Page 1

Jugadores - 4. Piezas - Cinco dados de seis caras Objetivo - Alcanzar puntuaci贸n total mayor que la de los adversarios

El Juego Consiste en 13 rondas donde cada jugador, en su turno, tiene tres oportunidades de lanzar los dados. En la primera, juega los cinco dados; en la segunda, conforme el resultado obtenido, puede volver a lanzar de uno a cinco dados, dejando los dem谩s sobre la mesa, o aceptar el resultado, dando la jugada por concluida; en la tercera, del mismo modo, puede lanzar de uno a cinco dados (incluso los que haya dejado sobre la mesa entre el primero y el segundo lanzamiento) o aceptar el resultado.

El resultado obtenido al final de la jugada debe ser marcado en la clasificaci贸n, por el propio jugador, entre una de las 13 posibles combinaciones. De acuerdo con los dados obtenidos en la jugada, las combinaciones entregan diferentes puntuaciones:


Jugada de 1: Se marca la suma de todos los dados de valor 1 (por ejemplo: 1-1-1-4-5 vale 3 puntos);

Jugadas de 2, 3, 4, 5 y 6: correspondientes a la jugada de 1 para los demás números (por ejemplo: 3-3-4-4-5 valen 6 puntos si fuera considerada una jugada de 3, o 8 puntos si fuera considerada una jugada de 4, o aún 5 puntos si fuera una jugada de 5);

Trío: Si salen tres dados de mismo valor en la jugada, son marcados 20 puntos;

Poker: Si salen cuatro dados de mismo valor en la jugada, son marcados 30 puntos;

Full : Si salen tres dados de un mismo valor y los otros dos de otro mismo valor, son marcados 25 puntos;

Escalera larga: Si salieran entre los dados de la jugada todos los valores 2, 3, 4, 5 y 6, son marcados 30 puntos;

Escalera corta: Si salieran entre los dados de la jugada todos los valores 1, 2, 3, 4 y 5, son marcados 40 puntos;

Generala: Si los cinco dados tuvieran el mismo valor, son marcados 50 puntos;

Libre: Cuando no hay combinación, se marca la suma de los 5 dados (por ejemplo: 1-4-4-5-6 vale 20 puntos).


Al final de todas las jugadas, es obligatorio escoger una de las combinaciones para marcar la puntuación. Si la jugada no cumple los requisitos de puntuación, se puede escoger marcar 0 puntos en una combinación.

Una vez que una combinación ha sido escogida, no podrá ser escogida de nuevo por ese jugador.

Final de la Partida Al final de las 13 rondas, con la rejilla de puntuación completa, se suman los valores de cada columna, y el jugador que obtenga más puntos será considerado el vencedor.


La generala


Desde hace tiempo me sigue cambia de cuerpo pero es la misma la sociedad hecha de olores amados hoy en casa mañana en las anotaciones pasa y se va sin hablar he aprendido a ganarle y perderle respeto a decirle “no comeré más carne” y por lo menos por un día me he fumado su gran poroto bebido hasta quedar inconciente pero ella me sigue parca pareciera susurrarme algo y alejarme del broche que prende la luna no le cree a los poetas ni ellos a ella, oscurece, es hora de cambiar las reglas del juego dejar tranquilos a los extranjeros que nos visiten de otros planos y planetas que se vea el amor que puede ser la tierra toda.


Amamantó sus críos organizó la cocina prendió tres velas fue a su cuarto buscó colgó su bata se adornó con un uniforme Viejo de pies a cabezas era una seguidilla de puntos negros dado y país de las maravillas -hay muchos que quisieran ser dado tener el número agarrado por el pescuezono escuchó profeta alguno para ella no existían y así salió a batirse a duelo contra la mesa la vida generala doble se colocó el abrigo llevaba una suerte que no era suya raspaba el suelo hacía chispas con su largo sable más grande que sus piernas los niños dormían a escondidas cambiaba la casa pensando en el mundo.


Jugar no es un juego la diversiĂłn es el escondite de la ansiedad y la rabia nace pegada al ĂŠxito de esto, que ningĂşn jugador sea exactamente protagonista.


Somos temas de consecuencia y turno nos gusta joven la alegr铆a aunque venga encadenada podr铆a ser hora de una partidita de dados donde quepa la humanidad entera una que se junta para esperar el lance y olvidar que naci贸 sola sin ese gusto a multitudes en las despedida -que lo que la gente ide贸 para divertirse no juegue en su contrasin levantarlos en la noches sin hacerlos escribir tardes no insistir mil veces el los mismos personajes no conquistar el truco exacto para ganar.


Alguien lustra las botas de la generala dobla su intima ropa como calendario como tiempo como Sol sin polos.

Alguien escupe las botas de la generala choca los dedos contra los de ella y le susurra -eres la mejor lo estás haciendo bientodos cuidando a la generala y ella teñida el alma de negro, de amarillo la generala, de azul. La convierto en una ballena esta vez sin una sola máquina que la ayude pobre, sufría según reales diccionarios académicos no llevaba su gran invento bajo su manga existía dolida hasta el gris de los inviernos.

Alguien sabe que alguien saca brillo al piso donde marcha la generala.


Lancemos estemos en esto en la vaina en la cosa en el tango Sabernos los nombres de memoria usar las mismas cobijas edad, altura y sexo números en común comer del mismo cine beber de los mismos vasos pero quien ganó el derecho a lanzar primero es cuestión de suerte cuestión de matemática poesía que tiene la cifra calladamente nos habla como canto nuevo como trayendo luz a la tierra tu perfume es el único que hay en la casa nadie ganándole a nadie todos empatados en el medio de Buenos Aires el frío no es problema si sale: dos si cae abruptamente el tiempo esa caja mágica blanca y apepada si sale uno: Hágase la soledad.


5125 aĂąos para un rayo sincronizador nacido en el abuelo del sol centro de todos los centros ante eso quien puede mirar la mano agitarse sumarse a la invocaciĂłn pedir nĂşmero por salve ante nuestra mortalidad y simple mortalidad solemos ser los mejores por sumatoria no por merito.


Dicta la vida al lanzar los dados por uno que ya lanzó uno que lanza otro que lanzará somos espejos en oración mayor más arriba de la fuerza la vida es sensible al punto y al paso ese suceso ampliofortuito azarosoescabullido de otro deseo que nos sueña en el universo del lado.


Somos la estrategia y la flecha en el arco la copa amarilla est谩 dentro de nosotros por los que no escogen a los que llevan los domados los integrales los de las alas los que se sacrifican por esta sociedad este cami贸n de tierra no dejemos pasar esta vez.


Yo quise con la generala fui con sus guardias y me llevaron a un psiquiátrico del que me escapé logrando una escalera servida un año recuperándome y re-recaí esa vez fui a su palacio de nuevo con sus guardias me re-echaron la fila era para la gente yo a dar vueltas entonces me fui y volví ella nunca quiso recibirme ni siquiera mi petición llegaba a ella como cualquier otro de su rango se desentendió fue entonces cuando rompí la hoja ella no quería entonces no tendí ni una palabra ni doblé un solo dibujo mío me bendijo la invisibilidad ante sus ojos de condecorada gané y perdí el mismo juego.


Cuarenta y cuatro son las rayas Casillas que esperan, respiros profundos señas ligándole al vacío roce del entrepaño del cubilete avances y retrocesos Cada cubo y su peso específico El supremo jugando con los cuerpos Escaleras simples cuentos que no escapan de La mesa verde Golpe contra golpe y los huecos anegrados bailando.


-Yo tengo tantos problemas que no podría contarlos todos¿Alguien juega? El próximo la mano el lance vamos resistencia.


Todo pierde el que todo apuesta al que le va mal cigarro que se enciende al que no juega al que ve al que le retumban las combinaciones Los seis juntos, los dos el último tiro generala servida para ir a dormir a casa sin horizonte de piedras los ojos idos los sueños duermen donde pueden punto más punto -si la cuenta se pierde a cada bostezo le llega su horael reloj descompuesto nada que nos enternesca ni un trilribo recién pintado sucede un juego todos estamos concentrados suma-resta-suman-restan.


Se suele tachar Lo logrado Combinar en el tiro y al duende de la suerte meterle los dedos a los bosques que no se nos han revelado visitar tierras que no han despiertado pero el caso exacto no existe que lleve al silencio y sus cinco cubos jugamos a parejas o a solas ganas rรกpido es suerte empiezas perdiendo todo: รกnimo


Somos impares buscando pocker una fila de unos repetida venimos y duplicamos la misma vida y aĂşn no lo controlamos porque el juego tiene muchas reglas porque jugamos hasta seis menos cinco alguien que recoja las tazas que guarde la hoja como si aquĂ­ no ha ganado nadie.


Se esconden los números debajo de la mesa dentro del cubo dentro del agite y su muñeca se guardan como cualquier alegría son circulos pero en otros instantes originales en sus pesos entre ellos se esconden cruces y avenidas que se cierran como un lío en el colectivo como suena el agua hirviendo en invierno como cuando se esconde la tarde enmudecen las nubes se queman las manos se hierven las uñas el oro es el aire que los mueve terapistas ocupacionales de la duda.


El primer lugar lanza de último le pega a la meza se cubre de frío suma con los dedos el segundo hijo de otro sol su arena hija del cristal hueco es quien nombra todo el tercero pide jugar indicio anota al que pierde pide ayuda come no juega ¿Quién responde? Que aparezca el cuarto.


No tengo ningún número no he llegado a armar nada no como Bolivar que quiso unir tres mundos y lanzó el supremos los dados ni como Perón que ganó en campaña mi Latinoamérica se porta como cinco suertes somos dados de pelotones de gente que se desdibuja que habla sola Yo hablo solo.


Me faltan cuatro escalones de color quizĂĄs asĂ­ lleguĂŠ a alcanzar otra palabra en vez de decir siempre que no vivir negando y rehaciendo la realidad.


Vida de dibujos y mentes numeradas que parece azar pero eres botones algunos aprietan y cuentas tus escándalos piensan en réplicas valiosas y a más de 35 le aparecen las sonrisas quizás nos des “en alta” un color cuestión de ajustarle una tuercas a los cubos mientras la línea vuelve a lo suyo tachar y reescribir vivimos bajo el ejercito completo de la generala haz que se desencadenen los días Y por orden lleguen a un sitio mujer que pasas por la vereda oye nuestro juego pésimo patético menea de dedos y dados en ti confiamos al azar.


Somos todos feos acá Ni los números deciden cual es la calle se nombra a dios si una jugada no sale es humano reprochar y divino tener a quien reprocharle un cigarro nuble el resultado final a veces gritan pájaros los nuevos tiempos y se siente una teta que comunica las manos con la suerte y de allí se emana lo que da de comer al futuro.


Se asusta la generala los fines de semana hospital está casi cerrado vagan unas pocas almas que entre el sustento y la euforia de vivir no se dan cuenta que ellos son héroes de una batalla estelar que los puso allí hasta que el amor los pase buscando que a veces se tarda no pasa a la hora y durante un tiempo hay que decirlo los hombres llevamos tantos pianos tantos elefantes y tantas mujeres tatauadas somos víctimas del que guarda el juego furia en nuestra mano que posa en la repisa la suerte cansada y el frío que hizo hoy ya con panza quien va a querer estar cantando la generala no quiere música hoy pide descanso hasta los números merece descanso el domingo.


La gente mejora si saca más puntos llenarlos de lunares quitar un poco de aquí y de allá y ponerlos más cuadrados pero con sus curvas vestidos iguales de blanco y negro hacer más o menos un mundo único en donde todos alabemos a la tierra a la cuál también habrá que emparejar buscarle novio quizás en la galaxia 23121974 o hacerla que pinte de agua nueva este pasaje y haga el milagro de sanar sus hormigas y se da que trabajamos menos y amamos más.


Virgen generala que tus costas estén protegida que por tu cielo no vueles sino tú tus hijos todos sanos y salvos dale corazón a quien necesite corazón dale aire y mar a los pobres como yo que vienen a pedirte en nombre de tu envestidura de dueña y señora reina de todos los cantos Latinoamérica cuídanos aunque no te sepamos cuidar como mereces llénanos de flores que jueguen a los dados somos seis buscando seis números que quieren revivir en paz ver el cartel de salida y tu señalándolo risueña seria cumplida de palabra imagen y reflejo.


Quiero que venga maría felix que traiga a la Lupe que cuando ellas lleguen esté cantando hector lavoe con goyeneche que chico buarque venda los tickets para los besos que dará Chabuca Granda que en una mesa Elis y Michael Jackson hablen de política que Marilyn juegue a los dados con Kennedy y Frank Sinatra en mi fiesta quiero a Cool Porter en el piano del jardín también que venga John con quien quiera que venga el Che y cante con Agustin Lara en mi fiesta que se rían todos es más haremos varias fiestas y pediremos varias tortas a las hermanas de la esquina y haremos una piñata de gnomo y llegaré montado en una llama con unas cadenas guindando en el pecho saludando al tite Curet y a Otilio Galíndez quiero que venga el que se entere que venga Edith Piaff si quiere que venga Gardel y se traiga su guitarra que vengan los de siempre los de todos los días.


La generala sabe si se le escapan los dados Inventa Si pegan contra el cenicero que pierda la ceniza para ella la meza es la vida ha cocinado todo el día los cubiertos en forma esto ha sido trabajo de varios y de varias se viene un almuerzo porque así lo quiso la generala el menú es carne y más carne nadie es santo dice la generala y mira acusando a todos está íntimamente buscando letra una canción que la deje terminar con la vajilla todos los vasos son iguales menos el de ella sus cubiertos tienen algo de oro aunque no es de buena suerte tocar oro piedra virgen debe ser el sol en la tierra pero ella es la que manda quién le dice que nadie vendrá ella espera porque sabe que hay muchos esperando su mesa tocarla.


¿Y si todos nos rendimos el partido se empareja? si a dado revuelto resolvemos no jugar más nada ¿Dónde dormiría la tristeza de la generala? se haría polvo junto a la carpetas de trabajo la redescubrirían y tratarían de jugarla y si se queda allí durmiendo un invierno ¿Hará más frío? cómo saber si seguiremos jugando.


Fuiste tu generala que dio el ejercito que se dejó pegar que golpeó y gritó la que se dejó morder dos veces por el padre y por el hijo la que agarró el fruto y dijo vamos fuiste tú la que permitiste la empresas la que controló al más salvaje de todos la que lo controla fuiste tu la que con apenas un labio más rojo contaste los primeros cuentos la que quiso andar en minifalda la que mimó la que pidió de cena el último dinosaurio la que se hizo la loca la que calló la que escogió su guardaespaldas la que montó el altar la que sabe de santos, estrellas y magos fuiste tu la que soñaste tener el mundo eso lo sabemos y hay que estar bien con ello Si no hubiera sido así Como más existiera la humanidad los pobres hombres inclinados.


niña Miquiztli llegamos pues cabeza baja la bendición ni encender un sahumerio sabemos venimos a su orden los de la bocanada los de toz seca ai/pocopues a ver si nos puede enseñar los poderes a mezclar de la piedra y fuego agua para té y olor de la rama dicen saber justo sacar agua antes que hierva sentido común gracia por lo suyo dado el sol la abrace niña hermana apenas la conozco por Internet como conozco a medio mundo y medio mundo me ignora esas son dos realidades y cuentos comunicafalsetines la mágia también es la realidad mi niña generala.


No hay dos que manden es la vida o la naturaleza poniĂŠndose de acuerdo paso a beso beso a paso la naturaleza no habla se deja explota la vida muestra dialoga propone ese toma y dame es el plazo luz nuestra de cada noche hasta que se separen como ha pasado y tornados temblores sismos y vĂ­ctimas casos donde manda la muerte que es la tercera la que juega deshace las fichas y sorprende a todos.


La generala

la generala  

Poemario poesia

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you