Issuu on Google+

/ Entre la Altitud y la Esperanza / Uncharted Cordillera de Sarmiento / Rodellar / Yangshuo / Portafolio: Andrew Burr / Mes贸n Alto

29

$4.000


ii


CONSTRUIDA PARA GRANDES ESCALADAS TRIOLET JACKET: FABRICADA CON GORE-TEX® PARA ENTREGAR EL MEJOR DESEMPEÑO EN IMPERMEABILIDAD, RESPIRABILIDAD Y RESISTENCIA AL VIENTO. Nuestros embajadores castigan los productos en todas las condiciones posibles, para revelar debilidades en materiales o construcción. La alianza con Gore nos entrega tecnología de punta para crear diseños minimalistas, versátiles y durables, que te permitan estar al aire libre todo lo que quieras, haciendo lo que más te gusta. GORE-TEX®, GUARANTED TO KEEP YOU DRY®, GORE, y sus diseños son marca registrada de W. L. Gore & Associates, Inc.

La lluvia barre con Mikey Schaefer: la nueva vía en la cara sur de la Aguja Saint-Exupéry tendrá que esperar. Patagonia, Argentina. KATE RUTHERFORD © 2012 Patagonia, Inc.

patagonia_chile@patagonia.com

facebook.com/patagonia.chile

vimeo.com/patagoniachile

@patagoniachile


Contenidos

8 Editorial 10 In-box La voz de nuestros lectores. Notas de la vida en la montaña. 20 Nuevos Productos Juguetes, fetiches y novedades del mercado vertical. 22 Cine Escalando: Perfiles El análisis de ‘A Perfect Circle’ y ‘La Obsesión’, dos cortometrajes donde vemos el lado íntimo de Steph Davis y Dani Andrada. Por Daniel Castro 30 Entre la Altitud y la Esperanza En este pequeño resumen visual, acompañamos a las cinco expediciones chilenas que este año buscaron las altas cumbres de las cordilleras Pamir e Himalaya.

En esta edición les presentamos un nuevo destino de escalada. Nada menos que el exótico y pintoresco Yangshuo, al sur de China, donde las torres de caliza se funden en el paisaje. En la foto el escalador norteamericano Sam Elias probando lighting (5.14a - 8b+), en el sector de Lei Pi Shan, Yangshuo. Wnag Zhen Portada. Sonnie Trotter escalando Five Year Plan aka Space Time Inversion (5.13a/b), en Backporch, Flatirons, Colorado. Como ya es costumbre, en esta edición exponemos el portafolio de uno de los mejores fotógrafos de montaña. En esta oportunidad Andrew Burr comparte con nosotros sus mejores instantáneas. Andrew Burr

42 U ncharted Cordillera de Sarmiento El relato de una nueva aventura, de exploración y montañismo en el extremo sur de Chile. Por Camilo Rada

70 Info Montaña: Mesón Alto Hoy revelamos los secretos de una de las montañas más representativas del Cajón del Maipo. Por Eduardo Quezada

50 R odellar, la meca de la escalada deportiva en España Mucho más que escalada, Rodellar es la gente y su historia. Por Francisca Costamaillere y Mateo Barrenengoa

76 C iencia de Escalar: Lo otro Un pequeño paréntesis a nuestra usual revisión de cualidades físicas para concentrarnos en algunos métodos complementarios de nuestro entrenamiento. Por Paula Gálvez

56 D estino: Yangshuo, China Si alguna vez soñaste con conocer las lejanas tierras de oriente y no dejar de escalar, presta atención a este nuevo destino. Por Eduardo Navarro

81 P unto Rojo Revisaremos la progresión de nuestros Escaladores , nuevos y no tanto, y el desarrollo de nuestras zonas de escalada. Por Diego Tapia

62 P ortafolio Conoce el portafolio de uno de los más renombrados fotógrafos de escalada. Por Andrew Burr

84 C omparativa: Carpas 4 estaciones Todo lo que necesitas saber para elegir la carpa de tu próxima expedición. Por Armando Moraga


No. 29 Noviembre 2012 Agradecimientos: Francisco Medina Emily Amies Natalia Martinez Gastón Oyarzún Pascale Potin

Director Erick Vigouroux erick@escalando.cl Editor de Montaña Rodrigo Fica aruficax@aruficax.cl

Wang Zhen María José Santamaría María José Moreno Ursula Gomez Diego Sáez

Reinhard Fichtinger

Porque entendemos que HAY QUE AYUDAR A LA CORDADA

Redacción Rafael Olavarría rafael@escalando.org Paula López

Pablo Cortés

Director de Arte

Waldo Farías

Erick Vigouroux

María de los Angeles Medina Osvaldo De La Fuente Camilo Castellanos Y a todos los que hicieron posible la realización de este número.

erick@escalando.cl Diseño Francisca Villalón Natalia Correa Columnistas Guilherme Zavaschi

C ue O rda sp S re po y 10 rt L i , $ 6 67 0 3m ne .0 mt m 00 s. * C ue rd a E Py ntra th nc on e 1 Li $ 52 60 0m ne .0 mt m 00 s. *

C

ue r Ea da gl Pr e o 9 L $ 87 70 ,8m ine .0 mt m 00 s. *

Por la compra de cualquier cuerda dinámica EDELRID, te ofrecemos la segunda a un excelente precio. Tu eliges entre...

Esta edición de 1.500 ejemplares se imprimió en los talleres de QuadGraphics Chile.

otras ofertas ni promociones, hasta agotar stock, bases en www.edelrid.cl.

www.edelrid.cl EDELRID chile

Diego Tapia Paula Gálvez Armando Moraga

Ediciones de Montaña Limitada. Representante Legal: Erick Vigouroux. Dr. Manuel Barros Borgoño 384, of. 21, Providencia, Santiago.

Daniel Castro

Escalando es una marca registrada. Prohibido cualquier uso o reproducción total o parcial de la marca o de esta revista sin consentimiento previo. Las opiniones y publicidad contenidos en esta revista son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten o publican.

Francisco Herrera

La escalada es un deporte de alto riesgo que requiere instrucción especializada. Es tu responsabilidad conocer tus límites y escalar con seguridad. *válido sólo en locales adheridos, no acumulable con

Rodrigo Fica

Fotografía Claudio Vicuña Mateo Barrengoa

Ventas / Suscripciones suscripcion@escalando.cl Contacto / Colaboración contacto@escalando.cl Web www.escalando.org


Patricia Soto. Ha hecho de las montañas y la vida outdoors su lugar de trabajo y hogar desde hace mas de dos décadas. Hoy trabaja full time como Instructora de montaña y Coordinadora de programas en español para NOLS, lo cual lo ve como una gran oportunidad para compartir su pasión y amor por la vida al aire libre, así como el de continuar explorando diversos rincones del mundo.

Tamara Muñoz. Penquista de origen, la menor de 4 hermanos, amante de la música y la naturaleza, se define como montañista por las puras ganas. Trabaja actualmente en DUOC UC Sede Alonso de Ovalle en la carrera de Turismo Aventura y también es miembro del proyecto “Leopardo de las Nieves”, sobre el cual precisamente nos cuenta su experiencia en el pico Lenín en esta edición.

Sebastián Irarrázaval. Médico traumatólogo y apasionado por la medicina de montaña, ha participado como médico de expedición en diversas aventuras en los Andes, Antártica e Himalayas. Su última expedición se llevó a cabo en el Chomolungma, más conocido como Everest, logrando junto al equipo chileno la cumbre de esta emblemática montaña en la conmemoración de los 20 años del primer ascenso de nuestro país.

Rodrigo Fica. En algún momento, décadas atrás, llegó a ejercer como Ingeniero, hasta que la presión espiritual lo obligó a tomar la senda del escalador errante. Aprovechando su fanatismo y habilidades narrativas, Rodrigo se desempeña hoy como editor de montaña de nuestro medio, labor que puede desarrollar desde cualquier parte del planeta, mejor aun si tiene sol, nieve o viento.

Rodney González. Oriundo de San Fernando, dio sus primeros pasos en la montaña y la escalada en roca desde muy pequeño. Técnico en Turismo y Técnico Deportivo nivel 2 de la FEACH en Alta Montaña y Escalada en Roca. Desde el año 2000, es parte del staff permanente de la Escuela Nacional de Montaña.

Camilo Rada. Escalador, montañista, explorador, astrónomo, magíster en Geofísica y como si fuera poco hoy cursa un doctorado en glaciología en Vancouver, Canadá. Ha realizado numerosas expediciones en Antártica, Groenlandia, Himalayas y principalmente en Patagonia, región que lo apasiona profundamente. Es además creador del sitio para expediciones ExpeNews.

Eduardo Navarro. Luego de una larga estadía en Australia junto a su novia, este veterinario y escalador, se propuso recorrer las más recomendadas áreas de escalada del Sudeste Asiático. Donde, entre barreras culturales logró abrirse paso para gozar la escalada en Yangshuo, una de las más impresionantes localidades del sur de China.

Francisca Costamaillere y Mateo Barrenengoa. Muy querida en nuestra tribu, esta creativa pareja de escaladores, entre viajes y escalada han aprendido a tomarse a vida con calma y disfrutar cada momento. En esta edición nos cuentan un poco sobre Rodellar, la Meca de la Escalada en España.

Eduardo Quezada. Es padre de cuatro hijos y, aunque es profesor de profesión, se define como un eterno aprendiz en las montañas y gozador de la vida. Es socio del DAV desde 1999 y Director de Montaña de esta misma institución. Su amor por la Historia del Montañismo y de la fotografía, lo llevaron a reconstruir la historia del Mesón Alto que comparte en esta edición.

Adrew Burr. Este ingeniero geólogo oriundo de California, abandonó su carrera por completo para dedicarse a su nueva pasión, la fotografía. Hoy se perfila como uno de los más cotizados fotógrafos de escalada del mundo. En el Portafolio de esta edición, Burr comparte con nosotros 6 de sus 1500 mejores fotos de escalada.

5


Editorial

La Cordillera de los Andes se extiende por unos 7.500 kilómetros (desde el mar Caribe hasta el Cabo de Hornos), de los cuales 5.000 son nuestro más importante límite territorial continental, conformando el 85% de la superficie chilena (incluyendo la Cordillera de la Costa), generando así diversos escenarios que hacen de nuestro país un fenómeno natural interesantísimo. En el Norte, el Altiplano ofrece un espectáculo diferente y la cordillera se presenta desnuda exponiendo su composición mineral. Más al sur, los Andes ganan altura y, entre sus profundos valles, el agua y la protección de las montañas favorecen la biodiversidad, dando origen a un mundo lleno de vida y alucinante. Hasta llegar al extremo más alejado del continente, que en algún momento se convierte en la única porción de tierra que intenta oponer resistencia a los vientos eternos y poderosos que circundan el globo en esa latitud. En esas tierras, más allá de la Isla Grande de Chiloé, gracias a la acción glaciar, con sus esqueletos de roca cargados de hielo por el viento, las montañas de Los Andes se hunden en un mar de fiordos e islas. Esta inigualable geografía, ha hecho de la inhóspita tierra de los kaweskar un lugar de leyendas, naufragios y escasa documentación. Es aquí donde Revista Escalando cumple un rol, pues nuestra labor es registrar, documentar y ayudar a la difusión, creando un vínculo empático entre la gente y estos remotos lugares con innumerables cumbres vírgenes y cordilleras inexploradas. Donde lo Andes nuevamente desafía a los aventureros, como Natalia Martinez y Camilo Rada, quienes comparten en esta edición su experiencia en la Cordillera de Sarmiento. Realizando exploración y montañismo que poco tiene que ver con la hipoxia, pero si con las habilidades de quienes se sienten capaces de luchar contra las fuerzas del planeta.

Erick Vigouroux Director

En Agosto de este año, Natalia Martinez y Camilo Rada se instalaron sobre el Glaciar Bernal. Durante días de exploración, paciencia y escalada muy técnica, coronaron los cerros Alas de Ángel y Trono, dos de las principales cumbre del a Cordillera de Sarmiento. En la foto, Camilo Rada busca la mejor salida mientras ráfagas de nieve y viento azotaban el segundo escalón en el Alas de Ángel. Natalia Martinez


Desde su teléfono celular, Andrés Zegers registra el Ala Izquierda y la Cabeza de Cóndor, ambas cumbres son parte del Grupo Condoriri (5648 m), las que fueron su objetivo antes de dirigirse al Huayna Potosí (6088 m) Andrés Zegers

Nuevo record para Chile A fines de junio de este año, me dirigí por tierra a Bolivia con dos objetivos: encadenar la cara sur del Ala Izquierda (500 m, 60°) con la cara oeste del Cabeza de Cóndor (300 m, 60°) y luego intentar subir la Pared Oeste del Huayna Potosí. Para la travesía Ala Izquierda-Cabeza de Cóndor, tuve problemas para recolectar información; ni siquiera pude conseguir fotos de la cara Noreste del Ala Izquierda para determinar un posible descenso. Al final, lo único que tuve a mano fue un mapa del Google Earth.

10

El 30 de junio ya me encontraba en el Campo Base. Esa tarde compartí mates y té con otros colegas latinos, para luego meterme en mi propio mundo de cálculos de horario y estrategia de ascensión. Finalmente opté por una muy simple y que en el Sajama, de hacía casi un mes, había sido tan divertida: dejaría todo el material técnico de aseguramiento, tales como cuerdas, tornillos y estacas. Así, dependería únicamente de piolets y crampones para mi ascenso. Si me encontraba en algún terreno en el que sintiese que necesitaría una cuerda, simplemente desescalaría.

Partí a las 5 AM en dirección al Collado Este del cerro Wyoming. No tenía Luna y perdí el camino. Cuando estuve en la base de la pared, traté de tomar algo de líquido y comer, pensando que haber seguido los consejos de pasar por el portezuelo del Wyoming me habían costado alrededor de una hora de más y desgastó sin duda mis piernas. Escalé la ruta y luego, en la arista cimera, tuve mucho cuidado de las pequeñas y traicioneras cornisas que requerían toda mi atención. Llegué a la cumbre todavía temprano y me sentía estupendamente. De ahí me lancé a bajar por la Cara Noreste


del Ala Izquierda, abortando una y otra vez bajo nieve azúcar y roca extremadamente descompuesta; un incierto laberinto que me conducía irremediablemente a sectores desplomados. Hasta que encontré una canaleta de orientación Noreste que bajé por más de 500 metros, para luego retomar otra que me condujo directo al portezuelo del Ala y Cabeza. De pronto me encontré en la constante Cara Norte del Cabeza de Cóndor. Siguiéndola, rápidamente llegue a la arista y luego la cumbre. Inicie el descenso de la ruta normal (400 m, 55°), donde me maravillé gratamente con su belleza y llegue al campamento base como a las 13:30 horas, tras 8:30 horas de aventura. Nada mal. Ahora era el turno de la Pared Oeste del Huayna Potosí (6.088 m, 1.000 m., 70°), donde secretamente quería quebrar el record de velocidad pues sabía que andaba cerca de los tiempos necesarios. Tras un par de días en La Paz, el 4 de julio me encontraba en el Campo Base. Comí, me hidraté y preparé mi material. En la mañana me vestí rápidamente, caminé pausado hasta la rimaya e inicié la escalada. Tomé inmediatamente un ritmo constante y traté de darme el tiempo necesario para sortear las grietas y estar seguro. Sorprendentemente rápido llegué al glaciar colgante al medio de la pared. Miré algunos puentes de nieve para cruzar la rimaya que existe en su parte superior, pero ninguno me dio confianza para cruzarlos, excepto un muro de hielo duro de unos 8 metros a 95º de inclinación. La sensación de escalarlo fue increíble, con 500 metros bajo mis pies, solo, sin cuerda, desplomado. Progrese con calma y seguridad; la salida sin embargo fue mas difícil y requirió concentración y nervios de acero. Proseguí mi escalada, tuve que esquivar algunas bandas de roca y finalmente me encontré en las últimas pendientes de hielo (70°). De ahí, para salir encontré nieve inconsistente en la cual tuve que nadar los últimos 30 o 40 metros. Llegué a la arista y pronto a algunos metros de la cumbre, en que me acordé del reloj y que todavía podía batir el record, así que me apuré. En la cima estuve a las 9:48, o sea, había batido el record: 2 horas y 48 minutos. Hice algunas fotos, terminé de filmar, que se sumaban a la gran cantidad de registros que ya había realizado durante mi escalada, e inicio mi descenso por la ruta normal. En un par de horas llegué a la carretera. Andrés Zegers Santiago


Luego de una pesada aproximación por nieve honda, los coyhaiquinos Hugo Espinoza y Marco Poblete, alcanzarían el canalón que los condujera a la cumbre de hasta ese momento innominado Cerro Azul (1900m?) Colección Marco Poblete

Emperador Guillermo, la Cordillera Olvidada En diciembre del 2010 habíamos hecho nuestra primera incursión en la zona, oportunidad en la que ascendimos el hasta entonces innominado cerro Balcón, el cual, con sus poco más de 1.900 m., nos demandó superar el glaciar de su cara este y pendientes de hasta 50° para acceder a la amplia e inescalada meseta somital. Era nuestra primera incursión en las cumbres del Emperador. Luego de un breve receso a causa de una lesión en la muñeca, decidí volver a esta solitaria comarca montañosa en septiembre de este año. Me coordiné con mi amigo Hugo Espinoza e iniciamos el breve viaje que, en tan sólo una hora y 45 minutos desde Coyhaique, nos dejó en estas montañas que están al alcance de la mano. El acercamiento fue bastante corto y amable, sin embargo, la ultima media hora se convirtió en una autentica lucha cuerpo a cuerpo con nieve honda y lengas “maleteras”, que se incrustaban en nuestras piernas sin previo aviso. Todo hasta que por fin pudimos levantar nuestro campamento sobre un claro en el limite de la

12

vegetación. El resto es conocido: comer, hidratarse, ordenar y a dormir. Al día siguiente salimos a las 07.00 horas, en horario ejecutivo, en la búsqueda de una montaña que había visualizado por Google Earth que me llamaba la atención; una que tenía un canalón de orientación noreste muy evidente y atractivo que se intuía prometedor. En unas tres horas estuvimos en su base, preparando nuestro equipo para encordarnos, puesto que no sabíamos lo que vendría allá arriba. En total hicimos cuatro lindos largos, principalmente sobre una nieve en buenas condiciones que promediaba los 50°, con algunos resaltes cortos de hielo a 60° en el primer largo. En los últimos 50 metros para alcanzar el filo cumbrero encontramos un paso corto de mixto y nieve polvo a 65°, justo antes de alcanzar las rocas donde montamos la reunión con un par de empotradores. En ese momento estábamos agotados pero contentos. De ahí sólo nos restaron unos 15 minutos más para que la cumbre de esta montaña, también innominada, nos mostrara sus secretos. Una

vista espléndida en un día de invierno soleado y maravilloso. Sin encontrar rastros de visitas anteriores, comenzamos el descenso a través de rapeles por el mismo canalón, luego de lo cual eventualmente regresaríamos a Coyhaique infinitamente satisfechos. Sumario Cordillera Emperador Guillermo. Cerro Azul (validándolo), 1.900 m. aprox. Cara Noreste - Ruta “Canalón de los Coyhaiquinos”. Desnivel: 900 m. (250 m. de canalón); 40°60° / AD+. Marco Poblete. Coyhaique Una nueva ruta a un antiguo conocido: Arista Norte Cerro Catedral Esta ascensión formaba parte de los proyectos inconclusos que compartíamos con mi buen amigo Carlos Pinto (Q.E.P.D). Pero tendrían que pasar varios años monitoreando la montaña hasta conseguir los acompañantes


CINCO CORRIDAS SIN LAVAR “No huele” RUNNER’S WORLD

Encuentra Icebreaker en Chile en www.outchile.com Encuentra Icebreaker en Chile en www.outchile.com


C1

El 27 de septiembre Felipe González, André Labarca y Andrés Bozzolo ascienden por una nueva ruta el Cerro Catedral, esa imponente masa rocosa que se eleva entre Lo Valdéz y Puente Colina. El nuevo itinerario sigue a continuación del Diedro de la Tía Yeye (5.7 55m), abierto en 2004 por Carlos Pinto y Verena Egetemeir. Felipe González Donoso

correctos, André Labarca (AL) y Andrés Bozzolo (AB). Comenzamos la escalada por Puente de Colina, por el evidente diedro de la “Tía Yeya”, 55 metros de un fisurón continuo. Luego escalamos un largo 5.6, aplomado y de buenas protecciones; de ahí unos 150 metros de simultáneo con un largo asegurado entremedio de 5.6 de roca suelta, para retomar el formato simultaneo para los próximos 200 metros, de trepe y caminata, hasta lograr conectar al segundo paredón. s el turno de AL en la punta, quien debe esE forzarse al máximo para no botarnos rocas, en un expuesto largo de 5.7 X. El siguiente es de más de 55 metros por un hermoso diedro 5.9; por fin un poco de disfrute. Pensamos estar en la mitad del segundo paredón y es mi turno de tomar la punta. Decido subir en sentido ascendente por unos 10 metros y luego realizar una travesía por un balcón fácil, pero lleno de “electrodomésticos” sueltos, que no tengo intenciones de dejar caer sobre mis compañeros. lgo preocupados por las dimensiones del A fisurón, me tomo las últimas gotitas de agua

14

y comienzo a escalar por una chimenea ancha en la que logro hacer oposición con la espalda y los pies. Después de varios metros sin protección logro emplazar el camalot 6; metro a metro me arrastro como un reptil e intento no mirar abajo. Hacia arriba no se ve tanto más alentador: la fisura sigue ancha y el único seguro grande ha quedado atrás. Sigo, y la fisura ahora es de tamaño de off width vertical, con algunos pasajes desplomados. Seguros algo hay, pero cada 8 o 10 metros. El físico responde bien, pero la mente esta algo colapsada. Estiro hasta el último centímetro de cuerda para lograr hacer la reunión en la sección terminal del paredón. Cansados, pero muy contentos llegan mis compañeros. Ese largo con mochilas no se lo doy a nadie… l finalizar el día instalamos nuestro vivac, A sólo contando con las cuerdas y mochilas como aislante y un pequeño saco de dormir para cada uno. Quizás pasamos frío, pero estábamos tan fatigados que ni nos enteramos. Al día siguiente comenzamos a caminar a las 8:30, tratando de ir por acarreos que van por debajo de la arista rocosa, evitándola, así como los manchones de nieve duros.

os últimos metros de escalada son con roca L suelta, desencordados, para llegar a lo que parece la ante cumbre, en donde instalamos una reunión y nos aseguramos por turno para conseguir llegar a la cumbre del Cerro Catedral. a cima no sólo es el punto más alto de una L montaña, sino también el momento en que el esfuerzo y la amistad tienen un hermoso fruto: el increíble sentimiento de ser privilegiado e insignificante de una sola vez. Felipe González Donoso Santiago Primer ascenso al Cerro Facón. Ya es conocido para montañeros que la Patagonia ofrece escenarios hostiles y de incertidumbre, donde los sueños son realizables con la ayuda de la tenacidad y la búsqueda de la aventura por sus terrenos poco explorados, dado a sus características geográficas. Delicadas agujas y escarpados filos son el escenario en el que se desenvuelve la historia del Cerro Facón, tierra de Tehuelches y Gauchos ubicada al Noroeste del macizo del Ce-


HILLEBERG TENTS STRONG. LIGHT. DEPENDABLE.

Keron La mezcla ideal de máximo espacio y fuerza en un peso mínimo.

Anders Hedeager Pedersen

Encuentra Hilleberg en Chile en:

W W W. H I L L E B E R G . C L Distribuido por www.outchile.com


El “afilado” Cerro Facón, semejante al facón gaucho, fue ascendido por primera vez el 22 de Septiembre por Franco Cayupi Cuevas Daniel Zapata y Pablo Miranda. Franco Cayupi

rro Castillo y al Norte del Cerro Palo, que son las primeras elegantes fortalezas que yerguen a la embestida de los vientos Patagónicos y que son el deleite de los excursionistas que se adentra por estas tierras, a 90 kilómetros de Coyhaique. Es la noche del día miércoles, estamos terminando de arreglar los últimos detalles para la elegante aguja que hemos visto meses atrás junto a Daniel Zapata, un motivado montañista y escalador de estas bellas e inhóspitas tierras. Ahora nos acompañaría también Pablo Miranda un fuerte escalador y montañista local. El invierno finaliza y comienza la primavera en este punto de la tierra con el caprichoso clima de la Patagonia. Nuestra ventana la hemos esperado con ansiedad, 4 días en los que se promete buen tiempo, pero tener la seguridad de su estabilidad sería pecar de soberbia en estos recónditos lugares encantados. Somos tres escaladores, enamorados de la libertad que ofrece el montañismo de exploración. Los mismos que después de recorrer algunos kilómetros desde la Villa Cerro Castillo pasamos la primera noche en el campamento llamado “Porteadores”, lo hemos decidido así ya que debemos reservar fuerzas para lo que viene después del segundo campamento en el portezuelo que está ubicado al norte del Cerro Palo. Como es normal, el cerro nos recibió con un fuerte viento, el cual nos hizo trabajar construyendo una pirca para protegernos y lograr armar la carpa con más seguridad, esto no fue un impedimento para ir y visualizar la vía que nos acompañaría en nuestra búsqueda personal.

16

Teníamos un cielo estrellado y se sentían unos pocos grados bajo cero incluso cuando empezábamos a movernos para dejar la aparente calidez de nuestro abrigo. Eran las 7 a.m. cuando rodeamos hacia el Noreste sobre la laguna glaciar con una cota de 1500 metros aproximadamente, y con pendientes que variaban entre los 50° y 60° de inclinación. Después de llegar al comienzo de la canaleta elegida el día anterior, nos damos la vuelta en busca de otra ya que la nieve que se posaba sobre la ladera de unos 70° no tenía la profundidad suficiente para proteger en ella y la roca se sellaba constantemente dejando placas descubiertas sin posibilidad de protección decente, como es habitual en este tipo de roca, una mezcla de delicado y quebradizo basalto. Es medio día y por fin estamos fuera de la segunda canaleta elegida, luego de que nos diera más que un buen retraso encontrarnos con un tapón de roca, donde al romper un par de agarres me mandé un vuelo que, si no fuese por dos empotradores bien emplazados, el desenlace podría haber sido fatal. Daniel superaría el tapón rasguñando los pequeños resaltes en la roca cubierta por ese hielo acartonado que no brinda seguridad alguna, sacándonos a los rayos del sol que dan confort al agradecido montañero. Después de buscar la protección natural sobre un filo, subió Pablo como cohete para mitigar el castañeteo de mis dientes en un dificultoso avance por unos 100 metros de desnivel con pendientes de 80° aproximadamente y 4 horas de trabajo. Estamos en un filo felices de estar juntos en algún lugar perdido de este maravilloso planeta, pero aún nos queda mucho por hacer. Tras unos rápidos tragos de agua y engullir algo de comida, estamos


Cristóbal Señoret celebra en el único lugar posible sobre la cumbre del Monte Saturno, en la cordillera de Quimsacruz. El final de un viaje excepcional de montañismo y escalada en los clásicos de Bolivia. Sebastián Rojas listos para enfrentarnos al típico laberinto de expuestos filos de estas montañas, que nos obliga a buscar nuevamente por el oeste, bajando y subiendo por escarpado terreno entre roca y nieve hasta que nos dieron las 14 horas.

del portezuelo en donde se ubicaba nuestro querido refugio.

Ahora Pablo con su usual rapidez tira de primero por un largo de roca con nieve buscando la base, pero no es hasta el segundo largo que nos llevaría al hombro cumbrero.

Franco Cayupi Cuevas Coyhaique

Esta bella montaña llevaría el mismo nombre al que se le da al gran cuchillo del gaucho, habitante local de esta rica cultura.

Bolivianostyla Ya estábamos estirando el tiempo, eran las 15 hrs. y nos habíamos puesto hora de tope a las 14 hrs. para bajar, ninguno de nosotros obedeció al mandato auto impuesto y reinó la anarquía en común acuerdo para darle al último largo, de no más de 5.8 pero muy aéreo, en el cual Pablo tuvo que sacrificar el confort de sus bototos plásticos por las ligeras y frías zapatillas de escalada. Luego de superar 15 mts. de desnivel aproximadamente, nuestras almas lograban disfrutar de la simpleza de la vida en una pequeña cumbre, con una vista privilegiada sólo para Cóndores, los maestros del viento. Un cálido y nervioso abrazo de los tres fue el cordón que nos unía a esta elegante y benevolente montaña de aproximadamente 1750 mts. Ahora quedaba el descenso. Después de cortar una cuerda atrapada y realizar largos rapeles que finalmente nos dejarían sobre una canaleta de 75° de inclinación a las 20 horas, justo por debajo una amenazante cornisa del porte de un auto. Rápidamente recuperamos las cuerdas para evitar la caída de semejante pedazo de hielo. A las 21 horas, después de 14 horas de actividad continua y dos litros de agua para tres, nos abrazábamos nuevamente en la tranquilidad

18

Todo comienza con las ganas de conocer este hermoso país; pero principalmente su cordillera, con mi amigo y cordada Cristobal Señoret. El objetivo era hacer la mayor cantidad de cerros que alcanzáramos en 3 semanas; pero sí o sí ir al macizo de Quimsacruz, ubicado a 11 horas de La Paz, el cual sabíamos tenía grandes montañas con muchas fisuras de granito de muy buena calidad. El viernes 20 de julio llegamos a La Paz, gran ciudad, bastante agitada, en su gran mayoría construcciones de ladrillo y rodeada de hermosas montañas, pintadas de lindos colores en las tardes. Una vez instalados en la hostal “El Carretero” organizamos rápidamente todo para el domingo: nuestro destino sería el “Sector Condoriri” donde teníamos la intención de ascender el Pequeño Alpamayo y Condoriri (Cabeza de Cóndor), ambas montañas sobre 5.000 metros. Ese día partimos con toda la motivación. El Pequeño Alpamayo tenía en su primera sección un nevero corto, luego varias antecumbres, una de las cuales debimos desescalar para ya comenzar con la escalada de la montaña en sí. La ruta que hicimos fue la “Directa” la cual


tiene una pendiente de unos 50 a 60 grados por 250 metros, que escalamos en simultáneo para movernos lo mas rápido posible. Una vez en la cumbre la vista era increíble: hacia un lado una pampa gigante y hacia el otro la selva Boliviana. El día siguiente estuvimos compartiendo con la gente del Campo Base, intercambiando contactos, historias, comida, etc. Aprovechando de descansar para intentar después el Condoriri por la Ruta Directa. Salimos bastante temprano pensando en que la primera parte sería más lenta, pero subimos por un acarreo que nos dejó rápidamente en una tarima donde está la base del cerro. Llegamos aún de noche a ese punto, donde estuvimos esperando para que saliera el Sol. Pero finalmente decidimos hacer la “Normal” para no seguir pasando frío, ruta que accede a la cumbre por un canalón de hielo de muy buena calidad, seguida por un hermoso y mítico filo cumbrero. Una vez de vuelta en La Paz tuvimos un día de descanso que ocupamos para organizar el próximo objetivo: Huayna Potosí. Aquí, el viernes 27, llegamos al Campo Base donde nos acogieron de muy buena manera en un refugio; pudimos descansar, aclimatarnos y recibir información sobre la ruta. Al día siguiente partimos bastante temprano con la idea de tener luz al regreso, llegando a la cumbre alrededor de las 14:00 horas y bajando ese mismo día a La Paz por unas cervezas bien heladas. Impresionante lo rápido que se puede hacer esta montaña estando aclimatado, debido al buen acceso que tiene. Después de unos días recorriendo otros lugares de Bolivia, nos encontrábamos preparando nuestra última aventura; esta vez, el monte Saturno, en la cordillera de Quimsacruz. Tomamos un bus a Viloco, el pueblo desde donde comienza el trekking a su Campo Base; 11 horas que fueron eternas debido a que no alcanzamos a comprar boletos, teniendo que irnos en el pasillo del bus; experiencia única. El lugar es magnífico, con muchos boulders y lleno de fisuras por todos lados, además de una laguna de esas que no aparecen en cualquier lugar. Nos preparamos para escalar esta gigante montaña de granito; la idea hacerla era hacerlo en una sola jornada lo más alpino posible. Partimos a eso de las 4 de la mañana con el desayuno, para a las 5 partir caminando y la escalada comenzar a las 8 aproximadamente. Cristobal probó por una gran fisura que finalmente tuvo que bajar debido a que estaba toda cochina, imposible de proteger. Finalmente encontramos una línea que conectaba directo a la cumbre, la cual accedimos después de 7 lindos largos; una cima que solo entraba uno y en puntillas, la cual marcaba el término de este gran viaje, quedando con ganas de volver siempre. Agradecemos a nuestras familias, amigos, mountain sheep, sherpalife y julbo por hacer posible todo esto. Sebastián Rojas Santiago


Nuevos Productos Quasar Jacket Marmot

Super Cell Jacket Patagonia

Con solo 221 gr. pesa poco más que un mosquetón, cuenta con un tratamiento DWR (repelente al agua de uso prolongado) y está construida con tela externa de Pertex® Quantum® y relleno de la mejor pluma 900.

La tercera capa más ligera de Patagonia está fabricada 100% con nylon Gore-Tex® y tecnología Paclite®, una chaqueta de dos capas que entrega impermeabilidad absoluta y que es casi imperceptible en la mochila.

El resultado, una chaqueta de excelente relación peso / abrigo, ultra compacta y que se puede guardar en su propio bolsillo. Una compañera infaltable en la mochila de las damas, que no incrementa la carga y deja suficiente espacio para todo el resto del equipo.

La Super Cell Jacket tiene un diseño simplificado, materiales ultra durables y una sorprendente capacidad de compresión. Con un tamaño mínimo y tan solo 382 gramos, es una compañera ideal que te mantendrá seco y cómodo cuando la lluvia intente aguar el ataque a cubre.

Sus puños elasticados y tecnología Angel Wing Movement™ -que evita que la chaqueta se suba por sobre la cintura al levantar los brazos- son detalles que suman comodidad a la hora de enfrentar cualquier aventura.

Entre sus características destacan un diseño simple y eficiente, gorro compatible con casco y visera laminada, sistema Touch Point™ para ajuste rápido de la cintura y el gorro, paneles de refuerzo bajo los brazos para mejor movilidad, cierres impermeables y dos bolsillos por sobre la línea del arnés. O sea, todo lo que necesitas y nada que sobre.

Andesgear.cl Marmot.cl

Disponible en versiones para hombre y mujer, la Super Cell llega para elevar el estándar en impermeabilidad ultra ligera. Patagonia.com facebook.com/Patagonia.Chile

20


Perfiles CINE ESCALANDO Por Daniel Castro

Muchas veces los films de escalada se basan en el registro de nuevos desafíos, como abrir una ruta, encadenar un grado o proponer un problema. El foco de la película está en una proeza y, casi por defecto, en quien la realiza.

En ambos casos, lo que inspira no es solo el desafío que el escalador(a) aborda, sino que también, y sobre todo, la forma y el estilo de vida que este profesa. Las damas primero:

Cuando el foco está en el escalador y no en el desafío, la obra se vuelve más íntima. Para esta edición decidí escoger dos realizaciones. Ambas tienen como denominador común ser de libre acceso a través de Vimeo, tener estándares de calidad profesional, sistemas de producción reducidos y, sobre todo, ambas se centran en la persona más que en la proeza. Los cortometrajes en cuestión son La Obsesión -un biopic del legendario Dani Andrada- y A Perfect Circle, que tiene como protagonista a una de las grandes escaladoras a nivel mundial, Steph Davis.

22

A Perfect Circle, Steph Davis A los tres años la madre de Steph Davis la metió a clases de piano. Los siguientes quince años los pasaría tocando varias horas diarias hasta que a los 18, en su primer año de universidad, escaló por primera vez. Fue entonces cuando todo el rigor aprendido en las lecciones de piano cobró sentido, al servicio de la pasión. Con el piano aprendió que en la escalada, al igual que con ciertas composiciones complicadas que no se pueden tocar a la primera, se

necesita disciplina, dedicación y constancia. Hay que trabajar las secciones. En este bello film, realizado por los chicos de 3 Strings Media (Keith Ladzinski y Jorge Visser) junto al excepcional saltador BASE Mario Richards y la mismísima Steph Davis, vemos el proyecto de las torres, uno que amalgama las pasiones de esta extraordinaria pareja. Un biopic que rezuma inspiración y sabiduría. Steph se presenta como una mujer decidida y apasionada, pero no por eso impulsiva. Sacó en sólo tres años su Máster en Literatura y tras barajar la posibilidad de tomar un PhD en arte o de estudiar derecho (donde ganó una beca y asistió una semana), se dio cuenta de que lo que realmente quería era dedicarse por completo a la escalada.


Arriba, Steph Davis nos muestra aspectos de su vida personal, y desde su intimidad no permite entender sus motivaciones sus motivaciones y su amor por la vida. A la derecha, Steph abriendo el video en un momento de entrega total. Al frente, freesolendo la Cara Norte del Castleton Tower (130m, 5.11) minutos antes de descenderla en caída libre. Fotogramas de ‘A Perfect Circle’

Siendo la primera mujer en escalar en libre la Salaté Wall, en el Capitán (Yosemite, California) el 23 de octubre del 2005, Steph habla de lo inseguro que se puede llegar a sentir un escalador profesional por la inmediatez inherente a la disciplina. Si bien se planean expediciones con varios meses y hasta años de antelación, al escalar la sensación de presente está todo el tiempo ahí. La escalada como profesión puede parecer un trabajo bastante inestable, pero con la gran recesión económica de los últimos años muchas personas con trabajos estables perdieron sus empleos. Esto explicita que la estabilidad, la seguridad que ésta da, es sólo una ilusión. Steph comenzó el 2005 con el “Tower Proyect” que consiste en escalar las torres de roca (no necesariamente en free solo) del desierto de Moab, en Utah para luego des-

cender haciendo salto BASE. El círculo perfecto, sin cuerdas, lo más puro que puede llegar a ser. Un ascenso y descenso. En A Perfect Circle vemos cinco de las torres más emblemáticas: Castleton Tower, North Face 130m, 5.11 Fisher Tower, Ancient Art, 210m, 5.10 Hindu Tower, Maverick, 60m, 5.13 King of Pain Tower, Ziji, 130m, 5.12 Sister Superior, Jah Man, 67m, 5.10 Durante el film conocemos a Steph y su filosofía de vida y, comprendemos que tal como lo aprendido en el piano se traslada a la escalada, las lecciones aprendidas escalando se trasladan a su vida. Y a la de todos. A continuación algunos extractos de lo que podríamos llamar, perlitas de conocimiento: Siempre hay una diferencia entre pensar

acerca de algo y realmente pasar por todo lo que es necesario para concretarlo. Es interesante comprender que en general los trabajos no tradicionales, si bien son más “libres” y “creativos” demandan más constancia, rigor y disciplina, ya que al ser profesiones tan etéreas, es uno el que debe tirar un cable a tierra. El crux de la vida. Todo está en controlar lo que sucede en la mente. Porque (dejando de lado la preparación previa y la experiencia) para hacer lo que se requiere estando ahí, en la pared sin cuerdas ni nada, lo que hace falta para estar seguro y sentirse seguro se basa en controlar la mente y poner lo que uno quiere ahí sin dejar entrar los pensamientos que uno no desea. No puedes decir, no me voy a caer, porque ahí está implícita la palabra caer. En cambio dices me voy a quedar en la roca.

23


Dani Andrada momentos antes de intentar un nuevo proyecto en Margalef, una de sus escuelas preferidas. Página del frente arriba, Luego de varios años tras haberla reequipado, Dani le da un pegue a La Rambla (5.15a - 9a+). Al frente abajo, algunas semanas antes de encadenar Reina Mora (5.14d - 9a) Cory Richards.

La Obsesión Haroun, el realizador, logra a través de la fotografía, el sonido y la banda sonora un ambiente íntimo y relajado, que nos da la ilusión de estar ahí, con Dani Andrada, distendidamente tras un día de escalada. Andrada habla de sus inicios y motivaciones de un modo totalmente natural y fluido. Jamás se siente por su parte “la obligación” de decir algo para rellenar o darle cierto contenido a las imágenes de escalada. Todo lo contrario, muchas veces son ellas las que complementan y apoyan su discurso. Con los bellos parajes de Cataluña como telón de fondo Dani narra sus inicios en la escalada. Nos cuenta que si bien compitió durante doce años en las diferentes disciplinas de la escalada, lo suyo siempre fue escalar en roca. Mientras nos cuenta cómo al poco tiempo de práctica comprendió que el rol del equipamiento como parte fundamental del deportivo y de comunidad, lo vemos escalar La Reina Mora( 9a) -abierta por Alex Hubert en 1996-

24

con un clima totalmente nublado que dista por mucho de ser la condición ideal para un encadenamiento. Pero, siempre optimista, Dani habla de cómo se lo toma como un entrenamiento. Si es capaz de sacar los pasos y movimientos en esas condiciones, con buen clima la misma ruta parecerá menos dura. Andrada nos cuenta que si bien al inicio hay muchas vías por escalar, no solo con diferentes agarres si no que también de estilos muy diferentes, esto hace que la motivación por equipar no sea mucha. Hoy en día Dani lo ve como parte integral de la escalada. Llevar el taladro es lo lógico para él. En ese sentido, equipar vías es muy creativo, porque se propone una línea. Habla sin problemas de cómo en sus inicios hizo rutas que no le parecen muy buenas y que probó todo, incluso tallando agarres cuando era requerido. Ahora, y desde hace mucho tiempo, prefiere las líneas naturales de la roca, pero dice algo muy interesante: no hay que ser radical o fundamentalista. Él busca la vía natural o lo más cercana a la

natural posible, teniendo en cuenta que las chapas son en sí una intervención. Cerca de su casa, en Espluga Calva, y luego en El Cogul vemos a Dani “blocando” distendidamente. Acá simplemente comparte, se divierte y “juega” con los amigos encadenando uno que otro 7c. Luego, en Margalef, lo vemos en una ruta con un techo interminable, muy del estilo de Dani, totalmente físico. No vemos ni un encadenamiento, pero no importa, la escalada y los movimientos se disfrutan igual. La vida de Dani Andrada se deja ver simple (en el buen sentido) y honesta. Es la vida de un escalador maduro y experimentado. De un profesional que como paso lógico disfruta de los viajes donde conoce nuevas rutas y tiene la posibilidad de equipar nuevas vías. En lo concreto, un viaje a México y abrir una ruta con Chris Sharma en un Tepui Venezolano este 2012. El resto lo deja al destino y a la improvisación.


Para cerrar volvemos a Siurana donde Dani da un buenísimo pegue a La Rambla (9a+) con un día bastante ventoso. Creo que la ausencia de encadenamientos es la que también logra ese tono más íntimo. Mal que mal, no todos los días se encadena, lo que le otorga una gran cuota de honestidad al cortometraje. Valga decir que esta es la primera vez que Haroun se sube a una pared con una cámara y, con sol o nublado, su fotografía es siempre impecable. También hay que destacar el formato utilizado, ultra apaisado, que permite una composición más holgada y armónica que permite ver tanto la vía como el entorno en que se encuentra. Como nota al pie, agregaría que al investigar me he dado cuenta que de una inocente frase como: “(…) si una ruta es natural o no, no es tan grave como lo mucho que se han ensuciado las zonas de escalda (…)”, se formó el clásico debate de agarres artificiales v/s agarres naturales, cuando lo realmente importante es que, independiente a lo anterior, el mensaje es una invitación a preocuparse por el impacto que se genera en los sectores donde se practica este deporte.


Entre el 6 de Agosto y el 8 de Octubre OUT Chile y Revista Escalando realizaron el Concurso Fotográfico: “OUT y Revista Escalando te llevan al RockTrip 2012: Comparte tu experiencia PETZL escalando en Chile”, participando más de 170 fotografías. Se invitó a participar a la comunidad a través del sitio web de la revista y se difundió a través de las redes sociales de Escalando y de OUT. Todo apoyado con afiches promocionales del Concurso distribuidos a lo largo de todo Chile. Como resultado hubo 10 finalistas, 5 elegidos por la Comunidad de Facebook y 5 por el jurado del concurso (Mateo Barrenengoa, fotográfo y escalador, Erick Vigouruox Director de Escalando, Christian Moscoso Director Comercial de Escalando, Angel Bajares Technical Manager OUT Chile, Macarena González Asesora de Comunicaciones y Marketing en OUT Chile, y Rodrigo Fica Escalador y Montañista). Finalmente, de los 10 finalistas, el jurado seleccionó a los tres ganadores:

Segundo Lugar: Pablo Miranda. Curzando una grieta Descendiendo hacia el glaciar colonia, Campos de hielo Norte.

1er lugar: Andrea Cáceres. Su Premio consistió en: Viaje a Argentina al Roc Trip 2012 en Pierda Parada con gastos pagados de traslado (por tierra), comidas (del viaje y la estadía en el Roc Trip hasta el 25/11/12), alojamiento en camping e inscripción al RocTrip + Primera capa ICEBREAKER, Arnes PETZL, Termo PRIMUS 0.75l, Polera PETZL + Inscripcion anual a la Revista Escalando. 2° lugar: Pablo Miranda. Su Premio consistió en: Casco PETZL, Termo PRIMUS, Spork, Primera capa ICEBRAKER + últimos 2 números de la Revista Escalando y Edición Especial #30. 3er lugar: Josefa Valenzuela. Su Premio consistió en: Gri Gri PETZL, 1 Termo PRIMUS, Spork, Calcetines ICEBRAKER, Polera PETZL + Edición Especial #30 de Revista Escalando. Felicitamos a los ganadores y agradecemos a todos quienes participaron enviando sus fotografías a nuestra web o votando en nuestro facebook.

Primer Lugar: Andrea Cáceres. Mano chapando en Ojo Piojo (7b / 5.12b), en el sector El Arrayán. Santiago

Tercer Lugar: Josefa Valenzuela. Lina Torres probando un 7a (5.11d) en el sector de Las Melosas, Cajón del Maipo. Santiago.

27


susC R i

Bテ[onos www.escalando.org/suscribete

escalando.org

facebook.com/escalando

contacto@escalando.org


NAO REACTIVE LIGHTING: Mรกs que potencia... inteligencia.

www.petzl.com/NAO


Los tiempos cambian. Y lo que ayer eran eventos aislados, hoy se han transformado en una continua fuente de aventuras que cada año no deja de sorprendernos. Nos referimos por supuesto a las incursiones nacionales a la altitud extrema, aquella que se arriesga por arriba de los 7.000 metros, y que este año llegaron a cinco. Por un lado una nueva expedición al Everest de Rodrigo Jordán, con su estilo y filosofía. También una al Kangshenjunga, la tercera montaña más alta del planeta, financiada por Chiledeportes. Cho Oyu, la sexta montaña más alta, por dos chilenos en busca de su oportunidad. Lenin, de 7.600 metros de altitud y ubicado en Asia Central, por un grupo que pretende conquistar el “Leopardo de las Nieves”. Y Manaslu, 8.163 m, en un grupo internacional con 2 chilenos, uno de ellos una dama. Cada una de ellas con su propio y particular sello, como ustedes mismos verán a continuación.

Manaslu (8.156 m).

Tracy Dumois

Cho Oyu (8.201 m)

Arsgera/123RF


Everest (8.848 m )

Daniel Prudek

Kangchenjunga (8.586 m)

Matej Hudovernik

Lenin (7.134 m )

Konstantin Savenkov


Manaslu 8.156 m

Aprendiendo a soñar. Por Patricia Soto Me llevó 11 años volver a Himalaya ya que las estrellas no se alineaban (dinero, compañeros de aventura, tiempo, experiencia, salud, etc.); pero hace mucho que aprendí que debemos darle un empujóncito y asumir que la alineación nunca será perfecta. Así llegó Tracy y Pedro, amigos y compañeros de trabajo y aventura en NOLS. Pero no fue fácil, porque los tres trabajábamos en diferentes continentes y en terreno, sin acceso a medios de comunicación. Al final logramos hacer de este sueño una realidad, el cual, si bien no culminó con la cima nos regaló a cada uno de nosotros lo que buscábamos. Sufrimos esta derrota de no hacer cumbre y también perdimos amigos en la montaña. Pero hicimos otros nuevos, nos encontramos a nosotros mismos, fuimos rodeados de un amor y apoyo incondicional por parte de nuestros círculos y una vez más descubrimos el valor de la jornada. Y he aquí que ya estamos en casa. Cansados, con los zapatos sucios, sin dinero, con un dolorcito en nuestro corazón y orgullo, sin trofeos, pero con una gran sonrisa y con la vista en el horizonte... Explorando en nuestros sueños... Porque alguna nueva aventura se vendrá... y porque ¡estamos vivos! Tracy Dumois

32


Cho Oyu 8.201 m

La Esclavitud del Miedo.

Por Rodrigo Fica Este es Rodrigo Echeverría, fotografiado por mí a 8.100 metros de altitud, en los instantes precisos en que se engancha en las cuerdas fijas para acceder el domo somital de la sexta montaña más alta del planeta, el Cho Oyu (8.201 m). Estamos solos en la montaña, son las 4 de la tarde, la tormenta se acerca inexorable y tras 16 horas de esfuerzos por pendientes ajenas, el juego acaba. Hemos dado todo, forzando un intento de cumbre que nunca fue tal, sino más bien un fútil acto de protesta. Debemos regresar con las manos vacías. Pero esta vez no importa, pues finalmente pudimos responder todas aquellas preguntas que nos esclavizaron por años y que ahora nos hace libres. Para imaginar y, también, para creer. Rodrigo Fica

35


Everest 8.848 m

Everest, 20 años desde el primer ascenso chileno.

Por Sebastián Irarrázaval Un mirador sobrecogedor, una oportunidad única… Estamos sobre los 8.600 msnm en la arista sureste del Everest... el horizonte sólo se interrumpe por los gigantes Makalu y Kanchenjunga... seguimos avanzando, paso a paso, con un esfuerzo mental máximo en la que llaman la “zona de la muerte”... Es el primer día de buen tiempo de la temporada para intentar la cumbre de Chomolungma, “la diosa madre de las montañas” y mientras perseguimos ese sueño, cada paso nos ha enseñado a disfrutar, compartir, perseverar y trabajar en equipo… a estirar los propios límites, pero dejar que las cosas ocurran, concentrarse en el presente… No hay límites para nuestros desafíos y sueños, más que los que tenemos en nuestras mentes… Pero siempre con cuidado, paso a paso, apoyados en un buen equipo. Porque como decía Kurt Diemberger “un ocho mil sólo te pertenece cuando lo has descendido, mientras Sebastián Irarrázaval tanto tú le perteneces a él”...

36


Kangchenjunga 8.586 m

Monte Kanchenjunga, un tesoro inalcanzado.

Por Rodney González El Kanchenjunga, de 8.586 metros, es la tercera cumbre más alta del mundo. Ubicada en la frontera de Nepal con India, es considerada una de las montañas más técnicas y físicas del planeta. Por primera vez, 6 andinistas chilenos intentamos conquistarla, de forma totalmente deportiva, es decir, sin Sherpas ni oxígeno suplementario. Nuestra expedición debió sortear no sólo las esperadas dificultades técnicas, sino que el desgarro de Alex, la bronquitis de Daniel y mía, y el accidente de Luis y Mario, lo que nos obligó a realizar un intento semi-alpino y que, a menos de 200 metros de la cumbre, manteniendo la cordada siempre unida, tuvimos que tomar la difícil decisión de volver. Rodney González

39


Lenin 7.134 m

En busca del Leopardo de las Nieves

Por Tamara Muñoz La ex-URSS entregaba una medalla honorífica, denominada Leopardo de las Nieves, a quienes eran capaces de ascender las cinco más altas cumbres que existían en su territorio: Lenin (7.134 m, hoy Ibn Sina), Comunismo (7.495 m, hoy Ismail Samani), Pobeda (7.439 m, hoy Jengish Chokusu), Korzhenevskaya (7.105 m) y Khan Tengri (7.010 m). Como nosotros queremos llevarlo a cabo, partimos este año visitando el Pamir, donde se localiza el Monte Lenin. Éste pone definitivamente a prueba nuestra paciencia, sabiduría y temple por 20 días, hasta que finalmente nos regala el paso a su cumbre. Esto, unido al trabajo y esfuerzo de nuestro equipo, colaboradores y grupo de amigo, hace posible que hoy estemos felices emprendiendo la siguiente parte del proyecto….¡Monte Comunismo Julio 2013! Tamara Muñoz

40


El montañismo es mucho más que alcanzar una cumbre. Es la pasión por la tierra, su geografía y su gente. Es historia y tradición oral de relatos y aventuras que alimentan los sueños de generaciones.

Por Camilo Rada

Al sur del paralelo 49 nacen “Los furiosos cincuenta”, un formidable cinturón de vientos que se desplaza sin obstáculos en su infinita carrera rumbo al Este, persiguiendo al Sol y sus mareas. Las cumbres patagónicas los enfrentan sin protección alguna, salvo el desmembrado contrafuerte de islas que algo aplacan su violencia. Pero ahí, donde muere el Campo de Hielo Sur, se abre un profundo boquerón (los estrechos Nelson y de Magallanes) que anula cualquier moderación, dejando al descubierto la península Muñoz Gamero y la Cordillera de Sarmiento.

Natalia Martinez caminando rumbo al Cerro Trono, atrás se ven las agujas del Cerro Cinco Amigos y más atrás una de las tantas cumbres sin nombre ni ascensiones.­­ Camilo Rada

Es en este expuesto rincón de los Andes donde los elementos se muestran con más intensidad que nunca, con las nubes aferrándose con más fuerza a las cumbres y las tormentas esculpiendo hongos de hielo que alcanzan una exuberancia que no se ve en otro lugar de la América austral.

43


Camilo Rada contemplando el majestuoso frente del Glaciar Bernal mientras, junto a Natalia Martinez, busca el lugar para instalar el campamento base. Natalia Martinez

En síntesis, donde el mal tiempo de Patagonia... es aún peor.

blanca, y la baxa [baja] azul como cardenillo; y lo que no es nevado es negro”

completamente por sus faldas durante 16 días, sin jamás poder ver su cima.

Podría parecer que es masoquismo lanzarse a la exploración de esta región, pero por el contrario, su magnetismo nace de ese carácter indomable que la ha mantenido salvaje y deliciosamente misteriosa.

Este fue el mismo codo de mar que, tras 250 años de olvido, presenció al ferviente y joven Robert Fitz-Roy experimentando por primera vez la emoción del descubrimiento, al encontrar que esta ensenada “sin salida”, como creyó Sarmiento, no era tal, sino que escondía el canal Morla Vicuña (que es la puerta de entrada a lo que es hoy día la provincia de Última Esperanza) y el Canal de las Montañas, el cual ya con su sólo nombre anuncia las audaces cumbres de la Cordillera de Sarmiento.

Otro personaje que se ha de mencionar es Jack Miller, que en 1977 fue el primero en visitar la Cordillera de Sarmiento, intentando alcanzar su cumbre principal junto a su compañero Dan Asay. Pero pasarían 3 semanas sin siquiera ver los dos tercios superiores de las montañas; y los nombres que dieron a las cumbres que ascendieron hablan bien de su experiencia: cerros Tres Furias y Rayos y Truenos.

Tierra de Exploradores. La Cordillera de Sarmiento ha generado profunda fascinación desde 1580, cuando Pedro Sarmiento de Gamboa la explorara asiduamente, buscando cerrarle paso a las correrías piratas iniciadas por Drake. Seducido por su intrincada red de fiordos, Sarmiento exploró hasta “Ancón sin Salida”, en el extremo sur de la Cordillera que hoy lleva su nombre. Siendo él hombre de mar, estas remotas montañas le eran un mundo ajeno, lo que se ilustra por ejemplo en su impresión al verlas, describiendo el hielo glaciar como “nieve azul”: “... la Cordillera-Nevada, la qual parece por esta Abra mui alta y con muchos picos; y uno dellos parece corona que tiene seis puntas, y otra al Sur que parece mano de Júdas abierta y vista por las espaldas. Hai mucha nieve: la alta es

44

Sus eternas nubes la mantuvieron en el olvido, hasta que en 1973 Eric Shipton la contemplara desde la cima del monte Burney, describiéndola como “un magnífico cordón de cúspides aún vírgenes”. Palabras que al poco tiempo impulsaron tentativas norteamericanas e inglesas en busca de sus cumbres. La aventura parecía aún más desafiante dadas las terroríficas características del clima, ilustradas en el hecho de que al legendario Shipton le tomara 3 expediciones poder vencer los escasos 1.750 metros del monte Burney, el cual incluso en una oportunidad rodeó

De visita en la Patagonia 13 años más tarde, Miller manejaba por la carretera cuando vio la Cordillera de Sarmiento completamente despejada. Sin pensarlo dos veces, y sabiendo lo excepcional del evento, dejó todo y corrió a buscar un avión, contratar un piloto y literalmente volar a desentrañar sus misterios. Las fotos revelaron montañas que iban más allá de lo que él pudo imaginar, cuya escala comparó a la de los Alpes Franceses. La magnificencia de lo que registró su cámara fue tal que bastó para convencer a National Geographic de financiar una nueva expedición. Ésta fue realizada dos años después, poniendo este rincón del planeta a vista del mundo y, dado su nuevo fracaso por alcanzar su cumbre principal, cimentaría definitivamente su fama de inexpugnable.


Sinfonía de azules, un bello espectáculo ofrecían los canales subglaciares del Glaciar Bernal. Natalia Martinez

Igual suerte correrían los intentos de ingleses en 1995; luego, en 1998; españoles, neozelandeses y británicos; los chilenos en 1999 y el 2000 los vascos del programa “Al Filo de lo imposible”, quienes, en un segundo intento, finalmente coronarían la Dama Blanca, la mayor cumbre de la Cordillera de Sarmiento, con 1.941 metros de altitud.

vivos, hemos logrado recopilar todas las exploraciones en la Cordillera de Sarmiento, plasmándolas en un mapa.

Conquistada la cúspide principal, todo el cordón caería nuevamente en el olvido.

En este proceso nos involucramos con esta remota cordillera, nos encantamos con su historia y conocimos las hermosas montañas aún vírgenes que abrigaba. Seducidos por el lugar y sus desafíos, decidimos hacer un poco de exploración nosotros mismos y probar suerte en los Cerros Trono y Alas de Ángel.

Nace un Proyecto.

Al Fin Patagonia

Nuestro interés surgió cuando tratamos de dilucidar cuáles cumbres habían sido ascendidas y qué quedaba aún por explorar. Con frustración nos dimos cuenta que en base a los relatos era imposible saber exactamente de qué se estaba hablando.

La expedición contaba con sólo dos integrantes: Natalia Martínez, una experimentada guía de montaña y esquiadora argentina, con largo bagaje de andanzas patagónicas, y quien escribe.

Fue en eso que comprendimos que el patrimonio de las exploraciones se estaba perdiendo, en gran medida por la carencia de mapas de calidad, quedando las historias y los nombres en un limbo sin conexión con la geografía. Decidimos entonces corregir esta carencia y así nació el proyecto UNCHARTED, donde, investigando y contactando a los exploradores aún

Navegamos desde Puerto Natales para desembarcar el 17 de Agosto en el remoto glaciar Bernal, que sería nuestro hogar por 25 días y la vía de acceso que utilizaríamos al plateau. Desde el cual, en teoría, podríamos acceder a las cumbres. Los porteos estuvieron acompañados de viento, lluvia y pésima visibilidad, lo que sumado

a una ruta intrincada por cascadas de seracs y campos de grietas, nos impidió portear directamente a la meseta superior, forzándonos a establecer un depósito intermedio a 400 metros de altitud. Allí capeamos una fuerte tormenta por un par de días en un iglú. Luego, aprovechando una mezquina mejoría del tiempo, seguimos adelante zigzagueando entre grietas hasta que establecimos un Campo Alto a 1.200 m, en una excelente posición para intentar nuestros objetivos. A la mañana siguiente, con el arrullo del viento y la nieve invitando a la procrastinación, fue el impostergable “llamado de la naturaleza” lo que motivo a Natalia a salir al mundo exterior. Desde el saco de dormir salté como un resorte a los gritos “¡¡¡Se veeee!!! ¡Se ve el Alas de Ángel!”. Las nubes se habían rasgado en aquel rincón y podíamos por primera vez ver su cima. ¡Realmente hermoso! Terreno jamás pisado por pie alguno y sobre el cual escudriñamos buscando sus líneas naturales. Rápidamente acordamos la ruta; lo demás estaba dicho... Si se ve, se va, pues, como dice Venables, “Escalar en Patagonia, más que en ningún otro lugar, es acerca de aprovechar oportunidades”.

45


Arriba y abajo, dos vistas de la misma escena mientras caudales de nieve barrían el segundo escalón en el Alas de Ángel. Natalia Martinez

Natalia Martinez enfrentando la chimenea de hielo del primer escalón en el Alas de Ángel. Camilo Rada

“Se hace camino al andar...” Nos apresuramos en pasar los conos de deyección, para ganar terreno seguro al centro del glaciar que divide la escarpada Pared Norte. Mordiendo un excelente hielo avanzamos rápidamente. Teníamos tres escalones que superar: el primero por una estética chimenea, el segundo con una pared extraplomada de un par de metros y el tercero por una sección corta de 70-80°, expuesta pero que pasamos velozmente. Al superar cada escalón, nos tapaban oleadas de nieve que caían desde las pendientes superiores.

46

que estábamos ahí... no veíamos nada, sólo los primeros metros de un escarpado murallón. Sentimos la frustración de tener que abortar el intento, pero después de pensarlo mejor y verificar que el viento era manejable, decidimos probar una expuesta travesía a ver que encontrábamos 50 metros más allá.

Se sentía la falta de equipo, pues aún nos restaba hacer un porteo y contábamos sólo con lo necesario para travesía en glaciar: dos tornillos, dos estacas, dos piolets y una media cuerda... para dos.

Fue motivante dar con una terraza que corría paralela a la base de los hongos, aunque terminó abruptamente frente a una caída fuerte y bajo una pared vertical, tapizada de exuberantes coliflores de hielo. Eran las 14:00 hrs. y nuevamente un sentimiento de frustración... “hasta aquí nomás llegamos”; así es el juego de la exploración. Pero sorprende lo difícil que es echar marcha atrás, sabiendo la magnífica oportunidad que era estar en ese lugar, así que en vez de pensar si podríamos subir o no, decidimos que la única forma de saberlo era intentándolo.

Las nubes lo envolvieron todo. La visibilidad se había ido al piso y el viento aumentaba en la medida que subíamos. Tras un par de rimayas llegamos al filo y a la incertidumbre, pues la Pared Norte era extremadamente dura y nuestra apuesta era la Cara Oeste. Pero ahora

Nos lanzamos a botar carámbanos de hielo y, al llegar a la sección vertical, en la confusa maraña de hielo, se dibujaron líneas, como si se fueran creando ante nosotros, regalándonos pequeñas chimeneas de hielo y canalones que, serpenteando, se iban uniendo para dar una sa-

lida a cada callejón que creíamos cerrado. Con pasos de escalada inestables y psicológicos, fuimos pasando de un canalón a otro, hasta que de pronto lo que creímos imposible estaba bajo nuestros pies. Desde ahí trepamos fácilmente hasta la cumbre, donde nos abrazamos con profunda alegría y el regocijo de haber superado un desafío que requirió de nuestro cien por ciento y de ser los primeros seres humanos en pisar este hermoso rincón azotado por el viento. La bajada estuvo acompañada por fuerte viento, caudales de nieve y oscuridad. Seis rápeles exigieron toda nuestra creatividad y se comieron nuestros dos tornillos, una estaca y un bastón y medio de trekking, cuyos segmentos enterrados, o clavados en nieve dura, nos sirvieron de anclaje. A las 00:30 hrs. llegábamos, tapizados en escarcha a nuestro campamento, donde nos dedicamos a dormir, comer y saborear el gustito de la escalada lograda.

El Misterioso Cerro Trono Contábamos el día número 10 de expedición y aún no veíamos el cerro Trono, que, con sus


Aunque agotados y cubiertos de escarcha, la cordada está feliz por haber logrado la cumbre del Alas de Ángel y por encontrar el campamento entre la niebla. Colección Natalia Martinez

1.879 metros, es la segunda cumbre más alta y sólo 62 metros menor que la Dama Blanca, pese a lo cual se ha mantenido en un anonimato que no corresponde ni a su prominencia ni a su desafiante silueta. Sin saber realmente como luciría, fue un total misterio para nosotros hasta la mañana del 27 de agosto, cuando las nubes se desvanecieron y revelaron una majestuosa aguja bañada en exuberantes hongos de hielo. La montaña superaba lo más salvaje que habíamos imaginado. La necesidad de bajar a buscar más equipo nos hizo perder, a nuestro pesar, un día de buen tiempo. Finalmente el 29 partimos a intentar el Trono, entre nubes y vientos; nada que se pareciera a un día de cumbre. La visibilidad era apenas suficiente para encontrar la metida y ya en los primeros metros unos hongos desproporcionadamente desarrollados nos obligaron a desenfundar la cuerda y comenzar la escalada propiamente tal. Así iniciamos la aventura de trazar una ruta por intento y error, aventurándonos en todas las direcciones posi-

bles, con no más de 40 metros de visibilidad entre terrazas, rimayas, filos y paredes; evaluando y escogiendo adónde apostar la siguiente ficha. Los primeros largos fueron de hielo y escarcha descompuesta, la que a veces nos forzaba a remover medio metro de material antes de poder avanzar. Luego siguió el anhelado hielo duro, que con pasadas verticales nos dejó en una seguidilla de rampas y canales. Hasta llegar a una terraza en la que nos dimos cuenta que el siguiente nivel estaba flanqueado de lado a lado por un borde florecido de hongos y carámbanos de hielo extraplomado, cerrándonos el paso por todos los puntos que la niebla nos dejaba entrever. Pusimos nuestras últimas esperanzas en un hombro que parecía ser el menor de los males, pero una vez ahí, fue claro de que ninguna de las técnicas que algún día habíamos ocupado podía servir para sobrepasar las coliflores de hielo y escarcha, las que formaban un extraplomo de 30 o 40 grados. Decidimos acudir a ideas sacadas de epopeyas ajenas, donde hongos invencibles eran perforados de base a tope. Así, cambiamos un piolet por una pala (que siempre llevamos

por seguridad) y nos trasformamos en gusanos tratando de roer el hielo que se desbordaba de la cumbre. Pasaron las horas y la tarea no resultó fácil. Tras remover varias capas de escarcha, sólo lográbamos descubrir intrusiones de hielo duro pero podrido y agujereado, formando una serie de protuberancias en una bizarra disposición tridimensional, la cual se escapaba de nuestras posibilidades, lo que fue puesto en evidencia por una caída oportunamente detenida. Negándonos a renunciar, decidimos seguir en artificial, colgándonos de tornillos puestos donde se pudiera encontrar un pedazo de hielo suficientemente sólido. Así ganamos un par de metros más. Cuando el gusano asomó la cabeza, un intenso viento blanco no dejaba ver nada, con un frío penetrante y sin la más minima pista de lo que deparaban los siguientes metros. El momento comenzaba a tener el sabor de aquellos en que se guarda la ansiedad en la mochila y se da la espalda a una cumbre que podría estar a un par de metros. Iniciamos los rapeles, con un gustillo a fracaso, pero con la satisfacción de haberlo dado todo.

47


Arriba, de vuelta al hombro del Cerro Trono para retomar el trabajo en el ‘túnel’ en el hongo cumbrero. A la derecha, pala en mano perforando el hongo en medio de la tormenta. Natalia Martinez Página del frente. Arriba, Ruta Cerro Alas de Ángel. Abajo a la derecha, ruta Cerro Trono. En rojo la ruta seguida durante el primer intento y en verde la del día de cumbre. Abajo a la izquierda, detalle de la ruta al Cerro Trono en el hongo de hielo. Colección Camilo Rada

Caída la noche, paramos al abrigo de una grieta para bajar las revoluciones e hidratar. Con el mal tiempo es a veces difícil mantener la calma, en especial cuando el viento cargado de hielo y agresivas ráfagas inspira constantemente una sensación de urgencia. Revisando los puntos de GPS, el mapa IGM sugería que lo que intentamos fue en efecto la cumbre Sur, y señala la cumbre norte como la más alta, lo que contradecía la impresión que obtuvimos de algunas fotos, pero abría esperanzas para un nuevo intento al Cerro Trono.

Segundo Acto Tras varios días de tormenta, el 2 de septiembre la diana sonó temprano, anunciando lo que sería una mañana mágica, como si se levantara el telón del teatro en el siguiente acto. Con una escenografía completamente diferente, una en que las nubes se olvidaban de este azotado rincón del mundo y cada cumbre, con su fresco vestido de hielo, se recortaba en

48

un cielo azul cobalto. Al tiempo, dorados rayos de sol pintaban cimas y valles de un color cálido y ajeno. La nítida vista de la cumbre fue un potente motor tras nuestros pasos. Superados los primeros largos, ya un espeso manto gris cubría el cielo. Pero la visibilidad era excelente, permitiéndonos disfrutar de un paisaje increíble de montañas y enmarañados fiordos que a lo lejos se disolvían en el océano Pacífico. Con buen ritmo llegamos hasta el portezuelo, donde ansiosos nos asomamos para ver el hongo desde el Este; pero en vez de la pasada que buscábamos, encontramos un majestuoso espectáculo de verticalidad, donde el hongo, extraplomado por varias decenas de metros, seguía a pique hasta el fiordo Hermann. Un espectáculo hermoso pero desalentador. Cruzando los dedos partimos hacia la Cumbre Norte, esperando que fuera la más alta. Ansiosos, cada diez metros nos volteábamos para cotejarla, pero poco a poco iban muriendo nuestras esperanzas. Al alcanzar la cumbre nos abrazamos, más

por consuelo que felicitación. La visibilidad no era buena, pero suficiente para ver que la cumbre Sur era más alta, y por su carácter, tenía todo el derecho de ser la verdadera cúspide del Cerro Trono. Es casi absurdo hacer tanto escándalo por unos metros más o menos, pero la cumbre es la cumbre y en ello esta la simpleza del montañismo. Diez o sólo tres metros transforman una obra maestra en un simple intento. Como si Da Vinci hubiera dejado en blanco parte del lienzo de la Mona Lisa; aunque fuera una sección sin importancia, todo el cuadro no sería más que un experimento inconcluso. Mientras descendíamos al portezuelo recapitulábamos los esfuerzos que nos permitieron estar ahí en ese momento, los que se sentían gigantes al lado del par de metros que parecían restar para alcanzar el filo desde el punto alcanzado en nuestro intento. Ahora que lo podíamos observar se veía diferente... o más bien “se veía”. Era tarde, pero tras una difícil decisión optamos por intentarlo nuevamente, no podíamos irnos sin darlo todo.


Ganamos rápidamente los metros hasta el último punto alcanzado, contorsionándonos en esa chimenea de hielo nuevamente cual gusanos, colgándonos de los tornillos. Bastó poner los pies en donde en aquella oportunidad había quedado nuestra cabeza para acceder a terreno más fácil y luego al filo. Estábamos ahí!!! Resultó!! No lo podíamos creer. Fue una batalla que enfrentamos dándola por perdida y el éxito inesperado fue maravilloso. La visibilidad se había ido a cero, nevaba y corría bastante viento, pero no importaba nada, la satisfacción de estar ahí era más grande. Con la última pincelada el cuadro quedó terminado e iniciamos el descenso con la alegría de la cumbre. En los últimos tres rapeles el viento se desbocó, como si un gigante despertara enfurecido al darse cuenta que fue ultrajado mientras dormía. Parecía que la montaña ahora quería sacudirnos de encima con ráfagas furiosas y cargadas de pedazos de hielo que nos dejaron moreteados. Agazapados al suelo para no volarnos, se hizo todo más lento, pero, minutos más minutos menos no impor-

taban y con cuidado los anclajes fueron puestos y los metros de cuerda pasando, para que todo terminara en la carpa, durmiendo con una sonrisa de oreja a oreja. Pero la aventura no había terminado allí, los últimos días fueron en medio de una tormenta de viento que azotó toda la provincia de Última Esperanza, que nos tuvo como títeres en los porteos y rebotando durante horas en el golfo Almirante Montt. Ya en Puerto Natales, chorros de agua caliente nos bañaron y hacia nuestro estomago desfilaron tomates, paltas y chuletas iniciando el lavado de cerebro que poco a poco nos haría olvidar las penurias y soñar nuevamente con explorar alguna montaña olvidada entre las nubes de la Patagonia.

Agradecimientos Damos las gracias a Outdors Research, cuya vestimenta técnica nos permitió seguir adelante en condiciones hostiles.

A ExpeNews por facilitarnos su práctica plataforma de comunicación para expediciones, gracias a la que mantuvimos el contacto con nuestros amigos desde esta remota región. A Carlos Comesaña y Rodrigo Jordan por su apoyo al proyecto UNCHARTED. A Ana María Rada y Daniel Bruhin por hacernos sentir el calor de la hospitalidad magallánica. Y a Jack Miller, David Hillebrandt, Iñaki San Vicente, Felipe Howard, Pablo Osses, Manuel Bugueño y Juan Antonio Villarroel por su valioso aporte en esta primera etapa del proyecto UNCHARTED. Resumen Entre el 17 de agosto y el 8 de septiembre de 2012, Natalia Martinez (Argentina) y Camilo Rada (Chile) establecieron tres campamentos en el valle del glaciar Bernal en la Cordillera de Sarmiento, donde realizaron dos primeras ascensiones: Cerro Alas de Ángel, 1.767 m. (tercera cumbre más alta de la C. de Sarmiento), Pared NE, 550 m., D+. Cerro Trono, 1.879 m. (segunda cumbre más alta de la C. de Sarmiento), Pared Oeste, 500 m., MD.

49


RODELLAR Por Francisca Costamaillere y Mateo Barrenengoa

Novato Marín (60) no solo es el flamante padre de Edu Marín, sino que también es uno de los más conocidos, queridos y añosos escaladores de la zona. En al foto, Novato trabajando la Géminis (5.14a - 8b+), ruta que encadenaría semanas después superando su máximo grado hasta la fecha y probando que la escalada no tiene edad. Mateo Barrenengoa


Muros de piedra y tejados cargados por la historia y la nueva energía escaladora, reciben a los peregrinos que llegan de todo el mundo a rendir culto a la caliza perfecta de Rodellar. Arriba, la iglesia de Rodellar desde la distancia vigila cada movimiento de los escaladores que recorren sus altas bóvedas Mateo Barrenengoa

¿rodellar? Era un día Festivo y nos encontrábamos en Barbastro, a unos 50 kms. del lugar con el que veníamos soñando hace meses. Era ahí donde debíamos bajar del bus que habíamos tomado en la estación SANTS de Barcelona. Nos dijeron que sería muy difícil que en esa época y en un día como aquel, nos llevaran “a dedo” hacia Rodellar; esta es la manera más común de llegar para gente sin auto. Fue así como decidimos tomar un taxi , una manera poco habitual y menos glamorosa de llegar a la meca de la escalada deportiva española. Rodellar suena bien, si hablamos de escalada es increíble, piedra caliza, miles de chorreras, todo tipo de agarres, rutas largas y por montón. Es, probablemente, de los mejores lugares del mundo para escalar. Pero más allá de la escalada, Rodellar es alucinante. Como me decía Novato Marín, un mítico escalador Catalán: “Cuando estas acá, todo se vuelve más hermoso, Rodellar es el paraíso…” Y la verdad es que algo de razón tiene, el lugar es precioso. Un barranco verde, con un río transparente y miles de pájaros cantando juntos como en un sueño. Las paredes son de colores increíbles y las rocas tienen formas tan orgánicas que parecen vivas. De

52

ellas nacen árboles, musgos, flores, colores y texturas que para nosotros eran desconocidas. Acá dicen que las chorreras están vivas y es así, porque cuando llueve las paredes filtran el agua, esta arrastra cal y sedimentos que las van alimentando lentamente. Por esto podemos decir que con cada lluvia las chorreras crecen. Rodellar y la Sierra de Guara fueron, por miles de años, una zona muy agreste y poco frecuentada, incluso un poco desolada por su lejanía y paisaje accidentado. La transformación a lo que es hoy, trae consigo muchas historias. Rodellar era un sitio estratégico. Era el enlace con la montaña (alimentación y panadería), un centro para salir de viaje o comprar cosas para sobrevivir. Aquellos que bajan de la montaña traían patatas y cereales y allí había aceite, vino y almendras, entre otros. Solo había 4 ó 5 casas grandes que se sustentaban en base a su propia agricultura, los otros sobrevivían como trabajadores y cazadores de conejos, palomos, jabalíes y pesca.


Si estás bien entrenado, Rodellar es un excelente lugar para probar suerte a vista, como en esta foto, Raúl Ravanal intentando Made in Mascún (13a - 7c+), en el sector El Delfín. Pascale Potin

A partir del año 75’, aproximadamente, comenzó el tema de los cañones. En esa época, estaban empezando a llegar franceses y había un poco de competencia entre ellos y los locales. Fueron estos quienes comenzaron con los descensos de barrancos, a cargo de “El Grupo de Peñaguara”. Por esos días ya se escalaba en esa zona, pero sólo en tradicional de vías largas. Sobre todo venían franceses seducidos por un libro acerca de Rodellar, la espeleología y otro de los 100 recorridos más lindos de los Pirineos descritos por un escritor Galo. Álvaro Santolaria, no es sólo dueño y fundador del Camping Mascan, además siempre ha sido un ferviente defensor y protector de la Sierra de Guara. En el año 75’ vino una compañía petrolífera que pretendía instalar sus faenas en el sector. Álvaro, junto a la gente de Rodellar, protestaron incansablemente hasta que lograron mantener el valle tal como estaba y mandar a la petrolífera de vuelta. Después de esto formaron una agrupación llamada “Amigos de la Sierra de Guara” en la que participaron algunos políticos y más de 500 socios. Con posterioridad, comenzaron a llegar personas a “jeepear”, generando un gran impacto en el valle, nuevamente

fueron ellos quienes consiguieron frenar la iniciativa y, finalmente, transformar el lugar en un Parque Natural para gestionar de manera correcta y sólida la protección de este maravilloso valle. Ya en el año 83’ se estaba moviendo bastante el tema del turismo en Rodellar. Álvaro se instaló como guía de barrancos y puso una tienda de recuerdos en el pueblo, pero como aún no había nada organizado, todos dejaban basura y no estaba regulada ninguna de las actividades turísticas que crecían rápidamente. Se hacía imprescindible hacer algo al respecto. Las delegaciones provinciales se comprometieron a poner en orden el agua y la electricidad a cambio de que la población cooperara mejorando los servicios. Fue entonces cuando se organizaron y decidieron hacer un camping entre todos. Siendo designado como “conejillo de indias”, Álvaro se encargó de organizar el tema. Junto a 2 vecinos más, pusieron, cada uno, 300.000 pesetas (1800 € aprox.) y entre los 3 formaron un camping con apoyo de las autoridades provinciales. El primer año que abrieron, a veces el agua y la luz no funcionaban bien, lo que los obligó a colocar un grupo electrógeno y así, poco a poco, fueron mejorando las cosas hasta llegar a lo que tenemos hoy.

53


Francisca Costamaillere entre columnas y regletas se entrega a las bondades de la caliza española en Recuerdos de mi Abuelo (5.11a - 6b+), en el sector La Bisagra, Rodellar. Ignacio Barrenengoa

Escalada

La primera escalada del valle de Rodellar data del 1951 en una aguja del barranco de Mascún, camino a Otin (un pueblo abandonado a unos kilometros de Rodellar), por dos franceses P. Minivielle y J. Mole. Luego en el 55´ se escaló por primera vez la Cuca Bellostas, aguja que recibe su nombre por un Señor de la zona de apellido Bellostas con bastante arrastre y éxito entre las chiquillas de la zona. Invitamos al lector a sacar sus propias conclusiones respecto al por qué la aguja más impresionante de Rodellar recibe este nombre. Volviendo a la escalada, la apertura de esta ruta estuvo a cargo de dos chicos de Zaragoza. Durante las siguientes décadas, la escalada clásica fue la protagonista. La apertura de vías más cortas y cerca del pueblo tomó fuerza recién en los 80’s. Nuevamente el protagonismo fue de los franceses. Sin embargo, es en esta década, cuando un grupo de españoles propone el primer octavo de Rodellar (Maldita codicia) equipado ya con parabolts, hoy en día 7c+. Durante los 90’s es cuando la escalada deportiva se dispara y el ritmo aperturista crece muy rápido. Se abren las primeras líneas en sectores como la Gran Bóveda, un desplome muy fuerte y exigente, o Las Ventanas del Mascún, otro sector de características similares. Sin duda el nacimiento de unos de los mejores sectores del mundo para la escalada deportiva.

54

La escalada es muy atlética. Hay que ir con resistencia, ya que abundan desplomes que sobrepasan fácilmente los 30 metros. Al mismo tiempo es una escalada amigable y entretenida debido a sus infinitas formas: estalactitas, chorreras, agujeros, etc. ¡Una escalada genial! Hoy en día, Rodellar cuenta con alrededor de 37 sectores y 530 vías (aprox.). Esto dentro de un espacio relativamente pequeño, lo que facilita mucho los accesos y te permite probar muchas rutas en menos tiempo. Demás está decir lo frágil que es este ecosistema de quebradas y ríos pequeños, pero llenos de vida. Hoy en día se está intentando ser bastante estrictos con el tema de las basuras y debe ser de esta manera. En fin, Rodellar tiene ese encanto que pocos lugares tienen. Va mucho más allá de la escalada y la aventura, se trata de una energía y una sensación inexplicables. Todo lo que se pueda decir es poco y es por eso que, si se anda por España y te gusta escalar, debes pasar por ahí y empaparte de la buena onda e historia que hay en el lugar. Si vas, es muy recomendable quedarse en el camping Mascún, a sólo unos minutos de la roca caminando, resulta ser un lugar muy agradable y con un muy buen bar para terminar el día de escalada con amigos y unas cervezas.


Mateo Barrenengoa pinzando firme sobre las chorreras de Sopas de ajo (5.12c - 7b+) en el sector de la Gran B贸veda. Ignacio Barrenengoa


China

ándate a la

CHINA Escalada en Yangshuo Por Eduardo Navarro

Cuando era chico, la relación más cercana que tenía con “El Imperio del Sol Naciente” eran los restaurantes de comida china (que ni se parecen a lo que son en realidad), y la “idea” de que si hacía un hoyo en el piso llegaría al otro lado del mundo, es decir, a China. El año pasado tuve la suerte de viajar y recorrer varios países. Estando en Tailandia y hablando con unos franceses, me comentaron de un lugar que estaba al sur de China, cerca de Vietnam, que era la nueva “meca” de la escalada deportiva mundial; su nombre, Yangshuo. Llegamos al norte de China, a su capital Beijing, con -7 Cº y nosotros en la mejor tenida playera tailandesa. Sacamos rápidamente las parcas de pluma y empezamos osadamente a tratar de “entender”. Debo comentar que


El destacado escalador chino Liu Yongbang, es uno de los precursores de la escalada en Yanshuo, en la foto lo vemos escalando Over the Moon (5.12c - 7b+), en el sector de Moon Hill, en Yangshuo Wang Zhen


White Mountain es uno de los principales sectores de Yangshuo. Aunque en promedio es menos desplomado que Moon Hill, sus inclinación es bastante exigente. En la foto Liuyong Bang escala Chinaclimb (5.14b - 8c). Wang Zhen

los chinos no se caracterizan por ser muy políglotas, es más, sólo hablan “chino” (que tiene varias variantes y cuatro tonos diferentes, lo que hace que hablarlo sea difícil y escribirlo bordee lo imposible). De inglés poco o nada, puedes preguntar por un Mc’ Donalds o un Kentucky Fried Chicken y no sabrán a qué te refieres; el inglés chino no pronuncia la “r”, y hace que no entiendas ni siquiera cuando te ofrecen una “loom” (room). Créanme que en ningún lugar la capacidad de hacer mímica aflorará tan bien. Todo lo anterior hace que hasta la más simple tarea pueda volverse algo muy complejo, como llegar del aeropuerto al hostal, comer, comprar un ticket de tren, etcétera. Luego de unos días en la entretenida capital, comenzamos a movernos en tren hacia el sur. Pasamos por Luoyang, donde hay unos enormes gigantes tallados en la roca (¡no se escalan!). Conocimos el ejército que mandó a hacer Qin Shi Huang, el primer emperador Chino, con sus 7.000 figuras de guerreros y caballos, cada uno diferente al otro. Finalmente y luego de dos días en tren logramos llegar a Yangshuo, ciudad que según el mismo emperador Quin describió como: “el paisaje más lindo de China.” Yangshuo es el destino de vacaciones de muchos chinos y en sus calles

58

hay una extraña mezcla de restaurantes con acuarios que albergan una gran cantidad de peces y ranas, tiendas que venden todo tipo de recuerdos, mantas, abanicos gigantes con pinturas chinas y cuanta chuchería con luces “Made in China” que queramos encontrar. El paisaje que rodea a esta pequeña ciudad está conformado por infinitas torres de caliza, las que se encuentran más o menos cubiertas de vegetación, con ríos que corren calmos, balsas de bambú y plantaciones de arroz donde se desarrolla el mundo rural chino desde tiempos remotos. Luego de buscar una “loom” y arreglárnosla para que las bicicletas vinieran incluidas por el mismo precio, salimos a recorrer la ciudad en busca de información y los ansiados topos que nos revelarían el potencial real de la zona. Los primeros días salíamos a pedalear en nuestras bicicletas por la carretera. Desde el centro de la ciudad hasta el sector más alejado no hay más de 45 minutos pedaleando. Salimos del camino pavimentado y lo cambiamos por uno de tierra más pequeño. Poco a poco el ruido, las bocinas y las motos daban paso a campos verdes, algunos inundados para el cultivo de arroz, otros con los naranjos cargados de fruta que hacen que flote un rico aroma en el ambiente. Los cascos de las motos se cambian por los gorros


No solo impresiona la escalada y la formación de arco de Moon Hill. Desde su elevación también ofrece un panorama inigualabe, decenas de torres de caliza se elevan desde la planicie. En la foto, un escalador se enfrenta a Red Dragon (5.12 c - 7b+). Wang Zhen

con forma de cono chino, y los búfalos ni siquiera se inquietan ante nuestro paso. Una infinidad de pequeños y grandes tótems aparecen ante nosotros. Es demasiada roca. Hay varios sectores en las cercanías de Yagshuo, sin embargo me referiré a los que según mi parecer son los mejores que visitamos. The Egg. Adivinen por qué se llama así. Es un sector de rutas no muy duras (muchos 5.9 y 5.10), es una placa de caliza vertical con algunos desplomes suaves o techos pequeños en la salida de algunas rutas. Desde la base de las rutas se tiene una vista increíble del lugar, es posible ver los campos inundados y sus agricultores con los pies en el barro que dirigen a sus animales mientras el arado abre el lodo. En más de una oportunidad grupos de trabajadores que cuidaban a sus animales mientras pastaban se sentaban a mirar cómo estos simios con cuerda trataban de escalar una pared de roca vertical. Siguiendo un poco por este camino se encuentra The White Mountain, un imponente paredón de 200 metros de largo por unos 60 metros de alto. Es una placa desplomada de caliza que además de comerte los dedos en las pequeñas regletas, da una sensación de amplitud y altura única. La mayoría de las rutas tienen entre 25 y 30 metros y los grados van desde 5a a 8b+. Pero como en todos lados “se cuecen habas”, la comunidad que vive y trabaja la tierra ahí estaba en disputa, llegando incluso a sacar las primeras chapas de muchas

La vida simple de Yangshuo es uno de sus principales atractivos. Los tranquilos ríos de la región ofrecen una vía de conexión, donde mediante balsas de bambú, los campesinos ofrecen transporte y practican la pesca con cormoranes. Diego Sáez

59


destino lo que debes saber

Yangshuo

Cómo llegar Desde el primer día de en Yangshuo, María José Moreno y el autor, recorrieron sus caminos en bicicletas arrendadas. Tres cuartos de hora más tarde ya estaban mirando sus guías de escalda entre búfalos y campos de arroz. Eduardo Navarro

rutas, según lo hablado con los escaladores locales; chinos, pero por sobre todo australianos, canadienses y hasta un salvadoreño. Ellos nos comentaban que la situación estaba más tranquila y que ahora intentaban explicarles que a fin de cuentas se podían ver beneficiados por los escaladores.

Finalmente, Moon Hill. Si me preguntan cómo se formó esta extraña roca, no tengo idea, pero me quedé con la boca abierta mirando el perfecto círculo y más que eso, el tremendo desplome que se formaba en el medio. Este es un atractivo turístico y usualmente se cobra entrada, pero como los escaladores no gustamos de este tipo de gastos (y puede ser que más aún los chilenos), nuestro amigo salvadoreño nos indicó por donde entrar. A estas alturas las bicicletas ya quedaban en el hostal y comenzamos a escalar con un grupo de escaladores franceses, rusos, canadienses y australianos con quienes pagábamos por una van que nos llevaba y nos iba a buscar ¿qué más cómodo? Moon Hill tiene rutas increíbles. Las que van por la placa son bastante verticales con pequeñas regletas y mientras más te acercas a la base del círculo central, las rutas desploman bastante. Sin duda toda la gama de movimientos que ofrece la pared -hoyos, tufas, pinzas, talones, empeines, mano-pies- crean una escalada exquisitamente deliciosa. Pasamos en Yangshuo algo así como 20 días, disfrutando del pequeño poblado, recorriendo la mayoría de los sectores de escalada y compartiendo con escaladores de todas partes al “otro lado del mundo”.

60

La forma más rápida para llegar desde Chile es volar directo a Hong Kong, luego tomar un bus que se debe tardar toda la noche y que llega directo a Yagnshuo. Volar a Beijing significa varios días en tren, y si no dispones de mucho tiempo puede hacerse bastante lento.

Cambio La moneda oficial en China es el Yuan, uno equivale a alrededor de $75 pesos chilenos. Para que se hagan una idea, es posible conseguir alojamiento en Yangshuo por algo así como 40 yuanes.

Comida Comer en Yangshuo es bastante más simple que en el resto de China, ya que es una ciudad “acostumbrada” a los turistas y en donde se puede comer tanto comida china (la real) como occidental.

Topos Los topos de los diferentes sectores de escalda se consiguen en “Chinaclimb” (www.chinaclimb.com) ubicada en pleno centro de la ciudad.

Info Algunas guía de viajes son vitales para comunicarse con la gente, ya que traen frases que aunque apenas son pronunciables, sí son legibles por los chinos. Una buena alternativa es usar la creatividad y la mímica para conseguir baños, toallas, desodorantes, etcétera.


P

o

r

t

a

f

o

l

i

o

Andrew Burr


Luego de graduarse de ingeniería geológica en la Universidad Utah, Andrew Burr trabajó como hidrólogo en USGS (Centro de Estudio Geológico de Estados Unidos); Pero antes de los cuatro años, Burr renuncia para buscar sus sueños y desarrollar lo que realmente le apasionaba: la fotografía. Hoy, aún sin haber recibido nunca entrenamiento profesional en este campo, es colaborador Senior para la revista Climbing. Andrew Burr ha recibido varios reconocimientos internacionales, como el premio Memorial María Golden Asturco del 2009 que fue entregado en la Competencia Internacional de Fotografía de Montaña en España y el premio Steep Shot Photo Competition del 2009 del Festival de Montaña de Squamish, Canadá. Originario de California del norte, a sus 34 años Andrew Burr vive en Salt Lake City junto a su esposa Laurel, y sus dos hijas Kaia y Sierra.

Puedes ver más de su trabajo en: andrewburr.com

65


1 Andrew Burr 2 Brain Heppner, escalando Rapellruta (5), en Svolvaergeita, Islas Lofoten, Noruega.

1

2

3

3 JC Hunter, encadenando Fantasy Island (5.14c), en American Fork, Utah. EEUU. 4 Brad Heller, en 10000 Restless Virgins (5.10+), The Trapps, Shawangunk Mountains, Nueva York. EEUU. 5 Kyle Dempster, escalando Beam Me Up Scotty (5.11d), en The Waterfront, Little Cottonwood Canyon, Utah. EEUU.

4

5

6

6 Caroline George, Cruzando sus piolets en Ames Ice House (WI5), Telluride, Colorado. EEUU. 7 Herb Crimp, repitiendo el empotre en Hand Delivery (5.11+), Long Canyon, Moab, Utah. EEUU.

7

68


info_montaña

Mesón Alto Por Eduardo Quezada - Ilustraciones por Diego Vergara

Este clásico y gran cerro está ubicado a 33° 40’ de latitud sur y 70° 02’ de longitud oeste. Su nombre, al parecer, se origina por el glaciar que tiene forma de una mesa suspendida a gran altura (4.500 metros) y que cuelga hacia el valle del río Yeso. De sur a norte podemos ubicarlo como parte de un gran espinazo de cumbres que se inicia en el cerro San Francisco y continúa con los cerros Morado, Jorge San Martin, Punta Carancho y rematando en las alturas del mismo Mesón Alto. Aparece ya en el “Diccionario Jeografico” de Luis Riso Patrón, en 1924, donde se comenta que... “En sus escarpadas rocas se encuentran nieves eternas”.Su ubicación es privilegiada pues es atalaya de los valles Estero Cortaderas, Arenas y del Yeso (antiguo Valle de Piuquenes). Tiene tres cumbres, las cuales de norte a sur son: la principal, de 5.257 metros; la Punta Gervasutti, de 5.253 metros; y la punta meridional, o Punta Saavedra, de 5.190 metros.

70


La Pared Sur del Mesón Alto fue ascendida por primera vez en 1966 por Gastón Oyarzún y José Ambrus. Casi 15 años después, vendría la osada ascensión de la cordada adolescente Medina-Maccio a establecer un nuevo itinerario. Gastón Oyarzún 71


El 12 de enero de 1929 Albrecht Maass, Otto Pfenniger, Harald Wulff y Emil Conrads contemplan por vez primera el paisaje desde la cumbre del Mesón Emil Conrads / Colección DAV. A la derecha: Con tres vivacs en la pared, el 19 de diciembre de 1966 la cordada Ambrus - Oyarzún escaló por Alto. primera vez la pared sur del Meson Alto, utilizando una elegante ruta mixta, el espolón del viento, y alacanzando la cima bautizada como La Cúpula del Viento. Esta fue la última gran escalada de José Ambrus, y la primera para Oyarzún, que recién me iniciaba en las ascensiones de altura. En la foto, Joseph Ambrus resuelve uno de los muchos pasajes de dificultad en hielo y roca que defendieron la ruta de los jóvenes montañistas. Gastón Oyarzún

Hubo un primer intento de ascenso por miembros del DAV (Club Alemán Andino), quienes, entrando al cerro El Morado desde el NW, probaron ascender El Mesón por el acarreo de su Cara Norte, la que mira hacia el Embalse del Yeso, llegando casi hasta los 5.000 metros, donde bautizaron esa estribación como cerro Caymán. Hubo un segundo esfuerzo algunos días después, esta vez exitoso, donde Otto Pfenniger, Harald Wulff, Albrecht Maass, Emil Conrads y Gerd Von Plate encontraron al fondo del valle del Cortaderas una pasada hacia el glaciar del Mesón, a un costado de un “morro” (Cerro Ciervo). Ellos ascendieron por acarreos y posteriormente por neveros con grietas, hasta situar un campamento a 4.100 metros. Como anécdota, se puede decir que llevaban entre sus mochilas pintura negra para marcar la ruta en el glaciar; lamentablemente ésta se mezcló con tierra, terminando por deshacerse sin cumplir la función para lo cual fue llevada. Al día siguiente, 12 de enero de 1929, intentaron cumbre. A medio recorrido tuvieron que dejar a su compañero Von Plate; el final del glaciar lo alcanzaron a las 15:30 horas, luego subieron los últimos 300 metros por mala roca para llegar a la cumbre, hasta entonces virgen, a las 17:00 hrs. Allí escribieron “Berg Heil” con tiza en una pirca construida y desplegaron una bandera. Relatan que desde tal punto podían perfectamente ver a un

72

Von Plate que los esperaba con total paciencia. El retorno igual implicó un vivac forzado de los cinco antes de salir del glaciar. Este largo relato realizado en conjunto por Kuhn y Von Plate está plagado de alusiones a las diversas actividades en la zona, recorriendo lo actualmente conocido como el Embalse del Yeso pero que en aquella época albergaba una pequeña laguna (Laguna del Valle). Su prosa, romántica y detallada, cuenta desde la caza con escopetas de pollollas (aparentemente piuquenes) pasando por el detalle de los menús, la relevancia de las mulas y las anécdotas de su arriero, el famoso José María Castillo. Consideraban además relevante dar los detalles de las señales que religiosamente realizaban diariamente, a las 8 de la noche, que se hacían desde el Campo Base del Morado hacia el Mesón Alto y viceversa, con luces y disparos de escopeta y revólver. Con los años se irían escalando las otras cumbres del Mesón. La Punta Gervasutti sería ascendida por Sergio Kunstmann, Raúl Celery, Bión González y Osiel González del Club Almont, el 9 de diciembre de 1951, por la ruta del estero Cortaderas. Y luego, el 3 de enero de 1953, la Punta Saavedra, por Jorge Aravena, Sergio Díaz, Jorge Duprat, José Rivera y Jorge Valastin.


Como ocurre normalmente, conquistadas las cimas principales, fueron abriéndose otros itinerarios en las montañas. La destacable y famosa Pared Sur, un extraordinario recorrido en roca y hielo considerada por muchos como una de las más hermosas de la cordillera central, fue abierta por vez primera por José Ambrus y Gastón Oyarzún, el 17 de diciembre de 1966, línea que termina en otra cumbre relacionada dentro del mismo filo y que ellos denominaron Cúpula de los Vientos (5.140 m). Tiempo después, Francisco Medina y Germán Maccio abrirían otro itinerario en la Cara Sur, siguiendo los empinados neveros localizados más a la izquierda de la Oyarzún-Ambrus y también terminando en la Cúpula de los Vientos. En noviembre del 2006, Andrés Zegers y Ralph Jaiser realizarían el primer ascenso por la Cara Sur en el día, que tendría la particularidad de obligarlos a descender por un itinerario inédito por la Cara Este (65°, 5.6), dado que la ruta de ascenso presentaba fuerte caída de piedras. Posteriormente, a comienzos de enero del 2008, Rodrigo Fica se encargaría de realizar el primer ascenso en el día en solitario, siguiendo variantes a la Oyarzún-Ambrus en 20 horas y media y que denominó “Vivir sin Miedo”. Posteriormente Nicolás Von Graevenitz y Francisco Urzúa, en el 2003, abrirían la última vía de la cual se tenga registro, por su Cara Este.

Sobre estas líneas, a la derecha un joven Pancho Medina con tan sólo 17 años, quien junto a su amigo Germán Maccio (QEPD), de 16 años, desafiaron a la autoridad y la Cara Sur del Mesón Alto en 1980. Colección Francisco Medina. Como era de esperarse, su osadía sería fuertemente criticada y les traería problemas con las instituciones de la época: “Recuerdo que estando en Baños Morales, nuestro objetivo inicial era la pared sur del San Francisco pero, unos días antes, la comisión técnica de la rama de montaña de la Universidad de Chile, club al cual pertenecíamos, nos había prohibido intentar tal ascenso, ya que pensaban que nos faltaba mucho por aprender. Así que para no desafiar tan abiertamente a la autoridad, nos decidimos a ir por esta cara que en esa época tenía sólo una ascensión. Información no teníamos salvo la aproximación a la pared, así que caminamos todo el día hasta la base, donde vivaqueamos y mientras avanzábamos tratamos de ver por donde podíamos encontrar una linea que nos hiciera sentido. Lo que yo no me esperaba era que cuando regresé a Santiago, nos encontramos con bastante molestia, no tanto de parte de la gente de la Universidad de Chile, sino del Cuerpo de Socorro Andino, donde decidieron hacerme la ‘ley del hielo’. Nunca entendí mucho esta reacción y fue el comienzo de mi alejamiento de esta institución, que se concretaría un año mas tarde.” - Francisco Medina

A la fecha, no se cuenta con información de ascensos invernales por la Cara Sur.

73


DESCRIPCIÓN DE LAS RUTAS Ruta Original Estero Cortaderas: Pfenniger,Wulff, Maass, Conrads, 1929 Desde el valle del Yeso (km. 17) se sigue curso del estero Cortaderas, hasta que se abre hacia el Norte. Una dura subida da paso a un plateau al costado de una ladera; aquí cae una importante cascada originada desde donde termina el glaciar del Mesón. Aproximadamente 6 horas; primer campamento a 3.200 metros. Luego se asciende por un acarreo de piedras grandes o nieve (dependiendo de la estación) en dirección este y posteriormente al norte, hasta empalmar con el glaciar, el cual se asciende en primer lugar hacia el poniente y luego hacia el oriente, evitando una grieta importante. Se avanza en dirección a la Punta Saavedra hasta ubicar otro campamento, preferentemente sobre un grupo de grietas a 4.250 metros. Desde aquí se avanza por el glaciar hasta su término. Se sigue por la derecha, por una arista de rocas o algunos canalones, hasta llegar a la cumbre en aproximadamente 5 horas.

Ruta Normal “La Ventana”: Bachmann-Echeverria, 1949 Desde el campamento Vipato (km. 21 ruta del Yeso) se sube en dirección este hacia una meseta con vista a los acarreos de la Cara Oeste del Ciervo, donde hay una pequeña lagunita. Antes de llegar a la base del

74

acarreo a la izquierda se divisa un gran muro de rocas ubicado unos 300 metros sobre el plateau. Sobre aquel aparece un portezuelo que une el Cerro Ciervo con el Mesón Alto. Se asciende por acarreos sobre el muro de rocas, hacia la derecha, por 6 a 7 horas, hasta instalar un campamento a 3.800 metros, en el portezuelo ya mencionado. Desde aquí se avanza en dirección de la Punta Saavedra, buscando un sector donde existe un paso, o “Ventana”, a 4.100 metros, que permite subirse al glaciar sin problemas. Esta jornada demora aproximadamente 4 horas. Y la siguiente, ya en el glaciar mismo, otras 4 a 5 más antes de acceder a la cima. Ruta Normal Pared Sur: J.Ambrus-G.Oyarzún, 1966 Desde un campamento ubicado a pies de la primera cascada, en la parte final del glaciar que se encajona al final del valle del Loma Larga, comienza la ascensión, por terrazas de 5 a 10 metros de alto y pasando entre las grietas que separan cada sérac. La cascada se separa de la pendiente por una rimaya, tramo conocido como “La Trampa”, la cual se escala por el lado derecho, bajando a su fondo y luego remontando por una chimenea de hielo. Se progresa por las rocas del filo SE, por donde, históricamente, se tiende a instalar un vivac. A partir de ese lugar, se progresa por la derecha, ya que la izquierda está cerrada por bloques de hielo con una gran pendiente. Se sigue por una canaleta de unos 80 metros de largo con hielo muy duro.


Después de cruzar una rimaya que exige un largo de cuerda, se ve claramente al fondo una rampa de hielo, conocida como la Pendiente Delta. Consiste en unos 150 metros de largo y una pendiente de 60 grados, en su primera parte, hasta llegar a 75-80 grados en la salida. Se ha de ascender en forma diagonal ascendente, hacia la derecha, hasta alcanzar el largo filo somital denominado “Pilar de los Vientos”. Éste se sigue hasta el pie de una pirámide de rocas donde termina la ruta de hielo del filo SE (El Escorpión), que puede ser utilizado para un segundo vivac. Luego un largo y medio de escalada 5.8-5.9, la parte más difícil, para retomar el Pilar nuevamente por unos 400 metros, por pendientes de 60 grados. Hasta que comienza a declinar y termina en la Cúpula de los Vientos. Ruta Maccio: Maccio-Medina, 1980 Con igual campamento a la Ambrus-Oyarzún, se asciende por el espolón rocoso a la izquierda del glaciar colgante. Escalada aérea de IV grado, difícil. La arista conduce, tras un rapel, a una planicie de hielo que es atravesado por una gran grieta. Ésta se cruza descendiendo y volviendo a escalar por el lado contrario, utilizando algún puente de hielo en travesía ascendente. Se suben 100 metros hasta instalar un vivac. Luego una canaleta de unos 55 grados y a través de bandas de roca descompuesta. Finalmente penitentes en una pendiente de 60 grados que se siguen hasta llegar a la Cúpula de los Vientos. Ruta Comercial: Urzúa-Von Graevenitz, 2003 Se sigue el curso del estero del Morado montándose sobre las morrenas del Loma Larga. Se deja, a la izquierda y atrás, el colgante del Morado, el valle glaciar que cae de la punta Cacharro y el glaciar de la Punta Saavedra, pasando desde la Cara Sur a la Cara Este del cerro. Al fondo del valle aparece un cerro glaciado y redondo (Cerro Reina) instalado entre el Mesón Alto y el Loma Larga como final del valle del Morado. El campamento (primero o segundo dependiendo de contar o no con movilización propia) se instala a sus pies, cuidando de las grietas y caídas de material desde el Mesón. El ascenso se realiza por el costado oeste del valle a través de la penúltima pala de nieve que cae del mesón. A continuación se supera una rimaya denominada “Cita a Ciegas”. Se mantiene la ruta por la pala cargándose siempre hacia la izquierda y sin abandonarla por unos 600 metros, entre 30 a 50 grados. Una vez que la pala comienza a cerrarse se debe traversear hacia el sur (izquierda) unos 20 metros para alcanzar otra. Seguir ésta (60 grados) por unos 100 metros, manteniéndose a la derecha, evitando el portezuelo de la izquierda. Se alcanza luego la canaleta final, de 4 metros de ancho, 30 de largo y de un máximo de 65 grados de inclinación, que conduce directamente a la cumbre.


Ciencia de Escalar

Lo otro

Por Paula Gálvez • Ilustración por Francisca Villalón

El cuerpo es un conjunto de capacidades infinitas. Integrándolas se logra el equilibrio desde todo punto de vista que se refleja a través del movimiento. En esta edición quisimos hacer un paréntesis entre las cualidades físicas que venimos revisando para poder ver las demás que no son principales pero que son las que controlan el movimiento, sobretodo en escalada. Como trabajarlas? Que deportes son un buen complemento a la escalada? Como lograr este equilibrio?

A las cualidades físicas que no son básicas se le llama también complementarias, coordinativas, motrices, destrezas y de muchas otras maneras, estas están determinadas por el sistema nervioso y se refieren a la capacidad del cuerpo para desarrollar una serie de acciones determinadas. Dependen de la edad, las condiciones genéticas, la estimulación, el trabajo de las mismas, los hábitos de vida y la mentalidad. Existen muchas, pero hay algunas mas relevantes para la escalada como las que describiremos a continuación. La agilidad, es la capacidad para cambiar de dirección de manera eficiente y rápida. Mantener una buena agilidad significa combinar velocidad, fuerza y equilibrio con gran coordinación. Para la escalada es más importante que la velocidad misma y optimiza movimientos e incluso suple carencias de fuerza y técnica. El equilibrio para la escalada es fundamental, se dice que es imposible realizar una acción motriz sin que participe. La coordinación es la cualidad que permite utilizar en conjunto el sistema nervioso con el muscular de manera simultánea y armoniosa. Escalando nos permite enlazar movimientos y fluir de manera eficiente. Se dice que aproximadamente a los 27 años comienza a disminuir, por lo tanto no hay que dejar de trabajarla nunca, cada vez que te pones un desafío motriz y buscas resolverlo, estás trabajando la coordinación y te estás volviendo un poco más inteligente motrizmente hablando. La Orientación temporo espacial y percepción son parte de la escalada,

76

darnos cuenta del entorno, ver el terreno en el cual estamos, saber donde está nuestra cabeza en relación al cuerpo (sobretodo en techos) y elaborar una respuesta correcta de movimiento para resolver un paso es fundamental. Existen algunos teóricos que hablan de una cualidad muy especial y que es fundamental para la escalada, es la capacidad de activación y relajación, es decir, saber cuando hay que estar tranquilo y mentalizado y cuando hay que darle al cuerpo la señal de que se prepare para el movimiento (lo cual no significa nerviosismo). Es una cualidad que se puede trabajar mentalmente y nos aportará grandes beneficios. Ahora la pregunta más evidente sería, como trabajar estas cualidades? Una buena idea es complementando el deporte principal con otro. Los deportes, incluso los más completos, como es el caso de la escalada no pueden aportar todo por si mismos. Cambiar de aire es una de las mejores maneras de mantenerse en un deporte y darle continuidad ya que los excesos de iniciativa generalmente queman incluso lo que más nos gusta, alternar y disfrutar son la clave, jugar, ponerse desafíos distintos. Partir de cero un deporte, es quizás la mejor manera de trabajar la propiocepcion, de conocer el cuerpo y adaptarlo para resolver algún desafío motriz y de paso, trabajar aquellas cualidades que nos aportan mucho pero que las dejamos de lado en nuestro deporte principal. Tuve la oportunidad de probar un tipo de Yoga muy completo y que


www.escalando.cl/ciencia

Algunos consejos para trabajar tu resistencia: El cansancio disminuye la coordinación, por lo que es un buen referente para saber cuando descansar, por lo tanto las mejoras en la técnica son antes de llegar al límite de la fatiga. El descanso, la buena alimentación y los hábitos de vida afectan directamente el sistema nervioso, responsable directo de la coordinación y el equilibrio. El cuerpo no es una planta de reciclaje, cuídalo, no tendrás otro, al menos en esta vida. No te quedes siempre en lo que haces bien, busca desafíos para tu sistema nervioso. Si quieres más información del aeroyoga visita www.aeroyoga.cl, aquí encontrarás el equipo necesario y lugares donde se practica. No olvides visitar www.escalando.org/ciencia donde encontrarás series de aeroyoga, consejos para el deporte, la salud y mucho más!

me atrevo a recomendarlo 100% ya que se trabajan perfectamente todas estas cualidades físicas y es un gran complemento no sólo a la escalada sino que a cualquier deporte, hablo de Aeroyoga. Tiene todas las características de Yoga que en si es muy interesante para trabajar el equilibrio físico, mental y espiritual. La gran diferencia es que su práctica se complementa con un implemento que es similar a una hamaca con un par de daisy chain de la cual cuelgan unas manillas que se usan para manos y pies. Tiene un carácter muy lúdico y atractivo sobretodo en las posturas que se hacen colgando. Además de todas las cualidades físicas nombradas anteriormente, que las abarca e integra muy bien, trabaja la fuerza y la flexibilidad, descontractura y relaja la espalda y todos los músculos y articulaciones del cuerpo. Es una práctica que se puede hacer de manera autónoma, en la casa o abajo de un árbol. Ahora sabes que la fuerza, resisitencia, velocidad y flexibilidad no son las únicas cualidades a través de las cuales se puede mejorar. El slackline, los diferentes tipos de Yoga, los deportes alternativos y todo lo que hagamo s por nosotros mismos y por nuestro cuerpo nos aportará grandes beneficios. El Aeroyoga es una de las maneras de trabajar estas cualidades, existen muchas, y hay que encontrar lo que se adapte mejor a las necesidades y los gustos de cada cual. No te quedes pegado siempre en lo mismo, busca la manera de trabajar “lo otro” y así lograr el equilibrio en tu vida y en la escalada.


Chilenos encadenando y encadenamientos en Chile Marzo - Octubre 2012 Por Diego Tapia

Al igual que en nuestra edición #27, iniciaremos con el Campeonato del Mundo en Europa, que lasnza sus números en invita a nuestros escaladores a probarse además en las rocas del viejo continente. Por otro lado, con la primavera nuestros escaladores despegaron, sobre todo las chicas que comienzan a destacar en los octavos con máyor frecuencia y soltura. Así es como se cierra el año, los escaladores comienzan a preparar sus rutinas de entrenamiento y maletas pensando en los meses estivales. Veremos que noticias nos traen en nuestro próximo Punto Rojo.

Chilenos en el circuito mundial IFSC Este año 2012, el Campeonato del Mundo se realizó en la ciudad de París, en el Palais Omni Sports Bercy, magnífico estadio al costado del río Sena, reuniendo a la crema y nata de la escalada mundial. En esta ocasión, la delegación chilena estuvo compuesta de Soho Langbehn, Facundo Langbehn, Lucas Gaona, y Tomás Ravanal. Los tres primeros compitieron en las modalidades Dificultad y Búlder, mientras que Tomás se enfocó sólo en Dificultad, que es su fuerte. Lo más destacado fue la actuación de Soho en la modalidad de Búlder, donde quedó ubicada en el 21° lugar ¡A solo un puesto de entrar en semifinal! Es el mejor resultado histórico alcanzado por un nacional en el Mundial. Además en Dificultad, Soho terminó en el 41° puesto con 65 competidoras, donde la mejor latina fue una chica que conocimos en el Master de Bouldering de Santiago, Carolina Rosero, de Ecuador.

78

Por otro lado en la categoría masculina, quedaron ubicados Tomás en 47° lugar, Lucas 63°, y Facundo 87°, entre un total de 99 escaladores de más de 30 naciones. Aquí destacaron, entre los latinos, el mexicano Mauricio Huerta, en el puesto 43°, y los jóvenes Santiago del Alba (ARG) y Reinaldo Camacho (VEN), ambos empatados en el 35° puesto.

Luego, sorprendió en Arco quedando en el 11° lugar en el “Master”. Quedó, luego de superar la fase previa “International”, en el 4° lugar entre 14 destacados escaladores. Con esto logró el paso a la final, donde escaló junto a los “monstruos” del momento, los mejores del mundo en esta especialidad: Ondra, Ramonet, Schubert, Verhoeven, entre otros. Que bonito. Buena experiencia.

¡A seguir mejorando para la próxima temporada!

A jugar al bosque de Fontainbleu

Para Tomás , la temporada europea fue nutrida, comenzando antes del mundial, con las Copas del Mundo de Chamonix y Briançon, ambas en Francia, siguiendo en Imst, Austria, y el Rock Master de Arco, en Italia.

Para relajarse del mundial, los chicos fueron a uno de los paraísos del bloque en Europa, uno de los lugares más tradicionales y antiguos. Fontainbleu, es un bosque cercano a una hora de París que esconde millares de bloques alucinantes, una roca de adherencia precisa (gneis o arenisca) y formas variadas. Aquí es posible y normal ver como escalan juntas distintas generaciones, el abuelo con el nieto probando un problemilla por ahí y uno que otro viejo escalando como si nada y con técnica pulcra búlders de alta dificultad. El ambiente es muy agradable, ya que se unen personas de todas partes del mun-

En esta vuelta, Tomás mantuvo cierta regularidad en sus resultados, pero sin poder superar el 22° puesto obtenido en Briançon, Francia, en 2011. Sacó los siguientes resultados: Chamonix 47° Briançon 45° Imst, Austria 44°


Tomás Ravanal listo para encadenar Minas Tirith, su segundo 8c (5.14c) . Rodellar, España Pascale Potin

do que viajan a probar los míticos bloques de este lugar. Aquí pasaron una semana aplicándose, destacando el encadene de un 7c+ por parte de Facundo Langbehn en el sector de Couviere. ¡Tomás Ravanal , 8c+ en Rodellar! Continuando su nivel superlativo en rutas, Ravanal logra el encadene, con sus típicos gritos de por medio, de su máximo grado, con la ruta Minas Tirith (5.14c - 8c+) en el sector de la Gran Bóveda en Rodellar, España. Esta ruta de unos 18 metros de alto tiene una dura entrada de grado 5.13c (8a+) de tres chapas, donde comienza el crux de 8 movimientos que según los que la han encadenado puede alcanzar grado de v11 de búlder y termina con un 5.12b (7b); ya la había intentado el año pasado y logró llegar al top sin caídas en 18 intentos. Esta sería su segunda ruta encadenada de este nivel, luego de “Puro Contacto”, que une La Pura Puntita (5.13 c - 8a+) con Contacto (5.14b - 8c) en el Cubo de las Chilcas.

Facu y Soho siguen sumando Los hermanos Langbehn continúan en su carrera ascendente con nuevos logros. Un par de semanas antes de su viaje a París, Facundo encadena Las 5 virtudes (5.14ª - 8b+), un desplomado itinerario del sector de Los Perros en Las Chilcas. Por su parte, Soho acaba de mandar al hilo dos 7c+ al flash, el primero fue Luna Creciente (5.13a - 7c+) y luego Sueños de Morgana (5.13a - 7c+), ambos en Desplomilandia. La Muñe está de vuelta Después de ya haber encadenado Circo Romano (5.12d - 7c) en Desplomilandia, para el dieciocho encadena su primer octavo grado en este mismo sector, Chagasic park (5.13b - 8a), ambas rutas en, las Chilcas. Daniel “el Jugo “Herrera Pasa marcha con su primer encadenamiento de 8a+; la Pura Puntita (5.13c – 8a+), en el cubo

de Las Chilcas, en tan solo 2 días ¡4 pegues en total! Además, ya había acabado con todas las rutas del Desplomilandia. Bien duro el jugo. Sebastián Godoy, pura roca, puro power Además de muchas otras ascensiones, este joven, desconocido para muchos, logra el segundo encadene de Gecko (13d - 8b) en el Arrayán, luego de la apertura de Tomás Ravanal. Sebastián tiene en su bitácora varias otras vías de alta dificultad. Aunque comenzó a escalar hace solo 4 años deportiva ha alcanzado un altísimo nivel y también está empezando a hacer escalada tradicional. En deportiva ya tenía otros 13’s encadenados como Do Re Mi (13b – 8a), Luna Creciente (13a 7c+), Doble Discurso (5.13a - 8a) en Las Chilcas, Jaky Chan (5.13a - 8a) en San Juan, Argentina Por otro lado, en escalada clásica, subió este verano la Aguja Media Luna, ruta Rubio y Azul (6c, 350m) en Argentina (Chaltén) y le dio un intento a la Saint Exupery y al Mocho.

79


El seleccionado juvenil José María Aljaro resolviendo Acción Vital (5.13a - 7c+) en las Chilcas Colección Fernando Aljaro. Derecha, Sebastián Godoy encadenando Excalibur (5.13b -8a?) en el Arrayán Colección Sebastián Godoy Al Frente, Sorprendiendo a todos, luego de una productiva temporada sobre las continuas rutas de Desplomilandia, Belén Villalón encadena Chagasic Park (5.13b - 8a), su primer octavo. Iván Leiva

Además tiene varios primeros ascensos en deportiva, como Pura Carne (5.12a - 7a+, mixta) y Excalibur en Arrayán. Esta última ruta la encadenó el Domingo 19 de Agosto, y al parecer es el primer ascenso, era una ruta graduada como M8 (usado en dry tooling). Sebastián cree que es un 8a, pero no está muy seguro (El Arrayán le acomoda bastante y por otro lado la ruta tiene un crux muy marcado).

Estadio Nacional y en Lo Barnechea, semillero tradicional de fuertes escaladores.

Belén Villalón no para

Muy destacado lo hecho en los últimos meses por Antoine Hernández en Las Chilcas: Simpatía por el Diablo, Do-re-mi, Blancanieves y los siete polvitos (todos 5.13b - 8a), Luna Creciente (5.13a - 7c+) y con una caída tiene Anunaki (5.13d – 8b), en Los Manyos, apunto de la tercera repetición de esta ruta.

Siguiendo los encadenes de alta dificultad por parte de mujeres chilenas, luego de también encadenar Circo Romano (5.12d - 7c), Belén continuó con todo en Desplomilandia; siguió con Armagedon (5.13a - 7c+), Sueños de Morgana (5.13a - 7c+) y su primer 8a, Chagasic Park (5.13b – 8a), el Domingo 22 de Septiembre, confirmándose como una de las chicas con más power en rutas en la roca, y también en compes, donde ya se ubica entre las mejores del Ranking Nacional. El proyecto “Escuelas Selectivas” de FEACH da sus frutos en Roca Este proyecto de entrenamiento de jóvenes comenzó a principios del 2011, en los muros del

Así es como, desde los muros del coliseo de Ñuñoa, se han desarrollado nuevos escaladores de octavo grado en roca, además de nutrir a la selección juvenil, que se prepara para el Panamericano Juvenil de Santiago en Noviembre de este año.

También sorprende, con apenas 3 años de escalada, Diego Gatica, de 22 años, quien ya encadenó Acción Vital (5.13a – 7c+) y Simpatía por el Diablo (5.13b – 8a). Ambas rutas también logradas por José María Aljaro, seleccionado juvenil. Felicitaciones al equipo entrenado por el profesor Claudio Carozzi.

Campeonato Nacional 2012 El 1 y 2 de septiembre se llevó a cabo el campeonato nacional de Mountain Hard Wear en el Mall Sport. La élite de la escalada nacional se enfrentó a un duelo en el que primaron los pasos largos y los rebuscados descansos en los diferentes volúmenes de este muro, que es el más alto de chile. Dejando todo en la pared se vio como a los competidores se les acababa la bencina al llegar al largo techo. En las mujeres se dio la ya clásica competencia, entre Soho Langbehn y Sara Aylwin, que mostró la fuerza de estas dos competidoras y la cual ganó Soho, en parte como presagió a su gran desempeño en el Mundial de París. Por su parte en los hombres, con la ausencia de Tomás Ravanal que se encontraba en Europa, se vio como sufrieron estos maestros de la escalada al intentar pasar la estalactita que colgaron en el techo del muro del Mall Sport. El joven escalador, Facundo Langbehn, demostró que es una gran promesa de la escalada nacional y se llevó el primer puesto cayendo a muy pocos pasos del top, fue seguido por Camilo Bruna,

81


Así da gusto descolgarse, mientras la mayoría disfrutaba de las fiestas dieciocheras, en Torecillas se desplegaba voluntad y material de primera para actualizar a los estándares actuales los anclajes de varias rutas de multilargo más emblemáticas de la zona central. Waldo Farías

otro escalador que se está consolidando en los primeros puestos de estas competencias y en el tercer lugar Jesús González. Reequipamiento masivo en Torrecillas Desde principios de Septiembre, un grupo de abnegados y voluntariosos equipadores, se dio la notable pega de reequipar varias de las clásicas rutas de Torrecillas, algunas ya con más de 20 años de uso y desgaste. Se encontraron con elementos realmente feos: cadenas en que un eslabón fue cortado para pasarlo por un maillon, y luego rellenado con poxipol el tramo cortado. Muchos de los viejos spit de 3 cms. de profundidad también volaron. Hasta el momento se han realizado modificaciones por parte de Felipe González, Vicente Renard y Nicolás Zuñiga a las rutas Coco loco, Acción mutante, Centro de masa,

82

Microclima y Capitan wanker; Pablo Cortés y Lalo Durán modificaron Tripi para 2, Felipe González y André Labarca reequiparon toda la ruta El Filo, Pablo Cortés y Waldo Farías, mejoraron la última reunión de Hare Ganja y luego rapelearon por Adán y Eva, reemplazando todo lo que encontraron a su paso, y por último Francisco Rojas y Darío Arancibia ‘repararon’: Centro de Masa, Homosapiens, Los Picapiedra y Hareganja

Como siempre, buena parte de los fondos necesarios salieron de los propios bolsillos de los muchachos, y también se agradece el aporte del DAV.

Por otro lado Nico Negro y Carlos Cajas abrieron 2 nuevos largos en vía Maipo Libre, a la izquierda del Llevador; en total 4 largos, 2 abiertos previamente por Pablo Cortés (5.11d /12a). Y Felipe González abre desde abajo El Hachazo de Dios.

Los motivados han continuado con el desarrollo de la zona de “El Asiento”, donde se pueden encontrar ya más de 40 rutas desde el 5.8 hasta proyectos que pintan para octavo grado. Además este sector cuenta con una zona de búlder con senderos demarcados y la graduación de los bloques se encuentra en una guía que está a la venta. Con gran variedad de rutas en cada bloque, eso sí un poco caluroso para el verano ya que no hay muchas sombras, tiene problemas desde V0 hasta V8.

Cabe destacar que Microclima, ruta que transcurre por uno de aquellos ovalados canalones, por donde baja abundante agua en la temporada de lluvias, fue reequipada completa con chapas y pernos inoxidables.

Aunque aún faltan otros arreglos por realizar, es un notable trabajo y un gran aporte, muchas gracias. San Felipe se asienta


Comparativa de Productos

Carpas 4 estaciones Por Armando Moraga

Al momento de planear tu salida o expedición, debes elegir cada pieza del equipo con la mejor relación posible entre peso y desempeño, según la actividad que vas a desarrollar. En los montañistas hay dos tendencias muy marcadas. La primera son los que llevan cosas demás, como por ejemplo, ropa interior de recambio para (tan

solo), un mes de expedición. Y en el polo opuesto están los que llevan menos que lo necesario y justo lo que dejan, es lo que necesitan en alguna situación durante el desarrollo de su actividad, como por ejemplo, no llevar un botiquín de primeros auxilios. Es por esto que, no importando de qué bando seas, esta

mínimo? Porque es el que considera solamente las partes esenciales de la carpa.

En la siguiente comparativa veremos las carpas que se encuentran dentro de la clasificación de 4 estaciones o expedición, siendo muy fina la línea que las diferencia, pero deberán cumplir con un peso mínimo menor a 3 Kg. ¿Por qué el peso

Con una carpa de acuerdo a sus necesidades específicas, podrán disminuir el lastre innecesario y así no verse tentados a dejar equipo importante, como comida o botiquín de emergencia.

Nallo 2 GT

Pumori 2

www.hilleberg.com

www.ferrino.it

Hilleberg (Suecia)

Según el fabricante: Carpa túnel ultra ligera, ideal para aventuras donde sea necesario mover el campamento cada día. Debido a su relación excepcional de espacio/peso, es perfecta para los esfuerzos de larga distancia donde el bajo peso es una prioridad, pudiendo ser utilizada en condiciones climáticas adversas gracias a su construcción. Capacidad: 2 PERSONAS Cantidad de parantes: 3 N° de entradas: 1 Peso mínimo: 2.2 KG Presenta vestíbulo: Sí, uno. Vestíbulo extra grande de 1.80 mts. con tres entradas. A favor: Excelente relación peso/resistencia. Rápido armado por sus canales abiertos solo en un extremo y carpa interior sujeta al cubre techo. Vestíbulo muy grande que permite almacenaje ordenado, dejando espacio libre para transitar o cocinar. Fabricada con el tejido ultraligero Kerlon 1200 y parantes DAC Featherlite NSL de 9 mm. Observaciones: Las puertas laterales del vestíbulo se abren desde la parte cercana a la entrada de la carpa, exponiendo el interior a los primeros escurrimentos de agua y nieve. Dado que han optimizado el peso eliminando algunos elementos, es necesario comprar un accesorio para los parantes si se desea armar la carpa sin cubre techo.

84

revisión te abrirá los ojos a un mejor futuro, uno más liviano y más seguro.

Ferrino (Italia)

Según el fabricante: Carpa doble pared de bajo peso, estable, buena ventilación y fácil armado. Amplio vestíbulo delantero y trasero adicional. Amplios bolsillos internos porta-objetos. Gancho portalámpara y cintas para colgar otras cosas. Faldón perimetral, de altura regulable. Ventana de poliuretano. Capacidad: 2 PERSONAS Cantidad de parantes: 6 en total (5 unidos en “Y”+1 transversal) N° de entradas: Dos Peso mínimo: 2.85 KG Presenta vestíbulo: Sí, dos. Uno por cada puerta. PARA MAYOR INFORMACIÓN VISITE: www.ferrino.it A favor: Doble entrada, lo que permite guardar nuestro equipo en un lado de la carpa cuando hay mal clima y transitar libremente adentro y afuera por el otro. Estructura resistente. Aunque no me gustan las carpas con faldón, hay que reconocer que aumenta su resistencia, aunque la ventilación se puede ver muy disminuida. Ojo al cocinar en el vestíbulo. Observaciones: No usa aluminio de marcas reconocidas. Cubre techo con interior aluminizado disminuye la luminosidad dentro de la carpa.


Assault 2

The North Face (USA) www.thenorthface.com

Convert 2

Sierra design (USA) www.sierradesigns.com

Alpinist - Single Wall Marmot (USA) www.marmot.com

Según el fabricante: Carpa para expediciones con construcción de un solo muro con vestíbulo desmontable. Superficie simple con tecnología DryWall™ patentada. Vestíbulo de nylon siliconado 33D desmontable. Puerta caída con cierre de malla superior, vientos que no ceden, de Kevlar®, y con cierres que brillan en la oscuridad. Lazos colgantes en el vestíbulo y cuerpo. Gear Loft incorporado e incluye cuatro estacas de tela para la nieve. Capacidad: 2 PERSONAS Cantidad de parantes: 2+1 (vestíbulo)

Según el fabricante: Carpa de una capa construida en tela Drizone™ (bicapa) respirable e impermeable. Permite que la humedad escape mientras mantiene afuera la lluvia y la nieve. El sistema Internal Pole Sleeves™, con External Pole Feed™ permite ajustar rápida y convenientemente las varillas desde adentro de la carpa sin la necesidad de salir. Lo que se agradece especialmente al acampar en pendientes empinadas o cornisas angostas. Varillas reforzadas con Jake’s Corners™ sistema evita la torsión de las varillas reduciendo la probabilidad de quiebre bajo condiciones extremas. El sistema de ventilación Air Flow Vent System™ aumenta la ventilación.

Según el fabricante: Por múltiples razones esta es la carpa favorita de los montañistas más exigentes. Carpa de una sola pared, impermeable y respirable. Parantes con rodilla aumentan la resistencia e incrementan el espacio interior. Cuenta con un mini avance que provee el espacio suficiente como para dejar las botas fuera de la carpa. Tiene muy buena ventilación gracias a una tercera “media-varilla” que permite la apertura de dos ventilaciones en el techo sin riesgo de exponerse a los elementos. Presenta sistema Window Weld TM Waterproof, reduce el peso y mejora las terminaciones. Armado rápido, aún en condiciones de temporal. Capacidad: 2 PERSONAS

Capacidad: 2 PERSONAS

Cantidad de parantes: 2.5

Peso mínimo: 2.14 KG

Cantidad de parantes: 3+1+ varillas del Jake’s Corners™

N° de entradas: PRESENTA UNA ENTRADA

Presenta vestíbulo: SI (removible e incluido en el precio)

N° de entradas: PRESENTA UNA ENTRADA

N° de entradas: PRESENTA UNA ENTRADA

A favor: Increíble peso. Buenos parantes (DAC Featherlite). Vestíbulo desmontable, con ventana y viene incluido en el paquete junto con los Death man para nieve (buenísimo). Faldones en el vestíbulo que aumentan la resistencia Observaciones: Presenta solo una entrada lo que dificulta el acceso cuando el vestíbulo está lleno de cosas. Ojo con la ventilación, generalmente las carpas Single Wall condensan más que las doble pared.

Peso mínimo: 1.98 KG Presenta vestíbulo: SI A favor: Vestíbulo removible incluido. Las ventilaciones pueden ser abiertas desde adentro o afuera de la carpa. Diseño inteligente y espacioso, sobretodo el Jake’s Corners™, lo cual ayuda a solucionar el problema del goteo por condensación que sucede en las carpas single Wall. Armado ingenioso y se nota que fue muy bien pensada Observaciones: No hay.

Peso mínimo: 2.4 KG Presenta vestíbulo: SÍ A favor: Muy liviana y de armado rápido. Buenos parantes (DAC Featherlite NSL de diámetro dual). La ventana nos da cierta esperanza si el clima esta bueno. Observaciones: Presenta sólo una entrada lo que dificulta el acceso al vestíbulo, si este está lleno de cosas. La ventana nos quita las esperanzas si el clima está malo. Ojo con la ventilación, generalmente las carpas Single Wall condensan más que las doble pared.

85


Grid 2

First Light

Stormtrack

www.marmot.com

www.bdel.com

www.bdel.com

Marmot (USA)

Según el fabricante: Carpa muy liviana, compacta y de rápido armado. La carpa “cuelga” del cubre techo lo que permite armar primero el cubre techo evitando que el interior se moje. Parantes con sistema “Knee” aumentan la resistencia e incrementan el espacio interior. Cantidad de parantes: 3 N° de entradas: PRESENTA UNA ENTRADA Peso mínimo: 2.7 KG Presenta vestíbulo: SÍ A favor: El sistema permite armar el cubre techo por separado del interior de la carpa. Esto será muy útil con mal clima y además, disminuye el contacto del interior con el cubre techo disminuyendo la conducción del vapor condensado al interior de la carpa. Los parantes (DAC Featherlite NSL de diámetro dual) van por fundas, lo que aumenta la resistencia de estos a la acumulación de nieve o viento. Observaciones: Presenta solo una entrada lo que dificulta el acceso cuando el vestíbulo está lleno de cosas. Además el peso podría ser menor.

86

Blackdiamond (USA)

Según el fabricante: Carpa compacta concebida para montañistas preocupados por el peso. Posee paredes verticales para optimizar el espacio interior. Para mayor durabilidad todas las costuras son dobles y los puntos de tensión reforzados. Para una mejor ventilación posee ventanas de malla trasera y en puerta. Techo impermeable y respirable construido con NanoShield. Diseñada con puerta simple y un vestíbulo opcional para equipo no incluido. Capacidad: 2 PERSONAS Cantidad de parantes: 2 N° de entradas: PRESENTA UNA ENTRADA Peso mínimo: 1.5 KG Presenta vestíbulo: No, es opcional. A favor: Livianísima en relación a su estructura, realmente diseñada para ahorrar peso. Armado desde el interior Observaciones: Ojo con la condensación, se debe mantener buena ventilación constante. Faltan tensores laterales los cuales aumentarían el espacio interior. Con mal clima o lluvia es 100% necesario el vestíbulo, por lo que recomiendo incluirlo en el presupuesto en caso de comprarla.

Blackdiamond (USA)

Según el fabricante: Carpa a prueba de tormentas, con diseño de doble pared, auto-soportante. Sistema 50/50 de fundas y clips para las 3 varillas, con un acople rápido. Doble puerta con vestíbulos integrados. Ventilación frontal, trasera y techo. Capacidad: 2 Cantidad de parantes: 3 unidos en “Y” y en “T” N° de entradas: dos con vestíbulo Peso mínimo: 2.96 KG Presenta vestíbulo: SI (2) A favor: Estructura autosoportante rígida, por lo que se comportará bien desde el punto de vista estructural. Tiene buena ventilación Observaciones: Armado poco intuitivo. El usuario debe estudiar como se arma al igual que el compañero, ya que no tiene lógica de armado, los parantes no son simétricos y si le sumamos mal clima sería igual a un vivac improvisado (o irse a las manos con el compañero). Finalmente si separamos los parantes tendría 8 y no 3, eso es lo que pesa, por lo cual está al límite de los 3 kg.


PRESENTANDO

Havoc GTX Mid Buscas un producto liviano como una zapatilla de Running, pero con el soporte y protección de un bototo? La Nueva colección HAVOC diseñada y construida para andar rápido y liviano, ha sido desarrollada con tecnología CRADLE™ de ingeniería biomecánica, junto a una exclusiva suela Vibram® que provee soporte, flexibilidad y protección; elementos imprescindibles para ejecutar movimientos rápidos y ligeros sobre terreno técnico. thenorthface.cl/havoc



Escalando 29