci-

en proyectos artesanales, productivos, de

producción agrícola altamente contami-

dos en el mercado mundial. En México,

salud, de manejo de recursos naturales,

nante y depredador de los recursos na-

la crisis se reflejó en el incremento de

de derechos, entre otros temas. Se reali-

turales, que requiere de una fuerte inyec-

precios, particularmente el maíz, afec-

zaron entrevistas a más de 250 mujeres

ción de insumos químicos y mecánicos.

tando a la mayor parte de la población.

de 27 municipios distribuidos en 11 esta-

Algunos factores estructurales, como

La respuesta oficial del gobierno mexi-

dos, principalmente en la región centro

la reducción de la capacidad del modelo

cano consistió en aumentar el subsidio

y sur del país (Sonora, Guanajuato, Mi-

de producción agrícola para incrementar

al consumo, favorecer la importación de

choacán, México, Hidalgo, Morelos, Pue-

la producción a causa del agotamiento

alimentos y dar mayor impulso al campo,

bla, Distrito Federal, Chiapas, Tabasco y

de los recursos naturales o el alto cos-

pero específicamente para aquellas em-

Oaxaca). Los resultados fueron analiza-

to de los insumos agrícolas por el incre-

presas con capacidad para exportar, en

dos y sistematizados por asesoras de la

mento en los precios del petróleo, se

lugar de orientarse hacia el fortalecimien-

RedPAR en cuatro ejes: economía fami-

suman a factores coyunturales. Entre

to de la producción nacional y local.

otros, podemos mencionar la emergencia

Pero, ¿cómo han vivido este fenóme-

de fenómenos ambientales que afectan la

no las mujeres rurales en su vida cotidia-

producción en los países exportadores e

na al ser ellas las principales responsa-

inciden en un aumento de los precios de

bles de la alimentación en sus familias?

los alimentos en este sistema altamen-

Partiendo de esta pregunta, la Red Na-

te especializado. En 2008, los precios

cional de Promotoras y Asesoras Rurales

1 La redPAR es una red de mujeres que trabajan en comunidades y con mujeres rurales de todo el país. A lo largo de más de 20 años, la RedPAR se ha involucrado en procesos de análisis de la realidad de las mujeres y ha posicionado la agenda de estas mujeres en los ámbitos nacional y latinoamericano. Entre sus proyectos de investigación más reconocidos se encuentra el análisis del programa “Progresa: El dinero del diablo” en el año 2000.

ante la

crisis agroalimentaria 23


liar, migración, políticas públicas, tierra y recursos naturales, y un eje transversal de perspectiva de género2.

La situación de las mujeres rurales ante la crisis agroalimentaria

los casos del cultivo de nopal en Milpa

tividades extra a sus labores cotidianas.

a) La economía familiar

Alta y el café en varias regiones). Desde

“El trabajo ha aumentado en el último

Las mujeres entrevistadas pertenecen en

hace tiempo basan su economía en una

año porque todo ha subido y no alcan-

general a familias cuya producción agrí-

estrategia múltiple que incluye la produc-

za el dinero. Porque se tiene que buscar

cola se enfoca básicamente en el auto-

ción agrícola, pero sobre todo el trabajo

para sobrevivir. Porque no alcanza para

consumo. Aunque casi la mitad señalaron

asalariado, la migración, los programas

sufragar los gastos. Se trabaja más por-

participar en cultivos comerciales como

de subsidio gubernamental y numerosas

que alcanza menos” (Oaxaca).

café, hortalizas, frutales y flores, éstos se

actividades “complementarias” con un

El incremento de los precios de ven-

venden en los mercados locales y sólo en

fuerte trabajo femenino, como produc-

ta de su propia producción agrícola, si lo

algunos casos están dirigidos a un mer-

ción artesanal, trabajo doméstico o venta

hubo, pasó inadvertido para ellas. Esto se

cado nacional o internacional (sobresalen

de productos por catálogo.

debe a que su reducido nivel de produc-

En este contexto, para las mujeres

ción obliga al intermediarismo, que es el

2

rurales la crisis implicó “llover sobre mo-

que capitaliza los aumentos en los pre-

jado”, ya que el incremento de los precios

cios de venta de los productos agrícolas.

de los alimentos significó una mayor ne-

En cambio, es contras-

El estudio fue coordinado por Blanca Rubio del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM. Como resultado se publicó el libro: El impacto de la crisis agroalimentaria global en las mujeres rurales de bajos ingresos en México, 2008-2009, con apoyo de la Comisión de Equidad de Género de la Cámara de Diputados LX legislatura.

24

Los programas de subsidio constituyen una carga que recae sobre las mujeres, tal como ocurre con Oportunidades, ya que el apoyo se condiciona a acciones como limpiar la clínica y diversos espacios públicos, asistir a talleres informativos y llevar el control de la salud.

cesidad de obtener ingresos y por lo tanto de realizar ac-

tante su claridad respecto al aumento


del precio de lo que consumen (maíz, frijol, jitomate, aceite, arroz, huevo, azúcar, pan, pollo), que en muchos productos fue casi el doble de su precio: “No ha mejorado para nada la situación de las mujeres porque todas las cosas están caras.

Las familias han vendido sus parcelas como una oportunidad para resolver la precaria situación económica, aunque sea momentáneamente. La venta de la tierra en ocasiones es el último paso antes de la migración definitiva, e incluso así se costea el viaje a Estados Unidos.

Ahora se compra menos aceite, azúcar,

Mencionaron diferentes programas ope-

lares de la tierra (requisito para acceder

cebolla. He dejado de comprar leche para

rados a escala federal, estatal y munici-

a Procampo), y en cambio el programa

los niños” (Hidalgo).

pal. Se pueden catalogar en dos tipos: los

Oportunidades canaliza a través de ellas

programas de política social que otorgan

los recursos para el desarrollo familiar.

b) Políticas públicas

recursos a las familias para sus necesi-

Mediante este diagnóstico se constató

Nos interesaba identificar qué programas

dades básicas, y los programas de apoyo

que los programas de subsidio constitu-

de apoyo gubernamentales reconocían

al campo y a la producción. Los progra-

yen una carga que recae sobre las muje-

las mujeres y si detectaron un cambio en

mas de asistencia social presentes en sus

res tal como ocurre con Oportunidades,

ellos en el marco de la crisis alimentaria.

regiones son muy variados, y Oportuni-

ya que el apoyo se condiciona a acciones

dades encabeza la lista. En cambio, los

como limpiar la clínica y diversos espacios

programas de apoyo al campo fueron

públicos, asistir a talleres informativos y

más reducidos, sobresaliendo Procam-

llevar el control de la salud. En cambio,

po. Las mujeres reconocen a Procampo

ellas perciben que en el programa Pro-

como un programa dirigido a los hombres

campo los hombres sólo llegan a “cobrar

y Oportunidades a las mujeres. Aunque

el cheque”. Aun cuando muchas mujeres

las reglas de operación no lo explicitan

son productoras agrícolas, especialmen-

así, en la práctica la distinción es cierta,

te ante la migración masculina, no se les

ya que las mujeres raramente son titu-

reconoce este papel, y sólo se les apoya

XUNO LÓPEZ

25


Las mujeres siguen sufriendo de una mayor carga laboral por el trabajo propio, más el trabajo productivo y aún las responsabilidades de los programas de asistencia social. Todo esto dificulta la posibilidad de participar en espacios de organización para ir avanzando en la condición de género.

jos y se lo gastan en trago, después la mu-

como proveedoras o responsables de la

incremento, pero la compensación resul-

ambiental, pues impone mayores condi-

alimentación familiar. “Las mujeres están

tó parcial en relación con el aumento de

ciones de pobreza que propician un ma-

mucho en los trabajos comunitarios como

precios, y en cambio contribuye aún más a

yor abandono de la actividad agrícola, la

limpiar las calles, la iglesia, la escuela, la

que crezca la dependencia de la economía

sobreexplotación de los recursos natura-

cancha; todo sin salario, porque es una

familiar a los subsidios y a la ruptura del

les y finalmente la venta de la tierra.

obligación impuesta por el programa

tejido social y familiar. Fueron numerosos

Las mujeres perciben que sus recursos

Oportunidades; si no participan les ponen

los testimonios sobre conflictos familiares y

naturales se ven afectados por una serie

falta y no les dan el apoyo” (Hidalgo).

comunitarios que surgen a causa de los re-

de problemas muy relacionados entre sí.

En cuanto a la crisis alimentaria, el

cursos otorgados por estos programas, así

programa Oportunidades otorgó un apo-

como del efecto negativo que Oportunida-

yo adicional, durante siete meses, de 120

des tiene sobre formas de organización de

pesos para compensar a las familias el

las mujeres rurales. “Muchos [maridos] le

efecto del alza internacional de los pre-

quitan a las mujeres el dinero que han reci-

cios. Las mujeres sí se percataron de ese

bido para mejorar la alimentación de los hi-

jer se ven apuros para cumplir” (Chiapas). c) Tierra y recursos naturales En el ámbito de los recursos naturales, la crisis agroalimentaria profundiza la crisis

Mencionan la contaminación y la escasez del agua, la pérdida de los bosques (y con ellos la falta de leña y otros recursos útiles), el deterioro del suelo y su capacidad productiva, así como las inundaciones y sequías debido al cambio climático. Como causas de ello reconocen el abuso de los agroquímicos, la tala clandestina de madera, la urbanización descontrolada, los residuos urbanos, y la privatización de los recursos naturales. “Han deforestado mucho; hace unos años, cuando íbamos a leñar estaba oscuro de tanto árbol. En el bosque están sacando la piedra y para eso tiran árboles, por eso cada vez hay menos agua y menos nacimientos” (Puebla). “Ya no tenemos árboles ni agua. Es suelo esta muy seco, el clima está cambiando bruscamente” (Guanajuato). Ante la baja rentabilidad agrícola y la escasez económica, es común el abandono de las parcelas agrícolas por la migración y la falta de mano de obra. A veces sólo las dejan en descanso o las prestan a otros en espera de mejores tiempos, pero muchas familias han vendido sus parcelas como una oportunidad para resolver la precaria situación económica, aunque sea momentáneamente. Esta situación

JUAN CARLOS VELASCO

es más común en algunos lugares donde existe fuerte demanda de tierras para usos no agrícolas, como asentamientos urbanos o industriales. La actividad minera y el narcotráfico también se mencionaron como nuevos sectores que participan en la disputa por la tierra.

26


La venta de la tierra en ocasiones es

ocasiones sus compañeros han regresa-

plantear una serie de propuestas, que

el último paso antes de la migración de-

do, pero al no poder reactivar la econo-

van enlazándose de los ámbitos personal

finitiva, e incluso así se costea el viaje:

mía familiar, se presentan situaciones de

y familiar hasta las demandas de políticas

“Muchos se van a los Estados Unidos y

violencia de género. De hecho, algunos

públicas a escala nacional. Son deman-

por eso venden su tierra, para poder pa-

de los efectos más devastadores de la

das en torno a la producción, consumo,

gar el pasaje” (Chiapas).

migración mencionados por las mujeres,

mercado, medio ambiente, educación y

Pero aún ante un panorama poco

son los relacionados con su salud men-

formación y políticas públicas.

alentador, las mujeres mencionaron al-

tal –viven en un estado permanente de

Las mujeres rurales proponen traba-

gunos casos raros, pero positivos, como

angustia–, y la ruptura del tejido social

jar en los espacios personal y familiar

proyectos de reforestación, agricultura

y familiar. Por tratarse de mujeres orga-

para asegurar y reforzar la producción de

orgánica y saneamiento, que han contri-

nizadas, que llevan procesos de forma-

alimentos para el autoconsumo y el inter-

buido a mejorar la situación ambiental.

ción y reflexión sobre el empoderamiento

cambio local, ensayando nuevas formas

También se resalta que en ciertas comu-

y la equidad de género, están tratando

de producción (orgánicas, naturales y con

nidades logran mantener sus terrenos co-

de revertir algunos problemas. En algu-

nuevas tecnologías), aprovechando las

lectivos a través de mecanismos y acuer-

nas surge una necesidad de evitar la mi-

azoteas o cualquier espacio disponible;

dos comunitarios.

gración para disminuir la descomposición

mejorar los hábitos de consumo en las fa-

social y familiar que causa la división de

milias y rescatar elementos tradicionales

familias.

de la dieta, así como reeducar a los hijos

d) Migración

en el apego al campo.

Las actividades económicas no agrícolas,

A una escala grupal y comunitaria,

y en particular la migración, forman una

e) Género, crisis y organización

parte importante de la economía de las

En general, la crisis agroalimentaria ha

proponen favorecer redes de intercambio

familias de las mujeres entrevistadas.

venido a agravar la condición subordina-

local y regional de alimentos, rescatar y

Sin embargo, observamos que la crisis fi-

da de las mujeres a través del incremento

revalorar semillas criollas y cultivos lo-

nanciera en Estados Unidos ha propiciado

de la pobreza, la migración, la desven-

cales, además de procesar productos de

que el envío de remesas disminuya. Esto

tajosa y forzada integración al mercado

forma colectiva. También organizarse con

obliga aún más a las familias a salir hacia

de trabajo, el abandono de la tierra, y la

otras mujeres, asistir a talleres de forma-

la búsqueda de ingresos.

desintegración familiar y comunitaria. En

ción y demandar apoyos a los gobiernos

Se presentan diferentes escalas de

la esfera privada, las mujeres siguen su-

para sus proyectos productivos. A esca-

migración: regional, de las localidades

friendo de una mayor carga laboral por el

la nacional plantean la organización con

hacia las cabeceras municipales o ciu-

trabajo propio, más el trabajo productivo

mujeres de otras regiones para partici-

dades cercanas (sobre todo en la región

y aún las responsabilidades de los pro-

par de forma articulada en movimientos

sur); y la migración hacia Estados Unidos

gramas de asistencia social. Todo esto

nacionales, en los cuales se reconozca el

(mayoritariamente en el centro y norte).

dificulta la posibilidad de participar en

derecho a la alimentación y se demande

Antes eran los maridos, pero hoy en día

espacios con otras mujeres que les po-

la soberanía alimentaria. Pero exigiendo

las mujeres mismas están participando

drían permitir avanzar en la condición de

al mismo tiempo la equidad de género en

de manera muy activa en los procesos

género.

los programas de gobierno que apoyan

migratorios, desde el traslado temporal a

Las mujeres organizadas que se invo-

al campo y el desarrollo social, de forma

las ciudades cercanas para emplearse en

lucraron en este diagnóstico consideran

que éstos no contribuyan a reforzar su

el sector doméstico (aseo de la casa, cui-

que la crisis representa dificultades para

condición subordinada.

dado de enfermos), hasta su migración

sus procesos organizativos debido a la

En suma, proponen que como socie-

permanente hacia el norte, invitadas por

asumida dependencia de muchas hacia

dad dejemos de considerar a los alimen-

sus familiares que las han precedido.

los programas oficiales o por la forma en

tos como un negocio más al que sólo pue-

En la región centro, las mujeres nos

que Oportunidades tergiversa la noción

den acceder unos cuantos, en detrimento

dicen que sus familiares se mantienen en

de “participación” de las mujeres, redu-

de la naturaleza, de la sociedad y de las

los Estados Unidos, aunque sin la capaci-

ciéndola a la asistencia a pláticas.

mujeres rurales.

dad de enviar remesas a México, ya que no pueden regresar por el peligro que

Agenda por el derecho a la alimentación

implica y porque de cualquier forma, no

La reflexión de las mujeres sobre los re-

hay trabajo en sus lugares de origen. En

sultados del diagnóstico les ha permitido

Araceli Calderón (acalderon@ecosur.mx) y Gerdi Seidl son estudiantes de posgrado de ECOSUR. María Luisa Martínez es técnica de Vinculación de ECOSUR Villahermosa (mlmartin@ecosur.mx). Las tres participan en la Red Nacional de Promotoras y Asesoras Rurales.

27


28


Premios, premios, premios

¡La revista Ecofronteras está celebrando! Juntos llegaron dos premios:

Fotoperiodismo y Divulgación Científica

N

uestro colaborador habitual, Humberto Bahena Basave, técnico de ECOSUR Chetumal, obtuvo el tercer lugar en el Concurso de Fotoperiodismo “México megadiverso”, convocado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. La fotografía premiada, “Permeabilidad”, apareció en las páginas centrales del número 31 de Ecofronteras.

Título: “Permeabilidad”

Imagen aérea de la larga membrana que permea los fluidos del mar Caribe y la enorme bahía de Chetumal, en el sur de Quintana Roo. La delgada línea que se observa en el tercio superior de la imagen es el famoso canal de Zaragoza, que permite la comunicación entre la bahía y el mar. En medio de este vaivén de minerales y acuarelas se dibujan con luminosas siluetas las someras lagunas de agua salada y salobre que como gotas gigantes parecen anidar entre la verde textura de los humedales de esta península.

29


L

aura López Argoytia, técnica del Departamento de Difusión y Comunicación y editora de Ecofronteras, obtuvo el segundo lugar en el I Concurso Nacional de Periodismo y Divulgación Científica (categoría entrevista), convocado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, la Sociedad Mexicana para la Divulgación de la Ciencia y la Técnica, la Fundación Manuel Buendía y otras

instancias. La entrevista premiada, “En comunión con la vida Silvestre. Conversación con Manuel Weber”, se publicó en el número 36 de Ecofronteras. Cabe mencionar que el investigador entrevistado también es fotógrafo, por lo que compartimos con nuestros lectores

algunas de sus imágenes capturadas.

30


Ya está disponible en ECOSUR la traducción actualizada del libro clásico de Miller:

PECES DULCEACUÍCOLAS DE MÉXICO

S

e trata de una de las obras más completas acerca de la biodiversidad íctica del país y es una obligada lectura de referencia para estudiantes, ecólogos y todos los que deseen disfrutar, conocer y proteger a los peces de México. Traducción de Juan J. Schmitter-Soto CONABIO, Sociedad Ictiológica Mexicana, ECOSUR, Consejo de Peces del Desierto Ventas: Laura López, correo: llopez@ecosur.mx / Teléfono: (967) 674 90 00, ext. 1784.

31


MARCO ANTONIO GIRÓN

Preguntar,

32


jugar

y hacer ciencia… Antonio Saldívar Moreno, Rodolfo Mondragón Ríos y Cecilia Limón Aguirre

A

partir de una iniciativa de la Acade-

tífico en las y los pequeños significa abrir

mia Mexicana de las Ciencias (Sec-

las puertas al conocimiento, montarse en

ción Sureste) –de la que forma parte

un viaje fascinante por un mundo lleno de

El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR)–

cosas por descubrir y comprender.

y otras instituciones como el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en

Pequeños cuestionadores

Antropología Social (CIESAS) y la Univer-

Durante las primeras sesiones, tenemos

sidad Autónoma de Yucatán (UADY), se

que reconocer que nos enfrentábamos no

cumplieron ya dos etapas de una aven-

sólo a la inexperiencia de los investigado-

tura de difusión de la ciencia llamada

res para trabajar con niños, sino también a

“Pasaporte al camino del conocimiento

las dificultades técnicas que representaba

científico”. Este programa está dirigido a

transmitir por videoconferencia a las cinco

las niñas y los niños de los estados de

unidades de ECOSUR y del CINVESTAV en

sureste de México, particularmente de las

Mérida las diferentes propuestas de trabajo,

ciudades donde se localizan las cinco uni-

como: “Mi abuelo el hierberito”, “Cochinos

dades que conforman ECOSUR (Tapachu-

microbios”, “Aquí puedo vivir tranquilo” y “¡Me

la, Chetumal, Villahermosa, Campeche y

estoy derritiendo!” entre otras actividades.

San Cristóbal de Las Casas) y en Mérida,

Del escepticismo pasamos a la pre-

en la sede del Centro de Investigación y

ocupación de cómo generar el interés y

de Estudios Avanzados del Instituto Poli-

la participación sostenida de las y los ni-

técnico Nacional (CINVESTAV).

ños, y finalmente a la tranquilidad de ver

Nuestro objetivo primordial fue acer-

cómo cada 15 días llegaban de la mano

car a las y los niños a la ciencia desde

de su mamá o papá un grupo más o me-

una perspectiva técnica, lúdica e integral.

nos permanente de chicos que abarcaban

Despertar el interés por el quehacer cien-

desde los 5 hasta los 13 años de edad,

33


darse callados, tirarse en el pasto a mirar el cielo y ver como las nubes se movían, sentir el viento, y cualquier otra acción que los pusiera en contacto con su cuerpo y sus emociones. Una tercera actividad, la más compleja de todas, según Lev S. Vigotsky y Reueven Feuerstein, ambos psicólogos y pedagogos que hicieron grandes aportes a las teorías educativas desde enfoques transculturales, era hacer la mediación pedagógica del ser científico. Es decir, no bastaba con que los niños y las niñas recibieran información sobre los temas más importantes en la actualidad, como el cambio climático o la importancia de la alimentación sana; tampoco era suficiente que nos troncháramos de la risa con los juegos que organizábamos. No, lo más importante era que se reconocieran verdaderos científicos en formación. Que se dieran cuenta de la trascendencia de las preguntas que se estaban formulanJAVIER FLORES

do; que tomaran conciencia de que ver el mundo no es mirarlo, sino observarlo y cuestionarse sobre lo que está ocurrien-

provenientes de diferentes barrios y es-

riencias de las videoconferencias se fue-

cuelas.

ron haciendo más profundas y divertidas.

Estos inquietos pequeños no sólo tra-

34

do; convencerse de que seguramente muchos de ellos tendrían que construir en un futuro próximo las tecnologías, los conocimientos, las habilidades, actitudes

taban de escuchar atentos las palabras de

Un juego muy serio

las y los investigadores, o mirar sorpren-

Al término de cada sesión nos propusi-

didos las imágenes que mostraban sobre

mos organizar una serie de actividades

los temas que se iban abordando, sino

que posibilitaran hacer un ejercicio de re-

que se animaban cada vez más a hacer

troalimentación de las cosas más impor-

comentarios y observaciones profundas

tantes que se habían abordado durante la

que por su inocencia y particular modo

plática. Esto se realizaba de forma lúdica

es eso: un juego bastante serio que nos

de entender las cosas, nadie las espera-

a través de dinámicas, trabajos en equipo

lleva a tocar y liberar lo más profundo de

ba. De igual manera formulaban o plan-

o dibujos, de tal manera que los niños re-

nuestro ser, de nuestras emociones, de

teaban las preguntas más complejas que

conocieran y compartieran lo que habían

nuestra creatividad y nuestro pensamiento.

pusieron en jaque a más de uno de los

aprendido. A veces formábamos un cír-

expositores –¡siempre preparados para

culo de participación colectiva; hacíamos

La ciencia es una semilla

responder a los públicos más eruditos!–,

un viaje imaginario a la Selva Lacandona,

La última videoconferencia impartida por

que de momento no sabían exactamente

o bien, nos convertíamos en peces y es-

Jan de Vos, investigador del CIESAS Sures-

qué decir.

capábamos de las redes de pescadores,

te en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas,

La tarea entonces se volvió más li-

entre otras actividades. También diseña-

y Maruca, artista y cantante de corazón, así

viana, los problemas técnicos se iban su-

mos, implementamos y creamos sobre

como ludopedagoga, fue una síntesis ma-

perando, se contaba ya con un grupo de

la marcha diferentes juegos en los que

ravillosa del programa.

niños y niñas que aseguraba el quórum

los niños se podían mover, correr, gatear,

Los pequeños asistentes descubrieron

en el auditorio, y poco a poco las expe-

detener, desinflar, estirar, reír, gritar, que-

que con las palabras nombramos al mun-

y sobre todo, las propuestas necesarias para enfrentar los complejos problemas que deparan a la sociedad. Entonces la tarea y el juego se convirtieron en cosa seria, y descubrimos juntos que hacer ciencia para niños y niñas


do y que existen muchas formas de cons-

Otra experiencia de gran intensidad

anécdotas de las sesiones. Este texto es

truir la realidad. Pero también cantaron,

fue cuando nos sorprendimos de ver

sólo una aproximación, un recuento de lo

jugaron y dieron respuestas a los acerti-

avanzar un carrito sólo con la energía

vivido y de los aprendizajes más impor-

jos más simples y los más complejos que

que nos proporciona la luz del sol, ya que

tantes. Ojalá sirva también para motivar

les pusieron los científicos, por ejemplo

con una pequeña celda solar se acumu-

a quienes puedan estar interesados en la

“¿Cuál es el idioma que más personas

laba la suficiente energía para que éste

necesidad de construir propuestas más

hablan en el mundo?” Algunos dijeron

caminara.

sistemáticas de divulgación de la ciencia

que el inglés, otros que el español, pero

También resultaron muy interesantes

para niños en los centros de investiga-

la respuesta correcta es el chino. O bien,

las preguntas sobre los efectos de al-

ción o los museos, pero también en los

frente a la pregunta de “¿Cuáles son las

gunos alimentos en nuestra salud: ¿Sa-

barrios, los jardines, los parques y sobre

principales herramientas del investigador

bes cuánta azúcar contiene tu refresco?

todo en las escuelas, donde esta curiosi-

o investigadora?”, todos a la vez decían

¿Cuánta grasa te acabas de comer con

dad por la ciencia se convierte en una es-

lo primero que les venía a la mente hasta

esa bolsita de papas fritas? ¿Qué es eso

pecie de repetir o memorizar datos y pro-

que después se organizaban las respues-

del monoesterato de propilenglicol en mis

cedimientos ajenos a nuestra realidad.

tas en: observar, escuchar, preguntar y,

galletas? O bien, cuando los chicos nos

El programa “Pasaporte al camino

lo que en ese momento hacían, ¡escribir!

daban ejemplos de equidad entre niños y

del conocimiento científico” nos brindó

niñas en su escuela…

la oportunidad de ver a la ciencia como

Descubrieron que el aguacate, elote, zacate, molcajete –entre muchas otras–

Un momento muy especial era el de

una práctica que da vida; que no es, con-

son palabras que derivan del náhuatl y

las despedidas de las otras unidades. Se

trariamente a lo que muchos piensan,

que usamos cotidianamente. También

creaba un momento mágico. Siempre nos

aburrida, y por supuesto, que puede ser

aprendieron una gran canción, compues-

preguntábamos qué pensaban nuestros

una experiencia cotidiana; que cuando

ta por Jan de Vos, que nos dice en sus

pequeños asistentes de ver a los otros

recuperamos a ese niño o niña que aún

últimas estrofas:

que estaban al igual que ellos, mirando

está en nosotros, aparecen las preguntas

más niñas y niños al mismo tiempo en

fundamentales de la vida, la sorpresa por

La ciencia es una semilla

la pantalla. En fin, tendríamos que escri-

lo que nos rodea, la curiosidad por des-

que tenemos que cuidar

bir el anecdotario de lo vivido para otra

cubrir nuevas cosas, la maravilla por la

y regar en cada orilla

ocasión.

naturaleza, la sonrisa por el sentir cuando aprendemos y descubrimos algo nuevo.

para verla germinar. Este trabajo da vida

La sorpresa por la vida

ya que brinda alimento.

Nos queda claro que se cumplieron los

tal importancia en el quehacer científico;

No es cosa aburrida

objetivos de las cuatro actividades que

compartir los hallazgos, las experiencias,

producir conocimiento.

reconocimos como clave para la divulga-

incluso las frustraciones, permite el avan-

La naturaleza encierra

ción de la ciencia entre niños:

ce del conocimiento; nos ayuda a com-

Difundir la ciencia es una tarea de vi-

Presentar de manera creativa nueva

prender mejor nuestro entorno, a inte-

Observando cielo y tierra,

información sobre temas relevantes y

resarnos por los diversos problemas que

soy científico y… feliz.

significativos para los niños.

enfrentamos como personas, pero tam-

mil secretos para mí.

Retroalimentar y compartir entre

Momentos compartidos Uno de los momentos más bellos del programa fue cuando todos corrimos a la explanada y los jardines de ECOSUR para encontrar algunos insectos que ahora ya sabíamos que no son plagas, como la catarinita, la avispa y la araña deprededoras y el gusano parasitado, que son

ellos lo aprendido. Contactar de forma lúdica con nuestras emociones y nuestro cuerpo.

bién como colectivos humanos, y construir alternativas viables para resolverlos. Desde las vivencias cotidianas en la familia, la escuela, el parque, el mercado,

Mediar sobre el ser científico que

el bosque, el barrio, estamos inmersos

está en nuestro ser niño niña y sobre

en un universo de interrogantes que nos

todo en nuestros corazones.

invita a descubrirlos, a construir sueños posibles desde la alcoba de la ciencia.

Seguramente tendremos que corregir muchas cuestiones, aprender más sobre

enemigos naturales relacionados con el

el uso de las nuevas tecnologías, siste-

control biológico de los bichos malos, es

matizar la experiencia, revisar el papel de

decir, de las plagas.

las y los investigadores y recuperar las

Antonio Saldívar es investigador del Área de Sociedad, Cultura y Salud (asaldivar@ecosur.mx). Rodolfo Mondragón (rmondragon@ecosur.mx) y Cecilia Limón (climon@ecosur.mx) son técnicos de la misma área, ECOSUR San Cristóbal.

35


36


RINA PELLIZZARI

Guisos campechanos… Claudio Vadillo López

L

Somos lo que comemos

os campechanos hacen de la alimen-

Campeche tiene un rico acervo ali-

do se le agrega un kilo de carne de res,

tación un componente básico de su

menticio de antigua raíz maya al que se

medio kilo de carne de puerco y la mitad

identidad en todo momento: en el

integraron las tradiciones hispánica, afri-

de una gallina; todo cortado en piezas y

presente, hacia atrás en la historia y ha-

cana y más recientemente la norteameri-

con buen punto de sal. Se agregan luego:

cia delante en el devenir de su existen-

cana, con la llegada de los conquistadores

10 pimientas de Castilla, tres de Tabas-

cia común. En Campeche y en el mundo,

y migrantes que trajeron de muy lejanos

co, tres clavos, una rajita de canela, una

el hombre es lo que come. Axioma tan

lugares patrones alimentarios distintos de

cebolla y una cabeza de ajo asadas, seis

exagerado como verdadero; pero no me-

los prehispánicos.

hojas de cilantro, una ramita de yerbabuena, 100 gramos de tocino o jamón,

nos verdadero es lo contrario, el hombre come lo que es: sus propios valores, sus

Guisados, ingredientes y elaboración

tres chorizos españoles, 100 gramos de

propias opciones, su cultura. Las tradicio-

En la vida cotidiana de los habitantes de

garbanzo remojados la noche anterior

nes alimentarias y gastronómicas forman

la ciudad de Campeche y en la de mu-

y pelados, un cuarto de kilo de papas,

parte de la historia de los pueblos, son

chos otros que han emigrado a la ciudad

un plátano largo, un pedazo de repollo,

elementos de su patrimonio cultural. Sin

de México, parte de la identidad regional

elotes, un camote y las verduras que se

embargo, no es suficiente que una cosa

radica en el peso simbólico que tiene el

deseen, teniendo cuidado de sacarlas

sea comestible para que efectivamente

gusto por básicamente tres platillos: el

conforme se vayan cocinando. Con anti-

sea consumida, son necesarias una serie

puchero, el frijol con puerco y el pan de

cipación se remoja un poquito de azafrán

de condicionantes culturales: la alimenta-

cazón.

en media taza de agua caliente, tiñendo con esto el caldo. Éste debe ser suficien-

ción es un símbolo y su apropiación es un ritual. La forma, el tiempo y el espacio en

El puchero español

te para cubrir la verdura, pudiendo com-

que un alimento es consumido, el contex-

Se elabora poniendo al fuego una olla con

pletarse con agua caliente. A los chorizos

to cultural, le otorgan sentido histórico.

tres litros de agua; cuando está hirvien-

se les quita la cubierta antes de echarlos

37


dentro del guiso. Si el puchero se desea

preparar el pan, se separa la salsa y se

Sabemos que el maíz para las torti-

servir con arroz, puede prepararse con la

desmenuza el cazón. Las tortillas se pre-

llas, el frijol, la sal, el tomate y el cazón

receta de la sopa del puchero de gallina.

paran chicas y delgadas con su punto de

forman parte de la historia natural mile-

Se sirve con salpicón.

sal. Los frijoles negros se cocinan bien;

naria de las costas del estado y de la pe-

cuando comienzan a reventar se les echa

nínsula de Yucatán, aunque arriesgamos

El frijol con puerco

la sal, una cebolla verde y 50 gramos de

la hipótesis de que en la sonda de Cam-

Se elabora con medio kilo de frijol negro,

manteca para cada medio kilo de frijol;

peche, el cazón es de fácil acceso costero

medio kilo de pierna de puerco gorda y

desde que se ponen en la lumbre se les

a diferencia de otras zonas del Caribe en

un rabo de cerdo tierno. El puerco se cor-

echa suficiente agua para cocerlos y de-

donde no es así, o en las que la tortilla de

ta en presas y junto con el rabo se unta

ben permanecer en el fuego hasta que

maíz no adquirió la importancia de consu-

bien de sal, teniendo cuidado de no mo-

espesan. Luego de enfriarse, se sacan del

mo que tuvo en Mesoamérica.

jarlo; esto se hace con dos o tres días de

caldo y se muelen utilizando el picador

Por otra parte, un antecedente pre-

anticipación, guardándolo en lugar fres-

más fino de la máquina; se le agrega el

hispánico directo del pan de cazón fue

co. Los frijoles se lavan bien y se ponen

caldo y se regresan a la lumbre movién-

la elaboración con maíz, de los llama-

a la lumbre en tres litros de agua fría;

dolos para que no se peguen a la cazuela;

dos panes, que más bien son “pasteles”,

deben hervir a fuego regular; cuando re-

cuando comienzan a secar, se les agre-

elaborados a partir de capas de tortillas

vientan se les echa el puerco lavándolo

ga un poquito de manteca para que se

sobrepuestas y separadas con otros in-

antes ligeramente para quitarle sal; lo sa-

frían, procurando que queden como una

gredientes, generalmente pepita de ca-

lado que va soltando sazona los frijoles.

pasta suave. Las tortillas se remojan li-

labaza o frijoles. Aunque la similitud sea

Se le agregan una cebolla verde y tres

geramente en la salsa de cazón y se van

meramente formal, el pan de cazón es

hojas de epazote, dejándolo hervir has-

poniendo en un plato de una en una: con

preparado en el comal mientras que los

ta que el puerco está cocido. Luego se

una cucharada se les pone una capa de

pasteles rituales son hechos en hornos

agregan tres chiles picantes enteros para

cazón y otra de frijol; se tapan con otra

subterráneos o pib.

darle olor. Se sirven con ruedas de limón

tortilla mojada en la salsa y se le pone

Sin embargo, la manteca de cerdo es

verde, cilantro picado y chile habanero

luego un poco de salsa por encima. Estos

de origen europeo, ya que fueron los es-

asado.

panes de cazón se preparan con una hora

pañoles quienes trajeron estos animales a

de anticipación a su consumo.

América. Según Luis Alberto Vargas, “los puercos fueron los animales europeos de

El pan de cazón Un día anterior, se acitrona cebolla en

Perspectiva histórica de los ingredientes

los que dependieron los conquistadores

manteca, se añade el cazón desmenuza-

Para encontrar el proceso histórico de

en los primeros años. Bernal Díaz del

do y epazote, se agrega jitomate colado

construcción simbólica de los tres guisa-

Castillo relata la manera en que las expe-

y sal al gusto. Se deja cocer hasta que

dos, nos preguntamos tanto sobre el ori-

diciones se abastecían de ellos en Cuba:

espese y esté bien sazonado. Queda me-

gen geográfico de los ingredientes como

“Estos animales fueron una novedad im-

jor si se conserva en lugar fresco y sin

de la historia de su proceso de elabo-

portante para los indígenas: su tamaño

taparlo. Al día siguiente, al momento de

ración.

y demás características biológicas les permitieron adaptarse rápidamente a las nuevas y variadas condiciones naturales de México; su carne era abundante, fácil de obtener, y sobre todo, aseguraron una fuente accesible de grasa, sin paralelo con las existentes antes de la llegada de los españoles […] La manteca del puerco abrió plenamente a la cocina mexicana la posibilidad de freír los alimentos, y dio origen a numerosos platillos nacionales, como carnitas, frijoles refritos, y los que llevan tortillas o sus derivados fritos, como totopos, quesadillas, chalupas y Frijol con puerco

38

tantos más”.


Pan de cazón

Vemos entonces que el procedimiento

catán y de Campeche. Como producto de

asemejan con los cubanos, como la carne

de freír las tortillas es producto del proce-

la mezcla del tocino o jamón, el chorizo,

mocha, cocido u olla podrida llamada en

so de fusión de las culturas alimentarias

el garbanzo, la carne de res, de puerco y

Cuba cocido criollo o ajiaco, que consis-

europea y peninsular. El frijol con puerco,

la gallina, el ajo, el cilantro, la hierbabue-

te mezclar en una cazuela: carne salada,

tan campechano, es otro claro ejemplo

na, que llegaron de Europa por el Cari-

aguja de puerco, carne de vaca, tocineta

de esta fusión, pues sus dos ingredien-

be, junto con los orientales arroz, pláta-

y tasajo de vaca, garbanzos, yuca, malan-

tes principales no estuvieron reunidos

no, pimientas de Castilla, clavo, canela y

ga, boniato, plátanos, chayote, berenjena,

en la época prehispánica, como segura-

azafrán que llevaron los árabes a España,

maíz, calabaza y papas, toda clase de es-

mente sí lo fueron los componentes del

para mezclarse con los americanos papa,

pecias, tanto secas como frescas, azafrán

pan de cazón. Que afortunada decisión,

pimienta de Tabasco, camote, elote, cala-

y zumo de limón o naranja agria; casi los

de imprevisible trascendencia histórica

baza, aguacate, chaya y tomate.

mismos ingredientes que lleva el puchero

para nuestros paladares, el día en que a

Una posible explicación de por qué en

campechano. Lo mismo sucede con otros

la olla de frijoles en cocimiento, enrique-

el archipiélago caribeño no existe plati-

platillos cubanos, como el plátano asado,

cida con el sabor que le dan las ramitas

llos similares al pan de cazón “es la abe-

los plátanos rellenos (plátanos rellenos de

de epazote y los chiles que le dan olor,

rración de los españoles en Cuba de no

queso o tortitas de plátano), los piononos

se le ocurrió a alguien incorporarle trozos

sembrar el maíz para alimento humano,

de plátano y otros más.

de puerco y limón en lo que fue un au-

sólo como forraje para su ganadería ex-

Estamos ante un proceso de transcul-

daz experimento culinario que se difundió

tensiva durante los siglos XVII y XVIII.

turación alimentaria sustentado en la lar-

paulatinamente en la colonia peninsular,

Se importaba este grano de México para

ga presencia de la cultura maya, que en

hasta adquirir carta de naturalización en

el consumo de la gente muy pobre. Los

la actualidad se mantiene casi con su per-

la región. Un proceso muy parecido fue

españoles trajeron, además de los pro-

fil originario en los tamales de masa de

el que dio origen a los llamados “moros

ductos peninsulares, la papa del Perú y la

maíz, pero también en el pan de cazón.

y cristianos” cuando a alguien se le ocu-

yuca de las Antillas, alimento preferido de

A ella se integraron la cultura alimenticia

rrió mezclar con los frijoles caribeños en

los esclavos de las haciendas azucareras

española –la andaluza especialmente– y

cocimiento el arroz que trajeron los con-

coloniales, quienes comenzaron a sem-

la afrocaribeña. En general puede decirse

quistadores de España (era sembrado en

brarlo para su consumo personal en los

que en la península de Yucatán, inmersa

Andalucía desde que había sido llevado

caminos y guardarrayas a orillas de las

en el circuncaribe, tres culturas y tres co-

ahí durante la ocupación árabe).

fincas, y cuando fueron liberados lo di-

midas se reúnen en una sola cazuela.

Sin embargo, corresponde al puchero, incorrectamente llamado “español” en

fundieron, enriqueciendo la gastronomía de la región.

algunos recetarios, ser el más importante

En la actualidad, los guisados cam-

híbrido alimentario de la península de Yu-

pechanos reúnen características que los

Textos tomados del libro Patrimonio biocultural de Campeche. Experiencias, saberes y prácticas desde la antropología y la historia, Laura Huicochea Gómez y Martha Beatriz Cahuich Campos (editoras), ECOSUR, 2010.

39


¿Tienes problemas para el

diseño de proyectos ? ¿Quieres generar información que te ayude a la toma de

decisiones en tu organización, grupo de trabajo o empresa?

ECOSUR te ofrece consultorías y asesorías en diversos temas como: Sistemas agrosilvopastoriles Manejo de cultivos Tecnologías alternativas Manejo integrado de plagas Pesquerías artesanales Ordenamiento territorial Manejo de la biodiversidad Servicios ambientales Análisis de laboratorios Además de temas relacionados con la salud, género, violencia familiar o innovación educativa Informes con Felipe Serrano: (983) 835.04.40, ext. 4740, fserrano@ecosur.mx; o en las coordinaciones de Vinculación de las unidades: San Cristóbal: afragoso@ecosur.mx / Chetumal: corosas@ecosur.mx / Tapachula: mfiguero@ecosur.mx / Villahermosa: mlmartin@ecosur.mx / Campeche: lpadilla@ecosur.mx

40

40


Revista Ecofronteras No. 41  
Revista Ecofronteras No. 41  

Revista del Colegio de la Frontera Sur. Fotografías de páginas centrales: Gloria Marvic

Advertisement