Page 1

Cultura elCaribe, SÁBADO 14 DE JULIO DE 2018

elcaribe.com.do

Bartolo Colón Los aportes visto por de Danilo Mercader de los Santos

Cristian Tiburcio, de la camada de Cándido Bidó

José Mercader caracteriza al estelar Bartolo Colón, por sus éxitos después de tantos años estirando su maravilloso brazo derecho. P.2

Cristian Tiburcio Peña habla de sus inicios en el arte, desde sus primeros garabatos hasta su paso por la Plaza de la Cultura y la Escuela de Bellas Artes. P.12

El jurista Ramón Antonio Veras valora la vida de Danilo de los Santos tras su partida, y especialmente refiere los vínculos que lo unieron durante toda una vida. P.8

La casa de la familia Menard, en el Centro Histórico de Puerto Plata, posee una arquitectura peculiar. FUENTE EXTERNA.

MARCOS RODRÍGUEZ mrodriguez@elcaribe.com.do Fotos: Fuente externa.

R

epública Dominicana tiene actualmente el espacio cultural de la Cofradía del Espíritu Santo de los Congos de Villa Mella, la Ciudad Colonial, el Merengue, y la tradición del teatro bailado Cocolo, como Patrimonios de la Humanidad declarados por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Sin embargo, otros lugares tienen el potencial de ser integrados a este registro, ya que incluso están en la Lista Indicativa de la Unesco, donde se reúnen los bie-

Sitios de RD en la lista indicativa de la Unesco En esta lista están diversos bienes culturales de gran importancia

nes culturales para los cuales una Parte en el Segundo Protocolo intenta solicitar la concesión de la protección reforzada. Conforme al artículo 11, del Segundo Protocolo, cada Parte (Estado miembro) deberá presentar dicha lista. Sin embargo, una Parte podrá solicitar la concesión de la protección reforzada para bienes culturales que no están incluidos en la lista indicativa. Esta lista provisional contiene una breve descripción de los bienes culturales en cuestión. La provincia de Montecristi es uno de estos lugares. El atractivo histórico de esta zona está en el conjunto urbano, compuesto por viviendas de madera de una y dos plantas que contienen elementos similares a la arquitectura que se encuentra en otras islas del arco antillano, con aspectos de diseño correspondientes a finales del siglo XIX y a principios del siglo XX. En estas viviendas se destacan los techos inclinados, a varias aguas, las galerías perimetrales, buhardillas, guardamalletas, prevaleciendo los elementos que le dieron unicidad a la arquitectura antillana y que sirvieron de ejemplo para el desarrollo de la arquitectura popular dominicana. El Parque Nacional Histórico y Arqueológico de Pueblo Viejo en La Vega es otro de los sitios valiosos que tienen potencial de ser patrimonio de la humanidad. La Concepción de La Vega fue fundada a los pies del Santo Cerro como uno de los primeros fuertes construidos por los conquistadores en la isla de Santo Domingo antes de la fundación de la Ciudad de Santo Domingo. Es un sitio arqueológico, parcialmente excavado, abierto a los visitantes desde el 1980. El Parque Nacional del Este, que describe un espacio en forma trapezoidal con áreas terrestres y marinas, que incluye a la isla Catalina y a la isla Saona, se encuentra en esta lista indicativa. El Parque es un territorio poco modificado que resguarda una de las áreas protegidas más importantes del archipiélago caribeño. En su interior se representan tres zonas de vida: el bosque húmedo subtropical, el bosque seco subtropical y el bosque de transición entre los dos anteriores. Los bosques sobre roca ocupan una superficie de más del 80%, mientras los bosques de manglares cubren las zonas costeras pantanosas. l PASE A LA PÁGINA 3 >


2

elCaribe, SÁBADO 14 DE JULIO DE 2018

Cultura

elcaribe.com.do

historia de la medicina

salón de la fauna

Dr. Juan Batlle Pichardo

H

ace pocos días, en el 51 Congreso de la Sociedad Dominicana de Oftalmología, se le rindió un homenaje al Dr. Juan Batlle, dedicándosele ese congreso, mediante un hermoso acto en que estuvo rodeado de toda su familia: su esposa Yolanda Logroño y sus hijos Alejandro, Juan Francisco y Nicole. Toda la directiva de la Sociedad Dominicana de Oftalmología, encabezada por su presidente, el Dr. José Asilis Mera, estuvieron en ese emotivo momento. El Dr. Batlle Pichardo nació en Santo Domingo, el 12 de julio del 1955, hijo del reconocido oftalmólogo dominicano Dr. Oscar Batlle Morel y de la Sra. Francia Pichardo. Realizó sus estudios en el Colegio Carol Morgan y desde muy temprano tuvo clara su vocación por la medicina en general y la oftalmología en particular, siguiendo al igual que su hermano Iván, la senda paterna. Asistió a la Escuela de Medicina en la Universidad de Duke, en Carolina del Norte, Estados Unidos de América, graduándose con honores summa cum laude en ese centro, y formando parte durante sus estudios de la fraternidad alpha omega alpha, un importante logro. Recientemente, su alma mater le rindió un importante reconocimiento por sus aportes humanitarios. Luego se trasladó a la ciudad de Miami, al Instituto Bascom Palmer de Oftalmología, en donde realizó sus estudios de oftalmología bajo la guía y tutela del Dr. Edward Norton. Durante su residencia en Oftalmología fue Jefe de Residentes en el Bascom Palmer, y además realizó tres subespecialidades, retina y vítreo, neurooftalmología y oftalmología pediátrica. A su vuelta al suelo patrio, fue quien dinamizó el empleo de los lentes intraoculares. También le debemos la introducción del láser refractivo, el desarrollo de descubrimientos tales como el uso de membrana amniótica, la queratoplastia lamelar, lentes de contacto implantables, y otros importantes avances para la oftalmología dominicana, como los primeros trabajos con el láser de femtosegundo, junto a la empresa Optimedica. En sus primeros años en el país laboró junto a su padre en su consultorio de la Clínica Dr. Abel González. Y se integró al centro de Los Alcarrizos, prácticamente desde los primeros meses en el país. La Residencia en oftalmología se inicia en el Hospital Elías Santana de Los Alcarrizos, en el año de 1985. Fue su primer residente el doctor Carlos Gómez. A la fecha se han graduado más de 120 oftalmólogos y 200 técni-

cos oftálmicos de ese centro. La obra de este centro se debe a los afanes de William Hunter y esposa, y del empeño del doctor Juan Batlle en desarrollar este centro en el que se han beneficiado de cirugías de la vista cerca de 40,000 dominicanos. El centro de “Los Americanos”, como el pueblo le llama, es uno de los más pujantes e innovadores centros de oftalmología de América, y un orgullo para los dominicanos. Es un centro a donde se dirigen estudiantes de todas partes del mundo para formarse como oftalmólogos. En el 1991 inauguró el centro de Microcirugía Ocular y Láser. Su labor nacional ha sido compaginada con una importante labor internacional, y es presidente del Comité Nacional para la prevención de la ceguera IAPB visión 2020 para América Latina. En 1995, junto a otras instituciones, llevó adelante uno de sus planes más ambiciosos, la Encuesta Nacional de Ciegos. Es, además, presidente del Banco de Córneas de la República Dominicana, que ha realizado más de un millar de cirugías. En el 2001 inauguró el Centro Láser. En la actualidad es profesor de Oftalmología del Instituto Tecnológico de Santo Domingo y Jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Dr. Elías Santana. Todos los oftalmólogos dominicanos nos sentimos honrados con la trayectoria de mi amigo de tantos años, el Dr. Juan Francisco Batlle Pichardo. l DR. HERBERT STERN

Bartolo Colón (DÉCIMA CIBAEÑA) Ya empató Baitolo Con Marichai y Maitine Faita namá Trepatine Ej ei picheo de un criollo Pue se fajó en ese rollo Y dijo que , ¿viejo quién? Sigo igualito my friend A Dio yo le doi la gracia A la vigen de Aitagracia Y hata le vieja Belén.

Baitolo ej un trinquete Tiene un brazo de acero Con fueiza e plátano y mero Y también con majarete No dude que hata filete Poi lo rosado que etá Con su panza de pachá Ta tirando bola e fuego Gozando en cada juego Como éi solo y nadie má. l JOSÉ MERCADER


elCaribe, SÁBADO 14 DE JULIO DE 2018

Cultura

elcaribe.com.do

3

El país tiene importantes bienes culturales <VIENE DE LA PORTADA

La flora y la fauna del Parque Nacional del Este, cuyo clima es tropical húmedo, han sido estudiadas extensamente. Se han catalogado más de 570 especies, de las cuales cerca de 60 son endémicas. La vegetación es rica y diversa. El Parque no solo es abundante en biodiversidad, también resguarda importantes yacimientos arqueológicos protegidos en un sistema de más de 20 plazas ceremoniales, ocho cementerios aborígenes y 27 cuevas reportadas, junto a otros tantos yacimientos arqueológicos, en los cuales se han encontrado manifestaciones culturales de los diversos grupos aborígenes que poblaron la isla en el período precolombino, de acuerdo con el Ministerio de Cultura. Por su alto significado histórico, ya que alberga los restos de la primera villa fundada por los europeos en el continente americano, el Parque Nacional Histórico y Arqueológico de la Villa de La Isabela, en Puerto Plata, también está en esta lista. Tanto las fuentes históricas como las investigaciones arqueológicas coinciden en que el poblado principal funcionaba como asentamiento militar y estaba rodeado de un muro construido para protección, según registra Cultura. En el interior se ubicaban cinco edificaciones de piedra distribuidas en una extensión aproximada de dos hectáreas: la casa del Almirante, el almacén real o alhóndiga, el polvorín, la iglesia y la torre vigía. A estas estructuras se le sumaba originalmente un conjunto de chozas de madera y techo vegetal, similares a los bohíos taínos, cuyos rastros ya no son visibles, y un cementerio con enterramientos indígenas previos a la conquista que fue también utilizado para enterramientos cristianos de la época colonial. Otro de los lugares de esta lista indicativa es la Casa Grande de Palavé, ubicada en la localidad de Palavé, en Manoguayabo, Santo Domingo Oeste. Esta infraestructura es considerada por Cultura como un tesoro escondido entre matorrales, el cual podría ser una fuente para iniciar el desarrollo turístico. La Casa Grande de Palavé es un monumento colonial que según afirman los historiadores, fue erigido a finales del siglo XVI por una de las prominentes familias que llegaron a la isla y se dedicaron a la producción de azúcar. El monumento está muy cerca de la capital. A pesar del distinguido espacio en el que se encuentra el monumento, rodeado de pinares, vegetación diversa y cerca del río Haina, el palacete fue olvidado a su suerte, y hoy día no presenta el cuidado que merece como patrimonio histórico. El palacio construido con arcilla y ladrillos ha quedado expuesto a los asentamientos humanos, pues las construcciones de viviendas siguen en proceso en sus entornos. El Antiguo Ingenio de Diego Caballero, que ocupa un área aproximada de un kilómetro cuadrado, es otro de los lugares en esta lista. Es un conjunto de es-

El parque público de Montecristi y, de fondo, el emblemático reloj de esta provincia. F.E.

tructuras y edificaciones que durante la época de la colonia estuvo dedicado a la fabricación industrial del azúcar de caña utilizando la fuerza del agua. Sobre la colina se pueden identificar los restos de edificaciones y estructuras destechadas que componían el Ingenio como el molino de agua o ingenio, espacio semicircular limitado por muros de ladrillo donde se ubicaba la rueda de moler movida por el agua del río Nigua, a través de acequias; la casa de calderas, donde se observan aún la estructura de los fogones construidos en ladrillo sobre los cuales se colocaban las pailas utilizadas para hervir los jugos de la caña; la casa de purga, construcción en piedra y tapia de forma rectangular donde se colocaban las hormas de barro utilizadas para solidificar los jugos de caña después de ser cocidos al fuego; la acequia, compuesta por canales de alimentación de agua y desagüe construidos en piedra, ladrillo y tapia; otras estructuras, muchas de las cuales no han sido aún liberadas, como el horno de ladrillo y el horno de hormas, el almacén, el embalse y el depósito de agua. El Centro Histórico Victoriano de Puerto Plata también está en esta lista, y además representa para los visitantes una alternativa para conocer en vacaciones. Este lugar posee una gran cantidad de monumentos y de construcciones antiguas. Se encuentra cerca de la Plaza de la Independencia de la ciudad como lugar céntrico.

Se denomina de estilo Victoriano debido a que es el estilo arquitectónico predominante en esta zona, muchos de ellos son construcciones que datan de la época colonial de esta ciudad. La Fortaleza San Felipe es uno de los ejemplos más interesantes, además de otras construcciones como el Puente de la Guinea que data de 1879, entre otros iconos de la arquitectura local. Asimismo, los restos de la antigua villa de la ciudad de Azua, es otro de los lugares en esta lista. Conocida históricamente como la villa de Compostela de Azua, son hoy un grupo de ruinas de piedra parcialmente cubiertas por la vegetación. Las ruinas más importantes, la iglesia de Compostela de Azua y el Convento de las Mercedes, se encuentran localizadas en el municipio de Pueblo Viejo y en la Av. 27 de Febrero de la ciudad de Azua. Otro de los ingenios que está en esta lista indicativa es el de Boca de Nigua, una infraestructura colonial que se construyó a mediados del 1600 para el procesamiento de azúcares, con la utilización de mano de obra esclava. El legado histórico de esta infraestructura, subraya Cultura, es incalculable, si se toma en cuenta que para la época en que fue construida representó una obra insospechada para los humanos que habitaban el país en aquella época. El Ingenio está sobre estructuras de barro y ladrillo, con el uso de metal y madera que constituyen un sinnúmero de

La Casa Grande de Palavé está ubicada en Santo Domingo Oeste. F.E.

pasillos que conducen casi siempre a los lugares de procesamiento de caña. El Ingenio de Engombe es otra infraestructura de la lista. Es considerado como uno de los más importantes ejemplos de patrimonio industrial de tiempos de la colonia. Estuvo destinado por varios siglos a la fabricación de azúcar de caña. El área correspondiente a las ruinas ocupa unos 5.91 kilómetros cuadrados. De toda la propiedad se destacan la casa de dos niveles y la capilla, únicas de todo el conjunto que han sido restauradas. Ambas estructuras fueron construidas en piedra, siendo la capilla la única cuyo techo ha sido restaurado. El Ingenio de Sanate, ubicado a la orilla del río del mismo nombre, muy cerca de la confluencia con el río Chavón, del que es afluente, también está en la lista. En tiempos de la colonia se situó en este lugar un gran ingenio para procesar caña de azúcar. En la actualidad solamente quedan algunas ruinas de lo que, en su tiempo, fue una de las empresas más importantes de la región Este del país. El ingenio Sanate fue construido por Juan de Villoria, copero del rey Fernando el Católico, durante la primera mitad del siglo XVI, entre 1522 y 1536. La Villa Jacagua de Santiago está también en esta lista. Fue trasladada desde las orillas del río Yaque hasta los terrenos de Jacagua en el año 1504 por orden de Frey Nicolás de Ovando, Comendador de Lares en la Orden de Alcántara. El establecimiento de la villa de Santiago en los terrenos de Jacagua tuvo una duración de 58 años, ya que en el año 1562, de acuerdo con registros históricos, azotó la zona un gran terremoto que destruyó todas las edificaciones obligando a sus habitantes a retornar a una zona adyacente a la orilla del río Yaque. Finalmente, otro de los lugares que también está en esta indicativa es el Parque Nacional Jaragua, ubicado en la sierra de Bahoruco. Con 1,536 kilómetros cuadrados de extensión, es una de las áreas protegidas más importantes del Caribe insular. Desde 2002, es una de las zonas núcleo de la Reserva de la Biosfera Jaragua-Bahoruco-Enriquillo. También, es una de las Áreas Importantes para la Conservación de Aves (AICA) de la República Dominicana. El Parque Jaragua contiene numerosos ecosistemas, desde distintos tipos de bosques naturales hasta playas, costas rocosas, humedales, pastos marinos y arrecifes de coral. l

El ingenio de Engombe es ejemplo de patrimonio industrial. F.E.


4

elCaribe, SÁBADO 14 DE JULIO DE 2018

Cultura

elcaribe.com.do

Covarrubias

Instituto Tecnológico de Monterrey.

FUENTE EXTERNA

PEDRO CONDE STURLA pinchepedro65@yahoo.es

E

n la esquina Pernambuco con Avenida Tecnológico: allí estaba la parada de taxis y allí estaba casi siempre Covarrubias. A veces también estaba casi siempre aquel gordo barrigón al que nunca le daba frío y aquel flaco que de tan flaco se parecía a Agustín Lara (“demasiado flaco para estar vivo y demasiado gordo para estar muerto”). Al gordo barrigón lo vimos una vez, con la camisa abierta y sin abrigo, cambiando una goma pinchada, sudando como quien dice a mares en pleno invierno: una madrugada de invierno, aquellos inviernos locos de Monterrey, con la temperatura a cuatro o cinco grados. Los inviernos de aquel Monterrey con su clima de zona desértica como un fuego cruzado, con calores insufribles en verano, frío y lluvioso en invierno, un invierno inconstante donde la temperatura subía y bajaba como una especie de tobogán. El mismo Monterrey que inspiró los enconados versos que todos conocíamos de memoria: Adiós Monterrey querido, / de tus vergeles me alejo, / si vine fue por jodido / y si vuelvo es por pendejo. Era el Monterrey que muchos aborrecían cordialmente, el mismo al que otros amaban con desprecio y algunos incon-

dicionalmente. El Monterrey de los años verdes de nuestras vidas, los años largos, aquellos años en que esas vidas eran proyecto y entre proyecto y proyecto pasaba una eternidad. El Monterrey de los años sesenta donde fuimos estudiantes del Tecnológico. Allí donde fuimos casi siempre felices, aunque muchos, como de costumbre, se sentían tan miserables que no lo supieran o se dieran cuentan. Aparte de taxista, Covarrubias era filósofo y nuestro guía espiritual, nuestro Virgilio en el más o menos infierno de la ciudad chingada. Casi “un duque, un señor y un maestro” como le dijo Dante a Virgilio en la diabólica comedia. -La ignorancia es la madre de todos los desmadres -solía decir. Pero lo de guía espiritual y lo de infierno es eufemismo, puro cuento. Covarrubias nos guiaba espiritualmente por el infierno metafórico de la dolce vita de Monterrey. La pecaminosa dolce vita regiomontana. Covarrubias era un medio y era un fin, era el premio que nos dábamos algunas veces después de los exámenes, después del deber cumplido y si había disponibilidad en términos metálicos. Él conocía todos los secretos de la noche, los lugares donde se encontraba “el mejor material”, todos los antros de diversión y perdición. Solamente nos llevaba, eso sí, a los más discretos y decentes, no a sitios de mala muerte. Algunos eran lupanares o congales como dicen los mexicanos, y otros más bien cabarés, centros nocturnos donde presentaban espectáculos. A casi todos asistían chamacas y chamaconas que bailaban por un peso cuando el peso mexicano se cotizaba a 12.50 por dólar. Algunas compartían en ocasiones con los clientes en la mesa, pedían bebidas caras, por las que recibían comisión, y

los mozos se las traían aguadas para que pudieran trasegar el mayor número sin peligro de emborracharse. En esos sitios se encontraba desde luego un poco de todo y eran propicios para amigar y ligar, saciar eventualmente nuestra acuciante sed de conocimiento carnal. La infinita lujuria estudiantil. Ocasionalmente la estadía se convertía en tertulia cuando a alguno se le cruzaban los cables y comenzaba a hablar de cine o literatura. En esos casos, el tema de conversación pasaba de “La montaña mágica” de Thomas Mann, por ejemplo, al monte olímpico de Venus. Una noche, en uno de esos locales de dolce vita sobrepasamos sin darnos cuenta nuestro magro presupuesto y a la hora de pagar la cosa se puso fea, refea, como se dice en México. Aparecieron, como por arte de magia, unos cuates tenebrosos “del dominio de Goya”, como dijera Roque Dalton. Los tenebrosos estaban al parecer dispuestos a quitarnos hasta la ropa para cobrarse lo adeudado, parte de lo adeudado. Se apoderaron de los relojes, desde luego, y el dinero que llevábamos, pero la deuda seguía en pie, faltaba lana, mucha lana. A ver cómo le hacemos, hijos de la chingada. Habíamos incurrido, de hecho, en un gasto extraordinario de unos veinte o treinta dólares. Casi como quien dice una fortuna, casi la tercera parte de lo que recibíamos mensualmente. Después de mucho argumentar en busca de una solución que no implicara derramamiento de sangre o de tequila, los tenebrosos sugirieron que uno de nosotros fuera a buscar la plata mientras los demás quedábamos como prenda en condición de rehenes. Argumentamos entonces, en sentido viceversa, que para lograr ese cometido era necesario que la

mayoría fuera por el dinero mientras solo uno se quedaba en garantía. En principio se produjo mucho alboroto y oposición porque la persona que designamos por mayoría de votos -y contra su muy expresa voluntad- no valía según los acreedores lo bastante, era un chaparro, no alcanzaba, dijeron, ni para propina. Pero en fin, a fuerza de la más sutil dialéctica y finos razonamientos, y después de haber entregado los documentos de identidad y los que nos acreditaban como alumnos del Tecnológico, accedieron a dejarnos ir en busca del dinero que ninguno sabía dónde encontrar a esas horas. Para peor, nos dieron un plazo miserable de tiempo para volver al lugar so pena de denunciarnos ante las autoridades y tomar represalias contra el rehén. Era algo que de seguro podía costarnos la expulsión de la institución en que estudiábamos. Una que no permitía inconductas a sus estudiantes y mucho menos a extranjeros de una isla desconocida del Caribe. Salimos del lugar en horas de la madrugada y con las almas en zozobra, temiendo lo peor. No encontrar quien nos prestara el dinero, ser denunciados a las autoridades... Todo eso sin contar que tampoco teníamos dinero para el taxi y no había servicio de autobuses. Fue en ese momento cuando uno de nosotros tuvo la idea más brillante de su vida. Llamar a Covarrubias desde el local de dolce vita, llamar al bendito Covarrubias a la parada de taxis del Tecnológico, por si acaso aún estaba de servicio. Implorar un milagro. El teléfono sonaba durante una eternidad y nadie respondía y luego se cortaba la comunicación, crecía nuestra desesperación. Llamamos una vez y otra vez hasta que al fin se escuchó la voz del flaco que se parecía a Agustin Lara y Covarrubias se había marchado. Creo que se marchó hace media hora, no lo veo. ¿De dónde me hablan? El flaco que se parecía a Agustín Lara era un tipo antipático con el cual no teníamos la relación que teníamos con Covarrubias y nunca nos hubiéramos atrevido a pedirle lo que le pediríamos a Covarrubias ni él hubiera accedido. El mundo se nos cayó encima en el momento en que el flaco antipático que se parecía a Agustín Lara colgó el auricular y emprendimos una marcha fúnebre en dirección a quien sabe dónde. Casi al instante escuchamos que el teléfono de la dolce vita timbraba alegremente. Aló, sí, para servirle, Covarrubias, sí, ese mismo, mande usted. Nuestro guía espiritual, nuestro ángel de la guarda, el bendito Covarrrubias, finalmente apareció al otro lado del teléfono. Media hora después se hizo presente en el lugar en donde estábamos como quien dice prisioneros, nos sirvió de garante o fiador, pagó la cuenta o algo parecido, nos resolvió el problema. Nos brindó unas cervezas para el desayuno. Nos trajo luego derechito a casa. Durante el viaje de regreso, los versos de Dante a Virgilio retumbaban en alguna cabeza. No teníamos con qué pagarle. Nunca tendríamos con qué pagarle. l https://nuevotallerdeletras.blogspot.com/ Amazon.com: Pedro Conde Sturla: Books, Biography, Blog, Audiobooks, Kindle http://www.amazon.com/-/e/B01E60S6Z0.


elCaribe, SÁBADO 14 DE JULIO DE 2018

Cultura

elcaribe.com.do

5

Apuntes de infraestructura

Ada/hada volando a los 88

Pasarela tropical (Ada Balcácer, 2001). FUENTE EXTERNA.

PEDRO DELGADO MALAGÓN

pedrodelgado8@gmail.com

U

sted debe tomar ciertas precauciones antes de observar estas figuras saturadas, estos extrañamientos coloreados, como frases orgánicas que se rehacen en cadencias libres y viajan en la superficie del destello, en el espacio y la percepción del fuego primordial. Miramiento y cautela requerirá también frente al universo limpio y vertiginoso, ante el estallido poético y la toponimia incierta de unos paisajes descubiertos por el trémulo vaivén de unos ojos. Será precisa, digamos, alguna dosis de prudencia para asomarse con tajante convicción a la sonoridad de estos símbolos, a la fragante transparencia, al suave arregosto de sus pigmentos. Le hará falta, de verdad, aproximarse a esa zona contigua entre claridad y sueño, entre realidad y sombra, y luego rasgar con su mirada el equilibrio de aquellos soles detenidos.

Ada Balcácer (1930, San Juan de la Maguana, R. D.). F.E.

Primavera (Ada Balcácer, 2001). FUENTE

Todo esto se lo recomiendo si acaso usted decidió sumergirse en esas placas de perpleja ecología que la pintora dominicana Ada Balcácer ha denominado Esculturas Vegetales. En este experimento pictórico, Ada procura alcanzar volumetrías mediante los alardes de la luz, a través de la excitación de su paleta que persigue “la valorización contrastada del blanco y del negro”. Ella expone que “en la realidad de luz y trópico toda exaltación de luz y

color debe crear los efectos de tridimensionalidad de la luz como valor máximo de expresión visual”. Pero el resultado viaja mucho más allá de lo propuesto y estas imágenes superan significativamente su designio explícito: la materia escultórica. El ejercicio teórico, en este caso, es rebasado por los límites del ensueño. La formulación racional queda corta respecto al influjo penetrante de esta atmósfera. Antes que lograr un equivalente plásti-

EXTERNA

co de altos y bajos relieves, Ada ratifica que el dibujo y el color no son distintos en absoluto y que, como señaló Cezanne, “a medida que vamos pintando, dibujamos” y “que cuanto más se armoniza el color, más se precisa el dibujo”. Con todo, las Esculturas Vegetales admiten lecturas diversas. Habrá una conjunción de signos secretos, de personajes, de saberes, de doctrina y de arte encerrada en estos cuadros. Apariencias que se ocultan en la anchura matizada, figuras que adelgazan en la transgresión del claro/oscuro, rituales de diatriba extrapolados en el recinto tembloroso, efímeros contactos con la certeza y el dolor, consagración del color en sus contrastes simultáneos: en la danza silenciosa de sus cadencias virginales. La coloración, en esta fase de Ada, alcanza toda su riqueza y la forma accede a la plenitud. Hemos visto una pintura intelectual, una propuesta elaborada, decisivamente simbólica, en la que el trópico deviene en un sintético catálogo de colores, en una epifanía, en un firmamento indemne, en un cosmos de soflamas intocadas. Miguel Ángel Asturias, en las Leyendas de Guatemala, habría insinuado: “Los trópicos son el sexo del planeta”. Pero en los cuadros de Ada desaparece esta noción del trópico húmedo, lúbrico, totalizante, invasivo, envolvente, barroco. La tropicalidad aquí es un concepto apenas luminoso, cromático, escueto, carente de morbidez. En Ada tampoco aparece el “horror vacui”: el pánico frente al espacio vacío. Ella, sin pavor, lanza sus figuras señeras sobre una superficie plana y taciturna, encima de una roja y densa meseta que no cae. Es una crítica, en última instancia, a lo tópico del trópico: a la apabullante vegetación y al barro encarnado, al diluvio primordial e inexplicable. Se podrían individualizar algunas de las fuentes de Ada Balcácer: acaso Matta, acaso Chagall, acaso Delaunay, acaso Oviedo. Dentro de estos lienzos he descubierto la efigie de Ada-Víctima de la Moda, de Ada en la Pasarela Tropical, de Ada en El Verde Arrodillado, de AdaSerpiente en la Revisión del Paraíso. La he mirado asimismo en el trayecto, en aquel entramado geométrico de curvas y alientos, de líneas y vértigos. “Quien ha de pintar una figura, si no puede convertirse en ella, no puede dibujarla”, dijo Dante en la Canzoniere. Usted, así, habrá de verla caminar en lo profundo de estas Esculturas: Ada/hada que vuela, que huye, que viene hacia nosotros; Ada/ Dafne transformada en laurel, como fugada del insomnio de su propia paleta. Y entonces comprobará que el ejercicio pictórico de Ada Balcácer —como la religión, como el amor— constituye un trance de credulidad: un verdadero e irrenunciable acto de fe. (Comentarios acerca de la exposición pictórica “Esculturas Vegetales”). l


6

elCaribe, SÁBADO 14 DE JULIO DE 2018

Cultura

elcaribe.com.do

TEMAS SOBRE HAITÍ, REPÚBLICA DOMINICANA Y EL CARIBE

Libros: Lo que nos hablan las fotos sobre el Caribe en la National Geographic. 3

MU-KIEN ADRIANA SANG HISTORIADORA

mu-kiensang@pucmm.com.do

¿Por qué cambia el discurso? ¿Por qué se enfatiza otros temas y otros aspectos? Al parecer porque cambian los intereses de diversos sectores socioeconómicos. Una vez asegurado el control del espacio desde la perspectiva de la defensa y pasada primera guerra mundial, se intenta promover la idea de la bonanza económica que de la mano de las inversiones. Los artículos dedicados a Cuba y a Puerto Rico dan esa pauta. También se intenta satisfacer las necesidades de un sector de la población estadounidense ávido de viajar y de encontrar lugares para vacacionar. Como ha mostrado Louis Perez, durante la primera guerra, cuando los estadounidenses no podían visitar Europa, surgieron nuevos sitios turísticos en la región como fue el caso de Cuba. O el de Jamaica, donde “In the Winter of 1918-19 thousands of people arrived from England and the United States, seeking the genial climate of tropical country” National Geographic Magazine con su definición amplia de geografía, ofreció a sus lectores gran cantidad de información de lo que era posible encontrar en las islas. Con relatos atractivos en los textos y una generosa cantidad de fotografías se dio a la tarea de promover las bondades de las islas e incitó a conocer y a disfrutar de esos lugares que ya eran visitados por el turismo británico, se hacía eco de una necesidad, aun de la que aquellos de sus lectores que solamente podían “viajar” sin moverse de su casa, los armchair traveler o viajeros de sillón. [1]

C

ontinuamos con el interesantísimo libro de la amiga historiadora Laura Muñoz, Fotografía imperial, escenarios tropicales. Las representaciones del Caribe en la Revista National Geographic. Aunque ya le hemos dedicado tres entregas, y faltan otras tantas, estos artículos no pueden transmitir la riqueza del enjundioso trabajo investigativo. En esta oportunidad intentaremos hacer un resumen del capítulo titulado “El Caribe, Mediterráneo Americano”. Inicia contando que en el año

2006 la revista publicó un libro en el que se recogían reportajes realizados durante el siglo XX, pero que en ese texto no se había incluido ninguno de los reportajes que se habían hecho a la zona del Caribe. Afirma también la autora que hubo un cambio de discurso en la revista, resultado del control norteamericano en la zona y la necesidad de presentar un ambiente de bonanza económica. La nueva orientación convertía a los reporteros en verdaderos exploradores. Pero como no era incitar a viajar, sino ofrecer una ventana al mundo para conocer sus costumbres, condiciones y características, acompañar diversas empresas movidas por interés económico, además de la difusión del discurso asociado a la exploración, el romance y la aventura, otras características de este periodo es que las miradas del Caribe se hacen a partir de relatos dedicados a un país en particular o a la región en su conjunto. Con un número de artículos equivalentes, que van intercalándose, pareciera que interesa presentar al Caribe como una región, pero también marcar los elementos que distinguen a cada una de las islas y que responde a la colonización con el romance y la aventura no significa que se abandone el interés por la ubicación estratégica o por reconocer la labor estratégica de los Estados Unidos en la región. Esto último es notorio en los

textos dedicados a Cuba, a Haití y Puerto Rico que circularon entre 1920 y 1924, pero se percibe todavía en 1931 en el consagrado a República Dominicana. Para ocupar un lugar menos evidente en aquellos artículos en los que se presenta la noción del Caribe como un área geográfica, rica en sí misma o como puente hacia otras. En estos textos, que acompañan otras tantas empresas estadounidenses, romance y aventura son las palabras clave del discurso, incluso en aquello cuyo tema central es el recorrido de invierno de los acorazados de la Flota del Atlántico, o la travesía de los aviones del ejército estadounidense. Todos contribuyen a crear una geografía de la imaginación puesta en marcha para mover una empresa turística. [2] Así pues, no cabe duda de que la estrategia de la National Gaographic Magazine, en las primeras décadas del siglo XX, fue la de fortalecer las características específicas de cada país que a su vez estaban acompañadas de “iconos visuales que eran retornadas cada vez que se hablaba de él”[3]. Era evidente, que después de los primeros años experimentales, para ese momento, la revista era más que popular en el público norteamericano y del mundo. Para eficientizar su servicio y disminuir costos, la revista comenzó a utilizar fotografías de agencias particulares, de fotógrafos independientes, así

como de dependencias federales. La medida, sin embargo, fue contraproducente, pues sus fotos ya no guardaban el atractivo de antes, y sobre todo, eran publicadas por otros medios. “Esto lleva a preguntarse ¿en qué NGM moldeaba imaginarios y en qué proporción se hacía eco de representaciones que circulaban previamente?” [4] Por supuesto, que las críticas no provocaron la disminución de sus suscriptores. National Geographic continuó siendo un ícono en el gusto de un gran segmento de población. Volvamos al tema del discurso elogioso a la labor de Estados Unidos en el Caribe. Afirma la historiadora que este discurso fue interrumpido temporalmente en enero de 1922 por el expresidente Williams Howard Taft. Sorprendió el reportaje sobre las Bermudas, pues no era considerada como parte integrante del Caribe, como un sitio excelente para el turismo. En el reportaje en cuestión se destacaban los mismos elementos que en otras islas caribeñas (“the transparent waters, the beuty of the shallow sea bottom near the shore”). “El artículo ofrece mucha información acerca de la historia, de la población y la economía de las islas mayores. Los resultados positivos se atribuyen a la colonización británica, adoptándose una mirada nostálgica que recupera personajes del pasado, desvinculándolos del horror de la dominación, para convertirlos en productos turísticos”.[5] Este artículo, sigue explicando la autora, fue el que marcó la pauta para los próximos artículos en el que se mostraba al Caribe como una zona maravillosa para invertir en el turismo: Las islas aparecen como lugares naturales, principalmente como paisajes, representan “el encanto del jardín tropical” pero sobre todo expresan la idealización de la abundancia del trópico. También aparecen las zonas urbanas y sus poblaciones, que participan de ese muestrario de lo exótico que se recoge en las páginas de las revistas, pero en el Caribe, a diferencia de lo exótico, no está lejos ni en un lugar misterioso. Aquí se trata de un exotismo matizado. (…) En este periodo el Caribe es un espacio ideal para la aventura y el romance, y la historia, se deja ver en la revista, así lo comprueba. Una historia fija que, una vez dados los datos fundamentales, no cambia. No es la historia contemporánea. Porque no se habla de la ola de violencia, protestas y huelgas que sacuden a los trabajadores de esas islas que ocupan el espacio.[6] Así, se vendía nuestro Caribe como paraíso tropical, en el que se ocultaba la cruda realidad de las grandes mayorías. Espacio agotado. Hasta la próxima. l _________________________________________________ [1] Laura Muñoz, Fotografía imperial, escenarios tropicales. Las representaciones del Caribe en la Revista National Geographic, México, Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis MoraConsejo Nacional de Ciencia y TecnologíaEl Colegio de Michoacán, 2014, p. 110. [2] Ibidem, pp. 111-112. [3] Ibidem, p. 114. [4] Ibidem. [5] Ibidem, p.127 [6] Ibidem, p. 163


SÁBADO 14 DE JULIO DE 2018

OGM

elcaribe.com.do

Central de Datos

elCaribe,

zona retro Cultura

7

Juan Bosch – Pedro María Pimentel y Antonio Imbert – 13 Primeros meses de 1966 NAYA DESPRADEL • ndespradel@elcaribe.com.do

Tal como hemos indicado anteriormente, el asunto de Pedro María Pimentel fue objeto de más de un editorial de El Caribe, el segundo de los cuales se reproduce en esta Página. También fue objeto de una caricatura, aquí inserta, en que se hace referencia a que Pedro María se presentó sin abogado constituido en el tribunal que lo iba a juzgar, a pesar de que varios profesionales del derecho se ofrecieron a acompañarlo. El editorial indicaba que “ojalá el caso Pimentel no haya concluido” y, efectivamente, no concluyó en ese momento. El tema, que tantas consideraciones originó, también fue tratado por un señor llamado Luis Martínez, persona versada en derecho, quien escribió una carta a El Caribe aquí incluida, en la que se refiere a sus consideraciones acerca de teorías procesales o de enjuiciamiento criminal. 19 de marzo de 1966 Editorial de El Caribe ¿Es delito la pobreza? Pedro María Pimentel, el joven campesino vegano de 19 años, ha sido condenado a seis meses de prisión. El reo es la misma persona que recientemente fue acusada de espiar, por cuenta de soldados extranjeros, en los alrededores de la residencia del profesor Juan Bosch. Pimentel no ha sido condenado por espionaje. Se le condenó por violar el artículo 259 del Código Penal al usar un uniforme que no le corresponde. El joven campesino no tuvo un abogado que lo asistiera en sus medios de defensa. Y como se ha publicado –y así lo admite la propia Policía en una advertencia a la Justicia—el pobre Pimentel es “bruto o torpe”. De ahí que, estamos seguros, no pudiera demostrar en el plenario, a satisfacción del juez y fiscal, que una prenda de vestir, sin insignias, y recogida en un basurero, no puede ser un uniforme, aunque en alguna época fuera parte de un uniforme. Ojalá que el caso de Pimentel no haya concluido. Ojalá que la sentencia que lo ha enviado a la cárcel por seis meses no llegue a sentar jurisprudencia. Porque de ocurrir esto último estaríamos convirtiendo, por decisión judicial, la pobreza en delito.

19 de marzo de 1966. Caricatura de El Caribe. FUENTE EXTERNA

22 de marzo de 1966 La Opinión del Lector Caso de Pimentel Señor Director: Suplico se digne publicar, si lo considerare pertinente, en la sección destinada a tal fin, el siguiente comentario, relacionado con el proceso, causa o juicio seguido en la Tercera Cámara Penal a Pedro María Pimentel. Por ser pura y simplemente un enamorado del derecho, apolítico en toda la extensión de la palabra, sin animus injuriandi, intento exteriorizar algo que mi agotada mente guarda, de las teorías sumariales, procesales o de enjuiciamiento criminal. El acusado careció, en absoluto, de la necesaria e imprescindible asistencia técnica; quedó indefenso. No pudo ejercitar las oportunas acciones para enervar o destruir las esgrimidas por el señor Fiscal. Sin abogado defensor, no es posible en-

tablar recursos. Y sin estos jamás se puede obtener una verdadera justicia. Los derechos del inculpado no pudieron hacerse efectivos y viables. El debate judicial ha sido enormemente desigual, porque un pobre aldeano, carente de instrucción no puede competir con una persona ilustrada, un doctor en derecho, un Fiscal, que supo moverse con toda amplitud y libertad sin el control de la defensa. Como decía Capzódio, ya en el siglo XVII: “Los reos, por razón de dignidad humana, necesitan una defensa suplementaria”. Todas las autoridades y funcionarios que intervengan en el proceso penal, dentro de los límites de sus respectivas competencias, cuidarán de consignar y apreciar las circunstancias así adversas como favorables al presunto reo, y están obligados, a falta de disposición expresa, a instruir a éste de sus derechos y de los recursos que pueda ejercitar mientras carezca de defensor.

En el pueblo hebreo se admitía hasta el momento del suplicio. Igual ocurría en Atenas y Roma. Dentro del sistema acusatorio, el Patronus era el abogado informante, asesorado por el verdadero advocatus (abogado, nota de nd). Esta instrucción siguió regulada en los estatutos de la abogacía hasta los momentos actuales. De ahí, “el crecido número de abogados locales” que “han ofrecido sus servicios al joven campesino en sus medios de defensa”. Merecen ser calurosamente felicitados. Hay que evitar cualquier error judicial que repercutiría ante la humanidad que con mayor estruendo que la realización de los supuestos hechos perpetrados. El Ministerio Público, actor procesal, parte oficial, tiene el sagrado deber de promover la acusación legal en nombre de la ley del Estado, de la sociedad del pueblo, etc. Sin embargo, como así mantiene el Código Procesal Italiano, no queda exonerado del deber de ser imparcial y verídico. Hay ocasiones –como sería la presente – que le es permitido convertirse en auténtico defensor del inculpado. Es necesario poner en claro, ya que en el ambiente quedó flotando la duda, la verdadera personalidad del supuesto delincuente, con sus señas particulares características, con testigos de conocimiento si fuere necesario o de informes proporcionados por la policía. De la edad también depende la capacidad criminal del delincuente. Ha debido traerse a los autos (esto corresponde al Tribunal. En su caso, al señor Juez Instructor) certificación del acta de nacimiento o de la partida de bautismo. Los médicos forenses o legistas también pueden determinarla. Si faltan estas pruebas hay la posibilidad de incurrir en un grave error judicial quebrantándose el derecho substantivo penal, bien en el grado de eximente completa o de atenuante. También es necesario indagar sobre la conducta buena o mala del supuesto acusado porque puede influir y de hecho influye, en los juicios orales y en el momento de llegar al fallo. El señor Juez, el señor Fiscal y la defensa, si la hubiere, estaban en el caso de pedir informes a las autoridades, alcaldes de barrio o policía del pueblo donde hubiere residido Pedro María Pimentel. l Continuará la próxima semana


8

elCaribe, SÁBADO 14 DE JULIO DE 2018

Cultura

elcaribe.com.do

Danilo de los Santos aportó a la sociedad RAMÓN ANTONIO VERAS Abogado

1

.- El afecto recíproco entre dos personas es resultado del tiempo que han permanecido compartiendo, tratándose y demostrándose cariño mutuo. La confraternidad y franca simpatía se unen para hacer posible la armonía que se ha de mantener con el paso de los años. Las épocas compartidas, y libres de suspicacia, traen amigos y amigas para siempre. 2.- En el seno de nuestro pueblo hay toda una generación de mujeres y hombres que desde hace décadas construyeron una sólida relación de amistad que han conservado sin sufrir ninguna clase de fisura. Los vínculos que nacieron en la niñez están hoy, todavía en la tercera edad, con los mismos sanos sentimientos que se fraguaron. Nada dañino ha tocado aquella relación que se ha extendido hasta por más de ochenta años. 3.- El barrio donde nací y me desarrollé en la ciudad de Santiago de los Caballeros, estaba compuesto por personas de escasos recursos económicos y con un gran sentido de la amistad, probando así que la limitación en lo material no impiden hacerle honor a los principios en los cuales descansa la cordialidad y la lealtad. La camaradería que se origina participando en forma compartida en su estructuración resiste las acciones de los que gozan distanciando a los amigos. 4.- Aquellos que nos hicimos amiguitos y amiguitas en los primeros años de nuestras vidas, nos conocemos perfectamente; no nos andamos con rodeos; estamos convencidos de las deficiencias que adolecemos y las escasas virtudes de que somos acreedores; no nos creemos santos ni demonios. Los verdaderos amigos se quieren por entero, completos, tal como son. A mis camaradas les tengo un lugar reservado en lo más profundo de mi corazón, y en los hechos trascendentes de mi vida les pongo en primer lugar. 5.- A los amigos de infancia les asigno tareas que para mí son de mucha significación. De ahí que luego de elaborar el manuscrito de lo que llegaría a ser el libro: “Parte de mi vida, para mis hijos, nietas y nietos”, que es una especie de testimonio y mensajes dirigidos a mis descendientes, una de las primeras personas en conocer el original fue Danilo de los Santos, a quien le solicité hiciera un

comentario del texto. Me complació y escribió lo siguiente: “Autobiografía para todos los míos” “Con una escritura clara, directa, franca y testimonial, Negro Veras, nombre emblemático de nuestra Ciudad del Yaque, nos hace entrar en su pasado o el tiempo ido; y nos envuelve con el trazado de los rieles por donde movía su cuerpo de enganchados vagones el Ferrocarril Central, inaugurado en 1897”. “Alrededor de la fecha en que ambos nacimos, más o menos hace 70 años, todavía prestaba sus servicios públicos “la locomotora de los aullidos”, como le decíamos; recordando que la abordé para un viaje a Altamira que fue alucinante y vomitivo. También el primero y el único abordaje de un vagón en ida y vuelta que repitió el desahogado vértigo estomacal”. “Los rieles eran una frontera tal, como el barrancón de la cuenca del Yaque, donde quedaban las calles extremas del casco urbano y donde vivían honorables familias, entre ellas, descendientes de Fernando Valerio y Juan Antonio Alix. Los muchachos no alcanzábamos a despejar esos nombres, desenvolviéndonos, sobre todo, en las cuadras que identifica Ramón Antonio, cuando fue bautizado, no en la pila de nuestra catedral, ni en el presente cercado con barrotes, sino en la antigua y modesta Iglesia de la Altagracia; donde el Padre Fortín ungió cristiano tanto a él, como a una de sus hermanas”. “Ramón Antonio “Negro” Veras deslindó el perimetraje de cuando niño, púber y adolescente, anotando los lugares donde su familia encontró diversas cobijas para vivir en medio de precariedades e invenciones culinarias de una madre que lo marcó con la instintiva preferencia entre toda su prole”. “Las tizanas y diversos remedios del recetario natural de antaño, incluso platos culinarios como el majarete, afloran en las anotaciones de una lúcida historia autobiográfica, matizada de amor crudo, honesto y vertical, para ejemplarizar la vida. Desde la angustia que marcó a la madre con el trauma de las interminables mudanzas, y que reencarnó en Negro cuando ya, con familia propia creada con la inolvidable esposa Carmen Rodríguez, la adquisición de un techo propio fue una verdadera obsesión”. “Los amigos barriales de cuando muchachos; las familias que le ofrecieron a los Veras sus manos solidarias incondicionalmente, fluyen con nombres propios desde el agradecimiento. En el apretado y testimonial trazado de su vida ejemplar que se alcanza a leer sin interferencia de sombras, la claridad rampante como toda luz directa, se siente el sabor como el sabor de la vida de un autor con narrativa sin rebuscamientos”. “Hasta cuando tiene que contar la dura posición de la madre, en lecho de muer-

te, en relación a la entrañable Carmen; el autor desahoga un perdón como ser humano cuya penitencia existencial fue crecer descalzo, hasta alcanzar la dignidad que acrisoló su camino llegando y siendo una columna ciudadana, ejemplar en su vocación doctrinal, filosófica existencial, ejercicio jurídico y radicalismo sin titubeo, sin miedo”. “Solamente para mis hijos, nietos y nietas” es la intención titular que mueve el texto de Negro Veras, para contarles a tales descendientes directos las verdades que no son amargas sino, contrariamente, balsámicas: aromáticas, consoladoras y resinosas. Es un texto en el otoño de una vida que escribe un Pater familiar no solo para su descendencia sanguínea y parentela, sino también para sus muchos amigos. Y porque no, para los hipócritas y rivales que muchas veces se han resentido de su aliento, de su voz y de sus palabras sin rodeos”. “Yo me atrevo a definir este texto apretado, breve y honesto: “Autobiografía para todos los míos”, que incluye a la descendencia, a sus camaradas y coetáneos; sin olvido de admiradores y ascendentes”. “Autobiografía para todos los míos o “Solamente para mis Hijos, Nietos y Nietas”, es un relato autobiográfico que se constituye en un retrato de lo pasado proyectado hacia el hoy. Un retrato que despierta nuestro admirable respeto hacia el Negro Veras de siempre y que funciona como espejo ejemplar para nosotros”. Hasta aquí el comentario de Danilo al libro de mi autoría. 6.- El viernes día 6 de julio del año en curso, luego de recibir la fatídica noticia de la muerte de Danilo de los Santos, escribí: “Por allá, en los primeros años de la década del 50 del siglo pasado, conocí a Danilo cuando este residía, conjuntamente con sus padres, hermanos y hermanas, en la calle Salvador Cucurullo, muy cerca de la 30 de Marzo. Los vínculos de amistad entre Danilo y yo siempre fueron fraternos; nos dimos un trato de hermanos lo que me permitió valorarlo como una gran persona. Él fue talentoso, manejó con donaire el pincel, y llegó a ser profesor universitario y conocedor de la historia dominicana, plasmando sus conocimientos de esta materia en obras que han servido de consulta a muchos investigadores de las ciencias sociales”. 7.- De Danilo hay que decir que vivió para aportarle a la sociedad, y fue de los ciudadanos con los cuales cada país necesita contar; con cualidades estimables que entregó a la colectividad, lo que le permitió elevarse, ser meritorio y digno de elogios. 8.- Danilo fue un ser humano sumamente necesario para su país; merecedor de mucha estimación; importante por sus buenas obras y calificado como útil porque contribuyó con las causas nobles, lo

que nos impone tomarlo en consideración como ciudadano de significación social por lo que hizo y nos lleva a identificarlo como acreditado y sobresaliente por su sensibilidad, brillante como intelectual, profesor y ejemplo de lo que es un ente social preocupado por lo que es conveniente para su país. 9.- Danilo, por su accionar social debe ser recordado como un hombre que en todo el curso de su vida se mantuvo interesado en colaborar; asistir a los demás; extender la mano solidaria; prestarle concurso a quien necesita ayuda y coadyuvar en forma desinteresada. Precisamente, nuestro país necesita de seres humanos formados para prestar servicios, empleando el tiempo y atendiendo a lo que sea constructivo; haciendo labores que sirvan como demostración de lo que es el espíritu creador y edificante. 10.- Es una necesidad contar con personas como Danilo de los Santos, que con su talento se multiplican, se hacen abundantes, y por ser diligentes logran expandirse, incrementando el deseo de superación de sus compatriotas. La vida nos ha enseñado que aquel que le es productivo a la sociedad llega a ser merecedor de consideración, y con el tiempo se hace notable por su laboriosidad; destacado y distinguido porque sirve como paradigma a la comunidad. 11.- Su alto nivel de conciencia llevó a Danilo de los Santos a sentirse comprometido y a contribuir para crear un ambiente adecuado a la sana convivencia para todas y todos, probando así que aquel que emprende con decisión y voluntad tiene por fin último crear un activo valioso de la sociedad que cree en el trabajo para con dinamismo producir obras de arte y educar en los centros educativos. 12.- La práctica de vida de Danilo debe servir como orientación a los dominicanos y a las dominicanas interesados en que el país salga adelante y rompa con las trabas que impone el subdesarrollo, y aprendan que solo aquellos que son resueltos para cambiar el atraso por el progreso dan vida y esplendor a la sociedad donde viven. Él dio demostración de entrega a su comunidad cediendo su tiempo para que diferentes sectores adquirieran conocimientos. Facilita la buena instrucción aquel que pone su inteligencia al servicio de la especie humana. 13.- La personas que como Danilo de los Santos, llegan a formar parte del mundo de los vivos resultan convenientes a la sociedad donde viven por la obra realizada, porque de lo contrario su existencia no tiene razón de ser como entes sociales. Danilo probó que para bien enseñar se requiere tener el don de preparar, dirigir y civilizar, algo de lo que solo son poseedores aquellos que como él llegan a ser pedagogos por vocación; los que demuestran inclinación para enseñar con el esmero que impone quitarle la tosquedad hasta el más rudo puliéndolo. Para refinar mediante la instrucción hay que tener gusto, disposición. 14.- A Danilo, ya en su tumba, debemos decirle: “Las lágrimas que se vierten por las personas que nos fueron queridas, son saludables y aceptadas, y avezan el alma a no olvidarse fácilmente de las virtudes y sagrada imagen de los muertos. Él duerme un sueño sagrado; no digas nunca que los buenos mueren. Su vida perdurará en la memoria de los vivos”. l


elCaribe, SÁBADO 14 DE JULIO DE 2018

Cultura

elcaribe.com.do

9

CERTIFICO Y DOY FE

Vida y aborto RAMÓN DE LA ROSA Y CARPIO ARZOBISPO DE SANTIAGO

Introducción El veto del DR. Tabaré Vázquez, presidente de Uruguay, a la despenalización del aborto

S

eguimos ofreciendo íntegro, capítulo por capítulo, mi libro “VIDA Y ABORTO”. Esta es la cuarta entrega, que corresponde al Tercer Capítulo de dicho libro.

Capítulo III

El Presidente de Uruguay, doctor Tabaré Vázquez, envió a la Asamblea General del Parlamento de ese país una carta en la que presenta los argumentos por los que tomó la decisión de vetar el artículo de la Ley de Salud Reproductiva que establecía la despenalización del aborto. El mensaje está fechado el 14 de noviembre de 2008 en Montevideo y afirma que la legislación “no puede desconocer la realidad de la existencia de vida humana en su etapa de gestación, tal como de manera evidente lo revela la ciencia”. Advierte, además, que “el verdadero grado de civilización de una nación se mide por cómo se protege a los más necesitados. Por eso se debe proteger más a los más débiles. Porque el criterio no es ya el valor del sujeto en función de los afectos que suscita en los demás, o de la utilidad que presta, sino el valor que resulta de su mera existencia”. El texto completo del veto de Tabaré Vázquez es el siguiente:

“Señor Presidente de la Asamblea General: El Poder Ejecutivo se dirige a ese Cuerpo en ejercicio de las facultades que le confiere el artículo 137 y siguientes de la Constitución de la República a los efectos de observar los Capítulos II, III y IV, artículos 7 a 20, del proyecto de ley por el que se establecen normas relacionadas con la salud sexual y reproductiva sancionado por el Poder Legislativo. “Se observan en forma total por razones de constitucionalidad y conveniencia las citadas disposiciones por los fundamentos que se exponen a continuación. Hay consenso en que el aborto es un mal social que hay que evitar. Sin embargo, en los países en que se ha liberalizado el aborto, éstos han aumentado. En los Estados Unidos, en los primeros diez años, se triplicó, y la cifra se mantiene: la costumbre se instaló. Lo mismo sucedió en España.

Dr. Tabaré Vázquez, presidente de Uruguay. FUENTE EXTERNA.

“La legislación no puede desconocer la realidad de la existencia de vida humana en su etapa de gestación, tal como de manera evidente lo revela la ciencia. La biología ha evolucionado mucho. Descubrimientos revolucionarios, como la fecundación in vitro y el ADN con la secuenciación del genoma humano, dejan en evidencia que desde el momento de la concepción hay allí una vida humana nueva, un nuevo ser. Tanto es así que en los modernos sistemas jurídicos –incluido el nuestro– el ADN se ha transformado en la ‘prueba reina’ para determinar la identidad de las personas, independientemente de su edad, incluso en hipótesis de devastación, o sea cuando prácticamente ya no queda nada del ser humano, aun luego de mucho tiempo. “El verdadero grado de civilización de una nación se mide por cómo se protege a los más necesitados. Por eso se debe proteger más a los más débiles. Porque el criterio no es ya el valor del sujeto en función de los afectos que suscita en los demás, o de la utilidad que presta, sino el valor que resulta de su mera existencia. “Esta ley afecta el orden constitucional (artículos 7, 8, 36, 40, 41, 42, 44, 72 y 332) y compromisos asumidos por nuestro país en tratados internacionales, entre otros el Pacto de San José de Costa Rica, aprobado por la Ley Nº 15.737 del 8 de marzo de 1985 y la Convención Sobre los Derechos del Niño aprobada por la Ley Nº 16.137 del 28 de setiembre de 1990. En efecto, disposiciones como el artículo 42 de nuestra Carta, que obliga expresamente a proteger a la maternidad, y el Pacto de San José de Costa Rica –convertido además

en ley interna como manera de reafirmar su adhesión a la protección y vigencia de los derechos humanos– contiene disposiciones expresas, como su artículo 2º y su artículo 4º, que obligan a nuestro país a proteger la vida del ser humano desde su concepción. “Además, le otorgan el estatus de persona. Si bien una ley puede ser derogada por otra ley, no sucede lo mismo con los tratados internacionales, que no pueden ser derogados por una ley interna posterior. Si Uruguay quiere seguir una línea jurídico-política diferente a la que establece la Convención Americana de Derechos Humanos, debería denunciar la mencionada Convención (Art. 78 de la referida Convención). “Por otra parte, al regular la objeción de conciencia de manera deficiente, el proyecto aprobado genera una fuente de discriminación injusta hacia aquellos médicos que entienden que su conciencia les impide realizar abortos, y tampoco permite ejercer la libertad de conciencia de quien cambia de opinión y decide no realizarlos más. “Nuestra Constitución sólo reconoce desigualdades ante la ley cuando se fundan en los talentos y virtudes de las personas. Aquí, además, no se respeta la libertad de pensamiento de un ámbito por demás profundo e íntimo. Este texto también afecta la libertad de empresa y de asociación, cuando impone a instituciones médicas con estatutos aprobados según nuestra legislación, y que vienen funcionando desde hace más de cien años en algún caso, a realizar abortos, contrariando expresamente sus principios fundacionales.

“El proyecto, además, califica erróneamente y de manera forzada, contra el sentido común, el aborto como acto médico, desconociendo declaraciones internacionales como las de Helsinki y Tokio, que han sido asumidas en el ámbito del Mercosur, que vienen siendo objeto de internalización expresa en nuestro país desde 1996 y que son reflejo de los principios de la medicina hipocrática que caracterizan al médico por actuar a favor de la vida y de la integridad física. “De acuerdo a la idiosincrasia de nuestro pueblo, es más adecuado buscar una solución basada en la solidaridad que permita promocionar a la mujer y a su criatura, otorgándole la libertad de poder optar por otras vías y, de esta forma, salvar a los dos. Es menester atacar las verdaderas causas del aborto en nuestro país y que surgen de nuestra realidad socioeconómica. “Existe un gran número de mujeres, particularmente de los sectores más carenciados, que soportan la carga del hogar solas. Para ello, hay que rodear a la mujer desamparada de la indispensable protección solidaria, en vez de facilitarle el aborto. El Poder Ejecutivo saluda a ese Cuerpo con su mayor consideración.” Dr. Tabaré Vázquez Presidente de la República de Uruguay, Médico y político. CERTIFICO que estoy transcribiendo completo literalmente mi libro VIDA Y ABORTO, capítulo tras capítulo. DOY FE en Santiago de los Caballeros a los nueve (09) días del mes de julio del año del Señor dos mil dieciocho (2018). l


10

elCaribe, SÁBADO 14 DE JULIO DE 2018

Cultura

cds

elcaribe.com.do

ruta gastronómica

La cocina vietnamita Scarpion ARTISTA: DRAKE GÉNERO: HIP-HOP DISQUERA: OVO SOUND

Este es un disco con formato doble: Cara A (rap) y Cara B (pop). Entre las canciones que pueden disfrutar los fanáticos del artista están: “Survival”, “Nonstop”, “Elevate”, “Emotionless” y “God’s plan”.

Mad love The prequel ARTISTA: SEAN PAUL GÉNERO: REGGAE DISQUERA: ATLANTIC RECORDS

El disco del artista contiene colaboraciones con Jhené Aiko, Ellie Goulding, Becky G, Major Lazer, Stefflon Don, Migos, Tory Lanez y Dua Lipa.

dvds

La cocina vietnamita también es conocida por tener una gran variedad de sopas con fideos, generalmente con caldos de sabores y aromas muy intensos. F.E.

IVELISSE SANTOS isantos@elcaribe.com.do

L

a cocina vietnamita, dicen expertos, contiene los máximos exponentes de la gastronomía asiática. Llena de contrastes, colores y sabores, es también ligera y saludable. Es quizás una de las cocinas más variadas de Asia. Presenta los mejores ingredientes frescos y condimentos disponibles de cada región. Así las salsas de soja y de pescado son esenciales en cada preparación, además de una amplia

variedad de hierbas, especias y vegetales que se utilizan para crear sabores únicos. Más picante al sur que al norte, el equilibrio en esta comida se encuentra en la antigua capital imperial de Hue, famosa por un rey de gustos exquisitos que revolucionó la cocina en el siglo XIX con su estilo de cocina que se podría definir como tapas a lo oriental. Las carnes más empleadas son la de cerdo, ternera, cordero y cabra. También se consumen algunas carnes poco tradicionales sobre todo en el occidente, donde son considerados alimentos tabúes, como es la de serpiente. A ello hay que añadir el consumo de la carne de perro,

hábito gastronómico que está más extendido en el norte del país. Los pescados tropicales y mariscos, especialmente las gambas, son muy frecuentes, debido a sus amplias costas. Así, en las mesas vietnamitas nunca falta el arroz blanco hervido al vapor, presentado en diferentes versiones, epro siempre con una consistencia algo pegajosa. Otra característica de esta cocina es su enfoque en los postres: pasteles ceremoniales de azúcar de palma, leche de coco y todas las formas de delicias dulces, sopas de dulces y bebidas hechas de frijoles amarillos y verdes y cremas de caramelo con estilo de inspiración francesa. l

el escape “Colores con vida”, de Fernando Muñoz Perdido DIRECTOR: CHRISTIAN CARION. INTÉRPRETES: GUILLAUME CANET. DISTRIBUYE: DIAPHANA FILMS

Cuando Julien recibe un mensaje de su exesposa diciéndole que su hijo de siete años ha desaparecido, un sentimiento de culpa lo invade y decide buscarlo cueste lo que cueste.

L

a sala de arte “La Galería” del Hotel Crowne Plaza Santo Domingo inauguró recientemente la exposición “Colores con vida”, del artista plástico, Fernando Muñoz, la cual permanecerá abierta hasta septiembre . La muestra, que consta de 27 obras en diferentes formatos y acrílica sobre tela, es una selección que refleja diversos matices en sus piezas, las cuales inspiran y retratan diversos temas. Esta exposición es un recorrido por vivencias que emanan del alma de Fernando Muñoz, donde podemos encontrar escenarios musicales, reflexivos y creaciones pintorescas que resaltan la creatividad y la belleza de sus elementos.

Para la maestra Milán Suero la obra del artista es un encuentro con el realismo, expresionismo, cubismo y abstracción, y hay mucha belleza en el empleo de los colores. “En cuanto a su trayectoria, ha realizado numerosas exposiciones individuales y ha participado en diferentes colectivas durante más de 30 años, dándonos sus encantadoras obras, las que reflejan la ternura de su temperamento y en las cuales observo la mezcla de varias”, explica Suero. Mientras que para la gerente de relaciones públicas del hotel, Venus Balbuena, cuando se le da la oportunidad a un talento para que muestre su destreza y creatividad se aporta al desarrollo del arte y la cultura. l

Fernando Muñoz, artista plástico. F.E


elCaribe, SÁBADO 14 DE JULIO DE 2018

Cultura

elcaribe.com.do

crítica arte LILIAN CARRASCO lilycarrascor@hotmail.com

Sobre la biblioteca de la UASD III

E

n la pasada entrega nos referíamos al mural realizado por el maestro Amable Sterling en la parte frontal de la Biblioteca Pedro Mir. Esta magnífica obra surge por iniciativa del ingeniero Hugo Suriel, quien como ya hemos indicado en las publicaciones que anteceden a este texto, fue el encargado de llevar a cabo la construcción de la emblemática biblioteca. Y es que, desde que Don Hugo vio el mural que el maestro Sterling había realizado para la Facultad de Medicina de la UASD, de inmediato entendió que la biblioteca debía contar con uno en su fachada. Para sorpresa de todos, el mural de la Biblioteca Pedro Mir se ha convertido en una obra muy característica, no solo por la ubicación de la pieza en su conjunto, el lugar que la acoge y la magnífica concepción de las escenas representadas, sino también por su monumen-

talidad al ser de las obras murales más grandes realizadas en el país en arte cerámico y, además, por el extraordinario uso de la perspectiva. Comenta el propio maestro Amable Sterling que suele otorgarle gran importancia a la perspectiva, pues desde su concepción “el muralista debe representar la existencia del muro para mantener la percepción del espacio. –De ahí que- los efectos de la perspectiva que desfondan el muro, le hagan un flaco favor a la arquitectura”. Esto le conduce a emplear un diseño de perspectiva a través del cual ubica más alto lo que está más lejos. Todo ello propicia que haya una relación entre las imágenes representadas y se aprecien en el conjunto, sin que se deshaga el muro. El mural fue concebido desde una visión de conjunto, no obstante, para poder llegar ahí se estructuró una visión inductiva que guío al artista a ir de lo particular a lo general, procurando que el detalle fuera en beneficio de la idea central. Es tanto así que, para poder alcanzar el objetivo trazado, Sterling realiza un diseño detallado de las partes y de las figuras que conforman el mural cuidando a su vez la jerarquía que debía tener cada pieza en función del resultado final. l

crítica cine ETZEL BÁEZ etzelbaez@gmail.com

The Vietnam War

S

erie documental sobre la guerra de Vietnam desde la óptica de un cineasta estadounidense. Son 18 horas divididas en 10 episodios y se puede ver en Netflix. Le tomó 10 años de trabajo al genial documentalista norteamericano Ken Burns y su equipo, y lo realiza concentrándose en las operaciones militares norteamericanas en Vietnam durante los años 60 y 70, así como el aumento de la oposición a la guerra de Vietnam dentro de los Estados Unidos durante el tiempo del conflicto. Por ningún lado explica o esclarece que: La guerra de Vietnam, llamada también Segunda Guerra de Indochina o guerra contra los Estados Unidos para los vietnamitas, fue un conflicto bélico librado entre 1955 y 1975 para impedir la reunificación de Vietnam bajo un gobierno socialista o comunista. En esta guerra participó la República de Vietnam (Vietnam del Sur), la cual estaba en contra de los socialistas, con el apoyo de los Estados Unidos y otras naciones aliadas de Estados Unidos contra la guerrilla local del Frente Nacional de Liberación de Vietnam (Viet Cong) y el ejército de la República Democrática de Vietnam (Vietnam del Norte), respaldados por China y la Unión Soviética. Se calcula que murie-

ron en total cerca de 5,7 millones de personas: Estados Unidos, más de 50 mil. Vietnam del Sur, más de 200 mil. Vietnam del Norte, 2 millones. Civiles del norte y el sur: alrededor de 1 millón (oficialmente Estados Unidos contabilizó 58 159 bajas y más de 1700 desaparecidos). Obvio es constatar que los efectos en el pueblo estadounidense son incalculables pero en el documental no se siente ni se ve, tampoco se explica que la mayoría de los soldados muertos eran negros o latinos. Los soldados que fueron a la guerra y sobrevivieron son personas rotas, extrañas, heridos en lo más profundo de su ser (el hecho de ser la única y clara derrota del ejército norteamericano, creó un sentimiento de mala conciencia en el pueblo estadounidense ante una guerra considerada injusta, el llamado síndrome de Vietnam); hombres y mujeres desajustados, golondrinos. Uno de los puntos altos es la inclusión del escritor y veterano militar norvietnamita Bao Ninh, novelista, ensayista y escritor vietnamita de cuentos, mejor conocido por su primera novela, publicada en inglés como The Sorrow of War. Durante la Guerra de Vietnam, sirvió en la Gloriosa 27ma Brigada Juvenil. De los quinientos que fueron a la guerra con la brigada en 1969, él es uno de los diez que sobrevivió. Hay que verla tomando con pinzas lo que dice. l HHHH GÉNERO:

documental. DURACIÓN: 10

horas. H H H H H EXCELENTE | H H H H MUY BUENA H H H BUENA | H H REGULAR | H MALA

el libro vive

11

obras

FRANK NÚÑEZ fnunez01@gmail.com

El canon horizontal, de Miguel Ángel Fornerín

F

rente a la consternación provocada por los resultados de los concursos literarios que celebra anualmente el Ministerio de Cultura, en los que fueron dejados desiertos los correspondientes a los géneros de Novela, Cuento y Teatro, podría ser urgente y oportuno leer el ensayo El canon horizontal, del poeta, catedrático y crítico dominicano residente en Puerto Rico Miguel Angel Fornerín. De acuerdo a lo revelado por su compatriota escritor Miguel Solano, en el certamen habrían participado laureados exponentes de la narrativa dominicana, incluido un Premio Nacional ponderado por un “perdonavidas” de apellido italiano, descalificados deshonrosamente por el jurado, lo que describe como un acto de venganza por decisiones similares registradas en años anteriores. Con El canon horizontal, Fornerín buscó salirle al frente a situaciones incongruentes que se dan en la literatura dominicana, las cuales estarían provocando su estancamiento, sin lograr superar un localismo aldeano impropio de la sociedad global y posmoderna del siglo XXI. El autor recoge una serie de trabajos en los que escudriña con objetividad la producción escritural dominicana de pasadas y presentes generaciones, labor en la que se empeña en separar la paja del trigo, sin elogios ni descalificaciones que no se sustenten en criterios estéticos universales. “Dejando a un lado el baldón de ideas preconcebidas o harto reiteradas, echando debajo decenas de altares, Miguel Angel Fornerín vuelve a viajar entre las islas y, amparado en sólidos argumentos estéticos y lingüísticos, realiza una lectura minuciosa y sosegada de textos emblemáticos y emergentes que dieron y dan forma a la ciudad letrada de la patria de Hostos y Pedro Henríquez Ureña”, dice la presentación. En la Coda del libro Fornerín se pregunta: “¿Cómo es posible que una literatura de tanta proyección como la que se hace en Santo Domingo adolezca de gente que la valore y justiprecie?” Y luego, él mismo se responde: “…procuro recurrir a la historia, magistra vitae, como la llamó Cicerón en Oratoria, para que me ayude a vadear tan proceloso río”. Lo comprendo. l

Las hijas del capitán La obra despliega la historia de tres jóvenes españolas que se vieron obligadas a cruzar un océano, se asentaron en una urbe y lucharon para encontrar su destino. AUTOR: MARÍA DUEÑAS EDITORA: PLANETA VENTA: LIBRERÍA CUESTA PRECIO: RD$1295.00

Los demonios El autor describe en su libro a una generación de jóvenes revolucionarios rusos dispuestos a “sacrificarse por la verdad”. El escritor destaca lo que era el terrorismo en el siglo XIX. AUTOR: F.M DOSTOYEVSKI EDITORA: GALAXIA GUTENBERG VENTA: LIBRERÍA CUESTA PRECIO: RD$1,300.00

El atlas fantasma Se trata de los relatos más sorprendentes de las crónicas de exploración: emocionantes narraciones de aventureros polares homicidas, bucaneros, monjes navegantes y otros pintorescos personajes. AUTOR: EDWARD BROOKEHITCHING EDITORA: BLUME VENTA: LIBRERÍA CUESTA PRECIO: RD$ 1,375.00


12

elCaribe, SÁBADO 14 DE JULIO DE 2018

Cultura

elcaribe.com.do

Cristian Tiburcio Peña PINTOR, ESCULTOR Y CERAMISTA Cristian Tiburcio Peña confiesa que desde pequeño no ha hecho otra cosa más que hacer arte. Declara que fue el maestro Cándido Bidó quien creó conciencia en su familia para que le permitieran hacer lo que él quería: estudiar artes plásticas. “Mi familia no concebía las artes plásticas como una carrera pro-

MARÍA E. PÉREZ ROQUE FOTO: HENRY SANTIAGO

¿A qué edad te iniciaste en las artes? l Toda la vida he estado involucrado con el arte. Cuando era pequeño vivía siempre aislado porque mi familia no entendía que mi diversión era dibujar, armar cosas, dibujar blocks... Recuerdo que jugaba a dibujar y garabatear las mascotas de mi madre, que era profesora; hasta en los exámenes hacía dibujos. Luego, cuando crecí, estudié arte en la escuela de la Plaza de la Cultura Cándido Bidó. También estudié algunos años en la Escuela de Bellas Artes, pero mis estudios los terminé en la Plaza de la Cultura, bajo la tutela del maestro Bidó. l ¿Cómo se da el proceso de tus trabajos? l Cuando se tiene disciplina en el arte uno puede hacer muchas cosas. Siempre me esforcé mucho con el dibujo, considero que esa es la zapata; luego de que te conviertes en un buen dibujante, estás listo para hacer en el arte lo que quieras, escultor, pintor, ceramista. En la escuela nos enseñan lo básico, pero luego uno es quien tiene que buscar su propia identidad, su propio discurso y desarrollar su propia técnica y reglas, ya sea con la cerámica, el mosaico o con la pintura. l ¿Cuáles áreas dominas? l Domino cuatro técnicas, como son la pintura, la escultura, la cerámica y el mosaico en madera. Mis exposiciones siempre las presento en todas las técnicas en conjunto. Pero ahora, que estoy envuelto en el proyecto de la Casa Museo Tiburcio, he estado un poco alejado de las exposiciones, porque esto me absorbe mucho tiempo. Pero me mantengo participando en las bienales. l ¿Cómo fue tu experiencia al lado del maestro Cándido Bidó? l Conocí al maestro cuando tenía unos 23 años. Cuando comencé a estudiar con él, como a los tres meses, comenzó a prestarme atención; entonces, ahí comencé a trabajar directamente con él. Recuerdo que él venía los viernes a la capital y lo primero que hacía era visitarme a mi taller, ahí durábamos un buen tiempo, en el cual seleccionaba las obras que había hecho, porque yo siempre estaba pintando, y me iba educando. Si el maestro tenía que dar una charla fuera de Bonao o asistir a una exposición en Santo Domingo, me llevaba con él. El maestro prácticamente me adoptó, porque me involucré de lleno con su familia. Esa fue mi escuela. l ¿Qué opinas respecto a la nueva generación de artistas? l Siempre sale una camada de artistas, pero hay algunos que se pierden en el cal

fesional, quizás porque aquí, unos diez años atrás, no existía esa cultura”, recuerda Tiburcio, quien indicó que esto cambió en Bonao, provincia Monseñor Nouel, con la construcción de la Plaza de la Cultura Cándido Bidó. Recuerda que cuando su familia conoció a Bidó entendió que las artes plásticas es una

carrera como cualquier otra y de ahí en adelante le ofrecieron todo su apoyo para que pudiera realizar sus sueños de convertirse en lo que es hoy en día, un destacado artista, que siente una gran responsabilidad con preservar el arte en su natal Bonao como pintor, ceramista y escultor.

“Toda la vida he estado involucrado con el arte”

Cristian Tiburcio expresa que “el maestro Cándido Bidó, prácticamente, me adoptó en el arte”.

Consideración Hay muy buenos artistas, pero como siempre, hay algunos que se quedan y otros se pierden, pero los que perseveran son los que se quedan”.

Soporte Cuando mi familia conoció al maestro Bidó entendieron que esto de las artes era una carrera, y entonces de ahí en adelante me apoyaron”.

mino, y otros que se mantienen, y eso sucede siempre. Los tiempos van cambiando, por ejemplo, antes un artista podía pasar una y hasta dos décadas pintando con un mismo estilo, pero ahora mismo no puede hacerlo porque se pierde, porque la evolución de las artes es muy rápida; entonces, hay que ir creando cosas diferentes al compás de la corriente y mantenerse en movimiento permanente. Por lo tanto, los artistas que perseveran son los que se quedan. l ¿Cuál es tu opinión respeto al arte en República Dominicana? l El arte está avanzando muy rápido. Por ejemplo, aquí en la provincia se está dando un fenómeno que no se da en el resto del país, y es que aquí se sigue haciendo arte. El país puede estar en crisis, pero aquí se sigue haciendo arte. Los políticos están haciendo política con la cultura, ellos, obligatoriamente, tienen que involucrarse con la cultura, y eso no pasa en ningún otro pueblo. Eso sucede por el crecimiento que está teniendo la cultura en Bonao; obviamente, eso viene porque Bidó sembró la semilla. Además, se debe a esa camada de artistas que están surgiendo por diferentes vías. Ya tene-

mos más ceramistas, escultores, pintores… que no solo dan la talla aquí, sino a nivel nacional. l ¿Apoya el Estado a los artistas plásticos? l El Estado ofrecerá su apoyo cuando eso le deje un voto. El día que hacer obras de arte deje votos a los políticos, entonces ese día ellos van a apoyar la cultura, de lo contrario, vamos a seguir igual. l ¿Por qué dicen que los artistas plásticos son bohemios? l Nosotros somos bohemios porque hacemos y vivimos de lo que nos gusta. Esa es la mejor carrera. Entonces, por eso somos bohemios, porque vivimos y sostenemos a nuestras familias con lo que nos gusta, de lo que te llena como profesional, de lo que te divierte, eso tiene un valor. Es interesante vivir de lo que uno vive. l ¿Cuáles son tus planes a futuro? l Quiero expandir mi trabajo hacia los Estados Unidos, que es un mercado que se ha convertido en un reto para mí, y para lo cual ya estamos dando los pasos. También, obviamente, terminar la Casa Museo, que por lo enorme del proyecto, creo que será en unos 20 años, si estamos aquí. l

Cultura  
Cultura