Issuu on Google+


Ediciones Ekaré

UN

DIENTE SE

MUEVE Texto de Daniel Barbot Ilustraciones de Rosana Faría


Una mañana Clarisse sintió que un diente se le movía. Clarisse sabía desde hacía tiempo que a su edad se mudan los dientes. Y también había oído algo increíble: que un ratón venía a buscarlos.


Estaba impaciente porque el diente no se caía pronto. Y también un poco preocupada: ''Si los gatos se comen a todos los ratones, quién vendrá a buscar mi diente?''


El diente se movía más y más y Clarisse jugaba a empujarlo con la lengua. Un día, la mamá se lo arrancó amarrándolo con un hilo azul. Todo fue muy rápido. Clarisse no sintió ningún dolor. Sólo un poco de sangre se asomó en la encía.


Esa noche, al acostarse, Clarisse puso el diente bajo su almohada y se durmi贸.


Un diente se mueve