__MAIN_TEXT__

Page 1

UN DESASTRE MANIFIESTO 27 de enero 2018. Una casa con techo de tejas a dos aguas y chimenea. Una grúa que la parte al medio. Un notero se acerca a un vecino que mira el desastre y dice: era lo único que les faltaba para ser felices, la piscina. Y al colocarla, cae la grúa y se quedan sin nada. Yo espero que me entreguen unas empanadas en una pizzería que tiene la tele prendida. Es mediodía y todos los que esperamos no podemos sacar la mirada de esa imagen catastrófica. Mientras me como las empanadas, googleo más sobre la casa desplomada. Descargo fotos, saco capturas de pantallas. De la misma manera que a Mataderos llegaron mil móviles, todos los vecinos y canales de noticias transmitiendo en vivo durante todo el día, a mí también me había fascinado. Al día siguiente ya nadie hablaba de esa casa. Decido pintarla, reproducirla en aguatinta. Después vino la caída de un cartel publicitario encima de cuatro viviendas. Una grieta que casi se traga un pueblo. Una ambulancia que termina incrustada en una casa. Un árbol sobre un techo. Un techo volando. Una casa flotando en el agua. Mientras estoy pintando esta última imagen escucho la radio: las consecuencias de la última tormenta, dice un funcionario. El hablaba de la crisis económica mientras yo pintaba las consecuencias de la última tormenta. Ese mediodía en la pizzería estábamos todos hipnotizados por la belleza que tiene la decadencia. Nos deslumbra una casa prendida fuego. Los escombros que quedan. Encontramos satisfacciones morbosas en la decadencia. Las ruinas siempre nos generaron rechazo y fascinación. Eso explica el éxito de Piranesi, quien por una lado decía que sus intenciones eran preservar la memoria de Roma usando la fidelidad de sus grabados, pero al mismo tiempo cargándolos de fantasías. Esas ruinas no existían, eran imágenes de una realidad idealizada. Los turistas llegaban con las imágenes preconcebidas de Piranesi y se sentían traicionados al confrontarlas con los paisajes reales. ¿Pero qué pasa cuando estos efectos expresivos se aplican a un discurso político? Dejan de ser un mecanismo didáctico u ornamental para pasar a ser un instrumento manipulador. Ocultan la realidad. Pero a quién le importa la realidad si “la realidad es esto”, dice el presidente mientras acaricia cemento. Elisa O´Farrell “Un desastre manifiesto”. Serie de 40 aguatintas realizadas a partir de imágenes de noticias de catástrofes de viviendas ocurridas durante el 2018/9. Aguatintas en chapa de cobre sobre papel Fabriano Rosaespina de 250 grms. Serie de 7 de cada.


Profile for elisa

Texto muestra Un Desastre Manifiesto  

Texto muestra Un Desastre Manifiesto  

Profile for elisa.com
Advertisement