Page 1

Nº 219-4,95 € nationalgeographic.com.es

ENTRE CAMPOS DE LAVANDA Y LA COSTA AZUL ARTÍSTICA Y VIBRANTE LA GRAN PLAYA DE ÁFRICA PARQUES DE LAS ROCOSAS UN EDÉN EN EL PACÍFICO

771575 547009 00219

Nº 219 - 4,95€ / PVP CANARIAS 5,10€

9


VE MÁS

GRACIAS A LA AEROLÍNEA QUE VUELA A M Á S P A Í S E S Q U E E L R E S T O

SUDÁFRICA


SUMARIO

NÚMERO 219 / Año XIX

c BORA BORA. Pág. 138

LA PROVENZA

AUTORES

.............................................................................

ESPIDO FREIRE La Provenza, con su dosis de arte, gastronomía y paisajes, es una de las regiones preferidas de esta escritora. JOSÉ LUIS DE JUAN Novelista y ensayista, nos guía por el centro de Berlín, una ciudad que siempre lo deja fascinado. XABIER ARMENDÁRIZ Escritor, fotógrafo y arqueólogo marino. Ha recorrido a fondo Islandia como guía. SERGI RAMIS Escritor y periodista de viajes, experto en destinos insólitos como los conventos de Bucovina (Rumania). DAVID DUSSTER Periodista y gran conocedor de África, continente del que ha escrito crónicas de actualidad y de viajes. FERNANDO GZLEZ-SITGES Escritor de documentales, nos acompaña en esta ocasión a través de los parques de las Rocosas canadienses. PEDRO MADERA Periodista de ocio y viajes. Colabora en radio y prensa. Siente predilección por Tahití y Bora Bora.

48

Desde Aviñón hasta la Costa Azul, esta región francesa enamora en verano con sus campos de lavanda en flor. MUSEOS DE ARTE, pág. 64

BERLÍN

.....................................................................................................

66

La capital alemana deslumbra con la mezcla de memoria histórica y arte urbano que despliegan sus barrios. RUTAS EN BICICLETA, pág. 80

ISLANDIA

..............................................................................................

82

Recorrido alrededor de la isla del agua, el fuego y el hielo, un destino perfecto para disfrutar de la naturaleza más indómita.

RUMANÍA

98

..............................................................................................

Las iglesias de Bucovina, con sus muros cubiertos de frescos, son una de las exquisiteces artísticas menos conocidas de Europa.

MOZAMBIQUE

...........................................................................

106

Este país bañado por el Océano Índico sorprende con sus largas playas y la riqueza de fauna que habita sus reservas naturales.

ROCOSAS CANADIENSES

........................................

122

Un viaje desde Calgary por los extraordinarios parques de Banff, Yoho y Jasper, un territorio de glaciares, lagos y bosques sin fin.

TAHITÍ

......................................................................................................

138

Las islas de la Sociedad, las más accesibles de la Polinesia Francesa, son un jardín de playas blancas asomadas a lagunas de coral.

EN PORTADA: Monte Kirkjufell, en la península de Snaefellness (Islandia). Fotografía de Andrew Mayovskyy / Shutterstock


SUMARIO Director

Josan Ruiz

Dirección de Arte Jefa de Redacción Redacción Maquetación Tratamiento de la imagen Coordinación editorial Editora adjunta a la Redacción

Joan Carles Magrià Sandra Martín Asun Luján Joan Seguí Sergi Gual Sandra Domènech Guiomar Huguet

REDACCIÓN

Av. Diagonal, 189. 08018 Barcelona (España) Tel. 934 157 374. E-mail: viajesng@rba.es Colaboradores externos

Nuria Puentes, Inma Martín, Aida Etxeberria, Lys Moya (edición gráfica), Tenlladostudio (infografía), Blauset (cartografía) WEB

www.nationalgeographic.com.es Director Javier Flores

20

www.rbapublicidad.com

Director General José Luis Puigdengolas Directora de Marketing Publicitario Gloria Pont Director de Servicios Comerciales Serafín González Directora Comercial Digital Arantxa del Pozo

MADRID

EXPERIENCIAS

...................................................................................................................

7

Camino de Santiago en Asturias • Mezquita de El Cairo • Cuevas de Sarawak (Malasia) • Viajes literarios • Pueblos marineros • El mono tarsero.

BRUJAS

.....................................................................................................................................

20

Un paseo por la ciudad medieval más bonita de Flandes.

FUERTEVENTURA

....................................................................................................

26

Paraíso playero de las Canarias y Reserva de la Biosfera por el enorme valor natural de su litoral de dunas y la salvaje península de Jandía.

BOLONIA

..................................................................................................................................

33

Esta ciudad italiana deslumbra con su bella arquitectura renacentista.

López de Hoyos, 141, 5˚ 28002 Madrid (España). Tel. 915 106 600. Fax: 915 194 813.

Director Comercial Ignacio Rodríguez-Borlado Directora Revistas de Divulgación Mª Luz Mañas Subdirectora de Publicidad Begoña Llorente Subdirector de Publicidad Adrián Garcia de Manuel Coordinadora de Publicidad Yolanda Trigueros

BARCELONA Y LEVANTE

Av. Diagonal, 189. 08018 Barcelona (España) Tel. 934 157 374. Fax: 932 380 730. Directora Comercial Ana Gea Directora de Publicidad Levante Paloma Campos Directora Revistas de Divulgación Mónica Monge Coordinadora de Publicidad Gemma Reyes

Licenciataria de National Geographic Partners, LLC. National Geographic Television Presidente RICARDO RODRIGO Consejero Delegado ENRIQUE IGLESIAS Directoras Generales ANA RODRIGO

y Mª CARMEN CORONAS

ESLOVENIA

............................................................................................................................

42

Encajado entre los Alpes y el mar, este país atesora ciudades medievales y una de las reservas más espectaculares de Europa, el parque de Triglav.

LIBROS Y ARTE

...........................................................................................................

150

Director General de Planificación y Control Ignacio López Directora Editorial Aurea Díaz Directora de Marketing Berta Castellet Directora Creativa Jordina Salvany Director de Circulación José Ortega Director de Producción Ricard Argilés

SUSCRIPCIONES

Para gestionar su suscripción, entre en nuestra página web: www.nationalgeographic.com.es ATENCIÓN AL LECTOR Y SUSCRIPTOR

Teléfono: 902 240 242 E-mail: suscripciones@rba.es Distribución. BOYACÁ Impresión-Encuadernación:

Rotocayfo,S.L.(ImpresiaIbérica) Depósito legal: B-32738-99 Importador en Argentina: Brihet e Hijos, S. A. ISSN 1575-5479 Importador en México: C.I.R.S.A, S.A. de C.V. Distribuidor en México: Ibermex, S.A. de C.V.

Printed in Spain-Impreso en España. Edición 08/2018

26

33

Difusión controlada por

42

www.nationalgeographic.com.es Aquí encontrarás todos los destinos de la revista. También en:

Kimberly Connaghan Publisher & Vicepresident, Global Media George W. Stone Editor in Chief Hannah Tak Design Director Anne Farrar Director of Photography Andrew Nelson Editorial Projects Director Amy Alipio Senior Editor Brooke Sabin Associate Editor Leigh V. Borghesani Deputy Art Director Alexandra E. Petri Research Editor Preeti Aroon, Cindy Leitner, Mary Beth Oelkers-Keegan Copy Editors Copyright © 2018 National Geographic Partners, LLC. www.natgeo.com/info. Todos los derechos reservados. Viajes National Geographic declina toda responsabilidad sobre los materiales no solicitados.


5(6(59$1'2'(/$/'(0$<23DJRHQPHVHV)LQDQFLDFLyQRIUHFLGDSRU)LQDQFLHUD(O&RUWH,QJOpV()&6$\VXMHWDDVXDSUREDFLyQ&RQVXOWDFRQGLFLRQHV\SODQHVGH¾QDQFLDFLyQ&RQVXOWDFRQGLFLRQHVGHODVSURPRFLRQHV3OD]DVOLPLWDGDV&,&0$+HUPRVLOOD0DGULG

VIAJES E L CORTE IN GL Ã&#x2030; S

Presenta

2 1 :

PAGO EN 3 MESES MEJOR PRECIO GARANTIZADO NIÃ&#x2018;OS GRATIS

RESERVA YA

300

â&#x201A;¬

HASTA 300â&#x201A;¬ DE AHORRO


EXPERIENCIAS

AGE FOTOSTOCK

Playa de Vidiago, en el término de Llanes.

L

PEREGRINOS DE HOY

A SANTIAGO POR TIERRAS ASTURIANAS

AGE FOTOSTOCK

Las rutas jacobeas unen historia, espiritualidad, paisajes y gastronomía.

as antiguas rutas compostelanas, lejos de quedar olvidadas, siguen vigentes en pleno siglo xxi, más aún cuando permiten alejarse del mundanal ruido para encontrarse con uno mismo. Algún peregrino escribió que «quien camina cuenta y quien no, escucha». Asturias ofrece varios itinerarios para vivir esta experiencia y descubrir rincones que difícilmente se verían si no fuese caminando con un buen calzado y cargando una mochila. El viaje de Oviedo a Santiago, bautizado como el Camino Primitivo (145 km), es la senda más antigua de todas, pues empezó a unir la capital del reino astur con la ciudad donde fue hallada la

tumba del apóstol, en tiempos de Alfonso II el Casto; la leyenda afirma que el rey en persona se lanzó a caminar para ver si era cierto. Las 7 etapas se adentran por el sudoeste del Principado hacia Compostela, pasando por paisajes rurales y montañosos, y visitando tesoros del prerrománico asturiano. El Camino de la Costa comienza en Irún y tiene 13 etapas asturianas (238 km) que apenas se despegan del mar. Cruza rías por puentes medievales, bordea playas como las de Llanes, descubre el castillo de Castrillón y la iglesia prerrománica de San Salvador de Valdediós. Turismo de Asturias ofrece pases que facilitan las visitas y el alojamiento en ruta. ]


GETTY IMAGES

EXPERIENCIAS

EGIPTO

ESPLENDOR EN EL CAIRO La mezquita de Alabastro resplandece en el corazón de la capital egipcia.

AGE FOTOSTOCK

D

esde muchos lugares de El Cairo antiguo la mirada se topa con la mezquita de Muhammad Alí, también llamada «de alabastro» por el material que cubre su piso inferior. El imponente templo se alza en lo más alto de la Ciudadela de Saladino, la residencia de los soberanos de Egipto durante 700 años, y hoy un recinto con mezquitas, museos y miradores. En 1830, Mehmet Alí, entonces valí del sultán turco en El Cairo, la mandó erigir en recuerdo de su hijo Tusun, caído en combate. Para ese fin hizo venir desde Estambul a Yusif Bushnak, un reconocido arquitecto de la época, quien se inspiró en la Mezquita Azul para construir el monumento. Tras franquear el patio de abluciones, con fuentes y una arquería de alabastro, se accede a la Sala de Oración. Decorada con mosaicos y piedras preciosas, esta estancia alberga el minbar o púlpito y la tumba de Mehmet Alí, de mármol blanco cincelado. Sentado y descalzo sobre las alfombras, el visitante olvida fácilmente el caos de la ciudad y experimenta una reconfortante quietud. ]


Malta. MĂĄs de lo que te podrĂ­amos contar.

Encuentra las mejores ofertas para viajar a Malta

viajar-malta.es


EXPERIENCIAS

GETTY IMAGES

La cueva del Agua Clara es la más larga de Asia.

SARAWAK, MALASIA

UN UNIVERSO SUBTERRÁNEO

E

n el norte de la isla de Borneo se extiende Gunung Mulu, una reserva cubierta de selva, con 3.500 especies de plantas, laderas de las que emergen pináculos, y 295 km de grutas exploradas. No hay carretera para llegar, por lo que se vuela en avioneta desde Miri (a 100 km) hasta la aldea de Mulu, el principal acceso. Allí se encuentra algo de alojamiento y la oficina del parque, donde informan de las caminatas por libre, la ascensión al pico Gunung Mulu (2.377 m) y las visitas a las grutas, con guía obligatorio.

La cueva del Agua Clara, a 4 km de Mulu, es la reina del parque por la belleza de sus salas y por ser la más larga de Asia, con 140 km de pasillos y un río interior que se cruza por pasarelas. Se accede a pie por senderos de madera y puentes colgantes o en canoa por el río Melinau. Otra experiencia única para vivir en Gunung Mulu es entrar en la cueva de la Buena Suerte donde, además de murciélagos, se esconde la cámara Sarawak, la mayor cavidad conocida, con nada menos que 700 m de longitud y 400 m de ancho. ]

GETTY IMAGES

El Parque Nacional de Gunung Mulu fascina por sus paisajes kársticos, su vegetación diversa y por albergar algunas de las mayores cuevas del planeta.


EXPERIENCIAS

VIAJES LITERARIOS

ESCENARIOS INSPIRADORES Las casas-museo de estos tres grandes literatos invitan a conocer el entorno en que crearon sus mayores obras. FRANKFURT, ALEMANIA

AGE FOTOSTOCK

ACI

AGE FOTOSTOCK

GETTY IMAGES

CASA NATAL DE GOETHE

Johann Wolfgang von Goethe (17491832) nació en Frankfurt, en la casa familiar de la calle Grosser Hirsgraben que hoy puede visitarse. Recorrer las estancias permite imaginar la infancia de Goethe y sus primeros años como escritor. Düsseldorf cuenta con un museo dedicado al autor en el palacio Jägerhof, donde vivió de adulto, que muestra objetos, cartas, manuscritos, cuadros y fotografías. RODMELL, INGLATERRA ÚLTIMO DESTINO DE VIRGINIA WOOLF

Cuando en 1940 una bomba derribó su piso de Londres, Virginia Woolf (1882-1941) y su marido se instalaron en Monk's House (s. xvii), hasta entonces su retiro campestre. La escritora documentó su vida en Rodmell con muchas imágenes que pueden verse en la casa, especialmente en el estudio frente al jardín, donde escribió sus novelas más famosas. En 1941 se suicidó en el cercano río Ouse. KEY WEST, FLORIDA (EE UU)

GETTY IMAGES

AGE FOTOSTOCK

REFUGIO DE HEMINGWAY

Ernest Hemingway (1899-1961) viajó por el mundo como escritor y periodista, pero eligió para vivir una mansión colonial en los cayos de Florida, frente al faro de Cayo Hueso. Residió en ella durante los años 1930, rodeado de pavos reales y gatos de seis dedos traídos de Cuba. Los descendientes de aquellos animales son hoy los únicos residentes de este museo y edificio declarado Monumento Histórico.


CONQUISTA

HAZTE CON LA

TORRE EIFFEL

PARÍS

EN ALTA VELOCIDAD

De centro a centro

Directo y rápido Sin esperas

Disfruta del viaje

UNIMOS ESPAÑA Y FRANCIA COMO NADIE LO HACE www.renfe-sncf.com

Aprovecha tu tiempo

Hasta 3 maletas incluidas

Transporte ecológico


AGE FOTOSTOCK

EXPERIENCIAS

San Vicente de la Barquera, en Cantabria.

PUEBLOS MARINEROS

BELLOS ENCLAVES DE NUESTRA COSTA Antiguas aldeas de origen pesquero son hoy destinos idóneos para una escapada estival.

D

esde los acantilados del norte a las bahías mediterráneas y los arenales del sur, nuestro litoral engarza infinidad de parajes privilegiados que antaño fueron elegidos por el hombre para vivir frente al mar. Muchas de aquellas aldeas crecieron conservando el trazado original mientras se convertían en pueblos de gran encanto y tradición marinera. Esta lista recoge lugares que invitan a pasear por bahías presididas por una iglesia o una ermita, con casitas de pescadores, alguna villa burguesa y tabernas donde disfrutar de la gastronomía local. Muchos seducen también por sus opciones de itinerarios, con caminos de ronda que llevan a descubrir calas secretas, playas bordeadas por prados o pinares, y faros o miradores desde los que contemplar el mar. ]

10 villas con encanto... FORNELLS, BALEARES

GETARIA, GUIPÚZCOA

Esencia de Menorca

Entre playas y viñas

Puerto de casas blancas en una amplia bahía del norte.

La iglesia de San Salvador destaca sobre el pueblo.

CORCUBIÓN, GALICIA

TARIFA, CÁDIZ

Costa da Morte

Meca del surf

Barcas de pescadores y pazos a orillas de su ría.

En la Costa de la Luz, con el castillo de Guzmán el Bueno.

DENIA, ALICANTE

LUARCA, ASTURIAS

Marina Alta

Entre playas y prados

Localidad monumental, conserva su puerto pesquero.

Conserva casas de pescadores y villas de indianos.

MUNDAKA, VIZCAYA

EL COTILLO, CANARIAS

Reserva de Urdaibai

Norte de Fuerteventura

Preside la ría de Gernika, con marismas de gran valor.

La minúscula aldea preside un arenal de bravo oleaje.

L'ESCALA, GIRONA

Villa ampurdanesa

SAN VICENTE DE LA BARQUERA, CANTABRIA

Un bello camino de ronda conecta el pueblo con las ruinas de Empúries.

Villa monumental, junto al Parque Natural de Oyambre.

Picos de Europa


PUBLIRREPORTAJE

HISTORIA DE UNA GINEBRA ÚNICA En busca de la perfección y la calidad. Una de las mejores ginebras del mundo en su categoría: Martin Miller’s Gin. a creación de un gran producto suele estar acompañada de una historia excepcional y, este es el caso de Martin Miller’s Gin, una ginebra súper prémium que lleva con orgullo y elegancia el nombre de uno de sus creadores. Su origen se remonta a 1999, fruto de una de la conversación de tres amigos, que hicieron un pacto entre caballeros para embarcarse en la aventura más importante de su vida. LA GINEBRA DE LAS 3.000 MILLAS Es la historia de una ginebra excepcional, que se destila en Inglaterra y viaja hasta Islandia para mezclarse con el agua más pura del planeta. En la búsqueda de esta pureza, Martin Miller, emprendió un viaje hasta el Ártico donde encontró el manantial idóneo para su ginebra. Aludiendo a este periplo, la propia etiqueta enseña con orgullo una bandera británica y otra islandesa. Esta es la ginebra de los soñadores, de los exploradores y espíritus aventureros.

www-disfruta-de-un-consumo-responsable.com 40º


AGE FOTOTSTOCK

EXPERIENCIAS

FILIPINAS E INDONESIA

EL CURIOSO MONO TARSERO Esta vulnerable especie de primate, una de las más pequeñas que existen, sobrevive entre la frondosidad de las junglas asiáticas.

L

as islas de Bohol en Filipinas y Sumatra y Célebes en Indonesia son el hogar del mono tarsero, el segundo primate más pequeño después del lemur pigmeo de Madagascar. Parece que ya cohabitaba con los dinosaurios hace 45 millones de años, aunque no fue hasta 1825 cuando lo catalogó el inglés John Edward Gray. De piel aterciopelada gris o marrón, el tarsero apenas pesa 130 g y no mide más de 15 cm, a los que se añade una cola tan larga como su cuerpo. Solitario y territorial, habita en ecosistemas

selváticos, acurrucado bajo las raíces o en las ramas de los árboles a las que se aferra con sus largas falanges. Pero si por algo es llamativa esta especie es por sus ojos saltones, más grandes que su cerebro; dicen que George Lucas se inspiró en ellos para crear al maestro Yoda de La guerra de las galaxias. Con una vista privilegiada, el tarsero recolecta insectos incluso de noche y, aunque sus pupilas son inmóviles, puede girar la cabeza 180 grados. Ese extraordinario ángulo de visión lo protege de los depredadores.

En Filipinas e Indonesia se organizan salidas de avistamiento de madrugada para encontrar al animal aún adormecido entre la maleza. En Bohol se puede visitar la Philippine Tarsier Foundation, la única institución dedicada al estudio y reintroducción de esta especie, vulnerable por la deforestación de sus hábitats y por su venta como mascota. No soporta la cautividad, hasta el punto de que llega a morir de estrés o a suicidarse golpeándose contra los barrotes o sumergiéndose en el agua. ]


CONVOCA EL NUEVO CONCURSO FOTOGRÁFICO

2018

H2OCEAN

SUMÉRGET E Y P A RT I C I P A E N E L NUEVO C ONC UR S O F O T O GRÁ F I C O DE N ATION A L GEO GRA P H I C

H2OCEAN Y LLÉV AT E LO S MEJORES RELOJES SUMERGIBLES PREMIO DEL JURADO El primer premio, un reloj SEIKO PROSPEX SPB077J1 será otorgado por un jurado cualificado compuesto por el director y el equipo de redacción de National Geographic y reconocidos fotógrafos colaboradores de la Sociedad. TRES PREMIOS POR VOTACIÓN POPULAR Además, por votación popular on line se eligirán tres finalistas que serán premiados con los relojes de la colección Save the Ocean SRPC93K1, SRPC91K1 y SSC675P1.

SPB077J1

SRPC93K1

SRPC91K1

SSC675P1


PATROCINADO POR

Consulta las bases del concurso en www.nationalgeographic.com.es ¡INSCRÍBETE A PARTIR DEL 19 DE MAYO!

ENVÍANOS TUS MEJORES IMÁGENES DEL OCÉANO

El concurso National Geographic H2Ocean está patrocinado por Prospex #DiscoverYourPlanet de Seiko, una campaña que anima a la gente a explorar el planeta, descubrir sus maravillas, en especial las de nuestros océanos, y a tomar conciencia de la importancia de su conservación. Durante la acción #DiscoverYourPlanet de Prospex nos acompañará Fabien Cousteau, nuestro embajador y líder del Instituto Educativo Centro de Aprendizaje Oceánico, una organización que vela por el desarrollo de iniciativas globales destinadas a la preservación de los mares. Seiko dona una parte de los beneficios de la colección Prospex Save The Ocean a esta organización. A través de H2Ocean, descubramos juntos nuestro planeta: #DiscoverYourPlanet.


ESPLENDOR MEDIEVAL

BRUJAS El paseo por esta ciudad de Flandes discurre entre plazas con casas gremiales, canales y tiendas de bombones.

M

e cuesta imaginar un lugar más hermoso para la construcción de una ciudad. Estoy en el Rozenhoedkaai (Muelle del Rosario), el germen de Brujas y uno de sus rincones más encantadores. Los vikingos crearon aquí un asentamiento en el siglo ix, junto a uno de los cursos fluviales que comunican el interior de Flan-

des con el mar. Contemplo los edificios medievales y su reflejo en el agua. Dicen que el nombre de Brujas (Brugge en flamenco) deriva del nórdico brygga («embarcadero»). Durante tres siglos, del xiii al xv, la ciudad prosperó. Los avispados mercaderes compraban lana inglesa que transformaban en unos paños codiciados en toda Europa.

Para agilizar el transporte de las mercancías surcaron la ciudad con canales, en cuyas orillas alzaron esbeltos almacenes. Ese tráfago propició la existencia de multitud de oficios especializados. Para garantizar la capacidad de los profesionales y para proteger sus derechos se crearon gremios, cuyas casas se alinean en la cercana Grote Markt o plaza del Mercado. Ese gran espacio transmite un mensaje trascendente: esta fue una ciudad de hombres libres, orgullosos de su prosperidad y celosos de su independencia. Se comprueba en el Belfort (campanario), la torre cívica, que no solo ofrece espléndi-


SABORES

El placer del chocolate

En Brujas las chocolaterías con pralinés y bombones artesanos en los escaparates se cuentan por decenas. La Ruta del Chocolate enlaza las más famosas y acaba en el museo dedicado al cacao de la calle Vlamingstraat. Algunas tiendas muestran el proceso de elaboración de estas delicias. ■ www.visitlanders.com/es

ACI

das panorámicas desde su atalaya, a 83 metros o 366 peldaños del suelo, sino que custodió los Privilegios Ciudadanos durante siglos. Cerca se abre la plaza del Burg, con el vistoso Stadhuis o Ayuntamiento de 1421, estandarte del gótico civil, el estilo arquitectónico que triunfó en el medievo flamenco. Merece la pena visitar las salas Gótica e Histórica donde los burgueses exhibieron su opulencia. La plaza reúne otros edificios notables, como la Antigua Escribanía con su fachada renacentista o la Basílica de la Santa Sangre, donde se guarda un frasco con la sangre de Cristo traída de Jerusalén.

Los paseos en barca ofrecen vistas magníficas. El tramo más bello enlaza el muelle Rozenhoedkaai con el beaterio y el lago Minnewater.

GETTY IMAGES

ENTRE CANALES

c ROZENHOEDKAAI

En este antiguo muelle, el río Djiver traza una fotogénica curva, justo donde antes atracaban los barcos que transportaban los prestigiosos paños de Brujas. Al fondo emerge la Torre Belfort, con un carrillón de 43 campanas.


Continúo el paseo hasta la cercana Casa Ter Beurze, en el número 35 de la calle Vlamings. En esta antigua posada, situada en el que fue el barrio financiero medieval, se reunían los banqueros del siglo xiii para intercambiar valores y cerrar tratos. Ahí mismo nació la moderna bolsa de valores, que adoptó el nombre del citado señor Beurze.

El Ayuntamiento de Brujas (siglo XV) es uno de los más antiguos del país. La Sala Gótica presenta pinturas murales y una bóveda policromada.

También me acerco a explorar la plaza Oosterlingenplein, donde estaba la sede de la Liga Hanseática de Brujas, y las calles de los comerciantes españoles, Spaanse LoskaaiySpanjaard, sin duda más sencillas. La decepción se me pasa al descubrir el Bacchus Cornelius, un local con más de 450 cervezas belgas

GETTY IMAGES

JOYA GÓTICA

distintas. La afición a estabebidatuvoquevercon su mayor fiabilidad sanitaria respecto al agua en el medievo. Aquellos mercaderes invertían parte de sus ganancias en arte. Su mecenazgoposibilitólaeclosiónde una escuela primitiva flamenca de pintura, caracterizada por un detallismo minucioso y por la representación precisa de la luz. Brujas fue uno de los impulsores de ese movimiento artístico, algunas de cuyas creaciones se guardan en el Museo Groeninge: lienzos como la Virgen del canónigo Van der Paele, de Jan van Eyck, El juicio de Cambises, de Gérard David, o el Tríptico de Guillaume Moreel, de Hans Memling. ePARQUE MINNEWATER. En un extre-

AGE FOTOSTOCK

mo del parque se conservan las casitas del Beaterio de Brujas. Fundado en 1245, posee un pequeño museo.


EDIFICIOS GREMIALES

GROTE MARKT

Llego a la iglesia de Nuestra Señora, un templo construido en ladrillo en el siglo xiii y con una torre altísima. Acoge una maravillosa madonna creada por Miguel Ángel en mármol de Carrara, la única escultura de Buonarroti que salió de Italia en vida del artista. Como curiosidad, detrás del templo hay un busto dedicado al pensador valenciano Juan Luis Vives (1493-1540), que residió y murió en la ciudad. Casi enfrente está el Hospital de San Juan que en el medievo ofrecía cama y comida a peregrinos y a menesterosos. Una parte del recinto acoge un museo dedicado al pintor flamenco del siglo xv Hans Memling, con obras como la Arqueta de Santa Úrsula o el Tríptico de San Juan Bautista y San Juan Evangelista. Algo saturado de arte y espiritualidad decido darme un respiro carnal en The Chocolate Line, otro

Considerada el alma de Brujas, esta plaza es un lugar siempre animado gracias a su mercado de los miércoles y a los restaurantes que la rodean.

santuario, este consagrado al chocolate. Lo dirige el chef de Brujas Dominique Persoone, quien proyecta sus dos pasiones en el establecimiento: los pralinés y el rock’n’roll. La existencia de ese comercio en la ciudad no es una anécdota: Brujas tiene medio centenar de tiendas especializadas en chocolate, además de un museo monográfico: Choco Story. La devoción belga por el manjar se remonta a la época colonial, cuando el país gestionaba plantaciones de cacao en África. Acabando mi paseo llego al Beaterio, con sus casitas a la sombra de los álamos. Comunidades de mujeres laicas vivieron aquí a partir de 1245, consagradas a Dios, aunque sin someterse a poderes eclesiásticos ni patriarcales. Su autonomía suscitó la hostilidad de las autoridades religiosas, que las acusó de

GETTY IMAGES

Con su característico hastial triangular, se alinean en un costado de la Plaza Mayor.

herejía. Finalmente, el papado prohibió su existencia. Las de Flandes fueron las únicas autorizadas a seguir en activo. En 1928 murió la última de las beatas. El recinto lo habitan hoy monjas benedictinas. La puerta sur del beaterio conduce al Minnewater, un enorme lago artificial que, en la Edad Media, llegó a acoger hasta cien embarcaciones. Las crónicas cuentan que el tráfico mercantil de la época exigió la apertura de este espacio para que los barcos maniobrasen y atracasen. Hoy las naves han desaparecido, reencarnadas en multitud de bellos y serenos cisnes. ]Pepe Verdú MÁS INFORMACIÓN: Hay vuelos frecuentes entre España y Bruselas, ciudad con el aeropuerto más cercano Brujas, a 101 km. Ambas están conectadas por autopista y tren. www.visitbruges.com/es


PUBLIRREPORTAJE

ISLAS CÍES,

LA PERLA DEL ATLÁNTICO Tesoro único en el mundo de una riqueza excepcional que merece ser Patrimonio Mundial de la UNESCO as Islas Cíes, también llamadas L “la perla del Atlántico” o “el Caribe gallego”, forman un archipiélago de playas cristalinas, arena ina y blanquísima con un ecosistema marino y terrestre repleto de especies protegidas únicas en el mundo. Situadas a las puertas de Vigo están formadas por la isla Monte Agudo (Illa Norte), la isla

Faro (Illa do Medio) y por San Martiño (Illa Sur). Parque Nacional desde 2002, este maravilloso espacio natural afronta el reto de convertirse en Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Se ha convertido, a lo largo de los años, en el icono del alma para todos los vigueses que no anhelan más que proteger y mantener la riqueza, belleza y autenticidad de sus islas intactas. Paraíso a las puertas de casa Las Islas Cíes son un territorio altamente protegido al que solo se puede llegar en barco. Bañarse en sus aguas cristalinas, asomarse a sus imponentes acantilados, observar las impresionantes vistas desde sus miradores, bucear en sus mágicos fondos y disfru-

Más información en: www.turismodevigo.org

tar tanto de sus espectaculares puestas de sol como de su deslumbrante cielo nocturno son experiencias que sólo pueden ofrecer territorios tan especiales como este. Paraje extraordinario, a tan sólo 40 minutos en barco de Vigo, constituye un paraíso a las puertas de casa. Merece ser declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, tiene méritos más que suicientes.


FOTOTECA 9X12

PARAÍSO PLAYERO DE CANARIAS

FUERTEVENTURA Dunas, acantilados y un interior agreste deinen el paisaje de esta Reserva de la Biosfera.

E

l viaje por Fuerteventura invita a disfrutar de sus fabulosas playas, pero también a realizar una inmersión en las entrañas de la isla más antigua de las Canarias, emergida del mar hará unos 20 millones de años. La erosión desmanteló sus dos grandes volcanes, tan elevados como el actual Teide, y configuró un paisaje

de amplias planicies, jalonado por el Macizo de Betancuria (762 m) en el centro o las Montañas de Jandía (807 m) al sur. Al igual que en Lanzarote, los vientos alisios apenas hallan obstáculos que les permitan elevarse lo suficiente para descargar su humedad. Por eso Fuerteventura se reviste de ocres y sustenta una fauna y una flora adapta-

das a la escasez de agua. Todo ello intensifica el sabor de su queso de cabra, de raíz aborigen, o el del zumo del tuno o higo chumbo. Hasta mediados del siglo xx se llegaba a Puerto Cabras a bordo del barco de vapor El Correillo. Allí desembarcó en 1924 Miguel de Unamuno para su confinamiento durante la dictadura de Primo


PENÍNSULA DE JANDÍA

DEPORTES

de Rivera. Hoy la capital de la isla, Puerto del Rosario –con aeropuerto a 4 km–, tiene junto al Cabildo un museo dedicado al escritor. Ocupa la casa que le dio cobijo y donde inició su cuaderno De Fuerteventura a París, publicado en 1925. En él cuenta que paseó en camello, tomó el sol en cueros y sintió Fuerteventura como un respiro, tal y como escribió al regresar de su exilio. En busca de ese paisaje austero, desnudo y desértico que describió Unamuno nos dirigimos al Mirador del Morro Velosa. Desde este punto del interior se avista un panorama de 360 grados que abarca el centro y norte de la isla.

De origen volcánico, se extiende en el sur de la isla, con playas infinitas y a menudo desérticas, y montes modelados por los alisios.

Una meca del surf en Europa

AGE FOTOSTOCK

Las olas y el viento de Fuerteventura son un imán para suristas y windsuristas. En el norte, Corralejo, famoso por sus dunas móviles, y El Cotillo, con sus acantilados, son destinos de fuerte oleaje. Ambas localidades cuentan con tiendas y escuelas especializadas en estas actividades.

c UN LITORAL INFINITO

Fuerteventura, la segunda isla más grande de Canarias, cuenta con 260 km de costa. Las playas en el norte están cubiertas de dunas móviles, mientras que las del sur están limitadas por laderas rocosas. En la fotografía, el arenal del Cofete, de 12 km que se extiende a los pies del macizo de Jandía.


AGE FOTOSTOCK

AGE FOTOSTOCK

Esta localidad del corazón de la isla, fundada en 1404 por Jean de Béthencourt, conserva el mejor conjunto patrimonial.

c FLORA Y FAUNA. Arriba, una tabari-

lla canaria. Abajo, espora o cardón, llamada Hércules por su resistencia.

Además de las vistas, el mirador muestra una exposición dedicada a los tesoros de esta isla declarada Reserva de la Biosfera: geología, fauna, flora, recursos naturales y patrimonio etnográfico, como el inmenso valor de las gavias, el sistema de cultivo desarrollado por los antiguos habitantes para aprovechar hasta la última gota de lluvia que cae en esta isla de clima semidesértico. A pocos metros de este punto estratégico hay otro mirador, el de Guise y Ayose. Tiene dos estatuas de bronce dedicadas a estos antiguos menceys, gobernantes de una isla dividida en los reinos de Jandia y Maxorata, que desaparecieron poco después de la conquista. Desde allí ya se contemplan los tejados de Betancuria, fundada en el siglo xv y capital de la isla du-

FOTOTECA 9X12

LA BELLA BETANCURIA

rante siglos. Después de pasear por sus calles empedradas, merecen una visita el museo de Arte Sacro y el Arqueológico. El municipio está casi en su totalidad protegido por el único Parque Rural de la isla, de interés geológico. En la cercana Pájara se admira la portada de su iglesia, del siglo xvii e inspiración azteca. A escasos 10 km se halla Ajuí, villa y Monumento Natural, con una playa de arena negra, idónea para contemplar la puesta de sol. En esta zona está el meollo de la historia geológica de Fuerteventura. La pared del barranco de Ajuí muestra las capas de la tierra. En la franja inferior, aflora el complejo basal verdoso, las rocas más antiguas de Canarias. Corresponde a la fase de crecimiento submarino, antes de que


Este islote solitario emerge frente a las dunas de Corralejo. Se suele visitar en salidas de un día a bordo de barcas de pescadores.

la isla emergiera del mar y se superpusieran sobre ella volcanes que hoy ya no existen; algo que se ve en contados lugares del planeta. Otra sorpresa son las Cuevas de Ajuí, excavadas por la erosión marina cual catedrales oceánicas. Las dunas fósiles y los sedimentos de la superficie son como esculturas naturales y el summum para aficionados a la paleontología. Las excursiones por Ajuí suelen abrir el apetito. Por suerte hay restaurantes frente a la playa donde comer una «vieja a la espalda» (un pez loro emblemático de Canarias) o unas lapas con mojo. Otra parada de interés es el ecomuseo de Tefía, que nos habla de la vida campesina y de los molinos de la isla. En busca de la vegetación ancestral de Fuerteventura seguimos hacia el Parque Natural de Jandía,

en el sur, para subir al pico de la Zarza (807 m), techo de la isla, que se eleva sobre la playa del Cofete. Las nubes que se arremolinan en la cresta proporcionan la humedad suficiente para alimentar un pequeño jardín colgante natural. A salvo de las voraces cabras, aquí sobreviven endemismos como el acebuche canario, el aderno, el mocán, la magarza y el tajinaste de Jandía. En el núcleo turístico Morro Jable nace el sendero PR-FV 54 que sube a la cima. Se trata de una pista de 7,5 km. Desde lo alto del Pico de la Zarza, la vista de la extensa playa de Cofete justifica el esfuerzo. Otro enclave para ver la flora de Fuerteventura es el Jardín Botánico de La Lajita. Camino del norte –Fuerteventura es la isla canaria más larga: 98 km de norte a sur–, los amantes

FOTOTECA 9X12

LA ISLA DE LOBOS

de los sabores locales pueden detenerse en queserías tradicionales que elaboran con leche de cabra el queso majorero, ya consumido por los aborígenes y hoy con denominación de origen. En su extremo nordeste, pasando por el Parque Natural de las Dunas de Corralejo, la isla nos reserva una experiencia más: observar los delfines que surcan el estrecho de la Bocaina, entre Lanzarote y Fuerteventura. Lo aconsejable es contratar una excursión en el barco del Instituto Canario de Estudios de la Naturaleza. Y así despedirnos de la isla con palabras de Unamuno: «Mar que sana… Roca sedienta al sol, Fuerteventura, tesoro de salud y de nobleza…». ]Sofía Menéndez INFORMACIÓN: Fuerteventura tiene conexión por avión con diversas ciudades de España y Europa. www.visitfuerteventura.es


PUBLIRREPORTAJE

DISFRUTA DE UNA

PREMIUM

C

onfort, amplitud y todas las facilidades para disfrutar de la experiencia de viajar es lo que ofrece Cathay Pacific. La aerolínea opera cinco vuelos por semana directos a Hong Kong desde Madrid más otros cuatro desde Barcelona. Y todos ellos disponen de la cabina Premium Economy, que brinda la posibilidad de viajar con mucho más espacio y comodidad. Los asientos, más anchos y con 20 cm de reclinación, permiten

1

En la clase Premium remii m Economy disfrutará de una bebida de bienvenida, variedad de snacks y una selección de menús superior.

ON N

relajarse y dormir plácidamente durante el vuelo. Además, incorporan reposacabezas con cuatro posiciones para poder ajustarlo. MÁS DISTANCIA ENTRE ASIENTOS La cabina Premium Economy ofrece mayor separación con el asiento de delante. Y para facilitar aún más el descanso, los asientos de la primera fila tienen un reposapiernas, y el resto, un reposapiés con tres posiciones regulables. En el caso de la ruta

2

Podrá trabajar y comer en un ambiente acogedor y cómodo, con una bandeja de mayor tamaño, espacio adicional para sus objetos, conector USB...

www.cathaypacific.com/es

Barcelona-Hong Kong, todos los asientos cuentan con reposapiernas. Y para que el viaje resulte más ameno, una pantalla táctil de 10,6 pulgadas incluye una amplia selección de entretenimiento. EMBARQUE RÁPIDO Los pasajeros que viajan en la clase Premium Economy tienen a su disposición mostradores de check-in exclusivos y embarque prioritario, además de una franquicia de equipaje de 35 kg.

3 Y ganará mucho tiempo gracias h ti a los mostradores de facturación especiales para la clase Premium Economy y el embarque preferente.


VIJAZZ Vilafranca del Penedès 6, 7 y 8 de julio

FESTIVAL DE LA PORTA FERRADA Sant Feliu de Guíxols Julio y agosto

FESTIVAL REUS BLUES Reus 14 y 15 de julio

BERGUEDÀ FOLK Puig-reig Septiembre

FESTIVAL INTERNACIONAL DE MÚSICA DE CAMBRILS Finales de julio y principios de agosto

VIDA. FESTIVAL INTERNACIONAL VILANOVA I LA GELTRÚ Del 28 de junio al 1 de julio

FESTIVAL DE MÚSICA DE TORROELLA DE MONTGRÍ Del 28 de julio al 19 de agosto

VI CICLE DE CONCERTS “MÚSICA I PATRIMONI” Os de Balaguer Junio

FRINGE FESTIVAL, TALENT MUSICAL EMERGENT L’Estartit y Torroella Verano

30a EDICIÓ DEL MERCAT DE MÚSICA VIVA DE VIC Del 12 al 16 de septiembre

JAZZ FESTIVAL ESTARTIT Verano

FESTIVAL MÚSICA DEL MARESME Premià de Dalt De junio a septiembre

FESTIVAL GONG A COLLBATÓ Julio

FESTIVAL DE MÚSICA ANTIGA DELS PIRINEUS Del 30 de junio al 28 de agosto

FESTIVAL CRUÏLLA BARCELONA 13 y 14 de julio

FESTIVALOT. FESTIVAL DE MÚSICA EN FAMÍLIA Girona 2 y 3 de junio

FESTIVAL DE CAP ROIG Calella de Palafrugell Julio y agosto

PORTALBLAU L’Escala Junio y julio

SHUBERTÍADA Alt Empordà De julio a septiembre

CONCERTS AL FÒRUM ROMÀ D’EMPÚRIES Del 3 al 11 de agosto

Rock, jazz, blues, o , flamenco, clásica... Los mejores artistas de todos los estilos se dan cita este verano en los diversos festivales de música que se celebrarán en Cataluña. Una programación pensada para todos los gustos y edades.

www.catalunya.com


PIAZZA MAGGIORE FOTOTECA 9X12

El corazón de Bolonia reúne los ediicios más bellos y notables de la ciudad medieval.

ITINERARIO CULTURAL

BOLONIA La capital de la región Emilia-Romagna presenta una sinfonía monumental de pórticos, plazoletas y palacios.

B

olonia es una apoteosis renacentistapreservadaenun casco antiguo compacto y a escala humana, lo que convierte a la ciudad en un destino idóneo para descubrir en un fin de semana. A su armoniosa monumentalidad se añade el aliciente gastronómico; Bolonia tiene fama de haber inventado la mortadela más sabrosa de Italia, el ragú de ternera y el slow food. Junto con Parma, los italianos la consideran la patria de su cocina,

por lo que la llaman, con cariño, la grassa; también la conocen como la docta –aquí se fundó la universidad más antigua de Europa– y la rossa, por el color que predomina en sus edificios históricos y su pasado político. Su pasión por el buen comer se vioreforzadaen2017conla apertura en las afueras del FICO Eataly World, el mayor parque agroalimentario del mundo, que comprende cultivos, establos, tiendas y medio centenar de restaurantes.

Fuentes escultóricas Gracias a un subsuelo surcado por arroyos y canales, Bolonia siempredispusoensusentrañas desuicientesrecursosacuíferos. Suefectoenelexteriorfueuna ciudadcon60fuentesdeagua potable, muchas decorativas. La más famosa es la del dios del mar situada en la Plaza de Neptuno,unbroncedelescultorGiambologna(1529-1608).

AGE FOTOSTOCK

TESORO RENACENTISTA


La antigua Bolsa de estilo modernista acoge hoy un centro de cultura y ocio. Bajo un suelo de vidrio conserva ruinas romanas y etruscas.

La alternativa tradicional, y con mayor encanto, a este nuevo enclave gastronómico lo encontramos en pleno centro histórico. Es el Mercato di Mezzo, que conserva establecimientos que podrían aparecer en una película de ambiente medieval, sin apenas retoques. El mercado se halla a escasos cincominutosapiedelamonumental PiazzaMaggiore,haciadondeme encamino por las famosas calles con soportales de Bolonia. Muchos siguen pintados con los colores ocres y terracota que se usaban en los siglos xiii al xv.En esta plaza, de 115 m de largo y 60 m de ancho, se preserva un amplio patrimonio. Destacan el Palacio d’Accursio o Comunale (siglo xiv), hoy sede del Ayuntamiento y de dos galerías de arte, y el Palacio de Podestà (1200),

el más antiguo de la ciudad, fácil de distinguir por su característica Torre dell’Arengo, cuyas campanas ya sonaban en la Edad Media. Curioseo bajo sus pórticos entre los que comprueban la acústica del lugar.

GETTY IMAGES

GTRES

CENTRO SALABORSA

c LA FINESTRELLA. Desde esta famosa ventana abierta en la Via Piella se contempla uno de los canales de Bolonia.

Dicen que al situarse bajo la estatua de San Domingo o de San Petronio, el susurro más discreto se escucha desde la otra imagen. De este modo, los curas confesaban a los leprosos sin tener que acercarse a ellos. San Petronio es el patrón de Bolonia y, en la misma plaza, se erige su basílica, de fachada inconclusa. El templo, de imponente dimensiones, guarda una sorpresa. El sol del mediodía se filtra por un diminuto agujero abierto en el techo, y señala la fecha exacta en un calendario lineal de 66, 8 m que hay en el suelo, como en una película de aventuras. Es lo que se conoce como la meridiana de San Petronio, concebida en 1655 por el gran astrónomo Giandomenico Cassini. La Piazza Maggiore es gemela de la de Nettuno y está ubicada justo


GETTY IMAGES GETTY IMAGES

c OFERTA CULINARIA. El mercado de Bolonia es una atractiva visita. Arriba, la Via delle Pescherie; y abajo, pasta al ragú, la salsa de ternera guisada que en Europa se conoce como boloñesa.

LA TORRE ASINELLI

ACI

Esta atalaya de 97 m de altura forma, junto con la Torre Garisenda (48 m), el conjunto de Le Due Torri, del siglo XIV. MUSEOS

Arte de todas las épocas Medio centenar de museos y galerías de arte animan con sus exposiciones la vida cultural de Bolonia. En el centro destaca la Pinacoteca Nacional (Via delle Belle Arti, 56), en la que se pueden admirar obras clásicas. El Museo de Arte Moderno-MAMbo (Via Don Giovanni Minzoni, 14) reúne la oferta más vanguardista.

al lado. El nombre le viene, naturalmente, de la estatua de bronce que representa a Neptuno y que corona una fuente emplazada en su centro desde el siglo xv. En la actualidad es el símbolo de la ciudad, pero en su día no estuvo exenta de polémica, ya que los atributos de la misma parecieron excesivos para la Iglesia. Giambologna, el escultor que la creó, hizo el retoque pertinente, pero con trampa: si uno se coloca sobre la baldosa de distinto color que hay frente al

edificio de la Salaborsa, un juego óptico hace que la figura recupere su aspecto original. Y puesto que estoy al lado decido entrar a tomar un café en el bello recinto modernista de la Salaborsa. Este lugar, que bajo un suelo de cristal muestra vestigios romanos y etruscos, fue primero un palacio renacentista, luego sede de la Bolsa y desde 2001 aloja un centro cultural, librería y galería de arte. También es de visita indiscutible otro gran palacio, el Archiginnasio, que en su día acogió la Universidad de Bolonia, considerada la más antigua de Europa (1088). La encontramos detrás de San Petronio, con un bonito claustro que formaba parte de la iglesia de Santa María dei Bulgari. En sus paredes se distinguen los grafiti que dejaron los alumnos, mientras que en el piso superior se conserva el Teatro Anatómico (siglo xvii), una sala en


Samsung QLED TV 139,7 cm (55”) al 0 % TAE (seguro incluido) con cine y series

por 62,48 €/m

En CaixaBank puedes cumplir tus ilusiones. Y ahora, puedes financiar un televisor Samsung QLED de 139,7 cm (55”) al 0 % TAE1, sin intereses ni comisiones, con todo el cine y series de Rakuten TV y FlixOlé por 62,48 € al mes. Producto ofrecido por Compra Estrella2. Y además, con el seguro SegurCaixa Electrodomésticos incluido3. Disfrútalo aquí, allí y, sobre todo, ahora. 1. Financiación con préstamo, ofrecida por CaixaBank, S.A., y financiación con tarjeta, ofrecida por CaixaBank Payments, E.F.C. E.P., S.A.U. en exclusiva para tarjetas comercializadas por CaixaBank que acepten fraccionamiento. Financiaciones sujetas al análisis de la solvencia y de la capacidad de devolución del solicitante, en función de las políticas de riesgo de la entidad que corresponda. Condiciones de financiación para el televisor Samsung QLED Q8FN de 139,7 cm (55”) (QE55Q8FN) + Rakuten TV + FlixOlé: Plazo: 40 meses. TIN: 0 % (TAE: 0 %). Sin comisiones de apertura ni de estudio. Importe total financiado sin seguro: 2.199 € (39 cuotas de 54,98 € y una última de 54,78 €). Importe total financiado con seguro: 2.499 € (39 cuotas de 62,48 € y una última de 62,28 €). La financiación para la adquisición del televisor podrá formalizarse sin la contratación del seguro. Duración del seguro: 30 meses. Consulta otras opciones de financiación en tu oficina de CaixaBank. 2. Promoción y venta ofrecida por PromoCaixa, válida hasta el 31-8-2018. PromoCaixa, S.A., Gran Via de Carles III, 105, 08028 Barcelona. NIF A-58481730. © PromoCaixa, S.A., Barcelona 2009. También disponible con pago al contado. PVP sin seguro, 2.199 €; PVP con seguro, 2.499 €. Para información más detallada sobre el televisor y las condiciones de venta, consulta www.CompraEstrella.com. 3. SegurCaixa Electrodomésticos es un seguro de SegurCaixa Adeslas, S.A. de Seguros y Reaseguros, comercializado por CaixaBank, S.A., operador de banca-seguros exclusivo de VidaCaixa, S.A.U. de Seguros y Reaseguros, y autorizado de SegurCaixa Adeslas, S.A. de Seguros y Reaseguros, con NIF A08663619 y domicilio en la calle del Pintor Sorolla, 2-4, 46002 València, e inscrito en el Registro de Mediadores de la DGSFP con el código C0611A08663619. Información sujeta a las condiciones generales, particulares y especiales de cada póliza, así como a las condiciones de suscripción. En caso de siniestro, llama al teléfono de atención para siniestros de SegurCaixa Electrodomésticos: 932 757 945. Límites de la cobertura: a) 3 reparaciones por anualidad por un importe máximo de 300 €/reparación entre desplazamiento, mano de obra y materiales. b) No se repararán electrodomésticos de más de 10 años de antigüedad ni bienes de ocio de más de 5 años de antigüedad. c) Si el coste de la reparación supera los 300 €, se indemnizará al cliente en función de la antigüedad del bien averiado. d) Período de carencia: 30 días. NRI: 2501-2018/09681


FOTOTECA 9X12

SANTO STEFANO Con su lateral de soportales, esta plaza es una de las más históricas de la ciudad. En la Edad Media reunía 7 iglesias; hoy conserva 4.

forma de anfiteatro que se usaba para ver cómo se diseccionaban los cuerpos. Evocar la imagen puede que hoy nos revuelva el estómago, pero en su día llegó a ser uno de los motivos por los que viajaban hasta Bolonia numerosos estudiantes. Su número llegó a ser tan elevado que los dueños de viviendas decidieron añadir habitaciones para alquilárselas. Para ello recurrieron al truco de construir soportales sobre las calles, motivo por el cual el centro histórico está lleno. Con unos 40 km, se consideran los más largos del mundo. En otros lugares se ganó terreno cubriendo los canales que cruzaban la ciudad, y que dieron a Bolonia otro sobrenombre: el de «pequeña Venecia». Con el tiempo, todos acabaron soterrados menos uno. Para hacerse una idea de có-

mo eran aquellos canales, basta con caminar hacia el norte hasta encontrar la Vía Piella. Allí, de pronto, parece como que faltase un edificio en un lado de la calle, y por ahí asoma un tramo del Canalle delle Molline. La vista recuerda, efectivamente, a Venecia. Los impuestos que en la Edad Media se cobraban por el tránsito de mercancías por estos canales fueron los que, en un primer momento, financiaron los sueldos de los profesores universitarios. En Bolonia hay más torres medievales, pero las más emblemáticas son la Garisenda, ya mencionada en textos del florentino Dante Alighieri e inclinada y reducida por un movimiento de tierra, y la de los Asinelli, cuyos 500 escalones deparan la panorámica más espectacular de la ciudad. En el pasado,

las familias más ricas competían por ver cuál era la que construía la torre más alta como símbolo de su poder. En cuanto a los estudiantes actuales, todos saben que, bajo ningún concepto, deben subir a lo alto de Le Due Torri, las dos atalayas gigantescas que siempre asoman por encima de los tejados: la tradición avisa que quien lo haga no aprobará. Subo a la de Asinelli y, desde lo alto, diviso por el este la plaza más seductora de Bolonia, Santo Stefano. La llaman de «las siete iglesias», ya que ese fue el número de templos que cobijó en distintas épocas. Era la favorita de Dante y hoy lo es de los jóvenes que se juntan a charlar en ella al atardecer. ]Josep M. Palau INFORMACIÓN: Bolonia recibe vuelos directos desde España. La Bologna Card ofrece descuentos. www.bolognawelcome.com


PUBLIRREPORTAJE

H10 RUBICÓN PALACE DE LANZAROTE

RECONVERTIDO EN 5 ESTRELLAS b

á co el su s r e u e t do e t g um

e. G ac a u do s

l hotel H10 Rubicón Palace, referente en la isla desde su apertura en 2001, inicia una nueva etapa tras el proyecto de reforma a cargo de Lázaro Rosa-Violán.Elinteriorista, aclamado por la crítica y aplaudido en todo el mundo, ha reformado las instalaciones confiriéndoles un ambiente de gran elegancia. Para ello, se ha inspirado en la isla de Lanzarote y en sus colores más representativos: el blanco de las casas encaladas, el verde de la vegetaciónyelnegro delaroca volcánica. La reforma ha consistido en la transformación del bloque principal del resort compuesto por el Lobby, la recepción, el restaurante Janubio y la sala Privilege, así como de la zona de las piscinas, las habitaciones, el Despacio Thalasso Centre, el gimnasio y el solárium. Uno de los espacios más singulares del resort es el impresionante Lobby que da la bienvenida a los visitantes. Un precioso arco de delfines decora este espacio junto con una gran carta náu-

E

a

n a ó e v cios ci

tica antigua de las Islas Canarias. Este exclusivo hotel destaca también por su excelente oferta gastronómica internacional y por sus propuestas saludables elaboradas al momento que se degustan en sus recién reformados restaurantes, bares y cafés. Las habitaciones se han renovado con un interiorismo en el que predominan los materiales nobles y resaltan las espectaculares vistas creando una atmósfera que invita al descanso. Un lujo de instalaciones que, unidas a la mejora de la oferta de servicios convierten a este en un hotel 5 estrellas que se consolida como la mejor opción para disfrutar de la isla con todos los sentidos.

www.h10hotels.com T (34) 900 444 466

H10 RUBICÓN PALACE ***** Urbanización Montaña Roja Playa Blanca E-35580 Yaiza, Lanzarote www.hotelh10rubiconpalace.com


UN DESTINO FUERA DE TĂ&#x201C;PICOS

DESCUBRIR VANDELLĂ&#x201C;S

PLAYA DE LA ALMADRAVA: £°Ă&#x2C6;ääÂ&#x201C;iĂ&#x152;Ă&#x20AC;Â&#x153;Ă&#x192;`i>Ă&#x20AC;iÂ&#x2DC;>wÂ&#x2DC;>Ă&#x17E; aguas transparentes, con una excelente zona de buceo.

ENDESA PROPONE DISFRUTAR DE LOS ENORMES ATRACTIVOS DE ESTA PRECIOSA Ă REA DE TARRAGONA

E

AMANTES DE LA AVENTURA. En este paraĂ­so de los deportes acuĂĄticos es posible bucear, practicar paddle surf a la luz de la luna; hacer snorkel y observar las praderas de posidonia oceanica (una planta acuĂĄtica que tapiza los fondos marinos) o visitar la cueva del Llop MarĂ­, una misteriosa cavidad excavada por el mar en la roca en la que, segĂşn cuenta la leyenda, habitaba un lobo marino fantĂĄstico que atacaba tanto a pescadores como a los temidos piratas. 2CTCNQUSWGRTGĆ&#x201A;GTGPNQURCKUCLGUFGKPVGTKQTGZKUVGPKPVGTGUCPVGUTWVCUFGUGPFGTKUOQFGFKUVKPVQUPKXGNGUFGFKĆ&#x201A;EWNVCF como la de Los Corralets (baja) o la del Barranco del Cauce (alta). Una excursiĂłn a la desembocadura del rĂ­o Llastres no defrauda: se trata de una zona Ăşnica con juncos y tamariscos que aloja una poblaciĂłn de farfet, un pez protegido que se halla en peligro de extinciĂłn. Pero ademĂĄs de sol, playa y un bello paisaje, tambiĂŠn hay tiempo para hacer cultura. El Centro de Visitantes del Hospital gĂłtico del Coll de Balaguer, un conjunto monumental de 1344, declarado Bien Cultural de InterĂŠs Nacional, es una cita ineludible, al igual que la MasĂ­a de CastellĂł, un pueblo medieval, CJQTCFGUJCDKVCFQNCUHQTVKĆ&#x201A;ECEKQPGUFGNCIWGTTCEKXKNFG%QNN de Balaguer; el blanco pueblo de La Almadrava o Ca la Torre, GP8CPFGNNĂ?UWPCECUCUQNCTKGICEQPWPCGFKĆ&#x201A;ECEKĂ?POGFKGXCN que ha sido declarada Bien Cultural de InterĂŠs Nacional.

LA TORRE medieval de Ca la Torre es Bien Cultural de InterĂŠs Nacional.

Š Rafael López MonnÊ

stamos ante un destino que fusiona el encanto del mar con la belleza de la montaĂąa, en un paisaje privilegiado y especial. Situado en la comarca del Baix Camp, en Tarragona, el municipio comprende los pueblos de VandellĂłs, Masboquera, Masriudoms, Hospitalet de lâ&#x20AC;&#x2122;Infant y Lâ&#x20AC;&#x2122;Almadrava, cuyos orĂ­genes se remontan a la Edad Media. Para quien busca disfrutar del mar, sus cuatro playas son una verdadera delicia: Lâ&#x20AC;&#x2122;Arenal (la mĂĄs extensa), la Punta del Riu, El Torn â&#x20AC;&#x201C;un paraĂ­so natural y naturista en cuyo islote aĂşn pueden verse los restos de una torre de vigilancia medievalâ&#x20AC;&#x201C; y Lâ&#x20AC;&#x2122;Almadrava (con 1.600 metros, destino ideal para los amantes de la pesca y del buceo). La central nuclear de VandellĂłs II asoma en uno de sus extremos de esta tranquila playa y, contrariamente a lo que se podrĂ­a pensar, no solo no ha alejado a los turistas sino que, ademĂĄs, es la responsable de la singularidad de las aguas de esta costa, que atesoran una riqueza biolĂłgica excepcional. ÂżLa razĂłn? El agua caliente que vierte la central al mar favorece la proliferaciĂłn de plancton y, en consecuencia, de gran cantidad de peces.


LOS BÚNKERES Y TRINCHERAS del Coll de Balaguer son parte de la historia de la Guerra Civil.

© Rafael López Monné

MIRANDO AL MAR ÞVœ˜> montaña a su espalda se encuentra la central nuclear de Vandellós.

© Rafael López Monné © Rafael López Monné

LA CUEVA del Llop Marí ià ՘ Õ}>À `i iÞi˜`>] ideal para aventureros.

© Rafael López Monné

© Rafael López Monné

LA DESEMBOCADURA DEL RÍO Llastres aloja al farfet, un pez en peligro de extinción.


SHUTTERSTOCK

Puente del Dragón de Liubliana.

EUROPA SORPRENDENTE

PAISAJES DE ESLOVENIA Ruta desde la vibrante Liubliana a la costa del Adriático, entre lagos, cuevas y los picos de los Alpes Julianos.

A

sombra que un país minúsculo, más pequeño que la Comunidad Valenciana, pueda concentrar tal cantidad de maravillas. Y sin embargo Eslovenia, que perteneció al imperio austrohúngaro durante 600 años, que desde la Segunda Guerra Mundial formó parte de la República de Yugoslavia y que se hizo independiente en 1991, atesora algunos de los más bellos parajes naturales que pueden verse en Europa. Desde los imponentes Alpes Julianos hasta una pequeña salida al mar

Adriático, pasando por un mosaico de bosques, cuevas, lagos y ríos flanqueados de viñedos que dan caldos de reconocido prestigio. Todo aliñado con un jugoso legado histórico y una incipiente sofisticación culinaria que comienza a tener mucho que decir, con figuras como Ana Ros, elegida en 2017 la mejor chef femenina del mundo. El mejor inicio es Liubliana, la coqueta, amable y dinámica capital eslovena, que se emplaza en el centro geográfico del país. Esta ciudad de espíritu mediterráneo

pero corazón germánico goza del apacible ritmo con el que se vive en los pueblos, aunque con una interesante escena cultural. Capital Verde Europea de 2016 por sus parques y su conciencia ecológica, Liubliana invita a pasear sin rumbo fijo. Recorrer las calles empedradas del casco viejo desde la plaza Presernov, donde se erige la estatua del gran poeta France Preseren (1800-1849). Atravesar el Puente Triple, rediseñado en 1929 por el emblemático arquitecto Joze Plecnik, con tres arcos que ca-


PASEOS URBANOS

Qué visitar en Liubliana La Oicina de Turismo de Liubliana propone itinerarios para descubrir esta capital europea de apenas 280.000 habitantes. Unos son más históricos y artísticos, y otros curiosos, como el paseo nocturno en busca de leyendas, pasando por la iglesia de San Nicolás –derecha– y el castillo medieval. Las rutas suelen salir de la plaza Presernov, que está presidida por la iglesia de la Anunciación, de llamativa fachada rojiza. ■ www.visitljubliana.com AGE FOTOSTOCK

nalizan el tráfico rodado y peatonal. Emprender un paseo a la vera del río Liublianica, flanqueado por cafés con terrazas. O contagiarse del ambiente bohemio del embarcadero de Trnovo, en cuyas escalinatas, ahora que asoma el buen tiempo, se congregan los jóvenes al caer la tarde. En Liubliana conviene además subir al castillo medieval –a pie o en funicular– para ver la mejor panorámica, curiosear por el Mercado Central y, sobre todo, disfrutar de la atmósfera cool de restaurantes, tiendas de diseño

Los Alpes son el telón de fondo de este lago y de la única isla del país, con una iglesia de origen medieval. Se llega en pletna, la barca típica.

FOTOTECA 9X12

IDÍLICO LAGO BLED


AGE FOTOSTOCK

PIRAN. Esta ciudad amurallada de herencia veneciana es una de las más bellas de la costa adriática.

PIRAN

La Venecia eslovena

y bares de moda que, como buena ciudad universitaria, hierven de animación a todas horas. Pero Eslovenia es esencialmente un destino de naturaleza. Al sur de la capital se puede recorrer la región de la Carniola Interior, con pueblos y bosques donde habita una población de osos pardos con unos 450 ejemplares. De aquí proceden los osos con los que se intenta recuperar la especie en las dos vertientes de los Pirineos y en los Alpes franceses e italianos. Hacia el norte de Liubliana, en menos de una hora se llega al gran emblema del país: el lago Bled. El paraje regala la imagen romántica de su pequeña isla con iglesia, una fortaleza colgada de un acantilado, las aguas turquesas del lago y, como telón de fondo, los Alpes Julianos. Sin embargo, el enclave es mucho más que un escenario de GETTY IMAGES

Piran alberga numerosas muestras de su pasado como puerto de la Serenissima. En la plaza Tartini se erige un llamativo ediicio del s. xv. Tiene un balcón gótico y el relieve de un león con la inscripción «Lassa pur dire» (dejadles hablar); al parecer, la casa fue un regalo de un mercader a una bella joven.

cuento. Su oferta de actividades (piragüismo, submarinismo, senderismo…) atrae a amantes de la aventura, mientras los menos intrépidos pueden dar largos paseos en barca de remo o a bordo de una góndola tradicional. La preciosa Bled es el inicio de las excursiones que se adentran en los Alpes Julianos. Hasta ellos se asciende por una carretera que cruza bosques frondosos y valles con aldeas alpinas. El principal tesoro de estas montañas es el Parque Nacional Triglav, la reserva más antigua de Eslovenia (1924) y la más extensa (88.000 ha), a solo 20 km de Bled. Bajo los pliegues de este murallón surcado por desfiladeros destacan dos pueblos encantadores, Trenta y Kranjska Gora, este con una famosa estación de esquí. La reserva ofrece rutas para recorrer a pie o en bicicleta.


AGE FOTOSTOCK

El itinerario senderista más popular es el que sigue el río Radovna. Se inicia junto a su fuente, recorre por pasarelas de madera la garganta Vintgar (1, 6 km de largo y paredes de 100 m de alto) y culmina en la cascada Sum, un salto de 13 m que se contempla desde un mirador. La excursión más emblemática del parque es la subida al pico ALPES Triglav, la mayor altitud del JULIANOS país (2.864 m). Esta cumbre Sus cumbres dominan el tiene un significado casi Parque Nacional Triglav, el espiritual: no hay esloveno único del país, con un centro de visitantes junto al lago que no haya hollado esta Bohinj y otro en el puepor el que se abre cima que, según la mitoloblo de Trenta. paso el río del misgía eslava, es la morada de un mo nombre, con su dios adivino, representado como intenso color aguamarina. un caballo con tres cabezas. Entre abril y octubre el cauce apaA sus pies, en las estribaciones rece salpicado de piraguas, listas del parque nacional, se extiende para abordar uno de los mejores el impresionante valle del Soca,

descensos fluviales de Europa. El valle también guarda el trágico recuerdo del frente más sangriento de la Primera Guerra Mundial, en cuya memoria se erigió la iglesia de Holy Spirit, una maravilla art nouveau concebida para aunar


AGE FOTOSTOCK

CAÑÓN DEL SOCA Este cauce fluvial, que nace en las montañas del Parque Nacional Triglav, es excelente para realizar descensos en kayak y ráfting.

todas las confesiones y homenajear con sus nombres a los 300.000 soldados fallecidos. La ruta, ahora dirección sur, sigue por la región del Karst, que ha dado nombre universal a un tipo de formación geológica caracterizada por un paisaje calizo, rico en cavidades subterráneas. Porque si Eslovenia en la superficie es deslumbrante, en las profundidades esconde otro mundo maravilloso: 10.000 grutas con las que emprender, cual Julio Verne, un viaje al centro de la Tierra. Emplazadas cerca del pueblo de Divaca, las de Skocjan, declaradas Patrimonio Mundial, son tal vez las más impactantes. Explorar estas cuevas esculpidas por el río Reka a 250 m de profundidad –siempre en grupos guiados– es como sumergirse en un abismo de desfiladeros y restos de asentamientos prehistóricos donde habitan hasta 15 tipos de murciélagos. Más amplio es el horizonte de nuestro último destino, Piran. Seguimos hacia el oeste un trayecto de una hora por carreteras que discurren entre bosques de hayas, robles y avellanos. De pronto aparece el mar. La costa eslovena, de apenas 47 km sobre el Adriático, acoge uno de los tesoros de la península de Istria. Es Piran, una deliciosa población con casas de colores que descienden por laderas hacia el agua, una plaza pavimentada en mármol y un entramado de calles retorcidas que destilan un romanticismo decadente. Por algo, en un alarde de originalidad, la llaman «la Venecia chica» de Eslovenia. Este país es un tesoro guardado en el corazón de Europa. ]Noelia Ferreiro INFORMACIÓN: Desde España hay vuelos directos a Liubliana. Lo mejor para recorrer libremente el país es alquilar un vehículo. www. slovenia.info / www.turismoeslovenia.es


ESPECIAL

RUTA CULTURAL POR LA

DAURADA AGE FOTOSTOCK

con la colaboraciรณn de Patronat de Turisme de la Diputaciรณ de Tarragona


SHUTTERSTOCK

AGE FOTOSTOCK

RU TA C U LT U R A L P O R LA C O S TA D AURADA

El acueducto que abastecía a Tarraco (siglo I a.C.).

AGE FOTOSTOCK

Casa Navàs, Reus.

Pabellón de los Distinguidos. Instituto Pere Mata, Reus.

La Costa Daurada atesora enclaves Patrimonio de la Humanidad, la huella de genios como Gaudí, Miró o Pau Casals, paisajes de viñedos, pueblos medievales y una gastronomía sorprendente. Un destino perfecto para recorrer en cuatro días.

A

ccedo al centro histórico de Tarragona por el Portal del Roser y descubro que la ciudad que el emperador Augusto convirtió en mito pervive en el conjunto monumental declarado Patrimonio Mundial. En el edificio de la Antigua Audiencia, una maqueta muestra cómo era Tarraco en su máximo apogeo, en el siglo ii d.C.

Desde la grada superior del Anfiteatro, la Tarraco romana y la Tarragona actual se yuxtaponen como esas imágenes que, según cómo, son una cosa u otra. Además del anfiteatro, hay que pasear frente a la Catedral de Santa Tecla para imaginar la extensión que ocupó el Gran Foro Provincial –equivalente a dos campos de fútbol–. Cauti-

va ver la cabecera del Circo y recorrer el Paseo Arqueológico siguiendo la línea de murallas, la construcción romana más antigua conservada fuera de Italia. Las vistas desde la Torre del Pretorio muestran la privilegiada ubicación que llevó a un improvisado campamento a ser una de las ciudades más importantes del Imperio Romano.

Los romanos no temían que los enemigos llegaran del mar, pero siglos después este litoral se convirtió en objetivo de piratas. Por eso el núcleo de Cambrils se fundó lejos de la orilla. Hasta el siglo xvii, con la Torre del Puerto como símbolo del municipio, no se comenzó a poblar la zona del paseo marítimo, epicentro de la capital gastronómica de la Costa Daurada. Hoy, la flota pesquera regresa cada tarde escoltada por gaviotas. En el Rincón de Diego –una de las dos estrellas Michelin del municipio junto a Can Bosch–, me sirven un aperitivo con la escultura de la Torre como un altar de sabores sorprendentes.


SHUTTERSTOCK

El aniteatro romano de Tarragona.

UN DÍA DE PESCA EN CAMBRILS

AGE FOTOSTOCK

LA TIERRA DE GAUDÍ Reus es la ciudad donde nació Antoni Gaudí y donde vivió hasta su marcha a Barcelona. El Gaudí Centre, en la popular Plaza del Mercadal, da cuenta de su genialidad. Al salir, en una de las esquinas de la plaza, veo la Casa Navàs, una de las joyas que Domènech i Montaner firmó en la ciudad y un enclave destacado de la Ruta del Modernismo de Reus. Del mismo arquitecto son la Casa Gasull y la Casa Rull, tan juntas que no lo podrían estar más sin dejar de ser dos, pero tan diferentes, porque la proximidad nada tiene que ver con la similitud. También de Domènech i Mon-

La ciudad de Cambrils brinda la opción de salir del puerto a las 6 de la mañana y permanecer en alta mar hasta las 4 de la tarde para vivir una auténtica jornada de pesca, colaborando en las tareas, conociendo el proceso completo de la pesca de arrastre y comiendo junto a la tripulación. Otra opción más relajada permite acordar una hora y navegar en una cómoda embarcación desde el puerto hasta el punto donde faenan los pescadores. Un guía explica las artes de la pesca y la riqueza marina. www.cambrils.cat/turismo


ESCALERA AL CIELO La Cartuja de Escaladei (siglo xii) fue la primera de la Península Ibérica. Un pastor tenía siempre la misma visión al pasar con su rebaño por la zona: veía una escalera por la que unos ángeles subían al cielo. Aquello se consideró una señal y dio nombre al lugar: Escala Dei, «Escalera de Dios». Era la época de la Reconquista, cuando Alfonso II repobló la zona con la ayuda de los primeros cartujos llegados de Francia. Los visitantes –solo hombres– no podían pasar más de una noche en la hospedería, así de estricta era la clausura de los padres cartujos, que pasaban 16 horas en la celda dedicados a rezar, escribir y meditar. El voto de silencio amplificaba la quietud del entorno de la Sierra del Montsant.

La Cartuja fue el embrión de la cultura vinícola del Priorat. Llego a Vilella Alta, un pueblo de casas apiñadas en torno al campanario. «A estas tierras les tienes que coger cariño», cuenta Jordi Vidal, de la bodega Conreria d’Scala Dei. Lo dice porque las viñas en las laderas son complicadas de trabajar. Pero el esfuerzo y el éxito de los caldos de la comarca reverdecen el paisaje. Siurana, último bastión morisco al borde de una vertiginosa cornisa, parece tallada en la piedra. Tras recorrer algunas de las calles medievales, María me da la bienvenida al Restaurante Siurana. Me ofrece una riquísima crema de alcachofa y el cabrito de la casa. Sabores concentrados, brasa y tradición. Tras un paseo, me encuentro con su marido, l’Andreu, y su rebaño. «Nunca llegaré a ser un pastor de verdad, ¡para eso hay que nacer!», dice. No lo parece al verle guiar las ovejas. RUTA DEL CÍSTER El Real Monasterio de Santa Maria de Poblet es una de las tres joyas de la Ruta del Císter, junto a los conventos de Santes Creus y Vallbona. Patrimonio Mundial por la Unesco desde 1991, su origen se remonta al siglo xii. Traspaso la Puerta Real y camino por el atrio cubierto por dos hileras de bóvedas sobre los arcos ojivales propios de la arquitectura cisterciense. En el recorrido guiado se visita el claustro mayor y su templete, la antigua cocina, el actual re-

Claustro de Poblet.

Sepulcros Reales del monasterio de Poblet.

fectorio de los monjes y la sala capitular donde, desde el siglo xiii, los monjes escuchan cada día un capítulo de la Regla de San Benito. Pero sin duda, es la iglesia, con las tumbas reales, el espacio que más sobrecoge. Los monjes se rigen por la Liturgia de las Horas. Las campanas avisan a Vísperas a las 6 de la tarde. En la iglesia, el órgano y el rezo generan una atmósfera de paz. Espero al monje hospedero. A las 7 de la tarde vamos al refectorio. Cenamos en silencio, en una mesa austera: agua, vino, un plato de arroz caldoso, una empanada, una mandarina,

SHUTTERSTOCK

taner, destaca el Instituto Pere Mata, una maravilla modernista en la que ya se aprecian los rasgos esenciales del posterior Hospital de Sant Pau, en Barcelona. Otra opción es conocer Reus a través de la Ruta del Vermut. Y es que, en el siglo xviii, el aguardiente situó la ciudad entre las principales capitales del mundo: «Reus, París y Londres», solía decirse, pues determinaban la cotización de los destilados. Eso llevó a que Reus fuera la puerta de entrada del vermut en España. Hoy, unas antiguas bodegas se han convertido en el Museo del Vermut, donde Joan Tàpias exhibe su colección de 1.300 botellas.

SHUTTERSTOCK

RU TA C U LT U R A L PO R LA C O S TA D AURADA


SHUTTERSTOCK

La vid se cultiva en el Priorat desde el siglo XII.

Real Monasterio de Santa Maria de Poblet.

SHUTTERSTOCK

CONVIVIR CON LOS MONJES La hospedería interna de Poblet está abierta solo a hombres, no a mujeres. Las habitaciones son austeras pero confortables. Se convive con una comunidad monástica, por lo que hay que seguir una serie de normas, como no dirigirse directamente a los monjes, seguir su horario de comidas, mantener silencio y no fumar. La participación en los oficios litúrgicos es libre. Conviene reservar con antelación. www.poblet.cat


RU TA C U LT U R A L PO R LA C O S TA D AURADA

y en apenas 20 minutos. Antes del descanso nocturno, rezan las Completas. A las 9 el silencio es absoluto. Las campanas lo rompen a las 5, avisando al rezo de Maitines. «¿Esta es la rutina diaria?», pregunto al padre hospedero. «Sí, hasta que te mueres. Pero no lo vemos como una rutina; estar aquí es muy intenso». TESOROS RUPESTRES Amanece mi tercer día en las Montañas de Prades, ante el testimonio más antiguo de habitantes en la Costa Daurada. El bisonte en ocre que veo es del Paleolítico. Montblanc es el punto de partida para las excursiones guiadas al conjunto rupes-

tre del barranco del Mas d’en Llort, descubierto en 1830, antes que las pinturas de Altamira. Forma parte del excepcional conjunto de pinturas rupestres declaradas Patrimonio de la Humanidad. Montblanc, la capital de la Conca de Barberà, brinda además un agradable paseo por uno de los recintos amurallados medievales más completos de Cataluña. Al llegar a L’Alt Camp, entro al país del calçot. Valls es su capital. Alexandra Plana, del restaurante Cal Ganxo, me cuenta que lo que popularizó la calçotada fue la llegada de los primeros turistas en Seat 600. Del 15 de noviembre al 7 de abril es la temporada del calçot de

Pinturas rupestres en Montblanc.

Valls, que debe cumplir con los criterios de la Indicación Geográfica Protegida que garantizan su buena cocción en la parrilla. Tengo el babero puesto para la calçotada. En la mesa, el porrón de vino, la cesta de pan y la salsa. Los calçots se sirven en una teja. Al pelar esos tallos asados de cebollas tiernas y sin bulbo, los dedos se tiznan; unto la parte blanca en la deliciosa salsa y la levanto para dejarla caer en la boca. La calçotada típica de Valls sigue con judías secas, alcachofas, carne de cordero y longaniza. De postre, crema catalana y una naranja. Me detengo en Nulles para conocer una de las denominadas catedrales del vino.

AJUNTAMENT DE MONTBLANC

Concurso de castells en la Tarraco Arena Plaça de Tarragona.

AGE FOTOSTOCK

AGE FOTOSTOCK

La Cartuja de Escaladei y la Sierra del Montsant.

El término se le ocurrió al escritor Angel Guimerà, a quien estos edificios le parecieron más catedrales que bodegas. La de Nulles la construyó César Martinell, quien aplicó lo aprendido con Gaudí en una cincuentena de otras sorprendentes construcciones agrícolas. TORRES HUMANAS Valls es también el corazón de los castells. Su práctica está extendida por todo el territorio y como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad es un símbolo internacional de Cataluña. Para conocer la tradición, acudo al ensayo de la Colla Vella dels Xiquets de Valls. En la ciudad también


SHUTTERSTOCK

está la Colla Joves Xiquets de Valls. Ambas collas, la vieja y la nueva, son rivales ancestrales, como si un derbi Madrid-Barça se viviera todo el año y no solo en un partido. Los castillos pesan, tiemblan. Los participantes lo sienten. «Cuando un castillo se va a caer, se nota», me explica Lurdes Quintero, vicepresidenta de la Colla Vella. Es una sensación compartida por las más de 700 personas que colaboran en levantar y descargar con éxito un castillo. Como por ejemplo el quatre de nou, en el que la caída es muy peligrosa. En el 2015 lograron levantarlo por segunda vez en la historia, 134 años después. Soportar el peso de la

Fiesta de la Calçotada, en el casco antiguo de Valls.

LAIA ESTRADA

La iglesia de Santa Maria de Siurana.


FUNDACIÓ PAU CASALS

RU TA C U LT U R A L PO R LA C O S TA D AURADA

XATONADA El secreto de esta deliciosa ensalada a base de escarola, bacalao desalado, atún, anchoas y aceitunas radica en el xató, una salsa elaborada con almendras y avellanas, miga de pan, ajo y aceite, entre otros ingredientes.

historia, solo se consigue con un grupo humano en el que los participantes viven y entrenan como una familia. Muchos de los éxitos de las collas se celebran en el Portal 22, popular lugar de encuentro en Valls. Allí ceno junto al ventanal de la fachada, desde donde veo la torre del campanario iluminada como si fuera un castillo humano. La carta se basa en tapas para compartir y cambia cada temporada. Pero hay dos que se mantienen por su éxito: canalones de sepia y tentáculo de pulpo. Para quien lo desee, la noche se alarga con los cócteles que prepara un biólogo de formación. Finalizo mi viaje en la Casa Museo Pau Casals, el gran compositor catalán, que nació en 1876 en El Vendrell. Hizo construir

FUNDACIÓ PAU CASALS

AGE FOTOSTOCK

Playa de Sant Salvador, junto al Museo Pau Casals.

su residencia de descanso en Sant Salvador, pero el desenlace de la Guerra Civil le forzó a abandonarla y exiliarse hasta su muerte en 1973, en San Juan de Puerto Rico. El museo brinda un itinerario por su vida y obra en diferentes espacios. Sigue emocionando ver en la sala de música cómo interpreta el Cant dels ocells con su prodigiosa entrada de arco.

Sala de Música de la Casa Museo Pau Casals.

Al entrar en el museo, veo la playa y el mar tras un ventanal: el paisaje añorado que nunca le abandonó. El artista rememoró a menudo el luminoso balanceo del mar, «siempre el mismo y siempre diferente». Es el Mediterráneo de la Costa Daurada, que a él le sonaba, como la Novena sinfonía, a paz y encuentro de culturas.]José Alejandro Adamuz


VALENSOLE Un fragante mar de color malva cubre los campos provenzales en verano.


PROVENZA RONNYBAS / SHUTTERSTOCK

ESPIDO FREIRE, ESCRITORA


L

a Provenza no tiene un solo color. Su nombre trae recuerdos del rabioso amarillo de los girasoles, del violeta claro de la lavanda o de los pétalos de rosa que se recogen en Grasse. Más allá se encuentra el mar, la Costa Azul, con sus endiabladas curvas tan cinematográficas, sus desniveles de infarto y el glamur de Mónaco y de Cannes. En ocasiones los focos de Niza, el carisma canalla de Marsella o incluso la severidad de Montpellier han oscurecido el sencillo encanto de esta región sureña, muy mediterránea e inconfundiblemente francesa. La Provenza se extiende al este de la cuenca del Ródano: Montélimar la delimita por el norte y, por el sur, se estira desde Arles hasta la frontera con Italia. Está surcada por carreteras estrechas y pintorescas, que imponen su propio ritmo y que tienen un tempo muy especial. La Provenza no es una zona buena para las prisas, sino para contemplar la naturaleza y seguir las huellas de la historia, o para disfrutar con calma de un vino o de un perfume elegido entre muchos.

El momento ideal para visitarla se da entre la última quincena de junio y la primera de julio, cuando el calor intensifica el aroma embriagante que emana de los campos de lavanda y de rosas. Empieza entonces esa época en que los mercados locales, animados por música callejera, rebosan de girasoles y de hortalizas, gavillas de lavanda ya seca, excelentes quesos, vino, miel y otras delicias de la zona. Hay trigales y olivos, como ya debieron


AVIÑÓN

LUIGI VACCARELLA / FOTOTECA 9X12

El puente de St-Bénézet, cortado en mitad del cauce, y el Palacio Papal son los dos emblemas de esta histórica ciudad.


GARGANTAS DEL VERDON El pueblo de Rougon se erige en uno de los puntos más altos de este vertiginoso cañón.

crecer en tiempo de los romanos, y ese gusto francés por la piedra y la madera un poco desvaída que ha permitido a los provenzales conservar con exquisitez gran parte de su patrimonio arquitectónico.

Aviñón es un excelente punto de partida. Amurallada y asentada a la orilla del Ródano, con las raíces hundidas en el peñón del Rocher des Doms, la ciudad floreció a partir del siglo xiv cuando el papa Clemente V trasladó allí la sede pontificia. Las huellas de ese esplendor se observan, sobre todo, en el Palacio de los Papas,

construido entre 1335 y 1355 como una fortaleza gótica. Requiere varias horas recorrer con calma los salones, el patio interior plagado de rosetones, y sus dos palacios. La tentación sería compararlo con el Vaticano, pero tanto el planteamiento como el estilo son del todo diferentes: nos encontramos en un castillo, en el que la belleza de los detalles no oculta los muros ni las almenas fortificadas. Aun así, hay que recurrir a la imaginación para suponer lo que significaba para una ciudad de provincias convertirse en el corazón espiritual de Occidente. Hasta el

retorno de la curia a Roma en el siglo xv, siete papas y dos antipapas fueron proclamados en Aviñón. Lejos de las intrigas vaticanas, una gran cantidad de pensadores y teólogos se sentían libres aquí. El Festival de Teatro que se lleva a cabo durante el mes de julio en el palacio es un vestigio de la importancia que adquirieron los artistas y escritores; el poeta Petrarca, entre ellos, imaginaba a su inmortal Laura junto a los viñedos y nos legó un texto magnífico, la carta a su amigo Dionigi di Borgo, donde narra la ascensión que realizó al Mont Ventoux en abril de 1336.


TOM MACKIE GETTY IMAGES

CABALLOS DE LA CAMARGA La Feria du Cheval de Saintes Maries de la Mer, en julio, es la gran cita estival para los amantes de los caballos y, en especial, de esta raza de pequeño tamaño y pelo gris claro que se cría en libertad en las marismas del Ródano. A partir del mes de junio, las poblaciones exhiben sus tradiciones ganaderas, sus vestidos y la lengua provenzal, la de la poesía trovadoresca. Resulta interesante presenciar las fiestas de la Maintenance, los Roussataïo o los Abrivados, cuando los rebaños de caballos y toros cruzan los pueblos camino de las zonas de pasto.


AWL IMAGES

LOS MIL USOS DE LA LAVANDA Jabón, sales de baño, saquitos de flores para los armarios, ambientadores para ahuyentar mosquitos, velas, caramelos, helados, miel, chocolate, infusiones... En la Provenza, la violeta lavanda (Lavandula angustifolia) se transforma en multitud de productos que pueden adquirirse en mercados, tiendas, museos y también en el monasterio de Sénanque. Las propiedades medicinales de esta flor se conocen desde hace milenios: antiinflamatoria, cicatrizante, regeneradora, sedante. Para destilar al vapor un litro de aceite esencial, que es la base de los productos cosméticos y terapéuticos, se requieren 130 kg de flores. En el Museo de la Lavanda de Coustellet, a 10 km de Gordes, se explica el proceso de elaboración, se realizan rutas guiadas por los campos y se muestran utensilios antiguos como un alambique del siglo XVII. ■ www.museedelalavande.com

La Provenza es, en realidad, una tierra idónea para el amor, con sus paisajes rebosantes de sensualidad y de una luz que enamoró a pintores universales como Cézanne, Gauguin, Van Gogh, Picasso, Matisse y Chagall. Ese aire romántico se palpa durante un paseo por las calles de Aix-en-Provence, buscando la panorámica del monte SaintVictoire mil veces pintada por Cézanne, o andando por el puente de Aviñón hasta que las aguas del Ródano nos revelen que no alcanzaremos nunca la otra orilla.

La Provenza despierta una actitud contemplativa, sí, pero también activa. Y los parques naturales de las Gargantas del Verdon y de la Camarga invitan a comprobarlo. La carretera estrecha que parte del pueblecito de La Palud-sur-Verdon sigue desde lo alto el gran cañón y permite contemplarlo desde 15 miradores –el más elevado se asoma 720 m por encima del río–. Alquilar una canoa en Moustiers y remontar las aguas unos kilómetros ofrece una perspectiva también bellísima. En pleno verano suele atraer

a muchos visitantes, pero se puede hallar la paz y la soledad si nos alejamos un poco hacia el pueblo de Les Salles, a orillas del lago de Sainte Croix. El parque natural de la Camarga abarca el tramo final del Ródano, su amplia desembocadura, una zona de marismas, cabañas con techo de paja y manadas de caballos y toros que pastan en libertad. De la infinidad de aves que crían y se alimentan en este bello delta, los flamencos se han convertido en su imagen más famosa. En este entorno de confluencia de agua fluvial y marina destacan dos poblaciones: la amurallada Aigues-Mortes, con su legendaria torre, y Sainte-Maries-de-la-Mer, que conserva una santa negra, santa Sara, patrona de los gitanos, que cada mes de mayo bajan al mar en procesión.

Sin embargo, a pesar de las muchas bellezas del litoral, los campos de lavanda siguen siendo el emblema de la Provenza. Como los que abrazan el pueblo de Valensole o la abadía cisterciense de Sénanque, enmarcada por hileras de matas que estallan de violeta. Los monjes que la habitan conservan la austeridad, el ascetismo y el silencio de sus fundadores del siglo xii. Gris, sobria, casi desprovista de adornos, su riqueza, además del bellísimo paisaje que la rodea, se concentra en los manuscritos de la biblioteca y los cantos de la liturgia. Muy cerca se encuentra Gordes, una de las poblaciones colgadas del Luberon. La escarpada orografía de la zona obligó a que los pueblos treparan literamente sobre promontorios y se descolgaran por laderas que, a su vez, eran defensas muy eficaces. Otros dos buenos ejemplos de estos núcleos dispuestos en terraza son Mons y Bonnieux,


Sร‰NANQUE

MAURIZIO RELLINI / FOTOTECA 9X12

La visita a este monasterio cisterciense incluye el claustro romรกnico y las estancias del siglo XII. Los monjes venden aceites esenciales y miel de lavanda de elaboraciรณn propia.


AGE FOTOSTOCK

Campo del Luberon.

PAISAJES CARGADOS DE INSPIRACIÓN

YVETTE MOYA-ANGELER

La lavanda no es el único elemento natural que cautiva a quien visita esta región. La luz provenzal, nítida y modulada por un clima único, intensifica los colores. Las flores, los árboles, los tejados y calles de los pueblos de mar y de interior se convierten así en una irresistible tentación para un pintor.

Cerca de St-Rémy . Al fondo, Les Alpilles.


GETYY IMAGES

GETTY IMAGES

Lourmarin es un ejemplo de la arquitectura del Luberon.

Taller de cerรกmica en Roustrel. El Luberon


GORDES Erigido sobre una colina, es uno de los denominados pueblos colgados del Luberon.

que ahora parecen adormecidos bajo el sol estival pero que en época romana registraban un elevado tránsito comercial, como evidencia el puente Juliano, del siglo iii a.C. Toda la región mantiene monumentos a los caídos en las dos guerras mundiales. Gordes, uno de los más hermosos de esos pueblos colgados, fue ocupado por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial. Afortunadamente sus callejuelas empedradas y la peculiar coherencia de su edificación hacen creer al visitante que el tiempo no ha avanzado desde que Marc Chagall se asomara a sus miradores en busca

de perspectivas. El famoso pintor de origen ruso vivió en Gordes durante la guerra hasta 1941, cuando pudo huir a Estados Unidos, regresó en 1948 y, en 1966, se instaló en otro pueblo provenzal, St-Paul-deVence, cerca de Niza donde hay un museo dedicado a su obra.

Si es arte lo que estamos buscando, en la Provenza sobra. Antes que Chagall, Van Gogh, el pintor pelirrojo de trazo tembloroso, inmortalizó los campos y los cipreses de Les Alpilles. El artista los conocía bien, pues en 1889 pasó un año en el sanatorio del monasterio

de St-Paul-de-Mausole, en las afueras de Saint-Rémy, donde intentaba recuperar la cordura. Van Gogh defendía que esta luz le permitía ver los colores y las formas con una mayor claridad, y que el aire, que en otros lugares complicaba la labor del pintor, aquí la facilitaba. La bella Saint-Rémy tampoco parece haber envejecido: íntegros se mantienen sus edificios medievales y sus bulevares, los restos de la ciudad romana de Glanum y, como curiosidad, la casa natal de Nostradamus, médico, boticario y consejero astrológico de Caterina de Médicis en el siglo xvi.


HANNES FEHRMANN / AGE FOTOSTOCK AGE FOTOSTOCK

ECOS DE ROMA La Via Domitia, la calzada que unía la Galia con Roma, fue el gran conector de lo que hoy es la Provenza. En la actualidad perduran numerosos vestigios de aquella próspera época. Los mayores monumentos son el teatro y el arco de triunfo de Orange, el anfiteatro de Arles y el acueducto del Pont du Gard. También hay restos de ciudades: en Saint-Rémy, las ruinas de Glanum, con una zona de templos y otra civil; en Vaison-laRomaine, las de Puymin y Villasse. Incluso el modesto pueblo de Bonnieux tiene un puente, el Juliano. En la imagen, mosaico del museo de Vaison-la Romaine.


LAS CALANQUES

TOM MACKIE

Al sur de Marsella, la costa se convierte en una sucesiรณn de entrantes de mar, acantilados y recรณnditas playas.


LA PROVENZA SE BAÑA EN UN LITORAL DE MÚLTIPLES MATICES: DE LAS MARISMAS DEL RÓDANO A LAS CALAS DE LA COSTA AZUL.


e

C

Vaison la V Romaine R

Mo

S Sisteron er n

C

S TIMO S

a u L b Luberon

ulnce

7 0

Llanura Canjuers

N a sr

a

t-Raphael

d l Ródano

Maxime

SEL

solo 3 km de Aix se halla el Puente de los Tres Saltos, que se hizo popular porque Cézanne pintó allí Las tres bañistas en 1882, que inspiraría a Picasso ese manifiesto cubista de Las señoritas de Aviñón en 1907.

ropez

Cab Croiset

o Camarat

Cal

at

25 km

St-Mand n sur su

Provenza, el dulce sur francés 1 Aviñón. El palacio de los Papas, la catedral, la medieval plaza del Horloge y el puente St-Bénézet son sus iconos. 2 St-Rémy. Después de pasear por su casco histórico, se visita el monasterio de Saint-Paul-de-Mausole y la ciudad romana de Glanum. 3 Gordes. Un castillo medieval corona la colina sobre la que se asienta esta población de los montes Luberon. 4 Aix-en-Provence. Ciudad natal de Cézanne, alberga su casa y taller, y una ruta tras las huellas del pintor. La catedral de Saint-Sauveur es un precioso ejemplo de románico provenzal. 5 Cañón del Verdon. Una carretera recorre el tramo más vertical. 6 Grasse. Centro de producción de perfume famoso por sus rosas. 7 St-Paul-de-Vence. La vida de este pueblo amurallado se centra en la plaza Charles de Gaulle y el hostal la Colombe d’Or, que alojó a artistas como Matisse, Picasso, Braque y también actores como Montand.

Para encontrar el delicado trazo de Cézanne, no hay más que seguir la carretera D17, más conocida como Route Cézanne. Se trata de un tramo de 4 km que une Aix-en-Provence, su ciudad natal, con el pueblito de Tholonet, que nos devuelve al luminoso campo provenzal. La familia de Cézanne veraneaba desde 1859 en la Bastide du Jas de Bouffan, una finca ahora de propiedad municipal que ofrece visitas guiadas. El gran salón oval de la planta baja fue uno de sus primeros estudios, y el exuberante jardín, una de sus mayores inspiraciones.

El Estudio Museo de Cézanne se halla en Aix, en el corazón de un precioso jardín en la colina de Lauves, pero el artista, fascinado como estaba por la luz, salía cada día con su caballete y un taburete para pintar la montaña Sainte-Victoire, que retrató obsesivamente. Una serie de placas guían desde la casa en que nació a aquella en la que murió. Así podemos ver el Château Noir donde se hospedaba, o la cantera de Bibemus, donde alquiló una cabañita, o cualquiera de las paradas en las que esbozó óleos o acuarelas. Y como curiosidad, a

La búsqueda de esa luz tan apreciada por los pintores nos conduce de nuevo al mar, a los pueblos marineros y al aroma a sal. La costa de las Calanques es el tramo más bello, con su perfil retorcido, surcado por esas entradas de mar o calanques que hacen dormir las olas en playitas encajadas entre rocas y pinos. La ruta de 20 km entre Marsella y Cassis se asoma a las más bonitas. Más adelante, la Costa Azul despliega su paleta de colores y de poblaciones soleadas como Frejus, y glamurosas como Saint Tropez, Antibes, Cannes y Niza. La ruta por el interior depara etapas tranquilas en St-Paul-de-Vence y Grasse, donde Patrick Süskind ambientó su novela El perfume. En el siglo xviii, cuando la obtención del valioso destilado dependía sobre todo de las flores y las especias, este pequeño pueblo se convirtió en la capital mundial del perfume. La violeta, el jazmín, y sobre todo la rosa de Grasse permitieron que a su alrededor se desarrollara una próspera industria nacida en realidad gracias a la fabricación de guantes y al empeño en perfumarlos. Grasse muestra el mismo casco antiguo cuidado, de color ocre, de todos los pueblos provenzales, con soportales y palacetes de los siglos xvii y xviii que ahora acogen comercios colmados de jabones y perfumes artesanos. Ya lo hemos dicho: la Provenza es azul, malva, rosa, amarillo, el aroma de las hierbas y flores, y cuadros que nacen del paisaje. Y la promesa de unos días inolvidables. ]


MICHAEL PAUL

ST-PAUL-DE-VENCE Esta coqueta población fue refugio e inspiración de escritores, actores y pintores a mediados del siglo xx. En la imagen, la casa del escritor Jacques Prévert (1900-1977).


VISITA GUIADA

MUSEOS DE ARTE EN PROVENZA UN LEGADO GENIAL ENTRE ARLES Y NIZA La luz de la Provenza podría haber sido la inspiración de los renacentistas en su búsqueda de la belleza, pero se reservó para hechizar a los pintores de finales del siglo XIX y principios del XX. Preimpresionistas, impresionistas y representantes de las distintas vanguardias artísticas pasaron largas temporadas en alguno de los pueblos del interior o de la Costa Azul, estudiando los matices que la nítida luz provenzal imprimía en los paisajes y las formas. Aquella época de intensa creatividad puede seguirse hoy a través de los museos y casasestudio repartidos por la región. La ruta artística empieza en Arles para visitar el Espace Van Gogh,

GTRES

Fundación Maeght, St.-Paul-de-Vence.

Museo Picasso, Vallauris.

Museo Léger, Biot.


GTRES

AGE FOTOSTOCK

el sanatorio donde estuvo ingresado el atormentado pintor, y el Museo Réattu, que expone bocetos de Picasso y del escultor Ossip Zadkine. La vida y obra de Cézanne la hallamos en su pueblo natal, Aix-en-Provence, rodeado de campos de lavanda. Las localidades del litoral concentran un buen número de enclaves interesantes. El Museo de Arte de Toulon reúne obras fauvistas, realistas y minimalistas. La coqueta villa de Cagnes-surMer ha adaptado en museo la casa-estudio del impresionista Auguste Renoir. La vecina Biot albergael Museo Fernand Léger, con la mayoría de obras de este artista pluridisciplinar que evolucionó del impresionismo al cubismo. Picasso, otro genio que cultivó múltiples artes y estilos, tieneunmuseo en Vallauris, donde se exhiben sus esculturas, cerámicas y pinturas más luminosas. LaFundación Maeght tiene una sede diseñada por Josep Lluís Sert en St.-Paul-de-Vence, un pueblo frecuentado por numerosos artistas a mediados del siglo xx. La Fundación expone pinturas de Bonnard, Braque, Kandinsky y Chagall, entre otros; en el jardín hay esculturas de Joan Miró, Alexander Calder y Barbara Hepworth. La bella Niza puede poner el punto final a la ruta. Famosa por su Promenade des Anglais y el hotel Negresco, esta glamurosa ciudad posee un museo dedicado a Henri Matisse y otro a Marc Chagall, dos artistas que, como Picasso, crearon un estilo propio, siempre dispuestos a explorar las nuevas tendencias del siglo XX.

AGE FOTOSTOCK

Estudio de Renoir, Cagnes-sur-Mer.


BERLÍN JOSÉ LUIS DE JUAN, ESCRITOR

LA CATEDRAL El río Spree atraviesa el centro de la ciudad y bordea edificios emblemáticos como la Berliner Dom, cuya cripta acoge a decenas de reyes de Prusia.


SABINE LUBENOW / AWL IMAGES


C

amaleón con la talla de un dinosaurio con la piel plagada de cicatrices, Berlín ha sabido adaptarse a todo tipo de circunstancias, y siempre ha resurgido renovada.

Recorriendo sus distritos céntricos enseguida vemos que esta fascinante urbe desluce la famosa eficiencia y orden germanos. Pero, ¿hay otra gran ciudad europea que haya sufrido tantos reveses en el siglo xx? Berlín creció mutilada en medio de la atmósfera tensa de la Guerra Fría: el Oeste como una isla apartada y el Este de la RDA con su estilo gris y policial. La caída del Muro en 1989 dejó una ciudad desarticulada que fue revelando su oculta identidad. Barata, cosmopolita, bohemia, multicultural, Berlín se iba a convertir en el más excitante experimento urbano de Europa. Una corriente new age y contracultural, en perpetuo desafío contra el liberalismo que había unificado las dos Alemanias, se instaló en algunos barrios antes fronterizos. Se ocuparon viejas fábricas y edificios vacíos; y fue creciendo una estética de la insolencia y lo extravagante.

SABINE LUBENOW / AWL IMAGES

Berlín es un caso raro entre las capitales europeas. Sin París, Francia sería casi 15% más pobre, y sin Londres, Gran Bretaña perdería un 11% de riqueza. En cambio, la mayor economía europea sería sin Berlín un poco más rica, según publicaba en 2016 la revista The Economist. De ahí que Klaus Wowereit, su alcalde en los primeros años del siglo xxi, la calificara de «pobre pero sexy».


EL PARLAMENTO Casi 20 años después de su inauguración, la cúpula acristalada diseñada por Norman Foster sigue siendo una obra sorprendente. Se puede visitar hasta las 22 h.


REINHARD SCHMID / FOTOTECA 9X12

Antigua Galería Nacional, en la Isla de los Museos.

Su poder de transformación y adaptación sigue sorprendiendo. Crece y se diversifica al margen de su mal gobierno, pues la mayoría de sus habitantes desconfía de todo lo que huela a eficiencia y perfección made in Germany. Entremos por ejemplo en Buck and Breck, un célebre bar de cócteles donde su puede fumar con el mis-

mo desparpajo que en el siglo pasado. Su interior es fiel a la ciudad: refinado e informal; severo y chic; clásico y al mismo tiempo modernillo. Aquí viene todo tipo de gente y nadie te preguntará a qué te dedicas. Como estamos en Mitte, el centro de una ciudad sin centro, echemos a caminar por la orilla del río Spree con la espumosa alegría de ese cóctel ligero en la cabeza.

Berlín está asentada sobre el agua, como Venecia, y tiene más puentes que la Serenísima. No importa la estación, los canales son siempre interesantes, incluso en el frígido y oscuro invierno berlinés, cuando son una fuente de luz, aún helados; y de reflejos en otoño, y de vida vibrante en verano. Subamos al barco que zarpa de la Hauptbanhof. Entretenidos con unos bretzels y una cerveza vemos deslizarse los hitos históricos del centro. Pasamos ante el Reichstag remodelado por Norman Foster en 1999, el mismo Parlamento que fue incendiado por los nazis y destruido por las bombas aliadas. Su cúpula de cristal resplandece contra un cielo azul Prusia. Ahora viene el antiguo paso fronterizo de la Friedrichstrasse, cuya estación

MASSIMO BORCHI / FOTOTECA 9X12

Aquel inconformismo visceral que tuvo la vanguardia alemana a comienzos del siglo xx, precisamente en Berlín, renacía de sus cenizas. Sin embargo, la ciudad ha cambiado mucho desde que la vi el verano de 2002, el año de las inundaciones. A fines del 2004 –cuando yo estaba retirado en un castillo de las afueras y un diplomático español me dijo con pena que le tocaba abandonar su querida Berlín– ya tenía otro aspecto, y no digamos el 2012, en una nueva visita. Bohemios y hips dejaron paso en las viejas fábricas y almacenes abandonados a una comunidad high tech que no le va a la zaga a la de Londres. Esto, unido a la numerosa población turca (más de 200.000) y la que empezó a llegar de Asia, ha hecho de Berlín un microcosmos de contrastes que choca y atrae al mismo tiempo.


MUSEO DE PÉRGAMO La Puerta de Ishtar en la muralla de Babilonia –en la fotografía–, el Altar de Pérgamo y la Puerta de Mileto son sus tesoros más famosos.


Mauerpark, el parque del Muro, entre los barrios de Prenzlauer Berg y Wedding.

VIDA EXTERIOR

Mercado cubierto de Kreuzberg.

FOTOTECA 9X12

FOTOTECA 9X12

A los berlineses les gusta salir, andar, pedalear o tumbarse al sol. No son de quedarse en casa. Durante todo el año sus bares y restaurantes desbordan animación, los teatros y galerías de arte siempre ofrecen actividades y los senderos de los parques no están nunca desiertos. Cuando acaba el invierno se abre otro espacio urbano: las orillas del Spree y del lago Wanasee, que se llenan de hamacas y bañistas.


FOTOTECA 9X12

GETTY IMAGES

Playa urbana en la orilla del Spree.

Tiergarten: 200 hectรกreas de verdor en pleno centro.


MAURIZIO RELLINI / FOTOTECA 9X12

PUERTA DE BRANDEMBURGO Inaugurada en 1791, ha acogido celebraciones histรณricas. Tiene cinco entradas separadas por seis columnas dรณricas a cada lado y estรก coronada por una cuรกdriga con la diosa de la Victoria.


FOTOTECA 9X12

MEMORIA TRÁGICA DEL SIGLO XX Cerca de la Puerta de Brandemburgo, 2.711 bloques de cemento de diferentes alturas sobre un suelo ondulado como el mar rinden homenaje a los 6 millones de judíos víctimas del Holocausto. Justo debajo, un gran espacio dividido en diferentes salas expone muestras fotográficas y películas documentales. Berlín cuenta con otros monumentos en memoria de colectivos asesinados por los nazis: al sur del Reichstag se halla el Memorial a los Gitanos de Europa y en el Tiergarten hay un bloque de granito por los homosexuales perseguidos en la República Federal y la RDA.

fue llamada el Palacio de las Lágrimas (Tränenpalast), pues aquí se despedían los amantes de uno y otro lado del Muro.

Enseguida divisamos la Isla de los Museos, que alberga las joyas arqueológicas coleccionadas por el imperio alemán, sobre todo en el de Pérgamo. Y luego aparece el Palacio del Ayuntamiento, en obras, que deben ser finalizadas en 2019, si bien el nuevo aeropuerto de la ciudad lleva un retraso de años. En Mitte nos atraen pequeños museos, como la Sammlung Hoffmann y la Berlinische Galerie, que alberga una buena muestra del expresionismo de la era Weimar. Y muy cerca de allí vagamos por la Auguststrasse y la Linienstrasse.

El barrio está salpicado de escogidas galerías de arte, tiendas de moda y buenos cafés. Destaca la Sinagoga Nueva, con su cúpula dorada y su silencio. Más al norte hay un distrito que formó parte del Este y tiene un encanto particular: Prenzlauer Berg. En las boscosas plazas Helmholzplatz y Kollwitzplatz y las calles adyacentes, tienen sus oficinas jóvenes profesionales y viven familias, entre tiendas y bares que sirven nutritivos almuerzos y fastuosas tartas. Es sábado y hay mercado en la Kollwitzplatz; probemos un currywurst, la salchicha que es el clásico tentempié berlinés. Berlín permanece fiel a sí misma. El barrio de Moabit, por ejemplo, conserva su idiosincrasia y la


RÍO SPREE La escultura del Hombre Molécula de 30 m de alto parece flotar sobre las aguas. Al fondo, el puente de Oberbaum.

schnauze o sorna berlinesa de sus habitantes. Y aunque lleguen millones de turistas, no por eso ciertas calles de Mitte, Friedichshain o Charlottenburg dejan de tener ese gusto por lo raro y lo libertino. La Potsdamerstrasse es una buena opción para pasar la tarde entre artistas. La calle antaño más concurrida de Berlín fue un desierto en tiempos de la RDA hasta que volvió por sus fueros con sex-shops y clubs de estriptis. En la actualidad todavía conserva ciertos vestigios de aquella sordidez de entreguerras pintada por Grosz y Otto Dix, pero ya ha sido coloni-

zada por galerías vanguardistas y sofisticados restaurantes. Hipsters, artistas de diverso pelaje y viejos turcos hacen aquí la delicias del observador sin prisas.

Detengámonos en The Happy Shop, en la vecina Tortstrasse, una gran tienda de moda montada en forma de exposición repleta de ropa colorida y rompedora. Aquí se ve que el estilo berlinés se sustenta en la más rabiosa voluntad de épater, de dejar atónito. Diseñadores como Miharayasuhiro y Smeilinener pueden si no hacerle a uno feliz, sí convertirlo en un verdadero

excéntrico. Nadie se extrañará si nos paseamos con una chaqueta de Miharayasuhiro con la palabra «disorder» en la manga por el mercado turco que se extiende en el lado sur del Landwehrkanal, donde el contestatario distrito de Kreuzberg se encuentra con Neukölln, el variopinto barrio donde conviven turcos, kurdos y árabes. Mientras los cisnes patrullan las aguas, granjeros locales y artesanos venden de todo bajo los sauces melancólicos, desde carne especiada hasta enormes cuchillos. Aquí se puede adquirir un calzón kurdo que combine con la chaqueta de Miharayasuhiro.


FHM / GETTY IMAGES FOTOTECA 9X12

EL MURO DEL REENCUENTRO Del muro que separaba Berlín en dos hasta 1989 quedan fragmentos y un tramo de más de un kilómetro, decorado en el lado oriental por 118 artistas de 21 países. Es el East Side Gallery y se accede desde las estaciones de tren Warschauer Strasse y Ostbahnhof. Una de las pinturas más conocidas es la de Honecker, líder de la Alemania Oriental y Breznev, de la Unión Soviética, dándose el beso fraternal socialista durante el 30 aniversario de la República Democrática Alemana en junio de 1979. www.eastsidegallery-berlin.de


AGE FOTOSTOCK

EL MULTICULTURAL KREUZBERG El puente de Oberbaum, de 150 m, puede considerarse la puerta a Kreuzberg, un distrito conocido como centro de la cultura alternativa, también denominado el Pequeño Estambul por la población turca que lo habita. La mejor manera de tomarle el pulso a este barrio es pasar una mañana en el Türkische Markt o mercado turco, disfrutando con los aromas, música y sabores de sus puestos. Por otra parte, el movimiento okupa y punk tiene en Kreuzberg varios centros culturales: el Künstlerhaus Bethanien, un antiguo hospital, el espacio punk Köpi y el Museo de Kreuzberg. En el otro extremo del barrio se halla el el famoso puesto fronterizo Checkpoint Charlie y, al lado, el Museo del Muro.

Unas manzanas más lejos echamos un vistazo al huerto comunitario de Prinzessinnen, ganado a un gran solar antes vacío, y degustamos platos preparados con su cosecha ecológica en el restaurante de madera. La ciudad tiene la mayor proporción de locales vegetarianos y veganos de Europa. Desde la cima de la torre Kollhoff, en la Potsdamer Platz, por fin nos orientamos: ahí abajo está el Reichstag, más allá la Puerta de Brandemburgo y la Torre de la TV, la mole del Kulturforum y el inmenso

parque Tiergarten con su laberinto de senderos y su zoológico de 1844. Y en torno a las islas edificadas, el impenetrable bosque germánico, ese gran verde circunvalado por serpientes de azul, el agua que hace crecer los tilos y los abedules. Desde aquí arriba, Berlín se muestra desperdigada, anónima, incluso humilde. En el barrio de Charlottenburg, aposentados en un sillón del Lebensstern, precioso bar instalado en un piso con biblioteca y animadas salas de paredes rojas y espejos, nos preguntamos qué hacemos aquí.

Luego, pisando los adoquines del encantador barrio de Nikolaiviertel hacia la iglesia de cuento de los Grimm, con sus dos torres coronadas con sombreros de bruja, sabemos por qué hemos venido.

Los domingos los berlineses se echan a la calle con sus bicis haga el tiempo que haga. Y así hacemos nosotros con Berlin on Bike. ¿Pero a dónde ir? Quizá al Mount Klamott, a tendernos sobre la hierba del bello Volkspark de Friedrichshain. O simplemente dedicarnos a pe-


LANDWEHRKANAL

YADID LEVY / GETTY IMAGES

Es uno de los canales con más oferta de ocio nocturno del distrito de Kreuzberg, al sur del puente Oberbaum.

dalear arriba y abajo de la avenida Unter den Linden, flanqueada de tilos, para ser vistos yendo rueda con rueda con la persona que amamos. O vagar hasta el Lustgarten, el jardín de la Isla de los Museos. O dar vueltas en Alexanderplatz observando a la gente. Hay una pegadiza canción berlinesa de los años 50 que dice «Toma el bañador, a tu hermanita y corre al Wannsee». Este conjunto de lagos, pequeñas islas y bosques rodeados de agua situado en las afueras, es el lugar de esparcimiento fa-

miliar por excelencia, a pesar de su trágico pasado: en la villa Marlier, los nazis decidieron la «solución final» de su delirio antisemita. En 1942 ya no vivían judíos alrededor del Wannsee, que hasta 1933 ocupaban las mansiones modernistas erigidas durante la euforia urbanista del cambio de siglo. Sobre las dunas y entre los pinos, Walter Gropius y Mies van der Rohe construyeron sus primeras casas antes de exiliarse a causa del auge del nazismo. Pedaleando en dirección al lago se suceden muestras

perfectas de los estilos entonces en boga, desde el clasicismo al funcionalismo Bauhaus de Gropius.

Ya es verano y Berlín explota en todas direcciones. Después de tomar un café con pfannkuchen en la Villa Liebermann y pasear por sus jardines, seguimos el consejo de la canción. Los pinos, la arena clara de las dunas, la tibieza de la brisa que comparece acariciando la cresta del bosque, todo invita a nadar en el Wannsee y esperar la puesta de sol sobre el lago. ]


VISITA GUIADA

BERLÍN EN BICICLETA CUATRO RUTAS POR BARRIOS CÉNTRICOS Teatro VolksbÜhne

strassen ien Lin

MII TE E

Nueva Sinagoga

Isla de los Museos Reichstag

S

R ART ART N

Hotel Adlon

Alexanderplatz

n

Potsdamer Platz

Checkpoint Charlie

Ma

ÖN NEBERG

Museo de la Técnica

E

Museo del Muro Museo de Bellas Artes

S

East Side Gallery

Ora

KR UZ ERG

nie

nst

BÖCKLERPARK

ras

se

Mercado de Maybachufer

VICTOR VIC TORIAP TOR IAPARK IAP ARK

500 m

■ www.visitberlin.de/es

PEDALEAR POR MITTE, MEMORIA HISTÓRICA

GETTIY IMAGES

rx

Nikolaikirche

r

eh

dw

an

lL

na

Museo de los Judíos

arl

Ayuntamiento

Bebelplatz Memorial del Holocausto

Sony Center

Av

.K

Catedral

Unter den Linde

Puerta de Brandemburgo

Ca

Prácticamente llana, surcada por cientos de vías ciclistas y con una gran conciencia ecológica, la capital alemana es una de las ciudades mejor preparadas del mundo para moverse en bicicleta. Esto es cierto tanto si lo que se pretende es solo desplazarse de un punto a otro, como si se trata de realizar itinerarios turísticos por enclaves de interés histórico o cultural. La ciudad cuenta con diversas empresas de alquiler de bicicletas, así como agencias que ofrecen rutas sobre dos ruedas en compañía de guías que aportan todo tipo de detalles. Es sencillo llevar la bicicleta en el metro e incluso existen hoteles para ciclistas que llegan con sus propias bicicletas y necesitan lavar y secar su ropa, además de un garaje seguro. La web de Turismo de Berlín aporta información sobre rutas y empresas especializadas:

Este barrio alberga numerosos enclaves de relevancia pre y post Guerra Mundial. Los vestigios judíos antes del Holocausto aparecen en la ruta que va del hotel Kastanienhof (Kastanienallee, 65) hasta el parque Weinbergs: la Rosenthaler Platz, la Torstrasse, el parque Koppenplatz, el cementerio judío y la Nueva Sinagoga. Otra opción es empezar en el Hackescher Markt, visitar la Isla de los Museos, tomar un café en la Unter den Linden e incluso llegar hasta Alexanderplatz (en la imagen).


GETTIY IMAGES

EL CAMINO DEL MURO SOBRE DOS RUEDAS Desde la East Side Gallery, pasando por Potsdamer Platz y hasta la Bernauer Strasse, una línea doble de adoquines marca los 5,7 km del Muro en el centro de Berlín. El recorrido, que puede realizarse con guía, pasa por lugares de trágico recuerdo como la «franja de la muerte», ahora transformada en el Mauerpark, o los puestos de control fronterizo.

Paneles con fotos y textos aportan información histórica para entender la influencia que tuvo para la ciudad, el país y la política internacional. Una de las paradas más interesantes es el Lugar Conmemorativo del Muro, convertido en un centro de visitantes y de documentación. Es posible seguir la ruta en bicicleta más allá de Berlín y completar sus 150 km.

TIERGARTEN, EL GRAN JARDÍN BERLINÉS

GETTIY IMAGES

El pulmón verde de Berlín (200 ha) está surcado por una red de senderos y vías ciclistas ideales para evadirse del bullicio urbano. La única calle asfaltada que lo cruza tiene una rotonda a medio camino en la que se erige la Siegessäule o Columna de la Victoria. Al norte de esta calle se sitúan el Englischer Garten y la Teehaus o Casa de Té, y el Schloss Bellevue (residencia del presidente de la República); al sur se extiende una inmensa área con lagos, paseos con monumentos a líderes políticos asesinados o a célebres músicos y escritores como Goethe.

AGE FOTOSTOCK

LA MULTICULTURALIDAD DE LOS DISTRITOS KREUZBERG Y FRIEDRICHSHAIN Recorrer en bicicleta las calles que conectan estos dos distritos es uno de los paseos más entretenidos de Berlín. El barrio turco, la East Side Gallery y las vistas desde el puente Oberbaum constituyen los atractivos más evidentes, pero existen muchos otros que pasan inadvertidos si se circula en transporte público. Por ejemplo, la librería Ebertundweber (Falckensteinstrasse, 44), o el Görlitzer Park, una antigua estación de tren transformada en zona

verde en los años 80. Llegado el momento de comer, Doyum Grillhaus (Admiralstrasse, 36-37) sirve döners y otras especialidades turcas. Para pasar la tarde y alargar hasta la noche, la Oranienstrasse ofrece una amplia oferta de tiendas, restaurantes, bares, discotecas y salas históricas. Entre estas últimas destaca el SO36, famoso en los años 70 por sus conciertos de punk y ahora por la diversidad de estilos musicales y el variopinto público que atrae.


KIRKJUFELL La «Montaña de la Iglesia», pues su forma evoca un campanario, se alza junto al mar, en el norte de la península de Snæfellness.


ANDREW MAYOVSKYY / SHUTTERSTOCK

ISLANDIA S

O P RO

XABIER ARMENDÁRIZ, ESCRITOR Y FOTÓGRAFO


OLIMPIO FANTUZ / FOTOTECA 9X12

Desde 930 hasta 1798, el parlamento islandés se reunía en Thingvellir dos semanas cada verano.

L

a cordillera que surca el Atlántico de norte a sur, y que coincide con la grieta a través de la cual se separan América de África y Europa, aflora de las aguas en Islandia. Eso ayuda a entender cuán joven es esta isla y la gran actividad volcánica que experimenta. Viajar a esta tierra permite disfrutar de una naturaleza casi primigenia.

Enclavada en una bahía entre montañas nevadas, Reikiavik ofrece la imagen de una amable población a escala humana. Pasear por el casco viejo, repleto de casas coloridas, o acercarse al puerto pesquero, donde aún es posible comer sopa de pescado y brochetas de salmón en un genuino ambiente marinero, es una delicia. Cultura, vanguardia y creatividad se condensan en la capital más septentrional del mundo, una ciudad de 200.000 habitantes –dos tercios de la población del país–, con un ambiente cosmopolita y una animada vida nocturna. A poco que nos alejemos de la capital rumbo al Círculo Dorado, compuesto por Thingvellir, Geysir y Gullfoss, nos daremos cuenta de

que en Islandia la fuerza creativa de la naturaleza aún lo domina todo. Si existe un síndrome de Stendhal para la belleza natural, será difícil no culminar este viaje sin padecer alguno de sus síntomas. Thingvellir es un paraje icónico a los pies del popular lago Thingvallavatn. Ahí se encuentra el Althing, el antiguo parlamento islandés al aire libre, alma y símbolo de la independencia del país. Fue fundado el año 930 y está considerado el más antiguo de Europa. Las paredes de basalto delimitan el singular recinto, surcado por el río Öxará. En El libro de los islandeses, Ari Thorgilsson (1067-1148) detalla cómo se asentaron los primeros colonos en Islandia desde el año

870. Gracias a sus historiadores medievales y a las sagas, los islandeses pueden rastrear la genealogía de sus distintas familias durante casi diez siglos. Las sagas islandesas también permiten conocer de primera mano la mitología nórdica, junto a los héroes y los grandes episodios de la historia del país.

En el área geotermal de Geysir admiramos el géiser Strokkur, que lanza su penacho de agua hirviente a 20 m de altura cada 6 minutos y es visible a gran distancia. Continuando hacia el este se llega al colofón del Círculo Dorado, la imponente cascada de Gullfoss. Las aguas del río Hvitá («blanco») se precipitan atronadoras en una


VALLE DE GEYSIR

STYRMIR G. JÓNSSON

El géiser Strokkur, el más activo de la isla, lanza agua hirviendo a 20 metros de altura cada pocos minutos.


PETER BABKEVICH / AGE FOTOSTOCK

inmensa grieta de 32 m de profundidad. Cuando brilla el sol, se forman arcoíris sobre la cascada. El interior de Islandia está caracterizado por las Tierras Altas, una meseta inhóspita que ha despertado la imaginación de escritores como Halldór Laxness, premio Nobel en 1955, o Arnanldur Indridason. Se accede a ella a través de pistas de grava volcánica que vadean ríos. Bajo la atenta mirada del volcán Hekla, y escoltados por colinas de un verde fluorescente, llegamos a Landmannalaugar, famoso por sus montañas de riolita, un mineral que tiñe las laderas c0n una sorprendente paleta de ocres. Junto al refugio de Landmannalaugar se puede disfrutar del imponente paisaje y bañarse en las piscinas termales naturales.

Desde Landmannalaugar parten múltiples excursiones de senderismo. La más famosa es la de Laugavegurinn (55 km), que tras 4 o 5 días de travesía por paisajes oníricos desemboca en Thórsmörk –se requiere llevar toda la comida y acampar o pernoctar en refugios–. El trekking puede prolongarse dos días más (22 km), pasando entre dos glaciares, hasta llegar a la costa sur. La cascada de Skógafoss nos recibe allí con su bella cortina de agua de 62 m de altura, tras la cual, según las sagas, se esconde un caldero de oro. A 29 km, la cascada de Seljalandsfoss vierte sus aguas en una elegante cola de caballo que es posible rodear por detrás. Gracias a la Ruta 1 o Ring Road, completamente asfaltada, se puede dar la vuelta al país con comodidad. En el sur hallamos inmensas planicies que llegan hasta el mar, denominadas sandur. Acumulan


LANDMANNALAUGAR Estas montaĂąas ocres de riolita, donde afloran vetas de negra y brillante obsidiana, son uno de los paisajes mĂĄs singulares de Islandia.


El glaciar Vatnajökull es inmenso. Con 150 km de ancho, una superficie de 8.100 km2 y 400 m de espesor medio, supera en extensión a la Comunidad de Madrid. Nos acercamos a una de sus múltiples lenguas desde el Parque Nacional de Skaftafell. Una cuidada senda conduce al río de hielo y otra a la cercana cascada de Svartifoss, cuyos órganos hexagonales de basalto sirvieron de inspiración para una iglesia de Reikiavik. El Vatnajökull vuelve a sorprendernos cuando la carretera pasa junto a las lagunas glaciares de Jökulsárlón y Fjallsárlón. Icebergs

CHRISTOPHER SHEPHERD / AGE FOTOSTOCK

los sedimentos arrastrados por ríos caudalosos que nacen directamente de los glaciares. El volcán más famoso en la zona es hoy el Eyjafjallajökull, cubierto en parte por el glaciar del mismo nombre. En su erupción de 2010, la ceniza volcánica arrojada a la atmósfera detuvo el tráfico aéreo europeo durante varios días. Sin embargo se empequeñece ante la gélida inmensidad del Vatnajökull. De camino a las múltiples lenguas glaciares que afloran de su vasto núcleo, hacemos una parada en el faro de Dyrhólaey. Desde un elevado promontorio, los acantilados se precipitan al Atlántico, creando arcos imposibles. En la zona anidan los vistosos frailecillos, fáciles de contemplar. Se trata del punto más meridional de la isla, entre playas de arena negra. La más impresionante, Reynisfjara, conduce hasta la pequeña ciudad de Vik, tan solo interrumpida en su soledad por una columna de basalto. Según los lugareños, se trata de un trol que la luz del día petrificó. Caminando hasta su extremo este nos aguarda una sorpresa, las columnas de basalto negro y la cueva de Hálsanefshellir.


SKÓGAFOSS Cuando luce el sol, la abundante espuma de esta catarata situada junto a la aldea de Skógar genera un arcoíris simple o doble.


PETER POKROVSKY / AGE FOTOSTOCK

MAURIZIO RELLINI / FOTOTECA 9X12

ASKJA Esta inmensa caldera acoge un lago azul cobalto. Al lado, el cráter del Víti permite bañarse en agua termal.

A la cascada de Svartifoss, con sus órganos de lava, se llega tras un paseo de 15 minutos desde Skaftafell.

de todos los tamaños y de un intenso color azul se desprenden del gigante de hielo y flotan majestuosos, sobrevolados en todo momento por págalos y charranes árticos.

La Ring Road serpentea entre los espectaculares fiordos de la costa oriental antes de conducirnos al norte del país. Ahí se encuentra el lago Myvatn. Esta masa de agua es el hogar de múltiples aves migratorias y un gran destino geológico por la caldera del inquieto Krafla y el área geotermal de Námafjall, plagada de pozas de lodo hirviente, solfataras y fumarolas. También, desde finales

de agosto a mediados de abril, es un punto afamado para ver auroras boreales, puesto que los cielos en esta zona de la isla son mucho más claros que los del lluvioso sur. Una excursión habitual en Myvatn es la que contornea la cresta del cráter del volcán Hverfjall, de 1 km de diámetro, con magníficas vistas. De Myvatn parten los autobuses todoterreno que llevan al viajero a las Tierras Altas. Retrocediendo por la Ruta 1 tomamos la pista F88 en dirección al Askja. Antiguamente esta zona del interior, poco menos que inhabitable, era el último refugio de criminales y deste-

rrados. La imponente caldera del Askja, a 1.100 m de altitud, alberga un precioso y gélido lago. Más accesible es el Víti («Infierno»), una pequeña laguna contigua, cuyas aguas a 28 ºC incitan al baño, entre vapores de azufre.

Proseguimos viaje rumbo norte por el curso del río Jökulsá á Fjöllum, procedente del Vatnajökull. Las aguas del glaciar han creado una garganta de 30 km, con cascadas como Selfoss y la extraordinaria Dettiffos, la más poderosa de Europa. Río abajo se abre el cañón de Asbirgy, cuyas paredes de 100 m


GETTY IMAGES

VIDA A PRUEBA DE HÉROES Durante mil años, vivir en Islandia exigía afrontar inviernos rigurosos y muy oscuros, en una tierra no apta para la agricultura, donde la pesca y la ganadería ovina –con permiso de las erupciones volcánicas– eran la única fuente de subsistencia. En su novela Gente independiente (1934), el premio Nobel islandés Halldór Laxness evoca esa epopeya y sugiere que recitar una u otra saga podía aportar la entereza para no rendirse a la muerte en un momento crítico. La artesanía, el mobiliario y los enseres de los antiguos islandeses asombran a quienes visitan hoy el Museo Nacional de Islandia en Reikiavik. Pero también hay pequeños museos diseminados por la isla donde se conservan objetos cargados de historia o las humildes viviendas que se calentaban con turba. En el sur merece la visita el de Skogar, junto a la catarata del mismo nombre; y en el norte, el de Glambaer, con una granja del siglo XIX (en la imagen).


SHAIITH / SHUTTERSTOCK

LOS SENDEROS QUE PARTEN DE SKAFTAFELL BORDEAN ALGUNOS DE LOS GLACIARES QUE EMERGEN DEL INMENSO VATNAJÃ&#x2013;KULL.


VATNAJÖKULL Este enorme escudo de hielo recubre una altiplanicie d0nde afloran las cumbres más altas de la isla, como el Hvannadalshnjúkur (2.110 m) o el Bárdarbunga (2.009 m).


se f0rmaron debido a erupciones bajo el glaciar Vatnajökull y las catastróficas crecidas que desencadenaron. La forma en herradura del cañón se atribuye a la huella de Sleipnir, el caballo que servía de montura a Odín, cuyas ocho patas simbolizan los ocho vientos.

Húsavík es una antigua población de coloristas casas de madera, rodeada de verdes colinas, a la orilla del Océano Ártico. La ciudad ballenera conserva intactos los almacenes portuarios y un magnífico Museo de la Ballena. La flota que otrora persiguiese a los cetáceos se ha reconvertido en una floreciente industria turística y es la capital islandesa del avistamiento de ballenas. Como afirman algunos islandeses socarronamente, «puestos a elegir, preferimos capturar turistas». Mañana y tarde, los barcos parten del puerto en verano y permiten contemplar las ballenas sin necesidad de abandonar la bahía. Avanzamos hacia la cascada de Godafoss, en el mismo borde de la carretera 1. Quizá no sea la más alta ni la más dramática entre las muchas con que cuenta la isla, pero su salto de agua en forma de anfiteatro es uno de los más fotogénicos. Según narran las sagas, fue aquí donde, en el año 999, el letrado Thorgeir Thorkelsson, tras un día y una noche de meditación bajo una manta de piel, declaró en el Althing la definitiva conversión de Islandia al cristianismo. De regreso a casa lanzó sus ídolos paganos a las aguas de Godafoss, la «Cascada de los Dioses». Los antiguos rituales persistieron, pero en privado. A través de interminables llanuras orladas por cadenas montañosas, avanzamos hacia la región de los Fiordos Occidentales (Vestfirdir), que sobresale como un pena-

cho en el confín noroeste del mapa de Islandia. Esta extensa península, plagada de fiordos y caracterizada por su secular aislamiento, es rica en cultura e historia. Apenas 8.000 personas habitan un territorio cuya capital es Isafjördur, a solo 50 km de Círculo Polar Ártico.

En Hólmavík, el Museo de la Brujería y la Hechicería muestra la pervivencia de esas creencias en estas tierras, y la presión que la religión cristiana ejerció sobre los antiguos cultos nórdicos. A pesar de la reciente aparición del turismo, las comunicaciones por carretera

son escasas y a menudo se reducen a pistas de grava. A algunos fiordos solo se accede en barco. Por todo ello merece la pena el esfuerzo de planificar una ruta por la región. La península y la Reserva Natural de Hornstrandir ocupan una meseta de basalto que encierra las rocas más viejas de la isla y es un paraíso para senderistas, naturalistas y fotógrafos. En esta región solo habitada en verano la ausencia de corderos ha favorecido la diversidad de la flora y el zorro ártico es el mamífero más ilustre. Las colonias de aves marinas y las ballenas son fáciles de ver desde la costa.


AVISTAMIENTO DE CETÁCEOS

GABRIELE MUCCI

Entre junio y agosto, las ballenas frecuentan la bahía de Skjálfandi, junto a la ciudad de Húsavík, en el norte.

FOTOTECA 9X12

FRAILECILLOS Tras pasar el otoño y el invierno flotando en mar abierto, el frailecillo atlántico retorna con su pareja al acantilado en que nació para empollar un único huevo. Gracias a sus mandíbulas paralelas y a su lengua ranurada, esta ave, denominada Papageitaucher en alemán («papagayo buceador»), puede sujetar a los peces capturados mientras bucea en pos de más presas. Anida en numerosos enclaves de Islandia, como Dyrhólaey (próximo a Vik); las islas Vestman, el cabo Raudinupur, la península de Snæfellness o Látrabjarg, en los Fiordos Occidentales.


Cabo Raudinupur

O C É A N O

Reserva Natural de Hornstrandir

Á R T I C O Delta del Öxar

Cañón de Asbirgy

Isaiördur

Húsavík Cascada de Godafoss

Saudarkrókur

Blonduosbaer

Raudasandur

Myvatn

Budarladur

TIE

Grundarjördur RU TA

FAXAFLÓI Thingvellir

REYKJAVÍK

itá

Hv

Borgarnes Geysir

Bárdarbunga 2.009 m

Cascada de Gullfoss

Selfoss

Hekla 1.491 m

Hella Cascada de Seljalandsfoss

50 km

ISLAS VESTMANN

Lago Osjuvatn Askja 1.516 m

Eyjajallajökull 1.651 m

Neskaupstadur Reydarjördur Breiddalsvik Djúpivogur

Parque Nacional VatnajökullJökulsárgliúfor GLACIAR VATNAJÖKULL

Cascada de Svartifoss

Seydisfjördur

RUTA 1

Herdubreid 1.682 m

Parque Nacional de Skaftafell Landmannalaugar

Bláa Lonit

S TA

Hvannadalshnjúkur 2.110 m

Géiser Strokkur Lago Thingvallavatn RU TA 1

S

GLACIAR HOFSJÖKULL

GLACIAR LANGJÖKULL

1

Snaefells 1.446 m

A RR

AL

Hveriall

jöllum

BREIDAJÓRDUR Kirkjufell

Námajall

Lago Myvatn

Akureyri

A1 RUT

Cascada de Dettifoss Cascada de Selfoss

ááF

Acantilados de Látrabjarg

S S O E HÚNAFLÓI R D TAL O I F EN Hólmavík D I C

ls Jöku

OC

Kópaster

TA RU

1

Höfn

Laguna Jökulsárlón Camping Skaftafell

Laguna Fjallsárlón

MÝRDALSJÖKULL Thórsmörk Cascada de Skógafoss

Dyrhólaey

Vik Cueva de

O C É A N O

A T L Á N T I C O

Hálsanefshellir

Reynisjara

Guía práctica para viajar por Islandia Documentación. Pasaporte o DNI. Moneda. Corona islandesa (króna). Hora. Dos horas menos en verano y una en invierno. Idiomas. Islandés. El inglés está muy extendido. Cómo llegar. En verano hay vuelos que conectan Reikiavik con media docena de ciudades españolas. Smyril Line navega entre Dinamarca y Seydisjordur, haciendo habitualmente escala en las islas Feroe.

Islandia deja en la retina del viajero la sensación de ser la última frontera natural de Europa y una fuente inesperada de sorpresas. Como colofón, nos dirigimos a la pequeña y aislada península de Látrabjarg. Se accede a ella a través de una desvencijada carretera de montaña que va a parar a la playa rosada de Raudasandur, donde encontramos un pequeño hostal en la soledad circundante. Desde allí recorremos a pie los imponentes acantilados del sur de la península, donde anidan miles de frailecillos, araos y alcas comunes.

Cómo moverse. Los autobuses llevan a casi todas partes. La Ruta 1 (Ring Road) está asfaltada, pero para las pistas del interior, donde se vadean ríos, se precisa un vehículo o bien un autocar todoterreno. Alojamiento. El cámping es muy habitual. Hay también pequeños hoteles, B&B, granjas e incluso escuelas que alquilan habitaciones. En los refugios del Askja y Landmannalaugar conviene reservar con antelación.

En días claros se distinguen dos montañas emblemáticas al otro lado de la bahía, en la península de Snæfellsnes: el bello Kirkjufell, con su forma de iglesia labrada por la erosión glaciar, y el esbelto pico del Snæfells (1.446 m), el volcán por el que Julio Verne imaginara acceder al centro de la Tierra. Pero si queremos encontrarnos de verdad en el centro de la Tierra no tenemos más que descender los acantilados de Látrabjarg por la senda que conduce al faro Bjargtangar, construido en 1912. Un edificio de pequeño tamaño

pero que se eleva gracias al acantilado 65 m por encima del mar y se trata de la construcción más occidental de Europa. Bien abrigados, es un deleite sentarse en la hierba a contemplar el mar. Si no se siente aún impresionado, pruebe a estar allí un atardecer de principios de verano, cuando el sol de medianoche intenta ponerse a dormir entre las aguas del estrecho de Dinamarca, sin conseguirlo. Asistimos así a una de las puestas de sol más bellas del mundo, un ocaso dorado que parecerá no tener fin. ¿Se le puede pedir algo más a un viaje? ]


LÁTRABJARG

CBER / AGE FOTOSTOCK

En estos acantilados de 14 km de longitud y hasta 440 m de altura nidifican infinidad de aves marinas, en especial el alca común.


ADRIAN CALUGARU / AGE FOTOSTOCK

El voladizo del tejado del monasterio de Voronet protege los frescos de la lluvia y la nieve.

Rumanía

MONASTERIOS PINTADOS DE BUCOVINA Los bosques del norte de Rumanía albergan una de las exquisiteces artísticas más desconocidas de Europa: un grupo de conventos con los muros interiores y exteriores envueltos en vívidos frescos. SERGI RAMIS, ESCRITOR Y PERIODISTA DE VIAJES


BRUNO COSSA / FOTOTECA 9X12

EL MONASTERIO DE VORONET Conocido como la Capilla Sixtina del Este, sus muros muestran escenas del Antiguo y Nuevo Testamento.


BALATE DORIN / SHUTTERSTOCK

B

ucovina es la región más septentrional de Rumanía. En sus misteriosos bosques se oculta un grupo de monasterios ortodoxos único en el mundo por las pinturas murales en el exterior de las iglesias. Un relato medieval de la vida de los santos, escenas bíblicas y un futuro nada placentero para los pecadores. Una enorme lengua de fuego surge de la boca de un dragón de mirada sorprendentemente relajada. Sobre el magma purificador, unos grisáceos demonios escamosos acompañan a pecadores hasta la comisura de la boca de la bestia, símbolo del infierno, mientras muchos otros aguardan haciendo cola. Es una de las imágenes más poderosas que ofrecen los murales exteriores

del monasterio ortodoxo de Putna, en la Bucovina rumana. A 70 km de ahí, el monasterio de Dragomirna parece una fortaleza porque es una fortaleza. Un cuadrado de piedra protegido por las correspondientes torres de vigía. En el centro geométrico se halla una iglesia con silueta de barco pero tejados puntiagudos y aleros muníficos. Es la estructura que encontraremos reiteradamente

en los llamados «monasterios pintados» de Bucovina. La explicación se halla en los continuos embates que las fuerzas turcas realizaban sobre la región, obcecadas en conquistar el territorio hasta Viena. Estos monasterios se alzaron a partir del siglo xv. Las iglesias eran de reducidas dimensiones, algo muy común en los templos ortodoxos. Las élites del momento te-


FORTALEZAS CRISTIANAS

AGE FOTOSTOCK

La estructura fortiicada tenía por objetivo proteger el recinto de los turcos. Bajo estas líneas, claustro del monasterio de Dragomirna. A la derecha, pinturas en el de Humor.

UN MENSAJE MUY GRÁFICO PARA LOS PECADORES Los murales medievales tenían como objetivo aleccionar a una población mayoritariamente analfabeta. Como solo clérigos y algunos aristócratas sabían leer, las pinturas servían para explicar las Sagradas Escrituras y relatar hechos históricos. Es lo que ocurre con el tétrico Apocalipsis de san Juan que se aprecia en las paredes exteriores del cenobio de Sucevita; el asedio a Constantinopla de 1453 que hay en el monasterio de Humor; o las escenas del Génesis que se reproducen en el de Arbore. Y en cuanto a las vidas de los santos, no hay el menor empacho en retratar con todo detalle los martirios a los que se les sometió.

nían derecho a asistir a los oficios y fuera quedaban el pueblo llano y las ingentes tropas que defendían la posición. De ahí que se optara por seguir con las historias bíblicas que ilustraban los muros interiores pintando también frescos en las paredes externas.

IA RB

SE

Así, aparecieron una docena de monasterios que han sobrevivido al paso de los siglos, los avatares históricos y los elementos atmosféricos. Son como biblias iluminadas pero en las paredes de iglesias de inquietante estética centroeuropea. Hierofanía al aire libre.

Aun siendo uno de los atractivos características propias. Nunca disculturales máspoderososdeRumatan más de 20 km entre ellos. nía, los monasterios de Bucovina Al subir los peldaños de la torre permanecen aislados en una región de vigía del monasterio de Humor fronteriza conUcrania,demalascasetieneunavisiónmaravillosadela rreteras y peor transporte público. iglesia en el centro del rectángulo, De ahí que para visitarlos todos dominando los cuatro costados de se requiera cierta organizala muralla. La angosta escación, un vehículo propio lera era un objetivo miliPOLONIA o la contratacióndeun tar: permitía matar a los UCRANIA tour. De esta manera asaltantes uno a uno, AUSTRIA BUCOVINA se pueden ir recoMOLDAVIA pues no había manera HUNGRÍA rriendo los cenode acceder en tropel. RUMANÍA bios, que sorprenDesde el puesto de Bucarest Mar den porque, en vigilanciasecomprueMa Negro rA dr BULGARIA su uniformidad, ba una constante de iát i co poseen cada uno todos los conventos: TURQUÍA


UN COLOR PARA CADA CONVENTO Los pigmentos empleados en las pinturas tienen unas tonalidades según sea el monasterio. En Sucevita el verde es el color principal, mientras que el de Moldovita es conocido por los diferentes matices de amarillo. El más famoso es el de Voronet, donde una mixtura de la que no se ha desentrañado el origen y que –dicen– jamás ha podido repetirse, da a las imágenes un dominante azul que ha trascendido precisamente como «azul de Voronet». Azurita o lapislázuli podrían ser dos de los elementos utilizados para ello, pero los historiadores del arte y los químicos siguen estudiando su misterio. En Humor predominan el marrón y el rojo, tal vez provenientes del mismo mineral de hierro.

El color verde predomina en los frescos de Sucevita. En la foto superior, detalle del techo sobre el altar.


las pinturas de los muros norte están prácticamente borradas por efecto de la lluvia y el viento. Las situadas en las paredes sur, aunque han perdido algo de color y definición con el paso de las centurias, son inteligibles e hipnóticas. Muestran el universo de las creencias medievales en todo su esplendor.

MARIA DRAPER / 500 PX

AWL IMAGES

EMILY WILSON / AGE FOTOSTOCK

Icono del monasterio de Moldovita.

Las imágenes de santos y sus correspondientes milagros y martirios llenan lienzos de pared. Se agolpan como ejércitos que llegaron a la Tierra para proteger a los mortales. Escenas bíblicas como la expulsión del Edén y el Diluvio Universal; pasajes evangélicos como la crucifixión de Cristo o la coronación de la Virgen; hechos históricos como el sitio de Constantinopla del año 626; y dilemas que nos esperan a todos en un futuro más o menos lejano como el Juicio Final llenan cada centímetro de los muros, a veces incluidos los contrafuertes. Escoltando siempre las escenas, huestes de ángeles con las alas y el cuerpo repletos de ojos que todo lo ven.

DATOS ÚTILES PARA LA VISITA La mayoría de los monasterios de Bucovina pertenecen ahora a comunidades de monjas. Hay que pagar entrada y seguir ciertas normas: respetar el silencio de las liturgias y vestir de forma recatada, sin mostrar piernas ni hombros.

Las pinturas no son únicamente conmovedoras por tener siglos, sino también por mostrar la hierática expresividad clásica del arte bizantino. No en vano toda esta estética tiene su fuente de inspiración en el heleno monte Athos, de donde llegaron algunos de los primeros monjes que ocuparon estos monasterios. El convento de Voronet, que se distingue por lucir un color azul irrepetible cuyo origen se desconoce, exhibe el fresco considerado más maravilloso. Unos pergaminos marcados con los signos del zodiaco presiden la escena de un Juicio Final en el que quienes se salvan circulan con cierta relajación escoltados por ángeles y acompañados por


AWL IMAGES

GTRES

En el Cementerio Feliz de Sapanta (Maramures) las cruces narran anécdotas divertidas de los fallecidos.

Siret

Vicovu de Sus

Straja

R.

Bilca

ul et

Vicovu de Jos

Falcǎu

Gorovei

Putna

O AT RP CÁ

Argel

Zvoristea

Satu Mar

Marginea PleŞa

Volovǎţ

Dragomirna

E85

Arbore

S

Rașca

PleŞa

Dornesti

Rădăuţi PleŞa

Sucevita

Sir

O

Ciumârca

B U C O V I N A

oS

uc

ea

va

R

Suceava

IE

Moldovita

T

N

Vatra Moldoviţei

Frunosu

A

Vama

Sadova Pojorâta E58

PleŞa

L

Ipotești

E58

E

Câmpulung Moldovenesc

Humor

S Rí o M o

l d ov a

Gura Humorului

Voronet

Ciprian Porumbescu

Bosanci E85

Cumpărătura Valea Moldover

10 km

LAS IGLESIAS PINTADAS DE BUCOVINA Dragomirna. Recinto fortiicado del siglo XVII. La cercana ciudad de Suceava tiene varios enclaves históricos de interés.

Humor. Algunos de sus frescos relatan hechos históricos.

Arbore. Pequeña y sobria. De 1503.

Sucevita. De 1581. Con apariencia

Moldovita. Su iglesia de la Anun-

ciación tiene pinturas bellísimas.

Voronet: De 1428. Su Katholikón,

de fortaleza y magníicos frescos.

la iglesia principal, es probablemente la más famosa del país.

Putna. Sin frescos exteriores,

posee un interior rico en pinturas.

san Pablo. Por el contrario, los destinados a la sangre hirviente del averno ponen cara de circunstancias cuando no de completa angustia. En el monasterio de Sucevita la escena más llamativa son los milagros de Jesús y la Escalera de las Virtudes, que consta de 32 peldaños. Quien no sea digno de acceder con ella al Cielo cae en un momento u otro, tal y como muestran las imágenes; da igual que sean clérigos o aristócratas, solo los puros se salvan.

Todos estos recintos monásticos se hallan en lugares aislados, fuera de los núcleos urbanos, protegidos por los profundos bosques rumanos, una masa forestal sin parangón en Europa. Ello hace que su recorrido sea todavía más sensitivo e interesante, transitando por un mundo agrícola al que a duras penas ha llegado la mecanización. Agricultores y ganaderos se mueven en carros de caballos y realizan las tareas con horcas y a fuerza de brazos. Una atmósfera de salto atrás en el tiempo que resulta imborrable. ]


LAS IGLESIAS DE MARAMURES

LUCIAN BOLCA / SHUTTERSTOCK

La provincia vecina a Bucovina por el oeste es Maramures, considerado el terruño más tradicional de Rumanía. Allí los amantes del arte, la historia y la arquitectura tienen cita también con iglesias. Pero en esta ocasión se trata de templos que no se distinguen por sus adornos sino por su estructura. Más recientes que las de Bucovina, se erigieron a partir del siglo XVII enteramente en madera, sin usar un solo clavo metálico. Y, además, compiten entre ellas por llegar lo más alto posible, con unos campanarios puntiagudos que parecen rascacielos. Ocho de estas iglesias son Patrimonio de la Humanidad. Las que se alzan hoy en día siguen utilizando la misma técnica constructiva.


JOEL SEGAL

MOZAM LA GRAN PLAYA DE ÁFRICA DAVID DUSSTER, PERIODISTA


ISLAS BAZARUTO Este edĂŠn de playas de arena blanca y arrecifes de coral se localiza en el sur de Mozambique.


BEIRA

THOMAS COCKREM / AGE FOTOSTOCK

La playa de Ponta Gea congrega cada tarde un alegre bullicio de niños, jóvenes y adultos que juegan y charlan frente al mar.


A

venida África. Esa es la definición de Mozambique que más me convence mientras avanzo por la Ruta Nacional 1, la carretera que une este vasto y alargado país, desde Sudáfrica a Tanzania. La RN1 es una arteria de coches, chapas (furgonetas atestadas de pasajeros) y camiones que va prácticamente del sur al centro del continente. Casi 3.000 km de asfalto en general bien conservado por cuyos márgenes deambulan los protagonistas cotidianos de África. En cada cuneta de la carretera hay un desfile constante de las imágenes que resumen un continente. Mujeres con un brazo arqueado para sostener una pesada impedimenta de agua o ropa sobre su cabeza, jóvenes en bicicleta a ritmo parsimonioso, aldeas somnolientas que se atraviesan casi sin darse cuenta, tenderetes de comida por doquier, vendedores ambulantes de cacahuetes y papayas que se asoman frente a cada ventana entreabierta... Existen pocos países en los que una carretera cumpla tanto la función de cordón umbilical como Mozambique. La velocidad por la RN1 no suele ser excesiva, pero de KENIA

O CÉANO

R.D. CONGO

ÍN DIC O

TANZANIA

ÉA NO

C

Maputo SUDÁFRICA

O

O

C TI ÁN ATL

ZIMBANAMIBUE BIA BOTSUANA

MAD AGA SCA R

ZAMBIA

MOZ AM BIQ UE

ANGOLA


OLIVER GERHARD / AGE FOTOSTOCK

ninguna manera obliga a una lentitud exasperante típica de las pistas africanas. No hablamos de la tierra anaranjada y acartonada que alfombra los múltiples desvíos, sino de asfalto en buen estado. Tampoco es que la velocidad importe o sirva de mucho. Mozambique requiere paciencia. Es de seducción lenta. La sensación de languidez que invade nada más llegar se transforma en admiración poco a poco, día a día, conforme se va viviendo todo lo que el país puede ofrecer.

Siempre que pudieron, los portugueses levantaron las metrópolis coloniales a imagen y semejanza de Lisboa. Situada en una bahía que amansa los ímpetus del océano y una desembocadura de río, Maputo no es una excepción, al igual que Luanda, la capital de Angola, o Río de Janeiro, en Brasil. La comparación con Río no es casual. El marco natural de Maputo es bello, aunque no deslumbrante como el de Río, pero las primeras impresiones de la capital mozambiqueña sugieren que uno podría haber aterrizado en Brasil. O incluso en Cuba, cuando se cruza con uno de esos coches de los años 50 llamados «habanas», que ahora se alquilan como taxis. Es en el Mercado Municipal, situado en la Baixa, la franja costera de la capital, y en la Estación Central, ideada por el taller de Eiffel, cuando se disipa cualquier ensoñación sudamericana. No solo el portugués desaparece en medio del ajetreo populoso sino que el desfile de mujeres en capulana (la tela de colores vivos que se ajusta a la cintura y cae hasta los pies a modo de falda) me sitúa de lleno en esa África suave y amable como la brisa del atardecer.


ARCHIPIĂ&#x2030;LAGO DE LAS QUIRIMBAS De sus 31 islas, Ibo, Medjumbe y Matemo forman parte de un parque nacional que incluye islotes y arrecifes de coral. En la imagen, uno de los dos pueblos de la isla de Matemo.


NATURE PICTURE LIBRARY / AGE FOTOSTOCK

Maputo es una ciudad animada, de cultura fértil y hospitalaria, que ya ha olvidado el marasmo que provocó la guerra civil ocurrida entre 1977 y 1992, un conflicto típico de la Guerra Fría, sustentado desde el exterior que la inmensa mayoría de mozambiqueños no entendió pero sí sufrió. Ciertamente, Maputo tiene contadas atracciones turísticas pero suficientes para atrapar durante días y recorrerla fácilmente a pie o en las laranjinhas, esos triciclo-taxis con una curiosa forma de naranja.

Antes de lanzarse a la carretera conviene no perderse el Museo de Arte Moderno, la Casa de Hierro y el Teatro Avenida. La Casa de Hierro es una residencia concebida por Gustave Eiffel para alojar al gobernador portugués que ha acabado siendo un monumento a la irracionalidad colonial, una estructura férrea inapropiada para vivir en el trópico diseñada por un reputado arquitecto que nunca pisó el suelo mozambiqueño. El Teatro Avenida representa uno de los movimientos artísticos más prolíficos del Maputo contemporáneo, sede de una compañía impulsada por el ya fallecido novelista sueco Henning Mankell en épocas de estrecheces presupuestarias y trauma cultural, cuando el país se reconstruía tras la pesadilla. En el Museo Nacional de Arte se puede descubrir la obra de Malangatana, fallecido en 2011. A veces Picasso tropical, a veces Gauguin mozambiqueño, siempre genial, Malangatana pintó objetos tradicionales, personas y animales presentes en la vida del país. La mayoría de turistas conocen solo un pedazo de Mozambique. La culpa de ello es, en buena parte,


GORONGOSA El lago Urema contrasta con el resto de hรกbitats de este parque nacional, en el extremo sur de la Gran Falla del Rift.


AGE FOTOSTOCK SHUTTERSTOCK

Un entomólogo fotografía hormigas matabele (Pachycondyla analis). P. N. Gorongosa.

Elefantes en el Parque Nacional Gorongosa.


AGE FOTOSTOCK

SAFARI POR TIERRA Y MAR

Cría de ballena yubarta en las islas Quirimbas.

AGE FOTOSTOCK

Un 16% de la superficie de Mozambique está protegida, de ahí que sea considerado uno de los mejores destinos de África para observar fauna, especialmente en los parques Limpopo y Gorongosa, donde habitan elefantes, rinocerontes y grandes felinos. En las islas Quirimbas y Bazaruto se ven ballenas, delfines, dugones, tortugas y varios tipos de coral.

Leopardo en el parque Limpopo, fronterizo con el sudafricano Kruger.


INHAMBANE Una red de pasarelas cruzan las marismas y manglares de esta bahĂ­a del sur.


ERIC LAFFORGUE / AGE FOTOSTOCK

la proximidad con el parque Kruger, en Sudáfrica, a apenas dos horas de Maputo y desde luego más cercano que desde la sudafricana Johannesburgo. El otro gran reclamo del país es la isla de Inhaca, en el lado opuesto de la bahía de la capital, donde uno empieza a creer en aquella frase de Mia Couto: «Mozambique es un porche con vistas al Océano Índico». Couto no es solo el mejor escritor que ha alumbrado Mozambique, sino uno de los grandes novelistas contemporáneos, un candidato permanente al premio Nobel de Literatura, creador de un realismo mágico original y africano aún poco reconocido.

Con animales y playas paradisiacas tan cerca de Maputo, muchos viajeros se olvidan de los otros tesoros de Mozambique. Craso error. Nunca se acaba de conocer este inmenso país hasta que no se llega a la isla que le da nombre, Ilha de Moçambique en portugués, la fortaleza dispuesta tras el paso de Vasco da Gama en 1498 para tener un lugar de control y abastecimiento en la ruta de las especias hacia la India. Y, por supuesto, las maravillas de los archipiélagos de

Bazaruto y las Quirimbas, islas pintadas sobre el azur menos profundo del océano. Como corresponde a un país que se desinteresó del turismo hasta hace un par de décadas, Mozambique es un destino poco explorado que va captando más visitas conforme mejora sus infraestructuras. La carretera pavimentada hasta Ponta do Ouro, en la frontera con Sudáfrica, ha abierto la región más sureña al turismo, con sus arenales blancos ideales para el surf y otros deportes acuáticos. También ha facilitado el acceso a la Reserva Natural de Maputo, uno de los escasos bosques sobre dunas del planeta. Este parque es, además, un refugio para elefantes –uno de los lugares del país en el que sobrevivieron durante la guerra civil–, en el que también se dejan ver cocodrilos, ñus, impalas y hasta algún león. Ya en la Ruta Nacional 1, rumbo norte, la primera parada es Macaneta, una playa de arena suntuosa, alargada, sin fin. Para llegar hasta ella hay que atravesar un río en pontón y seguir luego por una lengua de tierra estrecha. Mozambique ofrece arenales que, a veces, se extienden durante kilómetros.


JODY MACDONALD / GETTY IMAGES

Y como sucede en la mayoría de playas, hay un restaurante para completar la felicidad de un día hedonista. El de Macaneta es una chiringuito con brasas. Los gambones gigantes con la salsa pire pire (picante picante) es la delicatesen local y de toda la provincia de Maputo.

Desde Macaneta la carretera se hunde en el interior de campos de cultivo y no vuelve asomar por el litoral hasta Bilene y Xai Xai. Son los mejores arenales de la provincia de Gaza, conocida por el Gran Parque Nacional Limpopo, una zona de protección transfronteriza hermanada con el parque Kruger de Sudáfrica y el Gonarezhou de Zimbabue. Hasta Vilankulo, la verdadera capital playera del país, se suceden los arenales que están dando reputación a Mozambique. Y no solo para contemplar cómo discurre la vida bajo un cocotero sino también para bucear, surfear y, sobre todo, para ver ballenas, a veces desde la costa misma. Desde Inhambane, a unos 500 km de Maputo, hasta Beira, la segunda ciudad más grande del país, el mapa de Mozambique deja de escorarse hacia el este y apunta al norte otra vez. En el recorrido, Inhambane y Tofo son los parajes más codiciados antes de llegar a Vilankulo, punto de partida, vía marítima, al archipiélago y Parque Nacional de Bazaruto. Este conjunto de islas de arenas blancas, corales y rica vida submarina se ha convertido en un destino caro, frecuentado por los sudafricanos adinerados. Por suerte Vilankulo cuenta con servicios adaptados a todos los presupuestos y resulta fácil organizar escapadas en barca para disfrutar del snorkel en el archipiélago.


ISLAS BAZARUTO Las dunas crean un paisaje onĂ­rico en este archipiĂŠlago de 5 islas, situado frente a la costa de Inhambane.


SVETLANA ARAPOVA / SHUTTERSTOCK

Conforme se avanza hacia al norte se percibe el desarrollo desigual del país. La pista se va deteriorando y la marcha se ralentiza. Ironías de la historia, el polo económico de Mozambique estuvo siempre en el centro y el norte, y se trasladó al sur cuando irrumpió, a principios del siglo xx, la fiebre del oro en Sudáfrica y hechizó a los campesinos mozambiqueños. A unos 40 km de lo que ahora es Beira, se halla Sofala. En 1505 fue el primer enclave portugués de Mozambique, y por aquel entonces ya tenía una tradición de núcleo comercial con Tanzania. Las ruinas del antiguo fortín de Sofala sirvieron para construir la actual catedral de Beira, una ciudad desde la que organizar la visita a Gorongosa, el gran parque nacional de Mozambique, donde es posible ver leones, elefantes, rinocerontes y los otros grandes animales africanos en libertad. A partir de Beira la costa

Arc a L

ZAMBIA

erv va Nac cion d Nia i ss sa

n a

M

ba

am mb ba

qu bi

am

oz

B

M

ZI

M n ur e

e

de qu ue

d

e C

DÁ RIC A

al

e

M

REP D. ES

an

ipiélago azaruto

P

I

e

de a Inhambane

ai

l ac Isl Is sla d de e Inhac In Inh aca aca

OCÉANO ÍNDI 300 00 km

O

está más dominada por los manglares y el vasto delta del río Zambeze. La RN1 se esconde otra vez tierra adentro hasta Nacala, donde vuelve a serpentear por la costa. Poco antes de Nacala, ya a 2.200 km de Maputo, aguarda la Ilha de Moçambique, el gran patrimonio histórico del país. Pequeña y conectada por un puente al continente, posee ese espíritu de decadencia grandiosa, con fachadas desconchadas olvidadas por la historia y otros edificios restaurados con el maná monetario de la declaración de Patrimonio de la Humanidad. El fuerte de San Sebastián es la construcción más importante de la época portuguesa, junto al monumento a Luis Camões, que escribió parte de la gran epopeya Os Lusíadas (1572) en esta isla encantadora. Pero si Ilha de Moçambique se distingue por algo es por esa arquitectura swahili que recurre a las fachadas de coral.

Desde la isla de Mozambique partían rutas hacia el lago Niassa y el interior de África. La pequeña islita era un centro del comercio portugués de especias, de tráfico de esclavos y de influencias con los reinos de la costa swahili. Ahora perdura como un enclave que abre una perspectiva histórica del Mozambique que durante siglos tejió los hilos de las culturas del Índico. Más al norte, hacia la frontera con Tanzania, queda la sorpresa del archipiélago de las Quirimbas, playas de ensueño pero ya diferentes, de calas más recónditas y rocosas. Los más intrépidos quizá prefieran un safari por la reserva de Niassa, una aventura al margen de los animales que se pueda fotografiar, la última maravilla de uno de los países más diversos y desconocidos de África. ]


NAMPULA Esta provincia del interior alberga moles de roca calcรกrea que emergen entre los campos de cultivo.


JAMES BIAN

CANADÁ PARQUES DE LAS ROCOSAS FERNANDO GONZÁLEZ-I.SITGES, GUIONISTA DE REPORTAJES DE NATURALEZA Y VIAJES


UN MUNDO PERDIDO La espina dorsal de NorteamĂŠrica es una cordillera aĂşn por explorar, con extensas masas de bosques y glaciares gigantescos.


CALGARY Esta cosmopolita ciudad es la puerta de entrada a las Rocosas canadienses. A pocos kilómetros se encuentra el parque de Banff.

T

ras doce horas de vuelo sobre el Atlántico, Calgary apenas nos retiene el tiempo justo de alquilar una autocaravana y lanzarnos rumbo al corazón de las Montañas Rocosas, un territorio de lagos y bosques sin fin. El paisaje tarda pocos minutos en despojarse de cualquier vestigio de civilización más allá del asfalto. Millones de hectáreas de territorio salvaje e inexplorado se abren en el horizonte y únicamente dos carreteras (la Trans-Canada Highway primero y la Icefield Parkway después) enlazan los parques que se suceden entre la cosmopolita Calgary y la remota Jasper.

Poco antes de llegar a Canmore, la población que linda con la frontera del Parque Nacional Banff, tres gigantes de roca con restos de nieve y hielo despuntan sobre los árboles y el río Bow. Los tres picos, casi de la misma altura, están unidos por una matriz rocosa que las convierte en una espléndida montaña denominada Tres Hermanas. El mayor tiene 2.936 m de altitud, aunque el más

codiciado por los escaladores es el pequeño, que con 2.694 m ofrece una gran dificultad técnica.

En Canmore decidimos empezar a conocer esta colosal cordillera desde sus cimientos. A solo 40 minutos de la oficina de turismo un sistema de cuevas se adentra en las entrañas de las Rocosas, un paraíso geológico que se recorre en compañía de guías. De vuelta a la superficie intentamos acercarnos hasta otra de las cumbres más sugestivas de la zona: el monte Assiniboine (3.618 m), conocido como el «Cervino americano» por


PIETRO CANALI / FOTOTECA 9X12

N

A

D

Á

Calgary Ottawa Toronto O

C PA

ESTADOS U NI D OS

Washington

ÍF IC

O

O

A

C

T

É

L

A

Á

N

O

Vancouver

A

N

C

IC

La ciudad de Banff aparece como un oasis urbano en medio de este océano de bosques. Las casas de perfil bajo y techos apuntados no son porque sí: entre noviembre y abril toda esta zona se cubre de

nieve y ofrece innumerables posibilidades de practicar deportes de invierno. En verano, el cielo despejado promete infinidad de caminatas de distinto nivel y dificultad, para familias con niños y también para quien quiera adentrarse varios días por el bosque.

T

dores del ferrocarril descubrieron aguas termales e intentaron explotarlas. El entonces primer ministro John A. MacDonald protegió la zona en 1885 como una pequeña reserva de 26 km2. Dos años después se amplió a 674 km2 y adquirió la categoría de parque. Desde entonces siguió creciendo hasta alcanzar los 6.641 km2 actuales.

NO OCÉA

su forma piramidal. El nombre de Assiniboine, que significa «tipi de piedra», se lo dio en 1885 el geólogo George M. Dawson porque las nubes de la cima, siempre en movimiento, le recordaban el humo saliendo de una tienda india. No hay carreteras que perturben las soledades boscosas de este gigante, de ahí que alcanzar su base sea un objetivo de viaje en sí mismo. Regresamos a la Trans-Canada hasta que un cartel con un rústico techado de madera nos da la bienvenida al Parque Nacional de Banff, el más antiguo de Canadá. A finales del siglo xix unos trabaja-


Unos kilómetros más adelante nos detenemos a contemplar la famosa Curva de Morant, el punto donde el río Bow y la vía del ferrocarril serpentean en paralelo. El nombre es un homenaje a Nicholas Morant, el fotógrafo de la Canadian Pacific Railway que a mediados del siglo xx dio fama a la línea férrea que unía Toronto y Vancouver con las fotografías tomadas desde este lugar. Al levantar la vista vemos que las primeras luces del día se reflejan en las paredes de roca gris y en las lenguas glaciares que se descuelgan de las cumbres. Poco más de

una hora después de nuestra salida del hotel de Banff llegamos a Lake Louise, un pequeño núcleo turístico fundado en 1890 como Laggan Station junto al lago Louise.

El viento frío mueve las hojas de los árboles produciendo un eco sordo en el fondo del valle; mientras, resuena el murmullo del agua corriendo en arroyos o saltando en cascadas. No hay ningún otro sonido, ninguno ajeno al mundo natural. Por eso el Château Fairmont, el legendario hotel construido por la Canadian Pacific Railway a principios del siglo xx, resulta tan chocante. Sin embargo, un breve paseo demuestra que el enclave no ha perdido su condición de «salvaje». Las aguas del Louise proceden de los glaciares Victoria y Lefroy, de ahí su gélida temperatura y ese azul blanquinoso, que va variando el tono a medida que el sol lo calienta. Las posibilidades de disfrutar de este paisaje son numerosas: desde navegar en canoa, hasta realizar una ruta a caballo o en bicicleta, escalar y por supuesto, caminar. Desde el embarcadero del hotel parte el itinerario al monte Fairview (2.736 m), un sendero de 955 m de desnivel que se realiza en unas 5 horas y que ofrece panorámicas sensacionales. Pero el lago más fotografiado de las Rocosas de Canadá es sin duda el lago Moraine. Se localiza a 14 km de distancia de Lake Louise, encajado en el llamado Valle de los Diez Picos, un circo rocoso que cierra el horizonte de aguas turquesas donde mueren gigantescos glaciares. Los carteles explicativos sobre la fauna y flora de la zona son el único vestigio de civilización. Ante este espectáculo natural resulta fácil entender que el Moraine fuera escogido para decorar los billetes de 20 dólares canadienses.

PIETRO CANALI / FOTOTECA 9X12

Mientras saboreamos un delicioso salmón en un restaurante de la calle principal, ordenamos los folletos y mapas conseguidos en la oficina de información del parque. La ciudad de Banff, equipada con todos tipo de servicios, es el epicentro de una reserva que recibe más de cuatro millones de visitantes al año. Las aguas termales que dieron origen al parque están integradas ahora en hoteles con vistas panorámicas a las espectaculares montañas. Acabamos la jornada sumergidos en una de esas piscinas termales, disfrutando del contraste con el aire frío que trae la noche. El deseo de vivir un encuentro con la fauna de las Rocosas nos levanta al alba, pues las primeras horas del día ofrecen más oportunidades. Dejamos la Trans-Canada para tomar la Bow Valley Parkway, una carretera más solitaria que sigue rumbo norte por el cauce opuesto del río Bow. Al poco rato, un rebeco blanco de las Rocosas (Oreamnos americanus) y su cría cruzan indiferentes la carretera. Paramos el vehículo y bajamos para seguir con la vista su ascenso confiado y ágil por los cortados pedregosos.


LAGO MORAINE Es uno de los mayores reclamos del P.N. Banff. La muralla pĂŠtrea del Valle de los Diez Picos delimita sus aguas.


El carnero de las Rocosas, originario de Asia, cruzó el estrecho de Bering durante las glaciaciones.

AGE FOTOSTOCK

LA GRAN FAUNA AMERICANA

AGE FOTOSTOCK

Los vegetales constituyen el 90% de la dieta del oso grizzly. En la foto, una osa y sus crías.

La carretera del Bow Valley (Banff-Lake Louise) y la Icefields ofrecen avistamientos sin salir del vehículo. En las zonas boscosas abundan ciervos, osos negros y grizzly. Cerca de Lake Louise se ven lobos (reintroducidos en 1982). En los roquedos, carneros y cabras de las Rocosas. Los alces y wapitis, cerca del lago Waterfowl, en la Icefields. Las primeras y últimas horas del día son las mejores para observar animales.


ROBERTO IVAN CANO

En verano, el alce vive solo o en grupos familiares. En invierno forma pequeños rebaños.

AGE FOTOSTOCK

Las patas del lobo, con una pequeña membrana en cada dedo, están adaptadas para caminar por nieve blanda.


Los senderos en torno al lago y, de hecho, todos los caminos que van apareciendo a lo largo del viaje están señalizados con carteles que explican desde qué hacer en caso de encontrarse con un oso, hasta el papel ecológico de los incendios. Esto último resulta interesante por la diferencia respecto a nuestro país, con mucha menos masa boscosa. En todos los parques de las Rocosas, tanto en Canadá como en Estados Unidos, cada año se provocan incendios de forma vigilada, algo que ya hacían los indios nativos antes de la llegada del hombre blanco. Con este fuego controlado se consigue regenerar el bosque y, al mismo tiempo, evitar incendios aún más devastadores. Seguimos una pista que sale del lago Moraine y serpentea entre píceas, abetos y pinos. Un grupo de wapitis, los ciervos más grandes de Norteamérica, se cruza en el camino hacia la orilla del lago. No parecen asustarse lo más mínimo. Más de cien años después de haberse prohibido la caza, los animales del parque se muestran muy confiados con las personas. Y eso tiene sus riesgos. En numerosos puntos se alerta de la presencia de osos grizzly que, en ocasiones, obligan a cerrar alguna de las pistas abiertas al turismo. Seguimos a los wapitis hasta la orilla del lago, mientras un águila calva sobrevuela el escenario.

El parque de Banff es el lugar perfecto para observar la fauna de las Rocosas. En sus bosques habitan osos negros y grizzlies, carneros y rebecos de las Rocosas, coyotes y glotones, ciervos de Virginia, alces y wapitis… Y desde hace poco el mayor mamífero de Norteamé-

rica: el búfalo o bisonte americano (Bison bison), un bóvido que puede alcanzar los 1.000 kg de peso. Extinguido de Banff hace 140 años, a principios de 2017 el Servicio de Parques Nacionales de Canadá introdujo 16 ejemplares en un área remota del parque. Los visitantes no podrán verlos hasta que su número crezca y colonicen las áreas más cercanas a la carretera principal, pero es más que probable que en pocos años se conviertan en un poderoso reclamo turístico.

Al día siguiente tomamos rumbo al Parque Nacional Yoho. Conducimos despacio, como queriendo minimizar nuestra presencia en este santuario natural. Tomamos la Trans-Canada Highway para salir de la provincia de Alberta y entrar en la de Columbia Británica. Yoho nos recibe con un amanecer entre montañas, glaciares, bosques y lagos que reivindica su nombre, pues en el idioma de los indios cree yoho significa «asombro» o «maravilla». Eso es exactamente lo que reflejan nuestros rostros al ver una osa negra con dos oseznos pastando en la cuneta despreocupadamente. Disfrutamos desde el coche del encuentro, no bajamos ni les damos comida. La pacífica osa puede sentir amenazadas a sus crías y convertirse en cuestión de segundos en una fiera extremadamente peligrosa. Tras desviarnos hacia el norte por una carretera secundaria, llegamos al lago Emerald o Esmeralda. Cuando parecía que ya ningún lago podría impresionarnos, aparece este espejo de desbordante belleza. El guía Tom Wilson quedó también maravillado cuando lo descubrió


AGE FOTOSTOCK

RÍOS DEL PARQUE NACIONAL JASPER Los glaciares del campo de hielo Columbia dan origen a ríos de aguas turquesas que se abren paso a través de cañones y cascadas de vértigo. En la imagen, el Sunwapta.


PIETRO CANALI / FOTOTECA 9X12

en 1882, durante una salida para recuperar una manada de caballos desperdigada por la zona. El recuerdo de aquella época de colonos, vaqueros y tramperos que se internaban en el territorio sin mapas de ningún tipo permanece en el Emerald Lake Lodge, un hotelito de madera de inicios del siglo xx.

Alquilamos una canoa y a golpe de remo nos internamos en el lago Emerald. A nuestro alrededor el paisaje no deja de sorprendernos: en las orillas crecen orquídeas, allá vierte sus hielos el glaciar Michael, entre las hierbas altas pasta algún

alce y sobre las aguas se dibuja la sombra de un águila. Dar la vuelta al lago a pie es otra de las actividades más populares, aunque el parque propone actividades más específicas y exigentes. Es el caso de la excursión a Burgess Shale, donde se han descubierto fósiles marinos con más de 505 millones de años. Ya de noche, Yoho aún se reserva un espectáculo natural más: las estrellas perfilan enormes montañas cubiertas de hielo y nieve, mientras las aguas calmas del lago reviven el universo reflejado en su superficie. Al amanecer retomamos la ruta hacia Jasper, unos 150 km al norte,

por la Icefields Parkway. Esta carretera conecta los parques de Banff y Jasper a lo largo de 232 km, siguiendo la línea divisoria de aguas y atravesando una zona con más de 100 glaciares, cascadas, lagos y bosques centenarios. Un alce grande y tranquilo nos obliga a detener el coche. Su paso lento y su cuerpo enorme y zancudo cruzando el asfalto explican por qué en una carretera tan buena como esta no se puede circular por encima de los 90 km/h. Lo cierto es que no creo que en todo el día hayamos pasado de la mitad de la velocidad requerida.


LAGO PEYTO

AGE FOTOSTOCK

¿Un oso o un lobo? Desde el mirador de Bow, el perímetro del lago dibuja una reconocible forma pintada de azul turquesa.

La Icefields Parkway a su paso junto al lago Bow.


PAUL ZIZKA

A nuestra izquierda el lago Bow se pega a la carretera como una enorme lámina líquida de azul turquesa. Sus aguas proceden de los glaciares Crowfoot, Wapta y Bow, largas lenguas que bajan de los montes Thompson (3.089 m) y Crowfoot (3.050 m). Ambas cumbres son objetivos para montañeros con experiencia, así que preferimos acercarnos al Num-tijah Lodge, cuyo tejado rojo destaca sobre el verde entorno, y después alcanzar el pie del glaciar Bow y la cascada que lo corona. El silencio solo queda interrumpido por los silbidos de las marmotas que han detectado nuestra presencia. De nuevo en la Icefields Parkway, una pista se desvía hacia el oeste

camino del mirador Bow Summit, que se asoma sobre el lago Peyto. La vista es sobrecogedora, con la inmensa clapa de agua extendiéndose por un valle encajado entre montañas. Bosques de coníferas tapizan el paisaje del que despuntan cumbres estratificadas por nieve y glaciares. El lago es de un color tan uniforme que, si no fuera por el movimiento de las nubes que proyectan sombras oscuras sobre su superficie, parecería completamente plano. A Ebenazer William Peyto, guía y trampero local al que debe su nombre el lago, también debieron de cautivarle estos paisajes porque cambió sus cepos por un título de guarda del parque allá por el año 1913.

Durante los próximos kilómetros la carretera gana altura y los glaciares se van adueñando del paisaje. Entramos al Parque Nacional Jasper por la que podría considerarse su puerta más espectacular: el centro de visitantes del Campo de Hielo Columbia. Bajo su cubierta verde se exponen interesantes muestras sobre historia natural y glaciología.Una maqueta tridimensional da una idea de la relevancia geográfica de este lugar, la mayor acumulación de nieve y hielo de las Rocosas. Como un gigantesco corazón de 259 km2, el Columbia Icefield bombea sus aguas glaciares hacia ríos que desembocan en tres océanos: el Ártico, el Atlántico y el Pacífico.


COLUMBIA ICEFIELD Más de 100 glaciares se desprenden de este campo de hielo, situado entre los parques Banff y Jasper. En la imagen, una aurora boreal sobre el glaciar Athabasca.

Desde el centro de información se organizan salidas en vehículos de seis ruedas con tracción que incluyen caminatas sobre el hielo. Con 6 km de longitud, el Athabasca es el glaciar más accesible y el que permite a los visitantes andar por una de las zonas de hielos más antiguas del planeta. Las opciones van desde un circuito de tres horas hasta una salida de jornada completa. Tras la experiencia glaciar, el descenso rumbo norte hacia la ciudad de Jasper se nos antoja mucho más ligero. En el horizonte, centenares de cimas nevadas se pierden en la distancia como un mar de roca encrespado. Millones de hectáreas sin una carretera, sin una casa, se extienden a nuestro alrededor.

JAY DALEY

El cañón Maligne en invierno.


9 0

Prince George

M

R

Monte Robs bs 954 m 3.95 9

a p

Dra Valley all

atas asca

M

E R

O

P ac

We e sk wi

Alder Fallss A

A

Panoka ka a R Rocky M

N

Lago Medicine

T

A

mb i

Ñ

Caroline e

ay y

I n Innisfail Inn

Gl cia a

R

V n ou Vancouver uv

S Na

Olds

nal

me

A

O

N I

S

P N Glacier la

A

á i

Yoho Lago Mo Moraine Monte Assiniboine ibo ib b

S

V

re on n

5 0

C

U I T

Parkway

a m e Thr

2 0 S2

0 km km

dr

ers 3 36 6m

C

1 0

y

ko o ks

De Calgary a Jasper, la travesía de las Rocosas de Canadá 1 Calgary. Aeropuerto principal de la zona, posee museos interesantes, como el Heritage Village.

6 Columbia Iceield. El gigantesco campo de hielo dispone de un interesante centro de interpretación.

2 Three Sisters y Assiniboine. Dos moles rocosas espectaculares que se alzan cerca de Canmore.

7 Jasper. Una buena base para visitar el parque. Vale la pena su museo de vida salvaje, el Wildlife Museum.

3 Banff. Con agencias de guías y tiendas especializadas en montaña.

8 Valle Maligne. Un magnífico enclave para el descenso de barrancos y las rutas en barco por el lago.

4 Lake Louise. Un pequeño núcleo turístico en torno a un bello lago. 5 P. N. Yoho. El lago Esmeralda y el O'Hara son sus mayores atractivos.

9 Monte Robson. El pico más alto de las Rocosas se puede contemplar desde un mirador accesible a pie.

Las Rocosas canadienses aún conservan el misterio de los sitios inexplorados, de los pocos lugares del planeta que la civilización no ha logrado dominar. El Parque Nacional de Jasper es una porción de ese «mundo perdido» y el mirador Glacier Skywalk se asoma a él desde su plataforma semicircular de cristal, sostenida a 280 m de altura sobre el valle de Sunwapta. Se localiza a pocos minutos en coche del centro de visitantes Columbia Icefield. El parque Jasper recibe muchos menos visitantes que su vecino

del sur, Banff, a pesar de contener innumerables maravillas naturales. Las cataratas Sunwapta y las Athabasca, con 18 y 23 m de caída respectivamente, se cuentan entre las más espectaculares. Ambas se localizan a poca distancia de la carretera Icefields Parkway camino de la ciudad de Jasper. El salto del Athabasca impresiona por la fuerza del agua, un espectáculo que puede observarse desde varias plataformas y que hacen desear volver aquí en invierno para ver la cortina de agua congelada.

Después de varios días sumidos en plena naturaleza, las calles de Jasper incluso nos parecen bulliciosas. Lo cierto es que esta localidad de menos de 5.000 habitantes es de lo más tranquila. Fundada en 1810 como base de la North West Company, tomó el nombre del vigilante de la estación, Jasper Hawes. Tras la caída de la demanda de pieles, en 1884 quedó abandonada hasta la llegada del ferrocarril en 1911 y la apertura de la carretera a Edmonton en 1927. En la actualidad, su centro es un hervidero en verano de familias


MARK SKERBINEK / GETTY IMAGES

MONTE ROBSON El coloso de las Rockies mide casi 4.000 m y es uno de los mayores retos alpinísticos de América del Norte.

y montañeros que curiosean por las tiendas o contratan excursiones a pie, rutas en canoa, descenso de barrancos o salidas de escalada. Una actividad familiar a poca distancia del centro consiste en subir al Jasper SkyTram, un funicular que asciende en 7 minutos hasta los 2.277 m del monte Whistler.

Más al norte, pasando de nuevo a la Columbia Británica, el parque provincial Monte Robson permite a los escaladores soñar con coronar el pico más alto de las

Rocosas, de 3.954 m. En compañía de un guía, el ascenso requiere de 3 a 5 días. A la dificultad técnica debe sumarse la larga marcha de aproximación desde la carretera Yellowhead, la única que atraviesa el parque y el único punto desde donde, gracias a un mirador, se puede observar el llamado «King of the Rockies» sin necesidad de una caminata. Desde aquí resulta imposible no sentirse en la última frontera de América. El Parque Nacional Jasper tiene 10.878 km2 a los que se suman los

2.249 km2 del parque del Robson, y solo hay una carretera, así que explorar el territorio al completo es una tarea ciclópea. Sin embargo aún reservamos unos días para disfrutar del lago Maligne, muy cerca del pueblo de Jasper. Un barco recorre su perímetro y se acerca a los glaciares que lo alimentan, aunque también existe la opción de navegarlo en canoa o caminar a su alrededor. Nuestro viaje concluye con un regalo poco habitual en verano: en el cielo nocturno, una aurora boreal traza etéreos halos de colores. ]


BORA BORA Es la isla mรกs icรณnica. Estรก rodeada por una barrera coralina con islotes bajos (motus) que encierran una laguna de aguas turquesas.


PHILIPPE BACCHET

TAHITÍ PEDRO MADERA, PERIODISTA DE VIAJES Y CULTURA


MARTIN VALIGURSKY / SHUTTERSTOCK

Laguna de Moorea.

N

o es ficción: Tahití y sus islas son el destino más deseado en cualquier lista de «paraísos». Huahine, Moorea o Bora Bora, en el archipiélago de la Sociedad, invitan a un viaje distinto cada una: en velero, de buceo, para disfrutar de playas de coral o para vivir lejos de la civilización como Gauguin o los amotinados de la Bounty.

En la pastelería de D. Hilarie de Papeete, la capital tahitiana, los niños casi se comen los dulces con la mirada mientras en las estanterías se alinean las baguettes. Solo por las camisas floreadas de la marca Hinano y los billetes de francos CFP advertimos que no estamos en París, Lyon o cualquier otra ciudad gala. ESTADOS UNIDOS

A

CO

É

XI

Hawái

C

O

N O P

A

C

Tahití

O IC ÍF

POLINESIA FRANCESA

Al salir de la pastelería y dejarnos guiar por las calles bajo un cielo excesivamente azul, el escenario cambia por completo. Esto no es Francia, desde luego. Nos hallamos en el centro administrativo y principal ciudad de la Polinesia Francesa, la puerta a un territorio compuesto por 118 islas dispersas en 4.200 km2 de océano. Un paraíso de catálogo muy real. Al viajero se le escapa una sonrisa en cuanto se integra en el ambiente de Papeete. La temperatura es perfecta –unos 25 °C de media anual–, abundan los cocoteros, bananos, palmeras y castaños del Pacífico, y predomina el aroma de la buganvilla, la gardenia,

el jazmín y la jacarandá. Hasta la presencia de algún tejado de chapa oxidada resulta elegante. Sin querer caer en lo cursi, algo transmite una fuerte carga de felicidad que se evidencia en los propios vecinos de Papeete, que también sonríen sin cesar, como si no pudieran evitarlo. Ya lo hacían sus antepasados, y los antepasados de sus antepasados. La felicidad tahitiana impresionó a los primeros europeos que llegaron a sus costas en el siglo xviii. Algo que, por otra parte, parecía natural pues aquellos isleños no solo vivían rodeados de playas de arena blanca y aguas transparentes junto a las que crecía una selva tropical, sino que además satisfacían fácilmente sus necesidades de vestido,


MOOREA

LYS MOYA-ANGELER

Una pista panorámica asciende hasta alcanzar el Belvedere, un magnífico mirador desde el que se contemplan la bahía de Cook y la de Opunohu.


BORA BORA

PEJA / FOTOLIA

El monte Pahia (619 m) se eleva tras la villa de Vaitape, en la costa oeste. Es la segunda altitud de la isla despuĂŠs del monte Otemanu, de 727 m.


alimento y vivienda porque tenían al alcance de la mano todo lo que podían desear. Resulta evidente que Papeete ha crecido al abrigo de la cultura francesa. Posee su propia Notre Dame, solo que mucho más colorida y a poca distancia del mar, en la Rue du Général de Gaulle. La ciudad también cuenta con una zona comercial, cuya calle más emblemática es el Centro Vaima, pero aquí las tiendas se intercalan con mercados locales llenos de color y movimiento. Y aunque no tiene un Jardin des Plantes como el de París, se puede disfrutar de varios parques botánicos, como el de Mataoa o el de Harrison Smith. Además, la capital polinésica goza de una activa vida cultural, animada por conciertos y festivales, galerías de arte y museos como el de Tahití y sus Islas –con objetos de la época precolonial–, el del Océano y por supuesto, el Museo de Paul Gauguin.

La sensación de hallarnos a millones de kilómetros de cualquier metrópoli es palpable incluso en Papeete, que a pesar de ser la localidad más grande del archipiélago cuenta con menos de 30.000 habitantes. Será por los cientos de palmeras, las casas que parecen sacadas de un dibujo infantil, ese modo de vestir desenfadado como si se viniera de una fiesta o de practicar surf, y esos andares propios de quien vive sin prisas. La existencia cotidiana en esta ciudad transmite el optimismo del vaso medio lleno, a pesar de que sus habitantes también hayan tenido que superar tragedias y penurias, como el gran incendio que a finales del siglo xix obligó a reconstruirla entera. Ya lo dice un proverbio de estas tierras: «los sueños y esperanzas se cumplen a pesar de las dificultades».


PANORAMIC IMAGES / GETTY IMAGES

A medio camino entre Australia y Estados Unidos, los cinco grupos de islas de la Polinesia Francesa (Sociedad, Marquesas, Tuamotu, Gambier y Austral) están lo suficientemente aisladas como para poseer su propia visión del mundo, benévola y alegre. Una forma de vida que en seguida adopta el viajero. Relax en las playas, snorkel en las lagunas, rutas a pie por bosques tropicales, buceo en arrecifes de coral, paseos en canoa o travesías en velero. Precisamente, viajar en barco por las islas permite entender mucho mejor la idiosincrasia polinésica.

Después de pasar unos días explorando el interior y las playas de la isla de Tahití, Moorea me parece más cerca del paraíso. Más aun entre finales de junio y julio, cuando el árbol local, el atae, florece y anuncia el paso de grandes grupos de balle-

nas. La isla tiene forma de triángulo equilátero apuntando hacia el sur, el lado norte está cortado por dos bahías, la de Opunohu y la de Cook, que antiguamente delimitaban el cráter de un volcán. Cordiales, sonrientes y siempre con una flor sobre la oreja, los habitantes de Moorea no tienen nada que ver con las crónicas del capitán James Cook, que los describía como caníbales salvajes. Cook ancló su buque en 1769 en la bahía de Opunohu, aunque fueron otros dos exploradores los que primero avistaron la isla: Wallis y Bougainville. La fascinación de los europeos por estas islas comenzó en 1767, cuando Samuel Wallis fondeó con su barco Dolphin en Tahití, que reivindicó para Inglaterra bajo el nombre de isla del Rey Jorge. Antes que él, habían pisado suelo polinesio Fernando de Magallanes (s. xv),

Álvaro de Mendaña (s. xvi), Pedro Fernández de Quirós (s. xvi) y el holandés Jakob Roggeveen (1722).

Pocos meses más tarde que Wallis, el francés Louis Antoine de Bougainville fondeó en el lado opuesto de Tahití y reclamó la isla en nombre del rey de Francia. Quedó tan fascinado que le dio el nombre de Nouvelle-Cythère (Nueva Citera), en alusión a la isla jónica donde la mitología dice que nació la diosa Afrodita. Según relataría después, Bugainville creyó que era el auténtico jardín del Edén, donde el pueblo vivía feliz e inocente, lejos de la corrupción de la civilización, y la belleza se encontraba en cada rincón de la isla. Las crónicas de Bugainville fueron el principio de una leyenda que, a lo largo de los siglos xix y xx, atrajo a pintores, escritores y viajeros de alma


HUAHINE

VELVETFISH / GETTY IMAGES

Antes de la llegada de misioneros y balleneros europeos, Maeva era el centro polĂ­tico y religioso de este grupo de dos islas.

Raiatea alberga una frondosa selva con fuentes de agua y cascadas.


MICHELE WESTMORLAND / GETTY IMAGES

Laguna de Bora Bora.

inquieta de distintos puntos de Europa y América. Quizá por eso también nosotros nos hallemos aquí, en busca del paraíso. En eso pienso después de una salida en barca para nadar entre tiburones y rayas. Vestido con un pareo anudado a la cintura, la vida se me antoja fácil y feliz. Esa sensación perdura e incluso aumenta al día siguiente, cuando desembarcamos en Huahine, con fama de ser la isla más salvaje de la Sociedad. Y así nos lo parece: largas franjas de arena, rompientes que hacen las delicias de los surfistas y el mayor complejo de templos tradicionales o marae, construidos antes de la llegada de los europeos.

Para lo bueno y para lo malo, los famosos han sido y todavía son un reclamo turístico para la Polinesia. Todo el mundo busca la huella de Gauguin –se instaló en Tahití en 1895 hasta su muerte en 1903–, pero resulta mucho más poderoso el impacto de figuras del cine como Dino de Laurentiis, Marlon Brando o Halle Berry, o saber que Pippa Middleton pasó parte de su luna de miel en Raiatea. La hermana de la duquesa de Cambridge eligió como destino la isla que era

el centro religioso y social de los antiguos polinesios. Aquí se construían las piraguas que navegaron el Pacífico sur de punta a punta. Herman Melville, el autor de Moby Dick, dejó dicho en sus novelas que los tahitianos eran los mejores marineros del mundo, perfectos conocedores de las estrellas y las corrientes oceánicas. La primera vez que me traen el desayuno en canoa hasta el palafito en que me alojo pienso justamente en lo ideal que resulta Raiatea –y cualquiera de estas islas– para pasar una luna de miel. Un tópico en el que incurren decenas de miles de parejas cada año. Y tiene su porqué: si hay que elegir un destino realmente especial, viajar al escenario que impresionó a tantos exploradores, escritores y pintores parece una buena apuesta. Las pinturas de Gauguin y los cuentos repletos de leyendas tahitianas de Robert Louis Stevenson animaron a los intelectuales europeos del xx a embarcarse para encontrar la simplicidad y la luz del Pacífico. Como Jack London en 1907 a bordo del Snark, una travesía de la que dejaría constancia en su libro de fotografías El crucero


HAMISH STUBBS

LAGUNAS Entre la arena y el arrecife donde rompen las olas se forma una inmensa piscina natural donde nadan pequeĂąos tiburones y rayas.


I S L A S Vaitape Anau ISLA BORA BORA

6 0

D E

S O

5 0 ISLA TAHAA

Patio

Tapuamu

A R C H I P I É T A L A V E N T G O

Hipu

3 0

Haamene

Poutoru Tevaitoa

Bahía Faaroa

Tefatua Vaiaau 1.017 m Fetuna

4 0

E

L

Bahía Maroe

Bahía Bourayne

A

S

O

Parea

Haapu

C

I E

2 0

Bahía ISLA Bahía Cook MOOREA Opunohu

Bahía

ISLA Faatemu RAIATEA

I

S

Paopao L

A

Haapiti

Teavaro Tohiea 1.207 m

S

D

Papava

Papeete

Punaania ISLA TAHITI

E

B

O C É A N O

D

Maeva

Fare Uturoa

O

ISLA HUAHINE

P A C Í F I C O

20 km km

A

D

A

Mahina Papeno Mahaena Aorai 2.066 m

D

Hitiaa

Orohena 2.241 m

Istmo de Taravao Maraa Tautira R Papara L ton O Monte Ronvi Atimaono hae P ía V E 1.332 m Bah N T O Teahup Tea Teahup poo o

1 0

Tahití y la Sociedad, un jardín en pleno Pacífico 1 Tahití. La mayor isla de la Polinesia Francesa aloja su capital, Papeete. Además de playas, depara sorpresas como la cascada Vaimahuta, en el valle de Papenoo. 2 Moorea. La bahía Opunohu y la bahía de Cook son sus enclaves más célebres. Cuenta con diversos maraes o templos antiguos 3 Huahine. Menos turística que sus vecinas, está formada por dos islas. Cuenta con varios enclaves de buceo magníicos. 4 Raiatea. En esta isla se han hallado los sitios ceremoniales más antiguos de la Polinesia. Una carretera recorre su perímetro. 5 Tahaa. Se la conoce como la «isla de la vainilla» por las granjas que cultivan y procesan esta flor; algunas ofrecen visitas guiadas. 6 Bora Bora. Famosa por los islotes de su laguna y sus montañas.

del Snark (1911). O los periodistas y novelistas Aurora Bertrana y Josep Maria de Sagarra, que relataron sus experiencias polinesias en Paraísos oceánicos (1930) y El camino azul (1942), respectivamente.

La historia que más ha trascendido es, sin duda, la del HMS Bounty, cuya tripulación se amotinó cuando llegó la hora de regresar a casa: ninguno de aquellos hombres quería cambiar aquel mundo por la vieja Europa. Marlon Brando se enamoró de la Polinesia precisa-

mente al recrear aquel motín en la película Rebelión a bordo. Brando consiguió su propia porción del edén gracias a un contrato de arrendamiento de 99 años por el atolón de Tetiaroa, al norte de Tahití, en el que construyó un hotel ecosostenible y libre de petróleo gracias a un sistema que genera energía aprovechando los movimientos del mar. Bora Bora es otro destino legendario. Hoteles de lujo y otros más sencillos ofrecen cenas a la luz de la luna, en la playa o en velero. Durante

el día es posible realizar una excursión por la laguna, nadar entre peces de colores y rayas, o explorar a pie o a caballo el exuberante interior. O visitar en un día la vecina Tahaa, la «isla de la vainilla», donde se cultiva, procesa y vende la aromática orquídea introducida hace siglo y medio por los europeos.

Me animo a realizar una ruta en vehículo todoterreno hasta East Matira, el extremo sur de Bora Bora, y después compartir el almuerzo con una familia local, una de las mejores maneras de conocer la isla. En esta península quizá después me atreva a probar el surf. Para los locales más que un deporte es un medio de integración: los niños y el agua derriban cualquier barrera social. Los primeros europeos que pisaron las islas quedaron maravillados con aquella «extravagante y peligrosa» diversión de cabalgar las olas en los rompientes. Aunque también se practicaba en Hawái, se cree que el surf se inició primero en la Polinesia; el estilo era menos evolucionado, ya que los polinesios acostumbraban a coger las olas tumbados o de rodillas sobre una madera. Y es que, rodeados completamente de prístinas aguas, la vida aquí no puede sino transcurrir de cara al océano. Los relatos mitológicos cuentan que había cinco lunas sobre el cielo de Tahití que tenían rostro humano y quien las miraba fijamente se volvía loco. El dios creador Taaroa, enfadado con ese maleficio, las hizo temblar, lo que provocó grandes terremotos hasta que cayeron al agua. Fueron esas cinco lunas las que en su caída formaron las cinco islas al oeste de Tahití: Moorea, Maiao, Huahine, Raiatea y Bora Bora. Un paraíso celeste mecido por el Pacífico. ]


TESORO DE CORAL

DOUGLAS PEEBLES / AGE FOTOSTOCK

La gran visibilidad del agua hace posible observar corales con solo equiparse de gafas, tubo y aletas.


EXPOSICIONES

NIMES REVIVE SU PASADO IMPERIAL

TRILOGÍA

CHINA

PERIPLO POR CENTROEUROPA

DOS VIDAS EN UN MISMO PAÍS

El británico Sir Patrick Leigh Fermor (1915-2011) fue un historiador, además de un viajero empedernido y gran narrador. La odisea personal y literaria que inició en 1933 con su primer recorrido por el corazón de Europa (Rumanía, Grecia, Constantinopla...) dio como resultado una memorable saga de viajes: El tiempo de los regalos, Entre los bosques y el agua, y El último tramo, obra que ahora reedita RBA Libros en edición de bolsillo.

LaperiodistaGeorginaHigueras –colaboradoradeViajesNG–es unaexpertaensociopolíticade Asia,frutodesuexperienciacomocorresponsalenPekín,desus colaboracionesconuniversidadesasiáticasydesusnumerosos viajes por los países de la zona. La autora ambienta en China su primera novela en la que, a través de la amistad entre una mujerchinayotraespañolaque emigra a México, se narran los acontecimientosmásrelevantes del siglo xx en China.

■ El último tramo. Patrick Leigh Fermor. RBA Libros. 408 págs. 9,90 €

El nuevo Museo Romano se alza frente al bimilenario aniteatro de la ciudad.

FOTOGRAFÍAS: STÉPHANE RAMILLON / TOURISME VILLE DE NIMES; BUCHMANN GALERIE BERLIN / LUGANO

N

imes ha inaugurado el 2 de junio su flamante Museo Romano, un moderno edificio recubierto por una fachada ondulante de vidrio en la que se refleja su famosa Arena (siglo i). La exposición inaugural, Gladiadores, héroes del coliseo, muestra hasta septiembre piezas cedidas por museos de Roma, Pompeya y Nápoles. La colección permanente invita a viajar al pasado romano de esta ciudad gala, que los emperadores embellecieron con obras como el Templo de Diana y la Maison Carrée, ambas aún en pie. Destaca el Mosaico de Penteo, del siglo iii, descubierto en Nimes durante unas obras y restaurado para la apertura. El museo incluye un jardín interior, una terrazamirador y un restaurante con estrella Michelin.

Otras visitas recomendables son el Museo del Vieux Nimes, donde se muestra la vida en la ciudad desde la Edad Media, y el Carrée d'Art, museo de arte contemporáneo que exhibe Picasso, los años de conflicto, en cartel hasta marzo de 2019.

EL MOSAICO DE PENTEO El nuevo museo exhibe este magnífico mosaico romano restaurado. En la imagen, detalle de una máscara de teatro. ■ museedelaromanite.fr

HAWÁI

■ En busca de mi hermana china. Georgina Higueras. La Esfera de los libros. 381 págs. 20,90 €

SUIZA

UN PARAÍSO EN LA TIERRA Playas de ensueño, arrecifes coralinos, valles tropicales e imponentes volcanes convierten este archipiélago del Pacífico en un paraíso terrenal. Esta nueva guía de Hawái, escrita por expertos locales, incluye descripciones de lugares indispensables y de otros menos conocidos donde es posible disfrutar de experiencias auténticas. La obra se divide en una decena de capítulos (Honolulu, Waikiki, el Cañón del Waimea, el Valle del Waipi'o, el Parque Nacional de los Volcanes...), todos con detalladas descripciones, fotografías, mapas y apartados de datos prácticos.

■ Hawái. Varios autores. Editorial GeoPlaneta. 328 págs. 24,95 €

Art Basel 2018 llega a Europa El arte innovador que congrega el evento anual de Art Basel se instala en Basilea a partir del 15dejunio.Durante dos semanas,lasga asgalerías y museoss, pero también n los monumentos y calles se llen nan de propuestas rompedora as. Art Basel nació en 1970 como una plataform ma entre profesio onales. Hoy tam mbién se realizza en Hong Kong y Miami.

■ www.artbasel.com WColumna 

elíptica, escultura de Tony Gragg.


LIBROS Y ARTE

RELATOS

ASTURIAS

FOTOGRAFĂ?A

DIARIO DE UNA MUJER VIAJERA

RINCONES DEL PRINCIPADO

Este libro es la Ăşnica recopilaciĂłn editorial de los escritos de Nellie Bly, seudĂłnimo de Elizabeth Jane Cochran (18641922), una importante figura del periodismo estadounidense de siglo XIX. La obra capta toda la amplitud de su carrera. Las agudas observaciones de los lugares que visitaba, las notables crĂłnicas de guerra y los feroces artĂ­culos de opiniĂłn sobre la discriminaciĂłn de la mujer en su ĂŠpoca son tan valiosas hoy como hace 150 aĂąos.

EstaguĂ­arecogeunaselecciĂłn de 33 itinerarios por la costa y el interior asturianos, especialmente pensados para los aficionados al senderismo y la naturaleza. Desde las cuevas de Taramundo en el oeste a los acantilados de Buelna en el este, y por el sur hasta las braĂąas y lagos de Saliencia, las rutas descubren cascadas, desfiladeros,ermitas,montaĂąas y aldeas. Las propuestas van acompaĂąadas de una descripciĂłn,fotografĂ­asyfichatĂŠcnica.

BRUCE BARNBAUM, UN MAESTRO DE LA TĂ&#x2030;CNICA

â&#x2013; La vuelta al

â&#x2013; Asturias.

mundo en 72 dĂ­as. Nellie Bly. Ed. CapitĂĄn Swing. 432 pĂĄgs. 20,90 â&#x201A;Ź

Rincones que te sorprenderĂĄn. Varios autores. Sua Edizioak. 168 pĂĄgs. 17 â&#x201A;Ź

Desde la fotografĂ­a de laboratorio a la digital.

N

ueva reediciĂłn de este libro clĂĄsico especializado en tĂŠcnicas fotogrĂĄficas, escrito por el estadounidense Bruce Barnbaum (1943) y considerado el libro de fotografĂ­a mĂĄs leĂ­do, comprensible y completo. ReĂşne 200 imĂĄgenes con amplias explicaciones de este reconocido artista.

â&#x2013; La fotografĂ­a como arte. Bruce Barnbaum. Anaya. 407 pĂĄgs. 44,90â&#x201A;Ź.

Â&#x160;0=J@Ă&#x201E;=#=ODEKJAOQJ=HEIAJPK?KJIQU>=FK?KJPAJE@K@A OK@EK ÄŁICCÂ&#x160;2JIAJKN?KJOQIK@AOK@EK?KJPNE>QUA = I=JPAJAN H= PAJOEĂ&#x2030;J =NPANE=H JKNI=H )= #QJ@=?EĂ&#x2030;J "OL=Ă&#x2021;KH= @AH KN=VĂ&#x2030;J NA?KIEAJ@= OACQEN QJ= @EAP= R=NE=@= U AMQEHE>N=@= U QJ AOPEHK @A RE@= O=HQ@=>HA 0E QOPA@ PEAJA QJ=O ?KJ@E?EKJAO @EAPĂ&#x20AC;PE?=O AOLA?E=HAO K L=@A?A =HCQJ= AJBANIA@=@@A>A?KJOQHP=N=QJLNKBAOEKJ=H@AH=O=HQ@)=O =QPKNE@=@AO O=JEP=NE=O JK =?KJOAF=J ?KJOQIEN IšO @A  CN @AO=H=H@Ă&#x201E;=Â&#x160;*šOEJBKNI=?EĂ&#x2030;JAJSSSO=J@E=B=ODEKJ?KI


RITMO GLOBAL EVENTOS, MARCAS Y PUBLICIDAD Descubrir Ferrol y su provincia Turismo de Ferrol informa de itinerarios para seguir en la ciudad y en su provincia. Entre los paseos urbanos destacan la Ruta de la Ilustración o la del Modernismo. La ciudad coruñesa es también el punto de inicio del Camino Inglés (120 km), la ruta jacobea que atraviesa 18 municipios antes de llegar a Santiago. www.turismoferrolterra.es

El Hotel Majestic cumple 100 años El primer centenario del emblemático hotel & spa barcelonés se celebra durante todo el 2018 con propuestas gastronómicas, culturales y festivas. En verano algunos de estos eventos se realizan en la fantástica terraza del hotel. www.hotelmajestic.es

Complot IPA, la primera cerveza artesanal de Damm

Las pinturas prehistóricas de la cueva asturiana de Tito Bustillo

IPA es la abreviatura de India Pale Ale, un estilo de cerveza originario de la India del siglo XVIII, con el lúpulo como protagonista. La nueva Complot es la primera IPA mediterránea de Damm. Se elabora con ocho variantes de lúpulo, entre ellos el tipo Nugget, que cultivan en la localidad tarraconense de Prades. Este ingrediente aporta un amargor característico con sutiles toques de tierra y flor. Por la temporalidad de la planta, la cerveza se ha lanzado en edición limitada.

El macizo de Ardines en Ribadesella alberga la cueva de Tito Bustillo, un abrigo rupestre con grabados y dibujos, que este año celebra los 50 años de su descubrimiento con talleres y exposiciones.

El museo del Castelo de Soutomaior

HappyOne, para perros adultos

El antiguo Castelo de Soutomaior, situado en esta localidad de las Rías Baixas de Pontevedra, acaba de abrir como museo. Se trata de un monumento histórico, cuya visita incluye los extensos jardines de camelias y castaños. www.turismo.gal

La línea de alimentos para mascotas PetMaxi presenta Happy One, un completo pienso para canes adultos que aumenta las defensas naturales gracias a un complejo vitamínico y mineral. Sin OGM (organismos genéticamente modificados) y con Biocomplex, aporta vitaminas, probióticos y prebióticos que mantienen sano al animal.

www.turismoasturias.es

www.terracnc.com


N U E VO E P I S O D I O J U E V E S 22.00

Disponible en:

I Dial 104


PRÓXIMO NÚMERO

BALI Y LOMBOK Indonesia despliega hacia

CERDEÑA Playas de arenas doradas, pueblos con

ALASKA La gran travesía desde la ciudad de Ju-

BRETAÑA La ruta desde Nantes remontando la

VALLE DEL RIN Entre Coblenza y la milena-

VIENA El legado imperial de la capital austriaca nun-

el este una estela de islas con playas y volcanes, repletas de extraordinarios alicientes naturales y culturales.

neau hasta Anchorage y el monte Denali se adentra por una tierra indómita, cubierta de bosques y glaciares.

ria Maguncia, el gran río europeo discurre encauzado por riberas tapizadas de viñedos, castillos y pueblos medievales.

carácter y una gastronomía deliciosa bajo un cielo soleado. Esta isla italiana es el paraíso para una escapada estival.

costa descubre bellos pueblos como Concarneau, las ruinas prehistóricas de Carnac y el mítico bosque de Brocelianda.

ca deja de asombrar. El Danubio, los increíbles museos de arte y los barrios más actuales complementan la ruta.

Y TAMBIÉN...

TÍBET Desde el palacio del Potala de Lhasa hasta el

monte Kailas, este viaje recorre el techo del mundo, hogar de un pueblo nómada en pos de sus enclaves sagrados.

La sección EXPERIENCIAS sorprende con destinos insólitos. Las Escapadas invitan a descubrir el patrimonio y el ambiente de la ciudad de LEÓN, viajar a las verdes y acantiladas ISLAS FEROE o recorrer la costa de CATALUÑA. Además de la indispensable sección LIBROS Y ARTE.


Precios por persona en habitación doble, válidos para determinadas fechas de 2018. Incluye vuelos de ida y vuelta desde Madrid estancia en hotel y régimen indicado, tasas e impuestos. Nuestros precios son dinámicos (online), por lo que pueden tener variaciones en función de la fecha y hora en que se realice la reserva. Gastos de Gestión 0€. Consulta las condiciones de estas promociones en nuestra web. Precios sujetos a revisión conforme RDL 1/2.007. Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471.

Ruta por el Norte de la Isla Esmeralda

6 días desde 341€

Tus vacaciones empiezan en www.logitravel.com

Estamos a tu disposición en 971 080 635

Visita en Kinépolis Madrid nuestra Logitravel Store


volkswagen.es

Siempre tenemos un favorito. O dos.

T - R O C DESDE

T I G U A N DESDE

1 9 . 6 0 0 €*

2 1 . 8 0 0 €*

Todos sabemos cuál es nuestra canción, a qué lugar volveríamos una y otra vez y cuál fue el amor de nuestra vida. Pero si pensamos en el SUV de los SUV, no pensamos en uno sino en dos, y los dos son Volkswagen.

Gama T-Roc: consumo medio (l/100 km) de 5,1. Emisión de CO2 (g/km): 116. Gama Tiguan: consumo medio (l/100 km) de 4,7. Emisión de CO2 (g/km): 123. *PVP recomendado en Península y Baleares desde 19.600 € para un T-Roc Edition 1.0 TSI 85 kW (115 CV) y desde 21.800 € para un Tiguan Edition 1.4 TSI 92 kW (125 CV) manual 4x2 (IVA, transporte, impuesto de matriculación, descuento de marca y concesionario y bonificación de Volkswagen Finance incluidos), financiando a través de Volkswagen Finance EFC S.A., según condiciones contractuales un capital mínimo de 13.000 € y de 20.000 € respectivamente, con una permanencia mínima de la financiación de 48 meses. Oferta válida hasta 31/05/2018 salvo variación en las condiciones del precio del vehículo. Modelos visualizados: Nuevo T-Roc Sport y Tiguan Sport con opcionales.

Viajes NG (Junio 2018)  
Viajes NG (Junio 2018)  
Advertisement