Issuu on Google+

S-80, PRESENTE DE UN SUBMARINO PARA EL FUTURO Francisco Javier Álvarez Laita María Luisa Medina Arnáiz

Julio 2010 Edita

Patrocinado por


S-80, PRESENTE DE UN SUBMARINO PARA EL FUTURO

Redacción: Francisco Javier Álvarez Laita, María Luisa Medina Arnáiz (Archivo MdR Almirante de Castilla)

Editor: Alfredo Florensa de Medina (aflorensa@infodefensa.com) Patrocinadores:

El editor no se identifica necesariamente con las opiniones recogidas en la publicación. Los datos incluidos en la misma son los más recientes a los que se ha tenido acceso hasta el cierre del presente documento. El editor ha verificado su información para asegurar la corrección de los contenidos, aunque no se hace responsable de eventuales errores u omisiones. © Information & Design Solutions,, S.L. Todos los derechos reservados. Este Informe no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este informe, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

S-80, presente de un submarino para el futuro

2


INDICE Introducción 1.- Aspectos Generales Ventajas del S-80 sobre otros submarinos Exportación

4 5 5 7

2.- Génesis, cronología y estado del proyecto Estudios preliminares (De 1981 a 1991) Definición del programa (De 1997 a 2003) Proyecto funcional y construcción (2004 a 2016)

9 9 10 12

3.- Misiones

15

4.- Características del S-80

17

5.- Sistemas de combate y de armas Sistema de combate Electrónica y otros sistemas Armamento

21 21 21 23

6.- Propulsión

25

7.- Un combustible denominado bioetanol

29

8.- Forma de construcción

31

9.- ¿Quien hace qué? Sistema de combate y sensores Sistemas de armas Propulsión y gobierno Otros Aspectos Rohde & Schwarz en el S-80

35 36 37 38 40 42

10.- El litigio del Consorcio Scorpène

46

11.- Conclusiones

49

S-80, presente de un submarino para el futuro

3


La apuesta de la Armada Española para el futuro de su fuerza submarina son los submarinos de la clase S-80. Este programa nace ante la necesidad de la Marina de hacer frente a la sustitución de los buques que componían, y algunos siguen componiendo, su flotilla de submarinos. Se tomó la decisión de recurrir a la industria nacional para el diseño y construcción de un buque tecnológicamente avanzado en su concepción, propulsión y sistemas. El S-80 responde a un empeño tanto de la Armada Española como, en su momento, de la E. N. Bazán de que la siguiente generación de submarinos, después de la serie 70, se siguiera construyendo en astilleros nacionales respondiendo a un diseño nuevo y avanzado, también realizado en España, aunque para ello se tuviera que contar con un socio tecnológico extranjero. Con la evolución del programa, en los años 90, se pasó al concepto de diseñar el submarino oceánico “más avanzado” posible y con propulsión no nuclear. Se respondía así a los requerimientos de la Armada ya al interés comercial de Navantia de disponer de un submarino que le permitiera irrumpir en el mercado con un producto novedoso, con ventajas tecnológicas sobre los de los competidores, por el que pudieran interesarse diversas marinas. Esta evolución del concepto del S-80 lo aproxima a una repetición de la filosofía que llevó a las F-100 y que tan buen resultado ha dado. En un momento dado se tomó la decisión de contar con dos socios tecnológicos, uno para la plataforma y otro para el sistema de combate. Pero este concepto ha evolucionado con el paso de los años y con los requerimientos del programa. Se ha mantenido el criterio de un único socio tecnológico para el sistema de combate, máxime cuando el redireccionamiento de la concepción del programa S-80 en los años 90, del que ya se ha hablado, abría el paso a una colaboración óptima con Lockheed-Martín, empresa que además aportaba una amplia experiencia en submarinos nucleares, sensores sofisticados (sonares),y con la que además existe una excelente relación, tanto con Navantia – Faba como con la Armada, lo que permite incorporar el sistema de combate del submarino al concepto evolutivo del SCOMBA. En lo relativo a la plataforma los cambios producidos han sido más sustanciales. Se renunció al socio tecnológico único, quizá porque se aspiraba a construir un submarino de diseño radicalmente diferente, y se recurre a la contratación de múltiples suministradores especializados, excelentes cada uno en su campo. El S-80 es un puzzle integrado por Navantia utilizando los mejores elementos disponibles en el mercado. Para la preparación de este trabajo se ha realizado una detallada revisión de toda la documentación disponible. Además se han utilizado informaciones obtenidas en las visitas realizadas al Astillero de Cartagena y en las entrevistas mantenidas con responsables de Navantia y de la Armada.

Infografía: Navantia

S-80, presente de un submarino para el futuro

4


1.- ASPECTOS GENERALES Como ya es sabido Navantia está construyendo en el astillero de Cartagena cuatro submarinos que forman la clase S-80 para la Armada Española. Estos buques van a componer la fuerza submarina española en la primera mitad del siglo XXI. En el momento de redactar este trabajo la Armada no ha hecho públicos los nombres que se puedan asignar a estos buques, siendo conocidos por los numerales en la serie S-81 a S-84. Las características del S-80 permitirán a la Armada Española disponer de unos buques con: •

Gran radio de acción, posibilitando operar en zonas alejadas con velocidad de tránsito relativamente elevada.

Sistema de propulsión anaerobio (AIP: Air Independent Propulsion) que asegura la permanencia en zona de operaciones en inmersión, por tanto de una forma discreta, durante largos períodos.

Coeficiente de indiscreción muy bajo, evitando el ruido propio producido por efectos hidrodinámicos, del casco, de los equipos y maquinaria instalados en el interior. Implica firmas electromagnética, electrostática, acústica, radar e infrarroja reducidas para minimizar las posibilidades de detección por parte de las fuerzas antisubmarinas enemigas.

Sistema de combate de última generación.

Posibilidad de proyección del poder naval sobre tierra.

Capacidad de transporte y despliegue de un grupo de guerra naval especial para incursiones contra la costa.

Por su concepción los S-80 están muy por delante de los submarinos de propulsión diesel-eléctrica de las últimas generaciones. Son buques diseñados desde el comienzo a la medida de las necesidades de la Armada Española. Submarinos oceánicos de tonelaje medio con capacidad de realizar misiones de larga duración en escenarios alejados de su base, actuando con un nivel de indiscreción mínimo. Por las características de su propulsión anaerobia se sitúan por delante de otros submarinos AIP. Sus condiciones tácticas están garantizadas por un sistema de combate muy avanzado. Contarán con un sistema integrado de control de plataforma que permita la operación con una dotación reducida y un elevado grado de automatismos con control remoto. Vistas en conjunto las características de esta clase de buques les sitúan en un nivel intermedio entre los sumergibles clásicos y los de propulsión nuclear, con un gran salto en calidad y prestaciones en relación con los submarinos que actualmente dispone la Armada. En los últimos cuarenta años la flota submarina española ha contado con los cuatro buques de la clase Delfín (S-60), ya dados de baja, e igual número de sumergibles del tipo Galerna (S-70) que todavía están activos. Todos ellos eran submarinos clásicos de diseño francés construidos en nuestro país, siempre en Cartagena, con licencia de la empresa estatal francesa DCNS. Así, desde que la Armada y la entonces E. N. Bazán iniciaron, en los años 50 del siglo pasado, el diseño y construcción en España de las series de pequeños submarinos (clases S-40 Foca y S-50 Tiburón) nuestro país no había llevado a cabo el desarrollo de ningún submarino de combate, aunque en los últimos años Navantia ha colaborado con DCNS en el desarrollo y construcción, dentro del Consorcio “Scorpène” de submarinos para las marinas de Chile, Malasia e India. En consecuencia el programa S-80 implica una importante apuesta para la Armada Española y un desafío para la industria de construcción naval española liderada, en este proyecto, por Navantia. Ventajas del S-80 sobre otros submarinos anaerobios. Frente a los últimos submarinos construidos por Navantia, los citados Scorpène para Chile y Malasiaproducidos en colaboración con DCNSS, los S-80 presentan varias diferencias importantes. La más llamativa es la propulsión AIP (Air Independent Propulsion), con reformador de bioetanol y pila de combustible. Un segundo aspecto es la concepción táctica que implica el tamaño del buque y los sistemas que incorpora. Así, en algunas fuentes, se considera a los “Scorpène” como buenos buques destinados a países en desarrollo con capacidad de operación relativamente baja en espacios oceánicos abiertos. Se puede afirmar que los S-80 pertenecen a una generación de buques posterior y superior a los Scorpène. De forma general, frente a los buques dotados con sistemas AIP las ventajas del S-80 residen en la tecnología de propulsión que utiliza. Para la comparación de los distintos sistemas recomendamos a los

S-80, presente de un submarino para el futuro

5


lectores que repasen el Análisis Infodefensa titulado Propulsión anaerobia en submarinos, estado de la cuestión. http://infodefensa.com/esp/especiales/especiales.asp?valor=5&cod=240 De forma general se puede decir que las ventajas del S-80, en lo referente a su propulsión específica, residen en: •

No dependencia del hidrógeno puesto que puede generarlo con el reformador de bioetanol.

Utilización de bioetanol como combustible, con las características de estabilidad físico-química, facilidad de manejo, transporte y almacenamiento en depósitos.

Eficiencia de la pila de combustible, que se ha desarrollado específicamente, por su elevada capacidad de producción de energía y por admitir hidrógeno que no tenga el 100% de pureza.

Con respecto al sistema anaerobio más extendido hasta el momento, el desarrollado por el astillero alemán HDW (Howaldtswerke - Deutsche Werft GmbH, perteneciente al grupo Thyssen Krupp) en colaboración con Siemens, hay que añadir otros tres aspectos diferenciales de relevancia: •

En el sistema alemán el almacenamiento del hidrógeno se realiza mediante hidruros metálicos que presentan un peso muy elevado. Esto implica una disminución de la reserva de peso y espacio para otros elementos del buque (Sistemas de armas, etc.).

La recarga del hidrógeno en los hidruros es un proceso relativamente caro y que implica un proceso complejo que tan solo puede ser realizado en factorías especializadas.

Las pilas de combustible utilizadas. De acuerdo con los datos disponibles, las manufacturadas por UTC Power para el S-80 ofrecen mejores prestaciones que las de Siemens.

Estas últimas han dado en las pruebas realizadas en EE.UU 20 Kw más de lo que se había contratado, un 7 % más de energía. Esto implica mayor potencia para las máquinas y en consecuencia mayor velocidad con el AIP. Por parte de Navantia se estima que la propulsión anaerobia desarrollada para estos buques -reformador de bioetanol y pila de combustible- presenta notables ventajas sobre los sistemas desarrollados por otros astilleros: motores Stirling, Mesma, tecnología de hidruros metálicos, etc.

Infografía: Navantia

S-80, presente de un submarino para el futuro

6


Según fuentes de Navantia se prevé que pueda alcanzar bastantes más días en inmersión que los 20 declarados oficialmente. Se considera que el limite puede estar más en la capacidad de la dotación de trabajar en inmersión que en la autonomía otorgada por el reformador de bioetanol. Exportación La idea de Navantia es convertir a la factoría de Cartagena en un astillero de referencia en el diseño y construcción de submarinos de propulsión AIP. Por otra parte, existe un evidente interés por ofertar este tipo de buques a los concursos que se prevé que van a convocar varias armadas. El astillero ya ha recibido visitas de algunas delegaciones interesándose por las características de los buques y el desarrollo del programa. Con los submarinos del tipo S-80, Navantia quiere repetir los éxitos obtenidos en el diseño y construcción de buques para la Armada Española y marinas extranjeras: fragatas de los tipos Álvaro de Bazán (España y Australia), sus derivadas de la clase Fridtjof Nansen (Noruega) y del buque de proyección estratégica Juan Carlos I (España y Australia). De acuerdo con fuentes de Navantia hasta el momento han mostrado interés por el S-80 tres marinas extranjeras: Australia, Noruega, e India. Las dos primeras citadas son clientes de los interesantes desarrollos llevados a cabo por Navantia en el campo de los buques de superficie. Hay que hacer notar que, en temas de defensa, existe una elevada coincidencia de las necesidades y requerimientos de estos dos países con los de España. El Libro Blanco de la Defensa 2009 del Gobierno de Australia prevé la potenciación de la flota submarina con la adquisición de doce unidades. Se quiere duplicar,por tanto, el número de unidades actualmente en servicio. Sustituirían a los seis submarinos de la clase Collins, diseñados por Kockums (Suecia, Grupo Thyssen) y construidos en Australia. Su campo de acción serán las aguas abiertas del los océanos Pacífico e Índico y zonas costeras cercanas a los países próximos. Se prevé que la Royal Australian Navy pida ofertas para la construcción de los buques a lo largo del año 2011. La firma de los contratos y comienzo de la construcción están planificados para 2014-2015. Posiblemente la construcción se realizará en un astillero local, siendo ASC el único con experiencia en este ámbito. El citado astillero colabora con Navantia en el programa en curso para la construcción de tres destructores de la clase Hobart (clase F-100 Álvaro de Bazán).

Infografía: Navantia

Noruega, ante el fracaso del proyecto Viking, para la construcción de submarinos en cooperación con Suecia y Dinamarca, busca también un modelo que, en el horizonte 2020-25, sustituya a los seis submarinos de la clase Ula construidos por Thyssen en Alemania y actualmente en servicio. Deberán actuar en aguas del mar del Norte y en la zona no helada del Ártico.

S-80, presente de un submarino para el futuro

7


La India, que actualmente tiene en marcha un programa de construcción de seis submarinos del tipo “Scorpène” en los astilleros Mazagon en Mumbai, la antigua Bombay, prevé a largo plazo (hacia el año 2030) la obtención de otros veinticuatro sumergibles, la mitad de diseño ruso y los restantes según proyecto de algún astillero europeo. Su área de actuación serán las aguas abiertas del océano Índico y especialmente el mar de Arabia y el golfo de Bengala.

S-80, presente de un submarino para el futuro

8


2.- GÉNESIS, CRONOLOGÍA Y ESTADO DEL PROYECTO En el desarrollo del S-80 se pueden distinguir tres épocas distintas. Entre 1982 y 1991 se realizaron un conjunto de estudios preliminares conducentes a una determinación del buque que se consideraba necesario. En una segunda época, entre 1997 y 2003, se llevaron a cabo los estudios dirigidos a la definición del programa. La tercera época va desde 2004 hasta 2016 y comprende el diseño funcional y la construcción de los cuatro primeros buques de la serie. Estudios preliminares (De 1982 a 1991) Entre 1982 y 1984, la Armada y Bazán trabajaron con la Dirección Técnica de Construcciones Navales (DTCN-DCN) francesa en el denominado “Proyecto Bipartito”, en el que se esbozó un submarino muy silencioso, de unas 2.400 toneladas de desplazamiento en superficie, 76 metros de eslora, gran autonomía, capacidad de disparo de torpedos y misiles tácticos y una dotación reducida (35 hombres) gracias a una alta automatización. Los estudios de viabilidad debían estar listos en 1985, pero el proyecto se abandonó antes por vicisitudes no bien explicadas. Como referencia temporal el S-74 Tramontana, último de la clase anterior (S-70, Galerna), fue entregado a la Armada Española en enero de 1986. En el año 1988 se comenzó a trabajar en un programa de I+D de la Secretaría de Estado del Defensa (Ministerio de Defensa) dedicado a llevar a cabo los estudios de previabilidad de una nueva clase de submarinos. En la primavera de 1990 se realizó la evaluación de las cuatro opciones industriales que se habían desarrollado en colaboración con empresas extranjeras. Como posibles socios tecnológicos para el desarrollo del nuevo submarino español se seleccionaron las siguientes empresas: •

Vickers. (Gran Bretaña) Entre 1986 y 1991 este país construyó sus últimos submarinos de propulsión convencional, cuatro buques que formaban la clase Upholder.

Consorcio Alemán de Submarinos (Alemania). El principal diseñador y constructor de submarinos convencionales en los países occidentales. Además de los famosos submarinos de las distintas variantes de la Clase 209, habían construido la clase Ula (1987-1990), formada por seis buques, para la marina de Noruega.

Pronav (Francia). Empresa creada por DCN y Thompson para promover diseños para la sustitución de los submarinos del tipo Daphne vendidos a terceros países (África del Sur, Paquistán, Portugal y España). DCNS empezaba a plantearse la construcción de un nuevo submarino para la exportación que se acabó convirtiendo en el Scorpène.

Holanda. En colaboración con la empresa de ingeniería RDM, la actual Nevesbu. Este país había construido dos submarinos de la clase Hai Lung (1982-1988) para Taiwan y estaba construyendo cuatro buques de la clase Walrus para su marina (1979-1994).

Navantia

S-80, presente de un submarino para el futuro

9


No se contempló ninguna opción con EE.UU por considerar que su industria no construía submarinos convencionales y no podía aportar soluciones válidas en ese campo. En los estudios de previabililidad se vio claramente la necesidad de separar el proyecto de la plataforma de los temas referentes al sistema de combate. Ello conducía a contar con dos socios tecnológicos, uno para la plataforma y otro para el sistema de combate. Aunque no ha quedado una referencia tan clara como en el caso de la plataforma los datos indican que en esos momentos se manejó una lista de potenciales socios tecnológicos , tres o cuatro, para el sistema de combate. Los conceptos tácticos y estratégicos que se manejaban en esta etapa predefinían un buque que se asemejaban bastante a lo que actualmente es el S-80. Las mayores diferencias con el inicio del programa residían en lo referente a la propulsión, que se planteaba absolutamente convencional, dieseleléctrica aunque con baterías muy mejoradas en las anteriores clases de buques. También es cierto que una de las posibilidades que se estuvo estudiando para la propulsión, y con mucho interés por parte de la Armada, fue la relativa a la construcción de submarinos de dotados de un reactor nuclear de baja potencia (AMPS), lo que se definía como un reactor nuclear light. Las razones que condujeron a la eliminación de esta alternativa fueron el coste económico y la impopularidad de este tipo de energía que conllevaba un todavía mayor coste: el político. El Plan Alta Mar de la Armada Española (Objetivo de Fuerza Conjunta del PEC90), definido en 1990, preveía el comienzo de la construcción de los submarinos a partir de 1999. En 1991 se produce un fuerte parón en el proyecto. Se unían problemas económicos (los propios “dividendos” de la paz)y la consideración de que con la desaparición del enfrentamiento entre los “bloques”, el Muro de Berlín cayó en Noviembre de 1989, el peligro submarino soviético había desaparecido y no se sabía cuál iba a ser el papel de ese tipo de buques en el nuevo escenario que se avecinaba. El proyecto no se retomó, y con un cierto brío, hasta el año 1997. Definición del programa. (De 1997 a 2003) El cambio de gobierno en 1996 determina una reactivación importante en los programas militares, se invierte la radical tendencia del PSOE al recorte de los presupuestos de defensa. En lo naval se puede citar como ejemplo, a partir de 1996, el importante avance en la construcción de las fragatas de la clase F-100. Dirigida a la definición conceptual del nuevo submarino que precisaba la Armada esta etapa se desarrolló entre 1997 y 2003 siguiendo la metodología PAPS (Phased Armament Programing System) que se compone de cinco fases: Evaluación de la necesidad operativa, Previabilidad, Viabilidad, Definición del Proyecto y Construcción. Los trabajos se realizaron conjuntamente entre la Dirección de Construcciones Navales de la Armada y la oficina de diseño del Astillero de Cartagena de Navantia. En el segundo trimestre de 1997 se reinicia el programa S-80 con el comienzo de la Fase Conceptual del proyecto. Como consecuencia en noviembre de 1997 se ha realizado ya la concepción preliminar del submarino que se recoge en el documento “Concepto Preliminar de Objetivo de Estado Mayor” (ONST) El Estudio de Viabilidad se lleva a cabo a lo largo de 1998 y termina la fase con la obtención de Requisitos Operativos (NSR) que fueron fue aprobados por el AJEMA en octubre de 1998. Durante el año 1999 comienzan los trabajos relativos a la Definición del Proyecto (I+D) del submarino. En el primer semestre del 2000 se disponía ya del “Proyecto Básico del Buque”. En octubre de 2.001 el avance de los trabajos alumbraba el “Proyecto del Buque” cuyo resultado era el diseño de un submarino de propulsión diesel-eléctrica para efectuar misiones convencionales. A partir del mes de julio de 2001, y dentro de un conjunto de Estudios Adicionales, se actualizan los requisitos operativos (NSR) de los nuevos submarinos adaptándolos a los nuevos escenarios y exigencias con que se encontraba la Armada Se incluyeron en los requisitos el sistema de propulsión anaerobio (AIP) y la capacidad de ataque a tierra. Como consecuencia de los resultados de los estudios adicionales se llevó a cabo la Revisión del Proyecto, con el fin de incluir en el diseño los nuevos requisitos de la Armada. A lo largo del año 2003 se desarrolló la documentación precisa para la fase de desarrollo y construcción entre la que cabe destacarlos siguientes: “Especificaciones Técnicas del Proyecto”, “Planos de Contrato” y “Presupuesto del Programa” La Orden de Ejecución (OE) de los cuatro primeros buques de la serie, último hito de esta etapa, se firmó en marzo de 2004 y a partir de ese momento comienza la construcción que se estudia en el siguiente punto de este capítulo. El Gráfico 1 ilustra el conjunto de las actividades desarrolladas en esta parte del programa S-80.

S-80, presente de un submarino para el futuro

10


En el Plan Alta Mar de la Armada se planteaba que los nuevos submarinos se construyeran en España contando con el apoyo de dos socios extranjeros, uno para todo lo relativo a la plataforma y un segundo para el sistema de combate. Al final el programa S-80 se planteó como dos proyectos distintos pero integrados, por un lado la plataforma, responsabilidad de Navantia y Hynergreen en la propulsión, y por otro el sistema de combate con Lockheed Martin y Navantia. Las demoras en el desarrollo del programa S-80 se acumularon es las dos primeras épocas de su desarrollo. En muy buena parte estos retrasos son consecuencia de las dudas e indecisiones de la Armada por la falta de decisión estratégica, de las prioridades otorgadas a otros tipos de buques (fragatas, anfibios, etc.) y de la escasez de presupuestos. Otros factores que también coadyuvaron fueron la selección de los socios tecnológicos y los cambios en el proyecto obligados por el interés de la Armada en que los buques dispusieran de propulsión AIP y de la posibilidad de que contaran con capacidad de lanzar misiles de crucero.

Infografía: Navantia

El parón producido en el programa español de submarinos en el año 1990 obligó a Bazán-Izar-Navantia a buscar una alternativa para no perder las capacidades alcanzadas en la construcción de submarinos. Por otra parte en Francia para su Marina ya sólo encargaba submarinos nucleares y el astillero estatal DCN quería disponer del diseño de un buque convencional con el que competir con los alemanes, que se habían adueñado del estrecho mercado. Así se creó el consorcio, al 50 % Navantia y DCN, para el desarrollo y comercialización de un nuevo submarino para la exportación, de diseño avanzado, con tecnologías derivadas de los buques nucleares galos. De esta forma, mediante una alianza internacional, se minimizaban los riesgos en un momento en el que la demanda de submarinos era poco clara y nació el Consorcio Scorpène. En paralelo con la segunda época del proceso de desarrollo del S-80 el Consorcio Scorpène recibía en 1998 su primer contrato de dos unidades para Chile, seguido pocos años más tarde de años más tarde por otros dos para Malasia. A lo largo de los años ha habido declaraciones de políticos y algunas otras opiniones que han apuntado a que el Scorpene podía ser finalmente el submarino del programa S-80. Tanto la Armada como Navantia han mantenido en todo momento, y de forma clara, que se trata de dos buques bien diferenciados y que el diseño franco-español es un sistema diseñado específicamente para el mercado de exportación

S-80, presente de un submarino para el futuro

11


GRÁFICO 1.- DESARROLLO DEL PROGRAMA S-80 (1997-2003)

1997

1998

1999

2000

2001

2002

2003

Fase Conceptual Definición de Proyecto (I+D)

Firma de la Orden de Ejecución

Revisión de Proyecto

Actualización NSR

Proyecto del Buque

Proyecto Básico del Buque

Requisitos operativos NSR

Necesidad operativa

Estudios Adicionales

DOCUMENTACIÓN GENERADA EN EL DESARROLLO DEL PROYECTO

Proyecto funcional y construcción (2004 a 2016) En el Gráfico 2 se muestra el cronograma del conjunto del programa S-80, desde la aprobación de la orden de ejecución (OE) en marzo de 2004 hasta la entrega del último de los cuatro buques. Igualmente indica la situación prevista del proyecto en los primeros días de mayo de 2009 (línea vertical roja discontinúa), cuando fue realizado el diagrama de barras. Hay que señalar que las fechas incluidas en el cuadro son las previstas por la Armada. La aprobación del programa para la construcción de los cuatro submarinos se llevó a cabo en los primeros días de enero de 2004, y en la actualidad ya han comenzado las obras de todos los buques encargados por la Armada Española, encontrándose con distinto grado de avance. La duración total del programa S-80 desde el comienzo del proyecto funcional de los buques (enero de er 2004) hasta la entrega del cuarto buque de la serie (1 trimestre de 2016) es de 12,25 años. El desarrollo del proyecto funcional de los submarinos tenía una duración prevista de 6 años, del enero de 2004 a diciembre de 2009. La construcción de los cuatro submarinos se planteaba en un intervalo er temporal de 10 años, desde el 2º trimestre de 2006 al 1 trimestre de 2016. TABLA 1.- PLAZOS DE CONSTRUCCION BUQUE

CONSTRUCCIÓN

PUESTA A FLOTE

TOTAL

S-81

69 meses (5,75 años)

20 meses (1,67 años)

89 meses (7,42 años)

S-82 a S-84

69 meses (5,75 años)

15 meses (1,25 años)

84 meses (7 años)

El plazo de construcción previsto para cada submarino es de 69 meses seguidos de un periodo de pruebas de 24 meses para el prototipo y de 15 meses para los restantes buques de la serie. Con ello los plazos totales son de 89 meses (S-81) y 84 meses(S-82 a S-84). Los datos se reflejan en la Tabla 1. La empresa Navantia mantiene a grandes rasgos el cumplimiento de las fechas globales del programa S80 expuestas en el gráfico anterior, con las previsiones de fechas que se recogen en la Tabla 2. Hay que añadir la clarificación de que, según datos de Navantia, existe un retraso en el programa, previéndose la botadura del S-81 a mediados de 2012. Esta demora se espera que pueda absorberse en buena parte

S-80, presente de un submarino para el futuro

12


acortando el plazo previsto para las pruebas de mar, que se considera de duración excesiva de acuerdo con la experiencia adquirida en la construcción de los submarinos del tipo Scorpène. Aún así la entrega del S-81 a la Armada puede retrasarse al primer trimestre de 2014

Perspectiva del S-80 en la que se pueden observar los timones de profundidad en la vela, en la banda el sonar de flanco (barrido lateral) y, en popa sobre los timones en cruz, el sistema para el largado del sonar remolcado. (Foto: Navantia)

TABLA 2.- PREVISIÓN DE FECHAS DEL PROGRAMA S-80 BUQUE

COMIENZO CONSTRUCCIÓN

FECHAS PREVISTAS BOTADURA er

ENTREGA

S-81

2º trimestre 2006

1 trimestre 2012

S-82

4º trimestre 2007

2º o 3 trimestre de 2013

S-83

2º trimestre 2008

4º trimestre de 2013 o 1 trimestre de 2014

2º trimestre 2015

S-84

1 trimestre 2009

4º trimestre de 2014

1 trimestre 2016

er

er

er

Finales de 2013 er

3 trimestre 2014 er

Respecto a lo expuesto en relación con las fechas hay que comentar que, en algunos cronogramas con planificaciones iniciales, el comienzo de la construcción del S-81 se preveía en el año 2005 y la entrega a la Armada en 2012. En el año 2008 se hicieron públicos algunos cambios en la planificación, apareciendo 2013 como nueva fecha de entrega del primer submarino de la serie. La situación del programa en febrero de 2010, cuando se estaba redactando este trabajo, se puede resumir en que ya estaban construidas las cinco secciones del casco resistente del S-81 y tres del S-82, avanzándose con las dos restantes de ese buque. Respecto a los otros dos buques se están construyendo los anillos del casco resistente. Incidiendo en la situación del cabeza de serie puede citarse que, según declaraciones del Director del Astillero de Cartagena, en mayo de 2009 el grado de avance de la construcción era del 12 por cien. Según los datos aportados por el gerente del programa S-80 durante una visita al astillero en enero de 2010 el grado de avance de la construcción del S-81 alcanzaba el 35 por 100. En junio del 2010 el director del astillero ha declarado ala prensa local que los grados de avance de la construcción eran del 30 por 100 para el S-81, del 15 para el S-82, 5 por 100 para el S-83 y “muy poco” para el último buque de la serie. En dicha visita pudimos ver que se está trabajando en las estructuras interiores de las secciones y que se están montando bloques o módulos prefabricados del interior en construcción, algunos de ellos con un grado de avance muy elevado. En el momento en que se vayan instalando bloques en el interior del casco cabe esperar que la construcción pueda parecer avanzar más rápidamente

S-80, presente de un submarino para el futuro

13


GRÁFICO 2.- CRONOGRAMA DEL PROGRAMA S-80

Por otra parte se va a comenzar a instalar en la Nave de Yates del Varadero de Galeras la sección 3ª del casco resistente del S-81 que contiene la propulsión anaerobia, con todos los equipos y componentes. Sobre ella se desarrollaran todas las pruebas necesarias para garantizar el correcto funcionamiento antes de integrarla en el conjunto del casco. Se prevé que los ensayos puedan comenzar a finales de 2011. Un prototipo del reformador de bioetanol ya se ha experimentado, con resultados positivos, en las cercanas instalaciones de Abengoa en Escombreras.

Consolas CONAN SUB, de Sainsel, para los submarinos del tipo S-80. (Foto: Sainsel)

S-80, presente de un submarino para el futuro

14


3.- MISIONES Los submarinos de la clase S-80 están proyectados para realizar misiones de tipo muy diverso. Están en primer lugar los cometidos que se pueden considerar como clásicos de este tipo de buques: •

Guerra antisubmarina. Desde la época de la guerra fría el submarino se convirtió en un arma imprescindible en operaciones contra buques similares.

Guerra antisuperficie. Contra buques de guerra o contra el tráfico marítimo.

Protección de una fuerza naval propia o de una fuerza antisubmarina durante las operaciones de desembarco, impidiendo la actuación de fuerzas de superficie o submarinas enemigas.

Protección de una fuerza desembarcada

Minado ofensivo. Actuando en inmersión en las áreas de navegación y puntos de paso obligados del tráfico mercante enemigo o de sus fuerzas navales.

Adiestramiento de fuerzas de superficie, aviones y helicópteros en guerra antisubmarina.

Una de las principales aportaciones del S-80 será su capacidad de actuación contra tierra. (Foto: Navantia)

Otro Importante grupo de misiones son las referentes a las operaciones de inteligencia. Las características de actuación en inmersión de esta clase de submarinos, actuando cerca de la costa, permiten afirmar que son una plataforma ideal para la obtención de informaciones y datos relevantes para los intereses políticos, militares o económicos españoles. También, en la misma línea, son muy interesantes las posibilidades que ofrecen estos buques en el contexto de operaciones de vigilancia I&W (Indications and warning). Se recogen bajo estas siglas un conjunto de técnicas utilizadas para predecir acontecimientos críticos o agresiones por parte de un enemigo potencial. Se basan en la obtención de informaciones de la creación de bases de datos de acontecimientos significativos y el análisis de tendencias e históricos de acontecimientos. Este tipo de misiones de carácter preventivo, en las que el submarino es una de las plataformas de obtención de datos, son fundamentales tanto en acciones militares como en aquellas otras que están dirigidas contra el terrorismo internacional. Frente a otros buques similares, desde el comienzo de su diseño se ha contemplado la utilización de estos submarinos en operaciones de transporte de personal de unidades de Guerra Naval Especial para la realización de misiones ofensivas, de despliegue o de información, en costas o instalaciones

S-80, presente de un submarino para el futuro

15


portuarias no amigas. Los buques disponen de espacios para el alojamiento de la unidad, la estiba de sus equipos y armas, y los medios para su puesta en acción. El sistema de combate del S-80, y los tipos de armas que puede embarcar, permiten añadir a la relación anterior otro grupo de misiones relativas a la proyección del poder naval sobre tierra. Dotados con misiles de crucero estos buques se convierten en un importante vector de ataque a tierra y en un elemento de disuasión fundamental.

Desde el periscopio de un S-80 se vigila el tráfico de superficie. (Foto. Navantia)

S-80, presente de un submarino para el futuro

Periscopio en el simulador del S-80. (Foto: Navantia)

16


4.- CARACTERÍSTICAS DEL S-80 Dentro de las clasificaciones utilizadas habitualmente estos buques pertenecen al grupo de los SSK-AIP, es decir submarinos de ataque convencionales dotados de propulsión anaerobia. Destinados a actuar en aguas abiertas contra buques de superficie o contra otros submarinos, con posibilidad de operar en las cercanías de la costa y, si finalmente se autoriza a la Armada la adquisición de un misil de crucero, también con posibilidad de actuación contra tierra. Respecto a su estructura es monocasco, el casco resistente es simultáneamente el exterior excepto en las zonas de proa y popa que son estructuras diferentes con diseños específicos. Buque con diseño modular, con posibilidad de cambios importantes en las secciones que lo constituyen en función de los requerimientos de futuros usuarios. Sus formas externas están optimizadas para generar una baja imagen sonora.

Representación del simulador de la cámara de mando del S-80. (Foto: Navantia)

Dotado de un sistema de control de plataforma que permite un alto grado de automatización y la operación con una dotación reducida esto también permite la posibilidad de transporte de una pequeña unidad de Guerra Naval Especial, Unidad de Operaciones Especiales o Buceadores de Combate, para incursiones contra objetivos costeros. Con capacidad de operar con el submarino en inmersión a través de una esclusa. Los cuatro buques se están construyendo por Navantia en las instalaciones del Astillero de Cartagena, con los numerales S-81 a S-84, sin que de momento se haya realizado la asignación de los nombres que deben portar cada uno. En las Tablas 3 a 7 se detallan las características principales de esta clase de buques y de su programa de construcción. TABLA 3.- FECHAS DEL PROGRAMA S-80 BUQUE

AUTORIZACIÓN

COMIENZO CONSTRUCCIÓN

ENTREGA

S-81

2004

2º trimestre 2006

Finales de 2013

S-82

2004

4º trimestre 2007

3 trimestre 2014

S-83

2004

2º trimestre 2008

2º trimestre 2015

S-84

2004

er

1 trimestre 2009

er

er

1 trimestre 2016

Las fechas incluidas en el cuadro son las previstas por la Armada. Para un mayor detalle y conocimiento sobre el estado real del programa ver el epígrafe referente a Génesis, Cronología y Estado del Programa.

S-80, presente de un submarino para el futuro

17


TABLA 4.- PLATAFORMA Desplazamiento:

2.200 tons en superficie y 2.426 tons en inmersión

Eslora:

Máxima 71,05 metros y 51,76 metros en el casco resistente.

Manga:

11,68 metros.

Calado:

6,20 metros.

Diámetro del casco:

7,30 metros. TABLA 5.- PROPULSIÓN

Tipo de propulsión:

Diesel-eléctrica y AIP

Motor principal:

Motor eléctrico sincrónico de imanes permanentes, 3.500 Kw.

Generadores diesel:

3 MTU de 1.200 Kw.

Propulsor AIP:

Reformador de bioetanol y pila de combustible (UTC Power), 320 Kw.

Baterías:

Dos grupos, proa y popa, de 180 baterías.

Velocidad:

Autonomía:

• • •

Superior a 12 nudos en superficie. Superior a 19 nudos en inmersión con baterías. Superior a 4 nudos en inmersión con el AIP

Radio de acción oceánico, con capacidad de realizar patrullas de 30 días de duración en zonas alejadas 1.000 millas de su base. Superior a 20 días en inmersión, a 4 nudos, con la propulsión anaerobia.

Detalle de las consolas CONAN SUB en el simulador del S-80. (Foto: Navantia)

S-80, presente de un submarino para el futuro

18


TABLA 6.- SISTEMA DE COMBATE, ARMAMENTO Y ELECTRÓNICA. Sistema de combate: Armamento:

Desarrollo específico del SUBICS (SUBmarine Integrated Combat System) • • • • •

Electrónica:

• • • • • • •

6 Tubos lanzatorpedos de 533mm. Con un total de 18 armas Torpedos multipropósito DM2/A4 Seahake Misiles antibuque UGM 84 Sub-Harpoon block II Misiles de crucero tácticos UGM 109 Tomahawk (De momento no se van a adquirir) Minas multiinfluencia (SAES). Máximo 36 en sustitución de los torpedos. Radar Sonar cilíndrico Sonar de flanco Sonar remolcado ESM IFF Sistema de lanzamiento de señuelos contra sonar y torpedos con cabeza buscadora.

GRÁFICO 3.- DISTRIBUCIÓN DE ESPACIOS EN EL S-80

TABLA 7.- DOTACIÓN Y TRANSPORTE Dotación:

32 (6 oficiales, 13 suboficiales y 13 cabos y marineros especialistas).

Transporte:

1 Estol de la Unidad de Guerra Naval Especial con 8 miembros.

Habitabilidad:

Camarote individual para el comandante, camarotes compartidos para los oficiales, suboficiales, cabos y marineros en camaretas para 4 ó 6 personas. Permite la separación de zonas para personal masculino y femenino. Cámara de oficiales, de suboficiales y para cabos y marineros.

S-80, presente de un submarino para el futuro

19


Vista general del simulador del S-80. (Foto: Navantia)

Plano de disposici贸n general de los submarinos de la clase S-80. (Foto: Navantia)

S-80, presente de un submarino para el futuro

20


5.- SISTEMA DE COMBATE Y SISTEMAS DE ARMAS Para revisar los contenidos de este apartado se ha dividido en tres partes, distintas y a la vez complementarias, donde se revisan el sistema de combate, la electrónica y otros sistemas (medios de detección acústicos, activos y pasivos, comunicaciones, periscopios, mástiles, antenas, guerra electrónica y contramedidas) y el armamento. Sistema de combate Para los submarinos de la clase S-80 se ha seleccionado como núcleo del sistema de combate una variante muy evolucionada del SUBICS (International Diesel-Electric SUBmarine Integrated Combat System) desarrollada por Lockheed Martin y Navantia. La integración de los sistemas entre sí y con el sistema de combate, labor de la máxima importancia para garantizar el adecuado funcionamiento del conjunto, es responsabilidad de Navantia y Faba Sistemas. Desarrollado con tecnologías punteras basadas en arquitectura de sistemas abiertos (OSA: Open Systems Architecture) y en un empleo extensivo de elementos comerciales (COTS: Commercial-Off-The Shelf. Utilización de tecnologías civiles probadas en aplicaciones militares). El diseño está optimizado para obtener un reducido coste del ciclo del coste de vida y la máxima flexibilidad en la configuración. Es un derivado del sistema de combate instalado en los submarinos nucleares de ataque de la clase SSN774 Virginia pertenecientes a la US Navy. Cuenta con un alto nivel de integración para el manejo óptimo de la información operativa y del centro de mando y control (C2: Command & Control), permitiendo adquirir, evaluar y presentar toda la información necesaria para las acciones ofensivas, defensivas o de inteligencia que se desarrollen en cada momento, incluyendo el control de las armas y contramedidas a utilizar y sus dispositivos de lanzamiento. Con capacidad para la obtención y seguimiento de múltiples blancos en diferentes escenarios. El sistema de combate del S-80 puede gestionar simultáneamente: •

Sonares activos y pasivos con corto, medio y largo alcance. Para tareas de exploración, ataque y navegación.

Sistemas electrónicos, optrónicos y electromagnéticos de detección para misiones de combate u operaciones de inteligencia.

Dispositivos de ayuda a la navegación precisos.

Sistema de comunicaciones integrado, incluyendo con enlace por satélite, y con data link para intercambio de datos tácticos con otras unidades navales.

Sistemas de armas para intervención sobre tierra: misiles de crucero de largo alcance.

Sistemas de armas para intervención en el mar: misiles antibuque de lanzamiento bajo el mar, torpedos pesados multipropósito y minas.

La gestión del sistema de combate se realizará mediante 12 consolas, denominadas CONAN SUB, multifunción desarrolladas en España por Sainsel. Estas consolas son un desarrollo específico para submarinos de las CONAN del mismo fabricante, instaladas en algunos buques de la Armada como las fragatas de las clases F-100 Álvaro de Bazán y las F-80 Santa María modernizadas. Desde cualquiera de ellas se puede, entre otras posibilidades: •

Llevar a cabo tareas de mando y control

Operar cualquier sensor y acceder a la información obtenida a través de radar, sonares, etc.

Seguimiento de blancos y sus trayectorias.

Operación de los sistemas de lanzamiento de armas y control de las mismas.

Acceso a los sistemas de ayuda a la decisión.

Electrónica y otros sistemas Los medios de detección acústicos activos y pasivos y serán seis sonares de tipos distintos diseñados para dedicarse a misiones complementarias: •

Sonar cilíndrico de casco. Con el cylindrical array ubicado en proa. Es el principal sensor acústico pasivo para operaciones en inmersión. La responsabilidad de este desarrollo es de Lockheed Martin y EDO Corporation.

S-80, presente de un submarino para el futuro

21


Sonar de flanco de barrido lateral. Con sensores pasivos situados en ambas bandas a lo largo del casco en una parte de la eslora. La responsabilidad sobre el desarrollo de estos equipos es de Lockheed Martin.

Sonar remolcado. Estos buques montarán un desarrollo de la empresa española SAES, el DTAS (Digital Towed Array Sonar). Con una antena lineal remolcada pasiva, que contiene los grupos hidrofónicos. Se larga, opera y recoge automáticamente mediante dispositivo que tiene su salida por encima de los timones en cruz. Es una variante mejorada del Solarsub (SOnar de LARgo alcance para SUBmarinos) del mismo fabricante.

Telémetro sonar pasivo (Passive ranging sonar). Sonar para localización y medición de distancias de forma pasiva, es decir sin emisión de ondas de ningún tipo, mediante sensores situados en ambas bandas.

Sonar de navegación, para detección de obstáculos y minas.

Interceptador Sonar, para la detección de emisiones sonar basado en tres sensores distribuidos en la cubierta del buque. Complementa a los anteriores sensores acústicos el sistema de supervisión de ruidos propios y de vibraciones ONMS (Own Noise Monitoring System) que permite detectar la cavitación y otras potenciales indiscreciones acústicas, así como la cancelación de ruidos propios, en especial por el sonar de flanco. Este sistema también es de desarrollo nacional (SAES).

SAES también ha diseñado y desarrollado el Interfaz de usuario de toda la Suite Sonar incluidas las herramientas de Predicción de Prestaciones Acústicas y de Clasificación Acústica.

Hidrófonos formando el sonar cilíndrico de casco del S-80 (Foto: Lockheed Martin)

Además de los medios de localización submarina, los S-80 contarán con un radar Aries,de detección en superficie y navegación, desarrollado por Indra. Las comunicaciones externas e internas serán de tipo integrado e incluirán sistemas de transmisión de datos por satélite. Utilizarán equipos de radio desarrollados y construidos por Rhode & Schwarz. Para la transmisión y recepción de datos tácticos se contará con equipos Data Link 22 fabricados por Tecnobit,

S-80, presente de un submarino para el futuro

22


con conexión a través de satélite y que permitirán a estos buques interactuar en el seno de una fuerza naval, intercambiando datos con todos los buques que la formen.. Por último también hay que citar en este apartado que los equipos transponder IFF serán responsabilidad de Indra (IFF: Identification Friend or Foe. Es un sistema automático de identificación mediante radio). En el desarrollo de los S-80 se ha cuidado al máximo la selección de periscopios, mástiles y antenas, incluyendo capacidades de visión mediante sensor optrónico, buscando los mejores suministradores para estos equipos en el mercado internacional: • •

Periscopios y sistemas optrónicos: Kollmorgen Electro-Optical y Calzoni. Mástiles: Calzoni, Kollmorgen Electro-Optical e Indra.

Antenas: Aeromaritime, Nereides, Dowding&Mills y Calzoni.

En lo referente a guerra electrónica y contramedidas los buques contaran con un sistemas de contramedidas electrónicas (ESM) desarrollado por Indra así como sistema de señuelos contra torpedos y sonar con lanzamiento desde el interior del buque. Otro elemento importante es el simulador táctico SIMTAC S80 que está siendo desarrollado por Navantia Faba Sistemas, Indra y Saes. Estará formado por una serie de equipos funcionalmente idénticos a los instalados en el submarino S-80, y por una serie de simuladores externos que reproducen el comportamiento de aquellos equipos reales que, por sus características especiales, no permiten su integración. Adicionalmente, dispondrá de una serie de simuladores o estimuladores que proporcionarán la información de los sensores externos del submarino. El SIMTAC S80 permitirá a la Armada la formación de dotaciones de submarinos de la clase S-80 en una instalación ubicada en tierra, incluso en situaciones tácticas difícilmente alcanzable en misiones reales a bordo del buque, y todo ello con una importante reducción en los costes frente al entrenamiento en el mar. Como información adicional se puede añadir que en el proyecto no esta previsto el revestimiento con material anecoico del buque pero existe la posibilidad de instalarlo si la Armada u otro cliente posterior así lo requiriera. Este tipo de revestimiento presenta la propiedad de absorber las ondas sonoras sin reflejarlas y, por tanto, sin producir ecos sonoros. Armamento El sistema de armas que está previsto que monten estos buques estará centrado en seis tubos lanzatorpedos de 533 mm, con sistema de lanzamiento activo por turbobomba, situados en proa que podrán ser usados para lanzar: • •

Torpedos multipropósito, pesados y de largo alcance DM 2 A-4 Seehecht o Seahake, traducido al castellano Merluza. Misiles antibuque UGM-84 Sub-Harpoon

Misiles de crucero tácticos UGM-109 Tomahawk. Para acciones contra tierra a larga distancia. Aunque los submarinos dispondrán de la capacidad de montar estas armas su adquisición ha sido parada por el Ministerio de Defensa y, según algunas fuentes, se estudia la posibilidad de adquirir armas similares de fabricación europea.

Minas. En operaciones de minado ofensivo puede utilizar cualquiera de las minas diseñadas para ser lanzadas desde los tubos lanzatorpedos de un submarino y especialmente las desarrolladas por SAES.

Las características más relevantes del armamento se han incluido en las Tablas 8 a 10. El número total de armas, torpedos o misiles, es de dieciocho, seis en disposición de tiro dentro de los tubos y las restantes estibadas dentro del buque en la sección de proa, con medios para su manejo. En el caso de las minas el número total de armas varía en función del tamaño y de la posibilidad de introducir más de una por tubo. En función de la misión a desarrollar por el buque se realiza el embarque de la selección de armas, que se consideren precisas y ello en los aspectos de tipo, cantidad y ubicación (tubos o estibadas en el interior). La carga de las armas se realiza a través de una escotilla específica, de paso inclinado, ubicada en la sección de proa de los submarinos.

S-80, presente de un submarino para el futuro

23


El torpedo DM 2 A4 Seehecht/Seahake (Merluza). (Foto: Marina Alemana)

TABLA 8- CARACTERÍSTICAS DE LOS TORPEDOS DM 2 A-4 Fabricante:

STN Atlas Elektronik

País:

Alemania

Tipo de torpedo:

Multipropósito pesado

Entrada en servicio:

2008

Peso:

1.370 Kg

Longitud:

6,6 m

Diámetro:

533 mm

Alcance:

> 50 Km

Cota lanzamiento:

>350 m

Carga explosiva:

260 kg

Guiado:

Filoguiado y cabeza buscadora

Usuarios:

Alemania, Turquía, Italia, Israel, España.

Un Sub Harpoon en el momento de salir de la canasta de lanzamiento (Foto: Archivo MdR Almirante de Castilla)

S-80, presente de un submarino para el futuro

24


TABLA 9.- CARACTERÍSTICAS DE LOS MISILES CARACTERÍSTICAS

UGM 109 Tomahawk

UGM 84 Sub-Harpoon

Fabricante:

Raytheon Systems (USA)

Boeing (USA)

País:

Estados Unidos

Estados Unidos

Tipo de misil

Táctico de crucero

Antibuque

Lanzamiento:

Bajo el mar

Bajo el mar

Peso:

1816 Kg

680 Kg, con cápsula de lanzamiento

Carga explosiva:

545 Kg

227 Kg

Alcance:

> 2.500 Km

> 120 km con guiado intermedio.

TABLA 10.- CARACTERÍSTICAS DE LAS MINAS Fabricante:

SAES

País:

España

Serie:

MINEA

Diámetro:

533 mm

Tipo de mina:

Cilíndrica de Fondo

Longitud:

2600 mm

Versiones:

Combate y Ejercicio

Peso en aire:

900 Kg

Características:

Parámetros progrmables

Carga explosiva:

> 600 Kg

Prof. operación:

5 a 300 mts.

Control:

Link acústico

El UGM 109 Tomahawk es una posibilidad para el armamento del S-80. (Foto. US Navy)

S-80, presente de un submarino para el futuro

25


6.- PROPULSIÓN Como ya se ha comentado en el primer punto de este trabajo, en todo lo referente a la propulsión AIP recomendamos a los lectores que repasen el Análisis Infodefensa titulado Propulsión anaerobia en submarinos, estado de la cuestión. En el citado documento se revisan los principios de la propulsión independiente del aire y las principales diferencias entre los distintos sistemas de propulsión AIP que se utilizan en los buques operativos, en construcción, o planificados. http://infodefensa.com/esp/especiales/especiales.asp?valor=5&cod=240 Como ya se ha comentado el S-80 es un submarino de propulsión clásica diesel eléctrica al que se ha añadido un sistema auxiliar de propulsión en inmersión compuesto básicamente por un reformador de bioetanol y una pila de combustible. Centrando el detalle sobre el sistema AIP, de forma genérica cualquiera de los utilizados en la actualidad está formado por los componentes fundamentales que se reflejan en el Gráfico 4. Es conveniente repasar cada uno de los elementos principales representados en el croquis citado. En primer lugar hay que hablar de los depósitos de oxigeno y de combustible. Los primeros existen en todos los tipos de submarinos anaerobios disponibles, son de tipo criogénico y almacenan el oxígeno en estado líquido. Los segundos varían en función del tipo de combustible que sea preciso en cada tipo de sistema AIP. GRÁFICO 4.- ELEMENTOS PRINCIPALES DE UN SISTEMA AIP

SISTEMA DE CONTROL DE LA PROPULSIÓN AIP

OXIGENO (O2)

SISTEMA DE PRODUCCIÓN DE ENERGÍA

ADECUACIÓN DE POTENCIA

CORRIENTE CONTÍNUA

COMBUSTIBLE

ELIMINACIÓN DE SUBPRODUCTOS

El sistema de producción de energía es el elemento diferencial entre los distintos tipos de propulsión anaerobia existentes: motores de ciclo cerrado, turbina de vapor, pilas de combustible, etc. Su resultado acaba siendo, en ocasiones con pasos intermedios, energía eléctrica en forma de corriente continua. La potencia de esa energía eléctrica debe ser adecuada para poder alimentar el sistema de propulsión eléctrico o ser utilizada para la recarga de las baterías. Los sistemas AIP desarrollados por distintos astilleros o diseñadores (Rubin Design, HDW / Siemens y Navantia / Hynergreen) tienen como elemento común la utilización de células o pilas de combustibleo en denominación inglesa fuel cells. Estos son dispositivos de carácter electroquímico en los que se desarrolla de forma controlada la reacción entre hidrógeno y oxigeno que genera agua, energía térmica y corriente continua. Al carecer las pilas de combustible de partes móviles su funcionamiento ocasiona una firma sonora muy reducida. Se prevé que en los próximos años se produzcan fuertes evoluciones en estas tecnologías, disminuyendo tamaños y aumentando potencias. En algunos AIP, como resultado no deseado del sistema de producción de energía, se originan un conjunto de subproductos que no pueden acumularse en el buque y deben ser eliminados: dióxido de carbono, calor y, en algunos casos, agua. Como se puede observar un sistema anaerobio es bastante complejo y ello exige que todos los elementos que lo componen estén regidos, regulados y operados por un sistema de control de la propulsión. En conjunto el sistema de propulsión del S-80 está compuesto por:

S-80, presente de un submarino para el futuro

26


Tres generadores diesel-eléctricos MTU, construidos por Navantia en Cartagena con una potencia de 1.200 Kw cada uno Están situados en la sección 2 del casco del buque según se indica en el Gráfico 7.

Un motor eléctrico sincrónico de imanes permanentes, también denominado de magnetismo permanente, con una potencia de 3.500 Kw. Fabricado por Cantarey Reinosa (Grupo Gamesa). Ocupa la casi totalidad de la sección 1 del casco resistente.

Dos locales de baterías, situados en las secciones 2 y 5 del buque, con 180 elementos en cada uno. Son baterías de litio (Lithium-Ion batteries) fabricadas por Tudor

Una hélice de gran diámetro con siete palas.

Un sistema AIP, desarrollado por Hynergreen y Navantia, que incluye reformador de bioetanol, pila de combustible, sistema de control y equipos auxiliares. Con respecto a otros sistemas anerobios aporta la novedad que el hidrógeno se obtiene por un proceso químico de reformado a partir de bioetanol que es fácilmente almacenable en el buque y que no supone problemas de seguridad.

En la primera época del desarrollo del S-80 la empresa que se citaba como responsable del sistema AIP era Greencell. A partir de 2003, fecha de su creación, se empieza a citar como la responsable del núcleo del sistema AIP a Hynergreen (Hynergreen Technologies, S.A.). Ambas empresas forman parte del grupo Abengoa y están dedicadas a impulsar el desarrollo de las tecnologías del hidrógeno y de las pilas de combustible. Respecto a las pilas de combustible hay que hacer notar que, antes de la decisión de contratar el desarrollo de UTC Power, hubo desarrollos por parte de Greencell (Abengoa) y de la Fábrica de Motores de Navantia en Cartagena. Esta última construyó, y tuvo en pruebas en la factoría de Cartagena, una pila que alimentaba el consumo de electricidad para aire acondicionado, agua caliente, iluminación, etc de la propia factoría.

El AIP dotara al S-80 de un excelente grado de discreción. (Infografia: Navantia)

S-80, presente de un submarino para el futuro

27


El sistema AIP del S-80, desarrollado completamente en España, está ubicado en la sección 3 del casco, casi en la parte central de la eslora del buque, y su esquema, incluyendo todos sus componentes principales, es el que se recoge en el Gráfico 5. Sus componentes principales son: •

Procesador de bioetanol, también denominado reformador de bioetanol. Es el núcleo del sistema de propulsión estando dedicado a la obtención de hidrógeno, con un alto grado de pureza, a partir de de bioetanol. Desarrollado por Hynergreen (Abengoa).

Sistema de almacenamiento y trasiego de bioetanol. Desarrollado por Hynergreen y Navantia.

Sistema de compensación del peso de oxígeno y bioetanol. Destinado a compensar las diferencias de peso, para que el submarino no pierda su trimado, producidas por el consumo de bioetanol en el reformador y de oxígeno en la pila de combustible. Desarrollado por Hynergreen y Navantia.

Sistema de almacenamiento de y trasiego de oxígeno. Desarrollado por Air Liquide y Navantia.

Sistema de almacenamiento, inertización y presurización de nitrógeno. Desarrollado por Air Liquide y Navantia.

Sistema de adecuación de potencia del sistema de propulsión AIP. Desarrollado por Hynergreen.

Sistema de Control y seguridad integrado de la planta AIP. Desarrollado por Hynergreen.

Sistema de control del sistema AIP, local y centralizado). Navantia España

Sistema de eliminación de dióxido de carbono (CO2). Ha sido desarrolla o por la empresa Bionet, ubicada en Fuente Álamo (Murcia), en colaboración con Navantia. El sistema, denominado SECO2 (Sistema de Eliminación de CO2), mezcla el dióxido de carbono con agua de mar disolviendo las burbujas gaseosas hasta que no sen detectables y expulsándolas al mar.

Pilas de combustible. Para el S-80 la empresa norteamericana UTC Power (UTC: United Technology Corporation) ha realizado el desarrollo específico de una pilas de combustible de 300 Kw de potencia. Utilizan la tecnología de membrana de intercambio de protones, denominada PEM (Proton Exchange Membrane). Admiten hidrógeno que no tenga el 100 % de pureza. Las pruebas del prototipo que se han llevado a cabo en las instalaciones de UTC en EE.UU han resultado ampliamente satisfactorias tanto para la Armada como para Navantia. El prototipo ha dado 20 Kw más de los previstos en el proyecto lo que implica un incremento de casi un 7 por 100 de la de potencia.

Para gestionar el conjunto de la propulsión los S-80 dispondrán de un cuadro de control centralizado desarrollado por Ifen. GRAFICO 5.- ESQUEMA DE LA PROPULSIÓN AIP DE LOS S-80

S-80, presente de un submarino para el futuro

28


7.- UN COMBUSTIBLE DENOMINADO BIOETANOL El etanol, también llamado alcohol etílico, es un compuesto químico de carbono, hidrógeno y oxígeno, de fórmula química CH3-CH2OH, líquido e inflamable. Es uno de los principales componentes de las bebidas alcohólicas: cerveza (3-7 %), vinos (12-15 %) y licores destilados (hasta un 50 %). Puede obtenerse mediante la hidratación del etileno o, lo que es más habitual, mediante el procesamiento de materias vegetales ricas en azúcares, almidón o celulosa. Precisamente se denomina bioetanol al alcohol etílico producido de esta segunda forma. El bioetanol se utiliza como combustible doméstico (alcohol de quemar), industrial o para el transporte, en estos últimos cometidos como combustible puro o como aditivo de las gasolinas. En sustitución de los combustibles de origen fósil, los estudios certifican que presentan una reducción en la producción de gases de efecto invernadero. El bioetanol no debe confundirse con el biodiesel que es un combustible de síntesis obtenido a partir de aceites vegetales o grasas animales (lípidos) y que se utiliza en sustitución total o parcial del diesel de procedente del petróleo. Para la producción del bioetanol se utilizan distintos tipos de productos de origen vegetal. Están en primer lugar los que tienen un alto contenido en sacarosa, entre los que hay que destacar la caña de azúcar, remolacha, algunas variedades del sorgo y las uvas (alcoholes vínicos). Un segundo grupo corresponde a los productos agrícolas con alto contenido de almidón, básicamente cereales (trigo, centeno, cebada, maíz, etc.) y tubérculos (patata y mandioca). Por último hay que citar la utilización de materias con alto contenido de celulosa, como es la madera y la biomasa formada por residuos agrícolas: paja de cereales, residuos de cítricos, etc. En función de la materia prima para la obtención del bioetanol varía la metodología para su producción y sobre todo el coste del proceso (sin tener en cuenta el precio de obtención de la materia prima). Los grandes pasos de los procesos para obtener bioetanol quedan reflejados en la Tabla 11. Los pasos iniciales de los procesos son básicamente comunes a todos ellos y consisten en la limpieza y acondicionamiento de la materia prima para pasar a ser prensada, triturada o molida según las características del elemento vegetal utilizado. Además puede realizarse algún paso de filtrado. Las diferencias fundamentales residen en la obtención de los azúcares. En el caso de que la materia prima sea rica en sacarosa el proceso consiste en la fermentación mediante levaduras o bacterias. Cuando se parte de materias primas ricas en almidón hay que hidrolizar el resultado de la molienda o trituración añadiendo agua y una enzima o un ácido, sometiéndolo a cocción. La masa resultante se somete a un proceso de sacarificación antes de pasara a la fermentación. La complejidad del proceso de obtención de loas azúcares es máxima cuando se trata de obtener bioetanol partiendo de elementos vegetales de alto contenido en celulosa. Exige un tratamiento inicial de los elementos celulósicos mediante pirólisis y ataque con ácidos y otras sustancias. El siguiente paso es la hidrólisis ácida mediante enzimas, para luego pasar a la separación de las partes líquidas y sólidas y, en algunas tecnologías, a una segunda hidrólisis. TABLA 11.- PROCESOS DE OBTENCIÓN DEL BIOETANOL

Cereales Tubérculos

Celulosa

Madera Biomasa

---------

Molienda o trituración

Hidrólisis

Cocción

Sacarificación

Trituración

1ª Hidrólisis ácida

Separación de líquidos / sólidos

2ª Hidrólisis ácida

BIOETANOL

Almidón

Triturado y filtrado

Fermentación y destilación

Destilación

Caña azúcar, uvas, etc.

Obtención de los azúcares

Fermentación

Sacarosa

Preparación de la materia prima Limpieza y acondicionamiento de la materia prima

Materias primas

También es común la parte final de los procesos, consistente en la fermentación de la melaza que contiene los azúcares y en la destilación del resultante para eliminar subproductos y obtener el bioetanol. Una de las preocupaciones que surge cuando se habla de una nueva tecnología de aplicación militar es que no genere dependencia de terceros países para su obtención En el momento de escribir este texto existen en España siete fábricas que producen Bioetanol y otras dos están en proyecto. Su distribución

S-80, presente de un submarino para el futuro

29


geográfica es amplia ya que su localización está en buena parte condicionada por la proximidad a las zonas donde se cultivan las materias primas. El detalle de las factorías de producción de bioetanol existentes en España se ha recogido en la Tabla 12. A medida que se vaya haciendo obligatoria la utilización de bioetanol como combustible, o como aditivo de las gasolinas, en la automoción se elevará el número de centros de producción y las cantidades que se elaboran. En España todavía casi no se utilizan biocombustibles en la automación. Uno de los mayores usuarios en el mundo es Brasil, país en el que es utilizado por una parte importante del parque automovilístico. Como ejemplo de países europeos en Dinamarca es normal la utilización de gasohol E10 (gasolina con un 10 % de bioetanol). También es normal encontrar este tipo de combustibles con un 5 o 7 % de bioetanol en las estaciones de servicio de la parte central de EE.UU, e incluso en el estado de Minessota solo está permitida la venta de gasolinas con bioetanol. TABLA 12.- PRODUCCIÓN DE BIOETANOL EN ESPAÑA PLANTA

AÑO

ACCIONISTAS

UBICACIÓN

PRODUCCIÓN

MAT. PRIMA

Ecocarburantes Españoles

1999

Abengoa

Cartagena, (Murcia)

118.000 Tm/año

Residuos de lino

40.000 Tm/año

Alcohol vínico

Bioetanol Galicia

2001

Abengoa-

Texeira (La Coruña)

139.000 Tm/año

Cereales

40.000Tm/año

Alcohol vínico

Biocarburantes de Castilla y León

2006

Abengoa y Ebro Puleva

Babilafuente (Salamanca)

158.000 Tm/año

Cereales (trigo, cebada, maíz ), paja de cereales y biomasa

Bioetanol de la Mancha

2006

Acciona Energía

Alcázar de San Juan (Ciudad Real)

26.000 Tm/año

Alcoholes vínicos

Sniace Biofuels

2009

Sniace

Torrelavega (Cantabria)

100.000 Tm/año

Cereales (Trigo cebada y maíz)

Ecobarcial.

2008

Iberdrola, Sniace, Junta de Comunidades de Castilla y León,

Barcial del Barco (Zamora)

145.000 Tm/año

Cereales (Trigo, cebada y maíz)

Alcoholes Biocarburantes de Extremadura (Albiex)

2009

---

Villanueva de la Serena (Badajoz)

110.000 Tm/año

Cereales (Maíz y trigo)

Bioener Energía

Proyecto

Abengoa y Ente Vasco de la Energía

Ciérvana (Vizcaya)

126.000 Tm/año

---

Bio Europa 2

Proyecto

---

Puertollano (Ciudad Real)

150.000 Tm/año

Maíz

Fuente: http://www.biodieselspain.com

S-80, presente de un submarino para el futuro

30


8.- FORMA DE CONSTRUCCIÓN Como ya se ha citado los submarinos de la clase S-80 se están construyendo en el astillero de Cartagena. La actividad de este astillero quiere centrase en la producción especializada de este tipo de buques, con unos requerimientos en el casco y en las instalaciones interiores diferentes de los buques de superficie. El astillero cuenta con gradas cubiertas y talleres cerrados pudiendo realizarse toda la construcción en espacios interiores. Además como la citada última maquinaria adquirida, se está realizado un gran esfuerzo en la modernización de instalaciones y talleres especializados. De los cuatro astilleros de Navantia (El Ferrol, Fene, San Fernando, Puerto Real y Cartagena) las instalaciones del astillero de Cartagena son las únicas que permiten la construcción y el ensamblado final de los módulos del buque, en gradas cubiertas. El astillero de Cartagena cuenta con dos gradas de construcciones horizontales, cerradas y cubiertas, de 92 metros de longitud y 19 de anchura. Están servidas para la puesta a flote de los buques construidos por un dique flotante de 100 metros de eslora y 32 de manga, con capacidad para admitir buques de 120 metros de eslora y 19 de manga. En la parte de la factoría dedicada a reparaciones se cuenta con un dique seco con una longitud de 210 m y una anchura de 22. Además se dispone del varadero Syncrolift, con varias posiciones de varada y con capacidad de elevación para buques de 150 metros de eslora, 23 de manga y calado máximo de 10,5 m. El croquis de las instalaciones de Cartagena se recoge en el Gráfico 6. GRÁFICO 6.- INSTALACIONES DE NAVANTIA EN CARTAGENA

La mayor parte de las tareas para la construcción del submarino se realizan en los diferentes talleres ubicados en las cercanías de las gradas de construcción. Buena parte de los equipos y herramientas utilizados en la construcción de los S-80 fueron adquiridos para el programa Scorpéne. Así, como ejemplos, se pueden citar:

S-80, presente de un submarino para el futuro

31


Sistema de corte de chapa por chorro de agua

Mesa para el conformado de los anillos del casco

Sistema de soldadura cilíndrica en anillo rotatorio.

Mesa para el montaje y conformado de los anillos del casco. (Foto: Fco. Javier Álvarez Laita)

Sistema de soldadura cilíndrica en anillo rotatorio. (Foto: Fco. Javier Álvarez Laita)

Se están añadiendo nuevos talleres con equipos específicos para tareas que hasta el momento no se realizaban en el astillero. Un ejemplo de esto es el taller de soldadura de grandes espesores donde se está instalando la maquinaria precisa para producir y soldar las piezas de los domos de proa y popa para nuevos buques que puedan encargarse. Con esto se evitará depender de empresas extranjeras para la producción de estas piezas. •

Equipos para soldadura de grandes espesores, con formas especiales. En paralelo se esta realizando la formación de los operarios que deben especializarse en este tipo de soldadura.

Se ha adquirido, y próximamente se instalara, una prensa hidráulica para conformar las piezas de los domos. Con una potencia para crear una presión máxima de 2.500 toneladas.

Dispositivo en el taller de soldadura de grandes espesores para manejar piezas de gran tamaño durante el ensamblaje. (Foto: Fco. Javier Álvarez Laita)

En el taller de soldadura de grandes espesores el cierre de popa del casco resistente. (Foto: Fco. Javier Álvarez Laita)

Como se muestra en el Gráfico 7 el casco resistente del buque está dividido en cinco secciones que se numeran correlativamente desde popa hacia proa. Entre la 2º y la 3º sección se intercala el cofferdam, que contiene la esclusa para entrada o salida de buceadores de combate, para escape libre en caso de accidente, y que puede enlazar con la escotilla de un vehículo submarino. En proa y popa, y fuera del casco resistente, se añaden los elementos que dan forma a esas partes específicas de los submarinos. El casco está construido en acero especial (HLES 80) lo que permitirá que los S-80 puedan realizar inmersiones superiores a los 400 metros de profundidad, con presiones superiores a las cuarenta atmósferas.

S-80, presente de un submarino para el futuro

32


En la elaboración de los S-80 se recurre al sistema de construcción modular integrada utilizado en las factorías de El Ferrol, San Fernando y Puerto Real para la elaboración de buques de superficie. La diferencia en este caso es que de que el casco resistente es lo primero que se construye, para posteriormente instalar en el interior de las secciones los bloques prefabricados con los equipos de habilitación, motores, etc. GRÁFICO 7.- SECCIONES DEL CASCO DEL S-80

Cono de popa

Sección 1

Sección 2

C

Sección 3

Sección 4

Sección 5

Cono de proa

Casco resistente •

Cono de popa:

Paso del eje de la hélice y timones en cruz. Fuera del casco resistente.

Sección 1:

Cámara del motor eléctrico.

Sección 2:

Cámara de generadores diesel y baterías

C:

Cofferdam.

Sección 3:

Propulsión AIP.

Sección 4:

Cámara de mando, habilitación y maquinaria auxiliar.

Sección 5:

Habilitación, cámara de torpedos y baterías.

Cono de proa:

Tubos lanzatorpedos y sonar cilíndrico de casco. Fuera del casco resistente.

La construcción del casco resistente se inicia con el corte y conformado de la chapa de acero de alta resistencia. El paso siguiente es la construcción de los anillos del casco. La unión de las secciones va formando las cinco secciones del casco. Por otra parte se reciben de Gran Bretaña (BAE Systems) los domos de proa y popa del casco resistente que se unen respectivamente a los extremos de las secciones 5 ª y 1ª. Con la puesta en marcha del taller de soldadura de grandes espesores, en los últimos submarinos de la serie, se espera que el astillero de Cartagena disponga de la capacidad para la realización total o parcial de estas piezas de gran tamaño, y en futuros submarinos se construirían totalmente en la factoría. Posteriormente comienza el montaje de las estructuras interiores dentro de las secciones con dos o tres niveles según las zonas del buque. En paralelo con la construcción de las secciones del casco resistente se lleva a cabo la prefabricación de los distintos bloques modulares del interior del buque. Parte de estos bloques se construyen en las instalaciones de Navantia en Cartagena y otros son subcontratados a deferentes empresas especializadas, en localizaciones físicas diversas y en ocasiones alejadas del astillero, por ejemplo hay modulos que se construyen en Cádiz o el bloque con el motor eléctrico de propulsión se fabrica en Reinosa (Cantabria) y desde allí se traslada, a Cartagena, una vez terminado, para su integración en el buque. Con las secciones del casco y su estructura interior terminadas y los bloques prefabricados disponibles, el paso siguiente es la instalación de todos los bloques sobre las estructuras inferiores de las secciones. Otro proceso que se realiza también en paralelo es el de construcción de las formas exteriores de proa y popa. La primera aloja los tubos lanzatorpedos y parte de los sensores acústicos. Por su parte la de popa soporta los timones en cruz.

S-80, presente de un submarino para el futuro

33


El último paso es el ensamblado de las secciones y la soldadura del casco resistente y de las formas cónicas de proa y popa. En el Gráfico 8 se ilustra el proceso de construcción descrito.

GRÁFICO 8.- ESQUEMA DE CONSTRUCCIÓN DE LOS S-80 MODULOS INTERIORES

CASCO RESISTENTE

FORMAS DE PROA Y POPA

Construcción de los anillos

Prefabricación de módulos interiores

Ensamblado de las secciones

Preparación del interior de las secciones

Construcción de las formas de proa y popa

Montaje de los módulos en el casco

Ensamblado de las secciones

S-80, presente de un submarino para el futuro

34


9.- ¿QUIEN HACE QUÉ? La construcción de un buque de guerra implica la integración de numerosos equipos de procedencias muy diversas. A medida que aumenta la complejidad se incrementa el número de equipos que deben ser adquiridos a empresas especializadas en su fabricación. Por otra parte también aumente la necesidad de recurrir a la colaboración de grupos tecnológicos extranjeros. También esto obliga a que, en todos los buques de guerra que se construyen en la actualidad, una de las labores fundamentales es la relativa a la integración de equipos. Lo citado anteriormente es una labor desarrollada a la perfección por Navantia, refrendada por los buques construidos en los últimos años para la Armada Española y los éxitos conseguidos en la exportación con los mismos diseños o con derivados directos de ellos. En la construcción de los submarinos de la clase S-80 Navantia es el diseñador del conjunto del buque, constructor de la mayor parte del casco, instalador de los equipos fabricados por ella misma o por terceras empresas y, sobre todo, el gran integrador de tecnologías propias o de socios externos. Se hace precisa la contratación a terceras empresas, españolas o extranjeras, de subsistemas, elementos o componentes por: •

La industria española carece de desarrollos en muchos de los campos que precisa un submarino tecnológicamente avanzado como es el S-80 y no resultan rentables desarrollos de equipos para series cortas como es actualmente el caso del programa que nos ocupa.

Aunque Navantia tiene experiencia en construcción de submarinos esta es bastante menor en lo relativo a su diseño y al de sus componentes. Ciertamente está situación se irá corrigiendo a medida que se vaya diseñando y construyendo más buques de este tipo.

En el caso del programa S-80 se trata de un buque tecnológicamente complejo, de un tipo que no se había diseñado por la industria naval española.

En los cuadros siguientes se recogen los principales suministradores y los equipos, elementos o sistemas que aportan. A pesar de que no están todos los intervinientes en el programa S-80 la relación resulta ilustrativa. Para homogeneidad de los datos se han agrupado en cuatro rúbricas: Sistema de Combate y Sensores, Sistemas de Armas, Propulsión y Gobierno y por último un epígrafe de Otros Aspectos (Tabla 13 a Tabla 16).

Otro de los componentes de la forma de popa. (Foto: Fco. Javier Álvarez Laita)

El último componente de la forma de popa del S-80. (Foto: Fco. Javier Álvarez Laita)

S-80, presente de un submarino para el futuro

35


Como hecho curioso se puede observar al analizar las listas de los principales proveedores de elementos para el S-80 la casi total ausencia de equipos de origen francés. Además de los de origen español hay equipos y sistemas de empresas italianas, alemanas, inglesas y norteamericanas. Solo consta una contratación relevante con una empresa francesa y otro con la filial de una empresa multinacional de origen francés (Air Liquide), responsable del diseño y construcción de los depósitos de oxígeno y nitrógeno que forman parte del sistema AIP. Por otra parte Navantia ha recurrido a contratos de asistencia técnica con empresas inglesas y norteamericanas pero con ninguna francesa.

Procediendo a la instalación de las cubiertas interiores en una de las secciones del S-81. Detrás puede verse otra de las secciones del casco. (Foto: Fco. Javier Álvarez Laita)

Cabe pensar que la construcción de los Scorpène ha puesto en contacto a los departamentos técnicos y de adquisiciones de Navantia con empresas francesas relacionadas con los programas de submarinos del país vecino. En buena lógica ese podría haber sido un camino interesante para poder negociar acuerdos de colaboración de cara al programa S-80. La realidad es lo contrario y las razones de esto pueden variadas, pero entre ellas cabe destacar dos: •

Falta de interés de Navantia en usar suministradores franceses que puedan acrecentar el problema que ya existe en el Consorcio Scorpène.

Presiones de la estatal y todopoderosa DCNS a sus suministradores habituales para que no faciliten la vida de un proyecto tecnológico que puede resultarle lesivo en su intento de hacerse con una parte del mercado de exportación de submarinos no nucleares. TABLA 13.- SISTEMA DE COMBATE Y SENSORES ELEMENTO

EMPRESAS

PAIS

Sistema de combate integrado

Lockheed Martin

EE.UU.

Núcleo Sistema de Combate

Navantia y Lockheed Martin

España y EE.UU.

S-80, presente de un submarino para el futuro

36


Consolas multifunción CONAN SUB

Sainsel

España

Integración de sistemas

Navantia Faba Sistemas

España

Interfaz Hombre Máquina (Consolas)

Navantia Faba y SAES

España

Sonar cilíndrico de casco

Lockheed Martin y EDO Corporation

EE.UU.

Sonar de flanco

Lockheed Martin

EE.UU.

Telemetro Sonar

Lockheed Martin

EE.UU.

Interceptador Sonar

Lockheed Martin

EE.UU.

Sonar remolcado DTAS

SAES

España

Sistema de control del sonar remolcado

SAES

España

Sistema de monitorización de ruido propio (ONMS)

SAES

España

Radar

Indra

España

Contramedidas electrónicas (ESM)

Indra

España

Transponder IFF

Indra

España

Sistema integrado de comunicaciones

FABA Systems

España

Equipos de radiocomunicaciones

Rhode & Schwarz

Alemania

Sistema de comunicación de datos tácticos Data Link 22

Tecnobit

España

Periscopios y sistemas optrónicos

Kollmorgen Electro-Optical y Calzoni

EE.UU., Italia

Mástiles

Calzoni, Kollmorgen ElectroOptical e Indra

Italia, EE.UU. y España

Antenas

Aeromaritime, Nereides, Dowding&Mills y Calzoni

Alemania, Noruega, Reino Unido e Italia

TABLA 14.- SISTEMAS DE ARMAS ELEMENTO

EMPRESAS

PAIS

Torpedos pesados DM 2 A-4

STN Atlas Elektronik

Alemania

Misiles de crucero UGM-109 Tomahawk

Raytheon Systems

EE.UU.

Misiles antibuque UGM 84 Sub-Harpoon

Boeing

EE.UU.

Minas multiinfluencia

SAES

España

Tubos lanzatorpedos

Babcock y Navantia

EE.UU. y España

Weir, Strachan & Henshaw (Babcock)

Reino Unido

Sistema de carga de armas en el submarino Sistema de lanzamiento de torpedos (Weaponhandling & discharge system) Sistema de lanzamiento de contramedidas

S-80, presente de un submarino para el futuro

37


Cofferdam del S-81 antes de ser soldado entre las secciones segunda y tercera. (Foto: Fco. Javier Álvarez Laita)

TABLA 15.- PROPULSIÓN Y GOBIERNO ELEMENTO

EMPRESAS

PAIS

Procesador de bioetanol (Reformador de bioetanol).

Hynergreen (Abengoa)

España

Sistema de control del sistema AIP (Local y centralizado).

Navantia y Hynergreen (Abengoa)

España

Sistema de almacenamiento y trasiego de bioetanol.

Navantia

España

Sistema de compensación del peso de oxígeno y bioetanol.

Navantia

España

Sistema de almacenamiento de y trasiego de oxígeno.

Navantia y Air Liquide

España

Sistema de almacenamiento, inertización y presurización de nitrógeno.

Navantia y Air Liquide

España

Sistema de eliminación de dióxido de carbono.

Navantia y Bionet

España

Sistema de adecuación de potencia.

Hynergreen (Abengoa)

España

Sistema de Control y seguridad integrado de la planta AIP.

Hynergreen (Abengoa)

España

Pilas de combustible.

UTC Power

EE.UU.

Generadores diesel

MTU y Navantia

Alemania y España

S-80, presente de un submarino para el futuro

38


Motor eléctrico principal

Cantarey Reinosa (Grupo Gamesa)

España

Chumacera del eje

Mitchell Bearings

Gran Bretaña

Cuadro de Propulsión

Ifen

Francia

Convertidores MEP

Cantarey Reinosa (Grupo Gamesa

España

Bombas centrifugas

Pompe Garbarino

Italia

Cables eléctricos

Muller

Francia

Convertidores MEP

Cantarey Reinosa (Grupo Gamesa)

España

Convertidores (Inverter systems and variable Frequency Drives)

Euroatlas

Alemania

Baterías

Tudor (Exide Technologies)

España

Válvulas exhaustación

Calzoni (Iitalia)

Italia

Válvulas de casco

Truflo

EE.UU.

Sistema de gobierno, consola y piloto automático

Avio SpA y FABA Sistemas

Italia y España

Centrales Inerciales

Sperry (Northop Grumman)

EE.UU.

Sistema de Control

Navantia

España

Montaje de uno de los bloques del interior del S-81, fabricado de acuerdo con la metodología de construcción modular integrada. (Foto: Fco. Javier Álvarez Laita)

S-80, presente de un submarino para el futuro

39


TABLA 16.- OTROS ASPECTOS ELEMENTO

EMPRESAS

PAIS

Domos de proa y popa del casco resistente

BAE Systems

Reino Unido

Cableado

Muller

Alemania

Sistema Integrado de Control de de Control de la Plataforma (SICP)

FABA Sistemas

España

Soportes y protecciones en materiales compuestos ligeros para los sonares cilíndrico y de flanco

Goodrich's Engineered Polymer Products (Goodrich Corporation)

EE.UU.

Simulador táctico SIMTAC S80

FABA Sistemas, Indra y SAES

España

Diversos contratos de apoyo técnico a la Oficina del Programa (Armada) para análisis y gestión de requisitos, los trabajos de ingeniería e integración de sensores

Isdefe

España

Contratos de I+D destinado a mejorar la maniobrabilidad de los sumergibles.

Universidad Politécnica de Cartagena

España

Contrato de I+D sobre materiales resistentes a la corrosión para antenas, mástiles y periscopios de los submarinos.

Universidad Politécnica de Cartagena

España

En los puntos anteriores se han citado los principales equipos que se integran en el proyecto del S-80, pero en el proceso de diseño de la plataforma y del sistema de combate se estudiaron muchos equipos más. Así la alternativa para los torpedos alemanes fueron los Tp 62 (Torpedo 2000) construidos en Suecia por Saab Bofors Underwater Systems AB. Otras opciones para el motor eléctrico principal fueron los construidos por Jeumont Schneider (Francia) y por Siemens (Alemania). Respecto a los generadores diesel se estudió la posibilidad de instalar motores Pielstick (Francia). Para los periscopios se contemplaron además los construidos por Sagem (Francia) y los de Zeiss (Alemania).

Sección del casco resistente del S-82 sin ninguno de los módulos del interior. (Foto: Fco. Javier Álvarez Laita)

S-80, presente de un submarino para el futuro

40


En lo referente al sistema de combate se pensó en los ISUS 90 de Atlas Elektronik (Alemania), SUBTICS de UDS International (Francia), SUBICS (Lockheed Martin, EE.UU.) y el AN/BYG-1(V) de Raytheon (EE.UU.). Los finalistas en el proceso de selección fueron los tres últimos. La adjudicación por Navantia del concurso a la primera de las empresas citadas resulto polémica con una denuncia de Raytheon contra el Ministerio de Defensa al considerar que se había vulnerado el procedimiento administrativo en la adjudicación del contrato. Consideraba que su oferta era mejor y más barata que la de Lockheed Martin. A pesar de que la adjudicación del contrato la había realizado Navantia, Raytheon alegaba que el Ministerio de Defensa, a pesar de no haber gestionado la adquisición, tuteló en todo el momento el proceso. En los tribunales españoles, Audiencia Nacional, la denuncia no prosperó, fundamentalmente por considerarse que la decisión de adjudicación, no fue del denunciado, Ministerio de Defensa, sino de Navantia como empresa responsable del programa. Aunque por parte francesa no hubo ningún tipo de acción este fue uno de los hechos que contribuyó a complicar la relación entre DCNS y Navantia en el Consorcio Scórpene.

Las secciones del S-81 en montaje a mediados de Mayo de 2010. ( Foto: Navantia)

S-80, presente de un submarino para el futuro

41


ROHDE & SCHWARZ, RESPONSABLE DEL SUMINISTRO DE LOS EQUIPOS RADIO PARA LAS COMUNICACIONES EXTERIORES DE LOS S-80 Rohde & Schwarz lleva más de 75 años desarrollando soluciones dentro del ámbito de las comunicaciones, que ofrecen a todas las fuerzas militares, civiles y gubernamentales del mundo, así como a las empresas, el máximo nivel de seguridad e interoperatividad para sus redes de comunicación, garantizando la transmisión exacta, rápida y segura de la información, a prueba de interferencias y escuchas no deseadas. Rohde & Schwarz España ha sido el suministrador para las comunicaciones externas del equipamiento radio para los buques, BPE, Cazaminas, etc.. Asimismo, actualmente está suministrando el equipamiento para los Buques de Acción Marítima (BAM) y próximamente el de la nueva Fragata F-105. Dentro del programa de suministros para los submarinos de la clase S-80, Rohde&Schwarz España, es responsable del suministro de los equipos radio para las comunicaciones exteriores. Dichos equipos incluyen: -

Subsistema de Recepción VLF-HF

-

Subsistema de Transceptores Tx/Rx HF

-

Subsistema de Transceptores Tx/Rx V/UHF

Equipos de HF La arquitectura del equipamiento radio en la banda de HF consiste en: -

Un subsistema de Banda Estrecha formado por transceptores de HF con sus unidades auxiliares (ATU, protecciones EMP).

-

Un subsistema de Recepción compuesto de receptores universales de VLF-HF.

Los equipos de HF, tanto receptores como transceptores pueden operar con los cifradores instalados en el buque, tal y como ocurre actualmente en otros buques de la Armada Española, que disponen de equipos Rohde & Schwarz de HF, operando correctamente con los cifradores de los correspondientes buques. Subsistema de Banda Estrecha Los transceptores de HF pertenecen a la familia 4100, concretamente el modelo XK4150. Este tipo de transceptores es de última generación y representa el estado del arte en materia de comunicaciones por HF.

Ofrece todas las ventajas de una radio software: Poder ser configurada y actualizada mediante software, ofreciendo un alto nivel de flexibilidad operativa; las funciones más importantes, tales como la parametrización, las formas de onda, el establecimiento automático del enlace (ALE), están integradas como software y es posible añadir nuevas funciones y modos mediante la descarga de software. Además, todas las opciones adicionales que se pueden instalar en el transceptor, NMEA, Link 11, Link 22 y ALE entre otras, llevan asociado un interfaz externo que permite el control de dicha funcionalidad de forma remota.

S-80, presente de un submarino para el futuro

42


Desde el principio, los usuarios pueden ajustar las prestaciones del sistema al escenario real de aplicación. Presentando excelentes parámetros de HF y permitiendo comunicaciones de voz y datos fiables y libres de interferencias gracias a los modems de datos y las funciones de salto en frecuencia integrados. Asimismo, los equipos presentan excelentes características de HF, propias de lo que representa Rohde&Schwarz. Los interfaces disponibles en la parte trasera del equipo posibilitan la utilización de señales de audio, datos y control de forma remota, de manera que se pueden llevar dichas señales a una localización distinta a la del equipo en la que se encuentre el operador. Amplificadores y fuentes de alimentación independientes, garantizan un mejor mantenimiento ante cualquier fallo. Asociado a cada equipo transceptor de HF existe una Unidad de Sintonía Automática (ATU) (suministrada por Rohde&Schwarz) para acoplamiento de antenas de látigo típicamente utilizadas en esta banda de HF. La unidad de sintonía de antena va instalada lo más próxima posible a la antena. La comunicación con el transceptor se hace mediante una línea de datos, junto con la alimentación de la misma. Tiene un sistema de protección contra rayos, protección contra sobrecorriente, contra sobretemperatura y cargas estáticas en la antena. Además lleva integrada un test BIT que se controla desde el transceptor. La sintonía es completamente automática y silenciosa. El intervalo de sintonía es de 1.5 MHz a 30 MHz para antenas de varilla o látigo de al menos 12 metros. En cuanto al mantenimiento cabe destacar que no es necesario realizar un mantenimiento específico de la unidad de sintonía. Esta unidad esta preparada para trabajar en ECCM. Receptores de VLF-HF En cuanto a la recepción VLF-HF, Rohde&Schwarz suministra los receptores universales del tipo EK4100D.

Estos receptores incluyen preselector digital de 40dB, teniendo capacidad de Link 11 y pudiendo implementar la operación en Link 22 de frecuencia fija. Al igual que el resto de la familia, pertenecen al grupo de radios definidas por software, donde la principal característica es la ampliación o inclusión de nuevas opciones (por ejemplo nuevas formas de onda), mediante actualizaciones software.

El receptor EK4100D permite trabajar en comunicaciones por voz o datos: Entre los modos que permite, J2D, A1A, A3E, H3E, B8E, B7D, F1B, F3E J3E+, J3E-, J2D+, J2D, STANAG-4285, etc… En la parte posterior del equipo se encuentran los interfaces para controlar el equipo en modo remoto y para extraer las señales de audio y control que se necesiten en la localización en que se encuentre el operador. Además, esto permite la ejecución del procedimiento de prueba interno del equipo, BITE, de manera remota, a parte de poder realizarlo también en modo local.

S-80, presente de un submarino para el futuro

43


Equipos de V/UHF El equipamiento radio en las bandas VHF aeronáutica y UHF táctica está formado por Transceptores de V/UHF en banda continua de la serie 4400. (Fig. 3)

Los transceptores tienen capacidad de trabajar en las bandas de UHF y VHF aérea, en concreto la banda de trabajo va desde 100 MHz a 512 MHz sin discontinuidades. Los transceptores tienen capacidad Link 11 y estarán preparados en el futuro para incorporar Link 22. Además, los transceptores tienen capacidad ECCM HQII y SATURN. El transceptor de V/UHF incorpora los interfaces adecuados para su operación con criptos de audio tipo KY100. Al igual que los transceptores de HF, este tipo de transceptores se puede englobar dentro de lo que se denominan Software Radios, es decir, las características HW del equipo son similares en todos los modelos y únicamente es necesario llevar a cabo una activación software para habilitar las diversas opciones que puede contener el transceptor, ya sea Have Quick, SATURN o Link 11 entre otras. Como mejora a los habituales sistemas de filtrado para señales en Frequency Hopping, estos transceptores permiten la realización del filtrado ágil con un dispositivo interno opcional que va incorporado directamente dentro del equipo, de forma similar a cualquier otro módulo del transceptor, con el consiguiente ahorro de espacio en cada uno de los armarios que incluyen equipos con ECCM. El filtro ágil se inhibe en modo VHF de manera que no afecta al funcionamiento en esta banda de frecuencias. Por otro lado, el receptor de guarda es totalmente compatible con el filtro ágil. Mantenimiento Indudablemente, no menos importante son las labores de mantenimiento del sistema radio. Las familias 4100 y 4400 además de ofrecer una alta fiabilidad de los módulos internos, permiten unos tiempos bajos en resolver cualquier problema que pueda plantearse. Entre las características nos encontramos, Control remoto para mostrar el estado de los equipos (BITE). -

Adaptación automática a las condiciones de entorno o ambientales, para asegurar que los equipos den las mayores prestaciones incluso en ambientes adversos sin sufrir daño.

-

No se requiere el ajuste de los módulos de RF en caso de que se necesite su cambio.

-

Tiempo de sustitución de módulos averiados muy bajo, MTTR por debajo de los 20 minutos.

En resumen, la nuevas familias de radios 4100 y 4400 suministradas para las comunicaciones exteriores de los submarinos de la familia S-80, representan el estado del arte en las comunicaciones exteriores, garantizando la perfecta interoperabilidad con el resto de plataformas. Asimismo, las radios definidas por software, a las que pertenecen las integradas dentro de las comunicaciones exteriores para el S-80, permiten

S-80, presente de un submarino para el futuro

44


la adaptaci贸n a las tecnolog铆as futuras.

S-80, presente de un submarino para el futuro

45


10.- EL LITIGIO DEL CONSORCIO SCORPÈNE Los temas referentes al S-80 se entremezclan con el conflicto entre Navantia y la empresa estatal francesa DCNS relativos al consorcio Scorpène. En principio podría pensarse que son dos cuestiones independientes pero la realidad muestra que existen bastantes aspectos de relación indirecta. DCNS (Direction des Constructions Navales Services) es el resultado de la consolidación de las actividades navales de la DCN y de Thales, multinacional de la electrónica de origen francés. El 75 % de DCNS pertenece al Ministerio de Defensa de Francia y el 25 % restante es de Thales. Desde el momento en que comenzó la relación entre Navantia y DCNS en el Consorcio Scorpène, se puede afirmar sin alejarse mucho de la verdad, que la idea de DCNS era que la Armada Española sustituyera sus cuatro submarinos de la clase Delfin (S-60), y Galerna (S-70), por entre 6 y 8 ejemplares del Scorpène. Todo fue bien con los primeros éxitos comerciales: Chile y Malasia y la venta de la licencia para construir seis submarinos en la India.

El Scorpène chileno Carrera entrando en el dique de Navantia para su puesta a flote. (Foto: Navantia)

A partir de ahí la situación empieza a torcerse en la relación cuando los hechos hacen que la jugada francesa no salga como ellos pretendían: •

La Armada buscaba un submarino de características superiores al Scorpène y tras estudiar ese tipo de buques prefirió embarcarse en el programa del S-80.

El segundo golpe fuerte vino con la selección del sistema de combate. La propuesta francesa fue claramente superada por la realizada por la empresa norteamericana Lockheed Martin.

Cuando Navantia empezó a presentar su buque a potenciales compradores y a presentarse con él a concursos de otras armadas, haciendo la competencia a su otro ”medio producto”, el Scorpène, la irritación de los franceses llegó a su nivel máximo.

Por en medio se discutía otro tema de mucha mayor trascendencia: la creación de la denominada “EADS Naval”, los movimientos de distintos organismos estatales franceses para

S-80, presente de un submarino para el futuro

46


estar bien colocados en la línea de salida de esa nueva multinacional europea y los miedos de la SEPI a que la creación de esa empresa acabaran de deshacer la industria naval militar española. A lo expuesto hay que añadir el disgusto francés por la adjudicación del programa de buques anfibios a Navantia con su socio australiano, cortando de raíz lo que en el país vecino se daba como un éxito de la exportación de su industria naval con la venta de dos LHD de la clase Mistral. Realmente la relación dentro del consorcio Scorpéne nunca ha sido un mar tranquilo. Se puede citar como ejemplo que en círculos especializados se ha hablado de stands de DCNS en ferias navales donde los Scorpène aparecían como un producto exclusivo de la empresa francesa, con las correspondientes reclamaciones por parte de Navantia. Evidentemente la visión francesa sobre este tema es completamente distinta, acusando a Navantia de deslealtad, aduciendo que el S-80 no es otra cosa que una versión española del Scorpène pero dotada de un sistema de combate de origen norteamericano. Igualmente, por parte de DCNS, ha existido una permanente manipulación de medios periodísticos especializados para hacer prevalecer estos conceptos. Además el hecho de que Navantia presentara el S-80 a varias marinas que preparaban concursos para seleccionar submarinos, donde el Scorpène también era uno de los concurrentes, no ha facilitado la resolución del conflicto. Según algunos anuarios navales, mal informados en este particular, el S-80 es una versión del Scorpène con un módulo de propulsión AIP intercalado en su estructura. Incluso algunos afirman falsamente que el sistema de propulsión escogido es el MESMA desarrollado por DCNS. A pesar de que al Scorpène se le puede añadir un módulo Mesma para conseguir propulsión anaerobia la realidad es que ninguno de los clientes del consorcio ha adoptado esa solución. Son submarinos de diseño muy moderno pero con propulsión convencional cuando, en el momento actual, las marinas de guerra están solicitando buques dotados de sistema AIP.

El Tun Razak partiendo de Cartagena en febrero de 2010. (Foto: Navantia)

Los datos disponibles indican que el Mesma es un fracaso. Solo hay un submarino con este sistema, que debe entrar en servicio en la marina paquistaní. En este campo resulta muy relevante que la propia DCNS esta estudiando un nuevo sistema AIP basado en la utilización de pilas de combustible. La marina

S-80, presente de un submarino para el futuro

47


de Paquistán ya ha encargado a Alemania tres submarinos del tipo 214 con propulsión AIP. Implica el final de la relación con la DCNS francesa y sobre todo la falta de credibilidad del sistema MESMA y de las soluciones futuras basadas en el modelo Scorpéne con ese módulo de propulsión anaerobia. En el momento actual no se conoce cuál es la participación de Navantia en lo referente a la venta de la licencia de construcción de submarinos a Brasil. Según fuentes francesas este es un contrato de DCNS y, como el acuerdo con Navantia esta denunciado unilateralmente, la empresa española no tendría participación de ningún tipo en el programa del país suramericano. También, consideramos que en relación con este tema, hay que volver a resaltar la casi total ausencia de suministradores franceses en el programa S-80 y remitir a los lectores a lo expuesto en el apartado titulado ¿Quien hace qué?. Pero en paralelo hay una serie de realidades innegables que son en las que se apoyan las tesis de DCNS: •

Desde los años setenta del siglo pasado los submarinos que ha construido Navantia son de diseño francés.

Es indudable que los técnicos de Navantia han aprendido, y mucho, con los últimos submarinos construidos len el Astillero de Cartagena dentro del marco del Consorcio Scorpène.

Apariencia externa muy similar de los dos buques, especialmente en los timones de cola en forma de cruz.

En cualquier caso a quién haya leído con mínima atención las páginas anteriores de este trabajo no le deben quedar dudas sobre las diferencias entre los proyectos Scorpène y el S-80. Para cerrar el tema en la Tabla 17 se incluyen los datos suficientes para una comparación rápida entre los dos buques, con cuyo análisis entendemos que se resuelven las dudas que pudieran existir en este asunto. Aunque el 50 por 100 del diseño del Scorpéne es propiedad de Navantia, DCNS ha realizado dos desarrollos sobre el mismo: el Marlin es una versión con variaciones del submarino hispano-francés, cuya mayor diferencia consiste en los timones de popa en forma de cruz de San Andrés (timones en X), y el Andrastra, de menor tamaño, entre 800 y 900 toneladas. Según declaraciones del director del astillero, en el mes de junio se estaba preparando la documentación necesaria para demostrar ante el Tribunal de Arbitraje que el diseño de los submarinos S-80 es exclusivo de Navantia, en respuesta a la demanda presentada por el astillero francés DCNS, que alegaba que la empresa española había plagiado su tecnología. TABLA 17.- COMPARACIÓN ENTRE EL SCORPÈNE Y EL S-80 CARACTERÍSTICAS

SCORPÈNE

S-80

Eslora, manga y calado

66,40 x 6,20 x 5,40 metros

71,05 x 11,68 x 6,20 metros

Diámetro del casco

6,20 metros

7,30 metros

Desplazamiento

1.564 tons en superficie y 1.711 tons en inmersión

2.200 tons en superficie y 2.426 tons en inmersión

Propulsión

Diesel-eléctrica

Diesel-eléctrica + AIP

Sistema de combate

SUBTICS (UDS International, Grupo DCNS)

Desarrollo específico del SUBICS (Lockheed Martin y Navantia)

Armamento

Torpedos y misiles mar-mar

Torpedos, misiles mar-mar y misiles de crucero

S-80, presente de un submarino para el futuro

48


11.- CONCLUSIONES Los hechos demuestran, y entendemos que así se refleja en este trabajo, que el programa S-80 es una realidad que se va a concretar materialmente en un plazo relativamente corto con la botadura del S-81 prototipo de la serie. El trabajo desarrollado durante años por Navantia y por la Armada está próximo a recoger sus frutos. Por parte de la Armada hay que reconocer la valentía de la decisión muy meditada de entrar solos, sin socios tecnológicos para la plataforma y la propulsión, en un tema tan novedoso para la industria naval española como es el diseño y construcción de una nueva clase de submarinos tecnológicamente avanzados. Navantia ha jugado la partida con el colchón de desarrollar un nuevo submarino tecnológicamente avanzado con una marina que se hace cargo de los costes del programa. También es cierto que está haciendo unas inversiones en el astillero de Cartagena que van bastante más allá de las necesidades para la construcción de los cuatro primeros buques para la Armada y que suponen una inversión de futuro de cara a nuevos encargos, tanto por parte de la Armada a la que no le vendrían mal otros dos sumergibles, como para la construcción de buques para otros países. El camino no ha sido fácil, ha habido numerosos problemas. EL S-81 es un prototipo con las dificultades habituales que se presentan en todos los primeros desarrollos. También hay que dar la razón al presidente de Navantia cuando comentaba que los problemas del S-80 residían en que se había puesto el listón muy alto. Posiblemente las mayores dudas sobre el programa y también los mayores problemas se han centrado en torno al sistema de propulsión hasta el extremo de que en algún momento se planteaban serias dudas sobre la viabilidad de la planta anaerobia de desarrollo nacional y buscar y negociar posibles soluciones de sustitución del AIP. Otro problema, de acuerdo con las informaciones obtenidas, ha residido en la pureza del hidrógeno producido por el reformador de bioetanol. También han surgido problemas en la reducción del AIP a un tamaño contenido, el preciso para poder integrarlo dentro del casco resistente de un submarino. Las informaciones y datos reflejan que esos problemas ya forman parte de la historia del desarrollo de un buque tecnológicamente complejo. También ha habido cambios en el equipo de gestión del astillero de Cartagena y del programa S-80. Lo que se conoce del tema indica que ha sido en buena parte por indicación de la Armada y debido a los retrasos y problemas en el programa y por la falta de sintonía existente con los responsables del programa por parte de la Armada. En los próximos años se prevé un mercado exterior amplio para los submarinos con propulsión anaerobia. Con los retrasos habidos en el conjunto del programa, el negocio que preveía Navantia con la construcción de submarinos anaerobios de última generación va siendo copado poco a poca por el astillero alemán HDW (Grupo Thyssen Krupp) Aunque los estudios indican que el mercado exterior sigue siendo extenso para exportar el S-80 Navantia debe convencer a los potenciales compradores de la bondad de su solución sobre las de la competencia: el astillero alemán HDW (Clases 212, 214 y la versión del 209 con propulsión AIP) y los últimos coletazos de DCNS con el Scorpéne y su derivado directo el Marlin. Para poder hacer valer las, sobre el papel, magníficas características del S-80 y poder plantearse seriamente una fuerte salida a mercados exteriores ofertando ese buque, entendemos que Navantia debe cumplir dos condiciones: •

Tener resuelto el contencioso que actualmente mantiene con DCNS en el Consorcio Scorpéne. Nos consta que el tema está próximo a su resolución, cediendo Navantia sus derechos en el consorcio Scorpène contra una indemnización por parte de DCNS y renunciado la empresa estatal francesa a cualquier reclamación sobre el S-80.

Que los futuros clientes puedan ver el prototipo de la serie botado y navegando, pudiendo comprobar sus características. Es difícil que una marina se vaya a comprometer en un programa tecnológicamente complejo sin tener la seguridad del adecuado funcionamiento de los buques que va a adquirir. Hay ejemplos de grandes fracasos por no seguir esa norma no escrita y se puede citar como ejemplo el caso de los submarinos de la clase Collins de Australia.

El peligro, si no se consigue la exportación de submarinos a terceros países, es que se repita la historia de los cazaminas. Se creó una gran infraestructura para fabricar cazaminas con casco de PRFV que se quedó en seis únicos buques para la Armada Española, que no llegó a completar el número de unidades que preveía, y sin que se haya podido vender ningún barco a terceros países. Se realizaron fuertes

S-80, presente de un submarino para el futuro

49


inversiones, se adecuaron talleres y una grada específica, se adquirieron equipos, se formo al personal equipos de trabajo, etc. La realidad en este momento es que la construcción de buques con casco de PRFV .en el astillero de Cartagena no parece tener ningún futuro. Mantener cuatro centros de construcción exclusivamente dedicados a los buques de guerra excede ampliamente la capacidad de contratación de la Armada Española. Si no se cierran operaciones de venta a terceros países hay que pensar que sobran astilleros o que deben dedicarse a la construcción de otros tipos de buques. Ya se ha comentado que Navantia quiere convertir el Astillero de Cartagena en un centro de referencia en la construcción de submarinos de nueva generación y en los procesos de revisión y modernización de los existentes. Aunque la Armada decidiera adquirir dos submarinos más la supervivencia del Astillero de Cartagena está ligada al éxito de las operaciones de exportación de submarinos o en caso contrario está obligado a una nueva reconversión. Si no hay nuevas construcciones, para un astillero especializado en submarinos solo quedarían las revisiones quinquenales de los submarinos de la Armada y de las de aquellos de otros países cuya revisión o modernización pudiera contratarse. Según declaraciones de responsables de Navantia en la actualidad se está trabajando en nuevos desarrollos que aseguren el futuro del S-80. Así se está estudiando la aplicación de nuevos materiales en el casco y se trabaja en la integración de vehículos no tripulados que puedan ser operados desde el submarino en inmersión. Hay algún otro aspecto en desarrollo. En conjunto todo ello acerca aún más las características del buque a las necesidades expuestas por potenciales clientes extranjeros.. No se puede terminar este trabajo sin citar la propuesta realizada por el gobierno de EE.UU. para que, España y evidentemente Navantia, tomaran parte en un proyecto para la construcción de ocho submarinos para la marina de Taiwan. Por las fechas coincidió con las etapas de desarrollo del diseño del S-80. El proyecto se planteaba ante la imposibilidad de EE.UU para construir submarinos de propulsión no nuclear. Se concebía como una colaboración entre una empresa norteamericana, que debía asumir la responsabilidad sobre el proyecto y el sistema de combate, y Navantia que se responsabilizaría del diseño y construcción de la plataforma. Evidentemente era un regalo envenenado que hubiera provocado un enfrentamiento con las autoridades de China, país que se preocupó por presionar sobre el asunto y consiguió que no llegara a realizarse.

S-80, presente de un submarino para el futuro

50


Informe Ejecutivo IDS: S-80, presente de un submarino para el futuro