Page 1

Año 16 n Número 721 n del 31 de Enero al 6 de Febbrero 2014 n Ciudad Juárez, Chihuahua n Director: Samuel Schmidt

diseño e ilustración: Alfredo

Peñaloza

n

EJEMPLAR GRATUITO


Historias Cotidianas

La

2

31 Ene-6 Feb 2014 Número 721

Ricardo león García

Bendita tecnología

Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia Señor, su tarjeta fue rechazada. Todavía hoy en la mañana me quedaba dinero. ¿Tiene otra forma de pago? Afortunadamente ese día cargaba con algo de efectivo. Horas después, recibo un mensaje electrónico: “Le informamos que por motivos de seguridad su tarjeta Santander terminación XXXX fue desactivada, favor de comunicarse al 01 800 para confirmar cargos. Estamos a sus órdenes las 24 horas”.

M

e piden que repita no sé qué pendejada para registrar mi voz. Allí estaba yo como imbécil diciendo nimias frases bajo la advertencia de que sería la última vez que me atenderían si no tengo mi firma de voz activada. Bendita tecnología. Una vez que llego con quien aparenta ser una operadora de carne y hueso, le explico mi aventura en la tienda junto con el mensaje electrónico. Ah, sí. Por razones de seguridad, lo que es su tarjeta fue desactivada. Sí, señorita, eso ya lo sé pues exactamente, casi, son las palabras de su mensaje electrónico. Lo estamos protegiendo contra la clonación de su tarjeta y contra cargos que usted no ha autorizado. En ningún momento he reportado problema alguno, señorita. Pero hay movimientos sospechosos en el manejo de su cuenta. Los calzones casi se me caen, pensé que ya habían vaciado mis quince pesos que me quedaban en la cuenta. ¿Cuánto me birlaron? Le voy a mencionar los cargos y usted me dice si hay algo que usted no haya pagado. Está bien, la escucho. Tanto en una tienda de El Paso. Yes (me entra lo bilingüe cuando pienso en El Paso). Tanto en otra tienda de

El Paso. Yes. Otro tanto también en El Paso. ¿Eso es todo? Sí, señor, alguien uso su tarjeta en El Paso. Cierto, señorita, ese alguien soy yo. No avisó que viajaría al extranjero. ¿Usted se encuentra en la ciudad de México, señorita? No, estoy en Querétaro, ¿por qué? Señorita, para mí y todo habitante de Juárez, ir a El Paso es como cruzar la calle Corregidora en Querétaro, quizá un poco más complicado por lo mamones que se ponen los gabachos, pero uno va y viene sin planearlo. Pero no nos avisó para evitarle este contratiempo. ¿Debo avisarles cada vez que entro al baño, cada vez que cambio de colonia o sector en la ciudad o cada vez que vaya a usar la pinche tarjeta? Es por su seguridad. Pues qué jodida modernización la del dinero electrónico. Además de que se jinetean mi dinero sin un centavo de intereses, tengo que informarles de cada paso que doy en mi vida. Para ahorrar tiempo, déjeme decirle que lo que es su tarjeta suya está cancelada para su protección y si no tiene ninguna reclamación sobre los cargos que le acabo de mencionar, para poder accesar (sic) a su dinero nuevamente, debe pedir una reposición de su plástico. ¿Eso quiere decir que la tarjeta que tengo ahora ya no

sirve? No, señor, ya no va a servir nunca, necesita una nueva. ¿A quién la debo pedir? Yo puedo levantar su orden ahora mismo. Ay, cuanta amabilidad la suya y cuánta eficiencia la de su banco, sí mándeme una nueva, igualita a la anterior. Yo solamente levanto la orden, ¿la quiere normal con su nombre? Es gratuita y le llega a su sucursal en el término de cinco a siete días. Con imágenes personalizadas, tiene un cargo y la recibirá en diez días y si la quiere de inmediato, mañana mismo puede pasar a su sucursal para que se la entreguen, pero es común y corriente y sin su nombre. Me atormenta la variedad de sus productos, señorita Santander, pero quiero mi tarjeta con mi nombre y sin imágenes, entonces, dado que hoy es domingo, el viernes ya la deben tener en la sucursal. No, señor, con toda seguridad estará el día último. Para el día último faltan dos semanas, son quince días, sí sé contar. Pero son días hábiles y siete días hábiles son hasta el día último. Está bien… Su número de folio es el 999999, con eso puede recoger el plástico en la sucursal, ¿hay algo más en lo que pudiera servirle? Hágame favor de comunicarle a sus jefes que tra-

tar con esa mierda de banco es una verdadera monserga y que no estoy dispuesto a estarles informando de todo cuanto hago en esta vida. Le conviene informar porque cada vez que pretenda usar su tarjeta fuera de donde siempre la usa, le será bloqueada. ¿Me está amenazando? No, solamente le explico lo que dice lo que es el manual de procedimientos y recuerde que todo lo hacemos para protegerlo. Sí, para proteger mi dinero mientras ustedes lo tienen. ¿Cómo dice? No importa, señorita, usted solamente es una empleada explotada que tiene que estar diciendo pendejadas el domingo por la tarde y por ello le han de pagar una miseria. ¿Hay algo más en lo que pudiera servirle? No, ya se me enfrió la comida por su culpa. Bueno, señor, no vaya a colgar, necesito que confirme su voz para que quede definitivamente registrada en el sistema y pueda comunicarse una vez más con grupo Santander. Nuevamente, tres veces hay que decir la misma pendejada y me responde otra aparente voz proveniente de personaje encarnado. Buenas tardes, ¿en qué le puedo servir? No sé ni porque me

está respondiendo usted, señorita, yo solamente quiero ir a comer, pero la llamada llegó a usted después de haber registrado mi voz. Ah, sí, ya está. Entonces ya me voy a comer. No, no cuelgue, déjeme ayudarlo, su voz no ha sido bien registrada en el sistema, hay mucho ruido en su teléfono. Pero si mi aparato es de última generación, no debe tener ruido alguno. Yo escucho un ruido, señor, eso no permite el registro adecuado de su voz. Estoy en la cocina y los frijoles se están cociendo en la olla de presión. El ruido impide registrar su voz. Una vez aislado de todo ruido, repito las mismas pendejadas y la Fulana se conforma. Muy bien, ¿hay algo más en lo que pudiera servirle? ¿Usted cree que se esté grabando esta llamada con fines de calidad? Es muy probable, señor. ¡Váyanse a la chingada! Duración de la llamada: cincuenta y cuatro minutos con cuarenta y siete segundos… y todavía no tengo mi tarjeta. Bendita tecnología. mawyaka@hotmail.com www.elreto.com.mx lascotidianas.wordpress.com


pág.

3

Número 721

M

ao hablaba de una revolución permanente cuya base principal estaba en el campo, no obstante que igual que Lenin el partido era una vanguardia y ambos propugnaban por una revolución del proletariado industrial aunque en la China semi feudal eran una gran minoría. Las fracturas eran de gran calado, las diferencias ideológicas profundas, las estrategias y tácticas se confrontaban y la posibilidad de unificación era complicada, no obstante que el objetivo era el mismo: la destrucción del capitalismo y el establecimiento del comunismo. Una descripción magistral de estas pugnas se encuentra en la obra de Emile Zola Germinal. Ahí se enfrentan los marxistas de la primera internacional y un anarquista bakuniano. Mientras los marxistas declaran una huelga minera que termina siendo abatida por el ejército, el anarquista espera pacientemente al fracaso del sindicato, lo que sucede ante una represión brutal, para bajar a la mina, destruirla y salir de ahí. ¿Quién fue más consecuente? En los 70s surge una llamada nueva izquierda cuyo enemigo principal era el imperialismo estadounidense, metiendo en el mismo paquete a todos los “aliados” del imperio; entra en el debate el papel de los partidos y los sindicatos. Posiblemente la mejor síntesis del sentir de la época fue la consigna del 68 francés: Ni Marx ni dios. El golpe iba al corazón del marxismo que se había transformado en religión, donde los militantes se convertían en monjes que aprendían la teoría como dogma de fe. La izquierda de hoy está muy alejada de los teóricos, en su vida y acción política no se encuentran debates ideológicos, ni superficiales siquiera, sus referencias doctrinarias llegan a Hugo Chávez o Fidel

Samuel schmidt

La vieja y la nueva izquierda La historia de la izquierda es la historia de la fragmentación. Las corrientes de la vieja izquierda se definían por su fidelidad a posturas teóricas y propuestas ideológicas, para llegar a eso, los militantes estudiaban; así encontramos rompimientos importantes dentro de las facciones marxistas que entre otras registraban: trotskismo, leninismo, maoísmo. Las grandes diferencias consistían en la propuesta para hacer la revolución. Castro. Encontramos corrientes desprovistas de orientación ideológica, entendida esta como una visión de mundo y de vida. En México el problema adquiere una dimensión ruinosa. La izquierda se define por criterios pragmáticos sobre el ejercicio del poder, qué hacer para incrementar el poder personal y de la corriente a la que se pertenece. Y en este terreno el acercamiento a las posibilidades corruptoras es enorme. Aporta más a la construcción de una visión de mundo la postura de los zapatistas sobre la educación o la autonomía de las comunidades, que la participación de los diputados

del Partido del Trabajo, institución que alguna vez abrazó el maoísmo, hoy abrazan el oportunismo y cobijan camaleones políticos. La izquierda está hoy en manos de ex priistas, algunos de ellos enemigos acérrimos de la izquierda en pasados no muy lejanos. No tiene nada de malo el cambio de orientación política, aunque serviría de mucho si tuviera contenido ideológico. Los referentes de esta izquierda son personalistas, las corrientes ahora llamadas tribus, se consolidan alrededor de personas o familias, su finalidad es el acomodo en el poder para gozar del beneficio económico

de la posición política. Hay políticos que dan todo por una regiduría que llega a pagar 30,000 pesos mensuales, mientras que el proyecto colectivo queda rezagado a las profundidades de la existencia política. Cuándo la derecha solicita una izquierda moderna se refiere a esta izquierda, a la que está dispuesta a negociar todo, totalmente alejada de los principios ideológicos. La derecha por su parte ha articulado una plataforma de gobierno que beneficia a una clase social en detrimento del todo social. Es por eso que se ha corrompido hasta la médula. Aventuro la tesis de que la carencia de ideología y la monetización de la política facilitan la corrupción; las fuerzas han dejado de lado la construcción de un mundo distinto para construir futuros personales sólidos financieramente. ¿Podemos exigirle a la izquierda que juegue un juego distinto al de las demás fuerzas socio-políticas? O debemos exigirle a la política que recupere su visión de construcción de un mundo feliz para el todo social. Para esto debemos reclamar una re ideologización de la política, porque de ser así podremos escoger a quién nos asegure llevarnos por una senda acorde a nuestros sueños y no que compremos al político que ha sido entrenado, maquillado y retratado por la mercadotecnia. La distancia entre la vieja y la nueva izquierda parece infranqueable, pero también parece serlo entre la vieja y la nueva derecha. La degradación de la política parece ser el mal de nuestro tiempo y las circunstancias en el mundo reclaman una política nueva, llena de contenido, de colectivización, donde los egoísmos se entierren en los anales de la historia. www.elreto.com.mx shmil50@hotmail.com

Entre telones ¿Por fin? Alemania pre-

sionó para que los países alargaran la edad antes de la jubilación, y ahora ellos la bajan. Aquí los neoliberales no se enterarán.

No pos sí. La asociación Consúltame AC estimó que el diputado federal Salvador Ortiz García obtuvo por posibles prácticas de moche en Michoacán aproximadamente 6 millones de pesos. Y falta saber de los demás. No pos si I. En su reunión plenaria los panistas decidieron ignorar el tema de los moches, no es que sean corruptos, es que a la mejor distribuyeron la lana. No pos si II. Todos los

panistas exigen investigar los moches, hasta Luis H. Álvarez se subió al tren, pero nadie investiga y menos se hace algo.

¿Ya ven? Repuntó la infla-

ción, que según Videgaray es temporal, también la vida es temporal.

¿Ya ven I? Justicia expedita

en Zacatecas, pero a favor de las mineras extranjeras y contra los ejidatarios despojados.

Susto. 307% aumento de muertos por el AH1N1 mucho mayor a los que hubo cuando Calderón cerró el país. ¿Qué nos ocultaron entonces o ahora?


4

Guillermo Sheridan

Otro acuario: Gabríel Zaid Entoné hace una semana un gaudeamus para Ramón Xirau en sus noventa años; hoy felicito a Gabriel —el otro portador de agua— por sus ochenta.

P

ero no voy a elogiarlo. Podría ofender su estricta discreción, traicionar su crítica de la celebridad, los truculentos mecanismos de la cultura del elogio y su consecuencia: la perra fama (algo que Zaid ya hizo, además, con buen humor y adecuado análisis), que en su caso ladra a la inversa: su fama, que viene de carecer de ella, lo ha llenado de lectores en todo el mundo. En aquel ensayo “Sobre la producción de ensayos rimbombantes”, por cierto, aparece una faceta de Zaid que suele deslumbrarme: la confección de proyectos inauditos. Como el nuestro es “un país hambriento de elogios, la producción de elogios no da abasto” y requiere de modernización, dice. Para ello propone la creación de una máquina ad hoc que se encargaría de hacerlo automáticamente. No la describe Zaid, pero yo la imagino de

vapor y ruidosa, que se rellena de betún y laurel, oropel y paspartú para, entre tremendos trompetazos, lanzar luego cataratas de gloria sobre las altas cabezas. Otros proyectos de Zaid, más practicables, han actuado sobre la realidad, desde luego (sus ideas sobre fo-

mento a la cultura y a las artes, sus ideas para democratizar la lectura). Y sus ideas económicas —esas lecciones de sentido común contra las que se vacuna el instinto barroco nacional—, como la que critica que la lucha contra la miseria consista en subsidiar empleos o productos en vez de promover medios de producción baratos (máquinas de coser, apiarios, bicicletas, piscicultura, hortalizas) “que se pagan solos rápidamente y ayudan a salir de pobres a los que trabajan por su cuenta” (La economía presidencial, 1987) Sus proyectos literarios —como su Ómnibus de poesía mexicana (1971) y su Asamblea de poetas jóvenes de México (1980)— han funcionado para la poesía y para la creación de lectores. Junto a ellos, concibe otros, fantásticos y prácticos a la vez, como el “Proyecto de pájaros” que aspiraría a crear “una enciclopedia virtual de todos los pájaros del planeta”. O aquel que, en Cómo leer en bicicleta (1975), propone “recoger todas las canciones de arrullo (letra y música) que cantan todas las tribus del planeta”, y que luego podría aumentar con las canciones de boda:

inventarios básicos de la materia prima que define al alma humana: el trino, el sueño, el beso. Tampoco voy a elogiar que todas estas ideas, y muchas más, sucedan con tal frescura y con tan buen sentido del humor. ¿A quién más, por ejemplo, se le habría ocurrido postular —y demostrar— que el existencialismo “puede leerse como una filosofía para gerentes”, toda vez que se basa en el cálculo de pérdida/ ganancia? O una idea que me encanta (La poesía en la práctica, 1985) es el diccionario de palabras que no existen que serviría para hacer jitanjáforas o bautizar medicinas… Así pues no elogio a Gabriel Zaid: me elogio a mí mismo por haber merecido su amistad, su consejo, a veces sus regaños, y hasta el privilegio de polemizar (y fuerte) con él. Me elogio por leer sus ensayos, por aprender de su crítica literaria, por mi asiduidad a sus poemas, los punzantes y breves, o aquel viejo favorito, la “Fábula de Narciso y Ariadna” (1958), juvenil prestidigitación en sextinas reales —prima de la “Fábula de Equis y Zeda”, de Gerardo Diego—, dedicada al Pe-

31 Ene-6 Feb 2014 Número 721

queño Larousse Ilustrado, lleno de estrofas tan luminosas como: Es el amante aquel que nunca quiso abrir la sucursal de su sollozo, siempre buscando el tono más preciso, piedra tas piedra interrogando al pozo, que mientras da su nota dilatoria la misma letra escribe de memoria…

Noa Levy Broker/Owner noa@the boutiquerealestate.com


Páramo Paisaje de arte y literatura en México

Cultura

hilda Sotelo • EDITORA •

¿Qué es la filosofía? S

e podría decir que la filosofía busca entender como cada uno de nosotros nos relacionamos con el mundo exterior, lo ajeno, lo desconocido, el otro, lo que está afuera, lo que está más allá de cada uno. Desde esta perspectiva, todos somos filósofos. En otras palabras, todos entablamos relación con el mundo que está más allá de nosotros mismos, tratamos de entenderlo y tomamos decisiones acerca de este. Por ejemplo, en todo momento de nuestras vidas, tenemos un plan. Este puede ser a largo o corto plazo. A la mañana cuando nos despertamos, podemos lavarnos los dientes, bañarnos, desayunar o no, vestirnos, etc. Cada una de estas acciones requirió de un plan. ¿Qué pasta de dientes decidimos usar? O ¿preferimos usar bicarbonato? ¿Nos lavamos con jabón, o champú? ¿Qué marca usamos, qué fragancia preferimos? Desayunamos

Dr. Andrés Muro

Una lágrima de amor

tes, elegimos ¿Colgate o Crest? Escogemos la que tiene blanqueador y gránulos mágicos para tener un aliento fresco? ¿Quién nos dijo que una es mejor que la otra? ¿Escogimos una hicimos para ahorrar? Es mejor comprar la más cara porque a largo plazo tendremos dientes más sanos? Porque vamos a la universidad en vez de trabajar? ¿Por qué creemos en dios? ¿Lo sentimos adentro nuestro? ¿Nos lo exigieron nuestros padres, seres queridos, las instituciones que nos rodean, los medios de comunicación, el gobierno, la iglesia, quién?

Juan Edwin Montañez Martínez

Director del programa de Educación para los Adultos El Paso Community College

huevos, con tocino, solo café o medialunas con mermelada. A largo plazo, decidimos ir a la escuela, a la universidad, o simplemente a trabajar, vamos o no a la iglesia, manejamos un automóvil veloz, o una a pila, o una bicicleta, hacemos ejercicio, les pegamos o no a nuestros hijos, etc. Todas estas son decisiones que tomamos, y reflejan una filosofía de vida. En resumen, todos estamos haciendo filosofía en cada instancia de nuestras vidas. Ahora, la pregunta que puede emerger de lo dicho es la siguiente: porqué tomamos las decisiones que tomamos. Lo hacemos porque nos lo dice alguien, porque lo decidimos nosotros, porqué la libertad nos permite que las tomemos, porque nuestro destino nos las depara. Cuando escogemos la pasta de dien-

Número 721 página 5

Cada acción que tomemos, o pensamiento, refleja una filosofía de vida. Nos podemos preguntar por qué hacemos ciertas cosas. Algunos nos contestaremos que la hacemos porque así aprendimos, porque es la más fácil, porque hemos emprendido un estudio y dedicado gran tiempo. También puede ser porque nuestros sentimientos o intuición nos la indican, por accidente, porque dios lo manda, etc. Sea cual fuera la razón, está nuevamente refleja una posición filosófica, consciente o inconsciente. O sea, y nuevamente, todos estamos haciendo filosofía. Puede ser que lo escrito presente más preguntas que respuestas, que nos confunda más. Creo que todos deberíamos hacernos estas preguntas para comprender mejor que es la filosofía y cuál es nuestra filosofía. Yo desearía que preguntarnos estas cosas y entender nuestras filosofías llevara a que nos hagamos conscientes de nuestras acciones y que esta consciencia nos lleve a ser mejores personas.

Estudiante de Ingeniería Física UACJ

Fue ese 22 de enero, la primera vez que la saludó, más bien, que se despidió de ella, pues jamás la volvió a ver; sólo una ocasión más, el día en que murió. Te soñé; Imaginé, Antes del amanecer; Rostro hermoso y tierno, Entonces fui feliz. Esa noche ella estuvo en sus sueños, sin que él pudiera siquiera recordarla nítidamente, quizá porque estaba logrando suprimir esas memorias, los recuerdos de ese amor imposible, incomprendido e inevitable. La miró, corrió hacia él y saltó con un << sí… >>, saliendo de sus labios, él la capturó entre sus brazos débiles, ahora fuertes por el amor, por la ilusión, por el gusto de volverla a encontrar, se hallaban unidos más que por sus brazos, por su amor inmortal. Él giraba, daba vueltas, veía de nuevo la luz, ella se la había regresado; como los niños, feliz, alegre, como nunca, se sentía rey del Universo, ella tocada por la brisa de la primavera, tenía su aura brillando, su cabello se fundía con el viento y su sonrisa bañaba de luz la obscuridad de su antiguo mundo. Entonces él se percató de que era Ella y que jamás la habría de olvidar; Tenía esos ojos lindos y delicados, que revelasen pureza e inocencia ante los hechos de la vida, esa inocencia un tanto infantil que la convertían, ante sus ojos de penumbra y su vista lucida, en todo un ÁNGEL. Era perfecta, desde sus hermosas pestañas hasta su gran sonrisa, que era capaz de iluminar cualquier tiniebla en el corazón; pero se fue, así, sin más. El destino fue cruel y desde entonces nunca olvidaría esa mirada tierna y diáfana; que habría de buscar en cada mujer del mundo sabiendo que sólo podría encontrarla… pensando en ella. Continuará…


n n n

Número 721 31 Ene-6 Feb 2014 Págs 6 y 7

Manuel

Felguérez

Pintor y escultor (Valparaíso, Zacatecas, 1928) a edad temprana emigró con la familia a la Ciudad de México, identificado con la llamada Generación. En la capital del país realiza estudios en La Esmeralda —escuela de pintura, escultura y grabado—, en la UNAM y en el extranjero. Junto con Vicente Rojo, Rodolfo Nieto, José Luis Cuevas, Alberto Gironella, Lilia Carrillo, Francisco Corzas, Fernando García Ponce y Arnaldo Coen, Felguérez integra la camada de artistas que rompen con la pintura figurativa y persiguen una expresión y un estilo de carácter abstracto, en oposición a los muralistas que, en el pasado reciente, habían afirmado: “No hay más ruta que la nuestra”. Transcurridos cincuenta años de los primeros éxitos del pintor Felguérez. Actualmente, vive y tiene su taller en algún punto de Colorado, Estados Unidos.


José Emilio Pacheco, In Memoriam Enero ha sido despiadado. Todavía no nos

reponíamos de la muerte de Juan Gelman cuando

la pérdida de José Emilio Pacheco vino a darnos

otra estocada terrible. No tuve el privilegio de conocer a José Emilio en persona. Pero, como

muchos, leí su poesía y su prosa, y admiré (admiro, en un tiempo presente que se extiende con mi

vida) su sensibilidad y su elocuencia.

S

Martha Bátiz

é de buena fuente que era un obsesivo corrector de su obra y que, incluso sobre libros ya impresos, antes de firmar, corregía palabras, pues entendía que todo escrito está siempre en proceso y puede mejorarse. Esta humildad, por supuesto, no es un don de las mayorías, mucho menos en el caso de escritores exitosos, que piensan que cada coma que escupe su pluma es sustancia sagrada. Pero José Emilio incluso en eso nunca dejó de ser un estupendo maestro. Sus alumnos lo querían entrañablemente. Por uno de ellos sé que, cuando estuvo como escritor residente en la Universidad de Maryland, la mayoría de las veces prefería la compañía de los estudiantes que de los profesores (lo cual, en mi opinión, habla todavía mejor de él). Le gustaba escucharlos hablar, enterarse de lo que pensaban, escuchar lo que escribían. Era un hombre generoso, pues, como lo son pocos. Y justo esta mañana leí un comentario que contaba que la mujer que aseaba el hogar de los Pacheco se quejaba de que era siempre « la pobre señora Cristina » la única que trabajaba, mientras « el señor » se pasaba el tiempo en casa « leyendo, sin hacer nada. » Me pregunto si ahora mismo aquella mujer sigue pensando lo mismo—acaso sí. No es suya la culpa. En nuestro país, la lectura se considera un acto poco útil, elitista las más veces, exclusividad de los ociosos siempre. Mis amigos han dicho, y han dicho bien, que México se queda huérfano con esta pérdida. No podría estar más de acuerdo. Nuestro país, tan lleno de cabezas huecas, de televisores que ostentan la riqueza con la que millones solo pueden soñar, donde todos tienen un precio y su valor lo marcan el tamaño de las tetas, de las nalgas, de la cartera hinchada de dinero habido no importa cómo, de la máscara que esculpen el bisturí y el botox, del complejo de superioridad del güerito de rancho en tierra morena; nuestro país tan lleno de estómagos vacíos y esperanzas sin raíces —o de raíz itinerante, como las mías—; nuestro país que se mantiene en pie solamente por la gracia de los grandes talentos y las grandes mentes que nos sirven como mástil, vela, timón y luz de faro, con la muerte de José Emilio Pacheco perdió un mástil, una vela, un timón y un faro. Yo, desde Toronto, en medio de la blancura interminable de muchos centímetros de nieve, no puedo más que agachar la mirada y encoger el corazón. A nuestro México se le están muriendo sus grandes, y eso lo convierte en un país más pobre, más pobre en algo que no se compra con dinero. Esa es la peor pobreza. Nos queda, sin embargo, el tesoro de su obra, que será inmortal mientras existan ojos que le sigan dando aliento. Muchos poemas de Pacheco se han publicado en estos días. Yo elijo cerrar estas líneas como uno que habla del lugar en que ahora vivo. Descanse en paz, José Emilio Pacheco, autor de estas...

Miro caer la nieve. Estoy en medio de la nieve que cae iluminada por una luz del otro mundo.

La nieve existe porque su descenso deja su huella en mí, lo cubre todo con su seda apagada.

Entre el aire de nieve me encamino

hacia la noche de Toronto, inmensa llanura, lividez desamparada.

Abro otra puerta. No hay misterio : entiendoQue el

mundo comenzó por ser de nieve.En lo hondo de la

nieve las estrellasse dirían de nieve iluminaday próxima a caer: apocalipsissilencioso y voraz como la nieve. Con la ignorancia de la nieve.


Margarita Salazar Mendoza

El sueño

Número 721 página 8

d e m i c ua d e r n o d e a p u n t e s

Páramo

Paisaje de arte y literatura en México

Uno de los dos mejores poemas mexicanos, es decir, uno de los dos más grandes poemas escritos por mexicanos, es El sueño, escrito por Juana Ramírez –más conocida como sor Juana Inés de la Cruz–, el otro es el compuesto por José Gorostiza, y el poema es Muerte sin fin. Uno del siglo XVII y el otro del XX, una mujer y un hombre, en ese orden. Vamos a echarle un ojo al primero, el otro lo veremos un día de estos. Piramidal, funesta de la tierra nacida sombra, al cielo encaminaba de vanos obeliscos punta altiva, escalar pretendiendo las estrellas; si bien sus luces bellas exentas siempre, siempre rutilantes, la tenebrosa guerra que con negros vapores le intimaba la vaporosa sombra fugitiva burlaban tan distantes, que su atezado ceño al superior convexo aún no llegaba del orbe de la diosa que tres veces hermosa con tres hermosos rostros ser ostenta; quedando sólo dueño del aire que empañaba con el aliento denso que exhalaba. Y en la quietud contenta de impero silencioso, sumisas sólo voces consentía de las nocturnas aves tan oscuras tan graves, que aún el silencio no se interrumpía.

La anterior es la primera estrofa de este magnífico poema. En total son 975 versos repartidos en más de 30 estrofas, llamadas silvas, ya que son combinaciones de versos de 11 y 7 sílabas, aunque sin un número definido de líneas. Tiene rima consonante sin esquema regular. Fue publicado en Madrid, en 1692 dentro del tomo primero de sus obras, en donde aparece con el título de Primero Sueño. Las descripciones del dormir y del despertar en el poema nos muestran cuánto sabía esta mujer de Medicina. En esas imágenes figuran los órganos corporales y su funcionamiento. El viento sosegado, el can dormido: éste yace, aquél quedo, los átomos no mueve con el susurro hacer temiendo leve, aunque poco sacrílego ruido, violador del silencio sosegado.

El mar, no ya alterado, ni aún la instable mecía cerúlea cuna donde el sol dormía; y los dormidos siempre mudos peces, en los lechos 1amosos de sus obscuros senos cavernosos, mudos eran dos veces. Y entre ellos la engañosa encantadora Almone, a los que antes en peces transformó simples amantes, transformada también vengaba ahora.

En resumen el poema está compuesto de cinco partes: la noche, el dormir, el sueño, el despertar, el amanecer. Se trata de una composición de una simetría perfecta en torno a un centro, el sueño: en los extremos, la noche y el amanecer; el dormir y el despertar. Esta estructura resulta reforzada por el número de versos de las cinco partes: 150 para la noche, 115 el dormir, 560 del sueño, 59 para el despertar, y 89 el amanecer. Estos, pues, grados discurrir quería unas veces, pero otras disentía excesivo juzgando atrevimiento el discurrirlo todo. Quien aun la más pequeña, aun la más fácil parte no entendía de los más manuales efectos naturales; quien de la fuente no alcanzó risueña el ignorado modo con que el curso dirige cristalino deteniendo en ambages su camino, quien de la breve flor aun no sabía por qué ebúrnea figura circunscribe su frágil hermosura. El sentido esencial del sueño, es el fracaso, tema central del poema, el sentimiento de la decepción se ve claramente en las imágenes como la vista cegada por el Sol, el naufragio, la estatua de pies de barro y sobre todas, Ícaro, así como la Torre de Babel. De acuerdo con Aristóteles, todos los seres humanos tienden por naturaleza al saber, por lo que el afán de saber es el rasgo distin-

tivo de la naturaleza misma de todos los seres humanos. Y lo que ella sueña es que el afán de saber, animador de la vida real de los seres humanos en cuanto humanos, es un sueño. Sueño es, en especial, la vida intelectual. Juana Inés supo que el afán de saber es un sueño, una quimera. El poema es un sueño de decepción, es la poetización como sueño del sueño vital fracasado. Consiguió al fin, la vista del ocaso el fugitivo paso y en su mismo despeño recobrada esforzando el aliento de la ruina, en la mitad del globo que ha dejado el sol desamparado, segunda vez rebelde determina mirarse coronada, mientras nuestro hemisferio la dorada ilustraba del sol madeja hermosa, que con luz juiciosa de orden distributivo, repartiendo a las cosas visibles sus colores iba restituyendo entera a los sentidos exteriores su operación, quedando a la luz más cierta el mundo iluminado, y yo despierta. Dicen los críticos que no hay un solo caso concreto que se pueda comparar con este poema de Juana Inés, que no es posible citar ninguno, ni en prosa ni en verso. Pero ella no escribió solamente es maravilloso poema, de hecho es más conocida por sus poemas más ‘sencillos’, como por ejemplo, las redondillas, esas de: “Hombres necios que acusáis a la mujer…” También debemos leer en algún momento otra de sus grandes obras, El auto sacramental del Divino Narciso. Y ¡claro! que no dejaré de mencionar sus cartas, sobre todo la que dirigió a su amigo de Puebla, y que todos conocemos como La respuesta a sor Filotea, pero también podemos leer la que envió a su confesor cuando rompió su relación con él, conocida como La carta de Monterrey. Dense un tiempín, lean algo de la obra de esta excelsa mujer, no hay mejor forma de incrementar nuestro intelecto. www.elreto.com.mx marga_salazar@hotmail.com


Páramo Paisaje de arte y literatura en México

Cultura

9

31 Ene-6 Feb 2014 Número 721

Mujeres cósmicas: novela terrícola de Hilda Sotelo

“Toma tu tiempo, el juego cósmico sigue a pesar de todo”

Martha Urquidi Escritora, Ciudad Juárez

El iniciar la lectura de un libro e ir descubriendo en cada página sus personajes, lugares, atmósferas, nos permite conectar con ese mundo que el autor recreó. Al continuar nuestro día a día, si el libro logra hacer clic, seguiremos recordando a los personajes, sus sentimientos y emociones, por lo que comenzamos a convivir con ellos en una suerte de realidad paralela.

L

a misma novela anuncia que “Las Mujeres Cósmicas, es una novela de Terrícolas que han adquirido la capacidad de viajar al planeta índigo”.1 Las sensaciones de Marisol y La Negrita, Lucy, Arline, Diana, La mujer sin identidad, Sally, las realidades paralelas se asumen sin reserva por cada una de estas mujeres. La narración aunque intricada y fragmentaria ofrece al lector el juego de descifrarla y encontrar la sustancia mágica de la que está creada. El mundo de las mujeres dentro de un simbólico juego de fútbol en la cancha de la vida, las realidades paralelas y las sincronías son el sustento de esta narrativa, además que circunscriben a esta propuesta literaria en un microcosmos emocional, psicológico y metafórico del género femenino, en donde los hombres son el Trofeo o el amor, pero es importante abandonar la cancha cuando es turbia y aburrida. El Ser es un personaje que tendrá que reactivarse y reconstruirse, la novela de Hilda Sotelo nos ubica en geografías concretas como Ciudad Juárez “la ciudad del terror que ahora gesta mujeres y hombres cósmicos.

Humanos que debido a la guerra se han visto forzados a reinventar sus estructuras y volver al Ser”.2 Otros lugares por donde pasean los personajes son Puebla, Huatulco, Guadalajara. En de Cocodrilos a Delfines, el relato transmite el dolor de una joven niña que se hace cargo de sus padres alcohólicos es cuidada por una Yaya, también de sus hijos y hasta la edad madura esta se casa con un hombre mayor adinerado quien la tiene como reina y a quien no ama, como sugiere la circunstancia tiene una aventura con un hombre joven y se debate entre la culpa y la libertad de realmente sentir el amor sin conveniencias y dotado del brío de la juventud. Beso Cósmico…. La novela se sitúa entre seres alucinantes y mágicos, ritos primitivos, lugares prehispánicos y la recreación física de lugares geográficos reales. Arline es la bruja y hechicera pues “entre las mujeres conjuramos para que tus deseos más elevados se cumplan, este es nuestro tiempo, tenemos el poder del clarividente”.3 Esa maldad que nos alcanza a cada mujer durante las patadas

en la Cancha de los Siglos Arline rechaza el admitir sus posibles tendencias lésbicas, ante un matrimonio desecho y ante la crianza de sus dos hijos; a través de la narrativa nos topamos con amores torcidos como el de Marisol por Marco Vinicio, amores dolorosos como el de Lucy por Salvador, son los amantes masculinos y fantasmas de sus sueños. Desexorcizar el dolor femenino cargado de relaciones familiares caóticas, de padres alcohólicos, de adultos abusadores, violadores, violentos, abortos no deseados, hombres egoístas, matrimonios que no se consuman y que todavía son el sueño más íntimo de casi todas las mujeres, “Yo tenía en mi corazón imágenes de vestidos blancos, casas limpias, cocinas divinas… Roto el sueño de la vida”,4 es el deseo de todas estas mujeres, su pasado y futuro confrontados. Más que narrarnos una serie de acontecimientos para llegar a momentos dramáticos álgidos, atravesamos paisajes emocionales, sensaciones a flor de piel y las fórmulas de sanación del corazón, que viven los personajes femeninos.

En el X capítulo, titulado la Luna llena, encontramos nuevamente a Marisol, Ariana, Mariana, Diamante, Diana, Fátima, Eloísa, Sally, Ileana jugando expertas en cada una de las posiciones quienes del escenario medieval y de la quema de brujas ahora están en la actualidad intentando no perder el balón de la cordura. No éramos perseguidas por trazar realidades paralelas, no éramos satanizadas o apedreadas por ser infieles, nadie nos juzgaba ni nosotras mismas. Ausentes, alejadas de la infamia caminábamos lentamente hacia el interior del espejo, discurre el personaje que hace las veces de narrador y protagonista desde el sillón, en este capítulo nos narra de forma central, el amor entre el vampiro Joel y la doncella Fátima que se encuentran en época actual, Fátima: “Entraría a placer en el tiempo que transcurría entre autobuses, trenes, autos clásicos, gigantes camiones”5. El Eterno Femenino, de Ro-

sario Castellanos vino a mi memoria al estar con la lectura de Mujeres cósmicas, pues también trata de una grupo de mujeres que hablan sobre su vida y participan en una especie de terapia colectiva mientras son embellecidas en una estética; ya en su tiempo Castellanos percibió que las mujeres debían hacerse conscientes de su propia identidad para poder sustituir con estructuras más acordes a su realidad el mundo creado por los hombres, así, componer un plan de renovación de la mujer a todos los niveles. Hilda Sotelo, por su parte, crea una microcosmos simbólico femenino, plagado de metáfora que se procesan con el juego del tiempo, el encargado de poner orden a la estructura del texto. Mujeres cósmicas es un espejo de ese mundo interno en el que cualquier mujer puede verse reflejada.

1 Hilda Sotelo, Mujeres cósmicas. Palibrio, Bloomington, 2011, p. 15. 2 Ibid., p. 8. 3 Ibid., p. 45. 4 Ibid., p. 12. 5 Ibid., p. 143

¿Eres creativo, te gusta escribir cuentos o poemas? mándanos tus textos a: rubi_rivera@hotmail.com y/o yanethsotelo@hotmail.com


Páramo Paisaje de arte y literatura en México

Encuentros rarámuris

hilda sotelo

El río recién se había desbordado debido a una fuerte tormenta que azotó Urique hace algunas semanas. Igual el río acarreó las sombras de lo que fuimos a pesar de estar rodeado de pesadas piedras. Correr a lo rarámuri es una maravilla de paisajes, fortaleza, resistencia y verdad. Los Tarahumaras llegan de todas partes, acampan y preparan sendas ollas de maíz, frijol, sacrifican una vaca. Hay comida para todos. Sus rostros muestran la dignidad de su gente, nada de traumas, nada de culpas, son libres. Sus huaraches recuerdan a los pies descalzos, los sueños líquidos y el hambre mexicana. Y de pronto del cielo, como un rayo de luz, supe exactamente a qué fui allá, convenientemente al terminar la tormenta. Fui a buscar a la bisabuela Cleofás, la rarámuri. Esperé a que llegara la noche, pensaba que en el dormir ella llegaría del más allá y finalmente nos daríamos un abrazo y me jalaría las orejas, me ayudaría a remover las piedras de mi destino. Pero no, nada de eso. A cambio algo extraordinario pasó; a distancia recargado, observando, ahí, enseguida de Abarrotes Lidia, vi el rostro de Marcial. Lo más sorprendente es que ese rostro yo ya lo había visto, sí, lo había visto en un sueño, él me aconsejaba. No supe qué decir porque antes de llegar a Urique un chicharrón se me había atorado al punto de la asfixia, entonces, ya no quería más sorpresas. Marcial me sacó la vuelta parecía pensar - y está loca qué quiere-. Decidí actuar acorde, comportarme como changa, cansada, encorvada, indiferente. Las horas transcurrieron y en una de esas caminando a las orillas del río, vi a Marcial a mi izquierda. Le señalé unas auras que revoloteaban encima del agua, le dije - qué bonitas son las aves negras, ¿verdad? -Sí, son bonitas y es gente-. Marcial ya no tuvo que emitir más palabra ni consejo. La expresión era clara. Yo iba a ver a mi bisabuela muerta y él me mostró la vida en pájaros oscuros atraídos desde el correr de los tiempos. Al día siguiente la carrera y los encuentros tuvieron efecto. Supe que Marcial es el Tata rarámuri, el sabio del grupo. También supe que ver el futuro es un regalo y que estaba justo en el lugar de mis sueños, supe que las piedras son bellas cuando el río las acomoda para formar parte del glorioso camino. www.hildasotelo.blogspot.com hildasotelo/Facebook

Cultura

10

31 Ene-6 Feb 2014 Número 721

José Emilio Pacheco se durmió para no volver a despertar

rubí Rivera

E

“La gota es un modelo de concisión: todo el universo encerrado en una gota de agua”

l pasado 26 de enero de 2014 falleció el escritor y poeta José Emilio Pacheco quien era considerado como el mejor poeta mexicano vivo, tanto del mundo cultural como político. José Emilio Pacheco fue poeta y ensayista y de acuerdo con el Instituto Cervantes, su obra poética se caracterizó “por la depuración extrema de elementos ornamentales” y sobresalió por su compromiso social con su país. Así mismo, gracias a su dominio de las formas clásicas y modernas dio un enfoque universal a su poesía. Fue poeta, prosista, traductor, director, editor, docente e investigador.

E

ntre sus galardones se cuentan: el Premio Nacional de Poesía, Premio Nacional de Periodismo Literario, Premio Xavier Villaurrutia, Premio Magda Donato, Premio José Asunción Silva en 1996, el Premio Octavio Paz en el año 2003, el Premio Federico García Lorca 2005, el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda en 2004, la XVIII edición del Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2009 y el Premio Cervantes en 2009.

C

uando recibió el Premio Cervantes, el cual es la máxima distinción para un escritor de la lengua española, Pacheco emocionado evocó el momento en que descubrió “otra realidad llamada ficción”, y el poder de las palabras para evocar sensaciones.

P

ara él su objetivo en la vida y en la literatura era tratar dentro de sus limitaciones de escribir lo mejor posible. Todas sus ambiciones –como decía él no era una blanca paloma, tenía ambiciones también– estaban dentro de la literatura. Tenía una ambición muy clara, que era una locura, casi como querer ser famoso o poderoso, y era la de querer escribir bien.

S

u primer libro de poemas, Los elementos de la noche, fue publicado en 1963. En los versos minimalistas reunidos en más de 20 títulos, el mosaico de protagonistas incluye elementos como los mosquitos, el circo, una piedra, el mar y la nieve.

E

l escritor trabajó en la antología Poesía en Movimiento, donde junto a Octavio Paz, Alí Chumacero y Homero Aridjis, reunió lo mejor del arte poético mexicano del siglo XX. Además realizó una extensa labor como traductor en cerca de 20 títulos, de autores como Oscar Wilde, Hans Christian Andersen, Samuel Beckett y Lewis Carroll. En su narrativa retrató desde una perspectiva crítica el México que conoció en su infancia y en su adolescencia, en la década de 1950. Para él no había nostalgia en sus textos: había memoria. Definia la nostalgia como la disneylización del pasado y él siempre trato de verlo desde un ángulo crítico.

P

erteneció a la llamada “Generación de los 50” y entre sus obras más destacadas se encuentran “El principio del placer”, “Las batallas en el desierto”, “Alta traición” y “Los elementos de la noche”.La pluma de José Emilio Pacheco se involucró en el ámbito periodístico con la columna Inventario, que publicó en la revista Proceso –de la que fue fundador- y en el diario Excélsior.


pág.

11

¿Autodefensas o narcos? Nada ganaremos con el Acuerdo de Asociación Ese es el dilema

Arnulfo R. Gómez

Número 721

Consejo Editorial Victoria Caraveo Carlos Ramírez Enrique Cortazar Jorge López Pedro Siller

Transpacífica

Director General Samuel Schmidt Editora GENERAL Rubi Rivera EDITORA CULTURA Hilda Sotelo Diseño Peñaloza Administración Sandra Bernal Colaboradores Kamel Athié Martha Bátiz Zuk Luis Castañeda Martha Chapa Sandro Cohen Pedro Echeverría Guillermo Farber El Fisgón Marco Antonio Flota Helguera Luis Felipe Fernández Antonio Hermosa (Sevilla) Ricardo León Jorge López Carlos Ramírez Rubi Rivera Margarita Salazar Kive Schmidt Rosie Schmidt Pedro Siller Carlos Spector Héctor Subirats (Madrid) Ricardo Vigueras Jorge Yapor Semanario de Política y Cultura Ejemplar Gratuito Oficinas: Av. 16 de Septiembre No. 455 Oriente, despacho 307 (zona Centro),Ciudad Juárez, Chih., México. Teléfono y fax 612-7206 e-mail: elreto02@hotmail.com Los autores son responsables del contenido de sus artículos. Registro en trámite.

(TPP, por sus siglas en inglés)

D

ada la estructura de la planta productiva nacional, su enorme debilidad, su reducida oferta y su muy baja competitividad, nada tenemos que hacer con el TPP, especialmente con los tres países asiáticos de los que crecientemente importamos bienes de consumo final para el mercado doméstico e insumos para ensamblarlos y reexportarlos a Canadá y EEUU, con muy reducido valor agregado. Conviene señalar que nuestra exportación hacia esos países asiáticos está constituida por productos con muy reducido valor así como desechos y desperdicios, fundamentalmente. En el 2012, con esos países asiáticos alcanzamos un déficit de 6,250 millones US y un acumulado 1993/2012 de 73,065 millones US. El total con los 6 países de Asia y Oceanía el déficit acumulado fue de 81,106 millones US

A Favor

E

n efecto el gobierno nos ha puesto ante un dilema falso, entre la ilegalidad y fuera del Estado de derecho. Si tenemos que escoger entre dos polos de la falla del Estado de derecho, mejor será enterrar a las instituciones y volver al Estado de naturaleza, con el buen salvaje. El gobierno ha sido borrado en Michoacán y está en camino de sucederle lo mismo en otros estados y a saber hasta dónde se extenderá. Cuándo las instituciones fallan para proveer seguridad, tranquilidad y armonía, las opciones parecen reducirse solamente al mal menor. Ese es el dilema, cuál es el mal menor, los narcos que la han emprendido contra la sociedad, o las autodefensas que van contra los narcos, para tal vez hacer lo mismo cuando tengan todo el control. Fuera del Estado de derecho parece no haber límite. El caso es que mientras el gobierno se hace bolas, la sociedad está inerme ante fuerzas cuyo único límite son sus armas.

en contra

E

L

a obcecación por el libre comercio bajo el ilógico esquema que se ha planteado, sólo consolidará la característica de maquilador básico a la que ha sido reducido nuestro país. La estructura de nuestra planta productiva y de nuestra oferta exportable, en relación con Malasia, Singapur y Vietnam, principalmente, sólo arrojará más resultados negativos para México, que tendrá que enfrentar la oferta de países mucho más competitivos, que generan enorme valor agregado y que cuentan con una oferta muy diversificada y sofisticada, contrariamente a la que nosotros tenemos. A continuación se presenta un cuadro comparativo sobre el número de productos comerciados con cada uno de esos países.

L

a apertura de golpe con seis mercados, sólo generará más problemas para la muy decantada planta productiva nacional que trabaja en un medio sistémico muy poco competitivo (58º lugar en el año 2012), que simplemente, para poder proveer al mercado norteamericano, su mercado natural y en el que no hemos podido consolidarnos, tiene que importar 61% de su “reexportación”, de la cual, el 28% procede de Asia. Sin duda, es necesario replantear nuestra política de competitividad, de fomento industrial y de comercio exterior, y complementarla con una verdadera política regional en lugar de andar buscando un arreglo extra regional con el TPP en donde insisto, nada tenemos que ganar, sobre todo, si antes no arreglamos estos elementos.

Nicolás Martínez

pedrO salazar

l país está pasando por circunstancias muy difíciles, por una anomalía muy grave. El gobierno descuidó al crimen organizado y este aprovechó la falla para avanzar en todo el país. Hay zonas donde establecieron centros de poder que rebasaron a las autoridades civiles e impusieron su ley por encima de las leyes, ahí se ha creado un estado fallido. Hemos visto en todas partes del país que la sociedad se protege a si misma. Se cierran calles, se contratan agentes de seguridad y en casos extremos como en Michoacán y otras partes, se arman para enfrentar a la delincuencia organizada. Desde hace tiempo leemos sobre linchamiento a criminales. Esto no quiere decir que se haya abandonado el Estado de derecho o que el gobierno haya tirado la toalla. El nuevo gobierno tiene que revertir el desastre que dejaron doce años panistas, lo que no se hará de inmediato, debemos ser pacientes y darles oportunidad de hacer su trabajo.


n n n

Número 721 31 Ene-6 Feb 2014 Pág 12

GRILLA NOSTRA MARCO ANTONIO FLOTA

Coincidieron los 3 en Davos y alguien preguntó: ‘¿Quiénes son esos 2 que están con Zedillo?’

La verdad es que don Felipe anduvo solo, descontrolado por el cambio de horario, pues no coincide la Hora Feliz de Davos con la de Harvard. Pero don Ernesto y don Enrique sí se tomaron la foto y Luis Videgaray preguntó: “¿Quién es ese señor canoso que está con el Presidente?”.

Pragmatismo doctrinario

EL FISGÓN

No le fue mal al Presidente: el New York Times lo calificó como “uno de los 5 líderes a quienes hay que seguir en Davos”, y fue cierto: tras él anduvieron Videgaray, el Canciller Meade, Ildefonso Guajardo, Emilito Lozoya y su comunicador David López.

La Red

CON IMÁGENES DE PERIÓDICO REFORMA

No es cierto, pero pudo ser verdad. Porque Zedillo se ha hecho de un nombre en la comunidad económica internacional: incluso fue el creador de la palabra “globalifóbico”; Peña Nieto aun trabaja para que dejemos de ser un pueblo globalifílico (globero, pues) y Calderón se pasó 6 años inflando (de globos hablamos, claro).

Es que pensé que era el marido... ¡¿pero el ejército?!

¿Toma partido Obama en la sucesión del PAN? Dijo que la mota es menos dañina que el alcohol.

Esta vez no me invitaron a Los Pinos, porque no traje a Sabina...

¡RRIINNGG!

-Bueno, Coordinación de Comunicación de Los Pinos. -Oiga, ¿por qué no festejó su cumpleaños David López en Suiza? -Es que él festeja cada año con enchiladas suizas y ahí no hay.

¡RRIINNGG!

-Bueno, Partido Acción Nacional . -¿Ya sabe Gustavo Madero que dijo Javier Lozano que es un payaso? -Sí, señor. -¿Y no le va a contestar? -Sí, pero hasta que regrese, porque tuvo chamba en una fiesta infantil.

Los mexicanos gastan 3.8% de su ingreso en cultura; Fox, en el Libro Vaquero.

Trabajo doméstico

HELGUERA

El reto721  

Semanario de politica y cultura de ciuda juarez, chihuahua, mexico en circulación impresa del 31 de enero al 6 de febrero del 2014