Page 1

Junio 2021

Francisca Solar, escritora

UÑA

VIC

TONGOY

04:00

¿Cómo duerme la población regional desde que comenzó la pandemia?

COQUIMBO

Toponimia: El origen del nombre de nuestras ciudades, pueblos y localidades.

Omar Sabaj, especialista en Lingüística: La trascendencia de comunicar clara y correctamente la ciencia.


EL EXPLORADOR Nº 17 Junio 2021 · año IV · Una publicación del Proyecto Explora Coquimbo financiado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación. EDITOR GENERAL Sergio González Álvarez. EDITOR Y DESARROLLO DE CONTENDIOS Pedro Araya Alfaro. REPORTAJES Lorena Muñoz Bustamante, Romina Gorritti Tafur, Alejandra Miranda Pérez. EDITOR GRÁFICO Angelo González Puga. DISEÑO GRAFÍCO Eduardo Bahamondes - Angelo González. Se autoriza la reproducción parcial o total de los contenidos para fines no comerciales citando a la fuente.

CONTACTO Proyecto Explora Coquimbo

512209786

@exploracoquimbo

par.coquimbo.explora@gmail.com

Proyecto Explora Coquimbo

Proyecto Explora Coquimbo

explora.coquimbo

COLABORAN:


EDITORIAL

Ciencia y Sociedad

L

a generación de conocimiento surge a partir de nuestra necesidad de comprender el mundo que nos rodea, de hacernos preguntas y buscar soluciones a diversos problemas en pos de nuestro bienestar. Las respuestas a esas preguntas, lejos de ser el fin del proceso, son una fuente inagotable de inspiración para nuevas interrogantes y nuevos conocimientos. Los principales desafíos a los que nos enfrentamos como humanidad no sólo provienen del mundo natural, la dimensión social y cultural plantea escenarios tanto o más complejos. Nuestra forma de organización social, la democracia y la desigualdad son algunas áreas que representan problemas sobre los que cabe preguntarse ¿cómo los enfrentamos?, ¿qué soluciones traerán mayor bienestar social? Las ciencias sociales, como la antropología, la sociología, la psicología y la economía, son claves para responder a estas y otras preguntas. Las artes y las humanidades son también fuente y fruto del conocimiento, las investigaciones en estas materias nos entregan luces sobre la condición humana, sobre la historia y la cultura, ayudándonos a cuestionar y definir nuestros valores y creencias; el arte nos permite imaginar

Por Rodrigo Tapia Seaman,

Jefe de la División Ciencia y Sociedad del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación.

posibles futuros y procesar nuestras experiencias emocionales. El conocimiento, en su amplio espectro, es nuestra mejor herramienta para enfrentar los grandes desafíos que tenemos como humanidad. Si bien, la producción de conocimiento es principalmente parte del quehacer académico, no es exclusivo de éste. Las personas y las comunidades necesitamos hacernos parte de la creación y apropiación del conocimiento y como Ministerio de Ciencia nos hemos planteado contribuir a este proceso. Desde la División Ciencia y Sociedad, a través del Programa Explora, promovemos la realización de proyectos de investigación en ciencias naturales, ciencias sociales, artes y humanidades, por medio de nuestro principal instrumento para la formación de trayectorias científicas escolares: Investigación e Innovación Escolar. Estos proyectos surgen de las curiosidades de las y los estudiantes, quienes buscan responder preguntas de su entorno a través de la investigación, apoyados por los Proyectos Asociativos Regionales del Programa. Desde el programa Ciencia Pública, en tanto, nos hemos planteado como uno de nuestros ejes promover la generación de conocimiento local, a

través del financiamiento de proyectos que surgen de organizaciones comunitarias y juntas de vecinos y también de aquellos que vinculan el mundo creativo con investigadores e investigadoras de diversas disciplinas científicas Esta publicación del Proyecto Explora Coquimbo es otra muestra de ello. Este número de “El Explorador”, incluye artículos sobre etnografía, arqueología y antropología, una entrevista que destaca la relevancia en la comunicación de los artículos científicos y también una nota dedicada a la toponimia regional, una oportunidad para reflexionar en torno a la evolución del lenguaje, conocer nuestra historia y construir nuestra identidad a partir del conocimiento. Para el Ministerio de Ciencia este rol es clave, lo que quedó plasmado en la Política Nacional de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, cuyo primer eje denominado “Vinculación con la Sociedad”, tiene el objetivo de potenciar la apropiación social de conocimiento, un conocimiento que permite el desarrollo de una sociedad que toma mejores decisiones y que aporta al bienestar de todas y todos.


ÍNDICE 3

CIENCIA Y SOCIEDAD

5

LOS NUEVOS AIRES DE LA INVESTIGACIÓN ANTROPOLÓGICA REGIONAL

10

Rodrigo Tapia Seaman

CIENCIA DEL SUEÑO

¿Cómo duerme la población desde que comenzó la pandemia?

14

TOPONIMIA

16

OMAR SABAJ

20 22

Investigando el origen del nombre de los lugares.

Lingüista.

ETNOGRAFÍA

La ciencia de estudiar estructuras y comportamientos sociales y culturales.

FRANCISCA SOLAR, ESCRITORA

“Hacer la pega de estructurar antes una novela, es toda la ciencia”.

26

LA SALUD MENTAL VISTA DESDE LA CIENCIA

30

TIPS PARA MEJORAR TUS PRESENTACIONES

32

MUSEOS DE LA REGIÓN DE COQUIMBO Cuando la vitrina virtual es una nueva aliada para difundir el patrimonio.

36

EL OCÉANO AL ALCANCE DE UN CLICK

40

LA ARQUEOLOGÍA EN TIEMPOS ACTUALES: ¿Qué se está investigando?


Los

NUEVOS

AIRES

de la investigación ANTROPOLÓGICA

regional

Para conocer aquello que moviliza los estudios antropológicos en la Región de Coquimbo, consultamos a investigadores que, en diversos lugares y áreas de trabajo, están trabajando con las comunidades y rescatando su riqueza social y cultural. Por: Alejandra Miranda Pérez. 5


E

n días donde la organización política y social está viviendo cambios sustanciales, teniendo como telón de fondo a la crisis sanitaria, las y los antropólogos son una voz justa y necesaria en el momento de los análisis y conversaciones de lo que está ocurriendo. Por ello, y a objeto de conocer el actual escenario de esta importante rama de estudios sociales y humanos, nos comunicamos con tres investigadores que realizan sus trabajos, estudios y proyectos en diversos ámbitos y territorios de la Región de Coquimbo.

PROTECCIÓN Y PROMOCIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL Desde el servicio público, Ana Ancapi Landaeta, Magíster en Educación Intercultural y candidata a Doctor en Antropología Social de la Universidad Católica del Norte, trabaja 24/7 con las comunidades de nuestra región. “Desde que asumí como encargada de la Subdirección de Pueblos Originarios del Servicio Nacional de Patrimonio Cultural, hemos trabajando muchísimo con las comunidades de toda la región en la protección y promoción del patrimonio cultural y expresiones de los pueblos indígenas”, destaca. También ha trabajado con políticas públicas, y así lo hizo como Encargada de Fortalecimiento Lingüístico y Cultural de la Secretaría de Educación Intercultural Indígena del MINEDUC. “Hoy más que nunca, los desafíos son tantos; y sólo espero contribuir con mi experiencia y trabajo para que nuestras culturas se fortalezcan”, sostiene.

FORMACIÓN TÉCNICA Y REIVINDICACIÓN DIAGUITA Luego de dedicarse a la investigación, el antropólogo Galo Luna Penna, oriundo de Ovalle, asumió el desafío de liderar la Dirección Académica del Centro de Formación Técnica Estatal de la Región de Coquimbo. En sus inicios formativos, estudió un Magíster en Antropología en la Université Laval de Québec, en Canadá. “Desarrollé mi investigación de maestría en los procesos de construcción identitaria del pueblo Diaguita, que concluyó con la publicación del libro Yo Soy Diaguita, que contó con la colaboración del arqueólogo Francisco Fernández”, rememora. Aunque hoy está dedicado por completo al CFT, tiene varios proyectos en mente: “y no descarto reeditar el libro y, por supuesto, siempre será un desafío retomar varias investigaciones”, recalca.

6


CHOAPA, TRASHUMANCIA Y PUEBLOS ORIGINARIOS En Chillepín, localidad ubicada al interior del Valle del Choapa, vive hace 10 años la antropóloga Nanette Vergara Aguilera. La investigadora, presidenta de la ONG Conservación Comunitaria y directora del Colegio de Antropólogas y Antropólogos de Chile, sostiene que “siempre me interesó la estrecha relación entre el mundo campesino y las comunidades indígenas, en especial en el Valle del Choapa”. Este vínculo con el campo y la naturaleza influenció su primera investigación: un trabajo audiovisual acerca del movimiento social y cultural campesino del Valle del Choapa entre 1930 y 2000. “Mi tesis de pregrado, sobre la crianza pastoril caprina del Choapa, inspiró el libro ‘Metáfora en Los Andes’, que publiqué el año 2016”, señala. Sobre el actual contexto social y político del país, la dirigenta del Colegio de Antropólogas y Antropólogos de Chile, sostiene que “estamos viviendo un proceso de cambio de la Constitución donde es relevante el aporte de las y los investigadores que realizamos trabajos con comunidades, pues establecemos puentes con las instituciones para conocer las identidades y las culturas”. Como se aprecia, tanto en el Limarí, Elqui o Choapa, las inquietudes son múltiples y las necesidades infinitas, pero hay capacidad de sobra para abordar lo que la ciudadanía requiere. Desde las más diversas áreas, la investigación antropológica seguirá nutriéndose de los fenómenos sociales, y seguirá contribuyendo a la comprensión de ser humano y las estructuras sociales y culturales de las comunidades.

7


8


Homenaje del Baile Andacollino N°8 a los ancestros de El Olivar. Flautista: Juan León Fotografía: Nicolás Aguayo Fotografía extraída de Facebook: “Rescate Arqueológico El Olivar”.

9


04:00

Por: Romina Gorritti Tafur.

Ciencia del sueño:

¿CÓMO DUERME LA POBLACIÓN DESDE QUE COMENZÓ LA PANDEMIA? Estudiantes de quinto año de medicina de la Universidad Católica del Norte (UCN), lideraron un estudio que indagó en los cambios que ha experimentado el descanso nocturno de las personas.

10


E

l mal dormir ha sido un problema común y recurrente para los/as chilenos/as. La tendencia es normalizarlo y no darle la importancia que se merece, y en pandemia, esta problemática ha ido en aumento, pues son cada vez más las personas que han experimentado cambios en sus hábitos, o incluso, han presentado trastornos del sueño. A razón de lo anterior, Patricio Toro, Luis Ibáñez, Catalina Balladares y Vanesa Flores, estudiantes de quinto año de medicina de la Universidad Católica del Norte, se preguntaron cómo estaba durmiendo la población desde que había comenzado la cuarentena, y por ello, decidieron diseñar un estudio que midiera la calidad de sueño de las personas en la región, para así conocer el impacto generado desde el confinamiento. Conversamos con Patricio Toro, uno de los estudiantes impulsores del estudio, para conocer más sobre este proyecto, sus inicios, sus principales resultados y cómo esto resulta relevante para el bienestar de la población.

“Más de la mitad de la población de la región tiene una somnolencia clínicamente significativa en el día, es decir, pueden quedarse dormidos/as fácilmente o no estar totalmente despiertos/as”. Patricio Toro, estudiante de Medicina, UCN.

PRIMEROS PASOS Esta investigación tuvo la participación de más de mil personas y fue presentada al Comité de Bioética de la Facultad de Medicina de la UCN, con la ayuda metodológica de Marcela Cortés, académica de la misma universidad, y del doctor Fernando Molt, neurólogo que lidera la Unidad del Sueño, instancia investigativa de la Unidad de Neurofisiología del Hospital de Coquimbo.

Marcela Cortés

El foco principal del trabajo fue la región de Coquimbo: “nos enfocamos en esa población, porque era más reducida, y en un principio, no teníamos la intención de hacer un trabajo a nivel nacional”, explica Patricio. Asimismo, el plus del proyecto es que contó con instrumentos que estaban validados, es decir, que habían sido usados en otros estudios para poder compararlos. Patricio explica que gracias al doctor Molt pudieron asistir a distintos seminarios y simposios de especialistas del área, estableciendo contacto con algunas Sociedades de sueño a nivel nacional. Asistir a estas actividades los hizo, finalmente, decidir realizar otro estudio, pero esta vez a nivel nacional, lo cual significó un reto para ellos. “Fue distinto, porque debíamos llegar a lugares, como por ejemplo, Magallanes, donde no teníamos ningún conocido; pero al final, lo intentamos y funcionó bastante bien: logramos incorporar cuatro mil personas a lo largo de todo Chile”, rememora el estudiante.

Fernando Molt

11


“Es importante intervenir en las personas que tienen trastornos, ya sea con medidas de higiene o de educación del sueño, para que, de esa forma, la población esté mejor y realice sus acciones diarias de la mejor manera”. Doctor Fernando Molt.

ANALIZANDO DATOS Una vez terminados estos dos estudios, los analizaron y los dividieron en tres partes importantes, mediante un cuestionario auto administrado. En la primera parte, caracterizaron al paciente, es decir, se incluyó el sexo, la edad, y la localización de la vivienda: “esto último lo encontramos muy importante, porque pensamos que quizá las personas que vivían en áreas rurales, por tener un poco más de espacio, podrían estar acostumbrados a un ritmo de vida un poco más relajada y podían dormir mejor”, explica Patricio.

En la segunda parte incluyeron el índice de Pittsburgh, el cual se encarga de crear un perfil de la calidad del sueño de las personas, permitiendo conocer cuántas horas duermen, cuántas horas pasan en la cama y cuántos minutos pasan desde que se acuestan hasta que se duermen, etc. Por último, incluyeron la encuesta de Epworth, que permite medir la somnolencia de las personas: si se han quedado dormidas en episodios como leer un libro, después de comer, o mientras esperan la luz roja en el auto, etc.

Patricio Torres

PRINCIPALES RESULTADOS El segundo trabajo fue presentado al Congreso de la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía (SONEPSYN), con aproximadamente 3.313 datos, donde solo se incluyó a personas mayores de 18 años y se utilizaron los criterios anteriores, Pittsburgh y Epworth. ¿Qué resultados se obtuvieron? El 77,9% de la población tuvo alteración en su calidad de sueño, y el 40,7% tuvo somnolencia diurna clínicamente significativa, donde las mujeres presentaban los mayores casos. En cuanto al consumo de fármacos, el porcentaje regional fue de 27%, y a nivel nacional, aumentó a un 33,7%. En tanto, el estudio “Calidad de Sueño y sus alteraciones en el periodo de Confinamiento en la Región de Coquimbo–Chile 2020”, fue presentado en el congreso de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sueño

12

Catalina Valladares

(FLASS), y fue premiado como mejor trabajo científico en modalidad de presentación oral. Acá se concluyó que un 80% de la población regional duerme mal, y aquellos que duermen peor son quienes no realizan actividad física, los fumadores de tabaco y los pacientes con patologías psiquiátricas, como depresión o ansiedad. Respecto a la somnolencia diurna, se obtuvo cerca de un 52% de alteraciones, “esto se traduce en que más de la mitad de la población de la región tiene una somnolencia clínicamente significativa en el día”, esto quiere decir, que pueden quedarse dormidos/ as fácilmente o no estar totalmente despiertos/as, “lo cual es preocupante, porque pueden ser un motivo de accidentes de tránsito o laborales”, subraya Patricio.


BENEFICIOS EN LA SALUD A TRAVÉS DE ESTE PROYECTO El doctor Fernando Molt, explica que estos resultados son fundamentales, ya que, se pueden crear políticas privadas o públicas a raíz de ellos, y así, “intervenir en las personas que tienen trastornos, ya sea con medidas de higiene o de educación del sueño, para que, de esa forma, la población esté mejor y realice sus acciones diarias de la mejor manera”.

Vanessa Flores

En tanto, la académica de la UCN, Marcela Cortés, hace hincapié en que los trastornos de sueño son muy importantes ya que pueden “constituir un factor de riesgo para patologías como obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas, depresión y accidentes (laborales y comunes)”. La información obtenida de los estudios puede ayudar a que las autoridades correspondientes conozcan, a través de diversas cifras, qué está ocurriendo actualmente con la salud de la población, siendo indispensable que se empiece a tomar consciencia sobre ello, y al mismo tiempo, comenzar a cuidar nuestro sueño, puesto que, indirecta o directamente, esto repercute en la salud física y mental de todos y todas.

José Luis Ibañez

“Los trastornos del sueño son muy importantes ya que pueden constituir un factor de riesgo para patologías como obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas, depresión y accidentes, tanto laborales y comunes”. Marcela Cortés, Académica UCN.

13


UÑA

VIC

TONGOY

COQUIMBO

TOPONIMIA:

Investigando el origen del nombre de los lugares Saber el por qué del nombre de un lugar, o bien, graficar en un mapa un río o un lago, son parte del estudio de la toponimia. Para conocer sobre esta disciplina, conversamos con un lingüista y una ilustradora, quienes han acercado los topónimos a las comunidades por medio de estudios, libros y gráficas. Por: Alejandra Miranda Pérez.

C

oquimbo, Tongoy, Elqui, Punitaqui o Vicuña son algunos de los nombres de ciudades, localidades o balnearios de nuestra región; todos lugares hermosos, pero ¿por qué se llaman así? Hay personas que no sólo se lo han preguntado, sino que también, han transformado estas especiales palabras en su objeto de estudio. La toponimia, según el profesor Herman Carvajal Lazo –uno de los expertos en topónimos más destacados de la Región de Coquimbo y del país–, “es una rama de la lingüística cuyo objeto de estudio son los nombres de un lugar”. ¿Tanto importan los nombres de los lugares? Más que una simple curiosidad, investigar topónimos es fundamental para nuestra cultura ya que son expresiones de nuestra lengua y sus distintas influencias culturales, aunque muchas veces los utilizamos sin conocer realmente su significado. “Cuando se estudia una lengua, sobre todo una que se considera desaparecida, los vestigios más

14

perdurables en el tiempo son los topónimos y antropónimos, es decir el nombre de los lugares y de las personas”, explica Carvajal.

Una vida entera dedicada a los topónimos Cuando cursaba sus estudios de Magistratura en Lingüística en la U. de Chile, el profesor eligió la línea de toponimia para su tesis. “Me interesó el aspecto lingüístico de los pueblos originarios, en especial, de los Diaguitas. Previamente, me llamó la atención la aserción generalizada propuesta por Ricardo Latcham, de que el Kakán era la lengua de los diaguitas. Pero, ¿cómo era el Kakán?”, se preguntó. La respuesta a esta discusión está lejos de ser resuelta: “es una lengua perdida; existió, pero con los pocos datos léxicos, principalmente topónimos, antropónimos y algunos vocablos de uso cotidiano, es imposible su reconstrucción idiomática. Sin embargo, hay que intentar una conciliación entre la posición

Herman Carvajal Lazo académica y las ideas que postulan las comunidades que se reconocen como descendientes de los pueblos originarios”, añade. Además de indagar el Kakán, Carvajal realizó un acabado trabajo de investigación: un mapeo de los topónimos desde Atacama a Coquimbo. Se centró en las cartas geográficas de cada río o valle principal, fichando más de 12.000 palabras y consignando su ubicación y coordenadas geográficas. “Busqué los significados en diccionarios indigenistas y, finalmente, las separé en hispanas y no hispanas. El resultado arrojó 2.000 palabras presumiblemente indígenas”, explica. ¿Y un lingüista, tiene alguna palabra favorita? El investigador sentencia que no, pues, “como lingüista, las considero complejos fónicos, ni bonitas ni feas, y son útiles para la intercomunicación”.


Ilustrar topónimos Desde siempre nos hemos apoyado en las formas o dibujos para comprender de manera simple nuestro entorno, tal como lo hace Isabel Guerrero (@isa. guerrero.s), ilustradora científica que formó parte del Proyecto “Relatos de paisaje y toponimia en el valle de los ríos San Pedro y Calle Calle, Región de los Ríos”. “El geógrafo Patricio Contreras me invitó a participar en el proyecto, una iniciativa que implicó un estudio toponímico con las diversas hebras narrativas de su historia natural y cultural”, indica. ¿Qué se encontró Isabel al investigar? “Grafiqué todos los topónimos que surgieron, y descubrí que aquellos de origen mapuche son muy descriptivos y concretos. El ícono del topónimo Tralcán, uno de los que más me marcó, es un cerro que está a orillas del lago Riñihue y significa trueno”, rememora.

Como se aprecia, “bautizar” un lugar determinado, en muchos casos, no es tan sencillo como se cree, pues “en los topónimos y su gráfica hay una dimensión lingüística compleja, es el reflejo de un montón de capas culturales que convergen en un territorio”, explica la ilustradora.

Isabel Guerrero

Mientras Isabel continúa trabajando en diversas iniciativas editoriales y de divulgación científica, y el profesor Herman sigue en su constante búsqueda, los topónimos seguirán entregándonos información de nuestra historia, acercándonos a nuestras culturas ancestrales y, de alguna manera, darán aun más sentido al vínculo que tenemos con el nombre de la ciudad en que nacimos, o con aquellos lugares donde fuimos felices.

15


“UN CIENTÍFICO DEBE SER CAPAZ DE EXPLICAR SU SABER AL MÁS ESPECIALIZADO DE SUS COLEGAS, PERO TAMBIÉN A UN NIÑO” El Doctor Omar Sabaj es uno de los lingüistas más prolíficos y connotados de la Región de Coquimbo, dedicando gran parte de su trayectoria a investigar artículos científicos, uno de los soportes fundamentales de la difusión de esta área.

Por: Alejandra Miranda Pérez.

16


A

diario, escuchamos y leemos en noticieros o redes sociales a comunicadores, y expertos/as que nos explican diversos y complejos fenómenos con palabras cotidianas. Ante una creciente comunidad consumidora de información científica, la comunicación ha tomado un rol protagónico, y por supuesto, deseamos y necesitamos no quedar “colgados” por no enterarnos o por no entender nada al respecto. O bien, aspiramos a no caer fácil en una “fake news” y ayudar, inocentemente, a su propagación. ¿Es importante comunicar adecuadamente la ciencia? ¡Claro que sí! Hoy más que nunca se hace relevante difundir diversas investigaciones y sus alcances a las personas, y esto lo sabe muy bien el Doctor Omar Sabaj Meruane, especialista en alfabetización científica y fenómenos discursivos. Apasionado y de mente inquieta, estudió Literatura y Lingüística Hispánica en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Sus ansias de perfeccionamiento lo llevaron a ir más allá, y mientras cursaba su doctorado en Lingüística en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, surgió su interés por estudiar la redacción de artículos de investigación científica. “Comencé a observarlos como objetos de estudio. Además, son la piedra angular para la producción científica”, explica. Pero, ¿qué es un artículo científico? El lingüista explica que el conocimiento científico se materializa en escritos que conocemos con el nombre de “artículos de investigación”. “En principio, son textos creados por unos expertos dirigidos a otros expertos; pero un científico debe poder explicar sus conocimientos al más especializado de sus colegas, pero también, a un niño en el colegio”, explica. En teoría, parece una tarea sencilla, pero la verdad es que para un investigador se hace difícil explicar en palabras simples qué hace y cómo lo hace… sin morir en el intento. El Dr. Sabaj cuenta que hay científicos que dicen ‘cuando simplifico demasiado mi conocimiento, traiciono su significado original’. Para él, esta es “una discusión entre el conocimiento altamente especializado y el divulgativo, atravesada por la necesidad de los científicos de comunicar lo que hacen”.

EL ESFUERZO DE ACLARAR

GUARDIANES DEL CONOCIMIENTO

Escribir bien, entonces, resulta un factor clave para comunicar de forma entendible el quehacer científico. Pero, ¿qué sería escribir bien? “Caminar, respirar, alimentarse y comunicarse de manera oral son condiciones biológicas, pero escribir es resultado del desarrollo cultural. La lingüística no es una ciencia prescriptiva, por lo que utilizamos la noción de adecuación”, explica.

Muchos de nosotros debemos pensar que la redacción de artículos científicos es un trabajo solitario, sin embargo, y por el contrario, es un proceso que involucra a diversos actores. Uno de ellos es el revisor, un rol que Omar Sabaj releva por considerarlo fundamental, pero que está invisibilizado. “Para un científico es muy importante evaluar el conocimiento de los pares, ya que puede convertir algo potencial en conocimiento. Lo tenemos que valorar, porque somos guardianes del conocimiento”, subraya.

¿Por qué sentimos, entonces, que el conocimiento científico se explica con un lenguaje complejo? Omar relata que, por razones históricas del desarrollo de las ciencias, se espera que la comunicación científica sea objetiva o replicable, haciendo que sus formas lingüísticas tiendan a hacerla más abstracta o compacta. “Ser claro requiere un esfuerzo, pero sería ingenuo creer que el único objetivo es comunicar de manera clara. Hay persuasión, argumentación y retórica, si no, serían un par de tablas con preguntas”, sostiene.

“Ser claro requiere un esfuerzo, pero sería ingenuo creer que el único objetivo es comunicar de manera clara. Hay persuasión, argumentación y retórica, si no, serían un par de tablas con preguntas”.

Sin embargo, convertir ese “algo” potencial en conocimiento científico involucra un proceso de revisión que está en constante tensión, sobre todo por sus plazos, “porque lentifica la difusión del conocimiento. Desde que surge la idea de investigación hasta que se escribe, puede pasar un año y medio; y hay que sumar un año en evaluación y revisión en una revista”, aclara. La redacción de un artículo científico es un proceso meticuloso donde pareciera que no hay cabida a la creatividad. Efectivamente, “escribir un artículo es una tarea mecánica, y no es entretenida ni creativa porque se siguen estructuras bastante convencionales. Sin embargo, lo creativo está en hacer preguntas a problemas relevantes y usar métodos creativos para resolverlos”, explica Sabaj. El trabajo investigativo y su difusión requiere apoyo, pero para el Doctor, ese fomento no está presente, como se desea, en las políticas de nuestro país. “Fui formado en el actual sistema, escribo, investigo, publico, y soy parte de la institucionalidad formal de la investigación de Chile. Dicho esto, considero que el sistema no tiene futuro si seguimos invirtiendo 0,34% del PIB”, recalca finalmente. 17


18


Detalle de diseño en cerámica hallada en Sitio Arqueológico El Olivar. Fotografía extraída de Facebook: “Rescate Arqueológico El Olivar”.

19


ETNOGRAFÍA:

la ciencia de estudiar estructuras y comportamientos sociales y culturales Sus aportes involucran varias áreas en el mundo, desde una tesis hasta estudios de marketing; sin embargo, ¿realmente todos/as conocen a la Etnografía? Por: Romina Gorritti Tafur.

A

lguna vez te has preguntado: ¿cuál es la ciencia que se encarga de observar y estudiar las estructuras y los comportamientos sociales y culturales de un grupo específico? La Etnografía es la respuesta correcta, una rama de la antropología que se ha visto opacada, continuamente, por otras ciencias, por lo que resulta difícil que las personas, en su mayoría, sepan acerca de ella y su aporte al mundo.

20

Gastón Castillo, Arqueólogo especializado en el área, define a la Etnografía como una parte de la Antropología cultural: “se utiliza para investigar movimientos o actividades tradicionales que van quedando en el tiempo”. Es decir, se busca explicar cómo una cierta cantidad de personas, de alguna región o país, tiene una identidad compartida.

¿Y de qué forma se realizan estas investigaciones? Puede ser a través de conversaciones, entrevistas, o compartiendo con el grupo determinado, pero sin alterar sus actividades habituales. De esta forma se puede ingresar a la intimidad de las personas y conocer realmente todo lo referente a ellos/as. Posteriormente, se revisan los resultados obtenidos, pudiéndose llegar a diferentes conclusiones que podrán ser utilizadas de diversas formas.


FOCOS DE ESTUDIO EN LA REGIÓN El experto explica que, por la diversidad cultural, se siguen arrastrando actividades antiguas, existiendo una gran variedad de grupos de estudio. Las comunidades agrícolas o los campesinos son un ejemplo de lo anterior, quienes hacen uso de la tierra de forma colectiva, donde ninguna persona es dueña individualmente. A ellos se les puede encontrar en los llamados interfluvios, entre los valles: “tenemos al norte la comunidad Valle Caldera, que es la más grande de toda la región, y también, la Quebrada Onda, donde se pueden reconocer troncos familiares de una historicidad de 200, 300 o hasta 400 años, aproximadamente”, comenta. Asimismo, es relevante saber que actualmente la comunidad Valle Caldera, la cual se encuentra muy profundamente medida en el sector interno de Las Compañías, está en una lucha por mantenerse, debido a que algunas personas ya no quieren ser comuneros y desean tener derechos individuales, y también: “hay personas que se meten a comprar derechos y que no les interesa mucho la actividad tradicional, sino que están ahí por tener tierras o por hacer alguna actividad industrial y minera”, detalla Castillo.

¿Y existen otros focos de estudio etnográfico? El investigador explica que también está presente la cosmovisión, las tradiciones, las costumbres, la “cultura huasa”, el movimiento de ganados entre verano e invierno, e igualmente, los pescadores, los pirquineros (que ya casi no existen) y la agricultura tradicional. “Ese es el foco más importante que existe de estudio etnográfico en la región”, explica, añadiendo que aunque algunas de estas actividades están industrializadas, “un estudio industrial también es parte de un estudio etnográfico”.

observación de las prácticas culturales de diversos grupos sociales, sino también, tener una participación directa que permite conocer las diferencias entre lo que se dice, se piensa, y lo que realmente sucede en un entorno natural y cotidiano. Cabe destacar que no se debe dejar de informar a las personas estudiadas respecto a los resultados de la investigación: “sería una burla usar a las personas para un fin y después olvidarnos, por eso uno siempre debe informarles lo que está haciendo y lo que se obtuvo”, finaliza Castillo.

EL APORTE DE LA ETNOGRAFÍA Los estudios etnográficos permiten entender y conocer las antiguas culturas, y también, comprender al público objetivo de una empresa determinada con el fin de poder entregar y satisfacer todas las necesidades de los mismos, mediante estrategias de mercado. Entonces, la Etnografía permite no sólo la

21


22


“HACER LA PEGA DE ESTRUCTURAR ANTES UNA NOVELA, ES TODA LA CIENCIA” ¿Existen fórmulas para que cualquier mortal pueda sentarse a escribir una historia, o todo se trata de levantarse una mañana profundamente inspirados/ as? Aunque no se crea, no todo es iluminación, pues narrar a partir de un método, según la autora, es un importante aliado para la creatividad. Por: Pedro Araya Alfaro.

A

menudo se tiende a pensar que escribir y contar historias es una cosa para iluminados y/o inspirados, que luego de ser visitados por una musa o un hada madrina, toman su lápiz y no paran de escribir hasta poner fin en la última hoja. Es decir, no hay esquema que garantice poder contar algo, o en otras palabras, el arte no admite fórmulas para sumar ingredientes y lograr un apetitoso resultado con sabor a gran cuento o novela. ¿Y dónde se consigue un hada madrina si usted quiere escribir por primera vez? No lo sabemos, y de ello no tratará este texto, pues lo que deseamos contar es sobre un método que sí puede ayudar a que las personas escriban, que no se bloqueen a medio camino y que terminen sus obras. Se trata de una fórmula inspirada en el método científico, es decir, que nace de plantearse preguntas, de formular una hipótesis y de seguir fielmente un esquema. ¿Es posible? Bueno, le invitamos a leer lo que sigue.

Esta historia, entonces, se trata del Modelo “Animacéntrico” de construcción narrativa: un procedimiento eficiente para armar una historia sólida, coherente y verosímil, creado por Francisca Solar, escritora y periodista, quien cuenta con estudios de posgrado en Criminología, Psicología Forense y Guión de Cine, y que a la fecha ha publicado 13 libros en dieciséis 16 países. Francisca escribe desde que tiene uso de razón, pues aprendió a leer y a escribir al mismo tiempo, momento en el que desarrolló una obsesión: el diccionario. “Siempre cuento esta anécdota: abría el diccionario en cualquier página, escogía una palabra y la anotaba junto a su significado, y debajo de eso escribía una oración. Desde ahí comencé a narrar un poco más largo”, rememora.

“Aunque este no es el único método para escribir, pues requiere ajustes y observación a medida que surge más información, permite que muchas personas finalicen escribiendo un manuscrito de calidad, es decir, una historia coherente y verosímil”.

23


LA IMPORTANCIA ESTÁ EN EL “QUÉ”

UN PUENTE QUE, SE CREE, INVISIBLE

Luego de muchos años, Francisca se dio cuenta de que, al momento de redactar obras de alta complejidad (novelas), los escritores parten muy bien y terminan muy mal. “La gran mayoría de los escritores comienzan elaborando una trama, y desde allí, desarrollan el resto de elementos: personajes, conflictos, escenarios, etc. Ello, generalmente, da resultados forzados”, explica.

El método desarrollado por la autora es una demostración concreta de que el arte y la ciencia pueden habitar el mismo planeta, y que incluso, pueden bailar de la mano con increíble sincronía y ritmo. En sus palabras, existe una idea muy errada de que el arte es pura emoción y visceralidad, “y claro que lo es; pero no hay que olvidar que también somos seres racionales creando arte, y aunque la construcción artística tiene énfasis en lo emocional, jamás se deja de lado lo racional”, enfatiza.

¿Dónde hallar una solución? Francisca se fijó en lo que tenía más a mano, es decir, su propia forma de escribir, donde lo primero que elabora es el personaje principal de lo que se desea contar. “Se construye, como primer paso, el protagonista, y de allí se obtiene la información necesaria para diseñar la historia o trama. De esta forma, el proceso es orgánico, los elementos calzan y existe ligazón de sentido y un resultado más verosímil”, sostiene. De esta forma, dejando de lado el “qué” se va a contar, e invirtiendo los primeros esfuerzos en el “quién” o en “quiénes”, el Modelo “Animacéntrico” toma forma como una construcción narrativa basada en una hipótesis, que posteriormente, se comprueba mediante una concatenación de pasos lógicos. Pero, ¿es un método realmente infalible para escribir historias? Francisca separa aguas y resalta que una novela, por supuesto, no es ciencia exacta, “y aunque este no es el único método para escribir, pues requiere ajustes y observación a medida que surge más información, permite que muchas personas finalicen escribiendo un manuscrito de calidad, es decir, una historia coherente y verosímil”, explica.

“No hay que olvidar que también somos seres racionales creando arte, y aunque la construcción artística tiene énfasis en lo emocional, jamás se deja de lado lo racional”.

24

De hecho, sostiene Francisca, quienes insisten en mantener la separación de planetas olvidan un factor de gran peso: la literatura se transmite a través del lenguaje, una capacidad cognitiva; “y resulta imposible dedicarse a esto sin comprender la parte racional de lo que estás haciendo, pues toda historia es una estructura, donde escribir no es sólo intuición, ya que hay muchísima pega detrás”, añade. Resumiendo, y bajo los parámetros del Modelo “Animacéntrico”, siempre, antes del cómo, está el qué, y según explica la autora, aquellas personas que desprecian lo racional en al arte, no se detienen a hacer ese trabajo antes de sentarse a escribir, abriendo una puerta gigante a futuros bloqueos creativos. “En mi caso, cuando me siento a escribir una novela, lo hago con mi novela lista, en el sentido que ya sé qué tengo que contar; entonces, hacer la pega de estructurar antes, es toda la ciencia”, sentencia.


“Resulta imposible dedicarse a esto sin comprender la parte racional de lo que estás haciendo, pues toda historia es una estructura, donde escribir no es sólo intuición, ya que hay muchísima pega detrás”.

25


LA SALUD MENTAL VISTA DESDE LA CIENCIA

Por: Lorena Muñoz Bustamante.

En tiempos de pandemia, nuestra salud mental se ha visto gravemente afectada por el encierro, preocupaciones de contagio, por no ver a nuestros familiares, etc. Lamentablemente, factores hay muchos. Es así como desde el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación específicamente desde la División Ciencia y Sociedad, se plantearon el desafío de encontrar, mediante un concurso, proyectos o productos de divulgación enfocados en problemáticas de esta índole. “La salud mental es un tema complejo sobre el que existe mucho desconocimiento, y hoy, más que nunca, es importante socializar el conocimiento desarrollado por nuestros centros de investigación en esta área. Por eso, desde la División Ciencia y Sociedad del Ministerio de Ciencia, lanzamos este concurso, donde, desde la vinculación entre el mundo científico y el mundo creativo, se elaboraron 12 productos de divulgación, en diversos formatos, para tratar distintas problemáticas de Salud Mental”, nos cuenta Rodrigo Tapia, Jefe de la División Ciencia y Sociedad del Ministerio de Ciencia.

26

Estos productos, desarrollados en diversos formatos, están disponibles en la página web www.saludmental. minciencia.gob.cl, permitiendo su acceso de forma remota, y están dirigidos a niñas, niños, jóvenes y adultos, abordando temáticas como el estrés, depresión, adicciones, violencia o bullying, y fueron realizados por equipos multidisciplinarios: investigadores de diversas áreas (neurociencia, psicología), y profesionales de las ciencias sociales, la cultura y las comunicaciones.


PARA LA COMUNIDAD EDUCATIVA:

MENTALIZAR

Instituto Milenio MIDAP Este proyecto consiste en un video animado, además de un manual y cartillas psicoeducativas, desarrolladas como material complementario para la observación. Tiene como objetivo sensibilizar a cuidadores/as, educadores/as, niñas y niños sobre la importancia de la mentalización como herramienta para la regulación emocional y conductual en situaciones de estrés, destacando su rol protector para la salud mental.

SALUD TELEMENTAL

Universidad Autónoma de Chile Estas cápsulas audiovisuales están hechas para promover la educación en salud mental asociada a riesgos emocionales, sociales y familiares, y la prevención del suicidio en la comunidad escolar.

NEUROMUNDOS

Pontificia Universidad Católica de Chile Se trata de una guía ilustrada para generar conciencia, educar y apoyar los procesos de inclusión y de promoción de la salud mental de personas con trastornos del neurodesarrollo y su entorno.

APRENDER A ESTAR BIEN Fellow Group Latinoamerica SpA

Este podcast de divulgación sobre el resguardo de la salud mental en comunidades educativas, está enfocado en síntomas del estrés y técnicas para abordarlo.

27


SOLCÍN Y EL VIAJE DE LAS EMOCIONES Fundación Puente al Sol

Es un libro lúdico infantil para identificar eventos potencialmente traumáticos en tiempos de crisis. Viene acompañado de una guía para el adulto y un tutorial con explicaciones por página, además de consejos sobre qué es esperable y cuándo pedir ayudar profesional.

PEQUEÑOS CONSEJOS PARA GRANDES PROBLEMAS Productora Estudio 19 SpA

Cápsulas animadas que ayudan a potenciar habilidades basadas en la terapia conductual dialéctica, como mindfullness, tolerancia al estrés, regulación emocional y efectividad interpersonal; ello con la finalidad de enfrentar situaciones complejas.

PROGRAMA ¡VAMOS POR MÁS!

Pontificia Universidad Católica de Chile Plataforma web y cápsulas audiovisuales que socializan los diversos recursos generados en el programa “¡Vamos por más!”, enfocado en fortalecer las relaciones de familias con hijos e hijas entre 10 y 14 años.

28


PARA JÓVENES Y ADULTOS:

ILUMINANDO LA DEPRESIÓN

Diseño & Audiovisual Delight Lab Limitada

Estas cápsulas audiovisuales están orientadas a entregar información y recomendaciones sobre el trastorno depresivo en jóvenes y adultos.

NEURÓPOLIS PANDEMIA Cábala Producciones

Capítulo especial de la serie de tv “Neurópolis”, que explora los desafíos del COVID-19. ¿Cómo cambia la percepción del mundo al estar confinados?, ¿cómo el miedo altera la conducta?, son algunas de las interrogantes que plantea y aborda la pieza audiovisual.

¡CUIDA TU ÁNIMO! (COVID-19) Universidad de Chile

Innovadora aplicación móvil que promueve el acceso a herramientas para la prevención e intervención oportuna de la depresión y el riesgo suicida en jóvenes, en el actual contexto sanitario.

EXPERTAMENTE, CUIDA TU MENTE

Fundación Ciencia Impacta Plataforma web que consiste en un espacio virtual de comunicación y diálogo con la población adulto joven chilena -en formato interactivo y cercano-, y que aborda temas de salud mental relevantes a la contingencia nacional, enfatizando la prevención mediante la psicoeducación.

CUÍDAME, LA PANDEMIA NO ES MI CULPA

Pontificia Universidad Católica de Chile Cápsulas de video realizadas para visibilizar y sensibilizar sobre la violencia y abuso infantil en tiempos de pandemia y cuarentena.

www.saludmental.minciencia.gob.cl 29


Tips para mejorar tus presentaciones 1

Sigue la regla del 10-20-30

No pongas más de 10 diapositivas

2

No tardes más de 20 min

Y NO uses fuentes de menos de 30 puntos

Incluye una historia

Te ayudará a conectar mejor con las personas

3

Repite tu mensaje principal tres veces Anuncia lo que les vas a decir Probaremos que

30

Diles el mensaje Entonces el

Y repítelo al final Como vimos, el


4

Aléjate de los BULLETS Incluye imágenes e intenta que el texto no sea mas largo que un tweet

5

No leas directo de tu presentación

Esto solo hará que tus compañeros pierdan el interés en lo que dices.

Y si no es necesario,

evita terminar con :

¿Alguien tiene una pregunta?

Mejor cierra con un slide que resuma lo que presentaste 31


de la Región de Coquimbo: Cuando la vitrina virtual es una nueva aliada para difundir el patrimonio ¿Cómo hacer para que la gente visite un museo en tiempos de pandemia? La tarea no es sencilla, pero los recintos de esta índole en la zona han diseñado nuevas vías de exhibición para sus usuarios y usuarias, y además, han sumado visitantes virtuales provenientes de diversos rincones del mundo. Por: Pedro Araya Alfaro. 32


A

más de un año de la llegada de la pandemia del Covid-19, decir que el mundo ya no es lo mismo que antes es una frase manoseada en todos lados. En los medios de comunicación, en casa, en el almacén de la esquina, todos y todas la hemos dicho o hemos adherido a alguien que ha manifestado tal idea. Todo ha cambiado, y todos y todas nos hemos debido adaptar. Y en esa adaptación, individual y social, hemos presenciado cómo diversos rubros comerciales, la educación, la salud, los medios de transporte y un largo etcétera han brindado sus mejores esfuerzos para seguir adelante sin faltar a los protocolos sanitarios. Pero, ¿y la cultura, el conocimiento? ¿Qué ha pasado allí? ¿Se puede difundir el valor de la historia y el patrimonio cuando no se puede observar, presencialmente, un trozo del pasado o una obra de arte? En tiempos de crisis sanitaria, ¿qué tan relevantes son las artes y sus diversas manifestaciones? Buscando algunas respuestas, El Explorador indagó en 3 museos de la Región de Coquimbo, y he aquí su experiencia y visiones.

EL VALOR DE LA CULTURA EN OVALLE Cuando el mundo y las personas debieron encerrarse, la pérdida de contacto físico con usuarios y usuarias, como así también, con los grupos de personas que habitualmente utilizaban el recinto, fue la primera dificultad que afrontaron en el Museo del Limarí de Ovalle. ¿Qué hicieron, entonces? Lo primero, fue crear un protocolo según las indicaciones del Ministerio de Salud y el Servicio del Patrimonio, y evidentemente, y según relata el director del recinto, Marco Sandoval, ese protocolo significa aforos acotados y funcionamiento sólo 2 días a la semana, pero por sobre todo, “se quitaron todas las muestras interactivas y se estableció una ruta unidireccional de recorrido para los visitantes”, aclara. Además de estos recorridos presenciales con dirección obligada, desde la entrada a la salida, se abrazó a la virtualidad como una importante aliada “pues a través del sitio patrimoniovirtual.gob.cl, se

puede acceder a parte de la colección del museo desde cualquier lugar del mundo”, destaca el director, junto con subrayar la alianza con medios de comunicación de la zona, “que permitieron difundir conversatorios en radios locales y el canal de televisión Astro TV”, añade. ¿Es la virtualidad, entonces, una solución definitiva? Sandoval es cauto al respecto y sostiene que “la virtualidad llegó para quedarse, pero no reemplaza a la experiencia presencial de visitar un museo, que es única”, enfatizando que aún existe una barrera tecnológica, por la imposibilidad de conexión de muchas personas a la red internet. Sin embargo, y obviando las dificultades, el director recalca el valor de la cultura, “que entendida como un todo, ha sido fundamental para todas las personas que han vivido esta situación de encierro, como por ejemplo, la música y el teatro, como también los museos, que se las han arreglado para ser un complemento en la vida de las personas”, sostiene.

33


ADAPTACIÓN EN EL MUSEO ARQUEOLÓGICO Mientras tanto, y cuando la pandemia daba sus primeros pasos en Chile y la región, en el Museo Arqueológico de La Serena se decidió, como primera medida, establecer turnos éticos y proteger a aquellos/as funcionarios/ as de los grupos de riesgo frente al virus. ¿Y cómo se cuidó el museo? Con el apoyo de un grupo reducido de personal se logró “preservar las colecciones mediante el monitoreo climático periódico que se necesita”, relata el director, Ángel Durán Herrera. Luego, y tras varios meses de salas vacías, llegó mayo de 2021 y se pudieron coordinar las primeras visitas de público al museo, quienes tras coordinar previamente, pueden recorrer las dependencias con un tope de 9 personas como máximo. Pero, ¿qué ocurrió durante el tiempo en el que el museo no recibió a personas de forma presencial? Las redes sociales fueron la clave, “desarrollándose charlas y conversatorios sobre actividad patrimonial a través de Facebook y youtube, como también,

34

se compartió información a través del sitio web e instagram, e inclusive, se realizaron algunos concursos”, sostiene el director. Precisamente, ingresar al mundo digital es una las enseñanzas de este periodo, subraya Durán, sin embargo, y al igual que su par del Museo del Limarí, recalca que la preponderancia virtual ha relevado lo que ya no se tiene, “pues la digitalización ha puesto en valor la presencialidad, ya que la posibilidad de estar físicamente en un lugar que difunde conocimiento, es parte de una habitualidad que ya no existe en estos días”, añade.

Ángel Durán Herrera Director Museo Arqueológico

LA ICÓNICA GABRIELA MISTRAL Asimismo, en Vicuña, el 15 de marzo de 2020 fue el último día en que recibieron público sin restricciones en el Museo Gabriela Mistral. Los funcionarios se retiraron a sus hogares

Marco Sandoval, Director Museo del Limarí


sin sospechar jamás que, en mucho tiempo, no volverían a ver personas en las dependencias, dice la directora, Leslie Azócar Poblete. Sin embargo, y al igual que en los museos de Limarí y Arqueológico, el formato online fue la vía para continuar adelante, y que en palabras de la mandamás, se tomó no sólo como una oportunidad significativa de vaso medio lleno, sino que también, tomó un cariz deportivo. “Entrar a la cancha virtual, codo a codo y en igualdad de condiciones, junto a museos afamados como el Louvre o el Prado, fue una oportunidad que brindó la pandemia. De esta forma, logramos llegar a personas que, por diversas razones, nunca van a poder venir al Valle de Elqui”, explica. ¿Entonces, todo se hizo más fácil? Para nada, pues la falta de un audiovisualista con conocimientos contemporáneos del área dentro del personal fue un problema considerable. “Fue complejo, pues si bien ya existía un camino en redes sociales, el enfoque del museo fue siempre presencial, pero, afortunadamente, logramos sortear

esa necesidad técnica”, rememora la directora. Luego, y en la misma senda del vaso medio lleno, advirtieron las ventajas que internet y las redes sociales podían brindarle a las actividades del museo, “asumiendo que la virtualidad llegó para quedarse y que era una oportunidad significativa, pues Gabriela Mistral es tremendamente icónica y cuenta con público en todas partes del mundo”, subraya. ¿Y el público nunca volvió al museo? Claro que regresó, pues otra ventaja que posee el recinto es su infraestructura, con oficinas separadas para funcionarios y funcionarias; a lo que se sumaron las condiciones sanitarias de Vicuña, donde la cantidad de contagios de Covid-19 no han sido permanentemente altos. “Esto nos ha permitido desarrollar trabajo presencial de forma completa, a diferencia de otros museos donde se debe combinar turnos presenciales y virtualidad. De hecho, desde fines de 2020 estamos acá, y aunque nos costó generar el protocolo para atender

visitas presenciales, finalmente hemos recibido público y se ha generado un nuevo recorrido por el museo, el cual ha sido agradecido por quienes nos visitan”, añade. Finalmente, y desde la mirada laboralhumana, Leslie destaca un aspecto que se fortaleció pese a las restricciones sanitarias y sociales: el trabajo en equipo, “pues se dio de forma muy orgánica y todo fluyó muy bien, pese a que nos reuníamos por zoom, todo funcionó, porque además, el equipo es muy bueno”, comenta; y asimismo, relata que este periodo le permitió conocer los mundos internos de los compañeros y compañeras del museo, “y acercarme y conocer mejor a las personas”.

Leslie Azócar,

Directora Museo Gabriela Mistral

Horarios de visita presencial a Museos

Museo del Limarí

Museo Arqueológico de La Serena

Museo Gabriela Mistral de Vicuña

Días de visita: Miércoles y viernes 10:00 a 11:00 y 12:00 a 13:00.

Día de visita: Martes 10:00 a 11:30 y 15:00 a 16:30.

Día de visita: Jueves y viernes 10:00 a 13:00 horas.

Dónde agendar: museo.limari@museoschile.gob.cl

Dónde agendar: mals@museoschile.gob.cl

Dónde agendar: Llenar formulario en

fono: +51 2662282

fono: +56942895443

www.mgmistral.gob.cl

35


El OCÉANO

al alcance de un click Por: Lorena Muñoz Bustamante.

D

e seguro has ido a la playa y disfrutado del mar y la arena, pero ¿alguna vez te preguntaste cuál es la relación que tenemos nosotros con el océano? Sabemos que, desde su origen, el ser humano ha tenido vinculación directa con el mar y nuestra sociedad siempre ha ido generando una relación estrecha con él. Desde nuestros antepasados hasta hoy en día, sigue siendo una de las principales fuentes de alimentos, energía, y hasta lugar de búsqueda de nuevos medicamentos. Sin embargo, siempre hemos visto todo lo que nos da, pero nunca nos cuestionamos: ¿qué le brindamos a él? Justamente esto es lo que el Proyecto Explora Coquimbo, financiado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación y ejecutado en la región por la Universidad Católica del Norte, pretende mostrarnos: la vinculación entre el océano y la sociedad. Así es como llegamos a la creación de una exposición que muestra qué es el océano, el mar, los organismos que viven en él, las interacciones biológicas que tienen estos organismos allí, y también, incorpora al ser humano, considerando lo que hacemos en el ambiente marino, cómo afectamos a este y qué cosas podemos hacer a futuro para mejorar esa relación. ¿La idea fuerza? Difundir estos contenidos y generar en las personas una actitud distinta hacia el mar. “Desde hace unos años atrás se creó esta exposición física con distintos

36

módulos donde la gente podía leer, interactuar para conocer acerca de esta relación entre los océanos y la sociedad. Teníamos un equipo entrenado de monitores para que dialogaran y juegos para que niños y niñas pudieran participar, y a través de eso, poder conversar con ellos sobre este tema” cuenta el director del proyecto, Sergio González. Pero luego, la pandemia golpeó, y todos y todas debimos enfrentar el aislamiento, las cuarentenas, la restricción de la movilidad. En ese entonces el equipo se preguntó ¿Qué podemos hacer con esta exposición? No se podía perder. “La adaptación de la expo se realizó con un equipo de profesionales multidisciplinario, diseñadores gráficos, actores, personas del área científica y educativa; todo con el objetivo de crear un espacio similar a lo que se realizaba en lugares físicos. También se integraron elementos didácticos y se incorporó la narración de los contenidos para hacerlo más inclusivo y simular esa entrega de información que entregaban los monitores cuando la expo recorría la región”, cuenta Javiera Carvajal, encargada de la Exposición durante el 2020. Luego de un intenso trabajo durante varios meses, hoy se puede disfrutar de la Exposición virtual Océanos y Sociedad, que consiste en un sitio en Internet en la plataforma Genially con distintos módulos disponibles de forma interactiva, inclusiva, con láminas, audios, videos y juegos para

que niños, niñas, jóvenes y adultos puedan entretenerse, y también, adquirir conocimiento. “Hace poco se creó un nuevo módulo sobre virus marinos, ya que están tan atingentes los virus, y quisimos demostrar que hay virus en todas partes, porque claro, hay algunos muy dañinos como el que estamos sufriendo hoy por Covid-19, pero igual en el ambiente natural los virus existen y no todos son malo. Por ejemplo, algunos ayudan a controlar los sobrecrecimientos de ciertas poblaciones en el mar”, afirma Sergio González. Y ahora lo sabemos, cuando nos bañamos en el mar… ¡estamos rodeados de virus! Es así como esta exposición interactiva abre las puertas para conocer de forma entretenida y gratuita sobre este océano del cual sabemos muy poco, pero con el que convivimos tanto, y también, permite informarnos sobre cómo o qué podemos hacer para ayudar a conservar estos ecosistemas tan importantes para la vida y sobrevivencia de todos y todas, en vías de un mundo más sustentable. Este año, con la Exposición ya andando, el equipo se propone diversos desafíos para llegar a más personas con estos conocimientos, además de incluir nuevas temáticas que podremos disfrutar próximamente. Ahora, tienes la respuesta a la pregunta inicial: los seres humanos sí tenemos una estrecha relación con el océano, pues claramente influimos en su ecosistema, ¿para bien o para mal? Eso aún está por verse.


www.explora.cl/coquimbo

¿Sabías que el mar es una gran fuente de energía renovable? La energía marina recibe cada vez mayor reconocimiento como una fuente de energía sostenible en el tiempo. En Chile, tenemos un potencial enorme de energía limpia, gracias a los cuatro mil kilómetros de costa que posee el país.

¿Sabías tú que, para estudiar los océanos, se han dividido diversas zonas según su profundidad? Cada una posee características diferentes de luminosidad, temperatura y presión; factores que determinan la distribución de las especies en el mar.

¿Conoces la zona epipelágica? Esta se extiende desde la superficie del océano hasta los doscientos metros de profundidad. En esta zona se dan las condiciones necesarias para que exista una gran cantidad de vida marina, debido a la actividad fotosintética de numerosas microalgas.

37


38


Osamentas humanas y animales halladas en Sitio Arqueológico El Olivar. Fotografía extraída de Facebook: “Rescate Arqueológico El Olivar”.

39


La arqueología en tiempos actuales:

¿qué se está investigando? Una de las áreas de estudio más antiguas de la historia de la humanidad ha ido evolucionando e involucrándose en diversos focos de trabajo. ¿De qué forma ayudan a la sociedad estos cambios y cuáles son sus beneficios? Por: Romina Gorritti Tafur.

40


C

omúnmente, se piensa que la Arqueología solamente se encarga de estudiar e interpretar a las sociedades humanas pasadas a través de objetos materiales. Sin embargo, en el presente ya no es así. Debido a diversos factores, como por ejemplo, la pandemia, los arqueólogos han buscado nuevas áreas de desempeño para aportar con su conocimiento a la sociedad. Pero comencemos comprendiendo qué es la Arqueología. Gonzalo Ampuero, arqueólogo y ex director del Museo Arqueológico de La Serena, explica que aún existe una larga discusión acerca de qué es la arqueología: “muchos dicen que es parte de la Antropología, o que es nada, pero, lo que la Arqueología hace es tratar de rescatar historias de las sociedades pasadas en base a los restos materiales y su ubicación espacial”, detalla. En ese contexto, las nuevas áreas de trabajo de los arqueólogos van más allá e involucran el presente y el futuro de la sociedad, sin descuidar el cuidado de las diferentes culturas y patrimonios existentes, los cuales son una fuente de identidad cultural importante perteneciente a todas las personas. Uno de los campos en los que la arqueología se ha reinventado

corresponde a los estudios de impacto ambiental, los cuales son cada vez más comunes y se enfocan en identificar, prevenir y minimizar los impactos ambientales que producirá una construcción determinada en su entorno, en caso de ser ejecutada. No obstante, estos estudios se ejecutan en relación a lo que piden las empresas y en aquellos sitios que les interesan económicamente. Gonzalo explica que “algunos son muy valiosos, desde el punto de vista puramente arqueológico, y otros, se tratan de cosas más secundarias”. Un ejemplo de ello es el estudio que realizó el arqueólogo sobre el Museo Gabriel González Videla, realizando para ello algunas excavaciones que permitieron interpretar la historia del edificio a través de esta ciencia.

Patrimonio En otro ámbito, el arqueólogo senior, Marcos Biskupovic, quien se retiró hace un par de años del servicio público, se ha enfocado en apoyar proyectos Fondart que “versan sobre patrimonio cultural en el ámbito culinario ancestral, y su continuidad en tiempos históricos y contemporáneos”. Asimismo, indica que, actualmente, trabaja asesorando

a instituciones públicas como el Ministerio de Vivienda y Urbanismo de La Serena, “siguiendo la normativa vigente en esta materia, con el resguardo del patrimonio cultural expuesto a intervención, zonas típicas o pintorescas, según la Ley 17.288 de Monumentos Nacionales”, labores que desarrolla para que las nuevas construcciones o cambios estructurales en la ciudad respeten el patrimonio. Finalmente, es fundamental destacar que estos cambios de enfoque de los arqueólogos buscan el beneficio de la sociedad, considerando que se encuentran en un continuo aprendizaje que les permite involucrarse en diferentes áreas, y no sólo en la historia. Marcos enfatiza que la globalización, junto a otras identidades culturales ancestrales, “nos permite definirnos en la actualidad como una sociedad chilena variada y universal, territorialmente hablando”. Por ello, resulta necesario que las personas puedan ser conscientes de este trabajo y de todos los elementos del pasado del país, a fin de fomentar y priorizar su preservación.

Gonzalo Ampuero

Ex director del Museo Arqueológico de La Serena

41


Si quieres leer más

reportajes, entrevistas y columnas, revisa nuestro sitio web

www.explora.cl/coquimbo

Profile for parexploracoquimbo

El Explorador N° 17, Junio 2021  

La versión de junio de 2021 del Explorador te invita a conocer cómo se investiga en Arqueología, Etnografía, Antropología y Lingüística; y t...

El Explorador N° 17, Junio 2021  

La versión de junio de 2021 del Explorador te invita a conocer cómo se investiga en Arqueología, Etnografía, Antropología y Lingüística; y t...

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded