__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1


EL ASOMBROSO MODELO CHINO El gran viraje propuesto por Deng Xiaoping hablaba de terminar con el igualitarismo, incorporar como principio socialista la remuneración a cada cual según su trabajo y, además, proceder a la apertura de China a las inversiones extranjeras. Con el nuevo principio de que “La verdad hay que encontrarla en los hechos y no en las teorías”… quedó atrás la lucha de clases como “motor de la historia” y se enarbola la necesidad del desarrollo de la Nación, constituyendo un Frente Único con los capitalistas nacionales. China ha logrado una inteligente y eficaz combinación de Libre Mercado y de Estado Eficiente. Deng, recogiendo un viejo principio de la sabiduría china, sabía que toda reforma se hace paso a paso. Por ello, ahora sí se ha puesto en marcha la apertura financiera a la banca internacional y a la competencia. La conclusión es obvia y casi paradójica. Los capitales parecen estar más dispuestos a llegar a asociarse con el Estado, a instalarse y crear empleo cuando el Estado ejerce una enérgica acción reguladora y con sus entidades y empresas les da estabilidad y eficiencia en los servicios. Por el contrario, no llegan fácilmente a los países que han destruido su aparato estatal, o llegan para adquirir las partes de éste que se subastan, no llegan a los países con gobiernos inestables y carentes de instrumentos o de capacidad para promover proyectos de largo plazo. Hace milenios, ese país inventó la porcelana, la seda, el papel, la brújula, la pólvora; luego entró, por obra de sus últimas dinastías imperiales decadentes, en un largo sopor del que ahora despierta poniendo en práctica un revolucionario modo de desarrollo. Y como ya se ha dicho, si algo dramático no se interpone en su camino, China desplazará a Europa y luego a los Estados Unidos en el rol de gran potencia.

Alan García Pérez

1


PRIMERO DE OCTUBRE EN CHINA Cada primero de octubre recordamos una fecha memorable para el calendario del PCCh. y para los trabajadores Manuales e Intelectuales, agrupados en la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA). En esa ocasión revaloramos los enormes esfuerzos librados para realizar la gran obra de transformación social y desarrollo amónico en china -trazado con mayor énfasis desde hace 30 años-, en los que han podido mostrar al mundo, la consistencia de su milenaria historia, la profundidad de sus hondas convicciones solidarias y su decidida marcha hacia la prosperidad en el marco de un proyecto socialista singular. Al celebrar esa efeméride, ponemos énfasis en la enorme capacidad de la organización del partido para enfrentar los desafíos del tiempo, superar los errores, e imponer logros en la construcción de una sociedad nueva y diferente, capaz de dar efectivamente, ese Gran Salto Adelante que la Apertura y la Reforma han hecho posible haciendo que la modernidad, desarrollada y eficiente que hemos conocido al ingresar al siglo XXI sean tangible, al mismo tiempo que la idea de libertad, no siga siendo un pretexto de la propaganda occidental, sino, el marco ideal de esa verdadera revolución socialista que decididamente Deng emprendió.

Mauricio Mulder UNA VISITA HISTÓRICA…

2


Shen Wha, Director del Buró de la Secretaria Internacional del PCCh y experto en temas de América Latina con el autor, en Beiging.

Desde antes de la fundación del Partido Aprista Peruano el 20 de setiembre de 1930, una serie de delegaciones apristas han salido desterrados o en viajes de preparación e intercambio interpartidistas por todo el mundo, y la verdad es que estos desplazamientos han producido interesantes desarrollos de programas e iniciativas en beneficio del pueblo peruano e indoamericano. Esta sana iniciativa fue alentada por el jefe del aprismo, Dr. Víctor Raúl Haya de la Torre por lo que importantes y numerosas delegaciones del Partido del Pueblo acompañaron desde los días aurorales a los principales movimientos políticos y revolucionarios del mundo.

3


Nadie debe olvidar que el propio Víctor Raúl lideró el movimiento continental de apoyo a César Augusto Sandino en los años 20; en los años 50 el brazo del aprismo llevó solidaridad a la Bolivia progresista del MNR y en los 60, hasta Venezuela donde combatimos brazo a brazo contra Pérez Jiménez con Rómulo Betancourt. Pero nuestras relaciones se mantuvieron con todos los pueblos y clases oprimidas del mundo, al punto de habernos solidarizado con Cuba en su enfrentamiento contra Batista, con el Partido Liberación Nacional de Costa Rica, con el Frente Sandinista en su lucha contra la dinastía de Somoza y con Guillermo Manuel Ungo en su lucha por democratizar El Salvador con el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional. Alan García continuó esta expresión de aprendizaje y solidaridad y, en los años 80, el aprismo tuvo un rol de primer orden en el movimiento No-Alineado que, haciendo uso de su independencia, combatió -como lo reclamó Haya de la Torre-, contra todo tipo de influencia imperial de Washington y de Moscú. Cuando Alan García relee las fuentes originarias del aprismo, publica el libro Modernidad y Política del siglo XXI que continua desarrollando el pensamiento del aprismo frente a los retos de la modernidad. En este texto, García profundiza sus observaciones sobre la India y la China, nuevas fórmulas de interpretación de la realidad mundial. Tanto Alan García como Mauricio Mulder visitaron China y dan cuenta de un análisis sobre esa realidad y sus valiosos resultados en la economía y la sociedad de ese pueblo continente que revoluciona el entendimiento clásico promovido por la prensa occidental respecto de aquel país milenario, donde parecía que los problemas se resumían en los conflictos de la Plaza de Tiananmen y los revuelos en el Tibet. Este documento, que presentamos, tiene un valor especial, revela contenidos y proyecciones de una realidad que conocimos y que tiene un valor agregado que ponemos de relieve. Dadas que las características del desarrollo

4


económico y social son similares en aspectos centrales a las del Perú, las propuestas que desde hace treinta años se promueven en China involucran conceptos muy cercanos al aprismo. Un Estado fuerte que regula las relaciones entre el capital y el trabajo (Estado Antimperialistas), una economía múltiple que acepta las bondades del capital extranjero y fija reglas claras para su tratamiento justo (ambivalencia del Imperialismo) una planificación estratégica que incorpora el valor de la descentralización que permite un ordenamiento propio que impulsa las potencialidades de cada región y a las que suma las tareas del desarrollo económico infraestructural con la defensa medio ambiental (tal como lo propuso en el Perú Haya de la Torre el año 1931 con su tesis del regionalismo económico), y un Partido que reúne en su seno a un gran Frente Único de Trabajadores Manuales e Intelectuales, lo que nos da un derrotero y proponen la veracidad de las tesis de Haya de la Torre. Nadie propone que China sigue al aprismo en sus conceptos de Estado, Nación y Libertad. Lo único que reclamamos es que la aplicación cierta de muchas de nuestras propuestas sociales, económicas y políticas, tienen en China una demostración objetiva de su posibilidad de realización. Las líneas que a continuación encontrarán, son parte de un debate mayor que se iniciará cuando todos tengamos claro que el mundo no es más lo que fue y que es necesario releer lo que pasa, al amparo de los profundos cambios que se han producido en el mundo. Lo que China aporta en la nueva visión del desarrollo plural, a partir de la conciencia de la protección del medio-ambiente que sensibiliza la economía, es la puesta al servicio del hombre, la ciencia, la tecnología y la cultura, demostrándonos como alguna vez sostuvo Haya de la Torre, que cada pueblo tiene su propio tiempo histórico de evolución y que cada cambio corresponde a su espacio geográfico. Las coincidencias y las discrepancias con el modelo de desarrollo chino son parte de nuestra propia visión del mundo y la modernidad. Por lo pronto, lo visto y vivido en China se

5


parece mucho a lo que Haya de la Torre nos propuso para América Latina desde 1924. En la escuela de Líderes de Costa Rica, promociones apristas se prepararon para vencer en el debate ideológico de la guerra fría, en Venezuela delegaciones de apristas se tecnificaron en aspectos laborales, en España, bajo los auspicios del Partido Socialista Obrero Español, nuestros compañeros se prepararon para enfrentar los retos de la modernidad y ser gobierno local en sus respectivas ciudades. Creo que en China, hemos vivido nuevas experiencias para sumarlas a la construcción del aprismo en el siglo XXI, con una nueva visión del panorama mundial que nos permita culminar la obra de transformación social que Alan García ha comenzado en el Perú. En 160 años de inmigración China y, a los 60 años del triunfo de la Revolución, ofrecemos este texto para el análisis y la crítica. Ya en Beijing, antes de partir a Shangai -en medio de intensos debates-, convinimos con el autor, en dejar por escrito esta experiencia. Cumplimos pues una obligación intelectual y partidaria que asumimos con mucha responsabilidad.

6


DESDE LA CIMA DE LA MURALLA Apuntes preliminares Sin duda que es fundamental el rol de las ideas políticas en la historia contemporánea. De su desarrollo y aplicación, se han formado “ejes” o bloques económicos, políticos e ideológicos mundiales cuya dinámica han influenciado de varias maneras en los procesos históricos locales. Desde esta perspectiva, el aprismo confronta metodológicamente la realidad y la estudia de manera sistemática para que -como en el caso chino-, se formule un análisis espacio-temporal de cara a la naturaleza contemporánea de la vigencia y aplicación del marxismo, así como, para poder comprender la dimensión y el desarrollo de la llamada Revolución China. No es extraña esta metodología para el aprismo, ya antes sendas opiniones han sido expuestas por Alan García y Mauricio Mulder, quienes además publicaron oportunamente sus impresiones en torno al denominado Proceso Chino. De hecho han habido además otros antecedentes y experiencias que han ayudado a esta comprensión de la realidad latinoamericana. Víctor Raúl Haya de la Torre, fundador del Aprismo, formuló observaciones en torno a la Revolución de México en 1910 y visitó Rusia en 1924 como delegado de la Federación Obrera Local (FOL), incorporando lo visto y aprendido, a la estructura doctrinaria e histórica en la auroral propuesta aprista que se difundió desde la segunda década del siglo pasado. Han sido también materia de estudio –influencias y desarrollo de la lucha del movimiento popular peruano-, las tareas liberadoras del Movimiento Nacionalista Revolucionario en Bolivia, la beligerancia insurgente de Acción Democrática en Venezuela contra el dictador Pérez Jiménez, la Revolución Cubana, el apoyo a la Revolución Sandinista en Nicaragua y las tareas de Guillermo Manuel Ungo dentro del Frente Farabundo Marti para la Liberación Nacional en El Salvador, entre otros.

7


En tanto también hemos observado con crítica expectativa la frustrada experiencia del “socialismo real” y la Perestroika en el bloque soviético, la caída del muro de Berlín y con ella, el derrumbe del “eje” comunista en Europa Oriental cuyo escenario de crisis quiso aprovechar el liberalismo económico “para transformar” las últimas décadas del siglo XX en un escenario de experimentos económicos y financieros crueles que llenaron de miseria a buena parte del mundo pobre y especialmente a América Latina y África, provocando una aguda polémica doctrinaria en la que el mercantilismo brutal, derivado del capitalismo salvaje, apostó por neoliberalismo, la reducción a niveles ínfimos del Estado y la imposición del libre mercado, sometiendo al hombre a las reglas e intereses del mercantilismo puro y aplastando todo vestigio de éxito social y de eficiencia estatal, aún existente hasta aquel momento. En marcha el fundamentalismo liberal involutivo, el neoliberalismo pretendió desde los escombros, edificar un modelo de economía privada en la que los bienes y activos del Estado se rematarían aunque fueran rentables, para posibilitar el surgimiento de un nuevo modelo, sin ninguna participación pública, ni siquiera en los servicios públicos básicos. Las líneas que a continuación encontrarán, contienen algunas reflexiones y comentarios sobre lo que vi en China y la manera como enfrenta la globalización o como “globaliza su economía” y de como todo esto, los éxitos y fracasos de esta Nación, Estado y Partido, repercuten en todo el planeta. Distante de todo tipo de prejuicios políticos e ideológicos, una de las conclusiones a la que he arribado, es que resulta perfectamente viable que el socialismo pueda ahora hacer suya la economía de mercado en su lado positivo que es el del libre mercado al que además en China le oponen –al más puro estilo hayadelatorreano-, un Estado fuerte que preserve las condiciones de equilibrio entre el capital y el trabajo –tesis que Haya de la Torre llamaba Estado Antimperialista-, y que garantiza, no sólo el derecho a la propiedad –tan cara y

8


afecta a los conservadores-, sino fundamentalmente la inversión productiva, el bienestar, la justicia social y la igualdad de oportunidades para todos. En China hoy se han superado los viejos moldes de la anquilosada planificación centralizada y se han desarrollado perfiles modernos de planificación estratégica. La Economía de Mercado Socialista redefine, con particularidades chinas, la apuesta por el crecimiento en el marco de un singular proceso de industrialización acelerado que se monta en el crecimiento de la economía nacional y que apuesta por la consolidación del modelo, entendiendo que aquel, es fundamentalmente, un país megaexportador, con más de 2 billones de exportaciones acreditadas. El Estado ha reservado áreas estratégicas para el ámbito estatal, sin embargo alienta, preserva y garantiza el desarrollo de la propiedad privada y le da seguridades a la inversión entendiendo que ésta refuerza el modelo, al punto que las corporaciones internacionales, tienen casi el 40% del total de la inversión, las nacionales el 19%, las colectivas como el 4% y las privadas nacionales el resto. En el campo, China era un país atrasado y agrícola, sin embargo, el crecimiento y las tareas desarrolladas lo han colocado como la cuarta economía del mundo. ¿Cómo se condice esto con la actual realidad del campo? Dentro de los principales problemas que enfrenta China está el de la migración. Ese sigue siendo un tema complicado y no resuelto. Las estadísticas oficiales señalan que cada dos años se trasladan a las urbes una cantidad equivalente a cerca de 30 millones de ciudadanos. Si bien es tangible la reforma rural puesta en marcha, pareciera no ser suficiente ya que no ha sido posible contrastar su eficiencia ya que ésta, en una primera etapa, sólo se redujo al reparto de la tierra entre las familias, sin atender entonces, el entorno socio-económico.

9


Un aspecto que hay que ponderar es que si bien la propiedad de la tierra nunca estuvo en debate, las contratas permiten en estos tiempos desarrollar con garantías reales, procesos productivos en los que la economía de mercado se inserta al llamado campo del desarrollo agrícola que puede industrializarse gracias al aporte de recursos que provienen de entidades financieras que aceptan la tierra como garantía. Las otras tareas del crecimiento son parte de una agenda en el campo que están aún pendientes en medio de procesos mucho más lentos, aun cuando en perspectiva, parecieran asomarse sólidas políticas públicas que van dando paso ordenado a la evolución de la histórica sociedad agrícola, a una industrial en la que la infraestructura tiene una sensible presencia. La Apertura y Reforma se profundizó entre los años 84 y 92 de la mano con la imposición de un duro sistema de gestión y rentabilidad para las empresas entonces estatales. En tanto que el segundo aporte más importante de este período, fue la creación de las empresas no estatales y la diversificación de la aplicación del principio de la competencia que incorporó además en la economía de mercado chino, el sistema tributario, el Banco Central y una política flotante del tipo de cambio que registra, es cierto, regulaciones. ¿Dónde está pues la fuente del éxito del modelo de desarrollo chino? En la concurrencia de una visión de largo aliento que se sustenta en el valor científico que tienen del desarrollo en donde todo se planifica, lo que le da al capital y a la mano de obra, el valor que le corresponde. Se reconoce en la alta tecnología, la correcta administración de la cosa pública y la eficiencia en la gestión, los elementos concurrentes del éxito. ¿Cuál es la percepción del Socialismo en China? Todos coinciden en que ésta se encuentra en su etapa inicial o primaria ya que las fuerzas productivas están aún algo atrasadas y la economía mercantil, pese al importante adelanto, necesita aun palancas para su desarrollo y ése, es un proceso que calculan, puede durar unos 100 años.

10


La peculiaridad China se da en que, en el crecimiento de las fuerzas productivas, se elimina la polarización de los términos clásicos de la lucha de clases porque prevalece una concepción superior en que la revolución, que es un proceso integral, está por encima siempre de los intereses de una clase en especial. Si el capitalismo aprendió del marxismo y para “humanizarse”, incorporó la seguridad social y la planificación, el proceso chino apuesta por su democratización y de hecho, privilegiando la seguridad jurídica, que es sustento de la seguridad económica, propone una visión de la Economía de Mercado con un acento socialista que significa que el Estado supervisa las relaciones entre los actores sociales para evitar las deformaciones de gestión monopólicas y elitistas. En China se gobierna por leyes y construyen “una civilización socialista” que es una forma de vida en la que se sublima la moral de acuerdo a los principios de independencia y autodeterminación. Propuesta de convivencia ciudadana en la que el ser humano –en nueva coincidencia con Haya de la Torre-, es el fin superior del Estado y la sociedad. De hecho, la Constitución China había declarado a esta República, una Nación de Trabajadores Manuales e Intelectuales y por eso es que no es extraño que propongan el desarrollo pacífico del socialismo, la construcción de un sistema económico donde el hombre tenga preeminencia. Que en China se toma la propiedad pública como el eje para la prestación de los servicios, es cierto, pero que apunta y alientan el desarrollo de todas las demás formas de propiedad, también es verdad. Apuestan por la incorporación de la ciencia y la tecnología para vigorizar las estrategias que se imponen en las que la mano de obra, es siempre un valor agregado de alta calificación.

11


La evolución del socialismo formulando propuestas de carácter realista y objetivo, es la puerta por donde el desarrollo civilizado de las fuerzas productivas transitan en China para elevar las formas de vida de su población atendiendo una clara vinculación e interacción con la naturaleza y el valor de su preservación. En todo caso, son estos los temas del gran debate del mundo globalizado que ve el desarrollo de China de los últimos 30 años con sorpresa y mucha atención. Si de algo sirve, sería bueno recordar una frase de Manú Hamilton en su libro “El Celeste Imperio” para concluir en que, de lo que se trata es de aprender a mirar a China, como un oriental, pero con ojos de un occidental.

12


MARCO HISTÓRICO Y ANTECEDENTES La brutal dimensión de la pobreza y la naturaleza del atraso chino son una constante que redujo al pueblo-continente, otrora tierras de ricos y poderosos imperios, a una colonia atrasada y decadente que se sometió sin más, a los intereses geopolíticos del más amplio y variante espectro colonial. China no sólo perdió tierras, fue desmembrada y saqueada económica, política y moralmente durante mucho tiempo.

Palacio Imperial Fue el Partido Nacionalista Kuomintang, liderado por el doctor Sun Yat-sen -cuya propuesta se resume en la lucha por el nacionalismo, la democracia y el socialismo-, quien a inicios del siglo XX forjó la lucha contra las taras del colonialismo. Aunque tras el fracaso de su revolución de 1913 marchó al exilio, sembró la semilla de la rebelión al que se sumarían los que fundarían en Shangai, en octubre de 1921 el Partido Comunista, y entre ellos, el propio Mao Tse Tung que marchó alentado por dos tareas pre-revolucionarias: Deshacerse del

13


imperialismo y restablecer en China la llamada Unidad Nacional. Como en todo el mundo, la influencia del pensamiento marxista y su expresión leninista en la Unión Soviética que estrenaba su propia revolución, fueron definitivas para la época. Los llamados del espíritu antimperialista y la defensa de la unificación nacional calaron pronto y hondamente entre los revolucionarios que, tras la guerra entre Japón y China en 1937, habían crecido en número de militantes suficientes como para desplegar las tareas básicas del nacionalismo por toda la Nación.

14


Sun Yat-sen El debilitamiento del Kuomintang Chino por efectos de la guerra con Japón, la segunda guerra mundial y su larga lucha clandestina que agotó su causa, fueron la razón del fortalecimiento interno de los comunistas, cuya militancia creció exponencialmente en la clandestinidad en todas sus bases territoriales sembradas en la retaguardia de las líneas japonesas, sobre todo en las regiones rurales del norte de China, lo que les permitió que la organización campesina

15


sumara un buen número de efectivos a la milicia del Ejército Rojo. De esta forma se pudo desarrollar una efectiva ofensiva propagandística y de organización que militarmente se fortaleció cuando, ante la retirada de las fuerzas soviéticas ocupantes de Manchuria, en agosto de 1945, se hicieron de una impresionante cantidad de armas que habían sido capturadas a los japoneses. Cuando Japón capituló, Estados Unidos abandonó China, desatándose la guerra civil en 1947. Finalmente, en el verano de 1949 los revolucionarios vencieron y la resistencia no comunista se instalaría en la isla de Taiwán.

LA CHISPA QUE ENCENDIÓ LA PRADERA Y LA NUEVA REPÚBLICA En el mes de septiembre de 1949, se reunió la Conferencia Consultiva Popular Política China que integraron 662 miembros. Esta organización legisló y eligió a su primer Consejo de Gobierno Central Popular que a su vez nombró a Mao Tse Tung como su Presidente y le delegó poderes como jefe de Estado. También instituyó diversos órganos de gobierno central y local. La República Popular China fue proclamada oficialmente según todas las fuentes, el 1 de octubre de 1949 imponiéndose un intenso control del Partido en las poblaciones e impulsando elecciones de congresos populares locales, lo que fue un acierto ya que inició un procedimiento eleccionario directo “de abajo hacia arriba” que se mantiene hasta la fecha promoviendo una real participación ciudadana en este primer nivel de la organización social.

16


Mao Tse Tung

17


Museo del partido en Shanghái Si bien una red de procesos eleccionarios se completó hasta llegar a la instancia superior al que se denomina Congreso Nacional Popular, se redactó el proyecto de la Nueva Constitución que aprobó el Comité Central del Partido Comunista Chino y en el que se consagra “el papel de vanguardia del Partido Comunista y los cambios destinados a centralizar el control del gobierno”. A la fecha, los procedimientos se mantienen y sólo en la instancia superior del Congreso Nacional, la elección es supervisada por el Partido y funciona sin elecciones directas, es decir por delegaturas.

LAS TAREAS DE LA REVOLUCIÓN El socialismo chino a diferencia de otras experiencias revolucionarias no consagra la tesis del Partido único y si bien desde occidente hay voces que sostienen que ese pluripartidismo es sólo propagandístico, la verdad es que existen por lo menos 8 partidos además del PCCh que acompañan las tareas legislativas y de gestión en las diversas instancias locales y provinciales. A la luz de la

18


historia sin embargo resulta objetiva la preeminencia del Partido que transformó China.

Sede Central del Partido en Pekín Su fuente de inspiración marxista fue la correcta, pero es pertinente señalar hasta dos errores entre los más importantes: su vinculación inicial a la Unión Soviética cuyo apoyo para la realización del primer plan quinquenal sólo permitió algunos pocos avances en materia legal y luego, la imposición de la denominada “Revolución Cultural” que entre los años 68 al 77 inició un derrotero sinuoso de confrontación sobre la base de una concepción ortodoxa y muy dura en lo ideológico y político, que incluso llevó a los más jóvenes a ser sometidos mediante la educación, al proceso de conversión de pequeños burgueses a “agentes revolucionarios”, sin que nadie pudiera explicar convincentemente, ni antes, ni ahora, que es lo que significaba aquella frase maoísta que sólo encubría fórmulas de propaganda y proselitismo político extremista. En este período no se observan avances sustanciales para la reconstrucción de la economía que había sobrevivido al recorte de su territorio, a las brutales concesiones coloniales, a guerras externas, y por supuesto, a una prolongada guerra civil.

19


En lo que sí avanzó la revolución, fue en restablecer el control y fortalecer el Estado en el marco de un severo orden interno en contraposición al plano económico en donde se incautó todo aquello que fuera considerado “estratégico” y se fijaron pagos compensatorios con la finalidad de desaparecer las empresas privadas. La Reforma Agraria se inició en 1950 y se alentó sin mayor perspectiva la formación de mecanismos de “ayuda mutua”, cooperativas y granjas de carácter colectivo que hasta estos días subsisten.

El trabajo en el campo, primera importancia Pero lo que el Estado buscaba era potenciar la colectivización agrícola apostando por la actividad de una naciente industria pesada que, en el marco de la guerra fría y la conflictividad mundial, hizo del armamentismo militar un proyecto empresarial frenético del que el Estado chino se benefició ostensiblemente pero usando ingentes cantidades de recursos públicos a costa de los bienes de consumo de la población que veía desde su más extrema pobreza, como su país se convertía en una potencia militar.

20


Queda claro que no fue lo mejor entonces, imponer rígidos controles sobre la economía para definir la naturaleza del mercado. El propio juego del mercado local hizo lo suyo y pese a los intentos por incrementar una producción agrícola, esta fue condenada al fracaso por falta de apoyo tecnológico y las políticas de restricción del consumo que, si bien aceleró una ficticia y aparente industrialización, convirtió el “gran salto adelante" en un retroceso involutivo para la economía del país.

Nueva mirada para la vieja Reforma Agraria Conviene aclarar que Mao Tse Tung utilizó frecuentemente los términos "proletariado" y "proletario", pero no por referirse a la clase obrera, ni a los obreros mismos, sino, a lo que él llamaba “las virtudes revolucionarias” que Marx había atribuido exclusivamente a la clase obrera urbana. Al no existir estos en cantidad ni calidad suficiente para sus planes revolucionarios, la llamada revolución cultural planteó

21


erróneamente “crear conciencia sobre esto en los campesinos y los estudiantes”. Pero está claro también que el maoísmo, aunque tuvo éxito como ideología revolucionaria, por las consecuencias de la Revolución Cultural, resultó ser desastrosa para la era pos-revolucionaria de reconstrucción del país. En China nadie niega en estos días que una mala dirección, la crisis interna, la falta de una correcta planificación y la total desorganización de la economía llevaron al fracaso los programas de la revolución antes de los años 80. Las cifras oficiales confirman que hasta el año 1962, la producción industrial, entre otras actividades económicas por ejemplo, había descendido cerca del 50 por ciento. La revolución consolidaba su poder político por el endurecimiento de la represión, pero se debilitaba en el contexto del desarrollo y su programa económico.

Bolsa de Valores, un escenario común (EFE) Confrontados quienes favorecían la ortodoxia ideológica y algunos grupos de intelectuales y profesionales progresistas más pragmáticos y racionales, la palabra “eficacia” ingresó al debate interno dentro del Partido y contra lo que la lógica sugiere, eran los mayores, los veteranos de la primera hornada revolucionaria quienes apostaban por políticas de

22


Apertura y Reforma que se traduzcan en una mayor productividad del país. Si bien el propio Mao Tse Tung alentaría la crítica de las políticas gubernamentales, en junio del año 57 se reimpusieron estrictos controles sobre la libertad de expresión llegando a su fin, la llamada "primavera de Pekín". Desde entonces, la falta de autocrítica y el endurecimiento de las posiciones de una incorrecta dirección política de China aceleró el fracaso económico y fortaleció la presencia de una improductiva burocracia partidaria que alentaba un inexistente y demagógico “gran salto adelante”.

EL “GRAN SALTO” DE UN TRIMILENARIO ANCIANO ETERNAMENTE JOVEN

Mausoleo de Mao Tse Tung Mao Tse Tung murió el año 1976 y con su muerte se produjo un marcado vacío de poder que se tradujo en una pública confrontación entre ortodoxos y progresistas que seguían a Deng Xiaoping. Una momentánea victoria de los primeros

23


hizo que fuera elegido un hombre sin lazos con ninguna de las tendencias, el primer ministro Hua Guofeng. Sin embargo, no hay que olvidar que China resuelve sus divisiones internas de la misma manera como consigue la unidad de su idioma (fonéticamente hay muchísimas formas de expresarse, pero todos escriben de la misma manera). Por eso es que logran superar las controversias, aun cuando este periodo se caracterizó por la realización de profundos estudios sobre economía y modernidad. Fueron consultados expertos chinos que habían estudiado y vivido en Europa fundamentalmente y la transición se produjo en medio de un marcado acento estabilizador sólo sobresaltado por el arresto y el juicio por crímenes cometidos por la denominada “Banda de los Cuatro”, nombre con el que se identifica en China a la viuda de Mao, Jiang Qing y otros tres dirigentes del ala más radical opuesta al progreso. Al año, en 1977, el importante dirigente del Partido Comunista, Deng Xiaoping, ha quien se le reconoce en estos días como “el pensamiento guía”, fue reconocido como sustituto del Primer Ministro. A Deng se le devolvieron los cargos y honores que le habían sido retirados y el XIII Congreso del Partido Comunista Chino lo eligió como Vicepresidente. Deng Xiaoping le devolvió la dirección del Partido y del Estado a una combinación de veteranos y jóvenes progresistas que resultaron ser la vanguardia que necesitaba por lo que sólo un año después, visionariamente esta gente alentó el establecimiento de relaciones diplomáticas y un acuerdo comercial con Estados Unidos, en tanto mejoraron sustancialmente las relaciones con Japón y Europa.

24


Propaganda, fuente e inspiraciรณn permanente

25


LO PECULIAR DEL SOCIALISMO EN CHINA Entre 1980 y 1990 Deng Xiaoping mantuvo una marcada influencia en China y una muy discreta presencia política. No hemos encontrado extraordinarios monumentos, placas o mayores signos de exaltación personal de Deng en nuestro recorrido por China. Sin embargo, sí que lo merecería. Deng sigue siendo un personaje muy querido entre el pueblo y es recordado y evocado políticamente por los líderes del Partido. Contrasta el monumental y publicitado recuerdo de Mao, frente a la discreta presencia de Deng, de quien sólo hemos visto dos fotos en algunas comunas.

Deng Xiaoping, Pensamiento Guía

26


Ambos cumplieron un rol definitivo en la historia de China, el primero abriendo el surco y el segundo señalando el derrotero en el que parecería que a nadie le importa colocar placas recordatorias que perennicen al hombre, sino trabajar para garantizar lo que llaman un futuro armónico en el que la economía se someta al hombre para lograr el bien común. La gestión de Deng, sus envejecidos colaboradores y el grupo de jóvenes que lo acompañaron, “tuvieron una posición de apertura al mundo occidental” y lejos del dogmatismo ideológico, mantuvo un marcado y rápido proceso de desarrollo, favoreciendo también la aplicación de políticas de Apertura y Reforma, que no es sino, la aplicación de programas de largo aliento que permiten el desarrollo comercial e industrial, atrayendo importantes inversiones extranjeras y ese sorprendente y sostenido crecimiento económico que en China ha llegado a ser del orden del 19%.

Trabajo Pero el extraordinario crecimiento registrado, como suele suceder, también trajo problemas y una crisis social considerable que se produjo por el desarrollo de grandes urbes contra el resto del país. Ese mismo desequilibrio se

27


vivió en el campo con respecto a la ciudad lo que fue utilizado por opositores al régimen para alentar manifestaciones sobre todo estudiantiles-, que reclamaban entonces “una mayor democratización”. Si bien la comunidad internacional criticó la forma violenta en que se resolvió el conflicto, el propio Partido revisó los acontecimientos y varios dirigentes fueron sancionados y expulsados de sus cargos por su responsabilidad en los acontecimientos y desde entonces se trabaja en China por resolver los problemas de la juventud, la inmigración y el desarrollo equilibrado de las ciudades con mayor participación de las poblaciones.

Ciencia, Tecnología y Juventud Con el transcurrir de los años, el mérito de la Apertura y Reforma, que es como se llama al proceso diseñado por el pensamiento guía Deng Xiaoping, propuso enfrentar convenientemente el aumento de la inflación y el déficit comercial, logró en los 30 años que lleva implementándose, acercar las diferencias económicas entre las distintas regiones, combatir la corrupción, afirmar políticas de participación ciudadana sobre todo en el ámbito local y

28


presentar una nueva concepción en materia de política exterior. La eficacia es hoy, sin ninguna duda, el componente más activo en todo este período. Se combatió exitosamente la inflación y ésta se redujo gracias a la aplicación de medidas tales como el control de precios y el incremento de la producción agrícola simultáneamente. La apertura económica así lo permitió. En este contexto la juventud cumple un rol de primer orden. Desarrolla una organización denominada Liga de las Juventudes que responde a una instancia nacional del Partido, cuyo nombre es Federación Nacional de la Juventud, que es un banco de talentos que provee al Estado de capacidades para las tareas de la administración regular.

Juventud comprometida con el partido por el desarrollo Sin bien en la estructura del Estado no existe una oficina dedicada específicamente a temas de juventud, el Partido alienta las llamadas Ligas Comunistas, que como hemos sostenido, constituyen la reserva efectiva del Partido y forma sus cuadros desarrollando un intenso trabajo en esta misma línea.

29


Estas Ligas están integradas por jóvenes entre 14 y 28 años, aun cuando por el desarrollo y aporte de su experiencia se permite trabajar en esta área hasta los 40 años. Las Ligas juveniles tienen procesos permanentes y abiertos para la selección y el encuentro de talentos privilegiando las tareas de formación de cuadros que asumirán la responsabilidad pública futura. Los valores formativos de la Ligas pueden resumirse en estudio, disciplina, constancia, capacidad y talento. Trabajan con un promedio de 100 mil voluntarios y poseen, más o menos, 70 millones de afiliados. Las Ligas de la Juventud se fundaron en 1922 y está compuesta en su inmensa mayoría por estudiantes. Tiene bases locales por todo el país, incluyendo las zonas especiales y las regiones autónomas. Maneja en promedio, un banco de cuadros de 191 mil profesionales dispuestos a asumir responsabilidades en el Estado y en diversas tareas por encargo del Partido. El XVI Congreso Nacional de las Ligas de la Juventud Comunista ratificó esa instancia como la de mayor grado de representación, en este evento se elaboró la plataforma de trabajo y dependen de éste, los proyectos para los próximos años ratificando que sus integrantes deben afirmarse en la conciencia, la disciplina y dedicación al trabajo. Una exigencia reiterada es la de ser fieles al Partido. Deng murió el 19 de febrero de 1997 y a partir de entonces quedó pendiente el desarrollo de su agenda que, como todo en la China, simplemente es ambicioso y muy grande. No resulta raro ver y escuchar a los más prestigiosos funcionarios chinos presentarnos las maquetas de muchos metros cuadrados en la que reproducen exactamente las enormes ciudades cuidadosamente elaboradas con edificaciones realizadas en los últimos treinta años en un color, en otro las que están aprobadas y en construcción, y en otro diferente las que se realizarán en los próximos 50 años.

30


La muerte del líder Deng Xiaoping Y es que en verdad China es el país de la desmesura, donde todo es grande, macro, mega hasta el número de habitantes, de sus proyectos, la fuente inagotable de mano de obra, sus costos de producción, las ganancias, los miles de miles de kilómetros cuadrados, su milenaria cultura y sus proyectos de desarrollo armónico que ahora incorporan en avanzada, los valores de la defensa del ecosistema y el medio ambiente. Como se siembra cemento, se siembran grandes extensiones de árboles y el verde natural cubren las ciudades, hasta los desiertos son cubiertos de verde vida. Los trabajadores construyen frenéticamente la nueva China que impresiona y a veces asusta. En el monumental aeropuerto que han inaugurado, en el teatro, montado en la red de transporte que coloca sobre nuestras cabezas un circuito impresionante de pasos a desniveles o subidos en el tren rápido en Shangai, en sólo unos instantes, y sin sentir que vamos a más de trescientos kilómetros por hora, nos preguntamos sobre la velocidad de crecimiento de este pueblo y sobre la enorme verdad que encierra la vieja frase que advirtió que cuando China despertara, el mundo temblaría y a la que se agrega la sentencia de que este país, lejos de ser una amenaza, ha

31


contribuido como una locomotora imparable, al desarrollo exponencial del mundo que es también, una garantía de su estabilidad.

Aeropuerto Beijing Conviene anotar también que casi todos los productos y souvenirs que hemos visto en nuestro viaje se expenden en casi todos los mercados del mundo y -como no-, en el ”Barrio Chino de Lima”, esa es precisamente, una prueba de la fuerza de su mercado. Sin embargo, no es posible sustraerse a una experiencia que bien vale la pena comentar. Como experiencia constatamos plenamente la naturaleza de la Economía de Mercado en China en la que los costos de la mano de obra, la eficiencia y su planificada organización, permiten productos de precios muy bajos en el marco de una alucinante libertad del mercado que se rige por las reglas clásicas de la economía. La forma como los ciudadanos viven esta “su” economía, prueba lo dicho. El uso de las técnicas naturales del regateo muy apreciadas-, suele ser en China, literalmente, alucinante. Superan por nuestro propio interés o economía, cualquier barrera o traba del idioma y luego de una práctica ingeniosa

32


de negociación por varios minutos, sin ninguna lógica numérica.

Barrio comercial La comparación valorativa o monto promedio que no sea el que nuestro raciocinio proponga por los precios de productos similares en nuestros países, se traducen en el hecho que cualquier producto que fuera ofrecido por los vendedores -y cualquiera no es un término casual, es exacto- según la persistencia o terquedad del interesado, puede terminar reduciéndose a cifras impensables que favorecen al

33


comprador sin que el vendedor quede insatisfecho. En realidad, ambas partes quedan convencidas de haber ganado. ¿Díganme si esto no merece un mayor análisis?

Distrito Financiero de Pudong en Shangai ¿Es pragmatismo económico, es nacionalismo racional, es una expresión social de la tradicional y milenaria cultura popular china o socialismo con particularidades chinas? Lo cierto es que esta Nación inmensa ha sido transformada, va rumbo al desarrollo aun cuando con sencillez declaran ciento de veces que se encuentran en una etapa primaria e inicial de su programa, su megaeconomía y su vertiginoso desarrollo nos dice otra cosa. No es casual que haya quienes piensen que “a China hay que ir muy despacio, y salir también sin prisa ni espasmos en el pensamiento, porque China es lo grande, lo inmóvil, lo permanente y también lo fluido. En China no hay nada último sino que siempre hay más”.

34


Desarrollo exponencial de las urbes

EL GATO Y LOS RATONES Labrar esta historia no ha sido fácil, describirla sin mencionar que hubo un gran, profundo y tenso debate previo al éxito que comentamos en estos días, no sería serio. Reinvindicar la visión de Deng Xiaoping, merituar su labor y señalar sus aciertos es una tarea también impostergable ya que tal como registra la historia, los principales líderes de la avanzada fueron, antes que el tiempo les diera la razón, cuestionados y perseguidos por sectores infantiles y radicalizados. Sin embargo la respuesta de Deng Xiaoping frente a sus adversarios, zanjó un debate ideológico mayor: “No importa de que color sea el gato, con tal que cace ratones…”.

35


Deng Xiaoping inspira el respeto del pueblo

Y es que uno de los grandes preceptos que revolucionó el debate ideológico y político, introduciendo una visión pragmática del desarrollo chino fue enunciado por Deng Xiaoping, quien consolidó el poder de la Asamblea Popular Nacional, impulsó un Estado Antimperialista árbitro de las relaciones justas entre el capital y el trabajo, fortaleció el Partido como instrumento de los trabajadores manuales e intelectuales, vigiló de cerca la administración de la cosa pública y luchó sin concesiones contra la corrupción. Es verdad que el Estado ya controlaba sectores vitales, pero faltaba definir la necesidad que no haya tantas diferencias sociales, procurando además, que las regiones ricas ayuden –en el proceso de desarrollo puesto en marcha-, a las más pobres, fijando impuestos para hacer mayores inversiones en zonas donde se necesitan.

36


Nueva visión del trabajo y la empresa La Apertura y la Reforma trajeron nuevos conceptos como los del libre mercado, el debate entonces se produjo en torno a la desconfianza de los trabajadores ya que cuando los elementos básicos de la producción comenzaron a circular libremente, se regulaban por sus propias reglas. Pero el Estado no debía controlarlo todo, sólo debía poner interés en lo importante para el pueblo, en lo estratégico: petróleo, electricidad y ferrocarriles. En todo lo demás, no debía haber monopolio y sí, competencia. Como consecuencia de esta Apertura, en China la empresa estatal dejó de producir cosas que no tenían compradores, permitiendo que los criterios de razonabilidad, competencia y eficiencia se impusieran. China trajo en estos años, ingentes inversiones extranjeras (más de 400,000 extranjeras y 400 de las más importantes del mundo ya tienen sucursales en China), obteniendo

37


ventajas fiscales y garantías para quien quiera ingresar al codiciado mercado interno que posee. Una economía moderna fija planes en torno a la macro economía y ordena, sobre bases razonables y ajustadas a las reglas de la economía moderna y globalizada, su propio desarrollo. Este proceso en China, y China misma, es una locomotora mundial y contribuye de modo significativo al aumento mundial de la producción industrial.

Parque científico China produce un impacto significativo en el crecimiento económico y las exportaciones en el mercado internacional al punto que ha dado soporte y estabilidad a América Latina cuando se produjo la crisis de la economía americana. 13.000 empresas, 39 universidades y 213 instituciones de investigación repartidas en el Parque Científico Zhongguancun, en Pekín, que acoge además una población de 2,6 millones de personas, con 560.000 empleados merecen un comentario aparte. Ese es el mejor homenaje a Deng Xiaoping y la política de desarrollo impuesta en China.

38


Es también una inobjetable demostración del correcto sentido que se impulsa desde el Partido y el Estado. En China, como si fuera poco, existen 53 parques tecnológicos más, que son obra y producto de décadas de Apertura y Reforma. Todo esto es sólo, dicen los chinos, parte de una tarea mayor: prepararse para liderar el desarrollo de las tecnologías de la información y consagrar el aporte socialista chino que está graficado en el concepto de la vida del ciudadano, de sus relaciones de producción, de su medio ambiente, la defensa ecológica y de construir armónicamente (es decir dándole una atención especial a la naturaleza), su futuro socialista.

Circuitos de desarrollo en Shanghái

39


RAZONAMIENTOS FINALES Que nadie olvide la frase de Roque Ospina: "Los secretos del éxito chino están fundamentados en paciencia, perseverancia, compromiso, rigurosidad y calidad, siempre acompañados de audacia, coraje, iniciativa y firmeza". Eso es lo que vimos en China donde el Partido en el gobierno tiene claro que hay que darse un tiempo para todo, que hay que abrir las puertas al capital extranjero, pero que también hay que saber negociar con él. Dicen que el capital en sí mismo no es malo; es la ingerencia de las megaempresas multinacionales que proponen un ambiguo lenguaje y una hipócrita ideología democrática lo que combaten. Aseguran que el imperialismo económico sólo usa de aparentes exigencias democráticas occidentales porque le es rentable a sus intereses financieros. China constituye un factor exponencial del desarrollo, la expansión de sus compras internacionales en el marco de su economía socialista de mercado desde 1979 fue el freno del modelo neo-liberal y sus reformas económicas son para la América Latina una posibilidad, como lo es la imposición de las “zonas de Desarrollo Económico” y, en el caso de Hong Kong y Taiwán, el inteligente precepto de “un solo país, dos sistemas”. Para nuestros pueblos, China es un buen aliado y es un buen socio. Es un macro comprador y un megaconsumidor de minerales. Importa productos agrícolas, celulosa y harina de pescado, mariscos, productos químicos, equipos médicos de alta tecnología, vacunas, productos manufacturados. Es también una estupenda oportunidad comercial que ofrece su segmentada estructura social y el incremento en el consumo como una oportunidad. La construcción de infraestructura por doquier y una notoria mayor demanda de servicios son un tema que deberíamos mirar más de cerca. Que China es un actor protagonista de primer orden en el siglo XXI ya no queda ninguna duda y que hay que mejorar aún algunas cosas allí, lo tienen claros los dirigentes del

40


pueblo que gobiernan. Lo cierto es que en un mundo interactuante en el que las grandes multinacionales de occidente, especialmente de Estados Unidos, trasladan sus activos e inversiones a China, es algo que hay que analizar y entender, sobre todo porque no sólo se trata de aprovechar los bajos costos de mano de obra, sino porque el régimen que algunos no les gusta les da estabilidad y seguridad jurídica que les permite ganar a sus empresas, con una sola condición: más y mejores inversiones para seguir impulsando eso que llaman el desarrollo económico y social. En estos tiempos, en China, los principales líderes de la Apertura y la Reforma, y los dirigentes del Partido, son sensibles a la necesidad de atender los requerimientos de la modernidad e incluso la globalización por lo que ya se habla de “democratizar aún más el proceso chino”. Saben lo que dicen y con el respeto a la libre determinación de los pueblos, miramos con entusiasmo esta reiterada y honesta declaración. Que así sea por el pueblo chino, su Partido y el futuro.

41


Congreso del PCCh, responsable del Socialismo con particularidades China

42


CHINA EN DATOS

Mapa de China

Estructura del Estado De acuerdo con la Constitución de la República Popular China la estructura del Estado chino se compone por la Asamblea Popular Nacional, la Presidencia del Estado, el Consejo de Estado, la Comisión Militar Central, el Tribunal Popular Supremo y la Fiscalía Popular Suprema. La Presidencia del Estado, el Consejo de Estado, la Comisión Militar Central, el Tribunal Popular Supremo y la Fiscalía Popular Suprema son decididos por la Asamblea Popular Nacional y responden ante ella y su Comité Permanente.

43


Territorio La República Popular de China, se sitúa en el este de Asia en la orilla occidental del Océano Pacífico y es actualmente considerado el tercer país más grande del mundo. Cuenta con una superficie terrestre de 9,6 millones de kilómetros cuadrados o 1/15 del total de la tierra del mundo. Su frontera terrestre es de más de 22 mil kilómetros y una línea costera de más de 18 mil kilómetros, rodeada por el mar de Bohai, el mar de China tiene 6 mil 536 islas. La más grande es Taiwán, con una área total de unos 36 mil kilómetros cuadrados y el segundo, Hainan. Las islas del mar Meridional de China son el grupo de islas más sureñas. Población Según cifras oficiales la población total de China es de 1.295,33 millones, incluyendo los habitantes de Hong Kong, Macao y Taiwán. Su población representa más del 22 por ciento de la población mundial y ocupa el primer lugar en el mundo. Posee el mayor ejército del mundo con 2,5 millones de soldados. Participación Política En China el sistema tiene al Partido Comunista como eje principal, aun cuando no es el único partido que existe y actúa. Son ocho partidos democráticos los que participan en tomar decisiones y elaborar planes en diversas instancias gubernamentales. Hay ministros, vicepresidentes de la Asamblea y vicepresidente de la Conferencia consultiva que son de otros partidos. Pero el PCCh es la vanguardia y gobierna. Economía China mantiene una Economía de Mercado Socialista. El volumen de su producción es muy alto y baja los costos por unidad. Su PIB es el cuarto más grande del mundo, aun cuando la renta per-cápita anual es solamente $2.000. Existe salario mínimo y la Asamblea Nacional Popular aprobó la ley sobre propiedad que garantiza la privada y permite la

44


convivencia de diversas formas de propiedad que mantiene la colectiva. Mao Tse Tung Hay consenso en que la revolución cultural lanzada por Mao Tse Tung en 1966 fue el aspecto más saltante del periodo. Fue contraproducente, aisló a China del mundo y produjo caos. Se reconoce en términos generales la abolición formal de la esclavitud y el incentivo de grandes políticas sociales y de asistencia. En el campo comercial-industrial, se desarrolló exponencialmente una industria pesada de carácter exclusivamente militar sin mayor visión de largo aliento. Deng Xiaoping El liderazgo guía de Den Xiaoping, tuvo varias etapas. Una de confrontación interna, dura y exilio y un segundo momento de reivindicación. Deng lideró a la RPCh y la llevó por la senda del desarrollo con un proceso llamado de Apertura que significó el despegue de la industria y la economía china. Si bien la Apertura fue el inicio de la Reforma hoy china enrumba hacia el desarrollo a una velocidad indetenible.

45


PERSPECTIVAS Víctor Raúl Haya de la Torre

Víctor Raúl Haya de la Torre “Lo leninista, lo realista, es no aparecer manejados ni conectados con Moscú ni con el PC yanqui ni con nada extranjero sino –como en China– dar a nuestro movimiento un carácter nacional y auténticamente latinoamericano popular”. Carta a Julio Antonio Mella, abril, 7 de 1926.

46


“Sigo trabajando en la organización de la A.P.R.A., Alianza Popular Revolucionaria Americana o Frente Único de Trabajadores Manuales e Intelectuales. Verdadero partido revolucionario internacional antimperialista americano. […] Te recomiendo ser muy amigo de mis compañeros peruanos, grandes, muy grandes muchachos. Sigue trabajando y viendo la realidad y ya estaremos todos juntos en la lucha muy pronto cuando la A.P.R.A. sea un verdadero ejército rojo disciplinado y actuante pero listo a luchar como los chinos”. Carta a Julio Antonio Mella, abril, 7 de 1926.

“La línea normativa de la filosofía marxista es inseparable de la del desarrollo de sus teorías económicas y sociales. Movimiento, contradicción, negación y continuidad, presiden el porvenir universal y humano e inspiran la estructuración general del sistema completo de Marx”. “El Antimperialismo y el APRA” Capitulo VI La Tarea histórica del APRA Página 149 Tomo IV Obras Completas.

“Quien esta de rodillas no camina; y si lo intenta sin ponerse previamente de pie, tendrá que arrastrarse” “El Antimperialismo y el APRA” Capitulo VI La Tarea histórica del APRA Página 150 Tomo IV Obras Completas.

“En tanto que el sistema capitalista impere en el mundo, los pueblos de indoamérica, como los económicamente retrasados, tienen que recibir capitales del extranjero y tratar con ellos. Ya queda bien aclarado en estas páginas que el APRA se sitúa en el plano realista de nuestra época y de nuestra ubicación en la geografía y en la historia económica de la humanidad. Nuestro tiempo y nuestro espacio económico nos señalan una posición y un camino: mientras el capitalismo subsista como sistema dominante en los países más avanzados, tendremos que tratar con el capitalismo. ¿Cómo tratar? He ahí la gran cuestión”. “El Antimperialismo y el APRA” Capitulo VI La Tarea histórica del APRA Páginas 184-185 Tomo IV Obras Completas.

47


“La organización de la lucha antimperialista en la América Latina, por medio de un frente único internacional de trabajadores manuales e intelectuales (obreros, estudiantes, campesinos, intelectuales, etc.), con un programa común de acción política, eso es el APRA (Alianza Popular Revolucionaria Americana)” Página 33 “El Antimperialismo y el Apra”.

“El APRA organiza el gran frente único antimperialista y trabaja por unir en ese frente a todas las fuerzas que en una forma u otra han luchado o están luchando contra el peligro de la conquista que amenaza a nuestra América”. Página 34 El Antimperialismo y el Apra.

“Es en los países agrarios donde la joven y reducida clase proletaria necesita aliados para tomar posiciones…. Forzoso es abandonar la idea de un partido de clase para reconocer la necesidad de un diferente tipo de partido político revolucionario y antimperialista que no es partido de clase, sino de frente único”. Página 55 El Antimperialismo y el Apra.

“La doctrina del APRA significa dentro del marxismo una nueva y metódica confortación de la realidad indoamericana con las tesis que Marx postulara para Europa”. Página 117 El Antimperialismo y el Apra.

“En lo que la interpretación de una realidad nueva, característica, complicada, como la nuestra, tenga que negar o modificar preceptos que se creyeron universales y eternos, se cumplirá la ley de las contradicciones del devenir: la continuidad condicionada por la negación”. Página 118 El Antimperialismo y el Apra.

“Sostenemos pues, que la actual tarea histórica de estos pueblos es la lucha contra el imperialismo. Tarea de nuestro tiempo, de nuestra época, de nuestra etapa de evolución. Ello

48


nos impone subordinar temporalmente todas las otras luchas que resultan de las contradicciones de nuestra realidad social y que no sean coadyuvantes del imperialismo, a la necesidad de la lucha común”. Página 119 El Antimperialismo y el Apra.

“El APRA sostiene que antes de la revolución socialista… nuestros pueblos deben pasar por periodos previos de transformación económica y política y quizás con la revolución social –no socialista- que realice la emancipación nacional contra el yugo imperialista y la unificación económica y política Indoamericana. La revolución proletaria socialista, vendrá después”. Página 122 El Antimperialismo y el Apra.

“El Estado antimperialista debe ser, pues, ante todo Estado de defensa, que oponga al sistema capitalista que determina el imperialismo, un sistema nuevo, distinto, propio, que tienda a proscribir el antiguo régimen opresor…” Página 138 El Antimperialismo y el Apra.

“Un movimiento antimperialista no supone una acción regresiva en el orden económico o un mero ímpetu lirico por un gaseoso ideal de libertad nacional. Antes bien, es un paso histórico hacia delante; la emancipación social y hacia el bienestar económico de las colectividades sojuzgadas”. Página 154 El Antimperialismo y el Apra.

¿Nuestros países necesitan de capitales? La respuesta es afirmativa: Sí. ¿Si los necesita, hay que darles entrada venga de donde venga y vengan como vengan? La respuesta es negativa: No. Página 156 El Antimperialismo y el Apra.

“Hay capitales necesarios y buenos y otros innecesarios y peligrosos- que es el Estado y sólo él –el Estado Antimperialista-, el que debe controlar las inversiones de capitales bajo estrictas condiciones. No estamos en contra

49


del capital que se sujeta a nuestras leyes y procura el impulso de nuestra riqueza”. Revista APRA del 15 de mayo 1931 Página 13.

“Propiciamos un nuevo tipo de Estado basado no en el ciudadano como cantidad, sino en el ciudadano como calidad. Por eso nuestro Estado tenderá a ser un Estado de participación de todos aquellos que de una forma o en otra, contribuyan con trabajo, es decir, a la formación de la riqueza nacional”. Política Aprista “El Estado Aprista” Página 68 Tomo IV Obras Completas.

“Rendimos homenaje también al pueblo Chino, al precursor de esta lucha contra el imperialismo japonés, al adelantado de esta contienda, al solitario y desdeñado pueblo chino, cuyo partido kuo MinTang es quizás el hermano lejano, por su estructura y sistemas del partido del pueblo…es también un partido de frente único y también como país agrario que inicia recién su gran desarrollo industrial es un país que ha tenido que confrontar situaciones semejantes a las nuestras dentro del relativismo que marcan las distancias y los procesos históricos de Asia e Indoamérica”. “La planificación es también imperativa e implica la solución de los problemas sociales…” Discursos Trujillo, 1933 Obras Completas Tomo V, Página 352.

“Afirmamos que la economía tiene sus enunciados generales y normativos, sus postulados universales. Ellos deben aplicarse –empero-, de acuerdo con cada realidad”. Discursos Trujillo, 1933 Obras Completas Tomo V Página 364.

“Lo ha demostrado asimismo China, cuyo partido revolucionario fue desde su origen un gran frente de clase obreras y medias urbanas y campesinas”.

50


“Ha sido la única fuerza posible para resistir con ventaja al imperialismo, a la invasión japonesa, y para asegurar una autentica y revolucionaria democracia, tal como el ilustre Sun Yan Set la soñó”. ¿Y después de la guerra qué? Tomo VI Obras Completas página 124.

“El nacionalismo dominador de Japón por ejemplo, que es país poderoso, industrializado y militarizado, es imperialista. Y el nacionalismo de China que es país débil, agrario y con un grado de evolución retrasado, es antimperialista”. Testimonios y Mensajes Obras Completas Tomo I Página 275.

“China Vive ahora, como Rusia hace cuarenta años, la primera etapa de su revolución, y todavía mas cerca de los pueblos retrasados. Y de otro lado, por su lejana ubicación geográfica respecto de Europa y Estados Unidos, se halla en condiciones mas favorables que Rusia para suplantarla en su misión campeona y conductora de la acción insurreccional”. Crónicas Internacionales de Junio 1960 Tomo VII Obras Completas página 308.

“…Kruschev y los gobernantes de la Europa Occidental discrepan de la política norteamericana de mantener aislada a la china que gobierna Mao Tse Tung desde Pekín. Piensan que reconocida esta, incorporada a las Naciones Unidas y aproximada así a las demás grandes potencias mundiales, los ultrancistas revolucionarios chinos se curaran de su “enfermedad de infancia” y ajustaran su comportamiento a las nuevas normas de las relaciones entre Oriente y Occidente que ha impuesto la edad atómica”. Crónicas Internacionales de Junio 1960 Tomo VII Obras Completas, Página 309.

51


LA REVOLUCIÓN NO PARA LA ÚLTIMA REVOLUCIÓN CHINA Esa experiencia que sigue asombrando al mundo

Una nueva mirada Visitar China sigue siendo es una experiencia sorprendente, sobre todo, si tratamos de comprender como hizo este pueblo-continente para, desde el atraso absoluto, avanzar sin prisa, ni pausa, hacia el desarrollo y el bienestar. El 18 de diciembre del año 1979 se inició una reforma liderada por Deng Xiaoping quien venció en la lucha política con el maoísmo más radicalizado del partido, imponiendo una renovación que sentaría las bases de un proceso cuya perspectiva parecía inviable. Hoy, una forma distinta de entender y administrar el país, objetivos claros que abren posibilidades al ciudadano común en una realidad competitiva, con productos cada vez de mayor y mejor calidad, nos presentan esta nueva revolución que reivindica el socialismo y propone al mismo tiempo la defensa de una economía plural y de mercado en un mundo globalizado, sin duda, toda una herejía.

52


De la Revolución Cultural Maoísta, al pensamiento Deng

China ha sido una de las economías más grandes y por momentos, la más próspera del planeta incluso aun en medio de los dramas de la neo-colectivización producida por la Revolución Cultural Maoísta que en términos generales no logró sus objetivos teóricos, y por el contrario, sembró de hambre y terror todo el país. Desde que las tesis de la revolución cultural fueron planteadas, un sector del partido comunista apareció incrédulo y, en abierta oposición, desarrolló las tesis de una heterodoxia que Mao Tse Tung combatió personalmente porque planteaba el abandono de las políticas absolutamente proteccionistas, excesivas y las innecesarias regulaciones que acompañaron la total militarización de la industria y la convivencia de la revolución con ineficientes, burocráticos y reaccionarios monopolios públicos. Si bien nunca hubo debate sobre el espíritu social y la necesidad de producir cambios urgente en china derivados de la coexistencia de regímenes esclavistas y feudales, la Revolución Cultural mutiló la creación heroica del pueblo, impidió el desarrollo de una lógica emprendedora, impuso la dictadura y cerró las puertas de una dinámica que debió mover a todo el país tras reformas que nunca llegaron, probablemente, por la nefasta influencia del cercano stalinismo militarista y estatista.

53


Cuando el primero de octubre de 1949 Mao Tse Tung proclama la República Popular China desde la puerta de Tiananmen de la Ciudad Prohibida de Pekín, el movimiento nacionalista del Kuomintang fundado por el gran y respetado líder Sun Yat-sen había sido diezmado sensiblemente, sus seguidores se debatían en una abierta confrontación interna entre socialistas nacionalistas y comunistas y la presencia del movimiento se concentraba sólo en algunas ciudades. La visión del mundo tenía entonces una marcada influencia del contexto de la segunda guerra mundial y la lucha bipolar por el control e influencia en el mundo con la Unión Soviética a la que se sumaba la torpe estrategia norteamericana del aislacionismo contra la que Víctor Raúl Haya de la Torre se pronunciaría en contra desde Indoamérica. El año 1966, este proceso llamado la Gran Revolución Cultural Proletaria o simplemente “Revolución Cultural” que obligaba a jóvenes instruidos a internarse en el campo abandonando sus posibilidades de continuar sus estudios y éxitos profesionales-, “para ser reeducados por los pobres campesinos”, fue introducido ideológica y políticamente como una campaña de masas alentada por el propio Mao con el objetivo de encubrir la lucha interna de tendencias por el poder dentro del PC que se extendió por todo china, razón por la que los seguidores de Mao establecieron como prioridad con un marcado acento estalinista, la necesidad de restaurar la ortodoxia comunista que liquidaría a esa parte de la cúpula partidaria encabezada por entonces por Liu Shaoqi y Deng Xiaoping, quienes proclamaban un viraje reformista y heterodoxo llamado el Gran Salto Adelante que fracasó al pretender apartar a Mao del poder real. En realidad, la Revolución Cultural, que los cálculos menos dramáticos dan cuenta que podría haber costado un millón de vidas humanas, sirvió como un mecanismo de depuración que le permitió a Mao Tse Tung recuperar el poder político, vencer temporalmente a sus adversarios internos y lanzar al mundo una velada amenaza de imposición de su poder, sentenciando en el plano interno a sus detractores a una

54


cruel persecuón, acusándolos de traición por ser partidarios del llamado “camino capitalista”.

Jóvenes marchan apoyando “la revolución cultural” En esa tarea cada vez más radical por afirmar su propia lógica dentro y fuera del partido, Mao usó una imponente y extraordinaria maquinaria de movilización de estudiantes, obreros y soldados a quienes sedujo y organizó para impulsar la estrategia del llamado “poder popular” que suplía tareas de administración y de gobierno incorporando el espíritu y modelo colectivista como guía de los todos los procesos y actividad pública. Esto duró entre los años 1966 y la realización del IX Congreso del PCCh en abril de 1969, pero se señala que finalizó realmente el año 1976 cuando fallece Mao Tse Tung y capturan a la llamada “Banda de los Cuatro” que era como se conocía a la facción maoísta más radical encabezada por Jiang Qing, la cuarta esposa de Mao, ministra de Cultura del primer gobierno de la República Popular China, miembro del Politburó del partido, responsable de muchos actos crueles de represión de “enemigos del estado” y a quien alguna prensa occidental solía llamar “Madame Mao” por la notable influencia sobre este y el poder que ejercía. Los registros oficiales dan cuenta que hacia los primeros días del mes de setiembre del año 1976, la salud de Mao se encontraba muy resquebrajada y tras una serie de informes o leyendas urbanas sobre la interferencia de Jiang en los tratamientos médicos, ésta, en conjunto con otros miembros

55


del partido tomaron la decisión de desconectarlo de los aparatos que lo mantenían respirando, produciéndose la muerte del líder chino. Si bien a Mao lo sucedió Hua Guofeng, un dirigente sin mayores méritos -llamado presidente del comité funerario-, el poder real lo mantuvo la viuda quien se convertía en una opción en crecimiento frente a las voces renovadoras y la debilidad del régimen de Hua. Pronto la viuda fue acusada de preparar un golpe de estado para quedarse en el poder y fue apresada y condenada a muerte por diversos crímenes. Falleció sin embargo libre el año 1991 por problemas de salud derivados de un cáncer pero en medio de una controversia derivada de una información oficiosa que señala que en realidad se suicidó. La nueva revolución Como hemos sostenido, la Revolución Cultural con marcado acento estalinista, frenó los objetivos centrales de progreso de la revolución china y generó sus propias contradicciones, pero desde 1979, una nueva generación de chinos pudo imponer las reformas propuestas por Deng Xiaoping, consolidando una apertura económica en el marco de un proceso asombroso que revitalizó a China y marcó el momento de su despegue o ese “despertar” que la diplomacia del Interés mundial no le reconoce aduciendo “falta de libertades” que sin embargo, justifican groseramente en nombre del orden y el éxito en varios otros regímenes impresentables, de claro tipo conservador, violadores de los derechos humanos y hasta genocidas. Si bien a china se le reconoce ahora con cierta mezquindad y en voz baja los éxitos de su modelo, el reclamo de estándares democráticos occidentales, no reconoce el resultado de una larga marcha por espacios y escenarios que se forjan en tiempos de arduo trabajo, tal como sucedió en Europa y también en los Estados Unidos antes. Si bien este proceso de cambios en el manejo de la economía, la creación y reconocimiento del mercado, así como el impulso objetivo en la adopción de tecnologías para consolidar el desarrollo

56


de China es reconocido por los expertos del mundo occidental como exitoso y positivo, esas mismas voces reclaman “reformas políticas” perdiendo de vista la naturaleza singular de la cultura de aquel pueblo, que hace consultas al ciudadano, realiza elecciones que, si bien difieren sustantivamente del sistema político de los países Occidentales por razones de naturaleza geográfica, étnica e histórica, existen y representan avances y una experiencia que funciona y se enriquece a través del tiempo.

Deng Xiaoping, el líder del desarrollo (Arl-sam.com) Afirmando el Socialismo con particularidades Lo que sucede en este pueblo-continente no es un ejercicio neo reformista cualquiera, ni cabe duda que lo que vimos y vivimos en China hace casi una década tiene una estrecha

57


relación con la experiencia y la vida en ascenso de su pueblo que insiste en esa extraordinaria apuesta por lo que llaman el desarrollo armónico. Las decisiones sobre lo que denominan la aprobación de la Apertura y la Reforma tienen una relación directa con lo que el ciudadano común y corriente -que se ha educado en el modelo chino en los últimos 30 años-, desea y/o posee, es decir, representa una nueva y dialéctica filosofía de vida que muestra apertura comercial y reforma política sin complejos y cuya experiencia combina efectivamente su deseo de modernizar la patria, sin abandonar sus tradiciones en eso que se llama proceso social evolutivo y que convierte la política y la economía en mecanismos de servicio e integración que interactúan en medio de la proclama nacional: «un país, dos sistemas», esquema que va más allá de las formas y comienza a cerrar un capítulo de desencuentros sociales en el frente interno, otorga cada vez más participación de la gente y como Estado, aporta esfuerzos tangibles para el fin de enfrentamientos sin solución con Hong Kong y Taiwán por ejemplo. Pero si Mao Tse Tung lideró la fundación de la República y sigue presente en la mente y el recuerdo épico de la historia de los chinos, Deng Xiaoping es quien representa su apuesta por el futuro al consolidar “la apuesta china por el socialismo y el desarrollo” llevando adelante y liderando las reformas subsecuentes y trascendentes. “El Pequeño Timonel» Así conoce el pueblo a Deng, y expresa la manera fraterna como se entiende el liderazgo del proceso que decidió con gran valentía y conocimiento abandonar la rigidez de economía planificada precedente incorporando a la economía del país, reglas singulares de un tipo de libre mercado que convirtió a china en la cuarta economía del mundo en términos de PIB (Producto Interior Bruto) y que en el marco de un proceso gradual, permite mostrar al mundo, los éxitos de un sistema propio que comprende el enorme esfuerzo del pueblo al acompañar al Partido en escenarios complejos y

58


muchas dificultades en esta que es, en términos generalmente aceptados, la primera etapa de la construcción del llamado socialismo con particularidades chinas. Estadísticas recientes

Si bien todas las cifras coinciden con los informes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que señalan que en china la vida de sus habitantes ha mejorado sustantivamente, aún hay quienes denuncian que las brechas entre pobres y ricos se acrecienta y en las zonas rurales no se nota la misma velocidad de reducción de pobreza que en las ciudades. Lo cierto es que para estos críticos, no es suficiente que en esta primera etapa la pobreza disminuya, disminuya el analfabetismo, mejore la salud y aumente la expectativa de vida independientemente de los problemas que han aparecido por el crecimiento económico ya que parecieran ser que es más rentable políticamente, atacar el proceso chino en vez de respaldar sus aciertos para frenar el liderazgo que les preocupa.

59


Superar el colectivismo y el asistencialismo difundido y aplicado masiva y permanentemente tiene costos que el régimen chino aceptó y está decidido a seguir pagando, pero por otro lado, responden el reto generando políticas públicas en materia de salud, educación y vivienda que son reconocidos en muchas partes del mundo, incluyendo para Norteamérica, donde critican que china sigue siendo comunista- en público-, pero elogian sus éxitos en privado. La redistribución de la riqueza -decía un importante industrial chino en Beijín-, es un tema que compromete al gobierno, pero que también tiene que ver con los ciudadanos. Hay que participar aportando al proceso, entendiendo que el desarrollo trae bienestar, pero también genera costos sociales iniciales en el marco de mayores expectativas. Los conflictos y diferencias que se traducen en problemas políticos son un tema que se evalúa en China al mismo tiempo que el ciudadano de a pie sabe ahora que es parte de un continente que da que hablar y que él mismo forma parte de una generación capaz de entender los cambios de la revolución tecnológica e informática con mejor información y mayores herramientas de quienes tuvieron que vivir la primera revolución en China - incluyendo su revolución cultural-, sin saber leer, ni escribir.

60


Impacto de la crisis mundial Afrontarla implica entre otras consideraciones por supuesto, miles de millones sacados de la industria de la guerra para ser colocados decididamente en la generación de empleo y también mucha obra pública de claro y marcado contenido social. Si bien esto se viene haciendo frenéticamente, cerrar las brechas sociales es una tarea de la agenda diaria. El mérito de “robarle al capitalismo” el libre mercado, forma parte de la estrategia y se traduce en la enorme capacidad del Partido y el gobierno de China, en permitir que allí, el socialismo sea una real posibilidad. Veamos, si para el capitalismo fue fácil asumir la planificación y la Seguridad Social (antes condenadas) a efecto de sensibilizar el sistema y lavarle la cara al capitalismo salvaje del siglo pasado, que no quepa duda que para el socialismo, el libre mercado es ahora una realidad que -a diferencia del modelo neoliberal-, apuesta por un Estado moderno y desburocratizado, es decir, por un justo árbitro de las complejas relaciones económicas entre el capital y el trabajo, coincidentemente tal como sostuvo el propio Haya de la Torre desde 1924 en el desarrollo de sus tesis económicas. Las reformas han significado un modelo cuyos resultados muestran un país sustantivamente distinto, que ha mejorado el curso de su historia reduciendo la pobreza y las desigualdades, generando un impulso productivo extraordinario que se expresa en mejores y singulares niveles de empleo, diversificación empresarial superación de los males de salud y capacitación constante en todas las áreas del quehacer social, respetando las diversas formas de economía que coexisten en china, no ha sido fácil afianzar las tareas del desarrollo armónico, ni hacer conciencia de la necesidad de la defensa de la naturaleza a pesar del estado de conciencia ecológico-medioambiental que ya quisieran imitar algunos otros países. Lo demás está por venir. Los reclamos de mayores espacios y participación no se impondrán desde afuera por mucho que inviertan en propaganda. Una milenaria cultura marca el

61


derrotero y afirma sabiamente los pasos a seguir. Un pueblo que se prepara por centurias para avanzar seguro ante la historia, no sucumbe ante la desesperación momentánea. Si bien esta historia aún está por escribirse, que el color del gato no importe si caza ratones ha resultado siendo una frase que expresa la filosofía de un tiempo en el que más que la metáfora en sí misma, se ha respondido con la conocida sabiduría china un viejo y tenso debate ideológico que entrampó por años al partido y a los líderes y, si bien no será la generación que hoy gobierna la que celebre los éxitos que anuncia el socialismo en el pueblo-continente. Cuanta verdad encerraría la frase que escuché al despedirme de aquella colectividad obrera saludando el éxito del modelo en Shanghái: “compañero, recién en unos 100 años posiblemente mis nietos o sus hijos-, puedan ver los primeros resultados de todo lo que hoy realizamos con mucho esfuerzo y convencimiento”… que así sea, respondí.

62


Profile for germanlunasegura

Las Particularidades del Socialismo Chino  

German Luna Segura

Las Particularidades del Socialismo Chino  

German Luna Segura

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded