Matriz Energética Argentina

Page 1

Comisión Energía Conclusiones Matriz Energética Argentina

¿Por qué discutir sobre matriz energética? Un país que crece y lo hace apostando a la producción con creciente industrialización y al mismo tiempo privilegia la integración de sectores postergados al acceso a servicios básicos y mejor calidad de vida, necesariamente demanda energía y en grandes cantidades. La matriz energética es una temática que requiere planificación estratégica por lo vinculado que está a la estrategia productiva, la geografía y los recursos naturales y porque la implementación de la mayoría de las iniciativas demanda plazos prolongados y tecnología de punta. Es indispensable entonces que el Partido Justicialista discuta políticas a mediano y largo plazo en esta temática que está íntimamente ligada a la posibilidad de alcanzar la felicidad del pueblo y la grandeza de la nación. Perón y la energía En esto no hacemos más que retomar las iniciativas de Juan Domingo Perón quien acompañó su modelo industrializador y de justicia social con un impulso enorme al tema energético. Entre las principales medidas podemos mencionar la creación del Plan Nacional de Electrificación, en el año 1947; la construcción del primer gasoducto de Sudamérica y el más largo del mundo en ese momento, desde Comodoro Rivadavia hasta Buenos Aires, en 1949, el impulso de grandes obras hidroeléctricas como el dique El Nihuil en Mendoza y el dique La Florida en San Luis sin dejar de lado que fue él quien puso la piedra basal de Yacyretá, una de las represas de llanuras más grandes del mundo y uno de los precursores a nivel mundial del desarrollo de tecnologías nucleares que nos permiten hoy poder aplicarlo a la generación energética como a otros usos importantes. El pro yecto nacional en la actualidad


Luego de décadas de desfinanciamiento, el tema energético ha vuelto a la agenda nacional, con una inversión cercana a los 20.000 millones de pesos en proyectos que “no se ven”, pero que han permitido sostener un crecimiento significativo en el consumo de energía. Así, mientras que en 2003 teníamos 9.000 kilómetros de línea de alta tensión de 500 kilovoltios, actualmente contamos con casi 12.000. En 2003 Argentina generaba 17.900 megavatios de electricidad; hoy la generación eléctrica se ha elevado a más de 23.400. Otra medida importante fue el 39% de ampliación en el transporte de gas y la culminación de Yacyretá, que provee de energía limpia un 15%de la producción total del país. Pero Yacyretá no fue la única gran obra que retomamos del fundador de nuestro movimiento, también se recuperó la iniciativa del aprovechamiento energético de la tecnología nuclear con la construcción de la central ATUCHA II y la construcción del primer reactor íntegramente de industria argentina, el CAREM. Es importante mencionar el rol que cumple la integración regional en nuestra matriz energética, desde hace unos años el crecimiento del consumo energético ha demandado que la Argentina importe energía y nuestros principales proveedores son nuestros hermanos de la región. Podemos citar el caso de Paraguay que nos vende los excedentes de los aprovechamientos hidroeléctricos además de Bolivia y Venezuela que nos proveen de hidrocarburos, la integración regional convierte a Sudamérica en autosuficiente en materia energética, lo que la protege, en gran medida, de los vaivenes mundiales en un sector con mucha incertidumbre. Los desafíos futuros Continuidad en las inversiones en materia de energía: Hemos mencionado algunas de las principales inversiones y es deseable mantener este rumbo, una modalidad que podría adoptarse es la de, al igual que en materia de educación, atar la inversión en energía a un porcentaje del PBI lo que le daría una correlación directa con el crecimiento de nuestra economía y sector productivo. Consolidación de las energías renovables: Nuestro país tiene zonas de ventajas comparativas muy importantes para el desarrollo de ciertas fuentes de energías renovables como la eólica, sobre la cual nuestra Patagonia tiene un factor de aprovechamiento en la costa de un 45%mientras que en Europa (quienes más la aprovechan) es de apenas 25%. Regiones como Cuyo y el NOA donde la radiación solar permite aprovechamientos muy eficientes, innumerables


puntos donde aprovechar la energía hidráulica y, dada nuestra competitividad para la agricultura, el aprovechamiento de bio-combustibles. Teniendo en cuenta esto, se aprobó en el año 2006 una ley que establece que en el año 2016, el 8%de la energía eléctrica que se consume debe provenir de fuentes de energía renovables (eólica, solar, geotérmica, mareomotriz, hidráulica, biomasa, gases de vertedero, gases de plantas de depuración y biogás). Desde la aprobación de esta ley, se dio un fuerte impulso, mediante el financiamiento (el Banco de Inversión y Comercio Exterior está haciendo un gran aporte en este sentido) y contratos de compra de energía, a la construcción de plantas de energía renovable. Algunos casos emblemáticos, son el Parque Eólico de Arauco (La Rioja), que es el más grande de Argentina y consta de 12 molinos eólicos con una capacidad de generación de 25,2 MW, totalmente diseñados y fabricados en Argentina y la Planta Fotovoltaica de Ullum (San Juan), que se trata del primer parque de energía solar de Latinoamérica, que proporcionará 1,2MW de energía limpia, a través de miles de paneles fijos y móviles. Apostar al desarrollo de estas energías no solo es deseable por su aporte a la diversificación de la matriz, su aplicación en zonas remotas y los beneficios ambientales que acarrean, sino porque nuestro país tiene potencial para convertirse en desarrollador y exportador de esta clase de tecnologías, al menos, para la región. Desarrollo nuclear y vinculación con ciencia y tecnología Nuestro país ha recuperado un rumbo en materia de ciencia y tecnología, ha instaurado nuevamente un ministerio como lo hiciera el General Perón, ha repatriado los científicos exiliados por esas décadas de desidia abriendo nuevos horizontes en este área. Este impulso debe ser aprovechado para darles bríos renovados a nuestro programa nuclear, tecnología en la que somos avanzados a nivel mundial y que es considerada una fuente limpia de energía. El desarrollo científico es clave también para aprovechar el resto de las fuentes de energía y al mismo tiempo que juega un rol esencial en el alcance de la eficiencia energética a nivel residencial e industrial. Formar profesionales y técnicos es esencial. En esta materia se están comenzando a formar profesionales a nivel universitario y es necesario incrementar ese esfuerzo e incorporar a las escuelas técnicas. Políticas hacia el consumidor


Continuar con la política de segmentación de subsidios buscando un equilibrio de tarifas diferenciadas de acuerdo a los niveles de ingresos e incrementar los esfuerzos para crear cultura de ahorro y eficiencia energética. Impulsar la participación de los gobiernos locales Los gobiernos locales tienen una importancia estratégica en la vinculación con los usuarios y al mismo tiempo pueden encarar esfuerzos de ahorro energético en áreas fundamentales como el manejo de residuos y el alumbrado público entre otros. La recuperación de la soberanía en hidrocarburos: Como hemos visto, nuestra matriz energética como la de casi todos los países del mundo, depende fuertemente de los hidrocarburos y en particular para nuestro país, del gas. Mucho se ha escrito y reflexionado en publicaciones anteriores de GESTARsobre la historia y el rol estratégico de YPFen materia de soberanía energética y los efectos de su privatización. Algo importante a tener en cuenta es que si bien todos los países de la región vivimos procesos neoliberales durante los 90´s, casi ninguno privatizó su empresa petrolera como pasó aquí. Recuperar entonces el control del sector de hidrocarburos, si bien no cambiaría en el corto plazo la necesidad de importar este tipo de energía, nos permitiría ponernos metas de producción acordes a nuestro crecimiento sostenido. Retomar la iniciativa en la exploración y explotación de nuestros yacimientos de hidrocarburos, constituiría una decisión estratégica que, como todas las que se vienen tomando desde el 2003, logrará poner los resortes de la producción, el desarrollo y en definitiva la prosperidad nuevamente en manos de los argentinos.

Mar del Plata, 14 de abril de 2012