__MAIN_TEXT__

Page 1

¿AÚN EXISTE EL TEMOR DE DIOS?

TEMA DE LA SEMANA

22 de abril de 2018

P. 2 - 6

AÑO 23

PERIODISMO CATÓLICO; FE QUE SE HACE CULTURA

No. 1189

$13.00

VENTANA ABIERTA Jaime Septién «¿Mi papá está en el Cielo aunque fuera ateo?»

Foto: Silvia Lore / NurPhoto

S

ucedió el domingo pasado. En la parroquia de San Pablo de la Cruz, en Corviale, una barriada del extra radio de Roma. El protagonista se llama Emanuele. Tiene diez años y tres hermanos. Los cuatro fueron bautizados. Su padre murió hace poco. Y temía que no estuviera en el Cielo. Pero no podía expresarlo en público. El Papa lo llamó, le pidió que le susurrara al oído su inquietud. Le dijo unas palabras a Emanuele y éste regresó, envuelto en lágrimas (de sinceridad extrema) a su lugar entre los otros niños del barrio. Ya con Emanuele de vuelta a su silla, él mismo preguntó a los demás niños: «¿Dios abandona a sus hijos cuando son buenos?» La respuesta fue un sonoro «noooo». , El Papa: «Bueno, Emanuele, esta es tu respuesta». En el diálogo secreto el pequeño dijo que su padre era «bueno». Eso basta: «Qué bonito que un hijo diga que su papá era bueno. Un bonito testimonio de aquel hombre para que sus hijos puedan decir de él que era un hombre bueno. Si ese hombre ha sido capaz de tener hijos así, es verdad que era un gran hombre». Aunque este hombre «no tenía el don de la fe, no era creyente, hizo bautizar a los hijos» y, ante la duda de Emanuele, contestó: «Quien dice quién va al Cielo es Dios» (no nosotros). Una lección de misericordia. Y de temor de Dios. El padre de Emanuele podría ser ateo. Pero bautizó a sus hijos, les dejó un legado de bondad. Una herencia. El temor de Dios no es el miedo al qué dirán o al qué vendrá. Es sabernos humildes. Y pensar que Él es el único que juzga y nos reconstruye amorosamente.

COLECCIONABLE 2

EN CAMINO

HACIA EL 1 DE JULIO P. 7

EMANUELE: UNA PREGUNTA DESDE EL FONDO DEL CORAZÓN HUMANO

CADA SEMANA CON FRANCISCO

FAMILIA

GUERRA EN SIRIA

AHORA… A SER SANTOS

POR MARCELO LÓPEZ

P. 18

POR SILVIA DEL VALLE

P. 19


TEMA DE LA SEMANA

TEMOR DE DIOS: ¿POR QUÉ SE HA PERDIDO? 22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD/PÁGINA 2

TEMOR DE DIOS: UN TESORO PARA REDESCUBRIR ¿MIEDO A DIOS O TEMOR DE DIOS?

El temor de Dios es también uno de los siete dones del Espíritu Santo.

El MIEDO implica temer a la Justicia de Dios, que nunca se equivoca y que nos pagará a cada quién según nuestras buenas o malas obras.

Este don induce a huir de las ocasiones de pecado para elegir siempre agradar a Dios.

Este miedo a Dios tiene utilidad en cuanto a que nos motiva a no portarnos mal; pero implica una relación defectuosa porque:

El que cultiva este don se aleja del orgullo y alcanza la humildad, pues reconoce su propia fragilidad.

Aunque hacemos lo que agrada a Dios y evitamos lo que le desagrada, lo que nos mueve no es el amor a Él sino el temor al castigo. Por tanto, asumimos más la condición de esclavos que de hijos de Dios.

El don de temor de Dios también ayuda a tener conciencia continua de que estamos en la presencia Dios las 24 horas, y de que nada de lo que hacemos, decimos u omitimos escapa a sus ojos.

Nos mueve la obtención de un provecho para nosotros, algo así como un salario o paga por haber cumplido las órdenes recibidas. Por tanto, en esta relación de miedo frente a Dios nos comportamos como mercenarios.

Todo esto converge en una reverencia y atención continua por no defraudar a Dios, no por el premio o castigo que podríamos merecer, sino por puro amor a Él, sin esperar nada a cambio. Como dice el poema:

En cambio, el TEMOR DE DIOS significa que, por el amor que sentimos por Dios, tememos ofenderlo. Por eso el que tiene temor de Dios teme al pecado pues sabe que con éste hiere a su Amado. Es, pues, la condición más pura en la relación de un verdadero hijo con su Padre celestial.

«Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera, que aunque no hubiera Cielo, yo te amara, y aunque no hubiera Infierno, te temiera»

ES SIGNIFICATIVO QUE LO QUE PRODUCE EL TEMOR, una actitud de respeto mezclado con amor, no es el castigo sino el perdón. Más que la ira de Dios, debe provocar en nosotros un santo temor su magnanimidad generosa y desarmante. En efecto, Dios no es un soberano inexorable que condena al culpable, sino un Padre amoroso, al que debemos amar no por miedo a un castigo, sino por su bondad dispuesta a perdonar».

BENEDICTO XVI,

19 de octubre de 2005


tema de la semana

TEMOR DE DIOS: ¿POR QUÉ SE HA PERDIDO? 22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

El Observador de la actualidad/página 3

Explicación de algo que parece inexplicable

E

Son crecientes las situaciones de egoísmo, indiferencia, corrupción, violencia, etc. Y esto no sólo en México sino en todo el mundo. ¿Qué hay de diferente entre el momento actual y los tiempos más viejos, que parecían ser mejores? n muchos momentos de la historia la humanidad ha estado inmersa en severos períodos de decadencia. Éste, sin duda, es uno de ellos.

«¡Ay de los que llaman al mal bien y al bien mal, que tienen las tinieblas por luz y la luz por tinieblas, que tienen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo».

Noticias preocupantes

(Isaías 5, 20).

Las noticias revelan desde hace algunos años comportamientos de una maldad inexplicable; piénsese, por ejemplo, en lo que tan a menudo sucede en Estados Unidos: un individuo cualquiera ingresa a algún lugar concurrido —escuela, iglesia, centro comercial, etc.— e inicia un tiroteo contra personas a las que ni si quiera conoce. O aquí, en México, un grupo de narcotraficantes se enfrenta a otro a fin de controlar un cierto territorio; pero no se conforma con matar de un disparo al oponente, sino que, de ser posible, primero lo tortura y, tras ejecutarlo, profana su cuerpo decapitándolo o desmembrándolo. Es violencia gratuita. Hoy la realidad supera la imaginación. ¿Pero por qué están sucediendo estas cosas?

«Los psicoterapeutas... no hablan de pecado, sino de trastornos generales o de negatividad, cosa que se acepta, ... mientras que confrontarse con el pecado molesta porque implica que la mentalidad relativista actual, según la cual no existe ninguna noción objetiva del bien y del mal, está equivocada».

(Massimo Introvigne, sociólogo por la Pontificia Universidad Gregoriana).

La explicación asoma

Echando una mirada a noticias ocurridas en los últimos doce meses, así como a algunos de los comentarios que éstas han provocado, se nota que cada vez más personas están hallando la explicación a lo que parecía inexplicable: ▶ «¡No hay temor de Dios!», fue la exclamación que anotó un cibernauta en la página web del Siglo de Torreón el 21 de agosto pasado al leer la noticia de que un niño de diez años había sido apuñalado por un ladrón que lo despojó de su mochila cuando salía de la escuela. ▶ Otro cibernauta lanzó idéntica exclamación: «¡No hay temor de Dios!», anotó al leer en Info Católica el caso publicado el 27 de enero de este año sobre una anciana de Holanda que se resistía a ser asesinada vía eutanasia, por lo que su familia la sujetó para que el médico le aplicara por la fuerza la inyección letal. ▶ Vecinos de la colonia San Marcos, en la ciudad de Aguascalientes, denunciando el pasado 12 de septiembre el incremento de robos de todo tipo en aquella región, dijeron: «No hay temor de Dios, pues incluso el templo de San Marcos ha sido víctima de los ladrones, y no se diga de quienes aprovechan que las mujeres están metidas en la Misa para robarles sus bolsas al primer descuido; incluso los padres que ofician en San Marcos no se cansan de insistir a los fieles que tengan mucho cuidado con la plaga de rateros».

Lo que pasa cuando no hay temor de Dios

Durante la campaña electoral por la con-

tienda a la gubernatura del estado de México, en el encuentro que el pasado 18 de mayo sostuvo el candidato del PRI y hoy gobernador, Alfredo del Mazo, con simpatizantes del partido protestante Encuentro Social, el pastor del Centro Cristiano Calacoaya, Gilberto Rocha Margaín, le expresó delante de los micrófonos: «Sé que en este país nos decimos laicos y que está bien en el sentido de que no tenemos una religión oficial o una confesión única; pero creo que nos hemos ido del otro lado: hemos echado a Dios del gobierno, y si no hay temor de Dios tampoco puede haber valores. Sé que [usted] está haciendo una propuesta anticorrupción, pero si no hay temor de Dios no podemos combatir la corrupción».

RELATIVISMO PRESENTE

Cuando no hay temor de Dios es porque hay ausencia de valores morales, y si estos valores se han perdido es porque también ha desaparecido la conciencia de lo bueno y lo malo, es decir, porque reina el relativismo. Benedicto XVI denunció con frecuencia esta situación, como cuando dijo: «Se va constituyendo una dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que deja sólo como medida última al propio yo y sus apetencias». En otras palabras, según esta dictadura ideológica, no hay verdades absolutas: todo es relativo porque cada quien tiene «su verdad». Así, el asesinato ha dejado de ser ma-

lo en sí mismo, sino que su maldad o su bondad sólo dependerá de las opiniones y antojos particulares. Por eso se aprueban leyes que permiten asesinar al bebé en gestación, al anciano enfermo o al individuo con trastornos mentales, y a todo esto se le viste con el ropaje de la «compasión», el «progreso» y los «derechos humanos». Y donde hay relativismo ya no hay lugar para la razón, por eso el diálogo es imposible. Para imponer la dictadura del relativismo se ha echado mano de los eufemismos; de este modo la verdad cruda es acallada mediante el uso de palabras o expresiones más suaves, que sólo expresan una realidad a medias, o que francamente mienten. De este modo es más fácil convencer a la gente de que lo que parecía malo es en realidad bueno, y viceversa. Por eso al crimen del aborto se le da el suave nombre de «interrupción voluntaria del embarazo»; al asesinato de enfermos se le dice «muerte digna»; al adúltero se le llama «compañero sentimental»; al prostituto, «trabajador sexual» o «sexoservidor»; etc. La pérdida del temor de Dios no es una cuestión que sólo atañe a los asesinos, secuestradores, narcotraficantes, ladrones y corruptos. Inmersa toda la sociedad en esta dictadura donde Dios no tiene cabida, hasta los creyentes corren el riesgo de contaminarse, con graves consecuencias para su persona, para su familia y para la sociedad. Redacción

«Si la humanidad pierde el sentido del pecado, es casi automático que aparezca la idea de que el aborto y el divorcio sean una conquista de la civilización y no un pecado mortal».

(P. Grabriele Amorth)

«Sucede frecuentemente en la historia.... que se oscurece gravemente la conciencia moral en muchos hombres... Junto a la conciencia queda también oscurecido el sentido de Dios, y entonces, perdido este decisivo punto de referencia interior, se pierde el sentido del pecado».

(Juan Pablo II, Reconciliatio et paenitentia, n. 18)

«Es necesario que luchemos contra la falta de sentido del pecado. Ésta es quizás una de las mayores causas que ha generado la violencia, la delincuencia, el irrespeto de la dignidad humana. Cuando se pierde el temor de Dios y no se considera pecado el asesinato y el secuestro (porque resultan normales en la sociedad) o se le minimiza su importancia, entonces es fácil que sucedan todas situaciones que hemos mencionado y que nos preocupan».

(Mario Moronta, obispo venezolano)


tema de la semana

TEMOR DE DIOS: ¿POR QUÉ SE HA PERDIDO? 22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

El Observador de la actualidad/página 4

Del rechazo de lo cristiano al caos actual

D

esde hace varios siglos la humanidad está siendo arrastrada hacia una visión del mundo que es totalmente contraria al pensamiento cristiano.

cie la gravedad del pecado. Lo que se endurece pierde la sensibilidad. Lo que se halla en estado de putrefacción no duele, no porque esté sano, sino porque está muerto» (Sermón 17).

Decía el Papa Pío XII que «quizás el mayor pecado del mundo de hoy consista en el hecho de que los hombres han comenzado a perder el sentido del pecado».

No Dios sino El hombre en el centro de todo

En especial esto se ha hecho patente a partir del siglo XVIII, con la aparición del movimiento europeo conocido como la «Ilustración», que exaltó la «razón» laica por sobre todas las cosas, e impulsó el antropocentrismo, haciendo que todo girara en torno al ser humano, exactamente como en la primera tentación lanzada por Satanás en el Edén: «Seréis como dioses» (Gn 3, 5). De este modo, la fe dejó de estar en Dios para trasladarse al hombre; la confianza y el optimismo ya no estuvieron depositadas en las ayudas y promesas divinas sino en lo que el individuo era capaz de hacer por sí solo, y la esperanza en la Vida Eterna fue sustituida por una visión totalmente materialista de la existencia. Estas ideas radicales fueron arrastrando lentamente a la sociedad hasta volverla más secularizada, por lo que la noción de Dios y la religión empezó a perderse; la cultura no sólo fue tornándose laica sino antirreligiosa y anticlerical.

A la religión cristiana comenzó a vérsele como sospechosa; se le tildaba de superstición y de ser contraria a la razón porque enseñaba cuestiones espirituales y éstas no se pueden probar científicamente. Por lo mismo, comenzaron a rechazarse los dogmas de la fe. Y al final se llegó a la conclusión de que si nada existe fuera de la materia entonces Dios es inútil y, por tanto, no existe, mientras que la religión no es más que un invento de los curas para aprovecharse del pueblo ignorante. A cambio del cristianismo se proponía la tolerancia para todas las formas de pensar, aunque, claro está, en la práctica ya no se quiso tolerar el pensamiento cristiano.

Hacia la destrucción de la fe cristiana

Como se ve, los postulados de entonces son los mismos que se manejan hoy en amplios sectores de la sociedad, los cuales suelen ser inoculados principalmente a través de la escuela, primero de manera relativamente sutil en primaria y secundaria, y luego de manera descarada en preparatoria y universidad, produciendo así generaciones de agnósticos y/o ateos. Si esta ideologización no se ha detenido desde hace poco más de dos siglos

Consecuencias

es porque aún no ha logrado su meta de extirpar del todo la fe en Cristo y de acabar con su Iglesia.

Las religiones que hoy se siguen imponiendo

Pero el pensamiento surgido de la «Ilustración» no derivó siempre en ateísmo, sino que también dio lugar a nuevas formas de pensamiento religioso, siempre contrarias a la fe de la Iglesia católica. Por ejemplo: ▶ El deísmo.- Es la postura que acepta, no a través de la fe ni la Revelación sino a través de la razón, la existencia de un Dios. Este reconocimiento no implica necesariamente practicar una religión; de hecho, el deísta suele negar la intervención de Dios en el mundo, por lo cual no tiene sentido ocuparse de Él. ▶ El pietismo.- Que al principio sólo hizo su aparición en los países protestantes, pugna por una religiosidad puramente espiritual y personal, es decir, en la que la dimensión comunitaria o eclesial tiene poca importancia. Todo se reduce entonces al subjetivismo del individuo, no a la voluntad de Dios. ▶ La francmasonería.- Después llamada simplemente masonería, es una sociedad religiosa secreta que propone la construcción del «templo de la humanidad» sobre las bases de la caridad activa y la ética como categorías superiores a toda religión. Igualmente considera que el cristianismo es una superstición que hay que combatir. A pesar de todo, la masonería afirma la existencia de un dios que es el arquitecto racional del universo. Sólo en los niveles más altos de la masonería queda evidenciado que ese dios es Satán o Lucifer: «Lucifer, dios de la luz y del bien, lucha por la humanidad contra Adonai, el dios de la oscuridad y del mal», dice un documento de esta organización religiosa.

ADIÓS AL PECADO

Ya el filósofo Russell decía que el pecado es una palabra que debería borrarse del diccionario. De hecho en la religión masónica, a la que él pertenecía, no hay

lugar para los conceptos de pecado y de castigo divino, a los que se les considera como ideas que enajenan gravemente la libertad y el ejercicio del potencial humano. Además, que Dios no puede ofenderse por los errores humanos ya que no existe una relación personal entre Él y sus criaturas. En las otras religiones satánicas también es común rechazar que el pecado sea algo negativo; mejor proponen que más bien se considere como malo «todo aquello que impide crecer a un individuo»; y, precisamente para que éste «crezca», dicen que hay que practicar lo que la Iglesia llama «los siete pecados capitales», pues vendrían a ser «herramientas de desarrollo personal que posibilitan el crecimiento moral, sexual y social» pues la ejecución de estos pecados lleva a la «gratificación física, mental o emocional».

¿Y entre los cristianos?

Hoy no hace falta ser satanista o masón para vivir como si el pecado fuera inocuo; el propio proceso de secularización ya se ha encargado de ir menguando el sentido del pecado.

Incluso entre los creyentes se advierte un enfriamiento en este sentido. Miles de feligreses se acercan a recibir la Comunión Eucarística aunque tengan meses o años sin confesarse; «es que yo no soy pecador», dicen. Pero la Palabra de Dios advierte: «Si decimos que no tenemos pecado nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, fiel y justo es Dios para perdonarnos y limpiarnos de toda iniquidad» (I Jn 1,8). Escribía san Agustín que hay faltas a las que uno se va acostumbrando, y que «la costumbre lleva a que no se apre-

El rechazo a lo cristiano conlleva a la pérdida del sentido del pecado; y si no hay pecado, no hay castigo. Así se avanza en la desaparición del temor de Dios; y si aún sobrevive un resto de moral, que le hace sentir al hombre que un acto no es correcto, siempre le queda como última arma acallar su conciencia, así que se dirá: «Al cabo Dios, si es que existe, todo lo perdona». Con lo anterior acaba generándose un auténtico caos social. Por ejemplo: ▶ Robar, matar, secuestrar, mentir, etc., ya no es malo, a menos que te atrapen y acabes en la cárcel. ▶ Si el exhibicionismo, la pornografía y el sexo fuera del matrimonio ya no son pecado, el pudor, la castidad y la virginidad dejan entonces de ser virtudes. Y con esto se va destruyendo el matrimonio, la familia y, en consecuencia, la sociedad entera. A veces esta ideología llega a hacer mella entre las filas de los cristianos. Por ejemplo, a fin de no parecer anticuados, se deja de anunciar la justicia de Dios y sólo se habla de su misericordia; no se enseña más sobre el Infierno, el Purgatorio, los pecados capitales y el modo de combatirlos, el arrepentimiento y la redención, sino que se predican homilías light con las que todos los feligreses se sientan bien; y en las familias y en la vida personal se le da más importancia a los conceptos de la autoestima y la realización personal que al de la santidad. En 2011 el Papa Benedicto XVI advirtió: «Si se elimina a Dios del horizonte del mundo, no se puede hablar de pecado. Como cuando se esconde el sol, desaparecen las sombras; la sombra surge sólo cuando existe el sol; de este modo, el eclipse de Dios implica necesariamente el eclipse del pecado». Entonces, ¿cómo acabar con el caos? Recuperando el sentido del pecado. ¿Y cómo recuperar el sentido del pecado? Dice el Papa alemán: «Redescubriendo el sentido de Dios», porque su posición «es la de oponerse al pecado y salvar al pecador. Dios no tolera el mal porque es Amor, Justicia, Fidelidad; y justamente por esto no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva». D. R. G. B.


TEMA DE LA SEMANA

TEMOR DE DIOS: ¿POR QUÉ SE HA PERDIDO? 22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD/PÁGINA 5

Macron: «Si me desinteresara de los católicos faltaría a mi deber»

L

as expectativas que había suscitado la visita del presidente francés, Emmanuel Macron, al Colegio de los Bernardinos, no se vieron defraudadas. El elegante edificio cisterciense, situado a pocas manzanas de la catedral de Notre Dame, en París, fue el escenario donde este lunes el jefe de Estado de la laica Francia afirmó que «la política necesita la fe de los católicos». La Conferencia Episcopal Francesa había invitado al encuentro a 400 personas, representantes de la vida de la Iglesia. Ante ellas, Macron ofreció un diálogo que calificó de «indispensable». No van a faltar ocasiones para apelar al diálogo en los próximos meses, en los que pueden darse importantes divergencias con el gobierno. Los Estados Generales para la Bioética están abordando cuestiones como la legalización de los vientres de alquiler y el acceso a la reproducción asistida para todas las mujeres. Los obispos han manifestado ya en este marco su postura contraria a estas prácticas, frente a la posición favorable de miembros del gabinete de Macron.

«ESCUCHO VUESTRA VOZ»

En su discurso de bienvenida monseñor Georges Pontier, arzobispo de Marsella, aseguró que la Iglesia seguirá pronunciándose, «consciente

de nuestra responsabilidad de vigilar sobre la salvaguarda de los derechos del niño, la defensa de los más frágiles, desde el embrión al neonato, la persona con discapacidad, el anciano que depende de los otros para todo». El presidente no rehuyó el desafío. «Escucho vuestra voz», le respondió, y valoró positivamente las advertencias de la Iglesia a no dejarse llevar sólo por lo que es posible técnicamente. «Vosotros mostráis claramente sus límites. Y tengo bien presente el papel esencial de la familia en nuestra sociedad». El obispo de Marsella también abordó otros temas de actualidad en los que Iglesia y Estado deben encontrar puntos en común para el bien de la sociedad, como el cuidado de la creación o la cuestión migratoria. «Hay quien nos acusa de no acoger con suficiente generosidad —reconoció Macron— y quien nos acusa de buenismo. Intentamos conciliar el derecho con la humanidad».

NO NEGAR LO ESPIRITUAL EN NOMBRE DE LO TEMPORAL

Al comienzo de su intervención, Macron había afirmado que «si la Iglesia se desinteresase de las cuestiones temporales no cumpliría con su vocación; y si un presidente se desinteresase de la Iglesia y de los católicos faltaría a su deber». Frases como ésta le han valido las críticas de líderes de izquierdas,

que le han acusado de romper la rígida división entre Iglesia y Estado que rige en el país desde comienzos del siglo XX. Macron, en cambio, aseguró entender la laicidad «no para negar lo espiritual en nombre de lo temporal ni para erradicar de nuestras sociedades la parte sagrada que nutre a tantos de nuestros conciudadanos».

UN PAÍS REFORZADO POR LOS CATÓLICOS

Durante el discurso, además, el presidente citó a varios pensadores cristianos, y otros ejemplos de que «Francia ha sido reforzada por el compromiso de los católicos»: los refundadores de la República, los padres de Europa, el sacerdote mártir Jacques Hamel, y el coronel Arnauld Beltrame, que hace dos semanas dio su vida durante el atentado terrorista en Trèbes, después de haberse cambiado por una rehén. Sobre este último, afirmó: «Unos vieron su sacrificio desde su vocación militar, otros como muestra de fidelidad a la República y otros, y en concreto su esposa, como la traducción de su ardiente fe católica, listo para la prueba suprema de la muerte». «Estas dimensiones están entrelazadas y no se pueden desenmarañar», porque a la hora de la verdad se alimentan «de la misma llama». Fuente: Alfa y Omega3

ASÍ LO DIJO EMMANUEL MACRON ▶ 1) «Considero que la laicidad ciertamente no tiene la función de negar lo espiritual en nombre de lo temporal, ni de desarraigar de nuestras sociedades la parte sagrada que alimenta a tantos de nuestros conciudadanos». ▶ 2) «Como jefe de Estado soy garante de la libertad

de creer o de no creer, pero no soy ni el inventor ni el promotor de una religión de Estado sustituyendo la trascendencia divina por un credo republicano».

▶ 3) «El vínculo entre la Iglesia y el Estado se ha de-

teriorado, y es importante para ustedes y para mí repararlo».

▶ 4) «Estoy convencido de que la savia católica debe contribuir una y otra vez a la vida de nuestra nación» ▶ 5) «La República espera mucho de ti [Iglesia católi-

ca]; está esperando... tres dones: el don de tu sabiduría, el don de tu compromiso y el don de tu libertad».

DILEMAS ÉTICOS

El temor a Dios

E

POR SERGIO IBARRA

l temor a Dios representa una confusión para el hombre moderno que, con sus tecnologías y alcances científicos, se ha planteado la inexistencia de Dios. Desde haber descubierto que Dios no estaba en «los cielos», ya que al salir de la atmósfera terrestre dio cuenta de que no estaba ahí. Y luego propuestas, como la del físico británico recién desaparecido Hawking, que negó su existencia, pese a que sus explicaciones del universo presumen la existencia de fenómenos que quedan pendientes. ¿A qué tememos? ¿Por qué temer? La epístola de san Pablo dirigida a los Hebreos refiere este sentimiento: «Por tanto es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos, porque si toda palabra dicha por medio de los ángeles fue firme y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande?» (Hebreos, 2:2,3) En esta introducción san Pablo claramente subraya la necesidad de estar atentos y ser diligentes. La diligencia etimológicamente significa cuidado en la ejecución de una cosa. Prontitud, agilidad, prisa. Una persona que intenta ser diligente intenta ser responsable, confiable o disciplinado; por tanto, el católico diligente es aquel que atiende la Palabra de Dios y que lo hace convencido de ello y sacrifica las tentaciones o los placeres por lo que exigen los Mandamientos o la no incurrencia en los pecados capitales; pero efectivamente lo hace porque quiere ser un seguidor de Dios, y ante un acto impropio hace conciencia y se arrepiente para construir una personalidad confiable para sus semejantes. Más adelante san Pablo señala: «Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor». En estas palabras está la clave a qué tememos: al fuego consumidor de Dios; pero es mayor la sabiduría de las palabras de san Pablo cuando nos señala tener reverencia, que significa tener sumisión a Dios, y aquí está el meollo del asunto: los católicos somos seguidores del Hijo de Dios, y la mejor forma de manifestarlo cada día de nuestra vidas es dar testimonio de este amor a Él, disciplinando nuestras decisiones, pensamientos, sentimientos y actos, como una muestra de gratitud. No hay que hacernos bolas, temer a Dios es la mejor manera de honrarlo.

Dios nos llama por nuestro nombre Queridos hermanos y hermanas:

Los gestos y las palabras de la liturgia bautismal nos ayudan a comprender el don que se recibe en este sacramento y a renovar el compromiso de corresponder mejor a esta gracia. En el rito de acogida del bautismo, se pide el nombre del que va a ser bautizado. El nombre indica la identidad de una persona. Dios nos llama por nuestro nombre, nos ama personalmente. El bautismo despierta en nosotros la vocación a vivir como cristianos, lo cual implica una respuesta personal por nuestra parte. Pero no termina ahí: a lo largo de los años, Dios sigue llamándonos por nuestro nombre, para que cada día nos parezcamos más a su Hijo Jesús. A continuación, los catecúmenos adultos manifiestan su deseo de ser recibidos en la Iglesia, mientras que los niños son presen-

tados por sus padres y padrinos, que piden para ellos el don del bautismo. El celebrante y los padres hacen después el signo de la cruz sobre la frente del niño, expresando así que está a punto de pertenecer a Cristo, que nos ha redimido con la cruz. Toda nuestra vida, palabras, pensamientos y acciones, están bajo el signo de la cruz, es decir, del amor de Cristo hasta el extremo. Cada vez que hacemos la señal de la cruz, como al despertarnos, antes de las comidas, ante un peligro o antes de dormir, expresamos nuestra pertenencia a Cristo.

Palabras del Papa Francisco en la Audiencia General del miércoles 18 de abril de 2018


tema de la semana

TEMOR DE DIOS: ¿POR QUÉ SE HA PERDIDO? 22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

El Observador de la actualidad/página 6

«La falta de Dios conduce a un mundo de ganadores y perdedores» Entrevista con el escritor Francisco Prieto, autor de «La construcción del Infierno»

S

vía para aplastar la tentación de la soberbia, para compadecer, fraternizar, experimentar la necesidad del otro.

Por Jaime Septién

i existe en México el modelo cristiano de pensador, novelista, dramaturgo y maestro de muchas generaciones, ése es Francisco Prieto (La Habana, Cuba, 1942). Uno de sus últimos ensayos es «La construcción del Infierno», editado por el Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana. El ensayo de Prieto explora aquello que sucede «en una sociedad en la que los poderosos no reconocen límites y donde los más menesterosos son espectadores mediatizados del derroche de los bienes del mundo».

¿Qué le llevó a concebir un libro como éste? ¿La desesperación del humanista al ver la ceguera axiológica de la sociedad líquida; la angustia cristiana ante el horror en que hemos convertido la Creación…?

▶ El libro es producto de una tristeza honda que me provoca un mundo donde se han venido perdiendo valores comunes y, lo más grave, el vivir como si la búsqueda de la verdad fuera una cosa inútil. Lo que lleva a que un ser humano acepte el sacrificio como algo gozoso, aunque ello no implique que deje de ser doloroso, se finca en que su vida tiene sentido, en que comparte alegrías y sufrimientos con, al menos, una persona, con la certidumbre de haber vivido en función de valores que han orientado y regulado su existencia.

Pero hoy esa certidumbre se ha perdido o se oculta en medio de banalidades individualistas…

▶ Más allá del tu y el yo, es el valor trascendental de la verdad lo que va conformando el nosotros. Si antes se hablaba de la lucha de clases, ahora se quiere justificar la vida y aun darle un sentido, en base a antagonismos, a descalificaciones y, por tanto, a exclusiones. Pero, insisto, la base de luchar por ser coherente está en que se viva desde la fe de que hay una verdad que nos descubre la vida interior: en el interior del hombre habita la verdad, escribió san Agustín, y, en efecto, en la raíz del ser están los trascendentales del ser, a saber, la necesidad de una verdad comprehensiva, el bien, la belleza como el resplandor del ser, la convicción de que lo que no está unido desde un principio no lo estará jamás.

¿Los místicos de todas las grandes religiones coinciden en esto?

▶ Sí, pero la alegría del cristiano resi-

¿Le parece que un faro de luz, la luz al final del túnel en el que estamos metidos, es el cristianismo?

▶ A veces es la destrucción lo que ha provocado el renacimiento, lo que ha generado la conciencia de que se vivía en el error. Y esa destrucción llega cuando el mundo se ha vuelto un caos, cuando la represión se vuelve brutal y la ejercen unos cuantos que se han sentido dioses, cuando hombres y mujeres se someten porque han perdido el sentido de ser personas, cuando agotados por sus vicios han anulado la voluntad. de en la fe revelada de la Encarnación y de la Resurrección, lo que se traduce en que el amor es el principio y fundamento de su existencia, el amor que parte de un agradecimiento sin límites. Amar al otro como a uno mismo somete cualquier impulso de muerte, de uno mismo, contra los otros.

En su «Diálogo en torno a la república», Bobbio y Viroli hablan de la pérdida del temor de Dios como una de las grandes pérdidas de la sociedad moderna. ¿Estaría de acuerdo en esto?

▶ En total acuerdo. Voltaire, tan crítico del cristianismo y de las instituciones cristianas, escribió en una de sus homilías que de no haber Dios habría que inventarlo para la conservación del orden social. Aparte de que la razón lo llevaba a admitir la existencia de un ser superior, éste no era una persona con quien se pudiera dialogar. El temor de Dios surge de la conciencia que tenemos del mal, de que dañamos al otro, a la naturaleza, que lo que hacemos a los otros, algunos de entre los otros nos lo podrían revertir. Aparte, de que la falta del temor de Dios conduce a un mundo de ganadores y perdedores, un mundo despojado del espíritu de caridad; un mundo triste que lleva a los seres humanos a parasitar la tristeza que conduce a la depresión.

En su libro dice que estamos inmersos en una sociedad donde los poderosos no conocen límites. El problema, creo, es que ya casi nadie reconoce límites. Y reconocerlos es el principio de la libertad, ¿no es así?

▶ Max Weber nos hizo comprender de

cómo el temor y el amor a Dios propiciaron el espíritu de justicia y de honestidad en los emprendedores —esto ya lo había desarrollado santo Tomás en El gobierno del mundo—, especialmente entre los cristianos reformados para quienes la riqueza generada por ellos era signo de ser uno de los elegidos, lo que obligaba a una conducta honesta. En este mundo enfermo de ateísmo o indiferente a Dios, vemos cómo en esas naciones de origen protestante se ha generalizado la corrupción. Al fin que, como expresó aquel personaje de Dostoievski, «si Dios no existe todo está permitido». Una ética utilitarista, la derivada del idealismo kantiano, por ejemplo, de que no actúes respecto del otro como no quisieras que actuaran contigo no satisface a nadie porque no está fincada en el amor que todo lo cura, que es un bien en sí mismo. Si actúo bien es porque no hay de otra -si me pillan voy a la cárcel o me pueden eliminar.

El mundo como un campo de batalla…

▶ Un campo de batalla en que los más dotados procuran burlar las leyes y sentarse sobre los demás. La vida puede convertirse en una obra de arte porque somos libres, artífices de nosotros mismos, y conviene recordar el poema de Juan Ramón Jiménez dedicado al soneto, «ilimitado en la limitación de sus orillas»: aceptar las propias limitaciones es la vía para desde ellas trazar el camino a seguir que, paradójicamente, nos hace vivenciar la infinitud, la sobreabundancia del ser. Aceptar los límites es conocer lo que resta, ahí donde tenemos opciones, y una

Entonces, antaño, llegaban los bárbaros. Pero, en la sociedad global, ¿dónde están los bárbaros si todo está contaminado? Aborto, eutanasia, parejas efímeras… Vivir como si no hubiese naturaleza humana, acallar las voces interiores, anular todo llamado a comprometerse con la vida y con el amor. En suma, una triste humanidad. Tarde llega la luz al final del túnel pero aun en el vacío circundante, la fe del cristiano, de donde nace la esperanza y se resuelve en caridad, puede propiciar el renacimiento: baste recordar que fueron pocos los discípulos y que el Evangelio, cuando todo se mostraba perdido, iluminó a la humanidad con la evidencia de la Verdad que dio sentido a la más sencilla de las criaturas humanas.

¿Es usted, todavía, optimista sobre el futuro de la sociedad cristiana occidental?

▶ Muchos cristianos, acaso demasiados, han caído en el relativismo. ¿Se darán a tiempo cuenta de que el cristiano no debe temer a proclamar su Fe puesto que no mataría por ella a nadie sino que devolvería bien por mal? Él oró así: Perdónalos porque no saben lo que hacen. Y hay aun algunas comunidades cristianas que oran por todos sin hacer distinciones, que en silencio practican la caridad y viven desde el espíritu de la fraternidad. Son pocas, pero son.


ESPECIAL

EN CAMINO HACIA EL 1 DE JULIO 22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD/PÁGINA 7

TRIPAS DE FRAILE

El mensaje de los obispos de México

a los candidatos presidenciales «El sabio no dice nunca todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice» Aristóteles

B

Por Tomás de Híjar Ornelas, Pbro.

ajo la consigna de ser «una institución preocupada del pueblo de México», deseosa de promover «el diálogo y la participación ciudadana», alentar «la confianza del país en sus autoridades e instituciones a favor de la democracia» y «elevar la calidad del debate político», el pleno de la Conferencia del Episcopado de este país (CEM), recibió el pasado 12 de abril, en el marco de su CV Asamblea Plenaria, a los candidatos a la Presidencia de la República en este año electoral 2018, y al día siguiente su Presidencia emitió un mensaje especialmente dirigido quienes se había pedido hablaran cada uno de los siguiente siete temas: el respeto pleno a todos los derechos humanos, la justicia, solidaridad y participación de un «sistema económico humano, que trabaje en la reducción de la pobreza y la desigualdad social; capaz de impulsar a todos a través del empleo digno y la promoción humana», en el marco de «un estado de Derecho fuerte, justo, promotor y defensor de la dignidad humana», abierto a «la transparencia y la rendición de cuentas, que disminuya drásticamente la impunidad y la corrupción», al «fortalecimiento y las condiciones de vida digna para las familias», a la «educación de calidad« que promueva «una cultura solidaria» y a «la protección al medio ambiente». Luego de escucharlos, la Presidencia de la CEM, publicó un mensaje en el que sustancialmente pidió a los candidatos respeto integral a la libertad de conciencia y la libertad de religión, «lo que implica una relación de colaboración positiva entre las Iglesias y el Estado, enmarcada dentro de la llamada laicidad positiva»; «abatimiento de la pobreza, la generación de oportunidades para todos, el acceso a los servicios elementales, así como la promoción de los más desfavorecidos -entre ellos, muchas mujeres y hermanos indígenas»; «empleos, pero con calidad, promotores de la persona y capaces de ofrecer un salario decoroso»; un orden social que extirpe «la impunidad, la corrupción, la inseguridad, la violencia, la cultura de la muerte», insistiendo en que «nuestro desafío no sólo es legal, sino principalmente cultural». «Estamos llamados a cultivar la vida, a cuidarla y protegerla para todo ser humano», especialmente en las «periferias existenciales» y un sistema educativo que reconozca a los padres de familia su carácter de «principales responsables de la educación de sus hijos», en el que inspirándose en el modelo propuesto por el

Papa Francisco, se reconfigure un pacto educativo «de alta calidad humana y profesional» junto con «las aptitudes y valores trascendentes de la vida» cultivados «a través del arte, el deporte, el escultismo, la cultura, el sano esparcimiento y la vida en común», sin descuidar el «entorno natural y cultural que respiramos y compartimos». Concluye el mensaje pidiendo a los candidatos campañas interesantes y útiles que sean «ricas en ideas, y no en el dispendio excesivo de recursos económicos» y a no «crear mundos ilusorios, que quizá con el tiempo, puedan generar mayor frustración social».

Que hoy estos encuentros no ya cupulares sino de encuentro y diálogo sean posibles, es algo que inquieta mucho al Papa Francisco, empeñado desde el inicio de su servicio en definir el estatuto teológico de las conferencias episcopales «como sujetos de atribuciones concretas, incluyendo también alguna auténtica autoridad doctrinal», toda vez que «una excesiva centralización, más que ayudar, complica la vida de la Iglesia y su dinámica misionera», según lo expuso hace unos días el consejo cardenalicio C9.

HOY COMO AYER Consagración de las familias mexicanas al Sagrado Corazón de Jesús Santísimo Amor de Jesús, te consagramos nuestros corazones, nuestras vidas, y nuestras familias. Conocemos que el ejemplo bello de tu hogar en Nazaret fue un modelo para cada una de nuestras familias. Esperamos obtener con tu ayuda, la unión y el amor fuerte y perdurable que recibiste. ► Que nuestro hogar se llene de gozo.

► Que el afecto sincero, la paciencia, la tolerancia y el respeto mutuo, estén siempre

presentes.

► Que nuestras oraciones incluyan las necesidades de los otros, no sólo las nuestras. ► Que siempre estemos cerca de los Sacramentos.

► Que la paz esté con nosotros, y cuando vengan las dificultades danos consuelo y

esperanza.

► Bendice a todos los que aquí habitamos y también a los difuntos.

► Mantén nuestras familias cerca de tu Amor y que tu protección esté siempre con nosotros.

Amén Tomado de la web católica de javier

DECÁLOGO DEL POPULISMO ► 1º El populismo exalta al

líder carismático. No hay populismo sin la figura del hombre providencial que resolverá, de una buena vez y para siempre, los problemas del pueblo. ► 2º El populista no solo usa y abusa de la palabra, se apodera de ella. La palabra es el vehículo específico de su carisma. ► 3º El populismo fabrica la verdad. Los populistas llevan hasta sus últimas consecuencias el proverbio latino «voz del pueblo, voz de Dios». ► 4º El populista, en su variante latinoamericana, utiliza a discreción los fondos públicos. No tiene paciencia con las sutilezas de la economía y las finanzas.

► 5º El populista, otra

vez en su vertiente latinoamericana, reparte directamente las riquezas. Lo cual no es criticable en sí mismo (…), pero el líder populista no reparte gratis, focaliza su ayuda, la cobra en obediencia. ► 6º El populista alienta la lucha de clases. «Las revoluciones en las democracias –explica Aristóteles citando ‘multitud de casos’— son causadas por la intemperancia de los demagogos». ► 7º El populista moviliza, permanentemente, a los grupos sociales. El populista apela, organiza, enardece a las masas.

► 8º El populismo fustiga

por sistema «al enemigo exterior». … el régimen populista (más nacionalista que patriota) requiere derivar la atención interna hacia el adversario de fuera. ► 9º El populismo desprecia el orden legal. … una vez en el poder (como Chávez) el caudillo tiende a apoderarse del Congreso e inducir «la justicia directa» ► 10º El populismo mina, domina, y en último término domestica o cancela las instituciones y libertades de la democracia. El populismo abomina de los límites a su poder; los considera aristocráticos, oligárquicos, contrarios a la «voluntad popular».

(Tomado de El pueblo soy yo de Enrique Krauze. Debate, 2018, páginas 119 a 123)

LIBRO DE LA SEMANA

DOCAT (MÉXICO)

¿QUÉ HACER? Un extraordinario texto que combina doctrina social de la Iglesia con la realidad actual y, sobre todo, con la obligación de los católicos de transformarla. Inspirador el prólogo del Papa Francisco: «¡Queridos jóvenes amigos: solo la conversión del corazón puede hacer más humana nuestra tierra, tan llena de terror y de violencia…!» Partiendo de la afirmación de que «un

cristiano, si no es revolucionario en este tiempo, ¡no es cristiano!» (del propio Papa Francisco), los cardenales Christophe Schönborn y Reinhard Marx han coordinado un estupendo «manual de estilo» para los jóvenes y los adultos que, hoy mismo, se toman en serio su papel como católicos en la vida pública. Docat viene de Do-hacer y Cat-Catecismo. Es decir, el catecismo de la acción inspirado en los grandes principios del cristianismo. DOCAT (México). ¿Qué hacer? La Doctrina Social de la Iglesia. Ediciones DABAREncuentro. Madrid, 2016.


en

El Observador

PÁGINA 8 EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD

22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

El peligro real para los niños hoy es la psicología Un artículo en una revista americana denuncia la utilización de psicólogos y especialistas para aumentar los beneficios de las empresas tecnológicas POR CALAH ALEXANDER

U

n día, Charlotte se sentó a mi lado en el sofá y puso la cabeza en mi hombro. «Mamá», empezó a decir dulcemente, «cuando sea adolescente, ¿de verdad que tendré mi celular?». Desde el otro lado de la casa, su hermana de 12 años, con oídos de águila, gritó: «¡NUNCA! Yo no tengo celular, Charlotte. Nosotros nunca tendremos celulares, aunque todos nuestros amigos los tengan, porque mamá es muuuuy rigurosa». Charlotte giró la cabeza hacia mí, con sus grandes ojos azules llenos de lágrimas de cocodrilo. «¿Es verdad eso, mamá?». «¡Sí! Sí. No tendrás un celular hasta que vayas a la universidad, y puede que ni entonces», respondí inequívocamente. Intenté que no se me notara que estaba contenta, pero no sé si lo conseguí.

No sólo estoy contenta con mi absoluta prohibición de teléfonos celulares para mis hijos. Estoy muy satisfecha porque sé que los teléfonos celulares – y el mundo de las redes sociales que éstos abren a los niños– son la amenaza más destructiva que los niños afrontan actualmente, y estoy decidida a proteger a mis hijos lo máximo posible. La mayoría de los padres no entiende la extensión de la amenaza y, como resultado, suelen sentirse culpables cuando sus hijos son tragados por la arena movida de la tecnología.

Medium publicó recientemente un artículo que explica exactamente por qué las redes sociales y los videojuegos están provocando tanta confusión en los niños y cómo se usa la psicología como arma contra ellos. Lo que ninguno de esos padres entiende es que la obsesión de sus hijos y adolescentes por la tecnología es la consecuencia previsible de una fusión prácticamente irreconocible entre la industria tecnológica y la psicología. Esa alianza combina la inmensa riqueza de la industria de la tecnología de consumo con la más sofisticada investigación psicológica, haciendo posible el desarrollo de redes sociales, videojuegos y teléfonos con poder semejante al de las drogas para seducir a usuarios sin madurez. Escondidos tras las pantallas y celulares de sus hijos, hay una infinidad de psicólogos, neurocientíficos y especialistas en ciencias sociales que usan su conocimiento sobre vulnerabilidades psicológicas para crear productos que

capten la atención de los niños en pro del lucro de la industria.

La psicología, por lo tanto– una disciplina que asociamos con la curación –, está siendo usada muchas veces ahora como un arma contra los niños. El artículo es largo, pero fascinante, pues profundiza en la evolución de la tecnología persuasiva, una idea imaginada y perfeccionada por un psicólogo. El objetivo descarado de la tecnología persuasiva es alterar la manera como los humanos piensan y se comportan, y las empresas de tecnología adopta-

ron esa tecnología para impulsar las ventas y dominar el mercado… a costa de que los niños sean literalmente reprogramados.

Dudo mucho que alguno de los líderes tecnológicos esté intentando destruir la vida de la próxima generación. En realidad, creo que muchos de los principales ejecutivos de las tecnológicas realmente creen aumentar la conectividad humana. Pero, jugando con el fuego de la tecnología persuasiva, están quemando a muchos niños. Confío en que la próxima década verá una restricción gradual

de la libertad de Syllicon Valley de emplear técnicas psicológicas para cambiar el comportamiento del usuario para beneficiar el lucro de una empresa, especialmente en la medida en que más y más padres despierten a los efectos perjudiciales que los smartphones y videojuegos están causando en sus hijos.

Respecto a esto, protegeré a mis hijos de la mejor manera que sé – siendo la madre menos condescendiente y más severa de todos los tiempos y no dejando nunca que tengan celulares. Probablemente me lo agradecerán después. Y aunque eso no pase, duermo sabiendo que mis hijos pasan el día atormentándose unos a otros en la vida real, en vez de ser atormentados en una realidad virtual.


22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

SER JOVEN

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD/PÁGINA 9

Un lugar en silencio SINOPSIS

Es el año 2020 y el mundo ha sucumbido a un ataque alienígena que obliga a la gente a una severa adaptación para sobrevivir, pues las criaturas extraterrestres cazan a través del sonido y las más mínima presencia de ruido supone un peligro mortal para cualquiera. A un año de la invasión, entre los humanos sobrevivientes, se encuentra la familia Abott, encabezada por Lee y Evelyn, quien está a punto de dar a luz; ellos, junto con sus hijos Regan y Marcus, han llevado a cabo una quieta y tranquila vida en el campo; sin embargo, el mayor desafío está por llegar pues el parto de Evelyn será uno ruidoso, poniendo en peligro su vida y la de toda la familia. Todos tendrán que demostrar astucia y un frente unido para sobrevivir.

FICHA TÉCNICA TÍTULO ORIGINAL: A Quiet Place TÍTULO EN ESPAÑOL: Un lugar en silencio DIRECTOR: John Krasinski ACTORES: Emily Blunt, John Krasinski, Noah Jupe, Millicent Simmonds. PAÍS: Estados Unidos AÑO: 2018 CLASIFICACIÓN: B DURACIÓN: 95 minutos GÉNERO: Terror reflexivo

DENSIDAD DE CONTENIDOS LENGUAJE OFENSIVO: BAJO VIOLENCIA: ALTO SEXUALIDAD O DESNUDOS:BAJO VICIOS Y ADICCIONES: BAJO

En un contexto fantástico hay presencia de momentos de tensión recurrentes, enfrentamientos y muertes sugeridas. Se refuerza el valor del amor y la familia.

GRANDES FRASES

La libertad asusta cuando se ha perdido la costumbre de utilizarla.

ROBERT SCHUMAN

POLÍTICO FRANCÉS


22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

SER JOVEN

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD/PÁGINA 10

¿ERES UN WORKAHOLIC? El mundo globalizado nos ha hecho más competitivos, nos exige éxito, poder y fortuna. Los medios de comunicación precisan su rol bombardeando con mensajes de consumo, fiestas, estilos, modas Por: Mary Velázquez Dorantes Twitter: @mary_dts

L

a sociedad exige cada día gente productiva, eficaz, con sinergía. Los estándares de vida son exigentes y aspiracionales. Para alcanzar todos estos «retos» de la vida moderna, sólo hay una opción: volverse adictos al trabajo, o lo que se conoce como Workaholic, aquellas personas que aspiran a grandes estilos de vida y con grandes deseos de superación. Se trata de un nuevo síndrome que desgasta a los profesionales, dado que buscan decir sí a todas las oportunidades laborales que se presentan; no obstante, viene revestido de estrés, caos, desorden en la personalidad, deficiencias en la salud física y emocional. La adicción al trabajo está motivada por la cantidad monetaria a la que busca acceder, se evita omitir problemas cotidianos y suplantarlos con excesos de trabajo, en la medida que se tiene mayor oportunidad laboral, más éxito social se proyecta. Su centro de vida se encuentra en el trabajo; los días y las noches se vuelven muy cortas para quienes aceptan proyectos laborales; la vida, lejos de estar en armonía, es ajetreada y las relaciones sociales van bajando debido a las rachas de ocupación laboral.

SÍNTOMAS COMUNES

Seguramente tienes más de dos redes sociales activas, tienes sueños y metas materiales, has invertido en tu profe-

EL PREMIO A LA PRODUCCIÓN ► La gente adicta al trabajo está

sufriendo. En México la mitad de los casos de quien padece una adicción al trabajo, se consideran infelices. ► Trabajar más de 12 horas al día aumenta en un 37% la posibilidad de padecer alguna enfermedad. ► El trabajo excesivo origina conflictos dentro y fuera de la empresa. ► La creatividad y la capacidad de decisiones se va afectando. sión y seguramente estás formándote en habilidades de competencia: En realidad, estas acciones no se convierten en un peligro sino hasta que se abusa de ellas. Cuando el profesional encuentra nichos de oportunidad de desempeño y se concentra tanto que lo convierte en obsesión, entonces estás frente a una adicción al trabajo. En nuestro país el 13% de sus profesionales se considera un adicto al trabajo, el 35% de ellos trabaja más de 60 horas a la semana y 8 de cada 10 contesta llamadas laborales en sus períodos de descanso. Los síntomas más comunes de un Workaholic son la ansiedad e irritabi-

► El trabajador obsesivo recibe un

premio a la productividad pero se encuentra muy lejos de la felicidad y la autorealización ► 65% de Workaholic lleva trabajo a casa. ► 63% odia la idea de ser considerado un empleado promedio. ► 76% de las personas obsesivas con su trabajo considera que es esencial tener una posición que sea respetada. lidad. Ya no se disfruta del quehacer laboral sino que se padece, mientras que la salud, el bienestar y la estabilidad van desaparecido, las ganancias monetarias incrementan, pero las perdidas emociones y el desequilibrio también se hacen presentes. El factor comú n de una persona adicta a su trabajo es el nerviosismo. El hecho de tratar de rendir al máximo está ligado a períodos intensos de estrés, mientras que la noción de esfuerzo tiene un grave conflicto frente al cansancio natural de la persona. Otro de los rasgos de peligro es el desinterés por otras actividades que no tenga relación directa con el ambien-

te de trabajo, el día y la noche se vuelven una frente a necesidades olvidadas tales como la interacción social, las relaciones familiares, el deporte e incluso el ocio y el entretenimiento.

FOCOS DE ALARMA

Detrás de una sociedad productiva existe mucha insatisfacción personal. El sobrepeso y la obesidad son rasgos característicos de las personas cuya vida gira en torno al trabajo. La empresa y la actividad laboral es la principal vía de escape para evitar preguntarse: ¿quién soy? La falta de control y dependencia sume a las personas en un profundo abismo; sus diálogos interpersonales son sustituidos por actividades que son remuneradas, pero lamentablemente no están siendo significativas. La adicción al trabajo está afectando a los varones entre 35 y 40 años de edad. Sus perfiles oscilan en ser profesionales libres o de mandos intermedios; entre ellos se encuentran ejecutivos, médicos, periodistas, abogados y figuras políticas. La tecnología colabora de manera intensa con el fenómeno. Las redes sociales exigen perfiles más exitosos y triunfadores, los profesionales buscan ser centros de atención y el insomnio es un síntoma muy presente; la falta de tiempo libre, las mentiras en los entornos sociales, las excusas para evitar los descansos están produciendo una sociedad Workaholic.


22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

SER JOVEN

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD/PÁGINA 11

MARCHA PASOS POR LA VIDA

Exigirán a candidatos su postura ante el aborto Fernanda del Villar, directora de la Marcha Pasos por la Vida, compartió con El Observador un poco de su testimonio y los detalles de la próxima marcha a realizarse el 28 de abril en la Ciudad de México

PASOS POR LA VIDA

► La primera marcha comenzó

en el año 2012 con 200 participantes. En el 2017 se contó con la participación de 13 mil personas y 2 mil 345 voluntarios.

► En las marchas participan

F

Por Chucho Picón

ernanda del Villar, directora de Pasos por la Vida, es hija de una mujer valiente que a los 19 años dijo sí a la vida a pesar de las presiones sociales. Su madre salió adelante sola, mientras estudiaba la carrera de medicina. Al conocer su historia, Fernanda se involucró en la causa pro vida y hoy tiene oportunidad de estar al frente de una.

«Ella dijo sí a la vida, ella terminó su carrera y también una maestría. Se mantuvo firme en su decisión y ahora las dos somos muy felices. Ella me ha enseñado que vivir vale la pena»

Fer, como le dicen de cariño sus amigos y compañeros, recuerda con alegría como fue involucrándose en la «Marcha Pasos por la Vida» y cómo poco a poco fue adquiriendo más compromisos y responsabilidades dentro de la logística y organización. Hoy, a sus 22 años de edad, originaria de Puebla y estudiando los últimos semestres de la carrera de Pedagogía en la UP, tiene la responsabilidad de la dirección a nivel nacional de la Marcha Pasos por la Vida y el reto de duplicar en esta séptima marcha el numero de los participantes y asistentes, pero más que eso, ella comenta que lo más importante es formar conciencia en la sociedad sobre el valor y la importancia de la vida. «En este año electoral buscamos la unidad de todos los que están a favor de la vida y en contra del aborto. Queremos que todos ellos participen; queremos también exigirle a todos los candidatos que se definan y declaren su postura ante

el aborto: a favor de la vida o en contra del aborto, y que expliquen cuáles serán sus acciones concretas para defender la vida. Queremos que se comprometan con el derecho a la vida. Convocamos a todos los candidatos para que participen en la Marcha Pasos por la Vida y que juntos defendamos la vida».

Fernanda explica que este año electoral estarán siguiendo de cerca las propuestas y los compromisos pro vida de los políticos para que los lleven a cabo o exigirles en caso de que no cumplan. «Tendremos grandes sorpresas este año. La cita es el 28 de abril en el Monumento a la Revolución en la Ciudad de México a las 10 de la mañana».

hombres y mujeres de diferentes credos, políticos y legisladores, además de personalidades del espectáculo.

► 176 mil 355 abortos se

han practicado en la Ciudad de México desde su despenalización.

PARA SABER MÁS ► Pagina Web:

pasosxlavida.org.mx ► Redes Sociales:

Facebook, twitter e instagram: PasosXlavida


22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

SER JOVEN

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD/PÁGINA 12

¿Y si hacemos una lista de propósitos para Pascua? Así como cada inicio de año se hacen propósitos para mejorar aspectos personales, familiares o profesionales, también la Pascua es una oportunidad para ofrecer a Cristo Resucitado una mejor versión de nosotros mismos en las mismas áreas. Aquí una lista de diez cosas hermosas que podremos hacer en este tiempo pascual, o en lo que resta del año

1

APRENDAMOS A ACEPTARNOS. DIOS NO COMETE ERRORES

Nadie es perfecto. Dios nos creó así, con virtudes y defectos. Y para superar los defectos, tenemos que admitir que los tenemos y hacer lo posible por superarlos, sabiendo que solo Dios nos puede ayudar a superarlos para llegar a ser nuestra mejor versión.

ANTES DE CRITICAR O CORREGIR, ESCUCHEMOS AL PRÓJIMO CON CARIDAD

2

Muchas veces nos dejamos llevar por «dimes y diretes» que hacen daño a nuestro prójimo. Si sabemos de alguien que está angustiado, o pasando por un momento difícil, seamos el oído atento y el corazón comprensivo que necesitan.

¡SEAMOS COMPASIVOS! ANTES DE CRITICAR LOS ERRORES DE LOS DEMÁS CORREGIREMOS LOS NUESTROS

3

¿Estamos constantemente criticando u observando a quienes se equivocan? ¿Qué tal si en lugar de mirar tanto para afuera vemos qué podemos mejorar durante este tiempo pascual? Hay muchas cosas en las que podemos crecer, especialmente en la paciencia con los errores del prójimo.

CUIDEMOS NUESTRO CUERPO. INICIEMOS ALGUNA ACTIVIDAD FÍSICA

4

Si tenemos un poco desatendido el cuerpo, ¡Cristo resucitó en Cuerpo y Alma! Y tenemos que cuidar a nuestro cuerpo, para que dé todo lo que tiene

que dar en el servicio de los demás. Iniciar en esta época una actividad física que me lleve a cuidar el don de Dios de mi cuerpo.

¡VERDADERAMENTE RESUCITÓ! HAGAMOS RESUCITAR UNA AMISTAD OLVIDADA

5

¿Hace mucho que no sabemos de algún amigo? ¿La vida nos separó y no sabemos dónde está? ¡Aprovechemos la Pascua para llamarlo y quedemos a vernos durante la semana! ¡Hagamos resucitar la antigua amistad!

¡EL MURIÓ POR NOSOTROS! COMPROMETÁMONOS EN UN APOSTOLADO POR LOS DEMÁS

6

Ofrezcamos nuestra ayuda a alguien que lo necesite, a alguien que esté abandonado o solo. Vayamos a las plazas a buscar a los que pasan solos la Pascua, y llevémosle comida o un regalo.

7

CUESTIONEMOS LA VOCACIÓN

¿Me animaré a hacer un retiro vocacional? ¿Ya sé claramente qué es lo que Dios espera de mí? El Plan de Dios es perfecto y quiere mi felicidad. ¿Por qué no ofrecerme a cumplir los sueños de Dios para mi vida?

¡PERDONEMOS DE VERDAD! RECONCILIEMONOS CON ALGUIEN QUE NOS HAYA HERIDO

8

Es cierto, esa persona nos hirió y me cuesta mucho perdonarla. Puedo ofrecer ese dolor enorme para «completar en mí lo que falta a la Pasión de Jesús». ¿Somos capaces de perdonar de corazón y para siempre la ofensa que nos hicieron?

La Pascua de Resurrección es una oportunidad hermosa para dejar atrás las heridas del pasado.

EXPLOREMOS NUESTROS TALENTOS PARA EL SERVICIO DE LOS DEMÁS

9

¿Cuáles de nuestros talentos tenemos ocultos? ¿Podemos ponerlos al servicio de los demás? Comencemos en este tiempo pascual a donarnos a los demás. Nuestro Señor resucitado va a multiplicar nuestros talentos para ayudar.

¡CELEBREMOS LA VIDA! 10 TODA VIDA, LA QUE COMIENZA

Y LA QUE SE ACERCA A SU FIN

¿Sabemos de alguien que está hospitalizado? ¡Vamos a visitarlo! Alegremos con nuestra presencia a los que están afligidos por la enfermedad. Y celebremos la vida de los recién nacidos. Con información de CatholicLink


en

El Observador

PÁGINA 13 EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD

22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

Cuando las almas del Purgatorio vuelven de entre los muertos Sí, a veces lo hacen. ¿Deberíamos estar aterrorizados o agradecidos? POR SUSAN WILLS

A

l día de hoy no oímos hablar mucho del Purgatorio, y es una pena porque la mayor parte de nosotros tendrá mucha suerte si va allí en lugar de acabar directamente en el Infierno. Y en el caso de que alguno se lamente del hecho de que Dios es malo o moralista porque manda a la gente al Infierno, debería recordar que depende completamente de nosotros, habiendo usado el don del libre albedrío para decir a Dios «No».

¡Qué (terrible pero maravilloso) don sería si una noche nos despertara la presencia de un familiar o un amigo difunto que nos pide oraciones y sacrificios, y celebrar misas para salir del Purgatorio! Y sobre todo si esa alma sufriente dejara un signo permanente de manera que –a la luz del día y para siempre desde ese momento– pudiéramos saber que esta visita no fue una pesadilla provocada por el vino o por comer algo extraño en la cena. En la parábola de Jesús del hombre rico y de Lázaro (Lc 16:19-31), el rico epulón desde el Infierno reza al padre Abraham para que envíe «a alguien entre los muertos» para decir a sus hermanos que se arrepientan. Abraham replica: «Si no escuchan a Moisés y los Profetas, tampoco harán caso de uno que resucite de entre los muertos». La referencia, obviamente, era a la resurrección de Jesús, pero, en su gran misericordia, el Señor

ha mandado a muchos emisarios de entre los muertos a los vivos, y estos han dejado numerosas pruebas detrás. Por «pruebas» no me refiero a los testimonios escritos de santos sobre el Purgatorio o el Infierno – de santos Margarita María Alacoque, Gertrudis, Brígida de Suecia, Juan María Vianney, María Faustina, Catalina de Siena, Catalina de Génova y otros, y de videntes como los niños de Fátima o Kibeho o Medjugorje. Las pruebas concretas reales están recogidas en una pequeña habitación fuera de la sacristía de una iglesia de Roma, el Sacro Cuore di Gesù in Prati (llamada también Sacro Cuore del Suffragio). Esta iglesia neogótica, terminada en 1917, está en las orillas del Tíber, a diez minutos de la plaza de San Pedro. Es única porque es la única iglesia de estilo gótico de Roma y porque acoge el Pequeño Museo del Purgatorio. La misión de la Orden del Sagrado Corazón, fundada en 1854 en Francia, era rezar y ofrecer misas por el descanso de las almas del Purgatorio. Su capilla en Roma, dedicada a Nuestra Señora del Rosario, fue destruida por un incendio el 15 de septiembre de 1897. Después del incendio, el sacerdote al que se había confiado la capilla, padre Victor Jouët,

se quedó sin palabras viendo la imagen de un rostro sufriente de la que parecía un alma del Purgatorio en uno de los muros quemados. Pío X le permitió viajar por toda Europa recogiendo reliquias que atestiguaran las visitas de las almas del Purgatorio.

Una reliquia en el museo muestra una sección de madera de un escritorio perteneciente a la venerable madre Isabella Fornari, abadesa del Monasterio de las Clarisas Pobres de San Francisco en Todi. Madre Isabella fue visitada por el abad precedente, el difunto padre Panzini, de la orden de los Benedictinos Olivetanos en Mantua el 1 de noviembre de 1731. Para mostrarle que estaba sufriendo en el Purgatorio, el abad puso la mano izquierda «llameante» en el escritorio, dejando una huella quemada, y grabó

una cruz sobre la madera con su índice ardiente. Posó también la mano sobre la manda del hábito de la abadesa, quemando el tejido y llegando hasta el brazo hasta el punto de hacerlo sangrar. La abadesa refirió lo sucedido a su confesor, el sacerdote de la Santa Cruz Isidoro Gazata, quien le pidió que cortara las partes del hábito y donara el pequeño escritorio. Quedó claro que todo tenía origen sobrenatural. En 1815 Marguerite Demmerlé, que vivía en la diócesis francesa de Metz, fue visitada por un alma que se identificó como su suegra, muerta de parto treinta años antes, y le pidió que fuera en peregrinación al santuario de Nuestra Señora de Mariental y que celebrara dos misas por ella. Marguerite le pidió un signo, y el alma puso su mano en el libro que Marguerite estaba leyendo –La imitación de Cristo-, dejando la huella en la página abierta. La suegra volvió a aparecerse después de la peregrinación y de las misas para darle las gracias y decirle que había sido liberada del Purgatorio. En 1875 Luisa Le Sénèchal, muerta dos años antes, se apareció a su marido Luis en su casa de Ducey, en Francia. Pidiendo sus oraciones, dejó signos quemados de sus cinco dedos sobre

el gorro de dormir como prueba concreta para su hija de la petición de decir misas por el descanso de su alma. En el Pequeño Museo del Purgatorio se puede ver una docena de objetos de este tipo. Estos ejemplos no tienen intención de aterrorizar, y se pueden encontrar muchos más en los libros escritos por el jesuita francés del siglo XIX, padre F.X. Schouppe, por ejemplo en Purgatorio explicado. El jesuita escribía: «Dándonos una advertencia de este tipo, Dios nos muestra una gran misericordia. Nos exhorta del modo más eficaz a asistir a las pobres almas sufrientes y a estar atentos en lo que respecta a nosotros». Aunque la Iglesia no afirma conocer la naturaleza del sufrimiento de las almas del Purgatorio, los comentarios del papa emérito Benedicto XVI y los escritos de Santa Catalina de Génova (1447-1510), sobre todo su Tratado del Purgatorio, son instructivos. La Santa describió el Purgatorio no como un lugar envuelto en llamas, sino más bien como un estado en el que las almas experimentan el tormento de las llamas interiores reconociendo su pecaminosidad frente a la perfección de la santidad de Dios y a Su amor por ellos.


en

El Observador

PÁGINA 14 EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD

22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

Nueve motivos que alejan a la gente de la Iglesia Un sacerdote alemán se toma un tiempo de reflexión en un monasterio y publica un libro que se convierte en best-seller en Alemania

E

l padre Thomas Frings fue párroco de la ciudad de Münster, Alemania. Y ahora ha decidido dejar la parroquia y tomar un tiempo de reflexión en un monasterio, desanimado por lo que él considera el «esfuerzo inútil» de una «pastoral esclerótica e inadecuada». El padre Thomas escribió el libro Così non posso più fare il parroco (Entonces ya no puedo ser párroco), para sus fieles; es una lista de cosas que no funcionan en la Iglesia alemana, pero que pueden referirse a cualquier otra iglesia del mundo. Problemáticas que alejan a la gente y debilitan a la Iglesia. Son estas:

1) El error de desacralizar las iglesias El sacerdote cree que es un gran error desacralizar, a menudo con gran facilidad, lugares de culto históricos a los que la comunidad, o una parte de ella, se siente vinculada. «Aunque sea como signos de orientación y lugares de la memoria, no hay que minusvalorar las iglesias en la ciudad y en el campo –advierte el padre Thomas en su libro–; por ejemplo, en la isla de Mull, en Escocia, hay una aldea de pescadores encantadora y variopinta con tres iglesias. La primera se ha transformado en un restaurante fish-and-chips, la segunda en un supermercado que vende pizza para llevar y papel higiénico. Sólo la tercera sigue siendo una casa de Dios, aunque está cerrada de lunes a sábado».

2) Pocas vocaciones, mucha confusión Según Thomas Frings, una de las figuras que más desconfianza genera, en las últimas décadas, es la del seminarista. Ser sacerdote parece una em-

POR GELSOMINO DEL GUERCIO para que empiecen a vivir una nueva vida cristiana, quizás después de un periodo de «alejamiento» espiritual. Una ocasión que a menudo «queman» los propios sacerdotes. Porque a los novios no se les da a «conocer» a fondo el valor de lo que van a celebrar. Para hacer esto hay que comprender la historia de los que van a celebrar el sacramento.

8) Mal ejemplo

presa complicada, casi titánica. Sea por los vínculos tan duros, como el celibato y la promesa de obediencia, sea porque no es fácil definir el propio futuro en un contexto que se vacía de sacerdotes y de fe. «En 1980 –dice el sacerdote – empecé a estudiar teología, y en Münster éramos cuarenta seminaristas ese semestre. Éramos sólo la mitad respecto a veinticinco años antes, pero las perspectivas seguían siendo buenas: tres puestos de capellán durante cuatro años, después párroco. En las estructuras de entonces, era algo asumible. Quien empieza hoy a estudiar teología, probablemente ya no encontrará la estructura actual, y la nueva tendrá duración limitada».

3) Basta de discusiones estériles en los consejos parroquiales Otro error que hace poco atractiva a la Iglesia son las discusiones que a menudo se repiten en los organismos parroquiales. «¿Qué impresión tendría un no creyente o una persona de otra religión si participase en las discusiones de los consejos parroquiales, en los que se negocian los lugares y horarios de nuestras celebraciones? Cuan-

do se regatea una media hora antes o después, cuando se antepone el trabajo en el jardín, la transmisión deportiva, dormir hasta hartarse, tiempo libre, costumbres y comidas, antes que hablar del significado de la celebración de la muerte y resurrección de Jesús».

4) Cambiar, sí, pero sin herir sentimientos Una reflexión que el sacerdote alemán repite a menudo en su libro es que hoy a muchos sacerdotes les cuesta comprender el contexto en que se encuentran, y la distancia con sus fieles aumenta. «A veces participo en celebraciones litúrgicas al final de las cuales me pregunto si seguiría yendo a esa iglesia – observa el padre Thomas -. Al final de la misa me siento verdaderamente ‘despedido’ en el sentido literal de la palabra. A veces, aunque sea como fiel, salgo de la celebración eucarística y no sé si debería sentirme enfadado, triste o incluso afectado. No siempre esto depende del celebrante o de la homilía; a menudo depende del cuadro en su conjunto». Si, por ejemplo, se quieren cambiar costumbres y tradiciones, antes de hacerlo hay que tener en cuenta la sensibilidad de los fieles.

5) La promesa bautismal no mantenida «Prometemos educar a nuestro hijo en la fe». Quien haya participado una sola vez en un bautizo conoce esta frase. Y muchos la han pronunciando personalmente, de forma más o menos consciente. Hoy la crisis de la fe, sobre todo en los más jóvenes, depende mucho de la lejanía de las familias, que han arrinconado la promesa hecha en el bautismo. Dejar al hijo privado de educación cristiana animada por valores sanos es una de las plagas desencadenadas por la laicización de la sociedad.

6) ¿Primera Comunión? ¡Un show! Sobre los problemas de la ceremonia de la Primera Comunión, el padre Thomas pega duro. Hoy es cada vez más difícil transmitir a los niños la importancia del primer «encuentro» con el cuerpo de Cristo. Si además ese día se convierte para la familia en una carrera para darle al niño todos sus deseos, es imposible.

7) ¡Ayuda y comprensión a los esposos! La boda puede ser el momento para que los novios vuelvan a encontrar la fe. Y

El mal ejemplo que los responsables de las instituciones dan en el tema de la forma de vivir, de la ostentación, no puede sino alejar a la gente de la Iglesia. Y esto pasa también hoy. Escribe el padre Thomas: «Antes de administrar el sacramento de la Confirmación, un obispo quiso dialogar en tono amistoso y con buena intención con los confirmandos. Les animó a preguntarle con sencillez todo lo que querrían preguntarle a un obispo. No había forma de que hablaran, y él dijo: ‘Soy uno de ustedes, pueden preguntarme todo’. Entonces, uno de ellos respondió: ‘Señor obispo, mientras vista así y venga en ese automóvil con chofer, usted no es uno de nosotros’”.

9) Un verdadero «centro de servicios» para los fieles, y para los demás «Si veo a la iglesia como algo que tengo enfrente, entonces puedo desear algo de ella, exactamente como el cliente en el restaurante, ¡donde es el rey!», explica el sacerdote alemán. «Se puede objetar que en la Iglesia se habla con amor a las personas y que éstas no pueden venir con exigencias –concluye el padre Thomas–. Efectivamente, esto no debería suceder nunca en lo relativo a los sacramentos, pero entre los dos extremos, de la petición y de la exigencia, hay un camino largo, y quienes se acercan deberían ser bienvenidos».


ACTUALIDAD

22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

El Observador de la actualidad/página 15

Para ver un cambio

debemos participar en las elecciones Las elecciones presidenciales están cerca y monseñor Alfonso Miranda, secretario del Episcopado Mexicano, hace una lectura sobre aquello que deben atender los candidatos, sobre la resquebrajada relación México-Estados Unidos que afecta a los migrantes y la importancia del voto Por Ana Paula Morales @apmorales4

¿Cuáles son los problemas del país que los candidatos deben considerar?

Una nación en la cual respeten los derechos humanos, un México más justo, solidario y participativo donde se trabaje la reducción de la pobreza y la desigualdad social, la transparencia y rendición de cuentas, que disminuya la impunidad y corrupción, el fortalecimiento y las condiciones de vida digna para las familias, educación.

¿Cómo ve la relación MéxicoEstados Unidos sobre la migración, el muro, etcétera?

DIRECTORIO

La Iglesia católica, en fidelidad a la fe en Jesucristo, no puede pasar de largo ante el sufrimiento de nuestros hermanos migrantes que buscan mejores condiciones de vida al cruzar la frontera para trabajar y contribuir al bien común no sólo de sus familias sino del país hermano que los recibe. Si ha habido una lección histórica que todos como sociedad hemos aprendido tras los conflictos mundiales vividos durante el siglo XX es que lo legal requiere de ser legítimo; es que la dignidad inalienable de la persona humana es la verdadera fuente del derecho; es que el dolor de los más vulnerables debe ser entendido como norma suprema y criterio fundamental para el desarrollo de los pueblos y la construcción de un futuro con paz. Ese es el origen profundo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Ese es el fundamento universal de una convivencia fraterna entre las naciones. Los gobiernos mexicanos del pasado y del presente tienen una grave responsabilidad al no haber creado las oportunidades suficientes de de-

sarrollo para nuestro pueblo pobre y marginado. Por eso, nuestra incipiente democracia tiene un enorme reto en el futuro próximo: escoger a quienes deben de realizar de manera honesta, sin corrupción e impunidad, un cambio histórico que ayude a que el pueblo de México realmente sea el protagonista de su desarrollo, con paz, justicia y respeto irrestricto a los derechos humanos. Un camino que implica, también, no cerrarse sino abrirse a la dinámica del nuevo mundo global, cada vez más interdependiente y necesitado de solidaridad y cooperación. Sólo hay futuro en la promoción y defensa de la igual dignidad y de la igual libertad entre los seres humanos. La frontera entre México y Estados Unidos «no es una zona de guerra», como han dicho recientemente nuestros hermanos obispos de los Estados Unidos. Al contrario, esta zona está llamada a ser ejemplo de

El Observador de la actualidad

DIRECCIÓN GENERAL: Jaime Septién Crespo, DIRECCIÓN GENERAL ADJUNTA: Maité Urquiza Guzzy, PROYECTOS ESPECIALES: Francisco Septién Urquiza, ASESOR FISCAL: Miriam Orrante Santibañez, ASISTENTE DE DIRECCIÓN: Luisa Elena Septién Urquiza, ASISTENTE DE DIRECCIÓN ADJUNTA: Verónica Landaverde León.

vinculación y corresponsabilidad. El único futuro posible para nuestra región es el futuro edificado con puentes de confianza y desarrollo compartido, no con muros de indignidad y de violencia. Más aún, el Papa Francisco sin ambages nos ha dicho a todos: «una persona que sólo piensa en hacer muros, sea donde sea, y no construir puentes, no es cristiano. Esto no es el Evangelio».

¿Qué debería hacerse desde el gobierno o desde la sociedad para todos estos problemas que México enfrenta?

En primer lugar, lo que debe hacerse es participar en las elecciones, que todos los ciudadanos participemos activamente tanto en el discernimiento del mejor representante para el país y en el seguimiento posterior como en la actuación justa, correcta, a favor del progreso para nuestro país. Debe haber un seguimien-

CONSEJO EDITORIAL: Mariano Azuela Güitrón, Francisco Prieto Echaso, Jorge E. Traslosheros Hernández, Padre Tomás de Hijar Ornelas, Felipe de Jesús Monroy González, Juan Carlos Moreno Romo || GERENTE DE PRODUCCIÓN Y EDICIONES: Rogelio Hernández Murillo, JEFE DE REDACCIÓN: J. Jesús García y García, EDITORES: Diana R. García Bayardo, Rubicela Muñiz Patiño, DISEÑO: Octavio Espinosa Murillo, Josué Isassi, Rosa María López REDES SOCIALES Y REPORTERO: Jesús Valladares Picón || GERENTE DE CONTRALORÍA Y ADMINISTRACIÓN: María del Carmen

to, un monitoreo, para que no se desvíe la actuación del gobierno en tanto al bien común del pueblo.

¿Qué es lo que nos recomienda para tener ese discernimiento a la hora de votar?

Les recomendamos cinco pasos muy sencillos: ▶ Participar cívicamente. ▶ Orar en familia y en comunidad. ▶ Buscar el bien posible. ▶ Elegir a las personas. ▶ Considerar que el México que queremos es posible. Es decir, en el ejercicio ordinario de los funcionarios nuestro voto exige el sano control sobre nuestros políticos: en su remuneración y gratificaciones, en los gastos de partidos y publicidad, en los proyectos y las obras públicas, en el control de la corrupción, la legalidad y la eliminación de arbitrariedades.

Velasco Zamudio, JEFE DE OFICINA DE ADMINISTRACIÓN: Fernando Maya Solano, MENSAJERÍA: Alfonso Sánchez y Arrieta, AUXILIAR DE OFICINA: Teresita Solano Barrera || GERENTE DE VENTAS Y CIRCULACIÓN: Óscar Uresti Serrano, COORDINADOR DE PUBLICIDAD Y SUSCRIPCIONES: Patricia Verónica Flores Mosqueda, JEFE DE CIRCULACIÓN: Agustín Morales Cabello, AGENTES DE CIRCULACIÓN Y COBRANZA: Carmelo Aguillón Sánchez, Salvador González Nuñez, José Trejo Hurtado, José Guadalupe Carranza Orduña.

El Observador de la actualidad. Publicación semanal de Clip Art de Querétaro, S.A. de C.V. Reforma No. 48, Centro histórico, C.P. 76000, Santiago de Querétaro, Qro., Tels. (442) 214-1842, 224-1454 y 214-5475.- Correo electrónico: mensaje@elobservadorenlinea.com - Número de Certificado de Licitud de Título 9598.- Número de Certificado de Licitud de Contenido 6695.- Número de Reserva al Título en Derechos de Autor 1080200/2001.Permiso de publicación periódica, autorizado por Sepomex Núm. PP22-0001.- Precio del ejemplar: $13.00.- Suscripción anual (más gastos de envío): $585.00 - Los artículos firmados son responsabilidad del autor.

Impresión: Rotativas y talleres gráficos SA de CV www.rotativastg.com

Papel hecho de material reciclado FSC C119776


ACTUALIDAD

PÁGINA 16

14 de 22 septiembre de abril de de2018/ 2014 /AÑO AÑO23, 20,No. No. 1189 1001

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD

«Siria es un pueblo pacífico.

El gobierno no tiene armas químicas» Entrevista a monseñor Antonio Chahda, arzobispo sirio-católico de Alepo (Siria) Por Ana Paula Morales

MONSEÑOR, ¿CÓMO SE ENCUENTRAN?

El ataque fue muy fuerte. Lanzaron 110 misiles Trump y sus aliados, pero gracias a Dios la situación sigue sólida; aunque ellos atacaron sitios muy importantes de cosas científicas, así como derrumbaron algunos sitios, pero el resto está bien. La población no ha sido atacada por ningún misil.

Como tú sabes, cuándo hay una guerra así actúan los enemigos. De todas formas, el gobierno sigue sólido. Ahora la gente está más tranquila. No hubo ningún muerto, gracias a Dios.

El centro de la ciudad de Damasco sigue igual que antes. Esperamos que todo va a salir muy bien. Estamos más tranquilos. De todas formas, les pedimos muchas oraciones a todos. En especial al pueblo mexicano que tiene a la Virgen de Guadalupe.

¿CÓMO VE EL CONFLICTO?

El trío que hicieron Estados Unidos, Francia e Inglaterra declaró la guerra a Siria para demostrar que Siria sí tiene químicos, pero en la realidad no es así. Ellos mandaron destruir nuestro país antes de que viniera la misión de investigación sobre si teníamos químicos o no en Siria. Realmente el gobierno sirio no tiene químicos. Ellos quisieron atacar algunos sitios en Damasco y Homs.

La comisión acaba de averiguar y dijo que no hay químicos en Siria, sino que ellos descubrieron químicos donde estaban los terroristas. Ellos sí los tenían para matar al pueblo sirio, pero el gobierno sirio no tiene nada de eso. El gobierno no quiere matar a su propio pueblo, ni a nuestro presidente.

Nosotros somos gente de paz, nosotros queremos la paz, queremos que reine la paz en el mundo entero. Los estadpunidenses han derrocado a Libia, Iraq, Yemen y han querido hacerlo así con Siria, el Líbano, el Medio Oriente. Siria busca siempre la tranquilidad. Ustedes tienen que ayudarnos a transmitir la verdad: Siria es un país de paz y tranquilidad. Nosotros seguiremos buscando la paz y seguiremos pidiendo al mundo que declare con toda claridad que la paz viene con el diálogo y también viene con el amor. No con la guerra, ni con los asesinatos. Siria busca la paz, busca seguir creciendo en su cultura, en su apertura al mundo.


actualidad

22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

Reforma a la ley general de salud:

El Observador de la actualidad/página 17

«Estamos abandonados por todos»

vital para los derechos humanos “

La Pastoral de la Salud celebra que la ética de médicos y enfermeras sea respetada en la práctica del aborto

A

Por Sergio Estrada

nte la aprobación de la reforma a la Ley General de Salud por el Senado de la Republica, donde se contempla la objeción de conciencia que permitirá al personal médico del Sistema Nacional de Salud a negarse a realizar un aborto o a practicar la eutanasia, la Dimensión de la Pastoral de la Salud de la CEM recibió con beneplácito e importancia esta medida al respetar los derechos humanos y de los médicos al no quedar obligados a hacer labores en las que no están de acuerdo por su ética profesional. No es que se les niegue a no hacer algo, sino que se les respeten las decisiones del personal médico a hacer algo que va en contra de sus principios éticos y morales y, principalmen-

te, en contra de la vida a la que todos tenemos derecho y nadie puede quitar por una ley.

Esta reforma fue ratificada en la Cámara de Senadores, luego de su aprobación en la Cámara de Diputados, la cual ahora ha sido enviada al Presidente Peña para su publicación en el Diario Oficial de la Federación. El presidente de la Comisión de Salud aclaró que con estas reformas se trata de garantizar el que los médicos y enfermeras puedan decidir si participan o no en dichos procedimientos. El padre Eugenio García, Secretario de la Dimensión de Pastoral de la

Salud de la CEM, calificó esta medida de buena, respetando la libertad de conciencia de los médicos y enfermeras, porque un bien es un bien por donde se le quiera ver al no privar de la vida a nadie, y con esto también se hacen valer los derechos de las mujeres que no quieran practicarse el aborto dejándoles secuelas físicas y espirituales. «La Dimensión de la Pastoral de la Salud recibe estas medidas con gusto no solo como religión sino por la vida que es parte de los derechos humanos universales. En cuanto a la ley del aborto, se tiene que repensar en razón de la persona misma de no atentar contra los derechos de las personas. Esta ley del aborto es más cuestión de la desinformación, porque si se tuviera más información de esta práctica no se tuvieran tantos procedimientos», consideró el padre García.

Don Étienne fue asesinado en el campo», dice a la Agencia Fides monseñor Théophile Kaboy Ruboneka, obispo de Goma, capital de Kivu del Norte, en el este de la República Democrática del Congo, describiendo la muerte del padre Étienne Sengiyumva, párroco de Kitchanga, que fue asesinado el pasado domingo 8 de abril, en Kyahemba. «Después de celebrar la misa en Kyahemba, una circunscripción de su parroquia, alrededor de las 15 horas, don Étienne se había reunido con sus colaboradores, cuando un hombre armado, acompañado por otras personas, entró en la sala de reuniones y disparó a quemarropa a la cabeza del sacerdote, matándolo de inmediato», explica monseñor Kaboy Ruboneka. «El asesinato ocurrió tan deprisa que los presentes no se dieron cuenta del número de personas que entraron en la sala para matar a Don Étienne». En una declaración realizada en el momento a la Agence France Presse, monseñor Louis de Gonzague Nzabanita Sebakara, Vicario General de Goma, ha acusado del asesinato al grupo Maï-Maï Nyatura. En una entrevista con Fides, monseñor Kaboy Ruboneka afirma que «es difícil atribuir responsabilidades. Nuestra región está infestada de diferentes grupos armados, al menos 15, que no consiguen ser desmantelados a pesar de la presencia del ejército regular y los cascos azules de la MONUSCO (Misión ONU en la RDC)». «Don Étienne es el tercer sacerdote asesinado en la zona», recuerda el obispo. «Las investigaciones sobre los perpetradores de estas muertes nunca conducen a nada. Por nuestra parte, haremos todo lo posible para identificar a los asesinos de Don Étienne, aunque no nos hacemos muchas ilusiones. En estos casos, los testigos temen por sus vidas y las de sus seres queridos y es difícil que aporten elementos útiles para la investigación». En la misma diócesis de Goma, el domingo de Pascua había sido secuestrado don Célestin Ngango, párroco de Karambi, que fue liberado el 5 de abril. Según monseñor Kaboy Ruboneka no hay relación entre los dos episodios. «Repito: en nuestra región hay tantos grupos armados que es difícil entender quién comete una acción u otra. Aquí en Kivu del Norte vivimos en un caos total. La situación en mi diócesis de Goma, como la de Butembo-Beni, es increíble. Estamos completamente abandonados por todos; vivimos sólo gracias a la Providencia. Pido a los fieles de la Iglesia universal que recen por nuestra región para que podamos redescubrir la paz», concluye monseñor Kaboy Ruboneka. Fuente: Agencia Fides

“Nuestra casa no se derrumba por nuestra ausencia, pues nuestra casa es tu eternidad”. San Agustín (Confesiones)


actualidad

22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

El Observador de la actualidad/página 18

Cada semana con Francisco Marcelo López Cambronero

Guerra en Siria

C

uando era pequeño en mi casa había algunos tomos que recogían las tiras cómicas de Mafalda, escritas y dibujadas por el gran Quino. Muchas de ellas estaban ambientadas en la época de la «guerra fría» cuando todos sabíamos que cada mañana podía ser la última si a algún loco se le ocurría apretar el botón nuclear. Con frecuencia Mafalda apelaba a las palabras del Papa Pablo VI y a sus llamamientos a la concordia, aunque casi siempre se preguntaba por qué el mundo no escuchaba a aquel hombre de paz. Pasados los años la historia se reproduce. Y es que el pecado, el mal y la ruindad son cosas muy pesadas, que vuelven una y otra vez y se niegan a dejarlo todo zanjado. A poco que nos descuidamos el diablo se da unos paseos aquí y allá, y si le dejamos crecer y tomar posesión de nuestro corazón o nuestra mente no tardará ni un segundo en acampar. Hoy se trata de Siria, un lugar en el que unos destrozan a su propia gente usando armas químicas y otros, en revancha, disparan misiles que sólo traerán más

muertes y conflicto. Desde el pensamiento del mundo, del interés y de los cálculos políticos, hay quien dice que no se puede hacer otra cosa, que el camino de la paz es predominar en la guerra. No entiendo yo de esos balances que se rellenan con el sufrimiento de los demás. Yo entiendo sólo del dolor que se provoca a los niños, a las familias y también -no comprendo tampoco por qué esto nunca se dice- a los militares empeñados en la batalla, que seguramente ni lo pidieron ni lo desearon y se limitan a cumplir con su deber… y me parece que ninguno de esos cálculos siniestros puede soportar la mirada del huérfano o los estertores del moribundo. Nosotros poco podemos hacer para influir en los mandamases, pero sí podemos rezar. A veces me pregunto: «¿qué sería del mundo si no rezáramos?». No lo sé ni necesito saberlo, pero sí sé que podemos rezar porque, además de ser eficaz, Francisco nos enseña otros dos efectos de la oración: primero «es la oración la que mantiene la fe. Sin oración la fe se tambalea» y, en segundo lugar, «transforma el deseo y lo modela según la voluntad de Dios».


FAMILIA

22 de abril de 2018/ AÑO 23, No. 1189

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD/PÁGINA 19

Ahora… a ser santos POR SILVIA DEL VALLE

@TipsMama5Hijos www.tipsmama5hijos.com

E

l Papa Francisco nos ha escrito una carta a cada uno de nosotros, los que hacemos nuestros deberes con amor, los que tratamos de hacer el bien a los demás, los que no nos quedamos con los brazos cruzados y buscamos la verdad. Esta carta nos habla de que la santidad es posible y nos da algunas pautas para llegar a ella. Debemos ser peregrinos de este mundo pero buscar ser ciudadanos del cielo. Es importante leerla, pero por lo pronto aquí te dejo mis 5Tips para educar a nuestros hijos en ese deseo de la santidad.

PRIMERO: CONOCE LA VIDA DE LOS SANTOS. SON MODELOS A SEGUIR

Nadie ama lo que no conoce, y el saber de los santos nos puede contagiar el deseo de amar y servir a Dios desde la misión que Él nos dio. La santidad se puede alcanzar desde la vocación, el llamado que Dios nos hizo. Antes se pensaba que sólo los sacerdotes y consagrados podían ser santos, pero en la actualidad sabemos que hay muchos santos de jeans y tenis, muchos que caminan junto a nosotros y viven con el corazón y la mirada puesta en el Cielo y contagiando esa alegría aquí en la Tierra. Las cosas de santos pueden ser una guía para conocer diferentes caminos de santidad. Podemos buscar tener un ratito de lectura familiar y hacer que todos estemos presentes para escuchar sobre los santos.

SEGUNDO: TRATA DE HACER EXTRAORDINARIAMENTE LO ORDINARIO

La santidad no radica en hacer grandes milagros, la santidad está en hacer con amor y lo mejor posible lo cotidiano, eso que nuestro estado de vida nos pide. Si barremos, lo hacemos con amor; si lavamos, lavamos con y por amor de Dios. Así nuestra vida estará llena del amor de Dios. Estaremos haciendo lo posible y Dios hará lo imposible y nos

dará la alegría de verle un día. Para esto podemos enseñar a nuestros hijos a ofrecer todo su día a Dios, y a lo largo del día hacer pequeños ofrecimientos de acciones concretas que nos cuestan trabajo o que hacemos sin gusto.

TERCERO: CONOCE Y PRACTICA LAS VIRTUDES

Práctica la paciencia, la mansedumbre, audacia y el fervor principalmente. Pero también el autodominio y la donación de corazón a la voluntad de Dios. Es importante practicarlos en familia para que nuestros hijos aprendan de nosotros cómo vivir las virtudes.

CUARTO: LA ALEGRÍA DEBE SER NUESTRA BANDERA

Un católico siempre debe estar alegre y contagiar esa alegría porque Jesús nos regaló la vida eterna con el sacrificio máximo de Amor. La alegría es la característica de quien tiene a Dios cerca, y por eso es necesario educar a nuestros hijos en esa alegría; a pesar de los problemas y situaciones que se nos presenten debemos estar y vivir alegres en Cristo. Y, ante las penas y problemas, ofrecerlos a Dios para que Él les dé un sentido corredentor y así le den alegría a muchos.

Y QUINTO: TODO A LA LUZ DE LA ORACIÓN PARA PODER COMBATIR, VIGILAR Y DISCERNIR

La oración es la base y el sustento de nuestra vida. Desde ella podemos discernir lo que Dios quiere de nosotros, lo que está bien y lo que está mal. La oración debe estar presente en nuestras vidas en todo momento. Y debe ser una oración viva, no una oración de periquitos, que sólo repiten las cosas sin sentirlas. Para eso podemos enseñar a nuestros hijos a ofrecer los trabajos, a bendecir los alimentos, a hacer oración antes de comenzar con el estudio, antes de dormir y al despertar, etc. Que nuestros hijos vean lo referente a la oración como cotidiano y no como algo extraordinario y que sólo sirve cuando hay problemas. Caminar hacia la santidad es algo que se debe dar en el día a día, en la vivencia cotidiana del amor de Dios y en el hacer de lo ordinario algo extraordinario. Así que la santidad es algo posible y alcanzable. Que todo sea para la máxima gloria de Dios.


actividad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD AÑO 23, No. 1189

EL MOUNSTRO ESCONDIDO EN EL ARMARIO

H

abía una vez un niño llamado Andrés que era bastante normal y alegre. Un día sus padres se tuvieron que mudar de la ciudad donde vivían y Andrés tuvo que dejar atrás a todos sus amigos. Y así fue como llegó a un colegio nuevo, donde no conocía a ningún otro niño. La casa era más bonita que la anterior y la habitación mucho más amplia, con un enorme armario que ocupaba toda una pared. Al niño no le molestaba su nueva vida, excepto por un detalle: algo vivía en el interior de aquel armario. Andrés se pasaba las noches en vela imaginando la forma del monstruo que se había alojado en su habitación. Nunca lo había visto, pero se imaginaba que era enorme y atemorizante. Hasta un día en que se llenó de valor e intentó tomarlo de sorpresa, y allí estaba: una enorme bola peluda que no parecía peligrosa. A pesar de que Andrés ya no temía al monstruo que vivía en su armario, sí le mortificaba bastante que todas las noches lo despertara con gritos y chillidos para jugar. Luego de la mala noche se quedaba dormido en el colegio y la profesora lo regañaba, cosa que no le gustaba. Pasaron las semanas y el niño no le contó nada a sus padres; era el único amigo que tenía y no quería perderlo. Una noche en la que su madre se levantó para ver si dormía tranquilamente, lo encontró sentado frente al armario con todos sus juguetes en el suelo. La madre, sorprendida, se quedó mirando fijamente el armario, y Andrés,

temeroso, esperó su reacción. De repente la madre le dijo: — ¿No me vas a presentar a tu nuevo amigo? Y a pesar de que no veía nada dentro del armario, comenzó a hablar con él. El niño le preguntó con extrañeza a su madre: — ¿No te molesta que viva en mi armario. mamá? A lo que ella dulcemente le contestó: — No, mi vida, si vive ahí es por un buen motivo. Seguro quiere estar cerca de ti y hacerte compañía. El niño miró a su madre con asombro; no imaginó que iba a ser tan comprensiva, pero se sintió feliz como hacía tiempo no se sentía. Con el paso del tiempo Andrés hizo nuevos amigos en el colegio y, un buen día, el monstruo decidió marcharse. Andrés ya no lo necesitaba a su lado, prefería compartirlo con otros niños, pero siempre tendría un lugar especial en su corazón.

Galletas de monstruo Raciones: 18-20 unidades Tiempo: 10 minutos aprox. Horneado: 12-15 minutos

Ingredientes: 60 gr mantequilla 150 gr azúcar 1 huevo 5 gotas esencia de vainilla 185 gr harina 50 gr cacao en polvo 3 gr levadura química 2 gr sal ojos de azúcar

Elaboración: 1 Ponemos la mantequilla a punto de pomada, es decir, semi derretida, como una crema. Para ello, troceamos la cantidad y metemos en el microondas unos segundos, no hace falta mucho. Sacamos y, con un tenedor, batimos para que termine de deshacerse y adquiera ese estado cremoso. 2 Equipamos el robot con la cuchilla de amasar/picar. Ponemos en el bol la mantequilla pomada y el azúcar. Mezclamos con velocidad 6 por 30 segundos. 3 Añadimos el huevo y la esencia de vainilla. Mezclamos con velocidad 6 por 30 segundos o hasta obtener una crema suave. 4 En un bol aparte, mezclamos la harina con el cacao, la levadura y la sal. Tamizamos, que caiga en el bol del robot. Programamos velocidad 6 por 30 segundos aprox.

5 Abrimos, juntamos la masa con las manos y hacemos una bola. Precalentamos el horno a 180º. 6 Forramos la bandeja del horno con papel de hornear. Vamos cogiendo pequeñas porciones de masa y hacemos bolitas; no hace falta que sean muy perfectas. Las dejamos en la bandeja del horno, con espacio entre ellas para que al hornearse no se junten. 7 Horneamos entre 12 y 15 minutos, el tiempo dependerá del tipo de horno y del tamaño que hayamos hecho las galletas. Cuando las saquemos, tienen que estar aún blanditas, es un tipo de galleta con el exterior crujiente y el interior blando, casi como un bizcocho. 8 Cuando las saquemos del horno, sin demora, y estando aún calientes, ponemos en el centro de cada galleta un ojo de azúcar y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Autor: RecetasCuisine

22 de abril de 2018

Profile for El Observador de la Actualidad

1189 El Observador de la actualidad  

22 de abril de 2018 / ¿Aún existe el temor de Dios?

1189 El Observador de la actualidad  

22 de abril de 2018 / ¿Aún existe el temor de Dios?

Advertisement