Catálogo Bouquet. Leticia Zarza

Page 1

LETICIA ZARZA Bouquet

UTOPIA PARKWAY



LETICIA ZARZA


catálogo

Leticia Zarza Utopia Parkway textos

Enrique Andrés Ruiz Leticia Zarza impresión

Barquillo Print

UTOPIA PARKWAY galería de arte

Calle Reina, 11. 28004 +34 91 532 88 44 info@galeriautopiaparkway.com www.galeriautopiaparkway.com horario de galería

Martes a viernes de 12 a 14 hs / 17 a 20:30 hs. Sábados cita previa.


LETICIA ZARZA Bouquet 6 de mayo - 17 de junio

madrid

UTOPIA PARKWAY 2022



RECUENTO PARA LETICIA ZARZA ENRIQUE ANDRÉS RUIZ El primero sería un dibujo de Xavier Valls, muy tenue, como suyo, gris desvaído, un dibujo de los años 80. Es una puerta abierta a un interior en cuyo fondo, al menos mi imaginación presume algún otro espacio claro, luminoso, quizá una especie de jardín o patio, un lugar con plantas, seguramente. Ese espacio del fondo no se ve, está al otro lado de una vidriera. La puerta —y la casa y todo el lugar— tienen un aire mediterráneo, no sería extraño que el mar estuviera cerca. Antes de entrar por la puerta a la casa nos encontramos con una baranda flanqueada por dos macetas, con cactus o pitas. No hace tanto que tuve delante ese dibujo, apenas unos meses. Después supe, y vi, en Málaga, en una exposición de arte español del Centre Pompidou, que Valls había hecho una pintura del mismo lugar, la misma puerta, a la que, pensé inmediatamente, el dibujo pudo haber servido de base. La vidriera del fondo aparecía ahora con sus colores iluminados por la luz de aquel interior. La puerta acristalada —La Porte vitrée— era su título. Pero resultó — esto tardé en saberlo, a través del catálogo— que la pintura era muy anterior al dibujo, de mediados de los 60. Xavier Valls, además de como pintor, fue ese dibujante cuyos objetos, cuyas figuras parecen desmaterializadas, como si hubieran perdido su peso y gravedad. Se ha dicho a veces —se ha escrito— que en sus obras el tiempo se ha detenido. Es quizá el mejor modo de acusar recibo de esa especie de ensoñación que percibimos ante ellas, de irrealidad, de eternidad, si se quiere, en la que nos parece que sus objetos, sus figuras y sus paisajes son así para siempre. Así que el de Valls, y en concreto el de su puerta


vidriada, no es extraño que haya sido el primer recuerdo que me hayan evocado algunos dibujos de Leticia Zarza, justamente esos en los que también la vista frontal de algunas puertas ha acabado convirtiendo el dibujo en una composición geométrica, casi abstracta, si no fuera porque las puertas remiten a lugares muy anclados en la experiencia y en la biografía de la propia pintora: la de la Academia Peña (que fundara un hijo del pintor soriano Maximino Peña, un pintor de un naturalismo y costumbrismo algo tardíos, que se había formado con Casto Plasencia); la de su propio Estudio de Arte, sus líneas puras, severas, modernas; la de la galería Utopia Parkway, que es la de sus amigos. Además de esas puertas, entre los dibujos de Leticia hay otras arquitecturas. Una de ellas está vista oblicuamente: es la casa que el arquitecto Fernando Higueras proyectó para la actriz Nuria Espert en Alcocéber, la cancela cerrada, el ciprés, las vigas de hormigón a la vista, una balconada rectilínea… No hay nadie, el dibujo insinúa un cierto abandono, un olvido: las sombras en los espacios del interior, el polvo, el chasquido de alguna madera. Como sucede ante los dibujos de Valls, en los de Leticia Zarza la ensoñación nos toca como una mano que se adelantara hacia nosotros. Ella misma lo dice en el breve escrito que ha compuesto para este catálogo. Que “aparecen como un sueño”, dice de los edificios madrileños que también ha querido trasvasar a sus dibujos en un estado de aislamiento, de ensueño, de lejanía. Esas señeras construcciones —el edificio Telefónica, sobre el que se cernían los obuses de la guerra civil, o el Círculo de Bellas Artes— aparecen segregados de la vida en torno, como presencias singulares que hubieran pasado a otro ámbito de la realidad. Y a eso contribuye en una medida importante que esos edificios aparezcan en los dibujos recortados contra un fondo oscuro, del color del tabaco. Al verlos pensé enseguida en los proyectos vieneses de Otto Wagner, el famoso arquitecto que dio a esa ciudad su fisionomía moderna:


sus dibujos también presentan los edificios recortados contra áreas de oscuridad, también marrones, o grises, si la memoria no me engaña. Fue el segundo recuerdo que me vino a la mente. El distanciamiento es, pues, un ingrediente de la ensoñación, un síntoma suyo. Y en otros tres dibujos de Leticia muy llamativos, arquitectónicos también, esa distancia es subrayada por los vibrantes colores, casi fluorescentes, del papel sobre el que han sido suave, tenuemente trazados con duro grafito las fachadas del Museo del Prado, el Museo Thyssen y el Jardín Botánico. La extrañeza es, pues, parte del ensueño. Lo que los aleja de la realidad natural, de las calles en las que los edificios se asientan realmente, para pasar ahora a habitar como criaturas independientes en un mundo aparte, en un contramundo. Pero no todos los dibujos de esta callada, ensimismada pintora, son geométricos ni arquitectónicos. De hecho, el título — Bouquet— de la exposición, se refiere en su acepción más literal a un puñado de dibujos de plantas, la mayoría flores, claveles, helechos, alguna azucena. Los búcaros que las recogen son de nuevo meras estructuras geométricas, siluetas abstractas. Pero ante ellos, mis recuerdos me traen esta vez otros de Antonio López —de quien Leticia fue alumna—, en los que la exactitud de las líneas remarca incluso con sus diferencias de grosor, lo extraña y misteriosa que puede ser la realidad cuando es recreada en sus detalles más precisos. La exactitud, en los más puntillosos grados de nitidez, es, como ya sabemos, un seguro pasillo de entrada al misterio. Pero todavía hay entre estos dibujos uno en el que la extrañeza se hace aún más inquietante, el misterio resulta más enrarecido, opresivo casi. Una flor, un girasol, diríamos, emerge de un fondo negro que, por el título —In memoriam—, entendemos que denota un duelo. Tiene algo de espectral, como un fantasma de flor, que ahora parece declarar su familiaridad con otros de, no sé, de Odilon Redon, por


ejemplo, su famoso Ojo-globo, que fue motivo de un dibujo y luego de una litografía en una colección justamente titulada En el sueño. Dibujos de Redon, o quizá de Kubin, que entre unas cosas y otras nos llevan a territorios aparentemente lejanos de aquellas primeras imágenes racionales y rectilíneas de los dibujos de Leticia Zarza. Pero, así es: la dirección del sueño puede conducir a universos que no podíamos sospechar. De hecho, la meticulosidad, la precisión de algunos de estos dibujos parecen orientarnos hacia un clima que para entendernos llamaríamos germánico: el clima o la atmósfera del Magischer Realismus alemán, que Roh y Hartlaub pusieron en órbita en los años 20 del siglo XX, justamente. Lo confirma que, de pronto, casi postreramente, surja un dibujo que sirve de contrapunto a la exposición entera, también como un diapasón por el que todo el conjunto suena, en fin, en un determinado tono. Es un retrato de Chema Peralta, compañero de la pintora en el Estudio de Arte y pintor principal de la galería. Al verlo, enseguida quise acordarme —y no podía— de otro retrato. Sería mi último recuerdo. Alguien con bombín, me decía, con una mirada sesgada… ¿De qué otro retrato me estaba acordando? Para quienes llevamos mucho tiempo en esto, la experiencia de acercarse a una imagen pintada es la de poner en marcha el incesante girar de los recuerdos. Al fin, di con él. Se trataba del fantástico retrato del pintor Heinrich Maria Davringhausen (quien vivió una temporada en Toledo) que pintó su amigo Carlo Mense. El bombín, la mirada. Y todavía hay otro retrato de Mense —el de Underberg— al que evoca el de Chema Peralta con mayor proximidad: la calva, los ojos, la tensión del rostro… Bueno, es lo que puedo decir. Pero también creo que hacer recuento de una multitud de evocaciones de otros pintores, de otras pinturas, es lo mejor que se puede decir de cualquier artista.


Y sobre todo de alguien que como Leticia Zarza sabe muy bien que su arte no ha nacido ayer, que las sombras y las memorias se ciernen sobre su mesa de trabajo mientras el lápiz rasguea el papel y hace sonar sus notas. Q


Edificio Telefonica (2021) Acrílico y grafito sobre tabla, 65 x 54 cm



Círculo de Bellas Artes (2022) Acrílico y grafito sobre tabla, 65 x 54 cm.



Museo Thyssen (2021) Grafito sobre cartulina, 50 x 50 cm.



Museo del Prado (2022) Grafito sobre cartulina, 50 x 50 cm.


Jardín Botánico (2022) Grafito sobre cartulina, 50 x 50 cm.


El pintor Chema Peralta (2022) Grafito sobre papel canson, 42 x 29,7 cm.


Academia Peña (2022) Grafito sobre papel verjurado, 29,7 x 21 cm. y tecnología de realidad aumentada.


Galería Utopia Parkway (2022) Grafito sobre papel verjurado, 29,7 x 21 cm. y tecnología de realidad aumentada.


Estudio de Arte (2022) Grafito sobre papel verjurado, 29,7 x 21 cm. y tecnología de realidad aumentada.



La casa más bella de Fernando Higueras (2021) Grafito sobre papel canson, 42 x 29,7 cm.


Bouquet I (2021) Grafito sobre papel basik 150gr. 70 x 50 cm.


Artificio I (2021) Grafito sobre papel basik 150gr. 70 x 50 cm.


Bouquet II (2022) Grafito sobre papel basik 370 gr. 70 x 50 cm.


Artificio II (2022) Grafito sobre papel basik 370 gr. 70 x 50 cm.


In memorian (2022) Lápiz Conté sobre papel Canson 65 x 50 cm.


Domingo de Ramos (2022) Grafito y acrílico sobre papel basik 370 gr. 50 x 70 cm.



A través del dibujo y su silencio transito por lugares que me hacen ser quien soy. Los edificios se me presentan como templos de Arte, de belleza y armonía, que no solo son especiales como continentes sino también por su contenido. Me paro a conocer quién hizo y qué ha significado o significa la arquitectura en esta ciudad que habito, Madrid. Como joyas, como reliquias de gran formato se erigen en las calles, llenas de gente que pasan y las miran, muchas veces a través de la pantalla de su móvil y sin conocer mucho de ellas. Me sitúo frente a uno de los primeros rascacielos de Europa, el Edifico Telefónica en la Gran Vía del arquitecto Ignacio de Cárdenas o frente al mítico Círculo de Bellas Artes en la calle Alcalá del inconfundible Antonio Palacios. Los miro solitarios sin el ruido de los visitantes, como grandes monumentos de su tiempo. En el epicentro capitalino me encuentro con dos grandiosos museos: el Thyssen y el Prado, a los que nunca me canso de volver. Aparecen como un sueño, leves sobre el color como el revelado de una fotografía. Junto a ellos, una puerta a un maravilloso jardín en el corazón de Madrid (Jardín Botánico). La naturaleza viva dentro de una gran ciudad, un oasis, una colección de vegetales en los que es un auténtico placer perderse. En esa labor pedagógica de entender qué son esos lugares y lo que han significado en la sociedad llego a descubrir la importancia de su valor, a veces olvidado en el tiempo. Paseando por la Plaza Mayor, en una esquina de los soportales hay una puerta con mucha historia no solo por su ubicación sino por mi memoria. Durante al menos un año traspasé la puerta de la Academia Artium Peña para aprender a dibujar y como yo, cientos de futuros licenciados en Bellas Artes.


He crecido en mi madurez en la galería Utopia Parkway con Lola Crespo, Ricardo y los artistas. Es la fuente de la que bebo y hoy me lleva al papel de artista. A la devoción profunda y el respeto se añade la responsabilidad. La arquitectura de sus puertas por tanto, cobran una dimensión mayúscula. Se cierra esta serie de puertas con mi Estudio de Arte. Una academia de pintura, mi lugar diario, el de mis compañeros y los alumnos a los que enseñamos. Ahí sembramos en el público amateur, en los niños y jóvenes el amor por el dibujo y la pintura en todas sus versiones. Y ahí, además, tengo la suerte de tener a mi lado al pintor Chema Peralta. Las puertas que estoy representando, además de expresar mi emoción personal en relación al lugar del que vengo y el lugar en el que soy en este momento, son puertas al Arte. Trato de enseñar esos lugares mágicos, de los que es imposible saberlo todo y que están llenos de muchas historias que te puedes imaginar. Estos dibujos cuentan con realidad aumentada de la mano de Pedro Seco (https://www.vidibond.es/) y con la ayuda técnica en los audios de mi hermano, Antonio Zarza (https://www. antoniozarza.es) Existe otro lugar al que viajo cada verano. En mi camino matutino encuentro una casa que siempre me ha parecido sumamente bonita y en algún momento abandonada. Cuando la descubrí pensaba que era una construcción de los setenta de alguien importante. Durante muchos veranos he caminado delante de ella hacia mi destino sin poder dejar de admirarla. Se trata de la “Casa más bella” que Fernando Higueras diseñó para Nuria Espert. Tener esa joya en un pueblecito de la costa castellonense me parece un prodigio y siento que no puede ser un lugar olvidado, por eso está entre mis dibujos. El arte floral de los bouquets es un tema recurrente representado a lo largo de la historia del Arte. Sus flores, hojas y


ramas te hipnotizan. Frágiles e inmóviles sabes que su vida es corta y que el tiempo juega en su contra, pero son verdaderas, auténticas y proceden de la vida. Vienen de parte de las personas que te quieren. A su lado los artificios, copias de materiales sintéticos que inundan nuestras casas para disimular nuestras carencias. Pero ahí están, impasibles, a veces cogiendo polvo. Mientras dibujo comienza una terrible guerra en Ucrania. Es un hecho que no puedo obviar en este proceso creativo. Me atrevo a dibujar un girasol, símbolo de su pueblo que está siendo cruelmente destruido (In memorian) Y para acabar este conjunto, este Bouquet de dibujos, el Domingo de Ramos. Símbolo de esperanza y de paz, cristiano y universal. Q Leticia Zarza En Madrid, abril de 2022



este catálogo de dibujos de leticia zarza se terminó de imprimir y encuadernar el día 25 de abril de 2022 en los talleres de barquillo print, calle barquillo, 40 madrid


www.galeriautopiaparkway.com


Issuu converts static files into: digital portfolios, online yearbooks, online catalogs, digital photo albums and more. Sign up and create your flipbook.