__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

guĂ­a para la r supervivencia delestudiante


guĂ­a para la

supervivencia deJestudiante


Traducción: JESUS BURILLO LUIS M. LAOSA Revisión té.cnica: PABLO REYES LOPEZ

Licenciado en psicología Consejero de orientación de la Dirección General de Orientación Vocaclonal en la Universidad Nacional Autónoma de México Revisión literaria: FEDERICO PATAN LOPEZ

Maestro en letras inglesas


willlam f. brown wayne h. holtzman

guía para la supervivencia delestudiante • • • •

administración del tiempo técnicas para el estudio eficiente economía del estudiante relaciones ;ión depersonales temas e informes el éxito de los exámenes


Título de esta obra en inglés: A GUIDE TO COLLEGE SUR VIVAL Versión autorizada en español de la primera edición publicada en inglés por © 1972, Frentice-Hall, Inc., Englewood Cliffs, Sueva Jersey, £ U.A. Primera edición en español, 1974 Reimpresiones, 1975,1976, enero y noviembre 1978 Quinta reimpresión, septiembre 1979

La presentación y disposición en conjunto de Guia para la supervivencia del estudiante, um propiedad del editor. Prohibida la reproducción parcM o total de esta obra, por cualquier medio o método, sim mitorízación por escrito del editor Derechos reservados en lengua española conforme a la ley ©/9W. Editoríúl Trillas, S. A. Aw. S de Mmfo 43-105, México 1, D. E Mkrmbro de ¡a Cámara Sacional de la ktéasria Editorial Reg núm. 158


PROLOGO •0

E n Cüía para ¡a supervivencia del estudiante no es precisamente otro libro para ••señar a estudiar. La mayoría de tales libros rara vez pasa de examinar los problemas de orientación y los requisitos de estudio a que se enfrentan los estallantes universitarios de primer año, y las soluciones que se recomiendan suelen basarse en impresiones subjetivas más que en investigaciones sistemáticas, ñor consiguiente, los estudiantes, ocupados con frecuencia, consideran poco práci c a s las medidas correctivas que se sugieren. Tales libros de texto para enseñar I estudiar son soslayados frecuentemente como faltos de realismo y rechazados bego de haber sido leídas unas páginas. La decisión para escribir este libro nació de reconocer que los estudiantes l e todos los niveles investigan medios de mejorar su habilidad para estudiar, y Mscan algún método que sea realmente eficaz. Las exhortaciones inspiradas que m apoyan en teorías académicas sobre cómo aprender, han fracasado una y otra mz en cuanto a cambiar e! comportamiento respecto al estudio. Se precisan renmendaciones prácticas que estén basadas en procedimientos comprobados. Este Bbro proporciona una serie de recomendaciones para tratar paso a paso los laoblemas comunes de adaptación a la vida académica con que suelen tropezar os estudiantes universitarios de primer año. Con el fin de ilustrar con cierto hu• o r algunos de los problemas más importantes, hay distribuidas por el libro cins e n t a caricaturas realizadas por un estudiante universitario de primer año. Una diferencia importante entre este libro y otros radica en que provienen de os estudiantes mismos las sugerencias detalladas sobre cómo estudiar eficaznente. Con este propósito, durante un periodo de seis años se llevaron a cabo arias series de mesas redondas compuestas por estudiantes de enseñanza se5


cundiría y universitaria, quienes habían logrado buen éxito en sus estudios y se reunieron para comparar la manera de estudiar y la motivación escolar de estudiantes con calificaciones "altas" y "bajas". Una vez examinadas ampliamente estas diferencias, cada mesa redonda concluyó sus análisis preparando una lista de sugerencias para los estudiantes que desearan conseguir mejores calificaciones. El material básico de este libro proviene de las recomendaciones hechas por treinta y seis grupos de discusión. Esta Cu/a para la supervivencia del estudiante puede adaptarse a una variedad de situaciones de enseñanza: cómo preparar exámenes, clases de orientación universitaria y cursos para enseñar a estudiar. Esta guía puede ser eficaz tanto para los estudiantes de enseñanza secundaria que piensan ingresar en la universidad como para los propios universitarios. Además, pueden usar este libro como guía de estudio individual, aquellos estudiantes de secundaria y universitarios que deseen adquirir mejores hábitos y actitudes con respecto al estudio. Las ideas presentadas en esta Guía para la supervivencia del estudiante son el resultado de más de veinte años de investigaciones sobre los factores que influyen en el éxito y la satisfacción en los estudios. Los esfuerzos de más de treinta investigaciones importantes han demostrado que ios hábitos para estudiar eficazmente y las actitudes positivas respecto al estudio son variables importantes, que contribuyen a la supervivencia del estudiante en la universidad. El número de universitarios que fracasan en el primer año alcanza el cuarenta por ciento. Menos de la mitad de los estudiantes que ingresan en la universidad completan los requisitos para alcanzar un título universitario. Abrigamos la esperanza de que los análisis y recomendaciones contenidos en este libro ayudarán a que los estudiantes mejoren sus hábitos y actitudes de estudio y a que disminuya el número alarmante de los estudiantes que abandonan sus estudios.

William F. Brown Wayne H. Holtzman


PREFACIO

E! Student Personnel Point of W e w / de 1937, declaración que surgió del American Council on Education Studies, asentaba que: . . . u n o d e los p r o p ó s i t o s b á s i c o s d e la e d u c a c i ó n e n su m á s a l t o g r a d o e s l a p r e s e r v a c i ó n , t r a s m i s i ó n y e n r i q u e c i m i e n t o d e los e l e m e n t o s f u n d a m e n t a l e s d e la c u l t u r a — p r o d u c t o é s t a d e la e r u d i c i ó n , la i n v e s t i g a c i ó n , la i m a g i n a c i ó n c r e a t i v a y la e x p e r i e n c i a d e l h o m b r e .

Tiempo después, la función específica de colegios y universidades norteamericanas fue "ayudar al estudiante a desarrollar sus potencialidades y a que de esta manera contribuya al mejoramiento de la sociedad". Estas metas, generalmente redescubiertas y reconsideradas en el área de servicios escolares, constituyen el interés principal de los autores de Cu/a para ¡a supervivencia del estudiante. El libro de Brown-Holtzman trata de auxiliar al estudiante para lograr el desarrollo de sus personales potencialidades, asegurando de ese modo una óptima contribución del individuo a la sociedad. Dirigido a quienes estudian en instituciones de educación superior —preparatorias, vocacionales, normales, planteles de instrucción técnica, universidades, e t c . — la obra está enfocada al autodesarroHo; y es fruto de extensa experiencia de los autores en la investigación y aplicación de técnicas para mejorar la pericia en el estudio y para lograr una comunicación efectiva de persona a persona y un mejor entendimiento académico entre grupos de condiscípulos. En este libro, los autores hablan al estudiante en forma directa, tal como lo harían mediante grabadora o en programa radiofónico. 'The Student Personnel Point of View, Washington, D.C.: American Council on Education Studies, series I, volumen i, número 3, junio, 1937.

7


l a avenencia entre institución y estudiante se establece a través de las lineas I Cuta para la supervivencia del estudiante; así, aquél seleccionará, de este texto detaibcio, los materiales y métodos aplicables tanto a sus necesidades personales a su ámbito académico.

Melvene Florida State University

8

Draheim

Hardee


INDICE GENERAL

t.

MOTIVACIÓN PARA ESTUDIAR EFICAZMENTE

11

antepon los estudios a la vida social 13 mantente sano 13 minimiza tus problemas personales y financieros 14 aprende a pensar positivamente 14 oCras ideas para lograr una actitud positiva hacia el estudio cómo aprender a afrontar la realidad 20 i

C Ó M O TENER ÉXITO EN LA UNIVERSIDAD

23

como determinar el éxito escolar 25 cómo asegurar la supervivencia escolar 28 importancia de las relaciones interpersonales 3-

30

C Ó M O UTILIZAR ENCUESTAS PARA ESTUDIAR EFICAZMENTE descripción de las encuestas 39 aplicación de las encuestas 40 encuestas sobre las habilidades de estudio OÓTTK) interpretar las encuestas 44

4.

16

40

C Ó M O ORGANIZARSE PARA ESTUDIAR EFICAZMENTE f o r a n o de estudio 53 c ó m o usar un horario de actividades diarias H anbéente donde se estudia 64

63 9

51

37


5.

TÉCNICAS PARA ESTUDIAR EFICAZMENTE

75

lectura de libros de texto 77 cómo tomar notas en clase 80 la memoria 84 cómo tener éxito en los exámenes 89 cómo redactar temas e informes 98 6.

EL ÉXITO DEPENDE TOTALMENTE DE TI

10

111


MOTIVACION PARA ESTUDIAR EFICAZMENTE


EL ESTUDIANTE RECIÉN ingresado en la universidad pronto descubre que se espera de él que asuma toda responsabilidad y practique una autodisciplina en sus actividades personales, sociales y académicas. Una persona lo expresó así: "El estudiante recién ingresado, para salir adelante, ha de comprender que el primer año en la universidad no es otro año más como en la enseñanza secundaria." Un universitario de segundo año lo expresó con más énfasis: "En la universidad no lograrás nada mientras no hayas madurado." ANTEPON LOS ESTUDIOS A LA VIDA SOCIAL D e un modo u otro, lo que suceda durante tu primer año en la universidad dependerá, en gran medida, de una sola cosa: ¿estás dispuesto a afrontar las nuevas libertades y responsabilidades como un adulto? Recuerda que la mayoría de ellos ejercitan una eficaz autodisciplina, al colocar las diversiones en lejana perspectiva. Se obligan a sí mismos a anteponer las exigencias más importantes y a cumplir con su deber antes que ceder a caprichos. ¿Y tú? ¿Serás capaz de anteponer los estudios a la vida social? De no proceder así, seguramente arriesgas tu futuro al dedicar más tiempo a las diversiones. MANTENTE SANO Tu salud física y mental son factores importantes que influyen en el éxito o fracaso en la universidad. Si en el trabajo académico tropiezas con una dificultad inesperada, una de las primeras cosas que debes comprobar es tu salud física. Si necesitas lentes o si estás siempre cansado, no serás capaz de concentrarte en los estudios. Igualmente, el nerviosismo excesivo, los dolores de cabeza frecuentes algunas otras molestias físicas pueden reducir tu eficacia en el estudio. En estos casos, el médico familiar es la persona indicada a quién plantear tus problemas de salud que pudieran influir negativamente en tu trabajo universitario. 13


MINIMIZA TUS PROBLEMAS PERSONALES Y FINANCIEROS El estar libre de preocupaciones sobre problemas personales, financieros y evitar influencias que distraen es otro requisito necesario para estudiar con eficacia. Todos los estudiantes de primer año se enfrentan a muchos problemas inmediatos. Quizá sientas inclinación a abandonar la universidad > conseguir un empleo, con el fin de tener más dinero para gastar. O tal vez creas que tus padres son demasiado estrictos y no tienes suficiente libertad personal. O quizá pienses que la universidad no vale la pena porque no asistes a muchas actividades sociales que ahora te parecen importantes. "De haberlo sabido. Memo y yo no nos hubiéramos peleado hasta después de los exámenes finales."

Los psicólogos indican que tales problemas tienen que ver con la satisfacción de objetivos de corto alcance; esto es, más dinero, más libertad, o aceptación por los demás, precisamente ahora. El interés en personas del sexo opuesto, el deseo de tener más dinero para gastar, o la búsqueda de mayor libertad personal son preocupaciones normales e importantes para todo estudiante universitario. Sin embargo, no debes permitir que tales pensamientos interfieran con tus objetivos de largo alcance, como son el prepararse para una ocupación futura y desarrollar una filosofía de la vida, cargada de sentido. Hablemos claro, tú probablemente, no lograrás buenas calificaciones si permites que el preocuparse excesivamente con tales metas conflictivas de corto plazo te haga perder de vista tus metas a largo plazo.

APRENDE A PENSAR POSITIVAMENTE Buena salud mental significa que miras el buen lado de la vida y que actúas de una manera positiva cuando reaccionas frente a tus problemas. ¿Cuál es tu actitud respecto a la universidad: positiva o negativa? Sobra decir que ninguna universidad es perfecta: toda institución, educativa o social, tiene sus fallas. La vida universitaria puede ser tanto placentera como desagradable y será tu 14


xSitüd básica aquella que determine cómo interpretarás la realidad. Si tu actitud es generalmente positiva, concentrarás la atención en los aspectos estimulantes y satisfactorios de la actividad académica; si tu actitud es negativa, te concentrarás en los aspectos desagradables. Piensa en un tono positivo y la universidad será para ti una experiencia estimulante e incitante; piensa en un tono negativo y verás a la universidad como una carga aburrida y sin recompensas. Es obvio, por tanto, que existen razones importantes para que tengas una actitud positiva. En principio, ella te mantendrá motivado, alerta y productivo, mientras que el pensar negativo agotará tu energía y tu entusiasmo. Asimismo, una actitud negativa te alejará de las actividades amenas que puede ofrecerte la universidad, mientras que el pensar positivo te permitirá disfrutar la vida universitaria.

"Mira, ése sí que necesita actitud."

un cambio

de

Otra razón sería que condiscípulos y profesores te apreciarán más si presentas una actitud positiva, mientras que una negativa provocará que la mayoría de las personas quieran estar alejadas de ti lo más posible. Así es que pagarás un precio demasiado caro si permites que las actitudes negativas controlen tu perspectiva mental. ¿Qué puedes hacer para cambiar de una actitud negativa a una positiva? Una respuesta sería asumir otra perspectiva. En tu situación estimula aquellas cosas que sean buenas, placenteras, correctas, y elimina las malas, desagradables o erróneas. Cuando los profesores aumentan la presión y las tareas se acumulan, puedes empezar a desanimarte, y decir q^e "toda esta competencia feroz" no vale la pena. Pero, ¡piénsalo otra vez! Piensa en las amistades estimulantes, en la satisfacción de dominar ideas intelectualmente incitantes, en el sentimiento de logro al alcanzar nuevas habilidades, así como el disfrute de la libertad personal, de la vida social, de los deportes y de otras actividades extracurriculares que constituyen la mayor parte de la vida universitaria. Perderías todo esto si abandonaras los estu(fios. Recuerda que siempre hay dos salidas en cada problema o situación; piensa por tanto, de 15

"En serio, Juan, si le cuentas a tu problema, te sentirás mucho

alguien mejor."


modo positivo y no permitas que una actitud negativa ponga en peligro tu carrera universitaria. OTRAS IDEAS PARA LOGRAR UNA ACTITUD POSITIVA HACIA EL ESTUDIO Hay, naturalmente, muchas otras cosas que puedes hacer para desarrollar una actitud positiva ante la vida. Por ejemplo, la Asociación Nacional para la Salud Mental sugiere los siguientes once principios para mejorar tu actitud e m o c i o n a l : '

'

desahógate Cuando algo te preocupe, comunícalo; no te lo guardes. Confía tu preocupación a alguna persona prudente, que merezca tu confianza, ya sea un buen amigo, tus padres, el clérigo de tu parroquia, el médico, el asesor universitario, o el consejero en orientación. El comunicar los problemas ayuda a aliviar la tensión, a ver tu preocupación con claridad y, con frecuencia, a ver el modo de resolver el problema. evádete por algún tiempo 4

Cuando los asuntos van mal, a veces ayuda el apartarse del problema por algún tiempo, relajarse viendo una película, leyendo un libro, jugando o realizando un corto viaje. El permanecer en la situación y sufrir, es una forma de autocastigo, y no un modo de resolver el conflicto. Es realista y saludable el evadirse lo suficiente para recobrar el aliento y el equilibrio, y regresar cuando te sientas tranquilo, cuando tú y tus antagonistas se encuentren, mental y emocionalmente aptos, para resolver el conflicto. 1 Reproducido, tras una ligera adaptación, del libro de George S. Stevenson, How to Deaf with Your Tensions (Nueva Y o r k : National Association for Mental Health, 1958), con permiso del autor y del editor.

16


deshazte de tu enfado Si te enfadas con frecuencia, recuerda que aunque tal actitud pueda darte una sensación temporal de rectitud e, incluso, de poder, por lo general hará que te sientas tonto y al final, triste. Si tienes el impulso de insultar a alguien que te haya provocado, intenta contener tal arrebato. Espera varios días y en el intervalo, encauza la energía reprimida hacia otros canales. Dedícate a alguna actividad física, como el atletismo, o a un paseo o a la limpieza de tu habitación, por ejemplo. El arrojar todo impulso de enfado, ei serenar el ánimo por un día o dos, te permitirá resolver cualquier conflicto inteligentemente y de una manera constructiva. cede en ocasiones Sí riñes con frecuencia mostrándote obstinado y desafiante, recuerda que de esa manera se comportan ios frustrados. Intenta entender las razones básicas de la frustración. Permanece firme en lo que estimas acertado, pero hazlo con calma y prepárate a admitir que podrías estar equivocado. Incluso, si estás en lo cierto, es prudente ceder de vez en cuando en temas que no son fundamentales. Si cedes casi siempre comprobarás que los otros harán lo mismo. Al menos, tú puedes "estar de acuerdo con el desacuerdo". El resultado será el alivio de la tensión, el logro de una solución práctica y un satisfactorio sentido de madurez.

favor <ic M wfiUftW'...

A jorge

le cuesta

mucho

haz algo por los demás Si dedicas mucho tiempo a preocuparte de tí mismo, intenta hacer algo en favor de otra persona. Comprobarás que así disminuyen tus propias preocupaciones y, mejor, esto te producirá la amable impresión de haber hecho algo valioso. cada cosa a su tiempo Para las personas sometidas a tensión, una cantidad ordinaria de trabajo puede parecer insoportable. La carga parece tan grande que el afrontar cualquier parte de ella ocasiona agobio. Recuerda que

17

,

dar la

razón."


ésta es una condición pasajera. Puedes abrirte camino afrontando algunas tareas urgentes, una ¿ una, soslayando el resto por el momento. Una vez superados esos primeros obstáculos, verás que los demás son superables. Estarás, entonces, en disposición de lograr más y las tareas restantes se te harán más fáciles. Si te angustias porque no puedes dejar nada de lado y tienes que hacerlo todo enseguida, reflexiona: ¿estás seguro de no sobreestimar la importancia de lo que haces, es decir, tu propia importancia personal? no eres un superhombre Algunas personas esperan demasiado de sí mismas y están constantemente preocupadas y ansiosas porque piensan que no están logrando alcanzar tanto como debieran. Intentan la perfección er todo. Aunque este ideal es admirable, es también una invitación al fracaso, ya que nadie puede seperfecto en todo. Decide qué puedes hacer bien (usualmente serían las asignaturas de tu preferencia o en las que más te interesaras) y dedica a ellas tu mayor esfuerzo. Después, aplícate con decisión > habilidad a aquellos deberes que no te atraigan tanto, sin angustiarte porque no obtengas buenas calificaciones. sé benevolente en tus críticas

' T i e n e s que perdonarlo, pues hoy está muy tenso . . . Por ¡a tarde tiene un examen importante."

Algunos esperan demasiado de los demás y cuando alguien no llena la medida de esas esperanzas, se sienten frustrados, decaídos, decepcionados, incluso traicionados. Cada persona tiene sus propias virtudes, sus propias deficiencias, sus propios valores, y su propio derecho a desarrollarse como individuo. Somos injustos cuando juzgamos a alguien de acuerdo a ideas preconcebidas o cuando intentamos que se adapten a nosotros mismos. Si encuentras mucho qué criticar en otra persona, tal vez la estás juzgando de acuerdo a una norma que tú mismo quisieras alcanzar. En lugar de tal crítica, busca sus puntos positivos y ayúdalo a desarrollarlos. Esto les dará mutua satisfacción, y te ayudará a lograr una mejor comprensión de ti mismo.


da oportunidad al prójimo Cuando estás sometido a tensión emocional, puedes pensar que "tienes que ser el primero, sin dar ventaja al prójimo, incluso cuando la meta es tan trivial como ir adelante en la carretera". Aquello se convertirá en una carrera, donde alguien acabará lastimado, bien físicamente, como puede ocurrir en la carretera, o bien emocional y mentalmente en el empeño por vivir una vida plena. No tienes por qué comportarte así; la competencia es contagiosa, pero también lo es la cooperación. Cuando das oportunidad al prójimo, frecuentemente facilitas las cosas para ti mismo. Si aquél ya no te considera una amenaza, él deja también de ser una amenaza para ti. sé accesible Muchos de nosotros tenemos la impresión de que se nos hace a un lado, se nos olvida o se nos rechaza. Imaginamos con frecuencia que otros rK» menosprecian, cuando en realidad están deseando que demos el primer paso. En lugar de apartarse, es saludable y práctico mantenerse disponible e iniciar algunas colaboraciones en lugar de esperar que otros nos pidan ayuda. Por supuesto, es también un error ponerse en primer plano en cada ocasión, pues con frecuencia se malinterpreta y puede haber un rechazo verdadero. Hay un término medio entre separarse de los demás e insistir. Inténtalo. plantea tu tiempo para divertirte Muchas personas trabajan con tanta intensidad que se permiten poco tiempo para divertirse y esto es esencial para una buena salud física, mental y ewiuüünal. Dicen no tener tiempo para sí mismo, ft» bien, a tales personas las ayudará un horario fi|0 e n que asigr>en horas concretas para dedicarse a a%Mna forma de diversión, beneficiándose al ele19


gir un pasatiempo para dedicarle las horas libres, y lograr un cambio de ritmo respecto al trabajo cotidiano. Por supuesto, ninguna de estas ideas será útil mientras no se reconozca que se tiene una actitud negativa, o que el modo de pensar negativo está dañándote y a los demás, y que es necesario actuar para cambiar esa actitud mental. Una vez dado ese gran paso, el resto es relativamente fácil. Por tanto, pregúntate ahora mismo: "¿Se está manifestando mi actitud negativa?" Si la respuesta es sí, sería mejor que empezaras a cambiarla. C Ó M O APRENDER A AFRONTAR LA REALIDAD cómo lograr buenas notas Los estudiantes universitarios critican frecuentemente los modos de calificar, en especial cuando sus propias notas son mediocres. Es prudente recordar que el profesor no es quien te califica; eres tú quien se califica a sí mismo. El maestro sólo apunta las notas. A la mayoría de los profesores les disgusta reprobar a sus alumnos, tanto como a cualquier estudiante le disgusta que lo reprueben. Acaso te sorprenda saberlo, pero los maestros se culpan a sí mismos, al menos parcialmente, por el fracaso de un estudiante, ya que estiman que también ellos han fallado. El fracaso en no comunicarse con un estudiante y en no ayudarlo a desarrollar sus potencialidades es muy frustrante para un profesor dedicado. Ya que mencionamos a los profesores, hablemos claro. Los estudiantes de preparatoria frecuentemente usan al profesor como "chivo expiatorio". Cuando los padres critican a sus hijos por las bajas calificaciones, muchos de esos estudiantes han culpado al profesor y, con frecuencia, han convencido a sus padres de que el profesor era responsable del pobre rendimiento logrado. Esta no ha sido la causa de las malas notas y tú, como estudiante lo sabes. Algunos profesores son mejores que 20


otros, por supuesto, y unos cuantos no deberían estar enseñando. El enseñar no es tarea fácil, y sin embargo, muchos padres no enseñarían por el doble del s a l a r b que los profesores reciben. Así pues, en k) futuro ¿tendrás la honradez suficiente para no hacer responsables a los profesores de lo que en realidad son fracasos propios? Si no has estudiado en horas que corresponden al estudio, pon la responsabilidad en quien corresponde: tú mismo. cómo tomar decisiones académicas Muchos estudiantes universitarios están indecisos en su primer año acerca de futuros planes educativos y profesionales. Se muestran ambiguos o poco realistas respecto al campo ocupacional en el que planean desempeñarse; por consiguiente, ignoran cuáles deberían ser los cursos principales y cuáles k>s secundarios. Con excesiva frecuencia el resultado de tal indecisión es desinteresarse de los estudios. Los principales síntomas de la falta de interés en los propios estudios son la pereza, la vacilación y la desorganización. La mayoría de las veces puede diagnosticarse a la pereza por un retraso y una distracción que impiden terminar las actividades académicas. El moroso, por ejemplo, inicia la lectura de sus asignaturas poco antes de los exámenes, cuando intenta ponerse al día mediante un repaso frenético, de último minuto. Una conducta vacilante se caracteriza por una fluctuación de sentimientos acerca de actividades y requerimientos académicos. Quien vacila puede estar interesado hoy en sus clases, indiferente mañana, aburrido al otro día, para invertir al ciclo la semana próxima. Con frecuencia, caracteriza a la desorganización cierta confusión y desorden al trabajar en actividades académicas. Tareas olvidadas, libros perdidos, apuntes embrollados y un escritorio desarreglado tipifican al estudiante desorganizado. Si la pereza, la vacilación y la desorganización son típicos de tu comportamiento en el estudio, podría vaticinarse, a ojos cerrados, que tus metas académicas deberían ser examinadas sistemáticamente. 21


No hay duda de que tu motivación escolar permanecerá a bajo nivel, hasta que no hayas clarificado tus objetivos educativos. La clave de una buena actitud académica es saber lo que se pretende alcanzar en la universidad y el por qué se le pretende. la cosecha de recompensas

"¿ir a ¡a universidad? ¿Para qué? Consigo

Zero''

^

'

Hoy, más que nunca, las ocupaciones mejor retribuidas y de más prestigio requieren una preparación universitaria. Las ocupaciones que exigen una preparación avanzada —empleos profesionales, administrativos y técnicos—, crecen el doble que la oferta laboral en conjunto. El graduado universitario tiene más oportunidades de ocupar un puesto creador o de dirección, que aquel que sólo terminó la instrucción secundaria. Mejores ingresos, más seguridad y más prestigio son sólo tres de las recompensas ocupacionales que deben incitar a completar los estudios universitarios. Si alguna vez te sientes tentado de abandonar la universidad, deberías sopesar larga y detenidamente cada una de ellas. Los beneficios espirituales e intelectuales de una educación universitaria, tienen todavía más importancia que las recompensas ocupacionales para gran parte de los antiguos alumnos, cuando lanzan una mirada retrospectiva a sus años universitarios. Para muchos estudiantes el estimulante ambiente intelectual de una universidad es ei primer reto para proí^^dizar en la comprensión de ellos mismos, en su captación de la ciencia y de la tecnología, en su aprecio de las obras literarias y del pensamiento del hombre a lo largo de los siglos y en el entendimiento de las culturas del mundo. Es verosímil que en el futuro —más de lo que fueron en el pasado— estas recompensas espirituales, intelectuales y emocionales de una educación universitaria demuestren que son cruciales para lograr una vida pletórica de sentido.

22


COMO TENER BUEN EXITO EN LA UNIVERSIDAD


¿Sabes... . . . que cuatro de cada diez estudiantes que comienzan no logran sobrevivir en el primer año de universidad y que sólo cuatro de los sobrevivientes reciben su primer título universitario? . . . que muchos de los estudiantes de primer año, dotados de gran capacidad consiguen menos de lo que podrían obtener y no se percatan de su potencial académico, fracasando miserablemente; mientras que otros, con una capacidad media, progresan paulatinamente en la vida universitaria e incluso llegan a graduarse con menciones honoríficas? . . . que deficiencias en las habilidades para estudiar y la motivación escolar, son dos causas importantes de que se fracase en la universidad? . . . que los hábitos de estudio y las actitudes académicas son rasgos adquiridos, que pueden ser modificados mediante un aprendizaje sistemático? C O M O DETERMINAR EL ÉXITO ESCOLAR El profesorado universitario constantemente confronta el problema, ante estudiantes que obtienen bajas calificaciones a pesar de tener obviamente una inteligencia aparentemente superior, y asimismo, en los casos de estudiantes que, con una aptitud escolar mediocre, con frecuencia muestran expedientes académicos excelentes. Desde hace tiempo se pide a los educadores que expliquen por qué esos estudiantes logran mucho menos o mucho más de lo q u e indica su capacidad académica comprobada. Los resultados de investigaciones recientes sobre este problema hacen pensar que la aptitud académica, comprobada o medida, revela únicamente la potencialidad actual para los logros educativos. Los psicólogos de la educación reconocen ahora que al menos cuatro factores interactúan para influir en el éxito en la universidad. Además de tu habilidad académica, otros tres factores —los conocimientos plenamente adquiridos, la adaptación a la vida académica y la actitud hacia el trabajo académico—, se combinan para determinar cuál será tu éxito en la universidad. 25


habilidad académica

"Mejor me presentarme

pongo aJ de

a estudiar Historia."

antes

Se conoce como tu potencial de aprendizaje o habilidad académica a tu capacidad intelectual para aprender las asignaturas que correspondan al área escogida. Las personas difieren notablemente en sus capacidades mentales para este tipo de aprendizaje. De hecho, dos individuos con idénticas calificaciones totales en una prueba de inteligencia presentarán frecuentemente una gran diferencia cuando se les compare o evalúe en varias aptitudes específicas. Por ejemplo, un estudiante obtendrá repetidamente calificaciones altas en pruebas de capacidad verbal y bajas calificaciones en aptitud numérica, mientras que con otro ocurrirá justamente lo opuesto; pero ambos alcanzarán la misma calificación total en capacidad escolar. Es obvio, por supuesto, que uno tendrá probablemente, más éxito y satisfacción en actividades mentales que exijan usar el lenguaje, mientras que el otro será más feliz trabajando con números. Es por lo tanto, muy importante que conozcas tus puntos fuertes y débiles en cada tipo de aprendizaje académico y que, de acuerdo con ello, planifiques tu programa educativo.

de

conocimientos adquiridos Cuando hablamos de los conocimientos adquiridos, como base de apoyo para aprender, nos referimos a los fundamentos de conocimiento que ya has aprendido. Mientras que una base pobre puede ser consecuencia de oportunidades desventajosas o de una instrucción inadecuada, es más probable que se deba a estudios insuficientes o al no haber logrado aprender a estudiar. Para el estudiante que comienza en la universidad, habilidades eficaces en la lectura y escritura son dos de los requisitos esenciales para tener éxito en la mayoría de los cursos o asignaturas universitarios. Dado que el leer y escribir son tan importantes, debes hacer el esfuerzo posible para corregir rápidamente deficiencias en la velocidad y comprensión de lectura o en la mecánica y eficacia de la escritura. 26


ajuste académico Esta expresión se refiere a tu dominio de las habilidades de estudio básicas y a la eficiencia para llevar a cabo las actividades académicas. Por ejemplo, muchos estudiantes de primer año deben cambiar su comportamiento respecto al aprendizaje, con el fin de hacer frente a procedimientos que les son poca familiares como conferencias en auditorios y exámenes finales, de importancia decisiva. Asimismo, tu eficiencia en la realización de tareas académicas dependerá en gran medida del uso efectivo de técnicas adecuadas para organizar y llevar a cabo, las actividades propias del estudio. actitud académica Forman la actitud académica los sentimientos y esperanzas acerca de la universidad, así como el deseo de aprender académicamente. Las presiones que procedan de la interacción con la familia y con los compañeros pueden afectar tu éxito escolar debido a las consecuencias que dichas relaciones provocan sobre los valores académicos y las aspiraciones que tengas. Así pues, tus creencias acerca de la educación pueden ser positivas o negativas y tus metas educativas pueden ser a largo o a corto plazo. Pero si tu motivación es neutra y tus objetivos académicos ambiguos, pueden hacerte fracasar cuando la situación se torne angustiosa y las tareas se acumulen. El saber lo que deseas de la universidad y por qué lo deseas, es la clave para lograr una buena actitud académica. Estos cuatro factores personales se combinan para determinar el éxito y la satisfacción académicas. Quizá otro estudiante sea más brillante que tú o haya tenido una mejor educación que la que tuviste en la escuela secundaria. Sobre estos dos factores tienes poco control. Pero si se tiene una base razonablemente buena, no hay razón por la que no puedas lograr tanto o más que otro cualquiera si es que estás genuinamente interesado en los cursos, si tienes un deseo sincero de obtener buenas notas y si intentas seriamente adaptarte al ambiente universitario y a sus demandas académicas. Tu propia actitud 27


hacia los estudios es un factor crucial, que determinará si haces o no el esfuerzo necesario para adquirir la perseverancia y los hábitos de estudio necesarios para obtener éxito. C O M O ASEGURAR LA SUPERVIVENCIA ESCOLAR Aún puedes actuar eficazmente para asegurar la supervivencia escolar aunque te descubras deficiente en uno, en dos o incluso en los cuatro factores. Puedes utilizar dos procedimientos: a) compensar las deficiencias, invirtiendo más tiempo y esfuerzo; b) corregir esas deficiencias, adquiriendo mejores hábitos de estudio. más tiempo y esfuerzo Digamos que tu capacidad para aprender las asignaturas de uno de los cursos está por debajo de la capacidad media. La solución está en compensar esa falta, dedicando más tiempo y esfuerzo al estudio. En comparación con otros estudiantes, tal vez tengas que dedicar más tiempo en la preparación de tareas, pero comprobarás que puedes competir adecuadamente, si realizas este esfuerzo. Por otra parte, la dificultad puede provenir en gran parte de deficiencias en la lectura, en la redacción o en tus habilidades de estudio. En este caso, la solución estriba en preparar un programa sistemático, dirigido a corregir la deficiencia tan pronto como fuere posible. Por ejemplo, comprenderás mejor lo que lees, si estás dispuesto a trabajar tiempo extra y a ejercitarte en la autodisciplina requerida para corregir las deficiencias en la lectura. "Vamos a ver, 3940 páginas, a 10 páginas por hora, 394 horas de lectura . . . ¡Caray, vaya si voy a tener que trabajar extra!"

Pero, si tú mismo no pones el esfuerzo y tiempo necesarios, no hay persona ni libro que pueda ayudarte a tener éxito como estudiante. Debes mostrar afán de aprender si quieres dominar las materias presentadas en los libros de texto y en las clases. Tener deseos de aprender no significa necesariamente que disfrutes estudiando. Muchos estudiantes preferirían hacer cualquier otra cosa. El deseo 28


de aprender significa que quieres saber más acerca de ti mismo y del mundo en que vives. El afán de aprender significa también que se quiere dominar las materias y habilidades requeridas para dedicarse a un campo ocupacional específico. Si no tienes el deseo de aprender, comenzarás en desventaja. Es de la mayor importancia la necesidad de adquirir un gran interés por el contenido de los cursos, pues sin ello, apenas habría incentivo para llegar a ser hábil en el arte de estudiar. Pregúntate honradamente por qué vas a la universidad: ¿porque tus amigos también van o porque tus padres estiman que es lo mejor? ¿Quizá por haber oído que la vida universitaria, las actividades sociales, los deportes y la política en el ambiente universitario son muy divertidos? ¿Tal vez porque el ingresar en la universidad es una buena manera de evitar el servicio militar* o de no trabajar tiempo completo? Tal vez hayas oído que esto es lo que debe hacerse; que todos van a ia universidad y que, si quieres vivir de acuerdo con el ritmo de los tiempos, has de ir también. Aunque todas éstas sean consideraciones importantes, fracasarás estruendosamente si no tienes, además, el genuino deseo de prepararte para una carrera futura, de aprender algo acerca de ti mismo y del mundo circundante o para adquirir conocimientos por el puro afán de saber.

^'Bueno, tenía que escoger entre trabalar o ir a la universidad, así que . . . "

mejores hábitos de estudio En parte, el problema de adaptarse a la universidad consiste en desarrollar hábitos de estudio, eficientes y sistemáticos. Aunque una persona excepcionalmente brillante puede alcanzar calificaciones satisfactorias sin organizar adecuadamente sus hábitos de estudio, probablemente podría hacerio mucho mejor y con menos esfuerzo si meditara críticamente el modo en que enfoca el problema de aprender las asignaturas académicas. De modo semejante, algunos estudiantes que fracasan podrían haber aprobado fácilmente mediante una cuidadosa planificación ' Desde luego, esto se refiere a una situación típicamente norteamericana, que no se da, por k> ger>eral, en países latino-

americanas. [N. del T.1

29


f

y organización de sus hábitos de estudio, y podrían hacerlo con menos esfuerzo. El desarrollar habilidades de estudio es parecido a la pericia que se demuestra en cualquier otra actividad. Así como aprender a nadar o a jugar baloncesto implica una práctica considerable (más un interés genuino en aprender y, a veces, obtener la ayuda de un entrenador), el adquirir métodos de estudio eficaces supone una práctica paciente y, a veces, auxilio del consejero vocacional o del profesor. C o m o otras fuentes de ayuda, hay varios libros excelentes sobre el arte de estudiar. El bibliotecario de la escuela o de la universidad podrá proporcionarte referencias adecuadas para lecturas posteriores en cualquier tema que te interese en especial.

IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES INTERPERSONALES Pronto descubrirás que hay dos fases en la vida universitaria: la académica y la social. Debes darte cuenta, asimismo, de que una participación excesiva en una u otra puede ser imprudente. Para triunfar en la universidad debes participar activamente por lo menos, en algunas de las actividades sociales características de la universidad, lo mismo que intervienes en los programas' académicos formales. Lo importante, por supuesto, es ser realista y recordar ' siempre que las exigencias académicas deben tener prioridad. C o m o estudiante universitario descubrirás que has de enfrentarte a dos tipos de problemas: a) dificultades surgidas de las demandas del trabajo, y b) problemas de ajuste social a la vida extraescolar. El número y naturaleza de estos problemas dependerá también, hasta cierto punto, de si resides en un apartamiento o dormitorio, junto con otros estudiantes,* o si viajas cada día desde tu propia casa. En uno u otro caso, el modo en que te enfrentes a este problema social, probablemente influirá de modo directo en la efectividad de tu adaptación académica. * Ibídem. [ N . del T.]

30


la vida en la universidad Para quien es interno en algún plantel educativo, la mayoría de los problemas concernientes al ajuste personal-social pueden agruparse en una de estas cuatro áreas: 1. D e s a r r o l l o d e la a u t o c o n f i a n z a y d e i n d e p e n d e n c i a . 2. D e s a r r o l l o d e r e l a c i o n e s e f e c t i v a s c o n los c o m p a ñeros de cuerto. 3. A f r o n t a r e f i c a z m e n t e los p r o b l e m a s d e l a v i d a e n grupo. 4 . P a r t i c i p a c i ó n e n las a c t i v i d a d e s e x t r a c u r r i c u l a r e s .

Como residente de un dormitorio verás que allí se es completamente responsable del buen orden de la habitación y del cuidado de la ropa. Q u i z á también descubras que tú y tu compañero de habitación tienen actitudes muy diferentes respecto a la religión, a la disipación, a la vida sexual, a la limpieza, al estudio y a muchas otras actividades. Si quieres ajustarte a la vida en grupo, descubrirás que las reglas y disposiciones del dormitorio han de ser aceptadas junto con las molestias y distracciones creadas por la vida en común. Finalmente, te percatarás en seguida de que el número y la variedad de actividades extracurriculares interesantes te distraerán casi irresistiblemente de los estudios. Las siguientes sugerencias te ayudarán a ajustarte a los problemas de la vida en el recinto universitario: 1. T r a t a a t u c o m p a ñ e r o d e c u a r t o c o m o a u n i g u a l . No d e s ó r d e n e s , n o l e p l a n t e e s d e m a n d a s p o c o r a z o n a b l e s , ni e s p e r e s f a v o r e s . 2. R e s p e t a e l d e r e c h o a l a i n t i m i d a d d e t u c o m p a ñ e r o de cuarto. N o te i n m i s c u y a s e n sus asuntos privad o s , ni e s p e r e s c o m p a r t i r sus a c t i v i d a d e s , s a l v o q u e te i n v i t e . 3. L i m i t a los p r é s t a m o s al m í n i m o a b s o l u t o . N o e s peres q u e tu c o m p a ñ e r o d e c u a r t o te preste d i n e r o , ropa, etc. 4. Evita intentar "reformarlo" o "corregirlo". No e s p e r e s q u e se a d a p t e a t u s n o r m a s , o q u e a c e p t e tus creencias. • T o d a esta sección se refiere a un tipo de vida universitaria muy de los Estados Unidos. Se la ha conservado por si hubíoa casos similares en otros países. [N. del T.]

31

"¿MÍ

compañero

mal;

pero

^^"o"

se

de cuarto? toma

el

oh,

estudio

no muy

está en


^ .-

5. E l a b o r e n d e m u t u o a c u e r d o u n d i v i s i ó n d e q u e h a ceres. N o esperes q u e tu c o m p a ñ e r o de c u a r t o v a y a a encargarse d e l c u i d a d o d e la h a b i t a c i ó n . 6. H a s u n e s f u e r z o s i n c e r o p a r a s e r a m a b l e c o n t o d o s . N o te e s c o n d a s e n u n a c o n c h a ni o l v i d e s l a c o r t e s í a elemental. 7. A c e p t a s i n q u e j a s los i n c o n v e n i e n t e s d e l a r u t i n a . N o te quejes c o n t i n u a m e n t e d e p e q u e ñ a s i n c o m o d i d a des q u e son realmente insignificantes. 8. C u m p l e , sin e x c e p c i ó n p r o m e s a s y c o m p r o m i s o s . N o l l e g u e s t a r d e ni d e j e s s i n c u m p l i r las c i t a s ni r e n i e g u e s d e lo a c o r d a d o . 9 . R e s p e t a los e s f u e r z o s q u e o t r o s h a c e n p o r e s t u d i a r . N o i n t e r r u m p a s ni h a g a s r u i d o s i n n e c e s a r i o s . 1 0 . L i m i t a tu p a r t i c i p a c i ó n e n a c t i v i d a d e s e x t r a c u r r i c u l a r e s . N o te a s o c i e s a t o d a s las a s o c i a c i o n e s e s t u d i a n t i les, s i m p l e m e n t e p o r el prestigio d e p e r t e n e c e r a ellas. 11. Participa p l e n a m e n t e en una o dos actividades extracurriculares cuidadosamente escogidas. U n a vez acept a d o , n o e l u d a s las r e s p o n s a b i l i d a d e s y o b l i g a c i o n e s p r o p i a s d e ios s o c i o s . 12. Elabora y vive de acuerdo c o n un presupuesto monetario realista. N o manifiestes haber fracasado en a u t o s u f i c i e n c i a , t e n i e n d o q u e p e d i r f r e c u e n t e m e n t e a tus padres, dinero extra. 1 3 . A p r e n d e a d e c i r " n o " c u a n d o las a c t i v i d a d e s s o c i a l e s i n t e r f i e r a n c o n las a c a d é m i c a s . N o p e r m i t a s q u e s e te a c u m u l e n d e b e r e s p o r h a c e r , d e b i d o a u n a d e f i c i e n t e administración diaria del tiempo.

la vida fuera del recinto universitario Respecto al estudiante que vive fuera del recinto universitario, los problemas sociales y personales previsibles se agrupan en dos áreas fundamentales: 1. L o g r a r i d e n t i f i c a r s e c o n e l r e c i n t o universitario, c o m o e s t u d i a n t e i n m e r s o e n la v i d a u n i v e r s i t a r i a . 2 . A f r o n t a r las c o n t i n u a s d e m a n d a s d e l a v i d a f a m i l i a r .

Si vives con tu familia tal vez te percates de que empleas un tiempo considerable en ir a la universidad y volver de ella. También pudieras descubrir que estás limitado en el uso de las instalaciones universitarias y en tu participación en las actividades extracurriculares debido al tiempo que pasas en el recinto universitario. Acuerdos de transporte mutuo con estudiantes que también tengan automóviles y el trabajar algunas horas con el fin de ayudarse a cubrir los costos del transporte, pudieran con32


tribuir a complicar la situación. En realidad, el gran problema del estudiante que vive fuera de la universidad, es la falta de identificación con la vida universitaria. En. vez de hacer amistades y de asistir a actividades sociales en la universidad, probablemente hará amistades y vida social fuera de ella. Más aún, la participación en las actividades hogareñas y la preocupación por problemas familiares, permanecerán al mismo nivel mientras vivas en casa de tus familiares. Las sugerencias que siguen te ayudarán a adaptarte a los problemas planteados por el vivir fuera del recinto universitario:

"¿Que a qué nos dedicamos después de clase? Pues no lo sé. Me paso tanto tiempo yendo y viniendo . .

1. D i s t r i b u y e t u s c l a s e s . N o las a g r u p e s e n c i e r t o s d í a s c o n e l f i n d e ir m e n o s v e c e s a l a u n i v e r s i d a d . ( N o p u e d e s p a r t i c i p a r e n las a c t i v i d a d e s u n i v e r s i t a r i a s i n v i r t i e n d o t o d o tu t i e m p o libre fuera del recinto.) 2. H a z u n e s f u e r z o s i n c e r o p o r t e n e r a m i g o s e n la u n i v e r s i d a d . N o d u d e s e n t o m a r la iniciativa y e x t e n d e r la m a n o d e l a a m i s t a d e n t o d a o p o r t u n i d a d . 3. P a r t i c i p a p l e n a m e n t e p o r lo m e n o s e n u n a a c t i v i d a d extracurricular. N o busques excusas para evitar tu p a r t i c i p a c i ó n e n la v i d a social u n i v e r s i t a r i a . 4 . U s a l a b i b l i o t e c a c u a n t o te s e a p o s i b l e . N o h a g a s tus t a r e a s e n c a s a , s a l v o q u e n o t e n g a s i n á s r e m e d i o , 5. H a b l a c o n tu f a m i l i a a c e r c a d e los p r o b l e m a s d e transporte. No permitas que un exceso de compromisos familiares sean causa de malas calificaciones.

comunícate con tus profesores Vivas dentro o fuera del recinto universitario, te percatarás de que las relaciones profesor-alumno son muy diferentes en la universidad de las que lo fueron en la enseñanza secundaria. Los profesores universitarios te exigirán más esfuerzos y tolerarán menos tus excusas. En pocas palabras: esperarán que te comportes como un adulto, plenamente responsable. En consecuencia, algunos profesores universitarios te parecerán fríos o poco simpáticos la primera vez que intentes comunicarte con ellos. Sin embargo, la mayoría de los maestros están genuinanr>ente interesados en ayudar a los estudiantes, aunque dejen a éstos, la iniciativa de buscarles cuando r>ecesiten ayuda.

33


Pero Si no le

impono

nada."

En el proceso educativo los estudiantes y los profesores aparecen a veces como adversarios que como aliados. Los primeros reprochan que sus profesores aparecen a veces como adversarios que para hacer fuera de clase son un trabajo sin sentido, que no viene al caso y que quita tiempo. Los profesores se quejan de que sus alumnos se interesan más en "divertirse y jugar" y que " n o podría impórtales menos de lo que les importa" ei lograr una educación. Algunos estudiantes obviamente creen que el verdadero desafío de la universidad radica en evitar a los profesores exigentes y engañar a los otros. Por su parte, algunos profesores parecen convencidos de que la mayoría de los alumnos copiarán en las tareas y en los exámenes si se les ofrece la oportunidad. Tal vez el profesor estime que sólo tiene un puñado de estudiantes genuinos en una clase de c i e n ; el estudiante puede estimar que sólo un profesor de cada diez entiende realmente las necesidades e intereses de los estudiantes. La discusión podría prolongarse indefinidamente, teniendo los dos lados parcialmente razón y equivocándose en mucho. Naturalmente, hallarás profesores capaces y mediocres y ellos tendrán estudiantes superiores e inferiores. Tales diferencias son inevitables en cualquier empresa humana de grandes proporciones. El reto verdadero para estudiantes y profesores consiste en trabajar juntos hacia metas comunes, aceptando las diferencias válidas de puntos de vista distintos. Las siguientes sugerencias podrán ayudarte a lograr una buena relación con tus profesores: 1. P e r m a n e c e s e n t a d o e n tu l u g a r a n t e s d e c o m e n z a r la clase. N o esperes q u e el llegar tarde a clase p r o d u z c a una impresión favorable. 2. P e r m a n e c e a l e r t a y a t e n t o a t o d a s las a c t i v i d a d e s d e c l a s e . N o i n s u l t e s al p r o f e s o r d u r m i é n d o t e o s o ñ a n d o d e s p i e r t o , d u r a n t e la c l a s e . 3. A p r e n d e las p r e f e r e n c i a s y d i s g u s t o s d e l p r o f e s o r respecto a la d i s c u s i ó n e n c l a s e . N o malgastes el t i e m p o lectivo con preguntas vanas o sutilezas insignificantes sobre temas de menor importancia. 4. P r e p a r a las t a r e a s e s c r i t a s t a n l i m p i a s y e x a c t a m e n te c o m o te s e a p o s i b l e . N o p e r m i t a s q u e u n a t a r e a s u c i a

34


o d e s c u i d a d a p r o d u z c a la i m p r e s i ó n d e q u e n o t i e n e s interés en ella. 5. A c e p t a y o b e d e c e a las c o r r e c c i o n e s o r a l e s o e s c r i tas q u e te h a g a n tus p r o f e s o r e s . N o t o m e s t a l e s c r í t i c a s c o m o a s u n t o p e r s o n a l , ni t e s i e n t a s h e r i d o . 6. F o r m a tus p r o p i a s o p i n i o n e s a c e r c a d e c a d a u n o d e los p r o f e s o r e s . N o p e r m i t a s q u e las o p i n i o n e s d e o t r o s estudiantes influyan e x c e s i v a m e n t e e n tu a p r e c i a c i ó n . 7. T r a b a j a t i e m p o e x t r a p a r a c o m p e n s a r tus d i f i c u l t a d e s si v e s q u e te d e s a g r a d a a l g u n o d e los p r o f e s o r e s . N o pienses q u e el q u e j a r s e y el a c t u a r h o s t i l m e n t e d a ñ e n a a l g u n o , q u e n o s e a s tu m i s m o . 8. E v i t a e x c u s a s y h a l a g o s c u a n d o p i d a s a y u d a al profesor. N o creas q u e lo p u e d e s conquistar c o n elogios. 9. A c e p t a p l e n a r e s p o n s a b i l i d a d p o r t u s p r o p i a s f a l t a s y fracasos. N o creas q u e engañas a nadie cuando culpas a tus p r o f e s o r e s .

¿Acabará en éxito o en fracaso tu carrera universitaria? Sólo tú tienes la respuesta. Mientras la buscas, recuerda que la universidad te dará tanto como tú le des a ella, y que las relaciones interpersonales influirán sin duda en el resultado. En este respecto, la vida universitaria es como el resto de la vida.

35

Profile for Mendieta Diaz

Guia supervivencia estudiante CAP 1-2  

STUDENT GUIDE, GUIA DEL ESTUDIANTE CAP.1 Y 2

Guia supervivencia estudiante CAP 1-2  

STUDENT GUIDE, GUIA DEL ESTUDIANTE CAP.1 Y 2

Profile for gabeemoon
Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded