Issuu on Google+

MarĂ­a Baranda


Dirección editorial

Ana Laura Delgado Editor

Rodolfo Fonseca Cuidado de la edición

Sonia Zenteno Diseño

Ana Laura Delgado Elba Yadira Loyola Primera edición, 2006 ISBN 968-5389-31-4 © María Baranda D.R. © Ediciones El Naranjo, S. A. de C. V. Av. México 570, Col. San Jerónimo Aculco C. P. 10400, México, D. F., Tels. 56 52 91 12 y 56 52 67 69 elnaranjo@edicioneselnaranjo.com.mx www.edicioneselnaranjo.com.mx Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio, sin el permiso por escrito de los titulares de los derechos. Impreso en México • Printed in Mexico


Para Sofía y Jimena

María Baranda

Ilustraciones

Julián Cicero


Vino de noche un gato con el color oscuro de mi sueĂąo y con la risa que rueda por la tierra sus colores profundos. Vino de noche para decir diciendo entre maullidos que la vida es de aire, de aire a pleno cielo. Vino a lamerme lento por mi nombre de mĂşsica y de nubes, sobre las blancas olas de la espuma. El gato vino a decirme a mĂ­, despacio, 5


que afuera la luna juega con ratones y que la lluvia de grandes gotas como sombras baila con la risa de las palomas. Y cuando vino se abri贸 el cielo, apareci贸 el sol y hubo p谩jaros que volaron de punta a punta del silencio. Dijo de noche un gato que afuera el aire luce su traje de campana y que las nubes bailan sobre la arena blanca 6


y los caballos galopan rápidos en el filo de la mañana. Yo desde entonces oigo una lenta ola que viene a mí maullando en la noche profunda de mis sueños. Digo de noche un gato y aparece un pincel en la punta de mi lengua.

7


Afuera en la calle, en el camino de tierra, una vaca pasaba. Zumbe que zumbe sus moscas, su cola de espanto que un perro bajo su sombra jalaba. Y la vaca tan vaca parecĂ­a una naranja r o d o a o n dd o bajo la luz de la tarde y el azul de los gallos relĂĄmpagos.

17


Como un canto de luna lentamente sus ojos a la orilla del cielo parecían dos espejos bajo las palmas brillando, y la vaca tan vaca con sus manchas al aire y sus ojos de niña con un moño blanco ¿hacia dónde pasaba? Era una sombra lila, verde, vespertina, una lumbre de perro, una máscara roja de gallo relámpago, un canto de palma y de lluvia mojada, 18


unas moscas brillando como espejo de luna tan alta. 多Y la vaca? Ah, esa vaca afuera en la calle, en el camino de tierra, era una vaca sola, sola, que pasaba equivocada.

19


A partir de 7 años

De noche no sólo aparecen gatos sino también vacas que están equivocadas, lobos que se salen de los cuen­tos, perros que son mesas, pájaros y caballos para irse lejos, ci­garras que sueñan los sueños que les cuentan, amigos que se guardan lombrices y esconden cochinillas en sus pantalones. Cada uno de los poemas de Digo de noche un gato te llevará a un espacio donde el tiempo juega el juego de las palabras. María Baranda se dedica a escribir poesía y cuentos para niños y jóvenes. Con sus libros ha obtenido varios reconocimientos tanto en México como en España. Desde hace años vive en Cuernavaca. Julián Cicero Olivares nació, vive y trabaja en la Ciudad de México. Estudió Arquitectura en la unam, pero la vida lo llevó, finalmente, al mundo de la ilustración editorial. Lo que más le gusta es ilustrar libros infantiles, porque cuando lo hace deja volar su imaginación y, curiosamente, es en este ámbito donde más éxito ha tenido y ha recibido más reconocimientos.

www.edicioneselnaranjo.com.mx


Digo de noche un gato