Page 1

1


La invención de la escritura marca el comienzo de la Historia, respecto a la  Prehistorias. Para facilitar el estudio de la Historia, los historiadores del s. XIX, la dividieron   en grandes etapas, o edades. Las  Edades   de   la   Historia  son   grandes   periodos   de   tiempo   en   los   que   la  humanidad vive de forma muy parecida. Hasta este momento, la Historia se divide en: Edad Antigua. Desde el nacimiento de la escritura (3500 a C) hasta la  destrucción del  Imperio Romano de  Occidente  (476). Es la  más extensa de  todas las Edades Históricas.  Edad Media. Desde el 476 hasta el descubrimiento de América (1492). Edad Moderna. Desde 1492 hasta la Revolución francesa (1789). Edad Contemporánea. Desde 1789 hasta la actualidad.

Edad Antigua Es el periodo comprendido desde el nacimiento de la escritura hasta la Caída  del Imperio Romano de Occidente en el 476 de la Era Cristiana (nacimiento de  Cristo). Se caracteriza por: o Nacimiento y expansión de las  Grandes Civilizaciones  junto a  los ríos. o El desarrollo de la vida urbana. o Descubrimiento de la escritura. o Economía de producción. o Aparición del comercio. o Especialización   del   trabajo:   oficios   (agricultura,   ganadería,  artesanía, metalurgia…) o Construcción de grandes obras públicas.

2


Llamamos Grandes Civilizaciones de la Antigüedad a las primeras culturas que  entraron en la Historia, es decir, que utilizaron la escritura. Hay otros territorios  que   entran   en   la   Historia   antes   que   estos,   China   e   India,   pero   no   los  estudiamos porque no nos han influido tan directamente como estos. En orden cronológico: Mesopotamia, Egipto, Grecia y Roma. Estas   cuatro   civilizaciones   tienen   orígenes   muy   similares,   en   diferentes  momentos de la Edad Antigua: • •

• • •

• •

Surgen junto a los ríos, excepto Grecia. Su evolución se basa en: –La   aparición   de   los  excedentes,   gracias   a   la   mejora   de   las  técnicas agrícolas (regadío, abono). –Aumento de la población y de la esperanza de vida. –Especialización de los trabajos (oficios): agricultura, ganadería,  metalurgia, cerámica, textil, ejército, sacerdocio… –Disposición de tiempo para inventar. Las pequeñas aldeas neolíticas se convierten, con el paso del tiempo en  ciudades­estado. Las  ciudades­estado  tienen su propio gobierno, sus propias leyes, su  propio ejército, sus propias costumbres y su propia religión. El  gobierno  lo ostentaba un rey que, por mandato divino,   dictaba las  leyes, las ejecutaba y sancionaba, mandaba sobre el ejército y podía  cumplir   funciones   religiosas.   Este   tipo   de   gobierno   se   denominó  teocracia.  Para administrar y proteger sus posesiones, los reyes crearon un cuerpo  de   funcionarios   (escribas,   jueces,   administradores,   generales,  sacerdotes, médicos, constructores) y formaron grandes ejércitos. Las ciudades más ricas y, por tanto, poderosas tendían a ampliar sus  territorios para acumular más riqueza y más poder. Estas ampliaciones  se producían mediante alianzas o guerras. Cuando   un   rey   lograba   ampliar   su   territorio   y   dominar   a   todas   las  ciudades que había en él, se denomina Imperio. La  sociedad  estaba muy  jerarquizada. Una minoría de  privilegiados,  acumulaba la propiedad de la tierra, las riquezas y los cargos públicos, y  una minoría sometida que trabajaba para las familias privilegiadas. En  la parte más baja de la sociedad estaban los esclavos, prisioneros de  guerra que hacían los trabajos más duros, por ejemplo en las minas. Los   reyes,   para   demostrar   su   poder,  realizaron   grandes   obras  públicas: canales, palacios, templos y tumbas. 3


Las mayores   riquezas   las   acumulaban   los   templos,   gracias   a   las  ofrendas que hacían las personas para ganarse el favor de las diosas y  los dioses y los impuestos que se pagaban al rey y al templo. Para llevar  el control de las riquezas se inventó la escritura.

Con el tiempo, la escritura también se utilizó para contar las hazañas de  los reyes y otros hechos importantes que sucedían en los reinos. La   escritura   se   utilizó   como   otro   instrumento   de   poder.   Sólo   podían  aprender a escribir los sacerdotes y sus hijos.

4

El comienzo de la Historia  

Resumen Ciencias Sociales

Advertisement