Issuu on Google+

FUNDADORES

Jesús Álvarez del Castillo V. Jorge Álvarez del Castillo Z. EDITOR-DIRECTOR

Carlos Álvarez del Castillo G.

SECCIÓN

B

AÑO XCVI TOMO CCCLXVI NÚMERO 34192

GUADALAJARA, JAL., DOMINGO 14 DE OCTUBRE DE 2012

CUADERNO DE LECTURA Nuevos oficios, nuevos tiempos. Página tres Susana matapiojos

Javier Marías, la cumbre de un Página ocho clásico moderno

fotos de estudio: retratos de familia en la ciudad Páginas seis y siete

Supervisor: Eduardo Castañeda H. eduardo.castaneda@informador.com.mx / Ana López ana.lopez@informador.com.mx

UNA HISTORIA A BLANCO, NEGRO Y ROJO

ilustrador bien

Un

cochino Por Rodori Kobayashi

De la mente de Ian Falconer nació la cerdita Olivia, de la que hoy hay libros y serie de tv. Él es un reconocido artista, colaborador de The New Yorker y diseñador de escenografías de ópera y de ballet

ESPECIAL

P

ues sí, hay que reconocerlo, el autor e ilustrador nacido en Connecticut, Estados Unidos, tiene una vida muy “puerca”, y no sólo eso, sino que presume de ello con orgullo. Cuenta de esto dan sus miles de ejemplares vendidos y los millones de seguidores alrededor del mundo que adoran a la cerdita Olivia, la protagonista de sus libros. Olivia es capaz de opacar a las grandes estrellas, su naturalidad y encanto ha logrado que sus libros encabecen las listas de popularidad y sus juguetes vuelen de los anaqueles, provocando la envidia de los grandes autores (ellos no tienen juguetes con su rostro). La historia va así: Ian Falconer se dedica a diseñar escenografías y vestuario para el New York City Ballet, la Opera de San Francisco y la Royal Opera House de Londres. También ha ilustrado portadas de la revista New Yorker. Todo iba bien hasta ahí, pero un día nació su sobrina, y quiso hacerle un regalo especial; así que creó e ilustró una pequeña historia sobre una cerdita de nariz respingada y cola torcida. Con el tiempo esa primera idea llegó a convertirse en libro, y el libro en un éxito mundial, y después de ese libro han llegado varios más, traducidos a idiomas como español, italiano, francés, japonés ¡y hasta latín! Pero el éxito no se le ha subido a la cabeza (a Ian, claro) ni se duerme en sus laureles, ya que sigue trabajando duro para complacer a sus lectores y cumplir los caprichos de Olivia. El próximo agosto saldrá en Estados Unidos su nueva aventura: Olivia and the Fairy Princesses (Olivia y las princesas de cuento). Y así transcurre la vida de Ian y de Olivia entre lápices de colores, ideas, y vestidos rojos, de lo cual nos platica en esta entrevista. —¿Qué prefiere más, el show de TV o los libros? El enorme éxito de —Comencemos con la típica pregunta: ¿cómo conoció a Olivia, la faOlivia, ¿tiene más ventajas o desventajas? ¿No te resulta difícil soltarla? mosa cerdita? —Olivia es la primera hija de mi hermana menor (no, la verdadera Oli- ¿No necesita un descanso? —Bueno, pienso que Olivia podría pasar más tiempo en la granja. Ella via no es una puerquita), ella fue la primera nieta en la familia. no se da cuenta, ¡pero yo tengo una vida propia aparte de ella! —¿Fue amor a primera vista? ¿O tuvo que convencer a Olivia para —Olivia ha sido traducida a muchos muchos idiomas, incluso latín, que posara para sus libros? ¡Bueno, por supuesto! Naturalmente todos estábamos muy emociona- ¿por qué decidió hacer esta edición? —Esta es una dulce pero triste historia. Una amiga mía era estudiante dos por ella. Ella no posó, obviamente, pero al verla, notamos que tenía la naricilla respingada, lo que en francés llaman nez retrousse, como un pe- de latín, y escribió la traducción para su doctorado. Yo no sabía nada de esto, pero cuando murió repentinamente, su hermano me lo mostró. Así que queño cerdito. le pregunté a los editores si lo querían imprimir, y lo hicieron. A veces, algunos libros infantiles se traducen al latín para los estudiantes primerizos porque el lenguaje es muy sencillo. El libro está dedicado a ella, y a los tres pequeños niños que dejó. —¿La vida de Olivia es el sentido de la felicidad? ¿Sus libros son tan disfrutables para usted como lo son para tus lectores? —Creo que Olivia se siente feliz con la vida que tiene. A veces me siento como su mamá y su papá; yo hago todo el trabajo, pero Olivia recibe todos los aplausos. —Platíqueme sobre tu trabajo como escenógrafo y diseñador de vestuario. —He trabajado en teatro más de 25 años. Puestas en escena, ópera, ballet, etcétera. Es bueno para mí colaborar con otras personas, ya que cuando haces libros te encuentras solo. Bueno, Olivia siempre está allí, por supuesto. Hace tiempo estuve trabajando en la Ciudad de México durante algunos meses haciendo los sets y vestuarios para Operalia 1994 junto a Da—¿Por qué escogió como personaje a una cerdita? Los perros son vid Hockney y Plácido Domingo. Me fascinó México. más populares… ¿Quizá porque los perros no tienen esa simpática co—Olivia no está gorda, pero tiene sus curvas, ¿qué piensa acerca del lita retorcida? —Bueno, los cerditos son bastante inteligentes… Tal vez más inteli- sobrepeso? ¿Le preocupa? —Creo que Olivia es feliz con su cuerpo. Ciertamente ella sabe cómo gentes que los perros. Y claro, tienen una hermosa colita. vestirse para lucirlo. ¿Gorda? No, los cerditos tienen una idea diferente acer—¿Ha planeado darle vacaciones a Olivia y trabajar en diferentes his- ca de la belleza. Olivia siempre será bella. torias sin ella? —¿Cuál es el futuro de Olivia? ¿Tal vez una “mega-estrella-de-la—Justo ahora estoy empezando otra historia. Es sobre perros. gran-pantalla”, más aventuras en libros? ¿Aplicaciones? ¿Videojuegos? —No lo sé, ¡sin duda sería una grandiosa estrella de cine! Me encanta—En un inicio, los libros de Olivia sólo tenían rojo, blanco y negro… ¿Qué sucedió? Repentinamente el libro y la serie de TV se volvieron muy ría ver sus pezuñas plasmadas en el paseo de la fama del teatro chino, ¡y tal vez su propia estrella en el Hollywood Boulevard! coloridos. —Usualmente mantengo una paleta de color simple; no demasiado co—Hemos llegado a la sección de favoritos, ¿cuál es el animal o cosa lor. Pero cuando Olivia llegó a Venecia encontró muchísimo color ahí. Tal vez, si Olivia fuera a México, habría aún más color. Podría vivir en una ca- que más le gusta dibujar? —Me gusta dibujar de todo. ¡El mundo entero! sa de Luis Barragán. Y en cuanto a lo de la tele, yo no tuve demasiado peso en la decisión, los productores fueron quienes insistieron en lo del color. —¿Le gusta el tocino? ¿Las salchichas? Los libros naturalmente, ¡¡los libros!! No me dejaron tener mucho con—Sí, y el jamón serrano, pero no se lo digas a Olivia. trol sobre el programa. Lo intenté, pero al final se hizo a su manera. Ellos insistieron en más colores y más personajes, mientras que para mí es todo —Y para terminar, ¿cuál es tu libro infantil favorito? acerca de Olivia. Incluso su familia tiene una importancia meramente peNo me puedo decidir… Hay muchos, pero Dr. Seuss y Maurice Sendak… riférica. Sospecho que Olivia diría lo mismo.

PROTAGONISTA Una puerquita culta Olivia es una cerdita divertida y culta, curiosa y solidaria, irreverente y traviesa, que le gusta cocinar, investigar, sueña con ser cantante de ópera y para dormir siempre insiste a su mamá que le lea cuatro libros y a veces lo consigue. Vive con sus papás y dos hermanos: Ian y William. Ella es la mayor. Conocida en México de manera masiva a través de los sistemas de cable, ya que pasa por Disney Channel o Nickelodeon, Olivia fue creada como protagonista de sus historias por Ian Falconer, quien debido al éxito de las ediciones aceptó la venta de los derechos para la serie de televisión. Falconer colabora como ilustrador en The New Yorker y ha hecho escenografías para ópera y ballet en Nueva York y San Francisco. Nació en 1959, se graduó en historia del arte en la New York University y en pintura por la Parsons School of Design. Entre los títulos que se pueden conseguir en Guadalajara por alrededor de 130 pesos están: Olivia y el juguete desaparecido, Olivia y su banda, Olivia en Venecia, y Olivia, editados por el Fondo de Cultura Económica. No existente en el mercado nacional legal un DVD con la serie de televisión. Se puede, sin embargo, comprarla a través de internet, en la versión en inglés. Amazon ofrece el episodio por dos dólares, las temporadas completas por 20 dólares cada una, y los DVD a nueve dólares.


PÁGINA 2-B

EL INFORMADOR

Rosa Montero

Raymundo Riva Palacio

PORTARRETRATO

Para Sandra, con amor El hecho de escribir regularmente en un periódico tan importante y visible como El País hace que reciba numerosas cartas, tanto de papel como e-mails, mensajes a mi web, a Facebook o a Twitter. Y una buena parte de las personas que se ponen en contacto conmigo lo hacen para contarme algún problema, suyo o de alguien cercano, o para abogar por alguna causa por la que luchan. Son cartas a veces desesperadas, a veces desoladoras, a menudo conmovedoras, casi siempre sensatas. Vivimos en un mundo en el que el acceso a los medios de comunicación es crucial; cuando una persona ya lo ha intentado todo sin conseguir lo que necesita, sólo le queda el recurso de ser “visto”. Muchas veces he partido de las cartas de los lectores para escribir artículos que, con suerte, han acabado teniendo cierto eco y trayendo consecuencias favorables. Lo cual me hace pensar, una vez más, en el privilegio de disponer del espacio mediático de mis colaboraciones; y en la responsabilidad que ello conlleva. A veces, como ahora, mi mesa está cubierta por una decena de mensajes diversos que parecen gritarme para que los escoja. Se me ocurre que este artículo es como una de esas playas batidas por las olas a las que la marea arrastra todo tipo de objetos: maderos hinchados y enredados de algas, restos de naufragios, plásticos diversos. El eco de otras vidas. Y es interesante, porque, a lo largo del tiempo, los materiales que el océano arroja van variando. Y así, ha habido épocas muy centradas en asuntos bélicos, por ejemplo; o en temas de mujeres, hijos y maridos; o en emigración. Ahora, claro, predomina la sucia marea de la crisis. Es una espuma gris que deja erizadas costras sobre la arena. Y, así, uno de los mensajes que más me han impresionado en los últimos meses, por su elocuente, heladora muestra de lo que es ser un parado de larga duración, fue la carta de una lectora que decía que no pudo ir a las manifestaciones contra los recortes porque no tenía dinero para el autobús. Era como un mensaje desde Marte: si no tienes a alguien muy cercano padeciendo uno de esos paros largos, extremos y carentes de ayudas, es fácil ignorar la existencia de estos casos, porque el sistema los escupe al espacio exterior. Se quedan encerrados en sus casas, desarticulados y paralizados por la falta de dinero y por la anQue no quede ni una gustia. Esa mujer, que escribía muy bien y probablemente había recibido una educación supeSandra sin ayuda, que rior, no pedía nada. Tan sólo me informaba de su situación. Se lo agradezco. Pero creo que de tono haya un sólo niño das las cartas que tengo sobre la mesa hoy voy a escoger una que no es producto directo de la crienfermo sin profesor. sis,aunquesuejemplodeimplicaciónsocialyde empatía sea una buena receta para tiempos diEsto, actuar, aumentar la fíciles. Me la escribe Lola, de Sevilla, y dice que redactó su mensaje entre lágrimas porque acaempatía, ponerse en el ba de enterarse de la muerte de la niña de nueve años, enferma de fibrosis quística, a la que daba lugar de los otros, es lo clases dos veces a la semana a domicilio, “porque la pobrecita ya estaba demasiado cansada mejor que se puede parairalcoleyyanoteníasuficienteconlabombona de gas que llevaba dentro de la mochila”. hacer con el dolor Y si Lola me cuenta ahora todo esto es para que yo haga una llamada, en un artículo, pidiendo voluntarios para enseñar a los niños enfermos en sus casas o en los hospitales, un trabajo tremendamente necesario y para el que no hay gente suficiente. “Mi pobrecita Sandra ya casi no podía ni hacer manualidades conmigo, pero cada vez que yo aparecía por la puerta de su modestísima casa del extrarradio me reservaba una pequeña sonrisa, pues sabía que siempre le traía un juguetito o un cuento”, explica Lola, aún en carne viva por el fallecimiento de la niña. Es una carta conmovedora, en primer lugar, por la evidente tragedia del martirio y el desperdicio de esa pequeña vida. Pero lo que más me impresiona de este mensaje, lo que me parece más maravilloso de esta Lola y de las muchas otras Lolas que por fortuna pululan por el mundo, es que, ante la pérdida y la pena, lo primero que se le ocurre es convertir ese dolor en algo bueno; y, todavía llorando, me escribe para usarme de altavoz y reclamar voluntarios. Que no quede ni una Sandra sin ayuda, que no haya un sólo niño enfermo sin profesor. Esto, actuar, aumentar la empatía, ponerse en el lugar de los otros, es lo mejor que se puede hacer con el dolor, o quizá lo único. Es un viejísimo y hermoso recurso de supervivencia de los humanos. Lola termina su carta con una petición: “Si algún día escribes ese artículo, por favor, dedícaselo a Sandra”. Desde luego: para la pequeña Sandra, cuya muerte cruel e intempestiva quizá sirva, gracias a la fuerza y el amor de Lola, para lograr que haya algún voluntario más para otros niños.

Domingo 14 de octubre de 2012

El Chiva Número Uno

Jorge Vergara nunca ha sido un hombre fácil de tratar. Oscuro ciones con sus vendedores, a quienes trata de manera escuando como pequeño empresario fracasaba; arrogante cuan- pléndida. No es inusual que rente barcos para llevarlos de do se volvió millonario. Introvertido, pero de carácter fuerte; crucero, o que haga fiestas donde contrata grandes artistas espléndido con los suyos, pero también rencoroso. Es de un para que les actúen. temperamento difícil y cuando no le genera confianza su interA mediados de esta década su amigo Carlos Moyano, locutor, simplemente lo ignora. No es una persona que se abra que había sido portero de El Tapatío, un equipo de futbol de fácilmente, y puede llegar a ser irritante en su trato por sus for- Segunda División, y formaba parte de los accionistas del mas despectivas. Pero cuando las barreras se caen, se vuelve Guadalajara, lo persuadió a buscar que los propietarios de un enorme contador de chistes. las Chivas, que nunca habían sido afluentes, que siempre teVergara es un hombre muy público y, a la vez, muy des- nían problemas de dinero y que en ese momento pasaban conocido. Su pasado lo guarda en caja fuerte, como si hu- por uno de esos trances para que le vendiera sus acciones. biera cosas de las cuales no quisiera acordarVergara, como muchos tapatíos, tenía en el se. Pero su biografía no es tanto de Atlas a su equipo favorito, pero le agradó Vergara trabajó en una la idea y en 2002 adquirió el equipo al neclaroscuros sino de un vendedor de toda la vida, vuelto empresario exitoso que esconde gociar con 250 accionistas del equipo. Un una labor filantrópica de la cual jamás habla. Volkswagen, donde era tan pequeño grupo de ellos, sin embargo, nun“Es muy especial”, dicen quienes lo conocen ca lo reconoció y lo demandó para que se malo para vender que lo revirtiera el cambio de estructura de prode tiempo. “Con unos es déspota, pero también es muy dadivoso, algo que heredó de su piedad, de Asociación Civil a Sociedad corrieron. El gerente de la Anónima, para que Vergara pudiera adquipadre”. Nació en Guadalajara en marzo hace 57 rir las acciones. Hace unos días, un juez cidistribuidora no imaginó vil falló a su favor y resolvió positivamenaños, en una familia de clase media donde el jefe de la casa, don Jorge Vergara Cabrera, era te para él un juicio mercantil. administrador de empresas relacionado con que eso no se lo perdonaría El juicio nunca interrumpió su avance una de las familias más conocidas en esa capiempresarial. Incluso, abrió una franquicia de tal, a la que le manejaba el negocio familiar “Válvulas Urrea”. las Chivas en Estados Unidos dos años después, con un propóFue el tercero de cinco hijos, pero muy apegado a los padres, sito de abrir el mercado hispano y extender la vida profesional que cuando lo enviaron de niño a Estados Unidos a aprender de sus jugadores. El futbol fue la nueva rama del negocio, con inglés, fue uno de los traumas más grandes que tuvo en su vi- un equipo valuado en 150 millones de dólares y jugadores que da, como reconocería a algunos de sus cercanos hace años. ha exportado a ligas del mundo, como Javier “El Chicharito” Jorge Vergara creció en un entorno empresarial por lo Hernández, que fue transferido al Manchester United por 50 cual no fue extraño que las ventas guiaran su carrera. Sin millones de dólares. embargo, empezó mal. Trabajó en una Volkswagen, donde Para darle una mayor estructura financiera al grupo que era tan malo para vender, que lo corrieron. El gerente de la tiene operaciones en 22 países, contrató a Angélica Fuentes, distribuidora jamás se imaginó que eso sería algo que no le una empresaria proveniente de una familia de gaseros de perdonaría. Una vez millonario, Vergara compró la distri- Ciudad Juárez, a quien conoció a través del matrimonio de buidora y la demolió, como una forma peculiar de cobrar Alberto y Guadalupe Navarro —dueña del equipo de fútbol aquél agravio. juarense Cobras—, con quien se casó por tercera ocasión — El resto de sus negocios no terminó así. Abrió un negocio la segunda fue con una propietaria de galerías— en Los Cade carnitas en Plaza Tepeyac, una zona clase media de Guada- bos, donde fue la ceremonia civil, y en la India, donde orgalajara, que no tuvo éxito. Entró en la desarronizo una ceremonia religiosa que duró tres lladora Asolar para vender condominios y días, a la cual invitó a un grupo selecto de Su vida dio un giro hace personas para que los acompañaran. tiempos compartidos en Manzanillo, pero lo mejor que le sucedió en ese tránsito laboral fue Las imágenes de Vergara y Fuentes enhaber conocido a un representante de Herba- casi dos décadas, cuando cima de un elefante en la India durante la life, para quien se convirtió en vendedor. De ahí ceremonia religiosa, le ganó la imagen de laboralmente fracasado, extravagante. En realidad, Vergara era saltó a Omnitrition, una corporación estadounidense donde realmente comenzó el cambio considerado “especial” entre sus conocisalió de la mediocridad dos de tiempo atrás, no sólo por su extrade su vida. Su primera esposa, Maricruz Zatarain, ño carácter entre introvertido, desconfiapara convertirse en un do y prepotente, sino por sus actitudes que convenció a los dueños de Omnitrition que le dieran la representación, a la cual entró en para muchos pueden ser extravagantes, multimillonario polémico como el hecho que siempre trae en la mauna sociedad en partes iguales con Vergara. Resultaron estupendos vendedores y regisno uno de los productos de Omnilife, y nuntraron la marca en México a espaldas de los ca usa calcetines porque los considera anpropietarios estadounidenses. Más adelante concluyeron el tihigiénicos. O como cuando tenía su jet 767 para proceso y sobre la base del éxito en México, compraron to- transportar a las Chivas —que dejó de rentar a un jeque áradas las acciones a la corporación, que renació como Omni- be por cuestiones de dinero—, no permitía que nadie subielife, una empresa dedicada a la venta de productos multi vi- ra con zapatos. La única persona a la cual no se atrevió a petamínicos y suplementos alimenticios. dirle que se los quitara fue Marta Sahagún, la esposa del En 20 años, Vergara construyó un emporio a la vez que entonces presidente Vicente Fox, de quien fue muy cercano. desarrolló un sentido filantrópico extraordinario. Por ejemGran emprendedor, incursionó en la producción de peplo, cuando el accidente nuclear en Chernobyl, en la vieja lículas, y en 2010 inauguró el nuevo estadio de las Chivas, Unión Soviética, trajo a un grupo de niños para tratar de cu- bautizado como Omnilife, dentro de lo que será un enorme rarlos con sus productos. Resultado de esa experiencia, jun- complejo de múltiples sitios de eventos llamado “JVC”, las to con Maricruz, de quien se divorció tiempo después, adop- iniciales de su padre. Vergara no se detiene jamás. Su vida taron una niña rusa, que se sumó a la hija y el hijo que tenían. dio un giro hace casi dos décadas, cuando hundido, laboralVergara hizo crecer a Omnilife como resultado de un lide- mente fracasado, salió de la mediocridad en la que se enconrazgo que nunca mostró en sus primeros años de empresario. traba para convertirse en un multimillonario polémico, criSus pares le reconocen su habilidad en los negocios, pe- ticado y admirado, que aunque no habla mucho, dice ro quienes tratan cotidianamente con él en ese campo, le cri- suficiente. tican que, “como buen multimillonario, es muy mal pagador”. Al mismo tiempo, en esta dualidad de su vida, es rrivapalacio@ejecentral.com.mx considerado “un excelente patrón” que estimula constanteTwitter: @rivapa mente a quienes trabajan con él. Cada año realiza conven-

Antonio Ortuño

EL MUNDO ALUCINANTE Lo primero es asumir la propia culpa: yo tampoco he leído a Mo Yan, premio Nobel de Literatura 2012, si descontamos los mínimos fragmentos de narrativa suya que algunos periódicos online hicieron circular, luego del anuncio del fallo de la Academia Sueca. Un somero recorrido por las redes sociales a las que tiene acceso un servidor revelaba que la actitud dominante entre los intelectuales mexicanos era hacer chistes sobre el nombre o procedencia china del premiado (no excluyo lo míos, que no cuento aquí por pudor). Es decir, que ninguno de ellos, y la muestra era bastante representativa en cuanto a sexo, edad y situación geográfica, lo había leído (aunque por la tarde corrió el rumor de que cierto narrador capitalino, gran conocedor de textos exóticos, estrafalarios e inconseguibles, sí estaba familiarizado al menos con una de las novelas de Mo Yan y hasta tenía publicado algún comentario sobre ella). No es que exista obligación alguna de andar leyendo escritores porque son candidatos al Nobel ni de leer chinos porque sean chinos. No: el problema que detecto es más general y es que nuestras miras como lectores (estoy hablando de la generalidad

Por qué no conocemos al Nobel Nadie menos enemigo de la literatura estadounidense que yo. Pero de allí a reírse de un chino, al que no se ha leído, y que podría ser pésimo o genial, sólo por chino y porque nunca nos tomamos la molestia de saber si existía, hay un abismo de los mexicanos, aunque la situación puede que no sea muy distinta en gran parte de América Latina) están tristemente alineadas con la oferta editorial dominante y con lo que está disponible en nuestras ?tradicionalmente mal surtidas? librerías y “tiendas de prestigio”. Y, como es natural, dada la procedencia natal o intelectual de los propietarios y editores de los principales sellos literarios que circulan acá, esa oferta tiene una sobrerrepresentación notable de estadounidenses y europeos. Sería estúpido negar que la literatura estadounidense o la británica o

la francesa han sido y son referentes mundiales. Sin embargo, eso no significa que sean únicas y que no existan autores en Mbabane, Tel Aviv o Saigón tan sutiles y magníficos como los de París, Londres o Albuquerque. En particular en mi generación, que es la de los setenta, ha olvidado el latinoamericanismo de sus antecesores, cunde en ella un amor desmesurado por los estadounidenses y ha hecho metástasis la creencia imbécil de que los lanzamientos de los gadgets de Apple son más relevantes que lo que tengan que decir los escritores de cada país del mundo que no sea el de las barritas y estrellas. Nadie menos enemigo de la literatura estadounidense que yo —lo juro por Melville, Poe, Twain, London, Hemingway, Fitzgerald, Chander, Salinger, Capote, Vonnegut, Mailer, Bellow, Roth, Ishmael Reed, Walter Mosley y mil más—. Pero de allí a reírse de un chino, al que no se ha leído, y que podría ser pésimo o genial, sólo por chino y porque nunca nos tomamos la molestia de saber si existía, hay un abismo. Y ese abismo, me temo, es ancho como la estupidez.


Domingo 14 de octubre de 2012

EL INFORMADOR

PÁGINA 3-B

CRÓNICA

La cocinera que se volvió cazadora de piojos Los Pediculus humanis corporis no son de los pobres y de los que no se bañan, esa es la filosofía de la empresa Por Vanesa Robles

EMPRESA Epidemia ❖ Usted puede localizar a Susana S en el teléfono 3314 406750 ❖ La Sociedad Mexicana de Dermatología advierte que cada 15 años ocurre una infección nacional de piojos “y desde octubre de 2007” hay una epidemia en México. Añade que la higiene no tiene relación con el asunto.

EL INFORMADOR • V. ROBLES

S

usana será cocinera hasta que una epidemiadepiojoslacolocóenelramo empresarial. La suya es, textualmente, una microempresa. Desde marzo de 2012, Susana S, 31 años, madrededos,esposayenlosúltimos tiempos autoempleada en el ramo de las cabezas, cobra por espulgar a los prójimos. Quizádeberíaestarunpocoagradecidaconlosartrópodos, que en cambio siempre acaban sus vidas en unapalanganadeagua,trasunaborracheratremenda. Por ellos, en poco tiempo pasó de la visita domiciliaria aunaoficinapequeña,peroeficaz,adondesusclientes más tímidos pueden acudir sin miedo de ser vistos por algún cizañero. ElmétododedespiojedeSusanaSes“100%natural. 100% efectivo. 100% garantizado. Con resultados inmediatos”, mandó escribir ella en los miles volantes y carteles que ha distribuido por la ciudad. “Es que el piojo mutó”, afirma con aires de conocer bien al parásito.Yvayaqueloconoce.Ensucortacarreracomoempresaria ha limpiado por lo menos cien cabezas y posee fotografías dignas para la colección del Museo Ripley o el Record Guiness. Foto 1. Peine piojero con una masa de medio centímetro de Pediculus humanis corporisentrelosdientes.Foto2.Receptáculotransparenteconvariasdecenasdeartrópodosmuertosporinmersiónenagua.Foto3.Receptáculoconagua,hirviente de liendres. ¿Cómo es que una mañana alguien decide cambiar las cazuelas y el Seguro Social por un peine piojero y una vida sin prestaciones? La primera repuesta es una larga experiencia en el asunto. La segunda, una oportunidad de mejora, para ponerlo en la jerga empresarial. Invierno de 2010: discreto, silencioso, diminuto — mide entre dos y cuatro milímetros—, el Pediculus estrena primero los cueros cabelludos de las hijas de Susana S y luego los de ella y su marido Manuel. Verano de 2011: tras sufrir varios intentos de erradicación con champús comerciales, los animalitos se aferran a las melenas de las niñas. Otoño de 2011: sin éxito, la madre ha recurrido a todo, incluso a la clásica rociada de okoyposteriorembolsadadelacholla.Laabueladelas nenasyalesprohibióvisitarla.Elrestodelafamiliamurmura cosas horribles… Otoño de 2011: harta de tanto sufrimiento, Susana S decide acabar con el asunto. Lee tratados de herbolaria hasta indigestarse y, en esas, su prima de Estados Unidos le manda un peine especial. Lograeléxitoenunpardedías,graciasalartefactogringo,aunmenjurjenaturalembriagantedepiojosqueella creóy,sobretodo,adosispacienciainfinita.Inviernode 2011: Susana S decide capitalizar la pesadilla. Mandó hacer unos volantes en copias simples: “Expertos en la eliminación de piojos. ¿Ya utilizó todo ynadalefunciona?”.Pególapublicidadenpostes,teléfonos públicos, bardas perimetrales... Nadie la llamó, sinohastaabrilde2012.Deahíempezósubuenaracha. Al principio trabajaba siempre en las casas de los agraviados. Jocotán, Providencia, Polanco, Chapalita, Jardines Universidad, Santa Margarita. Oriente bronco y poniente aséptico. Zonas ajardinadas y calles maltrechas. Cotos y colonias populares. Zapopan y Tonalá... Luego, en julio pasado, se aventó con la renta de un local: los clientes siempre piden discreción. “Nos preguntan si el carro tiene un rótulo o nosotros una bata conunletreromuyevidente”,dice,divertido,Manuelel marido, chalán y chofer. Lomaloesquelospiojossondemandantes.Undía SusanaSdebiódejarsuempleodecocinera.Hanpasado varios meses y la cazadora no se da abasto. “Hábleme en diez minutos; estoy en un trabajo, en la oficina. Voy a ver mi agenda”, le dice por teléfono a quien podría ser un cliente desesperado. El despacho de Susana S está en una calle ruidosadelCentrodeGuadalajara.Esunahabitaciónlimpia de unos de nueve metros cuadrados, donde caben algunos sillones de espera y un escritorio. Sobre éste reposanlasherramientasdeexterminio:lapeinetapiojera que le mandaron del gabacho, un cepillo de dientes para limpiarla de piojos, un peine para separar en mechones la cabellera, varias pinzas para sujetar los mechones,elatomizadorqueguardalasoluciónatarantadora, un paquete nuevo de vasos desechables transparentes, dos toallas fluorescentes para limpiar las herramientas… Cuántas cabezas han pasado por ese peine. Y cada cabeza es un mundo y varias son, incluso, un mundosobrepobladoylasmásdelicadassonlascabezasde “sangre caliente”, afirma la espulgadora. ¿Cómo son las de sangre caliente? “Guardan más calor y atraen a los animales”. Es el caso de la dueña de los piojos de la fotografía del peine, una adolescente que, harta de la carrilla, renunció para siempre a la secundaria. De aquella cabecita acomplejada salieron unos mil parásitos, afirma la empresaria, con los ojos muy abiertos. Retirarlos implicó siete horas, distribuidasendosdías.“Ayerviotrocasograve,enunpenthousedeProvidencia”,añade,mientrasmuestracómorealiza su trabajo, al cual acude muy bien arreglada. Que la gente no crea que los piojos son de los pobresydelosquenosebañan:esaeslafilosofíadelaempresa, a la cual Susana S no le ha puesto nombre, por lo difícil que eso resulta. Por cada sesión de cacería de Pediculus humanis corporis, Susana S cobra unos 350 pesos, pero la experiencialahallevadoaarmarpaquetesescolaresyfamiliares.Lomalo,ledigo,esquesuautoempleosevaaterminar cuando ella misma haya limpiado todas las cabezas infectadas. “¡Eso no va a pasar! Los piojos ya norespetannicambiosdeestaciónnicondicióneconómica”, asegura, mientras sus ojos siguen a sus dedos hábiles, que se pasean por una cabellera ajena. AlguiendeberíaproponeraSusanaScomolaemprendedora del año.

ESPULGANDO. Algunas de las herramientas de exterminio que Susana utiliza son una peineta piojera, un cepillo de dientes, un peine para separar los mechones de cabellos, pinzas para sujetar mechones y un atomizador con una solución creada por ella.


PÁGINA 4-B

EL INFORMADOR

Domingo 14 de octubre de 2012

Armando González Escoto

Juan Palomar

Aeropuerto “Internacional”

LOS COLORES DEL TIEMPO Desde hace décadas Guadalajara cuenta con un aeropuerto internacional. La etiqueta le vino por el simple hecho de tener vuelos a los Estados Unidos, y últimamente también, por lo menos, a Panamá. Pero no bastan los destinos internacionales para hacer un aeropuerto internacional, peor aún si esos destinos de pronto se multiplican y casi a la misma hora llegan cuatro vuelos de Houston, Los Ángeles, San Francisco y Chicago. Para comenzar el aeropuerto tapatío carece de la infraestructura adecuada que le permita recibir vuelos extranjeros directamente en la terminal aérea, todos deben quedar en plataforma de donde el pasaje es trasladado en camiones llenos de moscos a su segunda prueba, los controladores de migración. El espacio es desde luego opresivo, confuso y sofocante, largas filas de gente con cara de “jet lag” deben aguardar a que los señores agentes revisen sus pasaportes. Desde luego no es “enchílame otra”, Relaciones Exteriores no cuenta con agentes de reserva para el “inesperado” caso en que lleguen cuatro vuelos pletóricos de paisanos y no paisanos queriendo entrar a este hermoso país por la estrecha puerta jalisciense. Son seis, a lo sumo siete, si no es que de pronto dos desaparecen acaso urgidos por alguna necesidad impostergable. El tercer desafío es de verdadera diversión: recoger las maletas. Como en todo aeropuerto internacional que se respete, el de Guadalajara ya tiene sus cuatro bandas con sus respectivas pantallas anunciando a que vuelo corresponde cada una. Desde luego el espacio de este sitio se diseñó con los mismos criterios del anterior; las bandas mismas parecen como de segunda o tercera mano, con un ruidajo de tortilladora incomparable, pero ese no

Guillermo Dellamary

EXPLORANDO EL MUNDO

Cables Los mejores diseñadores urbanos se han dado cita para hacer más hermosa la visibilidad de nuestras calles y avenidas. Han decidido utilizar diversos tipos de cables, de tonos grises, pero predominantemente en negro, para colgarlos en postes especiales y entre algunos árboles. El resultado ha sido sorprendente, no hay calle que combine árboles con postes y una gran variedad de preciosos cables. Algunos han puesto énfasis en estirarlos bien, pero otros tienen el tino de dejarlos medio colgantes, lo que les da un toque más de belleza, al mostrar una caída curvilínea de especial seducción. Las autoridades han puesto todo su esfuerzo para promover que se coloquen unos sobre Algo muy otros, y que se puedan entrelazar. Lo maravilloso es especial que que ciertos cables se pueden aprovechar del poste tienen todos del vecino y ahorrarse el propio, eso con tal de poner los cables, su sello sin costo extra. Hay cables de colores chicos y que sirven para hacer diablitos y los cuelgan de una grandes, es manera tan estratégica que suelen robarse la energía que les gusta de los cables principales sin costo alguno. Ese enjambre enredarse multicolor tiene una creatividad sui generis, va creentre sí, como ciendo exponencialmente y acaba por convertirse en un viejas mega enredo de complicada saturación. argüenderas Los cables conectan casas, negocios y desde luego llevan todo tipo de energía, señales e información. Qué seriamos sin los cables. Lamentablemente ya hay sátrapas enemigos que han decidido que se ven muy feos y han inventado ocultarlos y ponerlos bajo tierra. Y peor aún, hay quien ya decidió sepultar a los cables y ya no necesitar de ellos, dejarlos para un museo y como algo grotesco que se tuvo. Algo muy especial que tienen todos los cables, chicos y grandes, es que les gusta enredarse entre sí, como viejas argüenderas. No sé qué clase de movilidad nocturna tienen, pero si usted deja cables separados en una bolsa, en un rato se comienzan a enredar como si tuvieran movilidad propia. No deje de tomarle fotos a los cables de su colonia y trate de valorar su aportación a la cultura estética de nuestra vida urbana.

es el asunto, sino que de pronto sucede que las maletas del vuelo de Chicago están resultando en la banda del vuelo de los Ángeles, y las del vuelo de Houston andan bocabajo en la banda del de San Francisco, ¡que dinámica la que entonces se genera! gritos de allá va una, la negra, la fajada, y correteos de un lado para el otro, y la incógnita del que se va arrimando, todavía creyéndole a las flamantes pantallas y que definitivamente ya no sabe qué pasa, sobre todo si es un extranjero norteamericano o europeo, poco acostumbrado a estas bromas aeroportuarias. El cuarto desafío es pasar la aduana. Para comenzar, la permanente lucha en contra del contrabando ha traído a nuestra ciudad unas enormes maquinas de revisión de equipaje, por supuesto pocas, para lograr que todo mundo se amontone y tenga tiempo para contemplarlas. Todo objeto, maleta o tambache ha de cruzar por ese indiscreto túnel a cuyo final se halla un agente de postura desenfadada, uniforme a la desmedida y actitud rígida: ¿así que estuvo fuera tantos días, eh? ¿trae regalos? ¿qué compró? ¿cuánto le costaron? Oprima el botón, y si le sale verde, ya puede enfrentar el siguiente obstáculo: la barrera de parientes, amigos y conocidos de los recién llegados decididos a no dejar pasar a nadie que no sea la o las personas que ellos esperan. Con mucha decisión y claridad de metas se llega, por fin llega, a la prueba final: el atraco del taxi, porque nuestro Aeropuerto Internacional no tiene servicios de traslado masivo a la ciudad desde el mismo aeropuerto, y los que tiene se ha cuidado muy bien de esconderlos o hacerlos impracticables. armando.gon@univa.mx

Carlos Cortés Vázquez

VISIÓN Y DECISIÓN El derecho al trabajo es libertad justa y honesta, contribuyente al desarrollo social y económico sostenible. Nuevas formas para la obtención de contenidos materiales explican el expansionismo de la Reforma Laboral. Nuevas formas de prestación del trabajo coinciden con la organización de los sistemas de contratación y producción a fin de combatir el conflicto social. Tales son esencia del reto al futuro en competencia internacional y nacional. El medio ambiente es mucho más que la procuración de salud a referida por los organismos como la Organización de las Naciones Unidas — ONU—; es la referencia inmediata del entorno armónico entre los trabajadores y empleados. En este sentido, en Jalisco fue el empresario Salvador López Chávez en el Jardín Industrial Canadá, quien dotó de naves con muros de cristal, en lugar de las tradicionales cerradas, donde penetraba el sol y el optimismo del cielo sobre camellones de verde jardín. Esto data de 40 años y aún se respira añoranza. En la comprensión de organizaciones laborales y patronales hay un espacio sin cubrir a través del debate legislativo que, infortunadamente, deja espacio al desacuerdo. Prolongadas y hasta tediosas disputas al final de la pasada Legislatura, se convirtieron en exhibición protagónica sin alcanzar el fondo de los cuestionamientos sociales tendientes a la prosperidad del trabajador y confianza del empleador. El tema sigue formando, a veces de manera prejuiciada, la red de desencuentros a los que no es ajena la figura sindical, idealmente defensora

María Palomar

DE LECTURAS VARIAS Desde hace ocho años existe en París, en el bulevar Saint-Germain, un Museo de Cartas y Manuscritos, que ha reunido más de ochenta mil piezas de puño y letra de toda clase de personajes: partituras de Mozart, ecuaciones de Einstein, cédulas de Luis XIV o Catalina de Rusia, cartas de Napoleón, capítulos de SaintExupéry... La fundación del museo se debe a Gérard Lhéritier, un señor con muy buen ojo para el negocio y gran afición por la escritura y los escritos originales, que fue capaz de montar el museo a partir de una empresa llamada Aristophil, la cual se ha convertido en los últimos años en la presencia más fuerte en un mercado de enorme valor como es el de los manuscritos autógrafos. La mayoría de las obras expuestas en el museo pertenecen a los accionistas de Aristophil. Lhéritier también dirige una revista trimestral muy cuidada, Plume, dirigida a los coleccionistas y los aficionados. Huelga decir que los éxitos de Lhéritier también han hecho correr mucha tinta, a favor y en contra, en la prensa francesa. El de los manuscritos es un mercado extraño, similar al del arte, entre otras cosas porque recibe el mismo tratamiento fiscal, pero más discreto o menos conocido por el gran público. Lo que está por verse es qué tan resistente resulta el interés por este tipo de piezas, generalmente guardadas en archivos de bibliotecas, universidades o museos, como para enfrentar las crisis actuales y mantener, si no es que hacer aumentar, el valor de los documentos. En

Equidad, seguridad y dignidad de los derechos laborales en un plano de justicia que en el terreno de su práctica esparce intereses materiales y políticos tampoco ajenos a lo económico, como se ha divulgado sin posibilidad de rechazo o aclaración. Lo anterior conduce al tema de la transparencia. Otro elemento de permanente preocupación, por su concurrencia en la sociedad vulnerada en los principios éticos, a su vez tendientes a fomentar cultura de ilegalidad como fórmula de superación económica en primera instancia y posterior eventual inseguridad. Estos son algunos atributos coincidentes que vienen marcando diferencias extremas de insatisfacción y difícil congruencia con la participación de la sociedad en las tareas gubernamentales a unos pocos días de iniciar su gestión a nivel nacional. La libertad tiene todo que ver con la capacidad individual adecuada al entorno de legalidad, seguridad y dignidad que sumergen al individuo en dudas existenciales. Las palabras se desgastan rápidamente, su tránsito solitario sin resultados prontos y prácticas eficaces de solución del día. Trabajador y empleador, cada uno desde su trinchera ansían la procuración de justicia pronta y expedita, como rezan los letreros en los organismos judiciales, y que idealmente concurren en las juntas de conciliación y arbitraje. Hacerlo realidad, como tanto de lo mencionado, está en menos y decisión de la próximas Administración. Dios nos guarde de la discordia. sicpm@informador.com.mx

Cartas y manuscritos 1994, Bill Gates compró en 30 millones de dólares el Códice de Leonardo da Vinci; actualmente su valor en subasta podría arrancar, según los conocedores, en 200 o 400 millones: hay manuscritos excepcionales por su rareza y repercusión, mientras que otros, como los autógrafos de escritores pasados de moda, pueden perder valor al paso de los años. En 2008 Aristophil se llevó por poco menos de dos millones de euros el original del primer Manifiesto surrealista de André Breton, autor cuyos manuscritos han alcanzado los precios más altos en Francia para un autor del siglo XX. Este fin de semana, desde el viernes 12, se celebran en París los primeros “Encuentros internacionales de las cartas y los manuscritos”, con un nutrido programa que incluye conferencias, mesas redondas, conciertos y una pequeña exposición de ochenta de las mejores piezas del museo. Lhéritier, convencido de que los manuscritos son una parte importante del patrimonio cultural que también merece ferias y salones, como los libros o la música, invitó a importantes escritores, científicos, actores y músicos para que dialoguen con la escritura del pasado y demuestren por qué esos viejos papeles siguen estando vivos. La exposición incluye escritos de estadistas (Gandhi, Roosevelt, de Gaulle), escritores (Goethe, Balzac, Hemingway, Cocteau), y tambien ilustra las relaciones entre literatos y músicos (la correspondencia Sand-Chopin, o Proust-Hahn) y los descubrimientos de científicos de distintas épocas (Kepler, Darwin, Freud, Curie).

DIARIO DE UN ESPECTADOR Sincopados y graves, los golpes que algo van demoliendo en una casa cercana se comunican por muros y subsuelos hasta el borde mismo del jardín. Latido de la ciudad que siempre se reinventa y se levanta, señales de fugacidad que a sí misma se persigue. La profundidad delcielorevelalaalturadelaestación.Elgatoinevitable encontró la forma, venida desde el fondo de sus instintosmáslargos,dedarcazaaunpájarodistraído:plumas y despojos ahora, fragmentos de un vuelo que en el tajo delazarpasiemprehatenidounarterolímite.Perocantan más pájaros despreocupados y desde las ramas del guayabounzanatevuelvearetar,burlón,atodaslasamenazas.Elarbustovecinofloreaconfervorensumuyparticular tono de rojo. ** Le Corbusier sobre la fotografía y el dibujo: “Me compré una de las pequeñas cámaras Kodak que Kodakestabavendiendoenseisfrancosymedicuentade queconfiandomisemocionesaunalentemeestabaolvidando de hacerlas pasar a través de mí, lo que era serio. Así, abandoné la Kodak y recurrí al lápiz.” Advertencia,opciónfrentealasiemprecrecienteinundación de imágenes mediatizadas y transportadas a toda hora de una pantalla a otra, trasiego de reflejos que quizás velanloquelamanosabríadescubrirporcaminosmás arduos, por procesos que cada vez quedan más lejos. Hastaqueunadecisióncomienceelejerciciodeaprenderconlavistaloquelamanotranscribeyrecreamientras en la mente se interioriza, de una manera profunda, la esencia de lo dibujado. Nunca, como ahora, ha sido mayor el torrente de visiones que ofrecen a toda horalaposibilidaddeasirlas.Perolapálidapantalladeja resbalar en su incesante discurrir la emoción misma de que hablaba el cuervo. ** Objeto. Al fondo de la terraza encontró el resplandor de barro —un remate salvado de alguna ruina— abrigo para la intemperie suave de estos cielos. Lo cobija,mínimahornacina,unbebederoantiguoydemezquite. Su silueta triangular asomada al eje mismo de la pérgola recuerda asombros y tempranas devociones. El plúmbago constante rinde sus azules y una rama de trazosorientalescompletaelhomenaje.Poderíodeuna cosa hecha sin duda para otra tentativa: las vetas de la arcilla en su movimiento de llama y de fulgor igual recuerdan lo que asciende, lo que dura y acompaña. Un objeto que por sí solo magnetiza y orienta las procesiones de los días, que da razón de unas cuantas piedras que cumplen su destino. ** Francisco Martínez Negrete cifra su producción poéticadeestosañosenunatrilogía,publicadaporEdiciones Sin Nombre, de la que hace unos meses apareciólasegundaparte.Lastresentregascomprendenlos títulos El Temple, Cambiar de corazón y Tragaluz. En Cambiar de corazón el poeta se encuentra en la deriva delacincuentena,reflexionaentredesgarrado,melancólico y juguetón sobre el trance de la edad, sobre la fugacidad de amores y permanencias. Pero sigue siendo el nervio que mueve toda su tentativa el explosivo, radical encuentro (y desencuentro) con el amor, siempre elusivo y no por ello menos enconado. Poemas a veces del desconsuelo y la derrota. Dice en Postoperatorio: Tendidoenelcamastrodeldolor/onceañosextirpados de pronto de mi vida/ de un sublime tajo/ por el frío bisturí del desconsuelo./ Tendidos frente a mí los ateridos/ undécimos azules sin madre que los llame.// Vamos a cafetearlos. Y, así, la última línea, con su familiar coloquialismoqueevocaveladasencompañíayduelosque zarpan,abreconelguiñodelcómplicehumorlaventana de un futuro quizá más propicio. En el camino, aparecenciertasiluminacionesquedanfedeunatenazobservación de la ciudad, de una personal geografía de señales: Viéndolo bien de británico/ acaso nada tiene/ el jardín estival de Parque México:/ gordos patos lechosos/ alguno que otro negro/ y la pasión común/ a todos los jardines/ de contener el tiempo/ definirlo darle claridad. (Jardín inglés). Pero insiste el tono elegíaco; dice en Imagen del amante derrotado: Ferruginoso el terco sabor de la derrota negra humedad de nube presagiando tormenta tras intentarlo todo queda helado por la aciaga ventolera del rechazo nada más puede dar suelta las armas disuelve la sonrisa en una flor marchita tras el globo ocular amenazan las lágrimas entre las manos queda su corazón quebrado ofrenda para nadie. El poema que abre esta entrega de la trilogía, Dakar,consucadenciadeandaduraincombustible,depasos que vienen de lejos, revela —a pesar de todo— una voluntaddeseguircantando,degozarydeciralfilomismo de la inevitable derrota: Hay un sol que se disfraza de naranja/ en el amanecer y en el ocaso;/ miradas al través/ la tarde es la mañana de la noche/ la mañana una noche desvelada/ así/ yo me siento/ tan viejo de joven/comojovendeviejo/peroloinapelable/esquecuanto más me acerco a esa partida/ de madre y sueño y alma y esqueleto/ o destierro al desierto que me aguarda/ con más placer apuro/ del vaso de la tarde/ cada gota de zumo de naranja. ** EnYoutubesepuedeverúltimamenteunvideoque Bob Dylan mandó hacer para su reciente canción DuquesneWhistle.Unabandadepersonajesdisparesydecididos,capitaneadosporelmismoDylan—consumás ferozcaradeDylan—deambulaporunaciudadindeterminada. Al ritmo de las notas una historia se desdobla: un muchacho tira los naipes hasta que aparece la razón de su apuesta. Roba una flor y la ofrece a la fugitiva. Las peripecias del asedio conducen al protagonista a cruentos predicamentos a manos de unos golpeadores pero tambiénalfavor—asíseaeneldelirio—delamuchacha. Alfinal,Dylanysubandapasan,impasibles,juntoalmaltrecho joven que yace en la banqueta. La canción sigue. jpalomar@informador.com.mx


Domingo 14 de octubre de 2012

EL INFORMADOR

PÁGINA 5-B


PÁGINA 6-B

EL INFORMADOR

Domingo 14 de octubre de 2012

o t a r t Re a i l i m a f e d

J. AZPEITIA

MEMORIA DE LA CIUDAD

LA DEL RECUERDO. Salomé Ávila Corona y Josefina Acosta Martínez se casaron en 1917 en Guadalajara. La foto descansa en las paredes del estudio fotográfico Hermanos Azpeitia.

Los estudios fotográficos más antiguos de la ciudad guardan un álbum de imágenes lleno de una vida que ya se fue; la costumbre del retrato se ha transformado Por Gonzalo Jáuregui uis Álvaro y Humberto González recuerdan que en 1964, en el local con el número 191 que corre y envejece paralelo a Avenida Alcalde, abrió sus puertas Estudios Lumiere. A la memoria de estos hermanos de 55 y 51 años, respectivamente, viene cuando los fines de semana —con o sin cita— los novios que acababan de casarse por la iglesia acudían inmediatamente al estudio, acompañados de sus familiares, para tomarse la fotografía que luego colgaría de la pared más querida de la casa. Recuerdan que las quinceañeras de los años setenta eran tan delicadas y gráciles como el botón de un rosal que esperaban a cumplir 18 años para celebrar su fiesta. Recuerdan que llegaban al estudio acompañadas de niñas y cadetes del Colegio del Aire porque era lo que se usaba. Recuerdan que la fotografía de identificación continúa siendo la consentida de los tapatíos. Aseguran que la tecnología sepultó el quehacer de su

L

padre, Luis Humberto González Patiño (19302011), cuya imagen cuelga de una de las paredes que componen el negocio. De una maltratada bolsa de plástico, Luis Álvaro saca las fotografías más viejas que tiene. Una de ellas, de 1977, muestra a una pareja de recién casados acompañados por sus familiares. Él con la pajarita bien puesta en el cogote y el rostro seco; ella con un tenue velo lloviéndole por la espalda. En la pared del fondo una cortina. La vestimenta para una barda desnuda. Antes era así: luego de las ocasiones especiales el cliente iba al estudio y se tomaba la foto. Hoy deben ofrecerle, además de la foto de estudio, de caballete, un álbum con la secuencia del evento y el video. En la experiencia de estos hermanos de cabello cano, primero descolló la foto en blanco y negro, siguió en sepia (color rojizo claro), de color aplicado —que no era color natural, la fotografía se pintaba—. Posteriormente, llegó el negativo a color. Humberto explica que la película cambió de placa a rollo, este último para la cámara Mamiya, “la última que hubo para el fotógrafo profesional” con la que se ofrecía mayor calidad para un negativo.

Exaltación sentimental

De acuerdo con el libro 160 años de la fotografía en México (Océano, 2004), Estela Treviño, coordinadora de la investigación, destaca que se piensa que la cámara fotográfica llegó a México por el Puerto de Veracruz a finales de 1839, que se reconoce como el año del nacimiento de la fotografía y al francés LouisJaquesMandéDaguerrecomosuinventor.Las primeras cámaras fueron importadas por comerciantes franceses que radicaban en el país. Fue hasta 1860 que los fotógrafos —escuetos y caros— comienzan a hacerse publicidad mediante tarjetas de visita. Destacan los estudios fotográficos, entre los más importantes estaba el de Campa y Valleto, que ocupaba un edificio en la Ciudad de México. En Guadalajara fue Jacobo Gálvez quien trajo una cámara obscura después de un viaje a Europa en 1853, en la que ya se imprimía en papel. El primer taller fotográfico formal fue de Justo Ibarra, quien tenía un local en 1864 en el portal de Agostinos. En 1869 abrió un estudio mejor acondicionado Octaviano Mora, de acuerdo con Juan B Iguiniz, en el artículo “Las artes gráficas en Guadalajara”, del libro Lecturas históricas de Jalisco, tomo II, Después de la Independencia. En ese tiempo sobresale la presencia de cuadros de personas acomodadas. Carlos Monsiváis escribe: “La burguesía del XIX sólo confía en el cuadro para eternizar la presunta o segura majestuosidad de sus rasgos. Las fotos importan como exaltaciones sentimentales o modelos del comportamiento externo, pero no se consideran ni se pueden considerar arte, no poseen el don de transmutar en objeto válido universalmente la grandeza y el calor humano de los retratados”. En el libro Fuga mexicana. Un recorrido por la fotografía en México, Olivier Debroise, sostiene que el fotógrafo mexicano del siglo XIX pertenece a la clase acomodada, única capaz de adquirir en el extranjero sus sofisticadas herramientas. En los laboratorios trabajan técnicos, laboratoristas, esce-

nógrafos y ayudantes. No existen escuelas de fotografía. El aprendizaje se da en el mismo estudio. El saber se transmite de generación en generación: a los hijos, a la esposa. “Maestro de obras, el fotógrafo supervisa las manipulaciones. En primer lugar, atiende al cliente, lo asiste y dirige —verdadero director de escena— durante la pose. Charla, aconseja, viste o desviste. Compone un detalle, arregla con sus dedos el cabello...” El Jefe del Departamento de Artes Visuales del CUAAD, de la Universidad de Guadalajara, Francisco Javier Mercado Muñoz, afirma por su parte que la fotografía llegó a Guadalajara a inicios del siglo XX. Que los precursores de los estudios fotográficos en la ciudad fueron familias como los Vallejo, Gil, Camarena, Arauz, Azpeitia, que contaban con estudios y comenzaron con la venta de productos fotográficos. No eran personas que hubieran estudiado fotografía, aprendieron en la brega. El académico abunda que el fenómeno de los estudios fotográficos se dio en el Centro Histórico de la ciudad. Del Santuario hasta el Templo de San Francisco había una cantidad considerable de estos negocios que luego se extendieron hacia la zona de Las Nueve Esquinas. Imperaba la fotografía de identificación. Los que en ese entonces podían pagar a un fotógrafo eran personas que tenían fuertes ingresos económicos. Contratar a un fotógrafo era también contratar a un pintor que creaba el fondo y a una persona que ayudaba en la decoración.

La boda de la abuela Salomé Ávila Corona y Josefina Acosta Martínez se casaron en 1917. Un fotógrafo de apellido Magallanes les tomó la foto del recuerdo. Se casaron en Guadalajara. Sin siquiera rumiarlo, Salomé le compró el vestido a Josefina en El Nuevo París, una tienda que ya no existe, salvo en los recuerdos de los más viejos. El impecable cuadro del día de la boda de Salomé y Josefina descansa en el estudio fotográfico Hermanos Azpeitia, ubicado en Alcalde 589. Mientras su hermana Marse atiende a un cliente, Patricia Azpeitia cuenta que fue su padre, Javier Azpeitia García, quien inició el negocio en 1940, luego de aprender durante 10 años en un estudio que tenía su hermano mayor. “Mi papá se inició en 1940. Él era el más chico de tres hermanos, tres varones. Mi tío mayor se estableció en 1930 y el último hermano en el 52”. Marse platica que a su padre —a quien menciona en cada frase— siempre le gustó tomar fotos. Duró 40 años en el portal de Colón No. 17. El negocio le ayudó a Javier Azpeitia a sacar adelante a 14 hijos, cinco de ellos fotógrafos aunque uno ya se retiró y otra falleció. IO AZPEITIA FOTO ESTUD

Sin embargo, consideran que la técnica de estudio no pasa de moda porque ellos aprendieron una escuela que van actualizando con la tecnología: “Sigues aplicando la misma técnica, vas buscando la misma iluminación artística, que no quede plana la imagen por medio de la iluminación, vas creando más relieve en el rostro de la persona”, dice Humberto.


Domingo 14 de octubre de 2012

EL INFORMADOR

PÁGINA 7-B

ESTUDIOS DE HOY

QUINCEAÑERA. En los años sesenta y setenta se usaba que la festejada (que tenía más de 15 años) se tomara la foto acompañada de niñas y cadetes del Colegio del Aire.

ESTUDIO FOTO GIL´S

La costumbre de ir a un estudio a hacerse una foto familiar o de los hijos en fechas importantes, o sólo por el gusto, es alimentada ahora por estudios que proponen escenas, disfraces y situaciones producidas ahí mismo. Piratas, siglo XVII, los años veinte, hadas, princesas, payasos, de todo hay para caracterizarse en estos espacios que se pueden encontrar en algunos centros comerciales, algunos son: Mi foto, ubicado en el Plaza Terranova, y Villa click (www.villaclick.com.mx).

ESTUDIO FOTO GIL´S

Desde princesas hasta piratas

LA BODA. La pareja solía acudir al estudio fotográfico poco después de se salir de la iglesia y era común que una cortina fuera la vestimenta para una pared desnuda al fondo.

JUÁREZ R • R. RMADO EL INFO

lencioso estudio hay fotografías de niños sonrientes sin piquetes de zancudo ni rasguños y mujeres de rostros intachables: “No dejamos a la persona tal cual. Si tiene espinillas, si tiene ojeras marcadas, todas se las retiramos, pero es una cosa que hacemos con mucho cuidado. Mi papá nos enseñó a retocar las placas, desde retocar la negativa con aquellos lápices de puntas muy finitas”.

XIX. del siglo 0 5 s o ñ sa ra en lo adalaja u G a n aro afía lleg e fotogr d s a r a cám imeras . Las pr S O I C I Javier Azpeitia presentó una foto del rostro de una IN

El sello de la casa es una foto menos vieja que la de los abuelos. Se trata de una fotografía de 1940. En ese entonces Laboratorios Julio les pidieron a los fotógrafos profesionales que entregaran material para una exposición referente al 10 de mayo.

anciana persignando a un niño. El rostro fruncido en mil arrugas frente al rostro joven. Marse dice que la foto fue “muy bien calificada”. La “viejecita” iba a pedir limosna a los negocios del portal. Subía los tres pisos ayudada por el niño y platicaba con los empleados. La paga era la bendición. Considera que su fuerte es el retoque. En su si-

la única escuela que tenía como un semestre de fotografía”. Recuerda que el estudio era su casa. En lo que ahora es un amplio jardín señala con el dedo lo que era la cocina, el comedor, una recámara, el patio, un hueco en donde estaba un clóset y un baño. Se alzaron muros de adobe. Murió su padre. Su padre le contaba que lo más moderno que tuvieron a mediados del siglo XX fueron los fanales de los autos, que utilizaban de reflectores. AnLa nostalgia tes eran fondos de cortina, alfombras. “A los casados se les Carlos García Gutiérrez, dueentregaban cuatro fotos: una “A los casados se les ño del estudio Foto Gil´s, pertenegrande para la pareja, una chica ce a la cuarta generación de fotóde la novia sola y las otras dos de entregaban: una grande los novios para los papás de cada grafos de la familia García. Su bisabuelo, Feliciano García Garuno”. cía, inició a finales de 1890 en La para la pareja, una chica de —¿Le da nostalgia? Piedad, Michoacán. “Era de los —Sí. de flamazo. Ponía una lona en la novia sola y las otras dos —¿Qué piensa cuando ve los portales del pueblo, me plaeso? ticaba mi papá. Mientras había de los novios para los papás —Pues que se pierde la maluz tomaban las fotos”. gia. Antes era jugar con las luces, de cada uno” Los conocimientos se paponías tú tus luces tratando de saron de generación en generaque se vieran bien. Ahorita no. ción. Feliciano García García le enTun-tun-tun-tun y les quedan señó a Enrique García Flores y éste a Carlos García bien las fotos. Antes no. Si no sabías enfocar salían Gil. Carlos García Gutiérrez dice que tal y como su borrosas, oscuras o muy blancas. Y la gente venía padre lo hizo con él, espera transmitir sus conoci- con uno. Con un teléfono digital ahora la gente samientos a su hija Jennifer García Alvarado, a quien ca fotos por lo menos aceptables para ellos. le ve interés por aprender el oficio, ya que de no haCarlos dice que cuando ve a los novios nerviocerlo éste se perdería. De sus cinco hermanos, Car- sos se acuerda de cuando su padre les ponía músilos García es el único fotógrafo. ca clásica para calmarlos. Pero ellos no se calmaDesde 1962, el estudio está ubicado en Avenida ban. Se peleaban en sus primeras horas de Alcalde No. 287. Carlos García inició su andar como matrimonio. La foto tenía que salir bien después de fotógrafoluegodeestudiardiseñográfico“porqueera la boda para recordarles los tiempos felices.


PÁGINA 8-B

EL INFORMADOR

Domingo 14 de octubre de 2012

MALA ÍNDOLE, RECOPILACIÓN DE RELATOS

Entre el cuento y el olimpo literario

ESPECIAL

Javier Marías ingresa en el selecto club de autores publicados en la serie Modern Classics de la editorial británica Penguin

LIBROS. Antes de anunciarse el premio Nobel de Literatura, Javier Marías (foto) creía que lo merecería Alice Munro, una cuentista canadiense, o el estadounidense Cormac McCarthy. ¿Y Philip Roth? “Me cansa. Su mundo literario no me interesa”, aseguraba.

UN “INMORTAL” NOVELÍSTICO

Por Winston Manrique Sabogal/El País

Penguin Books

l recibidor en penumbra guarda una muestra de una felicidad “inverosímil”. En el suelo hay varias pilas de libros de donde Javier Marías coge cuatro de ellos, y avanza hacia el salón donde el sol de la tarde entra implacable por el balcón. Se le nota contento, y con estos libros de bolsillo en la mano confiesa: “Tiene algo de inverosimilitud el que yo esté ahora en la colección de clásicos modernos de Penguin. Cuando yo estudiaba en Inglaterra los compraba para leer a escritores como Conrad, Faulkner, Joyce o Virginia Woolf... Es un honor estar ahí”. Luego esboza una sonrisa y dice: “No puedo pensar que ahora sean menos exigentes en la selección de sus autores”, y su risa expresa lo que siente al ser uno de los poquísimos escritores en español que forman parte de esa colección, Modern Classics, junto a Lorca, Borges, Neruda, García Márquez y Octavio Paz. Las cuatro primeras obras que ha cogido Marías (Madrid, 1951) acaban de salir y Penguin se las ha enviado: Todas las almas (con introducción de John Banville), Corazón tan blanco (con introducción de Jonathan Coe), Mañana en la batalla piensa en mí y El hombre sentimental. Deja los libros sobre la mesa y toma algunas de las pruebas de carátulas de los otros tres títulos que editará Penguin y que le ha enviado para su aprobación: Negra espalda del tiempo, Cuando fui mortal y Vidas escritas. Y a un “honor” se suma la alegría de ver la portada que harán en primavera en Inglaterra de su última novela: Los enamoramientos, que saldrá también en Noruega y Finlandia, y que conservarán la imagen de la española. Tras el asomo a ese futuro entusiasta, Marías se sienta en el sofá pegado a la pared, justo al borde de donde cae la columna de sol venida del balcón, y habla del presente en el que acaba de publicar una antología que reúne sus dos libros de cuentos. No es cualquier antología. Poco habitual, o tal vez única por el proceso de selección. Él mismo ha dividido sus relatos en Aceptados (“De los que aún no me avergüenzo”) y Aceptables (“De los que sí me avergüenzo un poco pero no demasiado”), donde ha incluido el primero, escrito con 14 años, La vida y la muerte de Marcelino Iturriaga. El título completo es Mala índole. Cuentos aceptados y aceptables (Alfaguara) con un total de 30 relatos. La mayoría de esos relatos fueron por encargo. Este libro es la totalidad de su aportación “al noble género del cuento”, al que no cree volver. Un género que le gusta casi más como lector. “Es muy difícil que un autor quede completamente satisfecho de una novela en cuya estructura debe tener altibajos, porque no puede sostener el mismo grado de intensidad todo el tiempo, y sería agotador; debe tener momentos de transición, explicativos o descriptivos o funcionales que den luego paso a esos pasajes más interesantes e intensos”. Le vienen, entonces, las palabras de Juan Benet cuando decía que una novela se justifica por una sola página. “Pero esa página no es nada sin lo que la precede y lo que le sigue”. Entre sus cuentos favoritos o de los que más orgulloso se siente están Mientras ellas duermen, Todo mal vuelve, Cuando fui mortal, Lo que dijo el mayordomo y Mala índole. Sobre la diferencia entre cuento y novela asegura que la mejor novela del mundo la ha disfrutado mucho, pero con altibajos. “En cambio con un cuento he tenido la sensación de plenitud, que dices: ‘¡Caray, qué maravilla, es algo perfecto!’. A veces, la lectura de un cuento es casi exultante. Algunos te pueden producir una especie de euforia, de algo acabado, perfecto, una obra maestra, algo que en una novela es más difícil conseguir”.

Penguin Books es un peldaño más en el prestigio literario del escritor. Marías es el segundo autor español, tras García Lorca, en incorporarse a esta nómina universal. Y el sexto en lengua española.

E


Tapatío 14 de octubre