Issuu on Google+


Mucho ha llovido desde aquella primera concentración a la que asistí, Pingüinos 2004, y ahora, ocho años después, al repasar y rehacer las crónicas me doy cuenta de cuanto hemos cambiado. Muchos amigos hechos por el camino han desaparecido, o a penas se les ve. A cambio han aparecido otros nuevos, y el ATCE ha ido variando. Es lo que tiene el correr del tiempo... ¡Que de recuerdos! De aquel Pingüinos pasé a mi primera anual, Guada'04. Entonces llenábamos el aparcamiento de Áfricas... Desde pequeño me han dicho que vale más un lápiz corto que una memoria larga, quizá por eso me gusta hacer crónicas, porque este "corto lápiz", sumado a las imágenes digitales, trae a mi memoria muchos momentos que de otra forma se perderían. He tratado de mantener aquí las crónicas tal cual las escribí. Limitándome a adaptarlas a este nuevo formato. Del mismo modo, he intentado mantener esa parte visual típica en mis crónicas.

Frank.


Valencia, 9 de enero de 2004. Una vez reunidos, Grego, Chornet y yo, fuimos al encuentro de Luis, el cual venía de Castellón. Habíamos quedado en la gasolinera del desvío del Circuit de Cheste. Después de tomar un café salimos en dirección a Madrid. Nuestra siguiente parada estaba prevista en la gasolinera "Área 175", en el punto de unión de la N-III con la N-301. Punto de encuentro con Paqui y Luisbom que venían desde Alicante. Por el camino adelantamos a otra Africana, el cual resultó ser Mcguiver. Llegados al punto de encuentro y tras esperar un poco recibimos una llamada de Luisbom comunicándonos que estaba esperando en la siguiente gasolinera. Así que seguimos hasta ella, y allí nos reunimos todos los que íbamos desde la Comunidad Valenciana el viernes. Paramos a comer a la salida de Madrid. Pasamos por el túnel de la sierra de Guadarrama, y una vez llegados al desvío de Valladolid (N601) perdimos a Chornet, el cual continuó por la N-VI. Se había quedado un poco retrasado y al llegar al desvío coincidió que estaba adelantando a un autobús y aunque nos vio ya era tarde para tomar la desviación, más que nada porque había allí parado un coche de la Benemérita y hubiera sido una maniobra censurable por estos. Paramos por si podía dar la vuelta, y le llamamos sin éxito al móvil. Puesto que había que llegar antes de una determinada hora al hotel, Grego nos pidió que siguiéramos y se quedó él esperándolo. Continuamos, no sin extraviarnos un rato, y llegamos al hotel Formula 1. Al rato llego Grego sin Chornet, que había seguido hasta el desvío de Tordesillas y había llamado a Grego para decirle que ya acudía él al hotel. Chornet, finalmente llegó una hora y media mas tarde, después de 100km extra. Todo el personal fue rejuntándose en el hotel, incluidos los acampados, para ir a cenar al centro de Valladolid. Cenamos como reyes en un magnífico local, elegido por nuestros anfitriones y organizadores, Txe y Victorxrv. A los postres, de repente, apareció el camarero con un plato variado con velas encendidas y todos comenzaron a cantar el cumpleaños feliz. Era el cumple de Grego y no había dicho nada, pero Víctor que está en todo, y lo sabía, quiso sorprenderlo. -Vaya- pensé, podían haberme avisado y lo hubiera filmado, así que me levanté, saqué la cámara, y pedí que encendieran de nuevo las velas, y volvieran a cantar todos el cumpleaños feliz para filmarlo. Por supuesto todos accedieron y casi hacemos llorar a Grego de la emoción.


Después de la suculenta cena dimos un paseo por el centro, hasta la Plaza Mayor, guiados por nuestros anfitriones. De vuelta a las monturas, y tras ordenarlas un poquillo, les hicimos unas fotos. Luego dimos un bonito espectáculo circulando por dentro de la ciudad. Tomamos rumbo a la zona de acampada, donde nos inscribimos a la concentración. Vivimos el ambiente durante un rato y cansados volvimos al hotel.

Valladolid, 10 de enero de 2004. Desayunamos en la gasolinera que hay frente al hotel, rondaban las 11h. Y desde allí nos dirigimos a la zona de acampada para reunirnos con el resto de los ATCE, e ir juntos a la ruta Pingüinera que nos llevaría hasta Valladolid. La ruta fue impresionante, no ya por el camino en sí, sino por la cantidad de motos, de todo tipo y estilos, congregadas en el evento. Aparcamos en Valladolid lo más juntos que pudimos. En la foto se pueden ver algunas, que no todas, las Africotas. Ahora tocaba el almuerzo pingüinero y ver la exhibición de AC Farias "Acrobatic Show" el rato que diera tiempo, pues los ATCE teníamos ruta propia programada y reserva para comer. Exhibición magnífica, con caballitos, invertidos, ochos haciendo un caballito e incluso piruetas con una mini moto. Llegó la hora de marcharnos hacia Peñafiel, donde comeríamos. La ruta estaba prevista que empezara a las 13:30 y eran ya las 14:30, a base de despistarse unos y no llegar otros se nos tiró el tiempo encima. Bonita ruta: Valladolid - Renedo - Villabañez Olivares de Duero - Peñafiel. Paramos en la gasolinera de Renedo, y ya eran las 15:00 horas. Por fin, y casi una hora más tarde, llegamos a Peñafiel, después de 60Km de curvitas por carreteras maltratadas por el tiempo y los tractores, rodeadas de campos y cruzando pequeños pueblos cuyos habitantes miraban atónitos la procesión de Africanas. Aparcamos y sin perder más tiempo, todos hambrientos, fuimos al Mesón de Mª Eugenia.


Bien comidos, cogimos nuestras monturas para ir a visitar el Castillo de Peñafiel. Pero antes Victorxrv nos condujo hasta una antigua e impresionante plaza. La plaza del Coso, un lugar de fiestas y tradiciones, el tradicional Corro de los Toros, donde se vienen celebrando los festejos taurinos desde la Edad Media. Tomamos la plaza, como salvajes fieras. Después de alguna que otra derrapada por la arena... retomamos el camino hacia al Castillo. Hicimos una visita guiada muy interesante por el castillo, incluido el museo del vino, en el interior del mismo. Después se decidió que sería mejor volver directamente a la zona de acampada por la N-122 en vez de por la ruta prevista (Peñafiel - Langayo - Cogoces del monte - Aldeabar Montemayor de Pinilla - Tudela de Duero - Boecillo, lastima) pues la noche se nos echaba encima. Una vez en la zona de acampada nos desperdigamos. Acompañado por Cesar "Kalajan", fui a entregar la ayuda humanitaria e intente en vano comprar el típico pingüino de peluche, aprendí que las compras mejor realizarlas el viernes ya que el sábado está prácticamente agotado todo. Al poco encontramos a Paqui y Luisbom en unas de las carpas, y nos hicieron la foto en el iglú del pingüino, que aunque salió un poco oscura valió la pena como recuerdo pingüinero. Al poco aparecieron Grego y Chornet, los cuales nos informaron que gran parte del ATCE estaban en la cola de la cena, y para allá que nos fuimos. Oh!! Después de aguantar la cola resultó que la cena era a base de pimiento... puag no puedorrr... me sienta fatal, menos mal que habíamos comido tardísimo. Más tarde me comí un bocata de longanizas en una de las carpas bar. Estuvimos un rato por las carpas baretos, música, mucho ambiente... Y finalmente fuimos a hacer la hoguera junto a los ATCE acampados. Algunos, como el amigo Bajamotors, se sienten aquí como en su casa. Lo encontramos paseándose en Batín!!! Lo cierto es que hacía un clima muy bueno, nada del frío que me habían comentado. Estuvimos hablando entorno a la hoguera, hasta que finalmente los que estábamos en el hotel nos retiramos a dormir. Aunque alguno aun se fue a Boecillo a tomar la última.


Valladolid, 11 de enero de 2004. Nos levantamos, preparamos las maletas, y abandonamos el hotel. Fuimos por última vez a la zona de acampada, donde aun quedaban algunos de los ATCE, para almorzar y despedirnos de ellos. Con cara de sueño atrasado, nos pusimos en la cola para recoger el almuerzo. Almorzábamos a las 11:30. No estuvo mal, aunque no fuera una maravilla. Después nos acercamos a despedirnos de los acampados, los cuales ya habían recogido el campamento ATCE. Había llegado el momento de marcharse, pero Grego pidió que nos acercáramos antes a la carpa de la ayuda humanitaria, pues aun no había dejado la suya. Los guié hasta ella y una vez entregada, cuando estábamos ya en las motos, el altavoz anuncio "4º premio moto club para el África Twin Club España", nos miramos... Paramos las motos allí mismo y nos fuimos a ver quién de los nuestros recogía el premio. Nos metimos entre la gente y vimos a Esteban "AT92" (GelATor) y a Transalpiner en el escenario, junto a Sete Gibernau. Al momento subió también Victorxrv. Para más sorpresa anunciaron un nuevo premio, esta vez para Jimy, "3er piloto más lejano no peninsular". Recogió el premio Transalpiner en su nombre, pues Jimy ya se había ido. Era tardísimo y nos marchamos de vuelta a casa, contentos por los premios. No está mal para ser el primer año que iba el ATCE. Volvimos sin contratiempos, pasando por el puerto de Guadarrama, en vez de pasar por el túnel como a la ida, pues el tiempo era soleado y nos apetecían unas buenas curvitas. Comimos a la salida de Madrid, y ya sin más dilación llegamos a casa. Fue entonces cuando me enteré, que un listo y grandísimo hijo de la gran... nos había robado el pingüino del 4º puesto, subiendo al escenario, nada más lo habían anunciado y presentándose como miembro del club. Por suerte la organización atendió la queja formulada y se entrego otro en sustitución del sustraído. En el 2005, seguro que estaremos más atentos. Así lo viví... Pero quisiera despedir está crónica agradeciendo el buen trabajo realizado por nuestros organizadores del ATCE, Txe y Victorxrv, y a todos aquellos que colaboraron con ellos. Gracias!


Viernes, 12/03/04. Valencia-Guadalajara. (NIII-M45-NII) Merche y yo salimos de Valencia en dirección Guadalajara a las 17:10h. El cielo estaba nublado y llevábamos a mano y preparados los trajes de lluvia. Soplaba un fuerte viento en contra, lo cual debió de incrementar el consumo de gasolina, pues en 13.000Km y pico que llevaba la Africana nunca me había entrado la reserva... jeje alguna vez tenía que ser la primera. Paramos para repostar a 192Km de Madrid, y el cielo empezaba ha estar muy cargado. Seguimos avanzando y a unos 100Km de Madrid nos vimos obligados a detenernos para ponernos el mono de lluvia, pues ya nos caía un agua considerable. La cual no nos abandonó en toda la tarde y sólo nos libramos de ella al llegar al hotel Trip. Donde ya nos esperaban aparcadas un montón de Africanas. Entramos en el hotel sobre las 21:00h, algo mojados, Merche llevaba los guantes mojados (no estuvieron secos hasta el domingo) y a mí me había ido entrando el agua por el cuello mojándome hasta la camiseta interior. Saludos a

los presentes, recogida de la tarjeta-llave y a la habitación a cambiarnos. Que bien que va el secapelos del hotel, en un momento había conseguido secar casi por completo mis camisetas y el buff. Una vez, duchaditos y cambiados, bajamos al vestíbulo del hotel a reunirnos con el resto de Africanos. Otra vez saludos, a conocidos y desconocidos, pago de los tickets (muy buena idea) y risas, muchas risas. Cerca de las 10:30h fuimos al comedor y nos dimos a una muy buena y merecida cena, con una amena conversación, la cual entre otras cosas me permitió conocer mejor a David (i tu)..., vamos fue una velada fantástica. Si incluso teníamos de beber Txakoli traído, si no me equivoco, por el amigo Cambalatxe. Pena que ya no bebo alcohol, aunque lo probé y estaba muy bueno. Después de cenar fuimos un ratillo al vestíbulo a seguir paliqueando un rato, visitamos la web aprovechando que había ordenata, y a dormir.

Sábado 13-03-04. La ruta El sábado nos levantamos cerca de las 10:00h, nos preparamos y bajamos a encontrarnos en el comedor con un montón de Africanos disfrutando de un estupendo y copioso desayuno. Acto seguido reunión en el vestíbulo, y posteriormente en el aparcamiento a la espera de todos los que llegaban por la mañana.

Se colocó la pancarta del club en la fachada del hotel. El tiempo no se dignó a acompañarnos y los nubarrones amenazaban con más lluvia. En la espera aprovechamos, como todos, para pasear entre tanta Africana junta, y admirar entre otras la AT "supermoto" de Emprador.


Quería haberla probado, y de hecho ya habíamos quedado en que me la dejaría, pero no se la pedí porque no la hubiera manejado con tranquilidad con el suelo tan mojado y no habría obtenido una sensación real de la máquina. Eso sí, la próxima vez espero poder probarla. Una vez todos reunidos, y los mañaneros con sus habitaciones tomadas y bártulos descargados, la gran oruga de Africanas comenzó la ruta. La ruta prevista se vio sometida a modificación por las inclemencias del tiempo, pues los nubarrones descargaban intermitentemente lluvia sobre nosotros. Merche y yo íbamos con el grupo de

cabeza y cada vez que miraba por el retrovisor flipaba, que gusto ver es oruga interminable, que se perdía en las curvas ya tomadas. Lastima que no la filmara, pues era digna de ver... En varias ocasiones estuve a punto de acelerar para adelantarlos a todos y parar un poco más adelante para poder filmarla, pero el mal tiempo y mi desconocimiento de la dirección a seguir coartaron mis intenciones. Después de un agradable paseo, a pesar de la lluvia, la gran oruga llegó al embalse de Entrepeñas. Una parada para charlar y hacer unas fotillos. no todo eran Africanas, entre otras habían Varaderos, la V-storm de Grego...

Partimos del embalse, pero no fuimos muy lejos. Al reagruparnos en la carretera, no llegaban todos y comenzó entonces una procesión de idas y venidas, alguien tenía problemas eléctricos en su montura (creo que era Dani-AT) le hicieron un apaño y a funcionar. A esas horas todos empezábamos a estar hambrientos y pusimos la directa hacia Brihuega. Aparcamos en la plaza, unos cuantos, y dimos un paseo hasta el restaurante El Torreón.


Éramos, si no me equivoco, 92 personas repartidas en tres mesas. En realidad deberíamos de haber sido más, pero los que decidieron hacer la ruta por pistas tuvieron problemas y no llegaron (pero esa es una historia que no me toca a mí contarla) El menú constó de, un primer plato de alubias con chorizo, de segundo plato pierna de cordero y,

como no, de postre natillas de la casa. Moraos nos pusimos.

Aparcamos frente al Palacio de los Infantes

Como se había hecho tarde, dejamos para otra ocasión las visitas turísticas programadas, y fuimos a refugiarnos de la lluvia y a tomar algo al garito de un amigo de Esteban, donde alguien (no recuerdo su nombre, pido disculpas!) metió su Africana y nos deleito con una mini-quemada de rueda, jajaja que espectáculo!

Finalmente volvimos al hotel a cambiarnos para la cena. La cena tuvo lugar en el Club de Campo del Casino. Como la noche había salido despejada, sin una sólo nube y con un incontable numero de estrellas, los más atrevidos decidimos ir andando hasta el allí.

Como llevábamos el horario ya muy desfasado y el tiempo había empeorado, acortamos también la ruta de vuelta a Guadalajara.


Lo que nos habían dicho que eran 500Mts se convirtieron en 2Km y algunos de los “peatones”, tras la insistencia de Avendaño, AT92 y demás, acabaron el trayecto, o a caballo de una AT, o en el 4x4 de Avendaño. Después de una excelente y animada cena, se realizo la entrega de trofeos y el sorteo de regalos. Trofeo moto más antigua.- José Manuel “AT88” Trofeo piloto más lejano.- “Africamenorca” Trofeo moto más nueva.- Fernando “Feroliva”

Los regalos fueron muchos y variados, y nos los nombraré pues se haría muy largo, sólo decir que habían camisetas, sudaderas, abrebotellas e incluso un top case... Y como no, hacer una mención especial al magnífico presentador, el cual lo hizo muy bien y muy ameno, Jorge “Transalpiner” y también a Esteban, que hasta en esto estuvo trabajando. Se nos hizo taradísimo, y la mayor parte creo que volvimos directamente al hotel, cansados de un día tan bueno y largo. Pequeña charla en el vestíbulo y a dormir.

Domingo 14-03-04. El retorno. Amaneció el día brillante y soleado, como recompensa a la lluvia sufrida. Al menos la vuelta a casa sería bajo el sol. Me asomé a la ventana y vi un una bella imagen que fotografié para guardar como recuerdo, el aparcamiento repleto de AT's. Que bonitas, brillando iluminadas por el sol. Desayunamos, y comenzó entonces una larga despedida que se prolongo hasta el aparcamiento, besos, abrazos, abrazos y besos... Todos se disponían a partir, o ya habían salido. Y el komando Valencia, integrado por, Mari Paz y Grego, Cari y Luis, Jobo, Merche y yo, nos decidimos a marchar. Volvimos por la N-320 dirección cuenca para hacer el viaje más animado, con curvitas y buen paisaje. Al poco, encontramos saliendo de una gasolinera al komando Alicante y Murcia, y continuamos camino con ellos hasta Motilla del Palancar. De nuevo despedida, y continuamos hasta Minglanillas donde comimos, muy bien, y ya sin más... a casita. Así lo viví y así os lo he contado. Sólo me queda añadir, gracias Laura y Esteban, y a todos los que colaborasteis con ellos para hacer esta reunión posible y perfecta. Y una valoración: Lo mejor: Haber podido conocer mejor a los que ya conocía de anteriores concentras, ver tanta Africana junta y tan buen ambiente. Lo peor: La cantidad de gente que me falta por conocer y tratar, y que quizás tan sólo cruzásemos un breve saludo, lastima que el tiempo no diera para más. Espero ir conociéndoos a todos a lo largo de las muchas concentraciones que se hagan. Gracias y un cordial saludo desde Valencia.


Valencia, sábado 13 de noviembre del 2004. Salí de casa y me fui al encuentro del amigo Javierator, tal y como habíamos quedado. Eran las 8:50 en mi reloj justo cuando llegué a la gasolinera, y allí estaba él repostando. Nos saludamos, y sin perder más tiempo del necesario partimos hacia el Hotel Xorret de Catí (Elda, Alicante), lugar donde se realizaba la concentración. Previamente ya había decidido ir por la ruta de Alcoi, para así poder hacer de buena mañana unas curvitas. Las cuales lamentablemente estaban aun mojadas, pues el viernes la lluvia había caído con fuerza, y no pudimos disfrutarlas todo lo que nos hubiera gustado. Llegamos al hotel sobre las 10:20 y rápidamente, tras unos breves saludo al personal que pululaba por allí, entré a coger mi habitación, pues debía dejar el baúl para poder instalar la cámara en su lugar. Javierator que solo venía a pasar el día aprovecho para ir conociendo a los que ya andaban por allí. Una vez aclarado el tema alojamiento, y colocado el soporte de la cámara, seguí con los saludos e hice alguna fotillo. La concentra estaba a punto de ponerse en marcha para hacer las rutas. Yo me fui a la de asfalto tal y como tenía previsto, la cual consistía en ir del hotel a Castalla - Onil Carretera de Banyeres - Ibi - Puerto de la Carrasqueta - Xixona- Mirador del Maigmo Agost - Novelda y Monóver, donde comeríamos. Puse la cámara en el soporte y en cuanto se pusieron en marcha le di a grabar, ¿Cómo saldrá la filmación? Me preguntaba, pues nunca antes lo había hecho. Lo cierto es que resultó incluso mejor de lo que esperaba. Y aquí dejo algunas fotillos extraídas de la cinta, sin demasiada calidad. Javierator disfrutó con la cámara!!! Y en Castalla, seguro que nos recordarán... Llegados casi a Ibi, hicimos una pausa en el camino. Faltaban algunos de los integrantes, a Darío (Elefantwin) se le había roto la cadena de su Varadero y estaban tratando de arreglarla. Finalmente, y puesto que no podían repararla in-situ, llevaron la moto hasta Banyeres, allí consiguieron repararla y aún le dio tiempo para llegar a la comida. Seguimos la ruta en dirección a la Carrasqueta.


Javi Bajamotors me había dicho "Nano, si vas filmando podías tirar un trozo con fuerza y así me grabas unas tumbaetas" y yo le dije que bien, que lo hacíamos en la Carrasqueta...

También venía Javierator, que estando aun un poco resentido de su lesión lo fuimos dejando atrás. Javi (Baja...) empezó a presionarme (aunque al principio tuve que quitar gas para esperarlos pues mis CV se notan) y me adelantó a traición, pues yo tenía que ir vigilando el espejo, para que no se le viera lejos, a la vez que conducía. Así que como no me pareció justo el adelantamiento y aprovechando mi mayor motor, jejeje, se la devolví. Luego ya picado por completo Javi se empeño en volver a pasarme y finalmente le cedí la posición (antes de que me sacará de la carretera) y me dedique a seguirlo. Y lo que hay que tumbar para seguirlo!!! Javi y yo, paramos frente a un bar y comenzamos a hablar. Pasaba el tiempo y el resto no venía así que, preocupados por que hubiera ocurrido algo, dimos la vuelta para ir a su encuentro. Al momento los encontramos de cara (luego me explicaron que habían parado en un mirador), dimos la vuelta, y a Xixona!! Continuamos camino hasta el mirador que hay en el pico Maigmo, desde donde se puede ver San Juan y Alicante. Bajamos tras la pausa del mirador, y seguimos la ruta hasta Agost. Y (si no me equivoco) llegamos hasta una gasolinera a la entrada de Novelda, donde esperamos a que llegaran los de la ruta de campo, para continuar hasta Monóvar juntos.


Ya en el restaurante nos pegamos un buen picoteo, regado con vino y cerveza, y luego un plato de paella, o gazpacho manchego, según gustos. Postres, café... y alguno que otro incluso visitó las cocinas.

Después de comer el plan era ir a Elda, al museo del calzado. Pero algunos de los integrantes, Grego, Bartolomé (SoloAT), Rafa y Ramón & Eva, querían ir antes a cambiarse de ropa al hotel, así que decidí acompañarlos. Se intercambiaron las monturas, Grego en la KTM de Rafa, este en la Africana de Bartolomé y este en la R 1200 GS de Grego. Tiramos hacia el hotel y al llegar, nos percatamos que habíamos perdido a Rafa. Grego y Bartolomé se fueron en su búsqueda, mientras yo desmontaba el invento para sujetar la cámara y me cambiaba de calzado. Baje de la habitación y ellos habían vuelto sin él. Puestos en contacto telefónico dijo que nos esperaba en una gasolinera y una vez cambiados ellos fuimos para allá a buscarlo. Con las horas que se nos habían hecho y teniendo en cuenta que yo tenía que ir a buscar a Merche a la estación de trenes, pregunte al gasolinero y para allá que nos fuimos. Esperamos 15 minutos en la estación, recogimos a Merche, y puestos en contacto telefónico con Esteban (AT92) nos dijo el garito donde se encontraban. Y para allá que nos dirigimos. Con tanta historia, nos habíamos perdido el museo y el paseo por Elda escoltados por la policía. Pero bueno, llegamos a tiempo de tomar una cerveza, en el Capitán Tan.


Y llegó la hora de partir hacia el hotel, donde nos esperaba una abundante y suculenta cena, de buffet libre. Creo que todos nos pusimos finos, de comer y de charlar.

Y después llegó el esperado y espectacular sorteo de regalos. Y el buen ambiente, con el salón bien animado. Buenos regalos le tocaron a Merche... Como nos lo pasamos!! Algunos probaron nuevas monturas para diversión de todos... jejejeje, vaya cachondeo con la "vespa" rosa!!!

Y después de una última copichuela llegó la hora de ir a dormir. Un diez para la organización, Javi Avendaño, Ana, Paco y Juanjo (y si me dejo a alguien, me perdone). Amaneció el domingo, el final de la concentración se acercaba. Bajamos a desayunar y tuvimos la oportunidad de charlar un rato más con algunos de los amiguetes Africanos, un placer como siempre y unas risas aseguradas. Y llegó el momento de partir..."Top sobre top" y resistió el viaje!!! Últimas fotos... y el sector catalán, Grego, y nosotros (Merche y yo), salimos dirección Valencia. Como, Grego y yo, no habíamos recorrido suficientes kilómetros durante el fin de semana, decidimos parar a descargar trastos en casa y continuar hacia el norte escoltando al sector Catalán (Cuco, Bartolomé, Rafa, Ramón y Eva). Y así fue como acabamos comiendo con ellos en Oropesa, a la orilla del mar. Y eso fue todo, volvimos a Valencia con unos 700Kmts, recorridos en los dos días, compartidos con un montón de buenos amigos. Y deseando estar ya en la próxima.


Como diría más de uno que conozco "Estos moteros están locos". Pingüinos es posiblemente la concentración invernal más importantes de Europa. Atrayendo a un gran numero de moteros de diversas filosofía: Custom, Naked, RR, Trail, Clásica, sidecar... Unidos todos ellos sin duda por un gran amor a sus máquinas. Hasta aquí llegan los más auténticos moteros, aquellos a los que no les importa el clima que tendrán que soportar, ni los kilómetros... aquellos que como siempre, van a todas partes sobre su moto. Llegando desde cualquier rincón de Europa, e incluso algunos desde más lejos. Por supuesto los hay también cómodos, que traen su moto en un remolque mientras ellos viajan al abrigo de su lata, calientitos. Los más duros dormirán en la acampada... otros preferiremos el calor de una sencilla habitación de hotel. Todo para disfrutar de un fin de semana en compañía de moteros como ellos. Para ver y compartir algo que sólo un motero llegará a entender. Pingüinos es sin duda una experiencia que ya no se olvida. Frío invernal y montones de kilómetros, para compartir con amigos y colegas una fogata, unos carajillos... una cola para la cena, una breve pero intensa ruta con miles de diferentes monturas... Y ver a las gentes, en las calles Vallisoletanas, saludando, acogiéndonos... Para mí es, además, una oportunidad, la primera del año, para reunirme con los amigos del África Twin Club España. Y compartir con ellos, no sólo lo que nos ofrece Pingüinos, sino también las actividades propias del ATCE. Esta, como todas las aventuras, comienza cuando empieza el viaje...

Viernes 7 de enero del 2005 Suena el despertador, he dormido bien y mucho. Son las 9:00 de la mañana, hoy es el día, me voy a Pingüinos. Desayuno, me preparo, último repaso mental al contenido de las maletas... vale creo que no olvido nada. Salgo de casa, garaje, cargo la moto... me mentalizo (o trato de hacerlo) de que llevo las maletas laterales y no quepo como siempre entre los coches. Acudo al punto de reunión, donde encuentro listo a Grego, enfundado en su nuevo y flamante traje "Rally 2". Después de charlar un poco decidimos salir, son cerca de las 10:20. Atrás dejamos Valencia en dirección a Pingüinos, Boecillo (Valladolid). Este año hemos decidido hacer una ruta con más curvas y menos autovía. La ruta prevista será: De Valencia a Minlanillas por la A3, luego abandonaremos la A3 y tomaremos la N-320 dirección cuenca, la cual dejamos a un lado y seguimos hasta Guadalajara, continuando la misma hasta Torrelaguna donde tomaremos dirección norte por la A1 pasando el puerto de Somosierra para desviarnos, en Cerezo de abajo, por la C-112 dirección Cuéllar y finalmente llegar a Valladolid. El sol y un impresionante cielo azul nos acompañaran casi todo el camino. La A3 cae enseguida, a un muy buen ritmo. En la N320 empieza la diversión de las curvas, aunque hay que andarse con ojo, pues las zonas con sombra están bastante mojadas y hay peligro de encontrar hielo... Pasada Cuenca, una necesaria parada para repostar.


En un ratito nos plantamos en Guadalajara, son las 13:00 horas y como no hemos almorzado decidimos comer. Para ello nos dirigimos al bar de al lado de la heladería de nuestro buen amigo Esteban (AT92), al cual habíamos quedado en avisarle para ver si hacía marcha con nosotros hacía Pingüinos. Le llamo y me dice que está a 100Km de Guada, pues él venía de pasar fiestas en Ibi (Alicante), le digo que vamos a ir comiendo... Una vez comidos, muy bien por cierto, le llama Grego a ver por donde anda, pues nos apetece llegar pronto a Valladolid, para dejar los trastos e ir a inscribirnos a la concentración. Aun no ha llegado a su casa, así que le decimos que nosotros vamos a seguir, él por su parte más tarde recogerá a Jose (Casper) y a alguno más en Madrid. Seguimos pues la N-320 en dirección a Torrelaguna, este tramo tiene también unas buenas curvas donde disfrutar un poco, y luego tomamos la A1 hacía Burgos. Ya subiendo el puerto de Somosierra, hacemos una nueva parada para repostar y aprovechamos para preguntarle al gasolinero cual es el desvío que debemos tomar al bajar el puerto... mal hecho, pues casi nos confunde y nos manda a Segovia por la N-110. Menos mal que al llegar al desvío no nos queda claro y decidimos seguir un poco más, unos 300mts más adelante está el desvío a Cerezo de abajo y a Cuéllar. El cual tomamos. La escarcha hace su aparición en los lados de la carretera y en las zonas sombreadas de los pueblecillos que vamos pasando, pero aun tenemos la grata compañía del solecito. Poco nos iba a durar, pues una vez pasado Cuéllar entramos en la niebla. Y así llegamos a Valladolid, envueltos en este blanco manto que ya no nos abandonaría hasta el domingo, o mejor dicho, que no abandonaríamos hasta salir nosotros el domingo de la provincia. Una vez en Valladolid no tardamos mucho en encontrar la dirección correcta que nos llevaría hasta el, ya conocido y usado el anterior año por nosotros, hotel Formula 1. Eso sí, con la ayuda de un amable gasolinero, casi enfrente del mismo hotel. Y es que la niebla ahora no nos deja ver el otro lado de la carretera. Llegados al hotel, nos encontramos con el Komando Cataluña compuesto por, Bartolome (SoloAT), Juan Carlos (CucoTwin), Rafa, Husk, Willow y Carlos, y con nuestros anfitriones Vallisoletanos Txe y Víctor, salutaciones, toma de la habitación, descarga de maletas... Y por supuesto, puesta en marcha a todo trapo de la calefacción en la habitación. Son ahora las 16:00 horas. Una vez reunidos con ellos de nuevo, en la recepción del hotel, nos vamos juntos a inscribirnos en la concentración en la zona de acampada y ver que otros ATCE, de los que van a acampar, andan ya por allí. El pinar está tal y como lo recordaba, quizás el paisaje un tanto cambiado, el año pasado brillaba el sol y este, además de la niebla, todo está escarchado. El ambiente, sin embargo, no ha cambiado. El trasiego de motos es el mismo, como siempre algo de trafico para aparcar en ese inestable suelo de arena... Pequeña cola para inscribirse, este año se lo han currado y en vez de una bolsa de plástico nos dan una de tela en plan mochila (una lastima que no la hayan hecho más grande y así cabría el casco dentro), de vuelta a la moto y para dentro. Entramos y nos dirigimos hacía la parte izquierda, buscando la pancarta del ATCE, enseguida la vimos y nos metimos con las motos entre unas cuantas tiendas de campaña hasta llegar a ella. Saludamos a Cambalatxe, Jimyh y Pacosevi, los demás estaban desperdigados por la concentración, o todavía no habían llegado. Rellenamos la inscripción, algo necesario para participar en el sorteo de premios, y nos fuimos a entregarla. Nos acercamos a la tienda Pingüinera a comprar unos recuerdos, en mi caso un Buff pingüinero, dado que no había pingüinos de peluche.


Tomamos unos carajillos, bien calientes, y paseamos un poquillo por la plaza... Y nos acercamos al escenario para hacernos unas fotillos con el Pingüino, que este año estaba también motorizado. Vamos, yo el año pasado sólo vi el iglú. Uno a uno fuimos pasando por el asiento trasero de su moto, pues se formó cola. Lastima que el flash haga brillar la niebla. Después le toco el turno al Iglú. Pero aquí además de las fotillos individuales, el amigo Sergio (Willow) consiguió que otro motero nos hiciera el favor de hacernos una sin flash, eso sí, después de unos momentos de explicarle detenidamente como usar su peazo cámara. Sonó el teléfono de Víctor, cosa normal pues estaba todo el rato así, era Paco Avendaño, el sector Alicantino había llegado al hotel, pero él tenía una avería en su AT. Había partido la caña del puño del acelerador. Así que fuimos a consultar en el taller que montan en la concentra. Pero no hubo suerte, no tenía ni aquí, ni en el taller en Valladolid. Pero nos dijo que si se la levábamos le hacía un apaño. Ja! para apaños ya tenemos al manitas oficial del ATCE, Cambalatxe jejeje... Puesto que teníamos aún tiempo, y tanto Grego como yo queríamos un peluche, fuimos a Boecillo guiados por Txe y Víctor, donde hay tiendas a montones. Y de allí, de vuelta al hotel a reunirnos con el resto del ATCE para ir a cenar a Valladolid. Llegamos al hotel y allí estaba el sector Alicantino formado por Luisbom, Feroliva, Paco Avendaño, Darío, Cable Twin, Begoña y Diego... y muchos otros ATCE, entre ellos AT88 y su chica (Paloma) y... uf cuantos y todavía no estamos todos...Se supone que a las 20:45 horas se salía de allí, pero claro siendo tantos los horarios siempre se rompen. Finalmente el mogollón de ATCE's partimos rumbo al "Mesón San Pedro" en Valladolid, donde nos esperaban más Africanos. Aparcamos como el año pasado al lado del mercado, y ya calientitos en el mesón nos metimos entre pecho y espalda una merecida y copiosa cena, regada con buen vino... Terminamos a las tantas. Algunos fueron a la zona de la concentra, unos por que allí dormían acampados, otros a seguir la juerga. Otros cansados del viaje y sabiendo que no llegábamos ya a la "nochevieja pingüinera" para tomar el cava y los piñones, nos fuimos directamente a dormir. Sábado 8 de enero enero del 2005 La cama del F1 es tan dura como dormir en el suelo, pero al menos la habitación está caliente. A las 9:15 arriba... Una vez arregladitos, bajamos y nos dirigimos a la cafetería de la gasolinera, justo frente al hotel, para desayunar. Algunos ansias llevan ya una hora rulando por abajo, pensando que habíamos quedado para desayunar a las 9:00, ¿Eh, Bartolomé? jajaja. Desayuno rápido, y nos rejuntamos todos los ATCE hoteleros.


Partimos hacia la zona de acampada, la cual dejamos a un lado y seguimos hasta entrar en Viana, donde esperaremos que pase la Ruta Pingüinera para sumarnos a ella. Algunos, paran para inscribirse pues ayer no tuvieron tiempo. Finalmente nos juntamos todos, los que habían parado y los que venían de dormir en la propia acampada. Un rato de espera, que aprovechamos para hablar, saludar a los que no hemos saludado... Y venga!! Todos a las motos que la ruta empieza. Nosotros bajo la dirección de Víctor dejamos un pequeño hueco entre los que van delante y tratamos de mantener una bonita formación, ahora en columna de a 4, ahora de a 3, según el ancho de la calzada. Pedazo de espectáculo, ver tantas y tantas motos de todo tipo, hasta más allá de donde alcanza la vista. Impresionante, tanto para los participantes en la ruta como para las gentes que en los márgenes del camino se congregan y saludan... Y así llegamos hasta Valladolid. Cabe aquí destacar, el espectáculo que nos ofrecieron Esteban y Willow, que llegados a un punto del trazado se salieron a la pista de tierra paralela a la carretera y desaparecieron a toda velocidad por ella, adelantando a tó dios... Y es que ya se sabe, la cabra tira al monte jejeje... Entramos en Valladolid siguiendo en formación, más o menos, hasta el lugar donde aparcaríamos todos juntitos. Y nos vamos a tomar el aperitivo que nos ofrece la organización, bocadillo de jamón y vinito, junto a todo el mogollón motero, ver el Show de A.C. Farias, Emilio Zamora e incluso a Dani pedrosa. Como entre tanta gente la peña se dispersa enseguida, quedamos a las 14:00 horas en las motos para ir a la comida del ATCE. No se si sería el hambre o que, pero el bocata de jamón estaba de muerte y el vinillo también entró muy bien. El tiempo paso rapidito, entre historias que los que hace tiempo no se ven se cuentan los unos a los otros. Así pues, al momento, ya estábamos listos para subir de nuevo en nuestras monturas, dispuestos a cabalgar entre la niebla en dirección a Mucientes. Paco Avendaño y Cambalatxe habían aprovechado para comprar un puño, a falta del original el de una 250, para tratar más tarde de reparar la Africana de Paco.


Los actos particulares del ATCE daban comienzo. Salimos de Valladolid, soportando un denso tráfico en el centro, y tras una breve parada para repostar en las afueras nos encaminamos hacia Mucientes. Tardamos poco en llegar a Mucientes, a pesar de la niebla. Aparcamos en el restaurante y al acercarnos a la entrada... ¿Eh? ¿En esa pequeña casa cabemos todos? Pues sí, no había error, este era el lugar, pero es que claro haciendo honor a su nombre "Bodega la Cueva" este impresionante restaurante - bodega, se haya dentro de una cueva. Bajamos la escalera de acceso al restaurante, y entramos en una muy bien iluminada y decorada cueva. Dispuestos a darnos un merecido banquete... Comimos muy, pero que muy, bien, quesos bañados en miel, morcillas de arroz, calamares, revueltos, fiambres... Y de plato fuerte un suculento entrecot. Todo ello regado, como no, con buen vino de la propia bodega. Café, copa... Y cachondeo, claro está. En un determinado momento, a la hora del café, Jorge (Transalpiner) se levantó y muy seriamente pidió silencio y anuncio que la ruta prevista para esa tarde quedaba anulada puesto que había comenzado a nevar. Hubieron murmullos, algunos no dudamos en ningún momento que sólo se trataba de una broma, conociéndolo, pero hubo quién lo tomó en serio... jajaja. Al salir de la cueva encontramos que la espesa niebla seguía ahí. Así que en principio decidimos ir a ver el castillo de Fuensaldaña, que era el primer punto en la ruta prevista, sin tener muy claro si hacerla o no. Allí aparcamos ordenadamente, como debe ser, y nos hicimos las fotillos de rigor. Y como era pronto aún se decidió hacer ruta a pesar de la niebla. Se acorto la prevista, para que no se nos hiciera muy tarde. Luego ya cerca de Valladolid se hicieron dos grupos, uno para los que querían pasar por el hotel, y el de los que íbamos directos a la zona de la concentra. De vuelta en la zona aparcamos dentro como buenamente pudimos, pues estaba aquello abarrotado, con un ambiente impresionante a pesar del fresco que hacía. El comando Catalán y el komando desertor, también llamado "África korps"(Grego y yo), nos dirigimos a la plaza a tomar unos carajillos, o un caldo, según gustos, y entrar en calor. Aproveché para llevar la ayuda humanitaria. A estas alturas de la tarde-noche teníamos ya la vejiga a punto de reventar, así que hicimos una obligada visita a los servicios. Como siempre, Willow encontró un voluntarioso motero dispuesto a disparar su cámara. Tras un paseo... Volvimos al necesario calor de la hoguera. Que en estos momentos era más bien brasas... Y reagrupados con algunos ATCE's más, nos hicimos una fotillo nocturna en la pancarta.


Después tocaba ponerse en la cola de la cena pingüinera, donde amenizamos la espera tratando, junto a más peña, que toda la cola hiciera la ola. Vaya risas. Todo lo empezó un tipo, más atrás en la cola. Comenzó a gritar "A ver, vamos a hacer una ola ¿eh?. Una, dos y tres, wooooh!!!" jajaja. Y así estuvimos un buen rato... Y como no, a mí me dio tiempo a salir de la cola para acercarme a uno de los garitos montados y comprar un merecido bote de cerveza, no iba a ser todo vino. Aunque la peña no entendía que me bebiera una birra fresquita. Por fin, al rato, incluso al mucho rato jajaja... llegamos hasta la, por algunos, esperada cena. Y digo algunos por que yo me limité a coger el pan, el vino, la naranja y por supuesto el cacharro de barro, pero vacío, pues las alubias con, como me dijo la chica "con de todo..." no me hacían mucha gracia y me negué a que me lo llenara. Algo que Rafa aprovechó, yendo tras de mí en la cola, para decirle a la muchacha - Pues su parte me la pones a mi-, y así lo hizo, llenándole el cacharro casi hasta el borde. Por supuesto, a mí fue al que menos le costó después limpiar el cacharro jejeje. Salimos con la cena para ir a tomarla en la zona habilitada para ello, eso sí, de pie. Luego, un rato de charla junto a la hoguera, y como siempre dispersión del personal. Unos desaparecieron, o quizás ya habían desaparecido antes, otros se fueron a Boecillo para el desfile de antorchas, participando o no. Otros hambrientos jejeje, bien por no haber querido las alubias o por no haber sido estas de su agrado, nos fuimos a la plaza a comernos un bocata, en mí caso de lomo y bien bueno, con una cervecita. Vimos a las chicas Brasileñas moviendo el cuerpo... Y cansados, con los pies molidos y con frío, Grego y yo decidimos que ya era hora de marcharnos al hotel. Domingo 9 de enero del 2005 9:00 Grego ya anda despierto, y yo también. Así que paro el despierta, me levanto y voy a mear. Volviendo a la habitación, caigo en la cuenta – Coño, si es el cumple de Grego! - así que nada más entrar lo felicito. Preparamos las maletas, bajamos con las laterales, dispuestos a tomar un café, y nos encontramos con las motos "literalmente congeladas!!!" Con una capa de escarcha por encima y el día, con más niebla que ayer. Víctor que andaba por allí, nos hace desistir de tomar el café, diciéndonos que ya es hora de ir para la zona a tomar el desayuno pingüinero, así que subimos a por el top case y abandonamos el hotel. Mientras la moto se calienta aprovechamos para despedirnos de algunos miembros que se marchan para casa. Entre tanto a alguno le han de ayudar a arrancar con pinzas, pues su máquina se niega a hacerlo por sí misma... Momentos más tarde, estamos de nuevo surcando la niebla en dirección a la concentra, Víctor y Txe, el comando catalán, Grego, y yo. Entramos y nos dirigimos al campamento ATCE donde, recogiendo ya, aún quedan algunos miembros.


Aparcamos y nos vamos a la cola del desayuno. No es muy larga y enseguida tenemos el nuestro. Unas bandejas con zumo, pan, jamón york, huevos, mermelada, bizcochitos y café con leche. Además de unas napolitanas rellenas cortesía de Soraya. Ya en las barras donde lo tomaremos, Txe saca para sorpresa de Grego un Donut con un par de velas encendidas y todos le cantamos el cumpleaños feliz... Un año más celebrándolo en Pingüinos. Acabado el desayuno y de vuelta en el campamento, hacemos las últimas fotos en la pancarta y comienzan de nuevo las despedidas.

El comando Cat, se irán por un lado, Luis, Rebufo, Grego y yo por otro. Esteban, Casper, Kalajan, Txe, Víctor, Jorge, Soraya y algunos más, los más cercanos al lugar, se quedan a la entrega de premios. Comienza a caer agua-nieve, de hecho mi moto tiene estalactitas. Y salimos de la zona... Pingüinos '05 a terminado para nosotros. Pero aun queda volver a casa. Esta vez, tomamos la ruta "rápida" dirección Madrid por la N-601. Hay mucha niebla y trafico motero, Grego abre la marcha a buen ritmo adelantando motos sin parar, excepto en las zonas donde la niebla es tan espesa que por prudencia nadie adelanta a nadie.


Finalmente una vez entramos en la provincia de Segovia, la niebla empieza a remitir y de repente salimos a un estupendo y soleado día, llevo desde el viernes sin ver el sol y me duele en los ojos... pero que gusto sentir su calorcito. Esbocé una amplia sonrisa dentro del casco. Al momento, Grego andaba apretando el ritmo, pues quería llegar pronto a casa para celebrar su cumple en familia. Tomamos la N-VI con la intención de coger la AP6 en el desvío de S.Rafael (creo) para evitar el puerto de Guadarrama, empezamos a curvear y cuando nos damos cuenta... nos hemos pasado el desvío... y uy!! paramos y... ¿Dónde están Rebufo y Luis?. No vienen ¡Pero si hace nada estaban detrás de mí!. En fin son mayorcitos y saben cuidarse, así que decidimos seguir y con un par... hacer el puerto esté como esté. La carretera empieza a estar blanquecina, los laterales tiene nieve. Grego empieza a bajar el ritmo, yo como suele ser mi costumbre ante la duda de como se presenta el asfalto arrastro un pie por él, me pongo al lado de Grego, que me dice "está helado" y yo le contesto, "¿seguro?..." La verdad es que no lo tengo claro a día de hoy... yo enrosqué y tiré para arriba y mi moto agarraba lo bastante bien como para disfrutar de las curvas... jejeje. Una vez arriba, me tomo la bajada con calma y espero a que Grego me alcance. Casi llegando a la A6, me salta el chivato de la reserva, Grego me dice que tire y pare en la próxima que vea. Misteriosamente al entrar en la autovía A6, el chivato se apaga ¿? ein... pues vale, no paro. Se lo

digo y decidimos parar al salir por el otro lado de Madrid, ya que en teoría la reserva tendría que dar para rodearlo... Pues casi nos quedamos tirados jajaja, tiramos por M50 y ya con la reserva encendida de nuevo, veía como iban cayendo los Km. y ni una gasolinera, 50kms de reserva, 40, 35 30... Por fin el desvío de la A3, Autovía del mediterráneo y una gasolinera "Aleluya". Paro a un lado del surtidor y Grego me pregunta "¿Cuántos Km. te quedaban de reserva?" "22" contesto, "a mí, 11" me dice... uff, jajajaja por los pelos. Aprovechamos la parada para llamar a Víctor y preguntarle como hemos quedado, oh!! este año no hemos pillado ni el cuarto puesto del año pasado, vaya, que pena, y eso que éramos unos cuantos más. Bueno, nos queda el consuelo del 3º al piloto más lejano no insular que un año más le otorgan a Jimyh. Subimos de nuevo en la moto y a seguir. Al rato adelantamos a Luis ¿? En un principio no estaba seguro, más tarde me lo confirmo Grego... No sé por qué no nos siguió, quizás porque andaba yo enseñando a algunas R's a trazar en la autovía jajajaja... vaya ritmo, espero que no hubiera reporteros gráficos de esos de verde... Paramos a comer en Cervera del llano. Bocata de tortilla con blancos, café y para casita "que no falta ná". La última parada la hicimos engañados en Minglanilla, pues Grego tomó el desvío de gasolinera que marca y los muy... te hacen ir hasta el pueblo. De aquí ya en un ratito a casa, sobre eso de las 17:30 más o menos. Ahora sí que sí, pingüinos 2005 llegó a su fin.

Por supuesto agradecer a Txe y Víctor, y Jorge, y a los que colaboraron en mayor o menor medida con ellos, que un año más se lo han currado tanto y tan bien. Otra vez habéis subido el listón. GRACIAS DE TODO CORAZÓN!!! Deseo también dar las gracias a los compañeros que involuntariamente han colaborado en esta crónica, aquellos a los que os he pirateado unas fotillos, Luisbom, Casper y en especial a Willow, del que ya dije yo nada más ver su cámara "Cuanto trabajo me va a ahorrar este hombre" Gracias.


Comentar para empezar, que este año ya que lamentablemente no pudimos acudir el Viernes no haré comentario alguno de ese día. Así mismo decir que a petición de mi compañero de grandes andanzas Africanas, y de otras más livianas, el Noble Caballero Don Gregorio, comenzaré la narración cual medieval gesta.

Año de nuestro Señor MMV, sábado

XXVI de febrero.

Levantados

antes del alba, mi dulce dama Doña Mercedes y este vuestro que os escribe, dudaron breve momento acudir a tan magno encuentro. Pues días ya, llevaba triste su salud la dama y en verdad mala había sido nuestra noche.

Tan sólo una hora más tarde hallábamos pues, junto a Don Gregorio, antiguo cruzado Africano, por un tiempo Barón de Vstrom, y a día de hoy Caballero de orden Teutona, y su distinguida dama Doña Maria de la Paz, prestos a cabalgar a lomos de nuestras Bávaras yeguas.

Así

fue como, encomendados a nuestros patrones, San Glas y San Cilindrín de la buena trazada, partimos los caballeros del Antiguo Reino de Valencia, escoltados a retaguardia por el Sol de Levante que amanecía ya, para tomar Castilla por unas jornadas.

Habiendo previsto frío, tomamos rápido, llano y largo camino, conocido por todos en estos tiempos que corren con vulgar nombre, La A3. A poco de abandonar la ciudad de Valencia, y a escasa distancia de esta, donde se abandona el llano y la tierra comienza a elevarse, en la ciudad de Buñol, cerca de la notable Requena, comenzamos ya a encontrar blanca nieve a los bordes del camino. Pero ni el frío, ni ligera niebla en la que en poco quedamos envueltos, eran de Nos dignos oponentes.

Así,

con blanco manto, abandonamos nuestras tierras, hasta que entrando a las frescas de la Mancha, nuestro Sol de Levante apareció por sobre la niebla, como empujándonos más allá de nuestros dominios. El azul cielo nos saludó.

Paramos en la encrucijada donde se une a nuestro camino el que discurre hacia el sur, hacia la ciudad de Albacete, para reponernos del frío con algo caliente y abrevar nuestras monturas. Hizo aquí que el calor del hogar y la buena conversación, como por encanto y casi sin darnos cuenta, mella en el tiempo, y más que una parada diría yo hubiere sido un parón.

Recogido el calor en las carnes, partimos de nuevo. Don Gregorio, a la cabeza, azuzó sin contemplaciones su montura, pues no eran ya horas para entretenerse. No tuve yo problemas para seguir su compás, bien sabe él que no es fácil tarea dejarme atrás.

En

poco nuestras yeguas nos condujeron a la entrada de la capital del Reino, escaso mundano movimiento había, que impidiera nuestro rápido avance, y en breve torcimos al norte, dirección a nuestro destino, la ciudad de Guadalajara.


Llegados a ella, directos a posada. Saludos a los allí congregado, a las bellas damas y los nobles caballeros, venidos de todos los rincones y tierras de la extensa España.

Tomamos hospedaje y descargamos bultos y bártulos. Y en la esperar a los más rezagados, pues no todos los caballeros que se esperaban habían llegado, hicimos buenas charlas con damas y caballeros, que tiempo ha que no veíamos, en el pórtico de la posada.

Paseando

en el patio dímonos cuenta de todas las hermosas monturas que aquesta campaña habían acudido.

Como

es sabido, es esta notable reunión de las mejores caballerizas Africanas. Y aunque es pues lugar donde encontrar a las grandes pura sangres, no les importa a estas, ni a sus señores, compartir patio y honores con otras, que aun de otra casta no por ello de nobleza menores.

Pueden

así también admirarse, pequeñas yeguas camperas, fuertes y robustas, y nada faltas de genio.

O

la yegua de la misma Bávara camada que las nuestra, entrenada para monte y portando sus defensas, y, además, bellamente engalanada.

Así, como os he narrado, acontecieron los primeros tientos de esta larga jornada de sábado que hasta bien entrada la noche habría de durar..

Don Francisco de la Vila. La Ruta. Debido al clima soportado en los últimos días en Guadalajara, nuestro anfitrión, Esteban se vio obligado a cancelar la ruta de campo por estar esta impracticable. Así que todos hicimos ruta asfáltica. Como siempre, lo primero unas fotillos ante la pancarta. Salimos sobre las 12h por la N320, repostamos y al poco dejamos esta en dirección a Pastrana, echándonos unas curvas muy guapas, aunque algunas con el asfalto un poco sucio. Al poco de ir en marcha, vi pasar por mi lado al amigo Willow y al poco ya había adelantado a todos y desaparecido en las curvas. Momentos mas tarde lo encontramos en una curva, esperándonos armado con la cámara en la mano para hacernos unas fotos. Al momento ya había dado caza a la cabeza del grupo. Paramos en un stop a reagruparnos, y en cuanto nos


pusimos en marcha, esta vez fui yo quien salí zumbando, para imitarlo y hacer unas fotos. Terraenlla, Esteban con Laura, Casper con Ana... y el mogollón detrás. Víctor y Txe...

Lo cierto es que no sé muy bien cual es el itinerario que seguimos. Desde luego, a mi gusto, muy bueno en curvas. Lo que sí sé es dónde hicimos un alto, para agruparnos. Si no me equivoco fue frente al convento del Carmen. Tuvimos tiempo aquí de hacernos algunas fotos, como esa de “la Abuela” de Kalajan con fondo de GS entre Africotas. E incluso para que me hicieran una junto a Merche. Continuamos la ruta, no me queda muy claro por donde, hasta llegar a Mondéjar, pueblo donde íbamos a comer. Aparcamos subidos, como no, a una de las amplias aceras. Willow, para no perder la buena costumbre lió al personal para que nos rejuntáramos y así hacernos una muy buena foto. Y después de que el personal se hiciera unas fotillos más, entramos al restaurante. Donde comeríamos mucho y bien. Al poco de habernos sentado, casi recién puesto el vino, llegaron al restaurante Javi bajamotors y compañía. Por lo visto Javi, jejeje..., que debía de haber disfrutado del camino de extraña forma jajaja, decidió hacerse un improvisado implante de pecho a base de redondos panes. Y claro, viendo tan suculento tetamen, hubo quien no pudo evitar acariciarlo. Como siempre que nos juntamos en estas comidas no faltaron ni risas, ni buenas y animadas conversaciones. En esta ocasión ocupamos el salón en varias mesas, pues por la distribución de este, no pudieron unirlas más. Aunque en realidad casi que lo ocupábamos nosotros todo por completo.


Una vez terminada y reposada la comida fuimos, dentro del mismo pueblo, a visitar las bodegas. Donde un amable enólogo soportó estoicamente, mientras nos explicaba el proceso del vino, los cachondeos múltiples que nos llevábamos. Vamos que se reía hasta él. Lo cierto es que tuvimos una visita "instructiva" e interesante. Yo nunca había estado sobre una cuba de fermentación con... ¿Cuantos dijo? ¿100.000 litros? Y que, además, se movía por estar nosotros encima. Al salir de la bodega y habiéndome extrañado no ver a Willow poniéndose morado a fotos... Al verlo fuera le pregunte dónde se habían metido, él y algunos más. Me contaron que al amigo Víctor le habían robado un espejo, de esos tan molones que lleva, y dos intermitentes. Y que habían tratado de encontrar a los presuntos autores, supuestamente críos del pueblo, dando una vuelta. Búsqueda que lamentablemente fue infructuosa. Incluso me dijo Víctor que había llamado a la puerta de la Guardia Civil, pero no le abrieron. Claro con tanto motero suelto en el pueblo, estarían acojonaicos jejeje... Nuestro siguiente destino fue, en las afueras del pueblo, la Ermita del Sto. Cristo del Calvario. El cual abrieron para nosotros, bueno para el que quisiera entrar... En su interior hay una gruta, que por lo que luego me dijeron, se ve que había que pagar para entrar. Como siempre, preferí hacer la foto de las monturas y sus jinetes. Si no me equivoco, aquí algunos se habían marchado de vuelta por pistas. Después de la visita, retomamos la carretera para volver a Guadalajara. De nuevo, no me queda nada claro por donde volvimos. Lo que si que me queda claro es que el que iba el primero empezó a dar gas, lo seguía Willow y yo a este, tras de mí venían Kalajan, Elefantwin, Grego, Bartolomé y alguno más. Yo pensé bueno, parece que el que va en cabeza tiene claro donde vamos... - pero llegados a cierto punto, me di cuenta que la cabeza era Javi Bajamotors y que a Esteban y a la mayor parte del grupo ya los habíamos dejado atrás. Así que abrí gas suponiendo que Baja nos llevaría a destino... Y lo hizo, aunque llegamos a la N 320 por un camino diferente. Luego una vez en Guadalajara, nos acercamos al hotel a esperar a Esteban y al resto. Pero enseguida caímos en la cuenta de que habrían ido directos al bar El Paseo, al lado de la heladería, y para allá que nos fuimos. Y allí los encontramos. Como siempre "impresionante" ver tanta Africana aparcada junta. Para no perder las buenas costumbres este año se metieron en el Bar, no una, sino dos Africotas. Aunque debido a la presencia de niños en el interior, no se pudo hacer la tradicional quemada de rueda. Willow como siempre hizo que el personal se apiñara para una bonita foto de grupo. Y ahí estuvimos, tomando unas cervezas con premio seguro, hablando, y de risas hasta que llegada una hora prudencial, mayormente, nos retiramos al hotel para darnos una merecida ducha y adecentarnos un poco para la cena de gala y entrega de premios y trofeos.


Más tarde, a la hora convenida, nos reunimos todos en el vestíbulo del hotel para ir a la cena dando un paseo. Pues esta la tomaríamos en el cercano hotel Alcarria de Guadalajara. Nada más llegar Willow lió al camarero para que hiciera una foto de nuestra mesa. Cenamos hasta reventar, y tras el café, Esteban, Jorge (Transalpiner) y José (Casper) montaron rápidamente un pequeño chiringuito para el sorteo de premios y el apoteosis de la entrega de trofeos. Como viene siendo habitual ya, el temido grupo de las supernenas arraso con los regalos. Aunque es de justicia decir que había muchos y que hubo regalo para casi todo el mundo. Y a continuación, se dieron los trofeos. El Trofeo Macguiver, al más manitas, fue para: CAMBALATXE. El trofeo al piloto más lejano, desde Carboneras (Almería), fue para: HALFORD El trofeo al paquete más lejano fue compartido por dos simpáticas malagueñas, de las que desconozco sus nombres. El trofeo a la mayor asistencia a las concentraciones del club, no habiéndose perdido ni una, fue para: GREGO Y por último, el trofeo a la África con más kilómetros fue para: "La abuela" de KALAJAN. Que no pudo recogerlo por no haber acudido a la cena, se encontraba indispuesto y se había quedado en el hotel. Abandonamos el hotel pasadas la una de la mañana, y después de una breve charla en la puerta, algunos se fueron a tomarse unas copas, el resto nos fuimos a dormir. Llegados al hotel y tras una breve charla, nos despedimos ya de Llorenc (Terraenlla) que debía marcharse a las "cuatro" de la mañana.


Domingo, 27 de febrero. Nos levantamos y mientras Merche se acababa de vestir, deje casi listas las maletas. Bajamos a desayunar y nos encontramos que el personal estaba ya terminando, saludos de buenos días aun medio dormidos y a servirnos algo del buffet. Desayunamos junto a Soraya y Jorge, que en cuanto nos vieron llegar nos ofrecieron sitio en su mesa. A continuación, bajamos las maletas y liquidamos la habitación. Y ya junto con Grego, acercamos las motos a la puerta para no andar tan cargados. Aprovechamos el momento para despedirnos de muchos de los que ya se iban. Una vez cargadas las maletas, entramos de nuevo al vestíbulo. Y aun estuvimos un buen rato hablando con Jose, Ana, Víctor, Txe, Pepe... y despidiendo a los que se marchaban. Hasta que llegó el momento de marcharnos también. Para volver decidimos hacerlo por la N-320, una de mis nacionales favoritas, tanto por sus curvas como por el magnífico paisaje que ofrece, en esta ocasión, además, nevado. Eso sí, la nacional está a falta de tener gasolina 98 en sus gasolineras... jejeje. Resulta que salimos de Guada, y pasamos de cargar 95 en la primera gasolinera con la esperanza de poder poner 98 más adelante, y al final tuvimos que acabar poniendo 95. Llegados casi a Cuenca, paramos a hacernos unas fotos en este nevado paisaje. El tiempo nos respeto y no hacía un exceso de frío. Paramos a comer en Minglanillas. En un bareto que ya hemos usado en otras ocasiones y que cuenta con un simpático dueño, que te trata como si te conociera de toda la vida. Y ya repuestos del frío y muy bien comidos. De tirón a casa, tan solo una parada para poner por fin 98, pues en el último repostaje no llenamos el deposito hartos de tener que alimentar a nuestras

bellezas con 95, jejeje. Y esto fue todo lo que dio de sí esta III edición de la anual de Guadalajara. Como siempre agradecer a Esteban y a todos sus colaboradores el trabajo bien hecho, y deseando ya que llegue la próxima concentración del ATCE para compartir ruta y mesa con este montón de buenas gentes. Gracias!


Esta es sin duda, para mí, una crónica atípica. Atípica porque estoy acostumbrado a narrar las concentraciones a las que asisto como participante y no como parte de la organización, en este caso junto con Grego. Habitualmente termino mis crónicas agradeciendo a la organización el buen trabajo realizado. Esta vez, sin embargo, la empezaré dando las gracias a todos y cada uno de los asistentes. Dicho esto, pasaré ahora a tratar de narrar la concentración como una más, intentando así, en la medida de lo posible, obviar la parte estresante de la organización. ;-)

10ª Concentración ATCE, Valencia, junio 2005. Viernes 17. Para Grego y para mí, la concentración “empezó” a medio día. Hablamos por teléfono y concretamos acercarnos hasta el hotel nada más comer para dejar allí las cajas con los regalos del sorteo y las bolsas para los asistentes, así como para prevenir, y asegurarnos de paso, que en recepción estaban preparados para el recibimiento. Para nuestra sorpresa, lo primero que encontramos es que habían llegado Txe y Víctor, por la descripción que la chica nos hizo, y que tras tomar la habitación se habían ido a pasear por la ciudad. Una vez descargado, y puesto a buen recaudo todo volvimos, a casa y quedamos en volver al hotel sobre las siete de la tarde para ir recibiendo a los amigos que fueran llegando. A mitad de tarde recibí la llamada de Gustavo (Mav3rick) informándome que habían llegado al hotel, él junto al resto de norteños, y también los malagueños. Al poco Merche y yo ya estábamos allí charlando con ellos. El comando Málaga tenía interés en saber donde se encontraba una tienda herbolario de la cual conocían la dirección, después de unas indicaciones sobre el callejero y los datos puestos en el navegador, aprovechando que era pronto, se fueron para allá acompañados por el comando norteño. Merche y yo, junto con Grego que ya había venido, además de Víctor y Txe, nos quedamos a la espera de los que faltaban por llegar. Poco a poco fueron sumándose, el sector centro, también llegaron Ana, Gema y Javi Avendaño, y el Komando catalán y desde la misma Valencia, Javi Bajamotors, su hermano y un coleguita. Ya sólo nos faltaban por llegar hoy Francis y Susana (Jaketwin), que nos tuvieron algo preocupados hasta que alguien se hizo con ellos y supimos que llegarían un poco tarde. Así que en cuanto volvieron los “herbolaristas”, jejeje, que tal y como confesaron se habían acercado a la playa de la Malvarrosa, pasamos al salón a cenar. Lo típico, muchas risas y una agradable y distendida charla. Más tarde, estando todos en el pequeño “bar” del hotel, llegaron los Jaketwin. Tomaron la habitación y les informamos que habíamos hecho guardar su cena, y que se la servirían allí, en una de las mesitas cuando ellos dijeran. Después de eso y tras quedar con Grego para mañana, Merche y yo nos marchamos a casa, despidiéndonos hasta el día siguiente del personal.


Sábado 18. Habíamos quedado a las 9:30 con los amigos Valencianos con los que nos solemos mover, en uno de los puntos de encuentro habituales. Llegando alcancé a Rover, y al llegar a la gasolinera encontramos que ya nos esperaban Motosi y Yeni, su mujer. Al poco apareció Héctor (Hesaca) y al momento Cesar (Beat), a los cuales desde aquí y una vez más quiero agradecerles que se hicieran cargo de la ruta asfáltica, para que Grego y yo pudiéramos guiar la ruta de campo. En cuanto apareció Grego salimos pitando en dirección al hotel “Posadas de España”, donde encontramos a los que habían llegado la noche anterior desayunando, y a muchos de los que venían hoy que ya habían llegado. Para ser sincero diré que habiendo dormido mal y poco, me sentí desbordado. Así que trate de concentrarme en la fea faena de cobrar comidas, cenas, etc, según tocará. Poco a poco fue llegando todo el grupo, pocos fueron los que fallaron. Algunos se habían desplazado sólo para hace la ruta y comer, como algunos de los amigos Alicantinos, otros incluso se quedarían a cenar antes de salir de vuelta, y algunos más se quedarían también a dormir. La ruta estaba prevista para las 10:30 y como suele ser habitual el horario se estiró un poco. Pasada la hora convenida, cerca ya de las 11, el grueso de Africanas, junto con alguna Varadero, Transalp, unas 1200GS, una KTM y alguna máquina de carretera, más un par de todoterreno, enfilo dirección a la gasolinera. Pocos minutos más tarde las rutas comenzaron.

La Ruta: Me puse en cabeza del nutrido grupo y me dispuse a tomar la CV35 en dirección Liria, disfrutando una vez en la misma del espectáculo que me ofrecían los espejos retrovisores, con tanta máquina tras de mí. Avanzamos a buena marcha hasta llegar al desvío de Alcublas, el cual tomamos. Llevaba directamente detrás de mí al grupo de la ruta mixta, más atrás Héctor guiaba a los de la asfáltica, sabiendo que llegados a un punto de la carretera de Alcublas yo torcería por una de las pistas forestales y ahí se separarían las rutas hasta encontrarse más tarde en Altura. Todo el mundo estaba avisado y funcionó todo a la perfección. Llegados a la pista torcí por ella y me adentré unos cuantos metros para pararme, dejar espacio a todos los que iban a seguirme, y echar un vistazo al grupo, que se iba amontonando tras de mí. Finalmente los dos todoterreno cerraron el grupo y el resto de motos siguió por el asfalto tras Héctor. El grupo de asfálticos hicieron la ruta: Alcublas – Sacañete – Teresa – Jérica – Altura, donde nos esperaron, según me dijeron, una media hora refrescándose, como no, en un bar. En el grupo campero no tardaron mucho, los más rápidos, en pedirme alguna explicación de cómo era la ruta “¿Muchos desvíos? ¿Podemos tirar? ¿?¿? etc” así que opte por explicarles, más o menos, un trozo y como era el cruce donde debían esperarme. Sistema que nos funciono de maravilla y así avanzamos toda la ruta. Los rápidos iban a su marcha, paraban, yo llegaba, y mientras se juntaba el resto de gente les explicaba el siguiente tramo. Grego iba cerrando el grupo, justo por delante de los todoterreno, que en algunos tramos eran más lentos que las motos, evitando así que nadie se perdiera.


Creo que puedo decir que fue un disfrute para todos. Incluso para los más aventureros, en este caso Warning y Rafa KTM, que disfrutaron de una complicada subida al lado del camino, subida que por supuesto tuvieron que volver a bajar para unirse de nuevo al grupo. Termino el “paseo” campero saliendo al asfalto cerca de Gátova. Tomamos entonces dirección Altura para reunirnos con el grupo asfáltico. Puesto que la carretera en cuestión no tiene perdida y lleva irremediablemente a nuestro destino, conocedor de que hay a quien le gusta dar gas, no me corte e impuse buen ritmo, al que algunos rápidamente se sumaron. Esta es, además, una carretera para disfrutarla en trail, pues es básicamente curvas y mal asfalto parcheado. En breves minutos entrábamos en Altura, viendo enseguida donde estaba el grupo de los asfálticos. Aparcamos, bebimos agua, nos reímos, comentamos la ruta... Lo cierto es que el calor era casi insoportable, y algunos me preguntaron si este era el pueblo en el que comíamos, a lo cual yo les respondía con una sonrisa de oreja a oreja “no, aun nos queda más ruta y más curvas” Descansamos un ratillo allí en la sombra, esperando que se unieran a nosotros los que aun estaban a la fresca dentro del bar, y volvimos a poner al grupo en marcha para hacer el tramo final que nos conduciría hasta el bar de la comida, Altura – Serra – Náquera – Bétera – Rocafort. Tomamos la autovía en dirección Valencia. Iba de nuevo a la cabeza viendo por el espejo retrovisor esa bella vista de motos y más motos tras de mí. Salimos de la autovía en dirección Serra, para pasar por la Sierra Calderona. Esta carretera de montaña la tomé más tranquilo, para que el personal pudiera disfrutar del magnífico paisaje que ofrece. Dejamos atrás el pueblo de Serra, y al poco, saliendo de Náquera, me alcanza Ricardo (Boyoresaca) para decirme que paremos, que alguien se ha


caído. Paramos todos y Ricardo, teléfono en mano, me va informando: “Jorge xrv se ha caído antes de llegar a Serra, con él están Rover, Gustavo y Grego. Al parecer a caído con tan mala fortuna que se ha roto una clavícula.” Puesto que Grego y yo somos los que sabemos donde se encuentra el bar de la comida, y los que vamos por delante nada podemos hacer, decido informar a Grego que me llevo al grupo a comer y que les guardamos lo suyo. Y seguimos hasta llegar al bareto. En total, aproximadamente, los de asfalto hicieron unos 160 Km. y los camperos hicimos unos 147 Km., siendo unos 35 Km. de ellos pistas. La comida: Lo primero que me encontré al llegar al bar, es que me dicen que no les funciona la trifásica y el aire acondicionado no va. Pasamos un calor infernal. Al menos nos sirvieron abundante bebida y buena comida. Lo cierto es que dentro de lo que cabe comimos bien. Nos reímos, charlamos... Se unieron al grupo algunos que llegaban justos para comer, como Andy que venía directo desde Denia después de desembarcar allí, o Transalpiner que había llevado su nueva máquina a la revisión de los 1000Km en el concesionario de Valencia para poder asistir a la concentración y algo más tarde su mujer, Soraya. Grego, Gustavo y Rover, hicieron compañía a Jorge hasta que llegó la ambulancia y esperaron otro rato más a la grúa. Y todavía llegaron casi a tiempo para comer con todos.

Aunque en principio el plan para después de comer era ir al Joe Bar Team a tomar una copa, debido el intenso calor que sufrimos, tanto en la ruta como en la comida, más el que a esas horas de la tarde todavía hacía, decidimos que era mejor ir a darse una ducha, descansar un rato y acercarnos más tarde al Joe. Así que, primero Miguel (Jonh_Deere) y después yo mismo, guiamos grupos hasta el hotel y nos fuimos a casa. Ya en casa y tras una refrescante ducha, estuve a punto de quedarme dormido tirado en la cama, jejeje, Merche, que ya había vuelto de trabajar y estaba deseando salir hacía el Joe Bar, preparó café y evitó que ocurriera. Lo cierto es que estaba tan echo polvo que llamé a Grego y le comente si él creía que la gente sería capaz de ir hasta el Joe solos, y evitar así tener que recogerlos y guiarlos. Me dijo que aunque seguro que no tendrían problema, que él iba a por la gente, y que Merche y yo acudiéramos directamente al Joe, lo que me permitió descansar un poco más. El Joe Bar Team: Llegamos, Merche y yo, al Joe sobre las 19:30. Allí estaban ya Miguel y su mujer, Escorpiona-cbr y al momento llegaron Nadia y Vicente, Héctor y Ana. Por supuesto estaba el amigo Javi “Bajamotors” y


su socia Jessi. Saludos y una cervecita. Al poco llegaron Grego y los del hotel, y se montó la fiesta. Yo me llevé a Pepe (Afrikaaner) a buscar un cajero, que encontramos rápidamente. Jejeje, lo primero que me dijo al subir en mi moto fue “Eh!!! No corras mucho que voy de corto...” jajaja... bueno, creo que me porté bien con él, jejeje... Después de un buen rato de fiesta llegó la hora de volver al hotel para cenar. Eso sí, eche de menos que no metieran una Africota dentro del bar. A punto de salir por la puerta Grego me pregunta “¿Oye, hiciste los números para el sorteo?” y yo “aaaaaaaagg!!!! Sí, pero me los he dejado en casa... Vale este es el plan, tú te llevas al personal y yo me voy a buscar los dichosos numeritos a casa. Ah! y no me pierdas a Merche” (Merche iba en su limitadita Dakar). Salí y me fui a por mí moto, en ese momento Willow se empeño en hacer una foto de grupo, pero entre que se organizaban y tal, decidí que si tenía que cruzar media Valencia mejor me iba “ya la trucaré y me añadiré luego - pensé” Y salí pitando.(Por supuesto, estoy en la foto, jeje...)

Llegue a casa, cogí los números, visite el baño, me cambie de camiseta, y salí disparado de nuevo en dirección al Hotel. Debí de ser muy rápido, jejeje, y espero que no hubiera "fotógrafos" en el camino, porque llegué antes que los demás.


Encontré sentados, a la fresca, a Rover y a Susana, su mujer, que habían acudido directos para cenar. El grupo se había entretenido, ya que las fotos dieron para mucho. Pero no tardaron ni cinco minutos en aparecer. Por supuesto, como no, Grego perdió a Merche... jajaja, junto con Jarr67, Nadia y Vicente que siguiéndola a ella acabaron en Paterna. Aunque Vicente tenía más o menos claro que ya andaban desencaminados y hacia donde tenían que ir. Finalmente llegaron unos pocos minutos más tarde. Nos hicimos unas cuantas fotos de grupo ante el hotel, y entramos a cenar. La cena: Nos pegamos una buena cena. El picoteo fue de lo más satisfactorio, entre otras cosas nos sacaron

unas clóchinas, que son como mejillones, pero más pequeños, en una salsa de leche y apio, que estaban para chuparse los dedos, y eso que no soy aficionado a ellos. En definitiva, la cena estuvo bien y no faltó la bebida. A continuación, y aprovechando que el salón donde estábamos tenía paneles para cerrar parte, entre Jorge (Transalpiner), Bartolomé, Grego, David (Itu) y yo, cerramos un trozo para organizar los regalos que iban a ser sorteados. Aclarado más o menos sobre mesas todo lo que teníamos para sortear, abrimos los paneles. Como siempre, Jorge haría de speaker con su característico y buen sentido del humor. “Eres un maestro”. El sorteo: Dio comienzo el sorteo, si no recuerdo mal, jejeje, tocándole algo a Grego, cuyos números custodiaba Olga (la mujer de David), lo cual provocó un montón de risas y cachondeo al grito de “tongo!!, tongo!!” jajaja... Prosiguió el sorteo, y hay que mencionar que esta vez las supernenas, aunque pillaron cacho, no fueron las más


afortunadas, recayendo la gran fortuna en el comando Malaguita. Vamos, José “El Líder” y su chica acabaron sus números, y cerca anduvieron Alberto e Ilona, y Francis y Susana. A mitad del sorteo, apareció la chica del hotel, preguntando si nos faltaba mucho y pidiéndonos que no escandalizáramos tanto, lo que nos cortó bastante el rollo. Pero cómo es el personal!!! Todos supieron seguir las risas y aplausos en voz baja, e incluso los afortunados salían a recoger sus premios como a cámara lenta. Y así, todos más calmaditos, seguimos con el sorteo. Antes de que se acabaran las camisetas, Grego se acercó a mí con una de las de BMW y me preguntó “¿Oye, que te parece si se la damos de premio por su labor como speaker en todas las concentraciones a Jorge (Transalpiner)?” Me pareció muy bien y la apartamos. Así mismo decidimos apartar otra camiseta, una de las de Joe bar Sergio Fuertes, para llevársela al otro Jorge, que siendo esta su primera concentración se había caído (y así lo hicimos al día siguiente visitándolo en el hospital). Decir también, que Jorge por iniciativa propia pidió un aplauso “honorífico” para su tocayo “Que se recupere pronto... –dijo” en algún momento de la gala. Y así, poco a poco, llegamos al final del sorteo y pasamos a la entrega de premios. Entrega de premios: Se podría decir que los premios, materialmente hablando, fueron improvisados. Son cosas que suceden cuando uno no tiene experiencia en montar este tipo de eventos. Así que a pocos días de la concentración, y sin nada que dar, improvisé unos diplomas que, aunque no está bien que yo lo diga, creo que no me quedaron mal. Empezamos por dar la mención al “Mejor colaborador del club” por sus continuas aportaciones, como no, a Javi Bajamotors, que concentración tras concentración, nos regala camisetas, guantes... El diploma al “Piloto más lejano” recayó en Francis "Jaketwin", venido desde tierras Malagueñas. Y, como no, el diploma a “La África Twin más nueva” que fue para José “El Líder”. Redondeándose así la suerte de los Malagueños.

Cuando parecía que todo concluía, Jorge anunció un premio especial para José (Casper) y Pepe (Afrikaaner), jejeje, entregándoles al llegar al improvisado estrado un par de tanguitas con el logo del club, lo que provocó un descojone general.

Entonces Jorge empezó a anunciar el final... pero lo interrumpimos, Grego y yo, y anuncié que había un premio especial más diciendo “premio a su labor como speaker oficial del club para Jorge” y Grego le hizo entrega de la camiseta. Impresionante, creo que casi lo hicimos llorar de la emoción, pues no se lo esperaba. A continuación enseñe la camiseta guardada para el Jorge accidentado y comenté nuestra intención, que fue muy bien recibida por el grupo, tal y como era de esperar.


Y ahí concluyo el día. Salimos del salón y creo que la mayoría nos fuimos a dormir. Al menos Merche y yo así lo hicimos. Merche más que contenta por haber asistido a “su primera concentra” con su propia moto, toda feliz en su Dakar. Domingo 19: Normalmente para mí, en el resto de concentraciones, el Domingo siempre tiene ese punto amargo de la despedida, pero como queda el viaje de vuelta, pues es como que la concentración no ha acabado hasta que no llegas a casa, sin embargo, esta vez la despedida se iba a convertir en una despedida tras otra, ahora los que van para el Norte, ahora los del centro, también los del Sur... Así estuvimos un buen rato en la mañana, despidiéndonos, Grego, Merche y yo, de todos los grupitos que formamos este gran club, hasta que todos y cada uno habían salido. Para nosotros, la concentración acabó en ese momento. Gracias a todos los que acudisteis a esta cita, haciendo que mereciera la pena el haberla montado. Espero, esperamos (hablando también en nombre de Grego), que disfrutarais de un buen fin de semana. Y gracias también a Willow y Víctor, a los cuales les he tomado prestadas algunas fotos para esta crónica.


Por fin es viernes. Se acerca la hora de salir. Tengo unas ganas impresionantes, como siempre que hay concentración del ATCE. Más teniendo en cuenta que la última fue la de Valencia, con lo que mi desplazamiento fue mínimo y para mí el viaje es siempre una gozada, además, como no, de volver a ver a los amigos Africanos con los que las risas el fin de semana están más que aseguradas. El viaje, es aun mejor cuando vas a lo desconocido, como en esta ocasión. A las 15:30 aproximadamente, me junto con Grego y Mari Paz, en la gasolinera de detrás de mi casa y nos vamos para unirnos con Chon (Miguel “John Deere”) en una gasolinera cercana a Sagunto, antes del desvío de Teruel. Saludos, y salimos con la directa, Grego al frente, en dirección Teruel, hasta él que avanzamos penosamente debido a las obras en la nacional y el denso tráfico de camiones. Seguimos hasta Daroca y después hacia Calatayud, donde Grego me informa que le quedan 30km de reserva, y yo flipo, pues a mí ni me ha entrado y eso que llevamos 282Km. Por fortuna al poco, 10km más, entramos en un pueblo donde hay gasolinera, y me acaba de entrar la reserva. Decidimos tomar un refrigerio antes de continuar, pues tenemos Soria a tiro de piedra. Y se pone a llover! “Venga, vamos, la tormenta está hacia atrás... si somos rápidos salimos de ella enseguida” Y así fue, me puse en cabeza y a los 10 minutos habíamos adelantado a la tormenta, sin mojarnos demasiado. Llegamos a Soria y tomamos dirección al Puerto de Piqueras, la tarde había caído y empezaba a refrescar. Arriba la niebla hacía su aparición, por suerte un poco más arriba de la carretera. Empezamos a bajar por tierras Riojanas y ... UN SEMÁFORO!!! En medio del monte... El semáforo está en rojo y al parar junto al coche que ya había en él, el conductor nos dice que lleva allí más de 10 minutos, así que, tras una breve charla, nos lo saltamos. El semáforo está porque hay una pequeña recta con un solo carril, y en el otro extremo está el otro semáforo, para los que vienen de frente, TAMBIEN EN ROJO!!! A partir de aquí un disfrute, la N111 es una pasada, curvas y más curvas enlazadas con un buen asfalto, que a pesar de ser casi de noche 20:30 más o menos, permitió unas buenas plegadas. El paisaje, tal y como comprobamos al día siguiente, y el domingo , digno también de ver. Una pasada el Valle de Iregua. Y así ligeritos llegamos al Hotel, sin error alguno en su localización, donde nos esperaban muchos de los amiguetes del ATCE. Saludos, tomamos la habitación, y más saludos. Al momento me suena el teléfono, era Javi bajamotors – ¿Nano, dónde para el hotel? Es que he perdido a mi hermano y a Alberto, y yo no tengo ni idea de donde es... – jajaja... como es este Javi, le pase con Ricardo “BoyoResaca” y ya se encargó él de explicarle como llegar. Esta vez casi podríamos decir que las Africanas estaban en minoría, aunque aun se junto un buen numero de ellas. Llegados todos los que vendrían viernes, pasamos al comedor a cenar. Risas y mucha cháchara.


Tras la cena una copita, últimas risas y a dormir para estar frescos para la ruta del día siguiente. Sábado 17 Tal y como se preveía el cielo amaneció nublado, amenazando lluvia. Una pena, pues tenía la intención de poner la cámara de video en la moto tal y como hice en la concentración de Elda, y no pudo ser. Aun así no me resigné a hacer unas cuantas buenas tomas jejeje... Desayunamos y al momento estábamos en el aparcamiento del hotel, contentos, a la espera de los que debían llegar por la mañana. Una vez todos reunidos comenzó la ruta. Aproveché estos primeros momentos para hacer algunas fotos sobre la marcha, con un montón de motos detrás. Al poco, Grego paso por mi lado, rapidito, y se puso al lado de Ricardo, que abría la marcha. Tras comentarle algo, nos dejo pasar de nuevo, y Ricardo nos paró en un pequeño descampado. El grupo aprovechó la parada para charlar y hacer unas fotillos, yo hice las mías y de paso filmé un poco. Faltaba Bartolomé, por motivos de organización le tocaba otro hotel y habíamos salido del nuestro sin darle tiempo a volver a reunirse con nosotros... menos mal que Grego se dio cuenta. Así que fueron a buscarlo. Al rato continuamos la ruta, ya nos alcanzarían más adelante. Hicimos una nueva parada en Anguiano. Aquí conté 34 motos, y luego se sumaron tres más, Bartolomé y sus rescatadores


Desde allí subimos al Monasterio de Valvanera, yo, junto con Javi Bajamotors, con la excusa de filmar, y no teniendo perdida el camino, disfrutamos como enanos tumbando lo que el mojado asfalto nos permitió, dejando atrás al resto. Lo que me permitió hacer una bonita toma de la llegada del grupo. Lastima mi falta de conocimiento de la zona, pues cuando termine de subir tras todo el grupo descubrí un magnifico pasillo por el que debíamos pasar... no pude más que detenerme y hacerme una foto. Aquí la organización nos sorprendió a todos con un espectacular almuerzo a base de bollos preñados, Cerveza y Coca Cola. Acabamos almorzando cobijados de la lluvia bajo un árbol. A pesar de la lluvia teníamos que continuar, así que me llegué hasta el final del pasillo para hacer una buena toma de la salida del grupo. Después fui adelantando al grupo hasta situarme de nuevo detrás de Ricardo, pues me había comentado que más adelante, en un puerto, tenía la posibilidad de ver desde arriba un buen trozo de carretera, por si quería adelantarme para volver a filmar. Así que cuando me dijo que tirara, le di caña a la máquina y junto con el Bajamotors nos adelantamos de nuevo al grupo. Carretera de montaña, mal asfalto, mojado, vacas, e impresionantes pedazos de mierdas de éstas. Llegado a un punto Javi se me escapó y todo, y eso que yo iba ligerito jejeje. Llegamos al Puerto de Montenegro, que une la Rioja y Soria, y allí, en la confluencia de ambas, paramos a esperar al grupo. Al rato, empezaron a aparecer el resto, acercándose hasta nosotros. El grupo hizo un pequeña pausa, para disfrutar del paisaje... ...y hacer muchas fotos.


Como la cabra tira al monte, hubo quien no pudo contenerse y salir de la carretera monte p’arriba Rafa “Piolín”, nos dio un verdadero espectáculo... Y también Javi “Bajamotors”, demostró que le van todos los terrenos. Antes de proseguir, nos hicimos unas fotillos en el letrero Provincial. Continuamos hasta entrar de nuevo en la Rioja, para llegarnos hasta Villoslada de Cameros. Donde comimos entre risas, como Reyes. Buenas Alubias, Patatas con Chorizo, Pierna de Cordero, postre, cafés... Y después partimos a completar la ruta. Lo cierto es que tras volver a la N-111, después de pasar el embalse de González de Lacasa, con el asfalto sequito y con sol, di Gas y a disfruté del trazado, esta vez junto con Grego, Rafa y Bartolomé, hasta llegar a Logroño. Allí Bartolomé se fue para su hotel y nosotros al nuestro, a esperar al resto. Serían como mucho las 18:00h. Charla, risas... un pasé por la habitación para adecentarse un poco con una ducha, un ratillo de relax y a las 19:30h para abajo, a juntarnos con el resto para ir a tomar una copa a un Pub. Como mucho a las 20:00 salimos camino a esa copa, ya dentro de Logroño, la moto de Sagu, BMW 1150GS, empezó a oler a quemado y acabó por pararse. Algunos que nos dimos cuenta de lo que sucedía paramos, parte del grupo siguió ajenos a lo acontecido. La subimos a la acera y le echamos un vistazo. Nos comento que ya le había pasado otra vez, que algún fallo eléctrico provoca que se queme el cableado, y por el olor debía de ser eso. Finalmente se quedaron con él y su mujer, Cesar y Ana, esperando a la grúa y el resto seguimos para el Pub, pues poco podíamos hacer allí.


En el Pub, encontré afianzada ya a parte de la peña Comentado lo sucedido, la organización se fue para allá... Tomamos unas birritas, risas... unas fotos, de los chicos y de esas bellezas de chicas "Africanas" Poco más tarde volvimos al hotel. Después de una buena cena pasamos al sorteo de regalos, que esta vez estuvo organizado de forma que todos tuvimos el nuestro. A Bartolomé le toco hacer de speaker y a Grego de “mano inocente” Todos queríamos el casco “ultraheavigotic”, pero el afortunado fue Kalajan. Repartidos todos los regalos, el grueso del personal se dirigió a tomarse “la última” al garito de Ricardo, otros se fueron a dormir, y algunos nos tomamos la última en el propio hotel, charlando un buen rato.

Domingo 18 Tras el desayuno comenzaron las típicas despedidas, esta vez pocos fueron los que se marchaban y me atrevería a decir que es la concentración del ATCE, al menos de las que he asistido, que mayor numero de personas quedamos para la ruta y comida del domingo . Así pues, despedimos a gran parte del Comando Catalán y nos fuimos de rutita, de asfalto y más tarde barítima jejeje... Dejamos atrás Logroño y nos adentramos en tierras Alavesas, pasamos Laguardia y seguimos en dirección a Peñacerrada, subiendo hacia el puerto de Herrera, para llegarnos hasta el mirador ““El Balcón de la Rioja”” con una estupenda vista de ésta.


El puerto tiene un peazo de carreterilla, con un asfalto buenísimo, el cual aproveche al máximo en la bajada para poder, ya desde abajo, filmar el paso por mi lado de todo el personal motorizado. Después paramos en Laguardia, para visitar este bonito pueblo amurallado. Y tomamos una cervecita. Aquí los chicos de la organización hicieron una “colecta”, tanto por barba... para ir a comer a Logroño. De Laguardia salimos ya directos a Logroño. Donde nuestros espléndidos anfitriones nos llevaron a aparcar junto la Travesía del Laurel, lugar de obligada visita si se va a Logroño, también llamada “La senda de los Elefantes” donde nos pusimos finos a “tapa + bebida” El tema es, un montón de tabernitas cada cual con su típico pincho, o tapa, y con bebida en vaso pequeño, sidra, cerveza, mosto. Terminado el picoteo y las consiguientes risas, tras una breve charla, en la calle donde estábamos aparcados, para acabar dictaminando por votación popular que tenían que hacer esta concentración anualmente jejeje... nos fuimos hasta el hotel para que algunos de los presentes recogieran sus bártulos. Allí finalmente nos despedimos del grupo, serían las 16:30h, y Miguel “John Deere”, Grego y Mari Paz, y yo, nos marchamos para casita. Volvimos por donde habíamos venido, primero dirección al Puerto de Piqueras por la N-111, esta vez de día y con buen Sol. En la subida al Puerto dejamos atrás a Miguel, que se paró a enchufarse la chaqueta al pantalón, porque el fresco apretaba, y lo esperamos arriba del Puerto, donde más que fresco era directamente frío lo que hacía. Nos hicimos unas fotillos de rigor... Y continuamos hasta llegar a Daroca, poco antes de las 19:00h , donde paramos a repostar y como había hambre nos comimos un buen bocata, merienda-cena, y ya sin pausa hasta casita. Como siempre quiero desde esta crónica agradecer a los organizadores, Noelia, Ricardo y Gustavo, el buen trabajo realizado y la magnifica atención que nos dieron. Gracias chicos. Y ya sabéis, QUE TIEMBLE LOGROÑO, QUE EL AÑO QUE VIENE VOLVEMOS!!!!. Aunque más de uno, si puede ser, volverá antes.


Una vez más los amigos africanos nos reunimos en la concentración anual de Guadalajara. Para nosotros esta vez con el aliciente de que Merche (Dakariana) viene en su Dakar, en vez de ir conmigo de pakete. Viernes 24 Esta vez el Komando Valencia sale más que desperdigado. Debido a que este será el primer viaje “largo” a lomos de la Dakar para Merche, nosotros tenemos la intención de salir lo más pronto posible para que se lo pueda tomar con calma, por su parte Grego no tiene claro a que hora podrá salir y Miguel (John Deere) va en coche con Monti y el pequeño africanito David. A las 15:45 yo estaba con el Unicornio (640 Adventure) cargado y listo, esperando a que llegara Merche de currar. En cuanto la vi llamé a Grego, tal y como habíamos quedado, para ver si salían ya, él me dice que ha quedado con Rutertwin en la gasolinera de Cheste pero que vayamos haciendo camino, que si puede ser nos alcanzarán. Así que cerca de las 16:00, salimos a buena marcha de Valencia, bueno a la marcha que el fuerte viento de cara nos permite. Autovía hasta Minglanilla, CM211 a Almodóvar del Pinar, y ya por la N320. Pasada Cuenca paramos a repostar en Cañaveras, y en poco menos de una hora llegábamos a Guadalajara, eran las 19:15, Merche había llevado un ritmo buenísimo. Aparcamos, saludos a los allí congregados, y para la habitación, duchita y ya frescos bajamos de nuevo con el grupo a esperar a los que estaban aun por llegar. Como siempre en el hall del hotel había un ambientazo, casi todos los que teníamos que llegar viernes estábamos por allí en múltiples conversaciones a la espera de la hora de cenar. Finalmente pasamos al salón donde cenaríamos, y por supuesto donde las risas continuarían durante la vela. (foto Esteban) Luego, otro rato de charla en el bar del hotel y a dormir...

Sábado 25 Debido a las lluvias de los últimos días la organización suspende la ruta de campo, poco aconsejable tal y como está el pegajoso barro, e iremos todos por asfalto. La ruta sería de Guadalajara a Jadraque pasando por, Centenera, Atazón, Valdegrudas, Torija, Torre del Burgo, Hita, Copernal, Espinosa de Henares, Cogolludo, el Embalse de Alcorlo y La Toba. Merche decidió ir en coche con Miguel y Monti, para no cansarse, puesto que no está acostumbrada a hacer tantos kilómetros en un fin de semana. Yo, mientras la gente se organizaba, monté el soporte de la cámara en la moto, fijándolo como pude pues era la primera vez que lo montaba en esta moto. Luego, como otros tantos, me fui a la gasolinera a repostar. Entre tanto se hicieron las típicas fotos ante la pancarta del club.


Volviendo encontré que el grupo se había puesto en marcha, y a penas tuve tiempo de poner la cámara en el soporte. Y ya unido al grupo, dispuestos a salir, cámara encendida (esta vez apuntando hacia delante) el grupo arranca y cuando empiezo a avanzar, la cámara da extraños saltitos! Parte del soporte parece tener holgura, paro y efectivamente el soporte se ha roto y el grupo se está marchando. Me pongo a quitar la cámara y Yasimoto, muy atento, que se ha dado cuenta me espera, en cuanto comienzo a meter la cámara en un bolsillo de la chupa le digo que tire, que no se preocupe que lo alcanzo. Y salimos disparados hasta llegar al grupo, justo en el siguiente desvío. Llegados a Torija, se hizo una pausa en la plaza, junto al Castillo y el Ayuntamiento. Saliendo de Torija me situé de los primeros, tenía la intención de ver si podía hacer como en Logroño, adelantar a todos y pararme a filmar su paso, pero entre tanto... foto a los que me seguían. Vi una oportunidad a punto de bajar un pequeño puerto, pero por indecisión primero y por la velocidad que fueron tomando los que llevaba delante, Esteban y Casper, el grupo se estiró y llegando abajo vi que no podría filmar, pero al menos haría unas fotos. Más tarde, en Espinosa de Henares, al parar en un desvió le pedí a Esteban indicaciones de por donde continuaríamos, para adelantarme y hacer aunque fuera una toma de todos pasando junto a mí. Y así lo hice, llegué a una rotonda, donde coincidí con el seprona, y paré a filmar las 49 máquinas que al momento aparecieron tras mis huellas, y alguna que otra lata. Terminada la procesión guarde la cámara y salí tras de ellos. Al momento se hizo un alto en el embalse de Alcorlo donde aproveche para filmar de nuevo al grupo, además de hacer alguna foto. De allí nos dirigimos a Jadraque, donde comeríamos. Enseguida vi su Castillo en la lejanía.


Tras una buena pitanza, regada con buen vino, subimos de nuevo a nuestras monturas para acercarnos hasta el Castillo. Y de nuevo rutita hasta Guadalajara, con vuelta semi turística, reagrupándonos sobre un puente. Y como no, fuimos como es costumbre a tomar unas copas al bar El Paseo. Y también siguiendo la tradición entraron al bar en esta ocasión tres africanas, las de Casper, Afrikaaner y Esteban. Después, más tarde, el personal fue retirándose al hotel, unos antes y otros más tarde. Era hora ya de una relajante ducha antes de cenar y un breve descanso en la habitación tras un día tan ajetreado Bajamos de nuevo al hall del hotel donde, entre conversaciones con los presentes, esperamos a que poco a poco fueran reuniéndose todos los asistentes para ir a cenar, esta vez dando un paseo hasta otro cercano hotel. Y como marcan los cánones tras la cena llegó el sorteo de regalos y entrega de trofeos. Empezó la cosa con el anuncio a los presentes del próximo enlace de Txe y Víctor, seguido del anuncio del embarazo de Soraya y Jorge (Transalpiner). Hubo vítores y aplausos. Los trofeos fueron: Al Piloto más lejano para David (Itu) A la Copiloto más lejana para Marta (la mujer de Superafrica) La AT más antigua recayó sobre Jordi (Ojosgrises) Y la moto más original para Cambalatxe por su “flower power” Entregados todos ellos entre el sorteo, con muy buen ambiente, aplausos y risas. A Grego parecía que le iba a dar algo!!! Jajaja...


Acabados los regalos, llegaron las sorpresas. Ramón y Eva (atotdrap) habían traído unas camisetas para “los desertores”, aquellos que siguiendo en el club ya no poseen una AT, Esteban dio comienzo a la lectura de la lista y fuimos saliendo a recogerlas. Por supuesto agradezco, otra vez, desde aquí ese detallazo de Eva y Ramón, gracias chicos. Terminada la lista y viendo que sobraban camisetas no pude evitar levantarme y casi literalmente obligarles a darle una a Merche, que a fin de cuentas si no se quedó nuestra África Twin, que hasta hacia practicas con ella cuando estaba sacándose el A, es porque no se podía limitar y por eso la cambio por la Dakar. Y al final se repartieron algunas más entre las copilotos... Pero aún hubieron más sorpresas, cuando todo parecía acabar, Víctor le hizo entrega a Esteban de un de los Pingüinos ganados este año, algo que aprovechamos muchos para hacernos la foto con él, con el pingüino, claro, no con Esteban jejeje... Eran cerca de las 02:00 de la mañana cuando salíamos del hotel, en realidad eran las 03:00 por que tocaba el cambio al horario de verano, muchos para ir a dormir, otros a seguir de juerga por Guadalajara. Llegados al hotel a Grego se la antojó una foto en la Camba-moto... Y a dormir, bueno, dejando antes el equipaje casi a punto para marchar al día siguiente. Domingo 26 Nos levantamos tarde, pasadas las 10:30, bajamos a desayunar, despedida de los que se iban en esos momentos, otros habían marchado más temprano, y rapidito a ver las carreras en la sala habilitada para ello en el propio hotel. El 125cc ya estaba empezado...


Vimos 125 y 250, y tal como habíamos quedado, los Valencianos nos levantamos para irnos al bar El Paseo y ver allí MotoGP mientras comíamos, por aquello de perder menos tiempo, pero el plan se ve que gusto y acabamos todos en el bar. Cervecita, picoteo, bocata, café tras la carrera, y llegó el momento de la despedida

Esperamos unos momentos a que llegara Rutertwin, y tras repostar tomamos dirección a Cuenca. Yo abría la marcha seguido de Merche, Grego y Rutertwin. Llegados a Cuenca paramos a repostar a la salida y Grego llamó a Miguel para ver por donde andaban ellos con el coche, estaban bastante atrás, así que continuamos a nuestro aire. Seguimos la N320 y pronto llegamos a Almodóvar del Pinar. De allí la CM211, con su pedazo de rectas, a Minglanilla y por fin la Autovía. Hasta aquí todo bien, a un buen ritmo, acompañados de buen clima, poco tráfico. Pero en la Autovía miro por el espejo y veo que falta Rutertwin. Bajo un poco el ritmo y, cuando vuelvo a mirar, veo que Grego se va descolgando. Merche por su parte, como se ha ido haciendo a las curvas de la nacional la autovía ahora le parece toda recta y me va metiendo presión. Finalmente viendo que tanto Grego como Rutertwin no vienen decido parar en el arcén de uno de los carriles de salida y llamar al móvil de Grego. Pero este no contesta y tras varios intentos los veo aparecer. Paran y me explican que la AT de Juan Carlos (Rutertwin) se para sola, la bomba de gasolina falla. Decidimos seguir hasta la siguiente gasolinera... nos volvió a pasar, los perdimos de nuevo, claro, Merche ya me adelantaba hasta a mí... Los esperamos en la BP de Ventamina y al poco aparecieron. Tras llenar el deposito nos despedimos ya de él, pues tomaría el bypass, la A7, y nosotros seguiríamos recto. Decidimos que fuera él delante por si se le paraba quedarnos todos juntos. Ya no se le paró, pero aun tuvimos la oportunidad de ver algo insólito. En un momento determinado los coches, furgonetas y camiones iban reduciendo la marcha con las luces de emergencia encendidas, casi parados tras de ellos me parecía imposible que hubieran retenciones a esta altura, miro entre el camión y la furgoneta que van más adelante y más allá de ellos no veo tráfico! ¿Qué ocurre? Pues lo insólito, una rueda, tamaño remolque, va sola por el arcén de la izquierda!!! Y llevaba cierta velocidad, pues es una zona bajada. En fin, la adelantamos, poco más se podía hacer, y allí acabaron nuestras peripecias. Rutertwin se desvío, espero llegara a casa sin más problemas con la bomba, y nosotros seguimos hasta entrar en Valencia. Despedida con la manita a Grego y Mari Paz, y a casa. Bueno, pues creo que esto es todo. Así lo viví y así os lo he contado. Agradecimientos a la organización, Esteban, Laura, Casper, Ana, y al resto de colaboradores que cuidasteis de todos en la ruta. Gracias. Y gracias de nuevo al dúo “Atotdrap” por ese pedazo camisetas que habrá que llevar puesta en las próximas concentraciones. Y también a todos los que, “involuntariamente”, habéis cedido alguna foto para esta crónica.


Concentraciones ATCE Nº1