Boletín Diálogo sexta edición

Page 1

BOLETÍN

DIÁLOGO 2022 SEXTA EDICIÓN PARA LA FIESTA DE SAN JUAN BOSCO


CONTENIDO

Un sacerdote nos invita a fundamentar la vida en el Eterno Sacerdote. Un Diácono sintetiza el camino recorrido. Tres seminaristas dan a conocer su motivación para ser sacerdotes. Un sacerdote explica el binomio misericordiosos porque misericordeados. Un obispo reflexiona sobre la necesidad de un corazón sacerdotal que se conmueva.

2


FUNDAMENTAR LA VIDA P. Nilson Faria do Santos sdb, Brasil.

El principio y fundamento de nuestra existencia es Jesús, El Cristo, Hijo Unigénito de Dios Padre. Él es, como encontramos en la Carta a los Hebreos, el sacerdote por excelencia, porque con su sangre conquistó para la humanidad pecadora la eterna redención (Hb 9,12-15). Participar en el sacerdocio de Jesucristo mediante la ordenación presbiteral es una gracia de inconmensurable e incomparable riqueza, es decir, es fundamentar e identificar la propia vida en Aquél que es el Eterno Sacerdote de la Nueva y Eterna Alianza. Ojalá, queramos verter nuestro sudor y sangre para la gloria de Dios y salvación de las almas. Ese fue el propósito de San Juan Bosco, nuestro santo fundador: amar a los jóvenes con el amor del Sagrado Corazón de Jesús.

3


CONSTRUCTOR

Entiendo mi vocación al sacerdocio como un llamado por parte de Dios a construir el Reino de los Cielos en la tierra, mediante el acompañamiento de jóvenes en la dimensión religiosa y humana. Diácono Andrés Felipe Castro sdb, Colombia.

SERVIR A JESÚS

Quiero ser sacerdote porque he podido experimentar el amor de Dios a lo largo de mi vida, y, por tanto, es un deseo que he sentido desde niño de servir al pueblo de Dios en obsequio de Jesucristo. Por ende, siento que es dar la vida al Amor por amor. Fray Yeison Arley Campo, ocd,Colombia.

4


COMUNICAR

Deseo ser sacerdote para servir a Dios en nuestra Iglesia buscando siempre ser manifestación suya. Comunicar el amor de Dios desde el carisma teresiano, buscando vivir cada día en obsequio de Jesucristo. Fray Julián David Reyes, ocd, Colombia.

ECLESIAL

Quiero ser sacerdote Carmelita Descalzo, para poder servir a Dios y a la Iglesia con amor y entrega generosa. Responder al llamado del Señor... sirviéndole con corazón puro y buena conciencia. (1ª Tim. 1,5). Fray Jaime Alberto Becerra, ocd, Colombia.

5


SANTOS Y MISERICORDI OSOS P. Juan Francisco Tomás sdb, Argentina Creo que la misericordia no es un atributo de Dios, sino su esencia. También creo que sólo El es Santo y que como comunidad de bautizados que siguen al Sólo Santo y amados por él con amor de ternura entrañable, somos santos en Él desde el mismo momento en que comenzó nuestra gestación, pasando por el sello del Bautismo que por el Espíritu en su santidad y llegando, al menos, hasta lo que hoy somos. Claro que nuestra santidad es un poco marroncita, con olor a barro. Somos santos porque hemos sido santificados por Cristo; pero nuestra santidad, justamente porque es camino a realizar en nuestra

6


frágil humanidad, necesita ser "misericordeada" permanentemente por el amor de Dios. Desde esta experiencia de ser "misericordeados" estamos llamados a ser misericordiosos con nuestros hermanos y hermanas, compañeros de camino en el seguimiento de Cristo Buen Pastor, conscientes que muchas veces somos nosotros los que tenemos que arrodillarnos ante ellos o ellas. *** El libro “Santos y misericordiosos porque santificados y misericordeados. Espiritualidad del sacerdote confesor”, Ediciones Pieco, 2021, fue escrito para el sacerdote que lucha diariamente para ser dispensador de misericordia porque, ante todo, él mismo es primereado por la misericordia del Padre, y a los jóvenes seminaristas, no para que lleguen a ser curas, sino para ofrecerles una herramienta de discernimiento para realizarse como hombres santos y misericordiosos. También escrito a los laicos y laicas, a quienes el autor pide que ayuden al sacerdote a ser un hombre tan espiritual por ser profundamente humano, y tan humano precisamente por ser espiritual.

7


UN CORAZÓN QUE SE CONMUEVA Monseñor Camilo Castrellón Pizano sdb, Colombia Por petición de Rosemary, hago llegar estas sencillas reflexiones con la invitación de dejarse tocar por el corazón de Jesús, Buen Pastor, para ser ministros de la misericordia. La perícopa del Evangelio de San Lucas (10, 1-11) se conoce en la tradición de la Iglesia como la misión de los 72 y el tema central es, decid: el Reino de Dios está cerca. Estos 72 discípulos, están unidos al tiempo de Jesús, y al mismo tiempo, son el signo de todos los trabajadores que el Señor resucitado envía

8


en el tiempo de la Iglesia. Lo que interesa en este texto, no es la función jerárquica, sino más bien el trabajo misionero. A través de estos discípulos, la misión de Jesús llega a todas las fronteras de la historia como anticipo de la plenitud en la cosecha escatológica. Enviándolos a salir de Jerusalén nos El Maestro no está solo. Camina con plenitud de esa cosecha que está hacia el Reino. De esta manera, discípulos, de todos los tiempos, camino de Jesús hacia el Padre.

damos cuenta que los suyos hacia la toda enderezada la misión de los se inserta en el

Después de haber precisado el sentido de la misión realizada sobre el fondo del camino de Jesús, el evangelista presenta unas instrucciones para toda la comunidad:

9


1.El Señor designó a otros 72 y los envió… de dos en dos. Lucas intenta hacer ver la legitimidad y la responsabilidad misionera de todos; no sólo de los 12 y sus representantes. Y justifica la expansión universal del cristianismo como encargo personal del propio Jesús que aparece enviando a los 72 a todas partes. La misión tiene carácter comunitario, ha de realizarse de dos en dos con el fin de mostrar con los hechos y la vida lo que se anuncia de palabra. 2. Ya ha llegado a vosotros el Reino de Dios. Esta es la buena noticia que hay que anunciar. La misión consiste en hacerla presente con el testimonio y la praxis: compartiendo, curando a los enfermos, deseando la paz. Empieza un orden nuevo. Los signos son visibles. La comunidad ya tiene experiencia de ello. La paz es el signo bíblico por excelencia de la presencia de Dios y de su Reino de la salvación y liberación de todos los tiempos.

10


3. Nada de venganzas, nada de amenazas. La misión no puede hacerse con intimidación ni con fuerza. Cuando entréis en un pueblo y no os reciban, salid a las calles y decid: Hasta el polvo de este pueblo que se nos ha pegado a los pies, nos lo limpiaremos, ¡para vosotros! De todos modos, sabed que ha llegado el reinado de Dios. Sacudirse el polvo de los pies significa romper relaciones pero sin guardar odio. Hay mucho campo abierto. Hay mucha mies por delante. El sentido de fracaso es extraño a los enviados.

11


4.La urgencia de la misión. La urgencia nace de la experiencia positiva de la buena noticia, del deseo de compartirla, del dolor que surge al ver que otros carecen todavía de ella, del anhelo de transformar la realidad. Muchas recomendaciones hay que entenderlas desde esta perspectiva: rogad… en marcha, no os paréis a saludar por el camino… no andéis cambiando de casa… no llevéis bolsa… todas ellas expresan la experiencia gozosa del Reino que uno no puede guardársela para así, ya que le quema por dentro.

12


El Evangelio de San Lucas, ha sido llamado, el Evangelio de la misericordia y el Papa Francisco ha insistido en que los sacerdotes tienen que ser misericordiosos, hacerse cargo de las personas, acompañarlas y entre las imágenes que usa, está, una Iglesia madre y pastora. El Papa insiste a los sacerdotes que tienen que ser misericordiosos, hacerse cargo de las personas, acompañarlas como el buen samaritano que lava, limpia y consuela a su prójimo.

13


Para el Papa hay mucha gente herida. Nosotros los sacerdotes debemos estar ahí, cerca de la gente y pide al sacerdote no pasar de largo ante el sufrimiento de la gente, el Papa pide tener un corazón que se conmueva. Para resaltar lo que pretende, una anotación de contraste: los sacerdotes fríos, los de laboratorio, todo limpio, todo hermoso, no ayudan a la Iglesia. Tener un corazón compasivo es, por otra parte, un acto de fidelidad del sacerdote al tipo de Iglesia con la que Francisco sueña para el momento presente: hoy podemos pensar en la Iglesia como un hospital de campaña.[1].

14


Para el Papa Francisco es fundamental que los sacerdotes sean ministros de misericordia e insiste en no dejarse envolver en pequeñas cosas, en pequeños preceptos. Lo más importante, es el anuncio primero: Jesucristo te ha salvado. Para el Papa Francisco, si tomamos en serio el anuncio evangélico a nosotros, los sacerdotes, nos hace ante todo, ministros de misericordia[2]. Según el Papa, el modelo de la misericordia es Jesús, porque Jesús tiene las entrañas de Dios. En la imagen del buen pastor, el sacerdote se entiende a sí mismo como un hombre de misericordia y de la compasión, cercano a su gente y servidor de todos. El criterio pastoral que el Papa ha querido subrayar bien, cuando se dirige a los sacerdotes, es: la cercanía, la proximidad y el servicio. Personal y pastoralmente, sumergido en la misericordia, el sacerdote queda preparado para un encuentro sanador, de modo que quien se encuentre herido en su vida puede encontrar en el sacerdote atención y escucha.[3].

15


Esta sanación nada tiene que ver con esos gestos histriónicos (caricaturescos) que a veces utilizan algunos sacerdotes, que no han entendido la acción sanadora del Espíritu. Para el Papa, este criterio fundamental de la cercanía, la proximidad y el servicio conducen necesariamente a la oración e invita a un examen sobre la capacidad de llorar por el pueblo, un examen sobre el llanto del sacerdote. Tenemos el peligro, dice el Papa, de haber perdido las lágrimas y pregunta, tú, ¿lloras por tu pueblo? Un llanto que se traduce en una valiente oración, en una intercesión con valentía.[4]. El Santo Padre se pregunta: ¿Qué tiempo dedicamos a la oración de intercesión?, por la noche, ¿Cómo concluyes la jornada?, ¿Con el Señor o con la televisión?

16


En estas rápidas pinceladas, encontramos una vez más la llamada apremiante del Señor de ser una Iglesia en salida, una Iglesia de la misericordia, una Iglesia hospital de campaña y la insistencia del Papa Francisco de ser ministros de la misericordia, que significa compasión, aprender a conmoverse como Jesús cuando veía a la gente cansada y extenuada como ovejas sin pastor. *** [1] Cfr. Francisco, encuentro con los sacerdotes de la Diócesis de Roma (6 de marzo de 2014). [2]Cfr. Antonio Spadaro, entrevista al Papa Francisco (18 de marzo de 2013). [3]Cfr. Francisco, encuentro con los sacerdotes de la Diócesis de Roma (6 de marzo de 2014). [4] Cfr. Francisco, encuentro con los sacerdotes de la Diócesis de Roma (6 de marzo de 2014).

17


LA FUNDACIÓN PADRE JAIME APOYA A SEMINARISTAS QUE SE PREPARAN PARA EL SACERDOCIO Y DA A CONOCER LA VIDA Y OBRA DEL P. JAIME RODRÍGUEZ F. SDB. w w w . f u n d a c i o n p a d r e j a i m e .o r g Facebook: @fundacionpadrejaime