Page 1

PRÓXIMO NÚMERO

DERECHOS HUMANOS E IGLESIA

3La Biblia, fundamento de los Derechos Humanos. 3 Los precursores de la defensa de la dignidad en América. 3 Los pueblos indígenas y su caminar en la Iglesia.

El Papa urge a “revalorizar la Palabra divina en la Iglesia”

ESPECIAL

D El Adviento en preguntas D La corona de Adviento

D Algunas ideas para hacer vida el Adviento D Decálogo del Adviento

REPORTAJE

Sobre la exhortación postsinodal Verbum Domini, sobre la Palabra, el documento más importante sobre la Biblia escrito en los últimos 45 años.

El Observador PÁGINA 3

DE

28 de noviembre de 2010

AÑO 16

SOBRE LA MARCHA SANTIAGO NORTE Inquietante manía de los medios de comunicación sobre el Papa Benedicto XVI, sobre la Iglesia católica, sobre todo lo que tenga que ver, directa o indirectamente, con el hecho religioso. Esta semana fue la “bomba” del libro Luz del mundo, del alemán Peter Seewald, amigo y entrevistador de Joseph Ratzinger desde hace varios ayeres. Según se adelantó a saludar la prensa internacional, en un comentario de ese libro, el Papa “bendijo el uso del preservativo”. Nada más lejano a los dichos del Papa. Habló de “ciertos casos”, en la comunidad homosexual masculina, y como el primer paso hacia la responsabilidad con el otro (para no enfermarlo). Es decir, cuando la necesidad es extrema. Eso no es bendecir al condón: es abarcar, con misericordia, el corazón del hombre. Cosas muy diferentes.

EL PRESERVATIVO NO ES LA SOLUCIÓN PARA EL SIDA

No. 803

elobservadorenlinea.com

LA

ACTUALIDAD

Fundado en 1995

$10.00

“Concentrarse sólo en el preservativo quiere decir banalizar la sexualidad”: BXVI «Si alguien va a robar un banco y está decidido a usar una pistola, sería mejor utilizar una que no tuviera balas. Eso reduciría las posibilidades de heridas mortales. Pero no es tarea de la Iglesia enseñar a los potenciales ladrones de bancos cómo robar bancos de manera más segura, y ciertamente no es la tarea de la Iglesia apoyar programas que les proporcionen pistolas sin balas. No obstante, el intento de un ladrón de robar un banco de una manera más segura para los empleados y los clientes puede indicar un elemento de responsabilidad moral que podría ser un paso hacia una eventual comprensión de la inmoralidad que supone el hecho de robar un banco». Janet E. Smith, en The Catholic World Report

...Pues lo mismo se puede decir del uso del preservativo.

“LUZ DEL MUNDO” EN CÁPSULAS p.2 En las declaraciones de Benedicto XVI se mantienen las enseñanzas sobre la sexualidad. PÁGINA 9

EN OPINIÓN DE... ALGARA: John Henry Newman: en busca de la verdad p.12

TRASLOSHEROS: Un encuentro con los obispos de México p.13

RELACIÓN DE PAREJA, DIFICULTADES Y SOLUCIONES


Luz del mundo

OPINIÓN 2 PÁGINA

28 de noviembre de 2010

AÑO 16, No. 803

en cápsulas

/El Observador

PÓRTICO

(Zenit-El Observador) El libro-entrevista Luz del mundo, presentado este martes en el Vaticano, recoge respuestas francas de Benedicto XVI al periodista Peter Seewald sobre el Papa, la Iglesia y los signos de los tiempos.La conversación ofrece claves sobre los retos de la sociedad actual y el caminar de la Iglesia.

POR JAIME SEPTIÉN jaimeseptien@gmail.com

Invulnerabilidad de la verdad

Q

NUEVA INTOLERANCIA:

ué difícil es hablar de la Verdad en este tiempo nuestro, hecho de verdades a medias y de mentiras completas. Qué mal preparados estamos para hacer que la Verdad fluya a través de nosotros, se refleje en nuestros actos, sea creíble, sobre todo para quienes la Verdad o es imposición o es una cosa antigua. Hace una semana recibí el correo electrónico de un lector que me ha parecido una bellísima imagen de lo que Dios Nuestro Señor ha estado haciendo los últimos 15 años y medio en El Observador. No por nuestros méritos —por el mío menos que el de ninguno otro—, sino porque ha tenido a bien hacer de El Observador un heraldo de la Buena Nueva, del Evangelio. He aquí la parte medular del texto: Curiosa información: Te reitero mi felicitación por los últimos números del periódico semanal. Temas importantes, algunos muy polémicos, ricos en argumentaciones para convencer y fortalecer a personas de buena voluntad. También por la magnífica impresión del número correspondiente al 7 de noviembre (Pórtico: “Cautivos”). Accidentalmente derramé un frasco con thinner que cayó sobre él y una caja de kleenex. Resultado: ésta se despintó de inmediato, aquél sólo se empapó. Al ponerlo a secar quedó intacto, sin ninguna alteración, como si no le hubiera pasado nada. Pienso que es un símbolo interesante de lo invulnerable de la Verdad y de los medios como EL OBSERVADOR que la difunden. No revelaré el nombre de quien esto me escribió, pero puedo decir que se trata de una persona que ha ocupado uno de los más altos cargos de responsabilidad en este país. La metáfora es —por lo menos para quien esto escribe— sobrecogedora. Y me conecta con la esencia de mi profesión —el periodismo— y con la raíz de mi fe —el catolicismo. Es el puente de la Verdad. Cuando el periodismo católico no está comprometido al cien por ciento con la Verdad (que es Cristo), no sirve para nada. Soy un siervo inútil. Si el Espíritu Santo — que sopla donde quiere— ha soplado sobre mí y sobre todos los que trabajamos en El Observador, bendito sea su soplo. Eso me compromete a ser cada día más cercano a la oración y más católico. También, mejor periodista. Porque, como dice la carta que recibí: la Verdad es invulnerable, cáigale lo que le caiga encima. Hasta yo mismo.

DIRECTORIO El Observador

®

DE LA ACTUALIDAD DE LA ACTUALIDAD

Dirección: Jaime Septién Crespo Dirección adjunta: Maité Urquiza de Septién Dirección de proyectos: Rogelio Hernández Murillo

p“Hay parámetros acostumbrados del pensamiento que se quieren imponer a todos. Así, pues, se los anuncia en la llamada “tolerancia negativa”, por ejemplo, cuando se dice que, en virtud de la tolerancia negativa, no debe haber cruz alguna en los edificios públicos. En el fondo, lo que experimentamos con eso es la supresión de la tolerancia, pues significa que la religión, que la fe cristiana, no puede manifestarse más de forma visible.

SOLUCIONES A LOS ABUSOS: p“Lo importante es, en primer lugar, cuidar de las víctimas y hacer todo lo posible por ayudarles y por estar a su lado con ánimo de contribuir a su sanación; en segundo lugar, evitar lo más que se pueda estos hechos por medio de una correcta selección de los candidatos al sacerdocio; y, en tercer lugar, que los autores de los hechos sean castigados y que se les excluya toda posibilidad de reincidir”.

AFRONTAR LOS ABUSOS: p“Lo que nunca debe suceder es escabullirse y pretender no haber visto, dejando así que los autores de los crímenes sigan cometiendo sus acciones. Por tanto, es necesaria la vigilancia de la Iglesia, el castigo para quien ha faltado, y sobre todo la exclusión de todo ulterior acceso a niños”.

NUEVA EVANGELIZACIÓN: p“El único evangelio debe ser anunciado en su inmensa, permanente racionalidad y, al mismo tiempo, en su poder, que sobrepasa la racionalidad, para llegar nuevamente a nuestro pensamiento y nuestra comprensión”.

PRESERVATIVOS: p“Es obvio que ella [la Iglesia] no los ve como una solución real y moral. No obstante, en uno u otro caso pueden ser, en la intención de reducir el peligro de contagio, un primer paso en el camino hacia una sexualidad vivida de forma diferente, hacia una sexualidad más humana”.

Jefe de redacción: J. Jesús García y García. Contraloría: María del Carmen Velasco de Uresti. Logística: Ricardo García Meza. Jefe de diseño: Diana Rosenda García Bayardo. Jefe de información: Omar Árcega Escobedo. Redactor asociado: Gilberto Hernández García. Editora «Ser Joven»: Rubicela Muñiz Patiño. Jefatura de ventas: Patricia Flores de Aboytes. Asesor: Clemente Chauvet Flores. Jefe de circulación: José Trejo Hurtado. Coordinador de distribución: Agustín Morales Cabello. Promoción y difusión: Óscar Uresti Serrano.

LA MUJER EN LA IGLESIA:

p“Hay tantas funciones destacadas, importantes de las mujeres en la Iglesia que no puede hablarse de discriminación. Si se contempla la historia de la Iglesia, la importancia de las mujeres -desde María, pasando por Mónica y hasta llegar a la Madre Teresa- es tan eminente que, en muchos sentidos, las mujeres plasman la imagen de la Iglesia más que los hombres”.

LEGIONARIOS DE CRISTO (LC): p“Naturalmente, hay que hacer correcciones, pero en términos generales, es una comunidad sana. Hay en ella muchas personas jóvenes que quieren servir con entusiasmo a la fe. No se debe destruir ese entusiasmo. Muchos de ellos partieron de una figura falsa, pero al final se han visto llamados a adherir a una correcta. Éste es el hecho notable, la contradicción: que, por así decirlo, un falso profeta haya podido tener un efecto positivo. A esos jóvenes hay que darles un nuevo aliento. Hace falta una estructura nueva para que no caigan en el vacío sino que, rectamente conducidos, puedan prestar un servicio a la Iglesia y a los hombres”.

ECOLOGÍA: p“Que el hombre está amenazado, que se amenaza a sí mismo y amenaza el mundo, se hace hoy de algún modo visible a través de las pruebas científicas. Sólo puede ser salvado si en su corazón crecen las fuerzas morales; fuerzas que sólo pueden provenir del encuentro con Dios”.

INDISOLUBILIDAD DEL MATRIMONIO: p“Nosotros no podemos manipular esa palabra. Debemos dejarla así, aun cuando contradiga las formas de vida hoy dominantes”.

EL PODER DEL PAPA: p“El papa no tiene divisiones ni puede comandar. Tampoco posee una gran empresa en la que todos los fieles de la Iglesia fuesen sus empleados o subordinados. En tal ese sentido, el papa es, por un lado, un hombre totalmente impotente. Por otro lado, tiene una gran responsabilidad. En cierta medida es el jefe, el representante, y al mismo tiempo el responsable de que la fe que mantiene unidos a los hombres sea creída, que siga estando viva y que permanezca intacta en su identidad. Pero sólo el mismo Señor tiene el poder de mantener a los hombres también en la fe”.

Diseño de publicidad: Octavio Espinosa Murillo. Diseñador asociado: Josué David Isassi Montes. Crédito y cobranza: Fernando Maya Solano. Secretaria y suscripciones: María del Refugio Rojas de Hernández. Asistentes de dirección: Marcela Valenzuela de Adame. Agentes de distribución y cobranza: Carmelo Aguillón Sánchez, José Trejo Hurtado y Salvador González Núñez. Mensajería: Alfonso Sánchez y Arrieta. Asistente de oficina: María del Carmen Olvera Castro.

El Observador de la actualidad. Publicación semanal de Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. Reforma No. 48, Centro histórico, C.P. 76000, Santiago de Querétaro, Qro., Tels. (442) 214-1842, 224-1454 y 214-5475, lada sin costo fuera de Querétaro 01 800-253 3501.- Correo electrónico: mensaje@elobservadorenlinea.com - Número de Certificado de Licitud de Título 9598.- Número de Certificado de Licitud de Contenido 6695.- Número de Reserva al Título en Derechos de Autor 1080200/2001.- Precio del ejemplar: $10.00.- Suscripción anual en la ciudad de Querétaro (aplican restricciones): $450.00 - Impresión: Compañía Periodística Meridiano, S.A. de C.V., Prol. Calzada 208 Col. Martinica, Tel. (477) 788-2115, León, Gto. - Permiso de publicación periódica, autorizado por Sepomex Núm. PP22-0001. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.


El Papa urge a «revalorizar la Palabra divina en la Iglesia» Se publica la exhortación postsinodal Verbum Domini, sobre la Palabra, el documento más importante sobre la Biblia escrito en los últimos 45 años.

E

l Papa lo ha redactado recogiendo las 55 propuestas que surgieron del Sínodo de los Obispos del mundo dedicado a La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia. En aquella cumbre episcopal, celebrada en 2008, 253 padres sinodales, 41 expertos y 37 oyentes reflexionaron sobre cómo es posible alcanzar una relación personal con Cristo a través de la Escritura, así como ayudar a los creyentes a meditar la Biblia, tanto en privado como en grupo. Verbum Domini no es sólo una síntesis sin precedentes, por parte de un Papa, sobre la reflexión de un lustro a nivel mundial dentro de toda la Iglesia, sino que, además, está realizada por un Papa que fue durante años Presidente de la Pontificia Comisión Bíblica. Este documento se había hecho necesario para la Iglesia universal, pues el redescubrimiento de la Biblia «tuvo un papel fundamental en la renovación conciliar». Ahora bien, con el tiempo se notaba «un cierto descuido, una rutina». Y esto ha dado lugar a dos extremos opuestos: por una parte, se constata un «genérico espiritualismo»; por otra, son comunes «áridos tecnicismos por parte de los especialistas» capaces de aburrir al creyente más convencido. Por este motivo, el cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación para los Obispos, explicó que esta situación ha provocado «un déficit que hay que llenar en la vida espiritual del pueblo de Dios». Y Benedicto XVI afronta el desafío. SUPERACIÓN DE MALENTENDIDOS En un mundo donde Dios es considerado super-

fluo, asegura el Papa en la introducción de Verbum Domini, «no hay prioridad más grande que ésta: abrir de nuevo al hombre de hoy el acceso a Dios, al Dios que habla y nos comunica su amor ». La Exhortación afronta este objetivo, aclarando malentendidos entre términos como Biblia, Es-

28 de noviembre de 2010

PÁGINA

3

REPORTAJE AÑO 16, No. 803

/El Observador

critura o palabra de Dios.. Otro de los malentendidos es el de la relación entre la Biblia y la Iglesia. En general, se olvida que la Iglesia es anterior a la redacción de la Biblia, y que miem los autores inspirados fueron los primeros miembros de la comunidad eclesial. Por eso, asegura fun el Papa, si se quieren evitar interpretaciones fundamentalistas, hay que tener en cuenta que «es la com Tradición viva de la Iglesia la que nos hace comprender de modo adecuado la Sagrada Escritura como palabra de Dios». Responde así el documento a otra de las preguntas: ¿cómo puede ser la Biblia palabra de Dios, si Ver sus autores son hombres de carne y hueso? VerEs bum Domini responde a esto que «la Sagrada Escritura es la palabra de Dios, en cuanto escrita por inspiración del Espíritu Santo». Reconoce también la intervención humana. El Papa, con Verbum Domini, trae una auténtica renovación para la Iglesia basada en propuestas lo muy concretas, que van desde la necesidad de lograr que finalmente la Biblia se traduzca a todos ho los idiomas, hasta la urgencia de mejorar las homilías, basándose e inspirándose en la palabra de Dios, y no en elucubraciones o teorías ideológicas que sólo aburren a los fieles. El Santo Padre pide que «los predicadores tengan familiaridad y trato asiduo con el texto sagrado; que se preparen para la homilía con la meditación y la oración, para que prediquen con convicción y pasión». Otra de las propuestas más importantes de este documento, es la Lectio divina, es decir, no sólo la lectura, sino sobre todo la palabra de Dios, la oración basada en la Biblia, una práctica «capaz de abrir al fiel no sólo el tesoro de la palabra de Dios, Pa sino también de crear el encuentro con Cristo, Palabra divina y viviente».. Verbum Domini se convierte en un instrumento para la nueva evangelización. «Muchos hermanos evan están bautizados, pero no suficientemente evangelizados. Con frecuencia, naciones un tiempo ricas en fe y vocaciones van perdiendo su propia secula identidad, bajo la influencia de una cultura secularizada». Y la nueva evangelización, concluye, pasa por el testimonio, pues «la palabra de Dios llega a los hombres por el encuentro con testigos que la hacen presente y viva». Jesús Colina. Roma

VERBUM DOMINI, EN DIEZ PÁRRAFOS p «La fe cristiana no es una religión del Libro: el cristianismo es la religión de la palabra de Dios, no de una palabra escrita y muda, sino del Verbo encarnado y vivo» (n. 7). p «Es la tradición viva de la Iglesia la que nos hace comprender de modo adecuado la Sagrada Escritura como Palabra de Dios» (n. 17). p «Es decisivo desde el punto de vista pastoral mostrar la capacidad que tiene la palabra de Dios para dialogar con los problemas que el hombre ha de afrontar en la vida cotidiana» (n. 23). p «Se requiere que los predicadores tengan familiaridad y trato asiduo con el texto sagrado; que se preparen para la homilía con la meditación y la oración, para que prediquen con convicción y pasión» (n. 59).

p «La actividad catequética comporta un acercamiento a las Escrituras en la fe y en la tradición de la Iglesia, de modo que se perciban esas palabras como vivas, al igual que Cristo está vivo hoy donde dos o tres se reúnen en su nombre» (n. 74). p «La Lectio divina es verdaderamente capaz de abrir al fiel no sólo el tesoro de la palabra de Dios sino también de crear el encuentro con Cristo, Palabra divina y viviente» (n. 87). p «Muchos hermanos están bautizados, pero no suficientemente evangelizados. Con frecuencia, naciones un tiempo ricas en fe y vocaciones van perdiendo su propia identidad, bajo la influencia de una cultura secularizada. La exigencia de una nueva evangelización, tan fuertemente sentida por mi venerado predecesor, ha de ser confirmada sin temor,

con la certeza de la eficacia de la Palabra divina» (n. 96). p «La Palabra de Dios llega a los hombres por el encuentro con testigos que la hacen presente y viva» (n. 97). p «En el contexto actual, es necesario más que nunca redescubrir la palabra de Dios como fuente de reconciliación y paz, porque en ella Dios reconcilia en sí todas las cosas: Cristo es nuestra paz, que derriba los muros de división» (n. 102). p «En el mundo de Internet, que permite que millones y millones de imágenes aparezcan en un número incontable de pantallas de todo el mundo, deberá aparecer el rostro de Cristo y oírse su voz, porque, si no hay lugar para Cristo, tampoco hay lugar para el hombre» (n. 113).


4

EL ADVIENTO

EL ADVIENTO

28 de noviembre de 2010, AÑO 16, No. 803

EN PREGUNTAS

POR EL P. ANTONIO RIVERO, L.C. / Catholic.net

Adviento es la llegada de Alguien importante, para algo importante, por algo importante, a un lugar importante. Descubramos el sentido profundo de este tiempo litúrgico tan sencillo, austero y propicio para la meditación y la esperanza.

¿Quién llega? Es Jesucristo, nuestro Señor, el Redentor del mundo, el Señor de la vida y de la historia, mi Amigo, el Agua Viva que sacia mi sed de felicidad, el Pan de Vida que nutre mi alma, el Buen Pastor que me conoce y me ama y da su vida por mí.

¿Cómo llega? Humilde, pobre, sufrido, puro, hace más de dos mil años en Belén. Llega escondido en ese trozo de pan y en esas gotas de vino en cada Eucaristía, pero que ya no son pan ni vino, sino el Cuerpo sacrosanto y la Sangre bendita de Cristo resucitado y glorioso. Y llega disfrazado en ese prójimo enfermo, pobre, necesitado, antipático, a quien podemos descubrir con la fe límpida y el amor comprensivo. Y llega silencioso o con estruendo en ese accidente en la carretera, en esa enfermedad que no entendemos, en esa muerte del ser querido, para recordarnos que Él atravesó también por esas situaciones humanas y les dio sentido hondo y profundo.

¿Por qué llega? Porque quiere hacernos partícipes de su amor y amistad. Quiere renovar una vez más su alianza con nosotros. El amor es el motor de estas continuas venidas de Cristo a nuestro mundo, a nuestra casa, a nuestra alma. No hay otra razón.

El Observador

TRES MIRADAS Y EL ADVIENTO

¿Para qué llega? Para dar un sentido de trascendencia a nuestra vida, para decirnos que somos peregrinos en este mundo y que hay que seguir caminando y cantando. Llega para enjugar nuestras lágrimas amargas. Llega para hablarnos del Padre, a quien Él tanto ama. Llega para alimentar nuestras ansias de felicidad. Llega para curar nuestras heridas, provocadas por nuestras pasiones aliadas con el enemigo de nuestra alma. Llega para recordarnos que no estamos solos, que Él está a nuestro lado como baluarte y sostén..

¿A dónde llega? Llega a nuestro mundo convulso y desorientado y hambriento de paz, de calor, de caridad y de un trozo de pan; a nuestras familias, tal vez divididas o en armonía; a nuestros corazones inquietos, como el de san Agustín de Hipona, corazón que sólo descansó en Dios. Quiere llegar a todos los parlamentos internacionales y nacionales para dar sentido y moralidad a las leyes que ahí se emanan. Quiere llegar al palacio del rico, como a la choza del pobre. Quiere llegar junto al lecho de un enfermo en el hospital, como también a ese salón de fiestas. Él no viene a aguar nuestras alegrías humanas sino a purificarlas y orientarlas. Quiere llegar al mundo de los niños, para cuidarles su inocencia y pureza. Quiere llegar al mundo de los jóvenes, para sostenerles en sus luchas duras y enseñarles lo que es el verdadero amor. Quiere llegar al mundo de los adultos para decirles que es posible la alegría y el entusiasmo en medio del trabajo agotador y exhausto de cada día. Quiere llegar a cada familia para llevarle el calor del amor, reflejo del amor trinitario. Quiere llegar al mundo de los ancianos para sostenerles con el báculo del aliento y la caricia de la sonrisa. Quiere llegar al mundo de los gobernantes para decirles que su autoridad proviene de Dios, que deben buscar el bien común y que deberán dar cuenta de ella.

¿Cuántas veces llega? No hay minuto en que no percibamos la venida de Cristo a nuestra vida. Basta estar con los ojos de la fe bien abiertos, con el corazón despierto y preparado por la honestidad, y con las manos siempre tendidas para el abrazo de ese Cristo que sabe venir de mil maneras. Por tanto, podemos decir que siempre es Adviento. Es más, nuestra vida debe ser vivida en actitud de Adviento: alguien llega. No vayamos a estar somnolientos y distraídos.

Primera mirada Nuestro Adviento es una mirada hacia atrás, celebrar que Dios se ha hecho hombre, que Dios ha entrado en nuestra historia, ha hecho suya nuestra debilidad y nos ha abierto el camino capaz de liberarnos del mal y del pecado Poder festejar este hecho decisivo exige sumergirnos en los sentimientos del pueblo de Israel y despertar en nosotros una actitud de espera, de deseo de la venida del Señor, que nos libere y transforme nuestra vida en una nueva manera de vivir. A ello nos ayudan los profetas, con su esperanza y confianza en el Mesías que iba a venir, y María -el gran modelo del Adviento- que se sabe pobre y frágil en un mundo necesitado de la acción salvadora de Dios y se abre a Él para hacer posible su venida. María es modelo de espera gozosa del Señor que viene.

Segunda mirada Nuestro Adviento es una mirada a nuestro entorno para celebrar la venida constante de Dios. Invitados a vivir la venida

histórica del Señor para experimentar su venida constante en las personas y los acontecimientos de nuestra vida, en todo lo que comparte nuestra cotidianidad. Una venida que se hace constante en la oración, cuando le buscamos en el diálogo amoroso y dejamos que Él sea nuestro compañero de camino. O cuando nos reunimos en su nombre, como comunidad creyente, y celebramos los sacramentos, que es donde se hace presente de manera más viva el Espíritu de Jesús.

Tercera mirada Nuestro Adviento es una mirada a la venida definitiva como horizonte final de nuestra existencia, donde la esperanza proclama que nuestra historia no está condenada al fracaso, sino a compartir con toda la humanidad la vida plena de Dios. Una esperanza alegre y pacificadora que alienta en el camino y anima a la responsabilidad bajo la certeza de que una mano amorosa nos acogerá para eternizar nuestra vida.


El Observador

EL ADVIENTO

28 de noviembre de 2010, AÑO 16, No. 803

CORONA DE ADVIENTO Una tradición que nos lleva al encuentro con lo divino La corona de Adviento encuentra sus raíces en las costumbres precristianas de los germanos (Alemania). Durante el frío y la oscuridad de diciembre, colectaban coronas de ramas verdes y encendían fuegos como señal de esperanza en la venida de la primavera. Los primeros misioneros aprovecharon esta tradición para evangelizar a las personas. En el siglo XVI católicos y protestantes alemanes utilizaban este símbolo para celebrar el Adviento. Las velas anticipan la venida de la luz en la Navidad: Jesucristo. Estos son algunos componentes de la corona de Adviento y lo que simbolizan:

La forma circular:

El círculo no tiene principio ni fin. Es señal del amor de Dios que es eterno, sin principio y sin fin, y también de nuestro amor a Dios y al prójimo que nunca debe terminar.

Las ramas verdes:

Verde es el color de esperanza y vida, y Dios quiere que espere-

mos su gracia, el perdón de los pecados y la gloria eterna al final de nuestras vidas. El anhelo más importante en nuestras vidas debe ser llegar a una unión más estrecha con Dios, nuestro Padre.

Las cuatro velas: Nos hacen pensar en la obscuridad provocada por el pecado que ciega al hombre y lo aleja de Dios. Después de la primera caída del hombre, Dios fue dando poco a poco una esperanza de salvación que iluminó todo el universo como las velas la corona. Así como las tinieblas se disipan con cada vela que encendemos, los siglos se fueron iluminando con la cada vez más cercana llegada de Cristo a nuestro mundo. Son cuatro velas las que se ponen en la corona y se prenden de una en una, durante los cuatro domingos de Adviento al hacer la oración en familia. Las manzanas rojas que adornan la corona representan los frutos del jardín del Edén con Adán y Eva que trajeron el pecado al mundo pero recibieron también la promesa del Salvador Universal. Invitamos a que todas las familias sigan esta tradición, pues es una forma de recordarnos que debemos prepararnos para la llegada del Salvador.

¿QUÉ NOS ENSEÑA MARÍA EN EL MISTERIO DEL ADVIENTO? POR EL P. FLORENTINO MUÑOZ MUÑOZ

Una figura importante de este tiempo es la Virgen María. A través de su papel en la historia de la salvación nos deja enseñanzas que vale la pena resaltar.

Escuchar la palabra de Dios María fue una mujer que estuvo atenta a Dios y lo escuchó en las Escrituras Santas de su pueblo, Israel, y cuando le dirigió su Palabra en el misterio de la Anunciación. Aprendamos de nuestra Madre: no estaba distraída; lo escuchó. Tan distraídos estamos a veces que no escuchamos nada ni a nadie. Es posible que nos limitemos a oír sin prestar atención, sin escuchar..Roguemos al Señor que despierte y abra desde el amanecer nuestros oídos para que podamos escuchar su voz y su palabra de gracia, de perdón, de misericordia, de esperanza. Así podremos ser verdaderos discípulos de Jesús, como María, la mejor y más excelsa discípula de Jesús, su Hijo. Leamos y meditemos las Escrituras Santas en familia, en la soledad, en comunidad: «quien no conoce las Escrituras no conoce a Jesucristo».

Dejarnos guiar y construir por el Espíritu de Dios María se sabía habitada y guiada por el Espíritu Santo en el espesor de su historia. El Espíritu Santo transformó interiormente a María: la hizo santa, la plasmó como criatura nueva, la hizo mujer nueva. «María es como el primer fruto por anticipación de la acción permanente del Espíritu en la Iglesia» (E. Gibson). El Espíritu Santo nos invita y nos mueve a convertirnos al Señor. Ayudados por la gracia

divina, cambiamos nuestras actitudes y criterios, nuestros comportamientos y acciones. Así no estarán esclavizados por la avaricia, el odio, la envidia, la hipocresía, la intolerancia, la venganza, el orgullo, la frivolidad...

Vivir con esperanza

La esperanza en Adviento es tiempo de enderezar las sendas y preparar los caminos del Señor, de despertar del sueño del pecado y velar, porque ya está amaneciendo. Sepamos vivir en esperanza y dar esperanza a tantas personas que la han perdido, o viven sin saber hacia dónde van. María espero y confió, algo que nuestra sociedad no esta muy dispuesta a hacer, y entonces sólo queda la desesperanza, el dolor y el llanto. María esperó porque confiaba en Dios; revisemos en este Adviento qué tanto confiamos, porque de ese tamaño será nuestra esperanza.

Hacer vida el ejemplo de María

Como cristianos, nuestro reto es construir una vida donde la escucha de Dios, la capacidad de ser dóciles a sus designios y la capacidad de esperanza sea lo que guíe nuestras acciones; sólo así estaremos preparando nuestro corazón para la venida del Salvador.

5


6

EL ADVIENTO

28 de noviembre de 2010, AÑO 16, No. 803

El Observador

ALGUNAS IDEAS PARA LA VOZ EN EL DESIERTO, HACER VIDA EL ADVIENTO ANUNCIO DE CRISTO Una forma de relacionarnos con nosotros mismos, con los demás y con Dios es a través de los signos, de frases o hechos concretos que simbolicen una vivencia interior. Esto se aplica en todas las dimensiones de nuestra vida. El vivir el Adviento no escapa a esta dinámica, por eso proponemos una serie de símbolos que nos lleven a un mejor entendimiento de lo que vivimos, que expresen el sentir personal y comunitario que implica prepararse para la venida de Cristo.

En familia

Se puede hacer la dinámica de la construcción del pesebre. Se le agregará cierta cantidad de paja por cada obra buena que realicen los miembros dela familia. Esta es una forma gráfica y pedagógica de comprender cómo con nuestras acciones diarias nos preparamos para el nacimiento de Cristo en nuestros corazones. Siguiendo este principio, en lugar de pesebre se puede hacer algún dibujo en el que se represente el Nacimiento. Se puede ir coloreando alguna parte de éste, cada vez que lleven a cabo una obra buena, para irlo completando para la Navidad. Otra posibilidad es ir acercando un poco a los Reyes Magos que se encuentran en el nacimiento con cada acción buena y hacerlos retroceder si el balance de ese día es más negativo que positivo. Avivemos la unión y comunicación entre los miembros.

Celebraciones eucarísticas

En las celebraciones eucarísticas se puede realizar una serie de actos para ambientarnos en este tiempo: bendición de la corona de Adviento; bendición del

nacimiento del templo; rito de inauguración del año litúrgico con procesión del leccionario dominical; utilización del rito de aspersión de agua bendita por lo menos los domingos y, sobre todo, desde la segunda parte del Adviento (en la línea de una expectativa gozosa por el don de Dios); austeridad en la decoración de la capilla o del templo parroquial: flores, adornos, etcétera; uso de dibujos de símbolos litúrgicos; colocación, en un lugar visible de la capilla, de una canasta para las despensas que la comunidad irá donando en el transcurso del tiempo de Adviento.

Colecta y visita a hermanos necesitados

Es un tiempo apropiado para la vivencia de la caridad y solidaridad. Por ello es recomendable organizar una colecta de víveres, ropa y juguetes, con el fin de donarlos en el marco de una visita a algún hospital o barrio pobre. Al término de las Misas de cada domingo de Adviento se pueden repartir cajas de cartón para que cada familia o persona colabore con una familia pobre en esta Navidad. Las personas son invitadas a inscribirse especificando si quieren donar una despensa para una familia de 4, 6 u 8 miembros. La visita debe involucrar a la mayor cantidad de gente posible, ya que puede ser una magnífica ocasión apostólica. Debe cuidarse que esta visita no sea, por lo tanto, un mero pretexto para repartir regalos, sino que debe transmitir lo esencial de nuestra vida de fe.

Realizar estas Actividades en familia y en comunidad nos educa en el significado de la fe

Juan Bautista es el signo de la irrupción de Dios en su pueblo. El Señor le visita, le libra, realiza la alianza que había prometido.Su vida es una constante preparación, espera y anuncio de Cristo; vivió en el desierto; seguramente perteneció a la secta de los esenios judíos que llevaban una vida ascética, esperaban la pronta venida del mesías y estudiaban los textos sagrados.

Juan el Bautista, el hombre La ropa de Juan era de pelo de camello y tenía un cordón de cuero en la cintura. Su comida era langostas y miel de campo. Con un intenso fervor predicó a las multitudes que venían a escucharlo desde de Jerusalén, de toda la provincia de Judea y de toda la región alrededor del río Jordán. Los instaba a que se arrepintieran de inmediato, pues el reino de los cielos estaba cerca. Después de haber confesado sus pecados, los bautizaba en el Jordán. Por ello Juan recibió el sobrenombre de “el Bautista”. Exhortaba a sus oyentes a que creyeran en Aquel que debería venir tras él. Su ministerio fue muy breve, pero gozó de una gran popularidad. Fiel a su misión, reprochó a Herodes, el tetrarca, el adulterio en que vivía con la mujer de su hermano. Herodes hizo encarcelar al profeta. Angustiado, deseoso de saber qué giro iba a tomar la obra de Jesús, Juan envió a dos de sus discípulos para averiguar de Jesús si Él era el Mesías prometido. El Señor les respondió con una relación de sus obras. Cuando los dos discípulos se volvían a Juan, Jesús pronunció delante de la multitud un magnífico elogio de Juan el Bautista. Aunque no había hecho ningún milagro, fue el más grande de los pro-

fetas, en el sentido de que tuvo el privilegio de preparar al pueblo para la venida del Cristo y de revelarlo como tal.

Un modelo para el adviento Su papel del precursor es muy preciso: prepara los caminos del Señor (Is 40, 3), da a su pueblo el «conocimiento de la salvación. Esto provoca en él la acción de gracias, la bendición, la proclamación de los beneficios de Dios que se expresa por el «Bendito sea el Señor, Dios de Israel». El papel de Juan: «allanar el camino del Señor». Él lo sabe y se designa a sí mismo, refiriéndose a Isaías (40, 3), como la voz que clama en el desierto: «Allanad el camino del Señor». Más positivamente todavía, deberá mostrar a aquel que está en medio de los hombres, pero que éstos no le conocen (Jn 1, 26) y a quien llama, cuando le ve venir: «Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo» (Jn 1, 29). Juan corresponde y quiere corresponder a lo que se ha dicho y previsto sobre él. Debe dar testimonio de la presencia del Mesías. Su vida es una lección de cómo los católicos deberíamos vivir este tiempo de espera y preparación.

EL RETO DE VIVIR LA ESPERANZA Caminar como peregrinos por estas tierras hacia la Casa del Padre, «haciendo el bien, curando a los enfermos, consolando a los tristes, acompañando a los que sufren, sin volver la vista atrás, sin detenernos a la vera del camino. No dejarnos seducir por tantos cantos de sirena que escuchamos en los caminos del mundo. Vivir con moderación y sobriedad en esta sociedad de consumo, sabiendo compartir los bienes que Dios nos ha dado con los empobrecidos y acoger a los excluidos. La esperanza cristiana nos invita y urge a poner y extender una mesa muy grande en el mundo, de Norte a Sur, de Este a Oeste, en torno a la cual podamos sentarnos todos, sin que nadie quede excluido, recha-

zado, despreciado... Tener encendidas las velas de la fe y del amor en esta sociedad que se hace indiferente ante Dios, lo margina y se olvida de Él. Que el viento del ateísmo nunca apague nuestra fe, esperanza y caridad. Queridos padres de familia: inicien a sus hijos en la fe y en la vida cristiana con palabras y, sobre todo, con el testimonio de vida. Queridos catequistas: no dejen de educar la fe de los niños, adolescentes, jóvenes y adultos en comunión eclesial Colaborar en la transformación de este mundo para hacerlo más humano, más fraterno, más libre, más justo desde los designios de Dios. La esperanza cristiana es activa y dinámica, no consiste en cruzarse de brazos ante los problemas del mun-

do, ni encerrarse en una torre de marfil a donde no lleguen ni el clamor ni el grito de los pobres de la tierra. La esperanza cristiana nos pide ir haciendo presente en este mundo el Reino de Dios y sus valores: fraternidad, solidaridad, disponibilidad, acogida, compartición, escucha... La esperanza cristiana nos urge a promover y defender las nobles causas de la humanidad: la vida, la paz, la justicia, la libertad... Los cristianos no debemos estar al margen del problema de los excluidos. ¡Cuántos seres humanos mueren hoy mismo de hambre, de enfermedades curables...! Es preciso promover una globalización de la solidaridad.


El Observador

28 de noviembre de 2010, AÑO 16, No. 803

LA ESPERA DEL PUEBLO DE ISRAEL En el tiempo de Adviento se hace referencia a la petición y espera del pueblo judío de un Mesias, el cual se hace realidad en Cristo. Una y otra vez volvemos al Antiguo Testamento para hablar de los profetas que anunciaron la llegada de un Salvador. Con la finalidad de una mejor comprensión de este anhelo del pueblo judío, veamos por qué esperaban un Mesías y lo que significaba para ellos.

Clamor en el destierro Mesías viene de la palabra hebrea mashia, que quiere decir «ungido», y hace referencia a los rituales judíos para destacar la importancia de ciertas personas, como reyes, profetas y sacerdotes. Para comprender lo que Israel entendía ayer bajo el vocablo Mesías hay que remontarse a los años de la esclavitud de Babilonia. Este imperio tenía sometido al pueblo judío. Israel empezó a pedir el Mesías precisamente a partir de la experiencia del destierro, cuando, dispersos entre los gentiles, carecían de rey —de Mesías o ungido— que los gobernara. Anteriormente —desde los tiempos de

Saúl y de David— Israel había tenido a su rey, consagrado y ungido (a su Mesías en hebreo, o a su Cristo en griego) que llevaba la dirección del pueblo. Pero estos reyes de Israel dejaron de existir con la deportación de los babilonios. Sedecías fue hecho cautivo, cegado, y murió sin que le siguiera otro rey o Mesías. Ante el doloroso destierro, que dejó a los israelitas huérfanos de rey, el pueblo empezó a suspirar y suplicar a su Dios para que les enviara un nuevo rey -un Mesías- que sucediera al destronado Sedecías y continuara la descendencia real de David: «Pastor de Israel, despierta tu poder y

ven a salvarnos; ven a visitar tu viña y que tu mano proteja a tu escogido, es decir, al futuro rey que esperamos, al hombre que tu fortalecerás, como fortaleciste a los antiguos

reyes de Israel» (cfr. Salmo 79).

El esperar confiado Con el discurrir de los siglos Israel experimentó cómo iba pasando de una dominación a otra (babilonios, persas, griegos, romanos) sin que llegara el suspirado Mesías o rey. Por ello algunos judíos empezaron a soñar con otro tipo de rey y de reino. Los textos bíblicos —especialmente los Salmos, que en tiempos pasados se referían a su rey, a sus desposorios, a sus guerras, a sus victorias— los empezaron a aplicar a Yavheh, a sus victorias sobre el mal, a su amor y desposorios con la sinagoga. Así, la visión del futuro Mesías esperado se fue trasformando y espiritualizando, por lo menos parcialmente y por parte de algunos. Sin que por ello desapareciera del todo —ni mucho menos— la esperanza y la figura de un Mesías en el sentido estricto de rey sucesor de David y de Sedecías. Este anhelo tomó fuerza en el siglo I, debido a la situación de opresión política que se estaba viviendo bajo la dominación romana en Palestina. Esperaban a un descendiente del rey David, que recuperase la libertad anhelada en aquel momento de esplendor judío.

El Adviento cristiano Es un prepararnos para conmemorar esa llegada del Mesías que nos liberó de las cadenas del pecado, que nos ganó el Cielo. Ese Salvador que por siglos esperó Israel, esa promesa de Dios al hombre.

EL ADVIENTO

7


8

EL ADVIENTO

ADVIENTO,

28 de noviembre de 2010, AÑO 16, No. 803

PREPARACIÓN PARA EL

MISTERIO

Desde noviembre, cada vez empezamos a escuchar con mas insistencia la palabra «Adviento». En Misa la pronuncian cada vez más seguido. Se empieza a hablar de cantos especiales y de la importancia de este tiempo. Lamentablemente a muchos católicos aún no les queda claro cuál es su sentido y la razón de celebrarlo. Este es un buen momento para sumergirnos en lo que implica el Adviento. Sólo así se podrá vivir con intensidad.

¿Qué es el Adviento? Adviento es un tiempo destinado a prepararnos espiritualmente para conmemorar el nacimiento de Cristo, es decir, para el festejo de la Navidad. Abarca cuatro domingos, durante los cuales se nos invita a reflexionar y preparar nuestro espíritu para el gran gozo que significa la encarnación de Cristo.

¿Cómo se conforma el Adviento? El Adviento es un tiempo litúrgico que comienza en el domingo más cercano a la fiesta de san Andrés Apóstol (30 de Noviembre) y abarca cuatro domingos. Con el Adviento comienza el año eclesiástico en las Iglesias occidentales. En el 2010 comienza hoy domingo 28 de noviembre, y se prolonga hasta la tarde del 24 de diciembre, en que inicia propiamente el tiempo de Navidad. Podemos distinguir dos periodos: el primero de ellos se extiende desde el primer

El Observador

domingo de Adviento hasta el 16 de diciembre. En las lecturas de la Misa se nos orienta hacia la espera de la venida gloriosa de Cristo. En el segundo periodo, que abarca desde el 17 hasta el 24 de diciembre, los evangelios nos preparan ya directamente para el nacimiento de Jesús. Como preparación a la conmemoración del nacimiento de Cristo, la liturgia suprime durante el Adviento una serie de elementos festivos. De esta forma, en la Misa ya no rezamos el Gloria, se reduce la música con instrumentos, los adornos festivos, las vestiduras son de color morado, el decorado de la Iglesia es más sobrio, etc. Todo esto es una manera de expresar que, mientras dura nuestro peregrinar, nos falta algo para que nuestro gozo sea completo. Cuando el Señor se haga presente en medio de su pueblo, habrá llegado la Iglesia a su fiesta completa, significada por la solemnidad de la fiesta de la Navidad.

LA VISITA DE DIOS: EL ADVIENTO SOR MARÍA DOLORES

Se trata de una visita de Dios: Él entra en mi vida y quiere dirigirse a mí, con gran amor. En la vida cotidiana todos lo podríamos experimentar. Lamentablemente, nos dejamos absorber por el «activismo», o bien la sociedad, con sus múltiples intereses que atraen totalmente nuestra atención, se dedica mucho tiempo al ocio, al internet, a la tv, al celular en extremo, y a todo tipo de diversiones que nos «arrollan».

vió este tiempo en recogimiento con su amado Jesús. Tú puedes vivirlo intensificando tus momentos de oración personal con la palabra de Dios. María lo vivió con gozo y alegría, porque todas las cosas divinas producen dicha y felicidad auténtica, no como te la pueden ofrecer los placeres del mundo mentiroso. Tú puedes vivirlo haciendo la prueba de decidirte con valentía a darte la oportunidad de

El Adviento es un tiempo litúrgico fuerte que nos invita a detenernos y, en silencio, unidos a María, captar la hermosa e incomparable presencia de nuestro Salvador, nuestra fortaleza, nuestra alegría autentica. Este esperar adquire un profundo sentido en el mundo de hoy, sin esperanza, abrumado por la oscuridad, el miedo, la soledad de muerte por la ausencia de Dios, la depresión, el sin sentido, la ausencia de la verdad, una grave y arrolladora manipulación a las almas por los medios de comunicación, la moda denigrante de los templos del Espíritu Santo, etc.

experimentar esa verdadera felicidad, tienes derecho y lo mereces. Decídete, vive un verdadero Adviento; Dios te quiere regalar esta gran oportunidad. El Adviento, esa maravillosa visita de Dios, es para ti y nadie te la arrebatará si te decides con valentía a tomarla y no dejarla... Así como Jesús estuvo oculto, escondido en el sagrario del seno purísimo de María —todo lo recibía y lo esperaba de ella en este tiempo de expectación—, así tú , oculto en ese mismo sagrario de María, espéralo y recíbelo todo de ella, en este tiempo de gracia... ¡Decídete a ser feliz¡

Vivamos este Adviento con María, en María, por María, para María, de esta manera estaremos viviéndolo en Jesús, por Jesús, con Jesús y para Jesús. María vi-

Si tienes inquietud por la vida contempaltiva puedes comunicarte al teléfono

Adviento, tiempo de preparación Durante este período la Iglesia nos exhorta a prepararnos dignamente a celebrar el aniversario de la venida del Señor al mundo como la encarnación del Dios de amor. A «limpiar» y «sacudir» nuestros corazones de manera que sean moradas adecuadas para el Redentor que viene a través de la Sagrada Comunión y de la gracia. Con todo ello, seguir fortaleciéndonos para la venida final de Cristo. Es un momento para, a imitación de la Virgen María, esperar el nacimiento de Cristo, y en esa espera reflexionar sobre aquellas situaciones que nublan nuestro corazón, que impiden una mejor recepción y vivencia de la novedad de Cristo. Es tiempo para que, a imitación de Juan el Bautista, reconozcamos que estamos llamados a ser mensajeros de la Buena Nueva; un llamado donde no somos los protagonistas, donde somos la vía del anuncio, pero la Palabra es la auténtica eficaz y vivificadora. Son cuatro domingos para reflexionar que el anuncio de la Buena Nueva no es cosa sencilla. Muchas veces es predicar en el desierto, no hay quien escuche y desde lejos puedes parecer un loco. Es afrontar burlas e incomprensiones. Pero, en medio de eso, construir la fe en un Cristo vivo, amoroso y resucitado. Como podemos ver, el Adviento es un magnífico momento para reencontrarnos con nuestras debilidades y fortalezas, para meditar en lo que significa ser seguidores de Cristo, para preparar nuestra alma, pues una buena nueva se anuncia: «El Mesías está por llegar».

442 2120182


El Observador

ALACENA

28 de noviembre de 2010, AÑO 16, No. 803

El preservativo no es la solución para el SIDA En las declaraciones de Benedicto XVI se mantienen las enseñanzas sobre la sexualidad El 20 de noviembre se dieron a co- tagio es ‘un primer acto de responsanocer unas declaraciones hechas por bilidad’, ‘un primer paso en el camino Benedicto XVI. El motivo era la próxi- hacia una sexualidad más humana’, en ma publicación de un libro-entrevista lugar de no utilizarlo, poniendo en riesen donde el Papa habla sobre temas go la vida de la otra persona». que preocupan a la Iglesia. «En este sentido —subraya—, el Menciona la relación con el islam razonamiento del Papa no puede ser y la forma de afrontar el doloroso tema definido como un cambio revolucionade la pederastia; sin embargo, la de- rio». Se mantienen las enseñanzas de claración que más impacto ha causa- la Iglesia en cuanto al correcto uso de do es sobre el uso del la genitalidad, el llamacondón, pues Bene- El Papa no reforma do a no banalizar la dicto XVI menciona sexualidad, a mantener que, en casos particu- la enseñanza de la la fidelidad dentro del lares donde el ejercicio matrimonio y la abstiIglesia: la reafirma de la genitalidad reprenencia para los soltesenta un peligro para ros; no se elimina la el otro, el uso de condón es un primer postura de que el uso del condón no paso del ejercicio de la responsabili- es la solución para la eliminación del dad. Varios medios de comunicación SIDA, sino que eso requiere cambios empezaron a especular sobre un posi- en las actitudes de las personas. ble cambio en la Iglesia en la utilizaCon estas nuevas declaraciones, ción de preservativos. considera el vocero del Papa, «BeneCon el fin de explicar el sentido de dicto XVI nos da, por tanto, con valenlas palabras de Benedicto XVI, el vo- tía, una contribución importante para cero del Papa difundió un comunica- aclarar y profundizar una cuestión dedo de prensa. Ahí menciona que «el batida desde hace tiempo». Papa no reforma o cambia la enseñan«Es una contribución original, pues za de la Iglesia, sino que la reafirma, por una parte mantiene la fidelidad a poniéndose en la perspectiva del va- los principios morales y demuestra lulor y de la dignidad de la sexualidad cidez a la hora de rechazar un camino humana, como expresión de amor y res- ilusorio, como la ‘confianza en el preponsabilidad». servativo’; y por otra parte, manifiesta «Al mismo tiempo —añade—, el sin embargo una visión comprensiva y Papa considera una situación excep- de amplias miras, atenta para descubrir cional en la que el ejercicio de la sexua- los pequeños pasos —aunque sean lidad representa un verdadero riesgo sólo iníciales y todavía confusos— de par la vida del otro. En ese caso, el una humanidad espiritual y culturalPapa no justifica moralmente el ejerci- mente con frecuencia muy pobre hacia cio desordenado de la sexualidad, pero un ejercicio más humano y responsaconsidera que la utilización del preser- ble de la sexualidad», indica. vativo para disminuir el peligro de conCon información de Agencias

9

Psicoterapeutas alemanes demandan prohibir los videojuegos de asesinatos Con ellos se destruye la compasión La Sociedad Alemana de Psicoterapeutas (GWG, por sus siglas en alemán) hizo un llamado a prohibir los juegos de computadora violentos. Los psicoterapeutas advierten que «los juegos de asesinatos son terreno minado para el alma de los jóvenes», destacando que los juegos estimulan a cada jugador con puntos extras por cada persona que asesinan. «La «imagen del hombre», desfigurada en esta forma en las mentes de los jóvenes, es inhumana, y por lo tanto tiene que prohibirse por ley. Los políticos deben actuar, dicen los sicoterapeutas, «antes de que una generación entera de niños y jóvenes sea arras-

trada a un torbellino de violencia... los juegos de computadora de asesinatos son inhumanos», dicen, «y, por lo tanto, violan la Constitución».

En Colonia, las investigaciones demostraron que los juegos de computadora son un negocio enorme; pero para la mayoría de los usuarios adolescentes, son una catástrofe desde la perspectiva de su desarrollo psicológico. La GWG, es la asociación de profesionales en psicoterapia y asesoramiento más grande de Europa. Exige que los juegos que glorifican la violencia se prohíban legalmente. Elke Ostbomk-Fischer, de la GWG, dice: «Las personas políticamente responsables tienen que emprender acciones de inmediato, antes de que una generación entera de niños y adolescentes sea arrastrada a este remolino de violencia».

Un nuevo portal de la Santa Sede El presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, monseñor Claudio María Celli, anunció hace unos días la creación de un nuevo portal de la Santa Sede en internet. El prelado hizo el anuncio en rueda de prensa durante la presentación de la nueva unidad de televisión de alta definición del Centro Televisivo Vaticano.

Monseñor Celli dijo que éste permitirá hacer “confluir, en manera también multimedia, varias fuentes de noticias vaticanas”, de la Sala de Prensa de la Santa Sede, el periódico L’ Osservatore Romano, Radio Vaticano, el Centro Televisivo Vaticano, la agencia Fides y la Congregación de Propaganda Fide. Están por definirse tanto el nombre como el tiempo que tardará la realización del nuevo

portal vaticano. «El portal hará un punto de conexión entre varios centros de producción de noticias de la Santa Sede, para agregarlas en un único medio», dijo el prelado. «Una exigencia muy sentida por los trabajadores», expresó monseñor Celli, aunque aseguró que siempre se mantendrá la independencia de cada órgano de información. Zenit-El Observador


10

TEMAS DE HOY

28 de noviembre de 2010, AÑO 16, No. 803

El Observador

DILEMAS ÉTICOS

HOMBRE NUEVO

SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ

CURAS

A CONTRALUZ

POR SERGIO IBARRA / situacional@infosel.net.mx

POR JOSÉ MANUEL OTAOLAURRUCHI, L.C. / Venezuela jmotaolaurruchi@legionaries.org

En España se aplicó una encuesta a una buena cantidad de sacerdotes para saber cómo se piensan en una sociedad cambiante. Las respuestas mostraron una gran variedad de tonos abigarrados; algunos se reconocían «progresistas» y, otros, «conservadores»; los había calzados y descalzos, sin barba y barbudos, con hábito o sin él, pero lo sorprendente es que prácticamente todos, el 97%, afirmó que si volviera a nacer no dudaría en elegir ser otra vez cura. ¿Qué significa esto? Que los curas se saben y se sienten curas. Han elegido un camino contracorriente, y esto habla de personas radicalmente libres y definidas. Hombres dispuestos a renunciar a formas de vida mucho menos exigentes a cambio de una felicidad difícil y puesta a prueba cada día. Hombres que ingresaron al seminario siendo adolescentes, con el corazón henchido de anhelos e ilusiones. En casa convivimos con uno de 82 años que reza en la capilla desde las 4:30 AM, que sigue visitando enfermos y ungiendo moribundos, que siempre tiene tiempo para escuchar al afligido y dispensar palabras de consuelo. Se llama Gustavo y será uno más en la milenaria cadena de santos anónimos, que pasaron por este mundo derrochando el amor y la gracia de Jesús con espléndida generosidad.

El 97% de los curas encuestados afirmó que, si volviera a nacer, no dudaría en elegir ser otra vez sacerdote CONTRACULTURA

CADENA DE VALOR POR IGNACIO NAVARRO VALLE / Zapopan, Jal. innavalle@hotmail.com

Invitado por un proactivo organismo empresarial de Jalisco, actualmente visito doce ciudades del mismo número de regiones en que se divide el estado, y tengo encuentros con empresarios y dirigentes. Inicio con ellos describiéndoles visualmente la cadena de valor a la que pertenecen, para que se hagan conscientes de lo importante y significativo que resulta recordar que todos, absolutamente todos los participantes, influimos y nos vemos influidos. Esta cadena, les explico, la constituyen por un lado, el gobierno, a quien le conviene que haya actividad económica que genere empleos productivos que fabriquen, a su vez, los bienes y den servicios que satisfagan las necesidades de sus habitantes, además de generar las contribuciones necesarias para los gastos públicos. ¿Cómo? Con emTodos, absolutapresarias y empresarios abiertos a hacer negocios que agreguen valor mente todos no sólo para ellos, sino para toda la influimos y nos cadena —incluidos clientes y proveedores—, apoyados hoy de expervemos influidos. tos en la ciencia de los negocios y Esta cadena de valor las organizaciones, y de las agencias gubernamentales que financien ininos conviene y ciativas productivas viables y/o vibeneficia gilen el cumplimiento de la normatividad oficial correspondiente. Lo interesante de arrancar así mis encuentros empresariales, por obvio que parezca, es observar las muy pocas veces que estamos acostumbrados a hacernos conscientes, en el ejercicio de nuestros trabajos o negocios (cualquiera que sea su tamaño) de nuestra participación en esto que le escribo: «cadena de valor», quizá influidos por la costumbre (cultura) de atribuirle todo y desproporcionalmente al gobierno y/o a las grandes empresas u organizaciones. Que haya esta cadena de valor nos conviene y beneficia a todos. ¡Sin duda! ¿Se suma?

Nació el 12 de noviembre de 1651; por tanto, se acaba de conmemorar el 359 aniversario de su nacimiento. Un talento único que vive en una época un tanto obscura de nuestro país. Obscura porque pasan 300 años con legados contados y con saqueos no contados. Obscura por las costumbres sexuales de aquella época, pues ella fue una hija ilegítima. Perteneciendo a la época del barroco, es un ejemplo del mismo, ya que es portadora de la innovación que esencialmente representó ese movimiento. En plena adolescencia tomó una decisión que marcó su vida al retirarse a vivir como religiosa. Según consta, ella misma asumió esta vida para poder consagrar su tiempo a sus actividades intelectuales. Además de escribir, compuso música. Don Octavio Paz la calificó adelantada a su tiempo. Para algunos críticos su obra tiene una lectura feminista. Sor Juana dejó plasmada en su obra una ideología que ha inspirado a muchos durante estos siglos. Su aspiración a que las mujeres tuviesen acceso a los mismos conocimientos que el sexo opuesto marcó en parte su obra, pero también marcó un punto de partida. Planteó la necedad de los hombres de manera inteligente, los enjuició con sus propios actos y pensamientos. La igualdad de género cuatro siglos después de su tiempo continúa siendo un tema social sin una solución completa. La mujer de nuestra época sigue siendo víctima de la violencia en todas sus dimensiones: la física, la psicológica, la moral y la económica, aquí y en China. No vaya usted a pensar que los mexicanos tenemos la exclusiva. De ninguna manera. La mujer, de cualquier edad, sufre de estos ataques de manera ahora sí que global. Sin embargo, hay avances evidentes de aquella época a la actual; entre otros, en el marco jurídico y político, y en lo que hoy denominamos derechos humanos, los cuales, desde luego, son subrayados en una forma y categoría superior en la obra de sor Juana

¿Qué pensaría sor Juana al mirar los tiempos de hoy? ¿Qué nos diría al ver que en los territorios en que ella vivió contamos ahora con tres mujeres que por la vía democrática han alcanzado la presidencia de sus países? ¿Qué diría de que una de las potencias mundiales de su época y de la actual haya tenido en Margaret Tatcher a una líder que repuso el orden social y la disciplina en su país, sin recurrir a la represión masiva de un sistema dictatorial o a algún golpe de Estado? Adicionalmente, ¿qué pensaría de que sus ideas han sido parte de un cambio fundamental global, donde hoy la mujer se ha integrado a la función pública y a la dirección empresarial, es decir, ya no solamente como parte de la tropa, sino jugando un rol directivo? Sor Juana fue una de las nuestras, no sólo por su origen mexicano, sino por haber consagrado su vida a la misma religión que compartimos.

Ante las personas con VIH–SIDA, la «triple c» Postura de la Santa Sede en la Conferencia Internacional sobre el SIDA __ La Iglesia es la institución que más presta ayuda a la personas que padecen este mal El enfoque católico de trato a las personas con VIH y SIDA debe basarse en la «triple c»: compasión, comunión y conciencia, ha señalado Lesley-Anne Knight, secretaria general de Caritas Internationalis. Señaló que «nuestra compasión debe extenderse a personas que son marginadas por la sociedad», pero que el mayor reto es «llegar a las realidades de las vidas de estas personas» y ser «capaces de sentir su sufrimiento y desarrollar soluciones realistas, que se harán efectivas en sus diversos contextos». La secretaria de Caritas Internationalis expresó que, como católicos, «tenemos mucho que compartir, pero también tenemos la oportunidad de escuchar y aprender», porque «no tenemos todas las respuestas». Por eso, señaló, es importante «participar en las conferencias de este tipo con la

mente y el corazón abiertos, en busca de información para desarrollar nuevas soluciones en lugar de reforzar las ideas arraigadas». «Si vamos a acabar con el estigma de la infección por el VIH y promover estrategias efectivas de prevención, tenemos que ser capaces de entablar un diálogo franco y honesto», enfatizó. «El VIH-SIDA presenta muchos dilemas morales. Escuchar a nuestra conciencia no siempre es fácil, sino que a menudo nos obliga a salir de nuestras zonas de comodidad». La Iglesia, en primera fila de la atención a enfermos de VIH-SIDA

Por su parte, la Comisión Episcopal para la Pastoral Social (CEPS) de México, ha hecho eco de las palabras de la secretaria general de Caritas Internationalis y resaltó que la Iglesia y sus instituciones son las instancias que más aten-

ción brindan a las personas que han contraído el VIH, y a quienes se encuentran en las últimas etapas del padecimiento. Al respecto, la CEPS destacó las palabras de Robert Vitillo, experto en VIH-SIDA de Caritas Internationalis, quien aseguró que las organizaciones de inspiración religiosa suministran aproximadamente la cuarta parte de la ayuda para personas con este padecimiento en todo el mundo. Por ello, en 2009 inició la campaña HAART for Children (cuyas siglas en inglés significan Tratamiento Antirretroviral Altamente Activo), para promover el desarrollo de dosis y formulaciones pediátricas de estos medicamentos, ante su escasez. Caritas ha resaltado que el acceso a fármacos que prolonguen y mejoren la vida puede hacer una diferencia de vida o muerte para más de 800 mil niños menores de 15 años que viven con VIH, y advierte que sin estos medicamentos un tercio de los menores afectados mueren antes de su primer año de vida. Gilberto Hernández García


El Observador

CONTEXTO ECLESIAL

28 de noviembre de 2010, AÑO 16, No. 803

11

IETE ACTITUDES QUE «Los obispos mexicanos no SNOS IMPIDEN ABRIRNOS A gozan de fuero clerical» LA ACCIÓN DE DIOS La Iglesia no está en una quiebra técnica, porque sigue trabajando En el marco de la XC Asamblea Plenaria de los obispos mexicanos, Lucas Martínez, obispo de Matehuala; Víctor René Rodríguez, secretario general de la CEM, y Rutilo Zamora, de Coatzacalcos, ofrecieron una rueda de prensa final. Se refirieron al tema de los Legionarios de Cristo. Destacaron que el Papa ha sido valiente reconociendo a las víctimas y sus daños morales y la necesidad de poner los medios para que estas situaciones jamás se repitan. Los obispos coincidieron en señalar que la CEM no es el organismo que lleva esas denuncias sino que son las diócesis las responsables de darle seguimiento a estos casos: «No se tolerarán situaciones inmorales, y se colaborará con las leyes civiles». La inseguridad y la pobreza en México

Los jerarcas aseguraron que la inseguridad ha penetrado en todos

los lugares: espectáculos, escuelas, esparcimiento... «También ha afectado a las realizaciones de las Misas y hay diócesis que incluso han cambiado los horarios de las Misas para la protección de los fieles; sin embargo, la Iglesia no está en una quiebra técnica porque sigue trabajando ante estas circunstancias». Los obispos también pidieron a los políticos sentir la necesidad de servir. «Se pide sensibilidad ante la pobreza, y la creación de fuentes de trabajo». Agregaron que «el consumo de drogas se debe a la falta de una educación integral desde la familia y la sociedad, y hace falta que los políticos hagan leyes a favor de la educación». En este sentido, los miembros de la CEM pidieron no negar nuestra cultura y asumir la misma a través del Evangelio, para que «en vez de dividir, reconstruyamos las situaciones sociales».

El medio ambiente

Sobre los problemas ecológicos a causa del calentamiento global, los obispos pidieron tener más conciencia del planeta, pues si no se cuida va a desaparecer. «En los foros, como el de Cancún, la Iglesia y los demás credos religiosos tienen una responsabilidad y compromiso con la Tierra». Las situaciones del cardenal Íñiguez y el obispo Cepeda

Los obispos también aseguraron que los integrantes de su organismo no gozan de fuero clerical, y confiaron en que en los casos del cardenal Juan Sandoval Íñiguez y el obispo de Ecatepec, Onésimo Cepeda, ellos pueden ser llamados a declarar para que presenten sus pruebas y se aclare todo. «Sin embargo, la CEM los respalda incondicionalmente, y estaremos pendientes de lo que digan los tribunales»

POR JUAN CARLOS MARTOS, cmf / http://www.diocesisdeteruel.org

1.Autosuficiencia: propia de quienes hablan de Dios como de algo que se dispone y se maneja. O de quienes se empeñan en enseñar y convertir a los demás y, de hecho, no se escuchan más que a sí mismos. O de quienes buscan autorrealizarse sin más, pero sin Dios. 2. Envidia: Manía de compararse y de medirse con los logros o las limitaciones de los demás. No se busca al Señor, sino la autoimagen; no se le espera a Él, sino la propia autoglorificación. No se goza del bien ajeno. Y el corazón queda fijado a un chato mundo de exigencias y de cumplimientos, de quejas y resentimientos. 3. Curiosidad: control aduanero excesivo de todo y de todos; búsqueda de experiencias religiosas nuevas; obsesión compulsiva por saber confidencias de primera mano; necesidad de estar al día en todo o casi todo; de opinar «magisterialmente» sobre cualquier asunto o tema; de llenar la oración de noticias y de problemas; de sustituir la escucha del prójimo por el parloteo indiscriminado; de confundir experiencia y saber. El curioso está disperso interiormente. Se incapacita para encontrar... 4. Incoherencia: Consecuencia de actitudes falseadas o de vida cristiana mal fundamentada. Lo que sentimos de Dios lo decimos no cuando hablamos directamente de Dios, sino cuando hablamos de las otras cosas. La lengua certifica el contenido del alma. Hay una dispersión interior que divide a la persona. 5. Impaciencia: Se trata de las prisas o las urgencias por sentir ya a Dios o de reconocerle automáticamente cuando se ora o se trabaja por los demás, o se hace una acción meritoria; o aparece como un deseo compulsivo de cambios inmediatos; ganas de ver cuanto antes frutos en uno mismo y en los demás. Los hombres solemos tener siempre prisa y olvidamos las palabras del salmista: «Mil años son a los ojos de Dios como un día» (Sal 89,4), o las de san Pedro: «No se retrasa el Señor en el cumplimiento de la promesa, como algunos suponen, sino que usa de paciencia con nosotros» (II Pe 3,9). 6. Desmesura: Tomarse demasiado en serio a sí mismo (los problemas, los éxitos, las cualidades, las injusticias sufridas, la bondad personal...); necesidad de dar la talla (estar a la altura ideal, con tanta frecuencia desproporcionada, de la imagen idealizada de sí mismo); no saber respetar el ritmo de los otros; creerse salvadores de los demás, imprescindibles, necesarísimos; defenderse demasiado de las dudas de fe, de la saludable experiencia del fracaso o de la pobreza... 7. Endeblez: Confundir la humildad con la falta psicológica de autoestima, con el miedo a esperarlo todo de Dios... El amor se hace calculador; no precisamente frío, pero sí tan alerta como para no permitirse salir del «espacio vital» conocido, evitando todo riesgo. Es falta total de auto-beligerancia. Se tiene miedo al sufrimiento, al fracaso, al vértigo del Absoluto, a los riesgos en los que embarca Dios.... y la fe se convierte en cloroformo que embota y atonta o en refugio cálido que evita la intemperie, pero que no hace crecer.


12

CONTEXTO ECLESIAL

28 de noviembre de 2010, AÑO 16, No. 803

El Observador

DOMINGO PRIMERO DE AVDIENTO

VÍGÍA

«Vendrá el Hijo del hombre» (Mt 24, 37-44)

JOHN HENRY NEWMAN: EN

POR EL PADRE UMBERTO MARSICH, M.X. / umbertomarsich@hotmail.com

BUSCA DE LA VERDAD

POR JAVIER ALGARA / San Luis Potosí

La beatificación del cardenal John Henry Newman, durante la reciente visita de Benedicto XVI a Inglaterra, despertó mi curiosidad por conocer al hombre que había merecido tal honor. Yo sabía, de oídas, que el nuevo beato británico era reconocido por su formación teológica, su capacidad intelectual y su muy fecunda pluma. Pero me interesaba principalmente el aspecto de su conversión: un sacerdote anglicano, profundo pensador y conocedor de la realidad de la religión anglicana y de la Iglesia católica, que decide, luego de años de búsqueda y reflexión, que debe abandonar la primera para unirse a la última. No sólo eso: su mayor empeño durante los años que pasó en el lado anglicano, en Oxford, fue el de encontrar, definir y propagar lo que él llamó la «vía media», en parte para evitar que los anglicanos se volvieran católicos. La religión anglicana, según él, se había convertido en sierva del Estado y carecía de una doctrina bien definida que le diera cuerpo y posibilitara su emancipación de esa servidumbre. Por otra parte, la Iglesia católica, si bien tenía un cuerpo doctrinal sólido y bien definido, se había corrompido; la mayoría de sus fieles era ignorante y fácilmente caía en el ritualismo supersticioso. Debería haber una tercera vía, intermedia, que lograra demostrar que había un resto de anglicanos —verdaderamente católicos— que eran los verdaderos descendientes de los Padres de la Iglesia; los que conservaran con más pureza el tesoro de la fe y, consecuentemente, la posibilidad real de santidad. Si se descubriera esa vía, gustaba decir Newman, se lograría incluso que las dos religones pudieran reunirse en una sola Iglesia, verdadera y auténtica. Interminables horas de estudio en busca de esa tercera vía lo llevaron, sin embargo, al punto que él menos esperaba. En carta a un amigo suyo le confesaba: «Desde cualquier punto de vista de la historia antigua que investigo, veo nuestra propia iglesia [religión anglicana] reflejada en los grupos heréticos y a la Iglesia romana en los grupos católicos». Y en su Apología proporciona más detalles: «Yo no lo había buscado… pero observé claramente que en la historia del arrianismo los arrianos puros eran como los protestantes, los semiarrianos eran como los anglicanos y que Roma es ahora lo mismo que en el siglo IV». La verdad no estaba en la vía media, sino en el extremo opuesto: en la Iglesia que tiene al Papa como cabeza visible. La verdad lo arrebató y le dio el valor para dar el paso siguiente: la conversión. La fuerza de la verdad, claro, no hizo menos dura la decisión de abandonar por ella todo lo que hasta entonces había sido el centro de su vida. Pero sí lo hizo capaz de vencer cualquier duda y entregarse a lo que era la meta final de sus trabajos: la santidad.

Al final de los tiempos, el Hijo del hombre vendrá de un modo inesperado, como lo fue el diluvio en tiempos de Noé: «Así como sucedió en tiempos de Noé —escribe el evangelista—, así también sucederá cuando venga el Hijo del hombre». Este capítulo 24 de Mateo es conocido como «el discurso escatológico», es decir, referente a los últimos tiempos, y «apocalíptico», por la forma catastrofista de la narración. Las instancias teológicas del texto parecen ser dos: la primera concierne a la certeza de la venida-regreso del Señor; la segunda se refiere a la incertidumbre del cuándo y, por tanto, a la urgencia de estar siempre preparados. Esperando al Salvador en su retorno

en sus actividades mundanas sin creer en Dios, ni en el día de la rendición de cuentas. Cuando venga el Hijo del hombre sucederá algo parecido a lo que el evangelista así expresa: «De dos hombres que estén en el campo, uno será llevado y el otro será dejado; de dos mujeres que estén juntas moliendo trigo, una será tomada y la otra dejada». Personas con unas actividades parecidas, como las que acaba de describir el evangelista, tendrán suertes diferentes según lo que, desde luego, haya sido de sus vidas. No será irrelevante, por tanto, para el Juicio Final, la calidad moral de la vida que hayamos alcanzado en el tiempo. Sin embargo, más allá del pánico humano, que pudiera atemorizarnos en la espera de ese día, debemos alimentar en nosotros sentimientos de alegría y gozosa esperanza, porque Jesús volverá a estar con nosotros, sea por su Encarnación o por su retorno definitivo en nuestra futura existencia. El Adviento, en efecto, debe ser tiempo de alegría, Al final de los tiempos, la venida gozo y esperanza: la alegría del Hijo del hombre ocurrirá de un de saber que Dios nos viene al encuentro.

Empezando nuevamente el tiempo de Adviento, la Palabra de Dios, desde ahora, hará todo lo posible para suscitar en nosotros sentimientos de espera y actitudes de preparación; esto por dos razones: por la venida próxima del día que conmemoramos el nacimiento del Salvador, y por el retorno infalible del Hijo del hombre al final de la vida de cada uno. En modo inesperado, como lo fue el efecto, puesto que en la diluvio en tiempos de Noé: «La La necesidad de vigilar vida eterna se supone que El desconocimiento del no existan las categorías gente comía, bebía y se casaba, día del nacimiento del Salhumanas del tiempo y del hasta el día en que Noé entró en vador en la Tierra y la indeespacio, la muerte de cada terminación del día de su reuno coincidirá con la de el arca. Y cuando menos lo torno, al final de la vida, nos todos y, por tanto, el retor- esperaban, sobrevino el diluvio y obliga, sin embargo, a ser no del Señor como Juez precavidos y vigilantes. Por será inmediato y simulta- se llevó a todos». «Así como lo menos, como ese padre de neo. En vista de «esos sucedió en tiempos de Noé, así familia que, si supiera, «a días», el evangelio nos adqué hora va a venir el lavierte: «Velen y estén pre- también sucederá cuando venga drón a su casa, estaría viparados, porque no saben el Hijo del hombre». gilando y no dejaría que se qué día va a venir su Sele metiera por un boquete». ñor». Sabios son, en efecto, los discípulos del Señor que, Inconsciente sería actuar como si nada y dedicar- no sabiendo ni el día ni la hora de la llegada del Señor, se, egoístamente, a sí mismos, desatendiendo la vo- permanecen vigilando. luntad de Dios y descuidando el día del juicio del A este punto, podemos decir con razón que el Señor. Exactamente como la gente en los tiempos de Adviento es un tiempo fuerte en la vida del creyente, Noé: «La gente comía, bebía y se casaba, hasta el que debe ser vivido de manera espiritualmente intendía en que Noé entró en el arca. Y cuando menos lo sa y diferente de cualquier otro tiempo litúrgico. Es un esperaban, sobrevino el diluvio y se llevó a todos». tiempo que nos prepara a la doble venida del Señor: la La referencia es a «todos» los que no hicieron caso a histórica, en la Encarnación del Verbo por medio de Noé; a «todos» los que, también hoy, viven inmersos María, y la escatológica, al final de nuestro tiempo.

Cristo por siempre presente y por siempre adorado POR EL P. ÁNGEL PEÑA, OAR

Cómo sería de desear que en todas las parroquias del mundo hubiera pequeñas capillas de adoración, las veinticuatro horas del día, a Jesús sacramentado. Capillas acogedoras con mucha luz, con muchas flores, con mucho amor, donde los fieles pudieran acercarse a cualquier hora del día o de la noche para visitar al amigo Jesús. Lo importante es que los fieles hagan turnos para no dejar solo a Cristo y pedir unidos por algunas necesidades especiales de la parroquia, del país o del mundo. Suele decirse que a grandes males, grandes remedios. ¿No

es hora de poner todo lo posible de nuestra parte para que haya más paz en nuestra sociedad y más unión y felicidad en los hogares? El Papa Juan Pablo II, dirigiéndose al Congreso Eucarístico Internacional de Sevilla de 1993, decía: «Espero que el fruto de este Congreso Eucarístico sea el establecimiento de una adoración eucarística perpetua

Muchos sacerdotes han comprobado que los crímenes en sus barrios han disminuido desde que empezó la adoración perpetua.

en todas las parroquias y en todas las comunidades cristianas a través del mundo». Muchos sacerdotes han encontrado maneras de hacer a Nuestro Señor disponible a los fieles, aun cuando deban cerrar las puertas de la Iglesia por razones de seguridad. Algunos han construido una capilla en el edificio de la iglesia. Otros

han convertido un cuarto pequeño, ya sea en el presbiterio o en el convento, en una pequeña capilla, construyendo una pequeña puerta privada por la cual se puede entrar. Otros, simplemente, buscan un guardia para que haya seguridad. Donde existe amor y buena voluntad siempre se podrá encontrar o construir un cuarto, aunque sea pequeño, para ofrecer posada a Jesús, de modo que todos puedan acercarse a adorarlo, incluso por la noche. Algunos piensan que es peligroso tener la adoración a medianoche. Pero en la basílica del Sagrado Corazón de París ha habido

adoración perpetua durante más de 100 años y nunca ha ocurrido un incidente. San Juan Neumann comenzó las 40 horas para pedir la paz contra el crimen y el terrorismo. Y, por medio de la adoración eucarística, se consiguió la paz. Muchos sacerdotes han comprobado que los crímenes en sus barrios han disminuido desde que empezó la adoración perpetua. Y es que Jesús en el Santísimo Sacramento es más poderoso que todos los ejércitos del mundo. Y nos sigue diciendo como hace dos mil años: «Ánimo, soy Yo. No tengáis miedo» (Mc 6,50).


El Observador

28 de noviembre de 2010, AÑO 16, No. 803

SAL Y TIERRA

UN ENCUENTRO CON LOS OBISPOS DE MÉXICO POR JORGE E. TRASLOSHEROS / jtraslos@unam.mx

Atendí a la invitación que me hiciera la Confe- entendimiento, podamos actuar con coherencia en rencia del Episcopado Mexicano para platicar so- el mundo. Advertí de la necesidad de superar un feo probre los problemas de México. Fue un encuentro franco. Hablamos de la situación de violencia que blema en la vida reciente de la catolicidad mexicana, nos agobia como expresión trágica de una cultura parte de su conciencia fragmentada, como es la manipulación del Evangelio con que se ha olvidado del valor fines de eficacia política y ecode la persona. De cómo esto Advertí de la necesidad de nómica en la consecución del ha derivado en una concienpoder, lo que puede convertir cia fragmentada que nos im- superar un feo problema en a la Iglesia en agencia política pide ver el problema desde su y a la pastoral en programa de raíz, para atacarlo de manera la vida reciente de la acción partidista. Un probleintegral. Si la conciencia es el catolicidad mexicana: la ma que los grupos «fieles de núcleo vital de la persona, derecha» y de «izquierda crífragmentarla incapacita al ser manipulación del Evangelio humano para actuar con co- con fines de eficacia política tica» al interior de la Iglesia han buscado sin pudor. herencia. Puesto que la raíz Reflexionamos sobre dos de la crisis es cultural, enton- y económica en la ventajas que tiene la Iglesia ces la emergencia es educati- consecución del poder, lo en nuestros días. Por un lado, va lo que, claro está, no se reduce a las escuelas. Así, co- que convertiría a la Iglesia en la existencia un laicado preparado y deseoso de emprenmenté, me parece urgente re- una agencia política y a la der acciones en comunión cuperar la identidad católica con la clerecía y; por otro, que y el compromiso eclesial de pastoral en una acción el signo de nuestros tiempos nuestros institutos educati- partidista. Algo que los es la multiplicación de los cavos, formar centros de investigación con alta capacidad grupos «fieles de derecha» y rismas. Ambos elementos permiten, como ya lo están hacientífica, revitalizar la liturgia de «izquierda crítica» al ciendo, abrir espacios de rey la religiosidad popular y, forflexión y actuación de la Iglemar una intelectualidad cató- interior de la Iglesia han sia como parte de la sociedad lica dispuesta al diálogo en la buscado sin pudor civil. razón con distintos actores No puedo ocultar mi essociales para, desde el espacio común de la razón, proponer las verdades del peranza. Hablamos de muchas cosas más. Descargué mi corazón y sentí una respuesta sincera. ExEvangelio. Tratamos del contagio de la epidemia de «con- presé lo mucho que los fieles y clérigos necesitaciencias fragmentadas» al interior de la Iglesia, lo mos de nuestros obispos, de su prudencia y valenque limita nuestra capacidad de respuesta. Sólo tía, de su decisión al hablar y de su coherencia al podrá superarse si volvemos al principio y funda- actuar, de su dirección y acompañamiento, de su mento que es Cristo. Es necesario, entonces, for- cariño y disposición. Ellos son, por su propio caristalecer el modo de ser Iglesia, que consiste en ma, los únicos que pueden unir, por la caridad, la afirmar nuestra creencia en Cristo sin regateos, diversidad tan propia de la Iglesia. Decía el cardenal para celebrar nuestra fe en la liturgia de suerte Newman que sólo el corazón puede hablar al coraque, confirmados en la fe y alimentado nuestro zón. Tenía razón.

CONTEXTO ECLESIAL 13

De cada tres sacristanes uno es mujer POR SERGIO ESTRADA

Al término del encuentro, en En el marco del encuentro de sacristanes de la arquidiócesis de entrevista, el padre Rubén SandoMéxico y de algunas diócesis del val, director de la Comisión de estado del mismo nombre se reva- Religiosidad y Piedad Popular de loró la labor de este servidor de las la arquidóceses de México, exterparroquias. Alberto Márquez, vi- nó que los sacristanes deben cocario episcopal de Áreas de Pas- menzar, desde su pertenencia a la toral de la arquidiócesis de México, dijo que se le debe dar su lugar al sacristán: «Esto implica trabajar en su formación y reconocerlos como agentes de evangelización, admitiendo esta actividad como una vocación a la que se es llamado por el Señor». Monseñor Márquez reveló que en la arquidió«Por el momento sólo se les cesis de México y diócesis aledañas el 35% o más reconoce su ministerio, pero son mujeres sacristanes: «Esto significa que alguien no institucionalizado, y para vivir necesita espirivamos a institucionalizarlo». tualidad, no sólo rezar o leer la Biblia, sino que estamos ante aquella actitud de vida Iglesia, a ser conscientes de ser que ameniza el ser y el quehacer cristianos, católicos, y de que van con Cristo y miembros de la Igle- a dar un servicio a la comunidad sia. Entre sus actividades está el cristiana católica. El presbítero Sandoval adelanhacer agradable y provechosa la participación de la comunidad en tó que se tendrán cursos de prelas celebración de los sacramen- paración y posiblemente cursos de tos, fiestas patronales o en cual- idiomas, «debido a que hay parroquier reunión para celebrar algún quias de colonias extranjeras y a veces no se saben comunicar con suceso». Destacó que muchas veces del los fieles extranjeros». Dijo que al sacristán sólo se le sacristán depende el alejamiento o acercamiento de los fieles, y por lo ha tratado como un trabajador más, menos se necesita formación con- pero ante todo se le debe respetar tinua, sobre todo en períodos dándole servicios médicos, sociacomo Adviento, Cuaresma y fies- les y salarios justos. «Por el motas patronales; «pero, sobre todo, mento sólo se les reconoce su midebe ser consciente de su creen- nisterio, pero no institucionalizado, y vamos a institucionalizarlo». cia y de su acercamiento a Dios».


14

TIEMPO DE LECTURA

28 de noviembre de 2010, AÑO 16, No. 803

AL MARGEN…

CON PERMISO

EL TALENTO DE LOS

DOS

INTELECTUALES

El Observador

REGALOS

POR MIGUEL ARANGUREN / www.miguelaranguren.com

POR JUAN CARLOS MORENO ROMO / juancarlosmorenoromo@gmail.com

Todos tenemos, cada uno de noso- que ahora tenemos, y que incluye o invotros incluido, nuestros distintos y com- lucra desde luego a los demás, a nuestros plementarios talentos (así lo enseña la semejantes todos. profunda parábola del Evangelio). Cada ¿Y los intelectuales? La digresión era miembro de la familia, desde el pequeño necesaria para que veamos que eso que que nos alegra y nos conmueve con sus se suele llamar talento, referido a un artisocurrencias; el hermano mayor que nos ta o a un escritor, se da en continuidad ayuda, o nos enseña, o nos da un buen con todos los demás talentos, y que le consejo; el hermano menor que nos deja pertenecen al mismo que nos los da toayudarle y de ese dos, y conlleva la modo nos ayuda a Cuando creen que su talento misma gracia y el miscrecer; el padre que mo deber que todos nos transmitió la se lo deben sólo a ellos los otros talentos, y vida y ahora nos da mismos, caen en vanidad en algunos aspectos un buen ejemplo; la incluso más, como madre que nos llevó en su vientre y ahora más deber tiene de poner al servicio de nos lleva en su corazón, y los abuelos los demás su fuerza física quien es de que nos dan cariño, y memoria, y tantas suyo más fuerte. otras cosas más… Y los primos, y los tíos, Creen los intelectuales, a veces, que y los vecinos, y los compañeros de traba- su talento raro tan sólo se lo deben a ellos jo, y los amigos… mismos, y eso los hace caer, a muchos, Y también cada uno de los que des- muchas veces, en tremendos laberintos empeñamos en la sociedad los distintos de vanidad. «Los políticos —piensa y oficios que hacen posibles nuestras vi- dice más de alguno de los susodichos— das: el campesino y el ganadero, el obrero son unos viles y groseros ignorantes que y el industrial, el comerciante… no están a mi altura». «El vulgo no me Y el lector me ayudará a completar esta merece» —piensan los más. «Los castireflexión con uno de sus muchos talen- garé —concluyen— privándoles de mi tos, que es precisamente el de ser lector: inigualable talento». es decir, colaborador, y vivificador de texY ahí está la palabra clave, que con tos, de signos impresos en las hojas que ellos, todos deberíamos escuchar. Talenustedes, con su propia inteligencia y ta- tos son, y no son nuestros, ni para entelento, transforman en esta conversación rrarlos tampoco.

El suicida había abierto de par en par las ventanas del dormitorio. Le separaban unos pisos de la calle, suficientes para acabar de una vez con tantos años de sufrimiento. Entonces se abrió la puerta —el doctor había recibido una llamada hacía unos minutos: la hermana del suicida sabía que el chico estaba al límite de sus fuerzas psicológicas— y apareció Jesús Poveda, que no había tenido tiempo ni de quitarse el casco de la moto. «¿Quién eres?», preguntó el suicida. «La hormiga atómica —respondió en una salida muy propia del genial médico —y he venido a salvarte». Fue tal la extrañeza del enfermo, la seguridad de que se encontraba ante el más extraño de sus delirios, que se confío en aquel trasunto de dibujo animado y bajó de la mesa que le iba a servir de fatal trampolín. Meses después ya no era un suicida; ni siquiera un enfermo mental sino un hombre que comenzaba a resolver su vida con la sensación de que es el más apasionante de los juegos. Con la vida en los talones (Jesús Poveda y Silvia Laforet, editorial Espasa), ha sido el penúltimo gran regalo que he recibido. La anécdota de la «hormiga atómica» es sólo una pincelada de lo mucho que he aprendido, sobrecogido por la emoción, de los testimonios que presentan sus páginas, hombres y muje-

res derrotados, a punto de la claudicación, que resurgen de sus cenizas gracias al bálsamo del amor. Poveda no se rinde en su batalla por defender la vida, todas las vidas, especialmente aquellas a las que injustamente han despojado de su dignidad. Si están pasando un mal momento anímico, recupérense con su lectura. Si conocen a alguien hundido, regálenselo como medicina eficacísima. Y de vida, de los sueños con los que se teje la vida, trata «Vivir para siempre», el último de los regalos, una película que me ha hecho llorar de tristeza, de alegría y de emoción, al tiempo que me confirmaba en mi vocación de esposo y padre. Demasiado para dos horas de cine. Pero es que la historia se paladea una vez que se ha echado el telón, cuando recapacitas sobre el valor de su protagonista, un niño enfermo que no se rinde ante el desafío de hacer de cada jornada una aventura. Me quedo con una reflexión de su abuela: «Somos orugas que van tejiendo un capullo de seda que se rompe con la muerte, instante en el que echa a volar la más bella de las mariposas». Jesús Poveda y Silvia Laforet con su libro, y Gustavo Ron con su película me han obligado a mirarme adentro para después elevar la vista al cielo y pronunciar un sincero «gracias».

LAS COSAS LEVES POR EL PADRE JUAN JESÚS PRIEGO / San Luis Potosí

He aquí lo que, en uno de sus libros, escribió una vez el novelista estadounidense Charles Bukowski (1920-1994): «No son las cosas importantes las que llevan a un hombre al manicomio. Está preparado para la muerte, para el asesinato, para el incesto, el robo, el incendio, la inundación. No, es la serie continua de pequeñas tragedias lo que lleva al hombre al manicomio. No es la muerte de su amor, sino el cordón del zapato que se rompe cuando tiene prisa». ¿Será de veras así? ¿Tiene razón Bukowski, ese escritor maldito? Si quieres volver loco a un hombre — parece querer decir—, no es necesario que lo expongas a las olas de un mar embravecido: basta con que dejes caer sobre su cabeza repetidamente, durante días y noches, pequeñas e inofensivas gotas de agua… ¡Ah, el poder de las pequeñas cosas! En Hable con ella, para mi gusto la mejor película de Pedro Almodóvar, aparece una mujer, Lydia, que los días de plaza torea como un hombre en el ruedo, pero que ya en su casa literalmente se desmaya ante la vista de una cucaracha o de un ratón. Los toros la hacen avanzar hacia ellos con coraje y valentía (sus cuernos afilados no consiguen detenerla), pero que no aparezca en su cuarto un pobre e inofensivo ciempiés porque entonces esta misma mujer que tan osada parecía echará a correr despavorida echando espumarajos por la boca. ¿Qué quiere usted? Los humanos somos así: extraños, raros, impredecibles. Caras vemos, miedos no sabemos. Albert Camus (1913-1960), por lo demás, es del mismo parecer que Charles Bukowski: no son las grandes cosas las que al final acaban haciéndonos desesperar de la vida, sino las minúsculas, esas de las que en apariencia pode-

mos prescindir porque creemos que no son, después de todo, tan importantes. Escribió así el filósofo francés en El mito de Sísifo: «Hay muchas causas para un suicidio, pero de una manera general las más aparentes no han sido nunca las más eficaces. Raramente se suicida uno por reflexión. Lo que provoca la crisis es siempre incontrolable. Los periódicos hablan a menudo de pesares íntimos o de enfermedad incurable. Estas explicaciones son valederas. Pero antes habría que ver si ese día un amigo del desesperado no le ha hablado en un tono de indiferencia. Ése es el culpable. Pues eso puede bastar para precipitar todos los rencores y todos los agotamientos todavía en suspenso». Si le habló el amigo con un tono de indiferencia —añadiremos nosotros—, o si sencillamente no le habló: con eso basta para que un hombre desespere de la vida y le vengan unas ganas infinitas de multiplicarse por cero o simplemente desaparecer. Según Camus, pues, un hombre puede sufrir una derrota amorosa y permanecer en pie; padecer el cáncer más agresivo y mantenerse derecho como un árbol. ¡Ah, pero que no le hable su mejor amigo con un dejo de ironía o con un tono de reproche o de indiferencia porque entonces sí que acabará todo para él! Una sola palabra mal dicha, una frase pronunciada con desatención pueden ser suficientes para hundirlo en la más negra de las noches. El mismo Camus, en otra de sus obras —ahora se trata de La caída— vuelve a tocar este asunto, ¡tan delicado!, de las omisiones, y dice así por boca de Jean Baptiste-Clemence, el personaje único de este monólogo admirable en más de un sentido: «Y, sobre todo, no vaya a creer usted que sus amigos le telefonearán todos los días, como debieran hacerlo, para saber si no es precisamente esa la noche en que

usted decidió suicidarse, o sencillamente si no tiene necesidad de compañía, si no se dispone a salir. Pero no, si los amigos telefonean, tenga usted la seguridad de ello, lo hacen en la noche en que usted no está solo y en que la vida le parece hermosa». Ah, los amigos nunca llaman cuando deberían hacerlo; entre más uno los espera, ellos menos aparecen. ¿Dónde están y, sobre todo, qué hacen sin nosotros? «¿Duermen?», preguntó Jesús a sus discípulos poco antes de que vinieran a aprehenderlo los soldados del Templo. Él sudaba sangre, sentía una angustia de muerte, pero sus amigos estaban lejos, muy lejos de Él. «¿Duermen?», les vuelve a preguntar. Sí, dormían, es decir, lo abandonaban. ¡Si por lo menos hubiera podido contar con ellos en aquel momento! Pero la verdad es que no pudo contar con ellos. «Me muero de tristeza: quédense aquí y estén en vela», les había dicho unos minutos antes, mas a los discípulos aquella angustiada súplica les entró por una oreja y les salió por la otra. «¿Estás durmiendo, Simón? ¿No has podido velar ni siquiera una hora?». Y luego, profundamente desesperado: «¿Así que durmiendo y descansando? ¡Basta ya, ha llegado la hora!» (cfr. Mc 14, 32-42). Sí, los amigos casi nunca suelen estar cuando más nos hacen falta: justo en ese momento o no están o están dormidos quitadísimos de la pena. ¿Tendrá razón Bukowski, estará en lo cierto Camus? Por si las dudas, no se olvide usted de sus amigos. Hábleles, véalos, visítelos, porque es un deber de la amistad hacer todo esto; hágaseles presente cuando intuya que lo necesitan, e incluso cuando aparenten no necesitarlo: uno nunca sabe. Aprenda usted este arte difícil que consiste en no descuidar a los que ama. No sea que, en verdad, las pequeñas cosas sean tan importantes como aquí ha quedado dicho y tenga usted que lamentarse luego de lo que pudo hacer y nunca hizo.


El Observador

FAMILIA

28 de noviembre de 2010, AÑO 16, No. 803

«El mayor desafío de la familia es conservar la esperanza» Mensaje del encargado la oficina del Vaticano para la familia En el marco de la tercera Semana Social celebrada en Costa Rica bajo el lema «Por la vida y la familia», monseñor Laffitte, secretario del Consejo Pontificio para la Familia, intervino con una ponencia sobre «La acción de la Iglesia por el matrimonio y la familia en el contexto del relativismo». En ella dejó claro que familia y Hay una matrimonio representan y el bien los valores del futuro, a pesar de los constantes ataques que sufre la institución familiar en las legislaciones. «Es el amor humano una experiencia que corresponde a las aspiraciones más profundas del corazón del hombre y de la mujer», expresó. Además, agregó que el deseo de tener hijos y educarlos hace posible tales aspiraciones fundamentales en la familia: «Por eso, el mayor desafío que tiene la familia hoy es conservar la esperanza de que está viviendo algo bueno y verdadero, lleno de valores inmutables, como es la comunión conyugal y familiar; los jóvenes no deben desanimarse,

íntima relación entre la familia común de la sociedad porque se encuentren inmersos en un contexto difícil del relativismo de los valores; están llamados a testimoniar la fuerza de su esperanza en el amor». Asimismo, ilustró la íntima relación entre la familia y el bien común de la sociedad, puesto que la familia cumple naturalmente muchas funciones de asistencia a los menores y más necesitados, así como de progresiva integración en la sociedad. Reconoció que Costa Rica, en particular, siempre ha pretendido proteger el valor de la vida humana desde el momento de la concepción. Zenit-El Observador

PINCELADAS

EL FILÓSOFO Y SU HIJA

POR EL PADRE JUSTO LÓPEZ MELÚS

Un filósofo se debatía día tras día en torno al sentido último de la existencia. Lo había estudiado durante muchos años. Había consultado a los más grandes sabios de todos los tiempos. Y no logró encontrar una respuesta satisfactoria a tan torturante cuestión. Nada le llenaba. Una tarde, en el jardín de su casa, dejando a un lado sus pensamientos y elucubraciones, reparó en su hija de cinco años, que estaba jugando alegremente; se acercó a ella y le preguntó: — ¿Para qué estás en la Tierra? A lo que la niña respondió rápidamente: — Para quererte a ti, papá. Para esto estamos en la tierra, para amarnos y hacer el bien.

15

ORIENTACIÓN FAMILIAR

Crecí con falta de amor POR YUSI CERVANTES LEYZAOLA

Desde muy niña era muy tímida, me era difícil relacionarme con las demás personas; nunca he sabido el motivo. Era demasiado nerviosa, penosa. Y así fui creciendo. No sé si algo me haya afectado o por qué era mi personalidad así. Como a los 18 años empecé a desenvolverme bien, me costaba pero ya menos que de más chica. En mi casa viví cosas que tal vez me marcaron: siempre escuché: «eres una enojona», «eres esto y aquello...»; muy pocas veces una palabra de amor, y así crecí con una falta de amor. Como le comentaba, a los 18 conocí a una dizque amiga, la cual creí que sería mi amiga, pero no. Yo hice muchas cosas con tal de tener a alguien con quién compartir. Me dejé manipular por ella. Hacía todo como ella decía, casi pensaba y actuaba como ella. Cuando Ya has dado varios pasos importantes. Primero, eres consciente de que tienes un problema, lo aceptas, lo reconoces. Una persona que cree que está bien y que no necesita ayuda, es muy difícil que cambie. Pero cuando lo aceptas, ya estás en el camino de la recuperación. Luego, ya sabes que el origen está en tu infancia y que tiene que ver con deficiencias en el amor que recibiste. No podría decirte si no fue suficiente amor, en términos de cantidad, aunque el amor no se puede medir, sino de la madurez de tus padres, de su capacidad para expresar el amor, de la forma en hacerlo o no hacerlo… En todo caso, ya tienes

la conocí era difícil para mí abrirme y, claro, hubo muchas cosas que me dañaron de ella puesto que muchas veces se dice que una amistad es para ayudar a crecer, compartir penas y alegrías, cosa que no fue así: me sentía muy limitada muchas de las ocasiones. Eso provocó que me fuera cerrando y me volví cortante, limitante, casi no permitía que se metieran conmigo, muchas de las veces no contaba nada de mí. En ese entonces pensaba y creía que actuaba bien, pero ahora que estoy del otro lado y que veo y siento las cosas diferentes sé que hice mal. Yo he cambiado mucho, tuve un cambio radical, pero no sé cómo dejar eso que muchas veces siento me ata y me vuelve a retroceder al pasado. Me gustaría que me ayudara puesto que realmente quiero dejar el pasado y vivir el presente.

pistas importantes para emprender el camino de tu sanación. Otro paso es el darte cuenta de que con esa amiga y probablemente con varias personas más, has asumido una actitud de querer ganar el afecto del otro, de salir de tu centro y girar alrededor de otra persona con tal de que ésta te acepte y te quiera. Como ya te diste cuenta, eso te ha hecho mucho daño porque has pasado por encima de ti misma y del amor que debes tenerte.

Finalmente, te das cuenta de que caes en estas actitudes una y otra vez. Y seguirá ocurriendo mientras no sanes lo que tengas que sanar para lograr amarte a ti misma y amar a los demás de un modo auténtico y pleno. Quieres salir de esto, dices. Adelante. El remedio no está en lograr el amor que no recibiste en la infancia, sino en aprender a aceptarte a ti misma y amar a tu familia pese a todo. Busca la ayuda, psicológica y espiritual. Verás cómo poco a poco logras que tu vida sea en verdad diferente, con más paz, fortaleza y alegría. La psicóloga Cervantesresponderá por este medio las preguntas que le envíen a la dirección de El Observador: Reforma 48, Santiago de Querétaro, Qro. C.P. 76000; o que se le hagan al teléfono 403 29 43. Correo electrónico: cervleyza@msn.com


16

NIÑOS

28 de noviembre de 2010, AÑO 16, No. 803

Hoy inicia un nuevo año para la Iglesia ¡Feliz año nuevo! Si algo tiene de particular la Iglesia de Jesucristo —formada por nosotros— es que no camina igual que el mundo. En realidad, como dice la Biblia, «el mundo entero yace en poder del Maligno» (I Jn 5, 19), es decir, en poder de Satanás. Pero nosotros no le pertenecemos ni al mundo ni al diablo; nos dice el Señor: «Ustedes no son del mundo, pues, al elegirlos, Yo los he separado del mundo» (Jn 15, 20). Eso significa que los cristianos hacemos las cosas diferentes del resto de los demás. Incluso contamos de manera diferrente los años. Así, el día de hoy, primer domingo de Adviento, iniciamos el año nuevo litúrgico, un camino en que aprendemos, meditamos y oramos en común, todo para la gloria de Dios. ¡Que tengas un feliz año nuevo!

Encuentra en la sopa de letras de abajo las palabras resaltadas con mayúscula y rojo del siguiente texto: El AÑO LITÚRGICO se distribuye en cuatro tiempos importantes, más otro muy largo (de 34 semanas) llamado tiempo ORDINARIO. A lo largo de estos cinco tiempos litúrgicos toda la IGLESIA recuerda que el mensaje de JESÚS es la BUENA NOTICIA del AMOR que Dios nos tiene. Comenzamos el año con el ADVIENTO a finales de noviembre, que dura cuatro domingos y nos prepara para vivir la NAVIDAD. La CUARESMA culmina en la SEMANA SANTA. Durante la PASCUA recordamos el triunfo del Señor con su gloriosa RESURRECCIÓN.

A K D A D I V A N

L I T Ú R G I C O

P Ñ A N A M E S R

J A F Ó C R N A D

E M S I I I O D I

S S I C O O T V N

Ú E U C U M I I A

S R A E T A C E R

I A N R R E I N I

A U E R S O A T O

Ñ C U U A A I O U

O C B S E T N E S

A I S E L G I T E

O K O R E R O M A

p s i h C

s a it

Están unos médicos en plena junta, y dice uno: — En definitiva, a ese paciente hay que operarlo. Un colega le pregunta: — ¿Y por qué? ¿Qué tiene? — Dinero.

El nuevo empleado de una gran empresa está con un paquete de documentos frente a la trituradora de papeles. Luce desconcertado, mira por un lado, mira por el otro. En eso pasa otro empleado y, muy amablemente, le ofrece ayuda; toma el paquete de documentos, los coloca en una ranura y se oye el sonido de los papeles cuando se hacen trizas. El empleado le dice al nuevo: — ¿Ve qué fácil es? Y el otro pregunta: — ¿Y por dónde salen las copias?

El Observador

Entra el empleado a la oficina de su jefe, y con un aspecto temeroso le dice: — Disculpe, necesito hablar con usted. — Sí, adelante. — Usted sabe que llevo más de 15 años en su empresa y nunca he tenido un aumento de sueldo; creo que es buen momento para que me aumente los tres mil pesos mensuales que gano. — ¿Cuánto quieres ganar? — Pues... unos siete mil pesos. — Mira, te voy a pagar 12 mil mensuales, tendrás un vehículo a tu cargo, vacaciones, y te asignaré una secretaria para que te ayude en tus labores. ¿Qué dices? — ¿Me está bromeando? — Sí, ¡pero tú empezaste!

803 El Observador de la Actualidad  

Periodismo católico - 28 de noviembre de 2010 - Adviento, una espera en el amor

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you