Issuu on Google+

el paisaje urbano N Ú M E R O

2

I

I N V I E R N O

2 0 0 2

Paisajes verdes l o s

e s p a c i o s

l a s

n u e v a s

v e r d e s

d e s d e

m i r a d a s

Museo de los Parques Carlos Thays c ó m o

s e

i n é d i t o

d e s a r r o l l a p a r a

l a

u n

m u s e o

c i u d a d

Plaza Perú u n a

p r o p u e s t a

d e

r e s t a u r a c i ó n

r e i v i n d i c a t i v a

I

BOSQUE

DE

LA

MEMORIA

I

HISTORIA

DEL

PARQUE

DEL

C EelN Tpaisaje E N Aurbano RIO

I1


índice 3 el lugar de los espacios verdes 4 los paisajes verdes de la ciudad 6 museo de los parques Carlos Thays 12 proyecto de restauración Plaza República del Perú 17 actividades 18 historia del Parque del Centenario 21 libros recomendados 22 un bosque de la memoria 24 timbó

GOBIERNO DE LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES

JEFE DE GOBIERNO DR. ANÍBAL IBARRA

VICEJEFA DE GOBIERNO LIC. CECILIA FELGUERAS

SECRETARIO DE MEDIO AMBIENTE Y PLANEAMIENTO URBANO LIC. EDUARDO EPSZTEYN

SUBSECRETARIA DE DESARROLLO URBANO ARQ. MARGARITA CHARRIÉRE

DIRECTOR GENERAL DE ESPACIOS VERDES DR. J. EDUARDO MALIS

EL PAISAJE URBANO es una publicación trimestral de la Dirección General de Espacios Verdes coordinación general: Fabio Márquez I colaboradores: Horacio Wilder Larrea, Maia Benevicius, Iván Hurovich, Jorge Freitas. avenida Santa Fe 3951 I cp 1425 I ciudad de Buenos Aires I tel: 4833-1520 / 4831-0153 e-mail: espaverde@buenosaires.gov.ar I número 2 I julio 2002

El primer número de “El Paisaje Urbano“ iba a publicarse cuando estalló la crisis de diciembre último, no pudiendo llegar al papel lo instalamos en la web del Gobierno de la Ciudad, y solo desde allí mantendremos está publicación hasta tanto no podamos editarla en impresión, como estaba previsto originalmente. Nos demoramos con el número 2 (disculpas por saltearnos el otoño), pero aquí les ofrecemos el ejemplar de invierno.

2

el paisaje urbano


el lugar de los espacios verdes Los espacios verdes representaron desde siempre la imagen más apacible de Buenos Aires. Así lo pensó Carlos Thays a fines del siglo XIX cuando comenzó a diseñar el parque Tres de Febrero, el Jardín Botánico y el parque Lezama, entre tantos otros rincones fascinantes de nuestra ciudad . Porque significaron y aún significan el lugar de los hábitos porteños, donde subyacen los juegos de los niños, el paseo familiar y el encuentro con la naturaleza a través de purificadoras caminatas o serenos descansos bajo la sombra de los árboles. La crisis que nos golpea ha perturbado las relaciones sociales. No hay duda que todos anhelamos mejorar nuestra calidad de vida, pero ella no depende únicamente de un crecimiento urbano sustentable o de un desarrollo económico sostenido, sino también del mantenimiento y recuperación de los parques y plazas, distribuidos en las 20.000 hectáreas que conforman la compleja superficie porteña. Y para que esto ocurra no sólo se deben administrar con eficiencia y austeridad los recursos públicos. Aspiramos a convocar a todos los ciudadanos a recuperar el lugar de los espacios verdes en el imaginario social, convocando a poseedores de buenos proyectos urbanos y ambientales, estimulando iniciativas individuales y colectivas, gestionando el accionar de las asociaciones intermedias que tanto hacen y quieren hacer por el progreso de la ciudad. La crisis no debe paralizarnos. Al contrario, habrá que enfrentarla con el intercambio de producciones desde los ámbitos estatal y privado, para construir un verdadero proyecto colectivo que estimule la intensidad y cantidad de vínculos sociales que siempre brindaron los espacios verdes. Es impensable una ciudad fuera de la naturaleza. Pero si todos los ciudadanos nos abocamos al compromiso de cuidar nuestros parques y plazas podremos imaginar una nueva dimensión de ciudad y de ciudadanía, similar a las principales urbes del mundo. Porque ésta es la manera más idónea de comprender y superar la dura realidad que vivimos. Más allá de las vicisitudes del Gobierno de la Ciudad por resolver los infinitos problemas de infraestructura que se presentan cotidianamente, existe la voluntad de alcanzar la calidad de vida que merecen todos los porteños. Y nosotros, a pesar de las limitaciones de recursos que la situación general nos impone, trabajamos para que los espacios verdes sigan manteniendo su fisonomía urbanística y social. Y la posibilidad de poder interpretarlos por su uso y, desde esa perspectiva, mejorar la calidad y seguridad de los mismos. De esta manera, las plazas y los parques no perderán la función para la que fueron diseñados. Y los ciudadanos continuaremos disfrutando de ese lugar de hábitos familiares, tradicional generador de placeres privados y de actos públicos, de la alegría de los niños, de la ansiedad de los jóvenes y de la paz de los adultos. Dr. J. Eduardo Malis Director General de Espacios Verdes

Jardín Botánico de la Ciudad de Buenos Aires “Carlos Thays“ el paisaje urbano

3


los paisajes verdes de la ciudad Las primeras plazas, cuando nacía la Ciudad de Buenos Aires fueron pensadas con criterio higienista como huecos incorporados en el caserío, se consideraron reservas de una mejor calidad del aire para la población. Otras resultaron ser terrenos reciclados de antiguos mercados, terminales de carretas o cementerios abandonados, así comenzó a formarse el primer inventario de plazas en la vieja ciudad. Con el correr de los años, el crecimiento de la población y la transculturación de modelos de paisaje desde el Norte del planeta, llevó a Buenos Aires a pensar en una imagen urbana deseada, donde sus parques y paseos fueron considerados protagonistas. Se construyeron parques, plazas y a comienzos del siglo XX ya se planificaba el recurso verde. La plaza barrial, aunque estrechamente vinculada con la estética urbana, siguió ligada al concepto de recinto, al de un espacio ajardinado que abastecía de valores ambientales a una periferia edificada. Todavía no se pensaba en un sistema dinámico interrelacionado, donde el verde urbano permitiera interconectar la ciudad como una alternativa de alta calidad ambiental. Un antecesor de este concepto de corredor verde es el parque Tres de Febrero, aunque de alcances limitados por su carácter de borde, que siempre fue una conexión norte-sur “por naturaleza”. En la actualidad este concepto fue madurando, se ensayaron experiencias en Europa luego de la devastadora Segunda Guerra Mundial, que fue el tiempo en que se repensaron las ciudades antes de su reconstrucción. Otra ocasión menos traumática fue el cese del uso de algunas redes ferroviarias, que por su carácter lineal fueron aprovechadas para materializar corredores verdes diseñados y forestados. Hoy éste tema está instalado en Buenos Aires, se han elaborado estudios y concursado anteproyectos, pensando en los terrenos que habían sido de uso ferroviario de la ciudad y en áreas a desafectar de otros usos actuales, para posibles nuevos espacios verdes. El modelo para la planificación ya no es más el de un conjunto de plazas barriales, que abastecen de una oferta verde hasta cinco cuadras a la redonda. El desafío es la concreción de una red que permita un uso dinámico y

Jardín de las Esculturas.

4

el paisaje urbano


Roma: Plan General. Trama “verde“ básica. Distribución direccional penetrante. Del libro: zonas verdes y espacios libres en la ciudad, Luis Rodriguez-Avial Llardenat, Madrid, 1982.

flexible redistribuyendo la oferta y equilibrando la mala distribución de los parques y plazas dentro de la ciudad, articulando con el arbolado de alineación como conector y ampliador del verde entre estos espacios. Con este nuevo modelo se instala en el pensamiento del especialista el concepto de calidad del espacio verde, junto al de cantidad al que se apela tan frecuentemente. Esta calidad no debe referirse a la jardinería solamente, sino a la distribución dentro de la trama de la ciudad apelando a extender los bordes del espacio verde al máximo, para que los beneficios tengan una mayor difusión de sus bondades, incrementando dentro de lo posible la extensión de esa frontera que conecta el verde con el ambiente edificado. Otro aspecto a tener en cuenta es el enriquecimiento de la propuesta del diseño, contemplando el desarrollo de motivaciones para hacer que la gente se sienta atraída a disfrutar del verde, con actividades pasivas como la contemplación o simplemente como un espacio para la socialización, en un marco natural tranquilo que lo alivie de las tensiones de la vida ciudadana. Un ejemplo de esto es la incorporación reciente de jardines públicos como el Jardín de las Esculturas, inaugurado por la Dirección General de Espacios Verdes el año pasado en Monroe esquina Húsares en el barrio de Belgrano, sumando el concepto de jardín a la oferta de verde urbano con el agregado de una muestra cultural, que rehabilita un espacio residual para mejorar la calidad de vida del habitante de Buenos Aires. el paisaje urbano

5


museo de los parques Carlos Thays El 3 de noviembre del año pasado durante la Semana del Medio Ambiente, se relanzó el proyecto del Museo de los Parques en los bosques de Palermo. Quizás nuestro país esté transitando uno de los momentos más críticos de su historia y no es ésta la situación más auspiciosa para crear una nueva institución, cuando los escasos recursos disponibles deben enfocarse a temas prioritarios como la salud, la educación y la asistencia social. Pese a ello, con un gran esfuerzo por no contar con todos los medios necesarios, la tarea sigue en marcha con paso lento pero seguro, concretando etapas según una planificación que tiene la vista puesta en un futuro promisorio para todos los argentinos. El Museo de los Parques es un museo de los paisajes de Buenos Aires en donde están inmersos sus parques, plazas y arbolado formando parte indisoluble también con la gente que la habita; es una manifestación de la memoria histórica donde las personas pueden proyectarse y reconocerse en una imagen integradora y cargada de significados. Punto de encuentro y plataforma para la reflexión y el diálogo sobre el espacio público y el medio ambiente, el museo tendrá un rol importante en el desarrollo y la revisión de políticas de conservación y acrecentamiento del verde urbano. Además de promover una herencia cultural y dar acceso público a las colecciones que evocan a nuestros parques, el museo será un verdadero centro cultural generador de conocimiento comprometido con modernos medios tecnológicos. Serán también funciones del museo el desarrollo de trabajos en colaboración con otras instituciones ligadas al paisaje, dando respuesta a requerimientos públicos, convirtiéndose en un nexo con organizaciones nacionales e internacionales y sirviendo al desarrollo profesional. Mirando hacia el futuro, Buenos Aires contará con un museo de paisajismo, centros de investigación, difusión y estudio de la materia, abierto a todas las instituciones afines.

objetivos

Entrada principal del edificio del Museo de los Parques.

Rescatar, conservar y exhibir el acervo documental, compuesto por documentación relativa a la creación y evolución de los espacios verdes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Proponer acciones culturales, educativas y recreativas relacionadas con el patrimonio verde porteño, en conjunto con organizaciones no gubernamentales y otros organismos estatales o privados. Crear un centro de documentación e investigación multidisciplinario en la materia. Elaborar programas de educación no formal. Intercambiar experiencias, investigaciones y programas de acción con otras instituciones. Desarrollar temas y propuestas paisajísticos.

estructura del museo El museo está organizado en cinco unidades interconectadas y flexibles: Dirección, Departamento de Educación, Departamento de Relaciones Comunitarias, Instituto de Investigaciones Históricas del Paisaje e Instituto del Paisaje Urbano. Los departamentos e institutos estarán concentrados en temas específicos y la Dirección realizará la coordinación atendiendo tareas propias como ser Relaciones Institucionales, producción de muestras, desarrollo del Patrimonio del Museo, extensión cultural y eventos, proyecto del Museo Digital, publicaciones, biblioteca, relación con la Asociación Amigos del Museo y administración.

6

el paisaje urbano


Departamento de Educación El Museo de los Parques propone desarrollar la disciplina de la arquitectura del paisaje y del medio ambiente con un nivel académico de excelencia y adaptarlo a los distintos niveles educativos. Un punto importante es la educación de educadores para que sean transmisores de conocimiento ya que este programa tendrá un efecto multiplicador en las instituciones educativas donde estos trabajen. Desarrollará: Cursos para la Carrera Docente con la Secretaría de Educación GCBA. Cursos de formación permanente para profesionales (paisaje y medio ambiente) Cursos Extracurriculares para público en general de divulgación y de capacitación. Capacitación de jardineros y aficionados Programa de Educación Ambiental para niños de Escuelas Primarias in situ, el Museo irá a las escuelas y las escuelas irán al Museo.

J J J J J

Departamento de Relaciones Comunitarias J J J J J

Realización de Seminarios de Participación Comunitaria para identificar programas que enriquezcan la labor del museo. Diseño y control de gestión para proyectos participativos. Desarrollo de una Metodología específica para diseños participativos. Centro de Mediación especializado en arte, paisajismo, arquitectura y medio ambiente. Mediaciones comunitarias. Curso de formación de ciudadanos ambientalistas urbanos. (orientado a los vecinos, de carácter gratuito, con el objetivo de capacitar para hacer más eficiente la actuación del vecino en el debate de temas relacionados con el paisaje y el medio ambiente).

Instituto de Investigaciones Históricas del Paisaje Fundamentación de la creación del IIHP. La ciudad de Buenos Aires cuenta con un patrimonio natural–cultural significativo, producto de la labor de generaciones de paisajistas que hicieron posible que heredáramos un sistema de parques y plazas que dan testimonio de aquellos años fundacionales de la identidad de nuestro paisaje urbano. A esos parques y plazas se sumaron extensas plantaciones en calles y avenidas que generaron un paisaje característico para muchos de los barrios porteños y que en esos tiempos formativos fueron claves para el sostén de una imagen urbana todavía en gestación. Con el paso de las décadas y debido a que esta gran obra está conformada por organismos vivos, parques, plazas y arbolado fueron sufriendo alteraciones que algunas veces develaron paisajes nuevos también bellos, pero otras tantas veces provocaron la pérdida de sus cualidades. La conservación del patrimonio natural-cultural es una tarea más sutil que la conservación del patrimonio edificado, la tarea del conservador debe estar basada en profundos conocimientos técnicos pero también enriquecida por una despierta sensibilidad para el paisaje. Las estructuras espaciales propuestas por los diseñadores van mutando por el envejecimiento y la pérdida de algunos ejemplares y por este medio la naturaleza completa el proceso de creación iniciado por el hombre. De este modo quedaron caracterizadas las identidades que identifican hoy nuestro patrimonio en el que se destacan el parque Tres de Febrero, la plaza San Martín y el parque Lezama entre muchos otros. El capital invertido para alcanzar la madurez de una obra no es monetario, está fundado en la enorme cantidad de años de espera durante el crecimiento, es decir que aún sin ninguna limitación de dinero es imposible comprar el tiempo, por lo que el paisaje patrimonial que se identifica con un proceso histórico determinado podría considerarse casi un recurso no renovable. Mala praxis, producto de un mantenimiento desacertado o de intervenciones erróneas provocarían la pérdida de valor de ese patrimonio heredado que tenemos el compromiso de conservar para el disfrute de las generaciones futuras.

Instituto del Paisaje Urbano Fundamentación de la creación del IPU. Una asignatura pendiente para los habitantes de Buenos Aires, es la de reflexionar sobre cual es el paisaje deseado para el siglo XXI; los ensayos realizados durante los últimos años en el espacio público no siempre fueron afortunados, con el riesgo de no ser aceptados por la gente y de convertirse en “no lugar”, según el término acuñado por Augè. El diseñador del paisaje debe tener como objetivo todo lo contrario, es decir, crear espacios donde las personas socialicen, se relacionen con el lugar afectivamente y donde el lugar invite a permanecer y a generar dentro de lo posible una memoria histórica. Paralelamente y pese a que el paradigma del paisajismo para el ciudadano, es todavía cercano a la obra de los paisajistas franceses de principios de siglo, todo diseñador siente el mandato interno de crear espacios de diseño moderno, como los que se pueden apreciar en ciudades como Barcelona o Nueva York. Pero el paisaje de Buenos Aires debe ser pensado y soñado desde Buenos Aires, recurrir a la transculturación de modelos puede llevar a gruesos errores tanto desde lo teórico, como desde la aceptación de la gente que habita nuestra ciudad. Buenos Aires merece un espacio de reflexión, de síntesis de las diversas visiones profesionales y especializadas en el paisaje para encontrar una respuesta a esta realidad. El Instituto del Paisaje Urbano podrá ser un lugar de convocatoria para generar este pensamiento nuevo y también para elaborar propuestas de diseño, respondiendo a necesidades reales de la ciudad y pensadas para su gente y para un mundo moderno con problemáticas y una estética diferentes de aquellas del siglo XIX. el paisaje urbano 7


museo de los parques Carlos Thays

Proyecto de formación de Patrimonio J J

J J J

Fotografías antiguas de los parques de Buenos Aires. Planos y dibujos originales de los paisajistas que en el siglo pasado crearon la imagen urbana que distingue a la ciudad de Buenos Aires. Incentivo de donación de planos originales de paisajistas notables. Orquidiario en las alturas, en el jardín del Museo. Jardín del museo como museo vivo. Exposición evocativa de los estilos históricos del diseño del paisaje.

Biblioteca “Ricardo De Bary Tornquist“ Pese a ser Buenos Aires una ciudad pionera en la disciplina de la Arquitectura Paisajista en Latinoamérica, con formación académica específica tanto como carrera de grado como carrera de especialización de postgrado en la universidad, adonde acuden estudiantes de América Latina para acceder a una formación universitaria en idioma español casi inexistente en los demás países, en donde se producen investigaciones y trabajos de tesis, Buenos Aires no posee todavía una biblioteca especializada en Arquitectura Paisajista. La creación del Museo de los Parques es la oportunidad de concretar esta aspiración tantas veces postergada, ofreciendo un servicio y estrechando vínculos con ámbitos académicos y productivos para la generación de nuevo conocimiento. Por medio de relaciones institucionales se procederá a formar esta biblioteca, cuyo nombre evoca a un arquitecto paisajista argentino que fue uno de los pioneros de la profesión en nuestro país. La formación de la biblioteca podrá concretarse con: Intercambio de publicaciones, con universidades e instituciones del exterior. Compra de ejemplares. Traducción propia autorizada de material de consulta e investigaciones al español. Publicaciones de tesis. Publicaciones de investigaciones de los institutos del museo.

J J J J J

Proyecto de la página Web del Museo Vivimos inmersos en un mundo digital y la Web es el medio por el cual el museo podrá estar presente en hogares, lugares de estudio y de investigación, éste será el medio con el cual el museo podrá generar un espacio virtual tanto al servicio de la educación como de la recreación educativa en todos sus niveles. Contará con: Abstracts del material de biblioteca. Catálogo del material de biblioteca. Fotografias y planos patrimoniales digitalizados Calendario de Eventos. Cursos on line de formación permanente. Biblioteca de elementos auxiliares para el dibujo digital del paisajista. Exposición de Bonsáis. Biblioteca de detalles típicos de documentación. Fichas técnicas de vegetación nativa. Sitio para estudiantes de la Carrera de Diseño del Paisaje. Links con instituciones afines en el mundo. Juegos.

J J J J J J J J J J J

8

el paisaje urbano


Ex posic iones realizadas: Exposic posiciones J

J

J

J

Jardinarte, exposición de esculturas integradas al parque del museo (obras de Nora Correas, Juan Carlos Distéfano, Omar Estela, León Ferrari, Raquel Fliess, Jorge Gamarra, Pájaro Gómez, Patricia Hakim, Susana Lescano, Ana Lizaso, Vechi Logioio, Aurelio Macchi, Zulema Maza, Rodolfo Nardi, Uri Negvi, Lucía Pacenza, Cristina Piceda, y Mariana Schapiro, Marcia Schaertz, Maria Guallar). Exposición de estudiantes de la Carrera de Diseño del Paisaje de la UBA. Exposición de Bonsái. Exposición de la Facultad de Agronomía de la UBA.

Eventos realizados: J

J

J

J

J

Ceremonia del té. Concurrencia estimada 700 personas. Butoh (Danza contemporánea). Teatro en el Jardín del Museo. Grupo Caracú de teatro callejero. Exhibición y clases gratuitas de Taekuon-do (150 participantes). Reunión anual de los Grupos Jardín de Buenos Aires.

Marta Minujín en una muestra del museo.

Relaciones Institucionales Gestiones en curso: IFLA (International Federation of Landscape Architects): Reconocimiento del museo y su inclusión en la programación para la región occidental. UBA: dentro del convenio marco con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, desarrollo de actividades coordinadas con las cátedras de Diseño y Planificación del Paisaje, identificación de temas y desarrollo de tutorías para trabajos de tesis. Fundación Ciudad: cooperación con la difusión de programas del museo y la convocatoria de especialistas para jornadas de educación ambiental. ASLA (American Society of Landscapes Architects) Foro de las Americas: vínculo con la comisión de educación para la producción de material teórico en español.

J

J

J

J

el paisaje urbano

9


Programa de Cursos (a realizarse a través de la Asociación Amigos del Museo) 1 . EL PAISAJE EN LA HISTORIA Arq. Juan Dineur (6M) 2 . LOS PAISAJISTAS FRANCESES EN BUENOS AIRES Arq. Juan Dineur (1M) 3 . EL JARDÍN EN EL JAPÓN Arq. Juan Dineur (1M) 4 . EL PATRIMONIO RURAL, DEL PAISAJE NATURAL AL PAISAJE CULTURAL Arq. C. Moreno 5 . EL PAISAJE DE LOS ÁRBOLES Ing. Agr. Carlos Thays (h) (3M) 6 . CÉSPED Ing. Agr. Felipe Boucau (1M) 7 . CÉSPED PARA CAMPOS DEPORTIVOS Ing. Agr. Felipe Boucau (1M) 8 . PARQUES DE ESCULTURAS Y ARTE EN LOS ESPACIOS PÚBLICOS Claudia Aranovich (1M) 9 . PLANTAS ORNAMENTALES Sr. José María Menini (6M) 1 0 . GRAMINEAS ORNAMENTALES Sr. José María Menini (1M) 1 1 . HERBACEAS PERENNES Sr. José María Menini (1M) 1 2 . PLANTAS AUTÓCTONAS DE ARGENTINA Sr. José María Menini (2M) 1 3 . PALMERAS ORNAMENTALES Sr. José María Menini (2M) 1 4 . CROQUIS Y REPRESENTACIÓN DEL PAISAJE Arq. Luis León (1M) 1 5 . INTRODUCCIÓN A LA EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL Arq. Alejandro Viana (6M) 1 6 . FORMACIÓN DE CIUDADANOS AMBIENTALISTAS URBANOS Arq. Alejandro Viana (3M) 1 7 . JARDINERÍA BÁSICA Y SANIDAD VEGETAL Sr. Juan Ascita (3M) 1 8 . FOTOGRAFÍA DE LA NATURALEZA Sr. Marcelo Gurruchaga (3M) 1 9 . ARREGLOS FLORALES Garden C. de Bs As Christine Raffo (1M) 2 0 . EL JARDÍN ORGÁNICO Ing. Agr. Rafael Pinto (1M) 2 1 . TALLER DE ARTES VISUALES Prof. Carlos Porley 2 2 . INICIACIÓN AL AJEDREZ PARA CHICOS Marina Rizzo 2 3 . VIOLÍN Y CELO PARA CHICOS Prof. Claudia Ponzo J

J

10

Butoh.

Ceremonia del té.

RECORRIDOS HISTÓRICOS POR LOS PARQUES DE BUENOS AIRES Prof. Lucas Rentero PROGRAMA DE EDUCACIÓN PERMANENTE PARA ESCUELAS PRIMARIAS EL NIÑO Y EL PAISAJE Arq. Liliana Apfelgrün

el paisaje urbano


Próximas exposiciones y actividades: J J J J J J

J J

J J

J J

J

J

J J

J J

Exposición del patrimonio del Museo Sívori: premios del Salón Manuel Belgrano de escultura. Sabores de Europa: festival artístico-gastronómico. Encuentro Coral: festival de coros de Buenos Aires. Nodo de trueque de arte y artesanías. Jornada de profesionales y oficios: (vinculado al nodo de trueque en día especial). Exposición fotográfica de «Ojos de los niños»: ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados). Festival de la Luz. Muestra del Taller Oculto de Fotografía. Plazas y Paseos del antiguo Buenos Aires, 1890 al 1900: material del Museo de la Imagen del Foto Club Buenos Aires. Arqueología urbana: muestra dedicada al patrimonio arqueológico de la Ciudad. Exposición de trabajos de estudiantes de la carrera de Diseño del Paisaje de la Facultad de Agronomía de la UBA. Exposición de fotografías de la comunidad indígena de Ramón Lista (Festival de la Luz). Muestra de pinturas del taller de artes plásticas realizadas por los internos del Hospital Neuropsiquiátrico Borda. Exposición del Museo de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia: muestra de insectos del patrimonio del museo. Exposición de Orquídeas y Bromelias: Presentación de ejemplares de cultivadores de Buenos Aires y Misiones. Realización de un concurso nacional. Encuentro Nacional de Bonsai: presentación de ejemplares de cultivadores de todo el país. Exposición de la Embajada de China. Muestra fotográfica, trajes típicos y artesanos trabajando a la vista del público. Exposición de arte chamánico. Exposición sobre la obra escultórica del Arquitecto Catalano en la Plaza Naciones Unidas: fotografías, planos técnicos, infogramas.

Nota: algunas de estas exposiciones se encuentran sujetas a confirmación. Para informes comunicarse al 4706-0220 / 4706-0330 museodelosparques@hotmail.com Director del Museo: Arq. Horacio Wilder Larrea

Plano de ubicación del Museo. Colectivos: 37, 130 y 160.

el paisaje urbano

11


proyecto de restauración Plaza República del Perú

Plaza Perú a poco de inaugurarse.

La plaza República del Perú fue diseñada por uno de los más grandes paisajistas del siglo XX, el brasileño Roberto Burle Marx. Esta plaza era la única obra pública de este artista latinoamericano en la Ciudad de Buenos Aires. Fue inaugurada en 1972 y demolida parcialmente en 1995 por el Intendente Domínguez, cometiendo un acto vergonzante de destrucción del patrimonio cultural de la ciudad. Este nuevo proyecto elaborado por la Dirección General de Espacios Verdes, se ha realizado con el debido respeto y cariño hacia el autor, con la idea de recuperar para el uso público esta plaza, manteniendo los conceptos espaciales del diseño original. En junio de este año se han cumplido 8 años del fallecimiento de Burle Marx, la publicación de este proyecto va a título de homenaje, esperanzados que ante la mejora de la situación económica general, pueda llevarse adelante la reparación de este crimen urbanístico y cultural cometido a la ciudad.

12

el paisaje urbano


La Propuesta 1. Consideraciones históricas Con la demolición del espiral en 1995 se perdió la propuesta espacial de la plaza República del Perú, ya que éste constituía la impronta que significaba al resto del lugar. Pero este acto de vandalismo institucional, llevado adelante por la entonces Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires no fue un hecho aislado sino parte del deterioro general de este espacio verde. Enumerando situaciones negativas, entendemos que no se completó la plantación del material vegetal propuesto inicialmente, se permitió la colocación de bustos de próceres peruanos sin ningún criterio, se colocó una parada de colectivos que generó un camino espontáneo sobre un cantero que luego se formalizó cubriéndolo con losetas, se implantaron juegos infantiles sobre un cantero sin demasiada intención, y finalmente la pérdida del mural ubicado en la medianera demolida de la fábrica donde hoy está el museo afectó a la envolvente espacial de la plaza. Actualmente el lugar es una ruina de lo que propuso el autor, por ello impulsamos la iniciativa de restaurar la plaza Perú, respetando el diseño original pero actualizándolo donde se requiera hacer una modificación fundamentada y precisa, revalorizar la plaza por ser de carácter patrimonial, reivindicando a Roberto Burle Marx y rescatando la única obra pública diseñada por él en nuestro país. La Dirección General de Espacios Verdes propone el rescate de este lugar que con ciertas modificaciones en su entorno y con el marco de consulta y participación del Estudio Burle Marx y la comunidad peruana local, merece ser disfrutado por la gente.

2. Consideraciones urbanísticas Desde cuando se construyó la plaza hasta nuestros días, el entorno y el uso social de la misma se modificó sustancialmente. La construcción de un shopping center a pocos metros (Paseo Alcorta), el reciclaje del exedificio Chrysler (hoy denominado Palacio Alcorta) también muy cerca, y la inauguración del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires contiguo a la plaza (donde antes había una fábrica de ascensores), le han dado una visibilidad que antes no poseía. Fundamentalmente es una plaza de tránsito y conectividad entre los lugares nombrados y las arterias donde circulan medios de transporte públicos. Llevando acabo la propuesta de restauración podría también ser un espacio de permanencia y contemplación. La impronta del museo es la más significativa y es desde donde debe generarse un diálogo que sea integrador y que potencie la calidad del paisaje. Con respecto a los cambios sociales y de uso del espacio público debemos decir que en la nueva propuesta

Propuesta de restauración. el paisaje urbano

13


intentamos evitar los motivos que estimularon la demolición del espiral en 1995, evitando lugares donde pudiera haber ocultamientos o alojamiento de indigentes, y ofreciendo seguridad al visitante que lo aliente a permanecer y disfrutar del lugar.

3. Consideraciones espaciales La propuesta espacial de la plaza Perú está organizada en base a dos espacios/recintos de características y jerarquía diferentes. Uno de ellos constituye un acceso importante a la plaza desde la esquina norte. Pese a ser éste un lugar de paso, debido a la masa de árboles propuestos, su tendido de sombra y a la disposición organizada de los bancos se genera un lugar de permanencia como si fuese una pequeña plaza seca dentro de la gran plaza verde. Este espacio juega con la ubicación del monumento a Garcilazo de la Vega que articula en ese sitio con el espacio principal central de la plaza. Este espacio principal tiene una característica dinámica, generada por la misma geometría del espiral que crea una tensión al ir variando la percepción del espacio durante el recorrido. La demolición de esta construcción en el espacio principal de la plaza produjo la desaparición de todo lo propuesto por el autor. Toda la plaza posee una envolvente espacial fuerte en sus bordes, tanto por la presencia del edificio contiguo como por la densa plantación de árboles que debe mantener estas características para destacar ese espacio interno.

4. Consideraciones técnicas Para restaurar la plaza Perú debemos poder precisar el estado actual del lugar, evaluando las condiciones en que se encuentra lo que quedó del proyecto original. Una propuesta de este tipo, basada en una síntesis geométrica debe tener una resolución constructiva impecable. Debido a fallas en la dirección de obra original los detalles constructivos y de terminación son de baja calidad, la idea es recuperar el proyecto pero mejorar todas esas fallas que desmerecen el valor de esta obra tan importante debido a su autor. También se piensa que la resolución técnica de la iluminación, sistema de riego, etc. debe adaptarse a lo más moderno y tecnológico.

5. Consideraciones botánicas Debería respetarse en la restauración la selección y ubicación original del material vegetal propuesto por el autor hoy muy desvirtuado. En el punto 6 se propone una modificación de la variedad de Erythrina con su justificación. El grupo de Lantana camara en el ángulo este de la plaza pensamos que debería ser de flor amarilla para lograr un buen contraste con la floración de los jacarandaes. Los Hemerocallis podrían generar una gran masa que varíe su color como una gama entre el amarillo muy claro pasando por el color melón y llegando al bordó, cambiando estos tonos suavemente.

6. Modificaciones al proyecto original Como criterio general de restauración pensamos que deberían percibirse dentro de lo posible tanto en lo constructivo como en lo botánico, los elementos no originales de modo que el observador pueda diferenciar los elementos agregados. Elementos botánicos: Pensamos que las Erythrinas en el ángulo norte de la plaza deberían ser E. falcata en lugar de las propuestas E. cristagalli. Estas últimas no poseen la envergadura y el follaje necesario para crear la masa que suponemos que el autor deseaba en ese lugar, una masa que además de generar una sombra densa debería en su conjunto equilibrar en la composición general a la construcción del espiral del que a su vez es envolvente espacial. En la mitad del cantero sobre Av. Figueroa Alcorta proponemos una masa arbustiva para desalentar el cruce de la gente por el césped buscando llegar a una parada de transporte público que de todos modos se intentará trasladar. Proponemos un gran grupo de diferentes gramíneas: Misanthas, Pennisetum, etc. no utilizadas en el proyecto original. Los Populus columnares al no estar especificados con su nombre científico proponemos que sean P. boleana, los que poseen un más bello color otoñal. En el cantero redondo bajo el monumento a Garcilazo proponemos dos alternativas, una de ellas podría ser una plantación de Durantha repens aúrea de follaje amarillo limón, aunque también podrían plantarse Iresine de follaje colorado, ambas posibilidades generarían un contraste interesante con la piedra del solado.

14

el paisaje urbano


I I I I

1. Erythrina falcata I 2. Tipuana tipu I 3. Hemerocallis flava I 4. JacarandĂĄ mimosifolia I 5. Lantana camara I 6. Iris germanica I 7. Philodendrun undulatum I 8. Agapanthus africanus I 9. Erythrina cristagalli I 10. Brunfelsia hopeana I 11. Ailanthus glandulosa I 12. Populus boleana 13. GramĂ­neas I 14. Durantha repens aurea / Iresine lindeii I el paisaje urbano

15

I


La impronta del Malba.

Detalles de mala construcción.

Elementos constructivos: El elemento más conflictivo del proyecto original es el espiral. Creemos que este es el único elemento que debería reformularse aunque tratando de no alterar la propuesta espacial principal. Proponemos reconstruir el espiral de acuerdo a los planos originales aunque sin generar lugares donde pudiesen esconderse personas con los problemas de seguridad que esto genera actualmente en la ciudad. Por ello pensamos en una superficie de césped perfectamente nivelada en pendiente como un paseo que alcanza una altura de mirador sobre la plaza y la sorpresa de descubrir en la parte superior un estanque con un gran chorro de agua que cae entre los cilindros originales de cemento, enriquecidos por la plantación de plantas acuáticas de detalle entre una gran masa de Iris kaempheri de flor azul plantados dentro del agua en contenedores, vinculándolas a las flores de los jacarandaes y de los Iris germánica. Una alternativa extra para la fuente es instalarle un sistema de producción de vapor de agua al estilo “fog fountain“ generando un ambiente más escenográfico. El patio de juegos infantiles que allí se encontraba hoy no cumpliría con las nuevas normas de seguridad para patios de juegos, además de ser un lugar de ocultamiento que dio motivo principal a la necesidad de demolerlo en su momento. Por ello la idea es mantener el espíritu lúdico del autor, pero reformulando el juego del ascenso por el espiral y el espacio que se encuentra dentro de él. El espiral estará rodeado en parte por su borde externo más bajo por un estanque que remata en un puente metálico rebatible que permitirá acceder o impedir el acceso al espiral cuando sea esto inconveniente. La estética del puente pensamos que debe estar vinculada a las nuevas luminarias que deberán instalarse en la plaza que tendrán que ser de diseño, retirando las actuales columnas de alumbrado que no son las apropiadas para el lugar. Con respecto a los solados proponemos sustituir el adoquín de granitullo por pórfido patagónico, material que comenzó a comercializarse hace unos 15 años y que respeta la intención del suelo de piedras de 0,10 x 0,10 m, pero que tiene una superficie más cómoda para transitarla debido a que es un material que permite un pulido más liso. También proponemos que la superficie de pórfido en los accesos de la plaza, se derrame hasta los cordones de la calle generando una invitación a ingresar a la plaza. Se propone trabajar con la colectividad peruana y la embajada de Perú para proponerles el traslado de los bustos de los próceres peruanos a otro lugar. Es un tema sensible que se debe manejar con respeto, pero con el que no tendrían que generarse inconvenientes para hacerlo. Esta propuesta se ha realizado sin intención de protagonismos personales o apropiación egoísta. Es en todo caso un homenaje a un maestro de la arquitectura del paisaje, del que mucho sigue habiendo por aprender, valorar y apreciar, rescatándolo en su atributo más vital, comprometido con el arte, la naturaleza, el paisaje urbano y esencialmente, el hombre.

16

el paisaje urbano


actividades plaza Fleming Esta plaza de característica barrial es el centro geográfico del barrio River, y es muy usada y querida por los vecinos. Se conversaron varios proyectos posibles para la plaza, y se acordó y realizó lo siguiente: nivelación y refilado de canteros, podas de formación, reacondicionamiento de caminos, colocación de granza, plantación de 250 florales y 40 arbustos (entre los que se encuentran lavandas, margaritas, prímula y madreselvas), colocación de rejas perimetrales en los canteros, colocación de reja para el patio de juegos y retiro de un gomero que obstaculizaba la visión. La fuente fue puesta en funcionamiento y se instaló una escultura donada por una artista de la Asociación Vecinos y Amigos Solidarios de Barrio River, desde donde también se proveyeron algunos insumos sin los cuales la intervención integral no hubiera sido posible. Todos los trabajos fueron realizados por personal propio de la Dirección General de Espacios Verdes. Para su reinauguración, el 19 de mayo pasado, se organizó un concurso de manchas donde quedaron retratadas imágenes y sensaciones de la nueva plaza.

plantación de árboles en Villa Lugano En conmemoración del Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio), la Secretaría de Medio Ambiente y Planeamiento Urbano realizó una plantación de 34 árboles en el Parque de las Victorias, en Villa Lugano. Este fue el puntapié inicial para la plantación de varias especies, que se distribuirán a lo largo del año por toda la ciudad y en la cual participarán los vecinos, a través de los diferentes Centros de Gestión y Participación. El evento contó con la presencia de la Vicejefa de Gobierno Lic. Cecilia Felgueras, el Secretario de Medio Ambiente y Planeamiento Urbano Lic. Eduardo Epszteyn, el Director General de Espacios Verdes Dr. Eduardo Malis, y la Directora General del CGP Nº 8 Cristina Santos de Escurra. El Parque de las Victorias está ubicado en Larrazábal y Roca y en la plantación participaron la Escuela Granja Nº 18 y la Nº 1, ambas del D.E. 21 y de la zona. Los alumnos fueron capacitados para que incorporen la valoración de nuestro patrimonio natural y cultural y para que sean participantes activos de su conservación.

el paisaje urbano

17


historia del

Parque del Centenario

Escultura “Victoria Alada“ de E. Rubino.

Ubicado casi en el centro geométrico de la ciudad, este espacio verde de 12 hectáreas, con más de 600 árboles de unas 90 especies diferentes tanto exóticas como nativas, fue creado por la Ordenanza fechada el 14 de mayo de 1909 e inaugurado en 1910. El nombre de este parque conmemora el centenario de la Revolución de Mayo, inaugurado en el marco de los festejos nacionales llevados acabo por este motivo en 1910. La Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires inició los trámites de compra en 1899, a Plácido y Parmenio Piñero, propietarios de los dos lotes en que estaba dividido el terreno. Para la fecha de creación del parque esta zona era una isla bucólica entre los barrios de Caballito, Almagro y Villa Crespo. Chacras de huertas y hornos de ladrillos eran las actividades que se podían encontrar, entre alfalfares y algún pequeño arroyo afluente del Maldonado que se desbordaba con las lluvias. También era una zona utilizada para canchas de fútbol de los clubes que iban surgiendo a principios de siglo, como los clubes Estudiantil Porteño o Almagro. La superficie comprada originalmente por la Municipalidad estaba limitada por la actuales calles Leopoldo Marechal, Díaz Vélez, Río de Janeiro y Ángel Gallardo. La idea original era la construcción de un barrio-parque que rodeaba un espacio verde oval. El proyecto urbanístico con su trazado pintoresquista fue diseñado por Carlos Thays. Poco queda de esa trama radial de callejuelas en bulevar debido a la reforma de 1980. Pero si bien nunca se realizó en plenitud la propuesta de Thays, lo que se concretó sufrió los vaivenes de las distintas administraciones de turno, que iban realizando intervenciones parciales sin criterio integral ni planificado. Así fue que las pequeñas manzanas envolventes del parque original, que iban a destinarse a viviendas, fueron primero áreas verdes y luego fueron cedidas a diversas instituciones. En 1927 se construye en una de ellas el Instituto Pasteur y otras cuatro son cedidas al Museo de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia“. En 1931 se construye el museo sobre dos manzanas, y las otras son destinadas al Instituto de Radiología y Fisioterapia, donde se sacaban las primeras radiografías, —hoy Hospital de Oncología “María Curie“—; la Asociación Amigos de la Astronomía (desde 1944) y la escuela primaria Del Centenario, demolida en 1980 y hoy transformada en una playa de estacionamiento del Hospital Curie. En el año 1953 se inaugura el Anfiteatro Eva Perón, ubicado donde hoy se encuentra el lago-estanque y anteriormente una fuente circular. Tenía una capacidad para 10.000 espectadores cómodamente sentados. Allí se realizaban representaciones populares de las óperas del Teatro Colón. Cayendo a principios de los sesenta en desidia de mantenimiento, es desmantelado hacia fines de esa década, volviendo a ser una superficie verde esta zona central del parque.

18

el paisaje urbano


Fotografía aérea de 1978. El parque previo a la reforma de 1980.

La gran reforma estructural es realizada en la última dictadura militar. Donde se destruye la trama pintoresquista original de bulevares y calles circulares, perdiendo la ciudad uno de los pocos ejemplos de este estilo que alteraba la homogeneidad aburrida de las manzanas cuadradas con calles rectas y paralelas. Además esta reforma de 1980 fue desastrosa también para las valiosas especies arbóreas existentes, al realizarse movimientos de suelos que afectaron la salud de los árboles en la construcción del lago-estanque, llegando a perderse cerca de un treinta por ciento de los ejemplares arbóreos solo por esto. Esta reforma quedó inconclusa y hoy el parque aún sufre secuelas de esa mala intervención. Con la obra de 1980 también desaparecen las escuelas de conductores de autos, que aprovechaban la traza de calles tan singular —y en ese momento muy tranquilas—, donde muchos porteños durante décadas aprendieron a manejar. En 1984 se volvió a instalar un Anfiteatro dependiente de la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. El Anfiteatro Eva Perón recién inaugurado (1953).

El bulevar Karman, actual ubicación de la Feria Artesanal.

el paisaje urbano

19


Desde sus orígenes, en el parque Del Centenario, se instalaron monumentos de relevante importancia. Podemos nombrar el de “Germán Burmeister” de Ricardo Aigner, “La Victoria Alada” de Eduardo Rubino, “Madame Curie” de Santiago Parodi —con su pequeño misterio a develar en el 2067—, y “La Aurora” de Peynot, entre otros. Para los que corren circunvalando el parque por su vereda perimetral, existen diversas estructuras para la realización de actividades físicas. En el parque existen la Feria Artesanal, que fue una de las primeras en crearse con la llegada de la democracia en 1983, y la Feria de Libros que proviene de un traslado de feriantes de parque Rivadavia en 1990. Estas dos están reglamentadas y reguladas por el Gobierno de la Ciudad y son reconocidas como patrimonio cultural. Otra característica del parque es la vibrante actividad de artistas callejeros los fines de semana. Alguna vez el parque llegó a darle nombre a la barriada como “Villa del Centenario”, como apareció en el plano de la oficina cartográfica “Ludwig” en 1923, donde era uno más de los 41 barrios porteños que allí figuraban, rodeado de Caballito, Almagro y Villa Crespo. Hoy la gente que habita esta zona se refiere a su lugar de residencia como “Parque Centenario”, similarmente a otras áreas de la ciudad, un parque le da nombre a un entorno urbano, con sus propias particularidades, identidad y vivencias. Plano de parque Del Centenario con su traza original.

20

el paisaje urbano


libros recomendados LA GRILLA Y EL PARQUE Espacio público y cultura urbana en Buenos Aires 1837-1936 Adrián Gorelik Universidad Nacional de Quilmes, 1998. 455 páginas. ¿Cómo se forma una metrópolis en la pampa? Este libro busca responder entrelazando dos historias: la de la ocupación progresiva de la llanura -el problema del barrio suburbano como construcción cultural- y la de la producción de redes de sentido globales que en un breve lapso modificaron por completo las representaciones de lo que era la ciudad. Trata de entender qué ocurrió en el tiempo de la expansión, con los nuevos territorios, con sus habitantes y sus instituciones, para que se pueda hablar de la emergencia de un espacio público metropolitano en Buenos Aires.

ANTIGUAS PLAZAS DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES Ricardo M. Llanes Cuadernos de Buenos Aires, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Editorial Planeta, 1998. (primera edición de 1972) 138 páginas. Historiar el nacimiento y transformación de algunas de las antiguas plazas con que hoy cuenta Buenos Aires, es el objetivo que se ha trazado Llanes en esta obra. Se ocupa de gran parte de las plazas creadas anteriormenta a 1910, haciendo abstracción de la actual Plaza de Mayo, algunas de las otras viejas plazas de la ciudad fueron inicialmente “huecos”, es decir terrenos baldíos, lugares que por una u otra causa quedaron sin edificación. Otras nacieron como lugares de arribo de las carretas que llegaron del interior. Otras formaron parte patrimonial de algún vecino caracterizado.

LA PLAZA ESPAÑOLA EN BUENOS AIRES 1580/1880 Sonia Berjman Editorial Kliczkowski, 2001. 206 páginas. La autora nos vuelve a ofrecer un trabajo de investigación histórica sobre los espacios verdes porteños. Como en sus anteriores libros vemos sus hallazgos de documentación, como planos, ilustraciones y fotos, mayoritariamente inéditos. En este caso nos aproxima a las primeras plazas del Buenos Aires colonial, desde la Plaza de Mayo de Garay hasta la aparición de los primeros paisajistas franceses por estas tierras, a fines del siglo XIX.

el paisaje urbano

21


un bosque de la memoria En el año 1993 se crea el parque Indoamericano por la Ordenanza Nº 47.533, ubicado entre las avenidas Lacarra, Escalada, Castañares y Fernández de la Cruz. En la misma normativa se crea el Paseo de los Derechos Humanos, “en recordación de desaparecidos políticos, gremiales, sociales, etcétera“. Dándole una superficie de 10 hectáreas a dicho paseo. El área en que se decidió desarrollar el Paseo de los Derechos Humanos, se demarcó, se niveló, se construyeron caminos, pero aún está inconclusa su parquización. La Fundación Memoria Histórica y Social Argentina, que en su momento impulsó la creación de este paseo, tenía la propuesta de desarrollar un “bosque de la memoria” en el lugar, tomando como ejemplo otros bosques similares creados por el hombre en distintas partes del mundo, para conmemorar o recordar situaciones trágicas de la historia de la humanidad. Habiendo establecido contacto entre esta Fundación y la Dirección General de Espacios Verdes, se inició un trabajo de diseño y articulación para llevar adelante la propuesta. Teniendo en cuenta la situación económica difícil en la que estamos inmersos, la Fundación Memoria resolvió hacer el esfuerzo para donar especies arbóreas para apoyar la realización de la obra. El proyecto para este “bosque de la memoria” totaliza unos ochocientos árboles, donando la Fundación 474, a los que sumaremos otros 326 de los Viveros de la Dirección General de Espacios Verdes, para ser plantados este invierno. El bosque estará compuesto por masas de eucaliptos, acompañadas por jacarandaes, lapachos, palos borrachos y aromos franceses entre otros. Como se realizó en su momento con la creación de los Bosques de Palermo, donde Thays consolidó las primeras plantaciones importantes con eucaliptos, la idea es generar macizos de un

Dibujo de la plantación del Bosque de la Memoria.

22

el paisaje urbano

Plano de replanteo.


Foto aérea del Parque Indoamericano.

árbol de crecimiento rápido como es ése, buscando crear el cuerpo central del bosque, para a continuación plantar en los bordes externos árboles de flor, generando contrastes entre el telón verde de fondo de los eucaliptos, con las flores rosadas de lapachos o palos borrachos, violetas de jacarandaes o amarillos de los aromos. También se plantarán acacias de constantinopla, cerezos japoneses, álamos columnares y fresnos europeos. Desde la Fundación Memoria y la Dirección General de Espacios Verdes también se planificó hacer una jornada participativa para el 6 de septiembre, cuando se estén plantando los últimos arbolitos de este invierno. Con los actores sociales de la zona, escuelas públicas, centros culturales, organismos de derechos humanos, embajadas, el CGP Nº 8 y la Dirección General de Derechos Humanos, en un marco conmemorativo recordatorio y acogedor, compartir la inauguración de este espacio de la mejor manera posible, con todos los principales usuarios de este bosque, que con el tiempo será también un monumento natural para la ciudad. Este espacio verde público ofrecerá un marco contemplativo, para aquellos que concurran allí para recordar y homenajear a las personas desaparecidas en la última dictadura militar, y un área de parque para disfrutar en contacto con la naturaleza para todos los habitantes, en especial los del sur de la ciudad.

el paisaje urbano

23


Foto de P. Haloua

timbó También conocido como pacará u oreja de negro, este último nombre se debe a sus frutos que son legumbres negras con un formato similar al de una oreja humana. Llegan a medir hasta treinta metros de altura, con copa grande aparasolada y frondosa. Este árbol nativo es de crecimiento rápido llegando a tener troncos de hasta 1,6 m. Es un buen árbol para plazas o parques. Sus flores son blancas, pequeñas y forman racimos de entre 10 a 20, engalanando la copa de octubre a enero. Sus frutos se presentan de enero a abril, de 5 a 9 cm de diámetro, ofreciendo el contraste de color de pasar de las blancas flores a sus negros frutos, que maduros macerados se utilizan para lavar la cabeza actuando como tónico capilar y anticaspa. La corteza es grisácea con abundantes lenticelas oscuras. Sus hojas son bipinnadas de 5 a 20 cm. de largo. Su nombre científico es Enterolobium contortisiliquum. Enterolobium proviene del griego enteron, intestino y lobós, vaina, aludiendo a la forma del fruto; y contortisiliquum quiere decir vaina retorcida, del latín contortus, retorcido y siliqua, legumbre, vaina. Su denominación timbó viene del guaraní y significa “árbol de humo”. En la calle Puán en esquina con la calle Baldomero Fernández Moreno, encontramos un retoño plantado a fines del siglo XIX del que a su sombra el Deán Saturnino Segurola, facultado por el Cabildo entre los años 1810 y 1830, aplicó la vacuna antivariólica. Se hizo célebre este timbó por las tertulias que allí se realizaban y a las que concurrían destacadas personalidades de la época. Conocido como el “pacará de Segurola”, fue declarado árbol histórico por el Decreto Nacional Nº 2232 del 4 de junio de 1946.

Primavera, verano y otoño

Inflorescencia

Flor aumentada

el paisaje urbano

Aspecto invernal

Hoja

Fruto Semilla

24

el paisaje urbano

Ilustración de P. Cracco de “Flora indígena del Uruguay”.


El Paisaje Urbano N°2