Issuu on Google+

REM  KOOLHAAS   LA  CIUDAD  GENERICA  (GENERIC  CITY)   Ensayo  The  Generic  City,  del  libro  de:  Koolhaas,  Rem  y  Bruce  Mau,  SMLXL,  OMA,  The  Monacelli   Press,  Nueva  York,  1995,  pp.  1239.     I  .  introducción   1.1.  ¿La  ciudad  contemporánea  es  como  el  aeropuerto  contemporáneo  -­‐"todos  iguales"?  ¿Es   posible  teorizar  esta  convergencia?  ¿Y  si  es  así,  a  qué  configuración  final  se  está  aspirando?  La   convergencia  sólo  es  posible  a  costa  de  despojarse  de  la  identidad.  Generalmente  eso  se  ve   como  una  pérdida.  Pero  a  la  escala  en  la  que  ocurre,  debe  significar  algo.  ¿Cuáles  son  las   desventajas  de  la  identidad,  y  a  la  inversa,  cuáles  son  las  ventajas  de  la  inexpresividad   [blankness]?  ¿Y  si  esta  homogeneización  aparentemente  accidental  -­‐y  usualmente  lamentada-­‐   fuese  un  proceso  intencional,  un  movimiento  consciente  alejándose  de  la  diferencia  hacia  la   semejanza?  ¿Y  si  estamos  siendo  testigos  de  un  movimiento  global  de  liberación  "¡abajo  el   carácter!  [lo  típico,  lo  característico]"?  ¿Qué  queda  después  de  que  se  ha  despojado  de  la   identidad?  ¿Lo  Genérico?     1.2.  Dado  que  la  identidad  es  derivada  de  la  sustancia  física,  de  lo  histórico,  del  contexto,  de  lo   real,  en  cierto  modo  no  podemos  imaginarnos  que  algo  contemporáneo  -­‐hecho  por  nosotros-­‐   contribuya  a  ella.  Pero  el  hecho  de  que  el  crecimiento  humano  sea  exponencial  implica  que  el   pasado  en  un  cierto  punto  se  volverá  demasiado  "pequeño"  para  ser  habitado  y  compartido   por  aquellos  [que  están]  vivos.  Nosotros  mismos  lo  agotamos.  Hasta  tanto  la  historia   encuentre  su  depósito  en  la  arquitectura,  inevitablemente  las  cantidades  humanas  actuales   reventarán  y  reducirán  la  substancia  previa.  La  identidad  concebida  como  esta  forma  de   compartir  el  pasado  es  una  propuesta  destinada  al  fracaso:  no  sólo  hay  -­‐en  un  modelo  estable   de  continua  expansión  de  la  población-­‐  proporcionalmente  cada  vez  menos  que  compartir,   sino  que  la  historia  también  tiene  una  ingrata  vida  a  medias  -­‐como  se  abusa  más  de  ella,  se   vuelve  menos  significativa-­‐  al  punto  que  sus  derogatorios  panfletos  se  tornan  insultantes.  Esta   disolución  es  exacerbada  por  la  masa  de  turistas  en  constante  aumento,  una  avalancha  que,  en   una  búsqueda  perpetua  de  "carácter",  va  moliendo  las  identidades  exitosas  [hasta   convertirlas]  en  un  polvillo  insignificante.     1.3.  La  identidad  es  como  una  trampa  para  ratones  en  la  que  más  y  más  ratones  tienen  que   compartir  la  carnada  original,  y  que,  inspeccionada  más  de  cerca,  puede  haber  estado  vacía   desde  hace  siglos.  Cuanto  más  fuerte  es  la  identidad,  más  encarcela,  más  resiste  la  expansión,   la  interpretación,  la  renovación,  la  contradicción.  La  identidad  se  vuelve  como  un  faro  -­‐fijo,   sobredeterminado:  puede  cambiar  su  posición  o  patrón  que  emite  solamente  a  costa  de   desestabilizar  la  navegación.  (París  sólo  puede  volverse  más  parisina  -­‐ya  está  en  camino  de   convertirse  en  hiper-­‐París,  una  pulida  caricatura.  Hay  excepciones:  Londres  -­‐su  única  identidad  


[es]  una  carencia  de  identidad  clara-­‐  está  perpetuamente  volviéndose  aun  menos  Londres,   más  abierta,  menos  estática.)     1.4.  La  identidad  centraliza;  insiste  en  una  esencia,  un  punto.  Su  tragedia  se  da  en  simples   términos  geométricos.  Mientras  la  esfera  de  influencia  se  expande,  el  área  caracterizada  por  el   centro  se  vuelve  más  y  más  grande,  diluyendo  desesperanzadamente  tanto  la  fuerza  como  la   autoridad  del  núcleo  [core];  inevitablemente,  la  distancia  entre  el  centro  y  la  circunferencia  se   incrementa  hasta  el  punto  de  ruptura.  En  esta  perspectiva,  el  reciente  y  tardío  descubrimiento   de  la  periferia  como  una  zona  de  valor  potencial  -­‐una  especie  de  condición  prehistórica  que   podría  finalmente  ser  digna  de  la  atención  arquitectónica-­‐  sólo  es  una  disimulada  insistencia   sobre  la  prioridad  y  dependencia  del  centro:  sin  centro,  no  hay  periferia;  el  interés  en  el   primero  presumiblemente  compensa  por  el  vacío  del  último.  Conceptualmente  huérfana,  la   condición  de  la  periferia  empeora  por  el  hecho  de  que  su  madre  todavía  está  viva,  robándose   el  show,  acentuando  las  deficiencias  de  la  cría.  Los  últimas  vibraciones  que  emanan  del   exhausto  centro  impiden  la  lectura  de  la  periferia  como  una  masa  crítica.  No  sólo  el  centro  es,   por  definición,  demasiado  pequeño  para  realizar  sus  tareas  [obligations]  asignadas,  tampoco   es  más  el  centro  real  sino  un  espejismo  marchito  camino  a  la  implosión;  aun  así,  su  presencia   ilusoria  deniega  al  resto  de  la  ciudad  su  legitimidad.  (Manhattan  denigra  como  "gente  de   puente  y  túnel"  a  aquellos  que  necesitan  apoyo  infraestructural  para  entrar  en  la  ciudad,  y  les   hace  pagar  por  ello.)  La  persistencia  de  la  actual  obsesión  concéntrica  nos  hace  a  todos  gente   de  puente  y  túnel,  ciudadanos  de  segunda  clase  en  nuestra  propia  civilización,  privados  de   ciudadanía  [disenfranchised]  por  la  muda  coincidencia  de  nuestro  colectivo  exilio  del  centro.     1.5.  En  nuestra  programación  concéntrica  (el  autor  pasó  parte  de  su  juventud  en  Amsterdam,   la  ciudad  de  la  última  centralidad)  la  insistencia  en  el  centro  como  el  núcleo  del  valor  y  el   significado,  fuente  de  toda  significación,  es  doblemente  destructiva  -­‐no  sólo  el  volumen   siempre  en  aumento  de  las  dependencias  es  a  fin  de  cuentas  una  tensión  intolerable,  supone   también  que  el  centro  tiene  que  ser  constantemente  mantenido,  es  decir,  modernizado.  Como   "el  lugar  más  importante",  paradójicamente  tiene  que  ser,  al  mismo  tiempo,  el  más  viejo  y  el   más  nuevo,  el  más  fijo  [estático]  y  el  más  dinámico;  soporta  la  adaptación  más  intensa  y  más   constante,  la  cual  luego  se  ve  comprometida  y  complicada  por  el  hecho  de  que  tiene  que  ser   una  transformación  inadvertida,  invisible  al  ojo  desnudo.  (La  ciudad  de  Zurich  ha  encontrado  la   solución  más  radical  y  costosa  en  la  vuelta  a  una  suerte  de  arqueología  en  reversa:  capa  sobre   capa  de  nuevas  modernidades  [modernities]  -­‐shopping  centers,  estacionamientos,  bancos,   bóvedas,  laboratorios-­‐  se  construyen  debajo  del  centro.  El  centro  ya  no  se  amplía  hacia  fuera  o   hacia  el  cielo,  sino  hacia  el  interior,  hacia  el  centro  de  la  tierra  misma.)  Del  injerto  de  más  o   menos  discretas  arterias  de  tráfico,  circunvalaciones,  túneles  subterráneos  y  la  construcción  de   cada  vez  más  tangenciales,  a  la  transformación  de  rutina  de  viviendas  en  oficinas,  almacenes   en  lofts,  iglesias  abandonadas  en  nightclubs;  de  las  bancarrotas  en  serie  y  las  subsiguientes   reinauguraciones  de  unidades  específicas  en  recintos  de  compras  cada  vez  más  costosos,  a  la   implacable  conversión  del  espacio  utilitario  en  espacio  "público",  la  peatonalización,  la  


creación  de  parques  nuevos,  plantando,  conectando  [bridging],  exponiendo  la  restauración   sistemática  de  la  mediocridad  histórica,  toda  autenticidad  es  implacablemente  evacuada.     1.6.  La  Ciudad  Genérica  es  la  ciudad  liberada  del  cautiverio  del  centro,  de  la  camisa  de  fuerza   de  la  identidad.  La  Ciudad  Genérica  rompe  con  este  destructivo  ciclo  de  dependencia:  no  es   nada  sino  un  reflejo  de  la  actual  necesidad  y  la  actual  habilidad.  Es  la  ciudad  sin  historia.  Es   suficientemente  grande  como  para  todos.  Es  fácil  [easy].  No  necesita  mantenimiento.  Si  se   torna  demasiado  pequeña  simplemente  se  expande.  Si  se  torna  vieja  simplemente  se   autodestruye  y  se  renueva.  Es  interesante  -­‐o  no  interesante-­‐  en  todas  partes  por  igual.  Es   "superficial"  -­‐como  un  estudio  de  Hollywood,  puede  producir  una  nueva  identidad  cada  lunes   por  la  mañana.     I  I.  estadisticas     2.1.  La  Ciudad  Genérica  ha  crecido  dramáticamente  durante  las  últimas  décadas.  No  sólo  se  ha   incrementado  su  tamaño,  sus  números  también  lo  han  hecho.  A  comienzos  de  los  setenta  fue   habitada  por  un  promedio  de  2,5  millones  de  residentes  oficiales  (y  mas  de  500.000  no   oficiales);  ahora  se  mantiene  alrededor  de  la  marca  de  los  15  millones.     2.2.  ¿La  Ciudad  Genérica  comenzó  en  América?  ¿Es  tan  profundamente  no  original  [unoriginal]   que  sólo  puede  ser  importada?  En  cualquier  caso,  la  Ciudad  Genérica  ahora  también  existe  en   Asia,  Europa,  Australia,  África.  El  definitivo  movimiento  alejándose  del  campo,  de  la   agricultura,  hacia  la  ciudad  no  es  un  movimiento  hacia  la  ciudad  como  el  que  conocíamos:  es   una  mudanza  a  la  Ciudad  Genérica,  la  ciudad  tan  extendida  que  ha  llegado  al  campo.     2.3.  Algunos  continentes,  como  Asia,  aspiran  a  la  Ciudad  Genérica;  otros  se  avergüenzan  de   ella.  Porque  tiende  hacia  lo  tropical  -­‐convergiendo  en  torno  al  Ecuador-­‐,  una  gran  proporción   de  las  Ciudades  Genéricas  es  asiática  -­‐aparentemente  una  contradicción  de  términos:  lo  sobre-­‐ familiar  [over-­‐familiar]  habitado  por  lo  inescrutable.  Un  día,  este  producto  desechado  de  la   civilización  occidental  será  absolutamente  exótico  otra  vez,  a  través  de  la  resemantización  que   su  misma  diseminación  trae  en  su  estela.     2.4.  A  veces  una  singular  ciudad  vieja,  como  Barcelona,  al  sobresimplificar  su  identidad  se   vuelve  Genérica.  Se  vuelve  transparente,  como  un  logo.  Lo  contrario  nunca  sucede...  por  lo   menos  no  todavía.    


I  I  I.  general     3.1.  La  Ciudad  Genérica  es  lo  que  queda  después  de  que  grandes  secciones  de  la  vida  urbana   se  cruzaron  en  el  Ciberespacio.  Es  un  lugar  de  sensaciones  débiles  y  distendidas,  pocas   emociones  y  alejadas  entre  sí,  discreto  y  misterioso  como  un  gran  espacio  iluminado  por  un   velador.  Comparada  con  la  ciudad  clásica,  la  Ciudad  Genérica  es  sedada,  percibida  usualmente   desde  una  posición  sedentaria.  En  lugar  de  concentración  -­‐presencia  simultánea-­‐,  en  la  Ciudad   Genérica  los  "momentos"  individuales  están  muy  espaciados  entre  sí  para  crear  un  trance  de   experiencias  estéticas  casi  inadvertibles:  las  variaciones  de  color  en  la  iluminación  fluorescente   de  un  edificio  de  oficinas  momentos  antes  de  la  puesta  del  sol,  las  sutilezas  de  los  blancos   ligeramente  diferentes  de  un  cartel  iluminado  en  la  noche.  Como  comida  japonesa,  las   sensaciones  pueden  ser  reconstituidas  e  intensificadas  en  la  mente,  o  no  -­‐simplemente  se   pueden  ignorar.  (Hay  una  opción.)  Esta  carencia  generalizada  de  urgencia  e  insistencia  actúa   como  una  droga  potente;  induce  una  alucinación  de  lo  normal.     3.2.  En  una  drástica  inversión  de  la  supuestamente  mayor  característica  de  la  ciudad  -­‐"el   negocio"-­‐,  la  sensación  dominante  de  la  ciudad  genérica  es  una  espeluznante  calma:  contra   más  calmada,  más  se  aproxima  a  su  estado  puro.  La  Ciudad  Genérica  alberga  las  maldades  que   estaban  adscritas  a  la  ciudad  tradicional  antes  de  que  nuestro  amor  por  ella  fuera   incondicional.  La  serenidad  de  la  Ciudad  Genérica  se  consigue  con  la  eliminación  del  reino  de   lo  público,  como  en  un  taladro  de  emergencia.  El  nivel  urbano  ahora  solo  acomoda   movimientos  necesarios,  fundamentalmente  en  coche;  las  autovías  son  una  versión  superior   de  los  bulevares  y  las  plazas,  invadiendo  cada  vez  más  espacio;  su  diseño,  que  aparentemente   aboga  por  la  eficiencia  del  automóvil,  es  de  hecho  sorprendentemente  sensual,  un  simulado   utilitarismo  que  entra  en  el  dominio  del  espacio  llano.  Lo  nuevo  de  la  maquina  en  el  reino  de  lo   público  es  que  no  puede  ser  dimensionada.  Los  mismos  (  digamos  diez  millas)  trechos  de   camino  producen  un  vasto  número  de  experiencias  completamente  diferentes:  pueden  durar   cinco  o  cuarenta  minutos;  pueden  ser  compartidos  con  casi  nadie  o  con  toda  la  población;   pueden  producir  el  placer  absoluto,  velocidad  sin  adulterar-­‐de  manera  que  la  sensación  de  la   Ciudad  Genérica  puede  intensificarse  o  al  menos  densificarse-­‐  o  momentos  de  obstrucción   completamente  claustrofóbico-­‐  momento  en  los  que  la  delgadez  de  la  Ciudad  Genérica  es  más   evidente-­‐.-­‐  o  momentos  de  obstrucción  completamente  claustrofóbico-­‐  momento  en  los  que  la   delgadez  de  la  Ciudad  Genérica  es  más  evidente-­‐.     3.3.  La  Ciudad  Genérica  es  fractal,  una  repetición  sin  fin  del  mismo  módulo  estructural  simple;   es  posible  reconstruirla  desde  su  entidad  más  pequeña,  una  desktop  computer  [computadora   de  escritorio],  quizá  incluso  desde  un  diskette.     3.4.  Los  Campos  de  golf  son  todo  lo  que  queda  de  alteridad  [lo  otro].  


3.5.  La  Ciudad  Genérica  tiene  números  de  teléfono  fáciles,  no  los  duros  ejercicios  de  flexión  del   lóbulo-­‐frontal  de  diez  cifras  de  la  ciudad  tradicional,  sino  versiones  más  fluidas,  sus  números   del  medio  idénticos,  por  ejemplo.     3.6.  Su  atractivo  principal  es  su  anomia.     I  V.  aeropuerto     4.1.  Como  manifestaciones  de  recentísima  centralidad,  los  aeropuertos  están  ahora  entre  los   elementos  más  singulares  y  característicos  de  la  Ciudad  Genérica,  su  más  fuerte  vehículo  de   diferenciación.  Tienen  que  albergar  todas  las  experiencias  urbanas  particulares  de  una  persona   media.  Como  en  la  demostración  de  un  perfume  intenso,  fotomurales,  vegetación,  las   costumbres  locales,  dan  una  primera  ráfaga  de  la  identidad  local  (  a  veces  también  la  última).   Lejos,  confortable,  exótico,  polar,  regional,  oriental,  rústico,  nuevo,  incluso  "sin  descubrir":   estos  son  los  registros  emocionales  solicitados.  Con  esta  carga  conceptual,  los  aeropuertos  se   convierten  en  signos  emblemáticos  impresos  en  el  inconsciente  global  colectivo,  con  salvajes   manipulaciones  de  sus  atractores  no  aéreos-­‐  tiendas  sin  impuestos,  espectaculares  calidades   espaciales,  la  frecuencia  y  fiabilidad  de  sus  conexiones  con  otros  aeropuertos.  En  términos  de   iconografía/interpretación,  el  aeropuerto  es  un  concentrado  de  lo  hiperlocal  y  lo  hiperglobal,  -­‐ hiperglobal  en  el  sentido  de  que  puedes  obtener  mercancías  que  no  están  disponibles  ni  en  la   ciudad,  hiperlocal  en  el  sentido  de  que  puedes  obtener  objetos  que  no  puedes  obtener  en   ningún  otro  sitio-­‐.     4.2.  La  tendencia  en  la  percepción  de  los  aeropuertos  es  hacia  una  autonomía  cada  vez  mayor:   a  veces  no  están  relacionados  prácticamente  con  la  Ciudad  Genérica  específica  en  la  que  se   implantan.  Aumentando  de  tamaño  continuamente,  dotados  cada  vez  con  más  equipamientos   no  relacionados  con  viajar,  están  en  vías  de  remplazar  a  la  ciudad.  Estar  "en  tránsito"  se  va   convirtiendo  en  una  condición  universal.  Todos  juntos,-­‐los  aeropuertos  están  poblados  por   millones  de  habitantes-­‐  suman  la  mayor  fuerza  de  trabajo  diaria.  Por  lo  acabado  de  sus   equipamientos  parecen  como  cuarteles  de  la  Ciudad  Genérica,  con  el  interés  añadido  de  ser   sistemas  herméticos  sin  escape  posible,-­‐excepto  a  otro  aeropuerto-­‐.     4.3.  La  fecha/edad  de  la  Ciudad  Genérica  puede  ser  reconstruida  mediante  un  vistazo  a  la   geometría  del  aeropuerto.  Planta  hexagonal  (  en  ocasiones  pentagonal  u  octogonal):  los   sesenta.  Plantas  y  secciones  ortogonales:  los  setenta.  Ciudad  collage:  los  ochenta.  Una  sección   singular  curva,  extruída  sin  fin  en  una  planta  lineal:  probablemente  los  noventa.  (si  la   estructura  está  ramificada  como  un  roble:  Alemania)  


4.4.  Los  aeropuertos  vienen  en  dos  tamaños:  o  demasiado  grandes  o  demasiado  pequeños.  De   hecho  el  tamaño  no  influye  en  su  interpretación.  Esto  sugiere  que  el  aspecto  más  fascinante  de   todas  las  infraestructuras  es  esencialmente  su  flexibilidad.  Calculados  con  exactitud  desde   estrictos  cómputos-­‐pasajeros  por  año-­‐  se  ven  invadidos  por  una  infinidad  de  personas,  y  sin   embargo  sobreviven  ampliándose  hasta  su  indeterminación.     V.  población     5.1.  La  Ciudad  Genérica  es  solemnemente  multirracial,  en  porcentajes  8%  negra,  12%  blanca,   27%  hispana,  37%  china/asiática,  6%  indeterminada,  10%  otras.  No  solo  multirracial,  sino   también  multicultural.  Por  eso  no  es  una  sorpresa  ver  templos  entre  las  losas,  dragones  en  los   bulevares  principales,  Budas  en  el  CBD  (distrito  financiero  central).     5.2.  La  Ciudad  Genérica  siempre  está  fundada  por  gente  que  está  de  viaje,  lista  para  circular.   Esto  explica  lo  insustancial  de  sus  cimientos.  Como  las  escamas  que  se  forman  de  repente  en   un  liquido  transparente  al  mezclar  dos  sustancias  químicas,  que  incluso  se  depositan  en  una   indeterminada  cantidad  en  el  fondo,  la  colisión  o  confluencia  de  dos  migraciones-­‐  emigrantes   cubanos  hacia  el  norte  y  jubilados  judíos  al  sur,  por  ejemplo,  ambos  últimamente  en  viaje   hacia  otro  lugar-­‐  establecen  un  acuerdo,  como  caído  del  cielo.  La  Ciudad  Genérica  ha  nacido.     VI.  urbanismo     6.1.  La  originalidad  de  la  Ciudad  Genérica  reside  sencillamente  en  su  rechazo  a  lo  que  no   funciona  lo  que  ha  sobrevivido  a  su  uso-­‐  haciendo  pedazos  el  idealismo  a  golpes  de  realismo   aceptando  lo  que  crezca  en  su  lugar.  En  ese  sentido,  la  Ciudad  Genérica  alberga  tanto  lo   primordial  como  lo  futurista-­‐  de  hecho  solo  estas  dos  cosas-­‐.  La  Ciudad  Genérica  es  todo  lo  que   recuerda  qué  solía  ser  la  ciudad.  La  Ciudad  Genérica  es  la  pos-­‐ciudad  que  está  siendo   preparada  en  el  lugar  de  la  ex  ciudad.     6.2.  La  Ciudad  Genérica  está  atrapada,  no  por  una  sobredemanda  en  el  campo  de  lo  público   progresivamente  envilecido  en  un  largo  y  sorprendente  proceso  sistemático  en  el  que  el  Foro   romano  es  al  Agora  griega,  lo  que  el  centro  comercial  a  la  Calle  Mayor-­‐  sino  por  lo  residual.  En   el  modelo  original  de  los  modernos,  lo  residual  era  simplemente  verde,  su  controlada  pulcritud   era  una  afirmación  moral  cargada  de  buenas  intenciones,  en  una  asociación  descorazonadora.   En  la  Ciudad  Genérica,  debido  a  que  la  pátina  de  su  Civilización  es    tan  delgada,  y  a  través  de  su   inmanente  tropicalidad,  lo  vegetal  se  transforma  en  un  residuo  edénico,  en  el  principal  


portador  de  su  identidad:  un  híbrido  de  política  y  paisaje.  Al  mismo  tiempo  es  el  refugio  para  lo   ilegal,  lo  incontrolable,  y  sujeto  a  una  manipulación  sin  fin.  Representa  un  triunfo  simultaneo   de  la  manicura  y  de  lo  primitivo.  Su  inmoral  exuberancia  compensa  otras  carencias  de  la   Ciudad  Genérica.  Totalmente  inorgánico,  lo  orgánico  es  el  mayor  mito  de  la  Ciudad  Genérica.     6.3.  La  Calle  ha  muerto.  Este  descubrimiento  ha  coincidido  con  un  frenético  intento  por   resucitarla.  El  arte  público  está  en  todas  partes  como  si  dos  muertes  produjeran  una  vida-­‐.  La   Peatonalización-­‐  intentando  protegerla-­‐  simplemente  canaliza  el  flujo  de  esos  condenados  a   destruir  con  sus  pies  el  objeto  de  su  intencionada  veneración.     6.4.  La  Ciudad  Genérica  está  en  trance  de  pasar  de  horizontal  a  vertical.  El  rascacielos  aparenta   ser  la  tipología  final  y  definitiva.  Se  ha  tragado  todo  lo  demás.  Puede  existir  en  cualquier  sitio:   en  un  arrozal  o  en  el  downtown  -­‐ya  no  tiene  la  menor  importancia-­‐.  Las  torres  ya  no  se   encuentran  juntas,  se  separan  de  manera  que  ya  no  interactúan.  La  densidad  en  soledad  es  el   ideal.     6.5.  El  Alojamiento  no  es  un  problema.  Ha  sido  completamente  resuelto  o  totalmente  dejado   al  azar;  en  el  primer  caso  es  legal,  en  el  segundo  "ilegal";  en  el  primer  caso  torres,  o   normalmente  manzanas  cerradas  (la  mayoría  de  15  metros  de  profundidad),  en  el  segundo   caso  (en  perfecta  complementareidad)  una  extensa  capa  de  chabolas.  Una  de  las  soluciones   consume  el  cielo,  la  otra  el  suelo.  Es  extraño  que  los  que  tienen  menos  dinero  habiten  el   producto  más  caro  y  confortable  el  suelo-­‐;  y  aquellos  que  pagan  habiten  lo  que  es  gratis  -­‐el   aire-­‐.  En  ambos  casos,  las  viviendas  demuestran  amoldarse  muy  bien-­‐  no  sólo  lo  hace  la   población  que  se  duplica  cada  tantos  años,  con  el  debilitado  apoyo  de  las  diferentes  religiones,   sino  también  la  reducción  de  la  media  de  ocupantes  por  vivienda  a  causa  de  divorcios  y  otro   tipo  de  fenómenos  que  dividen  familias-­‐  con  la  misma  frecuencia  con  la  que  la  ciudad  duplica   su  población;  al  mismo  tiempo  que  los  números  aumentan,  la  densidad  de  la  Ciudad  Genérica   está  en  perpetua  disminución.     6.6.  Todas  las  ciudades  genéricas  derivan  de  la  Tábula  Rasa;  si  no  había  nada,  ahora  están  allí;   si  había  algo,  ahora  lo  han  remplazado.  Deben  hacerlo,  ya  que  de  otra  manera  serían   históricas.     6.7.  El  paisaje  urbano  de  la  ciudad  genérica  es  normalmente  una  amalgama  de  secciones   demasiado  ordenadas  que  datan  del  principio  de  su  desarrollo,  cuando  el  "poder"  aún  estaba   sin  diluir-­‐  y  crecientes  pactos  en  cualquier  otro  sitio.    


6.8.  La  Ciudad  Genérica ��es  la  apoteosis  del  concepto  de  opción  múltiple:  voces  cruzadas  en  una   antología  de  todas  las  opciones.  Normalmente  la  Ciudad  Genérica  ha  sido  "planificada",  no  en   el  sentido  usual  de  algun  tipo  de  organización  burocrática  controlando  su  desarrollo,  sino   como  si  reiteradamente  varios  gérmenes,  o  legiones  de  semillas,  cayeran  al  suelo   arbitrariamente  igual  que  en  la  naturaleza,  arraigaran  -­‐explotando  la  fertilidad  natural  del   terreno-­‐  y  ahora  formasen  un  conjunto:  un  gen  arbitrario  que  a  veces  produce  sorprendentes   resultados.     6.9.  El  trazado  de  la  ciudad  puede  que  sea  indescifrable,  defectuoso,  pero  eso  no  significa  que   no  haya  códigos;  se  debe  simplemente  a  que  nosotros  desarrollamos  una  nueva  ignorancia,   una  nueva  ceguera.  Un  análisis  paciente  revela  los  temas,  las  partículas,  trenzas  que  se  pueden   aislar  de  la  aparente  tristeza  de  esta  oda  Wagneriana  -­‐sopa:  notas  dejadas  en  una  pizarra  por   un  genio  que  nos  visitó  hace  cincuenta  años,  informes  de  la  ONU  esparcidos  desintegrándose   en  su  silo  de  cristal  en  Manhattan,  descubrimientos  de  antiguos  pensadores  coloniales  con   gran  agudeza  visual,  impredecibles  rebotes  de  las  acciones  de  los  adiestrados  urbanistas,   aunando  esfuerzos  en  un  proceso  global  de  maquillaje.     6.10.  La  mejor  definición  de  la  estética  de  la  Ciudad  Genérica  es  el  "estilo  libre".  ¿Cómo   describirlo?  Imagina  un  espacio  abierto,  un  claro  en  el  bosque,  una  ciudad  allanada.  Hay  tres   elementos:  carreteras,  edificios  y  naturaleza;  coexisten  mediante  relaciones  flexibles,   aparentemente  sin  razón,  en  una  espectacular  diversidad  organizativa.  Alguno  de  los  tres   podría  dominar:  a  veces  la  carretera  se  ha  perdido  -­‐para  ser  encontrada  después  de   incomprensibles  rodeos-­‐;  otras  no  ves  edificios,  sólo  naturaleza;  entonces,  igualmente   impredecible,  acabas  rodeado  sólo  por  edificios.  En  escalofriantes  momentos,  los  tres   elementos  desaparecen.  En  esos  "lugares"  (de  hecho,  ¿qué  es  lo  opuesto  a  un  lugar?  Agujeros   taladrados  a  través  del  concepto  de  ciudad)  el  arte  público  emerge  aseado  como  el  Monstruo   del  Lago  Ness,  a  partes  iguales  figurativo  y  abstracto.     6.11.  Las  ciudades  específicas  todavía  debaten  seriamente  los  errores  de  los  arquitectos  por   ejemplo,  sus  propuestas  de  crear  redes  peatonales  elevadas  con  tentáculos  que  van  de  un   bloque  hasta  el  de  al  lado  como  una  solución  a  la  congestión-­‐  pero  la  Ciudad  Genérica   simplemente  disfruta  de  los  beneficios  de  sus  invenciones:  muelles,  puentes,  túneles,   autopistas  -­‐una  enorme  proliferación  de  la  parafernalia  de  la  conexión-­‐  frecuentemente   tapizadas  con  helechos  y  flores  como  para  evitar  el  pecado  original,  creando  una  congestión   vegetal  más  severa  que  una  película  de  ciencia-­‐ficción  de  los  cincuenta.     6.12.  Las  carreteras  son  sólo  para  los  coches.  La  gente  (peatones)  es  conducida  (como  en  un   parque  de  atracciones),  por  "paseos"  que  los  llevan  hasta  el  suelo,  luego  son  sometidos  a  un   catálogo  de  condiciones  extremas  -­‐viento,  calor,  rampas,  frío,  interior,  exterior,  olores,  humo-­‐   en  una  secuencia  que  es  una  caricatura  grotesca  de  la  vida  en  la  ciudad  histórica.  


6.13.  Hay  horizontalidad  en  la  Ciudad  Genérica,  pero  está  en  trance  de  desaparecer.  Consiste   tanto  en  historia  Tudor  que  aún  no  se  ha  borrado,  como  en  enclaves  que  se  multiplican   alrededor  del  centro,  emblemas  de  preservación  nuevamente  acuñados.     6.14.  Irónicamente,  aunque  ella  misma  sea  nueva,  la  Ciudad  Genérica  se  rodea  de  una   constelación  de  Nuevas  Ciudades:  las  Nuevas  Ciudades  son  como  anillos  de  Ciudades  son  como   anillos  de  crecimiento.  De  algún  modo  las  Nuevas  Ciudades  envejecen  muy  rápidamente,  de  la   misma  manera  que  un  niño  de  cinco  años  con  envejecimiento  prematuro,  desarrolla  artritis  en   las  muñecas  por  culpa  de  una  enfermedad  llamada  progeria.     6.15.  La  Ciudad  Genérica  representa  la  muerte  definitiva  del  planeamiento.  ¿Por  qué?  No   porque  no  esté  planificada  -­‐de  hecho  enormes  universos  complementarios  de  burócratas  y   desarrollistas  encauzan  inimaginables  corrientes  de  energía  y  dinero  en  su  terminación-­‐;  por  el   mismo  dinero,  sus  páramos  pueden  ser  fertilizados  con  diamantes,  sus  barrizales   pavimentados  con  lingotes  de  oro...  Pero  su  más  peligroso  y  estimulante  descubrimiento  es   que  el  planeamiento  no  marca  la  diferencia  en  cualquier  caso.  Los  edificios  podrán  estar  bien   situados  (  una  torre  junto  a  una  estación  de  metro)  o  mal(  centros  enteros  a  kilómetros  de   cualquier  carretera).  Florecerán  o  perecerán  impredeciblemente.  Las  redes  llegan  a  estar   sobresaturadas,  envejecidas,  podridas,  obsoletas;  las  poblaciones  se  duplican,  triplican,   cuadruplican,  de  repente  desaparecen.  La  superficie  de  la  ciudad  explota,  la  economía  se   acelera,  se  frena,  estalla,  colapsa.  Como  embriones  titánicos  amamantados  por  sus  nodrizas,   ciudades  enteras  surgen  sobre  infraestructuras  coloniales  de  las  que  los  opresores  perdieron   los  mapas  de  ruta.  Nadie  sabe  dónde,  cómo,  desde  cuándo  se  usan  los  vertederos,  la   localización  exacta  de  las  líneas  de  teléfono,  cuál  fue  la  razón  de  la  posición  del  centro,  dónde   terminan  los  ejes  monumentales.  Es  la  prueba  de  que  hay  infinitos  márgenes  ocultos,  colosales   reservas  de  negligencia,  un  perpetuo  proceso  orgánico  de  ajuste,  un  modelo  de   comportamiento;  las  expectativas  cambian  con  la  inteligencia  biológica  del  instinto  animal   alerta.  En  esta  apoteosis  de  la  opción  múltiple  no  será  posible  nunca  más  volver  a  reconstruir   causa  y  efecto.  Funciona  -­‐eso  es  todo-­‐.     6.16.  La  aspiración  de  la  Ciudad  Genérica  hacia  la  tropicalidad  implica  automáticamente  el   rechazo  a  cualquier  referencia  anacrónica  de  la  ciudad  como  fortaleza,  como  ciudadela.     V  I  I.  política     7.1.  La  Ciudad  Genérica  tiene  una(  a  veces  distante)  relación  con  un  régimen  más  o  menos   autoritario  -­‐local  o  nacional-­‐.  Normalmente  los  compinches  del  líder  -­‐quienquiera  que  fuese-­‐  


decidían  desarrollar  una  pieza  del  centro  o  de  la  periferia,  o  incluso  fundar  una  nueva  ciudad   en  medio  de  la  nada,  y  provocar  así  el  estallido  que  ponía  la  ciudad  en  el  mapa.     7.2.  A  menudo  el  régimen  ha  desarrollado  un  grado  sorprendente  de  invisibilidad,  como  si,  a   través  de  esa  gran  permisividad,  la  Ciudad  Genérica  resistiera  lo  dictatorial.     V  I  I  I.  sociología     8.1.  Resulta  sorprendente  que  el  triunfo  de  la  Ciudad  Genérica  no  haya  coincidido  con  el  de  la   sociología  -­‐una  disciplina  cuyo  campo  se  ha  extendido  por  la  Ciudad  Genérica  desde  su   imaginario  más  salvaje.  La  Ciudad  Genérica  es  sociología,  aconteciendo.  Cada  Ciudad  Genérica   es  un  recipiente  hermético  de  laboratorio  para  cultivos  biológicos,  o  una  pizarra  de  paciencia   infinita  en  la  que  casi  ninguna  hipótesis  puede  ser  "probada"  y  luego  borrada,  sin  retornar  a  las   mentes  de  sus  autores  o  de  la  audiencia.     8.2  Claramente  hay  una  proliferación  de  comunidades  -­‐un  zapping  sociológico-­‐  que  resiste  una   interpretación  descalificadora.  La  Ciudad  Genérica  es  también  tenazmente  resistente  a  la   especulación:  prueba  que  la  sociología  científica  puede  ser  el  peor  sistema  para  capturar   sociología  en  acción.  Desacredita  juicios  preestablecidos.  Aporta  enormes  evidencias  por  y   hasta  en  cantidades  impresionantes-­‐  contra  cada  hipótesis.  En  la  torre  A  los  pisos  conducen  al   suicidio,  en  la  B  a  la  felicidad  de  por  vida.  En  la  C  son  vistos  como  un  primer  peldaño  hacia  la   emancipación(  presumiblemente  bajo  alguna  clase  de  compulsión  invisible,  no  obstante),  en  D   simplemente  como  un  tránsito.  Construido  en  inimaginables  números  en  K,  están  siendo   explotados  en  L.  La  creatividad  es  inexplicablemente  alta  en  E,  inexistente  en  F.  G  parece  un   mosaico  étnico,  H  constantemente  a  merced  del  separatismo,  si  no  al  borde  de  una  guerra   civil.  El  modelo  Y  no  perdurará  por  su  intromisión  en  la  estructura  familiar,  pero  Z   florecerá,una  palabra  no  académica  podrá  aplicarse  siempre  a  cualquier  actividad  en  la  Ciudad   Genérica;  esa  es  una  de  las  hipótesis  que  se  han  eliminado  por  adelantado.     I  X.  cuadrantes     9.1.  Siempre  hay  un  departamento  hipócrita,  donde  se  preserva  un  mínimo  del  pasado.   Normalmente  hay  un  viejo  tren/tranvía  o  un  autobús  de  dos  pisos  recorriéndolo,  haciendo   sonar  proféticas  campanas  -­‐versiones  domesticadas  del  Holandés  Errante.  Sus  cabinas   telefónicas  son  también  rojas  y  transplantadas  de  Londres,  o  equipadas  con  pequeños  tejados   chinos.  Hipocresía-­‐también  llamada  Idea  nostálgica,  Rompeolas,  Demasiado  Tarde,  Calle  42,  


simplemente  el  Pueblo,  o  incluso  el  metro-­‐  en  una  elaborada  y  ficticia  operación:  celebran  el   pasado  como  sólo  lo  puede  hacer  lo  recientemente  concebido.  Es  una  máquina.     9.2.  La  Ciudad  Genérica  tuvo  alguna  vez  un  pasado.  Al  encuentro  de  su  destino,  de  una  u  otra   manera  se  desgajaron  grandes  trozos,  al  principio  sin  lamentos  -­‐el  pasado  era   sorprendentemente  aséptico,  incluso  peligroso-­‐  entonces,  sin  previo  aviso,  el  alivio  se  convirtió   en  arrepentimiento.  Ciertos  profetas  -­‐pelo  blanco  y  largo,  calcetines  grises,  sandalias-­‐  han   advertido  siempre  que  el  pasado  era  necesario  -­‐un  recurso-­‐.  Lentamente,  la  máquina  de  la   destrucción  devasta  hasta  decretar  una  tregua:  algunas  cabañas  en  el  pulcro  plano  Euclidiano   son  salvadas,  restauradas  hasta  tener  un  esplendor  que  nunca  habían  tenido.     9.3.  A  pesar  de  su  ausencia,  la  historia  es  la  mayor  preocupación  de  la  Ciudad  Genérica,  incluso   su  industria.  En  los  suelos  liberados,  alrededor  de  las  cabañas  restauradas,  todavía  se   construyen  hoteles  para  recibir  a  turistas  adicionales  en  proporción  directa  al  borrado  del   pasado.  Su  desaparición  no  tiene  influencia  en  los  números,  o  quizás  es  sólo  precipitación  de   última  hora.  El  turismo  es  ahora  independiente  del  destino...     9.4.  En  vez  de  memorias  específicas,  las  asociaciones  que  moviliza  la  Ciudad  Genérica  son   memorias  generales,  memorias  de  memorias:  si  no  todas  las  memorias  al  mismo  tiempo,  al   menos  una  memoria  abstracta,  tocada,  un  interminable  déjà  vu,  memoria  genérica.     9.5.  A  pesar  de  su  modesta  presencia  física  (  la  construcción  hipócrita  nunca  tiene  más  de  tres   plantas:  ¿un  homenaje  a/contra  Jane  Jacobs?)  condensa  el  pasado  entero  en  un  único   conjunto.  La  historia  vuelve  no  como  una  farsa,  sino  como  un  servicio:  buhoneros   enchaquetados  (sombreros  graciosos,  pechos  descubiertos,  velos)  que  voluntariamente   establecen  las  condiciones  (  esclavitud,  tiranía,  enfermedad,  pobreza,  colonia)-­‐  por  las  que  una   vez  su  nación  hizo  la  guerra  para  abolirla.  Como  un  virus  contumaz,  en  todo  el  mundo  lo   colonial  parece  la  única  fuente  inagotable  de  lo  auténtico.     9.6.  La  calle  42:  ostensiblemente  son  los  lugares  donde  el  pasado  está  protegido,  son   actualmente  los  lugares  donde  el  pasado  ha  sufrido  más  cambios,  está  más  lejos  -­‐como  visto   desde  el  extremo  equivocado  de  un  telescopio-­‐  incluso  completamente  eliminado.       9.7.  Sólo  el  recuerdo  de  los  excesos  anteriores  es  lo  suficientemente  fuerte  como  para  acusar   el  golpe  bajo.  A  medida  que  intentan  calentarse  con  el  calor  de  un  volcán  extinguido,  los   lugares  más  populares  (con  turistas,  y  en  la  Ciudad  Genérica  incluye  a  todo  el  mundo)  fueron  


una  vez  los  asociados  más  directos  del  sexo  y  el  hampa.  Los  ingenuos  invaden  las  antiguas   guaridas  de  chulos,  prostitutas,  buscavidas,  travestidos,  y  en  menor  grado,  de  artistas.   Paradójicamente,  al  mismo  tiempo  la  autopista  de  la  información  permite  domiciliar   pornografía  de  camioneros  en  las  salas  de  estar,  como  si  la  experiencia  de  andar  sobre  esas   brasas  de  trasgresión  y  pecado  les  hiciera  sentir  especiales,  vivos.  En  una  era  que  no  genera   aura  nueva,  el  valor  del  aura  establecida  se  dispara  hasta  el  cielo.  ¿Caminar  sobre  estas  cenizas   será  lo  más  cerca  de  la  culpa  que  llegarán?  ¿Existencialismo  diluido  a  la  intensidad  de  un  agua   Perrier  ?     9.8.  Cada  Ciudad  Genérica  tiene  un  Rompeolas,  no  necesariamente  de  agua  -­‐puede  ser  de   desierto,  por  ejemplo-­‐  pero  al  menos  un  borde  donde  se  encuentra  con  otra  condición,  como   si  una  posición  de  escape  cercano  fuera  la  mejor  garantía  para  su  disfrute.  Aquí  los  turistas  se   congregan  en  manadas  alrededor  de  un  grupo  de  tenderetes.  Hordas  de  buhoneros  tratan  de   venderles  aspectos  "exclusivos"  de  la  ciudad.  Las  únicas  partes  de  todas  las  Ciudades  Genéricas   juntas  han  creado  un  souvenir  universal,  un  híbrido  científico  entre  la  Torre  Eiffel,  Sacre  Coeur,   y  la  Estatua  de  la  Libertad:  un  edificio  alto  (de  entre  200  y  300  metros)  ahogado  en  una   pequeña  bola  de  agua  con  nieve  o,  si  está  cerca  del  Ecuador,  copos  de  oro;  diarios  con  irónicas   pastas  de  cuero;  sandalias  hippies-­‐  incluso  si  los  hippies  reales  han  sido  repatriados  con   celeridad.  Los  turistas  acarician  esto  -­‐nadie  ha  presenciado  nunca  una  rebaja-­‐  y  entonces  se   sientan  en  exóticos  comederos  próximos  al  rompeolas:  allí  degustan  toda  las  gamas  de   comidas:  picante;  en  principio  y  a  fin  de  cuentas,  quizás  sea  más  fehaciente  la  indicación  de   que  proviene  de  cualquier  sitio;  empanadas:  de  carne  o  sintéticas;  cruda:  atávica  costumbre   que  llegará  a  ser  muy  popular  en  el  tercer  milenio.     9.9.  Las  gambas,  lo  último  en  aperitivos.  A  través  de  la  simplificación  de  la  cadena  alimenticia  -­‐ y  de  las  vicisitudes  de  su  preparación-­‐  saben  a  magdalenas  inglesas,  es  decir,  a  nada.     X.  programa     10.1.  Las  oficinas  siguen  allí,  de  hecho  en  mayor  número  que  nunca.  La  gente  dice  que  ya  no  se   necesitan.  En  cinco  o  diez  años  todos  trabajaremos  en  casa.  Pero  entonces  necesitaremos   casas  mayores,  lo  suficientemente  grandes  como  para  albergar  un  mitin.  Las  oficinas  tendrán   que  ser  convertidas  en  hogares.     10.2.  La  única  actividad  es  comprar.  Pero  ¿por  qué  no  considerar  las  compras  como  algo   temporal,  provisional?  Se  avecinan  tiempos  mejores.  Es  nuestro  propio  error  -­‐no  pensamos  en   nada  mejor  que  hacer-­‐.  Los  mismos  espacios  invadidos  por  otros  programas-­‐  librerías,  baños,   universidades-­‐.  Será  tremendo,  estaremos  impresionados  por  su  grandeza.  


10.3.  Los  hoteles  se  están  convirtiendo  en  el  alojamiento  genérico  de  la  Ciudad  Genérica,  su   edificio  más  común.  Antes  solía  ser  la  oficina-­‐  que  al  menos  implicaba  un  ir  y  venir-­‐,  asumida  la   presencia  de  otros  alojamientos  en  cualquier  otro  lugar.  Los  hoteles  son  ahora  contenedores   que,  en  la  expansión  y  en  la  perfección  de  sus  equipamientos,  hacen  a  casi  todos  los  edificios   redundantes.  Incluso  doblándose  como  los  centros  comerciales,  son  lo  más  parecido  que   tenemos  a  la  existencia  urbana;  el  estilo  del  siglo  XXI.     10.4.  El  hotel  ahora  implica  cautiverio,  arresto  domiciliario  voluntario;  no  hay  otro  lugar  donde   ir  que  le  haga  la  competencia;  vienes  y  te  quedas.  Acumulativamente  se  describe  una  ciudad   de  diez  millones  de  habitantes  encerrados  en  sus  habitaciones,  una  especie  de  animación   marcha  atrás-­‐  cargados  a  reventar.     X  I  .  .  arquitectura     11.1.  Cierra  los  ojos  e  imagina  una  explosión  de  color  beige.  En  su  epicentro  salpica  el  color  de   unos  pliegues  vaginales  excitados,  berenjena  metálico-­‐mate,  tabaco  kaki,  calabaza  cenicienta;   una  caravana  de  testigos  nupciales...     11.2.  Hay  edificios  interesantes  y  aburridos  en  la  Ciudad  Genérica,  como  en  todas  las  ciudades.   Todos  señalan  a  Mies  van  der  Rohe  como  su  antecedente:  la  primera  categoría  a  su  torre   irregular  en  Friedrichstadt(  1921),  la  segunda  a  las  cajas  que  concibió  no  mucho  después.  Esta   secuencia  es  importante:  obviamente,  tras  una  experimentación  inicial,  Mies  perdió  el  interés,   aburriéndose.  Lo  mejor,  sus  últimos  edificios,  capturan  el  espíritu  de  sus  primeros  trabajos  -­‐ ¿depurados,  reprimidos?-­‐  Como  una  ausencia,  más  o  menos  notable,  nunca  volvió  a  proponer   proyectos  "interesantes".  La  Ciudad  Genérica  prueba  que  estaba  equivocado:  sus  arquitectos   más  osados  han  retomado  el  desafío  que  Mies  abandonó,  hasta  el  punto  que  ahora  es  difícil   encontrar  una  caja.  Irónicamente,  este  exuberante  homenaje  al  interesante  Mies  muestra  que   "el"  Mies  estaba  equivocado.  osados  han  retomado  el  desafío  que  Mies  abandonó,  hasta  el   punto  que  ahora  es  difícil  encontrar  una  caja.  Irónicamente,  este  exuberante  homenaje  al   interesante  Mies  muestra  que  "el"  Mies  estaba  equivocado.     11.3.  La  arquitectura  de  la  Ciudad  Genérica  es  hermosa  por  definición.  Construida  a  una   increíble  velocidad,  y  concebida  a  un  ritmo  aún  mas  increíble,  hay  una  media  de  27  versiones   desechadas  por  cada  una  realizada,  pero  esto  no  es  lo  realmente  significativo.  Se  elabora  en   las  diez  mil  oficinas  de  arquitectura  de  las  que  nadie  ha  oído  hablar,  cada  una  de  ellas   vibrantes  y  con  una  fresca  inspiración  .  Presumiblemente  más  modestos  que  los  de  sus  colegas   mas  conocidos,  estos  estudios  están  vinculados  a  través  de  una  conciencia  colectiva  que  les  


indica  que  hay  algo  erróneo  en  la  arquitectura,  y  que  sólo  mediante  sus  esfuerzos  puede  ser   rectificado.  La  fuerza  de  los  números  les  da  una  espléndida  y  reluciente  arrogancia.  Diseñan  sin   vacilación.  Ensamblan,  con  mil  y  una  referencias  y  salvaje  precisión,  más  riqueza  de  la  que  un   genio  pueda  reunir  nunca.  Como  media  su  educación  ha  costado  30.000  dólares,  excluyendo   gastos  de  transporte.  Un  23%  ha  sido  prestigiado  en  las  universidades  de  la  American  Ivy   League,  expuestos  -­‐admitidos  por  cortos  periodos-­‐  a  la  elite  bien  remunerada,  los   profesionales  "oficiales".  La  consecuencia  es  que  una  inversión  total  combinada  de  300   billones  de  dólares  ($300.000.000.000)  coste  estimado  de  la  educación  en  las  escuelas  de   arquitectura  ($30.000  (como  media)x  100  (media  de  trabajadores  por  oficina)x  100.000   (numero  de  oficinas  transnacionales))  está  trabajando  y  produciendo  Ciudades  Genéricas  todo   el  tiempo.     11.4.  Los  edificios  con  formas  complejas  dependen  de  la  industria  del  muro  cortina,  o  de  los   cada  vez  mas  efectivos  adhesivos  y  sellantes  que  convierten  cada  edificio  en  una  mezcla  de   camisa  de  fuerza  y  cámara  de  oxigeno.  El  uso  de  la  silicona  -­‐"estamos  estirando  las  fachadas   tanto  como  den  de  sí"-­‐  ha  reducido  el  espesor  de  todas  las  fachadas,  vidrio  pegado  a  piedra,   acero  u  hormigón,  en  una  impureza  de  la  era  espacial.  Estos  encuentros  dan  la  sensación  de   rigor  intelectual  a  través  de  la  aplicación  libre  de  compuestos  de  esperma  transparentes  que   mantienen  todo  junto  más  por  finalidad  que  por  diseño  -­‐el  triunfo  del  pegamento  sobre  la   integridad  de  los  materiales-­‐.  Como  todo  en  la  Ciudad  Genérica,  su  arquitectura  es  lo   resistente  hecho  maleable,  una  plaga  no  tanto  por  la  aplicación  de  principios  sino  por  la   sistemática  utilización  de  lo  que  no  está  legislado.     11.5.  Ya  que  la  Ciudad  Genérica  es  fundamentalmente  asiática,  su  arquitectura  está   habitualmente  acondicionada  climáticamente;  aquí  es  donde  la  paradoja  de  esta  reciente  y   paradigmática  desviación  se  agudiza  (la  ciudad  ya  nunca  más  significará  el  máximo  desarrollo   sino  el  subdesarrollo  de  sus  fronteras);  un  significado  brutal  por  el  que  el  acondicionamiento   universal  es  obtenido  miméticamente  en  el  interior  de  los  edificios  a  pesar  de  las  condiciones   climatológicas  del  exterior  -­‐tormentas  repentinas,  remolinos  de  aire,  ráfagas  frías  en  la   cafetería,  olas  de  calor,  incluso  neblina-­‐;  un  provincianismo  de  lo  mecánico,  abandonado  por  la   materia  gris  en  beneficio  de  "lo  electrónico".  ¿Incompetencia  o  imaginación?     11.6.  La  ironía  es  que  de  esta  manera  la  Ciudad  Genérica  es  aún  más  subversiva,  aún  mas   ideológica;  eleva  la  mediocridad  al  máximo  rango;  es  como  el  "Merzbau"  de  Kurtz  Schwitter  a   la  escala  de  la  ciudad:  la  Ciudad  Genérica  es  una  Merz-­‐city.     11.7.  El  ángulo  que  forman  las  fachadas  es  el  único  indicio  fiable  de  genialidad  arquitectónica:   tres  puntos  por  inclinarse  hacia  atrás,  doce  por  inclinarse  hacia  delante,  dos  de  penalización   por  los  retranqueos  (demasiado  nostálgico).  


11.8.  La  aparente  solidez  de  la  sustancia  de  la  Ciudad  Genérica  es  engañosa.  El  51%  de  su   volumen  es  atrio.  El  atrio  es  un  mecanismo  diabólico  por  su  habilidad  para  justificar  lo   insustancial.  Su  nombre  romano  es  una  garantía  de  clase  arquitectónica  -­‐su  origen  histórico   convierte  el  tema  en  inagotable-­‐Reafirma  al  cavernícola  en  su  implacable  provisión  de  confort   metropolitano.     11.9.  El  atrio  es  un  espacio  vacío:  los  vacíos  son  los  edificios  esenciales  de  la  Ciudad  Genérica.   Paradójicamente,  su  porosidad  asegura  su  presencia  física,  el  hinchado  de  su  volumen  es  el   único  pretexto  para  su  manifestación  física.  Cuanto  más  completos  y  repetitivos  son  sus   interiores,  menos  se  percibe  su  repetición  de  lo  esencial.     11.10.  El  estilo  a  elegir  es  el  Posmodernismo,  y  siempre  será  así.  El  Posmodernismo  es  el  único   movimiento  que  ha  tenido  éxito  al  conectar  la  práctica  arquitectónica  con  la  práctica  del   terror.  El  Posmodernismo  no  es  una  doctrina  basada  en  la  lectura  altamente  civilizada  de  la   historia  de  la  arquitectura,  sino  un  método,  una  mutación  en  la  arquitectura  profesional  que   produce  resultados  lo  suficientemente  rápidos  como  para  mantener  el  ritmo  que  exige  el   desarrollo  de  la  Ciudad  Genérica.  En  lugar  de  conciencia,  como  sus  inventores  originales   esperaban,  creó  una  nueva  inconsciencia.  Es  una  pequeña  ayuda  para  la  modernización.   Cualquiera  puede  hacerlo  -­‐un  rascacielos  basado  en  una  pagoda  y/o  en  un  pueblo  de  las   colinas  toscanas-­‐.     11.11.  Toda  resistencia  al  Posmodernismo  en  antidemocrática.  Crea  un  sigiloso  envoltorio   alrededor  de  la  arquitectura  que  lo  hace  irresistible,  como  un  regalo  navideño  de  la   beneficencia.     11.12.¿Hay  alguna  conexión  entre  el  predominio  de  los  espejos  en  la  Ciudad  Genérica  -­‐¿es   para  celebrar  la  nada  con  su  multiplicación  o  es  un  desesperado  esfuerzo  para  capturar  las   esencias  en  su  proceso  de  evaporación?-­‐  y  los  presentes  que,  desde  hace  siglos,  suponían  ser   los  regalos  mas  efectivos  para  los  salvajes?     11.13.  Máximo  Gorky  habla  en  relación  a  Coney  Island  como  de  un  "aburrimiento  variado".   Claramente  piensa  en  el  término  como  en  un  oxímoron.  La  variedad  no  puede  ser  aburrida.   Pero  la  continua  variedad  de  la  Ciudad  Genérica  al  menos  nos  ayuda  a  percibir  la  variedad   como  algo  habitual:  banalizada,  en  una  inversión  de  expectativas,  su  repetición  se  ha   convertido  en  anormal,  y  por  tanto,  potencialmente  atrevida,  estimulante.  Pero  eso  será  en  el   siglo  XXI.  


X  I  I  .  geografía     12.1.  La  Ciudad  Genérica  tiene  generalmente  un  clima  más  cálido;  está  camino  del  sur  -­‐hacía  el   Ecuador-­‐  lejos  de  la  confusión  que  produjo  el  norte  en  el  último  milenio.  Es  un  concepto  en   estado  de  migración.  Su  último  destino  es  ser  tropical  -­‐mejor  clima,  gente  guapa-­‐.  Está   habitada  por  aquellos  a  los  que  no  les  gusta  estar  en  otro  lugar.     12.2.  En  la  Ciudad  Genérica,  la  gente  no  solo  es  mas  atractiva  que  sus  semejantes,  sino  que  se   supone  que  tienen  aún  mejor  temperamento,  menos  obsesionada  con  el  trabajo,  menos   hostil,  más  amable.  En  otras  palabras,  es  la  prueba  de  que  hay  una  conexión  entre  arquitectura   y  comportamiento,  que  la  ciudad  puede  hacer  mejores  personas  incluso  a  través  de  métodos   sin  identificar.     12.3.  Una  de  las  características  mas  potentes  de  la  Ciudad  Genérica  es  la  estabilidad  de  su   clima  -­‐no  hay  estaciones,  predicen  tiempo  soleado-­‐  aunque  todos  los  informes  meteorológicos   se  nos  presentan  en  términos  de  cambio  inminente  y  probable  empeoramiento:  nubes  en   Karachi.  Desde  la  ética  y  la  religión  el  tema  del  destino  se  ha  elevado  hasta  el  inexplicable   dominio  de  lo  meteorológico.  El  mal  tiempo  parece  ser  la  única  ansiedad  que  se  cierne  sobre  la   Ciudad  Genérica.     X  I  I  I  .  identidad     13.1  Hay  una  calculada  redundancia  en  la  iconografía  que  adopta  la  Ciudad  Genérica.  Si  está   frente  al  mar,  los  símbolos  marinos  están  distribuidos  por  todo  su  territorio.  Si  es  un  puerto,   los  barcos  y  las  grúas  también  aparecerán  muy  tierra  adentro.  (De  todos  modos  enseñar  los   propios  contenedores  no  tendría  sentido:  no  puedes  particularizar  lo  genérico  a  través  de  lo   Genérico)  Si  es  Asiático,  entonces  delicadas  (sensuales,  inescrutables)  mujeres  aparecerán  en   elásticas  poses,  sugiriendo  (religiosa  y  sexualmente)  la  sumisión  en  cualquier  sitio.  Si  tiene   montañas,  cada  folleto,  menú,  ticket,  anuncio,  insistirá  en  el  monte,  como  si  sólo  una   tautología  sin  costura  fuera  conveniente.  Su  identidad  es  como  un  mantra.     X  I  V  .  historia    


14.1.  Lamentar  la  ausencia  de  historia  es  un  reflejo  aburrido.  Supone  un  consenso  no  escrito   por  el  que  la  presencia  de  historia  es  deseable.¿Pero  quien  dice  que  este  sea  el  caso?  Una   ciudad  es  un  plano  habitado  de  la  manera  mas  eficiente  por  gentes  y  procesos,  y  en  la  mayoría   de  los  casos,  la  presencia  de  la  historia  lastra  su  realización...     14.2  Actualmente  la  historia  obstruye  la  pura  explotación  de  sus  valores  teóricos  como   ausencia.     14.3.  A  través  de  la  historia  de  la  humanidad  -­‐para  escribir  un  capitulo  aparte  the  American   Way-­‐  las  ciudades  han  crecido  mediante  un  proceso  de  consolidación.  Los  cambios  se  hacen   sobre  la  marcha.  Las  cosas  se  improvisan.  Las  culturas  florecen,  decaen,  reviven,  desaparecen,   son  saqueadas,  invadidas,  humilladas,  violadas,  triunfan,  renacen,  tienen  edades  de  oro,  caen   de  repente  silenciosamente  -­‐todo  en  el  mismo  sitio-­‐.  Por  eso  la  Arqueología  es  una  profesión   de  excavadores:  muestra  capa  tras  capa  de  civilizaciones  (por  ejemplo,  la  ciudad).  La  Ciudad   Genérica,  como  un  croquis  mal  elaborado,  no  está  mejorada  sino  abandonada.  La  idea  de   estratificación,  intensificación  y  finalización  son  desconocidas  para  ella:  no  tiene  capas.  Su   próxima  capa  aparecerá  en  otro  lugar,  tal  vez  en  la  puerta  de  al  lado  -­‐que  puede  tener  el   tamaño  de  un  estado-­‐  o  incluso  en  algún  sitio  más,  todo  junto.  El  arqueólogo  (igual  a   arqueología  más  interpretación)  del  siglo  XX  necesita  innumerables  billetes  de  avión  y  no  una   pala.     14.4  Al  exportar/expulsar  sus  mejoras,  la  Ciudad  Genérica  perpetúa  su  propia  amnesia  (¿su   único  vinculo  con  la  eternidad?).  Su  arqueología  será  por  tanto  la  evidencia  del  paulatino   olvido,  el  documento  de  su  evaporación.  Su  genio  tiene  las  manos  vacías  (no  como  el   emperador  sin  ropa,  sino  como  el  arqueólogo  sin  hallazgos,  sin  ni  siquiera  un  sitio).     X  V.  infraestructuras     15.1  Las  infraestructuras,  que  mutuamente  se  reforzaron  y  totalizaron,  se  están  convirtiendo   en  más  y  más  competitivas  y  locales;  no  pretenden  crear  conjuntos  funcionales  sino  entidades   funcionales  revueltas  (spin  off).  En  vez  de  una  red  y  un  organismo,  la  nueva  infraestructura   crea  enclaves  y  callejones  sin  salida:  el  grand  récit  y  lo  parasitario  no  se  desvían.  (La  ciudad  de   Bangkok  ha  aprobado  planes  para  tres  sistemas  de  metro  aerotransportados  que  competían   para  llegar  de  A  hasta  B;  el  más  fuerte  ganará.)     15.2.  La  infraestructura  ya  no  es  una  mayor  o  menor  responsabilidad  delegada  por  una   necesidad  más  o  menos  urgente,  sino  un  arma  estratégica,  una  predicción:  el  puerto  X  no  se  


amplía  para  servir  a  la  demanda  de  consumistas  frenéticos  sino  para  matar/reducir  las   oportunidades  de  que  el  puerto  Y  pueda  sobrevivir  al  siglo  XXI.  En  una  misma  isla,  a  la   metrópolis  del  sur  Z,  aún  en  su  infancia,  se  la  dota  de  un  nuevo  sistema  de  metro  que  haga   parecer  a  la  arraigada  metrópolis  W,  torpe,  congestionada,  un  antepasado.  La  vida  en  V  se  ha   suavizado  para  hacer  eventualmente  insoportable  la  vida  en  U.     X  V  I.  cultura     16.1.  Sólo  cuenta  lo  redundante.     16.2.  En  cada  huso  horario  hay  al  menos  tres  actuaciones  de  Cats.  El  mundo  está  rodeado  por   un  anillo  de  Saturno  de  maullidos.     16.3.  La  ciudad  solía  ser  el  gran  escenario  de  caza  sexual.  La  Ciudad  Genérica  es  como  una   agencia  de  citas:  encaja  eficientemente  las  provisiones  con  la  demanda.  Orgasmo  en  vez  de   agonía:  hay  progreso.  Las  más  obscenas  posibilidades  (oportunidades)  se  anuncian  en  la  más   limpia  tipografía:  la  helvética  (swiss)  se  ha  convertido  en  pornográfica.     X  V  I  I.  end     17.1.  Imagina  una  película  de  Holywood  sobre  la  Biblia.  Una  ciudad  en  alguna  parte  de  la  Tierra   Prometida.  Escena  del  Mercado:  de  izquierda  a  derecha  extras  caracterizados  con  harapos  de   colores,  pieles,  albornoces  de  seda,  entran  en  escena  gritando,  gesticulando,  con  los  ojos   vueltos,  provocando  peleas,  riendo,  rascándose  las  barbas,  mechones  de  pelo  untados  con   pegamento,  agolpándose  hacia  el  centro  de  la  imagen  ondeando  palos,  puños,  volcando   butacas,  pisoteando  animales...  La  gente  grita.  ¿Vendiendo  mercancías?  ¿Adivinando  el   futuro?  ¿Invocando  dioses?  Se  roban  bolsos,  los  criminales  son  perseguidos  (¿o  son   ayudados?)  por  las  multitudes.  Los  curas  rezan  por  la  calma.  Los  niños  enloquecen  entre  la   maleza  de  piernas  y  albornoces.  Los  animales  ladran.  Las  estatuas  se  caen.  Las  mujeres  chillan  -­‐ ¿amenazadas?¿extasiadas?-­‐.La  masa  batida  se  hace  oceánica.  Las  olas  rompen.  Ahora  quita  el   volumen  -­‐silencio,  un  alivio  bienvenido-­‐  e  invierte  la  película.  Los  ahora  mudos  pero  aún   visibles  hombres  y  mujeres  agitados  se  tambalean  hacia  atrás:  el  observador  no  sólo  ve   personas,  sino  que  empieza  a  notar  espacios  entre  ellos.  El  centro  se  vacía:  las  últimas  sombras   evacuan  el  rectángulo  del  cuadro  de  la  imagen,  probablemente  lamentándose,  pero   afortunadamente  nosotros  no  las  oímos.  El  silencio  ahora  se  refuerza  por  el  vacío:  la  imagen   muestra  butacas  vacías,  algunos  restos  que  fueron  pisoteados.  Auxilio...  se  acabó.  Esa  es  la   historia  de  la  ciudad.  La  ciudad  ya  no  es.  Podemos  irnos  ya  de  la  sala  de  cine...  


REM  KOOLHAAS   EL  ESPACIO  BASURA  (JUNKSPACE).  De  la  modernización  y  sus  secuelas   Ensayo  Junkspace  (2001),  multipublicado,  libro  de:  ESPACIO  BASURA  Gustavo  Gili  Ed.,  2006.     Aeropuerto  de  Logan  (Boston):  una  ampliación  de  alcance  mundial  para  el  siglo  XXI(Valla   publicitaria  de  finales  del  siglo  XX)   Si  se  llama  basura  espacial  a  los  desechos  humanos  que  ensucian  el  universo,  el  “espacio   basura  es  el  residuo  que  la  humanidad  deja  sobre  el  planeta.  El  producto  construido   (volveremos  sobre  esta  mas  adelante)  de  la  modernización  no  es  la  arquitectura  moderna,  sino   el  espacio  basura.   El  espacio  basura  es  lo  que  queda  después  que  la  modernización  haya  seguido  su  curso  o,  mas   concretamente,  lo  que  se  coagula  mientras  la  modernización  esta  ocurriendo:  su  secuela.  La   modernización  tenia  un  programa  racional:  compartir  universalmente  las  bendiciones  de  la   ciencia.  El  espacio  basura  es  su  apoteosis,  o  su  derretimiento;  aunque  cada  una  de  sus  partes   son  fruto  de  brillantes  inventos,  su  suma  augura  el  final  de  la  ilustración,  su  resurrección  como   una  farsa,  un  purgatorio  de  poca  calidad.  El  espacio  basura  es  la  suma  total  de  nuestra   arquitectura  actual;  hemos  construido  tanto  como  toda  la  historia  anterior,  pero  no  se  nos   recordara  a  esa  misma  escala.     El  espacio  basura  es  el  fruto  del  encuentro  entre  la  escalera  mecánica  y  el  aire  acondicionado,   concebido  en  una  incubadora  de  pladur  (las  tres  cosas  faltan  en  los  libros  de  historia).  El   espacio  basura  es  la  contrafigura  del  espacio,  un  territorio  de  una  ambición  devaluada,   expectativas  limitadas  y  una  sinceridad  reducida.  El  espacio  basura  es  un  “triangulo  de  las   bermudas”  de  conceptos,  una  “cápsula  de  Petri”  abandonada:  reduce  la  inmunidad,  suprime   las  distinciones,  socava  la  determinación  y  prefiere  la  intención  a  la  ejecución.  Reemplaza  la   jerarquía  por  la  acumulación  y  la  composición  por  la  adición.  Mas  y  mas  es  mas.  El  espacio   basura  esta  verde  y  maduro  al  mismo  tiempo;  es  un  colosal  manto  de  seguridad  que  cubre  la   tierra,  la  suma  de  todas  las  decisiones  no  tomadas,  de  los  problemas  no  afrontados,  de  las   opciones  no  elegidas,  de  las  prioridades  dejadas  sin  definir,  de  las  contradicciones   perpetuadas,  de  los  compromisos  adoptados,  de  la  corrupción  tolerada.  El  espacio  basura  es   como  estar  condenado  a  un  jacuzzi  perpetuo  con  millones  de  tus  mejores  amigos.   Es  un  enmarañado  imperio  de  la  confusión  que  funde  lo  publico  y  lo  privado,  lo  derecho  y  lo   torcido,  lo  atiborrado  y  lo  famélico,  lo  elevado  y  lo  mezquino,  para  ofrecer  un  mosaico  sin   suturas  de  lo  permanente  inconexo.  Aparentemente  apoteósico  y  espacialmente  grandioso,  el   efecto  de  su  riqueza  es  una  vacuidad  terminal,  una  depravada  parodia  que  sistemáticamente   erosiona  la  credibilidad  de  la  arquitectura,  posiblemente  para  siempre.   Vale,  hablemos  del  espacio  entonces:  de  la  belleza  de  los  aeropuertos,  en  especial  después  de   cada  ampliación;  del  brillo  de  las  remodelaciones;  de  la  variedad  de  los  centros  comerciales.  


Vamos  a  explorar  el  espacio  publico,  a  descubrir  los  casinos  y  a  investigar  los  parques   temáticos.  Nuestra  preocupación  por  la  gente  ha  vuelto  invisible  la  arquitectura  para  la  gente.   Fue  un  error  inventar  la  arquitectura  moderna  para  el  siglo  XX;  la  arquitectura  desapareció  en   el  siglo  XX;  hemos  estado  leyendo  una  nota  a  pie  de  pagina  con  un  microscopio,  esperando   que  se  convirtiese  en  novela.  El  espacio  basura  parece  una  aberración,  pero  es  la  esencia,  lo   principal.  El  espacio  basura  se  presenta  como  si  un  huracán  hubiese  recompuesto  una   situación  previamente  ordenada,  pero  esa  impresión  es  engañosa:  tal  situación  nunca  fue   coherente  y  nunca  aspiro  a  serlo.   Cuando  pensamos  en  el  espacio,  solo  hemos  mirado  sus  contenedores.  Toda  la  teoría  para  la   producción  del  espacio  se  basa  en  una  preocupación  obsesiva  por  lo  opuesto:  la  masa,  es  decir   la  arquitectura.  La  continuidad  es  la  esencia  del  espacio  basura;  este  aprovecha  cualquier   invención  que  permita  la  expansión,  incorpora  cualquier  recurso  que  fomente  la   desorientación  (los  espejos,  los  pulidos,  el  eco),  despliega  una  infraestructura  de  no   interrupción:  escaleras  mecánicas,  aspersores,  barreras  contraincendios,  cortinas  de  aire   caliente,  aire  acondicionado,  etcétera.  El  espacio  basura  esta  sellado,  se  mantiene  unido  no   por  la  estructura,  sino  por  la  piel,  como  una  burbuja.  La  gravedad  ha  permanecido  constante,   resistida  por  el  mismo  arsenal  desde  que  el  mundo  es  mundo;  pero  el  aire  acondicionado  un   medio  invisible  y,  por  tanto,  del  que  no  queda  constancia-­‐  ha  revolucionado  realmente  la   arquitectura  del  siglo  XX.  El  aire  acondicionado  ha  lanzada  el  edificio  sin  fin.  Si  la  arquitectura   es  lo  que  separa  los  edificios,  el  aire  acondicionado  es  lo  que  los  une.  El  aire  acondicionado  ha   impuesto  regímenes  mutantes  de  organización  y  coexistencia  que  la  arquitectura  ya  no  puede   seguir.  Al  igual  que  en  la  edad  media,  ahora  un  solo  centro  comercial  es  un  trabajo  de   generaciones:  el  aire  acondicionado  hace  o  deshace  nuestras  catedrales.  Como  cuesta  dinero  y   ya  no  es  gratis,  el  espacio  acondicionado  se  convierte  inevitablemente  en  un  espacio   condicional;  antes  o  después  todo  el  espacio  condicional  se  convierte  en  espacio  basura.  El   espacio  basura  es  siempre  interior,  y  tan  extenso  que  raramente  se  perciben  sus  limites.  El   espacio  se  creo  apilando  unos  materiales  encima  de  otros  y  consolidándolos  para  formar  una   nueva  totalidad.  El  espacio  basura  es  aditivo,  estratificado  y  ligero,  y  va  quedando   descuartizado  igual  que  el  cadáver  de  un  animal  va  siendo  desgarrado  por  los  depredadores:   pedazos  amputados  de  una  situación  universal.   El  espacio  basura  es  un  ámbito  de  geometría  fingida  y  simulada.  Aunque  es  algo  estrictamente   no  arquitectónico,  tiende  hacia  lo  abovedado,  hacia  la  cúpula.  Algunas  partes  parecen   destinadas  a  proclamar  su  carácter  inerte,  otras  se  ven  frenéticamente  abocadas  a  la   articulación:  lo  mas  apagado  junto  a  lo  mas  histérico.  Los  temas  corren  una  cortina  de  atrofia   sobre  sus  interiores  tan  grandes  como  el  Panteón,  produciendo  abortos  en  cada  rincón.  La   estética  es  bizantina,  escindida  en  millares  de  fragmentos,  todos  visibles  al  mismo  tiempo:  un   vertiginoso  populismo  panóptico.  El  neón  significa  tanto  lo  nuevo  como  lo  viejo.   Regresivos  y  futuristas,  los  interiores  hacen  referencia,  al  mismo  tiempo,  a  la  edad  de  piedra  y   a  la  era  del  espacio.  Al  igual  que  el  virus  inactivo  de  una  inoculación,  la  arquitectura  moderna   sigue  siendo  esencial,  pero  solo  en  su  versión  mas  inútil;  la  high  tech  ha  venido  para  celebrar  el   Milenio,  y  eso  que  parecía  muerta  solo  hace  una  década.  Se  basa  en  poner  en  primer  termino   lo  que  generaciones  anteriores  habían  mantenido  en  secreto:  formas  de  moluscos  con  pieles   tersamente  estiradas,  escaleras  de  urgencia  suspendidas  en  un  trapecio  unilateral,  elementos  


artesanales  sosteniendo  salas  de  naves  casi  industriales,  hectáreas  de  vidrio  colgado  de  una   telaraña  de  cables,  y  unas  sondas  hincadas  en  el  espacio  para  proporcionar  fatigosamente  lo   que  a  otros  sitios  llega  sin  esfuerzo,  el  aire  libre.  La  transparencia  solo  revela  todo  aquello  en  lo   que  no  podemos  tomar  parte.  Con  las  campanadas  de  medianoche,  todo  ello  puede   convertirse  en  un  estilo  gótico  taiwanes;  después  de  tres  años,  en  un  estilo  contemporáneo   nigeriano.  Los  murales  solían  mostrar  a  los  dioses;  los  módulos  del  espacio  basura  están   dimensionados  para  portar  marcas.  Los  mitos  pueden  habitarse,  las  marcas  dosifican  el  aura  a   merced  de  los  grupos  de  interés.  El  espacio  basura  se  basa  en  la  cooperación.  No  hay  diseño   sino  proliferación  creativa.  El  grafismo  tridimensional,  los  emblemas  trasplantados  de  las   franquicias  y  las  centelleantes  infraestructuras  de  luces,  diodos  luminosos  y  videos  describen   un  mundo  sin  autor,  mas  allá  de  la  pretensión  de  cada  cual,  completamente  singular,   totalmente  impredecible  y  sin  embargo,  intensamente  familiar:  la  regurgitación  en  lugar  de  la   resurrección.  El  espacio  basura  se  despoja  de  la  arquitectura  igual  que  un  reptil  cambia  de  piel,   y  renace  cada  lunes  por  la  mañana.  En  el  espacio  clásico,  la  materialidad  se  basaba  en  un   estado  final  que  solo  podía  modificarse  a  costa  de  una  destrucción  al  menos  parcial.  En  el   mismo  momento  en  que  la  regularidad  y  la  repetición  se  ha  abandonado  como  algo  represivo,   los  materiales  de  construcción  se  han  hecho  cada  vez  mas  modulares,  unitarios  y   normalizados,  como  si  la  materia  viniese  predigitalizada  (el  siguiente  grado  de  abstracción).  El   modulo  se  hace  cada  vez  mas  pequeño,  hasta  el  punto  que  se  convierte  en  un  mosaico.  Con   enormes  dificultades  (discusiones,  negociaciones,  sabotajes)  la  irregularidad  y  la  singularidad   se  elaboran  a  partir  de  elementos  idénticos.  En  vez  de  intentar  arrebatar  el  orden  al  caos,  lo   pintoresco  se  arrebata  ahora  a  lo  homogeneizado.  Toda  materialización  es  provisional;  la   construcción  ha  adquirido  una  nueva  tersura,  como  la  sastrería  a  medida.  Verbos   desconocidos  en  la  historia  de  arquitectura  (grapar,  pegar,  plegar,  descargar,  encolar,  duplicar,   fundir)  se  han  hecho  indispensables.   Donde  antes  los  detalles  indicaban  la  unión,  tal  vez  para  siempre,  de  materiales  dispares,   ahora  hay  un  acoplamiento  fugaz  que  espera  ser  desecho,  desatornillado,  un  abrazo  temporal   al  que  quizás  no  sobreviva  ninguno  de  sus  componentes;  no  se  trata  ya  de  un  encuentro   orquestado  de  la  diferencia,  sino  de  un  punto  muerto,  el  brusco  final  de  un  sistema.  Solo  los   ciegos,  al  leer  con  sus  dedos  estas  líneas  defectuosas,  comprenderán  las  historias  del  espacio   basura.  Facetado  como  una  formación  cristalográfica,  no  por  la  naturaleza  o  el  diseño,  sino  por   omisión,  el  espacio  basura  es  como  una  vidriera  emplomada  que  se  ha  vuelto  tridimensional,   una  barrera  de  color  delante  de  muros  fluorescentes  que  generan  calor  para  elevar  la   temperatura  del  espacio  basura  hasta  niveles  donde  se  podrían  cultivar  orquídeas.  El  espacio   basura  es  un  espacio  caliente.  Hay  dos  clases  de  densidad  en  el  espacio  basura:  la  primera,   óptica;  la  segunda,  informática.  Las  dos  compiten  entre  si.  El  espacio  basura  siempre  cambia,   pero  nunca  evoluciona.  El  programa  del  espacio  basura  es  el  crescendo,  como  en  el  Bolero  de   Ravel.  Tomando  historias  de  un  lado  y  de  otro,  su  contenido  es  repetitivo  y  estable;  se   multiplica  como  en  una  clonación:  mas  de  lo  mismo.  Algunos  sectores  se  pudren,  ya  no  se  ven,   y  quedan  conectados  al  cuerpo  principal  mediante  pasajes  gangrenosos.  El  espacio  basura  es   un  caldo  de  cultivo  primigenio  del  aplazamiento  y  el  consumo,  una  nueva  forma  de ��esa   servidumbre  de  que  “la  forma  sigue  a  la  función”.   Volcado  en  la  gratificación  instantánea,  el  espacio  basura  contiene  el  germen  de  la  perfección   futura,  un  lenguaje  apologético  esta  entretejido  en  su  textura  de  historia  elemental.  “Cerrado  


para  su  futura  diversión”,  “perdonen  nuestro  aspecto”  o  diminutos  carteles  amarillos  de  “lo   sentimos”,  señalan  las  reparaciones  en  curso  o  las  manchas  de  humedad,  anuncian  cierres   momentáneos  a  cambio  de  una  brillantez  inminente:  el  encanto  de  las  mejoras.  Todas  las   superficies  son  arqueológicas,  es  decir,  “superposiciones  de  diferentes  épocas”;  (¿cómo   llamaríamos  al  periodo  en  que  era  habitual  una  clase  concreta  de  moqueta  continua?).  En   teoría  cada  megaestructura  genera  su  propio  subsistema  de  partículas  compatibles  y  tienden  a   crear  un  universo  de  cohesión  galopante.  En  el  espacio  basura  se  han  vuelto  las  tornas:  solo   hay  subsistemas,  sin  concepto  alguno,  partículas  huérfanas  en  busca  de  un  programa  o  un   patrón.   Tradicionalmente,  la  topología  implica  delimitación,  la  definición  de  un  modelo  singular  que   excluye  otras  interpretaciones.  El  espacio  basura  representa  una  tipología  inversa  de  identidad   acumulativa  y  promiscua  que  tiene  que  ver  menos  con  la  clase  que  con  la  cantidad.  Una   tipología  de  lo  informe  sigue  siendo  una  tipología,  la  ausencia  de  forma  sigue  siendo  forma.   Ejemplos  de  ello  son:  la  tipología  del  vertedero,  donde  los  camiones,  uno  detrás  de  otro,   sueltan  su  carga  para  formar  un  montón,  todo  ello  pese  a  lo  arbitrario  de  su  contenido  y  a  su   carácter  esencialmente  incompleto;  o  la  tienda  de  campaña,  un  envoltorio  que  adopta  formas   distintas  para  albergar  volúmenes  interiores  variables.  El  espacio  basura  puede  ser   absolutamente  caótico  o  bien  espantosamente  estéril  y  perfecto,  indeterminado  y   excesivamente  determinado  al  mismo  tiempo.  El  espacio  basura  es  como  un  liquido  que  se   hubiese  condensado  en  alguna  otra  forma.  Su  configuración  especifica  es  tan  fortuita  como  la   geometría  de  un  copo  de  nieve.  Los  trazados  implican  una  repetición  o,  en  ultima  instancia,   unas  reglas  descifrables;  el  espacio  basura  esta  mas  allá  de  la  geometría,  mas  allá  de  los   trazados.  Como  no  puede  captarse,  el  espacio  basura  no  puede  recordarse.  Es  ampuloso  pero   poco  rememorable,  como  un  protector  de  pantalla,  cuya  negativa  a  quedarse  quieto  asegura   una  amnesia  instantánea.     Circulación   El  espacio  basura  suele  describirse  a  menudo  como  un  espacio  de  flujos,  pero  esta  es  una   denominación  poco  adecuada;  los  flujos  dependen  de  un  movimiento  disciplinado,  de  cuerpos   que  forman  una  unidad.  Aunque  se  trata  de  una  arquitectura  de  masas,  cada  trayectoria  es   estrictamente  singular.  El  espacio  basura  es  una  telaraña  sin  araña.   Esta  anarquía  es  una  de  las  ultimas  maneras  tangibles  en  que  podemos  medir  nuestra  libertad.   Es  un  espacio  de  colisión,  un  contenedor  de  átomos.  Es  abigarrado,  no  denso.  Hay  en  el   espacio  basura  un  modo  especial  de  moverse,  que  es  al  mismo  tiempo  errante  y  decidido.  Es   una  cultura  aprendida.  A  veces  todo  un  espacio  basura  se  viene  abajo  debido  al  inconformismo   de  uno  de  sus  miembros;  un  solo  ciudadano  de  otra  cultura  un  campesino  albanes,  una  madre   portuguesa-­‐  puede  entorpecer  y  desestabilizar  todo  un  espacio  basura,  dejando  a  su  paso  una   estela  de  obstrucción,  una  desregulación  finalmente  transmitida  hasta  sus  ultimas   consecuencias.  Cuando  el  movimiento  se  hace  coordinado,  se  congela:  en  las  escaleras   mecánicas,  cerca  de  las  salidas  y  junto  a  las  maquinas  de  los  aparcamientos  y  los  cajeros   automáticos.  


A  veces,  bajo  coacción,  los  individuos  quedan  acorralados  en  un  flujo,  se  ven  empujados  por   una  sola  puerta  o  forzados  a  salvar  el  abismo  entre  dos  obstáculos  provisionales  (una  silla  de   invalido  que  pita  y  una  palmera):  la  evidente  animadversión  que  provoca  esta  canalización   ridiculiza  la  idea  de  los  flujos.  En  el  espacio  basura,  los  flujos  conducen  al  desastre:  cuerpos   muertos  amontonándose  ante  salidas  de  urgencia,  cerradas,  de  una  discoteca;  los  grandes   almacenes  el  primer  día  de  rebajas;  las  estampidas  de  grupos  enfrentados  de  hinchas  de   fútbol;  todo  ello  es  prueba  de  la  falta  de  adaptación  entre  los  portales  del  espacio  basura  y  el   calibrado  medio  del  resto  del  mundo.  Cada  arquitectura  encarna  ahora  dos  situaciones:  una   parte  es  permanente;  la  otra  provisional.  Unos  sectores  envejecen,  otros  se  mejoran.  Juzgar  lo   construido  suponía  una  situación  estática;  el  espacio  basura  esta  siempre  en  fase  de   transformación.  Supongamos  que  un  aeropuerto  necesita  mas  espacio.  En  el  pasado,  se   añadían  nuevas  terminales  cada  una  mas  o  menos  característica  de  su  propia  época-­‐  dejando   las  antiguas  como  un  recuerdo  legible,  como  una  progresión.  Dado  que  los  pasajeros  han   mostrado  ampliamente  su  infinita  maleabilidad,  la  idea  de  reconstruir  en  el  mismo  lugar  ha   ganado  adeptos.  Los  pasillos  mecánicos  se  lanzan  en  sentido  inverso.  El  vestíbulo  llega  a  ser   indescifrable:  los  antiguos  espacios  de  la  indiferencia  se  convierten  en  algo  genérico,  tipo   casbah  que  ofrece  vistas  de  un  submundo  de  vestuarios  improvisados,  trabajo  manual,  humo,   pausas  de  café,  incendios  reales,  etc.   Pantallas  de  pladur  pegadas  con  cinta  adhesiva  segregan  dos  poblaciones:  una  húmeda  y  otra   seca;  una  dura  y  otra  blanda;  una  fría  y  otra  recalentada;  una  masculina  y  otra  castrada.  Un   cambio  crea  el  espacio  nuevo;  el  otro  consume  el  espacio  viejo.  El  techo  es  una  placa  abollada,   como  los  alpes,  retículas  de  planchas  inestables  se  alternan  con  laminas  estampadas  de   plástico  negro,  perforadas  de  modo  inverosímil  por  mallas  de  candelabros  cristalinos.  Los   conductos  metálicos  han  sido  sustituidos  por  textiles  que  respiran.  Las  juntas  abiertas  revelan   enormes  vacíos  en  el  techo  (¿antiguos  cañones  de  amianto?),  vigas  toscas,  tubos,  sogas,   cables,  aislamiento,  protección  contra  incendios,  cuerdas,  enmarañados  arreglos  que  de   pronto  salen  a  la  luz,  tan  impuros,  torturados  y  complejos  que  solo  existen  porque  nunca  se   planearon.  El  suelo  esta  hecho  de  retales;  diferentes  texturas  luchan  por  la  supremacía:   peludas,  toscas,  brillantes,  plásticas,  metálicas,  embarradas,  etc.   El  terreno  ya  no  existe.  Hay  demasiadas  necesidades  básicas  que  han  de  satisfacerse  en  un   solo  plano.  Se  ha  abandonado  la  idea  de  un  nivel  de  referencia,  del  carácter  absoluto  de  la   horizontal.  La  transparencia  ha  desaparecido,  reemplazada  por  una  densa  costra  de  ocupación   preliminar:  quioscos,  carritos,  cochecitos  infantiles,  palmeras,  fuentes,  bares,  sofás,  etc.  Los   corredores  ya  no  unen  A  con  B,  sino  que  se  han  convertido  en  galerías  comerciales,  en   “destinos”.  Su  vida  como  inquilinos  suele  ser  corta:  los  vestidos  mas  horribles,  los  escaparates   mas  inactivos,  las  flores  mas  inexplicables.  Se  ha  perdido  cualquier  perspectiva,  como  en  una   selva  tropical  (que  también  esta  desapareciendo).   La  línea  recta  se  enrolla  en  configuraciones  cada  vez  mas  laberínticas.  Solo  una  especie  de   perversa  coreografía  puede  explicar  los  giros  y  las  vueltas,  los  ascensos  y  los  descansos,  las   súbitas  inversiones  que  incluye  el  típico  recorrido  desde  el  mostrador  de  facturación  hasta  la   pista  de  estacionamiento  en  el  típico  aeropuerto  contemporáneo.  Debido  a  que  nunca   cuestionamos  o  reconstruimos  lo  absurdo  de  nuestras  trayectorias,  nos  sometemos   dócilmente  a  dantescos  viajes  que  incluyen  perfumes,  solicitantes  de  asilo,  ropa  interior,  


ostras,  teléfonos  móviles,  salmón  ahumado,  increíbles  aventuras  para  el  cerebro,  la  vista,  el   oído,  el  olfato,  el  gusto,  el  útero  o  los  testículos.  En  su  momento  hubo  una  polémica  sobre  la   línea  recta;  ahora  el  ángulo  de  90  grados  es  solo  uno  entre  muchos.  En  realidad  los  restos  de   antiguas  geometrías  siempre  crean  un  nuevo  embrollo,  ofreciendo  así  desesperados  núcleos   de  resistencia  que  forman  inestables  remolinos  en  flujos  nuevamente  oportunistas.  ¿Quién   osaría  exigir  responsabilidad  por  esta  secuencia?.  La  idea  de  que  antes  una  profesión  imponía   o  al  menos  creía  predecir-­‐  los  movimientos  de  la  gente  ahora  resulta  risible;  o  peor:   impensable.  En  lugar  de  diseño,  hay  cálculos:  cuanto  mas  errático  es  el  camino,  mas   excéntricos  son  los  circuitos:  cuanto  mas  eficaz  es  la  exposición,  mas  inevitable  es  la   transacción.  La  corriente  posmoderna  añade  una  zona  arrugada  de  poche  vírico  que  fractura  y   multiplica  el  interminable  frente  de  exhibición:  un  retractilado  peristáltico  crucial  para  todo   intercambio  comercial.  Las  trayectorias  se  lanzan  por  rampas,  se  vuelven  horizontales  sin   previo  aviso,  se  interceptan,  se  pliegan  hacia  abajo  y  surgen  de  pronto  en  una  balconada  sobre   un  gran  vacío.  (Sin  saberlo,  siempre  habitamos  un  bocadillo.  El  espacio  se  excava  en  el  espacio   basura  como  si  este  fuese  un  bloque  de  helado  que  ha  pasado  demasiado  tiempo  en  el   congelador:  cónico,  esférico,  lo  que  sea.)  Una  escalera  mecánica  nos  lleva  a  un  destino   desconocido,  desde  el  callejón  sin  salida  donde  nos  dejo  una  monumental  escalera  de  granito,   frente  a  una  vista  provisional  de  yeso  inspirada  en  fuentes  poco  memorables.   Los  núcleos  de  aseos  se  transmutan  en  un  almacén  de  Disney  y  luego  se  metamorfosean  para   convertirse  en  un  centro  de  meditación:  las  transformaciones  sucesivas  ridiculizan  la  palabra   “proyecto”.  En  este  punto  muerto  entre  lo  redundante  y  lo  inevitable,  un  proyecto  realmente   habría  empeorado  las  cosas  y  nos  habría  llevado  a  una  desesperación  inmediata.  El  proyecto   es  una  pantalla  de  radar  en  la  que  los  impulsos  individuales  sobreviven  durante  impredecibles   periodos  de  tiempo  en  unas  grescas  bacanales.   Solo  los  diagramas  dan  una  versión  soportable.  El  espacio  basura  es  posexistencial:  hace   incierto  el  lugar  en  el  que  estamos,  obstaculiza  el  camino  por  donde  vamos  y  desmonta  el  sitio   de  donde  venimos.  ¿Quiénes  somos?  Pensamos  que  podíamos  hacer  caso  omiso  del  espacio   basura,  visitarlo  a  escondidas,  tratarlo  con  un  desdén  condescendiente  o  disfrutarlo   indirectamente.  Como  no  podíamos  entenderlo,  hemos  tirado  las  llaves.  Pero  nuestra  propia   arquitectura  esta  infectada,  se  ha  hecho  igual  de  lisa,  total,  continua,  torcida,  abigarrada.       política   El  espacio  basura  será  nuestra  tumba.  La  mitad  de  la  humanidad  contamina  para  producir  y  la   otra  mitad  contamina  para  consumir.  La  contaminación  combinada  de  todos  los  coches,   motos,  camiones,  autobuses  y  fabricas  explotadoras  del  tercer  mundo  resulta  una  nimiedad  en   comparación  con  el  pulso  generado  por  el  espacio  basura.  El  espacio  basura  es  política:   depende  de  la  eliminación  central  de  la  capacidad  critica  en  nombre  de  la  comodidad  y  el   placer.  Enteros  países  diminutos  adoptan  ahora  el  espacio  basura  como  un  programa  político,   establecen  regímenes  de  desorientación  planificada,  instigan  una  política  de  desorganización   sistemática.  No  es  exactamente  eso  de  “todo  vale”;  en  realidad  el  secreto  del  espacio  basura  


esta  en  que  es  promiscuo  y  al  mismo  tiempo  represivo:  a  medida  que  prolifera  lo  informe,  lo   formal  se  atrofia  y  con  ello  todas  las  reglas,  las  ordenanzas,  los  recursos,  etcétera.  El  espacio   basura  conoce  todas  nuestras  emociones,  todos  nuestros  deseos.  Es  el  interior  del  vientre  del   Gran  Hermano.  Se  apodera  de  las  sensaciones  de  la  gente.  Se  presenta  como  una  banda   sonora,  un  olor,  unos  letreros,  anuncia  descaradamente  como  quiere  que  se  lo  interprete:   “sensacional,  flamante,  enorme,  abstracto,  minimalista,  histórico”.  Los  huéspedes  del  espacio   basura  forman  un  colectivo  de  inquietantes  consumidores  en  actitud  de  hosca  anticipación  de   su  próxima  compra.  El  espacio  basura  pretende  unificar,  pero  en  realidad  escinde.  Crea   comunidades  no  de  intereses  comunes  o  de  libre  asociación,  sino  de  estadísticas  idénticas:  un   mosaico  del  denominador  común.  El  ego  se  ve  despojado  de  su  intimidad  y  su  misterio,  cada   hombre,  cada  mujer  y  cada  niño  se  convierten  en  objetivos,  se  les  espía  y  se  les  separa  del   resto.  Los  fragmentos  se  recomponen  solo  por  “seguridad”,  en  una  retícula  de  pantallas  de   video  que  de  modo  decepcionante  vuelven  a  ensamblar  mágicas  tomas  de  un  cubismo   banalizado  y  utilitario  que  revela  la  coherencia  global  del  espacio  basura  ante  la  desapasionada   mirada  de  unos  vigilantes  poco  expuestos:  la  videoetnografía  en  bruto.  Las  superficies  mas   brillantes  de  la  historia  de  la  humanidad  reflejan  la  humanidad  en  su  aspecto  mas  superficial.   Cuanto  mas  habitamos  en  palacios,  mas  informalmente  nos  vestimos.   Como  mejor  se  disfruta  el  espacio  basura  es  en  un  estado  de  embelesamiento   posrevolucionario.  Hay  un  grado  cero  de  lealtad  hacia  la  configuración,  no  hay  una  “situación   original”,  y  la  arquitectura  se  ha  convertido  en  una  secuencia  de  imágenes  fijas  de  video.  La   única  certidumbre  es  la  conversión  continua-­‐,  seguida  en  unos  cuantos  casos  por  la   “restauración”.  Ese  es  el  proceso  que  reclama  constantemente  nuevos  sectores  de  historia   como  aplicación  del  espacio  basura.  Igual  que  el  espacio  basura  es  inestable,  su  propiedad  real   siempre  va  cambiando  con  una  deslealtad  similar.  A  medida  que  su  escala  crece  rápidamente  y   rivaliza  contra  la  del  espacio  publico,  incluso  superándola-­‐,  su  economía  se  hace  mas   inescrutable.  Su  financiación  es  una  bruma  deliberada  que  difumina  acuerdos  poco  claros,   dudosas  evasiones  fiscales,  “sorprendentes”  incentivos,  posesiones  endebles,  derechos  aéreos   transferidos,  copropiedades,  zonas  especiales  y  complicidades  entre  lo  público  y  lo  privado.  


REM  KOOLHASS   BIGNESS,  O  EL  PROBLEMA  DE  LO  GRANDE   Manifiesto,  1994.     Ensayo  Bigness  or  the  problem  of  Large,  del  libro  de:  Koolhaas,  Rem  y  Bruce  Mau,  SMLXL,  OMA,   The  Monacelli  Press,  Nueva  York,  1995.,  pp.  494-­‐517.     Más  allá  de  cierta  escala,  la  arquitectura  adquiere  las  propiedades  de  Bigness.  La  mejor  razón   para  introducir  la  Bigness  es  la  dada  por  los  alpinistas  del  Monte  Everest:  “porque  está  allí.”  La   Bigness  es  arquitectura  fundamental.   Parece  increíble  que  el  tamaño  de  un  solo  edificio  formule  un  programa  ideológico,   independientemente  del  deseo  de  sus  arquitectos.   De  todas  las  categorías  posibles,  la  Bigness  no  parece  merecer  un  manifiesto;  desacreditado   como  un  problema  intelectual,  aparentemente  está  en  vías  de  extinción  -­‐como  el  dinosaurioa   través  de  la  torpeza,  lentitud,  inflexibilidad,  dificultad.  Pero  de  hecho,  solo  la  Bigness  instiga  el   régimen  de  complejidad  que  moviliza  la  inteligencia  plena  de  la  arquitectura  y  sus  campos   relacionados.   Hace  cien  años,  una  generación  de  descubrimientos  conceptuales  y  tecnologías  de  soporte   desencadenaron  una  Big  Bang  [Explosión  Gigantesca]  arquitectónica.  Por  hacer  las   circulaciones  al  azar,  poner  distancias  en  corto  circuito,  hacer  interiores  artificiales,  reducir   masa,  estrechar  dimensiones  y  acelerar  la  construcción,  el  elevador,  la  electricidad,  el  aire   acondicionado,  el  acero,  y  finalmente,  las  nuevas  infraestructuras  formaron  un  racimo  de   mutaciones  que  indujeron  otras  especies  de  arquitectura.  Los  efectos  combinados  de  esas   invenciones  fueron  estructuras  más  altas  y  más  profundas  -­‐Bigger  [Más  grandes]-­‐  de  las  que   nunca  antes  fueron  concebidas,  con  un  potencial  paralelo  para  la  reorganización  del  mundo   social  -­‐una  programación  sumamente  rica.       Teoremas   Abastecida  inicialmente  por  la  irreflexiva  energía  de  lo  puramente  cuantitativo  la  Bigness  ha   sido,  por  casi  un  siglo,  una  condición  casi  sin  pensadores,  una  revolución  sin  programa.   Delirious  New  York  implicó  una  “Teoría  de  la  Bigness”  latente  basada  en  cinco  teoremas.    


1.  Más  allá  de  cierta  masa  crítica,  un  edificio  se  convierte  en  un  Edificio  Grande  [Big].  Una  masa   tal  no  puede  ya  ser  controlada  por  una  sola  presencia  arquitectónica,  o  incluso  por  ninguna   combinación  de  presencias  arquitectónicas.  Esta  imposibilidad  dispara  la  autonomía  de  sus   partes,  pero  esto  no  es  lo  mismo  que  fragmentación:  las  partes  permanecen  sometidas  a  la   totalidad.     2.  El  elevador  -­‐con  su  potencial  para  establecer  conexiones  mecánicas  antes  que   arquitectónicas  y  su  familia  de  inventos  relacionados  no  producen  ningún  efecto  en  el   repertorio  clásico  de  arquitectura.  Los  problemas  de  composición,  escala,  proporción,  detalle,   ahora  son  discutibles.   El  “arte”  de  la  arquitectura  es  inútil  en  la  Bigness.     3.  En  la  Bigness,  la  distancia  entre  el  núcleo  y  la  envolvente  se  incrementa  hasta  el  punto  en   que  la  fachada  ya  no  puede  revelar  lo  que  pasa  en  el  interior.  La  expectativa  humanista  de   “honestidad”  está  sentenciada:  la  arquitectura  interior  y  exterior  se  vuelven  proyectos   separados,  uno  tratando  con  la  inestabilidad  de  las  necesidades  programáticas  e  iconográficas,   el  otro  -­‐agente  de  desinformación-­‐  ofreciendo  a  la  ciudad  la  estabilidad  aparente  de  un  objeto.   Donde  la  arquitectura  revela,  la  Bigness  confunde;  la  Bigness  transforma  la  ciudad  de  una   suma  de  certezas  en  una  acumulación  de  misterios.  Lo  que  se  ve  ya  no  es  lo  que  se  obtiene.     4.  A  través  solo  del  tamaño,  tales  edificios  entran  en  un  dominio  amoral,  más  allá  del  bien  y  del   mal.   Su  impacto  es  independiente  de  su  calidad.     5.  Juntas,  todas  esas  rupturas  -­‐con  la  escala,  con  la  composición  arquitectónica,  con  la   tradición,  con  la  transparencia,  con  la  ética-­‐  implican  el  final,  la  ruptura  más  radical:  la  Bigness   ya  no  es  parte  de  ningún  tejido  urbano.   Ésta  existe,  a  lo  mucho,  coexiste.   Su  subtexto  es  joder  el  contexto.       Modernización    


En  1978,  la  Bigness  parecía  un  fenómeno  del  y  para  (el)  Nuevo(s)  Mundo(s).  Pero  en  la   segunda  de  los  ochenta,  se  multiplicaron  los  signos  de  una  nueva  ola  de  modernización  que   absorbería  -­‐en  una  forma  más  o  menos  camuflada-­‐  al  Viejo  Mundo,  provocando  episodios  de   un  nuevo  comienzo  incluso  en  el  continente  “terminado”.  Contra  los  antecedentes  de  Europa,   el  impacto  de  la  Bigness  nos  forzó  a  hacer  lo  que  estaba  implícito  en  Delirious  New  York   explícito  en  nuestro  trabajo.   La  Bigness  se  volvió  una  polémica  doble  confrontando  intentos  anteriores  en  la  integración  y   concentración  y  doctrinas  contemporáneas  que  cuestionan  la  posibilidad  del  Todo  y  de  lo  Real   como  categorías  viables  y  se  resignan  ellas  mismas  al  presuntamente  inevitable  desmontaje  y   disolución  de  la  arquitectura.   Los  europeos  han  sobrepasado  la  amenaza  de  la  Bigness  por  medio  de  especularla  más  allá  del   punto  de  aplicación.  Su  contribución  ha  sido  el  “regalo”  de  la  megaestructura,  una  clase  de   abraza-­‐todo,  de  permite-­‐todo  el  soporte  técnico  que  últimamente  cuestionó  el  estatus  del   edificio  individual:  una  muy  segura  Bigness,  sus  verdaderas  implicaciones  excluyendo  su   implementación.  El  urbanisme  spatiale  de  Yona  Friedman  (1958)  fue  emblemático:  la  Bigness   flota  sobre  París  como  una  manta  metálica  de  nubes,  prometiendo  un  ilimitado  pero   desenfocado  potencial  de  renovación  de  “todo”,  pero  nunca  aterriza,  nunca  confronta,  nunca   clama  su  justo  lugar  -­‐la  crítica  como  decoración.   En  1972,  Beauborg  -­‐Deván  Platónico-­‐  ha  propuesto  espacios  donde  “cualquier”  cosa  era   posible.  La  flexibilidad  resultante  fue  desenmascarada  como  la  imposición  de  un  promedio   teórico  a  costa  del  carácter  y  la  precisión  -­‐entidad  a  precio  de  identidad.  Perversamente,  su   clara  demostración  impidió  la  neutralidad  genuina  realizada  sin  esfuerzo  en  el  rascacielos   [norte]americano.   Tan  marcada  estaba  la  generación  de  mayo  del  68,  mi  generación  -­‐supremamente  inteligente,   bien  informada,  correctamente  traumatizada  por  cataclismos  seleccionados,  franca  en  sus   prestamos  de  otras  disciplinas-­‐  por  el  fracaso  de  este  y  otros  modelos  similares  de  densidad  e   integración  -­‐por  su  sistemática  insensibilidad  sobre  el  particular  -­‐que  propuso  dos  grandes   líneas  de  defensa:  desmantelamiento  y  desaparición.   En  la  primera,  el  mundo  está  descompuesto  en  incompatibles  fractales  de  unicidad,  cada  uno   un  pretexto  para  posteriores  desintegraciones  del  todo:  un  paroxismo  de  fragmentación  que   vuelve  a  lo  particular  en  un  sistema.  Detrás  de  esta  falla  de  programa  según  las  partículas   funcionales  más  pequeñas  aparece  la  perversamente  inconsciente  revancha  de  la  vieja   doctrina  la-­‐forma-­‐sigue-­‐a-­‐la-­‐función  que  lleva  al  contenido  del  proyecto  -­‐tras  fuegos  artificiales   de  sofisticación  intelectual  y  formal-­‐  inexorablemente  hacia  el  anticlímax  del ��diafragma,   doblemente  decepcionante  desde  que  su  estética  sugiere  la  rica  orquestación  del  caos.  En  este   paisaje  de  desmembramiento  y  falso  desorden,  cada  actividad  es  puesta  en  su  lugar.   Las  hibridizaciones/proximidades/fricciones/traslapes/sobreposiciones  programáticas  que  son   posibles  en  la  Bigness  -­‐de  hecho,  el  aparato  entero  de  montage  inventado  a  comienzos  del   siglo  para  organizar  las  relaciones  entre  partes  independientes-­‐  están  siendo  deshechas  por  


una  sección  de  la  presente  vanguardia  en  composiciones  de  pedantería  y  rigidez  casi  irrisorias,   tras  una  aparente  ferocidad.   La  segunda  estrategia,  desaparición,  trasciende  a  la  cuestión  de  la  Bigness  -­‐de  presencia   masiva-­‐  a  través  de  un  compromiso  abierto  con  la  simulación,  virtualidad,  inexistencia.  Un   parchado  de  argumentos  pepenado  [de  la  basura]  desde  los  sesenta  por  sociólogos,  ideólogos,   filósofos  [norte]americanos,  intelectuales  franceses,  cibermísticos,  etc.,  sugieren  que  la   arquitectura  será  el  primer  “sólido  que  se  derrita  en  aire”  a  través  de  los  efectos  combinados   de  tendencias  demográficas,  electrónicos,  media,  velocidad,  la  economía,  ocio,  la  muerte  de   Dios,  el  libro,  el  teléfono,  el  fax,  afluencia,  democracia,  el  fin  del  Gran  Cuento....   Apoderándose  de  la  desaparición  actual  de  la  arquitectura,  esta  vanguardia  está   experimentando  con  virtualidad  real  o  simulada,  reclamando,  en  nombre  de  la  modestia,  su   anterior  omnipotencia  en  el  mundo  de  la  realidad  virtual  (¿dónde  el  fascismo  puede  ser   perseguido  con  impunidad?)       Máximo     Paradójicamente,  el  todo  y  lo  real  cesaron  de  existir  como  posibles  empresas  para  el   arquitecto  exactamente  en  el  momento  donde  el  acercamiento  del  fin  del  segundo  milenio  vio   un  resuelto  apresuramiento  hacia  la  reorganización,  consolidación,  expansión,  un  clamor  por   la  mega  escala.  De  otra  manera  comprometida,  una  profesión  entera  era  incapaz,  finalmente,   de  explotar  eventos  sociales  y  económicos  dramáticos  que,  si  son  confrontados,  podrían   restaurar  su  credibilidad.   La  ausencia  de  una  teoría  de  la  Bigness  -­‐¿qué  es  lo  que  la  arquitectura  máxima  puede  hacer?-­‐   es  la  debilidad  más  extenuante  de  la  arquitectura.  Sin  una  teoría  de  la  Bigness,  los  arquitectos   están  la  posición  de  los  creadores  de  Frankenstein:  instigadores  de  un   experimento  parcialmente  exitoso  cuyos  resultados  corren  frenéticamente  y  están  por  eso   desacreditados.   Porque  no  hay  teoría  de  la  Bigness  no  sabemos  que  hacer  con  ella,  no  sabemos  donde  ponerla,   no  sabemos  cuando  usarla,  no  sabemos  como  planearla.  Los  grandes  errores  son  nuestra  única   conexión  con  la  Bigness.  Pero  a  pesar  de  su  nombre  mudo,  la  Bigness  es  un  dominio  teórico  en   este  fin  de  siècle:  en  un  panorama  de  desorden,  desensamblaje,  disociación  ,  desautorización,   la  atracción  de  la  Bigness  es  su  potencial  para  reconstruir  el  Todo,  resucitar  lo  Real,  reinventar   lo  colectivo,  reclamar  la  posibilidad  máxima.   Sólo  a  través  de  la  Bigness  puede  la  arquitectura  disociarse  de  los  agotados  movimientos   artísticos/ideológicos  del  modernismo  y  formalismo  para  recuperar  su  medio  como  vehículo   de  modernización.  


La  Bigness  reconoce  que  la  arquitectura  como  la  conocemos  está  en  dificultades,  pero  no  se   sobre  compensa  a  través  de  regurgitaciones  de  aún  más  arquitectura.  Propone  una  nueva   economía  en  la  que  ya  no  “todo  es  arquitectura,”  sino  en  la  cual  una  posición  estratégica  es   recuperada  a  través  de  retraimiento  y  concentración,  cediendo  el  resto  de  un  disputado   territorio  a  las  fuerzas  enemigas.       Principio     La  Bigness  destruye,  pero  es  también  un  nuevo  principio.  Puede  reensamblar  lo  que  rompe.   Una  paradoja  de  la  Bigness  es  que  a  pesar  de  los  cálculos  que  lleva  en  su  planeación  -­‐de  hecho,   a  través  de  sus  meras  rigideces-­‐  es  esa  única  arquitectura  que  construye  lo  impredecible.  En   lugar  de  reforzar  la  coexistencia,  la  Bigness  depende  de  regímenes  de  libertades,  el  ensamblaje   de  diferencias  máximas.   Sólo  la  Bigness  puede  dar  sustancia  a  una  proliferación  promiscua  de  eventos  en  un  sólo   contenedor.  Desarrolla  estrategias  para  organizar  tanto  su  independencia  como  su   interdependencia  dentro  de  una  entidad  más  grande  en  una  simbiosis  que  exacerba  más  que   compromete  la  especificidad.   A  través  de  la  contaminación  más  que  de  la  pureza  y  de  la  cantidad  más  que  de  la  calidad,  sólo   la  Bigness  puede  soportar  genuinamente  nuevas  relaciones  entre  entidades  funcionales  que   expanden  más  que  limitan  sus  identidades.  La  artificialidad  y  complejidad  de  la  Bigness   libera  a  la  forma  de  su  armadura  defensiva  para  permitir  una  especie  de  licuefacción;  los   elementos  programáticos  reaccionan  unos  con  otros  para  crear  nuevos  eventos  -­‐la  Bigness   regresa  a  un  modelo  de  alquimia  programática.   A  primera  vista,  las  actividades  acumuladas  en  la  estructura  de  Bigness  demandan  interactuar,   pero  la  Bigness  también  las  mantiene  aparte.  Como  varas  de  plutonio  que,  más  o  menos   sumergidas,  desaniman  o  promueven  una  reacción  nuclear,  la  Bigness  regula  las   intensidades  de  coexistencia  programática.  Aunque  la  Bigness  es  un  plano  de  intensidad   perpetua,  también  ofrece  grados  de  serenidad  e   incluso  de  blandura.  Es  simplemente  imposible  animar  toda  su  masa  con  intención.  Su   vastedad  agota  la  necesidad  compulsiva  de  la  arquitectura  de  decidir  y  determinar.  Algunas   zonas  serán  olvidadas,  libres  de  arquitectura.       Equipo  


La  Bigness  está  donde  la  arquitectura  se  convierte  en  más  y  menos  arquitectónica:  más  debido   a  la  enormidad  del  objeto;  menos  a  través  de  la  pérdida  de  autonomía  -­‐se  vuelve  instrumento   de  otras  fuerzas,  depende.  La  Bigness  es  impersonal:  el  arquitecto  ya  no  está  condenado  al   estrellato.  Aún  cuando  la  Bigness  entra  en  la  estratosfera  de  la  ambición  arquitectónica  -­‐la   frialdad  pura  de  la  megalomanía-­‐  puede  ser  lograda  solamente  al  precio  de  ceder  el  control,  de   transformación  mágica.  Implica  una  red  de  cordones  umbilicales  hacia  otras  disciplinas  cuya   ejecución  es  tan  crítica  como  la  del  arquitecto:  como  alpinistas  amarrados  juntos  por  cuerdas   salvavidas,  los  hacedores  de  Bigness  son  un  equipo  (una  palabra  no  mencionada  en  los  últimos   40  años  de  polémica  arquitectónica).  Más  allá  de  la  firma,  la  Bigness  significa  rendición  a  las   tecnologías;  a  los  ingenieros,  contratistas,  fabricantes;  a  los  políticos;  a  otros.  Le  promete  a  la   arquitectura  una  especie  de   estatus  post  heroico  -­‐una  realineación  con  la  neutralidad.       Bastión     Si  la  Bigness  transforma  la  arquitectura,  su  acumulación  genera  una  nueva  clase  de  ciudad.  El   exterior  de  la  ciudad  ya  no  es  un  teatro  colectivo  donde  eso  sucede;  ya  no  queda  un  eso   colectivo.  La  calle  se  ha  vuelto  un  residuo,  un  recurso  organizativo,  un  mero  segmento  del   plano  continuo  metropolitano,  donde  los  remanentes  del  pasado  encaran  los  equipos  de  lo   nuevo  en  un  empate  incómodo.  La  Bigness  puede  existir  en  cualquier  lugar  de  ese  plano.  No   sólo  es  incapaz  la  Bigness  de  establecer  relaciones  con  la  ciudad  clásica  -­‐a  lo  sumo,   coexistepero  en  la  cantidad  y  complejidad  de  las  facilidades  que  ofrece,  es  en  sí  misma  urbana.   La  Bigness  ya  no  necesita  a  la  ciudad:  compite  con  la  ciudad;  representa  a  la  ciudad;  se  apropia   en  forma  exclusiva  de  la  ciudad;  o  mejor  aún,  es  la  ciudad.  Si  el  urbanismo  genera  potencial  y   la  arquitectura  lo  explota,  la  Bigness  enlista  la  generosidad  del  urbanismo  contra   la  mezquindad  de  la  arquitectura.  Bigness  =  Urbanismo  vs.  Arquitectura.   La  Bigness,  a  través  de  su  independencia  de  contexto,  es  la  única  arquitectura  que  puede   sobrevivir,  incluso  explotar,  la  ahora  condición  global  de  tabula  rasa:  no  toma  su  inspiración  de   supuestos  muy  frecuentemente  exprimidos  hasta  la  última  gota  de  significado;  gravita   oportunistamente  en  locaciones  de  máxima  promesa  infraestructural;  es,  finalmente,  su   propia  raison  d’être.  A  pesar  de  su  tamaño,  es  modesta.  No  toda  la  arquitectura,  no  todos  los   programas,  no  todos  los  eventos  serán  tragados  por  la  Bigness.  Hay  muchas  “necesidades”   demasiado  desenfocadas,  demasiado  débiles,  demasiado  irrespetuosas,  demasiado   desafiantes,  demasiado  secretas,  demasiado  subversivas,  demasiado  vagas,  demasiado  “nada”   para  ser  parte  de  la  constelación  de  la  Bigness.  


La  Bigness  es  el  último  bastión  de  la  arquitectura  -­‐una  contracción,  una  hiper-­‐arquitectura.  Los   contenedores  de  la  Bigness  serán  hitos  en  un  paisaje  post-­‐arquitectónico  -­‐un  mundo  rascado   de  arquitectura  en  la  manera  en  que  las  pinturas  de  Richter  [Gerhard  Richter,  pintura   abstracta  726  (detalle),  1990]  están  rascadas  de  pintura:  inflexible,  inmutable,  definitiva,  por   siempre  ahí,  generada  a  través  de  un  esfuerzo  sobrehumano.  La  Bigness  entrega  el  campo  a  la   arquitectura  de  después.     1994.  


Bigness