__MAIN_TEXT__

Page 1

05


05


Artwort es un media online de arte, ar - Artwort è un media online che par tración y tecnología. Busca relatar el pre sente y sobretodo el futuro de un panorama Cerca di raccontare il presente e soprat que carece de delimitaciones, como lo es animado, serio pero no serioso, en la es -

-

mezzo la parola (in tedesco “wort“), con un

AWM es la prolongación natural de Art - AWM ne è il naturale prolungamento su wort sobre papel: una revista en Realidad carta: un magazine in Realtà Aumentata che Aumentada que funciona a través de una la revista – leer los contenidos, revisar las galerías de imágenes y descubrir videos.

la fotocamera sulle immagini della rivista di immagini e guardare video. www.artwort.com


fisura s. f. 1. Hendidura longitudinal poco profunda, grieta. 2. Defecto o dificultad en una cosa que puede empeorar. 3. Separación o desunión en algo que parecía unido u homogéneo.

Fisura es una publicación trimestral con sede en la Ciudad de México dedicado a las reflexiones y trabajos críticos en la arquitectura, fotografía, arte, literatura y otras corrientes creativas. Esta nace como un proyecto independiente de un grupo de estudiantes y recién egresados con la intención de abrir una fisura que cuestione, indague y confronte el panorama presente desde distintos enfoques.

Los puntos de vista de los colaboradores externos a Fisura no necesariamente reflejan la opinión del equipo editorial. Fisura está abierto a las colaboraciones, si estás interesado contáctanos: fisurazine@gmail.com


equipo editorial Diego H. Dorantes

Jorge Sテ。nchez

@diegotlan

@jorgesanald

Chrystyan Romero

Stefania Fibela

@skelter2114

@fibenadito

asistencia editorial Amaranta Aguilar テ]gel Badillo

web

www.fisura.mx

F

/fisurazine

L

@fisurazine

I

@fisurazine

Algunos derechos reservados:

Excepto cuando se note lo contrario, esta obra estテ。 licenciada bajo la Licencia Creative Commons Atribuciテウn-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional. Para ver una copia de esta licencia, visita: www.creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/


24 43 50

31 20

55


contenido Editorial: ¿El fin de la arquitectura?

sin gravedad

13

Crónicas

25

Implante:

32

Acciones menos graves

Marcela Armas Chrystyan Romero

José Manuel Márquez

c

38

Presencia

54

ensayo: Alphaville

58

Collage:

44

Fotografía: Medios de transporte

Juan Pablo Villegas Stéphanie Janaina

Alonso Ruiz Belmont

Guido Floyd

anexo

30

Ilustración: Initi Santamaría

año 02. número 05. octubre 2015. méxico portada: Jorge Sánchez, Diego H. Dorantes

Andrés Cedillo

e t a r

editorial tema anexo reseñas

contenido

11


| año 02 | número 05 | octubre 2015 | 10 ARRIBA: Fotografía y dirección de arte: Jorge Sánchez y Diego H. Dorantes


editorial:

¿El fin de la arquitectura?

Qué sucede cuando se despoja a la Arquitectura de su condición más básica: la gravedad, aquella fuerza que la atrae al suelo; qué sucede cuando sus cimientos se desprenden pues ya no son más necesarios ¿Es acaso esta situación su libertad o su condena? Exploramos estos temas a partir de reflexiones surgidas de un pieza de Marcela Armas en donde se leía “El sueño de la casa que voló”. Bajo este argumento abordamos esta edición de Fisura, no como un imaginario futurístico de la vida en el espacio, sino bajo una sospecha del evidente cambio en los fundamentos de la Arquitectura ¿Acaso es un punto previo al inminente desinterés por una disciplina que se volverá innecesaria? Este número se muestra como una crónica en donde se narran las inquietudes respecto al futuro y al cambio de paradigmas en la construcción de nuestro entorno, buscando pistas que nos revelen si acaso la Arquitectura dejará de importar o simplemente cambiará de estado.

11

A orillas de un mar seco, una casa de columnas de cristal. ray bradbury

editorial

e


ABAJO: Dibujo de Marcela Armas, parte de la exposici贸n La Gravedad de los Asuntos que se present贸 en el Laboratorio Arte Alameda.

| a帽o 02 | n煤mero 05 | octubre 2015 | 12


t sin gravedad

Crónicas

«El día que me fui de aquí las flores eran transparentes y veía todo azul, el mismo día que la casa soñó que volaba...» Esto es un poco más complicado, cual podría ser la traducción correcta de estas líneas para no complicar mi registro. D vendrá en cualquier momento y tengo frío. Aún no aumentan la temperatura. En fin, sigo leyendo: «Siempre lo imaginé así, el futuro sería azul y no vería más que sombras y escucharía ruidos suaves. No habían formas, ni colores, ni sombras, eran suficientes nuestros cuerpos. No había qué diferenciar, tan sólo nuestros cuerpos...» Vaya, de verdad todo es azul. No importa en donde yo esté, aquí todo es igual. Uno nunca ve pasar lo que ellos llamaban tempo. ¡Demonios! la etiqueta del registro. ¿Dónde está?... 0915 mrcl//marcela, el día que escribió esto una kasa... ¡no! caza, hmm ¿casa? soñó que volaba. No comprendo el significado de la palabra, son esas palabras tan viejas con múltiples significados. Si tan sólo tuviera sentido, pero no lo tiene.

13

Día 1


Día 2

| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

El inútil registro de todo. Antes las construcciones solían llevar un nombre específico, lo sé porque me lo dijeron aquella ocasión que me encontré con alguien que parecía un vagabundo. Dijo que había sido arkitecto, una de esas profesiones que quedaron en el olvido. La gente olvida rápido las cosas, cada vez más acostumbrados a los supuestos cambios, aunque al final todo sea más o menos igual. «Siempre lo imaginé así, el futuro sería azul...» Seguía resonando esta frase en mí. Nunca lo noté. Ni siquiera puedo imaginar cómo era antes. ¿Alguna vez fue distinto? No pienso a menudo en el pasado, tampoco en el futuro. Los sueños son algo que crean y distribuyen en las pantallas. Siento que aquello de lo que me habló ese hombre que se hizo llamar arkitecto no tiene la menor importancia, pero siempre vuelve el recuerdo, como si hubiera algo detrás de sus palabras. «Había muros de todos los colores.» Día 5 Ahora que lo pienso todo es azul y gris. Ese azul eléctrico, ese gris de la arena siempre presente, como única estética. Cierro los ojos tratando de imaginar como era antes, cuando los abro veo aquel paisaje donde el cielo se funde con los muros ciegos. Estética… No recuerdo cuando fue la última vez que oí hablar a alguien de esto. Día 24

14

Han pasado semanas desde la última vez que abandoné está habitación. No tiene sentido salir, no importa a donde vaya, todo es igual; un único espacio homogéneo, asfixiante. En todas partes están las mismas cuatro paredes, paredes que contienen, que retienen, que encierran y ocultan. Están la misma pequeña ventana con vista a otra pequeña ventana, no hay más paisaje, sólo una ventana que se refleja a sí misma. Y hay una puerta que va a ningún lugar. No hay a donde ir, supongo. Y la temperatura no sube.


Día 33

Día 41 Todo se mueve, sin embargo no cambia. No importan las nuevas calles, los nuevos, mejorados, más sustentables, más modernos, más altos, más profundos edificios. Todo permanece igual, inmutable en esencia, en formas y en ideas, todo se construye sobre las mismas piedras. A esta ciudad la sostiene la misma idea de hace siglos. La ciudad sigue creciendo. Crece hacia arriba; una piedra, sobre una piedra, sobre una piedra, sobre una piedra. Una piedra sobre mí, sobre nosotros. Esto es una lápida, estamos siendo enterrados. Sólo se entierra lo que está muerto, lo que es deshecho, lo que se quiere olvidar. ¿Por qué nos condenan al olvido?

t sin gravedad

Hay puertas, caminos, escaleras y puentes, todos, se supone, son un medio para llegar a otro sitio; a otro estado. Pero nada lleva a algún lugar. No hay a donde ir. Los rituales desaparecieron, los pasajes son un simple recuerdo, no hay otros estados, no hay otros mundos, no hay otras realidades fuera de estos cuatro muros. Hay que encontrar las fisuras.

Siguen construyendo sobre nosotros. La condena no es la homologación del tiempo y espacio, eso es norma, es regla, es la realidad. El castigo a todos aquellos que buscan caminos no trazados, grietas por las cuales huir, nuevas formas de caminar, ver y vivir la realidad, son condenados al olvido. Son los que están siendo sepultados vivos, soterrados en la memoria y bajo los escombros. La ciudad se construye sobre nosotros, somos los cimientos. Debemos destruirla. Día 46 Este no tiene registro… hmm cierto sigue siendo el 0915 mrcl// marcela…

15

Día 42


Día 51

| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

Salí de mi habitación… Pensé que sería yo quien inventaría la grieta, la fisura. La he estado buscando por tanto tiempo. No comprendo que esto haya sido posible. Me hizo ver que había perdido la fe; eso que definen como la capacidad de creer. Vivo en el piso 546. Eso es lo que dice mi memoria, porque hace tanto que no voy a ninguna parte. Más bien que entro y salgo, nunca voy a otro lugar. Ya no tengo forma de corroborar mi posición ni en X, ni en Z, ni en Y. A pesar del entierro-encierro bajo tantas piedras y entre tantos muros, tengo la sensación de estar muy lejos de la tierra. He perdido el suelo. Día 58

16

Esta mañana encontré algo que mis ojos no habían visto por mucho tiempo ¡Qué digo, no lo habían visto nunca! Verde. Verde. Creo reconocerlo porque se parece a un código que lo describe en el Pantone de colores perdidos. Tampoco puedo corroborarlo porque la verdad es que nunca había sentido esa frecuencia del espectro de la luz. En el Pantone lo que vemos es una representación de lo que se cree que fue el verde, a saber. Pero algo le dicen mis ojos a mi corazón sobre este verde. Hay algo en él que despierta una memoria en más de uno de mis sentidos, a pesar de mi falta de experiencia. Pero, si como A me dijo una vez, «la luz hizo al ojo», entonces fue ella quien creó el espacio. Y si en la luz habitan los colores, ¡entonces hemos sido engañados!, o vivimos en un espacio de oscuridad donde solo se recrea el azul. Me gustaría escribir sobre este verde fugado por el muro de la ventana. Este verde. No tengo palabras para describirlo hoy. ¡Vaya! —D ¿eres tú?, ¡mira lo que encontré!...

NOTA: Este texto alude al cadáver exquisito, técnica usada en un principio por los surrealistas. Éste se elaboró a partir de fragmentos de distintas personas. En él participaron: Chrystyan Romero, Diego H. Dorantes, Stefania Fibela y Marcela Armas. Su intención es generar una narrativa ficticia que muestre distintas inquietudes hacia el tema propuesto en este número.

PAG. 17 A 23: Fotografías y dirección de arte de Jorge Sánchez y Diego H. Dorantes.


17

sin gravedad

t


| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

18


19

sin gravedad

t


| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

20


21

sin gravedad

t


| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

22


23

sin gravedad

t


| año 02 | número 05 | octubre 2015 | 24 ARRIBA: Etapa de interpretación de las muestras de tierra de México por el geólogo José Luis Arce/Instituto de Geología, UNAM; fotografía cortesía de la artista.


pieza artística:

Marcela Armas (Durango, México, 1979) artista texto:

Chrystyan Romero (Tlaxcala, México, 1989) voyerista del espacio

El siguiente texto se desplazará

sin gravedad

t

Implantar1 no se refiere únicamente a la acción de una premisa de una pieza de arte que interviene geológicamente por medio de un pozo la extracción de una parte de dos suelos diferentes. La palabra por sí sola se puede reapropiar para pensar lo que implica su significado en un tiempo como el nuestro. Un implante no es una muestra de un algo sobrepuesto en su diferente, ni mucho menos, es un reemplazo, (acción que compete más a una prótesis que a un implante), siendo en este caso el interés de hacer de este pequeño texto un implante que interviene en el texto que la artista argumentó el verano pasado en torno a su pieza. De esta forma respeto las palabras que usó y me entrometo agregando nuevos significantes esperando contribuir, más no remplazar, y mantener latente el espíritu de la pieza en esta publicación.

1. Las palabras resaltadas en otro color, tomadas del texto escrito por Marcela Armas para hablar de la obra, sirven como un implante sobre el escrito que realiza Chrystyan Romero. La descripción original de la pieza puede leerse al final del artículo.

25

Implante, Marcela Armas


ARRIBA: Tierra de México; fotografía cortesía de la artista. ABAJO: Momento del implante de la tierra de México en Denver; fotografía cortesía de la artista.

| año 02 | número 05 | octubre 2015 | 26

Implante de Marcela Armas (2015) es a primera vista un acto político-legal del desplazamiento de suelo entre dos territorios con diferencias geológicas, históricas, y “políticas”, que intercambian la otra latitud, el otro pasado y por lo tanto ese otro tempo que ni uno ni otro compartían a no ser de las acciones simbólicas que se generaron. Desde el significante que intento construir, Implante es también un estado compositivo de un tiempo, en donde los actos y los pensamientos se desplazan y fusionan historias u otredades, creando, sin que así fuera su cometido, una nueva categoría que no buscó serlo, puesto que sería una irónica definición. Que decir, por ejemplo, de una estética andrógina, de un género transexual, de una política transnacional, de una historia bajo el tratamiento de transficción, de esa distinta manera en la que el arte (tradicionalmente subjetiva) intercambia con la ciencia su ser más objetivo, de dos suelos significativos que se intercambian desplazando sus componentes, etc. Todos ellos ejemplos de desplazamientos y de otra posibilidad de permanecer que preserva en uno solo la esencia de cada cual, demostrando la posibilidad de unión entre distintos. Sin embargo, a pesar de esta aparente libertad de intercambio, es importante después observar en cualquiera de los casos que un desplazamiento aún no alcanza su

máxima libertad de ser, ni mucho menos su reconocimiento dentro del mundo o de su veracidad al momento de observar que ha sido “extraviado” semánticamente. A menos que intervenga un valor de propiedad, una legalidad y su demostración implantada por un archivo, “porque sin imagen no hay mundo” y sin objeto no hay valor. Ahora bien, si el intercambio bajo la denominación legal de exportación/importación de tiempo-espacio contenido en 30 m de tierra crea un vínculo indisoluble de pasado-presente, la migración hacia otro planeta será la causa que exporte/importe nuestra propiedad más próxima e íntima; nuestros cuerpos, convertidos en objetos a implantar en un lugar de procedencia conocida por ahora: tierra. …implantar en un pozo, una muestra de suelo de otra latitud, es construir una historia distinta, desplazando otra, que preserva después de ser extraviada e implantada bajo la tierra, un vínculo indisoluble con su lugar de procedencia. marcela armas

NOTA: Implante es Un proyecto de Marcela Armas producido por Bienal de las Américas, Bonfils-Stanton Foundation en colaboración con Casa del Lago Juan José Arreola e Instituto de Geología, UNAM.


27

sin gravedad

t


| año 02 | número 05 | octubre 2015 | ARRIBA: Placa final en el lugar del implante en Denver; fotografía cortesía de la artista.

28


ARRIBA: Placa final en el lugar del implante en México; fotografía de Ernesto Ryan/Casa del Lago Juan José Arreola UNAM.

29

sin gravedad

t


| año 02 | número 05 | octubre 2015 | 30

Ilustración: Inti Santamaría B. (D.F., México, 1976) artista visual


31

anexo

a


texto:

José Manuel Márquez (D.F., México, 1988) arquitecto

| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

Acciones menos graves

32

Desde el comienzo de nuestros días en este planeta, nos vimos obligados a andar en cuatro de nuestros miembros mientras desarrollamos la fuerza necesaria para sostenernos en sólo dos de ellos. Ya sentimos la presión en nuestros pies, vemos las hojas caer y las aguas elevarse, el calzado desgastarse y el caucho en nuestros vehículos también. La gravedad (fuerza de origen incierto, superior a cualquier conocimiento físico contemporáneo e imposible de concebir dentro de tan sólo cuatro dimensiones) ha sido el horizonte de muchos astrofísicos, que por más que anden no han logrado alcanzar. Por ella el universo se mueve o mantiene, según nuestra postura. Y es gracias a ella que la arquitectura ha sido y es lo que es, pero con las nuevas posibilidades tecno-científicas desarrolladas en todo el mundo y la implementación de nuevos medios y tecnologías digitales no debería marcar el cómo será. Si observamos la arquitectura con una mirada más objetiva, más allá de épocas, sitios y estilos, percibiremos las constantes determinadas por la gravedad: materiales resistentes y responsivos, plásticos y monolíticos, mecánicos y adaptables. La rutina diaria, los monumentos cotidianos. Estructuras conformadas por complejas cimentaciones. Impresionantes estructuras que, en sentido vertical y horizontal, demandan las miradas incrédulas.


33

sin gravedad

t


| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

34


IZQUIERDA Y PAG.33: Fotografías de Jorge Sánchez.

sin gravedad

La necesidad de llegar cada vez más alto nos brindó los primeros vehículos: arquitectura, ingeniería y literatura. Vehículos ficticios que alientan ese deseo por alejarnos de esta realidad. Rascacielos que fungen como placebos mientras nuestros pies sigan apoyados sobre la tierra. Aeronaves con límite de tiempo y fecha de caducidad. El siglo xx albergó eventos catárticos en la historia de la humanidad: la consolidación de la industria, el capitalismo y la guerra como un recurso de avance económico y tecnológico; también fue el siglo de los inconformes. Superstudio y Archigram con su arquitectura de papel por un lado y Lebbeus Woods y Yona Friedman con sus ilustraciones futuristas por el otro. Le Corbusier señalaba que la catedral no es una obra plástica sino “una dramática lucha contra la fuerza de gravedad”. No obstante, la llegada del siglo xxi acarreó consigo también nuevas maneras de hacer arquitectura. La generación arquitectónica en un principio consistió en la habilidad de una persona para representar sus ideas con la ayuda de la geometría, el dibujo y la comprensión de los materiales. En una segunda etapa llegó la era del cad (Computer Aided Design) que, aunque no cambió de manera radical el oficio, sí facilitó la manera de dibujar y replicar, pero en las últimas décadas algo distinto ha venido sucediendo. Esos mismos modelos geométricos virtuales (digitales) ahora presentan la posibilidad de ser vividos con la ayuda de un representante virtual, un homúnculo; de recorrer los espacios a voluntad, de tener una lectura espacial de los elementos sin demandar un conocimiento profundo del lenguaje arquitectónico, incluso, la posibilidad de experimentar construcciones vivas, moviles y metamorfas. Los juegos de video ofrecen la posibilidad de vivir los espacios de una manera mucho más vívida, con la libertad de decidir cómo será nuestro recorrido —derecha o izquierda, arriba o abajo, caminando,

t

35

Si observamos la arquitectura con una mirada más objetiva, más allá de épocas, sitios y estilos, percibiremos las constantes determinadas por la gravedad: materiales resistentes y responsivos, plásticos y monolíticos, mecánicos y adaptables.


| año 02 | número 05 | octubre 2015 | 36

corriendo, saltando o levitando— mediante una interfaz, material o inexistente, con una eficacia superior a la de cualquier recorrido propuesto por un render. La arquitectura percibida a través de los videojuegos ofrece más que sólo una representación tridimensional. Es una oportunidad para experimentar vivencias dentro de un espacio virtual, la interacción con culturas extintas o aún no conocidas. La proyección de espacios subacuáticos, aéreos e ingrávidos, atemporales. Los videojuegos entendidos como un medio interactivo y vivencial, en su modo de representación y estructuración, de la acción y del poder (en ocasiones sobrehumano) del orden social y cultural, de la interacción y la separación, de la identidad y la memoria, tratan con cuestiones existenciales fundamentales. Todas las ciudades que hemos visitado (ficticias), todos los lugares que hemos recorrido (digitales), serán transferidos desde ese momento a la memoria encarnada de nuestro cuerpo. Los elementos tratados por la disciplina: espacio, materia y tiempo, se funden en una única dimensión, en la sustancia básica del ser que penetra nuestra conciencia. Cada vez se hace más evidente el ferviente deseo por quebrantar las leyes que nos limitan. El pensamiento aplicado al objeto en esta época, considera no sólo su forma o aspecto final, ni se detiene en aspectos de producción, sino que incluye, o debería incluir, el sentido de interacción con el usuario y con otros objetos. La arquitectura contemporánea se encuentra en un estado de transgresión que da lugar

a nuevas concepciones arquitectónicas que se benefician de múltiples influencias. La exploración espacial a partir del modelado tridimensional en softwares libres o la programación algorítmica de código abierto han sido un recurso, incluso, una herramienta de disidencia de la realidad que nos limita. Las disciplinas de diseño y composición se están disolviendo para dar lugar a nuevas trans-disciplinas emergentes. Debemos abordar los cambios contemporáneos y futuros desde puntos de vista insólitos que no esteń prescritos y controlados por la ideología dominante. Tengamos una visión caleidoscópica, en lugar de tener una perspectiva definida sobre los avances en el ámbito del diseño digital e interactivo. Apreciemos el mundo desde sus distintas escalas, de la superior a la inferior, desde la nano-espacial hasta la exo-espacial, permitámonos llegar a los límites más lejanos de nuestro entendimiento. Desarrollemos una mirada capaz de relatar otros mundos posibles. Estamos frente a nuevos desafíos que deben ser enfrentados porque de ello depende el avance en la percepción de un mundo nuevo a descubrir. Consideremos ésta una provocación, una posibilidad que, aunque producto de la imaginación del autor, no resulta tan descabellada al recordar que un principio básico del método científico es el cuestionamiento constante, la duda perpetua.

DERECHA: Fotografía de Diego H. Dorantes


sin gravedad

t

37

La necesidad de llegar cada vez más alto nos brindó los primeros vehículos: arquitectura, ingeniería y literatura. Vehículos ficticios que alientan ese deseo por alejarnos de esta realidad.


video y audio:

Juan Pablo Villegas (D.F., México, 1968) artista experimental performance:

Stéphanie Janaina (D.F., México, 1984) bailarina

| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

Presencia Todo se concentra entonces en esa presencia: aquí y ahora, esto, esta cosa (aun cuando no se la vea, aun cuando esté envuelta en un papel destinado a presentarla como regalo), se convierte en la presencia del presente vivo que se inmoviliza y se ordena en torno a ella. Esto, mira, te lo doy, y en consecuencia me lo doy también como ese presente que trastorna y reordena toda la presencia entre nosotros y nuestro alrededor. jean-luc nancy, las musas.

38

Más que intentar definir la presencia en contraste con la ausencia, el interés de la pieza es mostrar el efecto del cuerpo al convertirse en potencia de una acción. Lo que es posible observar y escuchar es la consecuencia de la percepción en la superficie de un objeto, que ha reunido el interior con el exterior en una misma cosa. Esta presencia implica la necesidad de percibir el conjunto de situaciones en una totalidad continua, donde el cuerpo y su entorno pertenecen a una misma unidad. Sabemos que ese algo moviliza la acción, sin embargo sólo podemos indagar desde la apariencia que revela el objeto animado, que a su vez funciona en resonancia con el contexto. Presencia circula entonces como contenedor y contenido, en un constante intercambio de relaciones que se actualizan en el momento, desbordando su posible significación.


DERECHA Y PAG. 42 Y 43: FotografĂ­as de Rodrigo Valero-Puertas

39

sin gravedad

t


| año 02 | número 05 | octubre 2015 | 40 ARRIBA: Stills del video que documenta el performance; cortesía del artista.


41

sin gravedad

t


| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

42


43

sin gravedad

t


| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

44


Medios de transporte © fotografías:

Andrés Cedillo (D.F., México, 1989) fotógrafo

45

anexo

a


| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

46


47

anexo

a


| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

48


49

anexo

a


| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

50


51

anexo

a


| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

52


53

anexo

a


© texto:

Alonso Ruiz Belmont (D.F., México, 1974) politólogo y ensayista

| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

Alphaville:

presente y futuro del espacio en el cine de ciencia ficción

54

En 1965, Alphaville, une étrange aventure de Lemmy Caution (Alphaville, una extraña aventura de Lemmy Caution) recibió el Oso de Plata a la mejor película en el Festival de Cine de Berlín. Jean Luc-Goddard, director del filme, plasmó una riqueza visual excepcional que aportó un referente imprescindible a la Nouvelle Vague. Una película de ciencia ficción resulta particularmente enigmática cuando el espíritu humano y su liberación quedan metafóricamente representados por un protagonista que destruye una máquina utilizando la poesía. Dicho personaje es Lemmy Caution, un agente secreto que viaja a otro planeta con la misión de encontrar al profesor Von Braun, un científico que controla la Ciudad-Estado de Alphaville vigilando a sus habitantes mediante su tiránica creación, una supercomputadora llamada Alfa 60. Aquel instrumento ha impuesto un orden social que suprime la autoconsciencia y prohíbe la libertad de pensamiento, el amor y las emociones, castigando con la muerte toda violación a las normas. Caution conoce a Natacha, hija del profesor, y se enamora de ella. Finalmente, el protagonista elimina al opresor y a su máquina; los habitantes de la ciudad quedan liberados al igual que la joven. Lemmy Caution concluye su misión y se evoca un cauteloso sentimiento de esperanza. Utilizando una narración futurista, Goddard hizo una crítica profética a los riesgos que implicaba el uso vertical de una


55

ABAJO: fotografĂ­a del largometraje vĂ­a Seven inches of your mind.

sin gravedad

t


Utilizando una narración futurista, Goddard hizo una crítica profética a los riesgos que implicaba el uso vertical de una racionalidad tecnológica potencialmente opresora. | año 02 | número 05 | octubre 2015 | 56

racionalidad tecnológica potencialmente opresora. Para el cineasta, las concepciones arquitectónicas modernas y sus manifestaciones minimalistas en el diseño industrial reflejaban un escenario parecido. Una distribución del espacio que privilegia la planeación y la armonía geométrica es retratada en Alphaville como una metáfora de asfixia impersonal ajena a todo rasgo de humanidad, algo que el director franco-suizo percibió como un futuro distópico. En su intento por resolver los problemas de una nueva sociedad, la modernidad y sus derivaciones parecían haber creado un entorno más cercano al totalitarismo que a la utopía. No hubo necesidad de utilizar foro alguno para rodar Alphaville, éste ya existía en varias zonas de París. Paradójicamente, ese mundo que aparece en el celuloide no carece de una seductora belleza visual que resulta a la vez única y misteriosa. Las ideas visionarias que Le Corbusier (Charles-Édouard Jeanneret-Gris), Walter Gropius, Ludwig Mies van der Rohe y muchos otros arquitectos desarrollaron a comienzos del siglo veinte transformarían radicalmente los centros urbanos de la posguerra. El crecimiento económico y demográfico consolidó premisas de diseño en las que la función dictaba la forma. Unidades habitacionales, gigantescos edificios de oficinas y estructuras prefabricadas se mezclaban albergando a millones de personas, lo mismo en naciones industrializadas que en países subdesarrollados. Las ciudades cambiaron aceleradamente; en aquellos espacios surgieron nuevas identidades y dinámicas alternas de coexistencia, pero también procesos de aislamiento individual o desorden generalizado. Simultáneamente, la arquitectura moderna resolvió problemas y


sin gravedad

generó otros. Aunque el ciclo histórico de los movimientos modernos terminó hace mucho tiempo, dejó una particular herencia de belleza sensorial que se transmite en sus formas, espacios y colores. No representó un nihilismo inminente, ni una desaparición de la arquitectura, su premisa fundamental comenzó siendo la esencia, no una estética sobrevalorada. Alphaville es parte de ese pasado arquitectónico. Las consecuencias del calentamiento global y la inestabilidad política pueden ocasionar la desaparición o autodestrucción de la humanidad. Ante un futuro excepcionalmente hostil y complejo, la arquitectura deberá migrar al espacio adaptándose eficientemente a entornos que cambiarán permanentemente. Un retorno arquitectónico a lo esencial podría lograrse si el potencial que genere el desarrollo de nuevas tecnologías se subordina a la recuperación de los espacios verdes a partir de modelos sostenibles de producción y autogestión económica. El nihilismo sería inviable, pero no la arquitectura ni sus formas, los entornos serán nuestros cuerpos y nuestro sentido de pertenencia.

t

57

Ante un futuro excepcionalmente hostil y complejo, la arquitectura deberá migrar al espacio adaptándose eficientemente a entornos que cambiarán permanentemente.


Collage: | año 02 | número 05 | octubre 2015 | 58

Para mí el futuro de la arquitectura como espacio, está minimizado. Hemos visto que en estos últimos años cada vez tenemos menos posibilidad para la contemplación, tanto en el espacio personal de vivienda como en el urbano. Para que el humano pueda sobrevivir a este encierro e impotencia de su desarrollo personal reflejado en el espacio, los arquitectos plasmarán los deseos de la personas en paredes que puedan visualizarlo en tiempo real, así todos tendrán su espacio virtual que alimente su creatividad y los ayude a sobrevivir a ese pequeño espacio. Por otro lado, la sobrepoblación demanda otro tipo de arquitectura, una especie de amontonamiento tanto arquitectónico como de diseño, así que en este plano se pierde la estética y es una mezcla de diferentes épocas, materiales, espacios pero al final es saturación visual en la que no sabemos dónde cabemos como personas, ni en qué lugar del tiempo-espacio nos encontramos, por lo tanto vivimos en el futuro y no se puede alcanzar a ver qué es lo que sigue.

© texto & collages:

Guido Floyd (Edo. de México, México, 1986) diseñador gráfico, artista visual, músico


59

sin gravedad

t


| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

60


61

sin gravedad

t


Reseñas

| año 02 | número 05 | octubre 2015 |

marcela armas

juan pablo villegas

Ha explorado el fenómeno de la energía a partir del análisis de diversas problemáticas. La noción de gasto y desperdicio como soporte estructural de la sociedad contemporánea y como agente constitutivo del entorno urbano. Aborda la relación instrumental de diversos mecanismos y formas del poder sobre el imaginario colectivo; el uso de la tecnología y sus implicaciones sociales. Su trabajo se ha desarrollado a través de intervenciones urbanas, acciones sonoras, instalaciones, desarrollo de instrumentos y dispositivos.

Mi trabajo se desarrolla a partir de mi manera de percibir el cine, como una manera de reunir mi interés hacia las imágenes y el sonido. Tomo como punto de partida la percepción del cuerpo a través de estímulos externos y cómo esto influye dentro de nuestra experiencia individual y colectiva. Las herramientas que uso se derivan de principios audiovisuales que permite la posibilidad de la reflexión al cambiar la forma en que son utilizados convencionalmente. En los últimos años he investigado temas relacionados con la traducción y la expansión del espectro sensorial, las condiciones animistas de los objetos y la formación de la psicosomática.

alonso ruiz belmont

62

Es licenciado en Ciencia Política por el itam, Maestro y Doctor en Estudios Humanísticos con Especialidad en Ética Aplicada por el itesm, Campus Ciudad de México. Cursó el Diplomado de Apreciación Cinematográfica (septiembre 2008– junio 2009) impartido en el Centro de Capacitación Cinematográfica (ccc). Es miembro de la Asociación Mexicana de Teoría y Análisis Cinematográfico (sepancine). Ha publicado diversos ensayos y artículos de opinión en revistas, publicaciones arbitradas y diarios de circulación nacional. Su mayor tema de estudio es la Sociología del Cine Político.

stéphanie janaina Nunca he sido muy buena para encontrar la palabra exacta de lo que intento decir y desde siempre me angustia saber que nunca uso el término correcto. Deseo un silencio perfecto, por eso bailo. Somatizo mis emociones en exceso, todo lo que me pasa en la vida tiene un eco en mi cuerpo y tal vez por eso vivo en lucha constante por dominarlo. Frágil es la palabra que más me obsesiona, quiero darle otras posibilidades, sigo buscando.


andrés cedillo

Es diseñador gráfico, artista visual y músico. Ha expuesto en diferentes estados de la república y presentado en escenarios como Casa del Lago, Cineteca Nacional, cenart entre otros. Actualmente forma parte del colectivo Mexicollage (artistas mexicanos de collage) y realiza musicalización en vivo de películas mudas, cine expandido y experimentación sonora con el dúo Extraños en el tren.

Formado en la Facultad de Arquitectura como Arquitecto, pero decidí seguir una pasión mas grande: la fotografía con el objetivo como decía Robert Doisneau “Yo no fotografió el mundo como es, sino como me gustaría que fuera”. Siempre llevo mi cámara conmigo, es una extensión más de mi cuerpo, es mi manera de expresar lo que nunca he podido con palabras.

r reseñas

guido floyd

inti santamaría b. josé manuel márquez Realiza dibujo, gráfica, pintura y performance. Ha participado en una treintena de exposiciones colectivas en México y el extranjero. En 2015 publicó “La ondulación permanente”, un libro de obra visual y reflexión escrita.

63

Siempre abierto a las posibilidades, reales e irreales, ¿qué es lo real? Pensar y hacer, estar y ser, sentir. Arquitecto por la Facultad de arquitectura de la unam. Ciclista empedernido, comprometido con el medio editorial en el cual me desempeño. Me apasiona la fotografía y su trascendencia, la música y sus contratiempos, las propuestas y sus procesos; la vida.


Agradecimientos: Quisiéramos agradecer a quienes participaron en la sesión fotográfica, que realizamos para este número, por su colaboración y su presencia: Diego Silva, Elena Murilloa, Jana Rodríguez, Mario Ávila, Norberto Ramírez. También a Marcela Armas quien nos brindó su tiempo para contribuir en esta edición de Fisura y escribió con nosotros el texto Crónicas.


issue 05 tema: Sin Gravedad

colaboraciones: Marcela Armas, Juan Pablo Villegas, Stéphanie Janaina, Alonso Ruiz Belmont, Andrés Cedillo, Inti Santamaría B., Guido Floyd, José Manuel Márquez.

Profile for Fisura

Fisura 05 Sin Gravedad  

Zine de reflexiones críticas y proyectos creativos. Campos: arquitectura, fotografía, ilustración, arte y diseño. Tema: Sin Gravedad. Colabo...

Fisura 05 Sin Gravedad  

Zine de reflexiones críticas y proyectos creativos. Campos: arquitectura, fotografía, ilustración, arte y diseño. Tema: Sin Gravedad. Colabo...

Advertisement