Issuu on Google+

El Observador

25 de octubre de 2009 AÑO 15 No. 746 $8.00 Fundado en 1995

DE LA ACTUALIDAD

www.elobservadorenlinea.com

ESPECIAL: EL RETORNO DEL PAGANISMO

La «noche de brujas», ¿una celebración inofensiva?

P. 3

 PÓRTICO

EL RETORNO POR JAIME SEPTIÉN / jaimeseptien@gmail.com

Entre la conmemoración a los fieles difuntos y la pagana fiesta del Halloween hay un abismo. Desgraciadamente esta fiesta y actitudes paganas del Halloween se han ido acomodando hasta en ambientes católicos, pero hay quienes proponen algunos planes para desterrarlas de nuestro entorno. Lea este número y entérese de algunas propuestas.

EL DÍA DE MUERTOS

El día de los fieles difuntos Conmemorar a los fieles difuntos es creer en Cristo vivo y resucitado. P. 5

MEDIDAS ANTI-HALLOWEEN

Iniciativas en los últimos años para desterrar el Halloween P. 9

Periodismo Católico

Puede parecer muy chistoso, pero no lo es. Al menos, no lo es para el diablo. Donde encuentra una puerta abierta, se mete. Y si le abrimos puertas y ventanas, puede meterse con mayor tranquilidad. La llamada «noche de brujas», que muchos se aprestan a «celebrar» el día 31 de octubre, puede ser la ocasión (para el demonio, la oportunidad) de que, por unas horas, las fuerzas de lo oculto triunfen sobre los hijos de la luz. Siempre está tramando eso; siempre está a la busca de nuestra flaqueza. Las brujas, las calabazas y toda la imaginería que tiene que ver con el reino oscuro no son –por sí mismas—nada. No van a venir a robarse la inocencia de los niños ni la ingenuidad de sus padres. El problema es otro: el problema es lo que viene detrás de las brujas y las calabazas, de los monos verdes y la tarántulas saliendo del ataúd: el problema es el diablo, que aprovecha un parpadeo, un «qué tiene de malo pedir dulces, envueltos en capas negras y maquillados de zombis», para entrometerse en la vida de alguien. Y para cambiarla a su conveniencia. Ya se sabe: la mayor astucia del diablo consiste en convencernos de que no existe. Pero bien que existe. Es un ángel caído por la soberbia que mantiene feroz batalla contra el espíritu de amor, contra su enemigo, contra Cristo Jesús, quien nos redimió de sus garras y nos hizo, de nuevo, agradables a los ojos del Padre. No creo que exista ninguna mamá, ningún papá católico que quiera que su hijo sea atenazado por las tinieblas del pecado. Pero, muchas veces, en lugar de responderle a Jesús le respondemos al mercado, a las baratijas que nos venden para «divertirnos», a la industria de un entretenimiento que no tiene en su esencia la responsabilidad de lo que comercia. El retorno del paganismo consiste en la diversión con lo oculto mediante la burla del mandato de Cristo: «vigilar y estar alertas». El diablo andará contentísimo estos días de brujas y de calabazas. Tendrá materia para alcanzar su objetivo que no es otro que el confundir a las almas —más aún a las más buenas— haciéndolas ver al mal como bien y al bien como un aburrimiento mortal.


2

MIRADAS

25 de octubre de 2009, AÑO 15, No. 746

El Observador

DESDE MI MESA DE LECTURA

CARTAS DEL DIABLO A SU SOBRINO, DE

C. S. LEWIS

POR JAIME SEPTIÉN / jaimeseptien@gmail.com Se trata de uno de los textos más famosos del estupendo escritor inglés C. S. Lewis, quien en los últimos años ha adquirido enorme popularidad por las películas basadas en sus cuentos Las crónicas de Narnia. «Escrutopo», un demonio que tiene el rango de «secretario» en el Infierno, le dirige 31 cartas a su inexperto sobrino «Orugario» para indicarle cómo perder (o cómo ganar para su condenación eterna) el alma de un joven inglés, un «paciente» que vive en Londres, en los tiempos de la Primera Guerra Mundial. Con un estilo mordaz, irónico, extraordinario, Lewis nos hace entender que las estrategias del diablo no son como cierta literatura las pinta, es decir, estrategias tontas y desesperadas. Al contrario, su perversión, en este caso la de «Escrutopo», le lleva a mil tácticas para enredar, enfangar, corromper el alma de su «paciente». Acudimos a un itinerario de ataques sutiles del diablo hasta que, al final, la organización del mal (que trata de hacer el mal «lo mejor posible») se enfrenta a su propia burocracia, a su aburrimiento, a su torpeza frente al amor de Dios, frente a la presencia de Jesucristo. Dejar que lo ordinario triunfe Los consejos del diablo a su sobrino son extraordinariamente certeros y toman al hombre contemporáneo en su situación de vacío y de esfuerzo por olvidar que la vida tiene un sentido más allá del consumo. Uno de los primeros consejos que le da «Escrutopo» a «Orugario» es que haga todo lo posible para evitar que su cliente se acerque a lo extraordinario de la vida, que se quede siempre en lo ordinario, para evitar que vea cualquier atisbo de la naturaleza divina. Mejor que mantenga su vida centrada en su «yo», que se mime, que se quiera mucho, a que vea que existe otro y que ese otro es un misterio. Cuando al paciente de «Orugario» le da por rezar, «Escrutopo» le indica que «lo mejor, si es posible, es alejar totalmente al paciente de la intención de rezar en serio»; que le rece a cualquier cosa que él necesite, pero que no le rece a Dios, pues el encontrarse con la Persona que lo ha creado lo puede «perder» para el infierno y ganar para la salvación. Otra cosa que no le permite el diablo a su sobrino es que su paciente le encuentre sentido alguno al sufrimiento. Que le meta en la cabeza que el que el dolor no redime a nadie y que es muestra de que Dios no existe o que si existe nada tiene que ver con los humanos.

El Observador DE LA ACTUALIDAD DE LA ACTUALIDAD

Dirección: Jaime Septién Crespo Dirección adjunta: Maité Urquiza de Septién Dirección de proyectos: Rogelio Hernández Murillo Jefe de redacción: J. Jesús García y García. Contraloría: María del Carmen Velasco de Uresti. Logística: Ricardo García Meza. Jefe de diseño: Diana Rosenda García Bayardo. Jefe de información: Gilberto Hernández García. Jefatura de ventas: Patricia Flores de Aboytes. Asesor: Clemente Chauvet Flores. Jefe de circulación: José Trejo Hurtado. Coordinador de distribución: Agustín Morales Cabello. Diseño de publicidad: Octavio Espinosa Murillo. Crédito y cobranza: Fernando Maya Solano. Secretaria y suscripciones: Hilda Zendejas Frausto. Asistente de dirección: María del Refugio Rojas de Hernández. Agentes de distribución y cobranza: Carmelo Aguillón Sánchez, José Trejo Hurtado y Salvador González Núñez. Mensajería: Alfonso Sánchez y Arrieta. Asistente de oficina: Teresita Solano de Maya. Responsables: San Luis Potosí (Circulación y contenido): P. Darío Pedroza Martínez (444) 812-4555 / 812-0085. Matehuala (Circulación y contenido) P. Antonio Ruiz Domínguez. Tel (488) 882-3505. León (Circulación) Mario Ante Landín (477) 716-3648. Tuxpan (Circulación y contenido) P. Matías Reyes Salazar (783) 834-2016 El Observador de la actualidad. Publicación semanal de Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. Reforma No. 48, Centro histórico, C.P. 76000, Santiago de Querétaro, Qro., Tels. (442) 214-1842, 224-1454 y 214-5475, lada sin costo fuera de Querétaro 01 800253 3501.- Correo electrónico: mensaje@elobservadorenlinea.com- Número de Certificado de Licitud de Título 9598.- Número de Certificado de Licitud de Contenido 6695.- Número de Reserva al Título en Derechos de Autor 1080200/2001.- Precio del ejemplar: $8.00.- Suscripción anual en la ciudad de Querétaro (aplican restricciones): $360.00 - Impresión: Compañía Periodística Meridiano, S.A. de C.V., Prol. Calzada 208 Col. Martinica, Tel. (477) 788-2115, León, Gto. Los artículos firmados son responsabilidad del autor. Permiso de publicación periódica, autorizado por SEPOMEX, número PP22-0001 Lada sin costo para nuestro lectores fuera de Querétaro: 01 800 253 35 01

La religión está bien, pero... Los ataques de «Escrutopo» a través de «Orugario» se suman hasta estar a punto de llegar al éxito, es decir, a la conformación de un joven «normal», avinagrado contra sus mayores, ansioso del porvenir, insatisfecho del presente. En uno de los párrafos esenciales, el diablo le aconseja a su sobrino: «Háblale sobre la moderación en todas las cosas. Una vez que consigas hacerle pensar que la religión está muy bien pero hasta cierto punto, podrás sentirte satisfecho acerca de su alma. Una religión moderada es tan buena para nosotros como la falta absoluta de religión —y más divertida». El éxito de «Orugario» consiste, según «Escrutopo», en empujar a su paciente en el centro de la Nada. Para el diablo, la indiferencia (ahora diríamos el relativismo) es la mejor arma para hacer caer a los hombres en la condena de su alma: «Cuanto más a menudo se sienta sin actuar, menos capaz será de llegar a actuar alguna vez, y, a la larga, menos será capaz de sentir». La tarea del sobrino se empieza a complicar cuando su paciente se hace humilde. Ahí el diablo le indica que le meta en la cabeza el orgullo por ser humilde, la vanidad por ser bueno, el espíritu de notoriedad por ser diferente a los malos... Por ejemplo, en el caso de no poderle quitar de la cabeza el ir a una Iglesia a escuchar Misa, lo mejor que se puede hacer con ese testarudo es hacerle creer que tiene que recorrer el barrio entero para ir a una Misa que «le llene», a oír a un sacerdote que le «ilustre» o a uno que «no le aburra». La inmensidad del sacrificio de Jesús queda mediatizada. El fracaso del diablo Las cartas se van sucediendo una a otra, siempre con la misma cantinela: «lo que hay que evitar es la entrega absoluta». El paciente termina comprendiendo que o se entrega absolutamente o su vida será presa del demonio. Descubre el amor y, a través del amor, al Amor total. El diablo queda desnudo. Al final, «Escrutopo» se dará cuenta. Y lo siguiente es devorar a su sobrino: el mal termina por aniquilarse a sí mismo. Soberbio libro el de Lewis.


El Observador

EL RETORNO DEL PAGANISMO

25 de octubre de 2009, AÑO 15, No. 746

La «noche de brujas», ¿una celebración inofensiva? El Halloween es, entre otras cosas, un negocio, y los comerciantes no piensan abandonarlo Año con año, desde mediados de octubre, casas, escuelas y comercios se engalanan con una llamativa y siniestra decoración elaborada con elementos tales como gatos negros, calabazas esculpidas, palos de escoba, esqueletos, fantasmas, monstruos, murciélagos, etc.La gente se prepara a celebrar Halloween el 31 de octubre. Ese día millones de niños y de adultos del mundo entero recorrerán emocionados los vecindarios hasta altas horas de la noche disfrazados de brujas, fantasmas, monstruos y diablos para recolectar dulces y golosinas de los vecinos. Los más atrevidos verán películas de horror especialmente seleccionadas para la ocasión, jugarán a la tabla de güija, irán a los cementerios, intentarán establecer contacto con espíritus a través de una sesión o ritual espiritista y quizá mutilen o asesinen a algún animal.

granjeros ven la oportunidad de hacer su agosto en los días previos a Halloween, ya que la calabaza es un elemento insustituible en la elaboración de los decorados típicos. Los ingresos por la venta de calabazas alcanzan en esta época cifras millonarias. Halloween es, asimismo, una importante fuente de ganancias para la industria cinematográfica. Hace 15 o 20 años las películas de horror eran consideradas de segunda clase. Actualmente el 20% de las producciones de Hollywood está constituido por películas de este género. Pero no sólo Hollywood se beneficia de Halloween, también las empresas que producen programas de computación. En efecto, se reporta que en las últimas exposiciones de sistemas de computación los materiales más solicitados fueron, en ese orden, la pornografía y los juegos de terror.

tos se contagian del entusiasmo de Halloween, y no es raro ver a los papás disfrutando con sus hijos de este peculiar entretenimiento. Muchas veces son las propias madres quienes más se deleitan al elegir los disfraces que sus vástagos llevarán a la escuela o para salir a pedir dulces en el vecindario. Después de todo, Halloween es

una fiesta inocente e inofensiva, o al menos así lo habíamos creído. Nunca hay tantos crímenes satánicos

Sí, Halloween es todo eso y Halloween es una celebración Halloween es ocasión para mucho más. Es, al mismo tiempo, que ha ido cobrando más y más fiestas y concursos de disfraces una fiesta de sangre, muerte, hoauge a lo largo del tiempo. Origi- en escuelas, casas particulares, rror y ocultismo. Es la época del nalmente, se festejaba sólo en Es- restaurantes, bares y discotecas. año en que, según organizaciones tados Unidos, Irlanda y Gran Bre- Es un día de suspenso y horror en vecinales estadounidenses y de taña; pero hoy es igualmente po- el que los niños se sienten felices otros países de todo el mundo, más pular en el resto del mundo, inclu- de poder jugar a los fantasmas y peligro corren niños y mascotas de so en los países iberoamericanos. las brujas. Pero también los adul- ser secuestrados y mutilados para Para los comerciantes se trata de un negocio muy lucrativo que POR MARÍA VELÁZQUEZ DORANTES / mvdorantes@yahoo.com.mX les permite reUno de los medios de comunicación más resurrección, ¿qué es lo que expone este caudar millousados para difundir la idea de la «noche tipo de cinematografía, que la hace tan atranes de dólares de brujas» ha sido el cine. Desde sus orí- yente? En primera instancia ofrece —en en disfraces, genes se ha expuesto una serie de filmes particular a los jóvenes— mensajes con máscaras de que tienen que ver con las distintas formas contenidos que elevan su adrenalina, despersonajes side celebrarla, trayendo a colación la repre- atando en ellos ideas violentas y aterradoniestros, dulsentación de la magia y la hechicería; con ras; todo esto en medio de cuerpos mutilaces y decoraello el tema se ha desbordado inesperada- dos, escenas sangrientas y dos horas de dos. Se calcumente, plasmando desde las representa- tormento normados por una fuerza, evento la que en 1994 ciones supersticiosas de la antigüedad o personaje de naturaleza maligna con un las ventas de hasta su práctica secreta en ámbitos con- origen criminal o sobrenatural. Halloween Actualmente se estrenará una cinta titemporáneos. Así nació el subgénero de la ascendieron a brujería amparada por el género cinemato- tulada Noche de brujas, donde se intercacerca de 500 gráfico del terror, y cada octubre se ofrece lan cuatro historias en la noche de Hallomillones de una gama de ofertas macabras que contri- ween. ¿Cuál es el objetivo de la cinta? Madólares, sin innifestar que las antiguas tradiciones no buyen al retorno al paganismo. cluir dulces y Desde el culto sincrético mostrado en deben ser olvidadas. Pero, ¿cuáles tradigolosinas. la película titulada La bruja, de 1922, hasta ciones? Esto no es más que una producTambién los llegar a la taquillera versión de Halloween ción que busca batir récords de taquilla. Un negocio muy lucrativo

El horror que hace felicez a muchos

El paganismo difundido por el cine

posteriormente ser sacrificados en ritos satánicos. Es la época del año en que se cometen más crímenes de culto, esto es, asesinatos relacionados con ritos satánicos. Es la fiesta más importante para brujos y adoradores de Satanás. Un llamado a volverse a Cristo

Queremos ilustrar a padres de familia, educadores, catequistas y al público en general para que conozcan el significado pagano de la celebración del Halloween, que tiene sus raíces en la hechicería, la brujería, el ocultismo y el satanismo. Aún más, queremos alentarlos a recuperar esta fiesta para Cristo, estimulando a sus hijos a conocerlo a través de los santos y bienaventurados que nos han precedido en el camino de la fe. De religión cristiana a religión pagana

Aunque hoy en día la mayoría de la gente identifica la palabra Halloween básicamente con la «noche de brujas», la traducción literal del término es «víspera de Todos los Santos», es decir, corresponde a la víspera del día en que la Iglesia celebra a todos los santos, conocidos y desconocidos. Entonces, ¿por qué se asocia este término con elementos de sangre, terror y muerte? Porque, con el correr del tiempo, las costumbres paganas influenciaron la fiesta. Resurgimiento de los cultos antiguos

En nuestros días, al igual que en otras épocas de la historia, el mundo vive una invasión pagana que responde a una peligrosa fascinación con lo oculto. Como parte del resurgimiento de las ciencias ocultas, se observa el deseo de muchas personas de volver a sus raíces paganas. Las religiones autóctonas están de moda y, así como en los países americanos se observan movimientos que pugnan por rescatar los ritos y costumbres ancestrales indígenas, una influencia neodruida ha contaminado a la cultura europea y estadounidense. Todo ello forma parte de este neopaganismo del cual la New Age o Era de Acuario es un destacado protagonista. Fuente: mercaba.org

Prácticas que abren la puerta al Maligno POR SERGIO ESTRADA / Corresponsal en México, D.F.

El padre Pedro Mendoza Pantoja, coordinador de la Pastoral de Liberación de la arquidiócesis de México, concedió esta entrevista a El Observador: ¿Están aumentando los casos de posesión diabólica? «Ahora mucha gente se aleja de Dios por ignorancia de su fe, como producto de la desintegración familiar; y no se transmite la enseñanza cristiana a los hijos. «Muchas personas recurren a la práctica de la magia y la brujería para hacerse una ‘limpia’ porque sienten que así se libran de situaciones ‘de mala suerte’ o cosas así. Además, los medios de comunicación están plagados de programas y de gente que se ocupa de estas situaciones esotéricas y hacen que proliferen estas prácticas». ¿Qué otros caminos nos conducen a estas situaciones? «La brujería, la lectura del café y de las manos y las cartas, y principalmente la New Age». ¿Cómo nos debemos enfrentar ante esta situación? «Como dice san Pablo, ‘revestirnos con la armadura de la fe’: vivir la justicia, la caridad, la oración y, sobre todo, anunciar a Cristo, en quien tenemos la solución a nuestros problemas. «El diablo no tiene ningún poder sobrenatural, sino que se sirve de la naturaleza. Sabe cómo provocarnos situaciones de miedo, de angustia, de ansiedad, y hace cosas que parecen maravillosas, pero sólo son aparentes. Nosotros no debemos amedrentarnos sino acogernos a Nuestro Señor, y ofrecerle nuestras debilidades a Dios. Un arma poderosa en contra del mal es el amor a la Virgen María».

3


4

EL RETORNO DEL PAGANISMO

25 de octubre de 2009, AÑO 15, No. 746

El Observador

Neopaganismo vs. cristianismo

Acerca de la «adivinación»

REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

POR EL PADRE UMBERTO MARSICH, M.X. / umbertomarsich@hotmail.com

Buscar ávidamente nuestro horóscopo, consultar adivinos para guiar nuestras acciones futuras, idolatrar el cuidado del propio cuerpo, las velas e inciensos, hacer ritos para generar «energía positiva», defender la vida animal y vegetal pero olvidarse de la humana, todo ello son acciones llamadas neopaganas. Pero, ¿qué significa este término? ¿Cuál es su relación con nuestra fe en Cristo? Aclarando conceptos

«Pagano» es un término que puede ser entendido de diversas maneras. En los primeros años del cristianismo era usado para designar a los seguidores de los cultos anteriores a la novedad de Cristo. Algunas características de estas tradiciones eran: el politeísmo, el naturalismo, el animismo y el chamanismo. Actualmente hablamos de neopaganismo. Con este término queremos describir las actitudes y creencias contrapuestas a la fe y confianza en Cristo. Asistimos a un resurgimiento de estas formas de pensar. Cada vez un mayor número de personas son presa de estas visiones que tienen muy poco de cristianas. A continuación describiremos algunas de estas formas de pensamiento. Actitudes neopaganas

Exacerbado naturalismo.- Tener una sensibilidad ecológica es algo positivo, nos hace más conscientes del cuidado de la naturaleza. Sin embargo, cuando endiosamos los procesos y dinámicas naturales caemos en el paganismo, sustituimos al Dios personal del cristianismo por un culto a fuerzas naturales. La natura lo es todo, es la base de la jerarquización de nuestros

comportamientos, ya no se confía en el Dios amor sino en las vibraciones y energías que desprenden lo vivo e inerte a nuestro alrededor; incluso el ser humano pierde su dignidad, es un mero títere de fuerzas y dinámicas naturales sin rostro e impersonales. Esto es alejado de la novedad Cristiana: un Dios hecho hombre para enaltecer al hombre, como decía san Agustín; un ser humano radicalmente unido a un Dios persona y amor, una naturaleza al servicio y cuidado del hombre. Culto al cuerpo.Uno de los principios de la sociedad actual puede enunciarse así: «apariencia es esencia». Esto ocasiona enfermedades como la vigorexia, anorexia y bulimia. Muchas personas practican un excesivo cuidado del cuerpo olvidando otros aspectos humanos como el espiritual, el intelectual, el afectivo. Sólo importa lo estético y bello: que nos veamos y juzguemos a los demás con base en este prisma. Esto es contrario a las enseñanzas cristianas: somos cuerpo con espíritu encarnado; por eso debemos cuidar la corporalidad pero sin descuidar nuestra vida espiritual y afectiva. El lente con el que debemos ver a nuestros semejantes es el del amor y la caridad. Adivinación.- Recurrir a supuestos adivinos para «descubrir» el futuro, nos habla de una profunda desconfianza en el Dios Amor. Esto crea una ruptura entre el ser humano y Dios, exactamente lo que ocurrió con Adán y Eva. Si el hombre endiosa a la naturaleza y a las

«energías» entonces debe buscar medios para controlarlas. Lamentablemente, muchos cristianos recurren a horóscopos buscando cierta confianza en su actuar. En el fondo esto nos habla de un dudar del amor divino. Cultos gnósticos.- Muy ligados al naturalismo han surgido grupos que dicen poseer conocimientos especiales para controlar las energías, vibraciones o «dinámicas espirituales». Tras un barniz pseudocientífico se esconde un pensamiento meramente mági-

co y fantasioso. Crean un baturrillo de ideas tomadas de diversas religiones, incluso la católica. Con esta mezcolanza pretenden enseñar a sus adeptos los secretos de la vida, la muerte, la felicidad y el poder. Todo ello lo presentan como algo novedoso. Lamentablemente muchos cristianos se dejan llevar por estas visiones supuestamente «nuevas y mágicas». Estar alertas

En este mundo las visiones falsas abundan, pueden ser trasmitidas en segundos y traspasan fronteras. Es relativamente sencillo dejarse seducir por ideas presentadas como nuevas, producto de sabidurías «ocultas» por miles de años. Los cristianos debemos estar atentos a estas expresiones, no debemos dejar las nuestras por la desconfianza en Dios y tratar de suplirlas con el dominio de fuerzas, con el culto al cuerpo o con conocimientos esotéricos. La historia nos ha demostrado la falsedad de esos pensamientos mágicos. Hoy más que nunca debemos volver a las firmes rocas de la fe.

El clima de relativismo moral y religioso que prevalece en el mundo constituye un fecundo terreno de cultivo de todas esas manifestaciones, falsamente religiosas, con las cuales se quisiera prever, controlar y dominar el futuro de cada persona. La atracción por las realidades misteriosas, relacionadas con el más allá del hombre, y la fascinación por lo oculto facilitan, en efecto, la dilatación de fenómenos como la adivinación, los horóscopos y la astrología. Además, la globalización cultural, a la que asistimos impotentes, si por un lado enriquece el patrimonio de cada pueblo y cultura, por otro favorece más fácilmente la difusión de prácticas y creencias ajenas a nuestra cultura. Me refiero a esa invasión de filosofías orientales de la vida, asociadas a ejercicios mentales de meditación, tipo yoga, que conquistan siempre más adeptos; pienso, también, en ese mercado de objetos extraños, como pirámides y amuletos esotéricos, que, supuestamente, irradian buena vibra. Frente a estos hechos no podemos vincular inocentemente nuestra fe a la adivinación, a la consulta de horóscopos y a la astrología. En efecto, estos fenómenos se ubican en el área de la fe desviada y de la perversión religiosa. También toda actividad destinada a desvelar el porvenir, como el recurso a Satán o a los demonios y las técnicas para la evocación de los muertos, constituyen faltas contra el respeto absoluto que le debemos a Dios, por el primer mandamiento de su ley. La adivinación, involucrando normalmente al demonio, se vuelve superstición y atentado contra Dios. Él es el único que, en su eternidad, puede «ver» las cosas antes que sucedan, por conocerlas en simultaneidad. El primer mandamiento de Dios, por tanto, condena esa curiosidad malsana de quien, en lugar de entregarse a la providencia divina, se entrega a la adivinación y a los astros.

¿Qué es el Halloween? REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

Esta fiesta tiene sus orígenes en la cultura celta, la cual se asentó principalmente en las Islas Británicas, Escandinavia y Europa Occidental. Sus sacerdotes, conocidos como «druidas», tenían especial veneración por Samhain, dios de la muerte. Lo celebraban entre el 5 y 7 de noviembre, fecha en que también se iniciaba el año nuevo celta. La festividad duraba una semana y terminaba con la fiesta de los muertos. En esos días los sacerdotes, a la manera de médiums, hablaban con los antepasados. Una de las actividades realizadas por los «druidas» era ir de casa en casa exigiendo alimentos y, en algunos casos, niños para festejar a Samhain. Si se los daban, hacían «trato»; de no ser así, lanzaban una maldición contra esa casa, con lo cual sus habitantes estaban en peligro de sufrir desgracias y, quizá, algún habitante moriría ese año; ése era el trick o treta. Este recorrido lo hacían llevando un nabo grande hueco en el cual tallaban una cara representando al espíritu del cual recibían su poder y conocimiento. Al correr de los años esto evolucionaría hasta las ya conocidas calabazas huecas que decoran el actual Halloween. Estos cultos no pudieron ser eliminados con la evangelización vivida en el norte de Europa. En el 741 Gregorio III traspasa la fiesta de todos los santos del 13 de mayo al 1 de noviembre. En algunas regiones terminó imponiéndose la festividad cristiana; pero en otras, ambas celebraciones coexistieron. A menudo los seguidores más comprometidos con el culto a Samhain se ocultaban tras la celebración cristiana para seguir practicando sus ritos paganos. En el siglo XIX esta tradición es introducida a Estados Unidos por inmigrantes de Irlanda. Rápidamente se propaga por el país y de ahí, gracias al proceso de globalización, al mundo entero. La cercanía geográfica y los intercambios culturales con la nación yanqui ocasionan que los mexicanos tomen como propio el festejar lo tenebroso. Halloween hoy

Actualmente el «festival de Samhain» o Halloween es celebrado oficialmente por los satanistas y adoradores del diablo; para ellos es la víspera del año nuevo de la brujería. Es el principio de todo «lo frío, oscuro y muerto»; es el momento propicio para ser inscritos en el libro del macho cabrío. Tan importante es la festividad que, semanas antes, realizan una serie de ritos que van desde ayunos hasta reuniones para maldecir el Cuerpo de Cristo. Es un tiempo de preparación para ser «dignos» de estar en presencia del espíritu maléfico. Hay evidencias de que el 31 de octubre en diversos países se realizan «misas negras», en donde se incluyen sacrificios de animales e, incluso, hay quienes afirman, sacrificios humanos. Se realizan ritos de adivinación y de «bendición» al maligno. Es un día especialmente esperado por brujas, brujos y ocultistas.


El Observador

EL DÍA DE MUERTOS

25 de octubre de 2009, AÑO 15, No. 746

El día de los fieles difuntos POR OMAR ÁRCEGA E.

La muerte es una de las experiencias más radicales del ser humano: conocer y reconocer que la vida tiene un fin lleva a la pregunta por el sentido de la existencia. Por otro lado, la pérdida de un ser querido es un cimbrar nuestra emocionalidad. El dolor, la soledad que produce un fallecimiento son sentimientos intensos que trastocan nuestro espíritu. Recordar a nuestros ancestros es una actitud humana. La prueba es que en todas las culturas y en todos los tiempos ha existido una celebración dedicada a los que ya no comparten el mundo de los vivos. La historia de la salvación no es ajena a esta vivencia humana, por ello la Iglesia instituyó el día de los fieles difuntos. Pero, ¿cómo se instituyó?, ¿qué sentido tiene?

Sentido cristiano del día de los fieles difuntos

El conmemorar este día nos hace recordar cuatro aspectos: Lo primero es que nos hace renovar nuestra confianza en Cristo resucitado; es decir, en lo que es la espina dorsal de nuestra fe, pues si «Cristo no resucitó, vana es nuestra fe». El culto a los difuntos se convierte en el culto del misterio pascual de Cristo. La segunda faceta es que se convierte en un recordarnos nuestra fragilidad. Pese a nuestra inteligencia y avances, no tenemos el control sobre los misterios de la naturaleza, mucho menos sobre los insondables destinos del Señor.

Un poco de historia

Ya en el Antiguo Testamento se hace referencia a ofrecer sacrificios por los muertos para librarlos de sus pecados (2Mac.12,46). En los primeros años del cristianismo se escribían los nombres de los que habían partido en una especie de libro hecho de dos tablas, llamado «La díptica», para orar por ellos. También se recordaba a los mártires en un día especial. San Agustín, en las Confesiones, menciona como su madre, santa Mónica, antes de morir le pide que no se olvide de orar por ella: «Solamente os pido esto: que donde os encontréis os acordeís de mí ante el altar del Señor». La siguiente noticia que tenemos viene de los primeros monasterios: en el siglo VI los benedictinos tenían una conmemoración de los miembros difuntos, en Pentecostés. En España, en el siglo VII, 60 días antes de Pascua, se recordaba a los cristianos fallecidos; mientras que en Alemania el día para conmemorarlos era el 1 de octubre. Hacia el 998, san Odilón, abad del monasterio de Clunny, instituye la «Fiesta de los muertos» al día siguiente de la celebración de «Todos santos».

Desde esta perspectiva nos invita a vivir la humildad cristiana. No está el hombre solo en el universo, depende radicalmente de su relación con Dios. Intentar desaparecer esta perspectiva es uno de los motivos de las fracturas morales y sociales del mundo actual. El tercer aspecto es que somos peregrinos. Vamos por el camino de la vida hacia un destino común: «ser ciudadanos del mundo». La realidad de la muerte terrena se impone, pero este es un paso hacia la vida que impulsa y motiva a los cristianos: la vida eterna. Esta creencia y gozo en la resurrección de la carne «significa reconocer que hay un fin último, una finalidad última para toda la vida humana». Da un sentido y esperanza al hecho natural de la muerte. No estamos arrojados a este mundo por azar y sin esperanza; muy al contrario, somos un acto de amor divino, tenemos que manifestarlo en nuestra vida cotidiana y, una vez

que partamos de este mundo, retornaremos a nuestro creador pues, como menciona san Agustín: «Señor. nos hiciste para Ti y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en Ti». La cuarta esfera es el reafirmar que el hombre no es un ser para la muerte. Muy al contrario, a ejemplo de Cristo debemos ser individuos volcados a la vida, ser fermento para dar a conocer la experiencia salvífica de Cristo resucitado. La muerte es consumación y advenimiento, es decir, el fin de nuestra estancia en la Tierra, pero el incio de nuestra existencia en la Gloria. El quinto aspecto es ser puente de unión entre la Iglesia militante y nuestros antecesores en la fe, lo que se conoce como la Iglesia triunfante (los que ya gozan de la presencia de Dios) y la purgante (los que están preparándose para disfrutar de la presencia del Altísimo). En otras palabras, nos da un sentido de comunidad. Los cristianos no estamos solos ante las vicisitudes de esta Tierra: contamos con la oraci��n continua de nuestros antecesores y, al mismo tiempo, nuestras plegarias suben a la Iglesia triunfante y ayudan a la Iglesia purgante. Los files difuntos y el mundo actual

Conmemorar a los fieles difuntos es creer en Cristo vivo y resucitado, es reavivar nuestro sentido de comunidad eclesial, y es, al mismo tiempo, testimonio de que somos peregrinos en este mundo, caminantes hacia la eternidad y gloria divinas. Como podemos ver, entre la conmemoración a los fieles difuntos y la pagana fiesta del Halloween hay un abismo. El primero festeja a la vida, al amor, la comunión, la esperanza; el segundo es un culto a lo diabólico, a lo perverso. Como seres abiertos al libre albedrío podemos decidir a cual de las dos fiestas darle realce. Ojalá que optemos por la que festina el amor y la esperanza.

5

El Papa y el día de los fieles difuntos «[Estos días son] ocasión propicia para recordar con la oración a nuestros seres queridos y meditar sobre la realidad de la muerte, que la ‘civilización del bienestar’ trata de remover con frecuencia de la conciencia de la gente, sumergida en las preocupaciones de la vida cotidiana. «Morir, en realidad, forma parte de la vida y no sólo de su final, sino también, si prestamos atención, de todo instante. A pesar de todas las distracciones, la pérdida de un ser querido nos hace descubrir el ‘problema’, haciéndonos sentir la muerte como una presencia radicalmente hostil y contraria a nuestra natural vocación a la vida y a la felicidad. «Jesús revolucionó el sentido de la muerte. Lo hizo con su enseñanza, pero sobre todo afrontando Él mismo a la muerte. ‘Muriendo destruyó la muerte’, dice la liturgia del tiempo pascual. «A partir de entonces, la muerte ya no es la misma: ha quedado privada, por decirlo de algún modo, de su ‘veneno’. El amor de Dios, actuando en Jesús, ha dado un nuevo sentido a toda la existencia del hombre y de este modo ha transformado también la muerte. Si en Cristo la vida humana es un paso ‘de este mundo al Padre’ (Jn 13, 1), la hora de la muerte es el momento en el que este paso tiene lugar. «Quien se compromete a vivir como Él, queda liberado del miedo de la muerte, dejando de mostrar la sonrisa sarcástica de una enemiga para ofrecer el rostro amigo de una ‘hermana’, como escribe san Francisco en el Cántico de las Criaturas. De este modo, también se puede bendecir a Dios por ella: ‘Loado seas, mi Señor, por nuestra hermana la muerte corporal’. No hay que tener miedo de la muerte del cuerpo, nos recuerda la fe, pues es un sueño del que nos despertaremos un día. «La auténtica muerte, de la que hay que tener miedo, es la del alma, llamada por el Apocalipsis ‘segunda muerte’ (ver 20,14-15; 21,8). Quien muere en pecado mortal, sin arrepentimiento, cerrado en el orgulloso rechazo del amor de Dios, se autoexcluye del Reino de la vida». Extractado de la intervención del Papa Benedicto XVI en el Ángelus del 5 de noviembre de 2006

LOS VALORES DE MÉXICO

DÍA

DE DIFUNTOS

POR ANTONIO MAZA PEREDA / amaza@att.net.mx

En nuestra cultura mexicana el día de difuntos es muy especial. Inspirados por nuestras raíces indígenas y españolas, para los mexicanos es claro que nuestros muertos están vivos, y muy vivos. Para nosotros, ellos siguen estando presentes, no sólo en nuestra memoria sino, de un modo muy especial, viviendo en la casa de nuestro Padre, en espera del momento glorioso en que todos nosotros resucitaremos. Nuestras creencias católicas nos hacen ver que nuestros muertos están en comunión con nosotros. Cuando, al recitar nuestro Credo, decimos: «creo en la comunión de los santos», nos referimos precisamente a la unión que existe entre todos los que creemos en Jesús: los que vivimos —la Iglesia militante—, las benditas almas que están en el Purgatorio y los que ya gozan de la presencia de Dios —la Iglesia triunfante—. Creemos que entre todos nosotros hay una unión, una comunión. Rezamos por las almas de nuestros difuntos; pedimos a nuestros santos, también difuntos, que recen por nosotros; y los que todavía estamos vivos rezamos los unos por los otros. Sabemos que la muerte es sólo temporal: que Jesús mismo vendrá a resucitarnos a todos en el día final. Y por eso para nosotros la celebración del día de difuntos no es un día de tristeza, no es un día de recuerdo macabro de la fragilidad de nuestra vida y lo corto de su duración. Sabemos que hemos sido creados para vivir por siempre. Sabemos que nuestro Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, nos ha prometido la vida eterna.


6

EL RETORNO DEL PAGANISMO

25 de octubre de 2009, AÑO 15, No. 746

HOMBRE NUEVO

¿ADIVINAR

EL FIN DE LA

POR FERNANDO PASCUAL

ASTROLOGÍA POR JOSÉ MANUEL OTAOLAURRUCHI, L.C. / Venezuela jmotaolaurruchi@legionaries.org

Que la astrología no se haya extinguido es un hecho sorprendente, pero cierto. Los periódicos y las revistas aún consagran valiosísimos espacios para los horóscopos. Incluso hay canales de televisión que contiestán prediciendo el ¿Cómo es posible que nuamente futuro según el movimiento de los se siga consultando el astros. ¿Cómo es posible que desdel iluminismo y del moderfuturo como lo hizo el pués nismo se siga consultando el fuhombre supersticioso turo como lo hacen los agüeros o como lo hizo el hombre superstide las cavernas? cioso de las cavernas? Muchas Muchas personas aún personas aún preguntan qué signo del zodiaco eres, sin el menor preguntan de qué empacho. Por si te sirve, el Papa Benesigno del zodiaco eres dicto XVI en la encíclica Spe Salsin el menor empacho vi, citando a san Gregorio Nacianceno, dice que con el nacimiento del niño Jesús en Belén llegó a su fin la astrología, pues desde el momento en que los Magos guiados por la estrella adoraron al nuevo rey, Cristo, se acabaron los oráculos, porque desde entonces las estrellas giran según la órbita establecida por Cristo (no. 5). No son los elementos del cosmos, las leyes de la materia, las que gobiernan el mundo y el destino del hombre, sino un Dios personal que gobierna a las estrellas, es decir, a todo el universo. Es mejor consultar el Evangelio del día que al más sofisticado de los adivinos.

DILEMAS ÉTICOS

UNA

TRADICIÓN DISTORSIONADA

POR SERGIO IBARRA / situacional@infosel.net.mx

Es muy probable que a una buena parte de las tradiciones que heredamos pocas veces les hallemos una explicación que les dé sentido, más cuando los contextos que las originaron fueron diferentes a los nuestros. La fiesta de Halloween para las generaciones a las que usted y yo pertenecemos es una fiesta matizada por la cultura gringa. La palabra se deriva de la expresión inglesa All Hallow’s Eve que significa Víspera del Día de los Santos. ¿Es sorprendente? Sí, ya que el posicionamiento con el que el mercantilismo lo maneja ni siquiera en sus más decentes momentos invoca semejante idea, sino que apela a los muertos y a la muerte, pero dentro de un contexto violento. La historia nos dice que la fiesta de los Fieles Difuntos fue instituida por san Odilón, monje benedictino y quinto abad de Cluny, en Francia, el 31 de octubre del año 998. Al cumplirse el milenario de esta festividad, el Papa Juan Pablo II recordó que «san Odilón deseó exhortar a sus monjes a rezar de modo especial por los difuntos». Y, de hecho, actualmente celebramos el Día de Muertos dos días después, con un sentido espiritual y encomendando a Dios las almas de quienes han pasado a la otra vida. Ante la cultura de consumo que propicia y aprovecha las oportunidades para hacer negocios, sin importar cómo, Hollywood ha contribuido a la difusión del Halloween con una serie de películas en las cuales la violencia gráfica y los asesinatos incitan el morbo, la angustia y la ansiedad, propiciando un estado de miedo y una idea errónea de la realidad. El Halloween hoy es un gran negocio. La venta de productos va desde máscaras, disfraces, dulces y maquillaje, hasta adornos para los hogares, como si fuese la Navidad; todo para incentivar el «consumo del terror» que, de manera inconsciente, en muchos casos conduce a la imitación de las costumbres estadounidenses por considerarse que ello da algún estatus. Tiempo de rescatar las calaveritas —las de los versos, por supuesto— y de recrear en nuestros hogares los altares, que lejos de atraer el terror, invocan la oración en familia y la comunión con Dios por las almas de nuestros difuntos. Después de todo, en su génesis no estaba tan mal; es la interpretación moderna la que ha provocado esta distorsión.

El Observador

EL FUTURO?

La astrología y el deseo de adivinar el futuro siguen de moda hoy como hace muchos siglos. Hechiceros, brujas, adivinos y expertos en horóscopos quieren descubrir y revelar el futuro, lo que va a pasar. Quizá nos pueda ayudar, para colocar en su sitio una moda que inquieta a muchos, recordar algunas críticas que «los antiguos» hicieron contra la presunción de saber qué va a ocurrir mañana. De nada sirve leer las «cartas»

Un autor de los primeros siglos de nuestra era recordaba que los hechos futuros pueden ser de tres tipos: o determinados, o casuales, o libres. Los determinados dependen de leyes necesarias y fijas de la naturaleza, y en cuanto «determinados» ocurrirán de un modo estable, constante, a no ser que pase algo extraordinario. Los eclipses de sol o de luna, las tormentas solares, o el movimiento de las placas de la Tierra siguen unas leyes inmutables. Para estudiar fenómenos de este tipo no sirve para nada el leer las «cartas»: hay que dedicarse a fondo a las ciencias naturales... Si queremos que un terremoto no destruya nuestra casa lo que importa es la arquitectura y un buen sistema de previsiones sísmicas, no mirar si los que son de Sagitario «mañana pueden sufrir grandes contratiempos». Si como más chile aumento mi sed

Los acontecimientos casuales, por su parte, se explican desde la conexión imprevista de fenómenos necesarios o de decisiones libres. Si yo como más chile de lo habitual, aumenta mi sed. Si en mi casa no hay agua, tengo que salir al pozo para tomarla. Si en ese momento cae un rayo y me cambia de lado la línea divisoria de mi pelo... Esto es algo «casual», debido en parte a mi libertad (el tomar chile en exceso), y en parte a las leyes físicas (los rayos provocados por las combinaciones físicas entre el aire y las cargas eléctricas). Además, lo más propio de la casualidad es que no se puede prever: no tiene sentido «adivinarlo»... Por lo mismo, en vez de preguntar a una bruja si hoy puedo salir de casa, lo mejor será mirar el cielo, consultar el parte meteorológico (si es que logra ser preciso), y tener cuidado con el chile que tengo en mi armario. Luego, si el rayo cae, «por casualidad», dentro de mi casa, es otro cantar...

esto o lo otro. Soy yo el responsable de haberle hecho caso al adivino... Dos verdades fundamentales

Por eso siempre es bueno recordar dos verdades fundamentales, tan sencillas que parece extraño que nos olvidemos de ellas. La primera: por más vueltas que demos para tomar bien nuestras decisiones, no vamos a tener casi nunca todos los elementos de juicio en nuestro poder. Siempre hay cosas que no comprendemos bien, o que no es posible prever, aunque recurramos a una sesión espiritística (con el riesgo, además, de encontrarme con hechos diabólicos). La segunda: incluso una decisión tomada después de un buen rato de reflexión y estudio, después de haber tenido en cuenta muchos elementos y circunstancias, después de haber consultado a expertos y personas muy maduras, no puede escapar a lo imprevisible de la vida, porque no podemos dominar lo que los otros deciden ni muchos fenómenos naturales que no acabamos de conocer a fondo. ¡Pobrecitas! Las estrellas no tienen la culpa

Es muy fácil culpar a la «mala suerte» o a las estrellas de que precisamente en este cruce haya chocado con un señor borracho, pero así no somos ni justos ni honestos. La verdad es que choqué porque el otro conductor se tomó en ayunas un vaso de tequila. Las estrellas, pobrecitas, no tienen ninguna culpa... Estas líneas no quieren ser una declaración de guerra contra tantos expertos en horóscopos y tantos lectores de la mano que han escogido la vocación de «adivinos». En un mundo democrático y libre cada quien puede hacer lo que quiera, mientras no dañe ni engañe a los demás. Pero convendría preguntarnos si no hay engaños entre algunos adivinos, y si no nos estamos perjudicando a nosotros mismos cuando buscamos controlar el futuro. Es mejor seguir el trabajo sencillo y callado de tantos miles de científicos que, con paciencia infinita, quieren comprender un poco más cómo funcionan los volcanes o cómo vencer la plaga del SIDA. Es mejor levantarse con una buena dosis de optimismo y aceptar lo que la casualidad nos pueda ofrecer a lo largo del día. Es mejor pensar bien lo que vamos a hacer, aunque a veces alguna consecuencia de nuestra decisión haya escapado completamente a nuestras previsiones.

Los actos libres dependen de nosotros, no de los horóscopos ni del destino

No gastes en adivinar tu futuro, ayuda a los pobres

Los actos libres dependen de nosotros, de lo que decidimos y escogemos después de un momento breve o largo de reflexión. ¿Me pongo este traje o el otro? ¿Salgo al trabajo a las 6:30 de la mañana o media hora antes para evitar el tráfico? ¿Pongo más sal a la comida o menos? ¿Le digo a mi hijo que estudie más o me callo para evitar una nueva discusión en familia? Por desgracia, es aquí donde más se recurre a los horóscopos y a los adivinos, pues todos querríamos tomar la decisión justa, ésa que evitaría un accidente («si hubiese salido antes...»), o un fracaso familiar («si hubiese hecho caso a mi padre...»), o un dolor de estómago («no pensé que comer tanto pescado me iba a sentar mal...»).. Sin embargo, precisamente los actos libres, por depender exclusivamente de nosotros, no pueden ser determinados por una hechicera, pues, de lo contrario, no dependerían de mí, no serían libres. No tomaré pescado porque lo dicen las estrellas, sino porque decido hacerlo o no hacerlo. El «destino» no ha determinado en nada mi libertad: soy yo el que escojo, aunque luego acuse a un brujo por haberme dicho

Además, ¿no sería hora de decir, con franqueza, que el dinero que millones de personas dejan en las mesas de adivinación podría ser mucho más útil si se invirtiese para abrir pozos de agua en África, para curar a enfermos en Asia o para dar, aquí, en nuestra patria, ayuda a las familias de esos niños, a veces flacos y cansados, que nos venden todas las mañanas unos chicles en las esquinas o en las gasolineras? Desde luego, existe Dios. Y Dios puede separar el agua del Mar Rojo, resucitar a un muerto o multiplicar los panes contra todas las previsiones del Secretario de Agricultura. Pero Dios también es libre. Sus decisiones no están sometidas a ningún horóscopo. Es bueno esperar que nos pueda ayudar (y sabemos que nos quiere ayudar), pero es justo el hacer todo lo que está de nuestra parte para que el mundo vaya un poco mejor. Lo demás, quiera Dios que sea bueno, ocurrirá según las leyes de la física, de la química, de la casualidad y de la libertad. Con perdón de todos los adivinos de la Tierra.


El Observador

EL RETORNO DEL PAGANISMO

25 de octubre de 2009, AÑO 15, No. 746

COLUMNA ABIERTA

VÍGÍA

PAGANISMO

DE JANNÉS Y JAMBRÉS A LA

MODERNO

7

BRÚJULA DORADA

POR WALTER TURNBULL

POR JAVIER ALGARA / San Luis Potosí

Los más grotescos son los que, creyendo eliminar a Dios, crean otros dioses, con nombres como «partido», «revolución», «laicidad», «reforma», «socialismo», «nacionalismo», y tienen sus dogmas y y sus santos y sus profetas como Marx, Lenin, Castro, El Che, Juárez...

Jannés y Jambrés son los nombres que la brujos, nigromantes y otros parecidos tradición hebrea da a los magos que en el son personas que, como libro del Éxodo imitaron con sus hechicerías Jannés y Jambrés, «se los milagros que Moisés hacía con su báoponen a la verdad; son culo ante el Farón, convencienhombres de mente corromdo así a este últipida; descalificados de la mo de impedir que fe». Esta contundencia bíblise cumpliera la ca en la condenación de las voluntad de Dios. actividades de tales personas Ellos testimonian contrasta, sin embargo, con la la fascinación que actitud de muchos católicos la brujería y activique, por ignorancia o soberbia, dades afines ha continúan formando la clienteejercido siempre la de Walter Mercado y otros sobre la humanique afirman poder garantizar dad; la eterna búsnuestra felicidad, aunque ésta Las pueda consistir en acciones conqueda de formas de sacarle la vuelta a a la voluntad de Dios. Las hazañas trarias Dios. La brújula docostumbres, como Halloween, en rada, hace un par de de Harry las que la brujería es celebrada o, años, y la infinidad de menos, trivializada como un Potter y sus colegas deben al cintas modernas en simple pasatiempo inocente, solas que los hechiceros siempre ser acompañadas de una lidifican la nebulosidad ética en son protagonistas, que se encuentra la mente de sólida catequesis, pues muchos la subrayan dicha fascimuchos católicos. nación. Estos a veces No puede ser innocuo lo que católicos forman la clientela de son presentados, lleva a la gente a ir en contra del Walter Mercado y otros hasta primer mandamiento de la ley de como en Las brujas de Eastwick y en la serie celebran la fiesta del Halloween Dios, ni la Iglesia puede soslayar de Harry Potter, como la formación de los fieles en este seres un tanto sobrehumanos o simplemente travie- sentido. Las hazañas de Harry Potter y sus colegas sos, innocuos y, en ocasiones, hasta benefactores deben siempre ser acompañadas de una sólida catede la sociedad. Pero la realidad es que en la Escritu- quesis al respecto. Volvemos, entonces, a la necesira Sagrada, como dice la II Carta a Timoteo (3, 8), los dad urgente de restaurar el catecumenado.

Está en el hombre buscar a Dios. Aun en los que lo niegan. «Nos hiciste para Ti, e inquieto está nuestro corazón hasta que no descanse en Ti», dice san Agustín. Y por eso el hombre, cuando no conocía a Dios, quiso encontrarlo en lo que le daba vida, le infundía miedo o le causaba asombro. Esto es lo que a grandes rasgos hoy llamamos «paganismo». Entre los dioses así creados los hubo bellos y bondadosos, pero casi siempre fueron caprichosos y crueles, y definitivamente inútiles. Finalmente, con la Revelación, el hombre pudo conocer a Dios, pero he aquí que en el hombre estaba también el rechazar a Dios, y así como siempre hubo hombres que buscaban a Dios, hoy tenemos hombres (muchos hombres) y movimientos (fortísimos movimientos) que se afanan en rechazarlo. Hoy presenciamos un regreCuando el hombre no so al paganismo. Algunos porconocía a Dios, quiso que Dios los decepcionó: no es encontrarlo en lo que como ellos hubieran querido. porque creen no necesitar le infundía miedo o le Otros a Dios: son autosuficientes. Y encausaba asombro. contramos paganismos de lo más Esto es «paganismo». curiosos: Algunos, llevados por el romanticismo y la aventura, regresan a las religiones de la naturaleza, a adorar a la creatura, o buscan una espiritualidad sin compromisos y con resultados inmediatos en el esoterismo o la brujería. Otros (tal vez los más) ignoran a Dios, pero buscan el sentido de su vida en el placer inmediato, la diversión, el dinero, el reconocimiento, la cultura... y les entregan sus vidas como si fueran dioses. Pero los más grotescos son los que, creyendo eliminar a Dios, crean otras iglesias y otros dioses, con nombres como «partido», «revolución», «laicidad», «reforma», «socialismo», «igualdad», «tolerancia», «libertad», «nacionalismo», y tienen sus dogmas y sus ritos y sus santos y sus profetas como Marx, Lenin, Castro, El Che, Nietzsche, Camus, Juárez, Cárdenas... Dioses falsos creados por hombres, guapos tal vez, o famosos o carismáticos e inteligentes, «mas vean cómo todos sus devotos quedarán abochornados y sus artífices, que no son más que hombres, se reunirán todos y comparecerán; y todos temblarán avergonzados» (Is 44, 11), porque como todos los dioses falsos, son casi siempre caprichosos y crueles, o por lo menos inútiles. Plagiando a Chesterton, cuando el hombre rechaza al Dios verdadero, necesariamente termina por adoptar uno falso.

A

EDUCARNOS

POR HUGO RODRÍGUEZ RESENDIZ

En el Día de Muertos pocos conservan el afán de poner su altar en casa; otros no se acuerdan de ir a Misa para recordar a los que ya no están con nosotros; los más no muestran interés por estas fiestas si no es para salir disfrazados de monstruos a pedir dulces o para ir a la fiesta de máscaras. ¿Está bien que nos alejemos de lo que se nos ha enseñado en las tradiciones? A las nuevas generaciones no les interesa continuar con estas cosas. Los jóvenes se enteran de ellas porque en las escuelas los obligan a poner sus altares. Pero es penoso que estas muestras estudiantiles estén llenas de iconos que no son los propios: unos decoran con calabazas que contienen una cara que asusta; otros ponen su papel picado, pero que mues-

tra una silueta de mujer con sombrero picudo montada en una escoba. Hay hasta quienes utilizan interpretaciones falsas para explicar el significado de los altares. Ante esta realidad, ¿qué nos toca hacer? Primero, si somos padres, formadores, tutores o algo así, tenemos que educar con exactitud, procurar documentarnos de lo que en verdad nos quieren mostrar estas fiestas, para después trasmitir ese conocimiento. Si somos jóvenes, acercarnos a nuestro pasado, valorar la historia, informarse de buenas fuentes. Y, en general, ir en contra de la cultura general de estos días, que sólo propone la muerte en lugar de la vida; no disfrazarse; no ver películas de terror; no comprar chucherías alusivas al llamado Halloween.


8

EL RETORNO DEL PAGANISMO

25 de octubre de 2009, AÑO 15, No. 746

EJERCICIOS DE COMPRENSIÓN

CON PERMISO

LULÚ Y LA NOCHE DE BRUJAS POR J. JESÚS GARCÍA Y GARCÍA

El daño está en soñar el sueño particular de una clase como si fuera el de toda la humanidad. ARIEL DORFMAN y ARMAND MATTELART Que yo haga predicciones—y que, además, resulten acertadas— es como pedirle jitomates al cocotero. Pero hice una buena, allá por los 50s, sobre la afilada penetración de los medios de comunicación estadounidenses en la idiosincrasia mexicana. Un compañero y yo nos pusimos a discutir sobre la historieta —a la sazón le decíamos así, aunque también era común en nuestro país utilizar el plural monitos para denominar a cualquier producto de este género; después, «castizamente», diríamos cómic y hasta lograríamos que la Real Academia Española (RAE) doblara las manos y acabara autorizando el nuevo terminajo— y en particular sobre La pequeña Lulú que en formato de cuaderno se vendía que daba envidia, para gozo de la Editorial Novaro que ya tenía un filón en la venta de Historias de Walt Disney, Cuentos de Walt Disney y otros cuadernos de ficción ilustrada que también tenían apreciable demanda. El vocablo cómic es definido así por la RAE: «1. m. Serie o secuencia de viñetas con desarrollo narrativo. 2. m. Libro o revista que contiene estas viñetas». Es una lástima que aquel compañero no pueda avalar lo que afirmo porque se me adelantó mucho en el viaje a la eternidad. A él le agradaba La pequeña Lulú en razón de su valor lúdico, y la consideraba un producto limpio hasta la inocencia, con aventuras sencillas e inocuas. A mí, en principio, me parecía demasiado pueril y simplón, con sus personajes principales: la lista, traviesa y victoriosa Lulú, y el cabeza hueca e influenciable Toby, presidente éste ad perpetuam de un club que tenía dictada la no admisión

de mujeres, los cuales hoy podían interpretarse como precursores del feminismo y de la misoginia, respectivamente; y yo predije en aquella ocasión que una costumbre ajena a nosotros, promovida machaconamente por La pequeña Lulú, iba a penetrar profundamente en los pueblos hispanos: esa fiesta de brujas llamada Halloween, la cual salía recurrentemente en la narración, sin importar que no estuviéramos en la temporada respectiva. Yo entonces desconocía el contexto diabólico del Halloween, pero de todos modos, además de ser una costumbre advenediza, le veía mucho de molesta por dejar inermes a las personas recibiendo con dulces o dinero las llamadas demandantes de niños gritones, estrafalariamente vestidos. Y no es que lo ignoráramos todo de aquella fiesta, pues ya nos la habían mostrado el pato Donald y sus sobrinos, pero todavía no arraigaba en los países hispanos y estoy convencido de que nadie, aunque no haya tenido en mente una conjura, hizo más por imponerlo en México y en los pueblos hermanos que la pequeña Lulú. He aquí un ejemplo de cómo una cosa que no parece ser moralmente dañina acaba por bañar de diablismo al mundo entero. El demonio quiere que creamos que esto es un simple juego de niños para que participemos de una fiesta dedicada a él. Quedémonos sin hacer nada y algún día comprobaremos el dicho aquel de que, a veces, lavándonos las manos, nos ensuciamos la conciencia. Casi quince años después de lo narrado apareció Para leer al pato Donald, primer estudio iberoamericano verdaderamente metódico sobre el cómic, aunque de exagerada inspiración marxista.

LUCES Y AMORES

NUEVO

PAGANISMO

POR ALEJANDRO SORIANO VALLÉS / aquella_fenix@yahoo.com.mx

En el número 702 de El Observador hablé del neopaganismo, refiriéndome al hecho de que vivimos en una sociedad donde los «valores», aunque intenten mimetizarse con los del Evangelio, de ningún modo son los suyos. En efecto y aunque parezca extraño, palabras como «paz», «verdad», «caridad» y otras muchas, no significan lo mismo para los cristianos que para los nuevos paganos. Por desgracia, ni siquiera significan lo mismo que para los viejos paganos. Ellos, desde la pura razón natural, sin Revelación divina, lograron descubrir, por ejemplo, que el hombre necesita, en su búsqueda de la felicidad, cuando menos de cuatro virtudes, llamadas cardinales: prudencia, justicia, fortaleza y templanza. Estas virtudes son hábitos que disponen al entendimiento y a la voluntad para obrar según el juicio de la razón. Por desgracia, los nuevos paganos no han llegado a tan alta cima. Gobernados por el vaivén de sus pasiones, los hombres de la edad tecnológica idolatran la razón, pero la desoyen. Se entregan a la ciencia, a la cual hacen objeto único de su inteligencia, como si ellos mismos no debieran, ante todo, serlo. El entendimiento se ha reducido así a una facultad analítica, desligada de su hermana, la voluntad. La inteligencia parece servir sólo para descubrir y prever, pero nunca para mandar. Los antiguos paganos sabían

El Observador

muy bien que la voz «prudencia» no indicaba, como entre nosotros, algo semejante a la discreción, sino la aplicación de la razón a los actos humanos para dirigir moralmente la vida. Ellos entendían que «justicia» era la intención de dar al prójimo lo que le es debido, y no un trámite legaloide y ventajoso. Conocían que la «fortaleza» aseguraba la constancia en la persecución del bien, y nunca una posición de privilegio. Estaban al tanto de que «templanza» no es tibieza, pero la consecución del equilibrio necesario para una existencia buena. Son éstas buenas muestras de cómo las palabras no quieren decir lo mismo en el nuevo y en el antiguo paganismo. Y si es así con los infieles, ¿qué no ocurrirá con el cristianismo? En cierto modo, los cristianos hallaron preparado el terreno por la filosofía clásica grecolatina. Se sirvieron de ella, según la expresión escolástica, cual la Reina de la ancila. Sin embargo, hoy no ocurre igual, y el neopaganismo, lejos de abrevar en el pensamiento cristiano, lo ha parasitado, dejando solamente el cascarón. Si creemos que los modernos paganos serán prudentes, justos, fuertes y temperantes al modo no ya de los santos, sino simplemente de Aristóteles, estaremos siendo ingenuos. Que el barniz de cristianismo no nos engañe. Muy probablemente se trata del huevo de la serpiente. No son tan civilizados.

HALLOWEEN POR MIGUEL ARANGUREN / www.miguelaranguren.com

Llega el fin de semana en el que los niños se disfrazan de vampiros y las calabazas abren una sonrisa amenazante. «¿Truco o trato?», caramelos o venganza, un escarmiento de huevos estrellados en la pared, de pedradas en el cristal y jugarretas de peor gusto. Al invento lo llaman Halloween, y nuestros hijos lo conocen por el cine y por aquellas marcas comerciales que abrazan cualquier motivo con tal de vender sus productos a los compradores más compulsivos de la pirámide demográfica. Así, Halloween viene acompañada por una cascada de dulces, vestidos, disfraces, bebidas, cromos, artículos de broma, etc., habiéndose alcanzado el desafío de que cada noviembre venga marcado por tendencias propias: un horror a la moda, un terror de pasarela. En Estados Unidos fueron los inmigrantes irlandeses quienes hicieron valer la noche de los muertos y las brujas. Aquí en España, mientras tanto, celebrábamos la irrupción de noviembre con un sentido homenaje a los difuntos, pero sin charangas. El primer día del mes lo dedicábamos a festejar a aquellos que ya han alcanzado la gloria, la unión con Dios, el Cielo, y viven (en un vivir inaprensible) en la morada prometida por el propio Jesucristo a aquellos que decidieran creer en Él y en su mensaje de misericordia. Para la Iglesia, los santos cobran un papel relevante. Son los triunfadores y forman un ejército de paz integrado no sólo por aquellos a los que oficialmente se les reconoce aura y pedestal, sin duda una minoría entre la mayoría abrumadora que debe habitar los vergeles celestiales. Pedro, Santiago y Juan, apóstoles predilectos, fueron testigos de la transfiguración de su Maestro en el monte Tabor, en donde Jesús recibió en su cuerpo, durante unos instantes, la gloria que corresponderá a todos los que alcancen tan excelso pre-

Para la cultura occidental es mucho más atractivo un Halloween, con su terror de pasarela, que un día de Todos los Santos y otro de Difuntos, en los que la gente de buena fe reconsidera las postrimerías, esto es, que la vida es breve y que al final tendremos que dar cuentas de nuestra conducta a Dios

mio. Pablo, apóstol de la gentilidad, después de una visión celestial escribió aquello de que «ni ojo vio ni oído oyó ni pasó por pensamiento del hombre cuáles cosas tiene Dios preparadas para los que le aman». Tras él, la Iglesia atesora la vivencia de innumerables personas a las que se les ha concedido el misterioso don de asomarse al más allá. Contemplaron no solo la dicha de las almas salvadas sino el arrepentido dolor de las que aún se purifican y el odio de aquellas que han rechazado la mano de Dios en el último instante de su existencia. A las que sufren con esperanza, es decir, a las que permanecen en el Purgatorio para acrisolar méritos con los que llegar al Cielo, la tradición cristiana les dedica el segundo día de noviembre. Los cementerios se pueblan entonces de familias que van a adecentar las tumbas y nichos de los suyos. Los labios se endulzan en oraciones, el corazón con suspiros, y la cabeza de recuerdos. Para la cultura occidental, que afirma la preponderancia del genio humano sobre la superstición y las religiones, es mucho más atractivo un Halloween con dráculas de cartón y huevos podridos que un día de Todos los Santos y otro de Difuntos, en los que la gente de buena fe reconsidera las postrimerías, esto es, que la vida es breve y que llegará un momento en el que tendremos que dar cuentas de nuestra conducta a un Ser superior al que podemos temer o amar como a un Padre. Para el posibilismo de la ciencia, de las leyes, del dinero…, Halloween disfraza la muerte con un juego, arrebatándole todo lo que tiene de instructivo, especialmente el dolor y la fugacidad del tiempo. A mí, ésta la estética estadounidense de rostros blanquecinos y dientes sanguinolentos no me va. Prefiero seguir considerando los dos primeros días de noviembre como un punto de inflexión en el correr del año. La cercanía a los auténticos muertos me invita a elegir el «trato» frente al «truco» de las brujas de un almacén de disfraces.


El Observador

MEDIDAS ANTI-HALLOWEEN

25 de octubre de 2009, AÑO 15, No. 746

9

Iniciativas en los últimos años para desterrar el Halloween La fiesta de Todos los Santos inicialmente se celebraba el 13 de mayo; pero en el año 741 el Papa Gregorio III, en un intento por desterrar lo que quedaba de paganismo en Europa, la trasladó al 1 de noviembre; así los europeos que, aunque supuestamente cristianos, aún acostumbraban entre el 31 de octubre y el 1 de noviembre hacer celebraciones de origen pagano, ya no tendrían pretexto para volver a su antigua religión sino que glorificarían el triunfo de Cristo en sus santos. El plan pareció funcionar, y en el año 840 el Papa Gregorio IV ordenó que la fiesta de Todos los Santos se celebrara universalmente. Como toda celebración cristiana, toda fiesta comienza en la víspera (la tarde del día anterior); de ahí surgió la voz All Hallow’s Even (Vigilia de Todos los Santos, en inglés antiguo), que con el tiempo se deformó en Halloween. Pero el tiempo demostró que muchos, aparentando aceptar el Evangelio, continuaban siendo paganos. Hoy lo vemos con la tremenda difusión de las fiestas del Halloween, ya no sólo en Estados Unidos y Europa, sino en todo el planeta. Hay quienes han alzado valientemente su voz y propuesto algunos planes para desterrarlas de nuestro entorno; aquí mencionamos algunas: Un chileno promueve una fiesta positiva.- Desde el año 2001 el chileno católico José Miguel Carafí impulsa una singular cruzada: transformar la celebración pagana de Halloween en una fiesta positiva que celebre a los santos y promueva valores. La propuesta tiene cada vez más seguidores en Chile. Carafí considera que, para enfrentar la fiesta del Halloween, «hay que sumarse a ella», cambiando lo malo por bueno. En su plan «los niños se siguen disfrazando, pero de santos, payasos, princesas, etc., desplazando así a los diablos, brujas y monstruos. Es decir, el disfraz debe ser de algo positivo y bello». Los niños también salen a las calles a recolectar caramelos pero «sólo tocan el timbre en las casas que estén identificadas con globos de color blanco (u otro distintivo visible de ese color) en sus puertas o rejas, aceptando así participar en la celebración. Al resto sencillamente no se les molesta». Además, «para recibir los caramelos, los niños deben entregar algo a cambio». A eso que dan se le llama «gracia», y puede ser «una tarjetita, una canción o cualquier cosa que los niños deseen dar». En lugar de «Dulce o Travesura» dicen «Dulces por gracias».

Un pastel para redescubrir la fiesta de Todos los Santos.- En 2002, una pastelería de París, en colaboración con su parroquia, lanzó el «pastel de Todos los Santos»; esto con el objetivo de ayudar a redescubrir el sentido de esta fiesta cristiana. En medio del ambiente de Halloween, este pastel se está convirtiendo en un verdadero proyecto misionero. «El principio es sencillo —aclaran sus prmotores—: hacer de las pastelerías lugares de evangelización». «Vendido en una pastelería decorada para la fiesta con imágenes de santos, el pastel está acompañado por una carta que relata su vida y que explica el sentido de la festividad de Todos los Santos». En Francia el éxito ha sido inesperado: la iniciativa se ha extendido por las parroquias de todo el país, y con este motivo se venden cada año unos 80 mil pasteles. ¿Cuál es la receta? Es un secreto que los promotores ofrecen sólo a aquellas pastelerías que aceptan las condiciones del proyecto, entre otras, que el precio del pastel sea inferior al de los pasteles de características equivalentes vendidos en la pastelería. Los promotores ofrecen lo necesario para decorar los pasteles y la pastelería.

«Noche de las luces» en Austria.- A partir de 2005 varias parroquias austriacas de las ciudades de Viena y Linz hacen frente a la «noche de brujas» con una «noche de las luces». Se trata de que, en lugar de las calabazas huecas propias del paganismo, resplandezca la santidad. Para ello el grupo «Amigos de Dios» organiza en Linz una reunión el 31 de octubre —la «noche de las luces»— en donde al público se le hace una llamada a la conversión desde una reflexión de los novissimos (es decir, desde la catequesis sobre la muerte, el juicio, el Purgatorio, el Cielo y el Infierno). Además, hay una vigilia en la que se se recuerda que el verdadero papel de la Víspera de Todos Santos es anunciar que la fiesta de Todos Santos es un anuncio del señorío de Dios sobre sus santos, el triunfo de la luz sobre la oscuridad. En la Catedral de Viena, por otro lado, se organiza una noche de oración que reúne a los fieles bajo el lema «Mejor santos que calabazas huecas». En el monasterio de la Santa Cruz, de Viena, se invita a los fieles a una «Noche de misericordia» para la reconciliación sacramental, la alabanza y la adoración a Dios.

Una diócesis italiana cambia la «noche de brujas» por vigilia de oración al Espíritu Santo.- En 2007 los católicos de la diócesis de Prato, Italia, convencidos de que el Halloween o «noche de brujas» no es una fiesta propia de los cristianos, y, además, suele ser ocasión de actos satánicos, decidieron reunirse en la noche del 31 de octubre, a las 9:00 p.m., en templos locales para hacer una vigilia de adoración eucarística. Además, en esta «alternativa» a la celebración del Halloween, se invoca en la oración «al único Espíritu que no lleva el miedo consigo o el terror, sino el amor: el Espíritu Santo», explican los organizadores. La Comunidad Nuevos Horizontes y la Comunidad Ágape, responsables de la iniciativa, explican que «cualquiera puede acercarse aunque sea un minuto para rezar». Sin embargo, un grupo de personas permanece en oración toda la noche. Durante la vigilia de oración también están presentes sacerdotes ofreciendo el sacramento de la Confesión. La mañana del 1º de noviembre concluye la vigilia de la solemnidad de Todos Santos con la celebración del Santo Sacrificio de la Eucaristía a las 7:00 a.m.

«Holywins» una propuesta creativa de la arquidiócesis de París.- La iniciativa bautizada con el nombre de «Holy wins» («la santidad gana») —juego de palabras contrapuesto a Halloween— vino de jóvenes laicos cristianos que, aprovechando el éxito del Halloween, decidieron dar testimonio de su fe en la víspera de la fiesta de Todos Santos. Tras conseguir el apoyo de la arquidiócesis de París, organizaron el 31 de octubre de 2002 un concierto de rock cristiano, al que nombraron «Holy wins». En esa edición asistieron ocho mil personas al concierto, y tuvo una amplia cobertura en los medios de comunicación; además, cientos de jóvenes misionaron en las calles de París esa noche. Desde entonces cada año se celebra el exitoso concierto. En él cantan varios grupos de rock cristiano, y que se lleva a cabo a partir de las 8:00 p.m. y hasta la media noche. Además, se reparten más de cien mil ejemplares de un periódico con testimonios de personalidades importantes dentro del catolicismo en Francia. Mientras tanto, y durante todo el día, en el interior de las iglesias cercanas, se realizan adoraciones al Santísimo, y los sacerdotes están al pendiente para dialogar con los jóvenes.

Con información de ACI

Zenit-El Observador

Con información de ACI

Con información de ACI

Con información de varias agencias


10

MEDIDAS ANTI-HALLOWEEN

25 de octubre de 2009, AÑO 15, No. 746

El Observador

¿Qué hacer, aquí y ahora, frente al Halloween? Veinte medidas prácticas para padres de familia, escuelas y parroquias 1) Como cristianos, no mantenerse apáticos ante el tema. «Hacerse de la vista gorda» es un modo de convertirse en cómplice. 2) Comenzar a llamar a las cosas por su nombre, en lugar de tratar de disfrazarlas. Los obispos de muchas partes del mundo han sido claros: la fiesta del Halloween tiene un trasfondo de ocultismo. El arzobispado de México señaló en 2007 que, «si buscamos ser fieles a nuestra fe y a los valores del Evangelio, debemos concluir que la fiesta del Hallowen no sólo no tiene nada que ver con la celebración que le dio origen [la de Todos Santos], sino que incluso es nociva y contraria a la vida cristiana». 3) Hacer conciencia de que es una contradicción que, por un lado, se eduque a los niños para que aprendan a respetar a los demás, pero en Halloween, con el «dulce o travesura», se esté aceptando y hasta justificando que una vez al año se haga mal al prójimo si éste no cumple caprichos. 4) A los niños pequeños hay que explicarles de manera sencilla y clara, pero firme, lo negativo que hay en el Halloween y su festejo. Es necesario explicarles que Dios no quiere que nos identifiquemos ni con brujas ni con monstruos, pues somos hijos de Dios. La enseñanza para niños mayores, adolescentes y jóvenes debe ser mucho más completa, evidenciando las prácticas satánicas de la religión celta de los druidas, en la cual se inspiran todos los elementos propios de la fiesta del Halloween, y mostrar con las Sagradas Escrituras cómo esto se opone tajantemente a la voluntad de Dios. Entre las citas bíblicas que conviene incluir figuran Ex 22, 17; Dt 18, 10; Lv 19, 26 y Lv 20, 6. El Catecismo de la Iglesia Católica, números del 2111 al 2117, son también indispensables en esta educación. 5) En las catequesis y demás enseñanzas relativas a esa fiesta es buena idea que los niños inviten a sus amigos, para que se atenúe el impacto de rechazo social que sufrirán los primeros por no celebrar Halloween, y sus compañeros entiendan por qué no participan. 6) El día 31 de octubre, pero no por la noche, se sugiere invitar a un sacerdote a las escuelas católicas, o a asistir a la propia parroquia, para que, después de una breve enseñanza, se bendiga a los niños y adolescentes. Por la noche es conveniente que no salgan a la calle y que tampoco vean películas de terror ni programas de TV del Halloween (OJO: todas las caricaturas y series de televisión tienen al menos un capítulo relativo a la promoción de la «noche de brujas»). 7) Cada familia puede reunirse esa noche para que todos juntos vean alguna película en DVD que realmente aliente la conciencia cristiana. Si en la familia hay niños pequeños, hay opciones en dibujos animados como Los niños y el

sol (sobre las apariciones de la Virgen a los niños de Fátima), Príncipe de Egipto (la historia de Moisés y el Éxodo), José, rey de los sueños (sobre el hijo de Jacob), El Hombre que hacía milagros (película sobre Cristo, hecha con muñecos de plastilina), Juan Pablo II, amigo de la humanidad, etc. Si los hijos son adolescentes o jóve-

nes, el panorama es mucho más ancho: en las librerías católicas es posible conseguir películas acerca de la vida de santos (¡Cuidado!, en algunas de estas librerías se han colado cintas como Amén, que difama a Pío XII y a la Iglesia, y Juana de Arco, interpretada por Milla Jovovich y dirigida por Luc Besson, en la que se niegan las experiencias sobrenaturales de la santa francesa). 8) Si la familia quiere dar algo a los que tocan a su puerta «pidiendo» Halloween, en lugar de darles dulces —sería un modo de complicidad con la fiesta, además de que el 50% de los niños de nuestro país ya padece obesidad— se les podrían obsequiar estampitas de santos; éstas pueden comprarse también en librerías católicas, pero otra opción sería bajar algunas de internet, ponerles una breve biografía e imprimirlas. 9) En el caso de hijos jóvenes o adolescentes, no es conveniente que esa noche asistan a fiestas, ya que es una fecha en la que suele aumentar el número de delitos: es más fácil que la gente que porta un disfraz y que, por tanto, de algún modo aparece «velada» frente al mundo, se desinhiba y realice actos malos que en su vida normal no realizaría. Recuerden, papás y mamás, que los tiempos de ahora son más peligrosos que cuando ustedes eran adolescentes, y que por eso sus hijos ya no pueden hacer todo lo que ustedes hacían. 10) Para evitar que sus hijos jóvenes corran peligro al salir, no se vale que presten su propia casa para la fiesta: con ello están haciendo que otros jóvenes salgan de las suyas para ir a la de ustedes y que igual se expongan a los peligros de esa noche. Además, haciendo la fiesta en casa ¿no sería, finalmente, hacerle el juego al Halloween? Al abrir las puertas de la casa a la «noche de brujas», ¿a quién creen que están invitando en realidad? 11) La mayoría de las escuelas privadas —católicas o laicas—, con el pretexto de ser bilingües y,

supuestamente, biculturales, han adoptado casi todas las costumbres de Estados Unidos —aunque la escuela se llame «francesa», «suiza», «canadiense», «alemana», etc.—, y especialmente han tenido mucho de la culpa de que el Halloween se extienda en México. Hoy se les propone algo diferente: a) Que dejen de prestar sus instalaciones para este tipo de actos. b) Que declaren pública y abiertamente que el mandato constitucional es el de «proporcionar una educación nacionalista», y que la celebración del Halloween, el 4 de julio o el Thanksgiving atenta contra la identidad mexicana. c) Que de manera individual o colectiva los colegios soliciten a la Secretaría de Educación Pública que se prohiba abiertamente la celebración del Halloween en todas las escuelas del país. 12) Así como no es necesario que busquemos una «alternativa» a la fiesta musulmana del Ramadán, o a la fiesta judía del Yom kippur, tampoco existe una verdadera razón para tener que hacerlo con la fiesta paganosatánica del Halloween. Aun así, para padres que no puedan resignarse a dar un «no» definitivo a la fiesta del 31 de octubre, al menos se les sugiere lo siguiente: a) Que los niños se disfracen de santos o de personajes de la Biblia. b) Que en lugar de pedir, obsequien algunas cosa. Por ejemplo, que preparen tarjetitas con mensajes cristianos (hay bonitos «separadores» en las librerías católicas), y que toquen a las casas y los regalen a la gente diciendo algo así como: «Le regalo esta .... (estampa, separador, tarjeta, etc.) porque mañana es el Día de Todos los Santos, una fiesta muy importante para nosotros los cristianos». c) Que los niños, por ningún motivo, salgan sin la constante vigilancia de un adulto. 13) Hay que «rescatar» la celebración del Día de Todos Santos. En la Iglesia esta fecha tiene rango de «fiesta de guardar», pero como en México las autoridades políticas no permiten faltar a la escuela o al trabajo para asistir a la Eucaristía, se dispensa a los católicos de su cumplimiento. Sin embargo, se recomienda: a) En los templos, dar atención especial a las Misas de ese día; no hay por qué conformarse con las que de ordinario se celebran entre semana. Búsquense horarios realmente adecuados para que el Día de Todos Santos acuda a Misa la mayor cantidad posible de fieles. b) Las escuelas católicas pueden pedir a un sacerdote que ce-

lebre la Eucaristía en sus instalaciones. c) Las familias harían bien en renunciar a un rato de descanso vespertino para participar en la Santa Misa. Ése será siempre el mejor modo de glorificar a Dios por su triunfo en la vida de los santos. 14) La fiesta de Todos Santos puede prepararse con bastante anticipación. Fray René Alcocer Sáenz, O.F. , de la Rectoría de Cristo Rey de la Paz, de la ciudad de México, y fundador de la Fraternidad Sacerdotal de Oblatos Franciscanos en la ciudad de Monterrey, comienza el 1º de octubre, fiesta de santa Teresita del Niño Jesús. Ese día entrega a los fieles unas papeletas conteniendo el nombre de un santo. Cada uno tiene la tarea de buscar una estampita y la historia del santo que les había tocado, además de imitar durante todo el mes alguna de sus virtudes y hacer alguna oración en familia, por ejemplo el rezo del Santo Rosario. Para cuando llega el 1º de noviembre ya todos están familiarizados con ese santo. 15) Otra opción —para el catecismo o para las escuelas— es que a los alumnos se les encomiende buscar una imagen y datos del santo al que fueron encomendados el día de su bautizo —por desgracia, hoy muchos niños y jóvenes tienen nombres no cristianos; en tal caso se les pide que escojan a un santo al cual deseen convertir en su patrono personal—; en una fecha determinada, todos hablarán brevemente de la vida de su santo. 16) En casa se puede invitar a todos los miembros de la familia a prepararse con anticipación a la fiesta de Todos los Santos eligiendo algún santo como patrono de la familia. Todos habrán de investigar datos sobre el santo, y los compartirán en una reunión que hagan el 1º de noviembre. 17) Si se quiere que la fiesta

de Todos Santos salga de los confines familiares, puede invitarse a los amigos de los hijos. a) Par ambientar el lugar pueden adquirirse estampitas con imágenes de santos para regalar a los invitados; adornar la mesa con tarjetas con versículos de la Biblia relativos a la santidad, incluso se pueden poner letreros en las sillas con nombres de santos.

b) A los platillos se les pueden poner letreritos con nombres adecuados a la ocasión: «emparedados celestiales», «galletas de los diez mandamientos», «malteadas angelicales» etc. Para ello aproveche sus recetas favoritas y sólo cambie el decorado, haciéndolo alusivo a la ocasión. c) Use su inventiva para organizar juegos y competencias que involucren a los niños en conocer mejor a los santos, a los personajes de la Biblia, los mandamientos, las obras de misericordia, etc. 18) Para la Iglesia el Día de Muertos no es fiesta —ni fiesta de guardar— sino conmemoración. La intención principal de este día es orar y hacer penitencia por los difuntos para que, si aún no entran a la gloria del Cielo, nuestras intercesiones ante Dios sirvan para apresurar ese momento. Por tanto se recomienda: a) Anotar los nombres de los familiares y amigos difuntos en la lista que todos los templos parroquiales y capillas ponen a disposición de la feligresía, para que sean recordados en las celebraciones eucarísticas. b) De ser posible, asistir a Misa. c) Rezar en familia por los parientes muertos. La oración del Rosario sería muy conveniente. 19) Las tradiciones del pan de muerto,las calaveritas de azúcar, las calaveras (poemas) y los altares de muerto no tienen relevancia en la vida cristiana, pero son adecuadas como preservación de la identidad mexicana siempre y cuando no se contaminen con ideas paganas. Es un grave error, por ejemplo, decir que la noche entre el 1 y el 2 de noviembre el muerto al que se le dedica el altar «viene» del otro mundo y se come su comida favorita. Tampoco se vale tomar ese día de pretexto para vestir a los niños de mamarrachos y salir en la noche pidiendo «para mi calaverita» casa por casa; eso es lo mismo que celebrar el Halloween intentando disfrazarlo de «fiesta mexicana». La verdadera tradición es que los papás compren una calaverita de azúcar para cada uno de sus hijos, no que los hijos salgan a mendigar para adquirir una. 20) En cuanto a los altares de muerto, la exitosa experiencia en unos cuantos colegios católicos de Querétaro, en que el altar lo dedican a personas de innegable vida de santidad y, a la vez, cercanos la experiencia de los alumnos (por ejemplo, a la madre Teresa de Calcuta o a Juan Pablo II), o bien a los niños no nacidos a causa del crimen del aborto, ha tenido un impacto inesperadamente positivo y evangelizador que realmente vale D. R. G. B. la pena imitar.


El Observador

PALABRA

25 de octubre de 2009, AÑO 15, No. 746

11

ENSAYOS CRISTIANOS

DAR

Y RECIBIR

POR EL PADRE JUAN JESÚS PRIEGO / San Luis Potosí

Leo en el Diario de Léon Bloy (31 de mayo de 1895) este episodio que me hace bajar la cabeza y enmudecer de emoción: «Horrible miseria…No hace mucho, Veronique, mi hija, viéndome muy triste, se acerca a mí, me coge por el cuello y, con extrema ternura, me dice: ‘Papito querido, no llores, yo te daré algo’. Y la pobre niña busca, entre sus juguetes, algo que ofrecerme… ¿Hay algo más desgarrador que la compasión del que no tiene nada y quiere, sin embargo, dar algo?». Las mejores páginas acerca de la pobreza que existen en el mundo acaso hayan sido escritas por Léon Bloy, ese mendigo que nunca se resignó a serlo y para quien ser pobre era el peor de los pecados. «La pobreza —escribió una vez— es el más enorme de los crímenes y el único que ninguna circunstancia sabría atenuar a los ojos de un juez equitativo… El oprobio de la miseria es absolutamente indefendible porque es, en el fondo, la única deshonra y el único pecado. Es una culpa tan desmesurada que Dios Nuestro Señor la ha escogido como suya cuando se ha hecho hombre para asumirlo todo». ¿Pecado la pobreza? Sí, porque nos impide dar, y no dar es un mal, es el único mal de que puede ser acusado un hombre. El pobre, a causa de su pobreza, es egoísta y, si se descuida, puede llegar incluso a convertirse en criminal. «La pobreza voluntaria —escribe Bloy en El desesperado, otro de sus libros— es aún un lujo y, en consecuencia, no es la verdadera pobreza que todo hombre aborrece. Ciertamente, se puede llegar a ser pobre, pero a condición de que la voluntad no intervenga en ello. La pobreza verdadera es involuntaria y su esencia consiste en no poder ser deseada. El cristianismo ha realizado el mayor milagro ayudando a los hombres a soportarla con la promesa de compensaciones infinitas. Pero si no hay estas compensaciones, ¡al diablo todo!». Si alguien habló de lo inhumano que es ser pobre, ése fue sin duda Léon Bloy (1846-1917), el padre espiritual de Jacques Maritain y de muchos otros católicos ilustres de principios del siglo XX. Eterno fustigador de un cristianismo hecho a la medida de los poderosos, despiadado en su cólera, feroz en sus invectivas, nadie se apiadó nunca de él y tuvo que vivir la vida literalmente mendigando. «¡Malhaya el que no ha mendigado! —escribió un día para tratar de consolarse—. No hay nada más grande que mendigar. Dios men-

diga, los ángeles mendigan. Los reyes, los profetas y los santos mendigan. Los muertos mendigan. Todo lo que está en la Gloria y en la Luz mendiga. ¿Por qué no querrán que yo me enorgullezca de haber sido un mendigo, y, sobre todo, un mendigo ingrato?». Ni sus libros, ni sus panfletos, ni sus artículos lo sacaron nunca de pobre, pese a que era leído con avidez tanto por sus amigos como por sus enemigos: por los primeros, para admirar el radicalismo extremado de su fe, y por los

La pobreza es el mayor de los crímenes y el único que ninguna circunstancia atenuará a los ojos de un juez equitativo segundos para tener algo que comentar en su próxima reunión. Un gran estudioso de la literatura dijo hace poco que Léon Bloy fue el único escritor de su tiempo que utilizó casi todas las palabras contenidas en el diccionario; por lo tanto, que había sido el escritor estilísticamente más rico de su generación. ¡Claro, claro, lo creemos! Cuando no se tiene miedo de ofender, cuando no se quiere ya halagar, es natural que el lenguaje sea más libre, más desenfadado y más desenvuelto. ¡Cuando se ha renunciado incluso a la autocensura, es natural que se utilicen todas las palabras! Pero prosigamos.

Tardes enteras se le iban a Bloy tocando puertas en busca de 20 francos que le permitieran dar de comer a su hija y a su mujer. Y una tarde en que había tocado en vano innumerables timbres y ventanas, llegó a su casa llorando y se sentó, vencido, en un sillón. Su hija Veronique lo vio, sintió una enorme pena por ese profeta que clamaba en el desierto, se puso a rebuscar entre sus pocos juguetes y le tendió uno con su manecita derecha. No sabemos qué juguete era porque Bloy no nos lo dice, pero aquel gesto de la niña lo resucitó. La hija no tenía dinero, pero tenía unos cuantos juguetes, acaso tomados de la basura, y eso fue lo que le dio. Porque, sí, el hombre, todo hombre, necesita también alguna vez recibir y no sólo dar. Una concepción demasiado espiritualista del amor nos ha hecho creer que siempre es mejor dar que recibir. Pero no. A veces lo contrario es lo mejor. El que siempre da y nunca recibe acaba casi siempre cansándose. Tal es el motivo por el que Anselm Grün, un famoso autor de libros espirituales, dice a la hora de hablar de la amistad que uno de sus mayores enemigos es el exceso de favores. «Hay personas —escribe— que regalan muchas cosas a sus amigos. Esto lleva a que el amigo sienta que el otro quiere comprar la amistad. Puede, es cierto, reprimir este sentimiento, pero en seguida el sentimiento reprimido se transforma en agresividad y finalmente conduce al endurecimiento. Y un corazón endurecido no puede sentir la amistad». Cuando da sin recibir nunca nada a cambio, el donador se siente tratado injustamente o incluso explotado, y entonces se apodera de él una desgana de vivir de la que nada ni nadie lo podrá curar después. Que esto es de veras así, lo ha dicho también el Papa Benedicto XVI en una de sus encíclicas (Dios es amor): «El hombre no puede vivir exclusivamente del amor oblativo, descendente. No puede dar únicamente y siempre: también desea recibir» (n. 7). Por eso, cuando Léon Bloy vio venir a su hija con aquel juguete inservible entre las manos no pudo menos de esbozar una sonrisa. ¡Ella sabía, esta pobre niña había comprendido el misterio de la vida! ¡Recibir, recibir aunque no sea más que una vez en la vida, aunque no sea más que una palabra afectuosa o un objeto sin valor! Son estos pequeños gestos, inútiles en apariencia, los que nos libran de esa caída en la nada que llamamos desesperación.


12

POR LA VIDA Y LA FAMILIA

25 de octubre de 2009, AÑO 15, No. 746

El Observador

España se moviliza a favor de la vida Al menos un millón doscientas mil personas se manifestaron en contra de la reforma de Zapatero España es un país donde el aborto se despenalizó desde 1985; sin embargo, para poder practicarlo, se debía cumplir una serie de condiciones específicas: dictamen de un cuerpo médico, sólo hasta la semana catorce, daños congénitos o violación, en caso de adolescentes con el consentimiento de sus padres, que se demostrara vía dictamen médico y/o psicológico que

habría grave daño para la vida de la abortante... Pero hace unos meses se presentó una iniciativa encabezada por el presidente del gobierno, de extracción socialista, José Luis Rodríguez Zapatero. En ella se pretende eliminar, entre otras cosas, la necesidad de un dictamen psicológico y/o médico, y eliminar la necesidad de que las menores de

Extracto del «Manifiesto de Madrid» Documento leído durante la manifestación del 17-O El manifiesto leído durante la marcha en contra de las reformas pro aborto planteadas por Zapatero es una ponencia del catedrático en genética de la Universidad de Alcalá de Henares, doctor Nicolás Juve Barreda, dictada el 4 de julio de 2009 en Madrid. El documento se divide en cinco partes. En las dos primeras realiza un análisis de los fundamentos científicos que permiten afirmar el inicio de la vida humana desde el momento de la fecundación; en la tercera y la cuarta habla del aborto y sus consecuencias individuales y sociales. Finalmente analiza los puntos más polémicos de la ley para potenciar el aborto. El primer apartado lo dedica a sentar las bases de la naturaleza biológica del embrión y del feto. En primer lugar demuestra que todos los seres pluricelulares «nos constituimos a partir de la célula inicial, el cigoto». Entonces, si un cigoto tiene material genético humano, ahí ya existe un ser humano, pues mientras hay continuidad genética existe continuidad biológica. Por tanto, un embrión o un feto no son personas en potencia «sino personas en acto con potencialidades». El segundo apartado lo dedica a narrarnos el desarrollo embrionario y fetal, dejando en claro que no existe salto cualitativo de una fase a otra, pues en todo momento estamos hablando de un ser humano; lo que observamos son distintas faces de su crecimiento. En la tercera y cuarta habla de que el aborto supone la destrucción del embrión o feto. Si estas etapas son parte del desarrollo de un ser humano, entonces al destruirlos desaparecemos una vida humana. Las consecuencias personales son el llamado síndrome postaborto, caracterizado por estrés o depresión, llegando en casos extremos al suicidio. Las abortantes tienen un 63% más de probabilidades de sufrir enfermedades mentales. Con respecto a las consecuencias sociales, interrumpir embarazos tiene a España al borde de un desequilibrio social pues se practican 307 abortos diarios, es decir 112 mil niños no nacen por año. A la larga esto causará un desbalance demográfico, y la viabilidad de España como nación está en juego. Pero lo más grave es encontrarse con la indiferencia ante la muerte de más de cien mil personas. De seguir este ritmo, uno de cada tres embarazos terminará en aborto en la década 2010-2020. Finalmente, refuta algunas de los puntos de la ley que se pretende aprobar. El aborto sin restricciones «hace a la mujer responsable de un acto violento contra la vida de su propio hijo». Por otra parte, se habla de posibilidad de la interrupción del embarazo en caso de enfermedad «extremadamente grave», sin especificar qué se entiende por el término, dejando una puerta demasiado grande a la discrecionalidad. Y uno de los puntos centrales: dejar que una niña de 16 o 17 años decida sobre el aborto «es una irresponsabilidad y violencia clara contra la mujer». El manifiesto termina haciendo una llamada a la reflexión. La permisividad en el aborto implica altos costos humanos y sociales, vulnera lo que nos permite vivir en sociedad: el respeto a nuestros semejantes. FIRMANTES DEL MANIFIESTO Catedráticos universitarios Médicos de diversas especialidades Premios Príncipe de Asturias Académicos Reales Academias Organizaciones civiles

900 611 2 175 120

18 años cometan aborto sólo con el consentimiento de los padres. Esto ha levantado ámpula no sólo en España, sino en diversos países. Desde hace semanas los medios de comunicación ibéricos se han convertido en foros donde tanto pro-abortistas como defensores de la vida han discutido la conveniencia o peligro de que una reforma así pase. La sociedad civil, a través de sus representantes, se ha estado expresando por radio y la televisión; sin embargo, hacia falta que el ciudadano de a pie formulara sus inquietudes ante un tema de tal naturaleza. La oportunidad de que la sociedad española exteriorizara sus puntos de vista se dio el sábado 17 de octubre.

(algo sin precedentes para un país de cuarenta millones de habitantes) iniciaron un recorrido por las principales calles de Madrid. La marcha estaba encabezada por dos

La manifestación

Desde algunas semanas antes pancartas que rezaban: «Cada vida se convocó a ciudadanos de toda importa» y «Mujeres contra el España para realizar una marcha de aborto». A lo largo de la formación repudio a la iniciativa del presiden- se podían leer otros carteles: «Zate en el gobierno. La convocatoria patero: tu madre dijo sí», «No al no estuvo exenta de controversia: aborto. Tengo 11 hijos», «Aborto, los obispos anunciaron que no exterminio silencioso: gobierno asistirían pero celebraban la ac- culpable». Grupos de adolescención; actitud parecida tuvo el Par- tes coreaban consignas a la vida y tido Popular. Todo esto levantó terminaban gritando: «Tengo 16 y voces a favor y en contra. digo no». Fueron días de estar organizando hasta el mínimo detalle. Mil voluntarios colaboraron para llevar a buen Participantes: De 1.200,000 a fin esta manifestación. Afortunadamente el llama2.000,000 do cayó en tierra fértil. Por Organizaciones: 330 ejemplo, de la comunidad de Origen: 23 países Navarra salió un tren comPersonas de logística: 1,000 pleto para apoyar la marcha, Autobuses: 700 y de las Islas Canarias se fletaron cuatro aviones con Aviones: 4 el mismo propósito. Costo: 130,000 euros El sábado 17 de octuNúmero de abortos realizados bre, a las cinco de la tarde, en España mientras duró la entre un millón 200 mil y manifestación (2 horas): 26 dos millones de personas

NUMERALIA

El fin del trayecto fue la emblemática Puerta de Alcalá, a donde a las seis de la tarde llegaron las pancartas insignia; allí, en un templete, se narraron testimonios sobre el aborto. Hubo coincidencia en calificar esta acción como un drama. Entre los que intervinieron estuvieron jóvenes con enfermedades congénitas y parálisis cerebral; uno de ellos expresó: «Defender el aborto va en contra de la razón y del ser humano». Se hizo un acto de recuerdo por los niños y niñas abortados y se leyó el manifiesto de la marcha. Entre los asistentes había connotados políticos, entre ellos el ex presidente del gobierno español José María Aznar, representantes de diversos credos religiosos (ningún obispo), los representantes de 330 organizaciones tanto nacionales como internacionales, actrices, actores, literatos y científicos. Sin restar importancia a estas personalidades, debemos mencionar que el gran éxito es la movilización de la sociedad española: con esto cae la falacia de que las iniciativas abortistas del presidente Rodriguez Zapatero cuentan con apoyo popular. Gente venida de los cuatro puntos cardinales de la geografía española, de toda clase y edad, se pronunció con fuerza: no al aborto, no al asesinato de los más inocentes. La manifestación terminó a las 19:15 horas; los participantes se veían cansados pero satisfechos, habían podido expresarse, manifestar su repudio a una ley que arrebataría lo más preciado del ser humano: su racionalidad y su dignidad.


El Observador

CONTEXTO ECLESIAL 13

25 de octubre de 2009, AÑO 15, No. 746

EL SANTO ROSARIO POR EL PADRE JUSTO LÓPEZ M. / DIÓCESIS DE QUERÉTARO

Una tarde placentera de mayo en que suave brisa oreaba los collados los valles y las campiñas, para hacer una corona y ofrecérsela a María, salí en busca de violetas, de rosas y margaritas, y de plantas aromáticas y preciosas florecillas. Después entré en un jardín, que había allí en una quinta donde recogí geranios, jazmines y clavelinas, y aunque sé muy poco yo de hacer coronas bonitas, como amo mucho a la Virgen el amor hizo de artista... Preparada la corona, me dirigí monte arriba por sendas y vericuetos hasta llegar a la cima, donde hecha por los pastores hay una preciosa ermita consagrada para honrar allí a la Virgen Santísima. Allí cuelgan sus ex-votos numerosas romerías, y en ella yo me interné colmado de gozo y dicha, para poner la corona a aquella imagen bendita de mi Madre Inmaculada que presidía la ermita. Coronada ya la imagen, me coloqué de rodillas y me brotó el corazón esta plegaria sencilla: «¡Que pobre es esta corona! Yo quisiera, Madre Mía, ofrecerte otra más bella, más valiosa, más bonita, formada no de jazmines, violetas ni clavelinas sino de oro, de diamantes y de las perlas más finas, y no ofrecértela hoy sólo, sino hacerlo cada día». Entonces me pareció que los labios se le abrían a aquella bendita imagen y oí aquesta voz dulcísima: «No lamentes, hijo mío, que no sea más bonita, pues me agrado mucho en ella y me colma de alegría, y no digas que no puedes hacerlo todos los días. Pues... ¿No tienes el Rosario, devoción santa y sencilla, corona que está compuesta de cincuenta Ave Marías, más valiosas que el diamante, más bellas que margaritas? Él sea, pues, hijo mío, tu devoción preferida y ofréceme esta corona sin dejarla un solo día».

DOMINGO XXX DEL TIEMPO ORDINARIO

«Maestro, que pueda ver» (Mc 10, 46-51) POR EL PADRE UMBERTO MARSICH, M.X. / umbertomarsich@hotmail.com

El evangelista Marcos nos dice: «Al salir de Jericó, en compañía de sus discípulos y de mucha gente, un ciego, llamado Bartimeo, se hallaba sentado al borde del camino pidiendo limosna». La ceguera es una desgracia y son legiones los invidentes, hoy. Sin embargo, muchos más son aquellos que no ven las evidencias de la existencia y presencia de Dios; muchos más son los ciegos espirituales, que pueblan nuestras ciudades, sin fe ni esperanza. Ciegos por no ver a Jesús en el camino de la vida; por no querer reconocerlo. Bartimeo, al oír que el que pasaba era Jesús Nazareno, lleno de esperanza e ilusión comenzó a gritar: «¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!». El entusiasmo y la fe invadieron el corazón del invidente, al que no le importaban los reclamos y regaños de quienes lo oían molestos: «Muchos lo reprendían para que se callara, pero él seguía gritando todavía más fuerte». Además de ciego, Bartimeo era también pobre. Su único medio de vida y de comunicación con los demás era su voz. Grita a pleno pulmón porque no quiere perder la oportunidad de encontrarse con Jesús. La curación del ciego

A diferencia de la mayoría de la gente, que no acoge al enfermo, Jesús es espléndido con él. En efecto, percibiendo la llamada, se detiene en su caminar y se acerca a la

persona. Bartimeo, traicionado luego por la fuerte emoción de haber sido objeto de la atención de Jesús, nos relata Marcos que «tiró su manto; de un salto se puso en pie y se acercó a Jesús». Se trata de una acción rápida y de un espontáneo salto de alegría y esperanza. Jesús le pregunta: «¿Qué quieres que haga por ti?». Inmediatamente, el invidente contesta: «Maestro, que pueda ver». Jesús corresponde con la curación de la vista material y la aprobación pública de su actitud de fe: «Vete; tu fe te ha salvado». Gracias a esa fe, el ciego Bartimeo recobra la visión y reacciona siguiendo al Señor por el camino. La vista recobrada le permite reconocerlo y empezar una nueva aventura de vida, es decir, la del seguimiento de Jesús: «Al momento recobró la vista y comenzó a seguirlo». Para que podamos ver

Bartimeo no creyó porque había sido curado sino que fue sanado por haber creído en el poder de Jesús al que siguió. Nosotros, aun teniendo buena vista, no nos decidimos a seguir al Señor. Nos urge abrir los ojos a la luz y pasar de la pasividad a la acción. El milagro del ciego es representativo del de salvación que bulle en el hombre. Bartimeo, en resumen, es modelo del discípulo que, liberado de la ceguera que le impedía ponerse en el camino del Señor, abandona todo inmediatamente para seguirlo.

PINCELADAS SOBRE LA CONFESIÓN (II) Dedicadas al Cura de Ars, «que vivía en el confesionario» POR EL PADRE JUSTO LÓPEZ MELÚS

11.- Sin arrepentimiento no hay sacramento... Contaba un misionero popular que un señor fue a acusarse de haber robado dos pollos, bueno, tres: hoy dos, y mañana el tercero... Les cuento un caso bastante frecuente: una señora dice medio riendo: Padre, me acuso de ser muy enojona, caprichuda, berrinchuda y corajuda y no ir a Misa los domingos. Yo le corto en seco la semisonrisa y le digo: usted me lo comunica como una noticia. Pues, sepa usted, que no me interesa como noticia. Si usted no muestra arrepentimiento y propósito de ir a Misa los domingos, no vale la confesión, no hay Sacramento. 12.- La confesión frecuente es provechosa, pero hay que evitar la rutina... Un señor se queja a su criado: Vamos a salir y no has limpiado las botas de montar. -El criado se disculpa: Señor, las limpié hace poco y dentro de un par de horas ya estarán sucias. Ya iban a salir y el criado se queja: Señor, no hemos desayunado. Y el señor le replica: No vale la pena, dentro de un par de horas volveremos a tener hambre... Es decir: confesarse con frecuencia para reparar fuerzas, pero evitar caer en la rutina. 13.- ¿Mejora nuestra vida con el sacramento de la Penitencia? La experiencia propia y ajena nos enseña que cambiamos muy poco. Somos conscientes de que toda la vida nos volvemos a acusar de las mismas faltas. Pero algo podemos mejorar. Si nos confesamos bien, vemos que al menos durante dos o tres días caemos menos en nuestro defecto dominante. Los santos tenían que seguir esforzándose también por las debilidades de la humana naturaleza.

14.- Una de las propiedades más indisolublemente unida al sacramento de la Penitencia es el llamado sigilo o secreto sacramental. Ningún confesor lo rompería aunque le costara la vida... San Juan Nepomuceno era confesor de la reina de Bohemia. El rey Wenceslao le exigió un día: Dime los pecados de la reina. -Nunca, majestad, le contestó el confesor. Prefiero morir antes que revelarlo... Entonces el rey mandó torturarlo y tirarlo al río Moldava, en el corazón de Praga. Es el mártir del sigilo sacramental. (recuerdo que veneré con devoción su sepulcro en la catedral y su estatua sobre el puente del río Moldava). 15.- Un obispo irlandés contaba lo siguiente en un sínodo: un buen feligrés tenía mucho miedo al avión y tenía que trasladarse a otra isla para confesarse. Por fin, se decidió. -Padre, hace cinco años que no me confieso. -Hijo mío, ¿por qué tan perezoso? -Padre, es que, sabe, su Excelencia, pensé que para pecados veniales no valía la pena, y para los mortales...


14

JÓVENES

25 de octubre de 2009, AÑO 15, No. 746

DIAGNÓSTICO «PAGANOMÉTRICO»

¿Eres pagano o cristiano? POR DIANA R. GARCÍA B.

Cuando se habla de paganismo se está haciendo alusión a antiguas religiones en las que se le daba culto a falsos dioses y se creía en toda suerte de supersticiones. Con la venida de Cristo y la difusión del Evangelio la mayoría de los paganos se hicieron cristianos; pero hoy muchos que dicen o creen ser cristianos en realidad han abrazado muchas costumbres paganas sin siquiera darse cuenta. Hoy el paganismo o, mejor dicho, el neopaganismo, está más bravo que nunca. Con el pretexto de rescatar las antiguas tradiciones, muchos individuos se han empeñado en resurgir los cultos religiosos primitivos, como si el hombre no hubiera aprendido nada desde la edad de las cavernas. Mas como nadie tiene el dato exacto de cómo se practicaban los viejos ritos, el neopaganismo ha hecho sus propias y nuevas versiones, y ya hasta hay sacerdotisas, brujos y hechiceros reconocidos oficialmente como ministros de

culto por los gobiernos de diversos países. De seguro has visto en la tele a gente vestida de blanco y trepada en las pirámides el 21 de marzo, a danzantes neo-aztecas con sus sahumerios «purificando» a otros, o a Evo Morales, el presidente izquierdista de Bolivia, participando en ritos religiosos pagano-indígenas. Pero ahora hay que preguntarse: ¿Qué tanto estoy influenciado por el paganismo? Porque, hay que decirlo claramente, no se puede ser pagano y cristiano al mismo tiempo. Cualquiera que te diga que puedes ser a la vez hare-krishna y católico, masón y católico, médium y católico, adorador de la «santa muerte» y católico, astrólogo y católico, o cualquier otro binomio semejante, te está mintiendo. Resuelve el siguiente «paganómetro» y descubre si realmente Jesucristo es tu Señor. Escoge la respuesta que mejor coincida con tus puntos de vista:

1.- ¿Alguna vez has acudido con alguien —con tu vecina, que es tan buena; con tu tía, que tiene una solución a todos los problemas; con un brujo o bruja porque «sólo practica la ‘magia blanca’», etc.— para que te haga una limpia? a) Sí, para quitarme la mala b) No, pero alguna vez pensé c) Nunca lo he hecho ni lo haría, suerte. hacerlo. pues es un pecado contra Dios. 2.- ¿Tienes un signo del zodíaco y consultas tu horóscopo? a) Sí, soy _________ (virgo, b) Sí tengo un signo. A veces leo géminis, tauro, acuario...). No mi horóscopo, pero sólo por salgo de casa sin consultar curiosidad. A lo mejor los astros lo que los astros me deparan. sí influyen, pero muy poquito.

El Observador

Es en serio: en la «noche de brujas» se realizan sacrificios humanos Las principales víctimas son niños y jóvenes Es un hecho comprobado que en la «noche de brujas», es decir, el 31 de octubre, el número de delitos se incrementa. Un par de ejemplos: El periódico El Siglo de Torreón reportó en 2007 que la noche del Halloween, en Ciudad Lerdo, Durango, el centro de la urbe se vio inundado de bandas completas de «cholos» o malvivientes, que se dedicaron a dañar propiedades. Aunque las unidades policiacas hacían numerosas detenciones de los jóvenes que delinquían, fueron rebasadas en número y capacidad. El diario chileno El Mercurio de Calama reportó que la «noche de brujas» del año pasado fueron arrestadas 44 personas en el poblado de Calama porque aprovecharon la fecha para cometer delitos, principalmente desorden en la vía pública, y robo perpetrado por jovencitas. El FBI tienen registrado que la noche del 31 de octubre constituye el momento más esperado del año por los practicantes de cultos ocultistas y satánicos; en esa fecha se realiza gran cantidad de misas negras en EU y el resto del mundo occidental; la «noche de brujas» es el día en que mayor número de menores de edad desaparecen. En el 2002 Cristina Kneer de Vidal, estadounidense ex-satanista radicada en la ciudad de Hermosillo, Sonora, advertía de lo peligroso que era para los niños y jóvenes salir en Halloween porque se corre el riesgo de ser secuestrado y ofrecido en holocausto al demonio. «Cada 31 de octubre —reveló Kneer— decenas de jóvenes y niños son sacrificados por grupos satánicos».

d) No. No tengo signo del zodíaco, yo no nací bajo el dominio de los astros, Dios me creó muy superior a los astros.

3.- Los días 21 de marzo te has vestido de blanco y asistido a una pirámide, a la peña de Bernal o alguna otra elevación natural o artificial, para cargar energía? a) Sí, y ha sido una experiencia b) Alguna vez lo hice, pero sólo c) No. Sólo los vegetales captan genial: me alcanzó la energía para echar relajo con mis amigos energía del sol a través de la fotopara todo el año; yo no sé qué o mi familia. No me gustó que mis síntesis; y el color blanco no atrae hubiera sido de mí si no voy. pantalones blancos se ensuciaran. sino que repele esa energía. 4- ¿Te han leído la mano o las cartas alguna vez en tu vida? a) Sí. Ahora sé que voy a tener b) Dejo que mis amigos me las dos hijos, que viviré muchos lean, pero no creo ni la mitad años y seré rico. de lo que dicen.

c) No. Cuando me niego a que me lean estoy dando testimonio de que Cristo es el único dueño del futuro.

5.- Cuando va a llegar Navidad, ¿adornas tu casa con santacloses, renos y casitas nevadas? a) ¡Claro! Una Navidad sin b) Sí, pero también pongo el c) No, porque la Navidad es la fiesta Santa Claus no es Navidad. Nacimiento. Las dos cosas me del nacimiento de Jesús, no la fiesta Además es invierno en el van bien, aunque a Santa Claus del solsticio de invierno. hemisferio norte, ¿no? lo inventó la Coca-Cola. 6.- Cuando llega el año nuevo, ¿te pones calzones rojos o amarillos para atraer el amor o la buena suerte; sales de tu casa con una maleta para «viajar mucho» ese año, o te atragantas doce uvas con las doce campanadas para que todos los meses te vaya de maravilla? a) Sí, y hasta me sé otras b) Una vez hice lo de las uvas, c) A las doce de la noche mi familia fórmulas buenísimas para pero me estaba ahogando y casi y yo estamos generalmente en Misa, atraer las «buenas vibras». acabo en el hospital. Ya no quiero dando gracias a Dios por el año vihacerlo para no darme otro susto. vido y honrando a la Madre de Dios. 7.- En las vísperas del Día de Todos Santos, cuando eras niño, ¿salías a celebrar el Halloween? a) Sí. Me vestía de vampiro, b) No, porque soy mexicano. Yo c) No. Además de que no es una momia o demonio. En las casas nunca salí a pedir dulces la noche tradición mexicana, es un modo de donde no nos daban dulces del 31 de octubre, pero la del 1 y 2 dar culto a lo malo y horroroso. Hay arrojábamos huevos o hacíamos noviembre me ponía mi disfraz y quienes disimulan el Halloween otras divertidas maldades. pedía dinero «para mi calaverita». pidiendo «para mi calaverita». 8.- Ahora que eres adolescente o joven, ¿celebras el Halloween? a) Sí. Asisto a bailes de disfraces, b) A veces voy a alguna fiesta de y el mío es el que siempre disfraces o hasta he prestado mi asusta más de todos; entre casa para hacerla, pero es por más sangre tenga, mejor. compromiso, no porque quiera.

c) No. Las fiestas de disfraces no son malas en sí; pero si voy a una en esa fecha, aunque me disfrace de ángel o de santo, le estaría siguiendo el juego al Halloween.

○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○

Si la mayoría de tus respuestas fueron (c), tienes una clara idea de lo que es ser cristiano. Si tus respuestas predominantes fueron (b), estás en cierto peligro de paganizarte. Si mayoritariamente respondiste (a), lamento decirte que tienes más de pagano que de cristiano; ¿no crees que es hora de cambiar?

Sin embargo, hay mujeres que deliberadamente se embarazan para ofrecer a Satanás el sacrificio de sus bebés recién nacidos. En la fecha del Halloween también se cometen muchas otras atrocidades, como envenenar caramelos o esconder cuchillas dentro de las golosinas que se le regala a los niños que piden casa por casa; también, como reporta el español Aldo Bonaiuto, responsable del Servicio Antisectas de la Asociación Católica Juan XXIII, los satanistas se roban Hostias consagradas para profanarlas en sus misas negras, y profanan cementerios y realizan cultos en ellos. Pero los cementerios no son los únicos lugares empleados para los macabros ritos. Otras veces los rituales se llevan a cabo en lugares ocultos, revela Cristina Kneer de Vidal; muchas veces «se ofician en el campo o en edificios cerrados, fuertemente vigilados, y se inician con la invocación de Satán que muchas veces no se presenta porque, a diferencia de Dios, no puede estar en todas partes». A mitad de la misa negra —continúa la ex-satanista—, son sacrificados animales como gatos, perros y cuando la misa es muy importante, como en el día de Halloween, se realizan sacrificios humanos. A las víctimas se les extrae el corazón, que luego es comido entre los presentes; luego el cuerpo es cremado. A decir de Bonaiuto, los jóvenes que participan en reuniones «ambiguas» para celebrar el 31 de octubre tienen mayores posibilidades decaer en un momento dado en las redes de las sectas diabólicas. Carlos Cancelado, sacerdote católico colombiano radicado en México, dice: «El Halloween es una fiesta pagana.... Eso empezó a pasar lentamente a nosotros, y ustedes disfrazan a los niños; ¡eso es tremendo! Dense cuenta de que en el Halloween hay mucho poder del mal: hay muchas violaciones, secuestros, robos. Parece que Satanás anda suelto.... En mi parroquia yo les digo a los niños: ‘No lo celebren’. Y llevamos cuatro años en que les compro los dulces a los niños, los visto más bien de santos, o hago con ellos una oración en la iglesia temprano y les digo que no salgan a las calles después de las 7:00 de la noche. ‘No salgan por ningún motivo, quédense adentro en casa y no miren películas de terror’. El poder de Satanás está avanzando tremendamente, y da miedo». D. R. G. B.


El Observador

FAMILIA

25 de octubre de 2009, AÑO 15, No. 746

15

Hijos adultos de alcohólico AMOR, AMOR, AMOR... Y MUCHOS HIJOS

POR YUSI CERVANTES LEYZAOLA

a si llega o no llega, y en qué conPuede ser que el hijo o hija ya ¿Qué sucede con estas persodiciones... Eso es lo que el niño no viva con su padre o madre al- nas? Todas tienen en común haaprende, mientras en su interior cohólicos, o que éste o ésta halla ber crecido con un padre o una se desarrollan también sentimienfallecido (quizá como consecuen- madre alcohólicos. Claro, probletos contradictorios: ama a sus cia del daño causado a su orga- mas similares pueden deberse a padres, pero a veces también los nismo por el alcohol). Puede ser muchas otras causas, pero respecdetesta, o no los comprende; ni que los hijos de alcohólicos sean to a estas personas, el factor coal enfermo(a), ni al que (a la que) independientes, tal vez se han ca- mún es una infancia en la que no todo le aguanta, a costa de la essado y tienen hijos, están vivien- tenían un ambiente seguro donde tabilidad de los hijos. do vidas productivas, se relacio- desarrollarse adecuadamente. Alnan con los demás razonablemen- gunas de las características de las ♦ Aprendieron a guardar te bien... pero algo pasa que no les personas que han crecido en un silencio. La enfermedad del alcopermite sentirse plenamenholismo es un secreto y te felices, tranquilos, li- Puede ser que los hijos de se sufre dentro del hogar. bres... Igual se entera el resto de «Soy una obsesiva de alcohólicos estén viviendo vidas la familia, los vecinos y la limpieza. Tengo muchos productivas, se relacionen con los conocidos, pero la famiproblemas con mis hijos y lia trata de disimular su mi marido por esto, pero no demás razonablemente bien... pero vergüenza. También hay puedo evitarlo. El desor- algo pasa que no les permite sentirse que guardar silencio denden me provoca una antro de casa porque no hay gustia interna que no logro plenamente felices, libres... que decir nada que pueexplicarme» da alterar al alcohólico y «Soy soltero. Tengo muchos hogar alcohólico pueden ser: le dé pretexto para beber o para amigos, pero ningún íntimo amigo. ♦ A causa de múltiples provocar una explosión de violenHa tenido varias novias, pero mensajes dobles y contradictocia, una más. cuando una chica comienza a acer- rios, aprendieron a desconfiar de ♦ Por lo tanto, los hijos de carse mucho a mi corazón, salgo sus propios sentimientos y de los alcohólicos aprenden a no exprecorriendo. Tengo miedo a las rela- sentimientos de los demás. El hijo sar sus propios sentimientos. ciones profundas, temo mucho ser de un alcohólico no puede con♦ Aprendieron también a lastimado» fiar en los sentimientos de su paser rígidos. Una forma de tratar de «Tengo necesidad de la perfec- dre ( o madre) alcohólico, porque controlar el caos externo es con ción. Cuando algo no me sale bien a veces son de un modo y a veces un estricto orden interno, con reme siento culpable, ansiosa, insu- de otro. Tal vez sea seco en extreglas inflexibles. Esto puede llevarficiente como persona». mo, pero después de un par de les a conductas compulsivas. «No confío en los halagos de copas, ser muy cariñoso. Pero a ♦ Suelen ser perfeccionislos demás. Cuando alguien me fe- veces, cuando toma, puede ser tas. Se entiende: en el hogar alcolicita por algo que hice, siempre violento. O si no toma, estar tenhólico los errores eran peligrosos. pienso que hay otra intención ocul- so e irritado. Tampoco puede conPero, aun cuando hagan bien las ta. O, por lo menos, pienso que no fiar en los sentimientos del procosas, les cuesta trabajo reconose ha fijado bien en mí, porque si genitor que no toma, porque su cer sus logros. observara bien, se daría cuenta de ánimo puede variar de acuerdo a ♦ Viven pendientes de la mis deficiencias». cómo esté el cónyuge alcohólico, opinión de los demás.

¿Se crió junto a un bebedor con problemas? Al-Anon es para familiares y amigos de alcohólicos cuya vida ha sido afectada por la forma de beber de otra persona. Muchos adultos se preguntan si han sido afectados por el alcoholismo. Si alguien allegado a usted tiene o ha tenido problemas con la bebida, las siguientes preguntas podrían ayudarle a determinar si el alcoholismo afectó su niñez o su vida actual y si Al-Anon o Alateen es para usted. 1. ¿Busca constantemente aprobación y confirmación de sus actos? 2. ¿Deja de reconocer sus propios logros? 3. ¿Le inspira temor la crítica? 4. ¿Se desvive por todo? 5. ¿Ha experimentado dificultades con su propio comportamiento compulsivo? 6. ¿Precisa la perfección? 7. ¿Se inquieta aun cuando su vida transcurre serenamente, anticipando problemas continuamente? 8. ¿Se siente más enérgico en medio de una crisis? 9. ¿Se cree aún responsable por los demás, como lo hizo por su ser querido alcohólico? 10. ¿Le es fácil ocuparse de los demás, pero le resulta difícil ocuparse de sí mismo?

11. ¿Se aísla de las demás personas? 12. ¿Responde con ansiedad ante autoridades y personas enfadadas? 13. ¿Cree que las personas y la sociedad en general se aprovechan de usted? 14. ¿Experimenta dificultades con las relaciones íntimas? 15. ¿Confunde la piedad con el amor, como le sucedió con el bebedor con problemas? 16. ¿Atrae y busca gente que tiende a ser compulsiva? 17. ¿Se ata a relaciones por temor a estar solo? 18. ¿Suele desconfiar de sus propios sentimientos y de los sentimientos expresados por los demás? 19. ¿Se le hace difícil expresar sus emociones? 20. ¿Cree que la forma de beber de su padre o de su madre puede haberle afectado? El alcoholismo es una enfermedad que afecta a la familia. Los que han vivido junto a enfermos de esta clase en calidad de hijos, a veces tienen problemas que el programa de Al-Anon puede ayudar a resolver. Si ha contestado afirmativamente a algunas o a todas las preguntas anteriores, Al-Anon o Alateen podrían ayudarlo.

POR MARÍA JOSÉ DURÁN Y FERNANDO PASCUAL, L.C. / Buenas-noticias.org

Sí, puede parecer una locura. Pero con amor y con esperanza, es posible que una mujer tenga 16 hijos. Así es como María José Durán (de Cataluña, España) vive su amor de esposa y de madre. Así responde a quienes preguntan: ¿Cuántos hijos tener? «Ama y no te preocupes por nada. Tendrás problemas, como todo el mundo, incluso los ricos. Pero, ¿qué son los problemas cuándo hay amor en el santo matrimonio? «El acto conyugal en el matrimonio no es para tener hijos, sino que es para demostrarse el amor entre los esposos. Lo que ocurre es que de este maravilloso acto de amor salen los hijos. Y bienvenidos sean siempre». Pero vivir así, ¿no sería algo irresponsable? ¿No nacerían «demasiados» hijos? «A ver cómo lo cuento. Es muy bueno amarse, amarse hasta la misma locura, con el cónyuge. Y este amor hace que la vida sea feliz, porque ¿qué es de una persona sin amor? Y en el amor verdadero está la entrega. «Los esposos nos entregamos también físicamente, y cuando nos damos nos damos con el alma. «Pienso yo, y es lo que hemos vivido mi amado esposo y una servidora, que aunque tienen mucho que ver los hijos en el matrimonio, nosotros pensábamos en el amor de los esposos. Y aceptábamos el fruto, los frutos de nuestro maravilloso amor: los hijos. «En cada acto de amor conyugal, si no estaba ya en estado, nos mirábamos y sonreíamos, siempre. Y uno de los dos comentaba, o los dos a la vez: ‘Quizás Dios nos va a dar un hijo. Quizás ahora lo vamos a engendrar’. «Y nos llenábamos de más amor, el amor de pensar que con nuestro amor Dios, por amor, nos podría dar un nuevo hijo. Un alma de amor, para vivir, tener la oportunidad de ser santo e ir al Cielo eterno. Y todo gracias a nuestro gran y maravilloso amor unido al amor de Dios». Pero tener así, casi uno detrás de otro, 16 hijos, ¿no es demasiado? ¿No se vivirá en la casa como un cuartel, como una masa, donde es imposible dar amor a cada uno? «Bueno, cada hijo es muy amado, cada hijo es distinto. ¡Y no vienen todos de golpe! Uno a uno van llegando a la familia, tras nueve meses en los que te vas haciendo a la idea de que viene el único. Lo amas tanto, tanto, porque es fruto del amor, ¡del amor verdadero!». Muchos le dirán, María José, que así no somos realistas, que las casas hoy son muy pequeñas y muy caras, que la vida está muy difícil... «Nosotros también hemos vivido en un piso pequeño cuando ya teníamos siete hijos. Luego llegó la casa; eso sí, siempre de alquiler, pero sin dejar nunca de disfrutar de nuestro amor de esposos, de nuestra compañía, comunicación y respeto en la libertad. «No podéis saber lo felices que somos, lo felices que son todos nuestros hijos. ¡Son felices de verdad! Personas sanas: porque han sido engendrados por amor, deseados con amor, y siempre amados, ¡siempre! «Dios sabe cuánto amamos a nuestros hijos. Uno a uno, y todos juntos. Ellos, con su presencia, nos hablan de nuestro amor unido al amor de Dios. «Los aceptamos. Nos aceptan. Nos queremos tanto... En ellos está el amor de Dios, que se unió a nuestro amor, porque son hijos del amor y no de una casualidad, o de mala programación, o del sexo por el sexo, o de la pasión. No. Viven, tienen alma y cuerpo, por amor, sólo por amor». Un modo revolucionario de vivir el amor entre los esposos, María José. Con la alegría de sus hijos, con la confianza puesta en Dios, con la frescura de unos novios que llevan ya muchos años de casados...


NIÑOS

16

25 de octubre de 2009, AÑO 15, No. 746

El Observador

Los niños cristianos no celebramos Halloween ni en casa, ni en la calle, ni en la escuela Los niños cristianos amamos a Dios; a la Virgen María, que es la Madre de Dios; a los ángeles, que son servidores de Dios y nos cuidan, y a los santos, que son amigos de Jesús y hermanos nuestros. Como cristianos que somos, fuimos bautizados en la Iglesia católica para servir a Dios, no a Satanás, su enemigo. La fiesta de Halloween, o también llamada «noche de brujas», aunque parezca muy

1 2 3

divertida e inocente, es mala y peligrosa; por eso no hay que celebrarla ni en casa, ni en la calle, ni en la escuela, ni en ninguna otra parte. Tampoco se vale trasladarla al 1º o al 2 de noviembre para disfrazarla de fiesta mexicana. Los niños cristianos no celebramos Halloween ni usamos sus símbolos porque sabemos que:

8

El origen de la «noche de brujas» está en la falsa religión de los druidas a un «dios de la muerte» llamado Samhain. Pero Cristo, verdadero Dios, al resucitar, derrotó a la muerte. ¡Y nosotros somos de Cristo! Los niños que hoy se disfrazan, ya sea en la «noche de brujas», en Todos Santos o en el Día de Muertos, lo hacen imitando a los druidas, que todos los 31 de octubre se disfrazaban con trajes que asustaban y pasaban por las chozas de la gente y les exigían ofrendas y regalos para colocar sobre el altar del «dios de la muerte». Si no les gustaba la ofrenda, maldecían a la familia, se robaban a sus niñas, quemaban sus cultivos o mataban a su ganado. ¡Era gente muy mala! Algunos niños dicen: «¡Queremos jalo-güín!»; otros: «¿No me da para mi calaverita?», y unos más: «Dulces o travesuras». Y si la gente no les da, les hacen cosas malas. En Estados Unidos se dice: «Treat or trick», o sea «trato o truco» (regalo o maldad). Esta costumbre anticristiana viene tanto de lo dicho en el número 2, como de lo que pasaba en Inglaterra en los siglos 16 y 17, cuando los protestantes se ponían máscaras e iban a las casas de los católicos para burlarse de ellos y exigirles que le dieran cerveza y pasteles; y para que los protestantes no les hicieran daño, los católicos les daban lo que les pedían.

7 4

La noche de esa misma fecha los druidas hacían sacrificios de vegetales, animales y personas (también niños y bebés) para adorar a su falso dios. ¡Pero nuestra vida pertenece a Dios verdadero! ¡Nadie debe quitarle la vida a otra persona! Hoy también esa noche es peligrosa. Cada año muchos niños en el mundo son robados la noche del Halloween.

Hoy, como los druidas de antes, mucha gente practica brujería, magia y hechicería, y con ello en realidad adora a Satanás. Para sus servidores el 31 de octubre comienza el «año nuevo» del diablo, y es como su fiesta de «cumpleaños». Pero sabemos que Dios es mucho más fuerte que el diablo, y que para vencerlo sólo necesita «el aliento de su boca» (II Tesalonicenses 2, 8).

Los druidas creían que los gatos eran sagrados y los adoraban. Más tarde, en la Edad Media, mucha gente pensaba que Satanás y los brujos y brujas tomaban la forma de gatos negros para esconderse, o que si te cruzabas con un gato negro te caería la «mala suerte», o que las brujas volaban en escobas llevando con ellas un gato negro. Pero la verdad es que los gatos son criaturas de Dios, no del diablo, y no se vale usar a los gatitos para promover el Halloween.

6

Los colores elegidos para el Halloween son el naranja, que reperesenta el otoño, y el negro, que representa a la muerte. Pero los cristianos no celebramos la muerte sino la vida. Dios no es Dios de muertos sino de vivos. El Día de Muertos lo que hacemos es rogar a Dios por nuestros difuntos, para que el día del Juicio Final el Señor los pase de la muerte a la resurrección.

5

La calabaza hueca con rostro y una vela dentro la usaban los sacerdotes del dios falso para asustar a la gente. Nuestro Señor Jesús, Dios verdadero, nos invita a no temer: «No se turbe su corazón, ni tengan miedo» (Jn 14, 27). D. R. G. B.

i h C

i p s

s a t

Ring, ring... — Hola, ¿está Alberto? — ¡No! ¡Está cerrado! ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○

Ring, ring... — ¿La familia Flores? — No. — Ah, perdón, me equivoqué de jardín. ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○

— ¿Es la compañía telefónica? — Sí, ¿en qué puedo servirle? — Es que el cable de mi teléfono me queda un poco largo, ¿podrían tirar desde esa punta? ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○

¿Cómo llaman a la ambulancia en Alemania? Por teléfono.

Una vez estaba un vendedor diciendo: — ¡Pastillas para la felicidad! Un señor toma una cajita de pastillas, las examina y exclama: — ¡Pero si estas son aspirinas! Y el vendedor responde: — Pero si me las compra, me hace muy feliz a mí. ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○

Un señor va a la ferretería y le pregunta al vendedor: — Buen día, señor, quería saber si tiene serrucho. — No. — ¿Y sierra? — Mas o menos a las 8:00 de la noche.


El Observador de la Actualidad 746