Issuu on Google+


Compa単eros de Oficio Pedro de Llano


Libro Texto: Pedro de Llano Coordinación: José Manuel Rosales Traducción al Gallego: Marga Neira Traducción al Inglés: Interlingua Traduccións Elizabeth Joy Pitt de Morales Diseño&Impresión: Axencia Gráfica Xaniño Diseño de la portada: Signum Edición: Fundación Barrié Exposición Comisariado: Coordinación: Diseño de paneles: Maquetas: Videos: Diseño de montaje:

Pedro de Llano José Manuel Rosales Axencia Gráfica Xaniño AROE_Taller de Maquetas Rafael Cubillo, Victor Galdón, Toni García & Yolanda Somoza Arquitectos

Esta publicación es resultado de una investigación académica. No puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en, ni transmitida por un sistema de recuperación de información, en forma alguna y ni por medio alguno, sin permiso previo por escrito de la Fundación Barrié y de su autor. Estamos comprometidos a respetar la propiedad intelectual, garantía para la bibliodiversidad cultural. Cualquier error o omisión cometida es involuntaria y será corregida en futuras ediciones.

ISBN: Depósito Legal:

978-84-9752-071-3 C 1385-2102

© 2012 Fundación Barrié © 2012 de los textos: Pedro de Llano

Documentación Gráfica Todos los planos fueron realizados por alumnos de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de A Coruña. Los trabajos de referencia utilizados, realizados para la asignatura de Análisis Arquitectónico, son de la autoría de los siguintes alumnos: Francisco Agulló, Lorena Almeida, Eduardo Castrillón, Jose Ramón Chouza, Joana Covelo, Betsaida Curto, Adolfo de Bernardo, Santiago Domínguez, Sara Escudero, María Fandiño, David Fernández, Raquel Ferreiro, Jose Manuel García, María Montenegro, Rosalia Pan, Fernando Pérez, Alexandre Pillado, Elsa Ramos, Sonia Rey, Adrián Rio, Daniel Rodríguez, Silvia Rodríguez, María Rodríguez, Leticia Rodríguez, Íria Rodríguez-Moldes, Xoan Sampaiño, Iria Suárez, Diego Tilve, Daniel Valenzuela, Marco Antonio Vara, Eduardo Valgañón. La reelaboración gráfica de todos los planos y la elaboración de los modelos 3D fue realizada por los alumnos: Hugo Allegue, Olalla Alonso, Rafael Cubillo, Ismael Díaz, Sara Escudero, María Fandiño, Raquel Ferreiro. Agradecimientos Nuestro agradecimiento a las personas e instituciones que nos han cedido gratuitamente imagenes, documentos y derechos de reproducción: Alvar Aalto Museum, Archivo del Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña, Architecture Foundation Australia, Fondation Le Corbusier, Vastu Shilpa Foundation, Fundación Villanueva, Eduardo Souto de Moura, Heikkinen & Komonen, Pepa Díaz, Placido Lizancos, Saul Gómez, Toni García, Torbe Eskerod, Xabier López, Yolanda Somoza.

Fotografía de la portada: Teitadores, de Juan Rodríguez


Compa帽eros de Oficio Pedro de Llano Exposici贸n producida y patrocinada por

Fundaci贸n Barri茅


Fundación Barrié PRESIDENTE Sr. Don José María Arias Mosquera VICEPRESIDENTA Sra. Doña Pilar Romero Vázquez-Gulías VOCAL SECRETARIO Sr. Don Vicente Arias Mosquera VOCALES Ilma. Sra. Doña Amelia González de la Maza Sra. Doña María Luisa Martínez Poch Sra. Doña Loreto Arias Mosquera Sra. Doña Pilar Arias Romero Sr. Don Miguel Sanmartín Losada Sr. Don Joaquín Arias Romero Sr. Don Carlos Lema Devesa Presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial Presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas Abogado General del Estado - Director del Servicio Jurídico del Estado Director general Javier López Martínez Directora general de Inversiones Ana José Varela González Interventor general Juan Antonio Rioboo Lata Director de Patrimonio y Cultura José Enrique Fernández Varela Director de Educación Antonio Varela Fariña Directora de Investigación María José Mariño Fontenla Directora de Acción Social María Isabel Pérez Martínez Directora de Comunicación Marta Fernández Sánchez


Índice Introducción

1 Por una arquitectura intemporal … ………………………………………………………………………………………

2 El paisaje como punto de partida … ………………………………………………………………………………………… 12

5

Arquitectura sin Arquitectos

3 La búsqueda de la verdad en la arquitectura de los artesanos ……………………………………… 21

La función hace el órgano … …………………………………………………………………………………………………………

23

Frank Lloyd Wright. Una nueva definición de la arquitectura … ……………………………………………………

24

Casas de la Pradera …………………………………………………………………………………………………………………

26

Casas usonianas ………………………………………………………………………………………………………………………

29

4 La arquitectura popular como ejemplo de sensatez … ……………………………………………………… 31

Mies van der Rohe. La forma sigue a la función ……………………………………………………………………………

33

Casas con patio … ……………………………………………………………………………………………………………………

35

5 Le Corbusier y los valores eternos del Mediterráneo … …………………………………………………… 37 Casa en Les Mathes …………………………………………………………………………………………………………………

40

Casa Sarabhai … ………………………………………………………………………………………………………………………

42

Notre Dame du Haut ………………………………………………………………………………………………………………

45

6 Racionalidad y compromiso en España …………………………………………………………………………………… 49

Torres y Sert …………………………………………………………………………………………………………………………………

53

Casas en Garraf … ……………………………………………………………………………………………………………………

53

Regiones devastadas … …………………………………………………………………………………………………………………

57

IX


Pedro de Llano - Compañeros de viaje

Alejandro de la Sota … …………………………………………………………………………………………………………………

61

Poblado de Esquivel …………………………………………………………………………………………………………………

61

7 La arquitectura vernácula como expresión de las formas básicas de una sociedad … 67

Alvar Aalto. Una innovadora arquitectura … …………………………………………………………………………………

67

Säynätsalo / Muuratsalo …………………………………………………………………………………………………………

69

Walter Gropius y Marcel Breuer. Cuando las propuestas de la Bauhaus se fundieron con la arquitectura colonial americana …………………………………………………………………………………………

75

Casa Wise ………………………………………………………………………………………………………………………………

76

De la Tercera Generación al Pattern Language

8 El Team 10. Contra la abstracción alienante del modernismo ………………………………………… 81

Arne Jacobsen. El organicismo humanista: aire para el racionalismo ……………………………………………

85

Viviendas en Klampenburg ………………………………………………………………………………………………………

87

Jörn Utzón. La esencia de la arquitectura … …………………………………………………………………………………

88

Casas Kingo ……………………………………………………………………………………………………………………………

90

Casa en Can Lis … ……………………………………………………………………………………………………………………

92

José Antonio Coderch y Fernando Távora. Buscando un vocabulario propio …………………………………

95

9 De Lucio Costa a Barragán. La experiencia latinoamericana … ………………………………………… 98

Carlos Raúl Villanueva. Por una arquitectura nacida de la realidad de su medio … ……………………… 101 Casa Sotavento … …………………………………………………………………………………………………………………… 101

Barragán. El dulce recuerdo de Jalisco … ……………………………………………………………………………………… 104 Casa Barragán ………………………………………………………………………………………………………………………… 105

10 La presencia de la arquitectura popular en la construcción de un nuevo mundo …… 111

Balkrishna Doshi. La sabiduría popular como raíz de una forma de expresión propia …………………… 111 Viviendas de bajo coste para el PRL ………………………………………………………………………………………… 112 Viviendas de bajo coste en Indore …………………………………………………………………………………………… 114

X


Índice

Hassan Fathy. La arquitectura de los pobres ………………………………………………………………………………… 119 Reubicando la vieja aldea de Gourna ……………………………………………………………………………………… 120

Arquitectura para un tiempo de crisis 11 Años de ruptura …………………………………………………………………………………………………………………………… 126

Louis Kahn. Un arquitecto intemporal … ……………………………………………………………………………………… 126 Casa Fisher ……………………………………………………………………………………………………………………………… 129 Viviendas para el Instituto Indio de Administración de Empresas …………………………………………… 132

Álvaro Siza. Del regionalismo vernáculo a la abstracción ……………………………………………………………… 134 Casa de Chá de Boa Nova … …………………………………………………………………………………………………… 136 Viviendas sociales en la Quinta da Malagueira ……………………………………………………………………… 141

Tadao Ando. Proyectando oasis de hormigón … …………………………………………………………………………… 146 Casa Azuma …………………………………………………………………………………………………………………………… 148

12 Arquitectura para un tiempo nuevo. Del Pattern Language al regionalismo crítico … 152

Cuando la arquitectura “sin pedigrí” llegó al MOMA … ………………………………………………………………… 153

El fin de la “década prodigiosa” … ………………………………………………………………………………………………… 155

Hacia un regionalismo crítico … …………………………………………………………………………………………………… 157

Sugerencias para un nuevo tiempo 13 Entre la crisis y la revolución digital … ………………………………………………………………………………… 162

Las silenciosas lecciones de los viejos artesanos como permanente guía de racionalidad … ………… 164

De Zumthor a Murcutt con un mundo por medio ………………………………………………………………………… 165

14 El espacio en un universo zen …………………………………………………………………………………………………… 168

Los leves confines de unos nuevos lugares …………………………………………………………………………………… 171

Ma, el espacio entre dos letras … ………………………………………………………………………………………………… 180

Luz y penumbras … ……………………………………………………………………………………………………………………… 183

XI


Pedro de Llano - Compañeros de viaje

El ken como patrón de medida de una desconocida arquitectura modular … ……………………………… 185

Ligeros límites, casi inexistentes …………………………………………………………………………………………………… 186

Kazuyo Sejima. Viviendo en la frontera ………………………………………………………………………………………… 188 Casa de los ciruelos … ……………………………………………………………………………………………………………… 189 La machiya como referente urbano ………………………………………………………………………………………… 191 La Small House. Una vivienda para un solar microscópico … …………………………………………………… 192

Las yashiki como parte de un paisaje …………………………………………………………………………………………… 195

Ryue Nishizawa … ………………………………………………………………………………………………………………………… 196

Casa para una artista en Usui-Gun … ……………………………………………………………………………………… 196

15 Fragmentos de tierra edificada … …………………………………………………………………………………………… 201

David Chipperfield………………………………………………………………………………………………………………………… 203

Alejandro de la Sota … ………………………………………………………………………………………………………………… 207

Vivienda en Corrubedo … ………………………………………………………………………………………………………… 203 Urbanización en Alcudia … ……………………………………………………………………………………………………… 207

Eduardo Souto de Moura……………………………………………………………………………………………………………… 211

Una casa en Arrábida ……………………………………………………………………………………………………………… 211

16 Construcción y austeridad … …………………………………………………………………………………………………… 215

Peter Zumthor. El rigor en el uso de los materiales como base de una fascinante arquitectura …… 215 Casa Gugalun … …………���………………………………………………………………………………………………………… 216

Heikkinen & Komonen … ……………………………………………………………………………………………………………… 220

Casa Eila ………………………………………………………………………………………………………………………………… 220

Toyo Ito

………………………………………………………………………………………………………………………………… 223

Casa de campo de aluminio … ………………………………………………………………………………………………… 223

17 Hacia una arquitectura sostenible … ……………………………………………………………………………………… 226

Glenn Murcutt. Más allá del aire acondicionado … ……………………………………………………………………… 229 Casa Marika-Alderton … ………………………………………………………………………………………………………… 231 Casa Marie Short … ………………………………………………………………………………………………………………… 234

XII


Índice

Por una arquitectura ecológica sustentable … ……………………………………………………………………………… 237

18 Reavivar el mundo de los sentidos … ……………………………………………………………………………………… 239

El espacio como hecho poético … ………………………………………………………………………………………………… 240

Peter Zumthor ……………………………………………………………………………………………………………………………… 244

La Capilla de San Benedetto como seductora experiencia sensitiva … ……………………………………… 244

Tadao Ando ………………………………………………………………………………………………………………………………… 248

La Capilla de la Luz o la magia de una humilde caja de hormigón …………………………………………… 248

19 Por una aproximación a la racionalidad anónima como base para la definición

de una nueva arquitectura … …………………………………………………………………………………………………… 251

Apendices Bibliografia

………………………………………………………………………………………………………………………………… 257

Procedencia de las imágenes …………………………………………………………………………………………………………… 265

XIII


“Teitadores” © Juan Rodríguez


Introducci贸n


Peter Zumthor. Casa Luzi


Introducción

Por una arquitectura intemporal

Fue un día de verano. Aprovechaba un viaje en barco a la isla griega de Hydra, para comenzar unas pequeñas vacaciones, con la lectura de la última novela de Andrea Camilleri. Una historia que habla de cómo vivir con lo que nos puede resultar extraño. Una hermosa fábula en la que se juntan el mito, la historia y el futuro, y en la que, sorprendentemente, el fascinante narrador siciliano había introducido un argumento insospechado... Ante todo -contaba-, Gnazio Manisco construyó una casita de piedra enlucida de blanco, idéntica a un cubo de tres metros de lado y tres de altura semienterrado en la ladera, con la puerta de entrada situada frente a un viejo olivo. Aquel era el rincón del mundo que quería tener a su vista en el momento de la muerte. Junto a la puerta, de la altura de un hombre, solo abrió una pequeña ventana para tener un poco de luz cuando la puerta estuviese cerrada. Al observarla con detenimiento, Gnazio se persuadió de que su casa, salvo las habitaciones en las que vivía su familia, no era una verdadera casa sino unas cuantas habitaciones enhebradas. Como remedio, se le ocurrió unir la habitación de los barriles y el establo de las bestias con un muro de treinta centímetros de espesor y tres de altura. Lo cubrió con azulejos amarillos y unió el establo y la pared exterior de la casa con un paramento del

1

mismo grosor y tres metros de altura, en semicírculo, que contenía, en la parte central, la cisterna. Cubrió este muro de azulejos verdes. Hizo lo mismo en el otro lado. Luego, pintó las habitaciones de blanco. Al final, la casa era tan llamativa como una bandera. Una mañana de principios de mayo de 1908, Gnazio, al salir con la mula por la cancilla para ir al campo, se dio cuenta de que en el camino estaba un hombre que había montado en un trípode una cámara fotográfica tan grande que parecía un catafalco. En el suelo, junto al trípode, había una mochila de las que se llevan en la espalda, tan llena que parecía que iba a reventar. El hombre, de unos treinta años, era rubio, alto y seco, a todas luces extranjero, también extranjero por su forma de vestir. Se le acercó, le tendió la mano a Gnazio, sin bajar de la burra. - ¿Es usted el dueño de la casa? - Si. - ¿Quién se la dibujó? ¿Dibujar? ¿Cómo podía decir semejante tontería? ¿Era imbécil? Allí vivían seis personas, ¿Cómo iban a vivir dentro de un dibujo?

5


© Pedro de Llano

Pedro de Llano - Compañeros de oficio

Vivienda rural mediterránea.

- No está dibujada, está construida con piedras, madera y cal. La construí yo.

¿Y que tenía de especial su casa para ser fotografiada? A veces, la gente parece que está loca.

- ¿Estudió arquitectura?

- Fotografíe cuanto quiera.

- ¿Qué es la arquitectura?

Tres horas después, cuando volvió, el americano había terminado de fotografiar, pero aún no marchara.

- ¡Bah!, digamos que el arte de construir casas. - Yo no estudié nada. La mirada del hombre expresaba todavía más asombro. - ¿Y cómo se le ocurrió hacerla así? Gnazio, antes de responder, pensó un poco. - La hice así porque así todo es más lógico. Bastaba con razonar un poco. - ¿Quiere decir que hizo esta casa siguiendo una idea lógica? - Sí. - ¿Puedo fotografiarla?

6

Estaba sentado en el suelo, con la espalda apoyada en el olivo y dibujaba la casa con un lápiz en una hoja blanca grande y gorda. Mientras Gnazio observaba, el visitante volvió a preguntar. - Perdone. ¿Por qué para usted es tan importante el número tres? Gnazio lo miró asombrado. - No entiendo. - Las habitaciones, salvo una, son todas de tres por tres; la distancia entre una construcción y otra es siempre de tres o seis metros.


Introducción

Gnazio consideró el asunto. - No lo había pensado. Pero me pareció una medida justa. - Sí, dijo el americano. - Quisiera preguntarle algo. Su hijo me dijo que, en la primera planta, duermen él y su hermano; en la del centro, usted y su mujer, y en la de la izquierda, las niñas, y que las puertas de las habitaciones de la derecha y de la izquierda dan a su habitación, ¿es así? - Si, señor. - Pero cuando los hijos crezcan y necesiten más independencia estarán siempre obligados a pasar por su habitación. Gnacio se rió. - Ya lo había pensado. En las ventanas de las dos habitaciones haré dos puertas, una por habitación y

cada una con su escalera. Luego les pondré unas ventanas nuevas en los lados. Por la tarde, Gnazio volvió a salir al campo. Cuando regresó, el americano ya había marchado y no volvió a saber nada de él hasta que un día, de febrero de 1921, cuando salía hacia el pueblo a vender fruta y verdura, escuchó que lo llamaba un cartero. - Tengo una carta para usted. Se extrañó. Nunca nadie le había escrito en su vida. ¿Quién podía ser? Se asustó; tal vez la carta traía una mala noticia. - Viene de Alemania, dijo el empleado. Abrió el sobre con manos temblorosas. Dentro había una fotografía y una hoja escrita. La fotografía representaba una casa que le recordaba algo. La miró largamente y, de repente, comprendió 2

1

Lyonel Feininger.

W. Gropius. Vivienda para la Bauhaus, 1925.

7


Pedro de Llano - Compañeros de oficio

que aquella casa se parecía a la suya. En la hoja decía: Estimado señor Manisco:

Saludos cordiales, Lyonel Feininger. Sí, se acordaba del americano. De regreso a casa volvió a mirar la foto. Rompió la fotografía y la hoja, y las tiró en la orilla del camino.

Aún no había llegado a Hydra y, pese a mi deseo de que el cuento no se acabase, la historia del encuentro entre Gnazio y Lyonel había finalizado. Me paré a pensar que la casa descrita bien podría ser cualquiera de las que yo había utilizado otras veces en la isla. En aquel momento recordé las reflexiones de los grandes maestros del siglo XX sobre la intangible relación entre las construcciones primitivas y la arquitectura de la vanguardia. Recordé la tarjeta postal que Walter Gropius le envió a Le Corbusier durante su visita a Japón y las impresiones del arquitecto suizo durante un viaje por

8

© F.L.C. / VEGAP, A Coruña, 2012. 1 - 2 - 3 - 4

No sé si usted se acordará de mí. Soy Lyonel Feininger, aquel americano que en mayo de 1908 tuvo la suerte de conocerlo, de fotografiar y de dibujar su casa, y de conocer a su extraordinaria familia. Unos años después de mi regreso a Alemania, un amigo mío, arquitecto, que se llama Walter Gropius (uno que construye casas, ¿se acuerda?), vio por casualidad las fotografías y los dibujos de su casa y le interesaron tanto que se los regalé. Desde entonces, los ha estudiado largamente, y el resultado fue esta casa, la de la fotografía que le mando. Fue Gropius quien quiso que le escribiese para agradecérselo. Yo conservo un recuerdo imborrable del día que pasé con usted y con los suyos.

Tarjeta postal enviada por Gropius, desde Japón, a Le Corbusier. Hydra. Un asombroso anfiteatro sobre el Egeo. Viviendas construidas por campesinos y pescadores sobre las abruptas laderas de la isla. Una arquitectura cargada de racionalidad y belleza.


Introducción

1

2

el Egeo (el del Congreso de Arquitectura Moderna). En ellas aseguraba que en las islas Cíclades descubrió unas “casas eternas”, hechas a una escala humana, a las que una armonía fruto de su sumisión a las reglas de la naturaleza, de su inteligente orientación, de su plasticidad las convertían en precursoras de la modernidad. Reviví las consideraciones de Alejandro de la Sota sobre la arquitectura popular andaluza; las de Luis Barragán sobre la presencia del agua y del color en la anónima arquitectura mejicana; las experiencias de Balkrisna Doshi en su Ahmedabad natal; las primeras obras de Peter Zumthor, Ryue Nishizawa o Glenn Murcutt… Más tarde, ya en la isla, disfruté de los espacios de la vieja vivienda en la que nos instalamos, gocé con el amanecer y el atardecer en nuestra terraza sobre el mar, paseé por las callejuelas del pueblo, pequeñas y escarpadas, y descansé bajo la sombra de los grandes toldos que cubren las terrazas de las tabernas.

© Pedro de Llano 2 - 3

3

¡Cuánto se podría aprender de aquel lugar para hacer progresar la arquitectura contemporánea...! Las anónimas construcciones de Hydra eran mucho más que un simple espacio arquitectónico; eran un deslumbrante ámbito para la vida, un ámbito que activaba el oído, la vista, el tacto, el olfato. El frescor del dormitorio en penumbra, semiexcavado en la roca, en medio de tardes de sol ardientes. El tacto áspero de las paredes de barro encalado, de la arcilla cocida del pavimento de cerámica, o de las viejas maderas gastadas y pulidas por los años… En la cocina, el olor del humo y las especias llenaban la atmósfera. El color de los azulejos amarillos luchaba contra las sombras de un espacio que, al atardecer, solo estaba iluminado por un chorro de luz casi

9


© Pedro de Llano

Pedro de Llano - Compañeros de oficio

Espacios en los que hermosas buganvillas protegen a sus usuarios de la sombra.

horizontal que anunciaba el final del día, mientras en el horizonte se iban encendiendo las luces del Peloponeso. Entre la fragancia de los jazmines y de las higueras llegaban limpios sonidos. El ir y venir del mar. El zureo de las palomas. Los cascos de una reata de mulas contra el suelo. El motor de una barca que volvía al puerto…

10

Hace mucho, muchísimo tiempo, en Hydra, unos anónimos artesanos construyeron unas humildes viviendas cargadas de racionalidad y belleza. Llenas de reclamos para cada uno de nuestros sentidos. En esta isla hubo muchos Gnazios, campesinos o pescadores, que hicieron sus casas sobre las laderas abruptas, creando entre ellas una sincronía natural, homogénea, de puro sentido común.


Introducción

En sus callejuelas todo parece mantener una continuidad inalterable. Los mismos materiales, las mismas sensaciones. Una mirada panorámica del pueblo nos proporciona la sensación de estar habitando en un gran anfiteatro formado por pequeñas edificaciones que bajan por la ladera hasta llegar al mar. Una unidad abigarrada en la que sobresalen las torres de pequeñas iglesias ortodoxas, en las que, en la mañana, suenan las campanas con un hermoso lenguaje que nunca supe descifrar. Las callejas, zigzagueantes y empinadas, cubiertas en algunos tramos por construcciones y buganvillas, nos protegen con su sombra. A cada lado del camino, alegres carpinterías de madera. Amarillo, rojo, rosa, azul. Los colores dan vida al lugar, abriéndose en irregulares muros encalados. Los marmóreos, toscos y pulidos escalones ayudan a subir cada trecho de cuesta, con solo unas ásperas barandillas de hierro en algunos de sus tramos. Caminando, de nuevo, vienen a nosotros mil aromas: el olor a pescado en las brasas de una casita de comidas que pone las mesas sobre el camino; la fragancia de la madera fresca de un taller de carpintería, con una mula atada a la entrada y un canario cantando en una llamativa jaula amarilla; el

olor del alquitrán con el que trabaja un pescador que calafatea su embarcación… El día de nuestra partida, ya en el puerto, mientras contemplaba el fascinante conjunto arquitectónico en el que había vivido las últimas semanas, pensaba una vez más en el desvanecimiento de los posibles límites de la arquitectura. ¿Por qué en ocasiones no somos capaces de delimitar el encuentro entre cada edificio y su entorno? ¿Por qué nos parece que, a veces, esa arquitectura es una parte más de la naturaleza? La rutina hace que habitualmente no seamos conscientes de todos los elementos ligados a las construcciones de la arquitectura popular. Pero si hacemos un pequeño esfuerzo por analizarlas, surgen infinidad de nuevas preguntas. ¿Cuál es su función dentro de su entorno? ¿Sus espacios, su escala, sus cerramientos, son los esenciales para las necesidades demandadas? ¿Cómo se han combinado sus materiales con tanta naturalidad? ¿Qué criterios se siguieron para abrir huecos y conseguir una iluminación determinada? ¿Y para obtener confort térmico con medios tan sencillos? ¿Cómo suenan sus espacios? ¿Cuál es la razón de ese íntimo encanto que nos hace vibrar de alegría?...

11


Compañeros de oficio