Page 1

Historia de Villa Gesell

Don Carlos Gesell la literatura

El Fundador 2255 531935

/elfundadoronline

www.elfundadoronline.com

@fundadorgesell

Septiembre 2021

Villa Gesell Año - XXXIV Nro 2041

/elfundadorgesell

Las PASO y un escenario abierto para la política geselina


2 / El Fundador / Septiembre 2021


Las PASO redibujaron el mapa político local Las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias en Villa Gesell arrojaron un resultado que sacudió la política local. A dos años de lograr un histórico 60% de los votos, el Frente de Todos no solo perdió más de 20 puntos porcentuales, sino que perdió la elección (con la salvedad de que fue la lista más votada, pero perdió en la suma de las dos listas del frente Juntos). De mantenerse en noviembre los números, el principal frente opositor ingresaría cuatro concejales, y quedarían con siete bancas, ya que en el 2019 ingresaron tres ediles. Pero incluso en este caso, de lograr el FdT cuatro ediles, mantendría quorum propio, ya que en 2019 ingresó cinco concejales. Hay dos opciones para que ello no ocurra: que Juntos logre subir unos diez puntos e ingrese cinco concejales, o bien que Vamos con Vos, que postula al joven Federico Rodríguez Erneta, logre ingresar un concejal, algo que con los números de las PASO está muy cerca. En el primer escenario, se volvería al clásico bipartidismo con ocho ediles por lado, pero con el desempate en manos de Juntos; mientras que en la segunda posibilidad, con una composición 8-7-1, para los dos bloques sería clave el único voto del ernetismo. Resultados oficiales del escrutinio provisorio, con el 99% de las mesas escrutadas (92 de 93) Juntos - Grinspun: 4460 (44.10%) Juntos - Martínez: 2839 FdT - Carignano: 6326 (38.22%) Vamos - Erneta: 2015 (12.17%)

El Fundador

FIT: - P. Arias: 694 (4.19%) NOS - Freitas: 215 (1.29%) Votos en blanco 2013 Votos nulos 311 Impugnados 20

Juntos por la unidad Los candidatos de las dos listas de Juntos que compitieron en las PASO, tuvieron su primera reunión de cara a la integración de las listas. Por parte de la lista ganadora, encabezada por Eugenia Grinspun, y de la lista que consiguió la minoría, con Ana María Martínez a la cabeza, se expresó la firme voluntad de integración y trabajar juntos para repetir en noviembre la performance del frente, que superó en la suma de las dos listas al Frente de Todos por seis puntos porcentuales, unos 900 votos. La reunión se realizó en el bloque de Juntos por el Cambio del HCD, y según indicaron mediante una gacetilla de prensa, "en un clima distendido, analizaron el desarrollo de las elecciones y los resultados que dieron a JUNTOS un triunfo histórico en Villa Gesell, y el compromiso conjunto de llevar las propuestas a los vecinos mostrando la unidad de todas las fuerzas que integran la alianza." Participaron del encuentro Eugenia Grispun, Amadeo Montenegro, Ana Martinez, Diego Piacentini, Jesica Cané, Hugo Buono, los primeros candidatos de la lista de concejales, y Mariela Tugnarelli, que encabeza la nómina de consejeros escolares.

Es una publicación propiedad de Manuel Ignacio Zaldivar. Registro Nacional de la Propiedad Intelectual Nro. 5347624. Prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio. La Dirección no se hace responsable del contenido de las notas firmadas. Todas las colaboraciones firmadas son Ad Honorem.

Redacción, Administración y Publicidad: 2255-531935 Mail: elfundador@gesell.com.ar

Septiembre 2021 / El Fundador / 3


Bajísima participación en la elección: los votantes no llegaron al 60% y hubo 12% de voto en blanco Las PASO 2021, primera elección realizada en el marco de la pandemia, marcaron un hito de baja participación, ya que solo alrededor del 58% de los electores se acercaron a participar, número muy inferior al promedio histórico cercano al 70%. Pero a este dato hay que sumarle al voto en blanco, impugnado y recurrido, que fue la tercera fuerza, con más del 12%. Es decir, de las casi 19000 personas que se acercaron a votar, más de dos mil no eligieron ninguna opción. Un fuerte llamado a la reflexión para las fuerzas políticas locales, ante la gran cantidad de vecinos con vocación de participación que no eligieron ninguna propuesta.

4 / El Fundador / Septiembre 2021


Septiembre 2021 / El Fundador / 5


Carlos Gesell en los libros Al parecer, nuestro fundador tuvo en algún momento el deseo y la necesidad de contar su experiencia y de plasmarla en un libro, para ejemplo de las generaciones futuras. Su esfuerzo, además de expresarse en la forestación y en la construcción de una ciudad, requería de un registro escrito, porque en nuestra cultura el prestigio de la palabra escrita no tiene ningún equivalente. Lo escrito, escrito está... Desde que comenzó su trabajo en los médanos, Gesell fue registrando en el papel sus experimentos. No eran anotaciones emocionales, afectivas, dramáticas, sino apuntes de un científico en su laboratorio de médanos y agua salada. El vislumbre de estos documentos se puede conocer en el libro de Omar Masor: “Historia de Villa Gesell” (1975, reeditado por Gesatel en 1995). Para hacer un recorrido por los libros sobre nuestro fundador conviene comenzar, justamente, por el de Masor, ya que marcó una época y en el conjunto de lo que hay publicado, se destaca por su intención histórica, tal como lo indica su título. El objetivo de contar, con sentido profesional, la historia “objetiva” de la ciudad, se pierde sin embargo en el inevitable panegírico a la figura del fundador. Ningún matiz crítico asoma en esta obra que consagra el “mito” de Carlos Gesell mostrando un héroe sin fisuras. El apéndice documental, incluidas las fotografías, es un aporte valioso y demuestra el acceso del autor a los legajos personales de don Carlos. Es una obra de consulta imprescindible. Antes del libro de Masor, uno de los secretarios de don Carlos, de apellido Orellana, comenzó la tarea de hacer un libro con la epopeya de su jefe. No está claro si fue una iniciativa suya o un encargo de trabajo. Lo cierto es que, a la muerte de Carlos Gesell, el hijo de Orellana envió a la villa, desde Inglaterra, una caja repleta de documentación: allí estaban los primeros memoriales del fundador, con las vicisitudes de los primeros años de forestación, registradas minuciosamente. El destino de esta valiosa caja fue el tacho de la basura y se perdió para siempre. Después de este primer intento de «posteridad», una mujer perteneciente a la colectividad alemana, que veraneaba en Villa Gesell desde 1950, realizó un

6 / El Fundador / Septiembre 2021


Septiembre 2021 / El Fundador / 7


trabajo de investigación sobre el proceso de creación de la ciudad. Se llama Bárbara Lageman y en el año 2000, cuando la entrevistamos, vivía en Martínez, Provincia de Buenos Aires. El libro tuvo un objetivo preciso: presentar una tesis para el profesorado de alemán que Bárbara cursaba en el Instituto Goethe. El planteo educativo era el de aplicar un concepto muy utilizado en Alemania: enseñar a los niños a querer a su propia ciudad, para lo cual se contaban las historias de ciudades donde hubiera una importante población de niños alemanes. Bárbara propuso hacer la historia de Villa Gesell, a pesar de que no se encuadraba exactamente en los requisitos de la propuesta. Se la aceptaron y así surgió una obra muy rica, donde se analiza el crecimiento de la ciudad como un organismo. Se explica por capas sucesivas el desarrollo de Villa Gesell: el ambiente natural (suelo, clima, flora, fauna), la acción del hombre (forestación, epopeya) y el desarrollo (instalación humana, servicios,

8 / El Fundador / Septiembre 2021

urbanización). La obra data de 1968 y el original está en manos de la Municipalidad, resguardado en el Chalet de Don Carlos. El domador de médanos En 1969 se publicó «El domador de médanos, pequeña semblanza de un pionero», de Dante Sierra. Escritor ya conocido como guionista de La cigarra no es un bicho, escribió una historia de Carlos Gesell cargada de fantasía y con muchos datos imprecisos. Sirvió, sin embargo, para dar a conocer en muchos ámbitos la figura del fundador de la ciudad. Mi vida como hija La obra de Rosemarie se distingue por su carácter intimista, confesional. Ella es quien compartió con nuestro fundador desde 1937, la soledad de los


médanos, cuando Carlos decidió quedarse a vivir frente al mar, en «la casa de las cuatro puertas» que hoy es el Museo y Archivo Histórico Municipal, para encarar a todo o nada su aventura de forestar y convertir el desierto en un parque turístico. Tenía cinco años, y pasado el tiempo, tuvo necesidad de contar la historia, desde su perspectiva, para “reconciliarse” con su padre. El libro fue publicado en 1983 –Rosemarie tenía 52 años- y cumplió su cometido: para ella fue una «catarsis» y la posibilidad de tener una imagen personal del fundador que le devuelva la paz interior. Ahora bien: ¿qué queda más allá de esta perspectiva, de esta subjetividad? A quien accede por primera vez a la historia de Carlos Gesell, le contagia esta proximidad con el fundador, la riqueza del testimonio directo, con la lógica limitación de una visión circunscripta a la familia. Sin embargo, la clave es la honestidad de su autora, que desde el principio aclara su posición, a fin de que el pacto con el lector sea claro y preciso, sin equívocos. El equilibrio entre la admiración, la crítica y el amor filial, sumados a la valiosa información que contiene, convierte a este libro en el más atractivo, en nuestra opinión, de todos los que han sido publicados. Crónica novelada Guillermo Saccomanno, escritor recientemente galardonado con el Premio Nacional de Literatura, publicó en febrero de 1992 la primera versión de su libro “El Viejo Gesell” en el diario «Página 12», en sucesivas entregas. Este dato encierra la clave del libro, ya que tiene un formato de crónica periodística por su inmediatez, su encuadre histórico político y su referencia a la “sabiduría popular”. Esta obra no contrasta con el libro de Rosemarie, sino con el de Masor. A la

pretensión de rigor histórico que tiene ésta, a su carácter apologético, Saccomanno ofrece una visión que deliberadamente recurre a la ambigüedad. Y a través de ella corre el velo de algunos “secretos” que envuelven la vida del fundador. Por eso su punto culminante es la referencia al conflicto familiar que tuvo nuestro fundador con sus hijos. Un párrafo lo ejemplifica: “el Viejo lo había previsto, dicen. El Viejo quería esto y no otra cosa, dicen. Era un comerciante hábil y especulador, dicen” ... “los hijos le hicieron ese juicio por insana, dicen” (Páginas 133 y 134). Este recurso impersonal confirma que el autor no investiga ni busca una verdad, sino que expone y muestra, descorre la cortina y mira. Sugiere más de lo que desarrolla, y pone la verdad ambigua del saber popular, el rumor, la sospecha, en el centro de la escena. El libro responde, en su calidad literaria, a los antecedentes de su autor, y es sin duda de lectura atrapante. Mirada de una nieta Lo último publicado sobre Carlos Gesell es una semblanza de su nieta Marta Soria Gesell, y data del año 2007. Esta publicación aporta la experiencia personal de una nieta, con anécdotas tiernas sobre la vida de su abuelo. Y el aporte destacable de un manojo de fotografías que no eran muy conocidas antes de este libro. En resumen: están disponibles los libros de Rosemarie, de Masor, de Saccomanno, y de Soria. El de Dante Sierra está agotado –hay un ejemplar en la Biblioteca Pública Rafael Obligado- y el de Bárbara Lageman está en proceso de traducción. Esto es, por ahora, lo disponible en materia bibliográfica sobre la vida de nuestro fundador.

Septiembre 2021 / El Fundador / 9


La maratón frustrada o madre hay una sola En esos años de la Nueva Argentina que proclamaba el gobierno surgido en 1946, a Luciano Ignacio nada le gustaba más que correr y correr. Las horas libres que le dejaba su empleo de matasellos las ocupaba en construir una casita para vivir con su madre en un barrio suburbano, pero su felicidad plena era el trotar callejero. Apto para las competencias de fondo, desde muy joven intervenía en las maratones, que se organizaban principalmente en los barrios. Rápidamente comenzó a destacarse. En 1947 ya se había acostumbrado a ganar todas las competencias, sin rivales que le hicieran sombra. En el segundo puesto —y bien distanciado— figuraba habitualmente un muchacho bombero de la Policía Federal, que admiraba a Luciano, cuyas proezas se hicieron conocidas, especialmente cuando las destacó la revista El Gráfico. Al año siguiente se celebrarían en Londres los Juegos Olímpicos, interrumpidos desde 1936, cuando habían tenido lugar en Berín. El presidente Perón, gran estimulador de las prácticas deportivas, decidió conformar una importante representación. Se buscaron los atletas más sobresalientes, y para la maratón se eligió el mejor corredor, que no era otro que Luciano Ignacio. Pero el júbilo que le deparó al joven la convocatoria fue rápida y contundentemente interrumpido por su madre, que lo acusó de loco y de mal hijo, por pretender abandonar la construcción del esperado hogar propio. Luciano obedeció la decisión materna: comunicó a las autoridades su rechazo a la invitación, aduciendo motivos personales. Los seleccionadores, entonces, eligieron como sustituto al bombero Delfo, que aceptó la propuesta. Otros dos argentinos lo acompañarían: Eusebio Guíñez y Alberto Sensini, ambos también admiradores de Luciano. Londres, 7 de agosto de 1948. En 2 horas, 34 minutos, 51 segundos y 6 décimas, Delfo Cabrera gana la medalla de oro en maratón para la Argentina. Dentro de los diez primeros llegan también otros dos argentinos, Eusebio Guiñez, quinto con diploma olímpico, y Alberto Sensini, noveno. A su regreso a Buenos Aires son recibidos como héroes. Todos son premiados por el gobierno nacional. A Delfo se le otorga un bello y confortable chalet a estrenar, un automóvil cero kilómetro, y una pensión per vitam. Luciano, mientras coloca un ladrillo en su casita, mira a su madre. Nunca volverá a correr. NOTA: Esta historia no es ficción. Me la contó la sobrina del héroe frustrado, mi amiga Gabriela.

10 / El Fundador / Septiembre 2021

Horacio W. Bauer


Las recetas de Olivia Paella del mar argentino Ingredientes (para dos personas): 150 grs de arroz carnaroli, tres tazas de caldo de pescado, una cebolla, tres dientes de ajo, medio morrón rojo, una papa mediana, un frasquito de azafrán, cuatro vieiras media valva, un calamar mediano ó dos pequeños, unos veinte mejillones (14 pelados y 6 sin pelar), cuatro langostinos enteros, ocho gambas peladas, pimentón, perejil picado, sal, aceite de oliva, manteca. Manos a la obra: en una sartén que no sea muy pequeña, ponemos a calentar unos 40 grs de manteca con un chorrito de aceita de oliva. Ponemos a saltear la cebolla picada finamente doble cincelado, junto con el morrón también picado fino. Cuando empieza a transparentar, agregamos el ajo picadito y el arroz de manera espolvoreada, sin hacer ningún montón, que quede parejo. Iremos revolviendo cada quince segundos, suavemente y de manera circular, procurando que se amiguen todos los integrantes. Esto permitirá que el arroz se selle, manteniendo su interior listo para lo que sigue. Esta maniobra podrá durar unos tres o cuatro minutos, sin dejar de revolver, y usando cuchara de madera. Por otra parte, habremos hecho un caldo de pescado, usando cabezas y colas de pescado que no habremos descartado, algunos vegetales que haya en casa, o bien usaremos dos cubitos de caldo de pescado, o del caldo que haya, verdura por ejemplo. Ese caldo deberá estar hirviendo en este punto. Pasados esos tres o cuatro minutos, con un cucharón, agregaremos a la sartén, cuatro cucharadas cargadas, con cuidado de no quemarnos, ya que la base de la sartén estará muy caliente, y el primer chorro de caldo la hará gemir y saldrá vapor de agua. Seguiremos revolviendo, bajamos el fuego al mínimo. En este punto ya no hace falta revolver todo el tiempo, sino cada dos o tres minutos. Agregaremos más caldo cada vez que veamos que va desapareciendo el líquido en la sartén, en parte evaporado, y en parte absorbido por el arroz. Seguiremos atentamente todo este proceso, agregando caldo, de a una cucharada, una y otra vez. Observaremos que el arroz va agrandando su tamaño. Agregaremos, espolvoreando suavemente, el contenido de la pequeña cubetita de azafrán, y revolvemos para que se esparza parejo. Cuando lo probemos y esté casi blando el arroz, agregaremos caldo, agregamos los mejillones enteros (bien enjuagados para que no tengan arena), poniéndolos de manera que queden tapados por el arroz, las vieiras, sumergiéndolas apenas en el arroz con amor para que no pierdan el fruto al cocinarse, las gambas peladas contra los bordes de la sartén, los mejillones pelados, de a uno, sobre el arroz. El calamar lo habremos limpiado, pelándolo completamente con ayuda de una servilleta de papel, separando el cuerpo de los tentáculos con firmeza y ternura, eviscerándolo y abriéndolo, descartando la pequeña zona del piquito, para luego cortarlo en pequeños cuadrados de

unos 4 cm de lado, y los tentáculos separarlos de a uno. Cada uno de estos pequeños trozos y tentáculos, deberemos agregarlos sumergiéndolos también en el arroz con caldo cuando le falten unos minutos para que esté a punto. Cuando así sea, que lo podremos saber probándolo o bien cortando un grano de arroz a la mitad y notando que le queda un minúsculo puntito blanco justo en el centro del grano, en ese momento agregaremos encima de la preparación a los elegantes langostinos enteros, que habremos eviscerado previamente, sacándole la cabeza con cuidado, y retirando todas sus patas y sus pequeñas placas de caparazones, dejando sólo la última, que le permite tener cola, luego enjuagarlo y volver a ponerle la cabeza), verificamos que aún haya un poco de caldo líquido en la sartén y si no lo hubiera agregamos un poquito más, tapamos la sartén, apagamos el fuego, y dejamos en reposo por cinco a ocho minutos. Para finalizar, al destapar, pondremos todo alrededor de la sartén, entre el borde y la preparación, una cuantas rodajas de papa de 1 cm de espesor que habremos freído en aceite (si es de oliva, mejor), toda la extensión del perímetro de la sartén. Pondremos perejil picado finamente sobre las papas, y pimentón espolvoreado sobre la paella. Respecto a la sal agregada, recomiendo ser muy cauto, ya que el caldo está muy sazonado, y si agregamos más sal, los frutos de mar y el azafrán no se verán favorecidos en sus sabores. Tal vez lo mejor será que cada comensal le agregue a su propio gusto. La mezcla exacta de aromas y de sabores, la textura de los frutos de nuestro mar, las proporciones justas de vegetales y animales, la cremosidad del arroz, la virtud del azafrán, se unen en un plato riquísimo, de gran calidad gastronómica, que no le va en zaga a ninguno de los sabores más reconocidos en nuestra costa. Marida perfectamente con un rosado de malbec. Gracias al mar argentino, por tanta variedad y calidad. Ojalá aprendamos a cuidarlo… Y a comer ya, que esta paella no es un viva la pepa!!!!!

Septiembre 2021 / El Fundador / 11


Franz Kafka, el hombre que cumple años al revés El cielo escrito Por Guillermo Saccomanno “La construcción de la muralla china fue terminada en su extremo más septentrional avanzando desde el sudeste y el sudoeste. Y se unió aquí. Este sistema de construcción parcial se utilizó también en pequeña escala dentro de cada uno de los dos grandes ejércitos de trabajo, el de oriente y el de occidente. Para ello se formaron grupos de unos veinte obreros que debían ejecutar una muralla parcial de unos quinientos metros, un grupo le salía al encuentro con otra muralla de igual longitud. Pero luego de producida la unión, no se continuaba la obra a final de estos mil metros, sino que los grupos de obreros volvían a ser enviados a regiones completamente distintas para la construcción de la muralla. Naturalmente, quedaron así numerosos claros que se llenaron poco a poco, con lentitud, algunos sólo después de haberse ya proclamado la terminación de la muralla. Más aún: se dice que hay huecos que no se llenaron en absoluto, afirmación que, probablemente, pertenece a las muchas leyendas que se originaron acerca de la construcción y que, al menos para el hombre aislado no son comprobables por sus propios ojos y con su propio sentido de las proporciones”. Kafka escribe “La construcción de la muralla china”, a los treinta y cuatro años, una noche de 1917. Escribe de noche porque durante el día es abogado en el Instituto de Seguros contra Accidentes de Trabajo. Nunca terminará de comprender cómo los explotados aguantan las injusticias que exhiben en sus cuerpos maltrechos, tullidos, mutilados, esperando horas ser atendidos, con una paciencia tan santa como vergonzosa. No es diferente el sometimiento que sufren hombres, mujeres y niños arriados en levas a la construcción de esa muralla imponente en que se centra el relato. Además, ese año habrá de componer “El cazador Graco” y reunirá apuntes para “En la colonia penitenciaria” sin dejar de lado la glosa de Pascal y la lectura de Dickens, fuente motivacional para su novela de iniciación “El desaparecido”. Estos datos, junto con otros más privados y escabrosos, constan en sus diarios. Con Kafka me pasa siempre. Las citas se ramifican. Su escritura es un universo que todo lo abarca, incluyéndonos. Se ha dicho también: Kafka es una literatura en sí mismo y sus derivas de autoexploración -tanto en sus diarios como en sus ficciones- urden una jungla de significantes. Pero significantes de qué, cabe preguntar si se piensa que sus metáforas son, en ocasiones,

12 / El Fundador / Septiembre 2021

metáforas de nada. Hablo de una biblioteca en continua expansión en el pasado, el presente y aún más, en una dimensión profética que compromete el futuro, lo alerta. También me pasa, vuelvo a escribir una y otra vez sobre él, no hay año en que por ache o por be no retorne a sus libros, escriba impresiones ad hoc o, mucho mejor, deba citarlo porque nadie como él para explicar lo que quiso decir en tal o cual pasaje, aunque a menudo las explicaciones son innecesarias porque su escritura es siempre clara, racional, sospechosamente realista y, paradojalmente, oclusiva. Juega a la escondida, parece cacharnos, aunque ese matiz de cachada no es otra cosa que ternura y comprensión ante las más aberrantes acciones del capricho humano y su absurdo. En tanto, cuanto más vuelvo a él, más envejezco. Ahora, por ejemplo, mientras escribo sobre él, a los setenta y tres, él permanece joven, como si, regresivo, cumpliera años al revés, crece hacia atrás. La lectura de los diarios de un escritor suelen aportan elementos que facilitan una interpretación más profunda de su obra. Hay veces, y este es el caso, en que los diarios se vuelven indispensables. En Kafka, la doble lectura, es paradigmática en el ir y venir del texto íntimo a los textos publicados más tarde, en su mayoría, póstumamente. Ambos se iluminan respectivamente. Porque en los diarios encontramos, como dije, fragmentos de sus relatos y también bocetos, descripciones, aforismos y dolencias. En este mismo año Kafka alquila un cuarto en el palacio Schönborn, se compromete por segunda vez con Felice Bauer, nada en el Moldava, estudia hebreo, escupe sangre por primera vez, recibe el diagnóstico de tuberculosis y se muda a casa de su hermana Ottla y anula otra vez, definitivamente, el compromiso con Felice. “Si, como tú dices”, escribe en el diario, “la herida de tus pulmones es un símbolo, un símbolo de la herida cuya inflamación se llama Felice”. Y se ordena: “Agarra ese símbolo”. Una interpretación quizás excesivamente silvestre permite inferir que, siendo el matrimonio enemigo de la escritura, la enfermedad acude en su defensa. Es cierto, para Kafka la literatura es un absoluto, lo posee, pero también, como anota Elías Canetti, “carece realmente de cualquier vanidad de escritor, nunca se envanece, no puede envanecerse. Se ve pequeño, avanza a pasos cortos. Donde quiera que pone el pié, advierte la inseguridad del suelo. No nos


sostiene, mientras estamos con él nada nos sostiene. Y así renuncia él al engaño y a los artificios de los escritores. No hay nada en la más reciente literatura que nos vuelva tan modestos. Él reduce la ampulosidad de cualquier vida. Mientras lo leemos nos volvemos buenos, pero sin enorgullecernos de ello”. Una de esas noches, Kafka registra: “Casi siempre aquel a quien uno busca vive al lado. No es posible explicar esto sin más, es preciso aceptarlo primero como un hecho empírico. Tiene causas tan hondas que uno no podría impedirlo aunque se lo propusiera. Se debe a que uno no sabe nada de ese vecino que busca. En efecto, uno no sabe ni que lo busca ni que él vive al lado”. Es decir, el tema del doppelgänger, el ser otro, otro que lo obsesiona, y surge al dar vuelta una página de cualquiera de sus novelas abandonadas. Sus héroes, en apariencia, se le parecen mucho en las variaciones, el modo de construir esa muralla que lo protegerá de los bárbaros, que somos nosotros, sus lectores. Ocurre a menudo, un escritor busca escamotear al otro detrás de una muralla

literaria. Pero su estrategia falla desde un comienzo: quedan huecos inexorables entre la muralla que viene de una página, la de la ficción, y debería unirse con otra, la de los diarios. Y en esos huecos, agazapada, se insinúa su sombra. Por qué no entonces leer su obra signada por ese carácter de inconclusión, como una construcción imposible: no se puede decir eso que nos dice de otra manera porque ya alcanzó el objetivo, un punto de no retorno. Me gusta pensar al escritor en la noche imaginando, desde su cuarto, una inmensidad que lo supera y que sus palabras no alcanzan a reflejar. Kafka murió a los cuarenta años. No llegó a ver que sus hermanas, su familia, sus amantes, amigos y conocidos, casi todos los mencionados en el diario, habrían de morir en los campos de exterminio. Ante semejante drama, me detengo en un subrayado: “Nuestro país es tan grande que ninguna leyenda se aproxima a su grandeza, el cielo alcanza apenas a cubrirlo”. El significado de la imagen poética, que seguro es uno de los tantos posibles, se me rehúye y, no obstante, está ahí, en el hueco y quiere decirnos algo más, que está en ese cielo escrito.

Septiembre 2021 / El Fundador / 13


El Banco Provincia asesora a comercios de cara a la temporada Banco Provincia brindará asesoramiento a comercios de Villa Gesell en el uso de la billetera digital Cuenta DNI para que puedan cobrar sus ventas a través de la aplicación. La capacitación es gratuita y se realizará en el anexo que la entidad financiera tiene en la ex terminal de ómnibus, ubicada en Av. 3 y paseo 140, del lunes 20 al viernes 24 de septiembre, entre las 10 y las 15 hs. Los comerciantes podrán requerir sus postnets allí mismo o revisar y actualizar el funcionamiento de sus terminales. La actividad es una iniciativa conjunta entre la banca pública bonaerense, el municipio de Villa Gesell y las cámaras de comerciantes de la región. El objetivo es que cada vez más comercios les brinden a sus clientes y clientas la posibilidad de pagar sus consumos con la billetera digital gratuita de Banco Provincia. Actualmente, hay en el distrito 230 terminales habilitadas para operar y más de 10 mil personas usuarias de la aplicación. La entidad financiera replicará la actividad en diversas ciudades de la costa atlántica bonaerense. La billetera digital superó el mes pasado los 9 millones de transacciones totales por casi 32 mil millones de pesos, entre compras, transferencias, recargas, pago de servicios y órdenes de extracción. En el partido de Villa Gesell, durante el mes de agosto se registraron 8.440 compras en comercios por $ 16 millones. El 89% de las personas que pagaron compras con la aplicación accedió a descuentos en sus consumos. Cuenta DNI supera los 3,53 millones de personas usuarias: la mitad no operaban con Banco Provincia al momento de registrarse y un 56% tiene entre 18 y 35 años. Es una de las billeteras más descargadas en los celulares y lidera el ranking de valoración a nivel nacional. Más de 28 mil comercios de cercanía de toda la provincia ya operan con la app,

Estudio Jurídico Beltrocco & Asoc Tel.2255 46-0700 Av 3 Nº 1069 V.Gesell

14 / El Fundador / Septiembre 2021

que se convirtió en las más convenientes a la hora de vender: los comercios tienen acreditación inmediata de los pagos y las comisiones rondan entre el 0,6 y el 0,8%, las más bajas del mercado. Beneficios vigentes durante el mes de septiembre: Garrafas: 50% todos los días de agosto. Tope de $ 800 por vigencia y persona. Para pagos con QR y Clave DNI. Estaciones de servicio: todos los jueves del mes habrá un descuento del 15% en las estaciones de servicio YPF adheridas, con un tope de reintegro unificado de $400 por persona y por día. Recomendamos siempre chequear la nómina de establecimientos participantes. Comercios de cercanía: todos los jueves y viernes hasta el 30 de septiembre habrá un 15% de descuento en comercios de barrio adheridos a Cuenta DNI. Se trata de un beneficio que tiene un tope de reintegro unificado de $400, por persona y por semana. Pagos: 30% de reintegro sobre el pago de 3 impuestos y/o servicios abonado durante septiembre. Tope: $500 unificado, por persona y por mes. Celulares: 25% de descuento en las recargas de celulares los lunes, con un tope de 100 pesos por persona. Transporte: 25% de descuento en las recargas de la tarjeta SUBE los lunes, con un tope de 100 pesos por persona. Supermercados y comercios de alimentos: este 14 y 15 de septiembre hay un 20% en cadenas de supermercados y comercios de alimentos adheridos para todas las compras que se abonen mediante la aplicación. Tope de 1000 pesos por persona y vigencia.

Estudio Contable Lucas E. Beltrocco

Tel.2255 45-0880 Av Buenos Aires N 946


Septiembre 2021 / El Fundador / 15


16 / El Fundador / Agosto 2021

Profile for El Fundador

El Fundador / Septiembre 2021  

Edición de El Fundador de Villa Gesell, Septiembre 2021

El Fundador / Septiembre 2021  

Edición de El Fundador de Villa Gesell, Septiembre 2021

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded