Fémina Fanzine Literario

Page 1

fĂŠ mi na fanzine literario

fĂŠmina

01



fé mi na fanzine literario número 1 abril 2020

fémina

03


COPYLEFT Las palabras son de todos. La reproducción está permitida siempre y cuando se dé crédito a esta publicación y a las creadoras. No puede utilizarse con fines de lucro. Ciudad de México, Abril 2020

Coordinación Editorial Andrea Soto Gallardo Diseño

Ilustración en portada

Andrea Soto Gallardo

Jesica Cruz

Autoras Irasema Fernández Faviola Llamas Ali Delfín Thalia Jiménez Quetzal Sánchez Shoshana Melina Hernández Soto Susana Meléndez Paola A. Vargas Moreno Edsel Ceja Alejandra Paola Ramírez Vega Zamani Estrada Andrea Soto Gallardo

Ilustradoras Ileana Rivera Li Casasola Maya Castrejón Anali.dice Lau Charles Jessicartica JannCat C.Jiménez Jesica Cruz Amandina Priscila Cárdenas Monserrat Mondragón


Editorial Fémina- Fanzine Literario

FÉMINA FANZINE LITERARIO es el sitio para las que no hallan sitio. Para las inconformes perpetuas, las creadoras subversivas. Un espacio para autoras e ilustradoras emergentes cuya voz ha sido ahogada por las exigencias de grandes editoriales, la falta de recursos para la auto publicación, entre otras dificultades propias del agresivo sistema capitalista y patriarcal. Un lugar para reflexionarnos como mujeres, como entes creativos en constante búsqueda de nuevos modos de ser y hacer. En este volumen hemos comenzado con un cuestionamiento primario, ¿qué significa la femineidad para cada una de nosotras? ¿Cómo ha sido nuestra experiencia de “ser mujer” en este mundo? Desde el dolor, la rabia, el amor, la alegría, la palabra y la imagen, las creadoras se miran a sí mismas para hablarnos a todas.

fémina

05


06

fĂŠmina


Ahora, nosotras Por: Shoshana Hernández Ilustración: Anali.dice

Nos insistieron disueltas, decidimos ser imanes. Abrimos la boca y usamos los dientes para descocer los vestidos que pusieron en nuestras carnes. Abrazamos a las que sí desean las telas adornando sus pieles, sus curvas. Porque la armonía de la otra es una aguja encajada en el estómago del que desconocidas nos pretendía. Esculpimos lugares: en la amnesia del presente, en la negación, en el cinismo de los testigos. Ahí sobrevive el grito de la ausente. Llevamos el filo de la osadía entre las piernas. La rabia sobre los hombros, las caderas. La resistencia en el abdomen. Los jardines nos nacen de los pezones. Y hacemos con las espinas de las flores, una artillería contra todo el orden. Soltamos lágrimas porque debería ser de otro modo. Entonces brincamos de los balcones. Enmarañamos el cabello y reímos en plural. Andamos urgidas de no callar.

fémina

07


08

fĂŠmina


Insomnio Por: Faviola Llamas Ilustración: Ileana Rivera

Tiembla. Las pequeñas descargas que se concentran en su clítoris recorren su cuerpo para desaparecer en las extremidades. Su boca trata de restablecer el ritmo de la respiración. El cuerpo como una máquina perfecta del placer. Sus dedos aflojan la fuerza. Suda. Con semejante entrenamiento haría feliz a cualquiera. Aprieta, libera. Abre los ojos. Une los puntos del techo, si tuviera un lápiz formaría las figuras que está imaginando, si supiera dibujar haría algo. Sonríe. Se sumerge en sus pensamientos. Mueve los pies. El dicho de “No hay insomnio que aguante más de tres chaquetas” sólo aplica en hombres, por eso dice ‘chaquetas’. Al final ella es la que va a acabar en la clínica del sueño. No duerme mucho, sí descansa ¿es lo que importa? La internaran, les contará sobre sus sueños frustrados. Llorará. Le coqueteará a los médicos y enfermeras, quizá no pueda dormir mucho. Llevará un libro para leer, por si se aburre. Alguien le dijo que su cama ‘era un buen lugar para estar’ a ella le gusta su cama, pero no todo el tiempo. La cansa. -Dejaré el té, quizá así pueda pasar de las 5 a las 6 horas de sueño. Aspirar a las 7 –Respira- Se vuelve a preparar para masturbarse. Los orgasmos la ponen activa, y son los únicos que no está dispuesta a dejar.

fémina

09


Cada palpitar emite eco Por: Edsel Ceja Ilustración: JannCat

Sin saber que lo hacías Comenzaste una lucha. Sobrepasando los anhelos, Conjugando sueños Modificaste el ritmo, Cambiaste el son. Dimos vuelta al hilo Y todo fue mejor. Corazón roto, Heridas abiertas. Inmoviliza las fracturas Y sana las afrentas. Sé rebelde a ratos Cuestiona siempre el porqué Disfruta un poco el cielo, Y vamos por café. Lucha por tu vida Sin que sea enfrentamiento. Disfruta de tus días Con la libertad del viento. Sin importar el dolor, Sin importar el cansancio, Decidiste que fuera libre, Que buscara en mi corazón.

10

fémina


fĂŠmina

11


12

fĂŠmina


Habitación abierta Por: Susana Meléndez Ilustración: Lau Charles

Un día, dos días, tres días podría pasar una semana es de noche sigo en un país lejano he aprendido a rezar. Buscando entre los cajones de la cama encontré una estampita era San Charbel, me la dio mi abuela antes de venir acá la guardé porque ella me miraba la puse en la cartera la metí en el bolso. Me puse a rezar recé por mí recé por ella digo lo que dice atrás a veces invento nombres para no acabar. El otro día le recé a la virgen lloré con ella imaginé que le duele que me duela y eso me alivió, dormí. Te hice una oración, te escribí unas palabritas como tanto querías. A los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos: Les ruego que intercedan por mí. Que alguien robe su ilusión, que se coman su vientre con todos los cubiertos del banquete. Que no haya una lágrima derramada. Que nadie beba su sangre. Que lo desconozcan sus iguales. Que la vida sea justa y se despierte teniendo tetas. Que le roben el sueño de sus hijos. Que le visite el insomnio cada noche. Y que su carne caiga cada día un poquito más. Que todas las piernas se cierren a su andar. ¿Sabe lo que es llorar? Amén. A San Charbel le rezan porque cumple cosas sobrenaturales. Yo te pedí un huracán.

fémina

13


14

fĂŠmina


A lxs (in)coherentes urgentes Por: Paola A. Vargas Moreno Ilustración: Jessicartica

Yo no decidí nacer en este mundo Yo no escogí este mundo demandante y sin sentido. Si azul fútbol y fuerza, brusca. Si rosa danza y delicadeza, débil. Si la falda ceñida y corta, puta. Si ancha y larga, santa. Si cabello largo, virginal. Si cabello corto, masculina. Si grito, violenta. Si silencio, sumisa. Si comparto un logro, presumida. Si no lo comparto, egoísta. Si hablo de mis penas, dramática. Si no las hablo, soberbia. Si quiero un compromiso, intensa. Si no lo quiero, cabrona. Si quiero parir, condenada a una única forma de maternidad esclava. Si no lo quiero, sin capacidad de realizarme como mujer. Si digo una verdad, radical. Si callo una verdad, ambigua. Si quiero sexo a la primera, fácil. Si quiero sexo hasta la segunda, aburrida. Si bailo cerca, calentona. Si bailo lejos, desinteresada. Si asciendo en mi trabajo, amante de mi jefe. Si no asciendo, falta de talento. Si tengo un orgasmo, peligrosa experta. Si no lo tengo, conveniente vaca muerta. Si cojo con otras mujeres, me falta hombre. Si cojo con hombres, me faltan tetas. Cansada estoy de este mundo De este mundo demandante y sin sentido. Cansada estoy de sus juicios, de sus demandas, de sus expectativas. ¿A caso no me ven? ¿A caso no nos ven? ¿No ven que soy brusca y débil y santa y puta? ¿No entienden que a veces soy un presumido logro y otras veces una falta de talento? ¿No entienden que a veces quiero ser aburrida y fácil y otras veces hombre y tetas? ¿En verdad no pueden con que somos todo junto y al mismo tiempo? ¿No se cansan de encarnar esa incoherencia de llamar a la coherencia? Hastiada Hinchada de rabia Hoy he decidido quemar este mundo Prender fuego a este mundo demandante y sin sentido Todxs están invitados a ver este mundo arder Y a quienes se queden a vivir el espectáculo no les prometo el paraíso pero les aseguro que al tercer día resucitaremos de entre los muertos y tendremos una oportunidad real para elegir construir nuestro propio nuevo infierno.

fémina

15


Reconocerse Por: Thalia Jiménez Ilustración: Priscila Lechuga

Miro mi cuerpo frente al espejo: Cadenas montañosas constelaciones y ríos profundos. Soy cascada y madera ahuecada sonido que brota música de mis labios. Lentamente mis palabras se desenredan. Salto de barranco en barranco me convierto en viento. Memoria de mí misma. Mi cuerpo representa el piano que mis manos tocan. Piel encendida cariño humeante. Poco a poco, mi corazón frutece.

16

fémina


fĂŠmina

17


18

fĂŠmina


Segundo parto Por: Andrea Soto Ilustración: Jesica Cruz

Cuatro de la tarde, mala hora para nacer. El sol ahoga de calor las calles. ¡Uno no ha terminado bien de comer! Por eso la madre, que solo quiere ser mujer, no alcanzó a digerirme. Inacabada, revuelta, nací de su pubis para empezar a llorar. Lloré con la palmada en la nalga amoratada, y seguí llorando sin parar el resto de mis días. Y luego la conciencia. Ser mujer. Mirar los negros vellos enraizados de la madre y el propio monte lampiño entre las piernas. El agua escurriendo entre los deditos de los pies en la bañera. ¡Mamá! Grito desde el retrete con los calzoncillos en los tobillos. Una mancha rojiza y sospechosa se ha colado intrusa entre mis piernas. La madre ofrece una compresa de algodón y sentencia que sangraré desde ese día para siempre. ¡Imposible! Tiene que ser una mala broma. Entonces… soy mujer. ¿Cuál es el principio y el fin de esa palabra?, ¿el comienzo fue la sangre o los juegos prohibidos?¿Fueron los dolores en los pechos reclamando la propiedad de mi cuerpo infantil? ¿O las sensibilidades que dieron paso a nuevas exploraciones? Sentir y mirar a los otros. Amar, ser caos y ser orden. Llorar. Seguir llorando. Mirarse al espejo. Ver irse los años y las ilusiones pueriles. Fortalecer el alma. La habitación desierta. Y los gritos ¡ay los gritos!, entre las sábanas revueltas. Las contracciones del sexo húmedo. La carcajada y el secreto dicho en susurros. El silencio. El abrupto silencio. Cantar, bailar. Llevarse las manos a la cara. Perderse. Abrir los ojos por la mañana sin poder comenzar el día. Sentir miedo, sentir rabia. Y querer todavía, querer desde el vientre, con las entrañas.

fémina

19


20

fĂŠmina


Las mujeres sí lloran Por: Alejandra Paola Ramírez Vega Ilustración: Monserrat Mondragón

Nos enseñaron a llorar, Un código genético se nos metió entre las venas. Difícil quitar lo que nos hemos ganado a bien o a mal Musas somos, sumisas nos prefieren. El orgullo dignifica, Nos acariciamos el pelo, guardamos la línea para llamarle, para agradarle pues. No somos lo que deseamos, no sabemos lo que deseamos ¡Libertad, libertad, libertad! Y nos aguardamos en un sofá, nos es cómodo el té de las tres. ¡Igualdad, igualdad, igualdad! Y con unas alas inexpertas, cogemos la mala saña del hombre. Aguerrimos y tomamos derechos de errores. ¡Alma mía! Sí, las mujeres sí lloramos, tras la almohada, en el bosque, aún en la mayéutica, lloramos. Dolosa vida la que damos, duele, duele, No querer parir para evitar la sangrienta verdad. Mejor tomemos sus escritorios de oficina, tomemos el vino negro para olvidar de dónde venimos. Tomemos sus lugares y juguemos a ser Dios ¿Qué a caso Él nos hizo inferior? Sí, las mujeres sí lloran Y corremos en sueños, nos libramos de cargas inútiles de una sociedad, como cuando llegamos a casa y nos quitamos el sostén. No dejamos de amar, por eso las mujeres sí lloran. Y entre tanto de tanto, de tanto alzar la mano Ignoradas seremos. ¡Sufrir, sufrir, sufrir! Las telenovelas, la comida, el deporte, la belleza, no dejan escapar la frialdad de una condición. Panfletos de sexismos, un feminismo nos acomoda bien Pero es el machismo el que nos da de comer. ¡Que alguien lea bien, que alguien sienta bien! Esto no es una oda a la mujer, tampoco es un odio hacia él. Es querer desprender la máscara, sólo es querer encontrar el “yo” ¡el simple “ yo”!

fémina

21


Fragmentos de la definición en M Por: Zamani Estrada Ilustración: C. Jiménez Jamás he detestado a alguien por lo que es. He detestado fervientemente cosas que unos cuantos han hecho, pero por lo que son… quizá sólo a mi misma.Y no sea yo malinterpretada, me amo por sobre todas las cosas. Amo cómo luzco y amo cómo pienso. Me amo porque existo y también amo cómo hago al mundo temblar. Al menos eso es lo que nos susurramos a menudo mi ego y yo. Pero diré esto de la manera más cruda posible porque también es la más genuina posible. Mucho tiempo detesté en la práctica ser mujer, o al menos una de sus manifestaciones más canonizadas. Tengo casi un cuarto de siglo. Y hace apenas menos de doce meses pude poner en palabras el hecho de que detestaba la limpieza cíclica debido a mi fertilidad. Lloré como niña pequeña en un café, cerca de medio día y con lucecitas que se me filtraban al pelo, cuando conseguí asumir un poco que siempre había visto como la más terrible de las calamidades el andar sangrando periódicamente con dolor. Como un monstruo que viene cada mes, ¿una maldición? Y lo peor: que ese monstruo metía sus dedos poliposos en tu mente, en las ranuras de lo que puedas amar o temer, en los decibeles de la voz del terror, en los poderosos muslos de tu diablo interior hasta hacerte quedar sin ojos de tanto llorar. ¿Injusticia? ¿Infraevolución? Súplica de claridad. Entonces posibilidad. Y me aferré a las lecturas y a los autoabrazos. Vomité todas las pastillas que había tomado antes para el dolor y celebré que entre las piernas tuviera un reloj perfecto, titán y dadivoso como la vida misma, que me hiciera volverme animal cada mes. II Amo con toda mi alma ser mujer. Lo amo como se puede amar el movimiento más puro del cabello más perfecto bajo la luz más divina apareándose con el aire inmaculado. Amo amar como mujer y amo amar al hombre o a la mujer. Lo amo porque mi madre era mujer. Lo amo porque pones tu cabeza entre mis pechos y lo amo porque pusimos nuestro cuerpo entero al servicio de la vida. Y no, no solamente la vida que usted piensa, sino la que sale de las manos y del intelecto, la que sale de las voces y de la fe. III Lloré cuando mi hermana lloró. Y lloré cuando nos creímos todas esas mentiras de lo que debíamos ser o no ser. También lloré cuando nos miramos con odio entre nosotras por tener en el aliento espeso pupilas de hombres. Lloré sangre hirviente cuando la tocaron sin amor. Y finalmente no lloré, sino que asesiné mil seres cuando la mataron sin dudar. Nosotras no pedimos tu vida a cambio, nosotras pedimos nuestra vida en nuestras manos. ¿Tanto miedo nos has de tener? Dije que vendríamos por ti, a beber tu tormento cuando la noche fuera silbante, cuando no recordaras que tus huesos se sustentaban en nosotras, cuando fueras una bestia sin ojos con un anillo de poder.

22

fémina


fĂŠmina

23


24

fĂŠmina


Homenaje Por: Quetzal Sánchez Ilustración: Maya Castrejón

La manera en que como significa algo: abrir por la mitad la flor/ separar con dulzura todos los pistilos interiores/ acercar a mi boca el trozo de higo y usar primero la lengua. Escribo este instructivo para explicarte que una flor nacida de un cadáver merece todo el ritual posible y la sensualidad suficiente para hablar de la muerte.

fémina

25


26

fĂŠmina


Mujer Salvaje Por: Ali Delfín Ilustración: Li Casola

Porque de mi nace la vida Porque en mi vientre danzan las generaciones futuras Porque mis pechos son alimento y refugio. Y De mis ojos brilla la verdad De mis labios la pasión Por mis manos todo se vuelve agua Porque soy como el aire, que flota, se mueve, fluye. Porque jamás apagarán la luz qué hay en mí, porque mis maestras, mis abuelas me guían, porque dentro de mí vive esta mujer salvaje, regida por su instinto, valiente, entregada, amorosa, fiel a ella misma, animal... Esta mujer salvaje que danza en fuego, canta a la luna, esta mujer que se expresa, que jamás calla, que ama. Honra y admira a sus hermanas, que su vida es arte, porque crea a tiempo y destiempo... Y así, soy y seré mujer, divina, mágica, única.

fémina

27


Estimadx visitante Por: Irasema Fernández Ilustración: Amandina

Estimadx visitante en esta casa todo está en el lugar correspondiente, pero todo está chueco. Extrañamente, hace que una silla se transforme en un proyectil y que la mesa parezca un vaso derramado. En esta casa nada está en su lugar, porque las cosas nacieron para ser rectas y aquí todo viene cayéndose desde hace un tiempo. No se sabe si el librero dejará de ser una mecedora y la lámpara una señorita que baila tango con la cabeza rozando el suelo. De manera insólita, estas cosas que traje con prolongados esfuerzos para hacer un hogar, interrumpieron su caída desde que usted entró aquí, Lx miran contemplativas, como si encontraran una música en la cadencia de sus pasos; un orden, dijera unx amigx suyo hace años, casi absoluto, casi magnético.

28

fémina


fĂŠmina

29


30

fĂŠmina


Índice

07

Ahora nosotras

09

Insomnio

10

Cada palpitar emite eco

13

Habitación abierta

15

A lxs (in)coherentes urgentes

16

Reconocerse

19

Segundo parto

21

Las mujeres sí lloran

22

Fragmentos de la definición en M

25

Homenaje

27

Mujer Salvaje

28

Estimadx visitante

fémina

31


Autoras Irasema Fernández Escritora, artista visual y activista feminista. Su obra explora narrativas en torno al cuerpo femenino en lo político, cultural y la violencia de género. Estudió la licenciatura de Letras Hispánicas en la UNAM y fue becaria en el programa de Jóvenes Creadores. Faviola Llamas Me gusta tanto el caos de la vida como la estabilidad. https://www.facebook.com/joveneshacedorasdeteatro/ https://www.facebook.com/NunaTeatro/ https://www.facebook.com/favs.llamas Thalia Jiménez Saxofonista y tesista a ratos, me gustan los gatos, los dinosaurios y los tlacuaches. https://.facebook.com/to Quetzal Sánchez Me llamo Quetzal pero no me gustan los pájaros. Escribo para entender. Leo en voz alta. Shoshana Melina Hernández Soto Mujer de ninguna parte. Estudiante de periodismo. Utilizo como anestesia a la literatura y la poesía. Tengo la certeza de que solo vine a esta vida a escribir. https://elasilodelaspalabrasinfo.data.blog/ Susana Meléndez Mujer, feminista que le encanta el mar y escribe viendo la luna. (Artista escénica). Facebook: Susana Meléndez/ Mail: susanamelendezm@gmail.com Paola A. Vargas Moreno Mujer mestiza errante. Colombiana viviendo en México. Eterna aprendiz. Edsel Ceja Yo quería ser un unicornio, pero terminé siendo una monja jerónima en Comunicación. Twitter/Instagram: edselceja Alejandra Paola Ramírez Vega Amante del nado, la poesía y las mariposas. Soy una socióloga que busca en el arte la salvación del mundo. Facebook: Pao de Chao Zamani Estrada Egresada de Comunicación Social por UAM-X, cineasta en proceso, escritora por esclavitud y goce, pianista por fuga. Mujer mexicana cuasi humana, amante del pulso. https://escriboynoteimporta.home.blog/2019/09/11/que-suene-martina/ Andrea Soto Mujer de alma nómada con vocación de cineasta. Escritora saliendo del closet. https://laverbavoraz.wordpress.com

32

fémina


Ilustradoras Jesica Cruz Dibujante, amante del alto contraste, de la línea negra y gruesa, gesto que muestra movimiento, figuras intrépidas, un poco perversas y expresivas. Instagram: jesica.cruz.art Amandina Chilenga ilustradora y coeditora de Las Paltas (las paltas.com), nacida en Chile y crecida en México. Portafolio: amandina-laandina.tumblr.com/ Instagram: amandinalaandina Ileana Rivera Escribo dibujos y bailo sueños. Instagram: ileanariveraa Li Casasola Diseñadora, bailarina de a ratos e ilustradora de sueños. Instagram: linali.pop Priscila Cárdenas Artista visual y docente de artes. “Buscar lo que es verdadero no es buscar lo que es deseable”. Albert camus. Maya Castrejón “Paseaba con un dejo de azucena que piensa, casi de pájaro que sabe ha de nacer.” Alberti. Instagram: medio.cielo Anali.dice Soy diseñadora gráfica, ilustradora y animadora muy independiente, en cuestionamiento constante sobre la experiencia femenina. Instagram: @anali.dicefb/ analizapatitosgiphy.com/ analizapatitos Lau Charles Me gusta mucho comer y beber café. Instagram: laucharlesilustra Jessicartica Daydramer mexa. Me dedico a dibujar y a leer para contarles historias a las personas. https://www.instagram.com/jessicartica/ JannCat Considero que mi sensibilidad y empatía me ayuda a percibir y resistir el mundo de una manera distinta. Hago dibujitos para sobrevivir y divertirme. C. Jiménez (Quetzal Sidi) Ilustradora binizaa, dibujante de luz y obscuridad. Monserrat Mondragón Una mujer que sueña revoluciones.

fémina

33


Fémina. Fanzine Literario Versión digital Abril 2020 contacto: lafeminazine@gmail.com

34

fémina


fĂŠmina

35


Fb: FĂŠmina Fanzine Literario Ig: lafeminazine

36

fĂŠmina


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.