Page 1


Dirección de Arte: John Luján e Irene Savino Diseño: Alejandra Varela Primera edición revisada, 2012 © Rafael Rivero Oramas, texto © Alicia Ulloa, ilustraciones © 1985 Ediciones Ekaré Todos los derechos reservados Av. Luis Roche, Edif. Banco del Libro. Altamira Sur, Caracas 1060, Venezuela C/ Sant Agustí 6, bajos. 08012 Barcelona, España www.ekare.com Publicado originalmente por Ediciones Tricolor Ministerio de Educación, 1973 ISBN 978-980-257-347-9 HECHO EL DEPÓSITO DE LEY • Depósito legal: If15120118001280 Impreso en Caracas por Editorial Arte


Rafael Rivero Oramas Ilustraciones de Alicia Ulloa

Tío Tigre y Tío Conejo cuentos de la tradición oral venezolana

ED I C I O N E S EK A R É


Índice Tío Tigre, Tío Conejo y Tío Morrocoy

15

Las vacas de Tío Conejo

23

La primera patilla

29

Tío Tigre y Tío Rabipelado

33

El chivo y la hormiguita

35

El estornudo de Tío Tigre La raíz

41

Tío Conejo cazador

45

Tía Zorra y los peces

51 55

El tigre y el garzón El lancero Tío Burro Tío Zorro y Tío Mono Glosario

78

Acerca del autor

80

59 71

7


Tío Tigre, Tío Conejo y Tío Morrocoy Un día, Tío Conejo escuchó un silbido y, de un salto, corrió a esconderse debajo de un helecho silvestre. Allí, movió repentinamente las orejas. ¿Quién podría silbar así, entre la floresta? Tío Conejo permaneció inmóvil; alzadas las orejas, muy abiertos los ojos. Finalmente, a muy cortos pasos de él, se abrió un matorral espeso del que surgió Tío Tigre. Y, cosa extraña, estaba muy risueño, con cara de complacencia y una gran mochila de cocuiza, vacía y doblada, bajo el brazo. Pasó casi rozando el escondite de Tío Conejo, y luego siguió cerro abajo, por entre los breñales; siempre gangueando su desagradable canción. Tío Conejo, lleno de curiosidad, corrió a asomarse al borde del barranco. “¿Por qué estará tan contento Tío Tigre?”, se dijo a sí mismo. “¡Uhm! Algo muy raro debe estar pensando. ¡Voy a seguirlo, a ver!”. Y se fue, también, pendiente abajo, por el camino de las huellas de Tío Tigre. Tío Rabipelado, después de beber agua allá abajo, en el pocito fresco de la quebrada, subía, poco a poco y cuesta arriba, cuando de manos a boca, se encontró con Tío Mapurite. Y como éste levantara amenazante la cola, el rabipelado se llenó de espanto y saludó, lisonjero: 7


—¡Señor don Mapuriflor, flor de las flores, olor de los olores! ¿Cómo está esa bella persona? El Mapurite sonrió, complacido, y después de contestar el saludo, cortesmente, agregó: —Pase, pase usted, don Ramón Pilá, y que le vaya muy bien –y se apartó a un lado. —Chí –dijo el rabipelado, y siguió su camino. A poco, ante Tío Rabipelado, desembocó de pronto Tío Tigre. —¡Señor don Tigre, Tigrón! –lo saludó, haciendo una profunda reverencia–. ¡Sabio, como él solo y mil veces más valiente que Tío León! —¡Ja,ja,ja! –rió Tío Tigre–. Este Ramón Pilá, siempre con sus cosas… ¡Ah, Ramón Pilá, me vas a hacer un servicio! —Cómo no, Tío Tigre; lo que usted mande. —Bueno. Mira, allá detrás de la casa, dejé unas verduras para un sancocho; vémelas pelando, que yo subo dentro de un ratico con la carne. —Chí –dijo el rabipelado. Y echó a andar apurado. Tío Tigre se quedó mirándolo, y luego agregó, en tono amenazador: —Pero, ten cuidado con desordenarme nada de lo que allí tengo, porque, si no… ¡Ya sabes…! Un corto trecho más arriba, Tío Rabipelado por poco se tropieza con Tío Conejo, que venía bajando. Ambos dieron un salto, asustados. —¡Época!… ¡Guá; pero si es Tío Ramón Pilá! – gritó, riendo, Tío Conejo. Y Tío Rabipelado quiso alardear ante Tío Conejo y 8


exclamó, mostrándose agraviado: —¡Herria! ¡Me tuvieron chiquito porque grande no pudieron! –y se hizo a un lado, molesto. —¡Guá, guá, guá! –murmuró Tío Conejo, entre sorprendido y burlón. —¡Apártese, compañero, no ve que ando apurado! ¡Voy en una comisión de mi amigo Tío Tigre! Y, engreído, el animalejo siguió su camino y desapareció, cerro arriba, entre los yerbajos. A fin de recuperar el tiempo allí perdido con Tío Rabipelado, Tío Conejo echó a correr para alcanzar a Tío Tigre. Llegó al borde de la barranca de la quebrada y, en ese momento, vio que Tío Tigre comenzaba a entrar en la playa del arroyuelo. Tío Tigre avanzó unos pasos y se detuvo ante un morrocoy que, vuelto de espaldas sobre la arena, movía las patas angustiado, en un inútil y desesperado esfuerzo por enderezarse. —¡Vagabundo, veo que no has podido moverte del sitio en que te dejé! ¡Está muy bueno! Ahora sí te podré llevar; para eso traigo esta mochila. Y, terminando de hablar, la fiera metió el morrocoy en el saco, se lo echó al hombro y emprendió el camino de regreso. Mientras subía la cuesta, siguió hablando, burlón: —¡Hasta hoy duraste, Tío Morrocoy! Allá te espera, en la casa, una buena mano de pilón, y después, la olla del sancocho. ¡Ya verás! Tío Conejo se llenó de indignación. ¡Que ese 9


bandido de Tío Tigre fuera a hacer eso con su buen amigo Tío Morrocoy!... ¡No, él no lo permitiría!... Pensó un rato y luego echó a correr cerro arriba, también. Llegaría mucho antes que Tío Tigre, quien tenía que ir muy lentamente, por el peso de la carga que llevaba. Entre el monte, apenas unos cuantos pasos antes de desembocar en el patio de la casa de Tío Tigre, Tío Conejo se detuvo; había escuchado algo así como un llanto. —¡Hi, hi, hi! –volvió a oírse. Era un gemido desconsolador; parecía la voz de Tío Rabipelado. —¿Quién está ahí? –preguntó Tío Conejo–. ¿Cómo que es Tío Ramón Pilá? —Chí –respondió la vocecita. Tío Conejo buscó y encontró una trampa, en la que estaba metido el rabipelado. —¡Ah carrizo, Ramón Pilá! ¡Caíste en esa trampa! —Chí. —¿Y tú quieres que yo te saque? —Chí. —Bueno, pues, vamos a hacerlo. Y Tío Conejo lo liberó. En eso Tío Tigre desembocó frente a su casa y empezó a llamar a gritos al rabipelado. —¡Ahora Tío Tigre me va a comer –lloró el rabipelado– porque le tumbé una de sus trampas! ¡Sálveme, Tío Conejo! Tío Tigre puso el saco, con el morrocoy dentro, en el suelo, y siguió dando gritos: 10


—¡Ah, Ramón Pilá!... ¡Ramón Pilá!... ¿Qué se habrá hecho ese condenado? Al ver el saco en tierra, a Tío Conejo se le ocurrió una idea, y dijo al rabipelado: —Bueno. Yo te salvaré; pero eso sí, tienes que hacer lo que te diga. —Chí. —Sal, y haz que Tío Tigre entre en la casa, para que yo pueda sacar del saco y traerme a Tío Morrocoy. Sin esperar más, Tío Rabipelado salió del monte y avanzó hasta Tío Tigre. —¡Tío Tigrito, Tío Tigrito –le dijo–, unos ladrones se están robando las verduras! Tío Tigre iba a insultar a Tío Rabipelado, pero al oír aquello, salió en carrera y desapareció detrás de la casa. Tío Conejo indicó a Ramón Pilá un gran avispero gris que se balanceaba en la rama de un árbol. —¡Sube, rápido, allá arriba y tráeme aquel matajey! —¿Y si me pican las avispas? —¡Sube, hombre! ¡Tapas bien la boca del avispero con un puñado de hojas! ¡Anda, ligero!... En un momento el rabipelado trepó hasta lo alto y regresó con el avispero en la mano. Tío Conejo lo tomó con cuidado y corrió a ponerlo dentro del saco, en lugar de Tío Morrocoy. Tío Conejo, Tío Morrocoy y Tío Rabipelado aguardaban escondidos en el borde de la selva, mirando hacia la vivienda de Tío Tigre, quien, al fin, regresó de atrás de la casa, gritándole al rabipelado. 12


—¡Vagabundo! –rugió– ¿Dónde se metería? ¡Me ha engañado! Nadie se estaba robando mis verduras. ¡Déjelo quieto, cuando lo encuentre, él va a saber lo que es bueno! En seguida cogió el saco con el avispero dentro, y entró en su casa. Ya tenía el agua hirviendo, y echó las verduras y los aliños en la olla. Buscó la mano del pilón, y con ella golpeó salvajemente el saco, hasta deshacer el avispero que contenía. —Qué blandito era ese Tío Morrocoy –murmuró–. Mejor; así el sancocho estará más rápido. Se acercó al fogón y vació el saco junto a sus propios pies. Las avispas, embravecidas, rodearon a Tío Tigre en una espesa nube, y comenzaron a clavarle sus terribles aguijones. Lanzando espantosos alaridos de dolor, Tío Tigre corrió afuera, se revolcó en el patio, desesperadamente, y luego huyó bosque adentro. Tío Conejo, Tío Morrocoy y Ramón Pilá, a todas estas, reventaban de risa, allí, en la orilla de la selva.


Las vacas de Tío Conejo Tío Tigre había decidido atrapar a Tío Conejo a toda costa, por todas las jugarretas que le había hecho. Todos los días, al amanecer, Tío Conejo bajaba desde su casa, bordeando el empinado cañadote, para ir a beber del riachuelo que corría por el fondo de la hondonada. Tío Tigre había averiguado esto después de muchas semanas de pacientes investigaciones. Su compadre rabipelado, que era tan buena persona, se lo había hecho saber y Tío Tigre, en recompensa, le había prometido invitarlo al festín, cuando Tío Conejo cayera en sus manos. Ese día muy temprano, antes del amanecer, Tío Tigre se había escondido detrás del tronco de una ceiba, al borde del sendero. Por allí tendría que pasar Tío Conejo para ir a la quebrada. Tío Tigre movía la cola y se relamía de contento. Ya no debía tardar mucho. Varios animalitos habían pasado ya: el cachicamo, escondiéndose dentro de su caparazón; el zorro guache, con su paso sagaz y su piel negra y reluciente; la lapa grande, que vivía cerca del pozo de los Yagrumos, redonda y regordeta, que provocaba hincarle el diente. Mucho trabajo le había costado a Tío Tigre contenerse para no saltarle encima. ¡Parecía tan sabrosa! ¡Chás, chás! Se oyó un ruido suave que venía del recodo del camino. Alguien caminaba sobre la hojarasca. 15


Tío Tigre contuvo la respiración y se agazapó tras el tronco del árbol. ¡Si fuera Tío Conejo! Y era en efecto Tío Conejo. Tío Tigre asomó su ojo por entre las ramitas de los matojos y lo vio venir. Tío Conejo miraba hacia todos lados y movía las orejas. Luego avanzaba un poquito y se volvía a detener, siempre inquieto. Tío Tigre no se movía. Espiaba todos los movimientos de Tío Conejo, hasta que siempre saltando y deteniéndose, llegó frente a él. Entonces Tío Tigre se recogió como un ovillo, y dio el gran salto. Tío Conejo no tuvo tiempo de nada. Cuando vino a percatarse, ya estaba entre las garras de Tío Tigre. —¡Por fin caíste entre mis manos, Tío Conejo! Tío Conejo, mudo, paralizado, no hacía sino mirar a Tío Tigre. —Prepárate, que te voy a comer. Una idea empezó a dar vueltas en la cabeza de Tío Conejo. Hizo un esfuerzo y pudo decir: —¿A mí, Tío Tigre? —Sí, esta vez no te me escaparás. —Tío Tigre… Pero, muy poco se podrá usted alimentar con un animalito tan pequeño como yo. Tío Tigre se quedó mirándolo. —Eso no importa. Lo interesante es salir de ti. Son muchas las bromas que me has gastado y demasiados los malos ratos que me has hecho pasar. Tío Conejo dio una ojeada al cuerpo de Tío Tigre. Estaba flaco y hundido. Se veía que llevaba algunos días sin comer. 16


—Tío Tigre, pero yo soy un pobre animalito que me vuelvo puro pelo nada más. Dígame una cosa, ¿usted no preferiría que yo fuera una vacota bien grande y bien sabrosa? Tío Tigre se relamió los bigotes. Pero luego meneó la cabeza: —Mira, Tío Conejo, no creas que esta vez te me vas a escapar –y sus ojos brillaron amenazadores–. El día de hoy no pasará sin que yo te haya devorado. —No, si yo no estoy diciendo nada de lo contrario. Era sólo un negocio que quería proponerle. —¿Un negocio? –dijo Tío Tigre, mirando a Tío Conejo, desconfiado. —Sí –continuó Tío Conejo con naturalidad–, un negocio. Pero, ya que a usted no le gustan las vacas gordas y sabrosas, no le diré nada. —¿Vacas gordas y sabrosas? ¿Dónde las has visto tú por estos lados? —En mi potrerito yo tengo varias –respondió Tío Conejo modestamente, sin alzar la vista. —¡Juá, juá, juá! –rió Tío Tigre con todas sus ganas–. No seas tan bobo, Tío Conejo. No te figures que me voy a tragar ese embuste. Tío Conejo se fingió ofendido. —¡Embuste! ¿Quiere verlas, para que se convenza? Tío Conejo puso tal sinceridad en sus palabras que Tío Tigre comenzó a dudar. —Pero, no serán vacas de carne y hueso, Tío Conejo. —De carne y hueso. Y con sus rabos y sus cuernos y todo. 17

Cuentos de Tío Tigre y Tío Conejo  

Cuentos de Tío Tigre y Tío Conejo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you