Page 1

PÁGINA SIGUIENTE

<

<


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

Í N D I C E

> Vicente Mas Llorens > Baumschlager&Eberle

> Silvestre Navarro

> Paredes Pedrosa, Arquitectos

> Ander Marquet. JAAM Arquitectura

> Jordi Badia

> Benjamin Romano

> Rubio&Alvarez-Sala

> Antonio Jiménez Torrecillas

> Riegler Riewe

> Bernarte León y Asociados

> Paulo David

> Capilla Vallejo

> J. A. Torroja

> Fernando Zaparaín Hernández

> Jose Oubrerie

> Entresitio

> Graça Correia, Roberto Ragazzi

> J. Francisco Serrano

> Santiago Quesada

> Marisol Vidal

> José Grau y Hugo Mompó

> Bruce S. Fairbanks

> Álvaro Leonardo Pérez

> Carmen Ferrer Ribera

> Jerónimo Junquera, Liliana Obal

> Concha Díez Pastor

> José María Lozano y Ana Lozano

> Elia Gutiérrez

> Jordi Hidalgo y Daniela Hartmann

> Bernardo Perepérez

> Miguel Blázquez Gómez

> Ignacio Vicens y Hualde

> Marita Carmona e Irene de la Torre

> Enrique Colomés Montañés

> Aleix López Acosta y Xavier Iván Díaz

> Ramón Esteve Cambra


Coordinación de esta edición a cargo de: Vicente Mas Llorens Sergio García-Castro Lominchar

Comité de Honor: Excmo. Rector Magnífico U.P.V. : D. Juan Juliá Igual Excmo. Sr. Consejero Director General CEMEX (España): D. Joaquín Miguel Estrada Suárez Ilmo. Sr. Director E.T.S.A.V. : D. Ignacio Bosch Reig Vicepresidente Comercial CEMEX (España): D. Ismael Fernández García Director Catedra Blanca Valencia: D. Vicente Mas Llorens Comité Científico: D. Vicente Mas Llorens (Valencia) Dª Amelia Dolz Blasco (CEMEX) D. Albert Gómez Miró (CEMEX) D. Joaquín Rodríguez Laborda (CEMEX) D. Ignacio Bosch Reig (Valencia) D. Pedro Miguel Sosa (Valencia) Dª Marie Claude Betrix (Zurich) D. Jean Pierre Franca (París) D. João Alvaro Rocha (Oporto) D. Giancarlo Cataldi (Florencia) D. Francisco Serrano Cacho (Mexico D.F.)   Comité Organizador D. Vicente Mas Llorens D. Fernando Cuesta Villén D. Sergio García-Gasco D. José Ramón López Yeste Dª. Beatriz García López D. Pedro Miguel Sosa D. Ricardo Merí de la Maza Dª. Amparo Tarín Martínez

Diseño y realización: Suite 347 www.suite347.com

© De los textos: Sus autores © De las imágenes: Sus autores © De esta edición: General de Ediciones de Arquitectura

Edita: General de Ediciones de Arquitectura Avda. Reino de Valencia 84 • 46005 Valencia-España www.tccuadernos.com

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

E

l libro que tiene en sus manos es un ejemplo más del esfuerzo que CEMEX, junto a la Universidad Politécnica de Valencia y su Escuela de Arquitectura, lleva desarrollando durante años para apoyar el conocimiento, la difusión y el uso del cemento y hormigón blanco. Aquí se recogen ejemplos únicos de obras hechas de este material en los últimos años por los arquitectos nacionales e internacionales más prestigiosos, que han realizado sus ponencias en este III Congreso Internacional de Arquitectura Blanca (CIAB) organizado dentro de las actividades de la Cátedra Blanca. Son siete años ya los que CEMEX lleva colaborando con la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Valencia, así como con las Universidades Politécnicas de Madrid, Barcelona y más recientemente Sevilla, para dar a los alumnos de los últimos cursos y proyectos final de carrera, una formación eminentemente práctica. Esta colaboración se materializó en la creación de la llamada Cátedra Blanca de CEMEX, un proyecto docente, dirigido por el catedrático del departamento de Proyectos Arquitectónicos, Vicente Mas Llorens, cuyo objetivo principal es profundizar en el conocimiento y difusión del uso del cemento blanco, y en particular del hormigón blanco en sus distintas manifestaciones arquitectónicas. Las Cátedras Blancas CEMEX cuentan con un amplísimo equipo docente interdisciplinar, integrado por los propios profesores de estas escuelas de arquitectura, especialistas de reconocido prestigio nacional e internacional, y profesionales de los laboratorios y gabinetes técnicos de nuestra empresa. CEMEX es el primer fabricante de cemento blanco en España y en la Comunidad Valenciana ya que en esta comunidad cuenta una producción por encima de las 900.000 toneladas, lo que supone un 60 por ciento de la producción nacional. Prueba de ello es que el pasado mes de noviembre se inauguraba en Buñol (Valencia) el horno de cemento blanco más grande del mundo con una capacidad de producción 600.000 toneladas. CEMEX comparte de esta forma su experiencia de más de setenta años en el desarrollo, investigación y fabricación del cemento y del hormigón blanco, uno de nuestros productos más significativos. El cemento blanco es un material de construcción noble y de gran belleza, a caballo entre la arquitectura y la escultura, que proporciona una gran libertad a arquitectos e ingenieros para el diseño de nuevas obras. Algunos lo llaman la “aristocracia del cemento”. La utilización de este cemento constituye un elemento diferenciador en una construcción, ya que aporta increíbles posibilidades de luminosidad y estética sin perder su componente estructural. Además, es versátil a la hora de usarlo, de fácil manejo, muy dúctil y maleable. En los últimos años, la construcción a base de hormigones con cemento blanco está teniendo un fuerte desarrollo. Esto es debido, entre otras cosas, a su versatilidad, a sus propiedades para crear estéticas vanguardistas y diseños espectaculares, su durabilidad, su escaso mantenimiento y sus propiedades de pigmentación, que hacen posible la obtención de innumerables tonalidades y colores. Además de todo ello, el cemento blanco es un material que cuida el medio ambiente (ahorra energía por ser muy luminoso y no necesita pinturas adicionales) y posee una gran resistencia a la abrasión y a las condiciones más extremas. La utilización y aplicación del cemento blanco es por todo ello hoy una disciplina integrada en la parte más viva de la producción arquitectónica, y sus autores se encuentran en la vanguardia de la utilización de los materiales más modernos creando monumentos que reflejan una belleza sobresaliente, y a su vez, desprenden gran solidez y resistencia. Para CEMEX, la Cátedra Blanca y el III CIAB son foros idóneos para intercambiar reflexiones y detectar las necesidades e intereses de los estudiantes de arquitectura, ya que ellos serán el futuro y la mejor garantía para transmitir unos conocimientos que asegurarán el uso adecuado de los cementos y hormigones blancos y coloreados. A todo esto no hay que olvidar que debemos caminar juntos en la construcción de nuevos edificios y ciudades bajo el concepto del desarrollo sostenible, satisfaciendo las necesidades presentes, pero sin olvidar ni poner en riesgo las necesidades de las generaciones futuras.

Todos los derechos reservados ISBN: 978-84-936203-3-2 Depósito Legal: V-1093-2008 Imprime: Guada Impresores Impreso en España

Joaquín Estrada Consejero Director General CEMEX España


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

L

a celebración por tercera ocasión del Congreso Internacional de Arquitectura Blanca supone la confirmación del interés que presenta, para un amplio sector de la industria de la edificación, la arquitectura basada en el hormigón visto, blanco o coloreado. Como en las ediciones anteriores, la mayor parte de las ponencias invitadas y de las comunicaciones al congreso se centran en la presentación, por sus autores, de edificios realizados en hormigón blanco; pero junto a ellas se muestran estudios de carácter estético o histórico referidas al, cada vez más amplio, patrimonio arquitectónico construido con este material, y aportaciones sobre las técnicas y componentes utilizados en su proyecto y realización. También tienen cabida las obras pertenecientes al campo de la ingeniería civil en el convencimiento de que, también éstas, influyen en la configuración de nuestro entorno y suponen una continuidad técnica y conceptual con el mundo de la arquitectura. Como indica el nombre del congreso y se expresa en su presentación, el CIAB 3 está orientado a la producción en hormigón blanco o coloreado pero, como puede comprobarse en las aportaciones que siguen, también se presentan algunas obras que no han hecho un uso dominante de este material. Ello se debe a que la arquitectura con hormigón visto blanco no es una disciplina separada del resto de la producción; por el contrario, está integrada en la parte más viva de la producción arquitectónica y sus autores se encuentran en la vanguardia de la utilización de los materiales modernos. La organización del congreso se enorgullece con la calidad de las ponencias que ha conseguido reunir para esta ocasión. Tres grandes arquitectos extranjeros: Los estudios austríacos Baumschlager & Eberle y Riegler Riewe, y el portugués Paulo David. Tres figuras indiscutibles del panorama arquitectónico español: los arquitectos Paredes y Pedrosa, Rubio&Álvarez-Sala y Jordia Badía, que se encuentran en este momento en pleno florecimiento de su carrera profesional. Este año además, José Oubrerie, discípulo de Le Corbusier y arquitecto encargado de la finalización de la iglesia de Saint Pierre de Firminy, junto con su colaborador Christian Garrier, nos mostrarán la experiencia de retomar una obra inconclusa de Le Corbusier. Por último, José Antonio Torroja nos mostrará una retrospectiva sobre la obra del gran ingeniero Eduardo Torroja. Además, y relacionado con esta última ponencia, durante los días del congreso, se presenta la exposición itinerante que la fundación Torroja ha elaborado sobre la obra de Eduardo. Pero el autentico éxito del congreso está en la cantidad de las comunicaciones presentadas, que ha hecho necesaria la intervención del comité científico para seleccionar aquellas que por su innegable calidad podían ser recogidas en la documentación y presentarse en el transcurso de las sesiones. Por último quisiera resaltar la excelente acogida del congreso por parte de profesionales y estudiantes, que ha obligado a cerrar la inscripción de participantes a los pocos días de su apertura y esto, que se debe al indudable interés de las ponencias y comunicaciones, es el mayor respaldo que pudiera esperarse a la celebración de un congreso y la mejor garantía de su continuidad.

Vicente Mas Llorens Director de la Cátedra Blanca de Valencia


 ■ CIAB III

Vivienda residencial FLATZ Principado de Liechtenstein Arquitectos: Baumschlager&Eberie ·Cliente: Dr. Dietmar Flatz · Planificación: Architekturbüro B & E Ziviltechniker GmbH · Dirección de Proyecto: Marlies Sofia, Paul Martin · Ayudantes : Eckehard Loidolt, Christian Tabernigg · Paisajismo: Vogt Landschaftsarchitekten · Ingeniero Mecánico: GMI Gasser & Messner Ingenieure · Ingeniero Estructura: Ferdy Kaiser · Superficie Emplazamiento: 698,69 m2 · Superficie Útil Total: 277,45 m2 · Fecha Proyecto: 1998· Fecha de Obra: 1999-2000 · Fotografía: Eduard Hueber

Esta residencia para un doctor y su familia de cinco hijos está situada en una suave ladera orientada al oeste en las afueras de la comunidad de Schaan, en el principado de Liechtenstein. Entre un disperso barrio de edificios en parte de estilo rústico, la moderna residencia creada con volúmenes cubistas apilados se alza solitaria e incomprendida. Especialmente en la completamente cerrada cara norte, la estrecha casa semeja una escultura minimalista. Debido a su posición en la ladera, el edificio no permite apreciar desde el exterior que se extiende en cuatro niveles. El sótano contiene, además de una bodega y un garaje, un apartamento con su propio patio. La privilegiada ubicación fue el principal criterio para la orientación y organización funcional del edificio: desde las plantas superiores, la vista se extiende desde el valle del Rin hasta las montañas suizas. Las principales salas se abren al exterior a través de generosas ventanas. Gracias a la utilización de doble cristal altamente eficiente, se evita el sobrecalentamiento. Las cualidades espaciales de las habitaciones se incrementan mediante una conexión directa con el exterior: en una esquina a nivel de calle hay una terraza con un estanque. En la primera planta hay un espacio cubierto frente a la habitación de los padres. Las habitaciones de los niños están situadas en la segunda planta. Tres materiales consiguen crear el aspecto funcionalmente elegante de la vivienda: hormigón de color amarillo maíz en el exterior recubierto con yeso blanco en el interior, madera de plátano y piedra verdosa. También contribuye el tratamiento de la luz, que se ha mejorado notablemente mediante una claraboya en el tejado.

WOLFGANG JEAN STOCK

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Baumschlager&Eberle ■ 


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Baumschlager&Eberle ■ 11

10 ■ CIAB III

Planta sótano

Planta baja

Secciones


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Baumschlager&Eberle ■ 13

Vivienda Büchel Principado de Liechtenstein Arquitectos: Baumschlager&Eberie ·Cliente: Christian Büchel y Andrea Geiger · Planificación: Architekturbüro B & E Ges mbH · Dirección de Proyecto: Elmar Hasler, Nic Wohlwend · Ingeniero Estructural: D.I: Albert Plankel, Bregenz · Superficie Emplazamiento: 650,00 m2 · Superficie Útil Total: 76,00 m2 · Volúmen Edificado: 798,00 m2 · Fecha Proyecto: 1994 · Fecha de Obra: 1995-1996 · Fotografía: Eduard Hueber

Solitaria y orgullosa Su ubicación es tan destacada como lo inusual de su forma: esta vivienda para una familia pequeña se levanta solitaria y orgullosa sobre un huerto en una ladera a los pies del castillo de Vaduz, la capital de Liechtenstein. Tras intensas conversaciones durante la fase de diseño, los arquitectos lograron convencer al cliente de este asombroso diseño. Aprovechando la topografía y con el objetivo de proteger el huerto, no crearon un edificio de una planta, sino un edificio compacto con tres niveles. Su especial diseño se manifiesta en el lado sur, donde los dos pisos superiores montan uno sobre otro en voladizo con un diseño de terraza a la inversa. Con arreglo a sus funciones, los muros exteriores, dispuestos en capas horizontalmente, poseen cuatro caras diferentes. Tres de ellas están caracterizadas por un encofrado cuidadosamente colocado para dejar visto el hormigón: el muro norte totalmente cerrado, el lado este con la puerta al garaje y una ranura tan alta como el propio edificio, y la fachada oeste con aberturas aparentemente aleatorias. Sin embargo, al sur, con orientación al valle, la casa está abierta mediante ventanas frontales con estrechos parteluces de madera que permiten contemplar las extraordinarias vistas. Unas contraventanas de madera abatibles sirven como protección contra el sol, y permiten regular con flexibilidad la luz que entra. Los arquitectos pusieron mucho énfasis en la iluminación natural del interior colocando, por ejemplo, claraboyas sobre el hueco de la escalera, así como sobre el cuarto de baño superior situado entre los dos dormitorios. En la planta baja, una terraza aparentemente flotante orientada hacia el oeste permite ampliar el comedor mediante una puerta deslizante al exterior. El entorno de la casa está definido por el enorme precipicio de una antigua cantera, con su materialidad resonando en el hormigón.

WOLFGANG JEAN STOCK


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Baumschlager&Eberle ■ 15

14 ■ CIAB III

Planta baja

1 CISTERNA, DEPÓSITO

9 TERRAZA

2 INSTALACIONES TÉCNICAS

10 COMEDOR

3 BODEGA

11 COCINA

4 LAVADERO

12 SALA DE ESTAR

5 GARAGE

13 HABITACIÓN

6 HABITACION INVITADOS

14 BAÑO Y WC

7 DUCHA Y WC

15 VESTIDOR

8 SALA DE DESCANSO

Sección


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Baumschlager&Eberle ■ 17

Edificio Portuario Rohner Fussach, Austria Arquitectos: Baumschlager&Eberie · Cliente: María Rohner, A. Fussach · Planificación: Baumschlager-Eberle Zivitechniker GmbH · Arquitecto del proyecto: Rainer Huchler · Colaborador: Marika Marte · Ingeniero Estructural: D.I: Ernst Mader, A. Bregenz · Superficie Emplazamiento: 16.1000 m2 · Superficie Útil Total: 51,00 m2 · Volúmen Edificado: 352,00 m3 · Fecha Proyecto: 1999· Fecha de Obra: 2000 · Fotografía: Eduard Hueber

Desafiando a la gravedad Un toque de cemento inacabado. Luz, aire, agua, viento y tiempo atmosférico. Y la orilla del lago Constanza: este es el límite de una zona de naturaleza protegida; aquí se encuentra un antiguo astillero, que ahora se utiliza principalmente como puerto privado, con amarres de alquiler. Los requisitos: la necesidad de un diseño útil del terreno circundante, incluyendo el camino de entrada para coches y espacios de aparcamiento para los propietarios de barcos, así como un mínimo de instalaciones de servicio. Entre estas se encuentra un sistema de eliminación de desechos de los barcos, baños adicionales para los respectivos propietarios y, por último, espacio para la administración. Un pájaro posado sobre sus delgadas patas mientras busca una presa y evita mojarse. Esta impresión constituyó el trasfondo del diseño. Y las velas de los veleros en el lago, cuyos cascos apenas pueden verse. El edificio también descansa sobre una delgada pata. Descansa sobre un terreno que podría inundarse en caso de marea alta, pero no quiere mojarse. Por lo tanto, (casi) todo tiene lugar escaleras arriba, en el piso superior que se proyecta hacia delante (¡ocho metros!), como un mástil de cemento. Está revestido con vidrio en la parte posterior, donde hay una zona de espera para clientes, y en la parte delantera, con vistas al lago. Y desafía a la gravedad, como una vela al viento. Es una “cosa” de hormigón armado, de características indefinibles, lo que además la hace económica. Pero esconde un organismo similar al de un ser vivo: un cómodo interior de madera que respira y ofrece confort residencial. En cualquier caso, el cliente puede abarcar con la vista su terreno: puede ver quién se está acercando a través de las pequeñas rendijas horizontales y puede ver las incursiones al lago a través de los paneles de vidrio instalados en esa dirección.

LISBETH WAECHTER-BÖHM


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Baumschlager&Eberle ■ 19

18 ■ CIAB III

Sección longitudinal

Sección transversal

Sección longitudinal

Sección transversal

Sección longitudinal

Planta


20 ■ CIAB III

Teatro Valle Inclán Antiguo Teatro Olimpia, Lavapiés. Madrid. PREMIO DE ARQUITECTURA ESPAÑOLA 2007

Arquitectos: Ángela García de Paredes. Ignacio G. Pedrosa· Colaboradores: Silvia Colmenares (proyecto y dirección obra). Manuel García de Paredes · Aparejador: Luis Calvo · Coordinador: Emilio Esteras · Estructura: Alfonso G. Gaite. GOGAITE S.L. · Instalaciones: GEASYT S.A. · Propietario: Ayuntamiento de Madrid. GMU. Área de Gobierno de las Artes · Gestión: Ministerio de Cultura. Centro Dramático Nacional INAEM · Constructora: ORTIZ Construcciones y Proyectos S.A. · Jefe de obra: Ignacio Lemus · Superficie construida: 5.380 m2 · Maqueta: Jorge Queipo · Fotografías: Luis Asín· Programa: Sustitución de la antigua Sala Olimpia por un nuevo Teatro. Teatro de 510 plazas. Escenario de13,5 m de boca, 16 de fondo y 21 de altura. Sala de Ensayos. Sala de conferencias. Centro dramático y cultural comunicado con el teatro. Áreas escénicas y administrativas.·

El Teatro ocupa el lugar de la antigua sala Olimpia en la manzana de fuerte geometría triangular enfrentada en su vértice con la Plaza de Lavapiés. Completa en altura las edificaciones existentes consolidando este espacio urbano, prolongación natural de la Plaza y abierto visualmente a la empinada ladera de la calle Lavapiés. La plaza es la antesala del nuevo Teatro que alberga el valioso contenido cultural de la antigua Sala Olimpia. Los necesarios volúmenes de la sala y del escenario se adosan a las medianeras, antes descarnadas, para reconstruir volumétricamente la manzana. Desde estas medianeras, los tres volúmenes fragmentados de las piezas que componen el edificio se adaptan a la difícil geometría triangular del solar. Los frentes acristalados de estas piezas de hormigón visto son transparentes hacia la Plaza y de noche son prismas de luz que permiten ver desde el exterior las paredes de la sala y el movimiento del público en el vestíbulo. En el tercer frente de luz se sitúa la cartelera del Teatro. En el edificio se ordena un centro para teatro de vanguardia: sala principal, sala para lecturas dramatizadas, sala de ensayos y los necesarios espacios escénicos y públicos. La Sala, con una disposición compacta, se plantea como un espacio neutro y versátil de 16x38 m. y un aforo de 500 plazas, de las que 130 están sobre una tribuna retráctil. El escenario se puede extender en continuidad hacia el interior de la sala y está cubierto con peines continuos distribuidos en 4 galerías técnicas. Una serie de plataformas móviles permiten incorporar el suelo de la sala al escenario o variar su pendiente. Las galerías laterales de proyección y luminotecnia recorren la sala tras los paneles industriales de aluminio negro que revisten los paramentos. De esta forma es posible construir un versátil contenedor con el único límite de la imaginación: desde una sala convencional al más sugerente montaje escénico. La sala de ensayos situada encima del anfiteatro de la Sala, de dimensiones equivalentes al escenario, permite la preparación de obras con posibilidad de suspender decorados y elementos de iluminación al margen del uso de la sala principal. Muros ciegos de hormigón configuran los tres ojos que se abren con muros cortina sobre la plaza, mientras que los planos que mantienen las alineaciones de las calles se construyen con muros - entramado de hormigón plementados con placas de pizarra y con elementos de carpintería de aluminio y vidrio. En el interior, los suelos también de pizarra y los paramentos de madera de sicomoro revisten el vestíbulo. Paneles de aluminio perforados móviles configuran las paredes técnicas de la sala y el techo muestra los elementos estructurales y las pasarelas metálicas que permiten su utilización como extensión del escenario.

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Paredes Pedrosa, Arquitectos ■ 21


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Paredes Pedrosa, Arquitectos ■ 23

22 ■ CIAB III

Planta torre de escenario

Alzados a la Plaza de Lavapies

Planta segunda

Planta de acceso niveles 0,00 y -1,20 m

Planta sótano


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Paredes Pedrosa, Arquitectos ■ 25

24 ■ CIAB III

Disposición I Escenario central. Grada anterior y posterior.

Disposición II Sala escenario. Plano horizontal.

Sección longitudinal por sala

Disposición III Escenario frontal y graderío anterior.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Paredes Pedrosa, Arquitectos ■ 27

26 ■ CIAB III

Villa Romana de la Olmeda Pedrosa de la Vega. Palencia. España

Arquitectos: Ángela García de Paredes. Ignacio G. Pedrosa· Colaboradores: Silvia Colmenares, Eva Mª Neila, Álvaro Rábano, Andrea Franconetti, Eva Urquijo · Aparejador: Luis Calvo · Estructura: GOGAITE S.L. · Instalaciones: Nieves Plaza · Propietario: Diputación de Palencia · Superficie construida: 6.955 m2 · Programa: Adecuación del área arqueológica para uso museístico. Recepción de visitantes, auditório 100 plazas, tienda, cafetería, taller de restauración, oficinas · Concurso: 2004 · Proyecto: 2005 · Ejecución: 2005-2008

La aparición casual de una pequeña pieza romana de bronce al arar unos sembrados, llevó al descubrimiento, en el año 1968, del yacimiento arqueológico de la Olmeda. Las excavaciones han sacado a la luz una gran villa rural de finales del imperio romano.

Situación Escala 1: 20.000

El recinto arqueológico se organiza en cinco naves, a la vez cubrición y estructura, que envuelven la villa. Se apoyan sobre pilares metálicos que sortean los restos arqueológicos. El problema estructural se aborda desde un espacio organizado celularmente en el que la cubierta es protagonista. El interior se plantea como un gran recinto continuo, dentro del cual se integran, sin romper esta continuidad, los distintos elementos que han de constituir el programa como piezas autónomas bajo la cubierta única. Este sistema permite construir un recinto tan grande o tan pequeño como queramos y cualquier ampliación que pueda necesitarse en el futuro. El entramado estructural es de base romboidal de pletinas de acero; exteriormente se reviste de chapa de aluminio e interiormente queda visto como un artesonado. El cerramiento perimetral se proyecta con módulos de chapa metálica perforada, trasdosada con policarbonato traslúcido para proteger el recinto arqueológico y matizar la entrada de luz natural. Los troqueles del cerramiento de chapa varían su densidad según la altura. Dentro del gran espacio cubierto, se envuelven las distintas piezas de la villa con tejido metálico favoreciendo la contemplación de los mosaicos iluminados en ámbitos diferenciados y recuperando espacialmente las estancias. Se quiere así presentar al visitante un organismo complejo en el que se descubran las zonas excavadas y las diversas estancias que forman la villa, evitando dominar de un solo golpe de vista toda la excavación. El recorrido interior en la villa rodea el impluvium en una cota sobre elevada respecto a los mosaicos, llevando al visitante hasta las termas. También da paso a las piezas que componen el programa funcional del espacio museístico. Esta pasarela de madera se ensancha y estrecha según los puntos de contemplación de los mosaicos bajo la cubierta continua que envuelve la excavación.

Emplazamiento

El proyecto arquitectónico. Los fragmentos y la unidad La protección de un recinto arqueológico es una intervención donde la antigüedad se confronta con la modernidad y la ruina con el paisaje. Así, bajo una cubrición continua organizada en cinco naves y un cerramiento perimetral de malla metálica perforada y policarbonato para proteger el recinto y matizar la entrada de luz natural, se integran los distintos elementos del programa. La villa y las termas con sus mosaicos, el centro museístico y un centro de estudio para arqueólogos se localizan en su interior sin interferir con la gran cubierta metálica Desde ella se descuelgan las mallas de acero que restituyen idealmente los espacios originales de las salas, lo que favorece la contemplación de los mosaicos en ámbitos diferenciados y explica su organización. Una plataforma de madera, que se dilata y estrecha según los puntos de contemplación, conecta estos espacios y articula la visita. El recorrido interior rodea el impluvium central de la villa y desde una cota sobre-elevada respecto a los mosaicos, lleva al visitante hasta las termas y le conduce a las distintas piezas que componen el programa funcional del espacio museístico.


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Paredes Pedrosa, Arquitectos ■ 29

28 ■ CIAB III

Sección 1-1’ longitudinal. Pabellón de talleres, almacenes y oficinas.

Sección 2-2’ longitudinal. Pabellón de entrada. Cafetería y tienda.

Alzado principal de entrada a la ruina

Sección 3-3’ Transversal


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Paredes Pedrosa, Arquitectos ■ 31

30 ■ CIAB III

Cubrición de aluminio

Cubierta estructural de tubos de acero

Cerramiento modular de chapa de acero cortén perforada de 2mm de espesor

SUPERPOSICIÓN AXONOMÉTRICA

Malla de tejido metálico delimitando las estancias con mosaicos

Planta

Pabellones: 1- Acceso, control, aseos. 2- Tienda, cafetería. 3- Sala de audiovisuales. 4- Sala de exposiciones. 5- Reuniones, oficina, vestuarios.

Nivel de coronación de muros actuales, cota de circulación libre y recorrido interior por pasarela de tablones de madera de iroko

Yacimiento arqueológico romano


32 ■ CIAB III

146 Viviendas Pradolongo, Madrid. España

Arquitectos: Ángela García de Paredes. Ignacio G. Pedrosa· Colaboradores: Eva M. Neila, Silvia Colmenares, Pilar Barroso, Sonia Simón, Álvaro Rábano · Aparejador: Luis Calvo · Estructura: : Alfonso G. Gaite. GOGAITE, S.L. · Instalaciones: GEASYT S.A. · Maqueta: Jorge Queipo · Fotos: Luis Asín· Promotor: Empresa Municipal de la Vivienda. Ayuntamiento de Madrid · Constructora: Aldesa Construcciones S.A. · Coordinador: Juan Rubio · Superficie construida: 22.460 m2 · Programa: 146 viviendas de Protección Pública. 4 locales. 150 garajes. 146 trasteros · Presupuesto: 11.748.088,84 euros · Concurso: 2002 · Proyecto: 2003 · Construcción: 2004-2006

Sobre un gran plano urbano y en un vértice, encrucijada de vías con gran presencia visual, el proyecto estudia el carácter que debe tener una actuación en la ciudad hilvanada con la ordenación próxima, con el paisaje urbano, el parque y con las amplias vías rodadas que lo envuelven. Se trata no solo de la resolución precisa del programa de vivienda social, sino de aprovechar la capacidad de ordenación del proyecto para articular el espacio urbano en beneficio de la ciudad. La huella de los edificios de la propuesta, persigue enlazar con la ordenación de los bloques contiguos proyectados por Weil Arets mediante la continuidad del tratamiento del plano de apoyo de los edificios y la coherencia volumétrica de éstos. Los volúmenes que inicialmente continúan la cadencia del conjunto, según se aproximan al vértice urbano, se despliegan en planta y en altura hasta asumir la condición de elemento vertical exento capaz de convertirse en acontecimiento urbano. El despliegue de los volúmenes se inicia con dos bloques de escala contenida que forman dos espacios públicos abiertos, uno a poniente y el otro a naciente. Las cinco plantas de altura se dimensionan con intención de modelar el espacio entre ellos, casi como plazas privadas, a las que vierten las viviendas encadenando los espacios abiertos con los edificios. De esta forma la linealidad del bloque abierto no excluye la formación de espacios públicos de pequeña escala y de fácil mantenimiento en los cuales quedan inmersas las unidades edificatorias, propiciando visiones longitudinales, transversales y diagonales. Una tercera unidad de tres plantas de altura es el basamento, alineado con Avenida de los Poblados, sobre el que emerge una esbelta torre doble de catorce plantas de altura en la que se concentran las vistas sobre el parque. El plano abierto sobre el que se apoyan los edificios se pliega mediante rampas y se rehunde para ser basamento común del conjunto y dar acceso a los portales, desplazando los pasos rodados de garajes a los límites perimetrales. Las viviendas, con la zona de día pasante en el fondo de doce metros del bloque, permite ventilación cruzada y variantes con la combinación de estas piezas. Unas y otras se traban alternativamente a un lado y otro del bloque para componer las fachadas en las que aparece el hormigón estructural plementado con grandes piezas prefabricadas de hormigón estriado oscuro en los que se insertan persianas y carpinterías de aluminio natural. En los testeros la estructura de hormigón queda también vista en las profundas terrazas, protegidas del poniente madrileño con vidrios opales. La unidad basamento de la torre incorpora la necesaria aportación de energía solar en su fachada construida con paneles solares de tubos de vidrio de vacío. La quinta fachada es el plano sobre la que se asientan los edificios, en el que rampas, taludes verdes y zonas pavimentadas, configuran la imagen amable y de encuentro que toda edificación residencial requiere.

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Paredes Pedrosa, Arquitectos ■ 33


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Paredes Pedrosa, Arquitectos ■ 35

34 ■ CIAB III

Vivienda Tipo 3 Dormitorios Vivienda Tipo 4 Dormitorios

Planta general Cota +4,43m


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Paredes Pedrosa, Arquitectos ■ 37

36 ■ CIAB III

Alzado a Avda. de los Poblados. Fachada solar. Sección 1 Desde Avda. de los Poblados

Sección 2 Desde plaza de acceso a portales

Sección 3 Desde plaza de acceso a portales

Sección 6 Desde plaza de acceso a portales Sección 4 Desde plaza de acceso a portales

Sección 7 Del conjunto desde calle del Río

Sección 5 Desde calle Doctor Tolosa


38 ■ CIAB III

Ceip Ferrer i Guàrdia Granollers. Barcelona. España

Arquitecto: Jordi Badia · Arquitectos Colaboradores: Jordi Framis, Daniel Guerra, Marcos Catalán, Sergi Serrat · Cálculo estructural: Eduard Doce, arquitecto · Arquitecto Técnico: INYPSA. Antonio Leciñena, Joan Vilanova · Mediciones y presupuestos: Francesc Belart · Instalaciones: Consulting Lluís Duart · Promotor: GISA, Gestió d’Infraestructures S.A. Departament d’Ensenyament · Constructora: SOLIUS · Fotografías: Eugeni Pons

La escuela se divide en dos partes, el aulario y un cuerpo bajo destinado a comedor y gimnasio. El aulario se ubica en una barra entre medianeras y alineado con la calle Roger de Llúria que se cierra a la calle y se abre al interior mediante el filtro de unos patios que controlan la luz natural y construyen una serie de volúmenes vacíos de 3 plantas de altura, usados como patios infantiles. Una escalera lineal comunica las tres plantas y construye un espacio interior que se convierte en protagonista, cosiendo las tres plantas en un solo volumen que recibe luz filtrada a través de una sucesión de aberturas rimadas verticales. En la fachada a la calle esta solución se combina con la voluntad de enfatizar la opacidad de este cuerpo, marcando sólo en planta baja el acceso independiente de la escuela infantil con un movimiento de la fachada que genera una dilatación de la acera. El acceso principal a la escuela se produce desde el patio principal por un porche que une el aulario con el cuerpo de servicios y a la vez compartimenta el patio de una manera natural entre infantil y primaria. La escuela se construye en bloque de hormigón blanco con junta vertical y una serie de celosias también de hormigón en solución de continuidad interior y exterior que configuran el lenguaje del edificio. La densidad y calidad de las imágenes interiores de algunos edificios de Aldo van Eyck y Hetzberger nos acompañaron durante todo el proceso.

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Jordi Badia ■ 39


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Jordi Badia ■ 41

40 ■ CIAB III

Planta segunda

Planta primera

Planta baja

Planta baja general


42 ■ CIAB III

Sección longitudinal escalera

Sección longitudinal patios

Sección longitudinal por patio

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Jordi Badia ■ 43


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Jordi Badia ■ 45

44 ■ CIAB III

Juzgados en Sant Boi de Llobregat Sant Boi de Llobregat, Barcelona. España Arquitecto: Jordi Badia · Arquitectos Colaboradores: Rafael Berenjena, Sergi Serrat, Marcos Catalán· Cálculo estructural: Eduard Doce (arquitecto) · Arquitecto Técnico: Francesc Belart · Instalaciones: Consulting Lluís Duart · Promotor: GISA.Departament de Justicia. Generalitat de Catalunya · Fotografía: Eugeni Pons

Entorno El edificio debe ubicarse en una plaza de nueva creación que pretende ser un punto de nueva centralidad con varios edificios de uso público. El solar está claramente orientado hacia la plaza puesto que por la parte de atrás la vía del tren corta cualquier comunicación peatonal. Esta plaza queda conectada con el centro del casco antiguo a través de la rambla, de manera que el edificio deberá presidirla y cualificarla para convertirse en un polo simbólico que contrapese a la plaza del ayuntamiento, por lo que la sala de espera a las salas de vistas (pieza más representativa) se abre a ésta. Distribución El esquema propone organizar el programa a partir de tres barras apoyadas sobre un zócalo, y separadas entre ellas mediante tres patios, que, a través de grandes lucernarios, iluminarán el vestíbulo en planta baja. Este vestíbulo actúa como rótula de todas las piezas de acceso público, y sus núcleos verticales. El zócalo contiene las salas de vistas, la parte más pública del programa y las barras superiores las oficinas judiciales, una por sala. Cuatro núcleos verticales, uno en cada esquina, garantizan el buen funcionamiento del edificio, sirviendo a unas comunicaciones concretas: público, jueces, personal interno, etc… La sala de matrimonios y el registro civil se abren a la calle posterior, apropiándose de su fachada, entendiendo el papel que ésta juega en la conformación de la fachada urbana y del espacio público. Volumen El volumen exterior, muy simple, configurado a partir de la imagen de las barras dispuestas sobre un zócalo, se desdibuja intencionadamente con la aplicación de una piel continua, uniformadora, con una componente marcadamente vertical que monumentaliza la pieza y le otorga el carácter que merece. Esta verticalidad se la proporcionan unas grandes lamas de hormigón blanco, que filtran la visión desde el exterior y permiten la máxima transparencia desde el interior. Piel Las lamas se colocan con diferentes separaciones e inclinaciones, lo que da un cierto dinamismo al edificio (los juzgados deben parecer vivos, ágiles), a la vez que permite orientar y encuadrar ciertas visiones del entorno. De esta manera, la imagen de las fachadas irá cambiando según la posición del observador en su recorrido: en perspectiva el edificio será opaco y sólido, mientras que al acercarse será ligero y transparente tal y como se entiende que debe ser la justicia para el ciudadano. La utilización de vidrios de colores en algunas partes del edificio identificará algunos usos y favorecerá la imagen cambiante de la pieza. En la fachada de atrás, el sol se filtrará por los patios, iluminando las lamas desde el interior.


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Jordi Badia ■ 47

46 ■ CIAB III

Planta segunda

Planta baja

Planta primera


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Jordi Badia ■ 49

48 ■ CIAB III

Alzado sur Sección B

Alzado norte Sección A

Alzado oeste

Alzado este

Sección D

Sección C


50 ■ CIAB III

Tanatorio Municipal de León Eras de Renueva. León Arquitecto: Jordi Badia y Josep Val · Arquitectos Colaboradores: Elena Valls, Tirma Balagué, Albert Cibiach , Marcos Catalán, Juan Carlos Castro, Frans Massana, Lorena Maristany, Rafael Berengena, Francesc Belart, Santi Vinuesa, Bárbara Camarero, Ginés Egea, Josep Martínez, Luis Victori, Sergi Serrat, Lluis Carreras, Jordi Mercadé. · Cálculo estructural: Eduard Doce, arquitecto · Arquitecto Técnico: Mariano Fernández y José Manuel Pérez · Mediciones y presupuestos: Francesc Belart · Instalaciones: Consulting Lluís Duart · Foto: Eugeni Pons · Promotor: SERFUNLE/ Ayuntamiento de León·

El edificio se plantea como una tumba de tumbas. Una pieza completamente enterrada que elude su volumen y su significado para poder camuflarse en los intersticios de una zona residencial demasiado cercana. Una lámina de agua como cubierta se convierte en su única fachada y refleja el cielo de León como alegoría de la muerte. Del agua sólo asoman unos misteriosos dedos en busca de luz para la oración. El acceso, ritualizado por una gran rampa que se entierra poco a poco, termina en una imagen del cielo que se entreabre lo suficiente para dejarnos pasar. Una vez traspasado el umbral, el diseño de la estructura del hall principal nos transmite todo el peso de la losa y el espesor infinito de su perímetro. Unos patios esponjan e iluminan. Desde las salas de vigilia la única visión posible del exterior es la del cielo. El edificio se ha construido por entero en hormigón, el único material posible para construir una sepultura. El color escogido nos remite a la piedra de Boñar con la que está construida toda la ciudad. En el interior una lámina de madera de iroko se dobla sobre sí misma para separar el hall principal de las salas de vigilia. Retales de color negro manchan el edificio, al modo del brazalete que expresa el luto y la tristeza de los visitantes.

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Jordi Badia ■ 51


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Jordi Badia ■ 53

52 ■ CIAB III

Plantas

Alzado N

Alzado S Alzado O

Sección B

Alzado E

Sección C


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Rubio&Alvarez-Sala ■ 55

54 ■ CIAB III

Edificio de viviendas Puerta Chamartín Madrid Arquitectos directores: Carlos Rubio Carvajal, Enrique Álvarez-Sala Walther · Arquitectos Coordinadores: M Ángeles Navarro Arrate y Lucia Masiá Cabañes · Estructura: Pondio Ingenieros · Arquitecto Técnico: Diego Álvarez Aparicio (Prointec) · Instalaciones: Prointec · Jardinería: BOJ JARDINERÍA S.L. · Constructora: Ferrovial Agromán S.A. Jefe de área: Carlos Sánchez Ripio. Jefe de obra: Miguel Rodríguez Junco · Promotor: Hábitat Inmobiliaria · Fotos: Rafael Vargas·

1er Premio Concurso Restringido Ferrovial Inmobiliaria. 1er Premio Premios Asprima 2006. Mejor Actuación Inmobiliaria en Vivienda Libre. Mención Especial III Premio Gaceta de los Negocios a Las Mejores Promociones Inmobiliarias de España, Categoría Primera Vivienda. Mención Especial Edificio de Nueva Planta destinado a viviendas XXI Premios de Urbanismo, Arquitectura y Obra Pública 2006 del Ayuntamiento de Madrid.

En el proceso de cimentación, para el que se ha utilizado una gran losa, de 1,5 m, hecha en una única tongada, en la que los calculistas consideraron fundamental que se arrancara de una superficie totalmente lisa. Tras la excavación, se echó una solera de limpieza, que se niveló, sobre la que se colocaron las armaduras. Debido a la altura de la losa de cimentación, se fabricaron unas piezas especiales de acero con el fin de que los operarios pudieran andar por encima de ella y poder hormigonar la losa sin ningún riesgo de accidente. Aspecto esencial del proceso constructivo ha sido la utilización por primera vez en Madrid y segunda en España, de sistema de hormigonado de la estructura mediante una bomba de hormigonado autotrepante, que ha servido como ejemplo para el resto de edificaciones en altura que se están construyendo en la capital, innovación que han continuado las torres de la ciudad deportiva del Real Madrid. El ahorro en tiempo y mano de obra utilizando este sistema de hormigonado ha sido muy importante, ya que aparte de las losas de los fojados se hormigonaron muros, pantallas, pilares, escaleras, dejando las gruas más liberadas para otros trabajos. El uso de grandes elementos de hormigón prefabricado en los cerramientos de fachada permitió un incremento en la velocidad de ejecución del conjunto, así como una simultaneidad mayor de los oficios implicados en la obra. Por otra parte, los elementos prefabricados han supuesto una innovación al incorporar esa visera cortafuegos necesaria para delimitar los diferentes sectores de incendios que suponen cada una de las plantas. Con el molde tridimensional se fabricó la visera junto con el cerramiento vertical en una sola pieza, por lo que eliminó la antiestética junta que originalmente iba a aparecer en el encuentro entre las dos piezas. En el proceso de construcción y montaje de las piezas prefabricadas que incorporaban las viseras, creando un molde tridimensional específico para la obra, que Typsa resolvió de forma brillante, y sirviéndose de un útil especial para elevar la pieza sin que se volcara y montarla en la fachada, operación que se inició antes de la finalización de la estructura, cuando íbamos por la planta 12ª. Por lo que respecta a los materiales, se ha optado por una combinación aluminio para el núcleo central de escaleras y ascensores, y bandas de prefabricado y vidrio para las fachadas de los núcleos de viviendas. Las partes sólidas, así como los aleros, que evitan la sensación de vértigo, se forman mediante paneles de hormigón prefabricado, en dos tonos diferentes. Los huecos se han forrado con una piel ligera de vidrio, dando continuidad a los mismos y generando una combinación entre los huecos de las distintas plantas en las esquinas. Las viseras tienen también una función de cortafuegos, obligada por la normativa antiincendios, porque las ventanas suben y bajan de forma alterna en las esquinas (la del piso superior baja, y la del inferior sube), por lo que es preciso un cortafuegos de 80 cm. Para el cerramiento de las distintas torres se han empleado placas de hormigón prefabricado en 2 tonos, modificando el color del mortero y los áridos y sin utilizar colorantes, en composición de bandas alternas de hormigón y vidrio. Las bandas de vidrio alternan ventanas con vidrios opacos fijos que ocultan los pilares de estructura que van en fachada. Para la conformación de las ventanas se tuvo en cuenta una serie de estudios acústicos previos, necesarios por la ubicación de la torre cerca de grandes vías urbanas y del ramal ferroviario , que obligaron incluso a mejorar el diseño original de la carpintería. El forjado es de losa de hormigón, y la distancia entre suelo y suelo es de 3,15 m. El solarium esta cerrado con una serie de lamas para evitar el vértigo, pero se ha dispuesto una apertura horizontal a la altura de los ojos que permite disfrutar de las vistas. En cuanto al núcleo de comunicaciones, se ha envuelto en una piel técnica metálica, ligera y oscura, que se abre localmente para permitir la ventilación e iluminación de las escaleras y de los elementos técnicos en las últimas plantas.


56 ■ CIAB III

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Rubio&Alvarez-Sala ■ 57


58 ■ CIAB III

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Rubio&Alvarez-Sala ■ 59


60 ■ CIAB III

Nueva Cancillería de la Embajada de España en Rabat Marruecos Arquitectos directores: Carlos Rubio Carvajal, Enrique Álvarez-Sala Walther · Aparejador: Vicente Arenas Benítez · Promotor-Propietario: Ministerio de Asuntos Exteriores · Constructora: Gionovart -OHL·

La nueva Cancillería de la Embajada de España en Rabat adopta conceptos arquitectónicos enraizados en la tradición y en la historia, tanto del país en el que se sitúa, como del que representa, tal como corresponde a culturas con una larga y rica trayectoria común. El edificio trata de aunar el carácter emblemático y de representación que toda embajada requiere, con la funcionalidad del programa de necesidades solicitado. Adopta un lenguaje arquitectónico contemporáneo y abstracto que no renuncia a la tradición, para proponer un edificio que sea expresión inequívoca de nuestro tiempo y nuestra cultura. El edificio se compone como un sólido compacto, vacío en su interior y atravesado por una doble fila de palmeras. Las fachadas se protegen con una doble piel que impide el soleamiento directo sobre sus paramentos, al tiempo que oculta al exterior la actividad interna. Esta segunda piel está constituida por un lienzo, volado y colgado de la estructura principal que en los laterales se muestra como una celosía blanca, mientras que en los frentes lo hace con paños ciegos de mármol.

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Rubio&Alvarez-Sala ■ 61


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Rubio&Alvarez-Sala ■ 63

62 ■ CIAB III

Alzado principal

Alzado lateral

Perspectiva general

Perspectiva interior


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Rubio&Alvarez-Sala ■ 65

64 ■ CIAB III

104 viviendas Sanchinarro, Madrid. España Arquitectos: Carlos Rubio Carvajal, Enrique Álvarez-Sala Walther · Colaboradores: Estudio Rubio & Álvarez-Sala - Arquitectos · Aparejadores: Vicente Arenas Benítez y Juan Rubio · Constructora: Construcciones Brues-Fernández · Promotor-Propietario: Empresa Municipal de la Vivienda - EMV ·

Programa

El conjunto edificado consta de dos bloques lineales enfrentados que se sitúan sobre cada una de las calles que delimitan la parcela, generando en el interior un espacio ajardinado de acceso a los portales.

Dos edificios de 7 alturas, baja + cinco + ático; enfrentados a las vías principales y a diferente nivel respondiendo a la topografía de la parcela, cuatro portales y 52 viviendas cada uno, para un total de 104 unidades, una planta semisótano independiente bajo cada edificio donde se ubican los cuartos de instalaciones, los trasteros y las plazas de aparcamiento en igual número que las viviendas y con acceso/salida para vehículos por la Calle Pintor Lucio Muñoz.

Los bloques ordenan su planta de forma doblemente simétrica. La posición de los elementos más rígidos del programa; A B C,- (A, ascensor y escalera, B, baños y C, cocinas), se fijan de tal manera que permiten la “reversibilidad” de las áreas de estancia DÍA, y dormitorios NOCHE, al tiempo que posibilita distintas configuraciones de la vivienda. Así el edificio adquiere una rica aleatoriedad en su composición, con dos bandas exteriores útiles de idéntica crujía y superficie capaces de alojar indistintamente las áreas de día y de noche, lo que facilita una mayor libertad en la organización de las viviendas sin primar ninguna de las fachadas. La fachada, resuelta con paneles de hormigón prefabricado se ordena en bandas superpuestas de diferente composición, textura y coloración. El basamento es gris oscuro con ventanas rasgadas horizontalmente, sobre él y separado por una línea continua de vidrio se sitúa el cuerpo superior de color blanco y huecos cuadrados y rectangulares de diferentes tamaños. El volumen del bloque pierde densidad a medida que se eleva. La aparición de terrazas y vacíos crea transparencias y ligereza quedando rematado por el bloque de las viviendas de ático, que cabalga sobre los cuatro cuerpos en que se ha descompuesto el bloque.

Cada portal tiene un conjunto de servicios compuesto por los conductos verticales de instalaciones, la escalera y el ascensor, que da servicio a dos viviendas por planta y que se comunica también con la planta semisótano. El proyecto se resuelve con 12 viviendas de un dormitorio con 32.00 m2 útiles, 56 de dos dormitorios con 70.00 m2 útiles y 36 de 3 dormitorios con 84,00 m2 útiles, para un total de 104 viviendas, incluyendo las que tienen espacios adaptados para su uso por minusválidos. Las viviendas de planta baja disfrutan de terrazas privadas, independizadas de la circulación interior, las de planta cuarta de las terrazas resultantes por la sustracción de volumen, y las de ático de las terrazas que genera el retranqueo obligatorio. La superficie de la parcela es de 3.944.87 m2, de los que se han ocupado 1.632,84 m2 dejando el resto libre para ajardinamiento y circulaciones interiores. La superficie construida sobre rasante es de 9.740,24 m2 y la bajo rasante 3.395,88 m2 para un total de 13.136,12 m2.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Rubio&Alvarez-Sala ■ 67

66 ■ CIAB III

Alzado exterior

Alzado lateral

Planta baja

Planta primera

Axonométrica


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Riegler Riewe ■ 69

Casa de la Literatura Graz. Austria Arquitectos: Riegler Riewe (Estudio de arquitectura), Dl. Florian Riegler (Arquitecto), Dl. Roger Riewe (Arquitecto) ·Colaboradores: Manuela Müler, Barbara Meisterhofer, María Soledad Vidal, Eva Roko, Steffen Schössler, Madlen Schreiter, Komelia Takats, Anton Hüttmayr · Ingeniería Estructural: Ingeniero Civil Dl. Dr. Manfred Petschinigg Graz ·Planificación Especial: Física de la construcción: Dl. Dr. Karl Hölfer, Gleisdorf. Ingeniería mecánica/eléctrica: Ing. Kurt Angermaier. Graz · Empresas ejectoras: ARGE Grant-Herzog.MSB Morocitti GmbH, S.F.L. Metalbau GmbH. Ing. O. Bauer GmbH. Pichler Werke GmbH. M. Schmit & Sohn GmbH. Scholoffer Fussbodentechnk GmbH. Fa. Ruckestuhl. J. Stolz GmbH. FDA Dachbau Consulting. Fa. Bscheider, Die neuen Bau & Haustechink GmbH. Fa. Essi, A.R.S. Alam & Raumschutz GmbH Nfg. KG · Proyecto: 2000 · Fecha de Obra: 2002-2003 · Superficie Total: Edificio existente: 2.800m2. Nuevo edificio: 790m2 · Superficie Útil: Nuevo edificio: 516 m2 · Tipo de Construcción: Renovación del edificio existente. Nuevo edificio: Hormigón coloreado (construcción maciza) · Fotografía: Paul Ott

La Casa de la Literatura está situada en un antiguo palacio en Graz que se remonta a principios del siglo XIX. Una de sus especiales características es un hermoso patio tipo jardín repleto de viejos árboles. Debido a la específica situación topográfica y a la demanda de grandes espacios para las muchas actividades relacionadas con la literatura como Capital europea de la cultura en 2003, surgió la idea de construir un nuevo edificio en el patio y reacondicionar el palacio existente. El edificio existente se respetó y protegió cuidadosamente y se recreó su diseño original mediante la reorganización de salas representativas del palacio en el nivel +1. Allí se sitúan oficinas y una biblioteca. Las grandes zonas multiuso están situadas en el sótano (nivel -1) del nuevo edificio con ventanas y puertas que conectan el espacio con el jardín. Hay un bar situado en el nivel 0 que sirve como vínculo entre el exterior y la zona multiuso inferior y que, al mismo tiempo, define el espacio recién creado. La única conexión construida entre el viejo y el nuevo edificio es un ascensor con paredes de cristal que subraya la clara separación entre lo nuevo y lo viejo. Así quedan visibles las cualidades del Palacio y, al mismo tiempo, se articula con precisión el nuevo edificio.


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Riegler Riewe ■ 71

70 ■ CIAB III

Alzado Sur

Sección A

Planta nivel +1

Sección B

Planta nivel 0

Planta nivel -1

Sección C


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Riegler Riewe ■ 73

Estación central de ferrocarril de Innsbruck Tirol. Austria Arquitectos: Riegler Riewe (Estudio de arquitectura), Dl. Florian Riegler (Arquitecto), Dl. Roger Riewe (Arquitecto) · Propietario del edificio: Österreichische Bundesbahnen ·Colaboradores: Dl. Werner Maiacher, Dl Friedrich Moßhemmer, Dl Elemer Oloder, María Soledad Vidal, Dl Eva Roko · Ingeniería Estructural: Ingeniero Civiles Gmeiner haferl, Viena· Planificación Especial: Física de la construcción: Dl. Dr. Karl Hölfer, Gleisdorf. Ingeniería mecánica/ eléctrica: ZPLAN Haustechnik GmbH, Diseño de iluminación: Werning Tropp u. Schmidt, Feldafing · Proyecto: 1999 · Fecha de Obra: 2001-2004 · Volumen construido: 86.000m2 aprox. · Superficie del emplazamiento: 15.000m2 aprox. · Superficie urbanizada: 3.100m2 aprox. · Supeficie Útil: 11.500m2 · Fotografía: Nikolaus Shletterer

La estación central de ferrocarril existente se demolió totalmente y se construyó una nueva unos 6 m más al este. Al desplazarla, se ensanchó el estrecho antepatio de la estación (Südtiroler Platz), mejorando así las instalaciones funcionales allí situadas. En la actualidad, las principales funciones y zonas de transporte del vestíbulo de la nueva estación se encuentran en el sótano. Por este motivo, ahora hay acceso directo a los túneles que comunican con los andenes y al aparcamiento subterráneo construido debajo de la Südtiroler Platz. Gracias a la bajada de nivel de la zona principal, ahora hay una vista de los andenes desde la Südtiroler Platz, por lo que la estación, que permanece independiente, y sus eventos han quedado integrados en el contexto de la estructura de la ciudad. Hay acceso al vestíbulo de la estación desde la Südtiroler Platz a nivel de calle y por el aparcamiento subterráneo del sótano. Está claramente acondicionado e iluminado. Unas escaleras mecánicas de generoso tamaño conducen a usuarios y visitantes a las instalaciones de servicio de ÖBB (ferrocarriles austriacos), como el centro de viajes y la zona de espera situados en el sótano. Los frescos de Max Weiler fueron retirados por restauradores, almacenados durante las obras y vueltos a colocar en un lugar prominente del nuevo vestíbulo. Se ha creado una zona comercial en dos niveles unida al vestíbulo de la estación y dispuesta en forma de galería comercial; en la galería también se han establecido los servicios de restauración. Los pisos superiores adyacentes al vestíbulo de la estación están reservados para ÖBB y se utilizan como oficinas. Todo el edificio de la estación está envuelto en una estructura de

celosía de hormigón con líneas de ventanas batientes. El hormigón es de color marrón-rojo. Las zonas de acceso están protegidas contra la intemperie por un dosel circundante. En Innsbruck se aprovechó una oportunidad casi única para construir una estación completamente nueva desde cero; algo que definitivamente contribuiría a mejorar la imagen de la ciudad. Lo que sucede en los andenes puede verse desde la ciudad y, al mismo tiempo, la estación es efectiva como espacio urbano. La estación, ubicada en un espacio de transición, es transparente pero no está desmaterializada; abierta y ocupando el espacio al mismo tiempo. Crea secuencias espaciales y además las combina. La estación ha sido diseñada como un edificio independiente en el contexto de la ciudad. Debido a su ubicación, está alineada con la histórica torre del reloj en dirección sur. Su conciso diseño le permite articular su independencia respecto a los edificios mucho más altos que rodean el antepatio de la estación. El edificio tiene una longitud de 180 m y una altura de 12,5 m; el interior actual del vestíbulo de la estación mide 104 m x 11 m. Al bajar el nivel 4,5 m se pudo diseñar el vestíbulo con una altura de 15,5 m. Las instalaciones esenciales de la estación se encuentran en el nivel inferior y, al mismo tiempo, el aparcamiento subterráneo recién construido bajo el antepatio de la estación está conectado con los andenes mediante accesos subterráneos. Al bajar el nivel del vestíbulo, podía conseguirse y garantizarse la transparencia deseada, ya que esto permitía evitar la construcción de edificios al nivel de la plaza. La concisión mostrada por el proyecto no sólo hace referencia al diseño exterior, sino también al interior y, especialmente, al propio vestíbulo de la estación. La claridad y transparencia en la gestión del transporte, así como una impresionante atmósfera de luz natural provocan la satisfacción del cliente, lo que contribuye a mejorar la imagen de ÖBB.


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Riegler Riewe ■ 75

74 ■ CIAB III

Planta nivel +1

Planta nivel 0

Planta nivel -1


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Riegler Riewe ■ 77

76 ■ CIAB III

Alzado este

Alzado norte

Alzado oeste Sección B

Sección A Sección C


78 ■ CIAB III

Universidad Tecnológica de Graz / Institutos de Ciencia Informática y Electrotecnología Graz, Estiria. Austria Arquitectos: Riegler Riewe (Estudio de arquitectura), Dl. Florian Riegler (Arquitecto), Dl. Roger Riewe (Arquitecto) · Propietario del edificio: República Federal de Austria, Ministerio de Trabajo y Comercio · Colaboradores: Manuel Müller, Frieddrich Moßhammer, Ulrich Huhs, Andreas Allerberger · Ingeniería Estructural: Dl Dr. Stefan Rock · Planificación Especial: Ingeniería mecánica: Ing. Berhand Hammer/ Elektroplan Friebe und Korp. Física de la construcción: Mag. Dipl, Ing Dr. tecn. Dr Peter Kaustsch/Arch. · Proyecto: 1994 · Fecha de Obra: 1997-2000 · Volumen edificado: 63.700m2 aprox. · Superficie del emplazamiento: 13.950m2 aprox. · Supeficie Útil: 7.973m2 · Fotografía: Paul Ott

La idea de una ciudad, interpretando un entramado urbano a través de la disposición de simples unidades de edificios de tres pisos sobre un emplazamiento rectangular. La estructura se decodifica fácilmente: cuatro edificios alargados, cada uno formado por dos partes conectadas por un “pasillo” compartido en el centro, se erigen paralelos entre sí. La variedad espacial es resultado de las vías de conexión entre los elementos de un edificio y sus capas y el cambio de los “estados” dentro, fuera e intermedio en su eje largo, creando plazas, caminos, vistas de parte a parte y pasillos dentro de la estructura. Debido a las pequeñas distancias entre las unidades y las líneas de edificios comunes, el complejo aparece compacto y los bloques individuales se combinan para crear un conjunto no jerárquico que uno puede imaginar que continua en la dirección que desee. Esta apertura intelectual también se produce en el interior. Todos los bloques tienen pasillos en voladizo, donde las pasarelas sobre la parte central compartida, así como varias escaleras en el extremo sur de los pares de edificios permiten acortar y reducir los recorridos. Sobre las relativamente libres zonas a nivel de calle, las salas individuales de los niveles superiores ocupan toda la profundidad de un bloque, cuando se requiere, o se retranquean dos metros y se accede desde un pasillo que se abre al vacío. En el interior de los edificios del Instituto, al igual que en el exterior, también se crea en la mente de uno un continuo espacial que puede expandirse cambiando los bloques individuales, iluminando con luz natural desde domos en el ligero techo hasta los enlaces de conexión y mediante sus paredes frontales de cristal que ofrecen sorprendentes vistas del exterior y a través de los edificios, así como por la variedad de situaciones de iluminación. Los componentes importantes del diseño general pueden interpretarse en las fachadas: mientras que las paredes de fondo de los edificios no tienen ventanas, en el lado largo los paneles de fachada autosoportados contienen una gran cantidad de ventanas y expresan una red de diferentes tipos de permeabilidad y proyección. Las pequeñas aberturas de las fachadas de hormigón coloreado que tienen horizontales continuos, pero verticales intercalados no pueden, a primera vista, adscribirse a un piso o función particular. Esto da lugar a una equilibrada ambivalencia que juega de nuevo con la posibilidad de expansión en todas las direcciones mientras que al mismo tiempo comunica el grado latente de libertad de uso de una estructura determinada.

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Riegler Riewe ■ 79


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Riegler Riewe ■ 81

80 ■ CIAB III

Planta nivel 0

Planta nivel 2

Planta nivel -1

Planta nivel 1


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Riegler Riewe ■ 83

82 ■ CIAB III

Alzado norte

Alzado sur

Sección

Detalle fachada


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Paulo David ■ 85

Restaurante y Piscinas de Las Salinas Madeira. Portugal Arquitecto: Paulo David · Equipo del Proyecto: Filipa Tomaz, Rodolfo Reis, Silvia Arriegas, Carlos Aguiar, João Nóbrega, Dirk Mayer, Patricia Faria, Luis Spranger, Luz Ramalho, Margarida Condeço · Cliente: Cámara de Lobos · Paisajismo: João Gomes da Silva; Global · Estructura: Teixeira Trigo, Lda – Ing. João Garcia, Duarte Rui Gouveia; Kplano · Instalaciones Eléctricas: Ruben Sobral · Instalaciones Mecánicas : José Galvão Teles · Aguas y Redes de saneamiento: José Jesus · Seguridad: Teixeira Trigo, Lda – Ing. João Garcia, António Matias · Supervisión: ECG Plan · Proyecto: 2002 · Fecha ejecución y Obra: 2003-2006

El Lugar El lugar de las Salinas - una construcción, el antiguo Forno da Cal. Configuración – resultado de la estratificación volcánica, negra y porosa, propia del enfriamiento rápido de la lava - un singular equilibrio entre Forma y Lugar. El lugar ocupado - una antigua industria artesanal de secado de carocho. La extracción de la sal en las rocas esculpidas le da su nombre _ Salinas Proyecto Un muro largo – desarrolla y articula el límite periférico de las Salinas y da continuidad a un circuito de caminos, “Caminho da Trincheira”, que bordeaba el mar. Un muro espeso que soporta el acantilado y abriga el contenido. Un muro topográfico que se suaviza y limita.

La materialización dibujada en un sistema de construcción de “junta seca” compone una secuencia de ejecución simple y clara:

Un muro de piedra que contextualiza.

Estructura principal + subestructura + envolvente

La plataforma de hormigón de geometría precisa que se junta con el mar, contrapone y confronta la irregularidad natural de la costa evidenciándola, intensificando así los valores del paisaje y del territorio.

Dos cuerpos monomatéricos;

El cuerpo del restaurante se encuadra en un programa vasto que abarca la zona costera de Câmara de Lobos. Un cuerpo de geometría intrínseca al lugar aparece en lo alto, abrigado y emergente asumiendo el contraste con la horizontalidad de los muros espesos de la envolvente. Busca en un único plano rasgado, la panorámica para la especificidad de Câmara de Lobos descubriendo el sitio y la esencia del lugar _ la orla costera de lava basáltica, el océano atlántico y las magníficas vistas. Del rompimiento surgió una nueva organización, representada por la conexión de los flujos predominantemente verticales del proyecto.

Uno cerrado, duro y metálico, compone el núcleo de las cocinas y las aguas; Otro transparente, de vidrio y rastrillado de madera maciza, conforma el gran salón de comidas. La densidad de los materiales da realce al edificio que se transforma en su color día tras día. Con funciones articuladas a dos cotas; En el nivel más bajo se encuentra el bar, protegido por un muro de piedra basáltica que está en contacto directo con la senda; En el nivel superior el salón de comidas y las cocinas establecen una relación con el jardín y la estructura de diferentes caminos. Debido a la convivencia de estas dos escalas, el edificio puede albergar las nuevas funciones del programa.


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Paulo David ■ 87

86 ■ CIAB III

Plantas

Cota 23.65 Restaurante

Cota 10.00 - 11.00 Horno y Cafetería

Cota 6.00 Piscinas y Solarium

Cota 3.30 Zona técnica

Secciones


88 ■ CIAB III

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Paulo David ■ 89

Alzado Este

Sección

Alzado Norte

Planta piso 0

Alzado Oeste

Alzado Sur


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

La relación de la pequeña casa existente, “Casa das Mudas”, con la envolvente próxima por medio de bancales, expresión distintiva en el territorio de la isla, hace que surja un paisaje humanizado. El proyecto tiene el propósito de rehacer esa relación para evitar que desaparezca junto con las construcciones creadas a lo largo del tiempo, reponiendo esta cota con la creación de una gran plataforma ahora compleja que se contrapone en los diferentes desniveles en el basamento que va desde la adaptación a la topografía. Cuerpo

Centro de Artes-Casa das Mudas Calheta, Madeira. Portugal Arquitecto: Pauo David · Cliente: Sociedade de Desenvolvmento da Ponta do Oeste, S.A Vicepresidencia, Gobierno Regional de Madeira · Estudio asociado para el proyecto del Auditorio: Telmo Cruz, Maximina Almeida, Pedro Soares · Colaboradores: Hugo Alves, Barbara Silva, Ñuis Monteiro, Aleixandre Batista · Arquitectura de escena: Telmo Cruz · Contratista: Luis Marques, Concreto Plano · Supervisión : PrimaConsulGal · Estructura: Miguel Vilar, Betar · Intalaciones Eléctricas: Fernando Sousa Pereira · Instalaciones Mecánicas: José Galvao Teles · Agua y Redes de Saneamiento: Marta Azevedo , Betar · Acústica: Fernando Palma Ruivo, Antonio Meireilles, Certiprojecto · Seguridad: Antonio Matías · Paisajismo: Joao Nunes, Proap · Señalización: Atelier Paulo David · Mobiliario: Paulo David y Susanne Selderes · Mediciones y Presupuestos: Santos Moreira, RFD · Fotografía: Fernando Guerra, Sergio Guerra · Proyecto: 2001 · Fecha Obra: 2003-2004

Lugar El edificio del Centro das Artes da Calheta puntúa el paisaje colocándose en la línea de un monte que termina abruptamente sobre el mar. Calheta es un municipio de gran extensión situado en el frente marítimo de la costa oeste de la isla, marcada por montes de altura considerable.

El cuerpo se extiende a lo largo de un eje longitudinal que se orienta ligeramente hacia la dirección norte/sur, resultado de las condiciones topográficas, yendo al límite desde donde se puede construir. El cuerpo excavado y esculpido, propone una experiencia subterránea. Los espacios exteriores son sustraídos al cuerpo conceptual original, marcados por la textura y el color de los paramentos y los pavimentos, puntuados ahora por el encuadramiento del paisaje y por la presencia dramática del cielo insular. Funcionalidad El acceso principal se efectúa a través de una rampa que conduce a un patio-pivot cuadrado a partir del cual todas las funciones existentes en el programa del centro se distribuyen de forma autónoma a cota superior y con conexiones posibles a inferior. La distribución fragmentada de las funciones pretendidas permite una gestión autónoma de cada módulo en el complejo edificado, permitiendo de este modo una mayor flexibilidad en la sugerencia de los recorridos que se distribuyen por los espacios expositivos. Materialidad

Concepto El motor de la construcción de la idea tiene como objetivo rediseñar la “masa montañosa”, en donde el edificio actúa como una topografía. Este afloramiento aparece como un gran conjunto de piezas esculpidas, donde la geometría de carácter abstracto, realza la intervención diseñando un cuerpo específico para el lugar, siendo simultáneamente “naturaleza” y artificio.

Construir el centro en basalto como una forma de aproximación a la naturaleza en este paisaje volcánico. A parte de ser un material autóctono, nos interesa por su textura y color, y contribuye a la continuidad del soporte del paisaje y a la idea de cimiento, intensificando los valores del paisaje y del territorio.

91


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Paulo David ■ 93

92 ■ CIAB III

Alzado Este

Planta piso 0

Alzado Sur

Planta -1

Planta -2

Secciones

Planta -3

Planta -4


94 ■ CIAB III

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Paulo David ■ 95

Axonométrica Auditorio


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

J. A. Torroja ■ 97

96 ■ CIAB III

Eduardo Torroja. Una visión personal Por José Antonio Torroja Cavanilles

La obra de mi padre, Eduardo Torroja Miret, ha sido ya ampliamente comentada. Con motivo del centenario de su nacimiento, en 1899, han aparecido publicaciones, (9, 11), en las que se analizan in extenso diferentes facetas de su obra, tanto en cuanto a su encuadre en las corrientes arquitectónicas y estéticas de su época como en relación con aspectos técnicos. Por ello, yo voy a incluir aquí exclusivamente una visión, necesariamente personal, sobre su encuadre entre los ingenieros pioneros del uso del hormigón estructural en la primera mitad del siglo XX, y sobre la aplicación, en general nada convencional, del concepto del pretensado al hormigón. 1. Eduardo Torroja y los ingenieros de su tiempo A mediados del siglo XIX, el hormigón de cemento Portland en masa estaba ya fuertemente asentado, y empezaron a aparecer tímidas incursiones en su versión de hormigón armado. La barca de Lambot, en Francia,y la patente de Wilkinson, en Inglaterra, serían sus primeros balbuceos. Pero, al menos en Europa, se considera que las patentes del jardinero francés Joseph Monier, de 1877, dieron paso al desarrollo del hormigón armado. Aunque serían los ingenieros alemanes Wayss y Freitag, tras adquirir los derechos de la patente de Monier en 1884, y, en particular, el francés Hennebique, que obtuvo su patente en 1892, los que establecerían las bases para el desarrollo imparable del hormigón armado en la última década del siglo XIX y su irrupción en el XX. En la primera década de este siglo aparecen las primeras normas sobre el uso del hormigón armado como material estructural, dando pié con ello a su libre utilización sin tener que pasar por las cerradas patentes, disposiciones constructivas y métodos de cálculo que caracterizaron a sus comienzos. Aunque Hennebique siguió licenciando su patente hasta bien entrada la segunda década del siglo XX, aquello representó que el hormigón armado se convirtiese en el material preferido para una serie de ingenieros que comenzaban su actividad profesional en estos años. Robert Maillart (1872-1940), Emil Mörsch (1872-1950), Eugène Freyssinet (1879-1962), Franz Dischinger (1885-1956), o Pier Luigi Nervi (1891-1970), y me dejo un gran número en el tintero, son ejemplos sobresalientes de esta tendencia. El mundo de la arquitectura, por otra parte, también fue adoptando y adaptando el hormigón a sus concepciones, no solo como material estructural sino también como constituyente de su propia expresividad funcional y estética. Nombres como Auguste Perret, Max Berg, Walter Gropius, Le Corbusier o Frank Lloyd Wright son ejemplos de arquitectos coetáneos con los ingenieros antes mencionados. En España, es quizá José Eugenio Ribera quien representa mejor la situación comentada. A principios del XX obtuvo una franquicia para el uso del sistema Hennebique, y creó también su propio “Sistema Ribera”. Pero la pujanza

del hormigón armado en nuestro país se afianzó con la introducción en el plan de estudios de la Escuela Especial de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, en 1911, de la asignatura de Hormigón Armado, a cargo de José Manuel de Zafra, quien publicó unos apuntes de la asignatura, reeditados como libro en 1914. Como curiosidad, en estos apuntes Zafra arremete contra los que proponían métodos de cálculo en rotura, tomando en consideración la plasticidad del acero. ¡Si Zafra levantase la cabeza...! En este contexto, Eduardo Torroja Miret nace en 1899, en una familia de matemáticos y geómetras, ingenieros y físicos. En 1918 ingresa en la Escuela Especial de Ingenieros de Caminos, obteniendo su título en 1923. Estudió hormigón armado con Zafra y puentes con Ribera. Éste último, a la vista de las dotes de su alumno, le ofreció su primer trabajo en la empresa Construcciones Hidráulicas y Civiles, donde hizo sus primeras armas como ingeniero, influenciado, sin duda, por la fuerte personalidad y experiencia de Ribera. A los cuatro años, en 1927, Torroja se in dependiza de Ribera y comienza su andadura individual. Se ha incluido muchas veces a Maillart, Freyssinet, Nervi y Torroja como exponentes de ingenieros pioneros de la primera mitad del siglo XX, con trayectorias personales y profesionales comunes, que supieron definir el uso del hormigón estructural, con una gran sensibilidad estética por las posibilidades de este nuevo material de construcción. Pero, en mi opinión, existen importantes diferencias entre ellos. Maillart se graduó en 1894. Empezó trabajando para un contratista suizo que utilizaba el sistema Hennebique, y pronto pasó a prestar sus servicios en el Departamento de Obras de Zurich. En 1902 creó su propia empresa constructora, desde la que realizó sus sorprendentes puentes y forjados sin vigas, siempre en hormigón armado. En 1918, al terminar la Primera Guerra Mundial, cerró su constructora y se estableció como consultor independiente. Siguió, hasta su muerte, sorprendiendo con sus concepciones estructurales, no solamente en puentes, siempre en hormigón armado. Aunque realizó una serie de

ensayos muy interesantes sobre sus forjados fungiformes, nunca se dedicó a la investigación ni a la docencia; fue su actividad como proyectista y constructor de excelsas obras de hormigón armado, convertidas en arte de su mano, lo que le llevó a estar presente en toda la literatura sobre la historia de los comienzos de este material. Freyssinet comienza su actividad profesional en 1905, en una administración local francesa. Desde el principio utiliza el hormigón, y muy pronto nace en él la idea del pretensado. Ya en 1907 utiliza un tirante pretensado para absorber el empuje horizontal de un arco de ensayo de 50 m de luz. Entre 1914 y 1928 desarrolla su trabajo en una empresa constructora, proyectando y construyendo interesantísimas obras de hormigón armado. A finales de 1928 patenta su sistema de pretensado y en 1929 abandona aquella empresa y se dedica a desarrollar, en solitario, sus procedimientos de hormigón pretensado, aplicados fundamentalmente a postes prefabricados, con poco éxito comercial. En 1933, prácticamente arruinado, consigue un éxito espectacular al lograr salvar de la ruina, utilizando su técnica del pretensado, la recién construida estación marítima de El Havre. Ello le vale el apoyo incondicional de la constructora Campenon-Bernard, en la que sigue desarrollando sus ideas y, en particular, patentando, en 1939, su Sistema Freyssinet, con sus famosas cuñas de anclaje de 12 alambres y su gato de tesado. Freyssinet ya no abandonará esta empresa, que en 1943 crea la S.T.U.P., consultora dedicada, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, a la difusión del pretensado y de los procedimientos Freyssunet por todo el mundo. En definitiva, Freyssinet dedicó toda su vida, con un asombroso tesón, a un solo material, el hormigón, y a una idea, el pretensado. Intuyó que el hormigón no era un material elástico e hizo ensayos para determinar sus complejas leyes reológicas, aunque fueron otros los que, finalmente, las definieron. En mi opinión, fue más un agudo observador de la realidad y un inventor genial que un investigador. Nunca se dedicó a la docencia, quizá por falta de tiempo, pero dejó sus ideas plasmadas en multitud de artículos y conferencias, y su nombre quedará siempre unido a la historia del hormigón y, en particular, a la de la técnica del pretensado. Nervi, por su parte, termina sus estudios en la segunda década del siglo XX. A sus 30 años crea su empresa constructora desde la que desarrolló sus propios conceptos estructurales y constructivos, utilizando el hormigón armado de una forma muy peculiar. Retomando la idea de Lambot de 1853, crea su ferro-cemento, con armadura muy fina y distribuida, patentando su Sistema Nervi. Utilizó esta patente para prefabricar moldes para encofrados perdidos y elementos estructurales de muy pequeño espesor, con unos acabados extraordinarios. Una parte importante de la fuerza expresiva de sus realizaciones se debe a la calidad que, a través de su propia constructora, imprime a sus obras. Sus famosos encofrados de madera

y sus elementos prefabricados de ferro-cemento le permiten dejar sus estructuras vistas, tanto al exterior como en espacios interiores, sin necesidad de ornamentación superpuesta, proporcionando al hormigón unas texturas y acabados que hoy nos asombran todavía. Pero no es sólo la calidad de construcción lo que lanzó a Nervi a la fama: sus proyectos son formalmente de una elegancia exquisita, mantenida a través de más de cuarenta años de trabajo, fundamentalmente en el campo de la edificación. Sus tipologías estructurales fueron, sin embargo, relativamente clásicas para su época: forjados nervados, bóvedas y cúpulas, amén de elementos a flexión. No se aventuró en el campo de las láminas cilíndricas ni de las regladas, lo que no le impidió imprimir a sus obras una impronta personalísima que las hace inconfundibles. Nervi utilizó casi exclusivamente el hormigón armado: sobran los dedos de una mano para contabilizar sus obras metálicas o pretensadas, incluso para las grandes dimensiones. Nervi, al igual que Maillart, no se dedicó a la investigación ni a la docencia, pero el estudio de sus obras será siempre un referente imprescindible para entender el desarrollo del hormigón en la primera mitad del siglo XX. Como ya he indicado, Torroja empieza, en 1923, trabajando en una empresa constructora. No está mucho tiempo en ella, pues, a propuesta del propio Ribera, en 1928 pasa a integrarse, como ingeniero, en el equipo que, bajo la dirección del arquitecto Modesto López Otero, proyecta y dirige las obras de la Ciudad Universitaria de Madrid. Ello le permite crear ese mismo año su propio estudio, con el nombre de “Eduardo Torroja, Oficina Técnica”, desde la que a partir de entonces realizará todos sus proyectos. Para Torroja, el hormigón armado es su material predilecto, el que le permite expresar libremente su sensibilidad estética y, en particular, proyectar sus queridas estructuras laminares, cúpulas, bóvedas, cilíndricas, regladas o absolutamente libres, como el Club Táchira o la Iglesia de Pont de Suert. Pero, a diferencia de los tres ingenieros antes comentados, no rechaza el uso de otros materiales cuando los considera más adecuados. A partir de 1939, utiliza el acero estructural, interesándose por la electrosoldadura; se adentra en las estructuras mixtas de hormigón y acero; y hasta utiliza con frecuencia el ladrillo como material estructural, sin dejar de lado el propio hormigón pretensado. Cuando Torroja, en la primera página de “Razón y Ser” dice, a modo de prólogo, “Cada material tiene una personalidad específica distinta, y cada forma impone un diferente fenómeno tensional.”, parece que está reflejando su propia experiencia vital como proyectista. Es esta una actitud cuando menos diferenciadora respecto a las de Maillart, Freyssinet o Nervi. Ni mejor ni peor; simplemente, diferente. Otra diferencia fundamental está en su dedicación a la docencia y a la investigación. Ya en 1934 funda, con otros ingenieros y arquitectos, el Instituto Técnico de la


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

J. A. Torroja ■ 99

98 ■ CIAB III

Construcción y Edificación, ITCE, como asociación privada, así como la revista Hormigón y Acero. Algunos datos sobre la creación de este Instituto y de sus estatutos pueden verse en (10). Por otra parte, en 1939 es nombrado profesor de la Escuela Especial de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, dependiente entonces del Ministerio de Obras Públicas, en la que él mismo había estudiado. Su dedicación a la Escuela fue, desde entonces, muy intensa, llegando a impartir docencia en tres cursos: Resistencia de Materiales y Teoría de Elasticidad, en 2º curso; Hormigón Armado en 3º, completada con unas bases de Hormigón Pretensado a cargo de Alfredo Páez, y Cálculo de Estructuras en 4º, asignatura que impartió Florencio del Pozo cuando Torroja creó la asignatura de Tipología Estructural en 5º curso. A esta dedicación a la docencia se sumó, en el año 1941, la dirección del entonces Laboratorio Central de Ensayos de Materiales de Construcción – hoy día Laboratorio de Estructuras del CEDEX, dependiente del Ministerio de Fomento – adscrito a la Escuela. En 1939, el ITCE se integra en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas como “centro adherido”, manteniendo sus estatutos como asociación privada, pasando a formar parte del Patronato Juan de la Cierva del C.S.I.C. en 1946 y fundiéndose con el Instituto del Cemento en 1949, con el nombre de Instituto Técnico de la Construcción y del Cemento. Torroja es nombrado Director de este centro, y durante unos años se dedica, casi en exclusiva, a promover, proyectar y construir su nueva sede, inaugurada en 1953 en “Costillares”, a donde traslada su despacho y su puesto principal de trabajo. A la terminación de la Segunda Guerra Mundial comienza a generarse el sentimiento de unión europea, y Torroja decide estar presente en este movimiento. Apoyándose en el Laboratorio Central y en el Instituto, así como en su propio prestigio personal ya reconocido en Europa, lleva la técnica de la construcción española a todos los foros importantes que se generan, o ya existentes, en aquella época. En unos años políticamente difíciles para nuestra aceptación fuera de nuestras fronteras, Torroja es nombrado presidente de la recién creada Reunión Internacional de Laboratorios de Ensayo de Materiales, RILEM; participa en la fundación del Comité Europeo del Hormigón, CEB, en el que, a pesar de su nombre, se integran Estados Unidos y Rusia; es cofundador y primer presidente de la International Association for Shell Structures, IASS; y sustituye, en 1958, a Freyssinet en la presidencia de la Féderation Internationale de la Precontraite, FIP, cargo que ocupó hasta su muerte en 1961, fomentando la creación del Comité Mixto FIP-CEB, y, en definitiva, influyendo decisivamente en la orientación de la nueva normativa europea sobre el proyecto y construcción de obras de hormigón armado y pretensado. Como es lógico, todas estas actividades, docente, investigadora y de presencia en foros internacionales, le obligan

a reducir su actividad como proyectista, aunque nunca la abandonase. El por qué Torroja, reconocido nacional e internacionalmente por sus proyectos y concepciones estructurales ya en 1936, da este golpe de timón a su actividad profesional, es objeto de conjeturas. Es posible que el clima cerrado que se vivía en nuestro país le impulsase a salir al exterior y no perder el contacto con otras culturas más abiertas y con sus amigos ingenieros de allende nuestras fronteras, y que esta nueva actividad le permitiese hacerlo mejor que a través de sus proyectos. Yo creo que también hubo motivaciones más íntimas y profundas. A la muerte de Eduardo Torroja se encontró, en un cajón de su despacho, una carta manuscrita dirigida “A los que colaborasteis conmigo”, que tengo razones para pensar que fue escrita poco antes de su muerte. Releyendo esta carta, pueden encontrarse algunas pistas. “...No en vano hemos vivido tantos años sintiendo la alegría del trabajo y de la mutua convivencia, verdaderamente identificados con y orgullosos de nuestra organización.” “...Y muy por encima de los resultados técnicos valoro la experiencia realizada en su sentido humano, social y profesional. Ha quedado demostrado que en España era posible crear unas organizaciones en las que exista una perfecta convivencia entre las diferentes profesiones, entre los de arriba y los de abajo; en la que todos se han acostumbrado a vivir una vida de elevado rango humano, de caballerosidad, de respeto y ayuda mutuos, de máxima dignidad personal.” “...Cada cual tiene una misión en la vida y yo la ligué a este ideal que no traicioné.” Sus motivaciones personales, “muy por encima de los resultados técnicos”, quedan bien reflejadas en estos párrafos, como en el resto de la carta. Pero, volviendo a su actividad como ingeniero constructor y proyectista, existen otras diferencias con los ya citados Maillart, Freyssinet o Nervi. Sólo se conoce una patente de Torroja, de 1929, sobre un “hormigón adiotérmico”*. Pero nunca más estuvo interesado en patentar ideas ni en industrializar procesos. Parece como si no quisiese obligarse a utilizar conceptos ya establecidos, aunque los hubiese generado él mismo. Quizá una de las facetas más interesantes de la actividad proyectual de Eduardo Torroja está en su forma de enfrentarse con un nuevo proyecto. Siempre intentó, en primer lugar, buscar una solución nueva que se adaptase mejor que las clásicas a los requisitos funcionales, formales y económicos de cada proyecto, incluyendo en esa búsqueda al material y al proceso constructivo. Cuando no la encontró, utilizó las soluciones clásicas. Pero cuando la encontró, no se arredró ante las dificultades o problemas que pudiesen derivarse de tal solución, no cejando hasta resolver correctamente aquellas dificultades. Algo sobre este tema comenta en el capítulo XIX de “Razón y Ser” (4). Ello le llevó, al contrario de lo que puede apreciarse en Maillart o en Nervi, a no repetirse a sí mismo más que en muy contadas ocasiones, cuando las condiciones del proyecto eran

prácticamente idénticas - los hangares de Torrejón y de Barajas, o los depósitos de Marruecos con capacidades de entre 600 y 1.000 m3 -. De los cuatro ingenieros comentados, Torroja es el que nació más tarde y el que antes murió. Nunca sabremos lo que hubiese hecho si hubiera vivido veinte años más, pero lo antes expuesto constituye mi experiencia personal, deri-

vada fundamentalmente del poco más de año y medio que trabajé con él, sobre su manera de pensar y de entender el ejercicio de la profesión de ingeniero proyectista y constructor de obras. Aunque, en su caso, su nombre haya pasado a la historia del desarrollo del hormigón estructural no solo como ingeniero proyectista sino también como impulsor de la normativa, fundamentalmente europea, de este material en la primera mitad del siglo XX.

* El arquitecto Joaquín Antuña, gran experto en la obra de Torroja, ha descubierto hace poco la existencia de esta patente.

2. Eduardo Torroja y el pretensado Últimamente se ha escrito bastante sobre Eduardo Torroja y su relación con el pretensado (9). Y, en parte, ello se debe a una sugerencia de Alfredo Páez quien, todavía en vida de Torroja, comentó que, con el Acueducto de Tempul, éste había sido el precursor del pretensado. Torroja siempre lo negó, diciendo que, sin duda, su verdadero inventor fue Eugène Freyssinet, y que lo que él iba buscando en esta obra era otra cosa. Y, leyendo sus escritos (1), yo creo que así fue, aunque ciertos elementos estructurales resultasen realmente pretensados. A aclarar estos conceptos dedico más adelante el comentario específico del Acueducto de Tempul. El hormigón pretensado en Europa se desarrolló realmente a partir de la terminación de la Segunda Guerra Mundial. El invento por Freyssinet de su cuña de anclaje y de sus gatos de tesado en 1939 fue fundamental para el desarrollo industrial de la técnica del hormigón pretensado, pero la guerra estaba ya en sus comienzos. Sin embargo, a partir de principios de la década de los 30 las bases del pretensado y su aplicación al hormigón, tal como los definió Freyssinet, eran ya conocidos. Torroja lo utilizó ya conscientemente en 1939 para el acueducto de Alloz (Fig. 1). No disponía de sistema de anclaje ni de puesta en carga de los cables, y tuvo que arreglárselas como pudo, con su conocido esquema estructural (Fig. 2) que produce solamente flexiones negativas en los tramos, lo que le permitió situar un pretensado recto por la cabeza superior de la sección y poner los cables en carga mediante un ingenioso sistema (Fig 3) que, bien mirado, es semejante al que utilizó para poner en carga los tirantes en Tempul. Pero lo cierto es que pasó bastante tiempo hasta que volvió a utilizar el pretensado. Los sistemas de pretensado bajo patente no entraron en España hasta la década de 1950, y por otra parte, Torroja estuvo interesado en esta época en el desarrollo de las estructuras metálicas electrosoldadas y las estructuras mixtas, proyectando obras interesantes utilizando estos materiales, a pesar de la escasez de acero estructural en nuestro país. Asimismo, como he comentado en la primera parte de esta Introducción, a partir de 1943/44, Torroja reduce mucho la actividad de su estudio de proyectos, y no es hasta

Fig. 1

Fig. 3

Fig. 2

1954/55, con el Instituto Técnico de la Construcción y del Cemento ya consolidado, cuando vuelve a aceptar proyectos interesantes, muchos de ellos utilizando el pretensado. En unas Jornadas que organizó la Universidad Politécnica de Valencia en el año 2002, con el título “Eduardo Torroja. La vigencia de un legado”, Pedro Miguel Sosa (2) se refiere, con una visión muy clara, al “diseño vivo” de las estructuras de Torroja, refiriéndose al carácter activo de una serie de proyectos que analiza, la mayoría de ellos posteriores a 1939.


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

J. A. Torroja ■ 101

100 ■ CIAB III

Se ha comentado que Torroja nunca estuvo cómodo con el pretensado, y que no llegó a comprender su esencia y trascendencia (3), (9). Pero su interés por el hormigón pretensado fue siempre entusiasta: en 1954 creó, con otras personas interesadas en el tema, la Asociación Española del Hormigón Pretensado, AEHP, con sede en el Instituto de la Construcción y del Cemento, transformada actualmente en Asociación Ciéntifico-Técnica del Hormigón Estructural, ACHE. Y, en 1958, como ya he comentado anteriormente, sustituyó al propio Freyssinet en la presidencia de la Féderation Internationale de la Précontrainte. En mi opinión, Torroja entendió muy bien la importancia del planteamiento genérico del pretensado expuesto por Freyssinet: la introducción de una sistema de tensiones, σp, artificialmente creado, permanente en el tiempo e independiente de las acciones exteriores, que, si ha sido bien escogido, al combinarse con el sistema σe de tensiones originado por las acciones exteriores, conduzca a un sistema σt=p+σe adaptado a los requisitos del material o a la intención del proyectista al concebir la estructura. El segundo descubrimiento de Freyssinet fue que si queremos aplicar esta técnica a una estructura de hormigón, precomprimiéndola, la predeformación del elemento en tracción debe ser muy grande, para que la posterior retracción y fluencia del hormigón comprimido represente un porcentaje pequeño de aquella predeformación y pueda cumplirse la condición de permanencia de este pretensado. Y, si queremos utilizar el acero para ese elemento en tracción, dado que su módulo de elasticidad resulta prácticamente constante, debemos hacerle trabajar a tensiones muy elevadas para conseguir aquella gran deformación. Hemos de utilizar, por tanto, como armadura aceros de alta resistencia que, afortunadamente, la industria era ya capaz de proporcionar. Y, en tercer lugar, Freyssinet pedía que, para que el hormigón pudiera considerarse como pretensado, aquel tenía que estar siempre comprimido, para cualquier hipótesis de carga, trabajando siempre en régimen elástico. Y es posible que en este último punto, Torroja no estuviese de acuerdo con Freyssinet. Para los cálculos resistentes basados en tensiones admisibles, con el coeficiente de seguridad aplicado solamente a las resistencias de los materiales, que se suponen hookeanos, el requisito de Freyssinet era muy lógico. Permitía, por otra parte, desarrollar todos los cálculos sobre secciones completas en régimen elástico, y no era necesario comprobar fisuraciones. Los que tenemos ya cierta edad, nos acordamos todavía del uso de la norma francesa de hormigón pretensado, a finales de los 50 y principios de los 60, utilizada hasta que aparecieron las propuestas del Comité Mixto FIP-CEB, ya que no hubo instrucción española hasta 1977. Esta norma francesa exigía que la tensión mínima de compresión en la fibra más “traccionada”, fuese igual o superior al 8% -o eso recuerdo- de la tensión de compresión máxima; o

sea, cumpliendo el requisito de Freyssinet. Pero Torroja estaba ya interesado en 1944 por el comportamiento “anelástico” del hormigón armado; y en 1946 (5) publica unas reflexiones sobre el coeficiente de seguridad a rotura, todavía no definitivamente planteadas, y que se concretarán más en el documento presentado a la RILEM en 1951, publicado previamente en España en 1950 (6), donde ya aparece la idea de plantear la seguridad frente a diferentes situaciones de la estructura, lo que más tarde se plasmaría en los estados límite de servicio y de agotamiento, intentando, para estos últimos, introducir el comportamiento plástico de acero y hormigón para dar respuesta a las hiperresistencias detectadas en la experimentación respecto a las predicciones deducidas del supuesto elástico para los materiales. Y esto requería considerar el acero plastificado, limitando su deformación más que su tensión, y el hormigón fuertemente fisurado en tracción. La realidad es que las normativas han ido adoptando estos últimos planteamientos, aceptando incluso situaciones de servicio en las que se admiten tracciones en el hormigón, estableciendo métodos para controlar su fisuración, sin que por ello las construcciones dejasen de ser de hormigón pretensado. Un buen ejemplo de ello es nuestra actual instrucción EHE-98 de “hormigón estructural”, que incluye conjuntamente al hormigón armado y al pretensado. ¿Y todo esto resta méritos a Freyssinet? En absoluto. Fue su genio, su tesón y su entusiasmo, junto a su gran conocimiento del comportamiento estructural y, en particular, del hormigón, los que le llevaron a definir por primera vez y para siempre el concepto de pretensado y su aplicación al hormigón. Que las condiciones de aplicación hayan ido cambiando después con el tiempo, cosa que ocurre casi siempre, no tiene importancia. Lo importante son los conceptos, y esos son inmutables. Sin embargo, yo creo que fue el concepto genérico del pretensado – por otra parte ya utilizado desde la antigüedad - definido por Freyssinet lo que interesó a Torroja, tanto, si no más, que sus ideas sobre el hormigón pretensado. Ya en “Razón y Ser” (4), al hablar de las mallas tesas, comenta que su posibilidad de existencia se debe conceptualmente al pretensado, que permite rigidizar una estructura incompleta, aunque en ellas no haya ningún elemento comprimido, sino al revés.. Y en su última presentación a la Real Academia de Ciencias (7), insiste en este tema y en la posibilidad, fascinante para él, de construir mallas tesas, con ciertos apoyos provisionales para generar su forma, que se hormigonarían posteriormente, con muy pequeños espesores y sin encofrados, de tal forma que al retirar los apoyos provisionales se invertiría el trabajo de la malla, pasando a trabajar el hormigón a compresión, con una forma, definida por la malla, que aseguraría la ausencia de flexiones. La realidad es que, hasta hoy, esta idea, que, por otra parte, no era original suya, no se ha

desarrollado, quizás por falta de un material más adecuado para ello que el hormigón; pero para un ingeniero como Torroja, tan amante de las estructuras laminares e interesado en buscar formas que trabajasen en estado membrana – véase la cubierta del Club Táchira – la idea era de un atractivo especial. Y de nuevo, esta idea necesita del concepto del pretensado.

Fig. 4

Pero volviendo a lo apuntado en el penúltimo párrafo de la 1ª parte sobre la forma en que Torroja se enfrentaba con un nuevo proyecto, buscando siempre ideas nuevas y tratando de encontrar soluciones a los problemas que estas ideas pudiesen plantear, lo cierto es que utilizó igualmente este plantemiento al enfrentarse con la aplicación del pretensado al hormigón, e incluso al ladrillo.

Con independencia del Acueducto de Alloz, ya comentado, un ejemplo de lo anteriormente expuesto lo constituye el depósito de agua de Fedala, de 1956, en Marruecos (Fig. 4). Aunque antes he comentado que no repitió nunca sus formas Fig. 5 laminares, hay una constante en todas ellas, posiblemente derivada de su ideario estético: son absolutamente limpias y lisas, sin ningún tipo de nervios como, por ejemplo, los de Nervi. Para absorber las tracciones que la presión hidrostática genera en la cuba de un depósito, haciéndola trabajar a compresión, lo más lógico y común es colocar unos anillos pretensados según los paralelos de la superficie. Pero esto requiere establecer unos nervios según los meridianos, situados lógicamente por fuera de la lámina, por donde sacar al exterior los tendones de pretensado para proceder a su tesado y anclaje. Esta solución no le satisfacía, por lo que aprovechó la forma hiperbólica de la cuba para

establecer el pretensado según sus generatrices rectas, sacando los tendones por la parte superior de la pared. Resultado: una cuba hiperbólica absolutamente pura y lisa, sin ningún nervio exterior. Soluciones formal y estructuralmente muy diferentes, aunque derivadas de la misma intención de disponer de una pared de la cuba de un depósito trabajando a compresión en todas direcciones, son los depósitos de Khemisset, Souk el Arba y Sidi Bernoussi (Fig. 5), también en Marruecos. Por otra parte, el sistema de pretensado utilizado era convencional, empleando fundamentalmente el procedimiento Barredo. Otros ejemplos interesantes lo constituyen sus proyectos de depósitos de ladrillo pretensado, éstos nada convencionales, para los que se utiliza la propia presión del agua para poner en carga la armadura circunferencial; o el pretensado de la cuba del Acueducto de Tablellina, que comento específicamente al final de esta parte. En realidad, pienso que las únicas de entre sus obras que son convencionales en cuanto al uso del pretensado son la cubierta de las naves de la Universidad Laboral de Tarragona y la Iglesia de San Nicolás en Gandía. En lo que sigue, comento en profundidad solamente dos obras, relacionadas en un sentido o en otro con todo lo expuesto anteriormente: el acueducto de Tempul, por la controversia sobre su posible carácter de precursor del hormigón pretensado, y el de Tablellina, como ejemplo del uso no convencional que Torroja hizo del propio pretensado. El Puente-Acueducto de Tempul Uno de los ejemplos más tempranos sobre la forma en que Torroja se enfrentaba a los problemas que planteaban sus concepciones estructurales lo constituye el acueducto de Tempul sobre el río Guadalete. Mucha confianza debía tener José Eugenio Ribera en su alumno cuando, a sus veinticinco años, le encargó el desarrollo del estudio y la ejecución de una variante al proyecto original del acueducto. Este proyecto consistía en catorce vanos de 20,00 m, dos de cuyas pilas se cimentaban en el lecho del río (Fig.6).

Fig. 6


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

J. A. Torroja ■ 103

102 ■ CIAB III

Ante la dificultad de ejecutar estas cimentaciones, la Propiedad pidió eliminar estas dos pilas, cosa que Torroja hizo sustituyendo los apoyos correspondientes por las componentes verticales de dos tirantes inclinados que pasando sobre las pilas situadas en las márgenes, sobreelevadas, venían a anclarse en los tramos laterales sobre el estribo de la margen derecha y sobre la pila contigua en la izquierda. La obra comenzó en el otoño de 1925 y se entregó en enero de 1927, tras unos dieciseis meses de ejecución. Al terminar la obra, escribió un artículo, que apareció en el número 2.477 de la Revista de Obras Públicas, de 15 de mayo de 1927 (1), comentando el proyecto y las conclusiones que había extraído durante su ejecución. Los comentarios que siguen están basados en este artículo, escrito, evidentemente, sin ninguna influencia que hubiese podido llegarle posteriormente. El problema principal con que se encontró para llevar a la práctica la idea de los tirantes fue el cómo materializarlos. La práctica normal en aquella época era la de tirantes de hormigón armado. Se sabía que, para tensiones en el acero del orden de 1.000/1.200 kg/cm2, el hormigón era capaz de seguir las deformaciones de las barras lisas utilizadas con una fisuración aceptable. Pero no se fiaba de los empalmes por solape de esas barras, y la soldadura no estaba por entonces suficientemente desarrollada en España. Por ello pensó en utilizar cables trenzados de acero, que podían transportarse a obra en grandes longitudes, evitando la necesidad de empalmes. Por añadidura, la resistencia de estos cables era bastante mayor que la de las barras lisas, por lo que podían hacerse trabajar a mayores tensiones, requiriendo menores secciones. Y tomó la decisión de utilizar cables trenzados para estos tirantes, que en el artículo indicado llama “tirantes de cable hormigonado” (Fig. 7).

Fig. 7

Fig. 10

Fig. 11

Fig. 8

Pero esta decisión conllevaba otros problemas. En primer lugar, había que anclar los cables en el hormigón. Este problema lo resolvió utilizando unos cables de mayor longitud que la necesaria, y que entrando por una de las almas del cajón que forma los tramos, dan la vuelta y se prolongan por el alma opuesta, proporcionando una longitud de anclaje de varios metros. Por otra parte, con las disposiciones adoptadas para el proyecto, la tracción en los cables es del orden de 3.000 kg/cm2, que suben hasta unos 3.700 kg/cm2 por efecto del viento, según se deduce del artículo citado. Teniendo en cuenta este hecho y la dificultad de colocar los cables perfectamente rectos, ¿sería capaz el hormigón del tirante de seguir a los cables en su deformación? Frente a su desconocimiento sobre este hecho, Torroja decidió poner en carga los cables previamente mediante la elevación sobre las pilas del vano principal, por medio

Fig. 9

de unos gatos, de las cabezas que sirven de silla a estos cables (Fig. 8). El recorrido vertical de estas cabezas sería el necesario para levantar los extremos de los tramos sobre el cauce, consiguiendo así descimbrarlos directamente, simplificando extraordinariamente la retirada de las cimbras (Fig. 9).

Es interesante resaltar, a los efectos que me interesan en este comentario, que esta puesta en carga previa de los cables no representa ningún pretensado: la estructura resultante, en particular la compresión de los tramos entre tirantes, es absolutamente pasiva. Para comprobarlo, analicemos las dos figuras siguientes. En la fig. 10 he representado la solución de elevación de las cabezas de las pilas. Hay que tener en cuenta que los dos tramos atirantados equilibran su compresión H a través de una articulación dispuesta en la cabeza inferior de los cajones, apoyados a su vez independientemente sobre las pilas en C. Por simplicidad, he supuesto que esta articulación está centrada en los tramos, y que la carga P en el extremo B correspondiente al estribo es igual, al disponer del contrapeso necesario, a la carga P en el extremo D, que incluye el peso del vano central apoyado en este extremo. En estas condiciones, la elevación Δh de la cabeza A sobre la pila representa un alargamiento de los cables de Δl, que tendrá que ser el necesario para producir una tracción T cuya componente vertical V sea igual a P. Por otra parte, la fig. 11 representa otra posible forma de construcción, que es la típica de la “contraflecha” cuando queremos que la geometría de la estructura, una vez

descimbrada y deformada, sea la adecuada. Bastaría construir los tramos con una “contraflecha” igual al Δh antes indicado para que al descimbrar los tramos, mediante cajas de arena, por ejemplo, se produzca en los cables el mismo Δl y quede la estructura en la misma situación anterior. Aquí no hemos introducido ninguna puesta en carga previa de los cables. No sé si Torroja pensó en esta segunda solución. Pero, si lo hizo, debió descartarla en seguida, al menos por dos razones: - la primera es que el proceso constructivo es mucho más complejo. - la segunda estriba en el hecho de que, para que esta solución conduzca al resultado apetecido, es necesario conocer previamente la deformabilidad de los cables, tan diferentes de nuestros modernos y predecibles cables de pretensado, para fijar correctamente el valor de la contraflecha Δh. Y este dato es precisamene el que Torroja no conocía, y el que, de alguna forma, como luego comentaré, le interesaba comprobar. De hecho, en la realidad este alargamiento resultó ser muy superior al que cabía esperar en función de la ten-


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

J. A. Torroja ■ 105

104 ■ CIAB III

sión a que quedaron sometidos los cables, que debía ser del orden del 0,15 %, pues alcanzó el 1 %. Torroja comenta, en el artículo indicado, que éste fue un “..., alargamiento nada exagerado si se tiene en cuenta que los cables en la posición inicial estaban simplemente apoyados sin tensión ninguna y difícilmente alineados,” Pero, en cualquier caso, la estructura resultante es pasiva. Basta comprobar que si se suponen nulas todas las acciones exteriores, incluidos los pesos propios – o sea, P=0 -, ambos procesos constructivos representan que la estructura descargada quedaría en la posición indicada en la fig. 11 con contraflecha, sin tracciones en los cables ni compresiones en los tramos. Si Torroja hubiese dejado los tirantes como cables sin hormigón, al estilo de nuestros modernos puentes atirantados, la operación de elevación de la cabeza de las pilas no hubiera introducido ningún pretensado, dada la isostaticidad de los tramos atirantados. Pero Torroja hizo algo más. Dado que disponía fácilmente de la posibilidad de sobrecargar los tramos mediante el llenado del tubo de la conducción soportada por este puente-acueducto, que representaba del orden de 600 kg/m, hizo lo siguiente, según el artículo comentado: “Después de descimbrado y sobrecargado el tramo, se retiró la cimbra y se esperó veinte días, observando durante este período las deformaciones plásticas de los cables, que se amortiguaron completamente al cabo de diez días y que alcanzaron en total al 0,08 por 100. Después de esto, se hormigonó por partes los huecos que quedaban entre las pilas y sus cabezas, retirándose los gatos, y se vertió lechada por los pozos en que quedaban alojadas las barras verticales de la armadura.” “Inmediatamente se procedió al hormigonado de los cables,... Para mayor seguridad se dejaron dos juntas próximas a los extremos del tirante y se hormigonaron después de quince días ...” Y el resultado de esta última operación sí que representa un pretensado. Basta con comprobar que si, sobre cualquiera de las figs. 10 o 11, se suponen nulas todas las acciones exteriores – P=0 -, los cables no pueden ahora recuperar su alargamiento, quedando éstos en tracción y el hormigón de los tirantes en compresión, desde luego con resultante exterior nula. Se comprueba también que los tramos no quedan comprimidos: los únicos elementos pretensados son los tirantes. El resto de los elementos estructurales se comportan de forma pasiva, incluidas las pilas. Que Torroja fue muy consciente de esta situación de los “cables hormigonados” lo demuestra el siguiente párrafo:

“Como al descargar la tubería (única diferencia posible de sobrecarga en esta obra) la tensión en el tirante baja de 100 a 80 t, y esta diferencia la absorbe el hormigón en forma de compresión, y siendo la sección del tirante 0,20x0,25 m, resulta una carga de 40 kg/cm2. A primera vista, en una pieza tan larga y estrecha, esta compresión parece suficiente para producir el pandeo, pero en seguida se comprende que no hay peligro ninguno por este lado desde el momento en que el esfuerzo total de la pieza es siempre de tensión.” Toda una lección de “pretensado”. Pero no intentó generalizar lo que había obtenido, ni inventó por ello el concepto de pretensado ni el hormigón pretensado. Creo que era totalmente sincero al reconocer que su inventor fue Freyssinet, y que en Tempul él iba buscando otra cosa. Y creo que esa “otra cosa” se refería a la posibilidad de hacer trabajar conjuntamente los cables y el hormigón de forma “elástica” después de la puesta en carga previa de estos cables. En el primer párrafo del artículo de la ROP indicado, Torroja justifica el interés de esta obra diciendo que “..., considero interesante dar a conocer algunas de sus características por los datos obtenidos sobre el comportamiento elástico del hormigón armado con cables de acero.” Y en otro párrafo comenta: “Al sobrecargar el tramo con 600 kg por metro lineal se acusó un descenso de 0,020 m, de donde resulta un coeficiente de elasticidad del cable de 2 100 000 kg/cm2, cifra muy importante, pues señala la posibilidad de que el hormigón siga elásticamente al cable en sus deformaciones, una vez tensado y bien empotrado en sus extremos.” Parece querer decir que con la puesta en carga previa de los cables y el posterior hormigonado de los tirantes, el “cable hormigonado” se comporta tan “elásticamente” – comportamiento que en aquel tiempo se consideraba el correcto para este material - como el hormigón armado, y podía ser utilizado como tal, al menos con incrementos de tensión no muy importantes. Pero no comentó nada sobre el hecho, que el mismo había analizado, de que pudiese considerarse el hormigón de un tirante como resistente a tracción, o que la deformabilidad de su tirante estuviese controlada por la descompresión del hormigón en lugar de estarlo por el alargamiento del cable. Ni nada comentó sobre la influencia de las deformaciones diferidas del hormigón, no conocidas por él en aquella época; y que, por otra parte, tienen una incidencia mínima en el comportamiento de esta estructura, dada su isostaticidad genérica. Torroja no inventó el pretensado, ni fue consciente, en su momento, de ser un precursor. Pero, como he comentado en alguna ocasión, construyó, sin intentarlo, una de las primeras obras pretensadas, quizá la segunda, en el sentido moderno de esta técnica: armadura formada por cables de alta resistencia puestos en carga a tensiones elevadas -para su época- previamente al hormigonado del elemento (Fig. 12).

Fig. 12

Fig. 13

Fig. 14

El Acueducto de Tablellina El segundo ejemplo sobre la potura de Torroja al enfrentarse con un nuevo proyecto, buscando siempre una solución mejor que la clásica, esta vez en relación con el pretensado, lo constituye el proyecto, no construido, del Acueducto de Tablellina, de 1956. Se trata de un acueducto de unos 1.100 m de longitud. La solución adoptada para Alloz conducía a un número importante de juntas, lo cual siempre es un problema de mantenimiento en un acueducto, en particular si éste es muy largo. Por ello decidió, en primer lugar, disponer el acueducto según dos vigas continuas de sección laminar circular (Fig. 13), rígidamente empotradas en los dos estribos extremos, con una única junta situada aproximadamente en su centro (Fig. 1 4). La segunda idea fue la de pretensar la cuba del acueducto, tanto longitudinal como transversalmente, para mantenerla comprimida y sin fisuras. El pretensado transversal se estableció mediante tensores de rosca situados en las

cabezas superiores de la sección, como en Alloz.La idea original sobre la precompresión longitudinal de la cuba fue la de utilizar el empuje horizontal de un arco triarticulado (Fig. 14), situado simétricamente sobre la junta central, para conseguir este efecto. La solución convencional, ya introducida en nuestro país, hubiera sido la de pretensar las dos mitades del acueducto con armadura postesa recta, dada la forma de la sección, aproximadamente centrada en la misma. Pero el coste de este pretensado resulta constante por metro de acueducto y es, por tanto, proporcional a su longitud, mientras que el coste del arco es constante e independiente de ella. Así, para acueductos cortos el pretensado convencional es más económico, mientras que para los largos lo es el arco. Pero esta solución presenta un problema grave, que no tiene el pretensado convencional, derivado de la retracción y de la fluencia del hormigón. En el caso del hormigón pretensado convencional, bastaría con aplicar una fuerza inicial de tesado del orden de un 10 % superior a la


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

J. A. Torroja ■ 107

106 ■ CIAB III

los movimientos longitudinales del acueducto, pero evitando los movimientos transversales al aumentar hacia la base la distancia entre las dos rótulas de apoyo. El resultado es, cuando menos, curioso (Fig. 17) El arte de construir requiere no sólo una buena idea; requiere también la resolución de los problemas que pue-

Fig. 15

final requerida - la tensión media de compresión, en este caso, es baja, del orden de los 45 kg/cm2 – para conseguir estabilizar, al cabo de algunos años, el valor de la fuerza requerida. Pero la solución del arco es muy diferente, como se comprueba analizando la Fig. 15. Esta figura esta basada en las disposiciones del proyecto, en el que se establece un arco de L=40,00 m de luz con una flecha de 5,00 m. Admitiendo un coeficiente de fluencia de 3, el acortamiento total del acueducto por retracción y fluencia es del orden de 0,90 m, y conduce, por tanto, a un incremento de la luz del arco hasta L=40,90 m. Y ello representa, a su vez, que su flecha disminuye hasta 2,608 m en lugar de los 5,00 m iniciales, y, en consecuencia, que el empuje H aproximadamente se duplica. Este proceso de incremento progresivo del empuje conlleva un aumento también progresivo de la fluencia, que conduce indefectiblemente al hundimiento del arco. Basta comprobar que, si admitimos que a empuje doble la deformación del acueducto es también el doble, la luz del arco tendría que ser de L=41,80 m, lo cual es imposible, ya que al llegar esta luz a 41,23 m – el doble de la cuerda del semiarco -, la flecha se anula, invirtiéndose el trabajo del arco, sin tener en cuenta que, antes de llegar a esta situación, el arco se habría agotado. En principio, aparecen dos soluciones posibles a este problema. Una consiste en disponer un arco muy peraltado. Por ejemplo, con una flecha de 12,00 m, se comprueba que el incremento de empuje al aumentar la luz en 0,90 m es solamente del 11 %, y se llega a una situación estable. Pero ello requiere un peso del arco mucho mayor, y supone una complejidad constructiva y una incidencia sobre el paisaje también mayores. Otra solución consiste en proceder a sucesivas aperturas de clave para ir compensando estos incrementos de luz. Pero esta apertura no podría realizarse en una única operación. Sería necesario definir una flecha máxima, para evitar compresiones longitudinales excesivamente pequeñas, y otra mínima, para evitar las excesivamente grandes; y, a partir de estos datos, proceder a una auscultación periódica del acueducto para ir controlando su acortamiento e ir haciendo las aperturas de clave pertinentes. Y todo esto a lo largo de un número de años adecuado. Algo no muy atractivo para la sociedad propietaria del acueducto.

dan aparecer para que esa idea pueda pasar del mundo ideal al mundo real. Los dos ejemplos que he comentado sirven como botón de muestra del ingenio de Eduardo Torroja para dar ese paso. Son muchos los proyectos en los que tuvo que aplicar ese ingenio para que pudiesen ver la luz, unos por razones económicas y otros por razones constructivas o puramene técnicas.

Fig. 16

En esta situación, Torroja se planteó la posibilidad de eliminar el problema, diseñando un arco triarticulado que mantuviese constante el empuje con independencia de la variación de su luz. Y se le ocurrió la solución mostrada en la Fig. 16, que pasa por sustituir la rótula clásica de clave por el punto C de contacto horizontal entre dos superficies curvas de apoyo entre los dos semiarcos, de tal forma que, al aumentar o disminuir su luz, el punto de contacto entre esas curvas, que define la situación del empuje H en clave, suba o baje para mantener H constante. Se puede demostrar que esa curva es un círculo cuyo radio queda definido por la intersección de la recta horizontal O1C que proporciona la flecha inicial deseada – en este caso, 5,00 m – con la normal a la recta que une el centro de gravedad del semiarco con su rótula de arranque. Los datos de la Fig. 16 están tomados del proyecto original, aunque muy exagerados en cuanto al incremento de la luz por retracción y fluencia, que se ha supuesto de 2,00 m, aunque el real es del orden de 0,90 m, para ver mejor su comportamiento. En gris está representado el arco en su posición inicial, con L=40,00 m y el punto de contacto C entre los dos semiarcos a una altura f=5.00 m. En rojo lo está con la luz incrementada hasta 42,00 m, y puede comprobarse que aquel punto de contacto ha subido hasta una altura f=5,276 m, aunque el punto C inicial ha bajado casi 4,00 m! Naturalmente, para un incremento de la luz de 0,90 m estos movimientos son mucho más pequeños. Y, lo más importante, el empuje horizontal H2 se mantiene constante e igual a H1. Esto quiere decir que los dos tramos de acueducto, a ambos lados de la junta central, se comportan como si fuesen dos grandes columnas, sin peso propio, sometidas a una fuerza vertical V=H fija en su punta; o, lo que es lo mismo, a un pretensado axial a carga constante cualquiera que sea su deformación. Esta comparación con una columna sirve también para comprobar que el acueducto puede pandear, cosa que no ocurre con el pretensado convencional. Este problema se resolvió con la forma adoptada para las pilas (Fig. 13). La pila forma un péndulo a través de las articulaciones dispuestas en su cabeza y en su base, permitiendo

Fig. 17

Bibliografía 1.- Eduardo Torroja. “Acueducto-sifón sobre el río Guadalete”.

Revista de Obras Públicas. Núm. 2,477 – 15 de mayo de 1927

2.- Pedro Miguel Sosa. “El diseño vivo de las estructuras de Eduardo Torroja”. Eduardo Torroja. La vigencia de un legado. - Universidad Politécnica de Valencia - 2002 3.- José Ramón Navarro Vera.“Eduardo Torroja, la arquitectura y los arquitectos” 4.- Eduardo Torroja.“Razón y Ser de los tipos estructurales”. Consejo Superior de Investigaciones Científicas – 1998 5.- EduardoTorroja. “Coeficientes de seguridad en la comprobación de secciones de hormigón armado”, publicado en 1946. “Eduardo Torroja. Su obra científica”. Asociación de Miembros del Instituto EduardoTorroja, AMIET, y Centro de Publicaciones del Ministerio de Fomento -1999 6- Eduardo Torroja. “Sobre el coeficiente de seguridad en las construcciones de hormigón armado”, publicado en 1950.

“ Eduardo Torroja. Su obra científica”. – Asociación de Miembros del Instituto EduardoTorroja, AMIET, y Centro de Publicaciones del Ministerio de Fomento -1999 7.- EduardoTorroja. “La evolución de las formas estructurales, en relación con sus materiales, a lo largo de la historia de la construcción”, presentado en la Real Academia de Ciencias en 1961 “ Eduardo Torroja. Su obra científica”. – Asociación de Miembros del Instituto EduardoTorroja, AMIET, y Centro de Publicaciones del Ministerio de Fomento – 1999 8.- Eduardo Torroja.“Las estructuras de Eduardo Torroja” – CEDEX y CEHOPU – 2000 9.- J. A. Fernández Ordóñez y J. R. Navarro Vera.“Eduardo Torroja Miret, ingeniero” – Ediciones Pronaos, S. A. – 1999 10.- J. A. Torroja. “Presentación de AMIET”.“ Eduardo Torroja. Su obra científica”. A sociación de Miembros del Instituto EduardoTorroja, AMIET, y Centro de Publicaciones del Ministerio de Fomento –1999


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Jose Oubrerie ■ 109

4

NOTAS 1 Parece que haya muchos historiadores de la arquitectura en Francia pero pocos críticos equiparables a los Kenneth Frampton, Beatriz Colomina, Jeffrey Kipnis o Peter Eisenman, etc. 2 Como la Re-construcción, la casi Re-creación del Pabellón del Nuevo Espíritu en Boloña que realicé con Giuliano Gresleri en 1971.

FOTOS

1

1 Alzado Sureste. 9:30 am 2 Detalle del campanario y lucernarios superiores. 3 Interior, lucernarios. 4 Detalle de la rampa del acceso principal a la iglesia. 5 Interior, fachada Oeste; El cañón que ilumina el Altar al final del día.

Firminy-Vert. Francia Equipo de Arquitectura: Jose Oubrerie (arquitecto jefe), Romain Chazalon (arq. proyecto), Yves Perret y Aline Duverger (arq. construcción) · Ingeniería de Estructuras: Andre Accetta y BET Rabeisen · Ingeniería de Fluidos: SETCI · Economista: Massardier · Contructoras: Chazelle SA y Blanchet. · Fotografía: Luis Burriel Bielza (lburri@wanadoo.es). Arquitecto por la ETSA de Madrid (2002) desarrolla su Tésis Doctoral sobre la Iglesia Parroquial Saint-Pierre de Firminy-Vert. Sobre la misma, ha contribuido a la Exposición de Jose Oubrerie “Architecture Interruptus” celebrada en Columbus, Ohio, USA (Enero-Abril 2006) y ha escrito artículos en diversas publicaciones nacionales e internacionales” · Fotografía obra: Jose Oubrerie

Hoy la iglesia está construida, y antes de ser quizá derrumbada por la sombra gigantesca de Le Corbusier, como lo desean algunos, de nuevo quiero tomar posición.

La estatura de Le Corbusier y la dimensión de la obra ahora presente ofrecen a los críticos e historiadores de arquitectura un nuevo tema de debate. Ante la historia, o mejor dicho su “historia”, tal vez me convierta en el mejor de los casos en una suerte de Scamozzi o de Salieri, a menudo criti-

Nuestros expertos no hacen, juzgan. Algunos, en particular en el lado francés1 , disputan su autenticidad o se interrogan sobre la legitimidad de la realización de esta construcción póstuma en la que me comprometí personalmente, unos años tras la muerte de Le Corbusier, por motivo de mi trabajo junto con él a partir de 1960, y fue así, muy naturalmente elegido para esta tarea. Esto es hoy mi justificación histórica. Curiosamente, muy pocos entre ellos adoptaron el punto de vista de la evaluación del objeto arquitectónico realizado en su relación con la obra de Le Corbusier y, es más, pocos hacen el esfuerzo de situarlo en función de la problemática arquitectónica contemporánea que pocos críticos perciben, por lo menos en Francia, ya que no entienden su importancia. La evolución se produce sin ellos. Sin embargo, es en su aportación a esta problemática que esta operación encuentra su justificación, obra a la vez premonitoria por su proyecto y contemporánea por sus disposiciones. Para mí, no se trataba de crear un edificio póstumo, ni de realizar una reconstitución histórica2 sino de construir una obra viva, trabajando como intérprete de una partitura, claro está, incompleta pero inicialmente escrita por Le Corbusier: una partitura compuesta por una serie de estados, de anotaciones, de representaciones nunca fijas y a las que había estado yo estrechamente vinculado. La iglesia realizada es como una peculiar cristalización. En realidad, la Obra es la suma de este conjunto constituido a la vez por los documentos que delineaban su invento y su materialización. Es un todo como lo son, juntos, inseparables, la partitura, la música oída y los músicos mismos.

Iglesia Saint-Pierre

Primero, quiero recordar que su finalización fue la feliz conclusión de una larga aventura con mil peripecias. Durante cerca de cuarenta años he trabajado para una sucesión de hombres tan pertinaces y determinados como yo: en primer lugar, claro, Le Corbusier que empecé a asistir a partir de 1960 en la elaboración del proyecto, luego Eugène Claudius Petit el iniciador del proyecto, y más tarde Dominique, su hijo, Luis Miquel y Roger Aujame, todos arquitectos que trabajaron en distintos periodos con Le Corbusier, André Arcetta nuestro ingeniero de estructura, y más recientemente, Dino Cinieri, alcalde de Firminy último instrumento aunque decisivo, de su finalización. Otros todavía merecerían ser nombrados. A cambio, todos nos han apoyado cuando lo necesitábamos, en nuestro largo trabajo de elaboración del proyecto que llevó a una construcción que en varias ocasiones fue interrumpida.

cados por haberse “atrevido” a hacer algo, lo que yo también he hecho respetando estas palabras de Le Corbusier: “los hay que hacen, y otros que no” y para los que hacen les espera “la estrella o la espada”, la de Damocles, es decir éxito o fracaso... según se sale exitoso o no.

2

3

Nadie puede decir lo que la iglesia hubiese sido estando aún vivo Le Corbusier. No obstante, él está totalmente presente en ella, lo mismo que lo estamos nosotros. Nadie puede negar la aportación que trajimos nosotros que somos los herederos, a la vez fieles e irrespetuosos, en el sentido en que Jacques Derrida en sus diálogos con Elisabeth Roudinesco, define la herencia: “primero hay que saber y saber reafirmar lo que vino antes que nosotros y que por tanto recibimos antes siquiera de elegirlo, y luego debemos portarnos relativamente a aquello como sujetos libres”, y más adelante: “esta misma herencia manda (para salvar la vida en su tiempo finito) intervenir activamente para que tenga lugar una transformación digna de ese nombre: para que algo ocurra: un acontecimiento, la historia, lo impredecible...” Es pues lo que hemos intentado, herederos encargados de crear ese efecto real, tan querido por Roland Barthes, de fijar esta última representación de un posible que nos aparta de lo banal, de lo ordinario, y finalmente de efectuar esta mágica metamorfosis de un “blockhaus” treintañero en objeto de arquitectura. Sé ahora que no hemos fallado.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Jose Oubrerie ■ 111

110 ■ CIAB III

Planta baja

5

Nivel Iglesia


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Jose Oubrerie ■ 113

112 ■ CIAB III

Seccíon AA Fachada Oeste


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Graça Correia, Roberto Ragazzi ■ 115

114 ■ CIAB III

Casa en Gerés Caniçada, Vieria do Minho. Portugal. Arquitectos: Graça Correia y Roberto Ragazzi · Área del terreno: 4.060m2 · Área construida: 150 m2 · Promotor: Joäo Telmo Monteiro P. Ferreia · Colaboradores: Ana Neto Vieira, Susana Silva, Telmo Gomes, Katharina Wiedeman, Pedro Gama · Fundaciones y estructuras: GOP · Instalaciones hidráulicas: GOP · Instalaciones eléctricas: Raul Serafím & Associados · Coordinación y supervisión: Graça Correia y Roberto Ragazzi · Construcción: Almeidas & Magalháes, Lda · Año del proyecto: 2003 · Fin de la construcción: 2006 Planta Nivel 0

El proyecto busca reconstruir y ampliar una ruina existente para convertirla en una casa en un terreno con características morfológicas extraordinarias, frente al río Cavado y un afluente. El terreno, de 4060 m2, se ubica en una zona protegida por lo que no se podía eliminar ningún árbol. Sin embargo, existía una construcción de hormigón desde donde operar. Desde la primera visita al terreno estaba claro que se trataría de un proyecto delicado. El emplazamiento dentro del sitio era fundamental, dado que el lugar sería la principal referencia para la construcción. Practicantes de ski acuático, los clientes tenían una extrecha relación con el río durante los fines de semana durante más de 20 años. Para ellos, el panorama excepcional de los alrededores debía ser parte integral de la casa; para los arquitectos, debía ser un elemento de valorización de los espacios interiores, pero también el punto de vista inverso era importante – la casa sería un elemento de valorización del paisaje-. Identificando el lugar, se procedió a hacer un análisis pragmático de los elementos del proyecto: el programa requería una casa para un matrimonio e hijo, una suite para las visitas, preferentemente desconectada de la casa, y un almacén para los equipos de ski, duchas y baño, también separadas de la casa. La superficie de la casa era inevitablemente pequeña, condicionada por la ruina existente. Por este motivo los primeros croquis de la casa aparecen siempre dependiendo de la ruina… La primera solución presentada, apuntaba a una delicada construcción de madera y ahí surge una nueva condicionante por parte de los clientes – la casa debía ser construida en hormigón-, “porque los terrenos son muy húmedos, se producen derrumbes con las lluvias invernales, por lo que la casa debe ser muy resistente…”

En tanto, una decisión fundamental reveló la orientación de la casa. Su implantación final, perpendicular a las cotas de nivel busca una mejor relación con el terreno y la plataforma donde se posa, manteniendo intactos los árboles y las zonas circundantes. Esta leve intervención se ve acentuada por el voladizo sobre el terraplén hacia el río, que maximiza la transparencia hacia el rio y reduce la intervención en el terreno. La casa aparece como un barco encallado, en una referencia dialéctica con la Casa Malaparte de Adalberto Libera. El sistema constructivo parte de las embarcaciones y como referencia a la mesa Less de Jean Nouvel. Por el hecho de estar semienterrada en su acceso principal, se disminuye su percepción. Por el otro lado, desde el río, se ve como un marco de vidrio disimulado por la vegetación. La relación que se establece entre la casa y la ruina define los accesos y la escala de la intervención, dándole una constante presencia a la ruina tanto desde dentro de la casa, como por fuera como un elemento del paisaje. La plasticidad del hormigón en relación con esta vegetación exhuberante es determinante, por lo tanto el moldaje esta cuidadosamente diseñado. El volumen del hormigón esta forrado en madera de abedul por el interior. Confiamos en el detalle para la definición de la coherencia global de la obra y dimos tanta importancia a los detalles como a la organización completa del conjunto, por que la arquitectura se basa en un sistema de relaciones en que intervienen, al final, todos los elementos.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Graça Correia, Roberto Ragazzi ■ 117

116 ■ CIAB III

Secciones

Alzado Norte

Alzado Sur

Secciones


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Santiago Quesada ■ 119

118 ■ CIAB III

25 viviendas de protección oficial Navas de San Juan, Jaén. España. Autor y director: Santiago Quesada García · Promotor: Empresa Pública de Suelo de Andalucía · Colaboradores: Santiago Quesada de Pedro · Arquitecto Técnico: Antonio Camacho Requena · Consultoría Técnica: Rafael Esteve · Constructora: Ogamar S.L. · Fotografías: Pablo Fernández Díaz-Fierros · Fechas: Proyecto: 2002 Obra: 2003-2006

En Navas de San Juan, deseo de paisaje El proyecto de arquitectura es una acción o praxis, realizada por un sujeto-arquitecto, caracterizada por el deseo incoativo de imitación o emulación que le suscitan determinados modelos, prototipos o referentes, elegidos siempre de una manera racional, consciente y libre. El deseo, en este proyecto, lo provocó el paisaje. Un paisaje concreto que posee una luz que parece emanar de sus propias casas; como si la cal, en sus rugosidades, almacenara durante el día toda la luz del sol y la desprendiera después, durante el crepúsculo. El deseo en este proyecto ha sido capturar esa luz. Goethe decía: “el color es el sufrimiento de la luz”. No queríamos hacer sufrir la luz. Un no-color como el blanco permite enfrentarse directamente con la luz y con el moldeado de los volúmenes, agudiza la percepción de los tonos y permite sutiles e infinitos grados de sombras, ¡que gran lección de Borromini en la Sapienza de Roma! El principal material que utilizamos fue el blanco. Un blanco que lo envuelve todo: ladrillo y hormigón visto, la rugosidad de las tapias, el metal… sus diferentes texturas son las que hacen vibrar la luz. El blanco nunca es blanco, siempre es otro color. Se transforma por efecto de la luz del cielo, de las nubes, del sol, de los olivos, de la patina, del tiempo... La arquitectura de estas casas nunca será la misma, nunca estática, cambiará con el tiempo, la luz y el uso, como el paisaje de olivos hacia donde miran, algo metafísicos, algunos balcones. Con una nueva presencia hemos creado un nuevo paisaje. Sin embargo, con la ejecución del proyecto hemos extraído una nueva experiencia: la imposibilidad de alcanzar los valores propuestos por aquel modelo elegido como referente o prototipo, por el paisaje de nuestro entorno. Ese anhelo nos genera inquietud, ansiedad, curiosidad insatisfecha... Movidos siempre por el deseo, comenzaremos una nueva investigación en un nuevo proyecto, con el paisaje u otros referentes como modelo. En el próximo proyecto haremos sufrir la luz…

Planta General


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Santiago Quesada ■ 121

120 ■ CIAB III

Detalles elementos de hormigón blanco en planta cubierta

Planta Baja

Planta Primera

Detalles elementos de hormigón blanco en planta primera


122 ■ CIAB III

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

José Grau y Hugo Mompó ■ 123

Vivienda unifamiliar en Montesano San Antonio de Benagéber, Valencia. España Autores del proyecto: José Grau Fernández y Hugo Mompó Salvador · Colaboradores: Juan Grau Fernández, Marta Grau Fernández y Oscar Cerveró Llorca · Arquitecto Técnico : Juan Vicente Arbona Lozano · Promotor: Marta Martínez Blanco · Fecha proyecto:2.007 · Fecha de Obra: 2008-2009

Esta vivienda unifamiliar destinada a segunda residencia, ocupa la parcela número 3 de la calle Xuquer de la urbanización Montesano, en la localidad de San Antonio de Benagéber de Valencia. La parcela procede de la segregación de otra mayor. La forma de la parcela resultante viene condicionada por la normativa urbanística en cuanto al frente mínimo de fachada a la calle Xuquer y los retiros necesarios con respecto a las edificaciones colindantes. La parcela final presenta una topografía prácticamente plana, una forma trapezoidal irregular alargada según la dirección Norte-Sur y con una superficie de 695 m2. La expresión formal de la vivienda viene dada por la propia geometría de la parcela, estrecha y larga, y la voluntad de aprovechar al máximo los espacios exteriores. La solución planteada define claramente dos cotas principales separadas por un muro de hormigón; la de acceso a la parcela (peatonal y rodado), y una superior, a modo de podium, donde se asienta la vivienda. La vivienda, íntima, apenas se muestra al exterior. Se desarrolla en una sola planta, y se presenta como un volumen sencillo y geométrico, un prisma rectangular de hormigón gris, largo y bajo que se apoya en el terreno. El hormigón representa la solidez, la textura y la robustez, que se contrapone a los grandes acristalamientos, delicados y frágiles. Se emplea hormigón gris “in situ” encofrado a dos caras mediante tableros fenólicos de 2,70 x 0,90 metros dispuestos en sentido horizontal, determina el módulo constructivo y espacial de toda la vivienda. El plano horizontal de la cubierta se resuelve con una losa del mismo material y el pavimento, tanto interior como exterior, es de hormigón bruñido. La carpintería exterior es de aluminio termo-lacado negro y la interior de tablero de DM lacado del mismo color. La tabiquería interior se resuelve con una subestructura de pladur con doble panel a cada lado y con la cámara interior rellena de fibra de vidrio.

Los frentes acristalados se protegen en términos de seguridad y oscurecimiento mediante grandes paneles correderas de madera. Para evitar que se originen zonas ciegas en las superficies acristaladas, los paneles se recogen lateralmente fuera de las fachadas. El estar se prolonga en un porche cubierto excavado en el volumen construido, abierto al mediodía y a poniente, a través del que se accede y al que se llega desde el espacio exterior principal, donde se dispone la piscina. Es precisamente al estar, espacio fundamental de la casa, donde confluyen las diferentes piezas. Por un lado la cocina que, ocupando el lado noroeste de la parcela, lo protege del ruido de la calle. Por el extremo opuesto se accede a la zona de dormitorios a través de un distribuidor-vestidor bañado por la luz cenital que proporciona un delicado lucernario longitudinal. El dormitorio principal toma luz y ventilación directamente desde el lado sureste de la parcela, el más alejado de la calle, delimitando un espacio exterior propio que le ofrece silencio y tranquilidad. El resto de dormitorios se abren al noreste hacia el espacio exterior de circulación posterior.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

José Grau y Hugo Mompó ■ 125

124 ■ CIAB III

Secciones

Emplazamiento

Planta

<

CIAB III - ÍNDICE


126 ■ CIAB III

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Álvaro Leonardo Pérez ■ 127

La unificación formal que se percibe en Brasilia y que podríamos dividir en tres grupos claramente diferenciados ya se preveía a una escala mayor en el plano original de Lucio Costa donde preveía que todos los Ministerios fueran idénticos, de esta manera podemos diferenciar, el grupo de edificios en que hace Combinaciones y juegos de volúmenes simples, como el Congreso o todos los Ministerios, los Palacios de Pórticos como son el Supremo Tribunal Federal, el Palacio de la Alvorada o el Palacio de Planalto. Y el tercer grupo serían los edificios religiosos de planta centrada.

Oscar Niemeyer. El orígen de su hormigón visto El Palacio de los Arcos o Palacio de Itamaraty (Brasilia) Álvaro Leonardo Pérez En la dilatada carrera de este excepcional arquitecto brasileño, existe por encima de todo un hecho relevante que la marcará para siempre, se trata del encargo y construcción de la nueva capital para Brasil, al interior del país en una zona completamente plana y deshabitada del Estado de Goiás, y que pasará a ser Capital Federal, Brasilia. Dentro de la inmensa cantidad de trabajos en la que se separa cada uno de los sectores de la ciudad, el más relevante es el Eje Monumental de la misma, no sin quitarle la importancia a cada una de las Superquadras, los diferentes sectores de usos complementarios como los hoteles, escuelas, hospitales, negocios, etc… A pesar de que la imagen que constantemente nos evoca Brasilia es la de una ciudad hecha de hormigón y deshumanizada, no sin desacreditar estos adjetivos debemos tener en cuenta que fue encargada toda en su conjunto a un gran genio plástico que quiso crear en ella la ciudad soñada donde cada espacio se reconociera por si mismo, en una época donde el coche era un bien de lujo en manos de los gobernantes y gente de poder. Otro dato importante es que muy pocos de sus edificios están realmente hechos con hormigón visto, un material al que contrariamente a lo pensado, no suele usar Niemeyer hasta determinado momento de su carrera, que es el que pretendemos acentuar aquí. Ese punto de inflexión fundamental será su viaje a Europa poco antes del inicio de los trabajos de Brasilia, en 1955 y que le dejará la impronta del uso del hormigón marcada hasta que en los últimos edificios de su gran obra, se decide a reinventar su arquitectura, tratando de forma magistral el hormigón visto. La duración de estos trabajos comprende el lustro de 1955 a 1960, pero es sólo en 1959 al final de los trabajos en Brasilia cuando ya está a punto de inaugurarse la ciudad, cuando decide en los pocos que le quedan por construir, rehacer el proyecto, es el caso del Ministerio de Asuntos Exteriores, el Ministerio de Justicia y la Nueva Catedral, cuya estructura ya está hecha pero cuya definición final quedaba en el aire tanto por razones técnicas como estéticas. La Sede del Ministerio de Asuntos Exteriores se construirá en el periodo de 1965 a 1969, y muestra ese paso adelante en su carrera arquitectónica, es el claro ejemplo por un lado de su esfuerzo por la unificación de la forma de los edificios dándole a estos últimos ese nuevo carácter que detallaremos en adelante.

Pero sin embargo hubo algunos de estos en los que hubo que cambiar sobre la marcha el plano original, fue el caso del Ministerio de Asuntos Exteriores, donde los responsables de la diplomacia brasileña no aceptaron el edificio propuesto y observaron con razón, que no podían contentarse con un bloque destinado a los servicios administrativos, por ello se decidió que se construiría un edificio con dos cuerpos unidos por pasajes, uno de los cuales se dedicaría a administración y el otro las dependencias de carácter representativo exigidas por las tradiciones diplomáticas. Fue entonces cuando Niemeyer decidió retomar el principio de encerrar cajas de vidrio entre pórticos, aplicado en las obras anteriores de Palacios, pero esta vez modificando su vocabulario en base a las cosas que había podido observar en Europa, pero como siempre proyectándolas a su manera. Hasta entonces había evitado constantemente el uso del hormigón armado como medio de expresión de su arquitectura, en todos los proyectos reconocibles hasta el momento en su obra lo utilizaba como material estructural, recubierto posteriormente de materiales nobles, generalmente de tonalidades blancas que desde la distancia y con el paso del tiempo nos pueden parecer hormigón visto siendo realmente aplacados; esa técnica del hormigón Niemeyer entendía que no convenía para la valorización de formas elegantes y leves que caracterizaban su arquitectura, siempre había preferido la distinción natural de los revestimientos lujosos o la blancura ofuscadora de una pintura superficial que ocultase la rudeza y la austeridad del material estructural propiamente dicho. Sobre ese aspecto, el palacio de los Arcos marca un giro muy significativo en su obra, es el primer proyecto donde aparece el hormigón armado en toda su desnudez y adquiere bruscamente en las manos de Niemeyer, una nobleza y delicadeza sin igual, adaptándose maravillosamente al programa. Le Corbusier y, después de él, los partidarios del brutalismo por todo el mundo desde hacía cerca de 15 años, habían conseguido quitar de este material visto todo provecho estético, le habían dado la dudosa imagen de contener tanto la grandeza como la violencia o una asociación de ambos estados del espíritu, con lo cual nadie había osado hasta entonces emplearlo como un elemento sofisticado en una obra de marcado carácter aristocrático, como lo era un palacio que realmente mereciese ese nombre y en este caso Niemeyer iba a poner todo su talento creativo en conseguirlo. Fueron utilizados dos procesos esenciales, color y textura, esos dos aspectos se debían trabajar sobre este material de histórico uso como estructura y nunca dejado visto desde épocas inmemoriales; el primero consistía en dar al hormigón un color ligeramente ocre que recordase el color de la piedra tallada, el segundo surgió de una hábil disposición de las formas, queriendo llegar a la superposición de tiras horizontales recordando el efecto de delgadas filas de ladrillos, utilizando un acabado basto de tablas de madera aserrada. El resultado que se obtuvo fue extraordinario, de esta manera consiguió desprender al hormigón de su frialdad que hasta ese momento parecía inherente a su naturaleza, volviendo su superficie motivo decorativo, manteniendo al mismo tiempo inalteradas sus cualidades intrínsecas profundas. Por tanto, la dignidad que desde ese momento le da al hormigón visto es tal, que una buena parte del publico que visita el palacio no llega a percibir la técnica empleada y piensa que se trata de revestimientos clásicos, debido a su similitud con el aspecto externo de los materiales tradicionales.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Álvaro Leonardo Pérez ■ 129

espaciales interiores. Los grandes paños de vidrio llegan hasta el suelo, y la ultima planta es cedida, en su mayor parte, a un jardín suspendido iluminado por una cubierta-pérgola, pero aún así los paños de vidrio sobrepasan el piso de los jardines a fin de servir como balaustradas transparentes a esa área de paseo, a la cual dan los salones destinados a las recepciones oficiales y que es uno de los espacios más significativos del proyecto.

Desde el momento en que toma el hormigón visto como material de los acabados se exige a sí mismo un completo cambio del vocabulario plástico que había utilizado en los primeros Palacios de Pórticos de Brasilia. Sería osado decir que lo formal de este palacio fue lo principal, aunque bien es cierto que le da la posibilidad deseada de renovar su expresividad. Aprovecha este proyecto para que al contrario que los demás no sea la levedad de la arquitectura la que prime, sino la fuerza, la rotundidad. Le imprime un equilibrio estático y no el dinamismo que le daba a los anteriores, poniendo en segundo plano la audacia estructural que caracterizaba a los demás al exterior. Una nueva característica diferenciadora de estos nuevos palacios será el aislamiento del edificio en medio de un gran espejo de agua lleno de plantas acuáticas en maceteros de diferentes formas proyecto del paisajista Roberto Burle Marx y que mejoran la solución adoptada, así como un cierto número de problemas prácticos y psicológicos, como la impresión de rudeza que podría hacerse patente por la falta de bases en las columnatas, si los pilares estuviesen apoyados directamente en el suelo, que es atenuada por la continuidad surgida del efecto del fenómeno de la reflexión; los juegos que los reflejos producen convienen particularmente a una arquitectura de líneas simples muy acentuadas que contribuyen a reforzar su nobleza. Sólidas y magníficas arcadas vienen a sustituir a las finas formas recortadas de columnatas aéreas anteriores, como motivo esencial de la obra, su trazado es menos sorprendente que en los primeros palacios pero no es menos innovador por ello. La alianza del arco plenamente tradicional y de las aristas muy agudas explorando a fondo las cualidades plásticas propias del hormigón armado, le permitieron una mezcla de fuerza y efecto espacial, que lleva más que nunca el sello del estilo tan personal de Niemeyer. Continuando con las diferencias respecto de los palacios anteriores, la planta del mismo pasa de ser rectangular a cuadrada, esta vez la fachada principal sólo se distingue de las demás por su posición de referencia respecto del eje monumental y por algunos hábiles acentos secundarios como son las pasarelas algo mayores de acceso o la escultura de Bruno Giorgi que coloca al frente. Tras estudiar el edificio material y compositivamente con respecto al conjunto, tratando los temas que más se pueden apreciar y que saltan a la vista e incluso llegan a extrañar tras la visita al Eje Monumental, ahora pasaremos en esta segunda parte a analizar la composición del mismo interior y espacialmente. Otro aspecto dominante de estos palacios son las cajas de vidrio que en los anteriores estaba cuidadosamente encajada en la estructura, esta vez está ganando una autonomía casi completa, al mismo tiempo que se introduce en el cuadro estructural gracias a los estudios

En el interior del Ministerio de Asuntos Exteriores o Palacio de Itamaraty, se pueden encontrar las cualidades arquitectónicas de los palacios de la Alvorada y de Planalto, pero acompañadas de diferencias fundamentales tanto en el plano técnico como en el plano de expresión. Por ejemplo, el enorme vestíbulo, que ocupa el sólo toda la parte central, y que es sin duda alguna uno de los elementos principales, sino la pieza fundamental del edificio, es un espacio en doble altura que también aparece en cierto modo en los otros edificios, y todos tienen un sistema de unión entre los niveles con un trazo de unión flexible y audaz, como es la escalera de caracol que ni siquiera posee una barandilla, y sin apoyos intermedios, con una oposición sutil así como una vivacidad de iluminación en el plano inferior de la misma que será de aspecto difuso en el plano de arriba debido a la subestructura de madera que proyecta uno de los artistas que colaboran con él, y que a pesar de transmitir belleza quita toda nota de ostentación que podría tener un elemento así en un lugar como este. Libera todo ese espacio disponible por medio de la falta de columnas internas que asume un significado más amplio: las dimensiones de las salas formadas son gigantescas, lo que contribuye a la impresión de monumentalidad que quiere el arquitecto sin caer en la desproporción gracias a su magnifico equilibrio. Para alcanzar ese resultado, Niemeyer sumerge la estructura en las paredes espesas, que parecen verdaderas paredes portantes apoyando la losa del techo en enormes vigas de canto que recuerdan soluciones tradicionales y que valorizan al mismo tiempo las capacidades excepcionales de los materiales contemporáneos. Por tanto, el mismo espíritu de síntesis que primó en las arcadas externas también marca discretamente el tratamiento del interior, creando una continuidad sutil y una profunda unidad, jamás una continuidad interiorexterior fue más acentuada que en este palacio. En el jardín suspendido de la última planta lo más relevante es la visual que ofrece a los invitados, una imagen reposada y grandiosa al mismo tiempo, una vista de cerca aumenta la fuerza sugestiva y la vigorosa originalidad de las arcadas que definen el palacio, y además de eso, éstas constituyen una moldura excepcional para enmarcar la vista de los principales monumentos de la capital brasileña. Este palacio es un nuevo paso y no una ruptura en una prolífica carrera, de la cual tal vez este momento sea su apoteosis, y donde Niemeyer está mas que nunca ligado a una voluntad plástica basada en la puesta en valor de las cualidades intrínsecas del hormigón armado, un material que en toda la ciudad sólo había usado estructuralmente y que a partir de este periodo empieza a dejar visto para de esta manera aunar en un solo proyecto grandeza y tradición de forma sublime. Hasta ese momento había dejado a la vista un hormigón que en el mejor de los casos, no siendo estructural no expresaba nada, podría ser tanto hormigón como cualquier otro material, como ocurre en los elementos de control solar horizontales que hace en diferentes proyectos. Mediante la unificación de todos consigue un resultado formal interesante, pero por sí mismos no eran elementos de interés formal, como a partir de este momento si hará tratando tanto color como textura para conseguir efectos visuales. La composición de los mismos dará interesantes resultados junto con elementos como el agua, aunque acabará muchas veces dando al hormigón visto la coloración blanca y en otros edificios la textura será bastante uniforme existen casos donde si experimenta, como en el Sambódromo, las CIEP, o muchas de sus esculturas, así como el Memorial de América Latina, entre otros. Quizás este momento podría verse como un punto inicial en la arquitectura brasileña posterior y actual en la que la desnudez del hormigón se trata sin rubor sacándole toda la expresividad posible, esto unido a los grandes arquitectos brasileños que por este lustro sublimaban el brutalismo en Sao Paulo hacen que hoy en día veamos el hormigón por aquellas latitudes como un acabado bastante común.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Jerónimo Junquera, Liliana Obal ■ 131

Edificio de Oficinas Madrid. España.

Autores del Proyecto: Jerónimo Junquera y Liliana Obal · Director de proyecto: Juan Manuel Palacios · Colaboradores Arquitectura: Daniel Álvarez, Israel Luengo, Cristina Sanagustín, Ignacio Prieto, Tomás Hosie, Gabriel Ávalos, Elena Pascual · Colaboradores estructuras: Otep Internacional: Pedro Juan Blanco · Colaboradores instalaciones: Úrculo Ingenieros Consultores: Rafael Úrculo · Aparejadores: María Vallier, Ángel Luis González · Delineación: Santiago Marín · Infografía: Isografi-k: Juan Llamazares · Ingeniero de la Sostenibilidad: Ids Ingenieros: Iñigo Madurga · Asesor Iluminación Exterior: Ignacio Valero · Fotografía: Javier Azurmendi, Juan Manuel Palacios · Promotor: Colonial · Contratista: OHL · Fecha de proyecto y obra: 2003-2006 · Superficie de actuación: 11.000 m2 · Situación: Ramírez de Arellano 37 28043 Madrid · Presupuesto Total: 6.896.100 €. Costo/m2 Sobre Rasante: 1.042,32 €/m2. Costo/m2 Bajo Rasante: 131,07 €/m2. · Fotografía: Javier Azurmendi

Un emplazamiento privilegiado en Madrid, en la confluencia de la M-30 y la Avenida de América, dominando una excepcional vista sobre el perfil de la ciudad, y la M-30 entendida como un atractivo río de vehículos en movimiento que rodea el edificio. La propuesta entendimos todos, arquitectos y propiedad, que debía responder por igual a: · Potenciar su condición de mirador privilegiado. · Domesticar la agresión del duro clima madrileño de fuerte radiación calorífica y lumínica. · Controlar la agresión sonora de las vías que circundan el edificio. · Garantizar una iluminación natural difusa, sin claroscuros, y sobre todo sin las distorsiones cromáticas de los vidrios de alto control solar. · Apostar por crear un hito singular escultórico dada su vocación de edificio destinado a albergar una sede institucional. Como dificultad añadida, nos planteamos dar respuesta adecuada a estos condicionantes y objetivos mediante el diseño de una fachada utilizando medidas pasivas, con materiales no sofisticados, de costo razonable y, sobre todo, que no reclamen una gestión compleja y costosa. Nos planteamos intentar convertir esta experiencia en un paso decidido hacia delante en la búsqueda de edificios más sostenibles. Para ello recurrimos a un elemento clásico de la arquitectura popular, el alero, dimensionado de tal forma que impida en verano, otoño y primavera que la radiación solar llegue a la fachada, mientras que en invierno la radiación incida en las fachadas lo suficiente para ayudar a atemperar el interior del edificio, romper las ondas sonoras y convertir la radiación lumínica directa en indirecta. Mediante un trabajo conjunto con ingenierías de instalaciones, de iluminación, de acústica y utilizando modelos virtuales, se llegó a un dimensionado equilibrado de una secuencia de aleros horizontales estratégicamente situados para conseguir domesticar las agresiones exteriores, manteniendo la visión desde el interior del espectacular horizonte que ofrece la singular posición de este edificio. El comportamiento del edificio en temporada de refrigeración (6 meses al año) se resume en: · Reducción del 62 % de la radiación solar incidente en fachada. · Ahorro de 108.369 Kwh de consumo eléctrico neto. · Reducción en 40 toneladas de la emisión de CO2 a la atmósfera. Objetivos cumplidos con el diseño de una fachada de 707 €/m_ y con un mantenimiento desde el interior sin tener que recurrir a sistemas mecánicos complejos.


132 ■ CIAB III

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Jerónimo Junquera, Liliana Obal ■ 133

Alzado Sur

Planta tipo

Sección Transversal Planta sótano 2


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Jerónimo Junquera, Liliana Obal ■ 135

1. Carpintería de aluminio lacado Schuco R-65 2. Junta de EPDM de Schuco para evitar par galvánico 3. Perfil de vierteaguas de aluminio lacado Schuco en solape entre carpinterías 4. Carpintería de aluminio lacado Schuco R-50N 5. Conjunto de Chapones y perfiles de acero variables para la correcta regulación y planeidad de la estructura de fachada 6. Tubos de acero de 60x10 para formación de remate interior de carpinteria 7. Remate chapa de aluminio lacado de 2mm 8. Junta de Compriban en la unión entre perfiles de aluminio y cargadero metálico para evitar par galvánico 9. Tornillo doble expansión cada 70 cm 10. cinta EPDM 11. Angular de acero de 50x50mm 12. Perfil de vierteaguas de aluminio lacado Schuco en solape entre carpinterías 13. Perfil preconformado de EPDM 14. Pletina de 120x150x10 cada 70cm. 15. Aislamiento proyectado sobre remate de chapa de aluminio lacado 16. Lama de GRC de ancho variable 17. Pletina de acero zincado 18. Perfi de acero “L” 60,5mm 19. Estructura metálica vertical de acero zincado compuesta por: 

1- dos pletinas 120,15 2- pletina central 150,20


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

José María Lozano y Ana Lozano ■ 137

136 ■ CIAB III

Museo Antonia Mir Catarroja, Valencia. España Promotor de la Obra: Antonia Mir Chust (Ayuntamiento de Catarroja) · Autores del proyecto: José María Lozano Velasco y Ana Lozano Portillo (Arquitectos) · Colaboradores: Pablo Vázquez Ortiz, Alberto Suárez Ulloa y José del Peso Peiró · Dirección de Ejecución y Seguridad y Salud: Jorge Antón Jornet (Arquitecto Técnico) · Cálculo de Instalaciones: VALNU S.L Servicios de Ingeniería · Colaboradores en la dirección de Obra: Pablo Vázquez Ortiz (Arquitecto) · Empresa constructora: Alcava Mediterránea S.A. Constructora Ávalos S.A. · Director Empresa Constructora: Antonio Bermúdez · Delegado Empresa Constructora: Fernando Marín · Jefes de Obra: José Cámara, Manuel Dorado y David Núñez · Encargados de Obra: Saturnino Alonso, Francisco Soto, Miguel Rubio · Fecha proyecto: Marzo 2006 · Fecha de Obra: 2006-2007

Cuando Román Jiménez nos dijo que teníamos que hacer un Museo para Antonia Mir en Catarroja ya pensamos que había que hacer El Museo de Antonia. Y que no iba a ser un proyecto fácil. Y cuando nos reunimos con ella en la habitual hospitalidad de su casa, cuando nos enseñó sus fragmentos – los mismos que glosamos con motivo de su reciente exposición en el Palau de la Música de Valencia- nos pareció que resultaría imposible dotar del marco adecuado a tanta sensibilidad y a tanta ternura, a tanta firmeza y a tanto rigor.

Hemos querido evocar la arquitectura vernácula de la casa a dos manos que todavía puebla el tejido histórico de Catarroja, abstrayendo sus rasgos formales para incorporarlos a una arquitectura discreta subsidiaria de la importancia de su contenido artístico.

Conocimos juntos el terreno que dispuso el Ayuntamiento en la milla de la cultura del próspero municipio que la vio criarse, y la acompañó en su trayectoria continuada de logros en una biografía de entrega permanente al arte, a la práctica comprometida de su pintura y al generoso ejercicio de la transmisión de sus propios conocimientos desde su Cátedra de Dibujo. Y ese mismo día empezó a cuajar una geometría reticulada de cuerpos paralelepipédicos en torno a un patio cuadrado, de ejes y de transparencias al servicio de una pintura viva y colorista, de pocos materiales, de tonos neutros, de recorridos elementales tributarios de la pedagogía que el orden de las salas y de su contenido pictórico transmitirá al visitante.

Y hemos perseguido cuidar el detalle, elegir los materiales más adecuados, las técnicas más sencillas, los oficios más antiguos: del acero y la madera, y los más recientes: del vidrio y del hormigón visto. Hemos buscado la luz natural directa de levante o mediodía y la de norte, también directa o filtrada por las linternas cenitales. Hemos incorporado criterios de sostenibilidad en la definición de cerramientos y cubiertas.

Hemos concebido dos volúmenes contundentes, uno apaisado y cerámico, pétreo y erguido el otro. Hemos dispuesto la tierra y el agua, concitando el aire de una atmósfera tan limpia como neutra, y el fuego de esa pasión por la creatividad que inundó el espacio cuando lo habitaron sus cuadros.

1. Acceso 2. Recepción 3. Salas de exposiciones 4. Biblioteca 5. Almacen general 6. Aseo 7. Aseo minusválidos 8. Almacen instalaciones 9. Patio interior 10. Estanque

Planta Acceso

Planta Primera


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

José María Lozano y Ana Lozano ■ 139

138 ■ CIAB III

Alzado Este

Sección A

Sección C

Sección E

Alzado Norte

Sección B

Sección D

Sección F


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

José María Lozano y Ana Lozano ■ 141

140 ■ CIAB III

Alzado Oeste

Sección G

Alzado Sur

Sección H


142 ■ CIAB III

Casa Bianna La Garrotxa, Gerona. España Autores del proyecto: Jordi Hidalgo Tané (Arquitecto) y Daniela Hartmann (Interiorista)· Colaboradores: Ana Roque, Anna Pihl, Rafael Serra, Rita Pacheco y Johan Cederlöf · Arquitecto Técnico : Jaume Aumatell Colom · Promotor: Jordi Sala y Susanna Comamala · Empresa Constructora: Estructures Olot SL y Li-bra S.L · Presupuesto total: 240.000€ · Superficie Construida: 262,32 m2 · Superficie Útil: 206.70 m2 · Fecha de Obra: 2002-2006

Situada en un valle de carácter agrícola rodeado de montañas, la casa se somete al protagonismo de su entorno natural con respeto, integrándose en sus tierras y abriéndose a las vistas con aperturas precisas que enmarcan el paisaje. Con sus perfiles alargados, y de poca altura, esta vivienda funciona como nexo de unión entre los diferentes rasgos de su entorno que quedan atrapados en su interior mediante los porches y patios bajo la cubierta continua que los engloba. La casa se compone de dos volúmenes de hormigón que se insertan en el territorio fundiéndose en él. Ambos volúmenes de diferente tamaño se traban al terreno mediante la prolongación de los muros de contención que los definen, modificando la topografía del terreno para quedar integrada en ella. Los dos volúmenes se unen entre sí, mediante la rampa de acceso que se convierte en un espacio exterior autónomo, una parte de la naturaleza que ha sido aislada y apropiada por el hombre. El volumen principal aloja el programa de vivienda y el otro el garaje y espacios técnicos. La vivienda contiene la sala de estar tratada como un porche abierto al paisaje, la cocina con su aseo y lavadero, dos habitaciones separadas por un patio, dos baños, la habitación principal y en la planta superior como final del recorrido a cota de acceso a la casa desde el camino, nos asomamos desde el estudio al paisaje que hemos dejado atrás al acceder a la casa. Con una obra de este tipo, dónde la casa esta totalmente integrada al terreno, se ha optado por un sistema estructural de muros de contención y cerramientos de hormigón armado para resolver la estructura vertical, y losas de hormigón armado para conformar y adaptar la estructura horizontal al terreno, de forma que la casa forme parte del mismo. El estrato del terreno no tiene una gran capacidad de carga, pero se adapta perfectamente a las bajas cargas a las que se somete, absorviendolas mediante una cimentación con zapatas corridas de hormigón armado. La estructura vertical de la casa, se resuelve con muros de hormigón armado de 25 y 30 cm de grueso, encofrados con machembrado de madera de pino para dar una textura y acabado

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Jordi Hidalgo y Daniela Hartmann ■ 143

especial al elemento. En algunos casos en particular, esta estructura vertical de muros de hormigón, se ayuda de pilares metalicos de perfiles tubulares y laminados HEB, para absorver los esfuerzos que reciben de la cubierta. Estos muros de hormigón, tienen un trasdosado interior de obra cerámica de 7 cm de grueso, con un aislamiento rígido de poliestireno extrusionado de 5 cm. La estructura horizontal del volumen de la vivienda, se ha solucionado con losas macizas de hormigón armado con gruesos que varían entre 16 y 25 cm, adaptándose a las crujías, según el caso. Estas losas, han permitido que se entienda la casa como un solo elemento, ofreciéndole una continuidad volumétrica al conjunto. La base de este volumen de vivienda, se ha realizado con un forjado sanitario formado con IGLUS , para la correcta ventilación y paso de instalaciones, con una capa de compresión de 5 cm, una base de hormigón regularizador de 10 cm y una sub-base de grava compactada de 15 cm. La cubierta, es el elemento fundamental para la integración de la casa con el terreno, esta se pliega y cambia de pendiente y está solucionada de diferente manera según su situación y ubicación. Una de ellas, concretamente la que conforma todo el elemento alargado horizontal, se soluciona con una cubierta a la catalana con una solera formada por machihembrado cerámico, tabiquillos conejeros, capa de compresión, hormigón de pendientes, lámina impermeabilizante de caucho EPDM, aislamiento rígido de poliestireno extrusionado, lámina geotextil, y un acabado de grava. A continuación de esta y con un cambio de pendiente, se soluciona la cubierta inclinada del elemento que sobresale respecto al resto, con una aislamiento rígido de poliestireno extrusionado, una lámina impermeabilizante de caucho EPDM, y un acabado de chapa de hormigón de 10 cm. La siguiente cubierta, es la del volumen del garaje, y es ajardinada para ofrecer una continuidad e integrarse al terreno sin alterarlo, y contiene una primera capa de formación de pendientes con mortero de cemento portland, lámina impermeabilizante de caucho EPDM, aislamiento rígido de poliestireno extrusionado, lámina Deltadrain, lámina geotextil, protección de arena y tierra vegetal. La última tipología de cubierta, es la que soluciona el patio interior encima de los baños, y se resuelve con una capa de formación de pendientes, mortero de cemento portland, lámina impermeabilizante de caucho EPDM, aislamiento rígido de poliestireno extrusionado, lámina Deltadrain, lámina geotextil, y un acabado de grava.


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Jordi Hidalgo y Daniela Hartmann ■ 145

144 ■ CIAB III

Alzado norte Alzado este - emplazamiento

Planta 0,00

Alzado sur

Alzado este

Planta -3

Alzado oeste

1. acceso vivienda 2. salón 3. comedor 4. ofice 6. despensa 7. aseo 8. baño 9. dormirtorio 10. dormitorio principal 11. garage 12. estudio


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Jordi Hidalgo y Daniela Hartmann ■ 147

Sección A-A’

Sección B-B’

Sección 1-1’

Sección C-C’

Sección 2-2’

Sección 3-3’ Sección D-D’


148 ■ CIAB III

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Jordi Hidalgo y Daniela Hartmann ■ 149

Camino con piscina Baix Empordà, Gerona. España Autores del proyecto: Jordi Hidalgo Tané (Arquitecto) y Daniela Hartmann (Interiorista)· Colaboradores: Johan Cederlöf. Ana Roque y Rafael Serra · Arquitecto Técnico : Jaume Aumatell Colom · Promotor: Propietario: Joan Descals y Rosa Martín. Empresa constructora: Ribera Soy S.L · Empresa Constructora: Estructures Olot SL y Li-bra S.L · Presupuesto total: 75.500€ · Superficie Construida: 382 m2 · Proyecto de ejecución: 2004 · Fecha de Obra: 2004-2006

La intervención se sitúa en la plana de l´Empordà, con su vasta extensión de campos agrícolas salpicados por agrupaciones de vegetación que definen el territorio.

Su trazado evoca la imagen de los caminos de tierra, los meandros de los ríos que con sus formas libres se contraponen a la rigidez geometrica de los campos. La piscina colocada perpendicular a la parcela, que dirige sus vistas hacia la montaña del Montgrí, actúa como un plano que se traba al terreno mediante un camino que conecta las diferentes cotas del jardín.

Una piscina para nadar, un almacén para guardar utensilios de jardín y la creación de un acceso para ámbos eran las necesidades del proyecto a desarrollar.

Donde se genera el mayor desnivel se ubica el volumen del almacén subterráneo. Su acceso se realiza por una larga rampa de hormigón que acaba en un espacio exterior definido por un pavimento discontinuo e irregular de lunares de hormigón.

La solución de estos trés elementos está integrada en un espacio concebido mediante una sola pieza que se inserta en el paisaje, lo modifica y lo redefine.

Desde una geometría plegada apenas visible en el lugar la pieza se dobla en un acto de constante huida, para destacar una atalaya desde donde mirar. Arrancando en un muro, el recorrido espacial presenta un ensamblaje complejo de planos debidos al intenso uso de geometría que acaba en la piscina volada cuya agua es engullida en cascada por el terreno. La presencia del hormigón como único material posible insiste en la abstracción de esa arquitectura.


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Jordi Hidalgo y Daniela Hartmann ■ 151

150 ■ CIAB III

Secciones

Sección A-A´

Planta 0.00

Detalle constructivo Piscina

1. Pieza de remate hormigón “in situ” de 5 cm. 2. Revestimiento cerámico vitrificado 3. Muro de hormigón armado de 30 cm de grosor 4. Losa de hormigón armado de 20 cm de grosor 5. Hormigón de limpieza 6. Losa armada de 18 cm de grosor 7. Canal de hormigón “in situ” para recogida de agua

Sección B-B´ Detalle constructivo Sótano

Planta Subterráneo -0,70

1. Tierra vegetal 2. Grava de drenage 3. Muro de hormigón armado de 30 cm de grosor 4. Lámina impermeable 5. Solera hormigón armado 6. Zapata de hormigón armado 7. Hormigón de limpieza 8. Losa armada de 20 cm 9. Grava compactada de 15 cm 10. Voladizo de hormigón armado 11. Pavimento de bloques de hormigón “in situ” 12. Barandilla metálica de acero 13. Carpintería metálica 14. Pavimento de hormigón “in situ”


152 ■ CIAB III

32 viviendas. Apartamentos ‘Los Balos’. El Médano, Tenerife. España Arquitecto: Miguel Blázquez Gómez Landero · Colaboradores: Pablo Canela Gómez y Pedro Barrós Pérez · Aparejadores : Antonio Hernández Santos y Francisco González Herrera · Promotor: Inveryconsa · Contratista: Dragados S.A. · Empresas colaboradoras: Instalaciones: CSC Ingenieros, Estructura: Calcularq, Oct: Bureau Veritas, Telecomunicaciones: Fernando Malet Navarro · Situación: Parcela 5, U.A. La Trinchera 1. El Medano, Granadilla de Abona. Tenerife· Fecha proyecto: 2004 · Fecha de Obra: 2006 · Presupuesto Total: 2.807.758,60€ · Superficie Construida: 2.197,29 m2 viviendas, 1.070m2 garaje y trastero (costo E.M m2 985,28 €.)

En el sur de la Isla de Tenerife, en un emplazamiento exclusivo, en primera línea de la playa de El Médano, y en una parcela cerrada y ajardinada con acceso directo al paseo marítimo, se proyectan 32 viviendas, garajes y trasteros. Las viviendas se hayan escalonadas con amplias terrazas que se orientan al mar y permiten el mejor disfrute de las espectaculares vistas que nos brinda el entorno. Estas terrazas se comunican mediante grandes ventanales con el interior de la vivienda, de manera que el paisaje siempre está presente. En cuanto a la distribución de las viviendas dentro de la parcela, estas se agrupan de dos en dos, dejando unos amplios caminos entre ellas que recorren y comunican las distintas plataformas de acceso a las viviendas y garajes. Estas plataformas y los recorridos que las unen forman parte del diseño integral del proyecto, poniendo especial cuidado en los materiales: solería de piedra natural, cerramiento de parcela de piedra del lugar, hormigón visto, iluminación debidamente estudiada, elementos ajardinados, etc... Dentro del abanico de posibilidades existen viviendas de 1, 2 y 3 dormitorios y 2 garajes en distintas plataformas que permiten la elección de la plaza más cercana a la vivienda, también se ha añadido una zona con un almacén para tablas de windsurf con acceso independiente del resto de la urbanización.

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Miguel Blázquez Gómez ■ 153

Como ya hemos dicho el conjunto está formado por dos viviendas pareadas desplazadas entre si que se van escalonando a lo largo del solar de manera que comienza con viviendas de un dormitorio y continua con vivienda de tres y dos dormitorios. Entre cada una de ellas se disponen los accesos a las viviendas, llevándose a cabo a través de una calle escalonada que distribuye a la pequeña terraza de acceso a la misma. A su vez las hileras estarán separadas por una calle que atraviesa el solar transversalmente y que divide las viviendas en dos grupos, facilitando la circulación peatonal interior de la urbanización. La vivienda se concibe como una pieza longitudinal en la que las estancias se van sucediendo aumentando la última de ellas asomándose al mar. El acceso a las mismas se realiza de forma lateral por una pequeña terraza que conduce directamente al salón, en el cual la gran cristalera que introduce la terraza dentro da una amplia vista del mar. Desde ese punto un corredor, que variará en longitud dependiendo del tipo de vivienda en la que estemos (1, 2 ó 3 dormitorios) distribuirá el programa que se desarrolla.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Miguel Blázquez Gómez ■ 155

154 ■ CIAB III

Planta cota +1,22 1:100

Planta cota +4,46 1:100

Planta cota +10,22 1:100

Planta cota +13,46 1:100


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Miguel Blázquez Gómez ■ 157

156 ■ CIAB III

Sección 7

Alzado suroeste (S8)

Alzados noreste

Sección 2

Sección 3

Alzado noroeste (S9)

Sección 4 Sección 10

Sección 5

Sección 13

Sección 6

Alzado suroeste (S14)


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Marita Carmona e Irene de la Torre ■ 159

158 ■ CIAB III

Viviendas Europan

EUROPAN 3 (1992) - Viviendas en la M-30 (Madrid): Jaime Lopez Valdés y Jaime Latas Zavala, 2000.

España

- Viviendas en Granada: Enrique Johansson de Terry, 2000.

Marita Carmona e Irene de la Torre Aranguren & Gallegos, Nieto & Sobejano, García Solera, Beatriz Matos y Alberto Martínez, Paredes & Pedrosa, Tuñón + Mansilla, Carlos Arroyo,…son algunos de los Premiados Europan cuando todavía sus nombres no eran reconocidos.

EUROPAN 4 (1994) - Viviendas en la S-30 (Sevilla): Enrique Sobejano y Fuensanta Nieto, 2002. - Proyectos de viviendas en Avilés (Asturias): Pedro Palmero Cabezas, Samuel Torres, 2002.

La idea es uno de los principales motores en el proceso de materialización del proyecto. Europan es un laboratorio de ideas en el que algunas se hacen realidad.

- Proyectos de viviendas en Mieres: Javier Fresneda, Javier Sanjuán y Javier Herreros.

“ Ser concursero es ser deportista (….) El convencimiento en nuestras propuestas es muy grande. Son muchas las horas de desarrollo de una idea aceptada, que afianza nuestra creencia en ella viendo todas sus ventajas y creando dificultades de comprensión de no solamente las opuestas, sino también de las próximas ajenas. Un concurso es un deporte, un deporte serio y todo el mundo que actúa, cada uno en su lugar en ese juego, es responsable de sus actos”.

- Viviendas en Bilbao: Jose Maria Lapuerta Montoya, 2002.

EUROPAN 6 (2000) - Viviendas en Avilés (Asturias): Mario Sanjuan, Iban Carpintero, Jose Maria Tabuyo. - Viviendas en Avilés (Asturias): Angel Sevillano, Jorge Suárez y Lucia Salvador.

Alejandro de la Sota, 1986 . 1

En muchos de estos proyectos la limpieza de los volúmenes y la claridad de las superficies podrían materializarse en hormigón blanco. Hasta ahora no hay ninguna obra de viviendas Europan ejecutada en hormigón blanco como material predominante y por ello se anima a los futuros participantes a aprovechar las enormes posibilidadesque ofrece. Ahora, a por el Europan Blanco.

El objeto de la presente comunicación es recopilar, en la medida de lo posible, los proyectos Europan que han sido soñados y, a su vez, construidos en hormigón. Algunos de los proyectos construidos son: EUROPAN 1 (1988) - Dos torres de viviendas en Hortaleza (Madrid): Aranguren y Gallegos, 1993. - Dos torres de viviendas en Viña de Entrevías M-30 (Madrid): Ricardo Sanchez Lampreave, 1996. - Viviendas en Zafra (Huelva): Félix Pozo Soro y Alberto Torres Galán, 1998. - Viviendas en Vallecas (Madrid): Mercedes Peláez López. - Viviendas en el Entrego (Asturias): Mª Isabel Bennasar Félix, Ana Mº Noguera Nieto, 1992. -Viviendas en Ribera de Curtidores (Madrid): Susana Aparici Martín, Fernando Moliner Robredo, Inmaculada Núñez Reig, Pablo Garate. EUROPAN 2 (1990) - Viviendas en Basauri (Bilbao): Alberto Martinez y Beatriz Matos, 1995.

1 Alejandro de la Sota Escritos, conversaciones, conferencias, pp.76, Barcelona 2002, Editorial Gustavo Gili


160 ■ CIAB III

Edificio Inakasa Las Palmas de Gran Canarias. España Arquitectos: Alexis López Acosta y Xavier Iván Díaz Martín · Dirección de obra y ejecución: Aleix López Acosta ·Colaboradores: Cálculo de Estructuras: Reveriego & Asociados. Cálculo de Instalaciones: Manuel Mayor Calderín. Fotografías obra ejecutada: Aitor Ortiz · Arquitecto Técnico : Santiago Espinoso Rivero · Promotor: Inakasa S.L. ·Constructor: Dragados S.A. · Empresas colaboradoras: Paneles Hormigón Fachada: Contratas Canarias del Sur S.L. Albañilería: Rasur S.L Divisiones Interiores: Seinco S.L. Pavimentos: Francisco Acosta S.A. Carpintería Aluminio: Falcas S.L (Ekonal). Carpintería Madera: Coimproma-Coytema. Cerrajería: Inoxidables Ledesma S.L. Vidrio: Cristalería Insular. Saneamientos y fontamería: Bigur S.L. Ascensores Eguren S.A. · Superficie construida: 5.718 m2 · Presupuesto: 4.095.000€.

Reescribir la periferia es una forma habitual de crecer de la ciudad. El lugar del proyecto es resultado de un plan de reconversión de antiguos terrenos industriales en zona residencial de media densidad. Las primeras operaciones, como en este caso, se enfrentan a la ausencia de referentes, tanto arquitectónicos como naturales, que deja la antigua industria tras de sí. Ante la inexistencia de un entorno próximo cualificado y de un programa de viviendas definido, se plantea crear una red de relaciones que inicien un discurso urbano. La parcela, prácticamente cuadrada, tiene tres fachadas a una plaza y a dos calles opuestas y a distinto nivel. Esta condición se aprovecha concentrando accesos, escaleras, ascensores e instalaciones verticales en la única medianera, para construir en fachada un volumen continuo de viviendas. Para lograr la máxima flexibilidad de la planta, se crea un sistema estructural que permite estratificar circulaciones (galerías de acceso a viviendas), instalaciones (zonas húmedas) y habitaciones (salones y dormitorios), dando lugar a una tipología mutable, cuyas variantes son múltiplos de un módulo equivalente a media crujía. Surgen así dos sistemas: 1. Una masa residencial que desarrolla la combinatoria tipológica y manifiesta en fachada la unidad residencial mediante un espacio que ilumina y articula funcionalmente cada vivienda, generando el acceso y separando zonas de día y noche. En un lugar donde la climatología lo permite, se trata de trasladar la tipología de casa-patio a la edificación en bloque, girando el sistema de coordenadas para llevar la cubierta a la fachada. Se trata de un lugar ambiguo, oscilante. El interior es exterior. Lo privado es público. La fachada es cubierta. La terraza es patio. 2. Un sistema de fuerzas que, desde el entorno, modelan la masa edificada. Hacia la plaza el edificio se comprime en altura para potenciar la dimensión del espacio público, ofreciendo al desnivel entre las calles un perfil paralelo, continuo. El volumen de viviendas se posa en lo alto de la parcela, gravita sobre el nivel inferior y se distorsiona en uno de sus vértices inferiores para crear una continuidad espacial entre calle, plaza y patio central. Éste aprovecha el desnivel entre las calles para plegarse sobre un garaje en rampa que maximiza el número de plazas con la mínima excavación. El patio, de uso privado, ya no es claustro. Se trata de un lugar ambiguo, oscilante. El exterior es interior. Lo público es privado. La fachada es calle. El patio es plaza. El edificio puede verse como una de las múltiples soluciones a la ecuación de equilibrio o interdependencia de ambos sistemas, que se adaptan, se deforman mutuamente según un orden abierto que manifiesta un proceso -parafraseando a Duchamp- definitivamente inacabado.

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Alexis López Acosta y Xavier Iván Díaz ■ 161


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Alexis López Acosta y Xavier Iván Díaz ■ 163

162 ■ CIAB III

Planta 2

Planta Accesos

Planta 4


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Alexis López Acosta y Xavier Iván Díaz ■ 165

164 ■ CIAB III

DATOS TÉCNICOS DEL HORMIGÓN UTILIZADO EN FACHADA: Técnica Constructiva: PANELES PREMOLDEADOS DE HORMIGÓN ARMADO Dimensiones Genéricas: 191/160/141 X 10 X 315 cm (largo x ancho x alto) Encofrado Cara Vista: ELASTÓMERO NOE MODELO NOEPLAST-568400 GRANIT III RUGOSO CON FILM INTERPUESTO DE PEHD GALGA 180 (45 MICRAS) Hormigón: HA-35/B/10-IIIA Cemento: BLANCO CEMEX BLI 52,5 R Áridos: ÁRIDOS OSCUROS DE MACHAQUEO 5/10 Y ARENA DE MONTAÑA LAVADA EN PROPORCIÓN 2:1 Aditivos: HIPERPLASTIFICANTE GLENIUM C 355 Color: COLORANTE MINERAL BAYER NEGRO EN PROPORCIÓN VARIABLE, PROPORCIÓN MÁXIMA EN PESO COLOR/CEMENTO: 5% Armadura: DOBLE MALLAZO DE ACERO GALVANIZADO B500 S Ø 8 VERTICALES C/12.5cm Y HORIZONTALES c/25cm Impermeabilización: HIDRÓFUGO DE SUPERFICIE SIKA-GUARD 700S APLICADO EN TALLER Sistema Anclaje Genérico: PLACAS DE APOYO INFERIORES: ANGULARES HALFEN PA-RD2 150X300X80X8 mm ANCLAJES DE ATIRANTAMIENTO SUPERIORES: PLACAS DE RETENCIÓN HALFEN HKZ 38/17 CARRILES DE TOLERANCIA EMBEBIDOS EN PANEL HALFEN HTA DE ACERO INOXIDABLE BULONES DE MACHIHEMBRADO HALFEN HFV-1 Y HFV-7DE ACERO INOXIDABLE TORNILLOS HILTY M12 DE ACERO INOXIDABLE Sellado: CORDÓN EXTERIOR SIKAFLEX PRO 2 HP DE 10mm DE PROFUNDIDAD CORDÓN INTERIOR DE SILICONA NEUTRA SIKASIL-N Sección

Alzado


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Silvestre Navarro ■ 167

La casa entre el jardín Godella, Valencia. España

Autor: Silvestre Navarro Arquitectos S.L · Arquitectos: M. José Sáez Domingo, F. Silvestre Navarro, A. Silvestre Navarro. ·Aparejador: Carlos García Mateo · Promotor: Plásticos Guadalaviar S.L.- D. Guillermo Caballero de Luján ·Cliente: Lorenzo Pérez - Laura Caballero · Colaboradores: Javier Cardós Elena (arquitectura), Diego Velayos (arquitectura), Andrés Alfaro Hofmann (diseño interior) David Gallardo Llopis (estructura), José Manuel Castillejo Llacer (estructura estudio D. Gallardo Llopis -UPV), Pedro Vicente López López (arquitecto técnico, est. Silvestre Navarro) Jorge Lucas Abad (diseño gráfico-delineación, est. Silvestre Navarro · Fotografía: Silvestre Navarro.

Planta primera

Una parcela punteada por especies vegetales de gran porte dentro de una ciudad jardín próxima al entorno urbano. El proyecto se configura con una serie de piezas semejantes que se enlazan entre sí en el hueco dejado por los árboles, acotando una secuencia de jardines con atmósferas diferentes. Un jardín rodeado de jardines que parece no tener límites, como tampoco se adivina en el sistema de espacios esbeltos que a modo de camino abrazan y respetan los árboles. Cada una de las cinco piezas que dibujan la propuesta están configuradas por dos elementos que confluyen ortogonalmente, delimitando cinco jardines, mientras que la curvatura, que da continuidad a la fachada entre los árboles, es absorbida por las terrazas. La proporción humana de los espacios potencia su relación con el exterior.

Planta baja

El jardín de acceso se configura como una suerte de hall exterior abierto al este, que invita a introducirse en el atrio. Un atrio que a modo de pórtico, conduce al ámbito público en el que se encuentra la piscina hacia la cual se abre la sala principal. Separado por la zona de juegos aparece una pinada consolidada de la que disfrutan los estudios. La cocina se abre a un jardín más doméstico en el que poder cultivar, mientras que las zonas de noche disfrutan de su propio jardín aromático con una atmósfera privada. Los invitados se sitúan en la planta superior, entre las copas de los árboles. En el sótano están el garaje, las instalaciones y las zonas de servicio. Los árboles tejen una piel vegetal que permite cualificar la luz dependiendo de la orientación. El cerramiento de la casa aprovecha este efecto, proporcionando un control del soleamiento y la necesaria sensación de intimidad y protección. La materialización de la propuesta evidencia su carácter urbano y naturaleza humana.

Planta sótano


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Silvestre Navarro ■ 169

168 ■ CIAB III

Sección S1 Alzado noroeste

Sección S2 Alzado sureste

Alzado noreste Sección S3

Alzado suroeste

Sección S4


170 ■ CIAB III

Complejo deportivo Gobela Getxo, Vizcaya. España Arquitecto: Ander Marquet Ryan. JAMM Arquitectura ·Cliente: Ayuntamiento de Getxo · Arquitectos Colaboradores: Iñaki Estefanía y Laura Monasterio · Aparejadores: Juncal Aldamizechevarría, Mª Paz Barrio · Estructuras: Javier Eskubi, José Luis Corcuera · Instalaciones: Luis González, Jon Zubiaurre, María Azpiroz, Diego Zarranz, Patxi Sánchez y Arturo Cabo ·Colaboradores: Iñaki Zabala, José Ramón López, Hipóloto Bilbao, Blanca Ugarte, Sonia López · Ingeniería: Idom · Empresa constructora: UTE Balzola-Dragados · Fecha de proyecto: 2003 · Fin obra: 2005 · Superficie Construida: 31.983m2 · Presupuesto: 15 mill. €

Descripción de la solución adoptada La Parcela se sitúa en el municipio de Getxo y tiene una Superficie de 15.088 m2. El Programa de Necesidades demanda una superficie construida de 31.983 m2 y agota la superficie edificable hasta convertir el límite de parcela en perímetro construido. El Programa de Necesidades se organiza en tres grandes áreas: 1. Campo de Fútbol, graderío para 1.300 personas, locales comerciales y aparcamiento subterráneo inferior con capacidad para 300 plazas. 2. Pabellón deportivo para 360 personas, bar – cafetería (compartido con campo de fútbol) y oficinas para los clubes locales. 3. P  olideportivo: Piscinas (piscina de aprendizaje, piscina de chapoteo, piscina reglamentaria de 25 m), 2 campos de tenis, 2 campos de padel, salas polivalentes (musculación, aeróbic, artes marciales, gimnasio, danza y sala psicomotriz) y oficinas de administración. El objetivo era asumir el límite irregular de una parcela como borde construido, resolver con unidad formal y constructiva un gran contenedor con equipamientos deportivos de geometrías diferentes: piscinas, campos de fútbol, tenis, padel, pabellón deportivo, oficinas, etc. El resultado se ordena dentro de una piel común de hormigón blanco resuelta mediante paneles ondulados que buscan un ritmo en el cerramiento de hormigón sin afectar a su unidad y al mismo tiempo aliviando sus grandes dimensiones. La silueta formada por el cerramiento de paneles ondulados se quiebra, crece y decrece adaptándose a las necesidades del Programa. En su interior conviven espacios de juego interiores y exteriores separados por fachadas de acero perforado o policarbonato translúcido que dibujan transparencias cómplices entre todos los equipamientos.

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Ander Marquet. JAAM Arquitectura ■ 171


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Ander Marquet. JAAM Arquitectura ■ 173

172 ■ CIAB III

Planta Baja

Planta Primera


174 ■ CIAB III

Fachadas

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Ander Marquet. JAAM Arquitectura ■ 175

Seciones


176 ■ CIAB III

Torre Bosques Barraca de Huayatlaco. México Proyecto arquitectónico: L. Benjamín Romano, Walter Lingard y Mari Carmen Concha Hein · Proyecto estructural: Enrique Martínez Romero · Constructor: ICA · Instalaciones: Uribe Ingenieros · 56 Apartamentos residenciales AAA: apartamentos de uno y dos niveles con distntas dimensiones. Área común con alberca semiolímpica en el último nivel · Estacionamientos: 264 automóviles · Total de construción: 34.320m2 · Terreno: 5.070m2 · Altura: 28 niveles con 103 m. · Proposición en planta: 105,00x12,40 m.

Emplazamiento El edificio se encuentra ubicado en un suburbio residencial AAA de la Ciudad de México, al inicio de la Barranca de Huayatlaco, con una depresión importante del terreno en el sentido corto de más de treinta metros a todo lo largo del predio. En el sentido longitudinal, el predio se encuentra dividido entre el Distrito Federal y el Estado de México. Ambas demarcaciones cuentan con Normatividades distintas en materia de uso de suelo. Las visuales son muy interesantes hacia todas las direcciones con excepción de la vista norte, que colinda con una zona residencial de bajo nivel socioeconómico. Concepto arquitectónico El edificio esta concebido como una gran estela cinética. Su espectro de color y volumetría le permite al espectador redescubrirlo continuamente. Descripción Existen entre tres y cuatro apartamentos por nivel con dos núcleos de servicios. Los pisos habitables están concebidos como plantas 100% libres rodeadas de cancelería perimetralmente, permitiendo al propietario adecuar el espacio a cualquier formato de distribución. El edificio esta diseñado con una variedad de apartamentos de uno y dos niveles, y con distintas áreas privativas por unidad. En el último nivel se encuentra el área común de esparcimiento con una alberca semiolímpica, canchas de raquet, salones de reunión y el gimnasio. Los estacionamientos se encuentran ubicados en los niveles bajo la cota 0.00 y en el nivel -7 y -8 se encuentran las bodegas y servicios del edificio. En la fachada sur, se ha instalado un mural de gran proporción que obedece a un espectro de color diseñado por Agam. Constructividad La esbelta y alargada proporción del volumen, aunado a la situación sismológica de la Ciudad de México, derivó en una estructura mixta de muros de hormigón y estructura de acero, empotrada al subsuelo a través de pilas profundas de campana abierta. La flexibilidad de las plantas, obligo a diseñar una estructura a base de trabes tacón que permite el paso de las distintas instalaciones permanentemente. La fachada ventilada es de mármol, con incrustaciones de color, que obedecen al espectro diseñado por Agam.

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Benjamin Romano ■ 177


178 ■ CIAB III

Alberca

Planta tipo 4

Planta tipo 3

Planta tipo 2

Planta tipo 1

Planta baja

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Benjamin Romano ■ 179


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Benjamin Romano ■ 181

180 ■ CIAB III

Fachada Norte

Fachada Sur

Fachada Poniente

Corte transversal B-B


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Antonio Jiménez Torrecillas ■ 183

182 ■ CIAB III

Bodegas Gil Puebla Don Fadrique, Granada. España Arquitecto: Antonio Jiménez Torrecillas · Arquitectos Técnicos: Miguel Ángel Ramos Puertollano y María Jesús Conde Sánchez · Colaboradores: Manuel Guzmán Castaños (Ingeniero), Manuel Esteban Romero Toledo (arquitecto técnico) · Empresa Constructora: Construcciones Oscenses del Sur S.L · Jefe de Obra: Ginés López Revelles · Presupuesto de ejecución material: 120.202,42 € · Proyecto: 1998-2003 · Fotografía: Vicente Del Amo

DOS BODEGAS BAJO UN HUERTO La Bodega Gil está excavada en una huerta, junto a un camino rural de La Puebla de Don Fadrique, provincia de Granada. Las paredes sostienen una cubierta escalonada. Esta forma resulta de trasladar las medidas de las paratas cultivadas antes aquí. La cubierta aguanta y custodia la tierra heredada de la excavación. Bajo la cubierta hay dos estancias, separadas por un muro. En ambos recintos fermentan diferentes partidas de uva; una para ser vinagre y la otra vino. La bodega tiene tres aberturas, la puerta del vinagre, la del vino y una franja al fondo que la cruza, de lado a lado. Las puertas se abren cuando es necesario. La hendidura siempre está abierta y vigilante. Por las puertas entra quien inspecciona las cosechas. Por la brecha el agua, la luz y el aire marcan el tiempo a la uva.

Pedro Puertas

Planta


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Antonio Jiménez Torrecillas ■ 185

184 ■ CIAB III

Fachada principal Escala 1:100

Sección Longitudinal B-B Escala 1:100 Cotas de metros 1. Muro de Hormigón Armado H-200. Armaduras especificadas en plano de Ferrela. 2. Zapata de muro. 3. Capa de Zahorra compactada de 20 cm de espesor. 4. Solera de hormigón armado H-200 8c/15cm de 20 cm de espesor. 5. Lámina de Poliestireno expandido. 7. Puerta corredera metálica. 8. Pavimento continuo de mortero de cemento M-40 (1:6) 9. Canaleta prefabricada de hormigón para canalización de la acequia. 10. Peto de borde de hormigón armado. 11. Forjado de cubierta compuesto por: . Placa prefabricada de hormigón pretensado de 25 cm de canto. . Capa de compresión de 5 cm de espesor 13. Cubierta ajardinada compuesta por: . Formación de pendiente con hormigón ligero . Doble impermeabilización con láminas de betún polomérico, la superior autoprotegida con gránulos minerales. . Capa de mortero de protección de 3cm de espesor . Capa de tierra vegetal de 30 cm de espesor mínimo. 14. Apertura para ventilación e iluminación 15. Dintel de hormigón

1. Puerta corredera formada por 5 chapas de hierro de 2 mm de espesor y otras 5 de 0.6 mm de 3 m. de altura y 1,50 m. de longitud con estructura de perfiles de acero de sección rectangular de 100x60mm y espuma de poliutileno proyectada entre chapas. 2. Rieles y rodamientos colgados fijados a las placas prefabricados de hormigón pretensado. 3. Guías colocadas en el pavimento 5. Pavimento contínuo de Mortero de cemento M-40 (1:6) 7. Lámina de Poliestireno extruido para apoyo de placa. 8. Pavimento de tierra apisonada 9. Jácena-DIntel de hormigón armado H-222 10. Forjado de cubierta compuesto por: . Placas prefabricadas de hormigón pretensado de 25 cm de canto. . Capa de compresión de 5 cm de espesor armado con #6 a 25 cm. 11. Cubierta plana ajardinada formada por: . Formación de pendiente con hormigón ligero . Doble impermeabilización con láminas de betún polomérico, la superior autoprotegida con gránulos minerales. . Capa de mortero de protección de 3cm de espesor. . Capa de grava de 10 cm de espesor . Capa de tierra vegetal de 30 cm de espesor mínimo. 12. Armadura del dintel ø12 a15 cm.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Bernarte - León y Asociados ■ 187

186 ■ CIAB III

Carmen en Ciudad Real Ciudad Real. España Arquitectos: Bernalte-León y Asociados: Javier Bernalte y José Luis León · Arquitectos Técnicos: Francisco Manzanero · Constructora: Ignacio Diezma de la Fuente S.L · Promotor: Luis Morales y Raquel Zurita · Inicio Obra: Enero 2002 · Fin de obra: Septiembre 203 ·Presupuesto aproximado: 200.000 € · Fotografía: Ángel Baltanás. Estudio Bernalte-León y Asociados

En una de las áreas de expansión de la ciudad, rodeada de promociones de viviendas unifamiliares al uso, nos encontramos con una parcela en esquina, felizmente liberada del proceso especulativo. La proximidad de la carretera nacional hacia Extremadura incita más a la negación que a las aperturas. De ahí que partiendo de las inquietudes de nuestros clientes, de generar un jardín privado, nos planteamos un CARMEN en La Mancha, con todas las implicaciones del término. La cerca, como envolvente de ese jardín, será el trazo generador del espacio, propiciando las relaciones “dentro-fuera” o viceversa. La casa se apropia del jardín a través de ésta, que fluye desde el exterior al interior, delimitando todos los ámbitos funcionales. Esta cerca se constituye de piedra procedente de los majanos del campo, con coste cero, constituyendo un cerramiento masivo artesanalmente aparejado, acorde con la mano de obra disponible. Desde su masividad, la cerca asume incisiones y perforaciones que permiten albergar los muebles o elementos fundamentales asociados a las necesidades programáticas de la vivienda y asume por distintas razones el protagonismo del proyecto. La entrada al recinto estrictamente privativo, (jardín), se produce a través de una perforación realizada en un engrosamiento de la cerca; a un lado de esta quedan las áreas de servicio, cochera, patio tendedero, cocina, oficio, mientras que al otro, una vez traspasado el umbral del acceso, aparece un jardín donde se funden arquitectura y vegetación. Pese a que los árboles, aún no aparezcan, suponen un elemento esencial del proyecto, pues cierran visualmente las perspectivas desde el interior de la vivienda. Una acequia de agua estancada propiciará reflexiones especulares tanto de la masa forestal como de la cerca, hasta que el sonido del agua aparezca en forma de borbotones rompiendo la intensa calma. Bajo el frescor de la acequia, los dormitorios se protegen de los rigores del clima, abriéndose puntualmente desde su encayamiento, a unos bancales de flores que acompañan la direccionalidad del jardín. Por último, un prisma masivo, fiel al hermetismo que envuelve el proyecto, alberga un estudio donde la luz inunda el espacio, respetando el silencio. Como si de un “terrón sobreelevado” se tratara, su cubierta verde, capaz de albergar olivos milenarios, permitirá subir a pintar o esculpir contemplando las ínfinitas puestas de sol del horizonte de Alarcos.

Datos técnicos del hormigón utilizado: El hormigón constituye junto a la piedra de la cerca, el material esencial del proyecto, configurando los elementos arquitectónicos fundamentales: la losa continua de cubrición, las contenciones de tierra y el volumen escultórico superior destinado a estudio de los artistas. Su composición carece de colorantes o aditivos, con la salvedad del uso de anticongelantes en las fases de hormigonado en que la climatología lo requería. Componentes generales: cemento Portland blanco para conseguir hormigón resistente HA-25, arena lavada de río del entorno de Tomelloso, grava 6-12 de color marrón y consistencia plástica. Encofrado mediante sistemas con acabado de tablero de viruta de madera reciclada prensada en todas las superficies vistas, con despieces que optimizan el tablero estándar. Los elementos realizados en hormigón desempeñan las funciones portantes de cargas gravitatorias tanto en planos verticales (pantallas y muros) como horizontales (losas), de contención del terreno, de cerramiento exterior y de acabado interior recurriendo en algunos casos a la inserción de aislante térmico intermedio entre dos hojas de hormigón. Se manifiesta al exterior en sus juntas según el proceso constructivo más racional de fases de hormigonado, tal y como revela el volumen del estudio.


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Bernarte - León y Asociados ■ 189

188 ■ CIAB III

Planta Baja

Planta Alta

1 2 3 4 5

Porche de ingreso Cochera Majano Recibidor Patio Nogal Patio de los Fresones: servicio tendido leñera 6 Porche -1 comedor barbacoa 7 Vestíbulo 8 Cocina / oficio

9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 22

Cocina /comedor Despensa Lavado y plancha Aseo -1 Salón estar Escalera estudio Rampa escalonada Aseo -2 Habitación multiusos, dormitorio. Dormitorio principal: diedro de piedra encajada Baño principal Hogar principal / leñera Porche -2


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Bernarte - León y Asociados ■ 191

190 ■ CIAB III

Planta General

Bodega de crianza en la Mancha Carrión de Calatrava, Ciudad Real. España Autor: Bernalte-León y Asociados · Arquitectos: Javier Bernalte Patón y José Luis León Rubio · Promotor: Bodegas Naranjo. Ramón y Francisco Cuerva · Constructor: Ignacio Diezma de la Fuente · Colaboradores: Rebeca Rubio y Elena Jiménez · Año del proyecto y final de obra: 2001-2003 · Presupuesto aproximado: 250.000 € ·

El contexto de la obra es el de un recinto industrial constituido por agregación de piezas a lo largo del tiempo: naves de arquitectura autóctona industrial de principios del siglo pasado, contenedores industriales de finales del mismo, depósitos de industriales metálicos, cúpulas de almacenaje ya sin uso, perdidas en el tiempo... se han ido acomodando en los bordes del recinto. Y además un árbol. Curiosamente el único reducto natural asume el papel de centro perceptivo del conjunto. Tras unos depósitos de acero inoxidable encontramos un vacío rectangular en el terreno, propiciado por la demolición inevitable de otro volumen. El vacío inferior existente se ajusta para lograr una escala idónea capaz de asumir el almacenaje y ya anticipa unas condiciones de inercia térmica inmejorables, dada la masa terrosa que envolverá el vino. Invirtiendo la sección, y frente al colchón masivo inferior ilimitado, se construye un volumen que constituirá un colchón superior limitado. Se manifiesta la escisión entre ambos a través de una línea continua de luz que introduce la ventilación y dota de carácter ingrávido al nuevo volumen construido. La materialidad exterior de éste nos hablará del proceso de envejecimiento material: vino / acero en oxidación. El vuelo del volumen impide una incidencia directa del sol sobre la línea de luz. La talla inferior recoge las barricas llenas de vino, estáticas, mientras del volumen aéreo descuelgan las barricas vacías en movimiento a través de unas guías empotradas en la losa superior. Los parámetros bioclimáticos, constructivos y espaciales se funden en la concepción de la arquitectura. La ventilación se produce a través de la línea inferior (entrada de aire) y de pequeñas troneras integradas en la masa terrosa superior (salida de aire caliente). El gran “terrón” que envuelve el volumen se refresca en verano a través del riego que producen pequeños aspersores desde la cubierta. El drenaje por saturación de este terrón aéreo se desagua hacia el inferior dentro de un proceso de “tecnología natural”. El espacio interior viene marcado por la linealidad que pone de manifiesto la propia disposición de las barricas, limitadas en su borde superior por la línea de luz. Esto se percibe desde un balcón suspendido, formado por una losa de hormigón atirantada, y que gravita sobre el gran espacio de almacenaje de barricas. La materialidad del proyecto se reduce a hormigón y acero, al servicio del gran material empleado: la tierra. Este relleno de tierra y piedras se materializa en uno de los testeros del volumen, el más expuesto, con un muro construido de mampuesto de piedra. La piedra (material de relleno) se convierte en arquitectura en el límite de la construcción.

Planta, alzados y secciones.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Bernarte - León y Asociados ■ 193

192 ■ CIAB III

Datos técnicos del hormigón El hormigón es el material principal en el proceso constructivo de la obra, si bien es complementario en su importancia con el uso de la masa de terreno existente y agregada con que se materializa este proyecto. Podríamos decir que es un material al servicio de las masas de tierra, pero que acaba asumiendo la condición de acabado de todos los espacios interiores a los que se da lugar. Para poder delimitar el vaso inferior del “terrón” ilimitado es necesario recurrir al hormigón constituyendo el elemento de contención, aislante de la humedad y configurador de los límites del espacio. Para ello se recurre a un hormigón encofrado con tabla horizontal, en la que se busca una imagen natural y orgánica, donde el entablado no sigue plomos perfectos, sino que se desplazan algunas tablas, produciendo una mayor vibración de los paramentos bajo la luz. El cemento Pórtland es blanco para resistencia final HA-25, la arena lavada de río del entorno de Tomelloso, la grava 6-12 de color marrón oscuro, y encofrado tradicional de tabla de ancho entre 8 y 12 cm. Para constituir el vaso elevado, se recurre de la misma forma a un contenedor de hormigón que delimita el espacio hacia el interior, y que actúa como elemento portante, como cerramiento y como contención de la tierra de relleno que se aporta entre la camisa de acero exterior y el propio muro. La losa que cubre el espacio trabaja a flexión bajo la carga de los rellenos de tierra que soportará, reforzada por una vigas peraltadas que en su vuelo reciben la estructura auxiliar para la camisa de acero. El conjunto se concibe como un volumen continuo de hormigón que trabaja solidariamente ante todos los esfuerzos a los que se somete y que se apoya sobre unos pequeños soportes metálicos, modulados en relación a las vigas peraltadas y que apean toda la caja permitiendo el paso inferior de la luz. El encofrado en este cuerpo superior se realiza a través de tablero fenólico liso, sobre sistemas metálicos. Se sitúa sobre el tablero base de la losa un plástico para conseguir un acabado con cierto brillo en este caso. Se persigue un acabado más refinado e incólume en el volumen aéreo. Se utiliza el mismo tipo de hormigón en sus componentes, pero con arena de río pálida procedente del entorno de Malagón, y grava marrón clara. El color del vaso superior respecto del inferior es otro elemento diferenciador, además de la textura. Para encofrar la losa se recurrió a un sistema de doble tablero, superponiendo el de acabado a través de puntales sobre un tablero base. El hormigón entendido como un material que tiene sus propias leyes se ha intentado utilizar con naturalidad, asumiendo su textura, su color ( se ha prescindido de cualquier aditivo o colorante), incluso su forma, como en algún defecto del vaso inferior, y poniendo a favor de la obra su irregularidad, producto también en ocasiones de las limitaciones de la mano de obra.

Sección constructiva

1. Pilar metálico macizo de 80 mm

18. Capa de mortero de agarre

37. Placa anclaje 400.200.16 mm con 4ø12 y 2ø10 como se indica

19. Arm. reparto #ø10 100x100 mm

38. Viga de cuelgue 25 x 65

20. Separadores hormigón de 45 mm

39. Armado de piel 2ø16

2. Acabado con grava blanca (marmolina)

21. Hormigón de limpieza

40. Estribos dobles ø6

3. Luna vidrio laminar 3+3 con butiral translucido blanco,

22. Terreno natural

41. Armado inferior

23. Nervio de borde 75x30

42. Junta de hormigonado

24. Cabeza para refuerzo de pilar con losa a base

43. Armado negativo 44. A rm. refuerzo en zona apoyo pilar 6ø12 con estribos dobles ø6/25 45. Chapa acero corten 3 mm en módulos de 1500 x 3000 mm, atornillada a tubos horizontales y solapandose entre si. 46. T  ubo 70.40.4 mm formando estructura portante horizontal soldados a tubos verticales (galvanizado por inmersión)

soldado a placa en continuidad 1A. Pilar metálico macizo de 80 mm atravesando losa soldado a placa en continuidad

calce de neopreno y sellado silicona neutra sika 4. Perfil L 20.20 conformado chapa acero 2 mm 5. Placa anclaje 180.500,16 mm con 8ø10 L: 60 cms. 5A. Placa anclaje 180.500,16 mm para soldar pilar 6. Zuncho coronación muro 4ø10 corridos eø8/20 7. Arm. Refuerzo en zona apoyo pilar 6ø12 con estribos dobles ø6/25 8. Cajón chapa acero 3 mm recogendo tapa interior de chapa acero perforado øperforación 4 mm

17. Junta homigonado con “llave Berejeno” 40x25 mm

de UPN 80 entrecruzada, según conveniencia 25. Capa de piedra caliza de Valdepeñas de 30 mm a corte de sierra 26. Capa de mortero de nivelación 27. Lámina Geotextil protectora 28. Lámina impermeabilizante asfáltica pvc 1,8 mm 29. Cordón de sellado Sikaflex

11. Arm. muro mallazo #ø8 150x150 mm

30. 1/2 pie ladrillado perforado 31. Enfoscado de mortero 15 mm y pintura impermeabilizante

12. Separadores 30 mm (cara en contacto con tierra)

32. Anclaje mecanico acero inox.

13. Separadores 20 cm (cara interior)

33. Lecho de arena

14. Banda de poliestireno expandido 15 mm

34. Acabado asfáltico 8 mm

15. Solera hormigón arcilloso

35. Tapa 17 cms de acero corten 3 mm para coronación

9. Separadores grifados ø8 en cuadrícula 500x500 mm 10. Esperas 2ø10/15 L: 80 cms con estribos eø8/20cms.

16. Mallazo solera #ø8 150x150 mm

de fachada metálica 36. Armado superior

47. Tubo 100.50.5 mm formando estructura portante vertical soldado a viga y a losa inferior (galvanizado por inmersión) 48. Relleno de tierra vegetal 49. Lecho de grava drenante 50. Bandeja chapa perforada acero corten 3 mm ø perforación 6 mm con L 20.2 mm acero corten 51. Placa anclaje 200.200.16 mm con 4ø12 como se indica 52. Luminaria en continuidad 53. Arm. base superior losa #ø12 150x150 mm 54. Arm. base inferior losa #ø16 150x150 mm


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Capilla Vallejo ■ 195

Casa CI Cizur Mayor Pueblo, Navarra. España Arquitectos: Estudio Capilla Vallejo Arquitectos: Conrado Capilla Frias y José V. Vallejo Lobete · Fotógrafos: César San Millán y Ferrán Freixa · Colaboradores: Aparejador: Juan Las Navas. Ingeniero Estructura: Jesús Goñi Esparza. Domótica: Carlos Fernández. Jefe de Obra: Pedro Palomeque. Constructor: Harute Construcciones S.L. Albañilería y Hormigones: Palomeque Hermanos. Carpintería Interior Madera: Artea Carpintería S.L. Carpintería Exterior Madera: Carpintería Ezponda y Urdiroz S.L. Piedra Mampostería: Martín Mateo Cen. Metalistería: Construcciones Metálicas Larrumbe S.L. Electricidad: Montajes Eléctricos Alba Sal. Ebanistería: Artea Carpintería S.L. Piscina: Codisna S.L. Ingeniería Domótica: Ingeniería Domótica S.L. Iluminación: Proyecto Luz Sal. Cocina: Bricocina. Paisajísmo: Ars Verdi. · Proyecto y obra: 2000-2003

El proyecto nace de la concepción de la Casa y del lugar donde va a ser ubicada. Tras el concepto de Casa se arrastran ideas de permanencia o de imposición en el sitio, de simplicidad o de abstracción. Características que han inundado la forma y el material y reducen el edificio a un basamento de piedra sobre el que se apoyan dos volúmenes. Uno esbelto y transparente de tablón de madera y otro pesado y opaco de hormigón visto. La Casa Palacio de Sarasa ubicada con idéntica orientación que la que ahora acometemos pero un valle más atrás hacia el norte, sirvió de inspiración y de apoyo incalculable en los comienzos de la andadura de esta casa. Aquella se perdió pero esta recogerá su testigo con la valentía y el carácter de permanencia que nos enseñaron sus muros. Sirvan estas palabras de agradecimiento y sincero homenaje a esos maravillosos ejemplos de Arquitectura que a veces no respetamos y casi siempre ignoramos.” El lugar presentaba dos percepciones distintas. Hacia el sur entre las cubiertas de las casas cercanas se deja ver la Sierra de Erreniega, El Perdón y en su falda la Cendea de Galar y el Valle de Elorz. Al norte el paisaje es urbano y nuestra fachada de entrada vuelca a una plaza. La respuestas también son distintas, apareciendo todos los huecos en la fachada sur y componiendo una estructura abstracta a la plaza dotando de representatividad a una de las pocas piezas urbanas de estancia que tiene el Casco Antiguo. Al oeste el volumen de hormigón cabalga sobre el muro de piedra que quiebra antes y marca el comienzo de la calle que baja al asentamiento de reciente creación. Aquí una vez iniciada la bajada el edificio se retranquea y se transforma en un discreto cierre para dar paso a una superficie ajardinada de protección a la manera que lo hace la mejor arquitectura del pueblo. Esta descompresión rompe la alineación continua de la calle, crea el acceso rodado a la casa y prepara la llegada a la plaza desde abajo. La piedra construida con junta seca, orientada al norte, dejará crecer el musgo entre sus grietas y protegerá con su aplomo y permanencia el resto de la casa que se refugia detrás. Los otros dos volúmenes, de geometría clara y sin concesiones a la opulencia, rememoran el granero y la casa de tantas Casas-Palacio que aun se mantienen desafiantes por toda la geografía española y muy en particular en Navarra.

El edificio consta de dos volúmenes bien diferenciados, la pieza transparente ubicada en la dirección norte-sur que se dedicará a estudio y que tiene una ocupación en la planta sótano mayor que su propia proyección. La otra pieza orientada en la dirección este-oeste alberga un programa de vivienda que tiene su acceso principal desde la conexión con el volumen del estudio a través de un zaguán con aseo. Esta articulación conecta los dos programas del edificio. En la vivienda nos encontramos con el salón y la zona de comunicación con la cocina comedor. En este paso se incluyen los accesos a los tres dormitorios de la vivienda que se desarrollan en planta baja con vestidor, baño y dormitorio en planta primera. El dormitorio principal tiene en su planta primera una terraza solarium.

Hormigon: En este caso el edificio es su exterior esta compuesto por tres materiales, piedra, hormigón y madera. La piedra, mampostería con junta seca, prácticamente limita la parcela a modo de límite de propiedad –de tradicional cerca- que acota un espacio. La madera se utiliza para ejecutar una celosía que protege del soleamiento el espacio único de la biblioteca. El hormigón se constituye de nuevo como el material que encierra el lugar de habitar, en este caso los paneles fenólicos del encofrado producen un hormigón liso y unitario que conforma todo el recinto de la casa. Únicamente cuando este desaparece para que entre la luz, aparecen los vidrios de las carpinterías.


196 ■ CIAB III

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Capilla Vallejo ■ 197


198 ■ CIAB III

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Capilla Vallejo ■ 199


200 ■ CIAB III

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Capilla Vallejo ■ 201

Casa GB Señorío de Gorraiz, Navarra. España Arquitectos: Conrado Capilla Frias y José V. Vallejo Lobete·Contratista: Construcciones Armendia S.L. · Colaboradores: Aparejador: Enrique Munguira Elizondo. Ingeniero Estructura: Jesús Goñi Esparza. Cubiertas: Rosaz S.L. Carpintería Metálica: Metaldeco S.L. Carpintería Exterior: Alumar. Vidrio: Echeveste. Carpintería Madera: Artea Tabiquería pladur: Aislatec. Calefacción y fontanería: Biar. Electricista Elektrandia. Escayola Iguzquiza. Piedra: Euro.Bogar. Parquet Interior: Ispania. Parquet Exterior: Parkestil. Pintura Interior: Brill Navarra S.L. Pintura Exterior: Oscar Salcedo. Pavimentos Exteriores: Pavimentos San Cristóbal. Jardinería: Ars Verdi. Cierre Exterior: Arpasa. Piedra Exterior: Santiago Villamarín. Cocina: Bulthaup · Proyecto y obra: 1997-1999

Este proyecto se sitúa en las afueras de Pamplona, sobre una estrecha parcela orientada en dirección norte sur. Su ubicación sobre una loma es la responsable de la exposición a los frecuentes vientos del Noroeste, pero también favorece las vistas sobre el Valle de Egüés, un valle pirenaico, todavía bien conservado y sobre los montes del norte. Los propietarios, una joven pareja con un modo de vida propio, plantearon un programa de necesidades al margen de convencionalismos en el que era importante la privacidad. El edificio se plantea de forma abstracta como la superposición de dos prismas rectos. Uno, apoyado en su base mayor, se asienta sobre el terreno para modelarlo y constituirse en la plataforma donde se apoya el segundo. De la intersección de ambos, surgen los huecos que iluminan las comunicaciones de la planta baja. Desde el exterior, la presencia de la casa plantea varias incógnitas; la ausencia de huecos y la utilización del hormigón como único material dificultan las referencias confiriendo al edificio una escala indeterminada que contrasta con la arquitectura “residencial” del entorno inmediato. El acceso desde la parte “trasera” de la casa se propone como una secuencia de diferentes matices en la aproximación. La fachada sur se separa de la calle mediante una plantación regular de lavandas en primer término. El azul de sus flores resalta sobre el gris verdoso. Al atravesarlas, el recorrido se inicia ascendiendo ligeramente hasta descubrir los montes en la lejanía para luego vernos obligados a girar hacia la izquierda sobre una dura y venteada plataforma y más tarde descender hacia el patio creado entre la propia casa y el muro de contención del terreno. Ese patio aloja la piscina y, -en contraste con la geometría del edificio-, un madroño centenario. Cruzando en sentido transversal se encuentra el acceso principal. Interiormente los espacios se articulan a partir de un vestíbulo cuadrado –el mismo en las dos plantas- del que surgen todas las comunicaciones. En la planta baja, cuatro puertas permiten la comunicación con el dormitorio de invitados y aseo de visitas, con el paso de comunicación hacia la zona de garaje, con la cocina y el almacén. El paso hacia la zona de salón y el comedor se realiza bajo la doble altura del espacio que aloja las escaleras. El porche hacia el patio sur protege del excesivo soleamiento. Hacia el norte el jardín se plantea como una prolongación del paisaje del fondo. La planta superior se distribuye de modo similar a la planta baja. Del núcleo cuadrado arrancan los caminos de los dormitorios de los hijos -tres dúplex-, hacia el sur. Hacia el norte y las vistas al valle, el dormitorio principal y sobre éste, la biblioteca, que a su vez vuelca sobre el propio distribuidor-estar.

Al exterior, los alzados laterales son conceptualmente diferentes; hacia el este los dormitorios abren muchos huecos pequeños para salvaguardar su intimidad ante la vivienda cercana; hacia el oeste un único hueco de grandes dimensiones manifiesta la presencia del cuarto de estar familiar, centro de la vivienda, al que convergen todos los pasillos. El salón y el dormitorio principal se abren hacia el valle de un modo más evidente. Todo ello planteado mediante cierta sobriedad constructiva y la adaptación racional a la topografía junto al recurso a ciertos arquetipos de lo vernáculo, tanto en lo inmaterial, la idea de casa, como en cuestiones más tangibles, el muro de contención construido con piedra reciclada. El tratamiento de la zona de parcela no ocupado por la casa, los lindes laterales obligados por la normativa urbanística y el jardín de acceso, participa siempre de una voluntad de homogeneización en la búsqueda de superficies abstractas y simultáneamente de poco mantenimiento. La parcela orientada norte-sur, se diversifica en cuanto a sus especies. En la zona de acceso orientado al sur nos separa de la calle una plantación de lavandas. La forma ramificada de esta planta y su follaje compacto color gris verdoso crean una superficie homogénea y ondulante, mucho más profunda que la de la hierba, a la que en verano se le superponen los matices creados por sus flores azuladas. En contraste, en el jardín orientado al norte, más sombrío pero con espléndidas vistas en la lejanía, se plantean grupos de abedules, árboles pirenaicos y nórdicos que generan una sombra ligera pero suficiente como para crear líquenes y musgos. Bajo los abedules, crecen también los acebos silvestres. Esos mismos acebos son los arbustos introducidos en el largo patio de grava blanca que ilumina el corredor de acceso y la cocina. Dentro del patio de la piscina, un madroño centenario retuerce sus ramas en contraste con la geometría del edificio. Este madroño junto al recubrimiento de la piscina –piedra cuarcita gris celeste- que tiñe sus aguas confiriéndole un cierto carácter de mar Cantábrico son referencias directas a las ciudades de nacimiento de los propietarios. El recorrido de acceso se plantea de modo que las cosas no sean evidentes. Así al llegar a la plataforma de acceso, hay que sortear el volumen de hormigón que aloja al lucernario de la piscina interior para luego descender hacía el patio y sortear la piscina exterior. De igual modo la conexión del vestíbulo con la zona de salón y comedor se realiza atravesando el único espacio de triple altura de la casa que en ese momento se descubre a los ojos de los invitados. Las escaleras planteadas como dos fronteras de niveles de privacidad -siempre empiezan más estrechas de lo que acaban- son las dos únicas líneas, a su vez paralelas que no pertenecen al sistema geométrico que genera la casa.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Capilla Vallejo ■ 203

202 ■ CIAB III

Axonométrica

Planta baja

Alzado oeste

Alzado este

Sección 2

Sección 3

Sección 4

Sección 5

Planta primera

Planta segunda


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Capilla Vallejo ■ 205

204 ■ CIAB III

Sección 1

Alzado Norte

Sección 6

Hormigon: El hormigón se encofró de dos modos diferentes en función de la zona que se construía. Sección 7

Todo el volumen horizontal, el prisma que genera el basamento hasta la cota +4,00 se encofró con paneles fenólicos, acusándose las juntas verticales cada metro. Así está construido todo el perímetro del espacio de estar de la casa desde los muros que contienen el patio norte hasta los limites de la piscina exterior que contienen la escalera descendente de acceso al patio. El volumen superior, donde se ubican todos los dormitorios se encofra con tableros de madera grapada con un formato de 200 x 50 cm colocados horizontalmente.

Alzado Sur

La textura de este hormigón acusa las formas y los nudos de la madera y con juntas de modo que el aspecto es mucho más rugoso y la proporción 200 x 50 cm se utiliza en toda la composición de ese volumen.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Fernando Zaparaín Hernández ■ 207

206 ■ CIAB III

Planta baja

Centro residencial de día “ASPAYM” Valladolid. España Arquitectos: Javier López de Uribe y Laya, Fernando Zaparaín Hernádez, Fermín Antuña Antuña y Mª Ángeles Álvarez · Arquitecto Técnico: Lucio Monje Ahijado (Dirección ejecución de obra) · Equipo de obra: Concha Rodríguez y Enrique Saiz (jefes de obra) Valentín de Paz (encargado de obra) Álvaro Benito (ayudante de jefe de obra) Promotor: ASPAYM Castilla y León. · Constructora: Begar S.A. · Proyecto: 2003 · Ejecución: 2004-2005

El solar tiene una sola fachada a la calle en su lado más estrecho, situado al este. Los otros tres linderos son medianeras. Debido a esta configuración alargada y a la necesidad de acumular casi todo el programa en planta baja por razones de accesibilidad, se ha optado por un sistema de tapiz que extiende la edificación por toda la parcela y que permite el acceso restringido de ambulancias y vehículos de emergencia a los accesos de las dos zonas en que se divide el edificio: un Centro de Día en la parte de la única fachada disponible a la calle Treviño, y un Centro Residencial en el fondo de la parcela. De cara a la calle y a las medianeras, el edificio se defiende del entorno residencial anodino, mediante una apariencia opaca y escultórica. Hacia adentro, se generan cajas de luz, prolongaciones del interior en los patios, y superposiciones de las perspectivas, intentando combinar fluidez e independencia. Los materiales se emplean en combinación con los lucernarios y ventanas de patios, para crear una atmósfera cambiante, que aporte experiencias diversas. Ya que los residentes pasarán en el edificio muchas horas, se ha intentado que puedan encontrar rincones siempre diferentes, sin que se repita continuamente la misma configuración. En los pasillos las fuentes de luz indirectas o al fondo del recorrido, los quiebros y las divisiones, pueden ayudar a romper la monotonía diaria. Todo ello persigue estimular sensorialmente a los ocupantes del edificio. La fachada a la calle es de hormigón visto, con fuertes texturas de encofrado. En las medianeras y fachadas interiores se emplea el enfoscado pintado en diversos tonos de gris y rojo. Las zonas de dormitorios se revisten con una fachada ventilada de vidrio translúcido, con piezas que se separan más donde hay ventanas. Se ha pretendido que la luz cenital e indirecta sea la protagonista. Esto se consigue con la relación paradójica de dos recursos opuestos: compacidad exterior y transparencia interior. Se entiende que al desarrollarse todos los usos en un mismo nivel de suelo, la diversidad volumétrica de la sección y la diferenciación funcional debe proceder de las variaciones del techo, mediante la inclusión de lucernarios (en las aulas) o la creación de espacios más altos (en hidroterapia y rehabilitación). El Centro de Día se ha pensado como centro de atención integral y continuada para cuidados recuperadores y asistenciales, centro permanente de formación y capacitación profesional, terapia ocupacional, organización del ocio y tiempo libre, cultura y bienestar, fomentando la relación y participación de los discapacitados en la vida y actividades del centro. Se ha proyectado una zona de habitaciones conectada con el Centro de Día pero con entrada propia desde la calle. Esta zona residencial incluye cuatro módulos autónomos, cada uno de diez habitaciones individuales con baño propio. Los módulos están concebidos de manera que haya cierta irregularidad en sus zonas comunes. Los pasillos son cruzados, con dos alas de habitaciones, y se agrandan al llegar a la sala de estar de cada módulo.

Planta primera


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Fernando Zaparaín Hernández ■ 209

208 ■ CIAB III

Alzados y Secciones


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE 210 ■ CIAB III

Centro de Salud CMS San Blas Madrid. España Arquitectos: Estudio Entresitio: María Hurtado de Mendoza Wahrolén, César Jiménez de Tejada Benavides y José María Hurtado de Mendoza Charolen · Colaboradores: Jorge Martínez Martín, Laura Frutos Campelo, Vicent Rodríguez, Fabrice Quemeneur, Filipe Minderico, Clara Rodríguez y Marco Plazzogna · Estructura: Geasyt S.A. · Instalaciones: Geasyt S.A. · Arquitectos Técnicos: Juan Carlos Corona Ruíz, Santiago Hernán Martín · Promotor: Madrid Salud. Organismo Autónomo del Ayuntamiento de Madrid· Constructora: J. Quijano Construciones S.A. · Superficie construida por planta: Planta cubiertas 94,74. Planta baja: 1.104,99 · Total Superficie construida: 1.922.63 · Fotografía: Roland Halbe ©

El centro de salud de San Blas plantea la idea o premisa de “edificio desubicado” como una forma eficaz y rotunda de desarrollar un programa funcional sanitario en un entorno poco relevante. Para acentuar el valor espacial interior recurrimos a la lecorbuseriana idea de “conciliación de contrarios”. Se antepone la imagen hermética y pesada al exterior, al espacio abierto y ligero del interior. El programa del centro de salud se desarrolla de manera extensiva en una sola planta baja. Las distintas dependencias del programa se ordenan generando una parrilla ortogonal irregular poco densa, donde 13 patios se distribuyen al tresbolillo entre las estancias públicas y privadas siguiendo tres corredores paralelos. En oposición a este sistema ligero, atomizado por los patios, la fachada rotunda y pesada se concibe como una masa continua y ciega de hormigón visto. Idea de pesadez que se refuerza con una textura rugosa formada por encofrado de tablas de madera horizontales. La inexistencia de huecos en los paños verticales de la envolvente exterior hace que la relación interiorexterior del edificio se produzca verticalmente, casi con el firmamento. Los vidrios no definen patios sino huecos en la fachada horizontal de la concha exterior del edifico y se crea una relación vertical que permite generar un espacio interior isótropo. Las cualidades de transparencia y especulares del vidrio multiplican las visiones por simetría reflejada, así mismo las cualidades de reflexión de los paños verticales de azulejo azul colocado con juntas terciadas a modo de escama ayudan a producir un ambiente interior espacioso y luminoso, casi como si se introdujera el firmamento en el interior. El corredor se disuelve, deja de existir como una estructura lineal de conexión tradicional donde la ordenación alterna de espacios vacíos y estanciales de carácter público permite una relación débil entre las coordenadas “x” e “y” del espacio. Se establece una relación de opuestos entre la fachada exterior y el espacio interior, una síntesis entre lo intelectual y lo experimental, lo clásico y lo pintoresco. Entendiendo aquí lo clásico como lo relacionado con el mundo platónico donde lo que interesa son las formas puras que contienen lo que persiste como ideal. Por pintoresco no nos referimos a la fragmentación, decadencia o estado ruinoso típicos del pintoresco ingles del siglo XVIII, sino que una ordenada agrupación de elementos del programa en planta se revela como fragmentos que dan al observador la percepción temporal y cinética del espacio típica del pintoresquismo, según describe Le Corbusier cuando analiza la calibrada secuencia de vista de la Acrópolis descrita por Choisy o incluso, salvando las diferencias porque el espacio arquitectónico no se percibe proyectado sobre una pantalla plana, según las filmaciones, “montage”, del cineasta vanguardista ruso Einsentein. En definitiva, en el momento de gestación de este proyecto intentábamos profundizar en una, de entre las maneras posibles, de relacionar esa forma experimental y sensorial de concebir el espacio y la tentadora manifestación espacial de la forma pura; entre sensación y geometría.

Hormigón armado El empleo del hormigón armado es determinante de la imagen de este edificio, en el que estructura y cerramiento son prácticamente la misma cosa. Se han ejecutado un total de 2.000 m2 de muros de hormigón, encofrados a dos caras con paneles modulares de 0.90x2.70m. En las caras vistas, la textura de acabado se ha realizado a base de tabla de madera de 10cm clavada directamente sobre el tablero fenólico del panel modular. Se ha evidenciado la irregularidad del espesor de la tabla según viene del corte, de manera que el acabado es “fuertemente texturado”. Aunque lo contrario de “terso” es “rugoso”, parece que en este caso la rugosidad sería algo perteneciente a una escala distinta de la de las fachadas del centro de salud, o quizá sería una rugosidad demasiado ordenada para ser considerada como tal. En cualquier caso, nos gusta pensar que estas irregularidades en el espesor de la tabla hacen de los muros algo más vivo, que traduce de alguna manera la energía del proceso constructivo. El empleo de paneles de 0.90x2.70 ha estado determinado por la posición de los espadines, que se han ejecutado “sin chupete”, y se pretendían alineados tanto en vertical como en horizontal de manera ritmada. Como siempre que se emplea un sistema modular, ha sido necesario resolver piezas de ajuste, cuya dimensión se limita entre 0.30 y 1.20m para evitar la existencia de franjas verticales demasiado estrechas, que se han encofrado con paneles fenólicos cortados a medida. El hormigón empleado en la obra es HA-30, árido 20 y consistencia plástica, realizado con cemento gris y sin ningún tipo de colorante.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Entresitio ■ 213

212 ■ CIAB III

Planta baja E: 1/250

Alzados E: 1/250

Secciones E: 1/250


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

J. Francisco Serrano ■ 215

Terminal 2 Aeropuerto Internacional Benito Júarez Ciudad de México D.F. Arquitectos: Serrano Arquitectos y Asociados S.C. J. Francisco Serrano, Susana García Fuertes, Pablo Serrano Orozco, Maestro en Ciencias Luis Sánchez Estrada · Constructor: Ingenieros Civiles y Asociados S.A. de C.V. (ICA) GUTSA S.A. de C.V. · Cliente: Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) Arq. Ernesto Velasco (Director General) · Fecha Construcción: 2005-2007

La Nueva Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México forma parte del Sistema de Aeropuertos Metropolitanos de la ciudad de México, consiste en un macroedificio de gran presencia en la Ciudad. Es la Puerta de entrada y salida al país. El partido consiste en un Gran Patio Circular de fácil acceso y salida, espacio único abierto y cubierto, vestíbulo, a través del cual se entra a la Terminal, al Hotel y al estacionamiento. La Terminal, en forma de “U”, dos “dedos”, el norte internacional y el sur nacional, cuatro niveles, cumpliendo con la separación de flujos de llegada y salida requerida por las autoridades del aeropuerto. En planta baja las llegadas, en el primer nivel las salidas, en un nivel intermedio, el abordaje a los aviones; en el segundo nivel los salones VIP y servicios de apoyo a los pasajeros y el hotel de 305 habitaciones en tres niveles, ubicado sobre el Gran Patio. El edificio de estacionamiento de siete niveles, tiene capacidad para 2.400 automóviles. Tiene una superficie construida de 240.000,00m2, dará servicio a 12 millones de pasajeros por año y su construcción se realizó en tan solo 28 meses. Se ubica en una zona que originalmente era el Lago de Texcoco por lo que la cimentación es profunda con pilas a 60m de profundidad. La estructura es de acero y hormigón. El Gran Patio de armaduras con claros hasta de 85m. En la Terminal la estructura metálica evitó la cimbra de las losas y sus columnas fueron coladas en hormigón blanco cincelado para obtener la inercia necesaria para sismo. El estacionamiento es de estructura precolada de hormigón. Las fachadas son grandes precolados de hormigón blanco cincelado de 6 a 15m de largo por 1.50m. de ancho y 0.20 m de espesor, los cuales tienen perforaciones de 0.30 m de diámetro, a cada 0.75m. Los precolados fueron realizados en sitio. El edificio tiene luz natural a través de las fachadas precoladas y los domos en las azoteas, permitiendo que los espacios tengan una generosa iluminación sin ganancias térmicas. Cuenta con sistemas que permiten ahorro en el consumo de energía, por ejemplo en el aire acondicionado de las salas de última espera que tiene equipos que permiten acondicionar solo los primeros tres metros de altura, el resto no tiene aire acondicionado. Se tiene una planta de tratamiento del agua, así el riego de las áreas ajardinadas se hace con agua tratada. Todos los materiales de acabados son de bajo mantenimiento. Tiene un centro de información “data center” que permite el control de todos los servicios, agua, electricidad, circuito cerrado de televisión, voz, datos, etc., siendo en este aspecto la terminal áerea más moderna de Latinoamérica.

Plano de Conjunto


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

J. Francisco Serrano ■ 217

216 ■ CIAB III

Planta de llegadas Nivel ±0.00

Planta Aeropuentes Nivel +3,75

Planta de salidas Nivel +7.50

Planta Salas V.I.P. Nivel +11.25


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

J. Francisco Serrano ■ 219

218 ■ CIAB III

Planta Baja Hotel Nivel +22.50

Planta Baja Hotel Nivel +26.25


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Marisol Vidal ■ 221

220 ■ CIAB III

Austria en Hormigón: XL | XS Marisol Vidal

Aun siendo un país relativamente pequeño en superficie y población, Austria presenta una producción arquitectónica contemporánea en hormigón visto tan numerosa como difícil de clasificar, debido a la coexistencia de múltiples lenguajes formales y aproximaciones teóricas. Es por esto que para esta primera toma de contacto, me concentraré en unos pocos proyectos de la mayor (XL) y la menor escala (XS) en entorno rural. Esta omisión consciente de una gran parte de la substancia construida en este país permitirá enfocar mejor los denominadores comunes y abrir una primera ventana a la producción arquitectónica austríaca en hormigón armado, presentando algunas de las consecuencias estéticas de las características físicas (clima, topografía...) y culturales de este país.

Asímismo, la voluntad escultórica y abstracta de los objetos arquitectónicos tiene que lidiar con temperaturas extremas en el exterior, unos estándares de confort interior altos y una normativa energética muy restrictiva. Los sistemas de capas especializadas con aislantes de gran espesor son casi la única alternativa para cumplir estos requerimientos. En el caso del hormigón visto en el exterior, la simplicidad se vuelve extremadamente complicada y conseguir objetos monolíticos, acristalamientos enrasados o cohesión visual entre los paños horizontales y verticales llega a exigir un gran virtuosismo en el detalle y la ejecución, con el consiguiente peligro de acabar convirtiendo el detalle en un fin en sí mismo. En los proyectos escogidos, podremos ver diferentes actitudes al respecto y sus consecuencias estéticas en el objeto construido.

XL | arquitectura del paisaje El paisaje como hecho topográfico y como artificio simbólico juega un papel esencial en Austria y determina junto con la tradición cultural y musical su imagen proyectada al exterior a través del turismo. Las primeras obras realizadas en hormigón en el país fueron intervenciones en el paisaje: puentes, presas, contenciones de avalanchas, etc. La céntrica situación geográfica del país en el contexto europeo se ha visto reforzada con la ampliación de la Unión Europea, devolviendo a las infraestructuras un papel central en la redefinición del paisaje y en el volumen de inversiones. En Austria podemos encontrar numerosas empresas punteras del sector más tecnológico del hormigón (túneles, puentes, sistemas de encofrados, pavimentos para autopistas blancos, silenciosos y resistentes a heladas...) cuyos avances en este campo consiguen dar el salto a la construcción civil con relativa facilidad. Esto conlleva un gran interés de las empresas del sector por la investigación y el desarrollo de nuevos métodos y técnicas, lo que desemboca en una calidad de la ejecución bastante superior a la media europea a precios relativamente competitivos incluso para proyectos de pequeña y mediana escala.

Piscina cubierta, Klein-Pöchlarn, Baja Austria Gernot Hertl, 2002. Foto: Paul Ott

La principal característica estética heredada de las infraestructuras del paisaje es sin embargo una marcada tendencia escultórica, basada en una geometría definitivamente abstracta pero a menudo con una cierta componente biomorfa. Esta esculturalidad conlleva a su vez un tratamiento arquitectónico del material más rico en matices que su aséptico equivalente en la ingeniería. Esto deriva en muchos casos en una paradoja, ya que hoy en día a menudo se trabaja contra la perfección de las superficies ofrecida por la industria, en búsqueda de una mayor expresividad.

XS | arquitectura del detalle En Austria conviven dos tradiciones constructivas. En las regiones más occidentales y alpinas existe una larga y afianzada tradición artesanal en madera, donde la simplicidad y la lógica constructiva de este material marcan una estética que se traspasa a otros materiales. En esta zona, la abstracción se deriva de la herencia artesanal. Al este, en Viena y las regiones colindantes, la tradición arquitectónica estuvo primero asociada a las fuentes de poder del Imperio y desde el siglo XX a las vanguardias europeas de la modernidad. Esta concepción, más representativa y cargada de contenidos culturales y sociales ha derivado también en una alta abstracción, pero en este caso como consecuencia lógica de una teoría estética e incluso moral (recordemos el Ornamento y Delito de Adolf Loos). En la mayoría de los casos, e independientemente de la zona geográfica, la abstracción se construye a base de juegos geométricos en los que las superficies y su despiece juegan un papel fundamental a la hora de construir la idea espacial.

Quiosco en el Staufensee, Dornbirn, Vorarlberg Judith Wellmann & Martín Ladinger, 2005 Foto: Nina Baisch


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Bruce S. Fairbanks ■ 223

222 ■ CIAB III

Se ha realizado un conjunto unitario formado por dos cuerpos diferenciados, que responden a necesidades funcionales y constructivas diversas. Se ha concebido un edificio denominado ‘de control’ en el lado Este de la parcela, que alberga el Centro de Control Regional TACC (Centro de Control de Área Terminal), áreas de descanso y oficinas. Este volumen se conecta con la torre situada al oeste, cuyo fuste queda desplazado del edificio aunque conectado a él, buscando una mejor expresión formal al señalarse como elemento separado. La unión entre la torre y el edificio se concreta en un hall de acceso en doble altura y asegurar una perfecta comunicación con las dependencias del edifico. Edificio Control El cuerpo de oficinas se concibe como un prisma rectangular rematado en sus fachadas este y oeste por una fachada con una cámara amplia, lo que permite una intensa y eficaz distribución de instalaciones y servicios entre los diferentes niveles, así como albergar las instalaciones necesarias para la climatización de los distintos espacios. El edificio puede crecer en un futuro con suma facilidad, extendiéndose hacia el norte y el sur siguiendo el mismo patrón del proyecto original.

Nueva Torre de Control Aeropuerto de Lavacolla Santiago de Compostela, Galicia. España

En planta baja se ha previsto la zona de Energía, de Gestón de Operaciones de la Torre de Control, así como dependencias de uso común (cafetería, instrucción, etc). Las distintas necesidades que tiene el programa albergado en el edificio, dieron lugar a dos partes claramente diferenciadas. Por un lado se desarrolla la zona destinada a Energía, Sala de Equipos y Sala de Operaciones del TACC, con tres plantas de 5,40 m. de altura y una luz entre apoyos de 14,40m., lo que permite tener una holgada instalación de falsos techos y suelos técnicos, así como plantas diáfanas. Por otro lado se desarrollan las zonas destinadas a uso administrativo y zonas de descanso, en cuatro plantas de 3,60 m. de altura, acordes a la distribución que se realiza en esta zona. Las únicas plantas comunes a ambas zonas son la planta baja y la planta primera.

Cliente: Aena. Director Expediente: Miguel Jurado (Ingeniero aeronático). Proyecto: 2003 Obra finalizada: 2007. ·Superficie Total: 4829,10m2 · Altura de Torre: 51,46 m2. PROYECTO: · Autores del proyecto: GOP Oficina de Proyectos S.A. · Arquitecto: Bruce S. Fairbanks · Dr. Ingeniero Aeronáutico: José Meseguer Ruiz · Arquitectos colaboradores: Ana Guasp Martín, Sergio García Gamo y Santiago Sánchez Vázquez · Estructuras: Valladares Ingeniería S.L. · Instalaciones: Juan Cruz Cañabate (Ghesa) · Presupesto: Pedro Román Bartolomé Herrero · Seguridad y Salud laboral: Sonia Ruano Bernal · Estudios Aerodinámicos: IDR (Instituto Ignacio da Riva) · Estudios de vidrio estructural: Tim Macfarlane · Ensayos vidrio estructural: Asier Marztegi (Cidenco). OBRA: · Drector de obra: Aena. Miguel Jurado Chacón (Ingeniero aeronáutico) · Asistencia Técnica Arquitectura: Bruce S. Fairbanks (Arquitecto). Eduardo Montero Fernández de Bobadilla (Director de calidad). Valladares Ingeniería (Ingeniería Civil e Instalaciones). Redesco y Dewhurst Macfarlane and Parthers (Vidrio estructural) · Asistencial Técnica de Control y Vigilancia: GOC. Enrique Torrente y Olga Lago · Empresa Constructora: Dragados S.A. Director Servicio Obras Aeroportuarias: Antonio Marabini (Ingeniero Aeronáutico). Jefe Obra: José Luis Corujo

La planta primera se destina a la Sala de Equipos y la zona de Mantenimiento de la Torre de Control, aprovechando la conexión directa que tiene esta planta con la Torre. También se encuentra en esta planta la zona de descanso que comparte el personal de la torre y el del TACC.

Comunicación en este Congreso a cargo de Eduardo Montero Fernández de Bobadilla Plano de situación. Escenario actual

En las semiplantas segunda y cuarta (Zona administrativa) se localizan las dependencias de Gestión de Control del TACC, y las de Gestión Técnica del Área de Mantenimiento del Sector Noroeste. En la semiplanta tercera, con una conexión directa con las plantas anteriores se desarrolla la Sala de Operaciones del TACC. Edificio Torre La torre de control se eleva hasta situar el suelo del fanal a la cota 408, es decir 46,26 metros por encima de la planta baja. El diseño del fuste se desarrolla a partir de la estricta geometría del fanal, buscando la expresividad de la forma resistente y de los materiales empleados. Seis esbeltas pantallas de hormigón visto nacen en planta baja y van aumentando su canto hasta llegar a la base del fanal, recogiendo también las dos plantas inferiores que sobresalen formando voladizos. De esta manera se compone un remate de escala y proporciones adecuadas a la coronación del conjunto. La forma de las pantallas resistentes permite la construcción de una doble escalera que resuelve en el mínimo espacio la evacuación de las plantas altas. Dos ascensores panorámicos completan la comunicación en toda la altura de la torre y del cuerpo de oficinas. El programa característico de la torre de control se ha resuelto con dos plantas por debajo del fanal, destinadas respectivamente a Descanso/Aire Acondicionado (cota +397,02) y a Salas para Equipos de comunicaciones (cota +401,70), disponiendo además de una pequeña entreplanta (cota +404,94).


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Bruce S. Fairbanks ■ 225

224 ■ CIAB III

Planta Baja

Sección Transversal Edificio Base

Sección Transversal

Edificio de Control - Estructura


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Carmen Ferrer Ribera ■ 227

226 ■ CIAB III

La huella del hormigón. De Fisac a Herzog & de Meuron

Hormigón textil El centro deportivo Pfaffenholz, que se encuentra situado en la parte francesa de las afueras de Basilea, fue uno de los edificios en que iniciaron sus investigaciones sobre la impresión de imágenes. El método de impresión como tal existía, pero Herzog & de Meuron empezaron a adaptarlo y a utilizarlo para imprimir fotografías en el hormigón.

Carmen Ferrer Ribera La pregunta planteada por el arquitecto Miguel Fisac, ¿Cuál es la huella genética del hormigón?, enmarcada en su búsqueda por conseguir la expresión plástica más adecuada para este material, es el punto de partida de la presente reflexión. Al ser un material de origen blando, el hormigón adquiere y hace propia la textura que le proporcionan las paredes del molde en que se vierte. Ordinariamente, se suele considerar como textura más adecuada la propia de la madera, material con que generalmente se construye el molde.

El edificio está formado por una gran sala divisible en dos gimnasios y una zona de accesos y vestuarios. La forma cúbica de la sala está revestida de enormes placas de vidrio de color verde que, gracias a un proceso especial de impresión, actúan como filtro de la luz solar que penetra en el interior. El área de vestuarios está realizada en hormigón vertido in situ. Tanto la cara interior de la cubierta como las fachadas longitudinales y el pavimento de la plaza se recubren de planchas prefabricadas de hormigón cuya superficie ha recibido un tratamiento especial que les da un aspecto rugoso y les confiere una apariencia de imagen fotográfica. De este modo, la superficie del hormigón que constituye el punto de transición entre interior y exterior, adquiere un aspecto más delicado, casi textil.

Pero, de este modo, el hormigón no transmite su cualidad característica, y fundamental en opinión de Fisac, el ser un material blando. Por ello buscó un tipo de encofrado “que dejara la huella genética de su primitivo estado: el hormigón es el único material que llega a la obra en su estado plástico blando, que se vierte en un molde” [1]. Este fue el origen de sus investigaciones sobre encofrados flexibles desarrolladas en la última etapa de su carrera, etapa no del todo apreciada en su momento, pero que ha sido rescatada y puesta en valor en la actualidad.

El tratamiento de la superficie de hormigón hace que el carácter volumétrico del proyecto pierda importancia en favor de las superficies: campos de juego, pavimentos y fachadas. Se produce un juego de contrarios entre el efecto de ligereza del hormigón estampado de este modo, y el aspecto pesado y opaco del vidrio, provocando cierta ambigüedad buscada por los autores:

La comunicación parte de retomar la pregunta hecha por Fisac sobre “la huella del hormigón”, y buscar respuestas en el panorama actual de la arquitectura, en concreto, en las propuestas de Herzog & de Meuron. En su investigación sobre los materiales, este equipo de arquitectos se ocupa del mundo material, intentando entender qué es la materia, qué significa y cómo utilizarla para mejorar sus cualidades específicas.

Centro deportivo Pfaffenholz en St. Luois / Haut-Rhin, Francia. 1989-1993

Nacidos ambos en Basilea en 1950 y formados en la ETH de Zúrich, Jacques Herzog y Pierre de Meuron iniciaron su trayectoria con pequeñas obras donde las formas y los materiales tradicionales adquirían nuevos significados. En poco más de dos décadas de trabajo, su estudio ha producido ya centenares de proyectos, encontrándose entre ellos varias de las obras más sobresalientes del último cuarto del siglo XX, lo que les ha hecho merecedores del premio Pritzker de arquitectura, que les fue otorgado en 2001.

Hormigón pétreo Muy diferente es el aspecto del hormigón utilizado por los autores en otra obra cercana, el Almacén Expositivo para la Fundación Emanuel Hoffmann. Este tipo de edificio, llamado Schaulager, aprovecha al máximo el uso de las paredes y los suelos para almacenar las obras, por lo que requiere menos espacio que un museo tradicional.

Sus realizaciones han llegado a definir una manera de entender la arquitectura cuyo mayor atractivo reside en el contraste entre la sencillez de las formas y la elocuencia de la materia. Ese camino que los suizos iniciaron a principios de los ochenta les ha llevado a diseñar pieles cada vez más refinadas e insólitas, como el hormigón estampado con técnicas de impresión fotográfica del polideportivo Pfaffenholz y de la biblioteca de Eberswalde, el vidrio serigrafiado del almacén para Ricola en Mulhouse, o la piel de gaviones de las bodegas Dominus en California, mostrando que la exploración de las cualidades físicas de los materiales es una fuente inagotable de expresión plástica.

Consecuencia de todo ello, los autores buscan una arquitectura que visualice el almacenamiento y el apilamiento de arte en varios pisos, y que ofrezca una impresión de durabilidad y solidez, en contraste con otros almacenes de construcción más ligera. Los muros están compuestos por capas de hormigón comprimido. Estas capas de material no sólo ofrecen una visualización directa de la carga y el apilamiento, sino que, debido a su gran inercia, también desempeñan un papel esencial en la regulación de las condiciones ambientales en el interior. El carácter urbano y público de la pieza, enfatizado por su zona de acceso, hacen que el Almacén Expositivo no sea sencillamente una nave anónima de las afueras de la ciudad, sino más bien un emplazamiento indudablemente activo y atractivo.

“El precepto de Aldo Rossi, “la arquitectura es arquitectura”, parece provocativamente ingenuo, pero en realidad indica algo que todavía hoy resulta vital para nosotros: la arquitectura sólo puede sobrevivir como arquitectura en su diversidad física y sensual, y no como vehículo para ninguna clase de ideología. Paradójicamente, es la materialidad de la arquitectura lo que transmite pensamientos e ideas o, dicho con otras palabras, la inmaterialidad.” [2] Para construir muros, suelos y edificios necesitamos de materiales de construcción, dicen los autores. Así es que utilizan todo lo que está disponible: ladrillos y hormigón, piedra y madera, metal y vidrio, palabras e imágenes, colores y olores. Cualquiera que sea el material que usan en sus propuestas están fundamentalmente interesados en un encuentro específico entre aquel y el edificio. El material está ahí para definir el edificio, pero el edificio está en igual medida destinado a hacer visible el material.

“En nuestros primeros años experimentamos con toda clase de formas y materiales, intentando así subvertir su empleo convencional, como para extraer de ellos algo oculto, algo invisible que infundiese vida a nuestra arquitectura” [3]

Lo más complejo en este proyecto era cómo abrir huecos sin perder el aspecto macizo de la pieza. Tras investigar varias posibilidades, al final las aberturas se configuran de dos modos: unas alargadas grietas en la roca que cortan el volumen de forma longitudinal, y unos paños de vidrio impreso con una imagen que recrea la textura rugosa del hormigón, incidiendo en el efecto ambiguo entre superficies opacas y transparentes.

Texturas del hormigón. De Fisac a Herzog & de Meuron

Almacén expositivo para la fundación Emauel Hoffmann, Basel, Suiza 1998-2003

Esta estrategia de imprimir una misma imagen en dos materiales tan distintos como son el vidrio y el hormigón, vuelve a ser utilizada por Herzog & de Meuron en la biblioteca de Eberswalde, donde la impresión de imágenes en ambos materiales consigue que las franjas de ventanas no rompan la rotundidad del volumen prismático.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Carmen Ferrer Ribera ■ 229

228 ■ CIAB III

Ciudad del Flamenco, Jeréz de la Frontera, España 2003

Hormigón inmaterial La técnica de serigrafía del vidrio, es también experimentada en el Almacén y sede de la fábrica Ricola Europe, situado en un solar arbolado entre el canal y el río en el extremo sur de Mulhouse. El edificio tiene forma rectangular con las cubiertas del lado largo en voladizo, cubiertas que enmarcan el paisaje y recogen las zonas de acceso y carga y descarga. Los lados cortos de la nave son muros de hormigón negro. Cuando llueve, el agua de la cubierta resbala sobre estos muros negros goteando sobre un lecho de grava. El agua al chorrear acaba formando una fina película de vida vegetal, y así surge un dibujo natural en los muros. Por el contrario, las dos fachadas alargadas son muros translúcidos de policarbonato impresos. Mediante el uso de la técnica del serigrafiado se imprime sobre los paneles un motivo floral repetitivo basado en una fotografía de Karl Blossfeldt. “Un día, o incluso dos después de llover, el agua todavía cae a cámara lenta; es como un video de 24 horas de Douglas Gordon. Cuando está mojado, este muro de hormigón parece más transparente que el de cristal; es un efecto que nos gusta de verdad, porque no es solamente bello, sino que también plantea algunas cuestiones sobre la solidez y la transparencia. Cuando está seco, se embarra, pero también es precioso.” [4] En este edificio se llega al máximo de ambigüedad y desplazamiento de propiedades entre los materiales. En función de la incidencia de la luz, se pueden percibir como similares dos materiales tan distintos como son el vidrio y el hormigón. El hormigón se vuelve transparente por los reflejos del agua que lo cubre, mientras que el policarbonato se muestra opaco, enfatizándose el estriado vertical de los paneles. Esta manera de trabajar con los materiales ha permitido a los autores conseguir un grado de inmaterialidad en sus obras mucho mayor que el conseguido por otros arquitectos, que han buscado directamente desmaterializar las formas. Tal como señala el crítico Jeffrey Kipnis, los autores van más lejos, desmaterializando el propio material: “La estrategia de partir de materiales más tradicionales y táctiles, como el cristal, la madera o el hormigón, para después manipularlos con métodos no tradicionales, permite a Herzog & de Meuron hacer hincapié en la realidad del edificio sin que este llegue nunca a afianzarse como una presencia sólida y duradera. En otras palabras, no desmaterializan una forma concreta reemplazando el hormigón, desmaterializan el hormigón como tal.” [5] El juego de contrastes entre la opacidad del vidrio y la transparencia del hormigón llega a su culmen en su edificio para las bodegas Dominus en California, interesante ejercicio donde la subversión del uso de los materiales junto a la extraordinaria inserción de la pieza en el paisaje, hacen de esta obra uno de los episodios más brillantes de su carrera. Estas diferentes texturas y apariencias del hormigón que hemos recorrido, son sólo una muestra de las propuestas del equipo suizo, que continua ofreciéndonos interesantes ejemplos en obras recientes, algunas de ellas en nuestro país. La técnica de impresión fotográfica en paneles se une a la idea de hormigón que deja pasar la luz en el gran espacio cultural TEA, realizado por los autores en Tenerife. En un intento de unir los materiales de la isla, agua y tierra, una imagen de la superficie del mar pixelada sirve de patrón para las perforaciones del muro de hormigón que configura el recinto. En la Ciudad del Flamenco de Jerez de la Frontera, el aspecto pétreo de la ciudad histórica se lleva a los muros, perforados con motivos árabes. Materialmente rotundo y áspero en su textura, el proyecto traduce al lenguaje contemporáneo la materialidad pétrea del casco antiguo. La tradición vernácula y la herencia ornamental árabe impregnan las superficies de hormigón in situ, perforado con motivos de tracerías y celosías geométricas de fácil identificación en la memoria ciudadana.

Almacén de la Fábrica Ricola Europe en Mulhouse-Brunnstatt, Francia 1992-93

En estos dos proyectos, la estampación deja de ser superficial para afectar al muro en todo su grosor. El patrón de la imagen fotográfica, convenientemente modificado, se traduce en perforaciones en el cerramiento de hormigón, recogiendo experiencias previas como las realizadas en la piel de acero corten del Edificio CaixaForum en Madrid.

Conclusiones Así pues, a la pregunta lanzada por Fisac, sobre cual es la verdadera huella del hormigón, Herzog & de Meuron contestan que el hormigón puede tener muchas huellas, tantas como proyectos. El hormigón pede ser ligero como una tela estampada, rugoso y pesado como una piedra, o transparente e inmaterial como el vidrio. La respuesta de los arquitectos suizos difiere de la planteada por Fisac, pero ambas surgen de una misma inquietud por conseguir la expresión plástica más adecuada para el hormigón. Algunas de sus respuestas las hemos visto exploradas en los proyectos presentados, pero, tal como señalan los autores, lo importante, lo que alienta a la arquitectura, es la misma búsqueda. “Buscamos materiales que sean de una belleza tan impresionante como las flores de los cerezos en Japón, o tan condensados y compactos como las formaciones rocosas de los Alpes, o tan enigmáticos e inescrutables como las superficies de los océanos. Buscamos materiales que sean tan inteligentes tan virtuosos y tan complejos como los fenómenos naturales, materiales que no sólo deleiten la retina de los asombrados críticos de arte, sino que sean verdaderamente eficaces y atractivos para todos nuestros sentidos: no sólo la vista, sino también el olfato, el oído, el gusto y el tacto.” [...]“Porque la arquitectura vive y sobrevive debido a su belleza, porque seduce, anima e incluso inspira a la gente; porque es materia y porque puede, aunque sólo sea a veces, trascender esa materia” [6] Referencias: [1] Fisac, Miguel. Algunas consideraciones personales sobre mi arquitectura, 1994. [2] Herzog & de Meuron. Discurso de aceptación del premio Pritzker, 2001. El croquis nº109-110, 2002, p. 8. [3] Ibidem. p. 10. [4] Kipnis, Jeffrey. Una conversación con Jacques Herzog. El croquis nº84, 1997, p. 11. [5] Kipnis, Jeffrey. La astucia de la cosmética. Una reflexión personal sobre la arquitectura de Herzog y de Meuron. El croquis nº84, 1997, p. 28. [6] Herzog & de Meuron. Discurso de aceptación del premio Pritzker 2001. El croquis nº109-110, 2002, p.14.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Concha Díez Pastor ■ 231

230 ■ CIAB III

Arquitectura Mocional: El Hipódromo de la Zarzuela Madrid. España

ESTUDIOS DE CARÁCTER HISTÓRICO O ESTÉTICO RELACIONADOS CON EDIFICIOS DE HORMIGÓN

Concha Díez Pastor Fig 1. Prueba de carga de la cisterna de Gijón, J.E. Ribera, 1912 (AGA)

Fig 2. Dibujo original presentado al concurso y publicado en Arquitectura en 1934.

Fig 3. Plano de situación definitivo, 1935 (AGA)

hacían coherente el proceso seguido por los autores en el desarrollo del proyecto. La razón, que la información procedía de una sola fuente desde 1939: el ingeniero Torroja.

A pesar del interesante papel que jugó el movimiento en la arquitectura española de principios del siglo XX, tanto explícita como implícitamente el tema se ha pasado por alto. No obstante el interés de algunas de las obras, a la altura de las europeas del mismo periodo -como el Hipódromo de La Zarzuela de Madrid, obra de los arquitectos Arniches y Domínguez con la ayuda del ingeniero Torroja, que constituye un ejemplo sobresaliente y coherente del movimiento en muchos aspectos-, con frecuencia son soslayadas por las historias oficiales de la arquitectura moderna, y poco se comenta de la euritmia arquitectónica, que tanto debe a los avances técnicos y, en nuestro país, a los progresos en el conocimiento del hormigón armado.

A pesar de ello, los documentos han servido para demostrar que había más, y que las explicaciones coherentes de los arquitectos lo demostraban. Así, los aspectos conceptuales y compositivos se miden –en perfecta sintonía y coherencia- con los técnicos y estructurales y nos dicen, por ejemplo, que las necesidades de las carreras y de los caballos se contemplaron y organizaron desde el punto de vista del movimiento y la ligereza, lo cual explicaba el novedoso uso del hormigón armado, como los propios autores dijeron: la larga arquería porticada bajo las tribunas y las cubiertas onduladas fue el homenaje que hicieron a los caballos, uniéndose a su esfuerzo máximo –el de llegada a la meta- donde más que correr se contorsionan, como formando arcos3.

Gracias a las investigaciones realizadas, ha sido posible rastrear la voluntad de los autores del Hipódromo de realizar una arquitectura mocional1 en cuyo planteamiento estuvieron influidos por factores tan diversos como los nuevos avances técnicos o las conferencias madrileñas de Marinetti a las que Arniches y sus amigos contertulios solían asistir. Sin embargo, la explicación que los propios arquitectos, Arniches y Domínguez, dieron en 19352 es conmovedora: el movimiento de los caballos y de la gente determinó la función y los usuarios –caballos y espectadores- se convirtieron en sus clientes reales al plantearse tanto la idea como el proyecto, por encima de las instancias oficiales que lo promovieron. La audacia demostrada en el empleo del hormigón armado, una técnica todavía nueva y de la que poco se conocía aún sobre retracción y adherencia, hacían de esta obra, además, una audacia técnica resuelta con verdadera maestría, hasta el último detalle. Sin embargo, fue la comprensión de la obra como un todo, sin renunciar a ninguna de las consideraciones arquitectónicas, la que hizo que no sólo el proyecto, sino también la construcción y el resultado fuesen un rotundo éxito. Fuera de España el Hipódromo se veía como una obra evocadora, a pesar de que su difusión fue insuficiente. Sin embargo, en las ocasiones en las que se hizo los aspectos técnicos, profusamente estudiados y explicados, se separaban de otras consideraciones arquitectónicas que se intentaban postergar, en lugar de entender que unas eran consecuencia de otras e inseparables entre sí, como elementos que

Fig 4. Sección de la tribuna del Hipódromo de Dieppe, M. Donnant, 1898 (AGA)

Fig 5. Sección definitiva del proyecto, 1935 (AGA)

Fig 6. Sección del informe del estado previo a la última reforma, 1999 (CDP)


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Elia Gutiérrez ■ 233

232 ■ CIAB III

El hormigón en la obra de Teodoro González de León

Los arquitectos eran plenamente conscientes –y así lo demuestran tanto el proyecto como la obra terminada- de que el éxito del edificio dependía de la solución de tres factores: los caballos, la tribuna y el espectáculo. En ese orden, la estructura sólo era parte de uno de ellos, la tribuna, mientras que el problema arquitectónico los abarcaba todos, y todos tenían en común el movimiento como cuestión a resolver, ya que era necesario que no se interfirieran entre sí. Lo que a primera vista podría haber parecido un problema se convirtió, en cambio, en la solución, paradójicamente resuelta recurriendo al más “estático” de todos los materiales entonces disponibles: el hormigón armado.

México 1926 Elia Gutiérrez ESTUDIOS DE CARÁCTER HISTÓRICO O ESTÉTICO RELACIONADOS CON EDIFICIOS DE HORMIGÓN

El pasado reaparece porque es un presente oculto.

Eso es lo que se entiende por arquitectura mocional, rítmica, expresiva y audaz, en la que se combinaban las intenciones conceptuales y compositivas con la técnica más puntera4; la que continuó viva en el trabajo de las generaciones siguientes de arquitectos españoles y la única que trascendió nuestras fronteras en aquellos primeros años.

Octavio Paz.

Como “presente oculto” se adivina el pasado pre-colombino, autóctono, en la obra (más de medio siglo de arquitectura moderna, e incluso pos-moderna) de Teodoro González de León, flamante Premio a la Trayectoria Profesional de la V Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo, Montevideo’2006, “contundente y original, monumental y única, mexicana y universal” en frase de Miquel Adrià1. Acaso el primer epíteto, la contundencia, sea el que más se repite en el juicio del observador.

NOTAS Juego de palabras entre los términos moción (movimieto) y emoción. Memoria del proyecto. El papel de este elemento ha suscitado las mayores controversias. Ver las opiniones al respecto de Arniches y Domínguez (1935), Torroja (2000) o Flores y Güell (1996). 4  A lo que el apoyo de José María Aguirre Gonzalo contribuyó de forma decisiva, poniendo a disposición de los técnicos todos los medios a su alcance para importar los más novedosos materiales y técnicas, a veces incluso antes de su salida al mercado. 1

Si éste es perspicaz, además de la contundencia se nos impone el gesto inequívoco de la modernidad, o más precisamente, de la rigurosa actualidad, percibirá, sin que se aperciba, lo mexicano: su presente oculto. El que el propio arquitecto nos hace tangible, como advierte Curtis, scraping away of the upper levels to find the more durable ones beneath2.

2

3 

Este octogenario sabio, habiéndose iniciado en la vanguardia a sus veinte años (1947-49) en el talier parisino de Le Corbusier, aplicará su talento a desvelar el presente oculto de su tierra con tal ahínco que parecerá que, más que proceder del maestro, le precede: pues no es el pasado, que viene de la Casa Ozenfant y su progenie, del genio suizo el que tira de él, sino el futuro, que apunta a Chandigarh. No en vano Le Corbusier ha dejado dicho a González de León que la arquitectura “usted sabe, no es como la música, en que se puede ser genio a los once años”3. De Le Corbusier hereda González de León la pasión por un material concreto: el hormigón, y por un oficio: el de vivir para producir4. Ambos, maestro y aprendiz, serán trabajadores infatigables y extremadamente fructíferos. Y, asimismo, ambos poseen la convicción de que “si el arte del proyecto, de la composición de espacios y volúmenes, se transmite, como todo oficio, de maestro a aprendiz en el taller y no en la escuela, la construcción se aprende sólo en la obra”5.

Fig 7. Preparación del hormigonado de la lámina de prueba del Hipódromo, V. Olmos, 1934

Fig 8. Desencofrado de la primera tribuna, con los arquitectos en lo alto, 1935.

Fig 9. Obras de las cuadras, J. Iribas, 1935

De la serena Casa Catán (1951) a la torsa, pero equilibrada, Embajada de México en Berlín (finalizada en 1999), la ruta de González de León es en apariencia sinuosa, como todas las de los grandes de su siglo, pero continua y coherente. De hecho, las referencias persisten: Schinkel y Scarpa, quizás Stirling y Ando desde luego… con el viejo Corbu siempre al fondo. Nel mezzo del camin (como diría el Dante y, al decirlo, la sombra del Dantheum de Terragni nos cubre) la ruta parece borrarse: es el tiempo del edificio collage para la mítica editorial Fondo de Cultura Económica (1990-92) o del estilo staccato (se ha dicho y habría que añadir col’legno) del Conservatorio Nacional de Música (1996-98). Y el del montaje de la muestra retrospectiva “Ensamblajes y Excavaciones” en el Museo Tamayo de Ciudad de México. Pero el arquitecto vuelve al arquitecto y todo se endereza: la Salas Pre-Colombinas del British nos reponen en la ruta. Esas salas muestran cómo lo monumental, un invariante en la arquitectura de González de León, no implica necesariamente lo grande. Sí en cambio impone austeridad: austeridad generosa o generosidad austera. Sin ella el producto se ablanda y la reciedumbre ritual lo abandona. Por el contrario, si una escultura brutal y un techo frágil ponen acento y contrapunto (como es el caso del Auditorio Nacional de 1989-91) al hormigón macizo, todo vuelve a estar en su sitio, con el aplomo impertérrito, sonoro como los tubos de un órgano, de unas salas hipóstilas cuyos epistilos tienen cantos de paredes desnudas. Si de ello se quiere una señal, una sola, cabría decir que las arquitecturas de González de León consisten, todas ellas, en una puerta, portada o portón: no hay que buscarles la entrada porque todo en ellas es entrada. Son como arcos de triunfo para un triunfo nada convencional. Y tras la puerta, la portada o el portón, está el mito del México ancestral: su presente oculto.

Fig 10 y 11. Dos momentos del espectáculo, en plena carrera, 1941.

Fig 12. El caballo a la llegada a la meta, en el momento de máximo esfuerzo arqueándose


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Elia Gutiérrez ■ 235

234 ■ CIAB III

González de Léon confiesa que fue la lectura de Aldo Rossi6 la que lo liberó de la dictadura de la función: si las formas de la arquitectura la obedecieran ciegamente, serían incapaces de sobrevivir al paso del tiempo. La arquitectura que permanece es la que se adapta (a los nuevos tiempos, a los nuevos usos, a los nuevos habitantes) y lo hace en virtud de unas formas ajenas a la tiranía de la función. Es más: cuanto más complejo es el programa, más universal es la forma que lo alberga. El patio, una constante en la arquitectura de González de León7, es el paradigma de esas formas capaces de articular el espacio en virtud de un orden resplandecientemente sencillo y riguroso que provee, sin embargo, de la mayor libertad. La misma reacción antifuncionalista es la que anima su entendimiento del acceso. Para González de León la entrada es transición, es un afuera cubierto o un adentro a cielo abierto. Es un “casi sí, pero todavía no”. El umbral ha de “dar tiempo al visitante para recibir el mensaje plástico del edificio”8. Como los arquitectos, anónimos en su mayoría, de la era faraónica, González de León fábrica la gran masa (el hormigón es la roca) y luego la yende. Hender el espacio, en lugar de envolverlo, es su consigna. Así, el espacio hendido adquiere sustancia: la roca, con ser maciza, es accidental. Aplica en ello su talento de escultor, cuyo arte genuino consiste en el vaciado. El escultor no pone: quita. El arquitecto dotado de genio escultórico quita asimismo. Con una diferencia obvia y decisiva: que el escultor quita afuera y el arquitecto quita adentro.

Embajada de México en Berlín

De ese modo, la arquitectura de González de León sigue las trazas de una gran tradición arquitectónica hindú: la de los templos hipogeicos. Fabricada la cantera madre, el arquitecto procede a la operación de vaciado (no hay en ella “edificación” en sentido estricto, sino “masificación” previa, materialmente hablando). Y el vaciado obra el espacio. Pero, atención: es imprescindible que nos quede constancia fehaciente del proceso. Por eso González de León deja en pie la masa matricial. Y lo que parece un plus de retórica estructural no es sino la credencial del origen. Como en los paisajes-creación (Rykwert) de las salas hipóstilas a orillas del Nilo, la cuestión del origen (ab initio) es asunto primordial. González de León quiere, como Kahn, “que la obra exprese la manera en que fue construida y la densidad de los materiales empleados”9 . Así, se le puede aplicar perfectamente la reflexión del profesor Montaner10: “Pero además del proceso de la expresión de la forma inicial, de la recreación de la maqueta y de la composición ordenada de la maqueta, hay otro momento esencial, que debe estar expresado por el mismo edificio como resultado: es el proceso de construcción. Para Louis I. Kahn, la voluntad de existencia de un edificio se manifiesta cuando muestra la manera como ha estado hecho”. “Y es esencial que la obra acabada muestre ella misma su voluntad de ser un sólido, revele el esfuerzo del levantamiento de su fábrica”.

Escuela de Música

Para González de Léon el hormigón con acabado cincelado profundo para resaltar el agregado de mármol es, amén de una reconocida por el autor y reconocible constante en su arquitectura, “consecuencia de una prolongada experimentación y respuesta al aspecto monótono que tiene el hormigón normal. Este acabado es una tecnología pertinente a nuestra deficiente mano de obra. Es una textura cálida y artesanal, que revela la mano humana y se emparenta con las piedras naturales. Es un material que tiene buena respuesta al paso del tiempo –condición básica de la arquitectura. Se puede afirmar que llena la definición que Le Corbusier hizo del hormigón: la piedra del siglo XX”11. Un material cuyas juntas (“constructivas” las llama González de León) poseen la misión de marcar los sillares, siguiendo la similitud con la piedra. Son, además, líneas que cruzan y componen las fachadas, que nos hablan de cómo se hizo la construcción y de cómo están trabajando los materiales12. Son gestos de una voluntad que escenifica el drama de las piedras inertes. Las juntas, además, le permiten al arquitecto establecer la escala de sus edificios. Porque los miden. Y, midiéndolos, los humanizan. Las juntas vehiculan la relación entre el hombre y la arquitectura: serán los taludes los que establezcan el diálogo con el paisaje. El talud funde el edificio con el terreno13 (Wright) y lo inserta en una tradición ancestral, la de la pirámide mesoamericana: reaparece el pasado. Taludes y juntas (planos y líneas), materiales y texturas (sólidos y superficies), fábrica y espacio (o masa y energía, que serían sus equivalentes conceptuales), afuera y adentro (en ese orden, y no en el inverso que sermonea la Bauhaus), contundencia (habrá que repetirla porque se repite) y magnanimidad, son valores sólidos, tan sólidos como las arquitecturas de hormigón que los representan (no porque no hagan presente lo que está ausente, sino porque reponen lo ya puesto con presencia recalcitrante) en la obra de Teodoro González de León, un arquitecto de cuerpo entero al que la historiografía europea dista de haber hecho cumplida justicia.

NOTAS 1 ADRIÀ, Miquel; CURTIS, William J. R.; GONZÁLEZ DE LEÓN, Teodoro: “Teodoro González de León. Obra completa”. 2ª ed. Arquine + RM, México, 2004. 2 Ver op. cit. Nota 1. 3 GONZÁLEZ DE LEÓN, Teodoro: “Sobre Le Corbusier”. Diálogos. México D.F., enero-febrero 1966. 4 Ver op. cit. Nota 3. 5 GONZÁLEZ DE LEÓN, Teodoro: “De Ideas y Obras”. Espejo de Obsidiana Ediciones, México, 1987. 6 Ver op. cit. Nota 5. 7 GONZÁLEZ DE LEÓN, Teodoro: “On Two Constants in Our Architectural Work”. St. James Press, 1985. 8 GONZÁLEZ DE LEÓN, Teodoro: “La idea y la obra, el edificio del Fondo de Cultura Económica”. El Colegio Nacional, Fondo de Cultura Económica, México D.F., 1994. 9 Ver op. cit. Nota 8. 10 MONTANER MARTORELL, Josep Maria: “Después del Movimiento Moderno. Arquitectura de la segunda mitad del siglo XX”. GG, Barcelona, 1993. 11 Ver op. cit. Nota 7. 12 Ver op. cit. Nota 8. 13 Ver op. cit. Nota 5.

Colegio Nacional de México


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Bernardo Perepérez, Miguel. A. Fernández, Emilio Barberá y Pedro Miguel Sosa ■ 237

236 ■ CIAB III

Hormigón. Resistencia y altura

con árido visto (7); que patentó en 1884 unas armaduras de sección cuadrada y torsionadas, primer precedente de las barras corrugadas actuales (6) (7), y que patentó un sistema entre 1901 y 1902 (12).

Bernardo Perepérez Ventura*, Miguel A. Fernández Prada**, Emilo Barberá Ortega* y Pedro Miguel Sosa**.

En España, el hormigón armado se difundió con dos patentes: la de Hennebique ( Figura 1) y la de Monier, cuyos concesionarios fueron el ingeniero de caminos José Eugenio Ribera y el ingeniero militar Francisco Maciá, respectivamente (9) (8).

* Catedrático de Construcciones Arquitectónicas. Universisd Politécnica de Valencia ** Catedrático de Ingeniería de la Construcción. Universidad Politécnica de Valencia

2.Los orígenes de los rascacielos

1. Los orígenes del cemento y del hormigón armado Fig. 1

El origen de los hormigones actuales hay que asociarlo al descubrimiento de un conglomerante hidráulico. Se debe situar, pues, en los albores del s. II a.C., cuando se comenzó a mezclar la cal apagada con la arena volcánica encontrada en Pozzuoli, cerca de Nápoles, lo que daba lugar a la llamada reacción puzolánica, que es la capacidad de las puzolanas (en este caso la arena volcánica) de fijar el hidróxido cálcico, a temperatura ambiente y en presencia de agua, para dar lugar a gel de C-S-H (gel de silicatos cálcicos hidratados), que es también el producto fundamental derivado de la hidratación de los cementos actuales. Algunas de las obras en las que se utilizó este “cemento de puzolana” fueron el Porticus Aemilia (s. II a.C.) y el Pont du Gard (s. I d.C.), así como el Panteón de Agripa (s. II d.C.), en el que se usaron áridos y, por tanto, hormigones, cuya densidad disminuye a medida que el edificio gana en altura (1) (2).

A pesar del incendio de 1871, Chicago se había convertido en el centro neurálgico de la economía y de las comunicaciones de los EEUU. Ello generó una demanda enorme de edificios de oficinas, a la que se respondió con la construcción de edificios de altura creciente (rascacielos) gracias a la conjunción de factores como la producción masiva de acero, la fabricación de ascensores seguros y eficientes, la invención de la iluminación eléctrica y de los muros cortina y el desarrollo de procedimientos de análisis y de dimensionamiento de las estructuras, así como, ya en los años 20 y 30 del s. XX, la invención de la soldadura al arco eléctrico y de los tubos fluorescentes (10). Se suele considerar que el primer rascacielos fue el desaparecido Home Insurance Building (Chicago, 1885, 42 m, 10 plantas) del ingeniero y arquitecto William LeBaron Jenney, en el que casi la totalidad de la estructura era de pórticos metálicos. No obstante, los primeros edificios con estructuras reticulares totalmente de acero fueron el Ludington Building (1891) y el Fair Store (1892), siendo la culminación de este enfoque estructural el Empire State Building (Nueva York, 1931, 381 m, 102 plantas), de Shreve, Lamb & Harmon (11).

No se progresó en este campo hasta que a partir de 1756, el ingeniero inglés John Smeaton, recomendado por la Royal Society para reconstruir el faro de Eddystone (3), descubrió que los morteros con mejor comportamiento se obtenían al mezclar puzolanas con la cal apagada derivada de calizas con contenidos considerables de arcilla (19). En 1818, el ingeniero francés Louis Vicat publicó un procedimiento de obtención de cales hidráulicas que consistía en calcinar bolas, secadas al sol, de cal apagada y arcilla pura mezcladas en proporciones prefijadas (4); y en 1824, el inglés Joseph Aspdin patentó lo que el mismo llamó cemento portland, obtenido al calcinar mezclas de arcillas y de calizas finamente molidas, si bien los productos obtenidos eran muy distintos de los actuales, pues las temperaturas que se alcanzaban eran muy inferiores a la de clinkerización. Ésta no se logró hasta mediados del s. XIX, y no se obtuvieron cementos semejantes a los actuales hasta principios del s. XX con el invento del molino de bolas y la adición de yeso al clínker como regulador de fraguado, unido todo ello al uso generalizado de los hornos giratorios (5). Entre los pioneros del hormigón armado se cuentan el inglés William B. Wilkinson, que patentó un sistema constructivo en 1854; Joseph Monier, jardinero francés, el cual patentó en 1867 el refuerzo con telas metálicas de jardineras y bañeras de hormigón, y, sobre todo, el constructor francés François Coignet, que patentó en 1855 losas armadas con emparrillados de hierro (6) (7). Pero fue el ingeniero alemán G. A. Wayss el primero que se percató de que la armadura debía situarse en las zonas traccionadas de las piezas trabajando a flexión (3 (8). El estudio científico del hormigón armado se puede considerar que se inició con la publicación en Londres en 1877 de la obra de Thaddeus Hyatt titulada An Account of Some Experiments with Portland-Cement Concrete Combined with Iron. Y casi a la vez, François Hennebique descubrió la necesidad de colocar armaduras destinadas a absorber el esfuerzo cortante, aunque a finales del s. XIX, tanto Wayss y Hennebique en Europa como Ernest L. Ransome en USA, también recurrían a las barras levantadas a 45º cerca de los apoyos (3). En USA, una obra pionera fue la casa enteramente de hormigón que el ingeniero William E. Ward construyó en Port Chester para sí mismo colaborando con el arquitecto Robert Mooke (1871-1876). Y por esas mismas fechas, comenzó la actividad de E. L. Ransome, que construyó obras como el Museo de la Universidad de Stanford (1892), el primer edificio de hormigón

El hormigón armado, por su peso, no fue usado en construcciones de más de seis plantas hasta que se construyó, utilizando una modificación del sistema Ransome, el primer rascacielos de hormigón, que fue el Ingalls Building (Cincinnati, 1903, 64 m, 16 plantas), de Elzner & Anderson ( Figura 2 ) (12), aún en uso.

Fig. 2

3. Evolución de los sistemas estructurales En los años 60 del s. XX, Fazlur Rahman Khan, de Skidmore, Owins & Merill (SOM), planteó el concepto de premio por altura (diferencia entre el peso de material estructural total y el peso que sería necesario si hubiera que absorber sólo las cargas gravitatorias) (13), percatándose de que el consumo de material estructural de las estructuras reticulares de nudos rígidos crecía desproporcionadamente a medida que aumentaba la altura de los edificios. Es decir, detectó la necesidad de concebir nuevos sistemas estructurales, que clasificó y que priorizó con base en su eficiencia. Se han propuesto muchas otras clasificaciones de los sistemas estructurales, siendo una de las más recientes la de Ali y Moon (13), resumida en la Tabla1 y en la Figura 3 por lo que a las estructuras con el hormigón como material principal respecta.


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Bernardo Perepérez, Miguel. A. Fernández, Emilio Barberá y Pedro Miguel Sosa ■ 239

238 ■ CIAB III

Towers (Chicago, 1964, 179 m, 61 plantas) de Bertrand Goldberg ( Figura 4 ). La combinación de pantallas o núcleos con pórticos de nudos rígidos produce la interacción precisa para compatibilizar sus deformaciones ( Figura 5 ), como demostraron Khan y Sbarounis en 1964, lo que mejora la eficiencia del conjunto (13) (14) (15). c) Tubo Son los sistemas en los que el perímetro exterior está formado por pórticos de nudos rígidos con los ejes de los pilares separados de 1,5 m a 4,5 m y con vigas de canto importante (entre 0,60 m y 1,2 m) (13). Aunque el objetivo es obtener un tubo rígido en voladizo y empotrado en la base, la distribución de los esfuerzos axiles no llega a ser lineal (Figura 6); se trata del llamado efecto de shear lag (16), a causa del cual disminuye la eficiencia del sistema y el axil de los pilares de esquina se puede llegar a multiplicar por cuatro (17). Este sistema fue ideado por Fazlur Khan para ser ejecutado con hormigón, siendo la primera realización los DeWittChestnut Apartments (Chicago, 1965, 120 m, 43 plantas), de Fazlur Khan y de SOM. Fig. 4

Fig. 3

Número máximo de plantas1

Sistemas interiores2

20

A. Pórticos de hormigón de nudos rígidos

35

B. Pantallas o núcleos + Pórticos de acero de nudos articulados

60

C. Pantallas o núcleos + Pórticos de acero de nudos rígidos

70

D. Pantallas o núcleos + Pórticos de hormigón de nudos rigidos

Sistemas exteriores2

G. Tubo en tubo

100

H. Tubo diagonalizado

110

I. Tubos agrupados

150

e) Tubo diagonalizado Son tubos en los que los pórticos de todas las caras se arriostran con grandes diagonales, evitando en gran medida el efecto de shear lag. Entre las realizaciones más conocidas en hormigón se cuenta el Onterie Center (Chicago, 1985, 174 m, 58 plantas), de Khan, fallecido antes de su finalización, y de SOM, aunque la obra más famosa es, sin duda, el John Hancock Center (Chicago, 1969, 344 m, 100 plantas), de los mismos autores pero con estructura de acero.

F. Tubo

80

d) Tubo en tubo Combinación de un tubo exterior con otro interior mediante el efecto diafragma de los forjados, como en el Cock County Administration Building, antes Brunswick Building (Chicago, 1964, 145 m, 35 plantas), de Khan y SOM, y el One Shell Plaza (Houston, 1971, 218 m, 50 plantas), de SOM junto con Wilson, Morris, Crain & Anderson arquitectos, que fue el edificio de hormigón más alto del mundo desde 1971 hasta 1975.

E. Núcleo + Perchas + Vigas perimetrales + Megasoportes

(1) Valor aproximado a partir del cual el premio por altura se considera excesivo (2) La clasificación en interior o exterior depende de dónde se ubiquen la mayoría de los elementos que absorben las cargas laterales Fig. 5

Fig. 6

Sucintamente, las características de los sistemas considerados son las siguientes: a) Estructuras reticulares Sistema de pórticos de nudos rígidos dispuestos, en general, en dos direcciones ortogonales. Su respuesta frente al cortante debido a las acciones horizontales depende, sobre todo, de la rigidez a flexión de los pilares y de las vigas, lo que produce desplazamientos laterales inadmisibles o un consumo excesivo de material estructural cuando se superan, aproximadamente, las veinte plantas (13). b) Pantallas y núcleos En principio, las pantallas son ménsulas de hormigón empotradas en sus bases (15). Es frecuente disponerlas alrededor de los elementos de comunicación vertical, generando los llamados núcleos, que no son sino el enlace de varias pantallas para formar una pieza tubular más o menos perforada. Un ejemplo destacado del uso de núcleos son las Marina City Twin

Fig. 7


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Bernardo Perepérez, Miguel. A. Fernández, Emilio Barberá y Pedro Miguel Sosa ■ 241

240 ■ CIAB III

f) Tubos agrupados Es el resultado de unir por sus caras tubos simples, aunque la altura de los mismos es distinta. Permite reducir notablemente el efecto de shear lag y, por tanto, aumentar las luces de las vigas. En hormigón una de las obras más conocidas es el One Magnificent Mile Building (Chicago, 1983, 205 m, 57 plantas), de SOM, que es el resultado de reunir cuatro tubos exagonales de 5, 21, 49 y 57 plantas de altura. g) Sistemas con perchas Se conecta el núcleo con pilares del perímetro exterior para aliviar el momento de vuelco del primero ( Figura 7); la conexión se realiza con celosías metálicas o muros de hormigón de una planta o más de canto (outrigger), siendo un precedente notable la Tour de la Bourse (Montreal, 1964, 190 m, 47 plantas), del arquitecto Luigi Moretti y el ingeniero Pier Luigi Nervi (13). Con la aparición de los megasoportes, basados en el hormigón armado de prestaciones elevadas (HPE) (solo o combinado con acero), este sistema permite mayor libertad de proyecto y debe su eficiencia, también, a la conexión de los pilares perimetrales mediante vigas de considerable rigidez o con celosías (belt truss) dispuestas al mismo nivel que las perchas. Prueba de la enorme capacidad de respuesta del sistema es que se ha utilizado en varios de los edificios más altos del mundo, como las Petronas Twin Towers (Kuala Lumpur, 1998, 452 m, 88 plantas), de César Pelli ( Figura 8 ), el Jin Mao Building (Shanghai, 1999, 421 m, 88 plantas), de SOM ( Figura 9 ), y el Taipei 101 (Taipei, 2004, 508 m, 101 plantas), de C. Y. Lee ( Figura 10 ).

• El hormigón ha alcanzado un protagonismo definitivo en los rascacielos de mayor altura, como el Burj Dubai (Dubai, 2008 o 2009, ¿818 m?). En éste, hasta los 598,5 m (158 plantas), la estructura, finalizada el 10/12/07, es de hormigón armado y se han utilizado resistencias superiores a los 100 MPa (Figuras 11 y 12), y ha comenzado ya la construcción de la estructura metálica superior. Es decir, sólo con la estructura de hormigón, el Burj Dubai es el edificio más alto del mundo, habiendo batido, o estando en trance de batir, todos los récords, como el de hormigón bombeado a mayor altura, 588 m, el 02/10/07. Conclusión

Figura 11

Figura 8

Como se ha visto, el hormigón armado, en poco más de un siglo, ha pasado de ser inventado, o reinventado, a convertirse en uno de los materiales más versátiles y, sin duda, en el material de construcción más utilizado en el mundo. Y además, como profetizó Fazlur Rahman Khan en 1972 (12), el hormigón es ahora, en gran medida, el material básico de elección para las estructuras de los rascacielos.

4. Evolución de las prestaciones del hormigón

Bibliografía

Durante décadas, el objetivo fue reducir el área en planta de los pilares y de los muros mediante hormigones de mayor resistencia a compresión, con lo que surgió el concepto de hormigón de alta resistencia (HAR) que no es, ni siquiera hoy, un nuevo material, sino el resultado de un proceso continuo de evolución. Además, el significado de “alta resistencia” ha ido variando a lo largo del tiempo: en los años 50, se consideraba HAR un hormigón de 34 MPa de resistencia a compresión; en los 60, se alcanzaron 52 MPa en la Lake Point Tower (Chicago, 1968, 193 m, 70 plantas), de J. Heinrich y G. Schipporeit, y, en la década siguiente, 62,1 MPa en la Water Tower Place (Chicago, 1976, 262 m, 75 plantas), de Loebl, Schlossman, Dart & Hackl (18). De los años 80 en adelante, el progreso de la resistencia a compresión del hormigón fue más acusado debido, sobre todo, a que en la década de los 70 se produjo en Alemania y en Japón uno de los dos grandes acontecimientos tecnológicos del s. XX en el campo del hormigón, que fue el invento de los aditivos reductores de agua de eficacia elevada (superfluidificantes), lo que ha permitido fabricar con relaciones agua/cemento muy reducidas. Y aún hay que añadir el empleo como adición del humo de sílice, que se inició en Noruega en la misma época, y que permitió, por vez primera en el mundo, especificar una resistencia a compresión de 131 MPa para el Two Union Square (Seattle, 1989, 226 m, 56 plantas), de NBBJ.

(1) Perepérez, B.; Barberá, E. (2007).Construcción III. Lección inaugural del curso 2007-2008. E.T.S. de Arquitectura. Valencia (2) Perepérez, B. (2007). 2200.Conferencia de Clausura en el curso “Aspectos prácticos del hormigón estructural”. Universidad Católica de Murcia. Murcia. 8 de noviembre (3) Kranzberg, M.; Pursell Jr., C.W. (1981).Historia de la tecnología. La técnica en Occidente de la Prehistoria a 1900. Ed. Gustavo Gili. Barcelona (4) Toraya, J. (1999).Un siglo de cemento en Latinoamérica”. Ed. Instituto Mexicano del Cemento y el Concreto- IMCYC. México (5) Blezard. R.G. (1998).Reflections on the history of the chemistry of cement. Meeting of the Construction Materials Group of the Society of Chemical Industry (SCI). Londres. Mayo (6) Internet. 1. História da construçao de edificios de concreto

Figura 9 Figura 12

(7) Shaeffer, R.E. (1992). Reinforced concrete: preliminary design for architects and builders. Ed. McGraw-Hill (8) Fernández Prada, M.A. (2007).Historia y evolución del hormigón estructural. En la asignatura “Historia de la ingeniería civil”. E.T.S. de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. Valencia (9) Internet. Historia del hormigón (10) Internet. Skyscraper (11) Internet. building construction. Copyright 2004 AIMS Multimedia (www.aimsmultimedia.com) (12) Ali. M.M. (2001).Evolution of concrete skyscrapers: from Ingalls to Jinmao. Electronic Journal of Structural Engineering (13) Ali. M.M.; Moon, K.S. (2007).Structural developments in tall buildings: Current Trends and future prospects. (Invited Review Paper). Architectural Science Review. Vol. 50.3 (14) Internet. Tall building design

Con posterioridad:

(15) Calavera, J. (1999). Proyecto y cálculo de estructuras de hormigón. Tomo I. Ed. INTEMAC. Madrid

• Se ha evolucionado desde los hormigones de alta resistencia (HAR) hacia los de prestaciones elevadas (HPE) exigiendo requisitos adicionales de durabilidad, de resistencia elevada a edades tempranas, de facilidad de bombeo y de compactación, etc., en función de las circunstancias concretas de cada obra.

(16) Kowalczyk, R. (2005).Tall buildings-Past, present and future developments. Summer School URBAN STEEL STRUCTURES. Julio 11-15. Gdansk, Poland

• Se han convertido en habituales resistencias comprendidas entre 50 MPa y 80 MPa dentro del campo de los HPE (18).

(17) Jayachandran, P. (2003).Design of tall buildings. Preliminary design and optimization. International Conference on Tall Buildings and Industrial Structures, PSG of Technology, Coimbatore, India. Enero, Keynote Lecture (18) G ómez Hermoso, J. (2000). El hormigón de alta Resistencia en la ingeniería civil. Revista de Obras Públicas/Abril/Nº 3.397 Figura 10

(19) Neville, A.M. (1995).Properties of concrete. 4ª y última edición. Reimpresión de 1997. Ed. Addison Wesley Longman Ltd. Essex, Inglaterra


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Ignacio Vicens y Hualde ■ 243

Crematorio Alcazar De San Juan Cuidad Real. España Autor: Ignacio Vicens y Hualde, José Antonio Ramos Abengózar · Colaboradores: Fernando Gil, Agustín Toledano, Jesús Gómez Ortuño, José Angel Nieto, Desirée González, Pablo Gutiérrez, Romina Barbieri, Tibor Martín, Patricia de Elena · Aparejador: Ricardo Alberca · Fotográfo: Ricardo Santonja · Fecha Proyecto: 2006-2007 · Fotografía: Ricardo Santonja

La nueva instalación de incineración de cadáveres sustituirá a la actual nave que hace fachada del cementerio y que fue en su día ampliación del cuerpo principal que organiza la entrada. Dicha construcción tiene una cubierta de fibrocemento y no de teja curva como el cuerpo principal, señalando su menor calidad. Esta situación posibilita un nuevo urbanismo del acceso al cementerio y por lo tanto una mejora en el entendimiento del recinto. La nueva construcción, siguiendo la ubicación de la existente, se quebrará en su origen para crear un nuevo acceso controlado al cementerio, ofreciendo una nueva imagen de éste en su orientación a la ciudad. Al mismo tiempo se tapiará el recinto presidido por la entrada antigua, creando una plaza de acceso que dignificará el entorno y revalorizará la composición centrada del acceso originario. Esta sucesión de plazas o recintos es a nuestro entender el gran valor añadido de la actuación. La actuación que se plantea para este concurso y que es objeto del presente proyecto constará del nuevo edificio, la reforma del ala norte de la entrada principal y el vallado del recinto. El edificio de nueva planta será la primera fachada del cementerio y contendrá la puerta al recinto. Desde la nueva plaza se accederá a todas las dependencias actuales y al crematorio. La construcción tiene un enorme trasfondo emotivo que la arquitectura tiene que cuidar, creando la atmósfera adecuada, con claras intenciones. En este caso las intenciones se concentran en el encuentro entre elementos muy matéricos y elementos muy abstractos en busca de la luz. Por este motivo el edificio se construirá en hormigón visto blanco con encofrado de tabla, con un carácter muy material, recordando al antiguo adobe, como capas de hormigón estratificado. Por otro lado todas las estancias dispondrán de un lucernario de placas de gresite en blanco que sobresaldrá por la cubierta. Todos ellos crearán una sucesión que culminará en el más alto que esconderá la chimenea del horno crematorio. El conjunto será un estallido de capillas o de esperanzas de luz que acompañaran a los familiares de los fallecidos.

El programa se adecua al establecido en el pliego del concurso exceptuando el columbario por la imposibilidad de instalarlo en el sitio de la propuesta. El edificio obligatoriamente lineal se estructura a lo largo de dos comunicaciones paralelas, una pública y otra privada o de servicios del crematorio. La pública está formada por un corredor bañado por la luz opal y las sombras de su pared de vidrio, con el final de un jardín tapiado. La privada enlaza las conexiones del servicio hasta conectar con la zona reformada. El presupuesto del proyecto básico incluye las instalaciones especiales del complejo de incineración consistentes en el horno crematorio y la cámara frigorífica para dos cadáveres.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Ignacio Vicens y Hualde ■ 245

244 ■ CIAB III

Planta general

Sección longitudinal

Sección transversal

Secciones longitudinales

Sección transversal 2


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Ignacio Vicens y Hualde ■ 247

246 ■ CIAB III

Complejo Crematorio inceneracion de cadáveres. El edificio esta resuelto, en todos sus cerramientos, con muros de hormigón visto a una o dos caras, con acabado en tablilla de pino. Los medios empleados para la puesta en obra y los encofrados han sido muy cuidados, pero no cabria decir que han sido medios auxiliares especiales. Para el encofrado de los muros se han utilizado tableros metálicos normales a los que se les ha incorporado un trasdosado con tablas de madera de pino, según la cara vista del muro. Con el despiece marcado se han ejecutado los diferentes elementos que conforman la totalidad de los cerramientos del edificio. Es fundamental evitar la aparición de micro-coqueras superficiales ya que perjudican los acabados y la estética del conjunto del edificio, y por otra parte es el inicio de una patología que influirá negativamente en la conservación del edificio. El vibrado del hormigón debe ser el necesario sin cebarse en exceso para evitar segregación y pérdidas de lechada. Es importante desencofrar los muros a las 24 horas en tiempo caluroso para evitar que las tablas se resequen y arrastren partes superficiales de lechada de cemento. Se utilizan desencofrantes que no amarilleen la superficie del hormigón. El hormigón utilizado es un hormigón HA-25 con árido calizo de machaqueo y arena de río, con cemento blanco. Es un hormigón tradicional confeccionado con los áridos de la zona, al que se le ha incorporado el cemento blanco.

Materiales del Crematorio . Hormigón visto blanco con encofrado de tabla . Lucernarios de gresite en color blanco . Carpintería exterior de aluminio acabado inox . Carpintería interior de madera lacada en blanco. Picaportes ocariz inox . Pavimento porcelánico gris plata pulido. Rodapié cerámico blando mate de piezas largas . Aseos chapados hasta altura de encimera con el mismo acabado que el pavimento, el resto pintado . Pintura general de paredes y techos con pintura plástica blanca satinada . Revestimiento interior de pladur doble capa tanto en tabiquería como en trasdosados. El aislamiento se colocará entre láminas . Arbustos del jardín de arce japónica . Puerta corredera principal de acero con cortes en forma de hojas pintada con oxiron gris plata . Puerta del Crematorio de doble hoja de doble vidrio con butiral opal, de seguridad sobre estructura de acero inox.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Enrique Colomés Montañés ■ 249

248 ■ CIAB III

Escuela infantil Pozuelo de Alarcón, Madrid. España Arquitecto: Enrique Colomés Montañés · Colaboradores: Nuria Blázquez (Arquitecto, Proyecto de obra), Carlos Olmedo (Arquitecto, Estructura cálculo) · Promotor: British Council · Fotográfo: Lluís Casals · Fecha Proyecto: 2003 · Obra: 2004-2005 · Presupuesto: 1.216.032,95 € · Superficie Construida: 2.236 m2 · Superficie de Jardín: 2.900 m2

Aulas: adaptación climática y patio-jardín. La intención principal se basa en la idea de aula infantil (3, 4 y 5 años) proyectada como espacio abierto y en relación al jardín de actividades. Dos aulas, de invierno y verano, resultado de abrir su frente al exterior. La propuesta da importancia al aula como lugar de aprendizaje y juego próximo a las cualidades positivas de la naturaleza. El espacio docente a nivel del terreno extiende las actividades infantiles y se proyecta como medio para vivir con naturalidad. La buena orientación Norte-Sur, la entrada uniforme y abundante de luz protegida del sol, la altura óptima de las aulas para un volumen amplio de aire y oxígeno, la ventilación cruzada, las vistas al cielo, la prolongación del pavimento de corcho con la tierra del patio, la proporción cuadrada y de equilibradas dimensiones, … son aspectos no solo de higiene o confort, sino sobre todo cualidades espaciales que penetran en lo más profundo del ser, y que se relacionan íntimamente con el valor y el contacto del medio natural. Todas las aulas y el jardín se sitúan en el mismo plano horizontal resultado de la nivelación del terreno. Cada una es básicamente un espacio cuadrado de 3,60 m de altura, al que se incorpora la galería de juegos de 2,40 m. con orientación norte que, una vez abierta en todo su frente, hace la vez de porche de verano junto al frescor de la tierra mojada. En invierno, se pueden unir en galería acristalada al patio. Estructura y materiales. La estructura vista se plantea con perfiles metálicos de tamaños adecuados a la escala del edificio. Los materiales utilizados -acero, hormigón, madera y vidrio-, aportan a la expresión directa de su función constructiva, la variedad y contraste de cualidades – reflejos, tacto, textura y color - con la que se desea construir el carácter natural, propio y abstracto de la escuela-jardín, ajeno a toda figuración o iconografía infantil. La cimentación se caracteriza por la necesidad de construir una base sólida y nivelada a la estructura ligera en el terreno del solar formado por rellenos y está formada por pilotes de 11 m. de profundidad cada 6,60 m. y un entramado de vigas de canto de hormigón armado que forma la plataforma o base de apoyo. El forjado o suelo son placas alveolares de 28 cm. colocadas separadas del terreno. La estructura metálica está compuesta íntegramente por pilares H 120 y jácenas IPE 240 soldadas, sobre una modulación de 3,20 m. Cubiertas ecológica sobre losa de hormigón con encofrado de chapa no colaborante y plana de zinc sobre paneles aislantes tipo sándwich sobre correas en aulas. Cerramientos opacos verticales exteriores e interiores en gimnasio de ladrillo clinker de alta resistencia en color blanco y translúcidos de vidrio colado en cámara de 6 cm de ala. Muros de hormigón blanco con árido de sílice y encofrado de tabla machihembrada en plataforma. Las carpinterías de madera son de pino Balsaín de escuadría ancha y con tratamiento de sales cúpricas y barniz de protección en las exteriores. Los pavimentos de las aulas y corredores son de baldosa de corcho de grano grueso de alta calidad sobre base elástica amortiguadora de golpes y tarima de madera natural de tekairoco en galerías norte y gimnasio. Pavimento continuo de poliuretano de gran resistencia a la abrasión en planta de comedor y servicios color arena.

En el exterior, grama para jardín y tierra en patios. Baldosas de hormigón en porche y pasos exteriores y traviesas de madera en escalonamiento de taludes vegetales. Definicion constructiva: Estructura de hormigón armado blanco. Acero 500, cemento blanco pck=250 k/cm2. Grava y árido fino o arena de polvo de caliza blanca Alba de Granada. Encofrado metálico con tablas de madera de 7 cm de anchura machihembrada a la cara interior de encofrado como terminación impresa de sus superficies en el hormigón. Colocación de berenjenos en esquinas de 2 cm. Tamaño del árido 20 mm. Consistencia blanda. Empleo del hormigon en la obra: El hormigón se emplea como estructura vista exterior muraria, de vigas y forjados de losas, en la base del edificio escolar de una planta con estructura metálica ligera. Terminación al exterior e interior del mismo material. El hormigón se elige como material de plataforma o apoyo de la estructura porticada. El material opaco blanco que cierra y define el volumen se enrasa en su superficie con el vidrio colado de textura translúcida que sirve de difusor de luz al interior.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Enrique Colomés Montañés ■ 251

250 ■ CIAB III

Alzado sur

aparcamiento - jardín 1:100

Sección A-A’

por biblioteca y patio 1:100

Sección longitudinal B-B’

por comedor y despachos 1:100

Planta de Aulas (nivel 101.00)

Sección transversal Alzado Sur


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Enrique Colomés Montañés ■ 253

252 ■ CIAB III

Facultad de Biblioteconomía y Documentación y Biblioteca General Alcazaba de Badajoz, Extremadura. España Arquitecto: Enrique Colomés Montañés y Gonzalo Moure · Colaboradores: Pedro Barranco Vara y Nuria Blázquez Ruiz · Propiedad: Junta de Extremadura (Conserjería de Educación, Ciencia y Tecnología y Conserjería de Cultura) · Fecha Proyecto: 1997-1998 · Fin de obra: 2002 · Superficie Construida: 14.280 m2.

El lugar y el antiguo hospital militar provoca una doble actitud de proyecto: actuar sobre su ala sur, con lo que se regenera por ende esa zona de la Alcazaba, surgiendo un nuevo frente que traba con sutileza y claridad lo existente y asoma con mesura por encima de la muralla meridional y agrupar los espacios del programa que no admite con naturalidad el antiguo hospital, en una nueva volumetría clara y limpia que permite que los jardines de la Alcazaba puedan alcanzar el edificio por su cara este, zona donde entendemos que hay que desocupar, no ocupar; amen de su carácter arqueológico. El ala sur es la parte del edifico que presenta menos claridad y peor estado de conservación, siendo su relación con la muralla producto de añadidos y su resultado espacios de carácter residual, paradójicamente en un ámbito donde se perciben posibles situaciones espaciales profundamente humanas con naturalidad y sencillez, la frescura de un patio, contemplar el horizonte, la visión recogida, el paseo por la muralla. La actitud de proyecto es limpiar y poner en valor. Definicion constructiva: Estructura de hormigón armado blanco. Acero 500, cemento blanco pck=250 k/cm2. Grava y árido fino o arena de polvo de caliza blanca Alba de Granada. Encofrado metálico con tablas de madera de 7 cm de anchura machihembrada a la cara interior de encofrado como terminación impresa de sus superficies en el hormigón. Colocación de berenjenos en esquinas de 2 cm. Tamaño del árido 20 mm. Consistencia blanda. Empleo del hormigon en la obra: El hormigón se emplea como estructura vista exterior muraria, de vigas y forjados de losas, ampliación de una rehabilitación terminada en cal blanca. Terminación al exterior e interior del mismo material. El hormigón se elige como material único “sólido” visto en las fachadas que se actúa, cerrándolas y protegiéndolas de su orientación sur y oeste, empastándose por su color con las fachadas de cal del edificio antiguo y aportando su cualidad de estabilidad en el tiempo a las nuevas construcciones que emergen por encima de la muralla árabe de Badajoz y con importante presencia en la zona alta y céntrica de la ciudad. El material opaco blanco que cierra y define el volumen contrasta con el acero de pilares y de carpinterías y, sobre todo, con la gran celosía de tablones de madera vertical en los frentes o planos verticales que el edificio se abre y asoma al paisaje. Planta Facultad


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Enrique Colomés Montañés ■ 255

254 ■ CIAB III

Definicion constructiva: Estructura de hormigón armado blanco. Acero 500, cemento blanco pck=250 k/cm2. Grava y árido fino o arena de polvo de caliza de Colmenar. Encofrado metálico. Tamaño del árido 20 mm. Consistencia blanda. Empleo del hormigon en la obra: El hormigón se emplea como estructura interna de una construcción vista de grandes bloques de granito. Una estructura blanca protegida del clima lluvioso de Galicia. La estructura nace de la losa de cimentación también de hormigón blanca y es una pieza única y cúbica: dos muros enfrentados que toman la forma de los diferentes planos horizontales en vuelo que la componen. No existe otro material empleado en la estructura. A pesar de no ser visto desde el exterior, el color blanco del hormigón se piensa por acabado visto del material en los espacios interiores o nichos que los envuelven como una extensión de la propia tierra ejecutada en el aire fuera de ella en hormigón blanco.

Panteón familiar Pontevedra, Galicia. España

Arquitecto: Enrique Colomés Montañés · Colaboradores: Oscar Collado (estudiante de arquitectura) · Constructor: Belypa · Fecha Proyecto: 2002 · Fin de obra: 2006-2007 · Presupuesto de contratas: 55.500 €.

El proyecto se plantea como una construcción cúbica de granito de 5m de altura y dimensiones exteriores 4x5m en planta. Las tumbas y osarios se agrupan en dos volúmenes o cuerpos enfrentados, definiendo un espacio entre ambos de 1,40m de anchura libre. Esta disposición acentúa el carácter familiar de la edificación en torno a un espacio común. La estructura resistente oculta se realizará en hormigón armado blanco liso, siendo éste el acabado interior de los nichos. El revestimiento de esta estructura con un único material, de piedra caliza blanca, produce un volumen en el que se distinguen muy sutilmente las tumbas por las finas líneas de las juntas entre las grandes losas, matizadas éstas y diferenciadas por las inscripciones en cada una de ellas. El suelo del panteón se eleva 40cm sobre la tierra del cementerio. Base común de los volúmenes laterales de tumbas y osarios, importante para disponer una separación del espacio interior con el terreno. La cubierta es un volumen de granito. Tres planos que forman un cubo. Se construye directamente con losas de granito de 20cm de espesor y obra seca, con apoyos directos a la manera de un dolmen. Los extremos del panteón se dejan abiertos. El que se sitúa en la calle del cementerio servirá de puerta de acceso. En esa abertura se colocará un peldaño de granito de una pieza directamente sobre la tierra para acceder al interior, y para controlar el acceso una cadena de eslabones de acero fijada a los laterales. El otro extremo se tratará como un pequeño jardín de plantas tapizantes y aromáticas de suelo en una franja de tierra de 1m de anchura que impide el paso al interior por este lado del panteón. En él se sitúa la cruz de acero, alta y esbelta, silueteada en el cielo y en contraste con los árboles que emergen del fondo.

Planta


PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

<

CIAB III - ÍNDICE

Enrique Colomés Montañés ■ 257

256 ■ CIAB III

Alzado

Detalle 1

1- Muro de granito blanco-gris Allariz formado por bloques de dimensiones de 4.85 x 1.00 x 0.2 m. de espesor, apoyados y colocados en vertical sobre losa de cimentación y fijados a la estructura de hormigón mediante anclaje metálico según detalle. Juntas entre piedras a testa y con imprimación superficial de los cantos de silicona. Caras vistas con tratamiento a fuego. Peso de cada piedra 2910 kg. 2- Cubierta realizada con bloque de granito de las mismas características y dimensiones de 4.00 x 0.20 m. y 4.00 x 0.50 x 0.20 m. con segundo sellado de juntas externo. Peso de 2400 kg y 1440 kg. respectivamente.

Concepto constructivo

3- Estructura de hormigón armado blanco, acero 500, cemento blanco pck=250 kg/cm2. grava y árido fino o arena de polvo de caliza de colmenar. Encofrado metálico. 4- Losas apomazadas de caliza de colmenar blanca. dimensiones de 250 x 80 x 6 cm. en bocas de tumbas, 77 x 80 x 6 cm. en osarios y de 100 x 80 x 6 cm. en alzados laterales metálicos. Sellado de silicona en apoyo inferior. Inscripciones de piedras del frente. formación de canal en cantos superiores de 17 mm. de ancho, juntas de 2 y 4 mm. (pesos 312 kg. 96kg, 125 kg. respectivamente. 5- S  ellados lineales de neopreno fijados a perfil metálico en apoyo inferior y superior de cada piedra. 6- Formación de suelo mediante losas apomazadas de caliza de colmenar y dimensiones 140 x 30 x 6 recibidas con arena de río y mortero de cemente blanco (dosificación 1:3). Juntas a testa.

Losa de granito

7- Arena de río. 8- Mortero de cemento blanco 1:3. 9- Pletina de acero galvanizado en caliente de 3450 x 75 x 8 mm. colocada previamente al hormigonado. 10- Perfil metálico soldado al anterior y nivelado horizontalmente en acero galvanizado en caliente. Compuesto por piezas soldadas en taller y dimensiones 3450 x 55 x 8 mm. y 3450 x 10 x 3 mm. y con pletina de 3450 x 10 x 3 mm. de acero galvanizado en frio para alojamiento de canal de la piedra y tope de vuelco de la misma. 11- Pletina de dimensiones 15 x 15 x 0.8 cm anclada a hormigón para apoyo de brazo de polea para movimiento de losas con ventosas.

Revestimiento de piedra

12- Perfil metálico atornillado con hilti y pegado con resina epoxi a estructura de hormigón formado por pletinas de acero galvanizado en caliente de dimensiones 10 x 30 x 8 mm y 30 x 30 x 8 mm y colocación de barras de acero galvanizado soldadas para anclaje de bloques de granito. 13- Peldaño de granito blanco-grisenterizo de dimensiones 60 x 60 x 20 cm. con inscripción en cara superior. Recibida sobre lechada fina de 3 cm. de mortero de cemento blanco sobre encachado. 15.- Encachado de grava blanca, diámetro 60 mm. 16.- Cruz de acero inoxidable, sección cuadrada de 3 cm. de lado maciza. 17.- Tierra vegetal y plantaciones de jardineria. 18- Herrajes a granito y cadena de acero galvanizado.

Estructura de hormigón

Jardín y cruz

Dimensiones de losas de piedras de Colmenar en cm. (a ejes de juntas)


258 ■ CIAB III

<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Ramón Esteve Cambra ■ 259

Centro de Salud San Rafael Ontinyent, Valencia. España Arquitectura: Ramón Esteve Estudio de Arquitectura · Arquitecto Técnico: Ramón Sanchís · Colaboradores: Juan A. Ferrero Seguí, Angels Quiralte Bautista y Rafael Esteve Marrahi· Promotor: Consellería de Sanitat, Sotssecretaría per als Recursos de Sanitat · Constructor: Construcciones Francés · Superficie Construida: 721,62 m2 · Superficie Útil: 627,94 m2 · Superficie de la Parcela: 1.200,00 m2 · Fin de Obra: Mayo 2004

El solar está emplazado en el barrio de San Rafael, que comprende los suelos situados en el margen izquierdo del Río Clariano, al oeste de la ciudad de Ontinyent. El solar se encuentra en una zona sin edificar entre el Colegio Público Rafael Juan Vidal y el parque público de San Rafael de propiedad Municipal. El centro de salud se concibe como una pieza rectangular de una sola planta sobre una plataforma rectangular elevada en uno de sus vértices aproximadamente 2 metros sobre la rasante de la calle. La ubicación del centro nos permite volcar la pieza a las mejores vistas y la orientación más conveniente. A través de una gran rasgadura horizontal de vidrio, que recorre la fachada principal de extremo a extremo, el centro se abre a un apacible jardín consiguiendo una gran transparencia entre la zona de las esperas y el exterior. Esta horizontalidad se ve potenciada mediante un plano de hormigón prefabricado blanco de 2.50m que, además de regular el exceso de soleamiento, resguarda al usuario y le acompaña durante su acceso al centro. En el resto de fachadas el edificio se cierra con el mismo hormigón del friso y con una carpintería de lamas realizada con perfiles de aluminio extrusionado.

El edificio se abre al interior mediante dos patios de luces de diámetro 2.65m que cruzan la planta longitudinalmente y abastecen de luz natural el interior del edificio e iluminan las consultas médicas. Para salvar la diferencia de cotas se dispone una rampa y unas escaleras paralelas a la fachada principal cuyo recorrido lineal ofrece una percepción continuada del centro. Constructivamente el cerramiento del edificio se resuelve mediante placas prefabricadas de hormigón armado en cemento blanco de gran formato y de 16cm. de espesor, compuesta por hormigón HA-25 Nw/mm2., dosificación mínima de cemento 375kg/m3, mallazo y armadura B400S, (recubrimiento 30mm), que se adaptan a la modulación estructural.


<

PÁGINA ANTERIOR

PÁGINA SIGUIENTE

<

CIAB III - ÍNDICE

Ramón Esteve Cambra ■ 261

260 ■ CIAB III

Planta

Alzado noreste

Alzado noroeste

Sección a

Alzado suroeste

Sección b

Alzado sureste


CIAB III - ÍNDICE

<

PÁGINA ANTERIOR Ramón Esteve Cambra ■ 263

262 ■ CIAB III

Detalle 1 E: 1/30

Detalle 2 E: 1/30 1. Capa de Grava rodada, espesor 8 cm y manta Goetextil. 2. Placas Machiembradas de Poliestireno extruido de espesor 6 cm. 3. Capa de tela de fibra de vidrio con 3 manos de Clorocaucho. 4. Sumidero Sifónico de PVC ø110 mm con rejilla de protección. 5. Hormigón Celular formando pendiente de espesor 6 cm. 6. Enlucido de yeso blanco 7. Tabique de ladrillo cerámico hueco, espesor 7 cm 8. Forjado de Hormigón Armado con semivigueta de Celosía para canto 26 cm. Bovedilla plana de Hormigón. 9. Forjado de Hormigón Armado con semivigueta pretensada para canto 26 cm. Bovedilla plana de Hormigón. 10. Aislamiento de fachada con espuma de Poliuretano proyectado espesor 3 cm. 11. Terreno. 12. Zuncho perimetral de 40x40 cm. de 4ø12 13. Murete con ladrillo cerámico perforado de 24x11, 5x9 cm. 14. Hormigón de limpieza. 15. Zapata aislada. 16. Angular metálico espesor 10 cm. 17. Anclaje metálico ø16mm. 18. Zuncho perimetral 4ø12. Estribos ø6 cada 25 cm. 19. Mallazo 25x25 cm. de ø6. 20. Vidrio 16 mm. (8+8). 21. Perfileria de Aluminio anodizado. 22. Lama de Aluminio extrusionado color natural para Celosía de 13x50 mm. 23. Soporte de Aluminio extrusionado para lama de Celosía. 24. Cámara de aire. 25. Pavimento de Baldosa de Mármol Crema Marfil Grano de Arroz de 60x30x2 cm. 26. P  laca prefabricada de Hormigón armado, Cemento blanco de 16 cm de espesor, con Alma de Poliestireno expandido. 27. Acanaladura para recojida de agua pluvial. 28. Voladizo prefabricado de Hormigón armado en Cemento blanco de 20 cm de espesor y 250 cm de ancho. 29. Cerramiento formado por Muro y Cortina con modulación entre montantes de 3.30 m y altura entre travesaños de 2.50 m. 30. Hueco para iluminación con lampara de bajo consumo. 31. Viga descolgada de Hormigón armado de 40 cm. de canto. 32. Varilla de cuelgue galvanizada de 3 mm de espesor. 33. Rodapié de Mármol Crema Marfil Grano de Arroz, de 15 cm de altura. 34. Pavimento de Hormigón prefabricado color gris con rayado transversal. 35. Falso techo realizado con paneles de 60x60 cm. 36. Perfil en L de Plancha de acero conformada de 5 mm. de espesor. 37. Perfil en T de Plancha de acero conformada de 5 mm. de espesor. 38. Cargadero prefabricado de Hormigón armado en cemento blanco de espesor 6 cm. 39. Baldosa de cemento Hidráulico. 40. Zuncho perimetral de 50x40 cm de 4ø12.

Livro CIAB III  

Livro III Congresso Internacional de Arquitectura Branca - CEMEX

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you