Issuu on Google+

«SOY UN APASIONADO DEL CRISTIANISMO»

El obispo de la diócesis de Saltillo, fray José Raúl Vera López, habla -como es su costumbre-sin tapujos sobre su misión pastoral: «lo que importa es hacer llegar el evangelio a los desplazados» PAG. 2

El Observador DE

10 de abril de 2011

AÑO 16

No. 822

LA

ACTUALIDAD $10.00

Fundado en 1995

elobservadorenlinea.com

Abuso de niños,

SOBRE LA MARCHA

«negocio» perverso

SANTIAGO NORTE

Sucede una vez al siglo. El domingo pasado el Estadio Azteca recibió un entradón. ¿Aficionados al futbol? ¿De U2? ¿De Ricky Martin? Nada de eso. Apasionados de Juan Pablo II.

Un millón y medio de víctimas a nivel mundial nos hablan de que el abuso de niños y niñas es un problema grave. La seriedad del problema es doble: por un lado, la cantidad de inocentes que lo padecen, y por el otro, los daños a la personalidad que deja.

OPINIÓN JORGE TRASLOSHEROS

El episcopado mexicano, la Constitución y los Derechos Humanos(III)

Veinte mil víctimas en México y un «negocio» que en ganancias sólo está por debajo del narcotráfico, nos hablan de redes de complicidades entre criminales y autoridades, pues sólo de esta forma una actividad ilícita puede prosperar tanto. 21 estados de la república padecen este mal, algo que nos debe preocupar y ocupar. Frente a este panorama, la Iglesia levanta la voz y promueve acciones para detener el mal. Cientos de católicos están trabajando desde diversas trincheras para evitar que miles de niños y niñas sean privados de gozar su infancia. Pero todos, desde nuestras coordenadas de vida, debemos formarnos y formar conciencia; sólo así estaremos construyendo un futuro más digno.

PÁGINA 12

SER JOVEN

Foto: www.octavioespinosa.com

Alejarlos del peligro, es tu misión

PAG. 3

¿Ves a esta mujer?

en nuestra sociedad. Con el intrincado aparato de legalidad existente se le busca dar respuesta ocultando la realidad de esta práctica; se inventan zonas de tolerancia, se le cambia de nombre y hasta de estatus social, pero se mantiene el régimen de marginación y de explotación.

Mario De Gasperín Gasperín, obispo de Querétaro, nos invita a reflexionar, a través del pasaje bíblico de la mujer adúltera (Lucas 7,37), como se sigue abordando el tema de la prostitución

Jesús

de Nazaret ¡Ya está aquí a un precio especial!

Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección. Del Papa Benedicto XVI

Librería Diocesana Teresitas Tel. 212 53 54 El Observador Tel. 224 14 54 ext.107

PAG. 12

DIOS Y LOS FENÓMENOS SOBRENATURALES

Aunque el ser humano a veces no alcanza a comprender los fenómenos sobrenaturales que Dios nos ha mostrado a los largo de la historia, éstos existen, y se han manifestado en la vida de numerosos varones y mujeres. PAG. 8

EN

PRÓXIMA SEMANA

ALEJANDRO SORIANO

“Muchas sor juanas son productos de la ideología”

DENTRO DE DOS SEMANAS “Ya la gente

JOSEFINA

VÁZQUEZ MOTA

no le cree a los políticos”


PÁGINA

2

10 de abril de 2011 AÑO 16, No. 822 /

El Observador

LA SEGUNDA

POR JAIME SEPTIÉN jaimeseptien @elobservadorenlinea.com

«Tía Mar»

L

a madrugada del domingo 3 de abril, cuando en el Evangelio recordamos el paso de las tinieblas a la luz por la curación del ciego de nacimiento, se mudó a vivir, de su casa de 16 de Septiembre, en el centro histórico de Querétaro, a la Casa del Padre (domiciliada en ese vasto campo de gozo que llamamos cielo), la señorita Margarita Urquiza Septién, la «tía Mar», referente moral obligatorio de una enorme familia católica y queretana. Me cupo el honor de haber platicado con ella, a solas, una noche antes de la de su muerte. Fue un instante de transfiguración. No tanto por lo que hablamos, sino por lo que flotaba en el ambiente. Mi esposa estaba en el templo de la Congregación, a 20 pasos del cuarto donde pasaba «Tía Mar» sus horas postreras. La noche de primavera esparcía su perfumado aroma de viernes primero. El rezo del Rosario, las campanadas llamando a Misa. La gente paseando en el centro. El balcón abierto de par en par. Ruidos del crepúsculo de la provincia. Un tema le preocupaba (y le preocupó siempre): la pérdida de los valores de la fe. Ella era una grande defensora de la tradición, de la bella tradición católica en la que México construyó su alma y de la que hoy abjura. Me asaltó la idea de que con «Tía Mar» se extinguía, también, una parte fundamental de mi Patria. La que nos viene de las raíces de nuestro ser nacional. La que nació con «la vecina» de nuestra tía: la Virgen de Guadalupe (ella podía escuchar, casi, la vida íntima de la Congregación, segundo santuario guadalupano de México). Su padre, don Manuel Urquiza, abuelo de Maité mi esposa, había escrito (con aprobación papal) las dos jaculatorias más famosas del siglo XX: «Sagrado Corazón de Jesús, perdónanos y sé nuestro Rey»; «Santa María de Guadalupe, Reina de México, ruega por tu nación». Hablamos de ellas. De la urgente tarea de repetirlas al final de la Misa, en todos los templos de la Patria; de integrarlas en la vida de los fieles. Un deseo grande, como su corazón. Nos dejó esa encomienda. Y se fue como se van al cielo los buenos cristianos, con la satisfacción de haber corrido bien la carrera y de esperar el justo premio de la vida eterna.

FRAY JOSÉ RAÚL VERA LÓPEZ

OBISPO DE SALTILLO

«En los momentos críticos es cuando el Evangelio muestra su riqueza»

F

ray José Raúl Vera López OP, obispo de Saltillo, vive siempre al filo de la navaja. Los marginados, los excluidos, los explotados son la misión de este dominico guanajuatense (Acámbaro, 21 de junio de 1945), ingeniero químico por la UNAM y teólogo por la Universidad de Santo Tomás en Roma. Nombrado obispo de Ciudad Altamirano (1987) por Juan Pablo II, luego

-¿De dónde sale tanto choque? --El proyecto del Reino es un proyecto de seres humanos. En la diócesis de Saltillo hemos seguido con toda atención las voces, los clamores de los sectores más vulnerados, desprotegidos y excluidos de la sociedad: los mineros del Carbón, los migrantes, los familiares de los desaparecidos, los homosexuales…

-Estos últimos son los que le han generado numerosas críticas, ¿no es así? --Porque no se entiende la solidaridad. La falta de solidaridad es la constante de nuestro mundo. Pero quiero dejar muy en claro que el referente de los que sufren es aquello que nos obliga a ser Iglesia. Jesús está entre los pobres, los excluidos, los desplazados. Y la Iglesia ha hecho una opción preferencial por los pobres, por los excluidos, los desplazados.

-Su nuevo Plan de Pastoral va a todos… --Y todos llevamos las cargas. No es vino nuevo en odres viejos. Para entrar en sintonía con Jesús hay que tener una mentalidad y un corazón nuevos. Jesús acoge a todos. Nuestra obligación es llamar a todos al seno de Jesús.

-¿No se siente usado algunas veces? --Entender al mundo desde la perspectiva de los más abandonados es entender a los hombres. Para mí, el servi-

fue a San Cristóbal de las Casas, como coadjutor de monseñor Samuel Ruíz (1995). De estas dos realidades tomó experiencia, vuelo, ganas de enterarse de los olvidados. El 30 de diciembre de 1999, el propio Juan Pablo II lo movió como titular de la diócesis saltillense. Once años de batallas mediáticas por llevar a cabo su tarea: «aceptar lo que el Espíritu hoy le pide a la Iglesia».

cio es estar en la verdad de los desposeídos. Renunciar a acercarse a ellos es la pobreza de muchos de nuestros gobernantes.

-¿La de usted es opción preferencial u opción exclusiva?

cristianismo nos invita a amarlos a todos, en especial, como con la comunidad lésbico gay, aquellos a los que nos han hecho creer que «no se lo merecen».

-¿Y en su diócesis quiénes son?

--Cuando Jesús nos dice «miren a los pobres» lo que nos dice es que si hay alguien que carezca de lo necesario nuestra sociedad está mal organizada. Los bienes tienen un destino universal. La propiedad tiene una hipoteca social. Yo lo que hago es recordarlo a cada rato.

--Los mineros, los migrantes, las familias de los desaparecidos, los homosexuales… todos los que la comunidad tiene una «excusa» para no atenderlos, una calificación despectiva, una mueca de horror. Repito: es nuestra identidad cristiana la que está en juego.

-La crisis arrecia…

-Dicen que cuando se mete con los homosexuales no sabe con quién se mete… ¿o sí lo sabe?

--En los momentos críticos es cuando el Evangelio muestra su riqueza. Cumplir con el Evangelio es no esconderse y así dejar de colaborar en el cambio de estructuras que son absolutamente injustas.

-Se le acusa de ser un obispo muy radical… --Porque soy y seguiré siendo un apasionado del cristianismo. Para mí es un pecado que la Iglesia no se organice como Iglesia para enfrentar la injusticia. Todos son personas y el

--La Iglesia católica sabe muy bien el papel de la sexualidad en la vida del hombre. No nos salimos de la riqueza de la fe: actuamos desde la fe. Mi opción es fuerte. Entiendo la plenitud de la persona y tengo que ayudarla con el Evangelio en la mano, en el corazón. No es la comodidad, es la fuerza de la Iglesia la que me impulsa.

-Dígame tres cosas que le preocupen que crean de usted… --Que yo impulso la degradación de los homosexuales; que intento hundir a los hundidos, que tengo otras intenciones diferentes al amor de Dios. Yo hablo a la dignidad de los necesitados. Como bien dijo el Papa Benedicto XVI, refiriéndose al «buen samaritano»: toda persona en necesidad es mi prójimo. No hay que darle más vueltas. Por J.S.C.

Jesús está entre los pobres, los excluidos y los desplazados. Y la iglesia ha hecho una opción preferencial por los pobres y desplazados”.


GRAN REPORTAJE

10 de abril de 2011/ AÑO 16, No. 822

PÁGINA 3

Campaña contra la explotación sexual de niños y contra la pornografía infantil

México, quinto lugar en “turismo” sexual

Gilberto Hernández García

«Y al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en Mí, mejor le es que le pongan al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y que le echen al mar». (Mt 18, 6)

E

l abuso y la explotación sexual de niños es un problema antiguo; sin embargo, a pesar de los esfuerzos de organismos internacionales dedicados a erradicar este mal de proporciones planetarias, en los últimos años ha crecido de forma alarmante. Es sabido que el abuso sexual infantil puede darse en «privado», en el seno del mismo hogar o en otras instituciones que deberían entrañar seguridad y protección para los niños, como la escuela, iglesias o clubes deportivos. En esos casos los perpetradores de los abusos son personas cercanas a la familia y a los niños, vecinos, inclusive parientes. La forma más perversa de esta realidad la entraña el tráfico de menores para su explotación sexual con fines comerciales, en una «industria» que genera miles de millones de dólares al año.

PRÁCTICAS DEGRADANTES Organismos de defensa de los derechos de los niños hablan de más de un millón y medio de menores, los que se encuentran prácticamente secuestrados por las redes de explotación sexual en el planeta. Según los especialistas, existen tres formas principales e interrelacionadas de explotación sexual comercial: la prostitución, la pornografía y el tráfico con propósitos sexuales. Otras formas de explotación sexual de la niñez incluyen el turismo sexual y los casamientos tempranos. Según datos resultantes de una investigación

realizada por la organización End Child Prostitution Pornografy and Traffiking in Children (ECPAT), el fenómeno de la explotación sexual comercial involucra a prácticamente todo el planeta, pero hay mayor presencia en países como Bangladesh, Laos, Camboya, Vietnam, Tailandia, Sri Lanka, Taiwán, India, Brasil, Colombia, México, Venezuela, Perú, Filipinas, República Dominicana, Ucrania, Bulgaria y muchos países africanos.

A PESAR DE LOS CONVENIOS INTERNACIONALES El Observatorio permanente de la Santa Sede ante la Organización Mundial del Turismo, ha señalado a propósito de este fenómeno: «una política despreocupada, la avidez económica de clases locales privilegiadas, la pobreza de ciertos países y la lucha por la sobrevivencia de los estratos de la población constituyen el humus, la base en la cual se desarrolla esta nueva forma de reducción a la esclavitud». La Iglesia ha insistido en distintos foros acerca de la urgente necesidad de proteger a los niños de la explotación sexual mediante instrumentos internacionales más efectivos.

POSIBLES ACCIONES DE CONTRASTE Para los activistas que buscamos poner fin a esta degradante situación, nuestra primera acción se dirige a hacer conciencia de que nos encontramos ante un problema serio. Estamos hablando de un negocio en el que algunas personas ganan mucho dinero de

manera inmoral, degradando la dignidad de los afectados. La clave para vencer es desalentar la demanda. En los foros internacionales se han presentado estrategias que van desde intervenir en la economía de países «donantes» de niños, hasta el desarrollo de trabajos significativos de prevención con los mismos niños; o educando y formando a los cuerpos policíacos locales para que presten atención al fenómeno. En otros lugares, particularmente aquellos conocidos como destinos de turismo sexual infantil, ya se trabaja con los sectores a los que el turista del sexo se dirige: taxistas, guías, albergues, de modo que no se le propongan al turista estas actividades. En diversos puntos del planeta, la Iglesia católica está liderando iniciativas para detener el tráfico y explotación sexual de menores; tal es el caso de la red que ha creado la Unión Internacional de Superioras Generales y que está dando «dolores de cabeza» a esta aberrante «industria».

PARA NO OLVIDAR

Un millón y medio de niños son explotados sexualmente a nivel mundial

VíctimasenMéxico

20,000

Ganancias:

24,000

millones de dólares

Turismo sexual: 5o lugar mundial Estados con el problema:

21


TEMA DE LA SEMANA

FENÓMENOS DIVINOS EXTRAORDINARIOS 10 de abril de 2011/ AÑO 16, No. 822

PÁGINA 4

Dios nos sorprende:

Los fenómenos sobrenaturales Por Diana R. García B.

«Cuando Moisés bajó de la montaña del Sinaí, trayendo en sus manos las dos tablas del Testimonio, no sabía que su rostro se había vuelto radiante» (Ex 34, 29)

«Entonces Sansón invocó al Señor así: ‘Señor, acuérdate de mí y devuélveme la fuerza por esta sola vez’... » (Jue 16, 26-31)

H

ace algunas décadas se puso de moda entre cierta corriente «modernista» de teólogos católicos y protestantes la práctica de «desmitificar» las Sagradas Escrituras. Ello significaba desechar todo lo que de sobrenatural presentaba la Biblia; es decir, aquello que la razón humana no alcanzaba a entender debía interpretarse como «mito» y, por tanto, como no histórico. Por supuesto, con semejante invento lo único que se logró fue convertir a Dios en esclavo de las propias leyes naturales que Él creo, incapaz, por tanto, de manifestar su omnipotencia. Así, fenómenos como el esplendor en el rostro de Moisés (cfr. Ex 34, 29-35) o la fuerza de Sansón (cfr. Jue 13-16) debían considerarse meras leyendas. Pero la verdad es que Dios no sólo hizo lo que la Biblia dice que hizo en tiempos del Antiguo Testamento, sino que, a partir del Nuevo, Él hace eso y mucho más. ¿Pruebas? La vida de numerosos varones y mujeres de Dios a los largo de la era cristiana. He aquí algunos de los numerosísimos fenómenos sobrenaturales:

FENÓMENOS DE ORDEN COGNOSCITIVO Las visiones. Son de tres tipos. 1) Visiones externas son aquellas en que los ojos del cuerpo perciben una realidad naturalmente invisible al hombre; en tal caso no es necesario que el objeto que se ve (persona o cosa) esté física y realmente presente, sino que basta que se forme la imagen en la retina. Es a lo que de ordinario se le llama apariciones. 2) Visiones imaginativas son aquellas en que Dios estimula la imaginación del individuo a fin de comunicarle un mensaje, de manera que el subconsciente humano no es capaz de controlar o dirigir el proceso. De este tipo son los sueños proféticos. 3) Visiones intelectuales son aquellas en las que ya no intervienen los sentidos sino sólo la inteligencia, pero sin necesidad de emplear la facultad de razonar, por ello se accede a un entendimiento puro, superior a todo lo humanamente posible. Las locuciones. Son comunicaciones que Dios hace. Pueden ser percibidas por los sentidos externos (el oído) o interiormente. Es común que visiones y locuciones

se den al mismo tiempo, pero no necesariamente. El beato Francisco Marto veía pero no podía oír a la Virgen en Fátima. Las revelaciones. Son manifestaciones sobrenaturales de una verdad oculta o un secreto divino que Dios decide comunicar para bien general o para la utilidad de quien la recibe. Pueden ser privadas (cuando son hechas a un individuo, y no entran en el depósito de la fe) o universales (las Sagradas Escrituras y la Tradición). Conocimiento del interior de otro. Dios comunica a un siervo suyo los secretos del corazón de otras personas, por ejemplo, sus pecados. Fue algo que experimentaron frecuentemente el Santo Cura de Ars y el padre san Pío de Pietrelcina. La hierognosis. Es el conocimiento de lo que es sagrado. Quienes reciben esta gracia son capaces de distinguir sin ningún esfuerzo de su parte un objeto bendito de uno que no lo está, o las auténticas reliquias de los santos. Ciencia infusa universal. Tiene lugar cuando, sin estudio alguno, se posee un vastísimo conocimiento de la Sagrada Escritura, de los principios de la vida espiritual o de la teología.

salud. El de santa Catalina de Siena duró ocho años; el santa Ludovina de Schiedman, 28 años, el de la beata Caterina de Raconigi, diez años. La vigilia o privación prolongada del sueño. San Macario de Alejandría pasó 20 años continuos sin dormir. La agilidad. Consiste en la traslación corporal prácticamente instantánea de un lugar a otro. La Biblia recoge el caso del diácono Felipe, que fue de pronto transportado por Dios a la ciudad de Azoto tras bautizar al etíope (cfr. Hch 8, 39-40). Otros santos que experimentaron este fenómeno fueron san san Felipe Neri, san Antonio de Padua y san Martín de Porres. La bilocación. Consiste en la presencia de una misma persona en dos lugares distintos al mismo tiempo. Las levitaciones. Es la elevación espontánea del suelo y el mantenimiento del cuerpo humano en el aire sin causa visible. Si el cuerpo se eleva un poco se llama éxtasis ascen sional; si se eleva a gran altura recibe el nombre de vuelo extático; y si comienza a andar velozmente a ras del suelo, pero sin tocarlo, se llama marcha extática.

FENÓMENOS DE ORDEN CORPORAL

La sutileza. Es el paso de un cuerpo a través de otro. San Raymundo de Peñafort entró en su convento a puertas cerradas.

FLos estigmas. Se trata de llagas o heridas, visibles o invisibles, que concuerdan con las de Jesucristo en la Pasión. Pueden ser varias o solo una.

Esplendores. Son irradiaciones luminosas que a veces despiden los cuerpos de los santos, sobre todo durante la contemplación o el éxtasis.

Sudor de sangre. Es la expulsión de líquido sanguinolento a través de los poros de la piel, particularmente los de la cara. El hecho histórico por excelencia es el de Jesucristo (Lc 22, 44). Ha habido un número pequeño de santos y personas pías que también han tenido sudor de sangre.

Osmogénesis. Es la emanación sobrenatural de un cierto perfume de exquisita suavidad del cuerpo de los santos.

Lágrimas de sangre. Son una efusión sanguinolenta a través de los lagrimales. Estos casos son más raros. Ayuno absoluto. En la Iglesia ha habido muchos casos de ayuno absoluto prolongado sin detrimento alguno de la

FENÓMENOS DE ORDEN AFECTIVO Éxtasis místico. Estado de contemplación tan profundo que se suspenden los sentidos. Los incendios de amor. Fenómeno en el que el amor hacia Dios se manifiesta exteriormente bajo la forma de fuego que quema, incluso materialmente, la carne y la ropa cercana al corazón.


TEMA DE LA SEMANA

FENÓMENOS DIVINOS EXTRAORDINARIOS 10 de abril de 2011/ AÑO 16, No. 822

PÁGINA 5

¡Cuidado! No todo lo que parece de Dios es de Dios

Giorgio Bongiovanni

L

os fenómenos sobrenaturales, si son auténticos, proceden siempre de Dios y no son explicables por la ciencia. Pero a veces la propia naturaleza o el demonio pueden imitarlos. Los fenómenos naturales que aparentan sobrenaturalidad tienen como fuente elementos de orden fisiológico (temperamento, sexo, edad), la imaginación, los estados depresivos por diversas causas (trabajo intelectual absorbente, meditación religiosa mal regulada, excesiva austeridad) y las enfermedades. Por ejemplo, hay estigmas que no son sino naturales, presentes en personas que padecen histeria y que se provocan ellas mismas las heridas. Es famoso el caso del adolescente Alberto Solís, alias «Betito», de Saltillo, Coahuila, que decía que la Virgen le hablaba, y que intentó en 2007 provocarse

heridas parecidas a los estigmas de Cristo en manos y pies, para lo cual quiso someterse a un tipo de tatuaje que deja hundimientos permanentes en la piel. Pero, por ser menor de edad, no encontró tatuador que accediera. Hay un caso más famoso, el del italiano Giorgio Bongiovanni, a quien le gusta exhibir sus estigmas al tiempo de proclamar toda una serie de tonterías inimaginables: que él es la reencarnación del beato Francisco Marto, quien a su vez fue la reencarnación de san Juan Bautista, quien a su vez fue la reencarnación del profeta Elías; que en 1991 (luego en 1993, y después en 1996) el mundo se iba a acabar; y, ahora, que en 2012 Jesucristo regresará a la Tierra en una nave espacial acompañado de los extraterrestres. ¿Cómo puede un hombre como Bongiovanni conservar los estigmas por tanto tiempo (se supone que los tiene desde 1989) si sólo son heridas naturales que tarde o temprano deberían cicatrizar? La respuesta no es fácil, pero no debe olvidarse que también los demonios tienen la capacidad de producir fenómenos asombrosos que se confunden con la acción de Dios. Por ejemplo, pueden falsificar visiones y éxtasis; producir esplendores; curar enfermedades (producidas por los mismos demonios); hacer aparecer estigmas, etc. Aunque no son científicamente explicables, estos hechos no deben ser llamados sobrenaturales sino preternaturales, del latín praeter naturam, que significa «más allá de la naturaleza», y que se refiere al fruto de la actuación de un ángel o un demonio.

A Satanás le gusta

imitar lo divino para confundir Algunos ejemplos de lo que hace

¿MOSTRAR ONO MOSTRAR? Si hay algo que los verdaderos santos buscan es mantenerse en el anonimato. Si tienen los estigmas, lo que menos desean es que sean visibles porque su intención es sufrir con Cristo lejos de la fama y los medios de comunicación. En cambio los estigmatizados de origen no divino gustan de la notoriedad; por eso muestran sus heridas siempre que pueden.

É

ste es un testimonio firmado con el nombre «Erasmo di Basi» y publicado en la revista Renovación del Espíritu Santo, de septiembre de 1987: «Hace ya algunos años tuve la experiencia del juego del vaso, no sabiendo que se trataba de una forma de espiritismo. Después de algún tiempo me acometieron extrañas facultades. Tenía las mismas facultades que en parapsicología se definen como extrasensoriales, es decir: clarividencia, lectura del pensamiento, diagnósticos clínicos, lectura del corazón y de la vida de personas vivas o muertas, y otros poderes. Meses después se añade otra facultad: la de anular el dolor físico con la imposición de manos, aliviando o eliminando el estado de sufrimiento. «Leyendo después la Palabra de Dios, me di cuenta de que mi vida no había cambiado en absoluto. Continuaba siendo fácil a la ira, lento en perdonar, fácil al resentimiento, susceptible a la ofensa. Tenía miedo de tomar mi cruz, miedo de la incógnita del futuro y de la muerte. «Después de un largo peregrinar y tormentosas penalidades, Jesús me condujo hacia el movimiento de la Renovación Carismática. Aquí encontré algunos hermanos que han rogado por mí, y se ha constatado que lo que me había sucedido no era de origen divino sino fruto del Maligno. He reconocido y confesado mis pecados, me arrepentí y renuncié a toda práctica oculta. Y mis poderes cesaron». Ya desde hace mucho tiempo se han podido realizar estudios serios que han evidenciado la intervención del demonio en fenómenos extraordinarios. Así, por ejemplo, el libro Medicina católica, del doctor Henri Bon (1859, Argentina), reco-

ge este testimonio sobre los estigmas y otros hechos preternaturales experimentados por una mujer entre 1890 y 1891 en Lyon, Francia: «Los dolores y los estigmas tenían lugar a veces en el coro de la capilla. Allí, en éxtasis, los ojos fijos sobre una visión invisible para todos los demás presentes, la señora N permanecía largo tiempo en esa actitud, con los brazos en cruz y la frente sangrando en forma tal que sus compañeras debían secarla con paños. «A menudo también, arrodillada en la barra de hierro de su lecho o en otro lugar, y en éxtasis, se mantenía en posturas asombrosas y naturalmente imposibles, de equilibrio inestable. «La señora N tenía estigmas en seis regiones diferentes de su cuerpo: en la cabeza, en la mano derecha, en la izquierda, en el pie derecho, en el izquierdo y en el costado izquierdo del pecho... «Los médicos que examinaron a la estigmatizada llegaron a esta conclusión: ‘No es posible admitir que la concentración del pensamiento, por fuerte e intensa que se quiera, logre producir tales prodigios’. Además, la estigmatizada tenía visiones, éxtasis, discernimiento de conciencias, vista a la distancia, etc. «El examen de la causa, muy voluminoso, fue confiado a un teólogo muy versado en esta materia, que concluyó su informe así: ‘La mayoría de los fenómenos ocurridos a la señora N... sobrepasan la naturaleza. Pero ninguno de los fenómenos citados exige la intervención divina... Finalmente, en muchos de estos fenémenos hay, en indicio, la marca de la influencia diabólica’. Estas conclusiones fueron desarrolladas y demostradas ante el obispo y su consejo episcopal».


TEMA DE LA SEMANA

FENÓMENOS DIVINOS EXTRAORDINARIOS 10 de abril de 2011/ AÑO 16, No. 822

PÁGINA 6

Porque para Dios no hay imposibles Volar por los aires

S

an José de Cupertino fue un fraile franciscano italiano nacido en 1603. En su vida sacerdotal experimentó éxtasis, poder de hacer milagros y curaciones, y muchos otros sucesos sobrenaturales, entre ellos la levitación. Fueron muy numerosas las veces en que a san José de Cupertino se le vio volando por los aires. Uno de los casos más famosos ocurrió cuando diez obreros intentaban inútilmente cargar una pesada cruz para ponerla en una montaña; entonces fray José se elevó por los aires con la cruz y

OTROS FENÓMENOS DE ORIGEN DIVINO QUE NO HAY QUE OLVIDAR: + La incorruptibilidad.- Al morir, los cuerpos de algunos siervos de Dios no se descomponen. + La incombustibilidad.- Como los compañeros del profeta Daniel, hay santos que al caer al fuego no se queman. + El discernimiento de espíritus.Conocer el estado espiritual y los pensamientos íntimos de otras personas. + Telestesia religiosa.- Es poder ver, estando en un sitio, algo que ocurre en otro lugar. + Profetismo.- Conocimiento del porvenir debido a una revelación divina.

Se hizo invisible

L

a facultad de tornarse invisible ha sido atribuida a muchos santos, como san José de Steinfeld, el bienaventurado Nevelo de Faenza, santa Bona de Pisa, san Luciano y san Francisco de Paula. Sólo para satisfacer su curiosidad, se presentó un día la reina Violante, esposa del rey Juan de Aragón, en el convento en el que vivía san Vicente Ferrer, y quiso verlo en su celda. Él no accedió, pero ella ordenó que forzaran la chapa de la puerta y entonces entró. Pero no vio a san Vicente y se lo dijo a los frailes. Ellos estaba extrañados de que no pudiera verlo. Le preguntaron al santo: «¿Por qué, no aparecéis ante la reina, que os visita?». Y él contestó: «Yo nunca he permitido a mujer alguna que entrara a mi celda, ni a la misma reina; y Dios, para castigarla de haber entrado por la fuerza, tendrá sus ojos cerrados todo el tiempo que ella permanezca aquí, para impedir que me vea».

En dos lugares al mismo tiempo

E

San Pío de Pietrelcina

l 21 de septiembre de 1774 san Alfonso María de Ligorio, obispo de Santa Águeda, se hallaba en su diócesis cuando repentinamente sufrió un desmayo: quedó por casi dos días sentado en una silla, como dormido en profundo sueño. Su gente lo estuvo vigilando todo el tiempo y, cuando despertó, le dijeron: «Monseñor, ya hace dos días que usted no habla, ni come, ni da señal alguna de vida». Y el santo respondió: «Ustedes pensaban que yo estaba durmiendo, pero no fue eso sino que fui a asistir al Papa, que ahora ya no se encuentra más en la lista de los vivos». En efecto, en breve se supo que el Papa Clemente XIV había fallecido el 22 de septiembre.

la colocó en la cima. Pero otras veces levitaba por sólo pensar en Cristo, como un domingo en que se encontró a un corderito, se lo echó al hombro y, al pensar en Jesús Buen Pastor, se fue elevando por los aires. En una Misa, a la cual asistió el príncipe Juan Federico de Brunswick, en el momento de la Consagración fray José estuvo levitando con la Hostia en la mano por 15 minutos; y el príncipe, que era protestante luterano, se convirtió a la fe católica. Otras veces fue visto volar sobre el púlpito, o delante de un crucifijo o una imagen pía, y aterrizar sobre el altar o cerca del tabernáculo. En un período de su vida esto llegó a ser tan frecuente que

sus superiores lo exceptuaron del rezo común en su convento y de presidir Misas en público porque esto perturbaba las ceremonias. Se conocen más de 200 santos que experimentaron la levitación. Entre ellos, santa Teresa de Ávila; el beato mexicano Miguel Agustín Pro, que por lo menos el día anterior a su último arresto (que lo llevó al martirio) fue visto por diversos testigos levitar en la Misa durante la Consagración; y la beata árabe María de Jesús Crucificado, que en su convento carmelita se enteraron de esto por primera vez cuando ella no se presentó a cenar y la maestra de novicias fue a buscarla y la encontró en el jardín, cantando y levitando.

Hay pasajes de las Sagradas Escrituras que no son muy claros, pero que bien podrían entenderse considerando el fenómeno de la invisibilidad; como aquel en que, después de que Jesús hablara en Nazaret, «todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron y, levantándose, lo empujaron fuera de la ciudad, hasta un lugar escarpado de la colina sobre la que se levantaba la ciudad, con intención de despeñarlo. Pero Jesús, pasando en medio de ellos, continuó su camino» (Lc 4, 28-30). Y el de Jerusalén, cuando los judíos «intentaron nuevamente detenerlo, pero Él se les escapó de las manos» (Jn 10, 22-39). Según las visiones que se le concedieron a la beata estigmatizada Ana Catalina Emmerick, Jesús más de una vez se hizo literalmente invisible a los ojos de sus enemigos. Cuenta así lo que vio respecto del pasaje de san Lucas: «Unos veinte fariseos lo rodearon a la salida... Él les dijo que lo dejasen libre porque los seguiría, y ellos marchaban rodeándole como guardias y mucho pueblo iba detrás... Con gritos

sarcásticos y burlas fueron subiendo la pendiente de la ciudad. Jesús continuaba enseñando tranquilo... Llegaron a una pendiente alta... Una vez en el lugar pretendían primero preguntar y hacer hablar a Jesús para arrojarlo luego al precipicio... Cuando se acercaban al lugar, se detuvo Jesús, que estaba entre los fariseos, mientras ellos continuaron caminando... Jesús volvió sobre sus pasos y pasó por en medio del populacho que vociferaba sin verlo...Nada puede imaginarse más ridículo que la locura y la confusión que se originó entre los fariseos y demás cuando no vieron más a Jesús entre ellos... Terminaron culpándose unos a otros por haberlo dejado escapar». Dice también la Beata que, cuando Judas fue con un grupo de soldados a apresar a Jesús en el monte de los Olivos, «el traidor les dijo que tuviesen cuidado de no dejarlo escapar, porque con medios misteriosos se había desaparecido muchas veces en el monte, volviéndose invisible a los que le acompañaban».

Cuenta un sacerdote de nombre Alberto, que conoció a san Pío de Pietrelcina en 1917, la siguiente anécdota: «Vi hablar al padre Pío mientras se encontraba de pie cerca de la ventana con la mirada fija sobre la montaña. Me acerqué a él para besarle la mano, pero él no se dio cuenta de mi presencia y tuve la sensación de que su mano estaba entumecida. Luego lo escuché con voz muy clara, en el momento en que dio la absolución a alguien. Después de un instante el padre se sacudió como si se despertara. Volteándose hacia mí, me dijo: ‘¿Estáis aquí?, no me enteré de ello’. Algún día después llegó de Turín un telegrama de agradecimiento al Padre Superior por haber mandado al padre Pío a asistir a un moribundo. Obviamente, el Superior no envió al padre Pío sino que éste lo visitó en bilocación».

Pero no parece que en las bilocaciones necesariamente ocurran esas pérdidas de conciencia en un lado mientras se está en otro lugar al mismo tiempo. Cuando la mamá de san José de Cupertino se estaba muriendo en su pueblo (Cupertino), el santo estaba en Asís y percibió la necesidad de su madre. Fray José se apareció en el cuarto de la moribunda delante de muchos testigos, y ella, al verlo, exclamó: «¡Oh padre José, oh mi hijo!», y murió instantáneamente. Cuando sus superiores le preguntaron en Asís por qué estaba llorando tan amargamente, el contestó que porque su madre acababa de morir. La bilocación la experimentaron también san Antonio de Padua, el Papa san Clemente, san Francisco de Asís, santa Ludwina, san Francisco Javier, san Martín de Porres y san Juan Bosco, entre otros.


TEMA DE LA SEMANA

FENÓMENOS DIVINOS EXTRAORDINARIOS 10 de abril de 2011/ AÑO 16, No. 822

PÁGINA 7

Más y más maravillas Que el amor quema... literalmente

L

os llamados «incendios de amor», fenómeno en el que el amor hacia Dios se manifiesta exteriormente bajo la forma de fuego que quema, incluso materialmente, la carne y la ropa cercana al corazón, pueden producirse en diversos grados: 1) Simple calor intenso.- Es un extraordinario calor del corazón que se expande a todo el organismo. Es clásico el episodio de la vida de san Wenceslao, duque de Bohemia. De noche visitaba el templo, y ahí se quedaba con los pies descalzos. A su ayudante, que le acompañaba, le recomendaba meter los pies en los zapatos calientes que él se había quitado, a fin de que el siervo no se congelara a causa de las bajas temperaturas del lugar. 2) Ardores intensísimos.- El fuego del amor divino puede llegar a tal intensidad que a veces es necesario utilizar medios refrigerantes para poderlo soportar. Se cuenta de san Estanislao de Kotska que era tan fuerte el fuego que lo consumía, que en pleno invierno era necesario aplicarle sobre el pecho paños empapados en agua helada. Santa Caterina de Génova no podía acercar su mano al corazón sin experimentar un calor intolerable. 3) La quemadura material.- Cuando el fuego del amor llega a producir incandescencias, las

quemaduras se realizan plenamente. Es lo que se llama a pleno título «incendios de amor». El corazón de san Pablo de la Cruz, el fundador de la orden religiosa de los pasionistas, ardía de tal manera que más de una vez su túnica de lana aparecía completamente quemada por la parte del corazón.

Vivir sin comer

«

No sólo de pan vive el hombre», respondió Jesucristo a Satanás cuando éste lo instaba a convertir en panes unas piedras con el pretexto de que saciara su hambre. Prueba de lo dicho por Jesús es la inedia (ayuno absoluto) experimentada por muchos hombres y mujeres de Dios. Entre los casos más cercanos a nosotros en el tiempo figura el de la beata portuguesa Alexandrina Maria da Costa (1904-1955), una vivaz mujer que quedó paralítica a los 14 años tras arrojarse por una ventana para salvarse de ser violada por tres hombres. En su terrible condición creció enormemente en santidad, y vivió los últimos 13 años de su vida sin comer ni beber, pero recibía la Comunión cada día. Fue sometida a una observación exhaustiva por 40 días en un hospital de Oporto (Portugal), vigilada durante las 24 horas por testigos imparciales para que no tomara ningún alimento o bebida. Al final de la prueba ella había mantenido su peso, temperatura, presión arterial… Los médicos no pudieron encontrar ninguna explicación científica razonable. La francesa Marthe Robin (1902-1981), una campesina que vivía con sus padres, enfermó de encefalitis a los 26 años de edad, lo que le paralizó todos los músculos, incluyendo los que le permitían deglutir los alimentos y bebidas. Así, postrada en la cama —y posteriormente ciega— no podría volver a tomar ni siquiera un vaso de agua el resto de su vida. Los médicos anunciaron su próxima muerte por inanición, y entonces sus padres llamaron al sacerdote para que la preparara en su último viaje. Pero fueron pasando los

Beata Alexandrina Maria da Costa

Marthe Robin, sierva de Dios

días y Marthe, que era muy piadosa, no murió: desafiando las leyes biológicas vivió 53 años sin comer ni beber. Su único alimento era una minúscula partícula de la sagrada Comunión, ya que no podía deglutirla, y que recibía una vez por semana. Conforme avanzaba en santidad, fue experimentando éxtasis, los estigmas de la Pasión, las heridas de la flagelación de Cristo y lágrimas de sangre, así como, a partir de 1932, la vigilia (ya no dormía), mientras dedicaba su existencia a interceder por los pecadores. Actualmente se encuentra en proceso de beatificación.


PÁGINA

8

10 de abril de 2011

DÍA DEL SEÑOR

AÑO16,No.822

QUINTO DOMINGO DE CUARESMA

La resurrección de Lázaro (Jn 11, 1-45)

«Muchos de los judíos que habían ido a la casa de Marta y María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en Él». ¿Cuál es, hoy, nuestra reacción?

Por El P. Umberto Marsich

E

l episodio evangélico de la resurrección del amigo Lázaro por parte de Jesús nos induce a pensar en su gran capacidad de relacionarse con ternura con los amigos y amar profundamente: «Jesús —escribe el evangelista Juan— amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro». ¡Cómo desearíamos, también nosotros, pertenecer al círculo de las amistades de Jesús! En el Evangelio son muchas las secuencias que lo describen: atento al dolor humano, dispuesto al perdón, comprometido a reintegrar socialmente a los marginados y dedicado a «dar vida». En esta ocasión el necesitado es el amigo Lázaro, hermano de Marta y María. Jesús deja que su amigo muera, deteniéndose injustificadamente donde estaba. El haber dejado morir a Lázaro quiere significar también que la muerte es camino inevitable para la resurrección eterna. Éste, de la vida, es el tema de mayor presencia en el Evangelio según Juan, y más frecuente en el lenguaje de Jesús: «Yo soy Pan de Vida», «Luz de la Vida», «Agua Viva», «Pan Vivo» y «Yo soy la Resurrección y la Vida». La vida, que Jesús quiere comunicarnos, sin embargo, es completamente distinta de la natural; es la vida trascendente del mundo de su Padre. Es la salvación misma. Jesús, entonces, por ser la fuente de esta nueva vida, tiene también total dominio sobre la muerte. Él es más fuerte que la muerte. A Lázaro, en efecto, le

ordena volver a la vida tras la respuesta de fe, aunque titubeante y progresiva, de Marta: «Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano. Pero aún ahora estoy segura de que Dios te concederá cuanto le pidas». Así es como deberíamos dirigirnos al Señor también nosotros cuando lo necesitamos. El creer en Jesús es la condición para entrar en la delicia de la vida eterna: «Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en Mí vivirá para siempre». María, la hermana de Lázaro, enterada sucesivamente de la presencia del Señor, nos dice el evangelista que «se levantó en el acto y salió donde estaba Jesús». Y Jesús, a su vez, al verla llorar, se «conmovió fuertemente». El dolor que experimenta por la muerte del amigo, y el sentimiento de íntima compasión hacia las dos hermanas, sumidas en profundo desconsuelo, le arrancan lágrimas también a Él: «Jesús —comenta el evangelista— se puso a llorar». Por segunda vez atestiguamos la gran sensibilidad y enorme humanidad de Jesús quien, delante del sepulcro y, no obstante el obvio reclamo de Marta, que quería evitar la molestia del mal olor del cadáver descompuesto, ordena: «Lázaro, ¡sal de ahí!». Y aquel que había muerto, volvió a la vida por la palabra

poderosa de Jesús. En efecto, es la palabra de Jesús la que debemos escuchar con más frecuencia y pasión si queremos alcanzar esa vida eterna, de la que sólo Él es depositario y dispensador. Pero, a diferencia de Lázaro, quien volvió a la vida para luego morir una segunda vez, nosotros resucitaremos para siempre. Con la resurrección de Lázaro nos encontramos frente al misterio último de nuestra existencia: «Yo soy la Resurrección y la Vida… ¿Crees esto?». Benedicto XVI comenta este milagro de Jesús con palabras de esperanza: «Para la comunidad cristiana es el momento de volver a poner con sinceridad, junto con Marta, toda la esperanza en Jesús de Nazaret». Nos habla de cómo podemos, en la fe, superar la frontera de la muerte: «La comunión con Cristo en esta vida nos prepara a cruzar la frontera de la muerte, para vivir sin fin en Él». El Papa termina recordándonos que la fe en la resurrección otorga sentido

verdadero a nuestra existencia: «La fe en la resurrección de los muertos —afirma— y la esperanza en la vida eterna abren nuestra mirada al sentido último de nuestra existencia: Dios ha creado al hombre para la resurrección y para la vida, y esta verdad da la dimensión auténtica y definitiva a la historia de los hombres, a su existencia personal y a su vida social»(Mensaje de Cuaresma 2011). Ese extraño llanto de Jesús frente a la muerte humana revela, sí, sus sentimientos, pero también su lástima para con el hombre. Afortunadamente, Cristo, con su irrupción en la historia humana, desata las vendas de la muerte y nos abre la puerta de la eternidad. La magnitud del milagro provocó reacciones de fe en los presentes. En efecto, de este modo concluye su relato el evangelista: «Muchos de los judíos que habían ido a la casa de Marta y María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en Él». ¿Cuál es, hoy, nuestra reacción?

Lo primero que hacemos en Misa es reconocernos pecadores

C

El papamóvil en la prelatura CancúnChetumal

C

LITURGIA

omenta monseñor Jesús Sanz Montes, ofm, arzobispo de Oviedo, España: «Antes de la escucha de la Palabra de Dios, antes de las ofrendas, antes de la Comunión, la Misa tiene un comienzo humilde: recordarnos que somos pecadores. «No es una humillación que te aplasta, sino que es la que te permite recomenzar. «La liturgia de Cuaresma comienza con una afirmación impopular, que es quizás la que nos ha colgado a los cristianos el sambenito de tener una fe oscurantista. La afirmación es que necesitamos convertirnos porque somos indigentes.

POR LAS DIÓCESIS

on motivo de la próxima beatificación de Juan Pablo II, el papamóvil que utilizó en su primera visita a México, en enero de 1979, es llevado por diversos lugares del país. La prelatura de Cancún-Chetumal hizo las gestiones necesarias ante la arquidiócesis de Puebla, de manera que el vehículo estuvo en Quintana Roo, donde miles de fieles pudieron apreciarlo y, a través de él, recordar al amado pontífice.

El arzobispo de AntequeraOaxaca habla del trabajo

M

onseñor José Luis Chávez Botello habló hace unos días de la urgente necesidad del trabajo honesto: «Es alarmante cómo nuestra generación está perdiendo la cultura del trabajo; nos lo muestra el número creciente de personas que sólo buscan su interés y frutos con el menor esfuerzo y hasta por caminos ilícitos», dijo. «Es urgente poner un alto. El trabajo es el camino ordinario... para impulsar el desarrollo de familias y comunidades... Es la finalidad querida por Dios».

Manuales sobre pastoral familiar «El salmo responsorial que se cantó el primer domingo de cuaresma dice precisamente: ‘Reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado’ (Sal 50). Y, sin embargo, si el pecado tuviese la palabra última y fatal, eso sería lo triste. «Eso del pecado y eso de ser pecadores no es un ‘tic’ cristiano, sino una realidad patente. El cristiano le pone nombre, lo reconoce, y le ofrece una solución, pero el pecado no es invención del cristianismo. Pensemos en la generosa gama de corrupciones, inmoralidades, violaciones, robos, homicidios, injusti-

cias... Estas cosas son pecado, pero no existen porque los cristianos las cataloguemos como tales, sino justamente al revés: porque se dan por eso las llamamos pecado y les ponemos un nombre. «No obstante, si sólo llegásemos a denominar nuestro fracaso, ... el Cristianismo sería cruel por advertirnos anticipadamente de un mal que no tiene cura... Pero este es precisamente el núcleo del acontecimiento cristiano: que la salvación, la felicidad, la superación de todo pecado, de todo fracaso y de toda muerte se llama Jesucristo».

S

on 18 y los acaba de editar la arquidiócesis de México, preocupada por la situación tan adversa que sufre la familia a causa del secularismo, la migración, las leyes contrarias al matrimonio, la anticoncepción, el aborto, etc. Iluminados por las Escrituras y los documentos del Magisterio, son útiles para reflexión en pequeñas comunidades, parroquias y en las familias.


Un programa dirigido a los radioyentes de México

PÁGINA

9

Desayunando con el Papa desde la radio U

ngrupo de religiosos lleva adelante un programa, los miércoles, para entrar en conexión con el magisterio de Benedicto XVI en un espacio denominado «Desayunando con el Papa». Actualmente el programa se lleva a cabo desde Roma, en una pequeña cabina adaptada para la transmisión, en el centro de estudios superiores de la Legión de Cristo, bajo la dirección de José Guadalupe Padua, LC, con la ayuda de algunos hermanos filósofos y teólogos de la misma congregación.Los hermanos colaboran en los programas «Desayunando con el Papa» y «Agarra la Onda con Lupillo». «De la iniciativa de querer hacer algo más que un programa de radio, surge también el deseo de evangelizar y transmitir por este medio de comunicación la vida y las enseñanzas del Papa, Benedicto XVI».

La estructura

El programa se divide en tres seg-

mentos de una duración de quince minutos para que en los intervalos se coloquen historias sacerdotales, música, o comerciales de las radios y se ofrece a distintas emisoras de radio. El primer segmento es «Conociendo»: las actividades del Papa durante estos días, su vida. Transmitir cada actividad del Papa, anécdotas, familia, amigos, etc., haciendo una reflexión de alguna actividad, o recordando algunos viajes anteriores. El segundo segmento es «Amando y viviendo»: la catequesis del miércoles y el ángelus. Lo principal en este segmento «es comentar y reflexionar sobre el mensaje que quiere compartir el Santo Padre, de una manera alegre, para que la gente los recuerde durante el día y la semana». El último, «Transmitiendo»: Una breve experiencia personal al estar con el Papa en los diferentes actos, encíclicas, cartas apostólicas, etc, para que la gente conozca más el mensaje del Papa. Historias de otros Papas.

10 de abril de 2011

COMUNICACIÓN AÑO 16, No. 822

L`Osservatore: 150 años

N

Para escuchar este programa por internet: www.radiosencasa.org.mx; www.valoradio.org; www.virgendeguadaluperadio.org

El horario : miércoles de 10:00 a 11:00 am (horario de México) en

jueves de 10:00 a 11:00 (Virgen de Guadalupe Radio)

acío el 1 de julio de 1861, junto a la unidad de Italia y por tanto en el ocaso del poder temporal de los Papas. Surge con la finalidad de dar voz a las razones de la Santa Sede frente a la opinión pública italiana y europea . Provee cobertura de todas las actividades públicas del Papa, publica editoriales escritos por miembros importantes del clero de la Iglesia católica, e imprime documentos oficiales después de ser autorizados. Actualmente se edita en 9 idiomas

Lucho en familia, el análisis M

iniserie que relata la historia de un Lucho, hombre retirado de la lucha libre después de haber lesionado a un gran amigo. Las circunstancias no son favorables económicamente, por lo que Lucho se plantea la posibilidad de regresar a su antigua profesión. Los desafíos del personaje principal son además mantener a su familia, seguir sien-

do un buen esposo con Mariana aun cuando los padres de ella no lo acepten; Adrián, Mariana y Felipe son buenos hijos, sin embargo, los conflictos comunes entre ellos propios de la edad son contratiempos ocasionales; todo esto se desarrolla en un ambiente de comedia con situaciones de envidias y enredos familiares múltiples.

CONTENIDOS ESPECÍFICOS VARIABLES DE CALIDAD

CREATIVIDAD CONSTRUCTIVA AFIRMACIÓN DE VALORES PERTINENCIA Y ADECUACIÓN ARMONÍA COMUNICATIVA

Densidad general de contenidos Violencia Conducta sexual Vicios y adicciones Lenguaje y vulgaridad

Fuente: A favor de lo mejor


PÁGINA

10

E

¿CÓMO DIJO?

10 de abril de 2011

EDITORIAL

AÑO 16, No. 822

?

CON REPAROS POR J. JESÚS GARCÍA Y GARCÍA

Ahorititita

l atavismo valida impropiedades: «A las desinencias en ote aplicadas por el español a los vocablos indígenas [coyotl, coyote; elotl, elote] ha correspondido el indio americano prodigando sobre los vocablos castellanos las desinencias en ito: el agua sagrada del Tepeyac no es, en ese lenguaje, más que la agüita, recogida no en el pozo sino en el pocito y bendecida por la Guadalupe, llamada invariablemente la Virgencita; la noche es, de ordinario, la nochecita, y el gran caballo de la estatua de Carlos IV se presenta

bajo el nombre de caballito. No se detiene en los nombres esta manía de disminuir, sino que se extiende viciosamente: prontito, ahorita, endenantitos, son palabras sin las cuales el mexicano se creería privado de sus mejores medios de expresión. Una idea de superlatividad, de inmediación y de abundancia es asignada a la forma diminutiva de esas palabras, y para reforzar esa idea se aumentan las sílabas de la desinencia: igualitito, todito» [QUEVEDO Salvador, México. Recuerdos de un emigrado. 1883].

A

provechando la ola de descalificaciones a la Iglesia, el diputado del Partido del Trabajo (PT) en el estado de Puebla, don Zeferino Martínez Rodríguez, abrió la boca y dijo: «Es lamentable que la Iglesia católica trate de abordar el tema de la homosexualidad, cuando su conservadurismo impide entender esta situación». Se trata de uno de los constantes ataques por descalificación hacia «el conservadurismo» que leemos en la prensa, sobre todo de los partidos llamados «de izquierda» (que, luego, en México, son los más conservadores que hay). Sin ton ni son, porque así lo dice la corriente, a los señores del PT, principalmente, les entra la gana de pegarle a la Iglesia en aquellos temas que, dicen, la Iglesia no entiende (cuando los que no entienden ni la o por lo redondo son ellos). El legislador poblano se lanzó al ruedo a defender a un grupo de homosexuales que se había acercado al arzobispo de Puebla, monseñor Víctor Sánchez Espinosa, «para pedir ayuda» y, que, en opinión de don Zeferino, «sólo encontró apoyo espiritual del jerarca católico».

Lo más curioso, aparte de la existencia de mentalidades preclaras como la de don ZeferiZeferi no Martínez Rodríguez, es que éste, según el medio de prensa que reportó sus altísimas opiniones al respecto, comentó que «es respetable la opinión de la Iglesia Católica»; sin embargo, «opinó que no deberían meterse en temas que les resulta difícil entender». Don Zeferino eliminó el misterio de la Eucaristía, el de la Redención, el de la Inmaculada Concepción o el del origen del universo de un plumazo. Si la Iglesia no «se metiera en cosas que le resulta difícil entender», la Iglesia –como cualquiera otro organismo—permanecería muda. Por ejemplo, ante el misterio de las opiniones de don Zeferino, tendría que callar. Al final de su charla con los medios, el diputado del PT «lamentó que los diputados de la LVIII legislatura local no hayan querido discutir en esta gestión el tema de sociedades de convivencia; además de avalar las bodas entre personas del mismo sexo». ¡Ahí está el peine! Al diputado Martínez Rodríguez, segurito, le importa un rábano lo que diga o deje de decir la Iglesia (ni lo entiende ni lo podría entender). Lo que quería era que el arzobispo apoyara sus mociones en el Congreso de Puebla... Y meter en una trampa a monseñor Víctor. Si dice algo, malo; si da apoyo espiritual, malísimo; si no dice nada, peor. ¡Y ésos son los que legislan, madre mía!

CON PERMISO POR MIGUEL ARANGUREN / www.miguelaranguren.com

HOMBRENUEVO POR JOSÉ MANUEL OTAOLAURRUCHI, L.C. jmotaolaurruchi@legionaries.org

Newton tenía razón

L

a tercera ley de Newton dice que, «en toda acción aplicada a un cuerpo se crea una reacción igual y de sentido opuesto». En el ámbito de la física esto significa que cuando uno pega un puño, el golpe le duele tanto al golpeado como al que pegó, es decir, que los dos salen lastimados. Me parece que esta ley también rige en el campo de las relaciones humanas pues todo lo que damos se nos devuelve. Miremos, por ejemplo, el contraste que existe entre una Sudáfrica y una Libia: la primera nación gozó de la bondad de un Nelson Mandela que procuró el desarrollo de su pueblo por la

vía de la paz, de la justicia y de la integración, mientras que la segunda expresa de modo violento el descontento de sentirse subyugada, sometida y aplastada. Mandela es una persona respetada en todo el mundo, mientras que a Gadafi lo quiere matar su propio pueblo y la OTAN lo está bombardeando. Newton nos da la pista para responder a por qué existen profesores, políticos, familiares, vecinos, compañeros de trabajo queridos y otros no. Moraleja: «El que siembra vientos, cosecha tempestades», o en lenguaje evangélico: «Trata a los otros como quieres que te traten a ti».

DIRECTORIO El Observador

®

DE LA ACTUALIDAD DE LA ACTUALIDAD

Dirección: Jaime Septién Crespo Dirección adjunta: Maité Urquiza de Septién Dirección de ediciones: Rogelio Hernández Murillo

Encontré dragones

E

n mi vida hay dragones, zonas de mi mapa vital a las que me cuesta viajar porque me obliga a encontrarme con lo peor de mí mismo: aspectos interiores y exteriores enlazados por la soberbia y por un inmenso amor propio. Con gusto inauguraría mi escultura monumental en todas las plazas mayores del mundo si la caricatura no fuera un exceso, por lo que le debo a San Josemaría un viaje semanal a por esos dragones, a los que con la gracia de Dios procuro cazar para exponerlos frente al tribunal divino, la confesión, aunque siempre alguno se me escape para esconderse aún más lejos, allí donde ni siquiera existen los mapas. El viaje del Opus Dei al interior de la conciencia, la invitación a la responsabilidad personal, el impulso con el que nos enfrenta a la batalla de nuestra propia santidad, queda a trazos reflejado en la película

de Joffé, aunque mucho mejor lo muestra la biografía del propio fundador y aquellos a los que públicamente reconocemos la heroicidad de sus virtudes, por más que la Iglesia no haya dictado aún veredicto sobre su santidad (me refiero a don Álvaro del Portillo, a Isidoro Zorzano, a Montserrat Grases, al matrimonio Alvira, a tantísimos ejemplos de hombres y mujeres de hoy -¡miles!que han convertido la vida en una aventura ejemplar de amor a Dios y a los demás). El resto, mal que bien, lo intentamos, convencidos de que lo nuestro es una vocación divina, una invitación del cielo a pesar de nuestros pesares, que son muchos, lo que nos hace reconocer que no somos merecedores de este regalo misterioso y bellísimo que nos anima a luchar contra los monstruos alados que vomita el pecado y a querer -sobre todo eso, ¡a querer!al prójimo sin poner condiciones.

Jefe de redacción: J. Jesús García y García. Contraloría: María del Carmen Velasco de Uresti. Editora «Tema de la semana»: Diana Rosenda García Bayardo. Jefe de información: Omar Árcega Escobedo. Editora «Ser Joven»: Rubicela Muñiz Patiño. Jefatura de ventas: Patricia Flores de Aboytes. Asesoría en Proyectos: Clemente Chauvet Flores. Jefe de circulación: José Trejo Hurtado. Coordinador de distribución: Agustín Morales Cabello. Promoción y difusión: Óscar

A propósito de dragones, me viene a la memoria aquel embajador ante la Santa Sede, Puente Ojea, cuya misión parecía más bien una revancha por parte de aquel PSOE de mitad de los ochenta, dada la pública inquina del Excelentísimo don Gonzalo hacia la Iglesia y sus representantes. Cuando falleció el obispo Del Portillo, primer sucesor de San Josemaría, Puente Ojea tuvo la deferencia de reconocer públicamente que en aquel tiempo de enormes tensiones en la Embajada de la Piazza di Spagna, fue el Prelado de la Obra uno de los pocos que siempre le recibió y trató con respeto y objetivas muestras de cariño, que es un grado más en la virtud del afecto. San Josemaría dio caza a todas las bestias de su naturaleza. De hecho, anhelaba que su cuerpo reposara hasta el final de los tiempos bajo el epitafio: «Josemaría. Pecador», a pesar de que fue herramienta inmejorable para que se abrieran de par en par los caminos divinos de la tierra.

Uresti Serrano. Diseño de publicidad: Octavio Espinosa Murillo. Diseñador asociado: David Montes. Crédito y cobranza: Fernando Maya Solano. Secretaria y suscripciones: María del Refugio Rojas de Hernández. Agentes de distribución y cobranza: Carmelo Aguillón Sánchez, José Trejo Hurtado y Salvador González Núñez. Mensajería: Alfonso Sánchez y Arrieta. Asistente de oficina: María del Carmen Olvera Castro. Asesor de la Dirección adjunta: Miguel Ángel Casas Alatriste.

El Observador de la actualidad. Publicación semanal de Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. Reforma No. 48, Centro histórico, C.P. 76000, Santiago de Querétaro, Qro., Tels. (442) 214-1842, 224-1454 y 214-5475, lada sin costo fuera de Querétaro 01 800-253 3501.- Correo electrónico: mensaje@elobservadorenlinea.com - Número de Certificado de Licitud de Título 9598.- Número de Certificado de Licitud de Contenido 6695.- Número de Reserva al Título en Derechos de Autor 1080200/2001.- Precio del ejemplar: $10.00.- Suscripción anual en la ciudad de Querétaro (aplican restricciones): $450.00 - Impresión: Compañía Periodística Meridiano, S.A. de C.V., Prol. Calzada 208 Col. Martinica, Tel. (477) 788-2115, León, Gto. - Permiso de publicación periódica, autorizado por Sepomex Núm. PP22-0001. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.


10 de abril de 2011

CULTURA

AÑO 16, No. 822

PÁGINA

11

Ciencia y fe no se

contraponen Sergio Estrada.

E

Viaje a la meca Juan Jesús Priego

U

na vez, según cuenta una historia persa, cinco hombres que se dirigían a la Meca coincidieron en la encrucijada de un camino. Como los cinco se expresaban en dialectos distintos y venían de lugares distantes, decidieron proseguir juntos su peregrinación para auxiliarse unos a otros. A un cierto punto del trayecto, uno de ellos vio a lo lejos, en el suelo, oculta entre la arena, una cosa pequeña que brillaba con el sol; cuando se acercó a ella para ver qué era aquello, descubrió que se trataba de una antigua moneda de oro que los vientos habían desenterrado. El afortunado caminante se inclinó, tomó la moneda y habló así a sus cuatro compañeros: -Hermanos, por gracia de Alá, me he encontrado esta moneda de oro. Yo no la buscaba, pero la encontré, y ahora pienso compartir con ustedes lo que valga. Propongo que con ella compremos mafil y saciemos nuestra hambre. Todos aprobaron la decisión de compartir el hallazgo, pero no estaban plenamente de acuerdo en que se gastara la moneda comprando mafil, que no les apetecía. Dijo entonces uno de ellos: -Consiento, hermano mío, en que se divida entre cinco el valor de esa moneda -¡que Alá recompense tu generosidad en esta vida y en la otra!-, pero propongo que en vez de mafil, que no le gusta a nadie, compremos uzum, que es un alimento mucho más nutritivo y provechoso que el mafil. Los demás escucharon la propuesta moviendo negativamente la cabeza; dijo entonces otro de los peregrinos: -Ignoro, hermanos míos, qué sea el mafil y no creo que me guste mucho el uzum, a juzgar por su puro nombre. Propongo,

pues, que con el valor de la moneda compremos varias medidas de balesch. -¿Y qué es el balesch? –preguntó molesto otro de los caminantes, que aún no había abierto la boca-. ¡No, no y no! No estoy de acuerdo en que compremos mafil; además, el uzum me desagrada y no estoy muy seguro de querer llevarme a la boca nada que se llame balesch, pero me gustaría, y mucho, que compráramos todo el bestán que con ella podamos adquirir. ¡Es un manjar suculento! Ya lo verán ustedes cuando lo prueben… ¡Ni estando loco consentiría en comer otra cosa que no fuera este alimento tan atractivo a la vista, tan delicioso al paladar y tan nutritivo para el estómago! El único peregrino que hasta entonces había estado callado dijo a su vez que no toleraría de ninguna manera que se gastara una moneda de tanto valor comprando semejantes tonterías. Gritó: -¡O compramos rektaf o mejor no compramos nada! Y comenzó la discusión. Uno alababa el sabor del mafil, otro ponderaba el color ámbar del uzum, el tercero se hizo lenguas alabando las propiedades digestivas del balesch, el cuarto no escatimó elogios a las virtudes del bestán y el quinto casi juró que el que no había comido rektaf no había aún hecho nada en la vida que valiera realmente la pena. Y así estuvieron durante varias horas, alzando la voz y pegando al suelo con los pies en actitud de indignación. Y ya estaban por pasar a los golpes cuando pasó por ahí un sabio que también se dirigía a La Meca. -¿Qué discuten? –preguntó. Y al ver que se trataba de un maestro, los cinco estuvieron de acuerdo en que fuera él quien decidiese lo que había que hacer. -Es muy sencillo –dijo el maestro al saber de qué iba la cosa-.

Denme ustedes esa moneda de oro y vengan conmigo. Cuando llegaron al pueblo más cercano, el maestro se dirigió al mercado y dijo a uno de los vendedores de fruta: -Hermano mío, que Alá te bendiga. Dame todas las uvas que pueda comprar con esto. Los cinco peregrinos se mostraron satisfechos. ¡Pues uvas era precisamente lo que querían, solo que cada uno las llamaba según su propio dialecto! Me gusta mucho esta historia. ¿Qué era lo que todos estos hombres querían? Uvas. Sólo que cada uno las llamaba como podía. Y así como todos estos peregrinos sólo querían uvas, así, en el fondo, los hombres no queremos sino una sola cosa: a Dios. El libertino cree que quiere los brazos de las mujeres, pero se engaña: él quiere únicamente el abrazo de Dios. El avaro piensa que sólo el dinero le dará seguridad: sin saberlo, lo que busca es el amparo de Dios. El amante cree que si su amada lo desprecia, la vida ha acabado para él, pero la verdad es que no es así: lo que él quiere, es un amor que no se acabe y colme por entero el hambre de su desolado corazón. No, el hombre no quiere sólo sexo, ni sólo dinero, ni sólo el amor de un ser que jamás podrá corresponderle con la intensidad que él necesita; lo único que quiere es a Dios. Podrá llamar a su necesidad mafil, o bien uzum, o bien balesh: de acuerdo, que la llame como guste, a condición de que no se engañe acerca de lo único que anhela. ¡Un místico! Sí, es necesario que pase un místico, un maestro como el de esta historia, para que traduzca nuestras palabras y nos lleve allí donde está aquello que realmente queremos y nos empeñábamos en llamar con otro nombre.

n la serie de ponencias sobre «Ciencia y Fe», en la Universidad Anáhuac, el investigador Adolfo Orozco Torres, de la UNAM, y Presidente del Centro Mexicano de Sindonologia, disertó ampliamente sobre el tema central. El investigador aseguró que científicos como Galileo acertaban cuando afirmaban que la Biblia es palabra de Dios y que no podían equivocarse sobre el tema del origen del universo; sin embargo, los que erraban eran los intérpretes de la Biblia. El académico aclaró: «La Biblia es un libro de fe, histórico, pero no hay que verlo como un libro de ciencia». Men-

cionó que las afirmaciones de científicos como Galileo las hizo con base en la «observación», y no con base enla Biblia; «pero Galileo aseguró que los descubrimientos no se oponían a la Biblia y nos enseña que Dios creó al hombre y le dio alma inmortal». Dejó en claro que la visión de la fe y la ciencia sobre la naturaleza no se oponen, pueden caminar juntas. «Cuando surgen conflictos es porque los conceptos se interpretan erróneamente; porque la ciencia estudia los fenómenos de manera material y la teología investiga el mundo espiritual. Son campos diferentes de estudio y cuando el estudio se hace bien ni la ciencia está contra la fe ni viceversa».


PÁGINA PÁGINA

12

10 de abril de 2011

NACIONALES AÑO 16, No. 822

OBRASYRAZONES POR JORGE E. TRASLOSHEROS jtraslos@hotmail.com

La constitución y los derechos humanos(III) E

l mismo día en que el Senado aprobó la reforma constitucional en derechos humanos, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) dio a conocer su posición a través de un comunicado breve, claro y conciso. El documento está dividido en tres partes. En la primera, pondera el sentido humanista de la reforma, pues pone al centro del ordenamiento constitucional los derechos humanos, en virtud de lo cual el Estado los reconoce como propios de la persona de cara al Derecho Internacional. En la segunda, marca algunos elementos importantes para la Iglesia: dignidad de la persona, vida, familia, matrimonio y libertad religiosa, haciéndoles valer en los tratados internacionales. Por último, hace votos para que «en lo inmediato nuestros legisladores ajusten el orden jurídico mexicano» en estos puntos, acorde al Derecho Internacional de los Derechos Humanos que claramente los favorece. A los pocos días, la CEM publicó un segundo comunicado en el cual confirma lo dicho e invita a toda la Iglesia a seguir impulsando una cultura centrada en la dignidad humana. Un llamado a la comunión de los bautizados para actuar como parte integral de la sociedad civil, para «confirmar, renovar y revitalizar la novedad del Evangelio». Los comunicados están escritos desde la esperanza de quien anuncia la Buena Nueva. Se ponen a tono con lo mejor de la tradición jurídica de la Iglesia que hace del derecho natural la piedra fundamental de los derechos de cada persona y que está en la raíz de lo mejor de los derechos humanos en nuestros días. Así, entra en sintonía con los esfuerzos de

Los obispos mexicanos han visto con buenos ojos las reformas constitucionales recientemente aprobadas.

Comunicado de prensa 30 de marzo de 2011

la Iglesia en el mundo, para construir este nuevo derecho común que es el Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Un esfuerzo que ha hecho del diálogo ecuménico, interreligioso e intercultural un método y una forma de vida. Como bien lo señaló Benedicto XVI en su discurso ante la ONU: «La promoción de los derechos humanos sigue siendo la estrategia más eficaz para extirpar las desigualdades entre países y grupos sociales, así como para aumentar la seguridad». Las reacción a la postura de los obispos fue, dentro y fuera de la Iglesia, de beneplácito y apertura al diálogo que viene. Las excepciones vinieron de los extremos del debate nacional. Reprobaron la apertura de la CEM quienes buscan privar de existencia pública a las religiones como cuerpos legítimos de la sociedad civil, así como aquellos que sólo ven confusión, peligros y amenazas en el mundo que les circunda. En ambos grupos hicieron presencia quienes se autocalifican como los auténticos católicos. No hay sorpresa. Los extremos se tocan. Los obispos de México han posicionado a la Iglesia en el debate por la cultura, desde la esperanza y la propuesta, con la intención de recuperar la dignidad intrínseca de cada ser humano. La reforma constitucional ha creado un nuevo escenario para la sociedad civil. Los debates por llenar de sentido los derechos humanos serán intensos. Esto apenas comienza y la Iglesia propone construir una cultura de vida y esperanza a través del diálogo que busca la verdad. Vida y esperanza, dos bienes tan necesarios como ausentes en nuestra violenta sociedad.

L

Asesinado, hijo de Javier Sicilia

L

a noticia conmovió al mundo cultural y católico de México. El 28 de marzo fueron halladas siete personas muertas en el interior de una camioneta Honda, con placas de Guerrero, y entre las fallecidas estaba el hijo del poeta, ensayista y novelista mexicano Javier Sicilia. Las víctimas estaban atadas de pies y manos, fueron asfixiadas. Inmediatamente surgieron voces de solidaridad desde el ámbito cultural y religioso. Se organizaron protestas en apoyo al rápido esclarecimiento del crimen. El 31 de marzo se dio a conocer que ya existían órdenes de aprehensión contra algunos de los responsables. Javier Sicilia ha hecho del pensamiento y mística cristianos una de sus fuentes de inspiración. Lector ávido de San Juan de la Cruz, ha escrito sobre temas religiosos y de espiritualidad.

a vida de toda persona humana merece el máximo respeto. Sólo una democracia fundada en la promoción y vigencia de los derechos humanos tiene futuro y contribuye a la construcción de la auténtica justicia social y del auténtico bien común. Los docentes, investigadores y personal administrativo que integramos el Centro de Investigación Social Avanzada (CISAV) expresamos nuestro más enérgico repudio al artero asesinato de Juan Francisco Sicilia, hijo de nuestro querido amigo Javier Sicilia, poeta y escritor de primer orden. Exigimos el pronto esclarecimiento de estos hechos y el castigo justo a los culpables. Hoy más que nunca todos como sociedad habremos de contribuir a un México sin violencia trabajando por una nueva cultura de promoción y respeto del derecho a la vida de todo ser humano sin excepción. En términos de dignidad todos valemos lo mismo. Nadie tiene derecho a quitarle la vida a alguien en nombre de ninguna causa o poder. Por el Consejo Directivo Rodrigo Guerra López Director General

¿Ves a esta mujer? 1.Esta pregunta la hizo Jesús al fariseo Simón, quien lo había invitado a comer a su casa. Compartir el pan con los amigos era tener parte en la bendición de Dios, según el sentido religioso de las comidas judías. Jesús fue invitado, pues, a la casa de Simón a compartir el pan y hacer presente la bendición de Dios. 2.Grande fue sin lugar a dudas el desconcierto y malestar de Simón por la irrupción, casi violenta, de una mujer en su casa en la hora de la comida. Cosa inusual, además de inoportuna, era la presencia de una mujer en un banquete ritual, mucho más por ese arrojo desenfadado y esos gestos escandalosos: abrazando los pies del huésped de honor, regándolos con sus lágrimas y ungiéndolos con perfume. No es, pues, que Simón no hubiera advertido su presencia; más aún, ya la había identificado con una mujer pecadora; y acertó en eso Simón, pues san Lucas la llama en su evangelio pecadora pública (7,37). 3.La pregunta de Jesús apunta al corazón de la mujer y de Simón. Sus ojos y sus convicciones religiosas le habían dado a Simón la pauta para identificar y catalogar a esa mujer, pero no para conocer su corazón. Navegaba todavía en un mar de oscuridad, pues no sólo desconocía el interior de esa mujer, sino también quién era Jesús, su invitado de honor. Jesús, con

esa pregunta, le revela su misterio. En el corazón arrepentido de esa mujer se refleja el rostro verdadero de Dios. Jesús es la presencia viva de la misericordia de Dios que perdona los pecados. Ella le lavaba los pies con sus lágrimas pero él le purificaba el corazón con su gracia: Porque ha dado muestras de amor, se le perdonan sus pecados. Sólo el amor perdona los pecados y esa es la lección que recibe Simón precisamente de esa mujer y que ratifica Jesús. Esta es la diferencia entre la ley de Moisés y el evangelio de Jesucristo. 4.¿Ves a esta mujer? Esa pregunta de Jesús sigue pesando en la conciencia de nuestra socie-

dad y de toda autoridad. Con el intrincado aparato de legalidad existente se le busca dar respuesta ocultando la realidad; se inventan zonas de tolerancia, se les cambia de nombre y hasta de estatuto social, pero se mantiene el régimen de marginación y de explotación. Esta es otra manera de no ver y de seguir lucrando con su dignidad. Simón sigue presente entre nosotros. Aunque sentado al lado de Jesús, está más lejos de su corazón que esa mujer arrojada a sus pies, pues el amor es lo único que nos acerca a Dios. 5.Pero el campo del fariseísmo es mucho más amplio, casi como la vida toda. Esta visión empañada no sólo finge no ver a esa mujer, sino también a ese emigrante, a ese niño -le llama producto-, a esa familia, a ese enfermo; del ciudadano sólo mira su potencial económico o su credencial de elector. Jesús salva devolviendo al hombre su dignidad: Tus pecados te son perdonados. El pecado degrada; en cambio, la misericordia y el perdón reintegran al hombre a su relación armoniosa con Dios, consigo mismo y con los demás. El cristianismo tiene la osadía de presentarse como la religión verdadera porque es la única que puede devolver al hombre su dignidad, y decirle: Vete en paz. Mario De Gasperín Gasperín Obispo de Querétaro


EDITORIAL

INTERNACIONAL

Frontera sin paz

L

a de Estados Unidos con México es una de las fronteras más «calientes» del mundo. Diariamente cruzan de un lado al otro cerca de 300 mil personas. Muchas de ellas procedentes del país azteca y otras de Centroamérica. Pocas de EE UU para acá. Pero el problema – lejos de solucionarse—crece. Y no hay quien le ponga una solución humana. Puras dizque soluciones de carácter técnico. O militar. El negocio, decía hace unos días el órgano oficial de la arquidiócesis primada de México, Desde la Fe, es «monstruoso»: cerca de siete mil millones de pesos le genera a las bandas de delincuentes que trafican con migrantes el hecho que los gobiernos de México y Estados Unidos no se pongan de acuerdo, ni

trabajen de manera ordenada y en conjunto hacia el logro de alguna medida que respete tanto las fronteras como los derechos humanos. En EE UU viven más de 15 millones de mexicanos, 4 o 5 de ellos sin documentación alguna. Con leyes migratorias como las de Arizona, esos compatriotas nuestros, cuya mejor pretensión es encontrar trabajo, pasan a ser, automáticamente, criminales. Y ni allá en el Norte les quitan el membrete ni aquí, en el Sur, les damos oportunidad de un trabajo digno. La gran defensora del migrante, la Iglesia católica, se ha desgañitado sin que nadie le eche un lazo. Ha pedido comprensión para las familias de los migrantes; para los niños, para las mujeres. Y ahora se ha organizado, para mayo, en ambos lados de la frontera, junto con otras denominaciones cristianas, para orar para que Dios intervenga. Porque lo que son los hombres, nada más no dan el ancho.

10 de abril de 2011

INTERNACIONAL AÑO 16, No. 822

PÁGINA PÁGINA

13

Si monseñor

Óscar Romero viviera Guillermo Gazanini Espinoza

A

propósito de la visita de Barack Obama al sepulcro de monseñor Romero, no se pueden pasar por alto las cuentas pendientes que los Estados Unidos tienen en Latinoamérica, comenzando por el asesinato del obispo mártir a manos de paramilitares que, supuestamente, fueron entrenados en escuelas estadounidenses.

Deudas pendientes

Sabemos la cadena de crímenes que Estados Unidos ha forjado en Latinoamérica, especialmente en la década de los ochenta.Y sufrimos ahora la guerra «de baja intensidad» que el gobierno norteamericano ha provocado en México, cuando las armas fluyen en tal cantidad recrudeciendo la guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado. Y si Obama visitó la tumba del arzobispo mártir, en un gesto que dice reconocer el liderazgo y valentía de San Romero de América, el mismo prelado, de haber vivido, echaría en cara al presidente la política criminal de la superpotencia.

Más aún, si monseñor Óscar Romero viviera, hubiera interpelado al presidente Obama poniendo en duda la sinceridad de su visita. En 2005, Gregorio Rosa Chávez, obispo auxiliar de San Salvador, escribía sobre la actitud del arzobispo ante la escandalosa intervención del imperio en el tráfico de armas que contribuyó a la muerte del pueblo salvadoreño. Durante su ministerio, afirma el obispo Rosa, ÓscarRomero había decidido escribir al presidente Carter y exigir el fin del envío de armamento; si bien, afirma el auxiliar, la carta no fue enviada a su destinatario, en ella se decía que al mártir le preocupaba «bastante la noticia de que el gobierno de los Estados Unidos está estudiando la manera de favorecer la carrera armamentista de El Salvador enviando equipos militares y asesores para entrenar a tres batallones salvadoreños en logística, comunicaciones e inteligencia». Ahora en México, en donde no cesa el comercio y tráfico armamentista que ha costado miles de muertos en una guerra no convencional.

Gesto hipócrita Los partidarios de Barack Obama aplaudirían el gesto presidencial de inclinarse ante el sepulcro del mártir, lanzando el mensaje de que el gobierno de los Estados Unidos de América simpatiza con la causa y destino de Latinoamérica; pero la superpotencia no tiene amigos, sino intereses y aliados. Mientras recordamos a Romero, cuyas únicas armas fueron el poder de la Palabra y la esperanza enraizada en el Evangelio, la realidad de nuestro continente se debate en la crisis que viene por la economía que, en muchas ocasiones, es sostenida por el narcotráfico que se nutre del sofisticado armamento «made in USA» y la intervención en nuestra región del imperio que ha violado los derechos fundamentales de las personas y la soberanía de los pueblos . A través de la libertad del espíritu que caracterizó la persona y ministerio de Óscar Romero, usando las palabras del obispo Rosa Chávez, «hombres libres como él son los que iluminan y estimulan nuestro caminar en los albores del nuevo milenio y nos estimulan a seguir desnudando, también nosotros, al nuevo imperio».

Inició el Atrio de los Gentiles L

a intuición de Benedicto XVI de crear un nuevo espacio donde laicos y no creyentes puedan ser acogidos con amistad para compartir con quien cree la búsqueda del único Dios, está tomando forma. La iniciativa, llamada «Atrio de los Gentiles», arrancó con un coloquio sobre el tema «Religión, luz y razón común», en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Benedicto XVI se dirigió a los asistentes mediante una conexión por video. Eficaces para creyentes y no creyentes resonaron sus palabras en París, dirigidas a los jóvenes, pero más en general a las mujeres y a los hombres de hoy. El Papa ha renovado así la invitación que en la sucesión de los siglos y hasta el fin de los tiempos la Iglesia de Cristo no se ha cansado y no se cansará de hacer: no tener miedo de abrir los corazones y las sociedades a Dios. Sin temor a asumir las palabras -libertad, igualdad, fraternidad- que resumieron los ideales revolucionarios, tantas veces luego empuñadas con aspereza en contra de la Iglesia y del cristianismo, y que sin embargo nacieron del cristianismo. El presidente del Pontificio Consejo para la Cultura, el cardenal Gianfranco Ravasi, quien representa al Vaticano en el encuentro, declaró: «el gran desafío no es el ateísmo sino la indiferencia, que es mucho más peligrosa». Son comunes las aspiraciones de creyentes y no creyentes para construir «un mundo nuevo y más libre, más justo y más solidario, más pacífico y más feliz». Por lo tanto -di-

ce Benedicto XVI- entre quien cree y quien no cree debe caer, con el reconocimiento recíproco, toda desconfianza: Dios no es un peligro para la sociedad y la vida humana y tampoco lo es naturalmente la razón, con tal de que no se someta a los intereses y a la utilidad, como ocurre con frecuencia. Por eso el Papa invitó a los jóvenes parisinos, reunidos ante Notre-Dame, sin distinguir entre creyentes y no creyentes, a no detenerse en el patio de los gentiles y entrar, en cambio, en la catedral, donde como incienso se elevaba la oración vespertina.


Homenaje a Juan Pablo II, símbolo de paz en México Sergio Estrada

FELICITACIONES DEL PAPA BENEDICTO XVI. A través de monseñor Christophe Pierre, nuncio apostólico en México, el Papa Benedicto XVI felicitó a México por tal homenaje. El representante del Vaticano en México expresó la alegría del romano pontífice por el acontecimiento: «El amado pontífice hizo de su existencia una ofrenda total de amor a Dios, a la Iglesia y a los hombres, completamente enamorado de Cristo». El Papa Ratzinger, a través de la misiva, expuso que Juan Pablo II dio al mundo un autentico testimonio de fe y esperanza. Exhortó a los jóvenes de México y de América, así como a todos los fieles católicos, a empeñarse para que la sociedad esté orientada a Dios a través de Cristo.

DE ÚLTIMO MINUTO AÑO 16, No. 822

PÁGINA

14

El Observador se une a las oraciones por el eterno descanso del joven

P

or lo menos 70 mil personas corearon el nombre de Juan Pablo II en su reciente homenaje en el estadio Azteca de la ciudad de México. Entre aplausos y vivas se gritaba: «Juan Pablo II, el Papa mexicano, te quiere todo el mundo». En medio de esta algarabía, el papamóvil entró al centro del Coloso de Santa Úrsula; con un efecto especial apareció la figura del Papa viajero dando la bendición como lo hizo en el último viaje a nuestro país. El festejo se inició con un Rosario donde participaron niños, deportistas, artistas y miembros de la sociedad civil. Se amenizó el momento con canciones que recordaban momentos emotivos de las visitas del Papa Juan Pablo II, además de interpretaciones en torno a la Virgen de Guadalupe.

10 de abril de 2011

JuanFranciscoSicilia,

hijo del escritor y periodista Javier Sicilia, quien fuera columnista de este periódico. Descanse en paz.

70 mil personas se reunieron el 2 de abril del 2011 en el estadio Azteca, para rendirle un homenaje al Papa ‘mexicano’: Juan Pablo II. Fue una reunión emotiva donde los mexicanos mostraron su cariño por el próximo beato.

Monseñor Pierre pidió abrir las puertas a Cristo sin tener miedo a la verdad. Destacó la gracia de México de caminar de la mano del hombre que defendió la dignidad humana, que reclamó los derechos de los pobres, el respeto a los indígenas, la justicia social, la búsqueda del bien común y de la paz. «Del gran hombre que no cesó de animar a todos a luchar por desterrar de su amado México la corrupción, la pobreza, las injusticias, la violencia, la drogadicción y el narcotráfico. Del gran hombre que supo manifestar su paternal lamento por la indigencia y la falta de respeto de muchos por los valores trascendentales de la persona humana, de su dignidad y libertad y de su derecho inviolable a la vida y el don inestimable de la familia», externó el embajador papal. En su turno, el cardenal Norberto Rivera, arzobispo de la ciudad de México, exhortó a tomar conciencia de hijos de Dios comprometiéndonos con la transformación de la

realidad de México: «La situación de nuestra patria reclama participación para encarnar el Evangelio en la vida social, política, económica y cultural. Debemos vivir conforme a nuestra fe, sufrir incomprensiones y persecuciones antes de permitir rupturas entre lo que se vive y lo que se cree». En su espacio, el Consejo Interreligioso de México aclaró que la construcción de la paz compete a todos: hombres de estado y de gobierno, parlamentarios, diplomáticos, organismos internacionales, públicos y grupos de todo género: «Así como los hombres y mujeres comunes, sobre los cuales caería de modo más grave el enorme peso de la violencia». Pidieron a todos comprometerse con la construcción de la paz en México, sin importar las diferencias de credos:«¡No más violencia, no más muertes, no más dolor. Que Dios conceda a nuestro país, a cada hombre y a cada mujer, el maravilloso don de la paz!».


Es imposible transmitir la fe a una tercera generación pasando por encima de la segunda S

oy consciente de que en la Iglesia cargamos sobre nuestros hombros muchas imágenes distorsionadas y antipáticas [sobre la familia]... Yo quisiera que tuviéramos esa santa confianza de comunicación y que nadie piense que el plantear ciertas cuestiones pueda ser inoportuno. Estamos en familia y, precisamente, vamos a hablar de la familia. Mi punto de partida es la afirmación de que la Iglesia tiene una preocupación muy especial por la familia. Muchas veces hemos expresado la convicción compartida de que difícilmente vamos a poder transmitir la fe a las nuevas generaciones, a los niños, a los jóvenes, si no contamos con la familia, como el lugar «natural» para la evangelización. Es imposible transmitir la fe a una tercera generación, teniendo que pasar por encima de la segunda. ¡Muy difícil!

En torno a la familia nos jugamos el futuro de la Iglesia y hasta de la misma sociedad. Más aún, como decía Juan Pablo II: «En torno a la familia y a la vida se libra el principal combate por la dignidad del hombre». Es verdad que, afortunadamente, la familia es una institución muy valorada. Cuando se hacen por ahí encuestas, la gran mayoría afirma valorar mucho la familia; pero, al mismo tiempo, se va derivando hacia un concepto de familia «difuso». La familia ha pasado a ser, para muchos, el lugar en que recibimos una acogida confortable, cómoda, el lugar en el que sentirse afectivamente a gusto... Sin embargo, queda en el olvido, o muy en segundo lugar, el hecho de que la familia es también el lugar de transmisión de los valores y de la educación moral. Se produce esta paradoja: la familia es muy valorada, pero al mismo tiempo está inmersa

en una gran crisis moral. Este riesgo existe. No creo que os descubro el Mediterráneo si digo que en nuestra cultura lo que prima, lo que está en alza, es la concepción autónoma del hombre; un hombre libre, independiente, que piensa: «A mí que nadie me diga lo que tengo que hacer»; con una concepción de «liberación» en la que parece que el hombre más maduro es aquel que no depende de nadie. Se trata de una concepción de «autonomía» y de «libertad» que no se compagina fácilmente con la vocación de la familia. Nosotros creemos que el valor supremo no es tanto la independencia del hombre, cuanto su «comunión». El hombre maduro no es el más independiente o el más aislado frente a los demás, sino todo lo contrario. Mons. José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián

Cinco soluciones para no criar a hijos déspotas Mantenerse fuerte delante de los enfados.- Según un estudio realizado

Por Carlota Falcó Vich / Forum libertas

Coger las riendas.- Los padres han de educar y han de actuar como modelos competentes para sus hijos. Su trabajo es establecer los límites y las normas y hacer que se cumplan, enseñarles los valores adecuados, la disciplina y el valor del esfuerzo. Hay que acostumbrarlos a la espera, no hay que acudir inmediatamente cuando ellos lo digan, así aprenderán también a poner sus propias soluciones ante los problemas.

en la Universidad de Pensilvana, Estados Unidos, los niños que presentan una tendencia más importante a los enfados temperamentales tienen más posibilidades de sufrir problemas emocionales cuando crecen. Los resultados reflejaban que estos niños presentan unos niveles más bajos de satisfacción vital, felicidad y autoestima en su vida adulta. Además, tienen menos comunicación con sus familiares, relaciones más pobres con sus padres y, en general, dificultad para intimar con los demás.

Pautas y órdenes claras.- Para que una orden o instrucción sea eficaz tiene que seguir una serie de pautas. La orden hay que decirla una sola vez, especificando la conducta que se quiere de manera clara. Tiene que hacerse en el momento óptimo y tiene que ir acorde con la edad del niño, sin amenazas pero con mano dura. Es muy importante establecer las consecuencias para una posible desobediencia. Restituir el papel del «no».- En los últimos años muchas teorías insisten sobre la cantidad inmensa de negaciones que puede sufrir una criatura desde pequeña y cómo esto se refleja en inseguridad y desconfianza cuando es mayor. Pero también se pasa muchas veces de la negación a la aprobación total. «Hay muchas situaciones en las que hace falta decir‘no’simplemente porque la necesidad de otro es más importante», dice Betsy Hart, experta en educación infantil en su libro Sin miedo a educar.

Mostrarse seguros.- «La respuesta del niño es directamente proporcional a la seguridad más o menos grande con la que se muestran sus padres delante de él», señala el psicólogo Javier Urra. Los niños tienen una especie de radar para identificar el estado emocional de los padres y, según esto, actuarán con mayor o menor insistencia para conseguir lo que se plantean. Por eso es tan importante mostrarse seguros ante los hijos, porque así verán que no tienen nada que hacer. Los niños tiranos no nacen, se hacen.- Por eso es tan importante plantearse

En los últimos años muchas teorías insisten sobre la cantidad inmensa de negaciones...

cómo será su educación «antes de que el niño nazca», concluye Urra. Sólo así sabrán los padres cómo actuar y afrontar los problemas ante las situaciones adversas que se les presenten.

10 de abril de 2011

FAMILIA AÑO 16, No. 822

PÁGINA PÁGINA

15

PINCELADAS POR EL P. JUSTO LÓPEZ-MELÚS

El racimo

de uvas ¡Qué hermoso racimo de uvas regaló un caminante a Macario, monje del yermo! Y pensó Macario: «Se lo ofreceré a este joven, que acaba de llegar, y le regocijarán las uvas». El joven se alegró, pero pensó: «Hay aquí, en una laura próxima, un anciano que hará años que no prueba las uvas». Y se lo llevó. El anciano pensó en un monje que estaba afligido: «Este regalito bien le conviene a él». Por la noche el racimo volvió íntegro a Macario. Y Macario daba gracias a Dios, pues había estado dando vueltas el racimo de uvas en aquella tierra de amor. «Tratad a los demás como queréis que ellos os traten a vosotros» (Mt 7, 12). A la tarde te examinarán en el amor.


16 PÁGINA

Encuentra doce personajes de los evangelios en esta sopa de letras

Refuerza tus conocimientos

sobre la vida de Jesús ACRÓSTICO

1+Dicen que fue el apóstol preferido de Jesús J_ _ _ 2+Pueblo natal de Jesús _ _ _E _ 3+Este anciano acogió a Jesús cuando era niño S_ _ _ _ _

10 de abril de 2011

4+ Traicionó a Jesús _U_ _ _ 5+ La efusión del Espíritu Santo _ _ _ _ _ _ _S_ _ _

Un niño le grita a su padre: ¡Papá, los zancudos no me dejan dormir, me están picando! A lo que el padre responde: Bueno, hijo, apaga la luz y duerme. El niño apaga la luz y cuando de pronto entra en su habitación una luciérnaga, el niño grita de nuevo: ¡Papá ahora me están buscando con una linterna!

8+ En este pueblo Jesús resucitó a un niño N_ _ _

SOPA DE LETRAS:

+Bartimeo, +Isabel, +Caifás, +Nicodemo, +Anás, +Judas, +Juan, +Pilato, +Mateo, +Tomás, +Magdalena, +María.

DESCUBRE LA FRASE

S_ N_ _S H_C_ _ S C_M_ N_Ñ_S N_ _NTR_R_ _S _N _L R_ _N_ D_ L_S C_ _L_S SI NO OS HACÉIS COMO NIÑOS NO ENTRARÉIS EN EL REINO DE LOS CIELOS

Un día Jaimito llega a su casa y su mamá le pregunta: -¿Cómo te fue en el colegio? Y Jaimito le responde: -Como en el polo norte, todo bajo cero.

7+ Lugar natal de Lázaro, Marta y María _E_ _ _ _ _

9+ Un camello no la puede atravesar A_ _ _ _ 10+ Lo es Jesús para el mundo _ _Z 11+ Jesús las empleaba para hablar del reino de Dios _A_ _ _ _ _ _ _ 12+ Ciudad junto al lago de Genesaret _ _ _ _R_ _ _ _ 13+ «Bajaba un hombre de Jerusalén a…» _E_ _ _ _ 14+ Le costó creer en la resurrección T_ _ _ _ RESPUESTAS:

1. Juan. 2. Belén. 3. Simeón. 4. Judas. 5. Pentecostés. 6. Andrés. 7. Betania. 8. Naím. 9. Aguja. 10. Luz. 11. Parábolas. 12. Cafarnaúm. 13. Jericó. 14. Tomás.

En una juguetería, un niño escoge un peluche de canguro. Va a la caja y le entrega un billete de mentiritas a la cajera y ésta le dice amablemente: -Corazón, esto no es dinero de verdad. Y el niño le contesta: -Este tampoco es un canguro de verdad.

6+ Discípulo de Jesús, hermano de Pedro _ _D_ _ _


822 El Observador de la Actualidad