Issuu on Google+

work in progress


Cuando alguien nos pregunta si lo queremos, puede ser porque piensa que no se lo demostramos con la frecuencia que esa persona quisiera. El amor es un sentimiento que no podemos esconder. Cuando queremos a alguien, somos cariñosos con esa persona, la tratamos bien, la consentimos, tenemos detalles con ella y le ofrecemos lo mejor de nosotros. No es posible decir que queremos a alguien, y tratarlo de mala manera, con insultos, agresiones, descuido y abandono. Esto resulta muy claro cuando nos referimos a la expresión de cariño hacia otras personas, pero cuando se trata de nosotros mismos, la cosa se vuelve menos evidente. Ante la pregunta de si eres una persona que se quiere a sí misma, podrías pensar rápidamente que sí. Pero, si analizamos la manera como te tratas en distintos aspectos de tu vida, entonces puede que no estés haciendo lo suficiente por demostrarte cuánto te quieres y cuán satisfecha estás con la persona que eres.


Imagina una hermosa flor y hazte las siguientes preguntas: ¿Cómo son las flores? ¿Qué les pasa si las tratamos con mucha o sin cuidado? Ahora imagina que tú eres esa flor. Las distintas áreas de tu vida son los pétalos que la conforman. Piensa en las cosas que haces y dejas de hacer, que te indican si estás valorándote realmente. Califica tu yo corporal, espiritual, familiar, social, laboral, lúdico con un puntaje del 1 al 5. Analiza tus resultados y establece acciones que te permitan valorarte y te lleven a sentirte bien con tu persona.


ACTIVIDAD 2 Ahora fíjate en tu huella digital, ¿has visto una igual? O fíjate en el iris de tus ojos, analiza su forma, color, los puntitos que tiene y la manera como se distribuyen. ¿Crees que haya alguien en el mundo con un par de ojos igual? Así como tu huella digital y el iris de tus ojos es único, tú eres único. Ellos son solo dos señales que te distinguen físicamente de los demás. Ahora piensa en las características de tu personalidad que te hacen único.


Responde: ¿Qué cualidades me hacen un ser humano especial?

¿Qué cosas hago yo, que nadie hace igual?

¿De qué se perdería el mundo si yo no estuviera en él?


Recordando mis súper poderes Nuestras habilidades, talentos y fortalezas son nuestros súper poderes; ellos se refieren a la experticia, la aptitud o la “maña” que tenemos para poder desarrollar alguna tarea. La persona hábil en algo, por lo tanto, logra realizar algo con éxito gracias a su destreza. Cabe destacar que las habilidades que tenemos pueden ser aptitudes que nos acompañan desde nacimiento o que las desarrollamos mediante el entrenamiento y la práctica. Por lo general, ambas cuestiones se complementan; Por ejemplo, un niño puede haber nacido con la atracción y habilidad para jugar futbol, pero tendrá que entrenar muy fuerte si quiere desarrollar su talento y poder competir a nivel profesional.


ACTIVIDAD 1 Es importante que tengas una sensación de ser una persona con poderes, es decir con habilidades, talentos y fortalezas que puedas utilizar en tu vida, pero no es suficiente saber que tienes habilidades, lo importante es conocer cuáles son tus talentos y fortalezas. En el siguiente ejercicio trataremos de conocer tus super poderes; lo que harás es que llenaras el cuadro que te presentamos con por lo menos tres experiencias pasadas o logros alcanzados que te enorgullezcan mucho; luego colocaras la sensación que tuviste en aquella ocasión al haber alcanzado aquel logro o haber tenido una buena experiencia; y por último, escribirás ese poder, o sea la habilidad o talento que pusiste en práctica en esa ocasión con el fin de recuerdes “para que eres bueno/a”.


Yo como súper héroe: mis fortalezas y debilidades Es importante para nosotros como personas que tengamos una buena autoimagen, que nos valoremos equilibradamente, sabiendo que tenemos fortalezas pero que también tenemos debilidades. Cuando hablamos de esto nos referimos a la autovaloración, que se refiere a las características, rasgos, fuerzas y posibilidades físicas, capacidades, aspiraciones, positivas y negativas que la persona se atribuye o piensa de sí mismo. Una autovaloración inadecuada te lleva a la inseguridad, falta de persistencia y a la formación de rasgos negativos como egoísmo y agresividad; en los sujetos que se sobrevaloran, y la timidez, el aislamiento, la indecisión, la dependencia; en los sujetos que se subvaloran.


ACTIVIDAD 2

En este ejercicio lo que harás es un dibujo de ti como un super héroe (o heroína), enfócate en colocarle un nombre y disfraz a tu héroe con el cual te sientas representada; luego escribirás por lo menos tres de tus super poderes, es decir habilidades y talentos, y tres de tus debilidades.


Dueño de mis respuestas Las situaciones difíciles son factores externos a nosotros que nos llevan a responder de diferentes formas, muchas veces de maneras que no quieres; ante una situación difícil puedes llorar, paralizarte, responder agresivamente, entre otras muchas formas; pero la forma como respondemos no depende de ese factor externo sino del control que tu tengas de tus acciones, pues no eres esclavo de las situaciones. En ciertas ocasiones nos dejamos llevar por las sensaciones que tenemos en el momento, lo que nos lleva a tener problemas, perder amistades o personas importantes para nosotros, después de haber hecho cosas indebidas sentimos arrepentimiento pero ya es demasiado tarde pues nos hemos equivocado; por lo tanto lo mejor es aprender a controlar nuestras respuestas. Recuerda, tú eres dueño de tus actos, no eres esclavo de la forma como respondes; trae una nueva perspectiva a tus respuestas ante situaciones negativas y vivirás mejor.


ACTIVIDAD 1 A continuación encontraras en el grafico la forma como se forma una respuesta, es decir, primero aparece una situación, surge en ti pensamientos y sentimiento que resultan en una respuesta. Lo que harás en esta actividad es que escribirás en las líneas de cada palabra lo que corresponde a cada una. Es decir, en las líneas de la palabra situación escribirás un evento negativo, luego en pensamientos escribirás cuales fueron las ideas que pensaste, en sentimientos escribirás como te sentiste y luego escribirás en respuesta la forma como actuaste. Luego encontrarás el mismo gráfico, pero en esta ocasión no escribirás pensamientos, sentimientos y respuestas negativas, sino que trataras de buscar una perspectiva diferente, es decir sacar esa voz y sentimientos negativa de ti, y escribirás un pensamiento positivo, una emoción positiva y una respuesta positiva que podrías dar ante esa situación.


Situaci贸n

Situaci贸n

Pensamiento

Pensamiento

Sentimiento

Sentimiento

Respuesta

Respuesta


Aprendiendo a respirar Generalmente como seres humanos respiramos tan solo necesario para vivir sin darnos de que en la respiración está escondido una fuerza que nos ayudaría a revitalizar nuestro cuerpo, traernos bienestar, evitar enfermedades,… y en muchas ocasiones a calmarnos cuando estamos rabiosos o tristes, y manejar nuestra ansiedad. De acuerdo a esto es necesario aprender a respirar efectivamente pues nos ayudará en nuestro desarrollo personal y en el manejo de nuestras emociones.


ACTIVIDAD 2 Para este ejercicio te sentaras derecha en una silla o te acostarás boca arriba en una cama, colocaras tus manos en tu abdomen e intentaras llenar tu barriga de aire a través de la inspiración; luego, mediante la espiración vas a desinflar tu barriga lentamente, siempre manteniendo tu atención en el aire que entra y sale de tu cuerpo a través de tu nariz. Esto lo repetirás por lo menos 10 veces, dejando de lado toda ansiedad, ira o tristeza con cada respiración que realizas en el ejercicio.


¿Cómo resuelvo mis problemas? Las personas siempre nos encontramos en situaciones buenas o malas, ante las cuales debemos dar una respuesta. Cada persona tiene su forma de responder ante las situaciones que se le presentan, sin embargo, se pueden resumir 3 tipos de respuesta: Agresivo: este tipo de respuesta ante las situaciones se caracteriza por ser impulsiva la mayoría de las veces. La persona siente ansiedad, temor, exaltación o agresión hacia la persona que la genera. Normalmente trata de imponer sus formas de pensar a los demás e ignora todo sentimiento o postura que sea contraria a él o ella. En cuanto a la conducta no verbal se destaca una mirada fija y penetrante, voz demasiado alta, hablar rápido, gestos de amenaza y manoteos, y adopta una postura agresiva e intimidante. Suele decir: deberías (o no) hacer esto, si no haces esto yo… ¿por qué no has hecho lo que te mande?, las cosas se hacen a mi manera, yo soy la que mando aquí, entre otras. Pasivo: esta forma de responder a las situaciones se caracteriza por acomodarse a lo que quieren los otros aunque esto vaya contra sus propias opiniones o necesidades. En cuanto a su conducta no verbal, evita el cruce de miradas, utiliza un tono de voz bajo, habla pausado y adopta una postura recogida y ansiosa para evitar cualquier posible discusión o pelea. En su expresión verbal, utiliza expresiones como: hagamos lo que tú quieras, no quiero discutir contigo, no he hecho lo que me dijiste porque…, entre otras. Asertivo: se caracteriza por una respuesta en la que la persona expresa sus necesidades, deseos y opiniones. Toma postura en situaciones y trata de entender a la otra persona antes de manifestar sus propios sentimientos. En cuanto a su conducta no verbal, mantiene su mirada fija aunque tranquila, manifiesta un tono de voz calmada y apacible, su postura es tranquila, libre de ansiedad. En su expresión verbal suele utilizar expresiones que lleven la discusión hacia acuerdos, afirmando respetuosamente su posición y dando importancia a las expresiones de la otra persona.


ACTIVIDAD 1 Hace unos días la señora María llegó a tu casa en la mitad de la mañana y te pidió prestada una libra de arroz para hacer el almuerzo de su casa; ya han pasado varios días y todavía María no se ha dispuesto a devolverte la libra de arroz que le prestaste. En el día de hoy, tú necesitas la libra de arroz y le dices a María, pero ella no quiere dártela y se desata una calurosa discusión. Ante esta situación tú tomarás una forma de enfrentarla, ¿Cuál será la forma que elegirás?


A continuaci贸n encontrar谩s una tabla con los diferentes estilos de comunicaci贸n (agresivo, pasivo y asertivo) y un espacio en blanco al frente donde colocar谩s las consecuencias de responder de estas maneras.


¿Qué cara pones? La comunicación no verbal es indispensable en nuestras vidas ya que sin ella no podríamos comunicarnos de una manera efectiva con los demás. Esto se debe a que al momento de hablar, nuestras palabras van ligadas a los movimientos que generamos con nuestro cuerpo ya que estos no son elegidos al azar. Esto hace que tanto el que se expresa, como el que recibe la información entiendan mejor de lo que se habla. La comunicación no verbal puede enseñarnos el estado de ánimo de la persona: la forma como frunce el seño, como pone su boca, la forma como mira, como mueve las manos y las piernas, nos muestran cómo se siente la persona.


ACTIVIDAD 2 Ahora que ya conocemos la importancia de la comunicación no verbal, quiero pedirte que por favor cierres los ojos... respira profundo.... concéntrate en las sensaciones de tu cuerpo..., las piernas..., los brazos..., el cuello. Ahora que estás más tranquilo o tranquila, te quiero pedir que recuerdes alguna situación difícil... Simplemente recuerda una situación que te resultó complicada.... Una vez que tengas la imagen de esa situación… recuerda: ¿Qué hice en esa situación?... ¿Cómo me sentía?... ¿Había alguien en especial que me ayudó?... ¿Quién era esa persona... y qué hizo que me ayudó?... ¿Cuál fue el final...y cómo están las cosas ahora?... Por favor, guarda esa imagen, y comienza a abrir los ojos lentamente....”


A continuación encontrarás diferentes expresiones faciales que nos comunican diferentes sentimientos; quiero que señales por lo menos dos caras con la que expreses como te sentías ante esa situación difícil, y luego llenes el cuadro teniendo en cuenta como te sientes al recordar esa situación:


Si sientes alguna molestia en tu cuerpo, ¿en qué parte (s) de tu cuerpo la sientes? ¿Cuál es tu pensamiento acerca de ti mismo al recordar este episodio? ¿Qué te gustaría haber hecho en esta ocasión?

Ten en mente que “las caras que pones” expresan como te sientes realmente, por lo tanto recuerda moderar tus expresiones cuando te comuniques con otros, pues aunque con la boca le estés diciendo algo, tus expresiones corporales “hablan más que tu boca”. Muchas de las relaciones que mantienes con las personas se pueden fortalecer con una cara amable o una sonrisa; practica más una buena expresión no verbal, que mantener una cara enojada. Una sonrisa atrae, una “cara de piedra” aparta, recuerda este dicho que te servirá para mantener mejores relaciones.


work in progress


CDKN prev2