__MAIN_TEXT__

Page 1


Para Helena y FĂŠlix Para Mora


en destello


esta tregua un resto


Sin pistas. No hay índices que indiquen per tenencias previas, anclajes o acciones. Decís bósforo y abrís un mar a cielos grises, té de manzana, gran bazar y el peso de la tormenta por llegar. Tan deseada. A la entrada de la mezquita esa anciana indica sin palabr as de qué manera es preciso cubrir tu cabeza. En reverencia. Esas formas de la gentileza en tránsito. Sin señal. Sin pistas. A cier ta hora la ciudad resuena como cajita musical. Toda ella en llamado a la oración. Cada tanto ese sonido hace eco: nuevamente en vos.


AsĂ­: posibilidad sĂşbita, amplia.


Resuena: eco que vuelve y aprehende algo que parecía quieto, invoca calmo y sin embargo irr umpe todo esplendor en perfume marzo cuando otoño extiende su dominio y las durantas su larga floración. Replica no impor ta qué paisaje invoque , aparece nuevamente costas del río sin nombre , reposeras otra tarde de calor, la vida pasa lenta y en alguna mesa aplauden la par tida del sol.


Qué trata eso: el tiempo suspende y suspenden las manos detenidas del festejo. Qué al otro lado esa par te de atrás de las cosas: si alguien te dice linda como nunca antes o el aire permanece quieto, ahí posible para vos. Cuántos ahora hacen esta fracción de trayecto, cuánto después traerá su mención.


y extendĂŠs un mar


todo despliegue: como pasan los รกrboles desde la ventanilla de un auto


Tanta ocupación: un ejercicio constante de voluntad. Pedís relámpago, brillo tres o cuatro tonteras que tal vez puedas llevar. Tanta pero tanta tarea paso delante y dos atrás: que entregues a la corriente como si pudiera algo retener se esa medida exacta que contiene la palma abier ta de tus manos.


¿Casamiento o cita? ¿Impor ta? La madre elige chalina turquesa –algo chillona- y la nena propone otra gris, de nacarada liviandad. Apoyada en el marco desde la puer ta obser va cómo retoca maquillaje y peinado esa mujer que además resulta ser su madre . Como un relámpago par te y al salir queda estela del perfume , una chalina ligera que planea. Cómo será su pr imera noche de casa sola o todo lo demás permanece fuera de cuadro.


Broder ie del aire: la blusa de una dama sea celeste rosa o amarillo pálido para caricias a veces retaceadas en urgencias luego descifrada negación. Quién puede afirmar tan seguro de estas aguas no? Levantás tu copa en brindis igual una aguja levantaste para pespuntear la blusa hor as ganadas al sueño y esa lámpara velada por sedas que la niña llamará luego magenta cuando sea ella quien revele y manifieste cier tas prisas: pero nada anuncia esta noche otras caídas, impecable blusa celeste , copa en alto y aunque no se sepa probable el collar de per las, la espalda siempre derecha.


Llegaron las fresias aquĂ­ estĂĄn, evanescentes en silencio tu tiempo demoran en destello.


Abier ta la mañana –súbitamente amplia– toda extensión decantada. Planes de cor to alcance . Desayuno perfecto como si esta vez la maravilla visitara tu mesa: detrás el nido de la cama, sábanas que encontraste para vos desplegadas. Esta mañana toda –súbita y amplia– posibilidad así derramada.


Profile for La Luminosa Editorial

En destello -Constanza Vicco y Andi Nachon  

Destello entendido como los diversos puntos que arman constelaciones de sucesos, capaces de dar relieve al transcurrir. Fragmentación en un...

En destello -Constanza Vicco y Andi Nachon  

Destello entendido como los diversos puntos que arman constelaciones de sucesos, capaces de dar relieve al transcurrir. Fragmentación en un...

Advertisement