Issuu on Google+

«El Papa no se aferró al poder»

Su renuncia es un ejemplo hasta para la gente de gobierno, así lo considera Monseñor Octavio Ruíz Arenas, en entrevista concedida a El Observador. PÁGINA 2

El Observador DE

3 de marzo de 2013

AÑO 18

LA

PERIODISMO CATÓLICO; FE QUE SE HACE CULTURA

ACTUALIDAD No. 921

$10.00

PÓRTICO Sede Vacante Por Jaime Septién jaimeseptien@elobservadorenlinea.com

E

Los ojos del mundo miran a Roma, los cardenales se reunirán el 4 de marzo para poner una fecha de inicio del cónclave. En estos días la prensa no especializada mostrará los «rostros desfigurados» de la Iglesia, pero los católicos sabemos que la oscuridad no reina, que elegir un Papa va más allá de las debilidades y virtudes humanas . Vivamos este proceso con oración, confiados en el Espíritu Santo, esperanzados en que el nuevo pontífice será el indicado para acompañar nuestra fe en este cambio de época.

SOBRE LA MARCHA SANTIAGO NORTE

Aquí y allá se arman las quinielas, se cuecen las habas, se hacen apuestas sobre el nuevo Papa. Todos creen saber. Todos “se pronuncian” en la tele. Menos el Único que sabe. Él nos lo dice con signos. Y el mensaje es clarísimo: será el que Dios quiera.

OPINIÓN Ratzinger y Vargas Llosa POR JORGE E. TRASLOSHEROS

Escalar la montaña santa

Quién está de tras del artículo más popular PÁGINAS 8-9

MONSEÑOR MARIO DE GASPERÍN PÁGINA 14

Iniciativas para vivir con esperanza estos días Oración de los fieles laicos por el pontífice que se va y por el que llega. Video de agradecimiento al Papa Cartas de gratitud a Benedicto XVI Intensificación de la oración en conventos de clausura

l jueves 28, a la una de la tarde, tiempo de México, inició un período inédito en la historia de nuestra Iglesia: Joseph Ratzinger en Castel Gandolfo (estará ahí por dos meses), el departamento papal sellado y el anillo del Pescador destruido. Algunos días en los que los únicos que no cesaron de sus funciones fueron el Camarlengo (Bertone), el Penitenciario (Monteiro) y el Vicario de Roma (Ballini). Al Vaticano lo gobierna el colegio de cardenales. Y a la Iglesia, el Espíritu Santo. Los católicos, motivados por la avalancha de tonterías arrojada a diario por multitud de medios, corremos peligro de sentirnos no solamente alejados del proceso de selección del nuevo Pontífice, sino inútiles espectadores de algo que un grupo de poder estaría definiendo en base a intereses, chantajes, pecados y una mezcla variopinta de dinero, sexo, poder y prestigio. El pasado viernes 22 celebró la Iglesia la solemnidad de la Cátedra de Pedro. Se nos volvió a repetir lo que debería estar tatuado en nuestra alma: que las fuerzas del mal no prevalecerán sobre la Iglesia, fundada por Jesús sobre la roca --titubeante y magnífica en su humanidad—de San Pedro. No se nos escape que el Papa es su sucesor. Y el Vicario de Cristo. La Sede Vacante aspira a encontrarnos en oración. Una cadena de fuerza multitudinaria que unifica su petición por la elección del Romano Pontífice y porque, una vez más, al cerrarse las puertas de la Sixtina, se le cierren también a los malos presagios de la prensa sensacionalista. Los últimos papas nos dan la pauta para esperar con toda y contra toda esperanza. Podemos rezar, informarnos, amar más a nuestra Iglesia en nuestra parroquia, en nuestra acción pastoral, en nuestra participación en los sacramentos. En otras palabras: en este período, seamos sujetos dependientes de Dios y no esclavos miserables de la opinión de los hombres.


especial

SEDE VACANTE 3 de marzo de 2013/ año 18, no. 921

página 2

Monseñor oCtavio ruiz arenas, seCretario del Consejo pontifiCio para la nueva evangelizaCión

«El papado no es cuestión de estrategias» ¿Qué significa para usted la renuncia del Santo Padre? Primero, una gran sorpresa. Esperábamos que por muchos años siguiera iluminando a la Iglesia con su mensaje evangélico, tan profundo y, al mismo tiempo, tan sencillo. Un Papa que quiso ir a lo esencial y buscar el modo de responder a la evangelización de acuerdo con los tiempos modernos. Es una lección muy grande de un hombre completamente convencido de que debía cumplir la voluntad de Dios; que había recibido un ministerio no para ejercer el poder, sino para dar un servicio a la Iglesia. Y cuando se da cuenta que sus fuerzas no le permiten dar ese servicio de la manera más adecuada, hace este gesto de humildad, de virtud y de valor

Es un momento de suma importancia en la historia de la Iglesia… Lo es para todos nosotros, los pastores, para la gente de gobierno… La idea que transmite el Santo Padre es la de no aferrarnos al poder, de no aferrarnos nosotros a lo que humanamente quisiéramos, a nuestros gustos, sino que debemos cumplir una misión con gran responsabilidad. Y en esto el Papa ha sido muy coherente con

Muchos medios hablan de la renuncia como la historia de un fracaso; que la Iglesia ha perdido muchos fieles …

«El Papa nos ha dado una lección de grandeza. Cuando la gente pensaba que iba a fracasar, sucedía todo lo contrario. Fue el hombre que supo poner a Jesucristo en medio de los demás. Con su decisión, Benedicto XVI nos enseña que la fe es cumplir la voluntad de Dios y no la nuestra.»

Tenemos que mirar la renuncia desde la fe. Los problemas siempre los tendrá la Iglesia. A lo largo de 20 siglos de historia ha tenido problemas graves y ha salido adelante. Benedicto XVI ha asumido la responsabilidad de ponerle la cara a cuestiones complejas, inimaginables para otras épocas. Y, sin embargo, ha tenido el valor de decir que la Iglesia tiene que cambiar, ser transparente.

su vida sencilla de amor a la Iglesia, de servicio al Evangelio y, por lo tanto,como él mismo lo decía, no se trata de huir de las responsabilidades, sino de comenzar a servir a la Iglesia desde otro ángulo. Una vida de recogimiento, de sufrimiento y de oración.

¿Cómo interpreta usted este gesto, de cara al Sínodo sobre la Nueva Evangelización y al Año de la Fe? La renuncia del Papa es, precisamente, un gesto de consecuencia con la fe. Porque el Papa nos ha dicho que durante el Año de la Fe profundicemos sus contenidos y celebremos con gozo y alegría el encuentro con el Señor. Que podamos celebrarlo de una manera festiva. Pero también nos pide que vivamos la fe con coherencia. Y aquí el Papa nos da otra lección:

¿Podría hacer un balance de estos casi ocho años de pontificado? la fe es ese aferrarnos a la Palabra de Dios y cumplir su voluntad, no la nuestra.

En una época de acciones pragmáticas, sorprende una decisión tomada desde el fondo de la fe, ¿no le parece? El Papa ha insistido mucho en la necesidad de una espiritualidad. Y yo creo que aquí vemos una muestra de lo que es una gran espiritualidad. El papado no es una mera cuestión de estrategias. Se debe

tener la convicción de que es la fuerza del Espíritu Santo la que actúa en la Iglesia y la debe conducir. No es un hombre que dice, simplemente, «me faltan las fuerzas», sino que es un hombre que dice «me pongo en las manos de Dios pues es la obra de Dios la que estoy realizando, y será el Señor el que continúe esta obra». El Papa renuncia en un momento en que tiene muy claro que ha hecho lo que debía hacer. Es un acto de plena conciencia y de coherencia con su perspectiva del mundo.

Nos ha enseñado que la Iglesia es santa, porque tiene el don del Espíritu Santo, pero que hay hombres pecadores que han opacado esa imagen. El Papa nos ha dado una lección de grandeza. Cuando la gente pensaba que iba a fracasar, sucedía todo lo contrario. Fue el hombre que supo poner a Jesucristo en medio de los demás.

¿Cómo lo habrá de ver la historia? Como uno de los grandes papas que ha tenido la Iglesia. Aleteia-El Observador


ESPECIAL

SEDE VACANTE PÁGINA 3

ANUNCIA EL PAPA DURANTE SU ÚLTIMO ANGELUS

Serviré a la Iglesia de un modo adecuado a mi edad: BXVI ASÍ LO DIJO

No abandono a la Iglesia, la seguiré sirviendo «en modo más adecuado a mi edad y mis fuerzas»

E

l domingo 24 de febrero, doscientas mil personas se congregaron en la Plaza de San Pedro. Provenían de distintos países, pertenecían a diversos movimientos eclesiales; todos estaban ahí con un mismo fin: escuchar en directo el último Angelus de Benedicto XVI.

EL MENSAJE Con puntualidad germana el Papa se asomó por la ventana desde la cual tradicionalmente reza los domingos. Desde allí habló sobre el «primado de la oración, sin la cual todo el empeño del apostolado y de la caridad se reduce a activismo». Subrayó que el tiempo dedicado a la plegaria «no es un aislarse del mundo y de sus contradicciones, como hubiera querido hacer Pedro sobre el Tabor, sino

que la oración reconduce al camino, a la acción». En sus últimas palabras hizo alusión a su renuncia: «El Señor me llama a 'subir al monte', a dedicarme aún más a la oración y a la meditación. Pero esto no significa abandonar a la Iglesia, al contrario, si Dios me pide esto es justamente para que yo pueda seguir sirviéndola con la misma dedicación y el mismo amor con el que lo he hecho hasta ahora, pero en un modo más adecuado a mi edad y mis fuerzas». Concluyó con una invocación a la Virgen María, tras la cual los presentes ovacionaron al Papa y este se despidió con un escueto gesto de saludo, acompañado por el repique de las campanas de El Vaticano.

3 de marzo de 2013/ AÑO 18, No. 921


especial

SEDE VACANTE 3 de marzo de 2013/ AÑO 18, No. 921

página 4

Aun sin Papa electo la Iglesia permanece ¿QUÉ ES «SEDE VACANTE»? Se llama «sede vacante» al período en el cual una diócesis o iglesia particular se queda sin obispo o pastor, ya sea por muerte, renuncia, abandono, exilio u otra circunstancia irreversible. Cuando quien falta es el obispo de Roma (el sucesor del Apóstol san Pedro, es decir, el Papa) se llama «sede apostólica vacante».

Porque la Iglesia es de Cristo, no de su vicario, y Cristo es eterno

C

uando un pontífice muere o renuncia a su cargo, no por ello la Iglesia desaparece. Y es que la Iglesia católica es de Jesús (cfr. Mt 16, 18), de manera que Él y sólo Él «es la Cabeza del Cuerpo, es decir, de la Iglesia» (Col 1, 18). La Iglesia no pertenece al Papa, o a los cardenales, a los obispos o a la feligresía; la Iglesia pertenece a Dios, mientras que los fieles y la jerarquía eclesiástica son miembros del Cuerpo Místico de Cristo, de su Iglesia. Como escribiera en 1943 el Papa Pío XII en su encíclica Mystici Corporis Christi, es «el Divino Redentor quien rige el timón de toda la sociedad cristiana y gobierna sus destinos»; Cristo es el Sustentador y el Salvador del Cuerpo. Verdades como éstas son mal entendidas por algunos que sos-

tienen que entonces el Papa no es «esencial» ni «absolutamente necesario», y que por tanto se puede prescindir de él, como lo demuestra el hecho de que en los períodos de «sede vacante» la Iglesia no ha dejado de existir. El Papa Pío XII ya respondía a esto en su citada encíclica al recordar que el gobierno de Cristo sobre su Iglesia «no se ejerce solamente de un modo invisible y extraordinario, siendo así que también de una manera patente y ordinaria gobierna el Divino Redentor por su vicario en la Tierra»; que Cristo, «cuando estaba para dejar este mundo y volver a su Padre, encomendó el régimen visible de la sociedad por Él fundada al Príncipe de los Apóstoles. Ya que, sapientísimo como era, de ninguna manera podía dejar sin una cabeza visible el cuerpo social de la Iglesia que había fundado».

Pío XII aclara que eso no significa que la Iglesia tenga «dos cabezas. Porque Pedro, en fuerza del primado, no es sino el vicario de Cristo, por cuanto no existe más que una Cabeza primaria de este Cuerpo, es decir, Cristo; el cual, sin dejar de regir secretamente por sí mismo a la Iglesia..., la gobierna, además, visiblemente por aquel que en la Tierra representa su Persona». Por tanto, el papado no debe ser despreciado. De aquí que Pío XII sostiene que el oficio de vicario de Cristo debe continuar, y para ello recuerda la enseñanza del concilio Vaticano I (año 1870): «Si alguno afirmare que no es la institución de Nuestro Señor Jesucristo, o del derecho divino, que san Pedro tenga sucesores perpetuos en el oficio de Pastor Supremo sobre la Iglesia Universal, que sea anatema». D. R. G. B.

Sede Vacante: confiada a los cardenales C

uando fallece un pontífice o, como ahora, cuando renuncia, da inicio el período de «sede vacante», el cual se caracteriza por el principio de nihil innovetur, «nada debe innovarse», es decir, que al no haber Papa se asegure que las leyes y ordenamientos que rigen a la Iglesia permanezcan intactos. Por lo mismo, hay acciones que no están permitidas; por ejemplo, no se pueden nombrar nuevos obispos, ni convocar a un concilio ecuménico, a un sínodo o a un consistorio. Sin embargo, para evitar un vacío absoluto de autoridad, el Código de Derecho Canónico indica claramente cómo debe proceder la Iglesia en tales circunstancias. La constitución apostólica Universi Dominici Gregis, «Sobre la vacante de la sede apostólica y la elección del romano pontífice», del beato Juan Pablo II, añade más detalles al respecto. Así, queda establecido que mientras «el gobierno de la Iglesia queda confiado al colegio de los cardenales solamente para el despacho de los asuntos ordinarios o de los inaplazables», pero que «deben quedar absolutamente excluidos los asuntos, que... son potestad únicamente del romano pon-

tífice mismo, o se refieren a las normas para la elección del nuevo pontífice»; así, los cardenales no pueden ponerse a hacer modificaciones «aunque fuera con el fin de solucionar divergencias».

reuniones: las Congregaciones Generales y las Congregaciones Particulares. En las Congregaciones Particulares se tratan solamente las cuestiones de menor importancia que se vayan presentando diaria-

Esta vez el camarlengo es el cardenal salesiano Tarsicio Pietro Evasio Bertone, originario de Romano Canavese (Turín). Fue designado por Benedicto XVI para ese puesto en 2007. En este tiempo, pues, «las leyes emanadas por los romanos pontífices no pueden de ningún modo ser corregidas o modificadas, ni se puede añadir, quitar nada o dispensar de una parte de las mismas». Parte de la administración temporal del Vaticano y algunos asuntos eclesiales quedan confiados, entonces, al colegio cardenalicio, para lo cual puede sesionar en dos tipos de

mente o en cada momento; en ella participan los cardenales correspondientes según los casos de que se trate. Las Congregación Generales se realizan a fin de tratar los asuntos de mayor importancia, lo cual se resuelve por medio de mayoría simple de votos; y ahí deben asistir todos los cardenales no impedidos legítimamente. El cargo de Legado Pontificio (el de los nuncios) no cesa al

quedar vacante la sede apostólica; en cambio, los prefectos, presidentes o secretarios de los Dicasterios dejan sus cargos, pero si quedaron pendientes cuestiones graves y que además sean impostergables deben confiarlas al colegio de los cardenales. El Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica y el Tribunal de la Rota Romana son los únicos Dicasterios durante la vacante de la Santa Sede que siguen tratando las causas según sus propias leyes. El penitenciario mayor, que es el cardenal prefecto que preside el Tribunal de la Sagrada Penitenciaría Apostólica, encargado de los asuntos de conciencia así como de la administración de indulgencias, continúa en sus funciones. Tampoco dejan sus puestos el cardenal vicario de Roma, y el decano del Colegio Cardenalicio, que es el encargado de presidirlo. A la muerte del pontífice (o tras su renuncia) entra en funciones el cardenal camarlengo, que es el encargado de convocar al cónclave para la elección de un nuevo Papa, y de la administración de los bienes materiales de la Santa Sede con la ayuda de tres cardenales auxiliares.

¿CuáNTo puEDE DurAr uNA SEDE VACANTE?

Las más largas y las más cortas No existe una norma sobre cuánto es el máximo permitido para la existencia de una sede apostólica vacante; por tanto, no puede ser elegido un Papa «por la fuerza» con tal de llenar el hueco existente. En la historia ha habido sedes apostólicas vacantes muy largas y otras brevísimas. Aquí algunos datos: + En diez ocasiones la elección del nuevo Pontífice ocurrió el mismo día de la muerte de su predecesor, así que la sede vacante no duró más allá de unas cuantas horas. + A partir de 1276 se reguló la celebración del cónclave, de manera que no fuera tan precipitado; para ello se estableció que al menos transcurrieran nueve días que se emplearían para los funerales del Papa difunto. + Seis vacantes no duraron más de un día. + Sesenta y tres duraron más de 12 días. + Treinta y tres entre 13 y 28 días. + Veintiocho de uno a dos meses. + Veintiocho entre dos y seis meses. + Veinticuatro entre medio año y un año. + Vacantes que duraron más de un año pero sin llegar a dos ha habido siete. + Y con duración de más de dos años hay que mencionar que tras la muerte del franciscano Nicolás IV en 1292 la sede vacante estuvo vacante27 meses y dos días. En 1314, después de la muerte de Clemente V, el primer Papa que residió en Aviñón, no hubo pontífice por 29 meses y 17 días. + La segunda sede apostólica vacante más larga ocurrió en 1268, a la muerte del francés Clemente IV, que se prolongó por espacio de dos años con nueve meses y dos días. + Y la sede vacante más prolongada en la historia de la Iglesia ocurrió en el año 304, después del martirio del Papa san Marcelino, pues la Iglesia se quedó sin vicario de Cristo cerca de cuatro años a causa de las sanguinarias persecuciones, que entonces arreciaron como nunca.


especial

SEDE VACANTE 3 de marzo de 2013/ AÑO 18, No. 921

página 5

El destino del «anillo del pescador»

S

e llama «pescatorio» (en latín pesSin embargo, el canon vigente sigue estacatorium) o «anillo del pescador» bleciendo que tanto el «pescatorio» como al usado por el obispo de Roma (o el sello del Papa deben ser destruidos cuansea el Papa) en su calidad de suce- do éste muere; ello con la finalidad de que sor del Apóstol Pedro, pescador de Galilea nadie en el entorno papal pueda falsificar a quien Jesús le cambió su vocación: «No sus decisiones. La tarea le corresponde al temas; desde ahora serás pescador de hom- camarlengo, quien con un martillo de plata bres» ( Lc 5, 10). los golpea hasta magullarlos, dejándolos así Por lo mismo, el «anillo del pescador» inutilizables. siempre tiene la imagen de san Pedro pesEn esta ocasión, según informaba el vocero cando en un bote (cfr. Lc 5, 5ss; Jn 21, 3ss). de la Santa Sede el día 12 de febrero, también Durante el rito de inauguración del ponti- se preveía la posibilidad de destruir el anillo ficado o entronización papal, el decano del de Benedicto XVI, aun cuando éste no ha faColegio Cardenalicio le coloca el anillo en el llecido y, por tanto, sería muy difícil que aldedo al nuevo Papa, lo que implica que antes guien pudiera intentar falsificar documendel cónclave ya debe haber sido elaborado tos con el sello del Papa. Los encargados de este aro, aunque, por supuesto, es necesario analizar la cuestión no estaban muy seguros esperar unos días después de la elección para de cómo se debía procederse, aunque la opique se grabe en él el nombre en latín que el nión iba más bien en la línea de que la despontífice decidió tomar. trucción del anillo hoy sólo es señal de que el El Papa lleva el anillo dupontificado de un Papa ha rante todo su pontificado, El «anillo del pescador» concluido, por lo que sí setanto en público como en ría más práctico destruirlo. es de oro; y, cuando privado, excepto el Viernes Sin embargo, por diversas se le destruye, todo el Santo y cuando le correscircunstancias, no todos material se emplea para los anillos ni sellos papales ponda oficiar Misa de exeelaborar el «pescatorio» sufrieron destrucción sino quias por algún cardenal. del siguiente Papa. Es verdad que el «pescaque unos pocos se encuentorio» no es indispensable tran en museos; y a eso se para un pontificado, por lo que no todos sujetó Claudio Franchi, historiador de arte los Papas de la historia lo han llevado, si y orfebre italiano, para pedir que el anillo de bien a partir del siglo IV, cuando se orde- Benedicto XVI fuera salvado: es «una de las naban obispos, a todos se les entregaba un señales en desuso del papado que fue recuanillo, que además adquirió la función perada por Benedicto XVI», por lo cual «esde sello. El dato más antiguo que se tiene pero que no sea destruido», afirmó. del anillo papal es una carta escrita por Pero hay otra razón por la que Franchi aboClemente IV a su sobrino Pedro Grossi gó por el rescate del «pescatorio»: es que él en 1265, en la que menciona que el «anillo mismo fue el encargado de elaborarlo. En del pescador» es usado para sellar toda su 2005, tras ser elegido el cardenal Ratzinger correspondencia privada presionando el como obispo de Roma, le fueron presenanillo sobre la cera roja. tados dos anillos diseñados por Franchi Debido a su tamaño muy reducido y a y que requirieron dos semanas de trabajo; cuestiones prácticas, se comenzó a elaborar el primero, de diseño muy moderno y absun sello propiamente dicho, que tenía una tracto, no gustó al pontífice —y parece que imagen idéntica a la del «anillo del pesca- a nadie—, de manera que Benedicto XVI se dor» pero en mayor tamaño, a fin de que la quedó con el segundo, mucho más clásico, cancillería lo pudiera emplear para sellar los aunque ciertamente está lejos de ser uno de documentos papales que lo requerían. los más bellos de la historia. Actualmente el anillo ya no tiene funciones El «anillo del pescador» es de oro; y, prácticas sino sólo simbólicas, y la legitimi- cuando se le destruye, todo el material se zación de los documentos pontificios se ha- emplea para elaborar el «pescatorio» del ce con la firma del Papa y/o con el sello. siguiente Papa.

A veces se emiten monedas y sellos postales

E

Clausura del departamento del Papa La carta apostólica Universi Dominici Gregis, de Juan Pablo II, respetando la costumbre tradicional, establece que cuando fallece un pontífice el camarlengo debe sellar el estudio y la habitación papal, disponiendo que el personal que vive habitualmente en el apartamento pueda seguir en él hasta después de la sepultura del Papa, momento en que todo el apartamento pontificio será sellado. Nadie debe habitar ahí durante la elección del nuevo Papa.

l Vaticano, puesto que en cuanto a relaciones internacionales es considerado un Estado, posee no sólo su propia bandera, sino también le corresponde a él hacer acuñar sus propias monedas y emitir sus propios sellos postales (estampillas). Al fallecimiento de un Papa y mientras es designado su sucesor, la administración postal del Vaticano suele emitir unos sellos con la leyenda «sede vacante», que en cierto sentido también corresponden a sellos de luto, y que por cierto son muy apreciados por los coleccionistas dado que su edición suele ser muy limitada debido a la casi siempre rápida elección de un nuevo obispo de Roma. Igualmente, suelen emitirse monedas con la misma leyenda. Tras la muerte de Juan Pablo II, por ejemplo, se emitió un juego con las ocho monedas en valor «euro» que tenían el escudo de la sede vacante en el reverso. El diseño fue de Daniela Longo y el grabado de Ettore Lorenzo Frapiccini. Fueron acuñadas en la Ceca de Roma. La duración de la sede vacante fue del día 2 al 19 de Abril de 2005. Es de esperar que en esta ocasión también se emitan sellos de «sede vacante», a pesar de que Benedicto XVI no ha muerto; los aficionados a la numismática esperan que igualmente se acuñen monedas, pero no están seguros de que esto último ocurra.


especial

SEDE VACANTE 3 de marzo de 2013/ AÑO 18, No. 921

página 6

¿Y cómo debe proceder el

Pueblo de Dios estos días? La tarea de los seglares, religiosos e incluso de los ministros consagrados que no son cardenales podría parecer secundaria; sin embargo, no lo es: de ella podría depender el futuro de la Iglesia

El emblema de la sede apostólica vacante y el escudo de armas del camarlengo Durante la sede apostólica vacante desaparece de los sellos e insignias de la Santa Sede la tiara y se sustituye por una sombrilla, pero se conservan las llaves de Pedro cruzadas. Originalmente la sombrilla era símbolo del poder del emperador de la cristiandad, bajo cuya protección temporal vivía el Vaticano durante el breve tiempo que transcurre entre la muerte de un Papa y la elección de su sucesor. Con el paso del tiempo, sin embargo, la sombrilla se convirtió en pieza de la indumentaria e insignias papales. El nombre que la Iglesia le da es conopeo (del latín conopeum), canópeo (del latín canopeum), o umbraculum («sombrilla», del latín umbra, que significa «sombra»). En italiano se conoce como ombrellone. El conopeo tiene anchas rayas alternadas de color dorado y rojo, que eran los colores tradicionales del pontífice (el blanco sustituyendo el rojo sólo comenzó a ser utilizado por la Santa Sede alrededor del año 1800), rematado por una cruz de metal, generalmente dorado, y se puede encontrar en

todas las basílicas, colocado de forma visible al lado del altar mayor, normalmente al lado del tintinábulo (es una campanilla), cuyo sonido anunciaría la llegada del Papa. Cuando el sucesor de Pedro visita la basílica, el conopeo es abierto. Además, las basílicas menores conservan el privilegio de poder llevar en las procesiones el conopeo a guisa de bandera o pendón basilical. Por el año 1500 el Papa Alejandro VI fue el primero en utilizarlo como símbolo del poder temporal del papado. En 1521, entre los pontificados de León X y Adriano VI, comenzó a aparecer en las monedas acuñadas para anunciar la sede vacante. Este símbolo es propio del cardenal camarlengo, quien añade estos símbolos a su escudo de armas ya que durante la sede vacante él es el «guardián de las llaves». En su escudo también aparece un capelo cardenalicio, es decir, de color púrpura y con quince borlas del mismo color a cada lado, dispuestas en cinco órdenes; sobre dicho capelo aparecen las dos llaves cruzadas, una de oro y la otra de plata, que, claro está, simbolizan las llaves del Reino de los Cielos.

Éste es el emblema del Estado Vaticano mientras la sede apostólica se encuentra vacante.

El escudo del cardenal camarlengo mientras dura la sede apostólica vacante.

P

areciera que durante la sede vacante todo lo que tiene que ver con el futuro de la Iglesia recae en Dios y en los cardenales, a través de quienes actúa al reunirse éstos en el cónclave para la elección de un nuevo sucesor de Pedro. Pero no es así; el resto de la Iglesia —feligreses y consagrados— tienen una tarea muy importante que cumplir, aunque pueda parecer a primera vista poca cosa. COLABORAR CON dIOS Dios no sólo ha asociado a su obra creadora toda actividad humana; también su obra salvadora la continúa, porque así quiso hacerlo, a través de sus hijos. Por eso dice san Pablo: «¿Cómo invocarlo sin creer en Él? ¿Y cómo creer, sin haber oído hablar de Él? ¿Y cómo oír hablar de Él si nadie lo predica? ¿Y quiénes predicarán, si no se los envía?» (Rm 10, 14-15). La participación humana es, pues, irrenunciable. Ahora bien, todos los bautizados son enviados, todos tienen una misión encomendada por Dios. Y en este caso, a imitación de Jesucristo, su misión es orar. Hay que orar por Benedicto XVI y sus intenciones, para que el Señor le muestre siempre su voluntad; y orar de manera especial para que el Espíritu Santo ilumine a los cardenales de manera que realmente se dejen guiar en el cónclave única y exclusivamente por Él y no por intereses personales y mundanos.

ORACIóN INdISpeNSABLe Dios ya sabe de antemano lo que necesita su Iglesia y cada ser humano en particular; pero precisamente por la asociación que ha hecho con el hombre, quiere y «necesita» que libremente aquello le sea pedido. Por eso, cuando Cristo se acercaba a Jericó (cfr. Lc 18, 35-43) y un ciego se puso a gritar «¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!», el Señor no lo sanó de inmediato sino que primero le preguntó algo cuya respuesta era obvia: «¿Qué quieres que haga por ti?». Y sólo hasta que el ciego suplicó «Señor, que yo

vea otra vez», fue que Jesús le concedió aquello que pedía. LO dIJO JUAN pABLO II En su Universi Dominici Gregis el Papa Juan Pablo II dejó por escrito que, «durante la Sede vacante, y sobre todo mientras se desarrolla la elección del sucesor de Pedro, la Iglesia está unida de modo particular con los pastores y especialmente con los cardenales electores ... y pide a Dios un nuevo Papa como don de su bondad y providencia». «La Iglesia universal, unida espiritualmente a María, la Madre de Jesús, debe perseverar unánimemente en la oración», insiste el beato Papa; «de esta manera, la elección del nuevo Pontífice no será un hecho aislado del Pueblo de Dios que atañe sólo al colegio de los electores, sino que, en cierto sentido, será una acción de toda la Iglesia». Por ello estableció que «en todas las ciudades y en otras poblaciones, al menos las más importantes, ... se eleven humildes e insistentes oraciones al Señor para que ilumine a los electores y los haga tan concordes en su cometido que se alcance una pronta, unánime y fructuosa elección, como requiere la salvación de las almas y el bien de todo el Pueblo de Dios». INICIAtIvAS No sólo las diócesis y parroquias pueden lanzar iniciativas con este fin; cualquier movimiento eclesial, colegio cristiano, familia, etc., puede realizar colectivamente esta tarea de oración y contagiarla a los demás. Así, por ejemplo, cuando Benedicto XVI ya había anunciado su renuncia, los grupos de Adoración Eucarística y la Asociación Nacional de los Papaboys comenzaron una iniciativa espiritual en la Parroquia Trinitaria de Roma, con intenciones de extenderla a todo el mundo, consistente en una vigilia de oración con 60 horas de adoración y de silencio continuo ante el Santísimo Sacramento, ofrecido esto por las intenciones del Papa.


3 de marzo de 2013/ El Observador

Ser Joven

¡Gracias, santo Padre! Con cartas, videos o a través de las redes sociales los feligreses le agradecen al Papa Benedicto XVI

R

Por: Rubicela Muñiz

«Pudimos constatar el gran cariño que la gente le tiene al Papa, y vimos que los católicos siguen viendo al Romano Pontífice como el Vicario de Cristo y como el líder moral».

rían sólo desde las ciudades donde he vivido, pues ahí están mis amigos, al final llegaron de muchos estados de la República, porque se hizo una auténtica red social. Y enviaron sus escritos muchos jóvenes, y también adultos y unos niños, como mis sobrinos pequeños.

azones sobran para que los católicos agradezcamos a Benedicto XVI por su pontificado. Sus ocho años de servicio y entrega, su visita a nuestro país, sus palabras de aliento, los mensajes de esperanza, en fin, nos dejaron un gran legado. Luis Fernando Valdés, sacerdote, teólogo católico y columnista, se dio a la tarea de invitar a la gente a escribir una carta en donde le expresaran al Papa su agradecimiento, sus deseos o sus oraciones. «¿Has pensado cómo le puedes dar las gracias a Benedicto XVI por su Pontificado? Yo le voy a escribir una carta. Si me envías la tuya, se las haré llegar juntas. Me ilusiona poder enviarle un volumen encuadernado con cientos de cartas. ¿Te animas?». Así invitó el sacerdote a sus contactos de Facebook, que de inmediato respondieron. La convocatoria finalizó y el padre Luis Fernando nos platica cómo le fue. -¿Por qué consideró importante agradecerle a Benedicto XVI? Cuando escuché la noticia de su renuncia me conmoví mucho, pues le tengo mucho cariño y admiración al Papa Benedicto. Lo primero que me vino a la cabeza fue darle las gracias, porque ha sido una persona que ha dedicado su vida a servir a la Iglesia, realizando trabajos muy sacrificados y dejando de lado sus planes. Me acordé que, cuando falleció Juan Pablo II, yo era el capellán del Colegio Álamos. Organizamos una iniciativa similar a ésta de ahora. Se trataba en aquella ocasión de que cada profesor y cada alumno escribiera una carta a la Santa Sede expli-

PÁGINA 7

-¿Usted qué le agradeció a Benedicto, se puede saber? Con gusto. Con palabras semejantes a estas, le di las gracias porque ha sido muy generoso al entregar su vida a Dios y a la Iglesia, por haber ayudado a Juan Pablo II, por sus viajes, por sus enseñanzas, por darnos ejemplo de cómo dialogar desde la fe con la época actual. También le dije que voy a extrañar sus catequesis y sus homilías. Le aseguré que siempre seguiré rezando por él y por su hermano Georg.

El padre Luis Fernando Valdés lanzó una de muchas iniciativas, para agradecer al Papa.

cando por qué consideraban que el Papa Juan Pablo era un santo; y a los más pequeños les pedimos un dibujo. La respuesta fue maravillosa. Encuadernamos tres volúmenes con los testimonios y los dibujos. Pero lo más sorprendente es que la gran mayoría –chicos y grandes– le dirigió su carta a Juan Pablo II mismo: le daban gracias por su ejemplo, le pedían que desde el Cielo los ayudara. Al pensar en cómo dar las gracias al Papa Benedicto, aquel recuerdo fue instantáneo y así surgió esta iniciativa. Se trataba de encauzar un deseo que muchos tene-

mos: deseamos que el Santo Padre sienta el cariño que le tenemos en México. -¿Cómo fue la respuesta a su convocatoria? Como la iniciativa la lancé desde Facebook, el efecto fue «viral». Además, varias personas enviaron correos electrónicos a sus conocidos, lo cual le dio mucha eficacia a la convocatoria. -¿Quienes (jóvenes, niños o adultos) y de que lugares respondieron? Aunque yo pensaba que las cartas llega-

-¿Cómo le hará llegar el encuadernado? Tan pronto nos lo haga llegar el taller de encuadernación, lo enviaremos directamente a la oficina del secretario particular del Papa, monseñor Georg Gäenswein. -¿Qué balance hace de este ejercicio? Es maravilloso contar con medios de comunicación instantánea, que nos han permitido facilitar a muchas personas que le den las gracias al Santo Padre Benedicto. Pudimos –pues en este proyecto estuve apoyado por mi amigo Antonio Briseño– constatar el gran cariño que la gente le tiene al Papa, y vimos que los católicos siguen viendo al Romano Pontífice como el Vicario de Cristo y como el líder moral de nuestra época.

UNA INICIATIVA... PARA EL JOVEN DE 85 AÑOS Jóvenes de todo el mundo agradecieron a Benedicto XVI su labor con un video emocionante. El video apenas dura dos minutos y medio pero los testimonios de agradecimiento al Papa de estos jóvenes conmueven. Son mensajes de jóvenes de Italia, Brasil,

Estados Unidos, Uruguay, España, Guinea... En cada uno de ellos hay un agradecimiento especial e íntimo a Benedicto XVI «por su entrega»; «por habernos traído cada día la ternura de Cristo»; «por las enseñanzas de la razón, la fe y la humildad»; «por proclamar beato a Juan Pablo II»...


página 8

3 de marzo de 2013/ El Observador

Ser Joven

Daniel González

Se puede adoptar, por sorteo, a un cardenal para orar por él

Lanzan web para rezar por el futuro Papa «

Ahora, confiamos la Iglesia al cuidado de su sumo Pastor, Nuestro Señor Jesucristo, y suplicamos a María, su santa Madre, que asista con su materna bondad a los padres cardenales al elegir el nuevo sumo pontífice», ha dicho el Papa Benedicto XVI. Inspirados por las palabras del Papa, cinco jóvenes brasileños lanzaron el pasado 24 de febrero una página web muy especial y con un fin muy concreto: recabar una oleada de oraciones juveniles, perfumadas como ramos de flores, por el bien de la Iglesia y su futuro máximo líder. La iniciativa, llamada Unidos al Cónclave, dirigida a los jóvenes de todo el mundo, invita a regalar un ramo espiritual a los cardenales electores. Un ramo espiritual consiste en ofrecer misas, oraciones, viacrucis, adoraciones, ayunos y otros sacrifícios a una persona estimada. Según Priscila Alvim, 30 años, esa acción recuerda al joven Juan Diego que ofreció rosas al obispo Juan de Zumárraga a petición de la Virgen de Guadalupe, Patrona de las Américas. Así, la iniciativa refuerza la importancia de la oración, especialmente en el período de la Cuaresma, tiempo perfecto para la oración y penitencia, con el fin de interceder por nuestros cardenales y por el bien de la Iglesia.

¿Cómo funciona? Al acceder a la página web, el joven podrá registrarse y actualizar su ramo espiritual con la intención al cardenal elector, escogido al azar. Al final todas las oraciones ofrecidas serán llevadas a los cardenales antes de la elección del nuevo sumo pontífice. La página web lanzada hoy ya está disponible en portugués, español e inglés: www.1conclave.com. Fuente: Zenit.org

El chico que se atrevió «Me llamo Daniel y soy un católico de 23 años. Le voy al Manchester United, me gusta Star Wars y leo cómics. Además, estudié fotografía. Pero nada de eso cuenta, si no fuera feliz». Así se presenta en su blog, un espacio que a un año de haberse creado sólo tenía 13 visitas. Hoy tiene más de un millón gracias a un artículo que ha dado la vuelta al mundo Por Rubicela Muñiz

F

ue simplemente la opinión de un jovencito de 23 años que reaccionó ante la renuncia de Benedicto XVI. Un tanto triste y contrariado por los comentarios a su alrededor, Daniel decidió hacer un escrito, pero nunca se imaginó el alcance que tendría. ¡Siempre renuncias, Benedicto! Ese fue el título que escogió para su artículo y en él expuso las razones por las que cree renunció el Papa. Para muchos la mejor reflexión, para otros totalmente una mentira, pero lo cierto es que sus palabras trascendieron e hicieron eco en internet. Dejas ver en el artículo que te alejaste un tiempo de la Iglesia y después regresaste; platícanos esa etapa. Bueno, más que realmente dejarla fue como una de esas crisis que todos tenemos. Por distintas experiencias me alejé y me confundí; había gente que me hablaba de otras religiones y jamás me fui a otra, mi familia es muy católica y su ejemplo siempre estuvo en mi mente. Esto pasó a los 19 años. Muchos ejemplos que yo tenía dentro del catolicismo lo dejaron. Siempre estudié en colegios religiosos y una de esas religiosas «colgó los hábitos», los mejores amigos de mis papas se divorciaron y entonces me pegó una crisis dura en sentido de fe. Mi camino de regreso no fue nada extraordinario, siempre he estado en una comunidad dentro del templo expiatorio y cuando volví fue gracias a unos retiros; me gustaba una chavita y fui por ella. Acabó siendo todo un proceso que me ayudo muchísimo a reafirmar mi fe. -¿Te consideras un seguidor de Benedicto XVI? Sí. Creo que es importante para la religión que yo profeso tener un guía; él es mi

Un laico comprometiDo

Daniel es fotógrafo, un laico comprometido que trabaja de manera muy activa dentro de la Iglesia e imparte clases de religión a niños de primaria. Sus apenas 23 años no fueron obstáculo para opinar y enfrentar todo tipo de críticas.

guía, es importante para un católico tener ese referente. -Después de que te enteraste de la renuncia del Papa, ¿en qué momento escribiste el artículo y por qué decidiste hacerlo? Lo escribí en la noche, el mismo día de la renuncia, después de pasar todo un día un tanto triste, de estar debatiendo conmigo mismo. Cuando llegue a mi casa prendí la televisión, vi todas las opiniones y luego prendí la computadora e igual vi infinidad de comentarios en contra. Entonces quise escribir algo para desahogarme yo solo. Pero jamás pensé que daría la vuelta al mundo. Subí el artículo a mi blog que ya tenía un año funcionando pero con apenas 13 visitas, y de inmediato hubo reacciones: se saturó de tráfico y fue algo muy chistoso. Entonces decidí subirlo al facebook. No escribo regularmente, lo quise compartir entre mis amigos por todas las cosas externas que se decían, no que estuvieran mal sino que yo quería dar mi punto de vista católico. -Muchos, al igual que tú, escribieron sobre el tema, ¿Qué aportaste diferente para que fuera tan leído y aceptado? Creo que es muy honesto, tiene un lenguaje sencillo; escribí lo que sentí, mi edad y que soy laico. Si hubiera sido un seminarista de 23 años hubiera sido un prejuicio, la gente lo toma a mal.

-Fue aceptado pero también criticado, ¿cómo respondiste a las críticas? Han sido tantos mensajes que no he podido leerlos todos. Se sobresaturó mi mail y he respondido pocos, como diez, pero de miles de miles. No he intentado meterme en discusiones ni engancharme con la gente; las críticas malas te conllevan a reflexionar lo que leíste y eso es bueno porque quiere decir que la gente no fue indiferente. Entiendo que mi artículo no es la verdad de lo que pasó; desde el principio puse que soy un tipo que no conoce muchas cosas pero que opino esto y al final de cuentas las críticas son normales. -¿Tú a qué has renunciado? Pues, la verdad, ha sido raro porque desde el momento en que me di a la tarea de seguir a Cristo he vivido mucho más fácil de lo que vivía, y he renunciado a tiempos libres y de ocio por estar en muchos talleres. Esas renuncias son un tiempo que aprovecho. Mis renuncias diarias las veo como algo benéfico para mí. Alguien me dijo que el Papa no renunció sino que eligió. Me dicen que estoy ensalzando a una persona que eligió una profesión, pero en ese sentido es una renuncia a Él, lo eligió Cristo para servir a la gente. En cuestión de números, ¿cómo va el artículo? En el blog tengo registradas más de un millón de visitas directas. Ha llegado a países que no conocía pero sé que hay muchas personas que lo leyeron. México, por supuesto, es el país en donde más se ha leído, le sigue argentina y después España y ahora ya se tradujo al portugués, pero ese registro no lo puedo medir. En cuanto a facebook, desde mi perfil se compartió más de 23 mil veces, más los compartidos que se generaron de otros muros. Y después de esta repentina «fama», ¿qué harás? Al principio dude qué hacer. Como ya dije, escribir no es mi fuerte. Cuando era niño escribía cuentitos y los firmaba como OEHD; estas letras no significan nada, sólo que me daba pena que supieran quién era; es mi seudónimo y me gusta utilizarlo. Ese nombre lleva mi blog y la página de facebook. Ahora que escribí el artículo algunos me decían que yo no era real, por lo mismo que no he mostrado mi identidad. Decían


3 de marzo de 2013/ El Observador

ó a opinar

1demill visitas registradas en el blog

23 mil

veces compartido desde su página de facebook

que era algo que la Iglesia había escrito poniendo la cara de un chavito de 23 años y eso me halaga. No me pareció importante dar mi nombre o poner mi foto porque lo importante es el mensaje. No quiero hacerme famoso, tanto mensaje positivo también te puede envanecer. Seguiré escribiendo cosas en mi blog porque eso le sirve a la gente y a mí también, y ya con eso está pagado. No sé si volveré abordar el mismo tema, pero sí tiene que ser algo igual de honesto. Tal vez no tenga el mismo impacto pero a más de alguno le servirá.

Daniel sigue disfrutando de su vida cotidiana tomando fotografías, participando en la Iglesia e impartiendo clases de religión en una primaria, mientras que sus palabras siguen reproduciéndose, creando controversia y llevando esperanza.

¡Siempre renuncias, Benedicto! Por OEHD

La verdadera causa de La renuncia deL PaPa

que la Iglesia no está en sus manos, sino en la de algo o alguien mayor, me parece un Papa sabio. Nadie es más grande que la Iglesia. Ni el Papa, ni sus Tengo 23 años y aún no entiendo muchas cosas. Y sacerdotes, ni sus laicos, ni los casos de pederastia, hay muchas cosas que no se pueden entender a las ni los casos de misericordia. Nadie es más que ella. 8:00 am cuando te hablan para decirte escuetamenPero ser Papa a estas alturas del mundo, es un acto te: «Daniel, el papa dimitió». Yo, apresuradamente, de heroísmo (de esos que se hacen a diario en mi contesté: «¿Dimitió?». La respuesta era más que país y nadie nota). Recuerdo, sin duda, las historias obvia: «O sea, renunció. ¡Daniel, el Papa renunció!» del primer Papa. Un tal..Pedro. ¿Cómo murió? Sí, El Papa renunció. Así amanecerán sin fin de perióen una cruz, crucificado igual que a su Maestro, dicos mañana, así amaneció el día para la mayoría, pero de cabeza. Hoy en día, Ratzinger se despide así de rápido perdieron la fe unos cuantos y otros igual. Crucificado por los medios de comunicación, muchos la reforzaron. Y que renunciara, es de esas crucificado por la opinión pública y crucificado por cosas que no se entienden. sus mismos hermanos católicos. Crucificado a la Yo soy católico. Uno de tantos. De esos que duransombra de alguien más carismático. Crucificado en te su infancia fue llevado a misa, luego creció y le la humildad, esa que duele tanto entender. Es un agarró apatía. En algún punto me llevé de la calle mártir contemporáneo, de esos a los que se les puetodas mis creencias y a la Iglesia de paso, pero la Iglesia no está para ser llevada ni por mí, ni por den inventar historias, a esos a los que se les puede nadie (ni por el Papa). En algún punto de mi vida, le calumniar, a esos a los que se les puede acusar, y no volví a agarrar cariño a mi parte espiritual (muy de responde. Y cuando responde, lo único que hace la mano con lo que conlleva enamoes pedir perdón. «Pido perdón por mis defectos». Ni más, ni menos. Qué rarse de la chavita que va a misa, y dos pantalones, qué clase de ser humano. extraordinarios guías llamados padres), El Papa renunció a Podría yo ser mormón, ateo, homoy así de banal, y así de sencillo, recontiuna vida normal. y abortista, pero ver a un tipo, nué un camino en el que hoy digo: Yo Renunció a tener una sexual del que se dicen tantas cosas, del que soy católico. Uno de muchos, sí, pero esposa. Renunció a se burla tanta gente, y que responda católico al fin. Pero así sea un doctor tener hijos. Renunció así…ese tipo de personas ya no se en teología, o un analfabeta de las ven en nuestro mundo. escrituras (de esos que hay millones), a ganar un sueldo. Vivo en un mundo donde es chistoso lo que todo mundo sabe es que el Papa Renunció a la medioburlarse del Papa, pero pecado mortal es el Papa. Odiado, amado, objeto de cridad. Renunció a burlarse de un homosexual (y, además, burlas y oraciones, el Papa es el Papa, las horas de sueño, ser tachado de paso como mocho, y el Papa se muere siendo Papa. Por por las horas de intolerante, fascista, derechista y nazi). eso hoy, cuando amanecí con la notiestudio. Renunció a Vivo en un mundo donde la hipocresía cia, yo, al igual que millones de seres alimenta las almas de todos nosotros. humanos..nos preguntamos: ¿por ser un cura más. Donde podemos juzgar a un tipo de 85 qué? ¿Por qué renuncia, señor Ratzinaños que quiere lo mejor para la Instiger? ¿Le entró el miedo? ¿Se lo comió la edad? ¿Perdió la fe? ¿La ganó? Y tución que representa, pero le damos hoy, después de 12 horas, creo que encontré la con todo porque «¿con qué derecho renuncia?». respuesta: El señor Ratzinger, ha renunciado toda Claro, porque en el mundo NADIE renuncia a nada. su vida. A nadie le da flojera ir a la escuela. A nadie le da flojera ir a trabajar. Vivo en un mundo donde todos los señores de 85 años están activos y trabajando (sin así de senciLLo ganar dinero) y ayudan a las masas. Sí, claro. El Papa renunció a una vida normal. Renunció a Pues ahora sé Señor Ratzinger, que vivo en un tener una esposa. Renunció a tener hijos. Renunmundo que lo va a extrañar. En un mundo que no ció a ganar un sueldo. Renunció a la mediocridad. leyó sus libros, ni sus encíclicas, pero que en 50 años Renunció a las horas de sueño, por las horas de recordará cómo, con un simple gesto de humildad, estudio. Renunció a ser un cura más, pero también un hombre fue Papa, y cuando vio que había algo renunció a ser un cura especial. Renunció a llenar su mejor en el horizonte, decidió apartarse por amor a cabeza de Mozart, para llenarla de teología. Renunsu Iglesia. Va a morir tranquilo, señor Ratzinger. Sin ció a llorar en los brazos de sus padres. Renunció, homenajes pomposos, sin un cuerpo exhibido en teniendo 85 años, a estar jubilado, disfrutando a sus San Pedro, sin miles llorándole aguardando a que la nietos en la comodidad de su hogar y el calor de luz de su cuarto sea apagada. Va a morir, como vivió una fogata. Renunció a disfrutar su país. Renunció a aun siendo Papa: humilde. tomarse días libres. Renunció a su vanidad. Renunció a defenderse contra los que lo atacaban. Vaya, Benedicto XVI, muchas gracias me queda claro, que el Papa fue un tipo apegado por renunciar. a la renuncia. Y hoy me lo vuelve a demostrar. Un Papa que renuncia a su pontificado cuando sabe


Ser Joven/página 10

3 de marzo de 2013/ El Observador

¡Adiós seguidores!

PÁGINA 10

Ser Joven

La salida del Papa de tuiter no sólo afecta a los devotos católicos, sino a los detractores de Benedicto que tanto lo atacaron

L

a renuncia del Papa Benedicto XVI también significo el fin de su cuenta en la red social tuiter, esa cuenta que causó furor en su inicio y que, con tan sólo 37 mensajes, captó a más de tres millones de seguidores. Los números del Papa Benedicto XVI en tuiter son asombrosos: en tan sólo un par de meses acumuló en sus distintos perfiles, en nueve idiomas diferentes, 2 millones 882 mil 802 seguidores. En promedio @ pontifex era mencionado mil 200 veces cada día, hasta el 10 de febrero que las menciones se dispararon con el anuncio de su dimisión. Tan sólo entre el 10 y el 11 de febrero, un día

después de que se conociera la noticia que puso de cabeza al Vaticano, el Hashatg BenedictoXVI alcanzó más de 400 mil menciones. El Papa ha tuiteado en 37 ocasiones, la mayoría de sus tuits son extractos de sus discursos. La salida del Papa de tuiter no sólo afecta a los devotos católicos, sino a los detractores de Benedicto, ya que hasta hace unas semanas se calculaba que 5 mil 600 menciones sobre Joseph Ratzinger en la red social eran negativas y hacían referencia a temas de abuso sexual cometidos por curas, así como la acumulación de poder y riqueza de la iglesia.

DOS DE LOS ÚLTIMOS MENSAJES

En este momento particular, os ruego que recéis por mí y por la Iglesia, confiando como siempre en la Providencia de Dios. La cuaresma es un tiempo favorable para redescubrir la fe en Dios como fundamento de nuestra vida y de la vida de la Iglesia. @Pontifex_es

A QUÉ SE ENFRENTÓ

@pontifex recibe 26 mil 400 tuits positivos y 5 mil 600 insultos puros y duros

15 claves para enfrentar estos días como católicos 1. EL PAPA HA EXPLICADO las razones de su dimisión en este documento. No debemos lanzarnos por la borda de las interpretaciones personales ni tampoco caer en las teorías de la conspiración que los medios seculares de comunicación, poco entendidos en temas de Iglesia y ávidos de historias atractivas, ya empiezan a difundir. 2. JUAN PABLO II NO RENUNCIÓ al pontificado, a pesar de perder las fuerzas físicas, porque consideró que dimitir no era lo que Dios le pedía en el momento concreto que estaba viviendo. Benedicto XVI lo hizo porque, después de examinar su conciencia ante Dios, descubrió que esa era la voluntad del Señor para él y para la Iglesia. La razón de la dimisión de un Papa, más allá de las fuerzas o la edad, se encuentra en la relación personal con Jesucristo y la escucha amorosa de su Plan. En el futuro, nadie podrá exigir la dimisión de un Pontífice aduciendo quien sabe qué incapacidades; es una decisión que quedará siempre entre Dios y su Vicario. 3. LA IGLESIA ES EL CUERPO de Cristo, Él es nuestra cabeza y el Espíritu Santo nos dirige. Todas las fragilidades de la Iglesia no podrán resquebrajar jamás esta verdad fundamental. Dios es más grande que nuestro pecado.

que la Iglesia está por emprender. 7. EN ALGUNOS DÍAS tendremos un nuevo Papa en la proa del barco, guiando la Iglesia, y a un hombre de Dios, con la experiencia de haber ejercido el ministerio petrino, rezando desde la popa. ¿No es este un lindo motivo de esperanza?

4. LA IGLESIA ES EL PUEBLO de Dios y la componemos todos. No es un buen momento para enjuiciar decisiones pasadas ni para señalar nuevos rumbos desde la subjetividad personal. Es tiempo para tener un mismo corazón y para mirar el futuro con esperanza y unidad. Si quieres que la Iglesia cambie, como diría la Madre Teresa de Calcuta, empieza por ti. 5. LAS REFLEXIONES SOBRE el próximo Papa son esencialmente inútiles. Creo que vale la pena tomar parte en estas discusiones en la medida en que se tenga claro que es el Espíritu Santo quien elegirá al sucesor de Pedro y que cualquier reflexión sobre la nacionalidad, la línea teológica, e incluso la santidad de los candidatos, son conjeturas y nada más que eso. El Espíritu Santo sopla donde quiere. 6. LA PENA POR LA DIMISIÓN del Papa no puede ser un obstáculo para llenarnos de esperanza y alegría por la nueva etapa

8. EL PAPA NO DEBE convertirse en un ídolo. Es una gran bendición cuando un Pontífice es también un hombre de Dios pero no debemos olvidar que esencialmente sigue siendo una persona frágil y pecadora. Nuestra obediencia y atenta escucha no dependen de sus cualidades humanas o su integridad moral, sino de su condición de Vicario de Cristo en la tierra. 9. NO TE AFERRES A NINGÚN candidato y no dejes que los medios seculares de comunicación te hagan pensar que, de salir elegido uno, todo saldrá bien, u otro, y todo saldrá mal. Lo primero, porque el Espíritu Santo te puede cambiar los planes. Lo segundo, porque el Espíritu Santo les viene cambiando los planes a ellos desde Juan XXIII (e incluso desde mucho antes). 10. REZA MUCHO para que el Espíritu Santo ilumine a los cardenales electores y les permita ser un instrumento dócil a sus mociones. Ese es el mejor modo de participar en este momento crucial de la vida de la Iglesia.

11. LEE EL DOCUMENTO donde el Papa hace formalmente su renuncia y explícale eso a quienes te lo pregunten. 12. REZA MUCHO por esta nueva etapa en la vida de Benedicto XVI. 13. NO COMPARTAS ni tuitees información dudosa sobre el Papa, el cónclave o los cardenales. 14. INFÓRMATE con una buena agencia católica de noticias. Yo te recomiendo Aciprensa o Aleteia. 15. APROVECHEMOS este tiempo de Cuaresma que empieza para ofrecer nuestra oración, limosna y ayuno, por nuestra amadísima Iglesia.


especial

SEDE VACANTE página 11

3 de marzo de 2013/ AÑO 18, No. 921

Aun sin Benedicto XVI al frente, el Año de la Fe continúa Recordatorios de la Porta fidei

+ «La puerta de la fe» (cfr. Hch 14, 27), que introduce en la vida de comunión con Dios y permite la entrada en su Iglesia, está siempre abierta para nosotros. Se cruza ese umbral cuando la Palabra de Dios se anuncia y el corazón se deja plasmar por la gracia que transforma. Atravesar esa puerta supone emprender un camino que dura toda la vida. + Mientras que en el pasado era posible reconocer un tejido cultural unitario, ampliamente aceptado en su referencia al contenido de la fe y a los valores inspirados por ella, hoy no parece que sea ya así en vastos sectores de la sociedad, a causa de una profunda crisis de fe que afecta a muchas personas.

La renuncia del Papa Benedicto XVI en pleno Año de la Fe, que él mismo convocó a través de su carta pastoral en forma de motu proprio titulada Porta fidei —«La puerta de la fe»—, no sólo fue motivo de sorpresa sino también de cierta duda. ¿Qué habrá de pasar con este acontecimiento eclesial universal iniciado el 11 de octubre de 2012, en el 50 aniversario de la inauguración del concilio Vaticano II, y que estaba programado para su clausura hasta el 24 de noviembre de 2013, en la Solemnidad de Cristo Rey del Universo? Todo permanece La respuesta es que el calendario de celebraciones debe continuar como había sido previsto. Así, tal como informara el órgano informativo Gaudium Press, entre los días 25 y 26 de febrero, ya con el último día del pontificado de Benedixto XVI encima, igual se realizó el Congreso Internacional sobre el tema «San Cirilo y Metodio entre los pueblos eslavos: 1150 años del inicio de la Misión», que era uno de los actos programados para el Año de la Fe. Lo QUe eSTÁ por VenIr Igualmente, no se cancela el día dedicado a los jóvenes, cuya celebración tendrá lugar el 24 de marzo en la plaza San Pedro en Roma y en todo el mundo como suele ocurrir cada Domingo de Ramos, pero que esta vez en el Vaticano lleva el lema de «Sois mis testigos» y que incluirá tres puntos: la peregrinación a la tumba de san Pedro, la Eucaristía con el Papa y un momento de celebración final. Igualmente, el 5 de abril, en el marco del Día Mundial de las

Confraternidades y de la Piedad Popular, bajo el lema «Por las calles del mundo, testigos de la fe», las confraternidades peregrinarán por el Año de la Fe a la tumba de San Pedro, además de que tendrán Adoración Eucarística, confesiones, un encuentro internacional, catequesis y santa Misa. Los días 18 y 19 del mismo mes sigue en pie el llamado a las asociaciones y agrupaciones laicales para vivir la jornada dedicada a todos los movimientos eclesiales en la plaza de San Pedro, unidos con el lema «Yo creo, aumenta en nosotros la fe». adoracIÓn mUndIaL De especialísima importancia en este Año será el día 2 de junio, solemnidad de Corpus et Sanguine Christi, pues se realizará una solmene Adoración de la Eucaristía en todo el mundo. El 15 y 16 de junio será el Día de la Evangelium Vitae, por lo que se dedicará al testimonio del Evangelio de la vida, en defensa de la dignidad de la persona desde el primer instante de vida hasta su último momento, la muerte natural. El día 22 del mismo mes se realizará un gran concierto de música clásica en la plaza de San Pedro con ocasión del Año de la Fe. Del 4 al 7 de julio tendrán lugar las jornadas por los seminaristas, novicios, novicias y todos los que están en el camino vocacional. En Roma será el encuentro de hombres y mujeres de todos los continentes, y será la ocasión para celebrar y testimoniar la fe y el gran valor del servicio en la Iglesia por la Nueva Evangelización.

Como del 23 al 28 de julio tendrá lugar la Jornada Mundial de la Juventud, a celebrarse en Río de Janeiro, Brasil, se espera que muchachos y muchachas de todo el mundo puedan reunirse en torno del nuevo vicario de Jesucristo para celebrar y testificar la fe en Cristo, único Señor y Salvador. en La recTa FInaL El 29 de septiembre, Día del Catequista, está programado un encuentro en Roma y la peregrinación a la tumba de san Pedro. Se espera que los catequistas puedan ser confirmados en la fe por el Papa durante una Misa en la plaza de San Pedro. Además, en los días anteriores, del 26 al 28, tendrá lugar un congreso internacional de catequistas, dirigido por los obispos presidentes de las comisiones episcopales responsables de la catequesis y la evangelización, que además se espera que cuente con la presencia de al menos un representante catequista seglar de cada una de las diócesis. Ya muy cerca del cierre del Año de la Fe, se celebrará el Día Mariano, del 12 al 13 octubre, con la presencia de todas las asociaciones marianas; el 26 será el Día de la Familia; y el 16 tendrá lugar un concierto conclusivo del Año de la Fe, si bien la clausura ocurrirá el 24 durante una celebración en la plaza de San Pedro. recomendacIÓn En una carta pastoral de monseñor Ramón del Hoyo López, obispo de Jaén (España), se lee que la renuncia de Benedicto XVI al pontificado «debe unirnos a los fieles católicos para intensificar nuestra oración en este Año de la Fe».

+ No podemos dejar que la sal se vuelva sosa y la luz permanezca oculta (cfr. Mt 5, 13-16)... Debemos descubrir de nuevo el gusto de alimentarnos con la Palabra de Dios...y el Pan de la vida, ofrecido como sustento a todos los que son sus discípulos (cf. Jn 6, 51). En efecto, la enseñanza de Jesús resuena todavía hoy con la misma fuerza: «Trabajad no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura para la vida eterna» (Jn 6, 27). + La pregunta planteada por los que lo escuchaban es también hoy la misma para nosotros: «¿Qué tenemos que hacer para realizar las obras de Dios?» (Jn 6, 28). Sabemos la respuesta de Jesús: «La obra de Dios es ésta: que creáis en el que Él ha enviado» (Jn 6, 29). Creer en Jesucristo es, por tanto, el camino para poder llegar de modo definitivo a la salvación. + A la luz de todo esto, he decidido convocar un Año de la Fe. ... No es la primera vez que la Iglesia está llamada a celebrar un Año de la Fe. Mi venerado predecesor, el Siervo de Dios Pablo VI, proclamó uno parecido en 1967...Las grandes transformaciones que tuvieron lugar en aquel Año, hicieron que la necesidad de dicha celebración fuera todavía más evidente. Ésta concluyó con la profesión de fe del Pueblo de Dios, para testimoniar cómo los contenidos esenciales que desde siglos constituyen el patrimonio de todos los creyentes tienen necesidad de ser confirmados, comprendidos y profundizados de manera siempre nueva. + El Año de la Fe es una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo.


ESPECIAL

SEDE VACANTE 3 de marzo de 2013/ AÑO 18, No. 921

PÁGINA 12

ES EVIDENTE EL CANSANCIO DEL PAPA

Detrás de la sede vacante

«Un Papa fiel a la tradición»

P

ara Vittorio Messori, escritor y periodista italiano, biógrafo de Juan Pablo II y conocedor de la vida de Benedicto XVI, el proceso que ahora vivimos en la Iglesia, la sede vacante, es fruto de una decisión bien pensada y en conciencia por parte de Joseph Ratzinger. Para Messori, el Papa no tenía otro antecedente que el de Pietro da Morrone, «un eremita arrancado por la fuerza de su celda y elevado al trono pontificio, que abdicó libreme y oficialmente, aduciendo también él en primer lugar una edad más octogenaria y la consiguiente debilidad», caso con el cual Benedicto XVI se sintió identificado. Pero no eran suficientes los antecendentes históricos, por lo cual consultó discretamente a los mayores canonistas, que le confirmaron que la renuncia es posible, pero debía ser anunciada «delante de algunos cardenales»»; es por ello que ésta fue expresada en un consistorio. Otro signo de apego a la tradición fue la lectura de su renuncia en latín, «como para hacer referencia también en esto a aquel lejano precedente(el de Pietro da Morrone)».

Por otra parte,Benedicto XVI ha elegido residir en el convento de clausura «Matter ecclesiae», ubicado en el Vaticano, trabajando por la Iglesia a través de la oración. Al respecto Messori nos recuerda «la discreción proverbial de Joseph Ratzinger. Asegura que no existirá ninguna interferencia con el gobierno del sucesor. Estamos convencidos de que rechazará incluso el papel de «consejero», aunque hubiera peticiones explícitas del nuevo Papa. En su perspectiva de fe, el único verdadero «consejero» del pontífice es el Espíritu Santo que, bajo la bóveda de la Sixtina, le ha señalado con el dedo».

ESPERANZA Respecto al futuro, Messori recuerda las palabras que algún día le confió Joseph Ratzinger: ««Nosotros —me decía— solamente somos palabra del Evangelio, siervos, y por añadidura inútiles. No nos tomemos demasiado en serio; somos únicamente instrumentos y, además, a menudo ineficaces. No nos devanemos demasiado los sesos por el futuro de la Iglesia: realicemos hasta el final nuestro deber. Él pensará en lo demás».

DIRECTORIO El Observador

®

DE LA ACTUALIDAD DE LA ACTUALIDAD

Dirección: Jaime Septién Crespo Dirección adjunta: Maité Urquiza de Septién Dirección de ediciones: Rogelio Hernández Murillo

«Es necesario (para anunciar el Evangelio) el vigor tanto del cuerpo como del espíritu; vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado». Estas son las palabras con las que Benedicto XVI explicó los motivos de su renuncia. Expresado así dejó más dudas que respuestas. El mundo no imaginaba en qué estado se encontraba Benedicto XVI. Desde entonces, mucha tinta ha corrido dando las razones de este acto. Los opinadores profesionales se sienten «vaticanólogos» y han alimentado a la opinión pública con cientos de teorías. En este mar de voces, conviene escuchar a Peter Seewald, el biógrafo del Papa, quien ha pasado horas conversando con el pontífice.

coloquios orientados a trabajar sobre su biografía. Su audición se había resentido; por el ojo izquierdo ya no veía bien; el cuerpo, encorvado. Se le veía muy

LA VISITA DEL PRESIDENTE El último presidente que tuvo la oportunidad de visitar oficialmente a Benedicto XVI fue el de Guatemala, Otto Pérez Molina. Al salir de su encuentro y a pregunta expresa de los reporteros, comentó: «Me dijo(Benedicto XVI) que había

sido una decisión muy dura y difícil, pero que por su edad y por su salud ya no podía estar viajando, que su responsabilidad era muy grande y por eso consideraba que era lo correcto para la Iglesia. Lo noté con mucha firmeza».

UN TESTIGO PRIVILEGIADO Las enigmáticas palabras de la renuncia empezaron a cobrar sentido cuando Seewald narró el último encuentro que tuvo con Benedicto XVI en noviembre del 2012: «El Papa me recibió en el palacio apostólico para continuar con nuestros

delicado, aún más amable y humilde, y totalmente reservado». A esta descripción añade una observación demoledora: «el cansancio se había apoderado de toda su persona, cuerpo y alma; ya no se podía ignorar». Testigo privilegido del andar del Papa, el biógrafo cuenta que

Contraloría: María del Carmen Velasco de Uresti. Editora «Tema de la semana»: Diana Rosenda García Bayardo. Jefe de información: Omar Árcega Escobedo. Editora «Ser Joven»: Rubicela Muñiz Patiño. Editor asociado: Francisco Septién Urquiza. Jefatura de ventas: Patricia Flores de Aboytes. Coordinador de distribución: Agustín Morales Cabello. Coordinador de logística y difusión: Óscar Uresti Serrano. Diseño: Octavio

«Con las últimas fuerzas que le quedaban llevó a término el tercer volumen de su obra sobre Jesús», y comenta que, con tristeza, Benedicto XVI se expresó así de la obra: «Mi último libro».

HOMBRE REALISTA Durante ese encuentro, Seewald le preguntó al Papa qué más se podía esperar de su pontificado, a lo que el pontífice respondió: «¿De mí? De mí, no mucho. Soy un hombre anciano y las fuerzas me abandonan. Creo que basta lo que he hecho». Meses antes, en agosto del 2012, el biógrafo le preguntó al pontífice, en un encuentro en Castel Gandolfo, cómo le había afectado el caso Vatileaks. La respuesta fue que no le había hecho perder el norte, ni le había hecho sentir fatiga, «porque siempre puede suceder». Lo importante para él era que en el desarrollo del caso «se garantice en el Vaticano la independencia de la justicia». El testimonio de Peter Seewald es una luz para entender la decisión que cimbró a la Iglesia y al mundo.

Espinosa Murillo. Diseñador asociado: David Montes. Crédito y cobranza: Fernando Maya Solano. Secretaria y suscripciones: María del Refugio Rojas de Hernández. Agentes de distribución y cobranza: Carmelo Aguillón Sánchez y Salvador González Núñez. Mensajería: Alfonso Sánchez y Arrieta. Asistente de oficina: Teresita Solano de Maya. Redes sociales: Jesús V. Picón. Asesor contable-fiscal: Clemente Chauvet Flores.

El Observador de la actualidad. Publicación semanal de Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. Reforma No. 48, Centro histórico, C.P. 76000, Santiago de Querétaro, Qro., Tels. (442) 214-1842, 224-1454 y 214-5475, lada sin costo fuera de Querétaro 01 800-253 3501.- Correo electrónico: mensaje@elobservadorenlinea.com - Número de Certificado de Licitud de Título 9598.- Número de Certificado de Licitud de Contenido 6695.- Número de Reserva al Título en Derechos de Autor 1080200/2001.- Precio del ejemplar: $10.00.- Suscripción anual en la ciudad de Querétaro (aplican restricciones): $450.00 - Impresión: Rotativas y talleres gráficos S.A. de C.V. Cerro del Chiquihuite No. 25, Col. Las Américas, Querétaro, Qro. Permiso de publicación periódica, autorizado por Sepomex Núm. PP22-0001. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.


ESPECIAL

SEDE VACANTE 3 de marzo de 2013/ AÑO 18, No. 921

PÁGINA 13

BENEDICTO XVI REALIZÓ DESIGNACIONES QUE SON COHERENTES CON SU VISIÓN DE LA IGLESIA

Las últimas decisiones B

enedicto XVI enfrentó situaciones que corrían el riesgo de «desfigurar el rostro de la Iglesia». Fueron acontecimientos que plantearon retos no sólo para el presente, sino también para el futuro. Por ello es que sus últimas designaciones tienen que ver con estas problemáticas.

SIGUE TOLERANCIA CERO En octubre de 2012 Charles Scicluna, el sacerdote Maltés encargado de la oficina de justicia de la Congregación para la Doctrina de la Fe, fue nombrado obispo auxiliar, por lo cual la jefatura de este departamento pontificio quedó vacante. La importancia de este organismo radica en que allí se reciben y se investigan todas las denuncias sobre abusos de sacerdotes. Algunos especularon que la política contra este tipo de conductas había terminado. Sin embargo, en diciembre del 2012 se dio a conocer el nombramiento del nuevo promotor de justicia. El puesto ahora lo ocupa Robert W. Oliver, quien en términos periodísticos será conocido como el nuevo fiscal «antipederastia» del Vaticano. Tomo posesión de su cargo el 5 de febrero. Nacido en Nueva York en 1960, fue juez y fiscal en los tribunales diocesanos de Boston. Jugó un papel clave en la solución de la crisis por los abusos que en 2001 se dieron a conocer y que afectaban a esa arquidiócesis estadounidense. Al llegar a Roma, se comprometió a llevar a cabo las 5 líneas de acción que la Doctrina de la Fe (CDF), habría enviado en una «Carta circular» en mayo de 2011 a las conferencias episcopales para tratar el tema de los abusos y prevenir problemas futuros. Allí dio a conocer que las conferencias episcopales que más se han esforzado por cumplir estos lineamientos provienen de Sudamérica, Norteamérica, Europa y Oceanía. Pero el trabajo en este tema aún está lejos de concluir.

TRANSPARENCIA ADMINISTRATIVA

A finales de enero del 2013 nombró al sacerdote Rafael García de la Serrana como subdirector de la Dirección de los Servicios Técnicos de la Gobernación del Vaticano. Esta es la oficina encargada de contratos a proveedores de la Santa Sede. El padre García llega a este puesto después de evidenciarse en el 2012 que los recursos para el funcionamiento administrativo del Vaticano no estaban siendo utilizados adecuadamente. Con este movimiento el Papa refrenda el compromiso con la transparencia.

BANCO VATICANO En el 2009 Ettore Gotti Tedeschi fue nombrado director del Instituto para las Obras de Religión (IOR), mejor conocido como Banco Vaticano, con la consigna de hacerlo más transparente. Meses después, en el 2010, la justicia italiana abrió

Dos de las últimas designaciones de Benedicto XVI, a la derecha Robert W. Oliver y a la izquierda Ernst Freiherr von Freyberg

una investigación judicial contra dos directivos del Banco del Vaticano por violar las leyes italianas sobre el blanqueo de dinero. Dos años después Tedeschi renunció al cargo en medio de veladas acusaciones de que había sido incapaz de purificar el actuar de esta institución. Desde mayo del 2012 la dirección quedó acéfala. En febrero del 2013 el Papa nombró al nuevo director del IOR, el alemán y miembro de la orden de Malta Ernst Freiherr von Freyberg. La designación se hizo tras un un largo proceso de oscultación y de una serie de entrevistas llevadas a cabo por la comisión cardenalicia. Fue elegido de entre 40 personas.

ÚLTIMOS NOMBRAMIENTOS OBISPALES EN AMÉRICA LATINA

El Papa Benedicto XVI ha seguido de cerca la dinámica de selección y ha expresado su completo consentimiento a la decisión de la comisión cardenalicia. Es un nombramiento que generó polémicas debido a los nexos de una de las empresas de Freiherr von Freyberg con la construcción de fragatas para el gobierno de Alemania.

A LA ESPERA Estamos en sede vacante, pero estos nombramientos hechos poco tiempo antes muestran el compromiso del Papa Ratzinger con la continua purificación de la Iglesia.

LAS ÚLTIMAS ACTIVIDADES DEL PAPA Sábado, 23 de febrero:

Monseñor Ramón Alfredo Dus, arzobispo de Resistencia (Argentina)

Concluyeron los Ejercicios Espirituales. Hubo un breve discurso del Papa. Después, el Papa recibió en una audiencia privada al presidente de la República Italiana, Giorgio Napolitano.

Domingo, 24 de febrero: Ángelus.

Lunes, 25 de febrero: Miguel Ángel D’Annibale, obispo de Rio de Gallegos (Argentina)

Audiencia cardenales.

privada

con

algunos

E

ntre sus últimas decisiones, Benedicto XVI ha dejado a los cardenales en plena libertad de disponer cuándo iniciará el cónclave, si lo desean adelantar o retrasar, aunque esto no podrá ser por un plazo mayor a 20 días. Lo hizo a través de un motu proprio, en donde también expresó que ningún cardenal elector podrá ser excluido de la elección, activa o pasiva, por ningún motivo o pretexto. Y recordó que tanto los cardenales como el personal de apoyo están obligados a estricto secreto con cualquier individuo ajeno al Colegio de los Cardenales electores; por ello, antes del comienzo del proceso de la elección, deberán prestar juramento.

C

on la finalidad de poder explicar las causas de la fuga de documentos de la oficina del Papa, hecho conocido como los Vatiliks, Benedicto XVI ordenó una exhaustiva investigación a tres cardenales. Éstos le han entregado los resultados finales. El Papa declaró reservada esta información y será entregada a su sucesor. El informe, por ahora, no será del dominio público. Sin embargo, el propio vocero del Papa, Federico Lombardi, reconoció que los cardenales que hicieron el informe podrían, durante el cónclave, platicar algunos aspectos de éste con otros compañeros cardenales.

L

a primera reunión de los cardenales será el 4 de marzo; ese día determinaran cuando iniciará el cónclave.

Miercoles, 27 de febrero:

Audiencia general en la plaza San Pedro.

Jueves, 28 de febrero: Fabio Martínez Castilla, obispo de Tuxtla Gutiérrez (México)

PINCELADAS FINALES

A las 11.00 hrs. los cardenales se despidieron del Papa en la Sala Clementina. Hacia las 17.00 hrs. voló en helicóptero hacia Castel Gandolfo. A partir de las 20.00 hrs. comenzó el periodo de la Sede Vacante.

E

l cardenal Tarciso Bertone mandó una carta a los conventos de vida contemplativa de todo el mundo invitándoles a intensificar la oración en este momento tan especial para la vida de la Iglesia.


ESPECIAL

SEDE VACANTE 3 de marzo de 2013/ AÑO 18, No. 921

PÁGINA 14

Escalar la montaña santa

OBRASYRAZONES POR JORGE E. TRASLOSHEROS jtraslos@hotmail.com

Ratzinger y Vargas Llosa L

B

enedicto XVI se despidió con elegancia. El obispo emérito de Roma se dedicará a la oración y la reflexión, sirviendo a la Iglesia de manera apropiada a su edad y fuerzas, según nos explicó. Invitó a la unidad en torno a Jesús, única cabeza de la Iglesia, y en Él a brindar apoyo y confianza al próximo sucesor de san Pedro. Estoy convencido. Una clave para comprender la vida de este hombre sencillo está en el discurso pronunciado al mundo de la cultura durante su viaje a Francia. Entonces explicó, con sensibilidad de poeta, la íntima relación entre el cristianismo y la historia cultural europea. Como san Benito de Nursia, su santo patrón, entiende la vida como este buscar a Dios, para dejarse encontrar por Él. Ratzinger tan sólo ha dado un paso más en su largo camino. Así me explico su serenidad, su alegría, su esperanza. Los análisis en torno a su persona se multiplican dentro y fuera de la Iglesia. Dominan el reconocimiento y la admiración. Desde el atrio de los gentiles llegan las palabras de Vargas Llosa publicadas en El País con el título: «El hombre que sobraba». Con sobriedad y honestidad, sin ocultar diferencias, maestro de las palabras, engarza argumentos en reconocimiento por la persona y su inobjetable batalla por la cultura, por la verdad, por nuestra humanidad. Vargas Llosa dibuja, nítida, la imagen de un profeta judeocristiano rechazado por un mundo «devastado por el materialismo, la codicia y el relativismo moral», abandonado de los suyos, distraídos en vanidades y maquiavelismos, rendido ante el fracaso de sus esfuerzos. Un texto, me atrevo a decir, hermoso por su composición, claridad, ponderación, honestidad y profundidad.

Sin embargo, no comparto el pesimismo de Vargas Llosa por nuestro mundo, la Iglesia y los alcances de la obra reformadora de Ratzinger. La fe me lo impide. Me adhiero a la esperanza del Nazareno. Soy hijo adoptivo del Resucitado. Incluso en el caso de que fuera cierto su diagnóstico, la obra del profeta jamás termina con su vida. Además, por la vía de los hechos, existe evidencia de que el mundo no está tirado a la vera del camino, que las reformas emprendidas por Ratzinger siguen adelante y, sobre todo, que el Concilio Vaticano II ha dado fruto abundante y que, en estos momentos, una nueva generación se apresta a continuar la obra. Una prueba de mi aserto son las mismas palabras de Vargas Llosa, quien responde generoso, aun sin proponérselo, a la invitación lanzada por este «hombre que sobraba» para encontrarnos, como hermanos, en el atrio de los gentiles, en el espacio común de la razón y la caridad. Quiero imaginarles muy pronto sentados a la mesa, platicando como buenos amigos, con sus diferencias, batallas y esperanzas compartidas. Mientras tanto, obvio, conforme el cónclave se acerca arrecian las pedradas. Un periodista italiano dice que le dijeron, que al Papa le habían dicho, que existe información secreta, que casi nadie conoce, sobre redes de corrupción en la curia vaticana. El Cardenal O´Brian de Escocia, para no afectar el cónclave, renuncia ante acusaciones de las cuales se dice inocente; mientras el cardenal Mahony, culpable irredento, se aferra al voto desoyendo el clamor de la catolicidad para que desista. Más allá de chismes, golpes y jaloneos, hay que observar la dirección de las pedradas. Tal vez indiquen lugares sensibles que podrían marcar, para muy bien, la sucesión pontificia.

os libros litúrgicos describen el tiempo de la Cuaresma como una subida hacia el Monte Santo de la Pascua. Es una ascensión fatigosa –oración, ayuno y limosna- que sirve de purificación al alma y de temple al cuerpo para celebrar con fruto la pasión, muerte y resurrección del Señor. Durante este tiempo litúrgico, sobresale el monte de la Tentación, el primer domingo; el monte de la Trasfiguración, el segundo; y luego el monte de los Olivos, el monte del Templo y el monte Calvario. El monte de Galilea será el del mandato misionero y, el último, el monte de la Ascensión. La vida cristiana es una ascensión continua, «de altura en altura», hasta el encuentro definitivo con Dios. El Papa Benedicto XVI usó esta imagen para describir, en

el rezo del último Angelus, su despedida como Obispo de Roma y Pastor de la Iglesia universal. «El Señor me llama», dijo, «a subir al monte, a dedicarme aún más a la oración y a la meditación». Explicó que esto no era desentenderse de la Iglesia, sino que, al contrario, lo haría de una manera más adecuada a sus fuerzas cada vez más débiles. En su libro sobre Jesús de Nazaret, comentando el pasaje de la Transfiguración de Jesús, el Papa Ratzinger había recordado que en la sagrada Escritura el monte indica el lugar de la elevación, no sólo física, sino sobre todo espiritual del hombre, y el lugar más apto para encontrarse con Dios. El texto de san Lucas dice que Jesús, «mientras oraba, su rostro cambió de aspecto y sus vestidos resplandecieron de blancura» (9, 29). El Papa comenta: «La transfiguración es un acontecimiento de oración; se hace visible lo que sucede en la intimidad del diálogo de Jesús con el

Padre: la compenetración de su ser con Dios, se vuelve luz purísima. En su ser uno con el Padre, Jesús mismo es Luz de luz». La oración acerca a Dios y hace al hombre transparente, resplandeciente. En estas palabras el Papa Ratzinger estaba, en cierta manera, describiendo su imagen futura como hombre que cree y hace oración. Cree en su fuerza transformadora. Aunque deje su sotana blanca, su ejemplo gana en luminosidad y su persona se eleva y transforma como ningún sucesor de Pedro lo había hecho durante siglos. De momento, su renuncia al ejercicio del Primado de Pedro ha traído algún desconcierto, pero su verdadero significado y repercusión benéfica en la Iglesia son todavía impredecibles. El poder y la sabiduría de Dios son inabarcables. Incomprensible sólo será para los que no creen en la fuerza de la oración. En la Iglesia sólo quien tiene fe puede hablar con autoridad y con verdad.

Reflexiones ante la espera Por Prisciliano Hernández Chávez, CORC

E

l Papa, de quien dijera su amigo el Arzobispo de Colonia Joachim Meisner , en 2005, recién electo: «es sabio como diez doctores y humilde y sencillo como un niño»; ahora, por propia experiencia, constatamos esta adecuada caracterización. Su renuncia al gobierno de la Iglesia como sucesor de Pedro es una gran lección de Papa, de teólogo entre teólogos, de maestro de maestros y de seguidor de Jesucristo como su cooperador de la Verdad a proclamar de la Vida a vivir y del Camino a seguir. Renuncia que lo engrandece por su humildad, amor y valentía. Durante sus ocho años de pontificado llevó la Barca de Pedro por los mares encrespados de los principios del tercer milenio, en este cambio de época, con terribles retos para la Iglesia y grandes desafíos para la humanidad. No sólo ha sido el pastor sabio que nos ha enseñado la profundidad y belleza de la fe católica, el santo pontífice que ha orado por noso-

tros, sino el hombre prudente del gobierno de la Iglesia. Será recordado como el teólogo que nos enseñó a hacer teología como Iglesia, pues sólo desde ella es donde la Palabra de Dios puede ser escuchada, acogida y pensada. Como comunidad eclesial, tenemos la responsabilidad de que esa Palabra sea acogida en su origen (teología bíblica), en su contenido (teología dogmática) y en su destino(teología práctica). Si el filósofo se apoya en la razón, el teólogo implica a la razón, porque razona, pero va más allá, pues parte de la fe. Una fe objetiva que comporta el acontecimiento de la Revelación y la propia fe subjetiva del creyente que indaga. Por la reflexión sobre el Dios de la Revelación se puede conocer más plenamente a la persona humana integral y a las realidades que le afectan como la dimensión familiar, la social, la política, la ecológica, la sexual, la bioética, la ética y sus mutuas interrelaciones; implica necesariamente pensar a Dios,

con Dios, desde Dios, en la Iglesia, en el exceso del don de la fe y de la gratuidad por la persona humana, en el nosotros del tú humano y del tú divino. Así lo ha hecho el PapaTeólogo y así nos lo ha enseñado en la ortodoxia, más que recta doctrina en su sentido primigenio, como gloria a Dios. Con su ejemplo y magisterio nos ha enseñado la esencia del cristianismo. El Papa que dio su orientación y consuelo no sólo a toda la Iglesia en general sino a los dos millones quinientos mil peregrinos que fueron a Roma cada año para saludarlo y escucharlo y le ofrecieron su gratitud por el bien espiritual recibido. Nobleza obliga el ser agradecidos con este hombre que fue sucesor de Pedro, que entendió su oficio como tarea de amor el apacentar la grey del Señor, en recuerdo al tan amado por el Papa Benedicto, San Agustín, y por ese amor renuncia. Bendito sea Benedicto. Gracias a Dios que nos regaló un Pontífice de su talla.


especial

SEDE VACANTE 3 de marzo de 2013/ AÑO 18, No. 921

página 15

Los absurdos del mundo en la sede vacante Los siguientes ejemplos ocurridos estos días muestran cuan necesaria es la existencia de un vicario de Jesucristo, quien es asistido por el Espíritu Santo en cuestiones de fe y de moral; de otra manera el ser humano rápidamente extravía el camino.

«Pues aquéllos que quitan la cabeza visible de la Iglesia y quiebran los lazos de unidad visible, oscurecen y deforman el Cuerpo Místico del Redentor». (Papa Pío XII)

«¡Santo Padre, quédese con nosotros!», o «¡Tú eres Pedro. Quédate!», son ejemplos de letreros que se advertían entre la feligresía durante los dos últimos Angelus de Benedicto XVI en la plaza de San Pedro. Éstos no sólo son testimonio del amor hacia la persona de Joseph Ratzinger, sino también de la trascendencia del papado. En cambio, donde se desdeña la autoridad papal de inmediato surge el caos. Apenas Benedicto XVI anunció el 11 de febrero que renunciaría el 28 a la cátedra de san Pedro, muchos comenzaron a sentirse «libres» para actuar de acuerdo con sus intereses mundanos.

Sacrilegio en Notre Dame El día 12 de febrero, en París, Francia, ocho mujeres ucranianas del grupo de feministas anticatólico Femen entraron a la catedral de Notre Dame «para celebrar la renuncia del Papa», según indicaron; portaban abrigos, pero cuando estuvieron dentro profanaron el recinto santo despojándose de ellos para quedar desnudas de la cintura para arriba; se habían pintado en el cuerpo letreros como «crisis de la fe» y «Bye bye Benedicto» y «no más Papa», consigna esta última que estuvieron gritando una y otra vez. Enseguida se aproximaron a las nuevas campanas y comenzaron a

golpear tres de ellas con trozos de madera para hacer escándalo. El sacrilegio indignó a algunos de los visitantes, que valientemente las amonestaron; la catedral «es sagrada, ustedes no deben desnudarse aquí», les dijo, por ejemplo, una turista francesa. Finalmente las mujeres fueron sacadas de ahí por los servicios de seguridad del templo, pero permanecieron una decena de minutos frente a la Catedral con sus gritos y su exhibicionismo.

Encuestas para influir Algunos medios de comunicación se han dado a la tarea de publicar encuestas como medidas de presión a fin de que la Iglesia abandone de una vez por todas las enseñanzas de Jesucristo a fin de adaptarse a los caprichos del mundo. En Alemania, por ejemplo, el sondeo Politbarometer de la segunda cadena televisiva pública del país, Zdf, indicó que el 84% de los que se dicen católicos (la mayoría está lejos de serlo en verdad) quiere que se elimine el celibato sacerdotal, el 75% se manifiesta en favor del sacerdocio femenino, y el 79% desea que se aprueben las nuevas nupcias para los divorciados. Desde Argentina también se trabaja en este sentido con la publicación de un estudio de la consultora privada Ibarómetro, según el cual el 82% de los que dicen ser católicos quieren que la Iglesia acepte el uso de preservativos, el 60% desea que haya sacramento del Matrimonio para las uniones homosexuales, sacramento del Orden para mujeres (sacerdotisas) y sacerdotes casados. Por si fuera poco, el 52.4% de los «católicos» argentinos considera que el Papa tiene poca o ninguna importancia en sus vidas —con razón se han desviado tanto de la fe cristiana—, mientras que apenas el 10.1% entiende que su figura es relevante.

Malas declaraciones También está el caso de uno que otro ministro consagrado que ha perdido la brújula y, apenas anunciada la renuncia papal, se ha apresurado a hacer declaraciones contrarias a la fe cristiana. Por ejemplo, el sacerdote español Jesús López Saez, responsable de la Asociación Comunidad de Ayala de Madrid, que promueve la renovación eclesial, dijo en el programa de televisión Cuarto Milenio, que ojalá «se acabe el Vaticano y se acabe el papado, que no fue instituido por

Jesús»; más aún, que Cristo «nunca instituyó una Iglesia». Mucho más grave ha sido el incidente con el cardenal Joachim Meissner, arzobispo de Colonia, Alemania: el día 12 de febrero la agencia EFE publicó una nota en la que se adjudica al cardenal la declaración de que Benedicto XVI aprobó para «los hospitales católicos alemanes el uso de la píldora anticonceptiva de urgencia, conocida como ‘píldora del día siguiente’, en mujeres víctimas de violación». Según la nota, la información la dio a conocer el cardenal Meissner en declaraciones al rotativo Kölner Stadt Anzeiger, en las que comenta que se trata de un acuerdo consensuado con la Congregación para la Doctrina de la Fe y la Academia Pontificia para la Vida.. Por si fuera poco, EFE escribe que hubo un diálogo —algo totalmente falso— entre Meissner y el secretario particular de Benedicto XVI, monseñor Georg Gänswein: «Él me dijo: ‘El Papa lo sabe. Todo está en orden’», habría afirmado el cardenal. En realidad los medios se han aprovechado de la sede vacante para agrandar lo ocurrido el 31 de enero, cuando Meissner declaró —tras que un grupo de médicos le mintió hasta convencerlo de que la píldora no es abortiva— que «si una medicina que evita la concepción es usada luego de una violación con el propósito de evitar la fecundación, entonces eso, en mi opinión, es aceptable».

Claman por democracia Otro incidente ha tenido lugar tras que la Santa Sede confirmó en los últimos días del pontificado de Benedicto XVI a Ana Maria Marques Cintra como nueva rectora de la Pontificia Universidad Católica de Sao Paulo, Brasil, lo que ha devenido en amenazas, quejas e insultos de un grupo de estudiantes y profesores que se oponen al nombramiento y clamaban a favor «de la democracia», lo que incluso los llevó a decapitar un muñeco que representaba al Papa. Jesucristo, Dios y Salvador del hombre, jamás realiza acciones inútiles, y el hecho de que estableciera una cabeza visible en su Iglesia a través de Simón Pedro y sus sucesores es porque, sin ella, sin esta garantía para encontrar el Evangelio auténtico, la Iglesia está en riesgo de sufrir en su seno muchas más divisiones de las que ya ha tenido históricamente, como los casos ya descritos D. R. G. B. lo demuestran.


PÁGINA

16 Chi

3 de marzo de 2013

AÑO 18, No. 921

s a t spi

En la clase de matemáticas el profesor pregunta a un niño: —Si una mujer limpia la casa en una hora, ¿que tiempo durarán dos mujeres para limpiar la misma casa? — ¡Tres horas! — ¡La respuesta es media hora! ¿De dónde sacas tres horas? — Usted podrá saber mucho de matemáticas, pero no sabe lo que hablan dos mujeres cuando se juntan. ¿Por qué los changos no van a las fiestas? Porque son pa‛changas.

— Lo siento, pero mi gato mató a tu perro. — ¡Ja! ¿Qué estás diciendo ? ¡Si mi perro es un doberman! — Sí, pero mi gato es hidráulico.

Moisés es rescatado de las aguas Hoy comenzamos el segundo libro de la Biblia: el Éxodo. Jacob (Israel), junto con sus familias y sirvientes, se había ido a vivir a Egipto. Pero con el paso de los años murió toda aquella generación; sin embargo, sus descendentes eran tan numerosos que un nuevo faraón, temiendo que el pueblo hebreo (los israelitas) se hicieran más numerosos que los egipcios y les declararan la guerra, los esclavizó dándoles los trabajos más duros. Además estableció algo terrible: que cada vez que nacieran niñas hebreas se les dejaría con vida, pero que cuando nacieran niños hebreos deberían ser asesinados. En una familia que ya tenía dos hijos mayorcitos, Aarón y María, les nació un hermanito. La mamá lo mantuvo escondido durante tres meses, pero

como no podía ocultarlo más, tomó un canasto de papiro, le tapó los agujeros, metió ahí al bebé y lo puso en el río, entre los juncos de la orilla, cuando la hija del faraón bajó a bañarse con sus siervas. María, la hermana del bebé, se escondió cerca para ver lo que ocurría. La hija del faraón vio el canasto, y cuando lo abrió encontró al niño llorando y se compadeció de él. «¡Es un niño hebreo!, exclamó. La hermana del bebé se acercó y le preguntó: «¿Quieres que llame a una nodriza hebrea para que te críe al niño?». La hija del faraón dijo que sí, de manera que Dios permitió que fuera la propia mamá del bebé quien se encargara de criarlo. Y cuando el niño creció, la mamá lo llevó a la hija del faraón, quien lo trató como si fuera su hijo y le puso el nombre de Moisés diciendo: «Lo he sacado de las aguas».

Mil ochocientas cartas de niños mexicanos para Benedicto XVI Los participantes del Primer Congreso Regional de la Infancia y Adolescencia Misionera (CORIAM) en Hermosillo, Sonora, México, han enviado más de mil ochocientas cartas para decir «gracias» a Benedicto XVI y pedirle que rece por los niños del mundo. «Ya no teníamos dónde meter todas estas cartas dirigidas al Papa —dijo el padre Aldo Estrella García, secretario de la Santa Infancia de México— pues no eran suficientes las cajas disponibles en ese momento. A pesar del gran número, hemos trabajado para enviarlas todas inmediatamente al Papa Bene-

Siete diferencias

dicto XVI, antes del 28 de febrero». Según un comunicado recibido en la agencia vaticana Fides, en el encuentro celebrado del 15 al 17 de febrero participaron niños de las provincias eclesiásticas de Baja California, Chihuahua y Hermosillo, ciudad ésta donde los infantes realizaron una marcha misionera desde la Catedral al estadio deportivo. En el camino cantaron y rezaron por los misioneros de todo el mundo, y en un momento de fuerte emoción y silencio total, pidieron que se ponga fin a la violencia en México. Fuente: Zenit

Recorta las figuras Haz también una ranura con las tijeras donde está la zona punteada para que puedas sujetar al bebé Moisés a su canasta.


921 El Observador de la Actualidad